Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff




Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Palacio Strozzi (Florencia, Italia)
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Palacio Strozzi (Florencia, Italia) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al Palacio Strozzi, es sin duda alguna una de las edificaciones civiles más grandes de Florencia en el Renacimiento.


 000_1456338103_576247

Es un edificio soberbio y un ejemplo magnífico del poder de las familias florentinas de aquella, El palacio fue iniciado en 1489 por Filippo Strozzi el viejo, rival de los Médicis, quien encargo a Benedetto da Maiano, su construcción, su construcción fue completada posteriormente por Simone Pollaiolo.

Se trata de un cubo de tres plantas que se eleva en medio de la ciudad desde el principio del siglo XVI. La construcción del Palacio Strozzi se inspira en el Palacio Medici – Ricardo, pero logra unas proporciones más armoniosas. El edificio es una estructura libre, rodeado por todos los costados de calles, su disposición, en dos partes completamente simétricas fue decidida por Filippo Strozzi, con el fin de servir de residencia para sus dos hijos.

La fachada del palacio simboliza el paradigma de la arquitectura civil del Quattrocento, con tres niveles perfectamente delimitados. Las filas regulares de las ventanas a arco en medio punto al segundo y tercero piso y el bossage, muy pronunciado en el piso bajo parece casi llano en el último piso.


 000_1456336589_837820

El palacio posee tres pórticos de acceso en las calles Tornabuoni y Strozzi y sobre el plaza Strozzi.

Aun se pueden apreciar hoy las argollas metálicas, que en su dia sirvieros para amarrar los caballos.

El Palacio fue habitado por la familia Strozzi hasta 1937, a día de hoy es utilizado para múltiples usos, como exposiciones de arte temporales, desfiles de moda además de albergar al Fondazione Palazzo Strozzi, gabinete científico y literario fundado en 1819 y el Istituto Nazionale di Studi del Rinascimento.

Espero que os guste la recopilación que he conseguido de palacio italiano, y en la medida de lo posible contribuya en su divulgación.








Algunas imágenes e historia del Palacio Strozzi


 0la_fachada_sobre_la_plaza_strozzi_en_una_foto_de_poca

El Palacio Strozzi (en italiano: Palazzo Strozzi) de Florencia es uno de los palacios más bellos del Renacimiento italiano. De tamaño imponente (se destruyeron 15 edificios para construirlo), se encuentra entre las homónimas Via Strozzi y la Plaza Strozzi, y Via Tornabuoni, con grandiosos portales que hacen de entrada, idénticos todos en cada uno de los tres lados que no están adosados a otros edificios.

Auténtica obra maestra de la arquitectura civil florentina del Renacimiento, fue iniciado por deseo de Filippo Strozzi, un rico mercante perteneciente a una de las familias más ricas de Florencia y tradicionalmente hostil a la facción de los Médici.



Historia

La familia Strozzi se había exiliado de Florencia en 1434 por su oposición a los Médici, pero gracias a la fortuna acumulada como banquero en Nápoles Filippo Strozzi pudo volver a la ciudad en 1466, decidido a aplastar a sus rivales. La suya se volvió una verdadera obsesión y durante años compró y demolió edificios en torno a su residencia para así disponer del terreno necesario para edificar el más grande palacio que se hubiese visto nunca en Florencia.


 5patio_del_palacio_strozzi

El patio del Palacio Strozzi.

Giuliano da Sangallo hizo un modelo de Palacio Strozzi en madera entre 1489 y 1490 (hoy en el Bargello) pero Giorgio Vasari adjudicó el proyecto a Benedetto da Maiano, el arquitecto preferido de Lorenzo el Magnífico. Con tanto dinero a disposición del proyecto nada se dejó al azar, e incluso se hizo llamar a astrónomos para decidir cuál era el día más propicio para poner la primera piedra. Los trabajos comenzaron pues en 1489, pero tan sólo dos años después moría Filippo Strozzi. Sus herederos prosiguieron, aunque con dificultades, la dispendiosa construcción del sueño de Filippo.

A la muerte de Benedetto da Maiano, cuando el edificio en obras había llegado ya al segundo piso, los trabajos fueron confiados a Simone del Pollaiolo, llamado Il Cronaca, que realizó el coronamiento de la fachada y el patio porticado. Del Pollaiolo siguió encargado de la obra hasta el 31 de octubre de 1504, como atestiguan documentos de la época.

Tras varias interrupciones, debidas a la oscilante situación económica de la familia, el palacio fue terminado en 1538 por Baccio d'Agnolo, que cuidó también los espacios internos y los muebles, pero dejó la cornisa incompleta por un lado, que permaneció así hasta hoy en día. El edificio fue confiscado por el Gran Duque Cosme I de Médici el mismo año, siendo devuelto a los Strozzi treinta años después.

En 1638 Guerardo Silvani realizó la capilla del primer piso y en 1662 agrandó la escalinata sobre Via Tornabuoni.

No fue hasta 1864 que se agregó a lo largo de la Via Tornabuoni el llamado "banco de calle" (panca di via), por encargo del príncipe Ferdinando Strozzi. En esta ocasión también se reabrió el portón de Plaza Strozzi y el patio se unió al nivel de la calle con una rampa, para permitir a las carrozas acceder al corazón del palacio. Entre 1886 y 1889 se restauraron las fachadas, y después de nuevo al inicio del siglo XX.


 3el_cuerpo_c_bico_del_palacio_desde_una_vista_a_rea

El cuerpo cúbico del palacio desde una vista aérea.


Arquitectura Renacentista

El palacio representa el ejemplo más perfecto del ideal de edificio señorial del Renacimiento.


 0_1_1456336947_494180

Fue construido a posta de un tamaño superior al del Palacio Medici, del que copió la forma cúbica desarrollada sobre tres plantas alrededor de un patio central, y la pared revestida con la típica pietraforte florentina degradada hacia lo alto. A la altura de la calle se abren ventanas rectangulares, mientras que en los pisos superiores se pueden encontrar dos series de elegantes ventanas bíforas sobre cornisas dentadas.


 00_1456336824_180480

Sobre cada uno de los tres lados que dan a la calle se abren tres portales con arcadas, de solemne clasicismo.

Alrededor del palacio corre un zócalo continuo, y el edificio está coronado por una imponente cornisa que se apoya sobre una imposta lisa que se interrumpe sobre Via Strozzi.


 6candelabro_de_hierro_forjado_decorado_con_un_drag_n

Candelabro de hierro forjado decorado con un dragón.

En el exterior se encuentran los portaantorchas y portabanderas, y las anillas de hierro forjado para los caballos, el mejor ejemplo de esta forma artística y obra maestra de Niccolò Grosso llamado Il Caparra, el más famoso herrero de Florencia activo en el siglo XV, mencionado también por Vasari en Le Vite. Son particularmente remarcables las obras de las esquinas: portaantorchas con forma de dragones y esfinges, y faroles con forma de templo con puntas, que parecen semejarse a las cebollas que antiguamente daban nombre a la Plaza Strozzi.


 7candelabro_de_hierro_forjado_decorado_con_una_figura_mitol_gica

Candelabro de hierro forjado decorado con un dragón.


El Palacio Strozzi, hoy

El palacio siguió siendo propiedad de la familia Strozzi hasta 1937, cuando fue adquirido por el Instituto Nacional de Seguros (Istituto Nazionale delle Assicurazioni), restaurado, y posteriormente cedido al Estado Italiano en 1999. Actualmente es sede de dos importantes institutos:

    - El Gabinete Vieusseux, nacido de la asociación literaria y científica de Gian Pietro Vieusseux fundada en 1819. Esta asociación fue frecuentada, entre otras personalidades, por Stendhal. Conserva también una importante biblioteca y publica mensualmente la Nuova Antologia (desde los años 80 la publicación la lleva la fundación Giovanni Spadolini.

    - El Instituto Nacional de Estudios sobre el Renacimiento (Istituto Nazionale di Studi sul Rinascimento).

En el primer piso acoge cada año importantes muestras de arte contemporáneo.


 1vista_desde_via_della_spada

Vista desde Via della Spada.


Curiosidades

La Plaza Strozzi fue usada durante todo el Renacimiento como lugar de venta de alimentos, una ocupación que dejaba cotidianamente muchos desechos y que no agradaba a los Strozzi. Una placa puesta en 1762 por los "Otto di Balia e di Guardia" (los precursores del cuerpo de policía municipal) sobre la esquina de la plaza prohíbe el comercio de sandías, fruta y chatarra, bajo pena de severas multas y un conjunto de menchadas por doquier.


 2el_patio_del_palacio_strozzi

El patio del Palacio Strozzi. Su autor del palacio Strozzi fue Benedeto da Maiano, en 1489. Aunque Giuliano da Sangallo hizo el modelo en madera para este palacio, el arquitecto fue Benedetto da Maiano. La gran cornisa que remata el bloque fue diseñada por el Cronaca en el cambio de siglo. Sigue el modelo del palacio Médici de Michelozzo. El predominio de las horizontales, la gran cornisa y el almohadillado de los tres pisos, con el juego de luces y sombras que produce, lo convierten en buen ejemplo de palacio florentino.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al Palacio Strozzi, es sin duda alguna una de las edificaciones civiles más grandes de Florencia en el Renacimiento. Es un edificio soberbio y un ejemplo magnífico del poder de las familias florentinas de aquella, El palacio fue iniciado en 1489 por Filippo Strozzi el viejo, rival de los Médicis, quien encargo a Benedetto da Maiano, su construcción, su construcción fue completada posteriormente por Simone Pollaiolo.


Fuentes y agradecimientos a: es.wikipedia.org, infoflorencia.com, pintura.aut.or, artcyclopedia.com, artehistoria.com, tripadvisor.es, brunelleschi.imss.fi.it, losviajeros.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Wednesday, 24 February 2016, 19:21; edited 4 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Palacio Strozzi (Florencia, Italia) 
 
Exposición abierta en el Palazzo Strozzi de Florencia hasta el 22 de enero de 2011


Todo es dinero... el arte también



Una espléndida exposición evoca en Florencia el origen de los grandes mecenas

Una de las grandes motivaciones del benefactor era la salvación del alma




 00_1456324719_546731

El cambista y su mujer, obra de Marinus van Reymerswaele presente en la exposición Dinero y belleza.

"Follow the money". Es la regla de oro que Garganta Profunda les regala a los dos periodistas que acaban destapando el Watergate. Seguir el rastro del dinero es lo que hace también la inteligente e inusual exposición abierta en el Palazzo Strozzi de Florencia hasta el 22 de enero. Dinero y belleza. Los banqueros, Botticelli y la hoguera de las vanidades se centra en el brote de inmensa riqueza que caracterizó el siglo de oro de la ciudad, cuando la Edad Media se disolvió en el Renacimiento.

La muestra reconstruye cómo las familias de mercaderes florentinos se transforman en banqueros (o usureros), la relación conflictiva entre los provechos que levitaban bajo sus manos, la moral cristiana y la austeridad cívica: la redención de las ganancias solo era posible a través la inversión en el arte. "Por eso los Medici fueron grandes mecenas", comenta Ludovica Sebregondi, historiadora del arte que ha orquestado la exposición junto al escritor y traductor Tim Parks.

La impresionante selección de obras de artistas flamencos e italianos, alternadas con objetos como las primeras letras de cambio, básculas para pesar el oro, candados, cajas fuertes y bolsas de cuero, se abre bajo la estrella -casi una bendición profana- del fiorino, acuñado en 1252: 300 gramos de oro puro, la primera divisa pensada para gestionar grandes transacciones de mercancías. Como la moneda que Tío Gilito conserva bajo un cristal dio comienzo a su enorme fortuna, el fiorino fue el germen del comercio europeo. "Hasta entonces las operaciones se llevaban a cabo con monedas de plata -dice Sebregondi- . Valían muy poco y esto lo complicaba todo. Los florentinos del siglo XIV empiezan a viajar con lana, cuero o piñones, a cobrar y luego a prestar oro o a hacer cambios de divisas. No es casual que el léxico financiero tenga su raíz filológica en el italiano. Banco corresponde al italiano mesa: se refiere a los puestos plegables que los mercantes abrían al llegar a las ferias y donde ponían su mercancía o monedas para prestar. Bancarrota es literalmente el gesto de romper ese pupitre si el mercader-banquero no podía pagar.

Aquí llegaron los problemas. ¿Cómo conciliar las ganancias con la salvación del alma? Invirtiéndolas en belleza. Transformando el vil metal en estética y monumento eterno. "El arte permite al dinero convivir con lo sagrado", sella Parks. No por nada, el fiorino llevaba por un lado el lirio, símbolo de la ciudad, y por el otro a San Juan Bautista. Como si fuera también un amuleto contra la codicia...

Cuando Cosimo el Viejo de' Medici le preguntó al Papa Eugenio IV cómo garantizarse la salvación eterna sin renunciar a su fortuna, el Pontífice le contestó: "Dona 10.000 fiorini al Convento de San Marco". Ese conjunto fue restaurado entre 1436 al 1446 y hoy sigue siendo un inmenso ejemplo de arquitectura renacentista.

Las grandes familias de banqueros -Medici, Sassetti, Bardi, Peruzzi- no solo comisionaban pinturas que colgaban en la pared de su cuarto de dormir. Fundaron iglesias y conventos, construyeron palacios, pagaron estatuas y tablas de altares y frescos en edificios. En el siglo XV, el dinero se hace escultura, arquitectura, pintura porque necesita lavarse la cara, tener una pública utilidad, buscar el Bien común, quitarse de encima el lastre del pecado y salvar el alma y la reputación de su dueño. "No es el dinero desnudo que explica y funda el arte y la belleza del Renacimiento, sino la dimensión ética del donar a Dios donando a la ciudad, invirtiendo el dinero privado, fruto del propio trabajo, en el escenario de las calles y de las plazas", comenta Salvatore Settis, historiador del arte y crítico del diario La Repubblica. "Nada más lejano", sigue, "de las mezquinas relaciones entre arte y dinero que hoy nos propinan políticos sin ideas, dispuestos a desbaratar el Coliseo o los templos griegos de Agrigento, arrojándolos al mercado como si fueran bisuterías inútiles de una abuela extravagante y despilfarradora. Nada más lejano de las maniobras indignas de empresarios que se disfrazan de mecenas para apoderarse de los bienes públicos".

Sin embargo, hasta el afortunado matrimonio entre poder económico, político y arte "para los ciudadanos" no duró. Aquel sistema, que seis siglos más tarde parece de lo más virtuoso, entró en una profunda crisis con la predicación del monje Girolamo Savonarola (1452-1498). La parábola humana y artística de Sandro Botticelli refleja tal cambio de perspectiva. En las últimas obras del pintor florentino, los colores tenues, las luces hechizadas de los cuentos mitológicos de los años ochenta del siglo XV se rompen en tinieblas: en la exposición se admiran ambientaciones cargadas de dramatismo y tensión. El oro desaparece, como los desnudos. Botticelli, que encantó al mundo con su pincel, compartió la condena del lujo de Savonarola. Botticelli, que fue rico y que murió pobre...


Taxistas y porteros, invitados

"Vosotros sois la tarjeta de visita de la ciudad. Antes de admirar el David de Miguel Ángel o de sacarse el billete para ver a Sandro Botticelli en los Uffizi, los turistas que llegan a Florencia cogen un taxi desde el aeropuerto y dejan la maleta en el hotel. Sois los primeros aborígenes que tratan con ellos". James M. Bradburne, director artístico del Palazzo Strozzi, se dirige a medio centenar de personas. Son taxistas, porteros de hotel y funcionarios que atienden a los turistas en los puntos de información sembrados por la ciudad. Para ellos, la Fundación Strozzi organiza una pequeña presentación y una visita guiada por cada exposición que inaugura. Son ellos quienes la recomendarán a los visitantes que no saben qué hacer en Florencia. Una iniciativa que se se puso en marcha hace cinco años; una idea sencilla, pero muy acertada, en una ciudad que vive de su arquitectura, de sus museos y tan rica de joyas secretas que a veces ni estudiando al dedillo las guías se consigue conocerlas todas. Un consejo a pie de calle puede valer más de cien páginas.

A la cita, el miércoles, acudieron cerca de 50 personas. Pero al menos el doble habían mostrado su interés contestando a la invitación. Para los que no pudieron dejar el trabajo entre semana, el sábado y el domingo la entrada a la exposición será gratis. "Porque ver con tus propios ojos es imprescindible para vender bien un producto", considera Chiara Baruffa, jefa de recepción del Hotel Loggiato dei Serviti.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Wednesday, 24 February 2016, 15:39; edited 2 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Palacio Strozzi (Florencia, Italia) 
 
Despertar americano en Florencia

El palacio Strozzi reúne a más de 30 impresionistas que buscaron la luz de Italia


 00_1456324893_230863

'Letto del torrente Mugnone, vicino a Firenze' (1864), óleo de Elihu Vedder.

Eran americanos y venían a descubrir la luz de sus orígenes. Desde 1865, fin de la guerra de Secesión, a 1915, inicio de la primera Guerra Mundial, una tropa de artistas estadounidenses desembarcaron en Florencia. Llegaron frescos, impetuosos, tras la estela europea de los más célebres, John Singer Sargent o William Merrit Chase, con la idea de estudiar sobre el terreno a los grandes maestros del pasado, pero se quedaron atrapados por el presente. “Si pudiese escoger un regalo para ti”, escribió la poeta Cora Fabbri, nacida en Estados Unidos, “no elegiría la joya más bella de oro y piedras preciosas, sino un día toscano, que es una cosa tan dulce que enseñaría a tu corazón a palpitar”. La muestra que recoge ese choque gozoso entre los jóvenes artistas y la vieja Europa se llama Americanos en Florencia. Sargent y los impresionistas del Nuevo Mundo. Su celebración en el palacio Strozzi coincide, como se encarga de recordar la secretaria de Estado Hillary Clinton, con el quinto centenario de la muerte de Américo Vespucio.

Para hacerse una idea de la emoción que aquellos artistas sintieron al llegar a Florencia —algunos directamente desde Estados Unidos y otros tras recalar en las escuelas de Mónaco o París— no hace falta leer el documentado catálogo de la exposición, ni siquiera hablar con sus comisarios —Francesca Bardazzi y Carlo Sisi—, ni apenas mirar la luz blanca de la Toscana que tan bien supieron capturar en sus cuadros el propio Sargent o Frederick Childe Hassam o Lilla Cabot Perry. Basta bajarse del tren de alta velocidad que llega a cada rato desde Roma —una hora y media de viaje, 45 euros— y pasear tranquilamente hasta el Palacio Strozzi en un día de primavera adelantada. La ciudad, como entonces, sigue ofreciendo al visitante la majestuosidad de sus palacios y el misterio de sus callejones. En la voz de Isabel Archer, la protagonista de Retrato de una dama, de Henry James, vivir en Florencia es “como tener continuamente pegada a la oreja una concha arrancada a los mares del pasado. Su rugido constante mantiene despierta la imaginación”.

La muestra se centra en explorar la ciudad a través de las miradas de más de 30 artistas entre los que sobresale Sargent. “El más famoso de los que se exponen”, explican los comisarios, “pero también son importantísimas las obras de Vedder, Hassam o Frank Duveneckw, el pintor de Kentucky que, por su calidad y magnetismo personal arrastró tras de sí a un grupo de incondicionales, los Duveneck Boys. Otro de los asuntos que llama poderosamente la atención, y que destacan los comisarios, es la presencia femenina en la muestra, en el papel de autoras y también en el de motivo central de los cuadros. Las artistas ya emancipadas en Estados Unidos se encuentran al llegar a Florencia con la situación, radicalmente opuesta, de las mujeres del viejo continente y muy especialmente de Italia. “Hay que tener en cuenta”, subrayan los comisarios, “que junto a Elizabeth Boott, Cecilia Beaux, Ernestine Fabbri o Mabel La Farge hay escritoras, periodistas o intelectuales que logran ser admitidas en la academia de Boston más de dos décadas antes que las academias de París o de Florencia las aceptaran”.

La exposición, abierta hasta el 15 de julio, coincide además en el tiempo y en el palacio Strozzi con American Dreamers. Realidad e imaginación en el arte contemporáneo americano. Doble motivo para subir en Roma a un tren de alta velocidad y, como los impresionistas del XIX, desembarcar un rato después en Florencia, esa concha arrancada a los mares del pasado.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events