Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Vasco De La Zarza
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje 
Mensaje Vasco De La Zarza 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al escultor renacentista español Vasco de la Zarza (muerto en Ávila en 1524). Su actividad está documentada entre 1508 y 1524, y trabajó sobre todo para la catedral de Ávila y conventos de la misma ciudad, aunque realizó también obras en Toledo, Ampudia (Palencia) y Olmedo.

Parece ser que nació en Toledo, aunque otros le han considerado de origen portugués. Es mencionado por primera vez en 1499, cuando se le encarga la talla del sagrario del retablo mayor de la catedral de Ávila, que cobra en 1508. Su obra presenta influencias de Domenico Fancelli. Se cree que pudo haber realizado un viaje a Italia en su juventud, lo que le habría posibilitado entrar en contacto con el arte renacentista italiano.


Obra escultórica
 
En Ávila:

Su obra más importante es el trasaltar con el sepulcro de Alonso Fernández de Madrigal (1518) realizado en alabastro. Alonso de Madrigal, destacado humanista, es representado en actitud de escribir sobre un atril. En la base del conjunto escultórico se representan las virtudes y encima, en un relieve circular de gran tamaño, la Adoración de los Reyes. Más arriba, en el friso, se muestra la cabalgata de los Reyes Magos y, rematando la composición, la Natividad. En los cuatro paños laterales, ricamente ornamentados y encuadrados por sencillas portadas, aparecen los cuatro evangelistas en actitud de escribir; encima hay tondos con representaciones de santos y, sobre ellos, varias escenas de la vida de Cristo.

Vasco de la Zarza intervino también en la portada de la librería de la catedral, y en la decoración del baptisterio, en el que se representa el bautismo de Cristo, con motivos heráldicos, así como de otras obras de menor importancia.

Sepulcro de María de Ávila en el coro del convento de «Las Gordillas».

Sepulcro de Juan Dávila y su mujer en la iglesia del Real monasterio de Santo Tomás.

Su última obra documentada en Ávila, en 1522, es el sagrario del altar mayor, esculpido en alabastro, con escenas de la Pasión.

Se le atribuyen también el sepulcro de Hernán Núñez de Arnalte, tesorero de los Reyes Católicos, en Santo Tomás de Ávila y otras muchas obras en Ávila y otras localidades cercanas.

En la provincia de Segovia:

Los sepulcros de Beltrán de la Cueva, primer duque de Alburquerque, el de sus tres esposas y el de su hermano Gutierre de la Cueva, obispo de Palencia y conde de Pernía en la iglesia del monasterio de San Francisco de Cuéllar (Segovia). Fueron realizados en alabastro, ya estaban concluídos en 1524 y están considerados como una de las mejores obras del autor. La mayor parte del conjunto se conserva en la actualidad en la Hispanic Society of America (Nueva York), quien presume de poseer uno de los ejemplos más bellos de la escultura renacentista española que se conservan en Estados Unidos.

En Toledo:

En la catedral de Toledo esculpió en 1515 los sepulcros de Alonso Carrillo de Albornoz y de Íñigo López Carrillo de Mendoza, en la capilla de San Ildefonso.

En la provincia de Valladolid:

Con Alonso Berruguete realizó en 1523 el retablo de la capilla mayor del monasterio jerónimo de La Mejorada de Olmedo (Valladolid).


Espero que os guste la recopilación que he conseguido de este escultor español, y en la medida de lo posible, contribuya en la divulgación de su obra.





Algunas obras


Sepulcro de Alonso Fernández de Madrigal


 0sepulcro_de_alonso_fern_ndez_de_madrigal

El sepulcro de Alonso Fernández de Madrigal es una obra escultórica del primer renacimiento castellano, efectuada entre los años 1520 y 1524 por el artista Vasco de la Zarza y se encuentra en la parte trasera del altar mayor de la catedral de Ávila.

El escultor Vasco de la Zarza, se formó en el norte de Italia con clara influencia de Benedetto da Maiano; a esto se unió el gusto de sus comitentes por lo florido, lo cual justifica las características de toda su obra escultórica. De modo particular se dedicó a monumentos de carácter funerario, como los del obispo Gutierre de la Cueva y el de la duquesa doña Mencía Enríquez de Toledo (mujer de Beltrán de la Cueva), ambas obras en la Hispanic Society of America de Nueva York aunque en origen destinadas al monasterio de San Francisco de Cuéllar (Segovia). Otro sepulcro que se encuentra en la catedral de Toledo, es el del obispo de Ávila Alonso Carrillo del Albornoz, fallecido en 1513. Otro ejecutado en sus últimos años es el de doña Mencía Dávila en el convento de Las Gordillas y el de su esposo Hernan Núñez de Arnalte en Santo Tomás de Ávila. Y como gran obra, en la catedral de Ávila, el sepulcro de Alonso Fernández de Madrigal, obispo de esta ciudad, fallecido en 1455 y conocido como «el Tostado».

El sepulcro de Alonso Fernández de Madrigal está realizado este suntuoso sepulcro en alabastro y su conjunto montado a manera de retablo en el centro del trasaltar mayor de la catedral de Ávila, y en cuyos elementos decorativos se advierte el influjo del arte lombardo, donde se cree que se formó el autor.

Tiene un banco con hornacinas avenaradas con figuras de las virtudes y sobre él, entre columnas agrutescadas, la imagen del obispo se encuentra sentado en su cátedra y en actitud de escribir sobre un atril y vestido con una rica capa pluvial y mitra. Como fondo existe en forma circular un relieve con las figuras de la Epifanía, aún con estilo que recuerda el anterior gótico. Sobre este relieve a manera de friso se muestra la cabalgata de los Reyes Magos y por último en el ático, un relieve mayor representa la Natividad.

Las calles de ambos lados, entre columnillas, son dos por lado semejantes en su decoración: heráldica y tenantes en el banco; los evangelistas coinciden a la altura del obispo y sobre ellos hay unos medallones o tondos, en el arco intermedio, con representación de santos varones. Los fustes de las columnas y el friso están ornados con ricos grutescos y finalmente, como en el panel central se encuentra un ático sobre el entablamento con escenas de la vida de Cristo.


 1detalle_central_del_sepulcro_de_alonso_fern_ndez_de_madrigal_obra_de_vasco_de_la_zarza

Detalle central del sepulcro de Alonso Fernández de Madrigal (el Tostado), obra de Vasco de la Zarza. Catedral de Ávila con decoración del trascoro, lugar donde se encuentra este monumento.



Sepulcro de Gutierre de la Cueva


 2sepulcro_de_gutierre_de_la_cueva

Sepulcro de Gutierre de la Cueva. Atribuido a Vasco de la Zarza, c. 1500-1510. Material:  Alabastro. Dimensiones: 3,87 m x 1,12 m aprox. Localización: Hispanic Society of America

El sepulcro de Gutierre de la Cueva es una obra escultórica española correspondiente al periodo intermedio entre el gótico-tardío y el primer renacimiento castellano,  efectuada en alabastro entre los años 1500 y 1510 para el panteón que el Ducado de Alburquerque edificó en el monasterio de San Francisco de Cuéllar (Segovia). El sepulcro fue mandado construir por Beltrán de la Cueva, valido de Enrique IV de Castilla y primer duque de Alburquerque, para su hermano el obispo don Gutierre de la Cueva, que ocupó la silla episcopal de Palencia y con ello fue conde de Pernía, muerto en 1469.

Su autoría está discutida, aunque la propuesta más aceptada atribuye el conjunto al escultor Vasco de la Zarza, estando considerado una de sus mejores obras. Pese a ello, también se encuentran influencias del gótico burgalés, habiéndose registrado semejanzas con los sepulcros de Juan II de Castilla e Isabel de Portugal, obra de Gil de Siloé y otros ejemplos de Simón de Colonia o Felipe Bigarny.

En la actualidad, la mayor parte del conjunto se conserva en la Hispanic Society of America (Nueva York), donde se asegura que se trata de una de las esculturas renacentistas más impresionantes de su colección, aunque también se conservan fragmentos del sepulcro en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid y en la catedral de Segovia.

Beltrán de la Cueva, primer duque de Alburquerque, mandó en su segundo testamento, otorgado en el castillo de Cuéllar a 29 de enero de 1472, que se construyeran sepulcros de alabastro con los respectivos bultos o estatuas para él y dos de sus esposas, otro para su segunda mujer y otro para su hermano Gutierre de la Cueva, para situarles en la capilla mayor del monasterio de San Francisco, de Cuéllar, cuyo patronato adquirió en 1476 para destinarla a panteón familiar de su Casa.

Falleció el duque en el año 1492, y su viuda, María de Velasco, quien lo había sido antes de Juan Pacheco, marqués de Villena, consideró haber quedado en posesión de la villa de Cuéllar, y fue por ello la ejecutora en primera instancia de la voluntad de don Beltrán. Para eso debió contactar con algún taller de Burgos, pues esta influencia se refleja en la base del sepulcro, hecho debido con toda seguridad a la relación que tenía la duquesa viuda con la zona, pues debió nacer en aquella ciudad, siendo hija de Pedro III Fernández de Velasco, segundo conde de Haro y sexto condestable de Castilla, quien construyó su mausoleo en la catedral de Burgos pocos años antes.

Una vez que las disputas sobre la posesión de Cuéllar entre María de Velasco y el hijo primogénito del duque, Francisco Fernández de la Cueva quedaron resueltas a favor del segundo, éste debió cambiar el proyecto iniciado por su madrastra y encargar el conjunto al escultor Vasco de la Zarza. Se sabe que el nuevo modelo ya estaba encargado en 1498, pues en un libro de cuentas figura una partida por la que se debían pagar por cinco bultos de alabastro que se an de azer en sant francisco de cuellar la cantidad de 250.000 maravedís. Por el contrario se desconocen los plazos marcados para la realización de la obra, que parece fue realizada entre los años 1500 y 1510. A pesar de ello, en 1525, año en que el segundo duque otorgó testamento, no se encontraba colocada en la capilla mayor de San Francisco, como él mismo mantiene en el citado texto:

«digo que a causa de no estar acabada la capilla de San Francisco, no se han puesto los bultos que yo tengo hechos de alabastro, ni puesta la rexa ni banderas de sus armas quel dicho duque mi señor mandó en su testamento que se pusiesen. Por ende mando que se acabe la dicha capilla y se pongan los dichos bultos y rexa, banderas e sus armas si yo no lo dexare acabado y puesto».

Se desconoce si fue don Francisco, fallecido en 1526 o bien su hijo, Beltrán II de la Cueva y Toledo, tercer duque, quien finalizó la obra de instalación de los sepulcros. Algunos documentos sugieren que tampoco estaba totalmente finalizada en 1538, pero parecen referirse a la capilla y no al conjunto funerario, por lo que habría que situar la fecha de colocación entre 1526 y 1538.

Durante la Guerra de la Independencia Española los franceses ocuparon el monasterio y causaron serios daños en toda la iglesia, incluido el conjunto escultórico, quedando algunos rostros de las esculturas mutilados en parte. Tras la Desamortización el monasterio quedó exclaustrado, y se mantuvo cerrado en constante deterioro, agravado con la instalación de una fábrica de harinas en el interior de la iglesia. Finalmente, en el año 1906 el por entonces duque José Isidro Osorio y Silva-Bazán, conocido como Pepe Osorio, el Gran Duque de Sesto, vendió el conjunto a un marchante de Archer Milton Huntington, fundador de la Hispanic Society of America, trasladando de inmediato los sepulcros a Nueva York. Se desconoce por completo el precio por el que fue vendido el conjunto, pues no se conserva documentación sobre su compra y traslado, ya que Huntington era muy celoso por ocultar los precios y acuerdos en sus adquisiciones.

El sepulcro estaba situado en el lado de la Epístola del crucero de la iglesia conventual. Está realizado por completo en alabastro y las piezas que se conservan tienen una longitud de 3,87 m x 1,12 m, por lo que es de mayor tamaño que el del infante Alfonso de Castilla en la Cartuja de Miraflores (Burgos); guarda similitudes estéticas con el del arcediano Fernando Díaz de Fuentepelayo, atribuido a Gil de Siloé.

El monumento se compone de cuatro niveles; la base arrancaba desde el suelo sobre una losa de jaspe rojizo labrado que se trasladó a principios del siglo XX a la catedral de Segovia, y en la actualidad se encuentra en paradero desconocido. Sobre ella se levantaba una estructura de cuatro columnas decoradas con grutescos vegetales, que arrancan de la espalda de un animal acéfalo cubierto de pelo, dos de las cuales se hallan en la actualidad en la mencionada catedral. En el centro del frontal, y guarnecido por las columnas, se localizaba un panel con el escudo de armas de los Cueva, y flanqueando el mismo, dos paneles decorados con una pareja de sirenas y cornucopias, que se encuentran en la actualidad en el Museo Nacional de Escultura de Valladolid y en la capilla de los Cabrera de la catedral de Segovia, uno en cada institución.

En el segundo nivel se sitúa la estatua yacente de Gutierre de la Cueva, y ante ella aparece la escena del Descendimiento de Cristo, intentando simbolizar el típico mensaje del arte fúnebre, donde el fallecido confía en su Resurrección al igual que ocurrió con Cristo; junto a esta escena, aparece un relieve de Nuestra Señora de la Piedad.

En el tercer nivel se localiza la escena de la Anunciación, que pretende reforzar el mensaje anterior, y está compuesta por el arcángel San Gabriel con San Buenaventura en un extremo, y en el otro la Virgen María acompañada de San Jerónimo, todo ello bajo cinco guardapolvos. Un cuarto nivel corona la escena con una imagen sedente de Padre Eterno, rodeado de siete grandes agujas de crestería, adornadas con excelentes figuritas que flanquean el arco rebajado; sobre ellas se apoya el armorial con las armas de la Casa de la Cueva adornadas con los atributos eclesiásticos y nobiliarios que por sus dignidades le correspondían.

Su situación actual, desmontado en tres alturas, permite apreciar con mayor detalle el conjunto. Desde el punto de vista estilístico, destaca la talla que recuerda a otras obras, como los relieves de Felipe Bigarny en la catedral de Burgos y otros trabajos de Gil de Siloé, aunque en este caso sobresale especialmente la calidad de los finos detalles en los rostros, las joyas y los trajes, sobre todo los ribetes y puntillas con que son adornadas las túnicas. También confieren gran calidad al sepulcro las molduras, veneras y fondos de adorno en bajorrelieve.

Diferencias sobre su autoría. A pesar de que la teoría más aceptada atribuye la obra a Vasco de la Zarza, existen diferentes opiniones al respecto sobre la ejecución del sepulcro. El primer historiador en considerar que se trata de un trabajo realizado por Vasco de la Zarza fue el granadino Manuel Gómez-Moreno, quien no sólo mantuvo la tesis de que se trata de una de sus primeras obras de calidad, sino que la califica como una de las mejores que realizó el maestro. A juzgar por las palabras de Gómez-Moreno, el artista realizó esta obra con anterioridad al sepulcro de Alonso Fernández de Madrigal, así como el de los Tostado, ambos en la catedral de Ávila.

Para la profesora Beatrice Gilman Proske también pertenecen a Vasco de la Zarza, pero sitúa su cronología entre 1508 y 1517. Finalmente, Miguel Ángel Marcos Villán, perteneciente al Museo Nacional de Escultura manifiesta estar de acuerdo con las opiniones de Gómez-Moreno, a quien suscribe en sus comentarios.

Por su parte, la actual propietaria (Hispanic Society of America) considera que se trata de una obra burgalesa muy similar a otras composiciones realizadas en la ciudad en la misma época, y pese a que no la atribuye a un autor en concreto, considera que el artista estuvo al menos influenciado por las obras de Diego y Gil de Siloé, y por la de Bigarny


user_50_gutierre_de_la_cueva

Estatua sedente de Gutierre de la Cueva. Escultura procedente de su mausoleo, esculpido por Vasco de la Zarza en el siglo XVI para el monasterio de San Francisco (Cuéllar, Segovia).




Capilla de San Ildefonso


 04_1424277455_811931

Esta  Capilla está dedicada a San Ildefonso desde la fundación de la Catedral en 1215 por el Arzobispo Jiménez de Rada. Su espaciosa forma actual se debe a la demolición de tres pequeñas que ocupaban este recinto. Situada en la zona central del ábside, tiene forma octogonal y es de estilo gótico con bóveda de crucería con lóbulos dorados en los nervios y escudo de armas de Gil Carrillo de Albornoz, donde está enterrado este  insigne Cardenal, fallecido en Viterbo (†1364), que fue legado pontificio, ministro de Alfonso XI y fundador del Colegio Español de Bolonia. El centro de la capilla lo ocupa el sepulcro del fundador, y desde la izquierda podemos ver al Nuncio Papal Alejandro Frumento († 1580), el Arzobispo Juan Martínez de Contreras (†1434), D. Iñigo López Carrillo (†1491) y el del Cardenal Gaspar de Borja y Velasco († 1645). A la derecha del altar, la gran obra del plateresco español del escultor Vasco de la Zarza: el maravilloso sepulcro del Obispo de Avila, D. Alonso Carrillo de Albornoz realizado en 1515. Recientemente entre las rejas y el sepulcro de Albornoz ha sido sepultado el cardenal Marcelo González Martín (†2004).El retablo central del fondo fue construido en 1780 por Ventura Rodríguez con la representación de la Descensión de la Virgen para la imposición de la Casulla a San Ildefonso.  


 4capilla_de_san_ildefonso_detalle

Sepulcro del obispo Alonso Carrillo de Albornoz. Capilla de San Ildefonso, detalle


 3capilla_de_san_ildefonso

Sepulcro del obispo Alonso Carrillo de Albornoz. Capilla de San Ildefonso. Catedral de Toledo. Obra de Vasco de la Zarza


 5sepulcro_de_d_i_igo_l_pez_carrillo_de_mendoza_en_la_capilla_de_san_ildefonso_catedral_de_toledo_obra_de_vasco_de_la_zarza

Sepulcro de D. Iñigo López Carrillo de Mendoza en la capilla de San Ildefonso. Catedral de Toledo. Obra de Vasco de la Zarza



Retablo de San Bernabé


 10retablo_de_san_bernab_en_alabastro_catedral_de_vila_obra_de_vasco_de_la_zarza

La capilla de san Bernabé, es la primitiva sala capitular de mediados del siglo XIII, se cree que habría tenido accesos directos por el crucero del templo y por el claustro, cegados a partir de 1735 al convertirla en sacristía, cuando se abre el acceso desde la Sala del Sagrario, a su vez convertida en antesacristía. Se comunica por la izquierda con la librería capitular.


 8retablo_de_san_bernab_en_alabastro_catedral_de_vila_obra_de_vasco_de_la_zarza

Retablo de San Bernabé en alabastro. Catedral de Ávila. Obra de Vasco de la Zarza

Es de planta cuadrangular con bóveda octogonal de crucería sobre trompas y en el testero del fondo cuenta con un retablo de alabastro con las escenas de la Flagelación y el Ecce Homo además de relieves de los santos Bernabé, advocación de la capilla, Andrés y Pablo junto a las Virtudes Cardinales. Obra de Vasco de la Zarza.


 9retablo_de_san_bernab_en_alabastro_catedral_de_vila_obra_de_vasco_de_la_zarza

Retablo de San Bernabé en alabastro. Sacristía de la Catedral de Ávila. Obra de Vasco de la Zarza



Retablo Mayor de la iglesia del convento de La Mejorada de Olmedo (Valladolid)


 12_1424284503_751203

El Retablo Mayor de la iglesia del convento de La Mejorada de Olmedo (Valladolid) es obra de Vasco de la Zarza en colaboración con Alonso Berruguete.

El retablo mayor del monasterio jerónimo de Nuestra Señora de la Mejorada (situado en las afueras de la villa de Olmedo, fue un encargo realizado por Francisca de Zúñiga, viuda de Álvaro de Daza, cuya familia ostentaba el patronato de la capilla mayor de la iglesia monástica. El trabajo se contrataba el 2 de noviembre de 1523 con dos de los escultores más importantes de la primera mitad del siglo XVI: Vasco de la Zarza y Alonso Berruguete. El primero, establecido en Ávila, donde se conserva buena parte de su obra, muestra un estilo que acusa la recepción bien asumida de ese lenguaje italiano, sin que se descarte la posibilidad de que en algún instante realizara algún tipo de viaje formativo.

El repentino fallecimiento de Vasco de la Zarza el 21 de septiembre 1524 llevó a Berruguete a acometer en solitario la finalización de un conjunto que, estaba comenzado, pero en el que había mucho por hacer y precipitó de alguna manera su dedicación hacia el reclamado género de la escultura. El 12 de octubre de 1525 se establecía un concierto para recibir 250 ducados y concluir el retablo, que deberá estar asentado para Pascua de Resurrección de 1526, lo que hace sospechar que no se plantearán modificaciones sobre la estructura inicial.


 11_1424284493_905411

Las razones para que ambos maestros aparezcan asociados en esta tarea puede girar en torno a esa comunidad de intereses y tendencias, que les permitía expresarse de un modo comprensible. Pero a ello se pueden unir otros factores. Berruguete había trabajado en la casa jerónima de Santa Engracia de Zaragoza nada más llegar de su jornada italiana y la comunicación natural entre la orden lo situaría como un candidato adecuado para acometer esta obra, a pesar del poco tiempo de estancia en España. La pertenencia de Olmedo a la diócesis de Ávila, iba a favorecer, por otra parte, que fuera Vasco de la Zarza, un escultor con oficio y obra probada, el otro maestro elegido para compartir el proyecto.
En 1840 el retablo fue trasladado desde el Monasterio de Mejorada a la iglesia de San Andrés de Olmedo, en donde se incautó en 1931 ante el riesgo de deterioro irreversible. Al año siguiente ingresó en el Museo y se montó en la Capilla del Colegio de San Gregorio, con la excepción del expositor, cuyos componentes se conservan en los almacenes. Se opta por una reconstrucción purista intentando recuperar el aspecto original, ya que el conjunto se había alterado considerablemente durante la época barroca con el añadido tanto del tabernáculo y el expositor, como de una modificación en toda la calle central para introducir un camarín, que desvirtuaba el proyecto inicial... Leer más



Otras obras


Vasco de la Zarza fue un artista, claro ejemplo del Renacimiento temprano, fue sobre todo un decorador, muy influenciado por las formas ornamentales del quattrocento de los maestros escultores de la Cartuja de Pavía. Trabajó con Alonso Berruguete en el retablo del monasterio de la Mejorada de Olmedo (Valladolid). Sus obras ejemplares son: el 'Sepulcro del obispo Alonso Carrillo de Albornoz' para la capilla de San Ildefonso en la catedral de Toledo; Sepulcro de Don Iñigo López Carrillo de Mendoza en la capilla de San Ildefonso. Catedral de Toledo; el 'Sepulcro de Alonso Fernández de Madrigal' (el Tostado), c. 1520-25 en la catedral de Ávila con decoración del trascoro, lugar donde se encuentra este monumento; el 'Sagrario del altar mayor de la catedral de Ávila' y el 'Retablo de la iglesia del convento de La Mejorada de Olmedo' (Valladolid) en colaboración con Alonso Berruguete.


 6sagrario_del_altar_mayor_de_la_catedral_de_vila_obra_de_vasco_de_la_zarza

Sagrario del altar mayor de la catedral de Ávila. Obra de Vasco de la Zarza


 7facistol_de_la_catedral_de_segovia

Facistol de la Catedral de Segovia, es de estilo plateresco, cuyo pie se atribuye a Vasco de la Zarza, siglo XVI.




Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al escultor renacentista español Vasco de la Zarza (muerto en Ávila en 1524). Su actividad está documentada entre 1508 y 1524, y trabajó sobre todo para la catedral de Ávila y conventos de la misma ciudad, aunque realizó también obras en Toledo, Ampudia (Palencia) y Olmedo.


Fuentes y agradecimientos a: es.wikipedia.org, artehistoria.jcyl.es, blogs.ua.es, artevalladolid.blogspot.com.es, todocoleccion.net, panoramio.com, catedralprimada.es, ayto-toledo.org, jdiezarnal.com, catedralprimada.es, viajarconelarte.blogspot.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario