Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas del Foro 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Messerschmidt, Franz Xaver
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Messerschmidt, Franz Xaver 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al escultor austriaco Franz Xaver Messerschmidt, es especialmente conocido por su colección de 69 bustos que representaban 64 expresiones faciales exageradas, algunas incluso atormentadas. Las esculturas las realizó en bronce, en plomo, en mármol o en alabastro, plagadas de modernidad y de rasgos expresionistas e hiperrealistas que nadie podía siquiera imaginar en aquella época.

Messerschmidt fue un artista torturado por fantasmas que solo él veía llevó a cabo durante toda su vida una serie de bustos -muchos de ellos autorretratos- que se ríen, lloran, gesticulan grotescamente, cierran los ojos o abren la boca como si hubieran enloquecido. Se dice que hasta su muerte realizó 69 de ellas. Jamás vendió ninguna. Le acompañaron siempre a lo largo de su vida errabunda. Nadie ha sabido muy bien interpretarlas, qué quiso decir o gritar Messerschmidt con ellas.


 06_1442488753_594477

Cabeza de personaje 1. Obra de Franz Xaver Messerschmidt

Franz Xaver Messerschmidt (Wiesenstein, Austria 6 de febrero de 1736 - Presburgo, actual Bratislava Eslovaquia, 19 de agosto de 1783) fue un escultor austriaco.

Recluido en una cabaña cercana a Wiesenstein, su pueblo natal de Austria, y viviendo de la leche de una vaca y de la carne de unos corderos que le cuidaba el hijo de un vecino, el escultor Franz Xaver Messerschmidt comenzó en 1775 a esculpir la primera de sus misteriosas cabezas. En efecto, y aunque no lo parezca si se contemplan con detenimiento estas imágenes, hablamos del siglo XVIII, y no del XX o del XXI.

Estudió en Viena y tras un viaje de formación en Venecia se instaló definitivamente en la capital austriaca. Su primera obra famosa fue un canónico retrato en bronce de la emperatriz Marie-Thérèse de Hungría. Vivía de los encargos de los burgueses de la época y de su puesto de profesor auxiliar de la escuela de Bellas Artes, en la que él mismo había estudiado.

Pero todo se torció. Los encargos comenzaron a escasear y en 1774, con 38 años, lo rechazaron para el puesto de profesor titular de la Academia de Bellas Artes. El tribunal alegó "problemas cerebrales". Y añadió: "A veces parece perder la razón".

Franz Xaver Messerschmidt tal vez padecía esquizofrenia. Se da también por cierto que le influyeron mucho las teorías heterodoxas y particulares sobre el magnetismo animal del médico Franz Anton Mesmer.

Arruinado, vejado, acosado por sus obsesiones, Messerschmidt lo vendió todo y volvió a su pueblo natal en busca de refugio en una cabaña construida en las afueras. Friedrich Nicolai, filósofo, editor e historiador austriaco, que le visitó en su casa en 1781, dos años antes de morir, describió a un hombre extraño que se pellizcaba frente al espejo y gesticulaba estrambóticamente con el fin de forzar el rostro y de llegar a componer una incomprensible teoría de las proporciones que, según él, gobernaba el mundo. El artista buscaba afanosamente 64 gestos primordiales. Los que, pacientemente, fue modelando en sus esculturas primorosas y alucinadas, según el filósofo. Nada creyente en fantasmas atormentados, Friedrich Nicolai atribuyó parte de la locura de Franz Xaver Messerschmidt a su castidad extrema y extremadamente militante. Cuando le preguntó por qué ocultaba siempre el labio inferior en sus esculturas, el artista le contestó: "Porque ningún animal de la naturaleza lo enseña".

A su muerte, su hermano, también escultor, encontró cerca de 60 de esos raros bustos. No se expusieron hasta 1794, en el Hospital de Viena. Allí, una voz anónima bautizó a su manera en un folleto las 49 obras que se conservaban, con la intención de despertar en el público más la risa y el sarcasmo que la emoción estética. Las esculturas reciben nombres como El hombre que sufre de estreñimiento, El hipócrita y el calumniador, El hombre que bosteza...

Con estos títulos azarosos se les conoció siempre y se siguen conociendo. A finales del siglo XIX, la colección se diseminó en una subasta en Viena. No era extraño: hasta los años veinte las extrañas cabezas de este escultor austriaco no comenzaron a atraer a los estudiosos y a los artistas, que veían en ellas una auténtica premonición de su propio expresionismo. Ahora constituyen un objeto de deseo por parte de cualquier museo o coleccionista, aunque se siga sabiendo tan poco como antes de su enigmático autor.


 20_franz_xaver_messerschmidt_charakterkopf_02

"Charakterkopf" des Bildhauers Franz Xaver Messerschmidt (1736-1783) im Oberen Belvedere zu Wien

Fallece en 1783, sin estar del todo convencido de haber logrado su exorcismo, a lo más estaba seguro de haber ganado 'un poco de control' sobre ellos...

"Un demonio me pellizca y yo le devuelvo el pellizco al demonio. Las esculturas son el resultado de estos encuentros"

Espero que os guste la recopilación que he conseguido de este escultor austriaco, y en la medida de lo posible, contribuya en la divulgación de su obra.







Algunas obras



 7a_hypocrite_and_slanderer_by_franz_xaver_messerschmidt_tin_alloy_1770_1783_metropolitan_museum_1442490144_853744

Hipócrita y calumniador - A Hypocrite and Slanderer by Franz Xaver Messerschmidt. Tin alloy, 1770-1783. Metropolitan Museum, New York.


 06_1442488964_494360

Un hipócrita y calumniador por Franz Xaver Messerschmidt. Aleación de la lata, 1770-1783. Museo Metropolitano de Nueva York. Obra de Franz Xaver Messerschmidt


 8el_bostezo_c_1770_obra_de_franz_xaver_messerschmidt

El bostezo, c. 1770. Obra de Franz Xaver Messerschmidt


 09_1442489365_510810

The Satirist (El satírico), 1775. Germanic National Museum in Nuremberg. Obra de Franz Xaver Messerschmidt


 10el_estre_ido

The Constipated One (El estreñido). Germanic National Museum in Nuremberg. Obra de Franz Xaver Messerschmidt


 11emotions_ii

Emotions II. Obra de Franz Xaver Messerschmidt


 12emotions_iii

Emotions III. Obra de Franz Xaver Messerschmidt


 13emotions_iv

Emotions IV. Obra de Franz Xaver Messerschmidt


 emotions_x

Emotions X. Obra de Franz Xaver Messerschmidt


 15simplicity_of_the_highest_degree_n_9_of_the_caracter_heads_franz_xaver_messerschmidt_after_1770_alabaster_in_wien_museum_karlsplaz

"Simplicity of the highest degree". N°9 of the "caracter heads". Franz Xaver Messerschmidt, after 1770. Alabaster in Wien Museum Karlsplaz. Obra de Franz Xaver Messerschmidt ("La sencillez del más alto grado". N ° 9 de las "cabezas de caracter". Franz Xaver Messerschmidt, después de 1770. Alabastro en Wien Museum Karlsplaz)


 16messerschmidt_g_hner_vlm

Obra de Franz Xaver Messerschmidt


 17messerschmidt_charakterkopf

Charakterkopf (posthumer Titel „Ein alter, mürrischer Soldat“), Pressburg nach 1770, Blei Bayerisches Nationalmuseum München. Obra de Franz Xaver Messerschmidt


 18franz_xaver_messerschmidt_charakterkopf_06

"Charakterkopf" des Bildhauers Franz Xaver Messerschmidt (1736-1783) im Oberen Belvedere zu Wien


 21franz_xaver_messerschmidt_charakterkopf_2

Cabeza de personaje 2. Obra de Franz Xaver Messerschmidt


 22gerard_van_swieten_nr_36_bust_in_the_arkadenhof_university_of_vienna_2169

Gerard van Swieten (1700-1772), bust (Bronce) in the Arkadenhof of the University of Vienna. Obra de Franz Xaver Messerschmidt


 23messerschmidt_der_glaube_bnm_r8726

Der Glaube, vom Familiengrab des Bildhauers Johann Baptist Straub (Messerschmidts Onkel) am Grabmal der zweiten Ehefrau Straubs; Marmor Bayerisches Nationalmuseum München. Obra de Franz Xaver Messerschmidt



 04_1442488375_166454

L' Homme renfrogné 1771- 1783. Albâtre H. 40 1. 26 pr 24, 8 cm Los Angeles The J. Paul Getty Museum Los Angeles The J Paul Getty Museum


 02_1442488257_260712

L' Homme de mauvaise humeur 1771-83. Alliage de plomb et d' étain H 38, 7 l 23 pr 23 cm Paris musée du Louvre 2010 Musée du Louvre Pierre Philibert.


 03_1442488327_651110

L' Artiste tel qu' il s' est imaginé en train de rire 1777- 1781 (Étain H 43, 1 l 23 pr 25 cm Belgique collection particulière Bruxelles Photo d' Art).




Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo dedicado al escultor austriaco Franz Xaver Messerschmidt, es especialmente conocido por su colección de 69 bustos que representaban 64 expresiones faciales exageradas. Las esculturas las realizó en bronce, en plomo, en mármol o en alabastro, plagadas de modernidad y de rasgos expresionistas e hiperrealistas que nadie podía siquiera imaginar en aquella época. Sin duda fue un adelantado a su tiempo, lo que motivó que en vida fuese un incomprendido y desgraciadamente no vendiese ningún busto.



Fuentes y agradecimientos a: commons.wikimedia.org, es.wikipedia.org, webumenia.sk, elpais.com, viennatouristguide.at, maquinahamlet.blogspot.com, thegorgeousdaily.com, flickr.com, i12bent.tumblr.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 17 Septiembre 2015, 12:54; editado 3 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Messerschmidt, Franz Xaver 
 
El Louvre acoge una exposición de las inquietantes y misteriosas cabezas de Franz Xaver Messerschmidt, artista torturado y adelantado a su tiempo.


Fue rechazado como profesor de Bellas Artes por supuestos problemas mentales

Esculpió 60 cabezas en bronce, plomo, mármol o alabastro. Nunca vendió ni una

      


 01_1442488076_807656

Una de las piezas de Franz Xaver Messerschmidt, expuestas en el Museo del Louvre, en París.

Recluido en una cabaña cercana a Wiesenstein, su pueblo natal de Austria, y viviendo de la leche de una vaca y de la carne de unos corderos que le cuidaba el hijo de un vecino, el escultor Franz Xaver Messerschmidt comenzó en 1775 a esculpir la primera de sus misteriosas cabezas. En efecto, y aunque no lo parezca si se contemplan con detenimiento estas imágenes, hablamos del siglo XVIII, y no del XX o del XXI.

Hechas en bronce, en plomo, en mármol o en alabastro, plagadas de modernidad y de rasgos expresionistas e hiperrealistas que nadie podía siquiera imaginar en aquella época, este artista torturado por fantasmas que solo él veía llevó a cabo durante toda su vida una serie de bustos -muchos de ellos autorretratos- que se ríen, lloran, gesticulan grotescamente, cierran los ojos o abren la boca como si hubieran enloquecido. Se dice que hasta su muerte realizó 60 de ellas. Jamás vendió ninguna. Le acompañaron siempre a lo largo de su vida errabunda. Nadie ha sabido muy bien interpretarlas, qué quiso decir o gritar Messerschmidt con ellas. Ahora, el Museo del Louvre expone, hasta el 25 de abril, una treintena para estupefacción del público de París.


 04_1442488375_166454

L' Homme renfrogné 1771- 1783. Albâtre H. 40 1. 26 pr 24, 8 cm Los Angeles The J. Paul Getty Museum Los Angeles The J Paul Getty Museum


Una mueca genial y atormentada

Nació en 1736 en Austria. Siempre fue escultor. Estudió en Viena y tras un viaje de formación en Venecia se instaló definitivamente en la capital austriaca. Su primera obra famosa fue un canónico retrato en bronce de la emperatriz Marie-Thérèse de Hungría. Vivía de los encargos de los burgueses de la época y de su puesto de profesor auxiliar de la escuela de Bellas Artes, en la que él mismo había estudiado.

Pero todo se torció. Los encargos comenzaron a escasear y en 1774, con 38 años, lo rechazaron para el puesto de profesor titular de la Academia de Bellas Artes. El tribunal alegó "problemas cerebrales". Y añadió: "A veces parece perder la razón".

Franz Xaver Messerschmidt tal vez padecía esquizofrenia. Se da también por cierto que le influyeron mucho las teorías heterodoxas y particulares sobre el magnetismo animal del médico Franz Anton Mesmer.


 05_1442488414_441668

L' Homme qui bâille 1771- 1781. Etain H. 43 1. 22 pr. 24 cm Budapest Szépmûvészeti Múzeum Szépmûvészeti Múzeum Budapest

Arruinado, vejado, acosado por sus obsesiones, Messerschmidt lo vendió todo y volvió a su pueblo natal en busca de refugio en una cabaña construida en las afueras. Friedrich Nicolai, filósofo, editor e historiador austriaco, que le visitó en su casa en 1781, dos años antes de morir, describió a un hombre extraño que se pellizcaba frente al espejo y gesticulaba estrambóticamente con el fin de forzar el rostro y de llegar a componer una incomprensible teoría de las proporciones que, según él, gobernaba el mundo. El artista buscaba afanosamente 64 gestos primordiales. Los que, pacientemente, fue modelando en sus esculturas primorosas y alucinadas, según el filósofo. Nada creyente en fantasmas atormentados, Friedrich Nicolai atribuyó parte de la locura de Franz Xaver Messerschmidt a su castidad extrema y extremadamente militante. Cuando le preguntó por qué ocultaba siempre el labio inferior en sus esculturas, el artista le contestó: "Porque ningún animal de la naturaleza lo enseña".


 02_1442488257_260712

L' Homme de mauvaise humeur 1771-83. Alliage de plomb et d' étain H 38, 7 l 23 pr 23 cm Paris musée du Louvre 2010 Musée du Louvre Pierre Philibert.

A su muerte, su hermano, también escultor, encontró cerca de 60 de esos raros bustos. No se expusieron hasta 1794, en el Hospital de Viena. Allí, una voz anónima bautizó a su manera en un folleto las 49 obras que se conservaban, con la intención de despertar en el público más la risa y el sarcasmo que la emoción estética. Las esculturas reciben nombres como El hombre que sufre de estreñimiento, El hipócrita y el calumniador, El hombre que bosteza...


 03_1442488327_651110

L' Artiste tel qu' il s' est imaginé en train de rire 1777- 1781 (Étain H 43, 1 l 23 pr 25 cm Belgique collection particulière Bruxelles Photo d' Art)

Con estos títulos azarosos se les conoció siempre y se siguen conociendo. A finales del siglo XIX, la colección se diseminó en una subasta en Viena. No era extraño: hasta los años veinte las extrañas cabezas de este escultor austriaco no comenzaron a atraer a los estudiosos y a los artistas, que veían en ellas una auténtica premonición de su propio expresionismo. Ahora constituyen un objeto de deseo por parte de cualquier museo o coleccionista, aunque se siga sabiendo tan poco como antes de su enigmático autor...


elpais.com




 

Quizá Franz Xaver Messerschmidt estuviese 'loco', o fuese un genio; pero su locura le hizo esculpir unos bustos únicos, sí quizá son feos, pero sin duda muy originales, consiguiendo unas poses y expresiones extrañas, a las que hoy llamariamos surrealistas. Consecuencia de ello, hizo que en vida no vendiera ni una sola escultura.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No puede publicar eventos en el calendario