Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Pedro De Campaña (Pieter Kempeneer)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Pedro De Campaña (Pieter Kempeneer) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Pedro de Campaña. Fue un pintor flamenco del Renacimiento español, que trabajó en Sevilla. Su verdadero nombre era Pieter Kempeneer, castellanizado con motivo de su estancia hispánica. Ejerció una gran influencia en Andalucía como pionero del Manierismo, muchas de sus obras estan en la Catedral de Sevilla.

Nacido en Bruselas en 1503, pertenecía a una familia de artistas y de humanistas. Después de iniciar estudios en su país viajó a Italia, documentándose su estancia en Bolonia (1529), con motivo de las fiestas de la coronación de Carlos V, trabajando con este motivo en uno de los arcos de triunfo que conmemoraban la visita del Emperador; estuvo también en Venecia y Roma. Esta última fue muy importante en su formación artística, pues estuvo en contacto con importantes pintores del primer manierismo romano.

En 1537 marcha a España, estableciéndose en Sevilla, donde contrae matrimonio. En 1562 regresa a su patria y trabaja en la fábrica de tapices de Bruselas hasta 1580, fecha probable de su muerte. Según su biógrafo Francisco Pacheco, dominó el dibujo y las matemáticas y fue muy diestro en la arquitectura y escultura. Conoció la Astronomía.

Su credo estético incide repetidamente en el manierismo. Se aprecian en sus obras relaciones con las de Perino del Vaga y Francesco Salviati. Dramatismo y afán de movimiento, juntamente con una clara tendencia a los contrastes de luz, son notas esenciales de su obra pictórica. Fue un buen retratista y en una colección particular de Barcelona se conserva un retrato que pudiera ser su autorretrato; ciertamente en éste se inspiró Pacheco para dibujar el que incluyó en su libro, junto con la biografía.

Entre las obras que realiza en Sevilla destaca el Descendimiento (1547) para la capilla de Luis Fernández en el convento de S. María de Gracia, de Sevilla, hoy en el Museo Fabre de Montpellier. Pintó otro Descendimiento (1555) para la capilla de Fernando de Jaén, en la antigua parroquia de S. Cruz de Sevilla (hoy en la catedral de dicha ciudad). Hay que destacar también Pablo ermitaño y S. Antonio Abad, en la iglesia de S. Isidoro.

En unión del pintor Antonio de Alfián Campaña realiza el retablo de la Purificación y los retratos de los Patronos, en la capilla del mariscal Diego en la catedral. El retablo mayor de la parroquia de S. Ana, Sevilla (1557), lo pinta en colaboración con varios pintores. Cuenta Pacheco que las envidias suscitadas por esta obra le produjeron tantos disgustos que se marchó a su patria (1563).

Para la catedral de Córdoba pintó un retablo en 1556. Otras obras conservadas en distintos museos, son la Virgen de la Leche (Mus. de Berlín); Descendimiento (tapiz) en el Colegio del Patriarca, Valencia; dibujos del Crucificado, en los Uffizi (Florencia) y en el Instituto Jovellanos de Gijón. Existen numerosas obras concertadas y conocidas por los repertorios documentales, que no han sido identificadas todavía.

La crítica le atribuye diversas obras, como el Tríptico del Calvario, en la iglesia de s. Bartolomé, Carmona; retablo de la iglesia de Santiago, Écija (col. particular, Barcelona); Cristo con la cruz a cuestas (col. particular, Barcelona); etc.

Campaña, importante representante del manierismo europeo, poseyó una gran fuerza imaginativa y especiales dotes para componer sus cuadros (son dignos de ser recordados sus paisajes y fondos arquitectónicos). Su actividad en Sevilla supuso para los pintores de esta localidad una completa renovación. Pacheco le consideró el patriarca de la escuela sevillana del s. XVI.

Espero os guste la recopilación que he conseguido este pintor flamenco, y en la medida de lo posible contribuya en la divulgación de su obra.






Algunas obras


Retablo de la Purificación. Capilla del Mariscal. Catedral de Sevilla.


 1capilla_del_mariscal_don_diego_caballero

La capilla del Mariscal Don Diego Caballero, se encuentra en la esquina sureste de la nave principal de la catedral hispalense, junto al altar de Santa Justa y Santa Rufina. A la derecha del mismo, vemos una espléndida reja, realizada en 1555 por Pedro Delgado, siguiendo un diseño del entonces maestro mayor Martín de Gaínza; en su remate figura una soberbia representación a doble cara del Santo Entierro.


 retablo01

"Retablo de la Purificación" (1555-56). Capilla del Mariscal Don Diego Caballero, Catedral de Sevilla. Obra de Pedro de Campaña

En 1537 un hombre nacido en Bruselas llega a Sevilla. Viene de Italia, donde ha pasado algunos años dedicado a su oficio, la pintura, en las ciudades de Bolonia y Venecia. Cosa nada rara, porque procede de una familia de artistas. De ella ha aprendido los elementos característicos de la pintura flamenca, siguiendo las grandes innovaciones (el gusto por el detalle, el colorido, el uso del óleo) que venían ya desarrollándose desde el siglo XIV. Todo ello lo ha completado durante su estancia de algunos años en Italia, donde ha podido conocer las aportaciones del Renacimiento y admirar en directo las obras maestras de Rafael y Miguel Ángel. Nuestro artista se llama Peter Kempeneer (1503-1580). No lo sabe todavía, pero acabará pasando en la ciudad hispalense un total de veintiséis años, hasta que en 1563 decida regresar a su tierra natal. Sin duda, las posibilidades que se ofrecían en la próspera Sevilla para un pintor de su formación y conocimientos fueron determinantes de su larga estancia en la ciudad, convertida en Nueva Roma como consecuencia de su privilegiada situación respecto al comercio con el Nuevo Mundo.


 2lado_interior_de_la_reja

Vista del lado interior de la reja. Capilla del Mariscal Don Diego Caballero, Catedral de Sevilla

Unos años después, hacia 1540, llega a la misma ciudad el otro protagonista de nuestra historia. Se llama Diego Caballero (¡qué casualidad!) y regresa precisamente de América, donde ha obtenido el cargo de Mariscal de la isla de La Española y se ha enriquecido con el comercio indiano, además de ocupar cargos relevantes en la estructura política colonial. Su retorno no va a impedir que siga mostrando interés por las actividades comerciales. Pero quiere también dejar en Sevilla huellas de su paso por este mundo. De este modo consigue alcanzar el cargo de caballero veinticuatro (que lo catapulta a lo más alto de la administración municipal) y dispone del dinero necesario para que el cabildo catedralicio le permita fundar una capilla funeraria en el templo metropolitano, a la que piensa dotar del correspondiente retablo.


 retablo02

Retablo de la Purificación de la Virgen. Muro derecho de la capilla. Obra de Pedro de Campaña, 1555.

Fue de esta manera como el destino acabó por unir en la ciudad de Sevilla al rico comerciante y al pintor flamenco, aunque éste era allí más conocido con el nombre castellanizado de Pedro de Campaña. Afortunadamente, se ha conservado el contrato que ambos firmaron a comienzos de 1555, al objeto de que el pintor realizase (con la colaboración de Antonio Alfián) el citado retablo. El acuerdo recogía el precio del encargo (300 ducados) y las características que habría de tener la obra, incluidos los temas de cada uno de los lienzos que debían componerla.

El resultado de este contrato es, sin lugar a dudas, la obra más interesante que Pedro de Campaña realizó a lo largo de su extensa vida: un conjunto de 8,4 metros de alto por 5,7 de ancho, con una arquitectura realizada en madera policromada de roble (que el artista subcontrató con Pedro Becerril), organizado en banco, tres calles y ático y dividido en diez lienzos, de los cuales el central y más importante se dedica al tema de la Purificación de la Virgen en el templo, que da nombre al conjunto, el cual puede calificarse sin temor a equivocación como una de las principales obras del Renacimiento hispano.


 3tabla_central_la_purificaci_n_de_la_virgen_tambi_n_conocida_como_la_presentaci_n_de_jes_s_en_el_templo

Purificación de la Virgen (Catedral de Sevilla). Detalle del lienzo central. Capilla del Mariscal Don Diego Caballero, Catedral. Sevilla. Obra de Pedro de Campaña.

En el cuerpo principal, la tabla central, de mayor tamaño que las demás, representa La Purificación de la Virgen, también conocida como La Presentación de Jesús en el Templo; en ella, Pedro de Campaña recrea grabados de Durero y Rafael, realizando una de las mejores composiciones de la pintura renacentista española. El conjunto de figuras femeninas que intervienen en esta escena tiene una significación alegórica, ya que cada una de ellas simboliza las virtudes que habían de adornar a la Virgen en su vida futura; así se pueden identificar a la Caridad, Templanza, Justicia, Fortaleza, Prudencia, Fe y Esperanza.


 6jes_s_entre_los_doctores_centro_del_banco

Jesús entre los doctores. Centro del banco.

En este retablo, que ha regresado a Sevilla tras una profunda restauración en el Museo del Prado, se encuentran bien visibles las influencias que Pedro de Campaña había ido asimilando a lo largo de su formación inicial en Flandes y de su estancia en Italia. Si atendemos al lienzo central, son evidentes la elegancia de los personajes, la finura de los rostros y la diversidad de los gestos; todo ello en un marco arquitectónico que demuestra el manejo absoluto de las leyes de la perspectiva. En este lienzo, como en la mayoría de los que componen el retablo, el artista supo demostrar que había asimilado las novedades que pudo conocer en Italia.

Sin embargo, si nos concentramos en las dos obras que ocupan los laterales del banco, donde se encuentran los retratos de siete de los miembros de la familia Caballero...


 7do_a_leonor_de_cabrera_su_hermana_do_a_menc_a_y_sus_hijas_lado_derecho_del_banco

Doña Leonor de Cabrera, su hermana doña Mencía y sus hijas. Lado derecho del banco.

Personajes femeninos de la familia: Doña Leonor y Doña Mencía de Cabrera con sus hijas. Capilla del Mariscal Don Diego Caballero, Catedral. Sevilla. Obra de Pedro de Campaña


 5don_diego_caballero_su_hijo_y_su_hermano_alonso_lado_izquierdo_del_banco_del_retablo

Don Diego Caballero, su hijo y su hermano Alonso. Lado izquierdo del banco del retablo.

Personajes masculinos de la familia: de derecha a izquierda, Don Diego Caballero, Don Alonso Caballero y su hijo. Capilla del Mariscal Don Diego Caballero, Catedral. Sevilla. Obra de Pedro de Campaña


 8calle_izquierda_del_retablo

Calle izquierda del retablo.


 9santo_domingo_de_guzm_n

Santo Domingo de Guzmán.


 10santiago_en_la_batalla_de_clavijo

Santiago en la batalla de Clavijo.

A la izquierda de la tabla principal encontramos a Santo Domingo (arriba) y a un políticamente incorrecto en la actualidad Santiago en la batalla de Clavijo (abajo); a la derecha, La imposición de la casulla a San Ildefonso (abajo) y La estigmatización de San Francisco (arriba). En el ático vemos La Resurrección de Cristo y, más arriba, en el remate, El Calvario; en los lados, sobre las columnas exteriores podemos observar dos pequeñas tallas que representan a San Pedro y San Pablo.


 11calle_derecha_del_retablo

Calle derecha del retablo.


 12san_francisco_recibiendo_los_estigmas

San Francisco recibiendo los estigmas.


 13imposici_n_de_la_casulla_a_san_ildefonso

Imposición de la casulla a San Ildefonso.


 14san_pedro

San Pedro.


 15san_pablo

San Pablo.


 16_1434456092_361377

Una vidriera de Arnao de Flandes (sobre 1.556) con la escena de Los Desposorios de la Virgen, ilumina la capilla.

Como hemos podido comprobar tras la visita, esta capilla nos muestra, quizá como ninguna otra de la Catedral, el paso del estilo gótico al renacentista. Gótica es la capilla, con su bóveda nervada y su arco apuntado, y renacentista es la reja, el retablo e incluso las dos puertas "practicadas" en su interior. En las estancias interiores podremos comprobar como el  gótico  ya ha desaparecido, dejando paso a unas formas ya decididamente renacentistas.

Campaña dejó patentes las influencis que había recibido durante sus años de formación en su tierra natal. En ambos lienzos, y sobre fondos oscuros, el pintor retrata a estos sevillanos del siglo XVI conforme a los cánones de la pintura flamenca, poniendo toda su atención en los rostros de los personajes, sin buscar idealización alguna, sin idealizarlos. Todo un ejercicio de retrato psicológico en el que el artista, por otra parte, no deja de atender al pequeño detalle.

Fijaos por un momento en la imagen del mariscal Don Diego Caballero, quien figura en el lado derecho del cuadro dedicado a los personajes masculinos de la familia. Su mirada profunda y la gravedad de su rostro nos hablan de un hombre seguro de sí mismo, aunque severo y serio en sus ademanes. Sin embargo debió sentirse bien feliz al encontrar terminado el retablo que habría de presidir la capilla de la catedral donde sería enterrado. Tal vez una sonrisa de satisfacción aflorase en sus labios. Seguro que sí.


La Purificación de la Virgen de Pedro de Campaña


 0micro_retablo

Ubicación original del cuadro. Retablo de la Capilla del Mariscal en la Catedral de Sevilla

Tras un largo y complejo proceso de restauración llevado a cabo en sus talleres, el Museo del Prado presenta temporalmente en la sala 56 B del 2 de diciembre de 2008 hasta el 15 de marzo de 2009 una de las obras fundamentales del Renacimiento realizada en suelo español: La Purificación de la Virgen, obra del flamenco Peeter de Kempeneer –Pedro de Campaña- en 1556. Concebida como pieza central del Retablo del Mariscal Diego Caballero para la catedral de Sevilla es una obra monumental, perfecto ejemplo de la influencia de Durero y Rafael en la obra de su autor.

Pedro de Campaña (Bruselas, 1503-1587) había llegado a Sevilla en 1537, formado ya como pintor y tras pasar un tiempo en Italia. En la ciudad hispalense permaneció veinte años, haciéndose cargo de importantes encargos, entre los que el de la catedral de Sevilla fue uno de los más influyentes y alabados.

La Purificación presenta una compleja composición que se basa en parte en una estampa de Durero, especialmente para la concepción del monumental espacio, en el que introduce un elegante y sinuoso cortejo de figuras cercanas a la obra de Miguel Ángel y Rafael. Precisamente debido a su gran tamaño, la obra se realizó con paneles de roble armados en sentido horizontal, un montaje inusual que ha propiciado un permanente problema de conservación de la obra y obligado a la compleja restauración, recientemente concluida, por parte de los especialistas del Museo del Prado.

Con el fin de informar al público sobre la presentación especial de esta obra en el Museo del Prado, la sala donde se exhibe cuenta con paneles explicativos sobre el pintor, la obra y su restauración. Además, en la misma sala, se puede visionar una proyección ilustrativa de los trabajos realizados durante la intervención de la obra en los talleres del Museo.


 0restauraci_n_del_museo_del_prado_en_2008_de_la_purificaci_n_de_la_virgen_de_pedro_de_campa_a

Restauración del Museo del Prado en 2008 de La Purificación de la Virgen (detalle del lienzo central) de Pedro de Campaña. Capilla del Mariscal Don Diego Caballero, Catedral deSevilla.



Restaurado el Retablo de Santa Ana de la Iglesia de Santa Ana, en Triana. Sevilla


 1restaurado_el_retablo_de_santa_ana_de_la_iglesia_de_santa_ana_en_triana_sevilla2

El Retablo Mayor de Santa Ana ya luce restaurado ( 29.11.2010). Esta obra del siglo XVI contiene 15 tablas del pintor renacentista Pedro de Campaña que enmarcan las esculturas de Santa Ana, la Virgen y el Niño.

El Retablo Mayor de la parroquia de Santa Ana luce ya restaurado desde este lunes. El Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) ha sido el encargado de realizar esta compleja intervención, que fue encargada por la Dirección General de bienes Culturales.

Este retablo y su pintura constituyen una muestra excepcional del patrimonio histórico de Andalucía y contiene muchas obras de arte de gran valor histórico o artístico. El programa iconográfico se desarrolla principalmente a través de las 15 pinturas en tabla de Pedro de Campaña que narran la vida de San Joaquín y Santa Ana, la vida de la Virgen y la genealogía de Jesús.

Las esculturas de Santa Anta, la Virgen y el Niño presiden la obra. El retablo ha ido modificándose hasta configurar el aspecto que podemos ver hoy. La transformación más importante se dio en 1754, cuando Sebastián de Luque, maestro carpintero del arzobispado, creó el camarín central que alberga las imágenes de Santa Ana, la Virgen y el Niño.


 4conjunto_de_las_quince_pinturas_de_pedro_de_campa_a_que_componen_el_retablo

Conjunto de las quince pinturas de Pedro de Campaña que componen el retablo.

La intervención integral del retablo para su conservación y puesta en valor ha tenido una duración de casi dos años y ha culminado con la instalación de las tablas y esculturas restauradas en el retablo.

El coste total del proyecto de intervención ha sido de 422.713 euros, de los que la Consejería de Cultura ha aportado el 50 por ciento, y el resto ha sido sufragado por la Archidiócesis de Sevilla, el Ayuntamiento de Sevilla y la Fundación Cjasol, además de numerosos colectivos y personas de la ciudad.

El consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Paulino Plata, ha llamado al altar de la parroquia de Santa Ana al supervisor del equipo de restauradores, Lorenzo Pérez del Campo, y a los restauradores Rocío Magdaleno y Román Fernández.

Plata, quien ha calificado de "tesoro" la obra, ha comentado que el retablo ha recuperado su valor y ha resaltado las 15 tablas de Pedro de Campaña que, antes de la intervención, presentaban un profundo deterioro causado por el polvo, el humo de las velas, la contracción y dilatación de la madera o el ataque de insectos.


 3_retablo_mayor_cuerpos_superiores_del_retablo

Retablo Mayor de la iglesia de Santa Ana.

Antes, el primero en intervenir en el acto ha sido el vicario de la Archidiócesis de Sevilla, Teodoro León, quien ha resaltado los "valores históricos, artísticos e iconográficos" del retablo. Además, ha hablado de la finalidad evangelizadora con la que se creó este retablo del siglo XVI, para transmitir las escrituras a esa gran mayoría que no sabía leerlas. Y es que, en palabras de León, "la Iglesia vive para evangelizar".

Por su parte, la Delegada de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla, Maribel Montaño, ha felicitado la compleja labor que ha realizado el IAPH en una obra de arte estropeada por el polvo, la suciedad, las grietas, los desconchones o el humo. "Era casi un enfermo terminal que tras pasar por el maravilloso quirófano del Instituo Andaluz de Patrimonio Histórico ha recobrado la vida para, al menos, 200 ó 300 años".

La Subdirectora de la Obra Social Cajasol, entidad que también ha colaborado en el proyecto, ha querido resaltar el valor emocional que tiene este retablo en Sevilla y en Triana.

Pedro de Campaña fue el pintor más afamado del Renacimiento en el panorama artístico de Andalucía. Nació el Bruselas en 1503 y se caracteriza por tres aspectos muy definidos en sus obras: el color con vivo cromatismo, el dibujo firme, enérgico y anguloso, y su intensa expresividad que se refleja en las emociones y sentimientos que transmiten los personajes.


 la_restauradora_roc_o_magdaleno_ante_el_retablo_de_santa_ana

La restauradora, Rocío Magdaleno, ante el retablo de Santa Ana. / Juan Carlos Vázquez

Los restauradores han querido comentar los procedimientos basados en luz ultravioleta, fotografías y luces especiales, entre otros avances tecnológicos, para descubrir el estado de conservación de la obra y los matices que no pueden apreciarse. Así, persiguen no dañar las obras ni su autenticidad.

Rocío Magdaleno, en una última intervención, ha hablado de un asunto peculiar. Al parecer, en una intervención antigua, se cambiaron de sitio algunas tablas que ahora han vuelto a su lugar original. De esta forma, las escenas ahora sí siguen un orden lógico que explica cronológicame la vida de Santa Ana.

Tras esta intervención, el retablo de Santa Ana ya luce en su sitio. Ahora queda mantenerlo para que se conserve lo mejor posible y que luzca en el futuro con todo su esplendor.


 5retablo_mayor_de_la_iglesia_de_santa_ana

El Retablo Mayor de Santa Ana ya luce restaurado. Esta obra del siglo XVI contiene 15 tablas del pintor renacentista Pedro de Campaña que enmarcan las esculturas de Santa Ana, la Virgen y el Niño.

Las bodas de Santa Ana. Según recogen los textos apócrifos, Santa Ana se casó hasta tres veces: con San Joaquín, Cleofás y Salomé. Del primero tuvo sólo a la Virgen, a la que llamó María. Tras morir San Joaquín se casó con Cleofás y al enviudar de nuevo se unió a Salomé. Con los dos últimos tuvo otras hijas que protagonizan, según el catedrático Enrique Valdivieso, las dos tablas más importantes del retablo trianero pintado por Campaña. María de Cleofás con sus cuatro hijos y María Salomé con sus dos hijos son las cimas estéticas de un proyecto colosal que tiene "su contrapunto espectacular, sus fuegos artificiales" en la pintura San Jorge y el dragón, que ocupa el tercer cuerpo de la calle central del retablo y cuya presencia se justifica por ser uno de los patronos de la iglesia. "Las dos tablas que representan a las hermanas por parte de madre de la Virgen María y enmarcan el episodio triunfal de la Asunción son espectaculares. Están pintadas como dos bellas matriarcas romanas que abrazan a sus vástagos, algunos de los cuales -como San Juan Evangelista y Santiago el Mayor, hijos de María Salomé- serían primos y discípulos de Jesús según estos textos y leyendas de enorme difusión en los Países Bajos y Alemania", rememora.


user_50_dsc06015

El retablo mayor de la iglesia de Santa Ana, primeramente dedicada a san Jorge, está datado en 1557. Se trata de un políptico de grandes dimensiones, con quince tablas de buen tamaño enmarcadas con doradas arquitecturas renacientes, donde consta que trabajaron varios doradores, estofadores y decoradores. La obra pictórica es de Pedro de Campaña, y el artista desarrolla allí el excelente concepto de su narrativa pictórica que ya había planteado a menor escala en el retablo Caballero. Las vidas de santa Ana y de su hija María están contadas buscando los episodios más significativos y que, a la vez, sirvan mejor plásticamente al conjunto. Destacan, porque habitualmente se destacan, el San Joaquín abandonando su casa del primer cuerpo del retablo y el Nacimiento del tercero, pero hay en el conjunto muchas pinturas que merecerían un estudio más detallado.

No ocurre así con el Nacimiento, donde ambos estímulos se mezclan muy coherentemente. La composición es muy a la italiana, aunque no he hallado una fuente precisa, ordenada en dos áreas superpuestas iluminadas por dos focos de luz. Pero coexisten los rasgos idealizados de María y José con la brusca inmediatez de los rostros de los pastores, de raigambre muy nórdica, y la concreción animal del buey y la mula. El coro superior de ángeles es de tan abigarrado movimiento que justifica en algo la consideración de prebarroco que se le ha dado a Campaña, casi siempre sin motivo. Otra apreciación merece otra tabla del mismo conjunto: el Anuncio a san Joaquín, donde el paisaje adquiere un protagonismo al margen de la historia narrada que resultaría impensable en el ambiente pictórico sevillano si no fuera un flamenco quien lo realiza. El fondo paisajístico se acentúa en Flandes con tal ímpetu a partir de fines del siglo XV, que no tarda en independizarse como género. En las fechas que esto se pintó había allí, desde tiempo atrás, landchaftmalerei (paisajistas), como denominó Durero a Patinir. Pero este paisaje resulta tan vivido, tan real, que no dudo hubo de dejar atónitos a los pintores sevillanos de su tiempo.


Más info del retablo Mayor de Santa Ana :

http://www.diariodesevilla.es/artic...ina/pasado.html

http://www.diariodesevilla.es/artic...restaurado.html

http://www.iaph.es/web/canales/cons.../santa-ana.html



Descendimiento de la Cruz


 8descendimiento_de_la_cruz_pedro_de_campa_a_1434487602_753890  

Descendimiento de la Cruz. Autor:  Pedro de Campaña. 1547-48. Óleo sobre tabla, 320 x 191 cm. Catedral de Sevilla. Para la capilla que don Fernando de Jaén poseía en la iglesia de Santa Cruz de Sevilla le fue encargado a Pedro de Campaña en 1547 un gran lienzo con el tema del Descendimiento de la Cruz.

Las figuras se insertan en una estructura piramidal. La zona baja está presidida por la Virgen María, con las manos entrelazadas y dirigiendo sus expresivos ojos al cuerpo inerte de su Hijo. A su lado encontramos a María Magdalena con el tarro de los afeites, mientras que tras ella se sitúan las santas mujeres, una consolando a María y la otra dirigiendo su mirada hacia el Salvador.

La solemne figura de Cristo preside la composición, en el momento de ser bajada de la Cruz por los santos varones que, subidos en escaleras, proceden a descender el cuerpo muerto. Un ensimismado San Juan sostiene los pies de Jesús.


8descendimiento_de_la_cruz_detalle_pedro_de_campa_a_1434487637_710443

Descendimiento de la Cruz (detalle). Obra de Pedro de Campaña

La escena tiene lugar en un ambiente paisajístico, iluminado en la lejanía pero inundado con contrastes de luz y sombra en la zona del primer plano, allí donde se desarrolla la acción. La movilidad de las figuras y las expresiones de los rostros caracterizan el conjunto, creando Campaña una escena cargada de monumentalidad y dramatismo.

Murillo iba a contemplar la obra con gran frecuencia. El curioso sacristán preguntó al pintor el porqué de tan habituales visitas, contestando "que estaba esperando cuándo acababan de bajar de la Cruz a aquel Divino Señor".

El hondo patetismo de este Descendimiento es sometido a unos principios reguladores de carácter clasicista que traducen tanto la experiencia flamenca de su autor, Pedro de Campaña -nacido en Bruselas en 1503- como su aprendizaje italiano. Sin embargo, en este caso, son los efectos dramáticos, en sintonía con el papel que asume la imagen religiosa en nuestro Renacimiento, los que predominan sobre los planteamientos monumentales propios del clasicismo italiano.



Jesús descendido de la cruz


 9jes_s_descendido_de_la_cruz_obra_de_de_pedro_de_campa_a_museo_de_c_diz_1434487729_949557

Jesús descendido de la cruz. Obra de de Pedro de Campaña. Museo de Cádiz. Plaza de la Mina, s/n.

Pedro de Campaña fue el más celebre pintor del panorama artístico del renacimiento sevillano. Su nombre original era Pieter de Kempeneer, castellanizado con motivo de su estancia en España. Perteneció a una familia de artístas y humanistas, por lo que gozó de una amplia consideración y estima.

Después de iniciar estudios en su país viajó a Italia, documentándose su estancia en Bolonia en 1529, con motivo de las fiestas de la coronación de Carlos V, para lo cual realizó uno de los arcos de triunfo que conmemoraban la visita del Emperador; estuvo también en Venecia y Roma. La Ciudad Eterna fue muy importante en su formación artística, pues estuvo en contacto con importantes pintores del primer manierismo romano. En 1537 marcha a España, estableciéndose en Sevilla, donde contrae matrimonio. En 1562 regresa a su patria y trabaja en la fábrica de tapices de Bruselas hasta su muerte.

Entre las obras que realiza en Sevilla destaca el "Descendimiento" (1547) para la capilla de Luis Fernández en el convento de S. María de Gracia, de Sevilla, hoy en el Museo de Montpellier; otro Descendimiento (1555) para la capilla de Fernando de Jaén, en la antigua parroquia de S. Cruz de Sevilla, hoy en la catedral de dicha ciudad. Junto al pintor Antonio de Alfián realiza "Retablo de la Purificación" y los retratos de los Patronos, en la capilla del mariscal Diego en la catedral. A él se debe también, el retablo mayor de la parroquia de Santa Ana de Sevilla (1557). Cuenta Pacheco que las envidias suscitadas por esta obra le produjeron tantos disgustos que se marchó a su patria hacia 1563. Existen numerosas obras concertadas y conocidas por los repertorios documentales, que no han sido identificadas todavía. Además, la crítica le atribuye numerosas obras.

Según su biógrafo Francisco Pacheco, dominó el dibujo y las matemáticas y fue muy diestro en la arquitectura y escultura. Conoció también la astronomía. Su actividad pictórica incide repetidamente en el manierismo. Se aprecian en sus obras relaciones con las de Pierino de Vaga y Salviati. Dramatismo y afán de movimiento, juntamente con una clara tendencia a los contrastes de luz, son notas esenciales de su obra pictórica. Influyó de manera importante en la pintura sevillana del momento.

Enrique Valdivieso González, Catedrático de Historia del Arte de la Universidad de Sevilla y autor del libro "Pedro de Campaña", monografía del pintor publicada recientemente, será el encargado de hablarnos de la pintura sobre tabla "Jesús descendido de la cruz" (INV. CE20100) [imagen en ventana nueva, 793 KB], que, procedente de la Cartuja de la Defensión de Jerez de la Frontera, originariamente debió de formar parte del retablo de Santo Domingo de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).  La conferencia se desarrollará en el Museo de Cádiz



Otras imágenes


 10san_pedro_orando_ante_cristo_flagelado_1434487750_908910

San Pedro Orando ante Cristo flagelado, 1546, oleo sobre tabla. Iglesia de Santa Catalina, Sevilla. Obra de Pedro de Campaña. Para la iglesia de Santa catalina de Sevilla pinta Pedro de Campaña esta espectacular tabla en la que destaca la anatomía del Salvador y la expresividad de la figura del santo. Los recursos lumínicos están inspirados en la pintura veneciana, tomando a Tintoretto, Bassano y el maduro Tiziano como referencia, mientras que la minuciosidad de los detalles y el realismo preciosista son elementos tomados de la pintura flamenca.


 11crucifixion_1434487777_357669

Crucifixion, c. 1550. Canvas backed by wood, 54 x 39 cm. Musée du Louvre, Paris. Obra de Pedro de Campaña


 17las_siete_virtudes_c_1550_de_pedro_de_campa_a

Las siete virtudes, c. 1550, Óleo sobre madeira, 112 x 110,5 cm. Acervo do Museo Nacional de San Carlos, cidade do México. Obra de Pedro de Campaña


 18_madonna_in_gloria_tra_angeli

Madonna in gloria tra angeli. Obra de Pedro de Campaña


 16museo_tabla_de_la_adoraci_n_de_los_reyes_magos_de_pedro_de_campa_a

Adoración de los Reyes Magos, óleo sobre tabla. Catedral de León. Obra de Pedro de Campaña


 12de_genadestoel

De Genadestoel. Obra de Pedro de Campaña


 13the_triumph_of_the_catholic_faith

The Triumph of the Catholic Faith. Obra de Pedro de Campaña


 14portrait_of_a_woman

Portrait of a woman. Obra de Pedro de Campaña


 15conversion_of_mary_magdalen

Conversion of Mary Magdalen. Obra de Pedro de Campaña


 20pentecost_s

Pentecostés. Obra de Pedro de Campaña


 cordoba_mezquita_catedral_46

Mezquita-Catedral de Córdoba. Obra de Pedro de Campaña


 retratodedondiego

Retratos de Don Diego Caballero y Alonso Caballero con su hijo, c. 1555,56. Obra de Pedro de Campaña


 retratodedo_aleonor

Retratos de Doña Leonor y Doña Mencía de Cabrera y sus hijas, c. 1555,56. Obra de Pedro de Campaña


 22kempener_flagellation_of_christ

Flagellation of Christ. Obra de Pedro de Campaña


 22kempener_flagellation_of_christ_detail

Kempener Flagellation of Christ (detail). Obra de Pedro de Campaña


user_50_santa_faz
user_50_santa_faz2

Pedro de Campaña (Bruselas, c. 1503-c. 1580) - Santa Faz, óleo sobre tabla, 36,5 x 27,7 cm. Colección privada


 0cordoba_la_mezquita_interior_capilla_de_san_nicolas_de_bari

Capilla de san Nicolas de Bari de la Mezquita-Catedral de Córdoba. El retablo fue diseñado por Hernan Ruiz II y los cuadros son de 1558 de Pedro de Campaña.


 21triptyque_de_notre_dame_des_sept_douleurs_bernard_van_orley

Pedro de Campaña. Triptyque de Notre-Dame des Sept Douleurs - Huile sur bois - Bernard van Orley - Musée des Beaux-Arts de Besançon


 000francisco_pacheco_pedro_de_campa_a_pieter_kempeneer

Retrato de Pedro de Campaña, dibujo del Libro de descripción de verdaderos retratos de Francisco Pacheco, Madrid, Museo Lázaro Galdiano.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Pedro de Campaña fue un pintor flamenco del Renacimiento español, que trabajó en Sevilla. Su verdadero nombre era Pieter Kempeneer, castellanizado con motivo de su estancia hispánica.


Fuentes y agradecimiento a: José Becerra/leyendasdesevilla.blogspot.com.es , aprendersociales.blogspot.com, diariodesevilla.es, rkd.nl, leyendasdesevilla.blogspot.com.es, es.wikipedia.org, arteinfo.es, museodelprado.es, pintura.aut.org, artehistoria.com, cofrades.pasionensevilla.tv,  juntadeandalucia.es, lascoqueteriasdeeli.blogspot.com, artcyclopedia.com, artnet.com, maravillasdeespana.blogspot.com.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Pedro De Campaña (Pieter Kempeneer) 
 
El empresario Plácido Arango dona al Prado 25 obras de su colección


La operación incluye óleos de los siglos XVI y XVII, entre los que hay dos lienzos de Pedro de Campaña



 00_1435755571_872860

De izquierda a derecha, Falomir, Zugaza, Pérez-Llorca y Marina Chinchilla, ante reproducciones de obras donadas por Arango.

La mayor parte de las obras que atesora el Museo del Prado, inaugurado en 1819, procede de las colecciones que durante tres siglos formaron los Habsburgo y los Borbones. El resto ha ido llegando por la vía de las adquisiciones y por desinteresadas donaciones de auténticos amantes de la pinacoteca. El último gesto de amor al Prado lo firma Plácido Arango, empresario de origen mexicano y presidente del Patronato del museo entre 2007 y 2012. Arango ha donado a la pinacoteca 25 obras de su colección de arte antiguo, con derecho a usufructo vitalicio, que reforzarán la presencia de los artistas españoles y de los que realizaron su obra en España.

En el valioso lote hay cuatro artistas que estaban inéditos en el museo: Felipe Pablo de San Leocadio, Pedro de Campaña, Francisco Barrera y Francisco López Caro. El resto enriquece su presencia en las salas: Zurbarán (con tres importantes lienzos), Luis Tristán, Eugenio Cajés, Alejandro de Loarte, Francisco Barreda, Francisco Herrero El Mozo, Francisco de Goya o Corrado Giaquinto. En total hay 15 artistas representados, de los que seis entran en el museo con más de una obra. Son pinturas y litografías que reflejan el gusto personal de Arango y que el empresario adquirió fuera de España.

Para hacer pública la noticia, el equipo directivo del Prado —con su director, Miguel Zugaza, el presidente del patronato, Jose Pedro Pérez-Llorca, y el director adjunto, Miguel Falomir— lanzó una convocatoria de prensa propia de los grandes acontecimientos del museo. Previamente, en el Casón del Buen Retiro se había celebrado una sesión plenaria con los dos nuevos vocales: el hispanista John Elliott y Álvaro Fernández-Villaverde y Silva, marqués de Santa Cruz. No asistió, sin embargo, el nuevo ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, por encontrarse en Santander; no pudo participar de la alegría que mostraron al salir miembros del patronato como Javier Solana, Carmen Giménez, Carmen Iglesias, Emilio Lledó o Rafael Moneo, el arquitecto responsable de la ampliación del edificio de Villanueva, quien calificó la sesión de “histórica”.

Pérez-Llorca arrancó con una buena noticia asegurando que el museo se autofinancia en un 70% y que el resto procederá de las aportaciones del Estado, el objetivo que se había propuesto el Patronato. Explicó que la situación es posible por el aumento de las visitas y las ventas en las tiendas del museo. Las cuentas han sido aprobadas por la intervención general del Estado. El gasto de 2014 fue de 38 millones, dos menos de lo presupuestado.


 0pl_cido_arango_dona_al_museo_del_prado_25_obras_de_quince_artistas_de_su_colecci_n

Plácido Arango dona al Museo del Prado 25 obras de quince artistas de su colección.


“Muy honrado”

A Zugaza y a Falomir les correspondió hablar de la histórica donación de Plácido Arango. El conjunto de las obras donadas se irá incorporando de manera gradual a las salas y se irá viendo en exposiciones temporales, como la programada para el próximo otoño dedicada a Luis de Morales. El 7 de julio, unas diez obras serán presentadas en una sala del museo que ayer estaba aún por determinar. Arango, poco aficionado a las entrevistas, no asistió al patronato ni compareció en la conferencia de prensa, aunque hizo llegar unas palabras: “No hay mayor satisfacción para un coleccionista que ver cómo el fruto de su labor sirve para enriquecer un museo público tan mágico e irrepetible como es el Museo del Prado. Me siento muy honrado al pensar que este grupo de obras principales reunidas a lo largo de mi vida vayan a encontrar su destino final en el Prado, museo al que me encuentro tan estrechamente vinculado como agradecido”.

Zugaza recordó que no es la primera contribución de Arango al museo. En 1991 donó los 80 grabados que integran la primera edición de los Caprichos de Goya, publicada en Madrid en 1799. Contribuyó a la restauración de Las Meninas consiguiendo que viniera a Madrid John Brealey, jefe del Departamento de Restauración del Metropolitan Museum, y colaboró económicamente y medió para que retornara a España La Marquesa de Santa Cruz de Goya.

El director del Prado aseguró que el gesto de Plácido Arango es histórico. “La última donación equiparable sería la de la familia Várez-Fisa. Está en la órbita de legados tan impresionantes como el de Cambó o Pedro Fernández Durán”. Sobre la valoración económica, Zugaza prefirió no hacer estimaciones porque son obras que no están en el mercado y, hasta que no estén depositadas en el museo, las aseguradoras no pueden hacer ningún cálculo. “El valor artístico es inestimable y eso es lo importante”, concluyó el director del Prado.



Las obras donadas por Plácido Arango al Prado

Con esta donación, junto a la realizada en 1991 compuesta por ochenta grabados de la serie de "Caprichos" de Goya, Plácido Arango se une a la nómina más selecta de donantes que generosamente han contribuido a ampliar la calidad y representación histórica de las colecciones del Prado

El conjunto de obras donadas al Museo del Prado por Plácido Arango Arias se enmarca en el ámbito de la pintura española y de los artistas europeos que trabajaron para la corte española en una amplia secuencia cronológica entre los siglos XVI y XIX. Casi todas fueron adquiridas en el extranjero, lo que convierte su regreso a España en un extraordinario enriquecimiento de nuestro patrimonio histórico-artístico.

La donación incluye piezas de Pedro de Campaña, Luis Morales, Luis Tristán, Francisco de Zurbarán, Eugenio Cajés, Alejandro Loarte, Herrera el Mozo, Mateo Cerezo, Antonio del Castillo, Valdés Leal, Corrado Giaquinto y Francisco de Goya entre otros.

Cuatro de los artistas presentes en la donación actual: Felipe Pablo de San Leocadio (h. 1480-1547), Pedro de Campaña (1503-h. 1580), Francisco López Caro (1598-1661) y Francisco Barrera (1595-1658) permanecían inéditos en el Prado, siendo particularmente reseñable la incorporación de las exquisitas pinturas del flamenco afincado en Sevilla Pieter van Kempeneer (Pedro de Campaña): Camino del Calvario y Descendimiento, por su decisiva contribución al desarrollo de la pintura española del Renacimiento. También destacan los tres lienzos de Francisco de Zurbarán (1598-1664): Inmaculada Concepción, Inmaculada niña y el hamletiano San Francisco en oración, que permiten al Prado zanjar, por fin, su deuda con el pintor extremeño.

Por otro lado, la donación de Toros de Burdeos de Francisco de Goya (1746-1828), unidos a la donación previa del mismo Arango de los Caprichos, culmina la magnífica colección de la obra impresa del aragonés en el Prado.


 21el_descendimiento

El Descendimiento, Pedro de Campaña. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 13camino_del_calvario_h_1547_pedro_de_campa_a_1503_hacia_1580_leo_sobre_tabla_de_roble_de_73_5_cm_de_di_metro_1435759578_991253

Camino del Calvario, Pedro de Campaña (h. 1547). Óleo sobre tabla de roble, de 73,5 cm de diámetro. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 1_la_crucifixi_n_de_luis_de_morales_1509_10_1586_leo_de_aproximadamente_1566_es_una_de_las_25_obras_que_el_empresario_pl_cido_arango_ha_donado_de_su_colecci_n_al_museo_del_prado

La Crucifixión, de Luis de Morales (h. 1566). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 24la_resurrecci_n_de_luis_de_morales_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

La Resurrección, de Luis de Morales. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 25san_juan_bautista_antonio_del_castillo_y_saavedra_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

San Juan Bautista, Antonio del Castillo y Saavedra. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 2_calvario_de_luis_trist_n_1585_90_1624_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

'Calvario', de Luis Tristán. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 inmaculada_concepci_n_de_francisco_de_zurbar_n_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

'Inmaculada Concepción', de Francisco de Zurbarán (1625-30). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 inmaculada_ni_a

'Inmaculada Niña', de Francisco de Zurbarán (1656). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 23san_francisco_en_oraci_n_de_francisco_de_zurbar_n_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

San Francisco en oración, de Francisco de Zurbarán. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 5_el_sue_o_de_san_jos_1662_de_francisco_de_herrera_el_mozo_1627_1685

'El Sueño de San José', de Francisco de Herrera el Mozo (1662) .Óleo sobre lienzo, 208,3 x 195,5 cm. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 12_p_caro_de_cocina_de_francisco_l_pez_caro_1620_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

'Pícaro de cocina', de Francisco López Caro (1620). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 22febrero_bodeg_n_de_invierno_francisco_barrera_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

Febrero, Bodegón de Invierno, Francisco Barrera. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 17bodeg_n_con_cesta_de_uvas_y_otras_frutas_de_alejandro_loarte_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

Bodegón con cesta de uvas y otras frutas, de Alejandro Loarte. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 15adoraci_n_de_los_pastores_de_felipe_pablo_de_san_leocadio_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

Adoración de los pastores, de Felipe Pablo de San Leocadio. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 16la_inmaculada_concepci_n_de_mateo_cerezo_b_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

La Inmaculada Concepción, de Mateo Cerezo. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 14la_natividad_de_eugenio_caj_s_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

La Natividad, de Eugenio Cajés. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 6_san_juan_bautista_de_juan_de_vald_s_leal_1622_1685

'San Juan Bautista', de Juan de Valdés Leal. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 7_inmaculada_concepci_n_1682_de_juan_de_vald_s_leal_1622_1690

'Inmaculada Concepción', de Juan de Valdés Leal (1682). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 8_el_famoso_americano_mariano_ceballos_1825_de_francisco_de_goya_1746_1828

'El famoso americano Mariano Ceballos', de Francisco de Goya (1825). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 9_plaza_partida_1825_de_francisco_de_goya

'[Plaza partida]', de Francisco de Goya (1825). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 19_bravo_toro_de_francisco_de_goya_1825_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

'[Bravo toro]', de Francisco de Goya (1825). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 20diversi_n_de_espa_a

Diversión de España, de Francisco de Goya (1825). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 18piedad_de_corrado_giaquinto_museo_del_prado_madrid_donaci_n_pl_cido_arango

Piedad, de Corrado Giaquinto. Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 10_la_serpiente_de_bronce_1743_de_corrado_giaquinto

'La Serpiente de Bronce', de Corrado Giaquinto (1743). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.


 11_el_milagro_del_agua_1743_de_corrado_giaquinto

'El milagro del Agua', de Corrado Giaquinto (1743). Museo del Prado, Madrid. Donación Plácido Arango.

Ficha del Museo del Prado sobre la donación de Plácido Arango



Fuente: elpais.com / elimparcial.es / museodelprado.es / abc.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario