Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Frans Snyders
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Frans Snyders 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al pintor flamenco Frans Snyders. Se especializó en pintar animales y bodegones. A este pintor lo conozco del Museo del Prado que tiene una amplia colección de bodegones y animales de excelente calidad. Fue maestro de Jan Fyt.


 00_1436614955_263396

Frans Snyders (1579 - 1657), o Snijders, fue un pintor flamenco de animales y bodegones.

Snyders nació y murió en Amberes. Sus padres tenían un restaurante en Amberes que los artistas frecuentaban. Está documentado como estudiante de Pieter Brueghel el Joven en 1592/1593, y posteriormente recibió formación de Hendrick van Balen, el primer maestro de Antoon van Dyck. Fue amigo de Van Dyck quien pintó a Snyders y su esposa más de una vez (Colección Frick, Kassel etc).

Entró en la cofradía de pintores de Amberes en 1602. Visitó Italia en 1608-9, pasando por Roma, y trabajando para el Cardenal Borromeo en Milán. En 1611 se casó con Margaretha, hermana de Cornelis de Vos y Paul de Vos (otro pintor de animales), en Amberes. Jan Fyt fue primero su alumno, y luego su ayudante, desde 1629.


 0palacio_real_de_la_almudaina_comedor_de_oficiales

Pinturas de Frans Snyders. Palacio Real de la Almudaina (Palma de mallorca). Comedor de Oficiales.

Snyders inicialmente se dedicó a pintar flores, fruta y temas de bodegones, pero más tarde se volvió hacia la pintura de animales, y ejecutó con gran habilidad y espíritu escenas de caza y combates de animales salvajes. Fue uno de los primeros grandes especialistas animaliers. Se considera que él creó dos nuevos tipos de pintura: la naturaleza muerta de caza y las «despensas».

Su composición es rica y variada, su dibujo correcto y vigoroso, su toque marcado y bastante expresivo de las diferentes texturas de pieles. Su excelencia en este tipo de pintura suscitó la admiración de Rubens, quien frecuentemente le utilizó para pintar animales, fruta y bodegones en sus propios cuadros, y ayudó a Jacob Jordaens, Thomas Willeboirts Bosschaert y otros artistas de manera similar.
La caza del ciervo, segundo cuarto del siglo XVII, óleo sobre lienzo, 220 × 420 cm, Museos reales de Bellas Artes de Bélgica, Bruselas.

En las cazas del león y del jabalí que llevan el nombre de Snyders aparece a veces la mano de Rubens. Es uno de los albaceas del testamento de Rubens.

Fue nombrado pintor principal del archiduque Alberto, gobernador de los Países Bajos españoles, para quien hizo algunas de sus mejores obras. Una de ellas, una Caza del ciervo fue regalada al rey Felipe III de España, quien junto con su sucesor, Felipe IV, encargaron al artista que pintase varios temas de caza, que aún se conservan en España. También trabajó para el archiduque Leopoldo Guillermo de Habsburgo, cuando se convirtió en gobernador.

Espero que os guste la recopilación que he conseguido del pintor flamenco, y en la medida de lo posible, contribuya en la divulgación de su obra.






Algunas obras


Frans Snyders en el Museo del Prado

Frans Snyders (1579 - 1657), fue un pintor flamenco de animales y bodegones. Nació y murió en Amberes. Sus padres tenían un restaurante en Amberes que los artistas frecuentaban. Está documentado como estudiante de Pieter Brueghel el Joven en 1592/1593, y posteriormente recibió formación de Van Balen el Viejo, el primer maestro de Antoon van Dyck. Fue amigo de Van Dyck quien pintó a Snyders y su esposa más de una vez. El Museo del Prado alberga cerca de treinta obras de este artista flamenco.

En 1593 entró en el taller de Pieter Brueghel el Joven, siendo también aprendiz de Hendrick van Balen. En 1602 ingresó como maestro en el Gremio de San Lucas y, poco después, realizó un viaje a Roma y a Milán, donde trabajó para el cardenal Federico ­Borromeo gracias a las recomendaciones de Jan Brueghel el Joven. De regreso a Amberes, en 1610, casó con Margarita de Vos, hermana del pintor Cornelis de Vos. A su vuelta de Italia entró en contacto con Rubens, quien proporcionaría las figuras para algunas de sus obras, a la vez que diseñaría composiciones con gran desarrollo de elementos de bodegón con la intención de que Snyders los llevase a cabo. Fruto de esta colaboración es Filopomenes descubierto (Prado). Las primeras composiciones de Snyders están aún muy relacionadas con los pequeños bodegones, llamados de desayuno, al modo de Osias Beert y Clara Peeters, mientras que los cuadros de mayor tamaño remiten a la tradición bodego­nista que Pieter Aertsen y Joachim Beuckelaer establecieron a finales del siglo XVI en Flandes. A partir de 1620 sus cuadros crecen en tamaño, la exhibición de elementos dispuestos sobre la mesa aumenta de manera espectacular y las líneas compositivas que forman las viandas dispuestas sobre el tablero se multiplican en todas direcciones, a la vez que abandona progresivamente las líneas piramidales o diagonales. Los contornos se hacen más redondos y fluidos y animan dinámicamente las composiciones; y las figuras crecen en emotividad y expresión. A partir de 1630 el barroquismo más exuberante domina sus producciones. El colorido ha evolucionado a tonalidades más claras pero más variadas, y aunque continúa colaborando con Rubens, que realiza las figuras de sus composiciones, sus cuadros ­denotan un mayor decorativismo de rica y variada disposición. En los últimos años, especialmente en la década de 1640, sufre un estancamiento y sus composiciones cierta regresión, y vuelve a las escenas de mercado de años atrás. Únicamente se atisba una cierta evolución en la inclusión de fondos de paisaje, en ocasiones realizados por Jan Wildens, con los que Snyders busca adecuarse a los gustos que comienzan a ­dominar el arte a mediados de siglo. La otra faceta en la que destacó Snyders fue la realización de cuadros de animales, que incluían cazas, fábulas y representaciones simbólicas, como son los conciertos de pájaros. Al igual que en sus bodegones, mantiene la misma atención a la representación naturalista de los elementos, logrando calidades insospechadas en las anatomías y en el aspecto físico de las figuras, pero en estas escenas cinegéticas dominan las composiciones más movidas y dinámicas. También para estas obras trabaja al lado de Rubens, quien pinta las figuras para los animales de Snyders y viceversa. La evolución es paralela a la que sufren sus bodegones, los tamaños crecen a lo largo de su carrera, tendiendo a ­hacerse más horizontales, contri­buyendo a la vivacidad de las escenas. A la vez el barroquismo de las composiciones se va multiplicando con escenarios decorativistas y efectistas, mientras que la técnica se vuelve más suave. El interés que despertó la obra de Snyders entre coleccionistas y príncipes de toda Europa tuvo en España un epílogo de notable calidad, con su partici­pación en las decoraciones para la Torre de la Parada, para donde realizó varias escenas de caza y fábulas. Por otra parte, los regalos de conocidos coleccionistas de pintura flamenca, como el marqués de Leganés, completaron la colección de Snyders que poseía Felipe IV y que se encontraba en el Alcázar de Madrid, lo que explica la abundante presencia de su pintura en el Prado.

Obras en el Prado

    - Guirnalda de flores y frutas, óleo sobre lienzo, 174 x 56 cm [P1420]. En colaboración con Rubens.
    - Ceres y dos ninfas, óleo sobre lienzo, 223 x 162 cm, h. 1620-1628 [P1664]. En colaboración con Rubens.
    - Ceres y Pan, óleo sobre lienzo, 177 x 279 cm, h. 1630 [P1672]. En colaboración con ­Rubens.
    - La caza del jabalí, óleo sobre lienzo, 109 x 192 cm, h. 1636-1640 [P1749].
    - Una despensa, óleo sobre lienzo, 99 x 145 cm, firmado, anterior a 1636 [P1750].
    - Perro con presa, óleo sobre lienzo, 106 x 174 cm [P1751].
    - Zorras perseguidas por perros, óleo sobre lienzo, 111 x 83 cm [P1752].
    - Fábula de la liebre y el galápago, óleo sobre lienzo, 112 x 84 cm, firmado [P1753].
    - Aves acuáticas y armiños, óleo sobre lienzo, 181 x 79 cm, firmado [P1754].
    - La gata y el zorro, óleo sobre lienzo, 181 x 103 cm, firmado [P1755].
    - Fábula del león y el ratón, óleo sobre lienzo, 122 x 84 cm [P1756].
    - La frutera o Bodegón con sirvienta, óleo sobre lienzo, 153 x 214 cm, firmado, h. 1631-1636 [P1757].
    - Concierto de aves, óleo sobre lienzo, 98 x 137 cm, h. 1631-1636 [P1758].
    - Jabalí acosado, óleo sobre lienzo, 98 x 101 cm, firmado [P1759].
    - Concierto de aves, óleo sobre lienzo, 79 x 151 cm, firmado [P1761].
    - Jabalí acosado, óleo sobre lienzo, 79 x 145 cm, firmado [P1762].
    - Toro rendido por perros, óleo sobre lienzo, 98 x 100 cm [P1763].
    - Lucha de gallos, óleo sobre lienzo, 158 x 200 cm [P1764].
    - Mesa, óleo sobre lienzo, 154 x 186 cm [P1767].
    - Bodegón, óleo sobre lienzo, 121 x 183 cm, firmado [P1768].
    - Caza de ciervos, óleo sobre lienzo, 123 x 156 cm [P1769].
    - El gallinero, óleo sobre lienzo, 99 x 144 cm [P1770].
    - Frutero, óleo sobre tabla, 70 x 102 cm [P1771].
    - Caza de venado, óleo sobre lienzo, 58 x 112 cm [P1772].
    - Orfeo y los animales, óleo sobre lienzo, 195 x 432 cm, firmado [P1844].
    - Filopomenes descubierto, óleo sobre lienzo, 201 x 311 cm, 1609-1610 [P1851].
    - Un mochuelo y multitud de pájaros, óleo sobre lienzo, 91,5 x 188 cm [P6177].
    - Concierto de aves, óleo sobre lienzo, 203 x 334 cm, firmado, 1661 [P7160].


user_50_frans_snyders_la_frutera_hacia_1631_36_leo_sobre_lienzo_153_x_214_cm_museo_nacional_del_del_prado

La frutera o Bodegón con sirvienta. Frans Snyders. Hacia 1631-36. Óleo sobre lienzo, 153 x 214 cm. Museo Nacional del del Prado. Este cuadro entró en la Colección Real hacia 1636, al ser regalada a Felipe IV por el marqués de Leganés.

La capacidad en el género de la naturaleza muerta que poseía Frans Snyders se manifiesta de manera extraordinaria en este cuadro. El artista incluyó la figura de una sirvienta, lo que ha dado nombre al cuadro. Snyders solía incluir figuras en sus óleos de mayor formato, que en ocasiones eran realizadas por Rubens, siendo habitual la colaboración entre ambos. Estas figuras se sitúan generalmente en uno de los extremos de la composición, dejando el espacio sobrante a la representación de los elementos naturales, como pescados, caza o frutas.

La perfecta captación de las texturas de los objetos representados, la inclusión de animales vivos, como el loro que picotea la fruta del cesto o el mono que huele la flor, son elementos frecuentes en la obra de Snyders. Como también lo son la exuberancia de los elementos, su diversidad y la variedad cromática empleada.


user_50_frans_snyders_concierto_de_aves

Concierto de aves. Cronología: Siglo XVII. Óleo sobre lienzo, 79 x 151 cm. Museo Nacioal del Prado. Procedencia: Colección Real. Obra de Frans Snyders.

Composición en la que aparecen diferentes aves: una cigüeña, un águila, un guacamayo rojo, etc. Repartidas en las ramas de un árbol, cantan en torno a una partitura de música. Como en muchas de las composiciones de Frans Snyders, las aves más grandes en los extremos, protegen a las más pequeñas.  Según Sánchez Cantón, procede de la colección del I Marqués de Leganés, Don Diego de Mejía y Felípez de Guzmán. Leganés, primo del conde duque de Olivares, llegó a tener unas cincuenta y dos obras de este autor según se sabe por la testamentaría de 1652-55. Posteriormente pasó a Colección Real. Las representaciones de distintas aves posadas sobre troncos de árboles a modo de Concierto de aves, en ocasiones junto a una partitura musical, fueron popularizadas por los artistas flamencos en las primeras décadas del siglo XVII, especialmente por Frans Snyders. Era bastante común en la época, llegando a tener el I marqués de Leganés en su colección, don Diego Messía Felípez de Guzmán, hasta cuatro conciertos de aves, conservándose dos de ellos en el Museo del Prado de mano de Frans Snyders (P01758 y P01761). En la primera mitad del XVII no era común tener obra de Snyders entre los coleccionistas madrileños. Ya será a partir de la segunda mitad del siglo cuando se generalice, disponiéndolos en las casas o palacios de los alrededores de la villa de Madrid. El  tema del Concierto es anterior a la moda cortesana barroca de tener pajareras: tiene su origen en la Edad Media, y en pintura tiene antecedentes previos a Snyders, con las representaciones de Eolo con las aves que se multiplicaron en los últimos años del XVI. Se utilizaban como decoración para sobreventanas, sobrepuertas o antechimeneas por los aficionados del Norte de Europa, importándose más tarde a España. Su significado simbólico se vincula con la representación de aves franciscana, que tenía que ver con la devoción mariana a Nuestra Señora de los Pájaros, originaria del siglo XIII.  También estos conciertos suelen ser considerados como alusiones al sentido del Oído, aunque la interpretación no es clara. Otras interpretaciones aluden a la posibilidad de que representen la Sabiduría, a través de la lechuza, animal emblema de este concepto, que en ocasiones parece dirigir estos bucólicos conciertos. Además, los conciertos de aves aluden al concierto y reglamentación natural, como sentido de equilibrio con la naturaleza, idea plasmada en la sistematización musical del canto de los pájaros. Así, por lo general, su significado tiene que ver con el concierto político y orden social del que gozaron los propietarios de estos cuadros durante el gobierno de los Archiduques Alberto de Austria e Isabel Clara Eugenia. Esto explica el éxito en los interiores burgueses y nobiliarios de donde han pasado a los principales museos, ya que tuvo mucha difusión esta temática entre los seguidores de Snyders: en los Países Bajos españoles (Flandes), Paul de Vos, Jan Fyt y Jan Van Kessel; en la República Holandesa, Gysbert, Melchior d´ Hondecoeter, Abraham Bisschot y Jacobus Victors reeelaboraron el tema haciéndolo más cortesano; y en Francia con Nicasius Bernaerts o Pieter Boel (Texto extractado de Pérez Preciado, José Juan en Colomer, José Luis: ARTE Y DIPLOMACIA de la Monarquía Hispánica en el siglo XVII, Ed. Fernando Villaverde, Madrid, 2003. pp. 281-285)

 7_concierto_de_aves_1436622703_126440

Concierto de aves. 1629 - 1630. Óleo sobre lienzo, 98 x 137 cm. Museo del Prado. Procedencia: Colección del I Marqués de Leganés, regalada a Felipe IV, 1652-55, nº 163; Colección Real (Real Alcázar, Madrid, cuarto bajo de verano, 1636, nº 860) Obra de Frans Snyders.

En la composición se observa un mochuelo sobre una rama, que dirige a las otras quince especies de aves, y sostiene una partitura entre las patas. Las representaciones de distintas aves posadas sobre troncos de árboles a modo de Concierto de aves, en ocasiones junto a una partitura musical, fueron popularizadas por los artistas flamencos en las primeras décadas del siglo XVII, especialmente por Frans Snyders. Era bastante común en la época, llegando a tener el I Marqués de Leganés en su colección, don Diego Messía Felípez de Guzmán, hasta cuatro conciertos de aves, conservándose dos de ellos en el Museo del Prado de mano del artista (P01758 y P01761). Además de los mencionados, ingresaron otros dos más en el Museo del Prado: uno del propio Snyders (P07160) y otro de su discípulo Jan Fyt (P01534). En la primera mitad del XVII no era común tener obra de Snyders entre los coleccionistas madrileños. Ya será a partir de la segunda mitad del siglo cuando se generalice, disponiéndolos en las casas o palacios de los alrededores de la villa de Madrid (como la del Almirante de Castilla o don Luis Méndez de Haro).  El  tema del Concierto es anterior a la moda cortesana barroca de tener pajareras: tiene su origen en la Edad Media, y en pintura tiene antecedentes previos al pintor flamenco, con las representaciones de Eolo con las aves que se multiplicaron en los últimos años del XVI. Se utilizaban como decoración para sobreventanas, sobrepuertas o antechimeneas por los aficionados del Norte de Europa, importándose más tarde a España. Su significado simbólico se vincula con la representación de aves franciscana, que tenía que ver con la devoción mariana a Nuestra Señora de los Pájaros, originaria del siglo XIII. Según se dice, bandadas de pájaros se acercaron a una arboleda de hayas fuera de Bruselas, atraídos por una imagen de la Virgen sujeta entre las ramas de los árboles. Por ello, en esta ciudad, capital de Flandes, existía una capilla franciscana dedicada a ella. Destruida en las luchas iconoclastas del XVI, se reconstruye a finales de siglo con jaulas de pájaros suspendidas del techo, contribuyendo con su canto a la liturgia particular de este templo. Se ha pensado en esta afinidad pues Snyders quiso enterrarse con el hábito franciscano. También estos conciertos suelen ser considerados como alusiones al sentido del Oído, aunque la interpretación no es clara. Otras interpretaciones aluden a la posibilidad de que representen la Sabiduría, a través de la lechuza, animal emblema de este concepto, que en ocasiones parece dirigir estos bucólicos conciertos. Además, los conciertos de aves aluden simbólicamente al concierto y reglamentación natural, como sentido de equilibrio con la naturaleza, idea plasmada en la sistematización musical del canto de los pájaros. Así, por lo general, su significado tiene que ver con el concierto político y orden social del que gozaron los propietarios de estos cuadros durante el gobierno de los Archiduques Alberto de Austria e Isabel Clara Eugenia. Esto explica el éxito en los interiores burgueses y nobiliarios de donde han pasado a los principales museos, ya que tuvo mucha difusión esta temática entre los seguidores de Snyders: en los Países Bajos españoles (Flandes), Paul de Vos, Jan Fyt y Jan Van Kessel; en la República Holandesa, Gysbert, Melchior d´ Hondecoeter, Abraham Bisschot y Jacobus Victors reeelaboraron el tema haciéndolo más cortesano; y en Francia con Nicasius Bernaerts o Pieter Boel. Como en muchas de las composiciones de Frans Snyders, las aves más grandes en los extremos, protegen a las más pequeñas. Entre ellas hay algunas especies extrañas a la fauna europea como el Ave del Paraíso de Raggi, procedente de Nueva Guinea y Australia o la Amazona frentiazul de América del Sur. Se han identificado otras especies como la abubilla, el arrendajo, el ampelis europeo, el camachuelo, etc. En cuanto a la partitura que sujeta la rapaz, algunos fragmentos de los títulos de las voces se pueden leer e indican que están escritos en francés, aunque el autor y la obra no se han identificado. Parece ser una composición a cuatro voces, posiblemente una chansón francesa. La música y la letra están escritas en lo que parece ser un librete con cuatro partes vocales (Texto extractado de Pérez Preciado, José Juan en Colomer, José Luis: ARTE Y DIPLOMACIA de la Monarquía Hispánica en el siglo XVII, Ed. Fernando Villaverde, Madrid, 2003. pp. 281-285).


 8concierto_de_aves_1661

Concierto de aves, 1661, óleo sobre lienzo, 203 x 334 cm. Museo del Prado. Procedencia: Legado Carlos Pérez-Seoane y Cullén, III duque de Pinohermoso, 1987. obra de Frans Snyders.

Las representaciones de distintas aves posadas sobre troncos de árboles a modo de Concierto de aves, junto a una partitura musical, las pusieron en boga los artistas flamencos en las primeras décadas del siglo XVII, especialmente Frans Snyders. El tema del Concierto de aves es anterior a la costumbre cortesana barroca de poseer jaulas de pájaros para el deleite: tiene su origen en la Edad Media, y en pintura tiene antecedentes previos al pintor, con las representaciones de Eolo con las aves que se multiplicaron en los últimos años del XVI. Se utilizaban como decoración para sobreventanas, sobrepuertas o antechimeneas por la aristocracia y burguesía de las zonas septentrionales europeas, importándose más tarde a España. Su significado simbólico se vincula con la representación de aves franciscana, relativa a la devoción mariana a Nuestra Señora de los Pájaros, originaria del siglo XIII. También estos conciertos suelen ser considerados como alusiones al sentido del Oído, aunque la interpretación no es clara. Además, los conciertos de aves aluden al concierto y reglamentación natural, en el sentido de equilibrio con la naturaleza, idea plasmada en la sistematización musical del canto de los pájaros. Así, por lo general, su significado tiene que ver con el concierto político y orden social del que gozaron los propietarios de estos cuadros durante el gobierno de los Archiduques Alberto de Austria e Isabel Clara Eugenia. Esto explica el éxito en los interiores burgueses y nobiliarios. En cuanto a las aves, se distinguen treinta especies: a la derecha de la composición, un gallo se dispone junto al gran pavo real que hace la rueda con su cola. Delante del mismo gallo se dejan ver una urraca y dos gallinas. Una extraña pareja oscura vuela cerca de la pata del gallo y por encima de lo que parece un chotacabras europeo. De esta pareja, el ejemplar que vuela hacia arriba tiene todo el aspecto de ser un martín pescador. Bajo la cola del gran pavo real, una pareja de abubillas coronadas por su característica cresta cremosa enmarca un variopinto grupo en el que una pareja de chocha perdiz vuelve la cabeza para mirar al espectador. La fila central de este grupo la forman un arrendajo, un cuco (en su morfo rojo) y tal vez un avefría. El ejemplar situado delante del arrendajo lo que más parece es un gorrión gigante y nada se puede afirmar respecto al que está tras el cuco. Una grajilla, en apariencia tan grande como un cuervo, se esconde tras la cola del pavo. En el árbol, a la espalda del gran guacamayo rojo, un pico menor contempla la llegada de un ejemplar dudoso, mientras por el tronco sube un pito real a la vez que desciende su pareja. Por la parte izquierda del tronco, un mirlo canta posado en la misma ramilla que una pareja de golondrinas y un extraño ser de cuello doblado que intenta ser un estornino. De una ramita inferior cuelga un carbonero común que observa la aproximación en vuelo de una amazona frentizaul y un pequeño jilguero. En la base del tronco, un pavo común, una pareja de avetoros, uno de ellos con extraño copete, otra de garzas reales y un cisne tienen entre sus patas a una serie de ejemplares. Entre los avetoros lanza su sonoro canto un arrendajo, mientras que el que se mueve a los pies de las garzas es un ánade silbón. El ejemplar que mira a lo lejos, hacia el gran pavo real, debe ser un ánsar doméstico. A su lado, una hembra de ánade difícil de determinar y muy cerca una hembra de serreta mediana con su curioso copete de plumas (Texto extractado de Gómez, Joaquín y otros: Las Aves en el Museo del Prado, 2010, pp. 175-176; Colomer, José Luis: ARTE Y DIPLOMACIA de la Monarquía Hispánica en el siglo XVII, Ed. Fernando Villaverde, Madrid, 2003. pp. 281-285).


 40filop_menes_descubierto    

Filopómenes descubierto. Hacia 1609. Óleo sobre lienzo, 201 x 313,5 cm. Museo del Prado. Obra de Pedro Pablo Rubens y Frans Snyders.

Este cuadro supone la primera colaboración entre Rubens y Snyders, ambos recién regresados a Amberes desde Italia. Representa una historia narrada por Plutarco, según la cual el poderoso general griego Filipómenes fue reconocido por sus anfitriones en el momento en que cortaba madera para ayudarles a preparar un banquete que se iba a celebrar en su honor. El argumento permitía transmitir conceptos como la humildad y la grandeza de espíritu, a la par que incluir una naturaleza muerta, evidenciando la capacidad de Snyders para tratar este asunto. Rubens realizó un boceto para la escena (París, Musée du Louvre) que demuestra que fue él quien inventó toda la composición, y que Snyders siguió sus instrucciones. El cuadro se documenta por primera vez en 1666 en el Alcázar de Madrid.


 1orfeo_y_los_animales_obra_de_frans_snyders_en_colaboraci_n_con_theodoor_van_thulden

Orfeo y los animales. 1636 - 1638. Óleo sobre lienzo, 195 x 432 cm. Museo del Prado. Obra de Frans Snyders en colaboración con Theodoor van Thulden

Este episodio de Orfeo ilustra la belleza de su música y cómo conseguía encandilar a personas y animales, tal y como lo cuenta Ovidio en el libro X de las Metamorfosis (145 y ss.): "(...)A tal bosque había congregado el poeta, y estaba sentado en el centro de una reunión de fieras y una multitud de aves; después de tantear suficientemente con el pulgar las cuerdas que rasgaba y percibir que estaban afinados los diferentes acordes, aunque sonaran distintos, entonó la siguiente canción".

Esta historia es inmediata a la muerte, por segunda vez, de Eurídice, cuando Orfeo se retira de la humanidad y comienza a cantar desesperado por la pérdida de su mujer. Finalmente será despedazado por las bacantes y morirá reuniéndose por fin con su amada. S. Alpers, autora del único estudio completo del encargo de Rubens para la Torre de la Parada hasta la fecha, consideraba esta obra como de Paul de Vos, pero una reciente restauración ha revelado las firmas de Snyders y T. V. Thulden, si bien en el inventario de 1700 de la Torre de la Parada se consideraba de mano de Rubens.

El lienzo representa un paisaje y un grupo de animales fruto de la colaboración de Snyders en el proyecto. A pesar de los problemas de denominación que encontramos en las cartas del Cardenal Infante sobre un Esneyre encargado de realizar pinturas sobre cacería (problema planteado, entre otros, por S. Alpers en su libro) parece que fue Syders, como supone A. Vergara en su tesis, entre otros, el encargado de realizar pinturas para la decoración de la Torre de la Parada con motivos de cacería, unas obras que Rubens delegó desde un primer momento en la figura de su colaborador. Así vemos multitud de animales en diferentes posturas pintados de una manera muy realista. No se conserva boceto preparatorio de Rubens para esta obra, del que S. Alpers duda que exista. Si esto fuera así este lienzo podría pertenecer al encargo de Snyders más que al de Rubens para la decoración, representado animales similares a los que aparecen en esta obra en las obras de cacería.

Los lienzos para la Torre de la Parada fueron realizados en torno a 1636-1638 aproximadamente, siguiendo la correspondencia entre el Cardenal Infante Don Fernando, gobernador de Flandes en el momento del encargo, y su hermano el rey Felipe IV.

La decoración de la Torre de la Parada, en cuyo proyecto también participaron otros autores como Velázquez, fue el mayor encargo que Rubens recibió de Felipe IV. A partir de 1636 se enviaron desde Amberes a Madrid más de sesenta obras para esta casa de recreo situada en los montes del Pardo. La mayor parte de las escenas narraban las pasiones de los dioses, según fueron descritas en las Metamorfosis del poeta romano Ovidio y otras fuentes clásicas. Para llevar a cabo un proyecto tan amplio, Rubens realizó pequeños bocetos sobre tabla, donde capta la esencia moral de las historias y las actitudes de los personajes. Estos bocetos sirvieron de base para la elaboración de los lienzos definitivos.

El Museo del Prado conserva diez de los bocetos de Rubens, nueve de ellos donados en 1889 por la duquesa de Pastrana, y uno adquirido en el año 2000. El Prado también conserva la mayoría de los lienzos realizados a partir de los diseños de Rubens para la decoración de este lugar (muchos de los cuadros fueron pintados por otros artistas).


 16un_mochuelo_y_multitud_de_p_jaros

Un mochuelo y multitud de pájaros. Siglo XVII, óleo sobre lienzo, 91,5 x 188 cm. Museo Nacioal del Prado. Obra de Frans Snyders
    
En este cuadro los distintos ejemplares muestran una interesante organización que nos ofrece la oportunidad de visualizar una costumbre muy extendida entre las aves, ya que hay una clara animadversión entre las especies diurnas y las rapaces nocturnas, de tal modo que, cuando una de estas rapaces se desplaza en pleno día, aquéllas suelen acosarla de forma violenta, tal y como parece ocurrir en este cuadro. La escena principal la forman dos grupos enfrentados con todos sus miembros mirando fijamente al mochuelo central que, a su vez, parece contemplar al espectador. En el grupo de la izquierda, un azor y un martín pescador descienden en picado, al mismo tiempo que, más a la derecha, se lanza un ampelis europeo con su distintiva franja amarillenta en el extremo de la cola. Este es un caso interesante puesto que el ampelis es una especie común en los Paises Bajos, pero no se encuentra en España.

Por debajo del ampelis, un arrendajo con sus oscuros bigotes y una abubilla con su típica cresta se lanzan, asimismo, en picado. No ocurre lo mismo debajo del azor, donde un ejemplar adulto de avefría vuela en horizontal mientras un joven de su misma especie, con parte del cuello en tonos blancos, gira la cabeza en dirección a la amazona frentiazul. Si la joven avefría mirara hacia delante, vería un limícola (probablemente una chocha perdiz).

En cuanto al grupo de la derecha, ni la rapaz es con total seguridad un azor, ni se puede confirmar la especie a la que pertenece el pico que la acompaña, puesto que ninguna variedad presenta un diseño tan blanco por detrás de la cabeza, ni la frente tan roja como parece tenerla este ejemplar. No hay duda, en cambio, respecto al arrendajo y el pito real que vuela bajo ellos, ni con el martín pescador y la oropéndola que se encuentran en el plano inferior. No obstante, resulta extraño que, tanto al martín pescador de un lado como al del otro, Snyders les haya pintado un color erróneo del pecho, amarillo en vez de naranja (Gómez, Joaquín y otros: Las Aves en el Museo del Prado, 2010, 176-177).


 11toro_rendido_por_perros

Toro rendido por perros. Cronología: Siglos XVI - XVII, óleo sobre lienzo, 98 x 100 cm. Museo Nacioal del Prado. Obra de Frans Snyders. Once perros dominan a un toro en tierra; dos de ellos aúllan, atrapados por el peso de su propia víctima. En los catálogos se indica que fue salvado del incendio del Alcázar de Madrid en 1734.


user_50_0frans_snyders_bodeg_n_cronolog_a_primera_mitad_del_siglo_xvii_leo_sobre_llienzo_121_cm_x_183_cm_museo_nacioal_del_prad

Bodegón. Primera mitad del siglo XVII. Óleo sobre lLienzo, 121 x 183 cm. Museo Nacioal del Prado. Obra de Frans Snyders.


 2_caza_de_venado

Caza de venado. Cronología: Siglos XVI - XVII. Óleo sobre lienzo, 58 x 112 cm. Museo Nacioal del Prado. Obra de Frans Snyders.


 3_zorras_perseguidas_por_perros

Zorras perseguidas por perros. 1630 - 1640. Óleo sobre lienzo, 111 x 83 cm. Museo Nacioal del Prado. Obra de Frans Snyders.


 4aves_acu_ticas_y_armi_os

Aves acuáticas y armiños. Cronología; Primera mitad del siglo XVII, óleo sobre lienzo, 181 x 79 cm. Museo Nacioal del Prado. Obra de Frans Snyders.


 5la_gata_y_el_zorro

La gata y el zorro. Cronología: Siglos XVI - XVII, óleo sobre lienzo, 181 x 103 cm. Museo Nacioal del Prado. Obra de Frans Snyders.


 6f_bula_del_le_n_y_el_rat_n

Fábula del león y el ratón. Cronología: Primera mitad del siglo XVII, óleo sobre lienzo, 122 x 84 cm. Museo Nacioal del Prado. Obra de Frans Snyders.


 9jabal_acosado

Jabalí acosado, 1636 - 1639, óleo sobre lienzo, 79 x 145 cm. Museo Nacioal del Prado. Obra de Frans Snyders.


 10_jabal_acosado

Jabalí acosado. Siglo XVII, óleo sobre lienzo, 98 x 101 cm. Museo Nacioal del Prado. Obra de Frans Snyders.


 12lucha_de_gallos

Lucha de gallos, c. 1636, óleo sobre lienzo, 158 x 200 cm. Museo Nacioal del Prado. Obra de Frans Snyders


 13_1436624265_789171

Frutero, c. 1636óleo sobre lienzo, 70 x 102 cm. Museo Nacioal del Prado. Obra de Frans Snyders


 14caza_de_ciervos

Caza de ciervos. Siglo XVII, óleo sobre lienzo, 123 x 156 cm. Museo Nacioal del Prado. Obra de Frans Snyders


 15el_gallinero

El gallinero. Primera mitad del siglo XVII, óleo sobre lienzo, 99 x 144 cm. Museo Nacioal del Prado. Obra de Frans Snyders



Otras obras


 26_frans_snyders_002

La caza, 1625-1650. Obra de Frans Snyders


 35frans_snyders_return_from_the_hunt_wga21532

Return from the Hunt, c. 1610. Obra de Frans Snyders


 43la_caza_del_ciervo_segundo_cuarto_del_siglo_xvii_leo_sobre_lienzo_220_420_cm_museos_reales_de_bellas_artes_de_b_lgica_bruselas

La caza del ciervo, segundo cuarto del siglo XVII, óleo sobre lienzo, 220 × 420 cm, Museos reales de Bellas Artes de Bélgica, Bruselas. Obra de Frans Snyders


 44_frans_snyders_still_life_with_a_wine_cooler_google_art_project

Still Life with a Wine Cooler, c. 1610-1620. Obra de Frans Snyders


 45_frans_snyders_and_workshop_the_boar_hunt_google_art_project

Wild Boar Hunt, c. 1650. Oil on canvas, 194 x 340 cm. Rockox House, Antwerp. Obra de Frans Snyders


 46_frans_snyders_group_of_birds_perched_on_branches_wga21528

Group of Birds Perched on Branches, c. 1630. Obra de Frans Snyders


 47_frans_snyders_still_life_with_a_swan_google_art_project

Still life with a Swan, 1640. Obra de Frans Snyders


 48_snyders_dogs_fighting

Dogs fighting. Obra de Frans Snyders


 49_snyders_frans_porcupines_and_vipers_google_art_project

Porcupines and vipers. Obra de Frans Snyders


 50frans_snyders_fruit_stall_wga21518

Fruit Stall, c. 1618-21. Obra de Frans Snyders


 17frans_snyders_still_life_with_a_swan_google_art_project

Still life with a Swan, c. 1640. Obra de Frans Snyders


 18frans_snyders_and_workshop_the_boar_hunt_google_art_project

The boar hunt, c. 1650. Obra de Frans Snyders


 19_still_life_with_fruit_dead_game_vegetables_a_live_monkey_squirrel_and_cat_by_frans_snyders

Still Life with Fruit, Dead Game, Vegetables, a live Monkey, Squirrel and Cat by Frans Snyders, Oil on canvas, 81 x 118 cm, Hohenbuchau Collection, on permanent loan to Liechtenstein, The Princely Collections, Vienna. Obra de Frans Snyders


 20frans_snyders_workshop_k_mpfende_katzen

Stillleben mit kämpfenden Katzen. Obra de Frans Snyders


 31_frans_snyders_concert_of_birds_wga21527

Concert of Birds, c. 1630. Obra de Frans Snyders


 22fable_of_the_fox_and_the_heron

Fable of the Fox and the Heron, c. 1657. Obra de Frans Snyders


 23frans_snyders_flowers_and_fruit

Flowers and fruit. Obra de Frans Snyders


 24frans_snyders_group_of_birds_perched_on_branches_wga21528

Group of Birds Perched on Branches, c. 1630. Obra de Frans Snyders


 25frans_snyders_lying_lioness

Lying Lioness. Obra de Frans Snyders


 27frans_snyders_deux_chiens_dans_un_garde_manger

Deux chiens dans un garde-manger. Obra de Frans Snyders


 29snyders_dogs_fighting

Dogs fighting. Obra de Frans Snyders


 30_still_life_with_fruit_wan_li_porcelain_and_squirrel

Still Life with Fruit, Wan-Li Porcelain, and Squirrel, 1616. Obra de Frans Snyders


 31snyders_boar_hunting

Boar hunting, c. 1620. Obra de Frans Snyders


 32_frans_snyders_and_workshop_the_boar_hunt_google_art_project

The boar hunt, c. 1650. Obra de Frans Snyders


 33frans_snyders_a_greyhound_catching_a_young_wild_boar

Greyhound Catching a Young Wild Boar. Obra de Frans Snyders


 34frans_snyders_hounds_bringing_down_a_boar_wga21530

Hounds Bringing down a Boar. Obra de Frans Snyders


 36_frans_snyders_wild_boar_hunt_wga21529

Wild Boar Hunt. Obra de Frans Snyders


 37frans_snijders_keukenstilleven

Keukenstilleven, c. 1615. Obra de Frans Snyders


 39frans_snyders_cook_with_food_wga21509

Cook with Food, c. 1630. Obra de Frans Snyders


 41frans_snyders_still_life_with_fruit_and_vegetables

Still Life with Fruit and Vegetables. Obra de Frans Snyders


 40_frans_snyders_the_pantry

La despensa, c. 1620. Obra de Frans Snyders


 42frans_snyders_the_fruit_basket_wga21511

The Fruit Basket, c. 1633. Obra de Frans Snyders  


 43frans_snyders_kitchen_still_life_wga21517

Kitchen Still-Life, c. 1605-10. Obra de Frans Snyders


 44a_game_stall_by_franz_snyder_yorag_802

A Game Stall, c. 1625. Obra de Frans Snyders


 45_boeckhorst_peasants

Peasants on the Way to the Market, c. 1630-40. Obra de Frans Snyders


 46frans_snyders_the_fishmonger_wga21514

The Fishmonger. Obra de Frans Snyders


 47frans_snyders_fishmonger_s_wga21512

Fishmonger's. Obra de Frans Snyders


 48frans_snyders_fish_stall_wga21521

Fish Stall, c. 1618-21. Obra de Frans Snyders


 65_frans_snyders_la_poissonnerie

La Poissonnerie. Obra de Frans Snyders


 49_frans_snyders_still_life_with_dead_game_fruits_and_vegetables_in_a_market_wga21538

Still-Life with Dead Game, Fruits, and Vegetables in a Market, 1614. Obra de Frans Snyders


 50frans_snyders_the_butcher

The Butcher. Obra de Frans Snyders


 51frans_snyders_the_game_dealer

The game dealer, c. 1610. Obra de Frans Snyders


 52_frans_snyders_005

La despensa y la niña de la gallina, c. 1625-50. Obra de Frans Snyders


 53_frans_snijders_etal_de_piossonniers

Etal de piossonniers. Obra de Frans Snyders


 54_frans_snyders_fruit_and_vegetable_stall_wga21515

Fruit and Vegetable Stall. Obra de Frans Snyders


 55frans_snyders_fruit_stall_wga21520

Fruit Stall, c. 1618-21. Obra de Frans Snyders


 56snyders_fish_shop

Fish shop, 1616. Obra de Frans Snyders


 57rubens_peter_paul_and_snyders_frans_ceres_mit_zwei_nymphen_1620_1628

Ceres mit zwei Nymphen. Obra de Peter Paul Rubens y Frans Snyders


 58_diana_and_her_nymphs_spied_upon_by_satyrs_1616

Diana and her Nymphs Spied Upon by Satyrs, 1616. Obra de Peter Paul Rubens y Frans Snyders


 28medusa_1617_obra_de_rubens_con_la_colaboraci_n_de_frans_snyders

Medusa 1617. Obra de Peter Paul Rubens y Frans Snyders


 59peter_paul_rubens_and_frans_snyders_ceres_and_pan_1615

Ceres and Pan, 1615. Obra de Peter Paul Rubens y Frans Snyders


 60pythagoras_advocating_vegetarianism_1618_20_peter_paul_rubens

Pythagoras advocating vegetarianism, c. 1618-20. Obra de Peter Paul Rubens y Frans Snyders


 61_frans_snyders_still_life_with_terms_and_a_bust_of_ceres

Still Life with Terms and a Bust of Ceres, c. 1630. Obra de Frans Snyders


 62frans_snyders_still_life_wga21534

Still-Life, c. 1612. Obra de Frans Snyders


 63_frans_snyders_still_life_with_fruit_basket_and_game_wga21536

Still-Life with Fruit Basket and Game, c. 1620. Obra de Frans Snyders


 64_frans_snyders_stillleben_mit_obstschale_v_geln_und_fensterausblick

Stillleben mit Obstschale, c. 1610. Vögeln und Fensterausblick, 46 x 64 cm, Öl auf Holz, Kunsthandel. Obra de Frans Snyders  

 
 66_frans_snyders_still_life_with_a_lobster
 
Still Life with a Lobster. Obra de Frans Snyders


 zx_frans_snyders_still_life_wga21537

Still-Life, c. 1616. Obra de Frans Snyders


 67still_life_with_fruit_wan_li_porcelain_and_squirrel

Still Life with Fruit, Wan-Li Porcelain, and Squirrel, 1616. Obra de Frans Snyders


 frans_snyders_still_life_with_a_basket_of_fruit_wga21523

Still-Life with a Basket of Fruit, c. 1640. Obra de Frans Snyders  


 800px_stillleben_17jh_mit_jagdhunden

Still life with dead hares and birds, armchair, hounds, hunting gun. Obra de Frans Snyders


 z_frans_snyders_nature_morte_li_vre_raisins_homard

Nature morte-lièvre-raisins-homard, c. 1613. Obra de Frans Snyders


 800px_studio_of_frans_snyders_still_life_of_artichokes_grapes_and_a_melon_in_a_basket_a_hung_peacock

Still life of artichokes, grapes and a melon in a basket, a hung peacock, roebuck and grouse, together with a Parrot and a Monkey, a cat jumping through a window beyond oil on canvas, 169.3 x 120.6 cm. Obra de Frans Snyders

 snyders_frans_grapes_peaches_and_quinces_in_a_niche

Grapes, Peaches and Quinces in a Niche. Obra de Frans Snyders



 42snyders_y_su_esposa_por_antoon_van_dyck_kassel

Frans Snyders y su esposa, por Antoon van Dyck, Kassel.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al pintor flamenco Frans Snyders. Se especializó en pintar animales y bodegones. Fue uno de los primeros grandes especialistas animaliers. Se considera que él creó dos nuevos tipos de pintura: la naturaleza muerta de caza y las «despensas». Colaboró con Rubens, quien frecuentemente le utilizó para pintar animales, fruta y bodegones en sus propios cuadros.


Fuentes y agradecimientos a: museodelprado.es, pintura.aut.org, commons.wikimedia.org, es.wikipedia.org, artcyclopedia.com museothyssen.org y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Frans Snyders 
 
Los trazos geniales que encumbraron a Rubens y a Rembrandt

La Fundación Barrié de A Coruña muestra 90 dibujos de los grandes maestros holandeses y flamencos del siglo de Oro



 000_1551184354_844706
 
'Estudios de una figura masculina descendiendo', de Peter Paul Rubens. PAUL ROBINS

Casi siempre se suele creer que el dibujo es el peldaño anterior a la auténtica obra de arte, la pintura. Lo cierto es que ha sido quizás la forma de expresión más personal y auténtica de los creadores a lo largo de la historia. Rembrandt, por ejemplo, empuñaba sus lápices y sus tizas para plasmar las ideas que le brotaban de repente. También a través de garabatos aparentemente improvisados ensayaba futuras composiciones. Pero, la mayor parte de las veces, el dibujo era el objetivo final, la obra definitiva. El planteamiento del maestro barroco fue similar al de muchos de los numerosos artistas que brillaron en el siglo de Oro holandés, tal como se demuestra en la exposición Trazos maestros: dibujos holandeses y flamencos del Victoria and Albert Museum que entre el 1 de marzo y 23 de junio se puede ver en la Fundación Barrié en A Coruña. El museo gallego se suma así a la conmemoración mundial del 350º aniversario de la muerte de Rembrandt y 450º de la de Pieter Brueghel el Viejo.


 frans_snyders_bodeg_n_con_caza_sobre_la_mesa_sobre_1615

Frans Snyders - Bodegón con caza sobre la mesa, sobre 1615

La historiadora Louise Cooling, exconservadora del Victoria and Albert Museum (V&A) mantiene que hasta no hace mucho tiempo el conocimiento profundo y exhaustivo del dibujo en la Edad de Oro estaba reservado al ámbito académico. La opacidad se rompió con la publicación, en 2014, de un completo catálogo en el que se recogía la investigación realizada por dos autoridades mundiales en la materia: Jane Shoaf Turner (Jefa de Rijksprentenkabinet, Ámsterdam) y Christopher White (exdirector del Ashmolean Museum, Oxford). Los dos expertos dedicaron una década completa a analizar cada una de las obras albergadas en los fondos del V&A, una de las instituciones que más fondos atesora, alrededor de 700 piezas realizadas a lo largo de 400 años.


 jacob_savery_kerm_s_popular_1598

Jacob Savery - Kermés popular, 1598

La exposición que llega a A Coruña, procedente del V&A, suma 90 obras de maestros mundialmente conocidos como Rembrandt van Rijn, Peter Paul Rubens, Anthony van Dyck o Brueghel el Viejo junto a otros menos populares como Hans Bol y Matthijs Cock, Jan Swart van Groningen, Lambert Lombard y Pieter Coecke van Aelst.

La muestra ocupa toda la planta principal del edificio dedicada a las muestras temporales. Sobre paredes pintadas de gris verdoso, los dibujos se suceden siguiendo un orden cronológico organizado en torno a las dos grandes estrellas de la muestra: Rubens y Rembrandt. Para que el espectador se sitúe ante las obras, grandes paneles explicativos hablan de las circunstancias sociales y políticas que rodearon el trabajo de los artistas. Se cuenta que, a lo largo del siglo XVII, la economía se expandió y surgió una nueva identidad nacional, con la creación de la República de los Países Bajos en el norte. Simultáneamente, el sur de la región, controlado por España y usualmente denominado Flandes, asistió a un auge del arte y la cultura, dirigido por Peter Paul Rubens, confirmando a Amberes como uno de los principales centros creativos europeos. El sur católico constituía un mercado floreciente para los temas religiosos, mientras que en la República de los Países Bajos, de mayoría protestante, predominaban los paisajes, los bodegones y las escenas de “género” de la vida diaria. Al emigrar al norte los creadores protestantes, las ciudades (entre ellas Ámsterdam, Haarlem y Utrecht) surgieron como poderosos centros artísticos.


 jacob_jordeans_cazador_con_sus_perros_sobre_1635

Jacob Jordeans - Cazador con sus perros, sobre 1635

Dividida en cinco grandes apartados, la exposición incide en mostrar similitudes y contrastes entre los artistas a partir de temas como paisajes, retratos, estudios botánicos y de figuras o diseños para vidrieras. La sucesión de dibujos de diferentes tamaños, técnicas y soportes se rompe con el análisis detallado de obras de Rembrandt y de Rubens. Para el despliegue de Rembrandt, la comisaría ha elegido el Estudio del actor Willen Ruyter como campesino (hacia 1634). En las viñetas que rodean al dibujo se llama la atención sobre como el asista realizó varios ensayos sobre el rostro del actor y como a éste le incorpora ropas de campesino. Rembrandt recurrió a modificar con el dedo los trazos del dibujo y, para lograr un mayor contraste de los contornos, tiñó el papel de marrón claro para que contrastara con la tinta oscura que usó para hacer la silueta del actor.

La segunda obra con despliegue especial dentro de la exposición es Estudio de mujer sentada (hacia 1606), de Rubens. La delicada imagen de la joven con la que representa a la Virgen es también la elegida para el cartel promocional de la muestra que se puede ver por todo el centro de la ciudad. Se trata de un dibujo realizado con tiza negra y roja, que Rubens empezó a ensayar durante su periodo de aprendizaje en Italia. Es un estudio preparatorio para la pintura La circuncisión de Cristo que se encuentra en una iglesia de Génova.


 hans_bol_carreta_cubierta_cruzando_la_carretera_entre_dos_posadas_1580

Hans Bol - Carreta cubierta cruzando la carretera entre dos posadas, 1580


elpais.com / fundacionbarrie.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Frans Snyders 
 
La Fundación Barrié presenta en su sede de A Coruña la exposición organizada por el Victoria and Albert Museum de Londres.

Lugar: Fundación Barrié. Cantón Grande, 9 - 15003 A Coruña
 
Fechas: 1 de marzo – 23 de junio de 2019





Exposición: "Trazos maestros: dibujos holandeses y flamencos del Victoria and Albert Museum"
 
 

 00_1551172806_187820

A Coruña, 8 de enero de 2019. Rembrandt van Rijn, Peter Paul Rubens, Sir Anthony van Dyck y Brueghel el Viejo son algunos de los nombres que forman parte de la exposición “Trazos maestros: dibujos holandeses y flamencos del Victoria and Albert Museum” y que la Fundación Barrié acoge en su sede de A Coruña a partir del 1 de marzo. La muestra, comisariada por Louise Cooling, anterior comisaria adjunta del V&A, está compuesta por 90 obras de los siglos XVI al XIX pertenecientes a la colección de dibujos holandeses y flamencos de la Edad de Oro del Victoria and Albert Museum, una de las más destacadas y extensas de Gran Bretaña. Tras su presentación en Londres y su paso por Estados Unidos, la presentación en la Fundación Barrié es la primera en Europa, fuera del museo británico.


 rembrandt_estudio_del_actor_willem_ruyter_como_campesino_c_1634_8

Rembrandt - Estudio del actor Willem Ruyter como campesino, c. 1634-38
 
Con esta exposición, que coincide con la conmemoración del 350 aniversario de la muerte de Rembrandt y del 450 aniversario de la muerte de Pieter Brueghel el Viejo en 2019, la Fundación Barrié continúa acercando a Galicia obras de grandes maestros del arte nacional e internacional.
 
Durante el transcurso de la exposición, la Fundación Barrié organizará una serie de actividades complementarias, entre ellas talleres didácticos para centros de enseñanza, colectivos de diversidad funcional y familias.


 rubens_estudio_de_mujer_sedente_la_virgen_c_1606

Rubens - Estudio de mujer sedente (La Virgen), c. 1606


La exposición

La exposición se divide en 5 grandes apartados, ofreciendo así un recorrido por un periodo de extraordinaria prosperidad y producción artística: Pre-Edad de Oro; Religión y Mitología; Personas; Paisajes y Pos-Edad de Oro. Obras de referentes ineludibles en la historia del arte estarán acompañadas de ricas colecciones de otros artistas de menor renombre de la Edad de Oro, tales como Hans Bol y Jacob Jordaens, pero que demuestran la diversidad y duradera excelencia artística y técnica de los artistas holandeses del XVII.
 
La muestra incluye retratos, estudios de figuras, escenas de género, paisajes y estudios botánicos, además de diseños de vidrieras, tapices y grabados. Se agruparán los dibujos temática y cronológicamente para demostrar tanto los contrastes como las similitudes entre los estilos artísticos y las prácticas de los artistas que trabajaban en el norte y el sur de los Países Bajos en dicho periodo.


 atribuido_a_jan_brueghel_el_viejo_viajeros_en_una_carreta_al_borde_de_una_colina_con_bosque_a_la_derecha_c_1619

Atribuido a Jan Brueghel el Viejo - Viajeros en una carreta al borde de una colina con bosque a la derecha,c. 1619
 
La muestra comenzará con dibujos holandeses del siglo XVI, demostrando el desarrollo de temas de paisaje, género y religiosos del siglo anterior a la Edad de Oro. Entre las obras destacadas están los primeros paisajes de Hans Bol y Matthijs Cock, además de obras religiosas de Jan Swart van Groningen, Lambert Lombard y Pieter Coecke van Aelst.
 
Como parte de una selección de dibujos del XVII, se mostrará una importante colección de estudios de figuras formando parte central de la composición. También presentará estudios preparatorios del natural, dibujos de retratos y piezas de género, incluyendo un raro dibujo a acuarela de Jacob Savery. La muestra explora también cómo los artistas de la Edad de Oro del norte y el sur de los Países Bajos se relacionaban con el mundo natural por medio de paisajes, naturalezas muertas y estudios de flores. Se presentarán paisajes de los artistas flamencos Paul Bril y Jan Breughel el Viejo, así como pioneros de la tradición paisajística holandesa como Cornelis Vroom y Jan van Goyen, además de un importante paisaje tardío de Rembrandt.


 van_dyck_cristo_coronado_con_espina_antes_de_1621

Van Dyck - Cristo coronado con espina, antes de 1621
 
Una de las secciones de la exposición se dedicará a temas religiosos, mitológicos y alegóricos, entre los que  se incluyen dibujos de Rembrandt y Van Dyck, que representan los contrastes entre temas religiosos de la República Protestante de los Países Bajos y el sur de los mismos, de la Contrarreforma católica, en el siglo XVII. Entre las más destacadas se incluye el primer dibujo preparatorio de Van Dyck para la perdida Cristo coronado de espinas, anteriormente en el Kaiser Friedrich Museum de Berlín, pero destruido en la Segunda Guerra Mundial.
 
La exposición concluirá con una selección de dibujos de los siglos XVIII y XIX, que demuestran la influencia continua del arte de la Edad de Oro en los artistas activos en un periodo de cambio geográfico y político en el norte y el sur de los Países Bajos.
 
Trazos maestros: dibujos holandeses y flamencos sigue un estudio de 10 años realizado por Sir Christopher White, antiguo director del Ashmoleum Museum de Oxford y Jane Shoaf Turner, jefa del Rijksprentenkabinet de Ámsterdam, con el objetivo de catalogar y debatir cada una de las obras de la extensa colección de aproximadamente 700 dibujos holandeses y flamencos que abarcan un periodo de más de 400 años, explorando descubrimientos recientes y re-atribuciones.


Más info e imágenes: http://www.fundacionbarrie.org/pren...razos-maestros#
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario