Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Felipe De Castro
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje 
Mensaje Felipe De Castro 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al escultor español Felipe de Castro. Está considerado el iniciador del neoclasicismo en España. Escultor de cámara de Fernando VI desde 1747, trabajó en el palacio real nuevo. Entre sus obras, destacan Fernando VI entregando los estatutos de la Academia y los bustos de Fernando VI y de Bárbara de Braganza.


 0felipe_de_castro_noia_060828

Busto del escultor Felipe de Castro en 1886, por Juan Sanmartín y Serra (1830-1898).

Felipe de Castro (Noya, La Coruña, 10 de junio de 1704 de 1711 - Madrid, 25 de agosto de 1775) Escultor español. La obra de Felipe de Castro marca en la escultura la inflexión hacia el neoclasicismo. Castro ofrece la imagen del artista culto que además de ser escultor y excelente dibujante fue escritor y poeta, facetas a las que se une su actividad de profesor académico. Nacido en la comarca de Noya en los primeros años del siglo XVIII, su primera formación tiene lugar en Santiago junto a Miguel de Romay para pasar después a Portugal y finalmente a Sevilla, donde entra en el taller de Pedro Duque Cornejo con el que permanece siete años. No obstante, poco quedará en Castro del barroquismo del imaginero sevillano, pues una dilatada estancia en Roma (1733-1746) le permitió colaborar primero con Giuseppe Rusconi, discípulo del famoso escultor Camilo Rusconi, y después con Filippo della Valle. Alumno de la Academia de San Lucas de Roma ganará en 1739 la primera medalla de escultura y más adelante será nombrado Académico de Mérito.

El eco de la fama ganada en Roma llega a oídos del rey Felipe V, quien lo hace venir a España a fines de 1746. Al año siguiente el rey Fernando VI le nombra su escultor personal y, como artista que goza de la confianza regia, es designado director extraordinario de escultura de la Academia para mantener la Junta Preparatoria bajo el directo control real. Análogas pretensiones regias encierra el nombramiento de Felipe de Castro en 1749, como codirector del taller de escultura del Palacio Real, cuyos trabajos se repartirá a medias con Olivieri. En una carrera ascendente de cargos y honores, Castro será nombrado en 1752 tras la inauguración de la Academia, director de Escultura al frente de tres tenientes directores: Luis Salvador Carmona, Juan Pascual de Mena y Roberto Michel. Finalmente en 1763 conseguirá ser nombrado director general de la Academia.

La intensa actividad docente y directiva llevada a cabo por Felipe de Castro le impidió plasmar una amplia obra escultórica, a pesar de su larga vida, ya que muere en 1775. Como cabe esperar de un artista con su trayectoria, la escultura de Castro se inscribe casi exclusivamente bajo el epígrafe de arte oficial o arte cortesano. Su participación en el programa del Padre Sarmiento para el Palacio Real Nuevo, puesto en marcha en 1749, el mismo año de su incorporación como director al obrador real, le llevó a esculpir algunos reyes, entre ellos los monarcas reinantes Fernando VI y Bárbara de Braganza, a quienes había retratado nada más llegar a España; bustos que ocupan hoy el ático de la fachada principal. También esculpió a Ataúlfo, Walia, Turismundo y Enrique IV, además de Felipe II -uno de los mejores, acertado en el parecido y en la actitud- así como a Luis I, para la balaustrada de palacio. Las estatuas de los emperadores Trajano y Arcadio, para el piso principal, muestran la asimilación de la escultura romana, cuyo clasicismo sirve de contrapunto a las estatuas de Teodosio y Honorio, más esbeltas y gráciles, de Olivieri.

Realizó también Castro el famoso León de la fachada principal y otro más para la escalera de Palacio, además del boceto en barro de la Batalla del Salado, tema de una de las medallas militares de la galería. También participó con Roberto Michel y otros maestros en el conjunto de Ángeles en estuco que decora la Capilla Real. Importante es la aportación de Felipe de Castro al retrato regio, coincidiendo con el reinado de Fernando VI. Así, por encargo real ejecutará entre 1746 y 1747 los bustos de Fernando VI y Bárbara de Braganza, posando los reyes para el escultor. Se conservan los modelos en yeso de los citados bustos en la Academia de San Fernando, que sirvieron para realizar la pareja de retratos en mármol que firmados por Castro guardan las Salesas Reales. Estos bustos se hicieron por orden de Carlos III y representan a los reyes idealizados; Fernando VI, con la cabeza coronada de laurel, como un nuevo Apolo. La evolución hacia el neoclasismo patente en estos bustos ha hecho desaparecer el ímpetu expresivo que conservaban los retratos de Olivieri.

Muy interesantes para conocer la personalidad artística de Felipe de Castro son los numerosos dibujos, tanto de tema mitológico como religioso que de él se conservan.

Espero que os guste la recopilación de este escultor español, y en la medida de lo posible que este trabajo contribuya en la divulgación de su obra.





Algunas obras

La obra de Felipe de Castro marca en la escultura la inflexión hacia el neoclasicismo. Castro ofrece la imagen del artista culto que además de ser escultor y excelente dibujante fue escritor y poeta, facetas a las que se une su actividad de profesor académico.

Nacido en la comarca de Noya en los primeros años del siglo XVIII, su primera formación tiene lugar en Santiago junto a Miguel de Romay para pasar después a Portugal y finalmente a Sevilla, donde entra en el taller de Pedro Duque Cornejo con el que permanece siete años. No obstante, poco quedará en Castro del barroquismo del imaginero sevillano, pues una dilatada estancia en Roma (1733-1746) le permitió colaborar primero con Giuseppe Rusconi, discípulo del famoso escultor Camilo Rusconi, y después con Filippo della Valle. Alumno de la Academia de San Lucas de Roma ganará en 1739 la primera medalla de escultura y más adelante será nombrado Académico de Mérito.


 cam01663

Vista parcial de la Plaza de Oriente de Madrid (España), con algunas de las estatuas de reyes procedentes del Palacio Real entre 1750 y esculpidas y 1753. Donde Felipe de Castro realizó algunas esculturas.

La obra de Felipe de Castro marca en la escultura la inflexión hacia el neoclasicismo. Castro ofrece la imagen del artista culto que además de ser escultor y excelente dibujante fue escritor y poeta, facetas a las que se une su actividad de profesor académico. Nacido en la comarca de Noya en los primeros años del siglo XVIII, su primera formación tiene lugar en Santiago junto a Miguel de Romay para pasar después a Portugal y finalmente a Sevilla, donde entra en el taller de Pedro Duque Cornejo con el que permanece siete años. No obstante, poco quedará en Castro del barroquismo del imaginero sevillano, pues una dilatada estancia en Roma (1733-1746) le permitió colaborar primero con Giuseppe Rusconi, discípulo del famoso escultor Camilo Rusconi, y después con Filippo della Valle. Alumno de la Academia de San Lucas de Roma ganará en 1739 la primera medalla de escultura y más adelante será nombrado Académico de Mérito.


 cam01633

Vista parcial de la Plaza de Oriente de Madrid (España), con algunas de las estatuas de reyes procedentes del Palacio Real entre 1750 y esculpidas y 1753. Donde Felipe de Castro realizó algunas esculturas.

El eco de la fama ganada en Roma llega a oídos del rey Felipe V, quien lo hace venir a España a fines de 1746. Al año siguiente el rey Fernando VI le nombra su escultor personal y, como artista que goza de la confianza regia, es designado director extraordinario de escultura de la Academia para mantener la Junta Preparatoria bajo el directo control real. Análogas pretensiones regias encierra el nombramiento de Felipe de Castro en 1749, como codirector del taller de escultura del Palacio Real, cuyos trabajos se repartirá a medias con Olivieri. En una carrera ascendente de cargos y honores, Castro será nombrado en 1752 tras la inauguración de la Academia, director de Escultura al frente de tres tenientes directores: Luis Salvador Carmona, Juan Pascual de Mena y Roberto Michel. Finalmente en 1763 conseguirá ser nombrado director general de la Academia.


 estatua_de_fernando_vi_rey_de_espa_a_en_el_tico_de_la_fachada_sur_del_palacio_real_madrid

Estatua de Fernando VI, rey de España. En el Ático de la fachada Sur del Palacio Real de Madrid. Obra de Felipe de Castro.

La intensa actividad docente y directiva llevada a cabo por Felipe de Castro le impidió plasmar una amplia obra escultórica, a pesar de su larga vida, ya que muere en 1775. Como cabe esperar de un artista con su trayectoria, la escultura de Castro se inscribe casi exclusivamente bajo el epígrafe de arte oficial o arte cortesano. Su participación en el programa del Padre Sarmiento para el Palacio Real Nuevo, puesto en marcha en 1749, el mismo año de su incorporación como director al obrador real, le llevó a esculpir algunos reyes, entre ellos los monarcas reinantes Fernando VI y Bárbara de Braganza, a quienes había retratado nada más llegar a España; bustos que ocupan hoy el ático de la fachada principal. También esculpió a Ataúlfo, Walia, Turismundo y Enrique IV, además de Felipe II -uno de los mejores, acertado en el parecido y en la actitud- así como a Luis I, para la balaustrada de palacio. Las estatuas de los emperadores Trajano y Arcadio, para el piso principal, muestran la asimilación de la escultura romana, cuyo clasicismo sirve de contrapunto a las estatuas de Teodosio y Honorio, más esbeltas y gráciles, de Olivieri.


 0busto_de_frei_mart_n_sarmiento_escaiola_de_felipe_de_castro_1711_1775_exposto_no_museo_de_pontevedra

Busto de Fray Martín Sarmiento. Museo de Pontevedra. Obra de Felipe de Castro.

Realizó también Castro el famoso León de la fachada principal y otro más para la escalera de Palacio, además del boceto en barro de la Batalla del Salado, tema de una de las medallas militares de la galería. También participó con Roberto Michel y otros maestros en el conjunto de Ángeles en estuco que decora la Capilla Real. Importante es la aportación de Felipe de Castro al retrato regio, coincidiendo con el reinado de Fernando VI. Así, por encargo real ejecutará entre 1746 y 1747 los bustos de Fernando VI y Bárbara de Braganza, posando los reyes para el escultor. Se conservan los modelos en yeso de los citados bustos en la Academia de San Fernando, que sirvieron para realizar la pareja de retratos en mármol que firmados por Castro guardan las Salesas Reales. Estos bustos se hicieron por orden de Carlos III y representan a los reyes idealizados; Fernando VI, con la cabeza coronada de laurel, como un nuevo Apolo. La evolución hacia el neoclasismo patente en estos bustos ha hecho desaparecer el ímpetu expresivo que conservaban los retratos de Olivieri.


 0estatua_de_luis_i_de_espa_a_sal_n_de_los_reinos

Estatua de Luis I de España (Salón de los reinos). Autor: Felipe de Castro.[/i]

Muy interesantes para conocer la personalidad artística de Felipe de Castro son los numerosos dibujos, tanto de tema mitológico como religioso que de él se conservan.


 cam01662

Estatua de Ataulfo (Plaza de Oriente de Madrid) Autor: Felipe de Castro Fecha: 1765 h.

La participación de Felipe de Castro en el programa del Padre Sarmiento para el Palacio Real Nuevo, puesto en marcha en 1749, el mismo año de su incorporación como director al obrador real, le llevó a esculpir algunos reyes, entre ellos los monarcas reinantes Fernando VI y Bárbara de Braganza, a quienes había retratado nada más llegar a España; bustos que ocupan hoy el ático de la fachada principal. También esculpió a Ataulfo, Walia, Turismundo y Enrique IV, además de Felipe II -uno de los mejores, acertado en el parecido y en la actitud- así como a Luis I, para la balaustrada de palacio. Las estatuas de los emperadores Trajano y Arcadio, para el piso principal, muestran la asimilación de la escultura romana, cuyo clasicismo sirve de contrapunto a las estatuas de Teodosio y Honorio, más esbeltas y gráciles, de Olivieri.


 0estatua_de_felipe_ii_de_espa_a_1527_1598_en_los_jardines_de_sabatini_de_madrid_espa_a_esculpida_en_piedra_blanca_por_felipe_de_castro_1711_1775_entre_1750_y_1753

Estatua de Felipe II de España (1527–1598) en los Jardines de Sabatini de Madrid. Esculpida en piedra blanca de Colmenar por Felipe de Castro. (1711–1775) entre 1750 y 1753. También esculpió a Walia y Turismundo. No he encontrado las imágenes.


 retablo_y_altar_mayor

Capilla Mayor. Catedral de Lugo. Altar de la Capilla mayor, cuya bóveda está pintada por José de Terán en 1776. En el retablo se expone de forma permanente el Santísimo Sacramento y es obra del arquitecto José Elejalde, en mármoles de Las Vascongadas; los dos querubines orantes se le atribuyen a Felipe de Castro y de los dos ángeles intercolumbios se desconoce al autor, siendo los materiales de los cuatro mármol de Carrara. Está rematado por la advocación de la Asunción de Maria, a quien está dedicada esta Catedral de Lugo, Galicia



Retablo de la Virgen de las Aguas (Iglesia de El Salvador de Sevilla)

Conjunto de la Virgen de las Aguas. Está formado por la Pila Bautismal, el frontal de plata del Altar y el retablo de la Virgen de las Aguas.


 x1

La Pila Bautismal fue labrada por el cantero Pedro López de Verástegui en el 1.591. Más adelante se modificó con la introducción de una pila menor, también de mármol, cuya función era, en palabras de la época, “para que el agua que se echa a los niños cuando se baptizan corra por ella a la pisina y no se mezcle con la que queda en la pila”.

El frontal de plata del Altar es obra del platero Eugenio Sánchez Reciente en el año 1.756; el conjunto contiene un total de 129 piezas, con símbolos marianos, como la fuente y la rosa, además de escudos de la monarquía española y escudos militares.


 x2retablo_de_la_virgen_de_las_aguas_iglesia_de_el_salvador_sevilla

Retablo de la Virgen de las Aguas (Iglesia de El Salvador, Sevilla)

El retablo de la Virgen de las Aguas se construyó después del camarín, entre los años 1.726 y 1.755. Fue costeado por dos fieles, José y Diego Pérez de Baños, y encargado al ensamblador carmonense José Maestre, con dorados de Francisco Lagraña.
Retablo de la Virgen de las Aguas.

Está compuesto por dos hornacinas superpuestas. La baja, que conecta visualmente con el camarín, aloja a la Virgen de las Aguas, con el fondo de luz que proporciona la ventana abierta a la calle Villegas. La hornacina alta es la visión mítica de la aparición de la Virgen a san Fernando durante el asedio a Sevilla.


 x3retablo_de_la_virgen_de_las_aguas_iglesia_de_el_salvador_sevilla

Virgen de las Aguas. Siglo XIII (Iglesia de El Salvador, Sevilla).

En la hornacina del banco se muestra un Niño Jesús, obra de Martínez Montañés. En el cuerpo intermedio aparecen los santos Leandro e Isidoro, tallados por Felipe de Castro. Más arriba vemos a san José y san Diego de Alcalá.


 x6_tico_del_retablo_aparici_n_de_la_virgen_a_san_fernando_durante_el_asedio_a_sevilla

Ático del retablo; aparición de la Virgen a san Fernando durante el asedio a Sevilla (Iglesia de El Salvador, Sevilla).

El ático está formado por dos ángeles que presentan el escudo de la monarquía española y como remate, otros seres celestiales sujetan el emblema de la Colegiata: la bola del mundo con la cruz como símbolo de la Fe. En los laterales del cuerpo central aparecen dos relieves que representan la Anunciación y la Visitación.


 x4san_leandro_talla_de_felipe_de_castro

San Leandro. Talla de Felipe de Castro. Retablo de la Virgen de las Aguas (Iglesia de El Salvador, Sevilla).


 x5san_isidoro_talla_de_felipe_de_castro

San Isidoro. Talla de Felipe de Castro. Retablo de la Virgen de las Aguas (Iglesia de El Salvador, Sevilla).

Junto a las puertas laterales que conducen al camarín de la Virgen de las Aguas podemos ver dos curiosos armarios decorados con motivos orientales, diría que japoneses. De su origen, por el que me pregunta un lector, no he podido averiguar nada, por lo que agradecería algún dato sobre ellos.

Publicado por José Becerra / http://leyendasdesevilla.blogspot.c...alvador-iv.html



Enlace interesante


El obrador del Palacio Real (Madrid): http://www.artehistoria.com/v2/contextos/7981.htm

Dos nuevos bustos de Felipe de Castro, desconocidos: http://www.google.es/search?um=1&hl...F-8&sa=N&tab=iw

La escultura Neoclásica en España: http://html.rincondelvago.com/escul...espanola_1.html



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al escultor español Felipe de Castro. Está considerado el iniciador del neoclasicismo en España. Escultor de cámara de Fernando VI desde 1747, trabajó en el palacio real nuevo. Entre sus obras, destacan Fernando VI entregando los estatutos de la Academia -de esta obra no he podido obtener imagen-, y los bustos de Fernando VI y de Bárbara de Braganza.



Fuentes y Agradecimientos a: wikipedia.org, artehistoria.com, leyendasdesevilla.blogspot.com.es, biografiasyvidas.com, galegos.info/es, propias y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario