Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Ricci, Sebastiano
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Ricci, Sebastiano 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al pintor italiano Sebastiano Ricci. Es uno de los pintores más señalados del Setecientos veneciano, anticipando en ciertos aspectos a Tiepolo y a Longhi. Fue discípulo de Federico Cervelli y Sebastiano Mazzoni. En Bolonia trabajó en el taller de Dal Sole, y en Parma pudo estudiar la obra de los Carracci y Correggio.

Sebastiano Ricci (Belluno, 1 de agosto de 1659 – Venecia, 15 de mayo de 1734) fue un pintor italiano. Hijo de Livio y Andreana, fue bautizado en Belluno el 1 de agosto de 1659. En 1671 entra como aprendiz en Venecia del pintor Federico Cervelli. Más tarde será discípulo de Sebastiano Mazzoni.

Ricci, que trabajaba en 1678 en un taller de Rialto (Venecia), dejó embarazada una muchacha, y para evitar el matrimonio intentó, sin éxito, envenenarla. Encarcelado, fue liberado gracias a una noble persona, probablemente de la potente familia Pisani, y se trasladó a Bolonia. Aquí recibe en 1682 un encargo de la Confraternità di San Giovanni de' Fiorentini para pintar una Degollación de San Juan Bautista, para su Oratorio.

En 1685 obtiene un contrato con el conde de San Secondo, cerca de Parma, para la decoración del Oratorio della Beata Vergine del Serraglio, que completa con la colaboración de Ferdinando Bibiena en 1687. En 1686 pinta una Piedad, encargada por el duque Ranuccio II Farnesio, para el convento de las Capuchinas Nuevas de Parma. Entre tanto se casa, con la mediación del cardenal Antonio Pignatelli, con la muchacha veneciana que había seducido y que le había dado una hija.

Entre 1687 y 1688 decora los apartamentos de la duquesa María de Este, mujer de Ranuccio II, en su Palacio de Piacenza, con un grupo de pinturas al óleo representando la Historia de Paulo III. En 1688 Ricci abandona en Bolonia a su mujer y su hija, para huir a Turín con Maddalena, hija del pintor Giovanni Francesco Peruzzini; denunciado, es arrestado y condenado a muerte, pero finalmente indultado por intervención del duque de Parma, su gran benefactor, el cual le otorga una carta de recomendación y le asigna una pensión mensual de 25 coronas. Con estos medios, en 1691 se traslada a Roma, donde se aloja en el Palazzo Farnese.

En Roma recibe el encargo en 1692 de copiar la Coronación de Carlomagno de Rafael en el Vaticano, por cuenta de Luis XIV de Francia, terminada en 1694 por la dificultad de reproducir el diseño de Rafael. A la muerte de su protector Ranuccio Farnese en 1694, Ricci deja Roma para instalarse en Milán, donde recibe el encargo para ejecutar unos frescos para la capilla osario de la iglesia de San Bernardino alle Ossa, obra terminada en 1695.

En 1697 el conde Giacomo Durini encarga a Ricci la pala Teodolinda funda la Basílica para la catedral de Monza. En 1698 Ricci se encuentra en Venecia, pero trabaja en Padua, donde en 1700 inaugura su Pala de San Gregorio en la iglesia de Santa Giustina, e inicia los frescos de la capilla del Santísimo Sacramento.

En 1701 recibe del cartógrafo veneciano Vincenzo Maria Coronelli el encargo de la Ascensión, para la sacristía de la Basílica de los Santos Apóstoles en Roma. El año siguiente viaja a Viena, donde pinta los frescos del Salón Azul del Palacio de Schönbrunn con la Alegoría de las Virtudes principescas, que ilustra la educación del futuro emperador José I, representando una figura alegórica, el Amor de la Virtud, que aparta al príncipe de los placeres de Venus guiándolo al trono donde lo aguardan la Gloria y la Eternidad. En Viena recibe también el encargo de una Ascensión para el elector de Sajonia Federico Augusto II, convertido al catolicismo para garantizarse la sucesión a la corona polaca.

En 1704 ejecuta los Santos Proclo, Firmo y Rústico en la catedral de Bérgamo, y la Crucifixión para la iglesia florentina de San Francesco de' Macci, actualmente en los Uffizi.


 10h_rcules_en_lucha_con_el_centauro_neso_1706_1707_palazzo_marucelli_fenzi_florencia_1435417458_315249  

Sebastiano Ricci - Hércules en lucha con el centauro Neso, 1706-1707, Palazzo Marucelli-Fenzi, Florencia.


La experiencia florentina. Entre 1706 y 1707 se encuentra en Florencia, donde desarrolla un amplio conjunto decorativo, el mayor que se conserva del pintor, en el Palazzo Marucelli, después Palazzo Fenzi. Los frescos se encuentran en cinco estancias del palacio: en las dos primeras se representa la victoria de la Paz sobre la Guerra y de la Virtud sobre el Vicio; en las dos siguientes, el triunfo de la Castidad sobre la Pasión y de la Sabiduría sobre la Ignorancia; en la quinta, la Sala de Hércules, se representan los trabajos del héroe, entendidos como ejemplo de virtudes morales y cívicas.

En Florencia realiza también la decoración de una salita del Palazzo Pitti, con la imagen de la Despedida de Venus de Adonis; su ayudante, Giuseppe Tonelli, pintará las arquitecturas ilusionistas de las paredes. En 1708 está documentado en Venecia, donde firma la Virgen con el Niño y Santos en la iglesia de San Giorgio Maggiore, con influencia de Veronese, Correggio y Annibale Carracci.


 15_the_miraculous_draught_of_fishes_sebastiano_ricci

Sebastiano Ricci - The Miraculous Draught of Fishes, c. 1695-97, oil on canvas, The Detroit Institute of Arts.


Estancia en Inglaterra. Después de una estancia en Roma, donde pinta en el Palazzo Taverna las dos telas de Ester ante Asuero y Moisés salvado de las aguas, en 1711 parte hacia Inglaterra para ejecutar en la residencia londinense de lord Burlington -actual sede de la Royal Academy-, por 700 libras esterlinas, ocho telas de tema mitológico: Cupido ante Júpiter, Encuentro de Baco y Ariadna -con evidente influencia de los frescos de Annibale Carracci en el Palazzo Farnese de Roma-, Triunfo de Galatea -que recurda la decoración de Luca Giordano en el Palacio Medici Riccardi de Florencia-, Diana y las ninfas, Baco y Ariadna, Venus y Cupido, Diana y Endimión y Cupido y flores -estas últimas cuatro transferidas 15 años después a Chiswick House, actual sede del Ministerio de Obras Públicas-. Otro Baco y Ariadna se conserva en la National Gallery de Londres.

En 1716 deja Inglaterra y se instala en París, donde conoce a Watteau y Fragonard, y al año siguiente obtiene, presentando su Triunfo de la Sabiduría sobre la Ignorancia, la admisión en la Académie Royale de Peinture et Sculpture. La tela, actualmente en el Louvre, representa a Minerva, diosa de la Sabiduría -con la que se identifica a Francia-, que corona a la Virtud, la cual aplasta con un pie a la Ignorancia, un hombre con orejas de animal.

De vuelta a Venecia en 1718, con la gran suma ganada en Londres compra un amplio alojamiento en la Procuratie Vecchie de Piazza San Marco. En los siguientes años, con su sobrino Marco, decora la villa de Belvedere, cerca de Belluno, del obispo Giovanni Francesco Bembo; dañada por el tiempo, queda un fragmento de Cabeza de mujer conservado en el Museo de Belluno.

Los últimos años. De 1724 a 1729 trabaja intensamente para la casa de Saboya: en 1724 pinta la Expulsión de Agar y Salomón adora los ídolos, en 1725 la Virgen en la gloria, en 1726 Susana ante Daniel y Moisés hace brotar el agua de la roca. Admitido en 1727 en la Accademia Clementina de Venecia, agradece al pintor Giovanni Battista Piazzetta con una carta en la que recuerda su aprendizaje en la erudita Escuela Boloñesa.

En 1730 hace su segundo testamento -el primero databa de 1718-, pero al fallecer su sobrino Marco Ricci realiza otro testamento el 18 de diciembre de 1732. Termina el Festín de Baltasar y Ester ante Asuero para el Palazzo Reale de Turín, actualmente en el palacio del Quirinal.

En 1734 termina su última obra importante, la Asunción de la Karlskirche de Viena. No llegará a tiempo de cobrar los 6.000 florines de honorarios: el 12 de mayo de 1734 confirma como única heredera a su mujer, ya que no tenía hijos y, enfermo, se somete a una operación quirúrgica, pero muere el 15 de mayo.


 14susana_ante_daniel_1726_galleria_sabauda_tur_n

Sebastiano Ricci - Susana ante Daniel, 1726, Galleria Sabauda, Turín.


Obra seleccionada

   - Santo Obispo, óleo sobre tela, 54 x 39, Innsbruck, Landesmuseum Ferdinandeum.
   - Piedad, 1686, óleo sobre tela, 120 x 120, Parma, Chiesa delle Cappuccine Nuove.
   - Historia de Paulo III, 1687 – 1688, óleo sobre tela, Piacenza, Palazzo Farnese, Pinacoteca Civica.
   - Apoteosis de Paulo III, 1687 – 1688, fresco, Piacenza, Palazzo Farnese.
   - Ángel custodio, 1694, óleo sobre tela, 400 x 230, Pavía, Iglesia de Santa María del Carmen.
   - Teodolinda funda la Basílica, 1697, óleo sobre tela, Monza, Catedral.
   - Neptuno y Anfítrite, Madrid, Museo Thyssen-Bornemisza.
   - Comunión de Santa María Egipcíaca, 1698, óleo sobre tela, Milán, Arciconfraternita del SS del Duomo, actualmente en la sede de Azione Cattolica.
   - San Gregorio Magno intercede cerca de la Virgen, 1700, óleo sobre tela, 358 x 188, Padua, Iglesia de Santa Justina.
   - Ascensión, 1701, óleo sobre tela, 580 x 300, Roma, Basílica de los Santos Apóstoles.
   - Alegoría de las Virtudes principescas, 1702, fresco, Viena, Castillo de Schönbrunn.
   - Ascensión, 1702, óleo sobre tela, 275 x 309, Dresde, Gemäldegalerie Alte Meister.
   - Cristo crucificado con la Virgen y los santos Juan Evangelista y Carlos Borromeo, 1704, óleo sobre tela, 235 x 144, Florencia, Uffizi.
   - Los santos Proclo, Firmo y Rústico, 1704, óleo sobre tela, 380 x 250, Bergamo, Catedral.
   - Virgen con el Niño y santos, 1708, óleo sobre tela, 406 x 208, Venecia, Iglesia de San Giorgio Maggiore.
   - La familia de Darío ante Alejandro, 1709, óleo sobre tela, 194 x 246, Raleigh, North Carolina Museum of Art.
   - La continencia de Escipión, 1709, óleo sobre tela, 143 x 243, Raleigh, North Carolina Museum of Art.
   - San Pedro liberado por el ángel, 1710, óleo sobre tela, 300 x 200, Bergamo, Iglesia de San Pedro.
   - Cristo entrega las llaves a San Pedro, 1710, óleo sobre tela, 400 x 634, Bergamo, Iglesia de San Pedro.
   - La llamada de San Pedro, 1710, óleo sobre tela, 300 x 200, Bergamo, Iglesia de San Pedro.
   - Asunción, 1710, óleo sobre tela, 500 x 250, Bergamo, Basílica de Santa Maria Assunta.
   - Ester ante Asuero, 1711, óleo sobre tela, 258 x 322, Roma, Palazzo Taverna.
   - Moisés salvado de las aguas, 1711, óleo sobre tela, 257 x 322, Roma, Palazzo Taverna.
   - Sagrada Familia con los santos Isabel y Juanito, 1712, óleo sobre tela, Londres, Royal Collection.
   - Cupido ante Júpiter, 1712 - 1714, óleo sobre tela, 484 x 503, Londres, Burlington House.
   - Encuentro de Baco y Ariadna, 1712 - 1714, óleo sobre tela, 272 x 855, Londres, Burlington House.
   - Triunfo de Galatea, 1712 - 1714, óleo sobre tela, 247 x 482, Londres, Burlington House.
   - Diana y las ninfas, 1712 - 1714, óleo sobre tela, 347 x 482, Londres, Burlington House.
   - Baco y Ariadna, 1712 - 1714, óleo sobre tela, 189 x 104, Londres, Chiswick House, Ministerio de Obras Públicas.
   - Venus y Cupido, 1712 - 1714, óleo sobre tela, 190 x 106, Londres, Chiswick House, Ministerio de Obras Públicas.
   - Diana y Endimión, 1712 - 1714, óleo sobre tela, 190 x 106, Londres, Chiswick House, Ministerio de Obras Públicas.
   - Cupido y flores, 1712 - 1714, óleo sobre tela, 188 x 105, Londres, Chiswick House, Ministerio de Obras Públicas.
   - Triunfo de la Sabiduría sobre la Ignorancia, 1718, óleo sobre tela, 113 x 85, París, Louvre.
   - Betsabé en el baño, 1724, óleo sobre tela, 118 x 199, Budapest, Szépművészeti Múzeum.
   - Expulsión de Agar, 1724, óleo sobre tela, 126 x 153, Turín, Galleria Sabauda.
   - Salomón adora los ídolos, 1724, óleo sobre tela, 128 x 151, Turín, Galleria Sabauda.
   - Virgen en la gloria con el arcángel Gabriel y los santos Eusebio, Sebastián y Roque, 1725, óleo sobre tela, 435 x 255, Turín, Universidad.
   - Susana ante Daniel, 1726, óleo sobre tela, 243 x 440, Turín, Galleria Sabauda.
   - Moisés hace brotar agua de la roca, 1726, óleo sobre tela, 233 x 440, Turín, Galleria Sabauda.
   - Éxtasis de Santa Teresa, 1727, óleo sobre tela, 370 x 185, Vicenza, Iglesia de San Gerolamo degli Scalzi.
   - Agar bendice los hijos de José, 1727, óleo sobre tela, 181 x 139, Turín, Palazzo Reale. .
   - San Cayetano conforta un moribundo, 1727, óleo sobre tela, 230 x 134, Milán, Brera.
   - Moisés salvado de las aguas, 1727, óleo sobre tela, 182 x 139, Turín, Palazzo Reale.
   - Rebeca y Eleazar en el pozo, 1727, óleo sobre tela, 182 x 139, Turín, Palazzo Reale.
   - Magdalena unge los pies de Cristo, 1728, óleo sobre tela, 323 x 632, Turín, Galleria Sabauda.
   - Cristo y el centurión, 1729, óleo sobre tela, 42 x 60, Nápoles, Museo de Capodimonte.
   - Cristo y la cananea, 1729, óleo sobre tela, 42 x 60, Nápoles, Museo de Capodimonte.
   - Comunión y martirio de Santa Lucía, 1730, óleo sobre tela, 430 x 240, Parma, Iglesia de Santa Lucía.
   - La Inmaculada Concepción, 1730, óleo sobre tela, 260 x 113, Venecia, Iglesia de San Vital.
   - Viria y ángeles custodios, 1730, óleo sobre tela, 391 x 235, Venecia, Scuola dell'Angelo Custode.
   - La oración en el huerto, 1730, óleo sobre tela, 95 x 76, Viena, Kunsthistorisches Museum.
   - Autorretrato, 1731, óleo sobre tela, 45 x 38, Florencia, Uffizi.
   - El papa Gregorio Magno intercede por las almas del Purgatorio, 1731, óleo sobre tela, 295 x 238, Bergamo, Iglesia de Sant'Alessandro della Croce.
   - El papa Gregorio Magno intercede por las almas del Purgatorio, 1733, óleo sobre tela, 480 x 300, París, Iglesia de Saint-Gervais.
   - El papa Pío V y los santos Tomás de Aquino y Pedro Mártir, 1733, óleo sobre tela, 343 x 169, Venecia, Iglesia de los Jesuitas.
   - San Francisco de Paula resucita un niño, 1733, óleo sobre tela, 400 x 167, Venecia, Iglesia de San Rocco.
   - Santa Helena encuentra la Vera Cruz, 1733, óleo sobre tela, 400 x 167, Venecia, Iglesia de San Rocco.
   - El festín de Baltasar, 1733, óleo sobre tela, 227 x 161, Roma, Palazzo del Quirinale.
   - Ester ante Asuero, 1733, óleo sobre tela, 226 x 162, Roma, Palacio del Quirinal.
   - Asunción, 1734, óleo sobre tela, 675 x 364, Viena, Karlskirche.

Espero os resulte interesante la pequeña recopilación de este pintor italiano, sea de vuestro interés y contribuya en la divulgación de su obra.





Algunas obras





Sebastiano Ricci. Autoritratto, 1731 olio su tela, cm 98,5 x 72,2. Firenze, Galleria degli Uffizi, inv. A749



Sebastiano Ricci en el Museo Thyssen
    
Sebastiano Ricci (Belluno, 1659 - Venecia, 1734) Nació en Belluno y a la edad de catorce años se trasladó a Venecia, donde fue discípulo de Federico Cervelli. Habiéndose marchado a Bolonia por motivos personales, entró en el taller de Giovanni Gioseffo dal Sole y colaboró con Carlo Cignani. En sus primeras obras destaca la influencia de los tenebristas y el uso del claroscuro. Más tarde viajó a Parma, donde trabajó para Ranuccio II, duque de Parma. Asimismo, realizó para este duque la decoración del Palazzo Farnese, en Piacenza. Gracias a este mecenas, se trasladó a Roma para completar su formación. Allí conoció la obra de Annibale Carracci y Pietro da Cortona, que ejercieron una poderosa influencia en su pintura, junto con Veronés, Magnasco y Luca Giordano. Para la familia Colonna, pintó en su palacio La gloria de Marcantonio Colonna. Viajero infatigable, también visitó Milán y Padua. En 1702 se trasladó a Viena para trabajar en la decoración del palacio de Schönbrunn. Por esa época, su estilo se vuelve más elegante y delicado. También trabajó en Florencia, en el Palazzo Marucelli-Fenzi, donde su pintura acusó la influencia del rococó.

Al. regresar a Venecia, colaboró durante varios años con su sobrino Marco Ricci. En 1712 ambos fueron llamados a Inglaterra por lord Burlington. Allí trabajó también para el duque de Portland, realizando una serie de escenas del Nuevo Testamento; algunos bocetos al óleo de esta obra se encuentran repartidos entre la National Gallery de Washington y el Metropolitan Museum of Art de Nueva York. De regreso a Italia, visitó París, donde fue admitido en la Académie Royale de Peinture. Fue entonces cuando conoció a Jean Watteau y a otros jóvenes artistas franceses. Posteriormente regresó a Venecia y continuó trabajando para distintos clientes, entre los que se encontraba la casa de Saboya, para la que realizó La expulsión de Agar, hoy en la Galleria Sabauda de Turín. Murió en Venecia en 1734.


 3baco_y_ariadna
    
Baco y Ariadna, c. 1691-1694. Óleo sobre lienzo, 94 x 75 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Sebastiano Ricci.

Sebastiano Ricci, en estos dos lienzos que forman pareja, ha representado los esponsales de dos divinidades:Neptuno, dios del mar, y Baco, dios del vino. Las telas se han fechado en los primeros años de la década de 1690, coincidiendo con la estancia del pintor en Roma. Entre las pinturas más relevantes que el artista ejecutó durante ese periodo ocupa un lugar especial el fresco encargado por la familia Colonna para la Sala degli Scrigni de su palacio, en el que se representa La gloria de Marcantonio II Colonna. En los cuatro años que pasó en la capital romana, hasta 1694, fecha en la que inició su viaje a Lombardía, Sebastiano prestó una mayor dedicación a los temas mitológicos.

En cuanto a la procedencia de esta pareja los datos que conocemos proceden del siglo XX. Ambas pinturas estuvieron en la colección Suida Manning de Nueva York, de allí pasaron a Italia, al marchante afincado en Campione d’Italia Silvano Lodi, a quien se adquirieron en 1982 para la colección Thyssen-Bornemisza. Los óleos permanecieron inéditos hasta su publicación, en 1986, en el catálogo de la Colección a cargo de Gertrude Borghero, y desde ese momento figuraron en las sucesivas ediciones en las que sistemáticamente se fue revisando el fondo artístico reunido en Villa Favorita.

En el lienzo con Baco y Ariadna, Ricci representa el festín que tiene lugar tras sus esponsales. Ariadna, hija del rey Minos de Creta, estaba enamorada de Teseo, al que ayudó a salir del laberinto de la isla con la ayuda del célebre ovillo; sin embargo, Teseo terminó por abandonarla en la isla de Naxos. La muchacha, desesperada, como cuenta Ovidio en Las Metamorfosis, fue consolada por Baco, que le ofreció hacerla su esposa. Baco, además, envío al cielo una corona que le había regalado y cuyas perlas se transformaron en astros que ocuparon su lugar en el firmamento entre las constelaciones del Dragón y de la Serpiente. En el séquito que acompaña a los esposos y como testigos, Ricci ha incluido al tigre y a la pantera, tumbados a la izquierda de la pintura, animales que habitualmente tiran del carro del dios. Los protagonistas de la historia están plácidamente sentados, ligeramente desplazados del eje central, mientras una sátira llena con vino la taza que sostiene Ariadna y otra joven se disponen a colocar en su cabeza la corona, regalo de bodas. La comitiva que acompaña a la pareja en tan alegre celebración son personajes ligados a Baco, como los putti, colocados en primer término, o las figuras de rasgos salvajes, como la que toca la pandereta en primer plano.

En el caso de Neptuno y Anfitrite, la escena, como corresponde al dios del mar que identificamos por su tridente y corona, así como por los rasgos ancianos con los que se le suele representar, transcurre en el mar. Anfitrite era una nereida, ninfa marina hija de Nereo, que en un primer momento había rechazado la propuesta de matrimonio del dios y que, para evitar una segunda oferta, optó por esconderse. Sin embargo, Neptuno envío a unos delfines a buscarla para convencerla de su proposición, animales estos que cumplieron su misión y fueron recompensados con una constelación. Ricci ha organizado su óleo con un grupo compacto en el centro, donde la nereida y el dios ocupan un trono que se eleva por encima de las olas y de la comitiva marina formada por putti, nereidas, animales fantásticos y un tritón que hace sonar una caracola. Anfitrite sostiene en sus manos una tela que lanza al viento y que es un atributo característico de las diosas marinas de la Antigüedad.

Estas dos pinturas de Ricci, organizadas con habilidad, se construyen con un colorido vivo y con un juego llamativo de matices. En ambas, las tonalidades que emplea para sus protagonistas tienen como objetivo resaltar sus carnaciones para convertirlas en los verdaderos focos de atención. Sus cuerpos se modelan con formas redondeadas y luminosas, muy acabadas, que sobresalen entre las pieles más rojizas y terrosas de sus respectivos séquitos. Ambos lienzos se han comparado con composiciones de Ricci, como es el caso de Baco y Ariadna y una Bacanal que perteneció a una colección privada de Berlín, donde se han visto correspondencias entre las figuras. En el caso de Neptuno y Anfitrite, se ha mencionado la pintura con el mismo tema conservada en la colección Wax de Génova, y el trabajo de Annibale Carracci en la Galleria Farnesio.


 4_neptuno_y_anfitrite

Neptuno y Anfitrite, c. 1691-1694. Óleo sobre lienzo, 94 x 75 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Sebastiano Ricci.

Sebastiano Ricci, en estos dos lienzos que forman pareja, ha representado los esponsales de dos divinidades:Neptuno, dios del mar, y Baco, dios del vino. Las telas se han fechado en los primeros años de la década de 1690, coincidiendo con la estancia del pintor en Roma. Entre las pinturas más relevantes que el artista ejecutó durante ese periodo ocupa un lugar especial el fresco encargado por la familia Colonna para la Sala degli Scrigni de su palacio, en el que se representa La gloria de Marcantonio II Colonna. En los cuatro años que pasó en la capital romana, hasta 1694, fecha en la que inició su viaje a Lombardía, Sebastiano prestó una mayor dedicación a los temas mitológicos.

En cuanto a la procedencia de esta pareja los datos que conocemos proceden del siglo XX. Ambas pinturas estuvieron en la colección Suida Manning de Nueva York, de allí pasaron a Italia, al marchante afincado en Campione d’Italia Silvano Lodi, a quien se adquirieron en 1982 para la colección Thyssen-Bornemisza. Los óleos permanecieron inéditos hasta su publicación, en 1986, en el catálogo de la Colección a cargo de Gertrude Borghero, y desde ese momento figuraron en las sucesivas ediciones en las que sistemáticamente se fue revisando el fondo artístico reunido en Villa Favorita.

En el lienzo con Baco y Ariadna, Ricci representa el festín que tiene lugar tras sus esponsales. Ariadna, hija del rey Minos de Creta, estaba enamorada de Teseo, al que ayudó a salir del laberinto de la isla con la ayuda del célebre ovillo; sin embargo, Teseo terminó por abandonarla en la isla de Naxos. La muchacha, desesperada, como cuenta Ovidio en Las Metamorfosis, fue consolada por Baco, que le ofreció hacerla su esposa. Baco, además, envío al cielo una corona que le había regalado y cuyas perlas se transformaron en astros que ocuparon su lugar en el firmamento entre las constelaciones del Dragón y de la Serpiente. En el séquito que acompaña a los esposos y como testigos, Ricci ha incluido al tigre y a la pantera, tumbados a la izquierda de la pintura, animales que habitualmente tiran del carro del dios. Los protagonistas de la historia están plácidamente sentados, ligeramente desplazados del eje central, mientras una sátira llena con vino la taza que sostiene Ariadna y otra joven se disponen a colocar en su cabeza la corona, regalo de bodas. La comitiva que acompaña a la pareja en tan alegre celebración son personajes ligados a Baco, como los putti, colocados en primer término, o las figuras de rasgos salvajes, como la que toca la pandereta en primer plano.

En el caso de Neptuno y Anfitrite, la escena, como corresponde al dios del mar que identificamos por su tridente y corona, así como por los rasgos ancianos con los que se le suele representar, transcurre en el mar. Anfitrite era una nereida, ninfa marina hija de Nereo, que en un primer momento había rechazado la propuesta de matrimonio del dios y que, para evitar una segunda oferta, optó por esconderse. Sin embargo, Neptuno envío a unos delfines a buscarla para convencerla de su proposición, animales estos que cumplieron su misión y fueron recompensados con una constelación. Ricci ha organizado su óleo con un grupo compacto en el centro, donde la nereida y el dios ocupan un trono que se eleva por encima de las olas y de la comitiva marina formada por putti, nereidas, animales fantásticos y un tritón que hace sonar una caracola. Anfitrite sostiene en sus manos una tela que lanza al viento y que es un atributo característico de las diosas marinas de la Antigüedad.

Estas dos pinturas de Ricci, organizadas con habilidad, se construyen con un colorido vivo y con un juego llamativo de matices. En ambas, las tonalidades que emplea para sus protagonistas tienen como objetivo resaltar sus carnaciones para convertirlas en los verdaderos focos de atención. Sus cuerpos se modelan con formas redondeadas y luminosas, muy acabadas, que sobresalen entre las pieles más rojizas y terrosas de sus respectivos séquitos. Ambos lienzos se han comparado con composiciones de Ricci, como es el caso de Baco y Ariadna y una Bacanal que perteneció a una colección privada de Berlín, donde se han visto correspondencias entre las figuras. En el caso de Neptuno y Anfitrite, se ha mencionado la pintura con el mismo tema conservada en la colección Wax de Génova, y el trabajo de Annibale Carracci en la Galleria Farnesio.


 2la_magdalena_confortada_por_ngeles
 
La Magdalena confortada por ángeles. Obra de Sebastiano Ricci, c. 1694. Óleo sobre lienzo, 147,2 x 113 cm. Colección Thyssen-Bornemisza, en depósito en el Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC).

Esta obra de juventud de Sebastiano Ricci, que fue comentada con entusiasmo por Rodolfo Pallucchini, se ha fechado hacia 1694. El autor está documentado en 1691 en Roma, ciudad en la que trabajó para la familia Colonna, y en 1694 en Milán, donde decoró la iglesia de San Bernardino alle Ossa. Dos años más tarde se estableció en Venecia; allí, además de contraer matrimonio, llevó a cabo numerosos encargos para la ciudad y para localidades próximas, como Padua. Después de su viaje a Roma, su estilo experimentó una transformación por la absorción del barroco romano y el conocimiento de los trabajos de Pietro da Cortona. Ambas huellas se aprecian en la composición de este lienzo, al que se añade una acentuada intensidad lumínica si lo comparamos con los anteriores trabajos del artista.

En esta pintura, María Magdalena, sentada sobre una estera, traza con su cuerpo una potente diagonal que es realzada con la figura del angelito de espaldas, colocado en la zona inferior con un flagelo, y con la inmensa ala del ángel que sostiene a la santa en sus brazos. Ricci compensa la composición, a la izquierda, con otros dos ángeles de rizados cabellos y dos querubines que miran absortos la escena. El esquema compositivo, típicamente barroco, fue desarrollado por Il Baciccio (Giovanni Battista Gaulli, 1639-1709).

El motivo de esta obra es uno de los episodios más conocidos de la vida de la Magdalena, inscrito dentro del capítulo del éxtasis de la santa. Aquí, extenuada por la penitencia y la meditación, como se deduce por el libro abierto sobre el que se apoya, la calavera bajo el querubín de la derecha y la disciplina o flagelo que empuña el angelito junto a su rodilla, María Magdalena se desmaya en los brazos de uno de los ángeles que, durante estos momentos de ensimismamiento, tienen la misión de transportarla de la tierra al Paraíso.

El lienzo, procedente del mercado de arte italiano, fue adquirido en 1977. Sin embargo, existen noticias de dos de sus anteriores propietarios, reseñados en los comentarios que sobre el lienzo se realizaron antes de ingresar en la colección Thyssen-Bornemisza. Así, sabemos que en 1956 la pintura estaba en el Palazzo Soranzo-Venier-Van Axel-Barozzi de Venecia y que veinte años más tarde, en 1976, continuaba en la misma ciudad pero en la colección Ferruzzi Balbi.

En la obra llama poderosamente la atención el tratamiento tan poco femenino que Ricci otorga a la representación de esta santa ermitaña. En ella, no sólo la musculatura resulta sorprendente, sino también la forma de su cuello, excesivamente ancho, así como las duras y poco agraciadas facciones de su rostro. Este hecho llega a ser todavía más llamativo si la comparamos con los ángeles a nuestra izquierda, que irradian belleza, suavidad y dulzura. Todo ello nos llevaría a reconsiderar el sexo de la figura, y por tanto el tema del óleo, si no fuera precisamente por el pecho descubierto que muestra.

La pintura se ha comparado con El ángel de la guarda, que el artista pintó para el altar de la iglesia de Santa Maria del Carmine, en Pavía, fechado en los mismos años que este lienzo.



Decoration of the Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence (1706-07)


 50general_view_of_the_sala_d_ercole

General view of the Sala d'Ercole. 1706-07. Fresco. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 51hercules_and_cacus

Hercules and Cacus. 1706-07. Fresco. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 52hercules_at_the_crossroads

Hercules at the Crossroads. 1706-07. Fresco. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 53hercules_and_nessus

Hercules and Nessus. 1706-07. Fresco. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 54hercules_and_antaeus

Hercules and Antaeus. 1706-07. Fresco. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 55personification_of_agricultura

Personification of Agricultura. 1706-07. Fresco. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 56apotheosis_of_hercules

Apotheosis of Hercules. 1706-07. Fresco. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 57cardinal_virtue1

Cardinal Virtue 1. 1706-07. Fresco. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 58cardinal_virtue2

Cardinal Virtue 2. 1706-07. Fresco. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 59cardinal_virtue3

Cardinal Virtue 3. 1706-07. Fresco. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 60cardinal_virtue4

Cardinal Virtue 4. 1706-07. Fresco. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 61mercury

Mercury. 1706-07. Fresco. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 62triumph_of_pax_and_abundatia_over_mars

Triumph of Pax and Abundatia over Mars. 1706-07. Fresco. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 63youth_between_virtue_and_vice

Youth between Virtue and Vice. 1706-07. Fresco. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 64the_magnanimity_of_scipio

The Magnanimity of Scipio. 1706-07. Oil on canvas, 195 x 265 cm. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 65lucius_quinctius_cincinnatus_called_from_the_plow_to_the_dictatorship

Lucius Quinctius Cincinnatus Called from the Plow to the Dictatorship. 1706-07. Oil on canvas, 195 x 265 cm. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 66the_punishment_of_amor_by_anteros

The Punishment of Amor by Anteros. 1706-07. Oil on canvas. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 67amor_virtutis_casts_ignorantia_down_into_orcus

Amor Virtutis Casts Ignorantia down into Orcus. 1706-07. Oil on canvas. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci
 


Otras obras


 9el_papa_paulo_iii_reconcilia_a_francisco_i_y_carlos_v_1688_palazzo_farnese_piacenza

El papa Paulo III reconcilia a Francisco I y Carlos V, 1688, Palazzo Farnese, Piacenza. Obra de Sebastiano Ricci


 12diana_y_endimi_n_1714_chiswick_house_londres_1435417475_426583

Diana y Endimión, 1714, Chiswick House, Londres. Obra de Sebastiano Ricci


 13cristo_en_el_monte_de_los_olivos_1730_kunsthistorisches_museum_viena

Cristo en el Monte de los Olivos, 1730, Kunsthistorisches Museum, Viena. Obra de Sebastiano Ricci


 11sebastiano_ricci_despedida_de_venus_de_adonis_1707_palazzo_pitti_florencia

Despedida de Venus de Adonis, 1707, Palazzo Pitti, Florencia. Obra de Sebastiano Ricci


 16_sebastiano_ricci_painting1

Venus und Cupid, c. 1700. Obra de Sebastiano Ricci


 1dream_of_aesculapius

Dream of Aesculapius, c. 1710. Oil on canvas, 62 x 101 cm. Gallerie dell'Accademia, Venice. Obra de Sebastiano Ricci


 17angel_of_the_annunciation

Angel of the Annunciation, c. 1710. Oil on canvas, 63 x 49 cm. Private collection. Obra de Sebastiano Ricci


 18st_anthony_of_padua_healing_a_youth

St Anthony of Padua Healing a Youth, c. 1690. Oil on canvas, 98 x 124 cm. Musée du Louvre, Paris. Obra de Sebastiano Ricci


 19bacchanal_in_honour_of_pan

Bacchanal in Honour of Pan, c. 1716. Oil on canvas, 84 x 100 cm. Gallerie dell'Accademia, Venice. Obra de Sebastiano Riccii


 20allegory_of_marcantonio_colonna_s_victory_at_lepanto

Allegory of Marcantonio Colonna's Victory at Lepanto, 1693-95. Fresco. Palazzo Colonna, Rome. Obra de Sebastiano Ricci


 21diana_and_callisto_1435418425_506275

Diana and Callisto, 1712-16. Oil on canvas, 64 x 76 cm. Gallerie dell'Accademia, Venice. Obra de Sebastiano Ricci


 22vault_and_apse_decoration

Vault and apse decoration. 1700-01. Fresco. San Giustina, Padua. Obra de Sebastiano Ricci


 23altar_of_st_gregory_the_great

Altar of St Gregory the Great. Oil on canvas. Basilica di Santa Giustina, Padua. Obra de Sebastiano Ricci


 24hercules_at_the_crossroad

Hercules at the Crossroad, c. 1706. Oil on canvas, 65 x 38 cm. Galleria degli Uffizi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 25holy_family_with_the_infant_st_john_the_baptist

Holy Family with the Infant St John the Baptist, c. 1710. Oil on canvas, 94 x 70 cm. Private collection. Obra de Sebastiano Ricci


 26madonna_and_child_with_saints

Madonna and Child with Saints, 1708. Oil on canvas, 406 x 208 cm. San Giorgio Maggiore, Venice. Obra de Sebastiano Ricci


 27nymph_and_satyrs

Nymph and Satyrs. 1712-16. Oil on canvas, 64 x 76 cm. Musée du Louvre, Paris. Obra de Sebastiano Ricci


 28paul_iii_appointing_his_son_pier_luigi_to_duke_of_piacenza_and_parma

Paul III Appointing His Son Pier Luigi to Duke of Piacenza and Parma, c. 1687. Oil on canvas. Museo Civico, Palazzo Farnese, Piacenza. Obra de Sebastiano Ricci


 29fall_of_phaethon

Fall of Phaethon. 1703-04. Oil on canvas. Museo Civico, Belluno. Obra de Sebastiano Ricci


 30the_punishment_of_cupid

The Punishment of Cupid. 1706-07. Oil on canvas. Palazzo Marucelli-Fenzi, Florence. Obra de Sebastiano Ricci


 31childhood_of_romulus_and_remus

Childhood of Romulus and Remus, c. 1708. Oil on canvas, 185 x 170 cm. The Hermitage, St. Petersburg. Obra de Sebastiano Ricci


 32susanna_and_the_elders

Susanna and the Elders. 1713. Oil on canvas, 83,2 x 102,2 cm. Devonshire Collection, Chatsworth. Obra de Sebastiano Ricci


 33venus_and_satyr

Venus and Satyr. 1718-20. Oil on canvas, 102 x 126 cm. Szépművészeti Múzeum, Budapest. Obra de Sebastiano Ricci


 34moses_defending_the_daughters_of_jethro

Moses Defending the Daughters of Jethro.1720s. Oil on canvas, 114 x 178 cm. Szépművészeti Múzeum, Budapest. Obra de Sebastiano Ricci


 35bathsheba_at_her_bath

Bathsheba at her Bath, c. 1724. Oil on canvas, 119 x 199 cm. Szépművészeti Múzeum, Budapest. Obra de Sebastiano Ricci


 36bathsheba

Bathsheba, c. 1725. Oil on canvas, 109 x 142 cm. Staatliche Museen, Berlin. Obra de Sebastiano Ricci


 37the_adoration_of_the_magi

The Adoration of the Magi. 1726-30. Oil on canvas, 330,2 x 289,6 cm. Royal Collection, Windsor. Obra de Sebastiano Ricci


 38st_pius_st_thomas_of_aquino_and_st_peter_martyr

St Pius, St Thomas of Aquino and St Peter Martyr. 1730-33. Oil on canvas, 343 x 169 cm. Santa Maria del Rosario (Gesuati), Venice. Obra de Sebastiano Ricci


 39bacchus_and_ariadne

Bacchus and Ariadne, c. 1713. Oil on canvas, 189 x 104 cm. Chiswick House, London. Obra de Sebastiano Ricci


 40st_francis_of_paola_resuscitating_a_dead_child

St Francis of Paola Resuscitating a Dead Child. 1733. Oil on canvas, 400 x 167 cm. San Rocco, Venice. Obra de Sebastiano Ricci


 41the_liberation_of_st_peter

The Liberation of St Peter. 1722. Oil on canvas. San Stae, Venice. Obra de Sebastiano Ricci


 42the_meeting_of_bacchus_and_ariadne

The Meeting of Bacchus and Ariadne, c. 1713. Oil on canvas, 75,9 x 63,2 cm. National Gallery, London. Obra de Sebastiano Ricci


 43prayer_in_the_garden

Prayer in the Garden, c. 1730. Oil on canvas, 95 x 76 cm. Kunsthistorisches Museum, Vienna. Obra de Sebastiano Ricci


 44the_rape_of_the_sabine_women

The Rape of the Sabine Women, c. 1700. Oil on canvas, 197 x 303 cm. Liechtenstein Museum, Vienna. Obra de Sebastiano Ricci


 45the_rape_of_the_sabine_women_detail

The Rape of the Sabine Women (detail), c. 1700. Oil on canvas, 197 x 303 cm. Liechtenstein Museum, Vienna. Obra de Sebastiano Ricci


 46battle_of_the_romans_and_the_sabines

Battle of the Romans and the Sabines, c. 1700. Oil on canvas, 197 x 303 cm. Liechtenstein Museum, Vienna. Obra de Sebastiano Ricci


 47battle_of_the_romans_and_the_sabines_detail

Battle of the Romans and the Sabines (detail), c. 1700. Oil on canvas, 197 x 303 cm. Liechtenstein Museum, Vienna. Obra de Sebastiano Ricci


 48sacrifice_to_silenus

Sacrifice to Silenus, c. 1723. Oil on canvas, 56,5 x 73,5 cm. Gemäldegalerie, Dresden. Obra de Sebastiano Ricci


 49the_assumption

The Assumption. 1731-34. Oil on canvas, 95 x 52 cm. Szépművészeti Múzeum, Budapest. Obra de Sebastiano Ricci



Enlaces interesantes


Ver más obra de Sebastiano Ricci en la wikipedia

Ver más obras de Sebastiano Ricci en Artcyclopedia



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al pintor italiano Sebastiano Ricci. Es uno de los pintores más señalados del Setecientos veneciano, anticipando en ciertos aspectos a Tiepolo y a Longhi. Fue discípulo de Federico Cervelli y Sebastiano Mazzoni.



Fuentes y agradecimientos a:es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, pintura.aut.org, museothyssen.org, cartelen.louvre.fr, artcyclopedia.com, museodelprado.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Ricci, Sebastiano 
 
Obra Social laCaixa / Exposición



Zaragoza se abre al 'Settecento'

CaixaForum Zaragoza acoge en exclusiva en España una exposición de 45 obras de 30 pintores italianos del siglo XVIII procedentes de los Museos Nacionales de Berlín



 01_1465212050_559335

'La Piazzeta de San Marco', de Francesco Guardi, hacia 1760.

Desde los ventanales de CaixaForum Zaragoza se contempla una ciudad viva y moderna que late con la cadencia de los semáforos. De ventanales hacia dentro se abre, del 3 de junio al 13 de noviembre, una puerta del tiempo que conduce al Settecento italiano, ese siglo de las luces de la pintura transalpina en la que brillan con especial luminosidad Francesco Guardi, Canaletto, Giuseppe Maria Crespi y Giovani Battista Tiepolo, entre otros.

Settecento. Obras maestras de la pintura italiana de los Staatliche Museen zu Berlin son en total 45 obras de 30 artistas italianos (o afincados en Italia) que podrán contemplarse en CaixaForum, en una exposición que nace para esta sede y morirá en ella, puesto que no está previsto que gire por el resto de recintos culturales que posee la Obra Social de laCaixa en España.


 02_1465212065_262004

De izquierda a derecha: Ángel Aterido, comisario de la exposición; Elisa Durán, directora general adjunta de la Fundación Bancaria laCaixa, y Ricardo Alfós, director de CaixaForum Zaragoza, contemplan el Canaletto de la exposición.

Los cuadros, que se organizan en cuatro áreas temáticas, ocupan cuatro salas consecutivas en la primera planta de CaixaForum, algo que ha sorprendido a Bernd Lindermann, director de los Museos Estatales de Berlín, de cuya colección se extrae esta muestra. "Cuando entré en la exposición me sorprendí muchísimo al ver todas las obras en el mismo piso, porque en Berlín las tenemos repartidas en dos plantas. Viéndola así, me he dado cuenta de que es una colección fantástica del siglo XVIII italiano".

Elisa Durán, directora general adjunta de la Fundación Bancaria laCaixa, ha destacado la singularidad de la exposición y su excepcionalidad, "puesta al alcance de todos los aragoneses". A finales de junio se celebra el segundo aniversario de esta sede en Zaragoza, por la que han pasado 625.000 personas. "Hemos podido ver desde las momias de Egipto, a las mujeres de Roma, los dibujos de Pixar, arte contemporáneo...", ha recordado Durán, que asegura que el espacio CaixaForum "nos ha permitido dar a conocer la cultura a toda la ciudadanía".

"Los Museos Estatales de Berlín son una envidia para muchos países y son una referencia", ha proseguido. Su origen se remonta a las colecciones reales prusianas durante los siglos del Barroco, pero no fue hasta 1830 que estas colecciones se abrieron al publico, y desde entonces se han ampliado sus temáticas. "La vocación divulgativa de estos museos conecta con el espíritu de CaixaForum", ha explicado Elisa Durán, que ha calificado ambas instituciones como "una herramienta para la cohesión social".


 03_1465212082_759808

'Retrato de una dama como Diana cazadora', de Jacopo Amigoni, 1739-47.

El comisario de la exposición, Ángel Aterido, doctor en Historia del Arte y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, ha recorrido los cuatro ámbitos de la exposición, comenzando por el de vistas urbanas o vedute, donde se reflejan el gusto por el presente y la fascinación por el pasado que experimentaban las aristocracias contemporáneas que realizaban el Gran Tour por toda Europa.

Allí lucen fascinantes la vista de Santa Maria della Salute desde el Gran Canal, de Canaletto y La Piazzeta de San Marco, de Francesco Guardi, además de la obra de Antonio Diziani que muestra una procesión con motivo de la presentación del nuevo Dux en la Plaza de San Marco.

"Este cuadro se pintó siguiendo una proporción geográfica gracias a la cámara oscura que permite la copia directa del paisaje", ha explicado Aterido, que añade que "son construcciones de taller que se arreglan para que queden lo mejor posible".. "Son cuadros llenos de anécdotas, donde cada personaje parece que tiene una historia que contar".

La naturalezas arquitectónicas en ruinas son otro bucólico motivo de fascinación artística, como es el caso de El puente roto de Locatelli, pintado sobre cobre, que busca lo anecdótico, más que el edificio emblemático.


 04_1465212101_743235

'Betsabé en el baño', de Sebastiano Ricci, hacia-1725.

El segundo apartado es la representación de la vida cotidiana: la vida de palacio con el gusto por lo oriental frente a las escenas cotidianas de la gente humilde. "Los retratos nos dan el tono cambiante de la percepción y auto conciencia del individuo", ha añadido Ángel Aterido, que ha destacado el Retrato de una dama como Diana cazadora, de Jacopo Amigoni ("quien frecuentó la corte de Turín, entregada a las modas francesas"), así como diferentes tipos de retratos palaciegos (desde el exceso Rococó a las fórmulas más sencillas).

"La ciencia pasa en este periodo a ser espectáculo, como demuestra El ascenso del globo, de Guardi, que retrata una escena que tuvo lugar el 15 de abril de 1784, y enmarca la voladura del globo con la arquitectura de la ciudad", ha destacado el comisario. El globo, como no podía ser de otra manera en Venecia, en lugar de una canastilla carga una góndola.

Los distintos modos de narrar ocupan el tercer ámbito, que recoge principalmente temática mitológica y empieza con la comparación de un tema de Antiguo Testamento con la mitología: El triunfo de Baco frente a La expulsión de Agar.

Destaca en esta sala la pintura de Bolonia, como Betsabé en el baño, de Ricci que durante años fue atribuido a Veronés, así como dos versiones distintas de Las bodas de Cupido y Psique. Una, más intimista y otra grandiosa, con un rompimiento de cielo en el que los dioses dan la bienvenida a Psique al Olimpo.


 05_1465212120_122795

'El martirio de Santa Águeda', de Giovanni Battista Tiepolo, hacia 1755.

Dos cuadros de Angelica Kauffmann inspirados en un textos de Montesquieu sobre la inevitabilidad del amor cierran esta sala y dan paso al colofón dedicado a la imagen religiosa.

"Roma era la capital del catolicismo", ha recordado Elisa Durán. Por ello, en este ámbito destacan cuadros de altar, proyectos para frescos, imágenes de martirios, altares privados... y bocetos, como el de Ricci para una iglesia en Bérgamo. Giovanni Battista Tiepolo y su Cristo camino del calvario junto a El martirio de Santa Águeda concentran el drama de la sala en cuyas imágenes se atisba la aceptación del sufrimiento.

"El siglo XVIII empezó siendo un siglo apasionado y acabó con la búsqueda de la razón, el orden, un regreso a la antigüedad. Este sería el tránsito de los 18 estados de Italia, algunos con estilos artísticos muy caracterizados: Roma, Venecia, Nápoles...", ha señalado el comisario, que ha explicado que "la idea ha sido descolocar lo que hay en Berlín y recolocarlo".


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events