Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Petrus Christus
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje 
Mensaje Petrus Christus 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al pintor flamenco Petrus Christus. Fue discípulo y sucesor de Jan van Eyck. Algunas de sus obras han sido atribuidas en ciertas ocasiones a su maestro. Al igual que él, Christus es incluido en el Renacimiento Nórdico o en la Ars Nova pictórica, aunque en su obra se mantienen más patentes las reminiscencias góticas al mismo tiempo que resulta un precursor del genuino Renacimiento en la Europa septentrional.


 0petrus_christus_ritratto_d_uomo_con_falcone

Petrus Cristus o Petrus Christus(Baerle, en las proximidades de Amberes, 1410/1420 - Brujas, 1473). Pintor flamenco.

Fue sucesor de Jan van Eyck entre 1442 y 1450, razón por la cual algunas de sus obras han sido atribuidas en ciertas ocasiones a su maestro. Al igual que él, Christus es incluido en el Renacimiento Nórdico o en la Ars Nova pictórica, aunque en su obra se mantienen más patentes las reminiscencias góticas al mismo tiempo que resulta un precursor del genuino Renacimiento en la Europa septentrional.

Se conoce la actividad de Petrus Christus en Brujas desde 1444; poco después marchó a Italia en donde recibió el influjo de Antonello da Messina, así es que Petrus Christi deviene en un temprano ejemplo del uso de la perspectiva en la Europa del norte. Esto se puede comprobar en Virgen con dos santos que realiza al volver a Flandes. De regreso a Flandes, es desde 1452 cuando se aprecian en su obra las evidentes influencias de Dirk Bouts, Roger van der Weyden y Robert Campin.


 14petrus_christus_virgin_and_child_in_a_domestic_interior_google_art_project

Petrus Christus - Virgin and Child in a Domestic Interior, c. 1460-67. Nelson-Atkins Museum. Kansas City, EE.UU.

Su pintura, casi en su totalidad realizada con óleo mediante veladuras, y principalmente de temática religiosa, se caracteriza por la minuciosidad en la ejecución y el uso armónico de colores nítidos. Ambos recursos facilitan la impresión de atmósferas de intimismo y recogimiento; esto se potencia con los volúmenes redondeados de los cuerpos y una tendencia a la síntesis que produce un interesante efecto al contrastar las redondeces con elementos secamente rectilíneos y angulosos. Ejemplo de ello es el retrato llamado Joven Muchacha; en tal obra la desconocida mujer retratada irradia un aura de dignidad y discreción que logra un efecto fascinante: el de una tierna sensualidad, la suya se trata de una mirada íntima bastante alejada del frío realismo de sus contemporáneos flamencos.

Por esto, Petrus Christus fue el maestro más importante de Brujas tras la muerte de Jan van Eyck.


 13petrus_christus_annunciazione_e_nativit

Petrus Christus - Annunciazione e Natività.


Algunas de sus principales obras:

    - San Eloy, Museo Metropolitano de Arte, Nueva York.
    - La deposición, en el mismo museo.
    - Virgen y el Niño, Museo del Prado de Madrid.
    - La natividad, Galería Nacional de Arte, Washington.
    - Dos donantes, en el mismo museo.
    - Retrato de muchacha, Gemäldegalerie de Berlín.
    - Retrato de un cartujo, Museo Metropolitano de Arte, Nueva York.
    - Cabeza de Cristo, Museo Metropolitano de Arte, Nueva York.

Espero que os guste la recopilación de este pintor flamenco, y en la medida de lo posible que este trabajo contribuya en la divulgación de su obra.






Algunas obras


Petrus Christus en el Museo del Prado

Christus, Petrus (Baarle-Hertog, h. 1410/1420-Brujas, antes de 1475). ­Pintor de obras religiosas y profanas cuyos temas se sitúan dentro de la tradición de los primitivos flamencos. Se ha admitido generalmente que fue discípulo de Jan van Eyck en su taller de Brujas, donde trabajaría hasta la muerte del maestro en 1441. Sin embargo, parece imposible que Christus estuviera en Brujas antes de 1444, año en el que consiguió el título de maestro en esta ciudad, por lo que hoy se piensa que nunca tuvo contacto personal con él. Lo que sí es cierto es que, desde su llegada a Brujas, Christus terminó por lo menos dos obras de Van Eyck (San Jerónimo, ­Institute of Arts, Detroit, y Madonna Rothschild, Frick Collection, Nueva York) y continuó su tradición e influencia a través de copias y de variaciones de su trabajo. Permaneció en Brujas hasta su muerte, anterior a 1475. Solo nueve obras pueden ser atribuidas con certeza al pintor (copió la práctica de Van Eyck de firmar y fechar sus trabajos). También se le atribuyen, sin ser unánimemente aceptadas, otras veinte tablas y un pequeño número de dibujos. Estos datos ­sugieren que su taller fue pequeño y que no trabajaba con grandes series. Solo tenemos datos de un discípulo, su hijo ilegítimo Bastiaan. Parece que Christus trabajó casi siempre por encargo para la nobleza, la burguesía y las autoridades eclesiásticas, para quienes pintó obras de devoción, retablos, representaciones de santos y retratos de donantes. En el aspecto retratístico, la obra de Christus es muy innovadora. Parece haber creado un nuevo tipo de retrato en el que el efigiado se representa en un interior realista y no con un fondo plano. Muestra poco interés por los símbolos religiosos escondidos, lo que es otro signo de su modernidad. Las diferencias estilísticas entre las obras grandes y las más pequeñas o incluso entre los distintos retratos dificultan las atribuciones. Actualmente se cree que, al igual que la mayoría de los pintores de los Países Bajos, sufrió la influencia de Rogier van der Weyden, que cada vez se haría más evidente en su obra. Esto no impidió que copiara algunas composiciones de Jan van Eyck casi literalmente y algunos motivos aislados. A lo largo de los años los contrastes se acentúan, la plástica gana fuerza y, al mismo tiempo, el modelo se hace más sobrio. En las tablas laterales del tríptico de Berlín (Staatliche Museen) de 1452, parece que las ­influencias de los dos maestros se fusionan y junto a los avances espaciales y volumétricos de Jan van Eyck recoge la carga emocional de Rogier van der Weyden. A él se deben también otras innovaciones, como el motivo de la Virgen aislada delante de un paisaje o la representación de figuras de medio cuerpo. Su aportación más importante es el correcto uso de la perspectiva lineal, con un único y central punto de fuga, lo que permite la representación de un espacio pictórico lógico. Fue el primero de los primitivos flamencos en ­utilizar este tipo de perspectiva, cuyo origen se sitúa en Italia, y esto ha conducido a la hipótesis de que Christus pudo viajar a Italia, posiblemente entre 1454 (encargo de Cambrai) y 1462-1463 (por encargo de la ciudad de Brujas).


 1la_virgen_con_el_ni_o

Virgen con el Niño, h. 1450, óleo sobre tabla, 49 x 34 cm. Petrus Christus. Museo del Prado.

En esta tabla flamenca aparece María bajo un porche abierto a un amplio paisaje, sentada en un trono y sosteniendo sobre sus rodillas al Niño, desnudo, con el globo del mundo en una mano y bendiciendo con la otra. Petrus Christus muestra a Jesús como Salvador y a la Virgen como reina de los cielos, a punto de ser coronada por el ángel situado sobre su cabeza. Los ojos bajos y el manto rojo de María aluden a la misión redentora de Cristo, a los dolores de la pasión en los días felices de la infancia. En deuda con La Madonna del Canciller Rolin de Jan van Eyck y con La Madonna Durán (P2722) de Roger van der Weyden en la posición de la cabeza de María y en el ángel que la corona.

Esta tabla constituye un ejemplo de la preocupación que Petrus Christus sentía entonces por la construcción de la perspectiva.

Como consecuencia de las leyes desamortizadoras, en 1836 se recogió esta tabla en el convento Risco en Piedrahita (Ávila) con destino al Museo de la Trinidad donde permaneció hasta el año 1872, en que sus fondos se integraron en el Prado (Texto extractado de Silva Maroto, P.: Pintura flamenca de los siglos XV y XVI. Guía, Museo del Prado, 2001, pp. 34-36).

  

Petrus Christus en el Museo Thyssen

Petrus Christus (Baerle-Duc, c. 1410 - Brujas, 1475/1476) Pintor flamenco nacido en la ciudad de Baerle-Duc, actualmente Baarle-Hertog, y cuya actividad está vinculada a la ciudad de Brujas. De este artista desconocemos el lugar donde se formó, así como el maestro o los maestros que intervinieron en su proceso de aprendizaje. La primera noticia que se tiene sobre Petrus Christus es de 1444, cuando adquirió el derecho de ciudadanía en Brujas. Su actividad, sin embargo, está bien documentada entre 1457 y 1463. Su nombre y el de su esposa aparecen inscritos como miembros de la cofradía de Nuestra Señora del Árbol Seco entre 1458 y 1463. El artista recibió, entre 1446 y 1454, una serie de encargos relevantes procedentes de la aristocracia y la alta burguesía. En su obra hay un grupo de pinturas, fechadas y firmadas entre 1446 y 1457, entre las que se encuentran: San Eloy y Retrato de un cartujo, ambos en el Metropolitan Museum de Nueva York; las tablas conservadas en la Gemäldegalerie de Berlín; el Retrato de Edward Grymeston, que pertenece a la Gorhambury House en Hertfordshire, en depósito en la National Gallery de Londres, y La Virgen y el Niño con los santos Francisco y Jerónimo, de la colección del Städelsches Kunst - institut de Frankfurt. Asimismo se le han atribuido otras pinturas, entre las que destacan La Virgen del Árbol Seco del Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, La Lamentación del Musée des Beaux Arts de Bruselas y La Virgen y el Niño en un interior gótico del Nelson-Atkins Museum of Art de Kansas City. Entre 1462 y 1463, junto con el pintor Pieter Nachtegale, le fue encomendado por el municipio de Brujas la supervisión de dos grandes decorados diseñados con motivo de la entrada triunfal en la ciudad de Felipe el Bueno. En la década de 1460 el nombre de Petrus Christus aparece en una serie de documentos del gremio de pintores y de otras corporaciones. Su estilo es un reflejo del arte de Jan van Eyck, del que Petrus Christus toma modelos y composiciones aplicándolos a sus cuadros con una simplificación de esquemas. También en su pintura se puede rastrear el estilo de Rogier van der Weyden en la armonía y disposición de los temas


 2la_virgen_del_rbol_seco

La Virgen del árbol seco, c. 1465. Óleo sobre tabla, 17,4 x 12,4 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Petrus Christus.

Petrus Christus es un pintor flamenco del siglo XV, vinculado a la ciudad de Brujas. Su estilo tiene conexiones con el de Jan Van Eyck, del que tomó sus modelos y simplificó sus esquemas compositivos. Su producción evidencia también el conocimiento de la obra de Rogier van der Weyden, en la disposición de los temas y en la expresividad de los personajes. La Virgen del árbol seco, que fue atribuida a Petrus Christus por Grete Ring en 1919, es un tema poco habitual. Esta representación está relacionada con la Cofradía de Nuestra Señora del Árbol Seco, a la que el artista y su mujer pertenecieron. Se supone que algún cofrade pudo haberle encargado la obra para su devoción privada o incluso que fuera del propio Petrus Christus. En esta pequeña tabla el artista ha representado simbólicamente el mensaje de la Redención, a través de las figuras de la Virgen y el Niño, como narra el Libro de Ezequiel, haciendo alusión a María como la Nueva Eva y al árbol seco, que se ha interpretado como el Árbol de la Ciencia, marchito tras el pecado original y que volvió a florecer con la concepción de Jesús. El Niño aparece en la composición como Redentor de la humanidad, llevando en la mano el globo coronado con la cruz.

Esta pequeña tablita, que procede de una colección belga en la que se hallaba a principios del siglo xx, fue atribuida, en 1919, por Grete Ring a Petrus Christus. Representa un tema original dentro de la producción del pintor. Su iconografía se repetiría posteriormente con variantes en sellos, como el conservado en el Archivo Municipal de Brujas; en medallas, como la de la Biblioteca Real Alberto I, de Bruselas; o más directamente en pinturas, como la tabla central del tríptico con el mismo asunto de Pieter Claessen en la iglesia de Santa Walburga en Brujas, fechada en 1620. Pieter Claessen, sin embargo, eligió como fondo del tema un amplio paisaje con un punto de vista elevado; en su centro, sirviendo de eje, se levanta el árbol en cuyo interior se coloca a María y al Niño.

La Virgen del árbol seco perteneció, antes de 1919, a la colección berlinesa de Ernst Oppler. Hacia 1937 la encontramos en la colección de Fritz Thyssen, en Mülheim, entre cuyos descendientes estuvo hasta la década de 1960.De la familia Fritz Thyssen pasó a la colección de Konrad Adenauer, y en 1965 entró en la colección Thyssen-Bornemisza, siendo una adquisición del barón Hans Heinrich.

El tema tiene una relación directa con la cofradía de Nuestra Señora del Árbol Seco, que contó entre sus miembros con el pintor y su esposa, inscritos en ella hacia 1462. Esta cofradía, mencionada ya en un documento de 1396, tuvo una capilla en la iglesia franciscana de los Hermanos Menores en Brujas, destruida en 1578 durante las guerras de religión. Entre sus cofrades más destacados se encontraban, como miembros de honor, los duques de Borgoña y otros personajes de los más altos estamentos políticos y sociales de Brujas. Sin embargo, una leyenda difundida durante el siglo xviii, sin mucho rigor histórico, atribuyó a Felipe el Bueno su fundación. Según esta leyenda, antes de que el duque entablara batalla contra los franceses, la Virgen y el Niño se le aparecieron sobre el tronco de un árbol seco. Felipe el Bueno oró entonces ante la imagen pidiendo la victoria y ésta le fue concedida. El desenlace de la historia consistiría en la fundación de la cofradía como acto de agradecimiento y conmemoración de la victoria.

En este minúsculo óleo, el artista, tal vez inducido por su comitente, representó de forma simbólica el mensaje de la Redención encerrado en la iconografía con la que se representa a la Virgen y al Niño. Para la interpretación iconográfica de la Virgen en esta pintura hay que recurrir al Libro de Ezequiel. Las palabras del profeta «sequé el árbol verde e hice reverdecer el árbol seco», se interpretan como una clara alusión al pecado original y al papel que desempeñaría María como la Nueva Eva. El árbol seco se identifica con el Árbol de la Ciencia, marchito tras el pecado original y que volvería a florecer por la concepción de Jesús. Otra de las fuentes que se han mencionado para la lectura del tema ha sido un texto de Guillaume de Deguileville, de 1330, donde en términos metafóricos se expresa la misma idea.

Este mensaje se fortalece con la representación de Jesús, que sostiene en una de sus manos el globo coronado con una cruz, en clara alusión a su papel como Redentor de la humanidad. Por otro lado, las ramas secas del árbol, dobladas y trenzadas, forman una corona que constituye una clara prefiguración de su Pasión. De las ramas secas cuelgan quince aes doradas que simbolizan la primera letra del Ave María; su número se ha puesto en relación con los misterios contenidos en el rosario, oración para llegar a la intercesora entre los hombres y Dios. Esta pintura pudo ser encargada por algún miembro de la cofradía para su devoción privada, pero también pudo ser una pintura para el propio Petrus Christus como cofrade que era de la hermandad. Esta hermandad religiosa dedicada a obras de caridad veneraba también la Inmaculada Concepción.

La pintura está concebida, por su acabado, como una joya o un objeto precioso donde destacan los materiales y sus texturas. Las figuras, de cabezas redondas con rostros bien construidos, reflejan el mejor estilo de Petrus Christus. Sus modelos están inspirados en Jan van Eyck, al que siguió en algunas pinturas, y en Roger van der Weyden, del que tomó la forma de expresar los sentimientos. La presencia de Van Eyck la encontramos en el tipo de Virgen con el Niño que pudo tener su inspiración en la famosa Virgen de la fuente del Musée Royal des Beaux- Arts de Amberes. La huella de ambos artistas se manifiesta en la etapa final de Petrus Christus, periodo al que pertenece esta pintura.



Otras obras


 7christus_carthusian

Retrato de un cartujo es una pintura al óleo sobre tabla de roble obra de Petrus Christus, perteneciente al movimiento de los primitivos flamencos y realizada en 1446. La obra forma parte de la colección de Jules Bache expuesta en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Esta es una de las obras firmadas y fechadas por el autor con el texto "PETRVS · XPI · ME · FECIT · Ao · 1446", ubicada en la parte baja de la tela, en el marco simulado. Como obra temprana de Christus manifiesta una influencia de Jan van Eyck, aunque aplica novedades como una correcta utilización de la perspectiva lineal y la incorporación de uno de los primeros ejemplos de la técnica pictórica conocida como trampantojo.

Petrus Christus (Baarle-Hertog, c. 1410/1420 - Brujas, 1473) fue un pintor de la escuela de los primitivos flamencos activo en Brujas desde 1444. Los temas de su obra se sitúan dentro, tanto de las obras religiosas como de las profanas. A pesar de ser considerado un seguidor del estilo de Jan van Eyck, no coincidió con él en Brujas, ciudad donde llegó después de 1441, fecha de la muerte del maestro. Christus se decantó por mantener el espacio y el volumen de Eyck mientras restaba importancia a la continuidad rítmica y la precisión, reduciendo así las complejidades del modelo de Eyck en superficies planas y simples. Transformó el lenguaje de los maestros a un nivel más llano y familiar, sin actitudes heroicas y asequible para aquellos que, como él, provenían de zonas menos desarrolladas. Dejó de aplicar la compleja simbología religiosa escondida en los detalles de las obras de sus predecesores, en un signo de clara modernidad.

El autor hizo una aportación muy importante con la correcta utilización de la perspectiva, con un único punto de fuga central, logrando así la representación de un espacio pictórico lógico. Fue el primero de los primitivos flamencos en utilizar este tipo de perspectiva.
Relación de la obra con su época histórica

Retrato de un cartujo fue un cuadro pintado en Flandes durante el siglo XV. Es una época en la que la región flamenca vive en un tiempo de desarrollo y prosperidad, con una economía fuerte basada en los productos textiles de lujo y en un comercio favorecido por la excelente situación estratégica de la zona: por allí pasaban las grandes rutas comerciales terrestres que iban desde Italia y Francia hacia el norte —Inglaterra y países nórdicos— y las rutas marítimas que iban desde el mar del Norte al Cantábrico. En la burguesía flamenca gustaba el lujo y el arte. Estas obras iban destinadas al propio disfrute, es decir, se tenían y colocaban a la vista en la vivienda para lucirlas o bien en las capillas privadas, en lo que se llama la «pintura de devoción». Por este motivo se consideraba que la pintura era una técnica ideal, manejable, barata y adecuada para reflejar los gustos burgueses.

El estilo. La pintura se encuentra dentro del estilo de los primitivos flamencos, también llamado renacimiento flamenco. La escuela flamenca de pintura fue una de las más importantes del mundo, desde sus inicios en el siglo XV hasta el siglo XVIII. Estos primeros representantes de la escuela flamenca solían pintar cuadros de temática religiosa, que trataban como escenas costumbristas, aunque también desarrollaron el retrato y el paisaje. Utilizaban la pintura al óleo y su estilo se caracterizaba por la minuciosidad, el detalle en la reproducción de objetos, el naturalismo y el amor al paisaje. Entre los artistas más importantes de esta escuela destacan los mencionados Jan van Eyck y Petrus Christus, así como Robert Campin y Roger van der Weyden. En Cataluña cabe citar la influencia de este estilo en Lluís Dalmau después de haber trabajado en el taller de Van Eyck, autor de la Virgen dels Consellers.

Giorgio Vasari atribuyó el descubrimiento de la técnica de la pintura al óleo a Eyck, aunque posteriormente quedó demostrado que no fue así ya que el uso del aceite como vehículo de los pigmentos ya se utilizaba en obras pictóricas del siglo XIII. Lo que sí es destacable es el hecho de que Eyck transformara esta técnica en un procedimiento de una gran perfección usando el aceite de linaza con otros disolventes y barnices que, aplicado en veladuras, conseguía el secado de las capas y facilitaba las correcciones.

Análisis de la obra. Retrato de un cartujo es un retrato de tres cuartos de un monje anónimo de la Orden de los Cartujos, captado de medio lado mirando directamente al espectador. Como el monje está girado a la derecha mira por encima de su hombro izquierdo para fijar su mirada en quien observa, creando así una incómoda postura diagonal. Petrus Christus lo equilibra cambiando el eje de la cara del monje hacia la derecha, colocándolo justo en el centro. Para modelar más el hombro derecho del monje que el izquierdo, Christus dibujó un lado del cuerpo más cerca del espectador, añadiendo más profundidad a la obra. Las proporciones de la cara del monje también se exageran: nariz y ojos están alargados a propósito. El efecto global es una silueta exagerada, una técnica de composición que raramente se encuentra en los primitivos flamencos.

El esquema de luz utilizado es también notable; el monje está bañado por una luz intensa, contrastando su figura con el espacio que ocupa. Mientras esta luz, dura y rasante, es típica del contemporáneo Jan van Eyck, la adición de Christus de una segunda fuente de luz opuesta detrás del monje marca este retrato como singular. La luz de la izquierda parece ser un reflejo de dentro del espacio, pero aún así parece que llega de una fuente externa, tal vez de una ventana que pasa desapercibida. El resultado es que la luz llega desde dentro y desde fuera del espacio pictórico, y el monje (especialmente su hábito) se convierte en el punto de unión de las dos, permitiendo a Christus emplear un espectro mucho más completo y más rico de colores y sombreando como si se tratara de una fuente única de iluminación. Este esquema complejo es la razón que hace que la obra parezca tridimensional y realista.

La mosca y el trompe-l'œil. La obra incorpora un trampantojo de una mosca en su esquina inferior derecha. Se considera que la adición de trampantojo de moscas en las obras de arte comenzó en siglo XV, justo cuando Christus pintaba. Los historiadores de arte están generalmente divididos entre dos interpretaciones diferentes acerca de las razones de su uso: muchos consideran que la mosca tiene un simbolismo religioso, con connotaciones de pecado, corrupción, muerte, etc, y creen que la mosca se utiliza para evocar tales imágenes en conexión con Belcebú, una de las representaciones de Satanás (El Señor de las Moscas). Más recientemente, otros historiadores de arte están empezando a ver estas imágenes como un distintivo profesional. Así, Felix Thürlemann, lo describe como la "representación autoconsciente de la destreza pictórica superior". Se cree que es por eso que generalmente la mosca aparece cerca de la firma del artista9 (la mosca aparece cerca de Petrus Xdi Me Fecit, insinuando que podría ser el referente del 'me', es decir, del creador del trabajo).


 8retrato_de_un_cartujo_antes_de_la_restauraci_n_para_eliminar_el_halo

Retrato de un cartujo antes de la restauración para eliminar el halo.

Halo y restauración de 1994. El 'retrato de un cartujo' presentaba un halo de santidad sobre la cabeza del monje cuando fue adquirido por el Museo Metropolitano de Nueva York en 1944. Sin embargo, estos símbolos son extremadamente raros en la pintura primitiva flamenca. Ese halo añadido fue durante tiempo objeto de controversia desde que en 1916 el historiador, Max Friedländer, lo cuestionó. Además, la identificación del personaje con un santo cartujo se puso en duda también, ya que no se conocía ningún hermano cartujo que hubiera sido elevado a la santidad en el sur de los Países Bajos cuando fue pintado el cuadro, alrededor de 1446. Actualmente se cree que se trata de Bruno de Colonia (c. 1030-1101), el fundador de la orden de los cartujos, que fue canonizado en 1623, y que explicaría que un propietario posterior de la pintura quisiera recoger la santificación añadiéndole el halo a la obra.

Finalmente, en 1994, durante la preparación para la exposición del Metropolitano, Petrus Christus: Maestro del Renacimiento de Brujas, la autenticidad del halo fue públicamente examinada por un grupo de especialistas, llegando a la conclusión de que, en efecto, se trataba de una adición posterior. El equipo aceptó mayoritariamente que el halo probablemente se había añadido en España durante el siglo XVII —imitando una tendencia surgida en Italia— cuando formaba parte de la colección de Ramón de Oms, que vendió el cuadro al industrial estadounidense Jules Bache en 1911. El equipo recomendó que el halo fuera eliminado para hacer más auténtica estéticamente la pintura, y así se hizo. Christus fue uno de los primeros pintores flamencos en jugar realmente con la ilusión de espacio y luz, y la adición del halo forzaba al espectador a mirar el primer plano y por eso enmarcaba el espacio de una manera inapropiada al estilo del autor. Desde la supresión del halo, el Museo Metropolitano ha seguido suprimiendo otros casos dudosos en trabajos de Christus, siendo el más notable el cuadro Un orfebre en su taller.



 6petrus_christus

Un orfebre en su taller, posiblemente san Eligio es un óleo sobre tabla pintado por Petrus Christus. Data del año 1449 y tiene unas medidas de 100,1 cm de alto y 85,8 cm de ancho. Se conserva en el Museo Metropolitano de Arte, Nueva York. Es una de las obras más destacadas de la época prerrenacentista en el norte de Europa.

Se trata de una tabla en la que está representado un orfebre que tiene dos clientes burgueses en su tienda, una rica pareja que viste muy elegantemente. Con cariño, el novio pasa el brazo por la espalda de su novia. El realismo en los rostros de estos personajes hace pensar que se trata de retratos. El orfebre se cree que representa a san Eligio o san Eloy, patrón de la orfebrería, habiendo sido un encargo del gremio de los orfebres de Brujas para su capilla. En la mano tiene una balanza, con la que está pesando el oro para un anillo de boda. La tienda se encuentra llena de objetos representados con gran realismo no exento de simbolismo, como ocurre en las obras de van Eyck. Así, el objeto de cristal transparente probablemente tiene como finalidad conservar las hostias dentro; está rematada por la figura de un pelícano, símbolo del sacrificio de Cristo, ya que se arranca la carne de su propio pecho para alimentar a sus hijos. Se representan cuidadosamente los distintos materiales, como el cristal, el coral o el peltre de los jarrones.

En primer término, a la izquierda, aparece un cinturón o ceñidor, propio de las ceremonias nupciales; está pintado a modo de trampantojo que parece salirse del cuadro. En el extremo de la derecha hay un espejo convexo, elemento de decoración que puede encontrarse en otras obras de la época como en el Matrimonio Arnolfini (1434) o El cambista y su mujer (1514). Permite ver lo que ocurre en la parte exterior del taller: son dos nobles ociosos, uno de ellos llevando un ave de presa, a modo de contraste con la laboriosidad del orfebre. Detrás de ellos se encuentra la plaza del mercado de Brujas y unas casas.



 3retrato_de_una_joven_muchacha

Retrato de una joven muchacha. Autor: Petrus Christus. Pintado alrededor de 1460. Óleo sobre madera, 29x22,5 cm. Gemäldegalerie de Berlín. Esta dama desconocida es el exponente de un cambio de estilo en el retrato flamenco, operado por Petrus Christus y los artistas de la generación que sigue a Jan van Eyck, Robert Campin y Rogier van der Weyden. La principal diferencia estriba en haber eliminado el fondo neutro sin referencias de los retratos de aquella primera generación de flamencos, para trazar una referencia arquitectónica tras la modelo. De este modo se personaliza el contexto del retrato, se permite que el espectador entre en contacto directo con el ambiente privado del modelo, que en este caso parece su habitación. Este cambio estilístico tuvo lugar a mediados del siglo XV, cuando los modelos italianos también empezaban a ser conocidos en Flandes y los Países Bajos. De hecho, podemos encontrar el mismo gusto por la geometrización que caracterizaba a los artistas del cuatrocento en este retrato: el escote en uve, los collares en perfectos semicírculos concéntricos, el bloque de cabeza y tocado, que forman un cilindro... El empleo de formas geométricas daba un carácter intelectual a la obra y permitía que fuera asimilada en términos de volúmenes simples.También ha variado el realismo materialista de los primeros encargos burgueses en pro de una mayor sofisticación aristocrática de la figura. La horizontalidad del fondo compensa con gran armonía la silueta vertical, un juego que podemos apreciar en otras obras como el retrato de orante de Hans Memling, algo posterior a este otro.



 4la_natividad_christus

La Natividad es un óleo sobre tabla pintado por Petrus Christus. Data aproximadmente del año 1450 y tiene unas medidas de 127,6 cm de alto y 94,9 cm de ancho. Se conserva en la Galería Nacional de Arte, Washington D.C.

Se trata de una tabla en la que se representa la escena del portal de Belén, con el Niño Jesús tendido en el suelo sobre la capa de la Virgen María. A la derecha se encuentra san José, que se ha descalzado en señal de humildad. Están acompañados por cuatro ángeles, uno de ellos vestido con ricos brocados. Al fondo se ve un paisaje de colinas ondulándose hacia el horizonte, con la representación de una ciudad en la que destaca la iglesia y su enorme cúpula; se trata de una representación de Jerusalén. Enmarca toda la escena un arco apuntado en el que se ven escenas del Antiguo Testamento como Adán y Eva al lado de otras del Nuevo Testamento que reflejan escenas de la Pasión de Cristo. Así se unen el pecado original y la redención a través del sacrificio de Cristo en la Cruz.



 5cabeza_de_cristo_museo_metropolitano_de_arte_nueva_york

Cabeza de Cristo, 1445. Óleo sobre lienzo, 14.9 x 10.8 cm. Museo Metropolitano de Arte, Nueva York. Obra de Petrus Christus

La obra formó parte de las exhibiciones Petrus Christus: Renaissance Master of Bruges de 1994, From Van Eyck to Bruegel: Early Netherlandish Painting in The Metropolitan Museum of Art de 1998-1999 y Antonello da Messina: Sicily's Renaissance Master de 2005-2006


 29petrus_christus_un_donatore

Donante. Autor: Petrus Christus. 1455 h. Óleo sobre tabla, 42 x 21,6 cm. National Gallery (Washington) Petrus Christus debió de pintar un tríptico, cuya tabla central se ha perdido. Se conservan tan sólo las dos alas laterales, con los retratos del donante y de su esposa, a la que vemos en esta tablita. Los esposos aparecen rezando en sus respectivas habitaciones. La dama viste lujosamente y a través de la ventana se observa un lejano paisaje, sugerente y tranquilo. Es una típica imagen flamenca, que suele colocar estos motivos paisajísticos junto a sus retratados, lo que da amplitud y amenidad a las efigies.



 27_petrus_christus_isabel_of_portugal_with_st_elizabeth

Isabel of Portugal with Saint Elizabeth, c. 1457-60. Obra de Petrus Christus


 28petrus_christus_moglie_di_donatore

Moglie di donatore, c. 1450. Obra de Petrus Christus


 9petrus_christus_ritratto_di_edward_grimston

Ritratto di Edward Grimston, 1446. Obra de Petrus Christus


 10petrus_christus_ritratto_virile_1475_lacma

Ritratto virile, c. 1475, lacma. Obra de Petrus Christus


 11portrait_of_a_young_man_c1460_petrus_christus

Portrait of a Young Man, c. 1460. Obra de Petrus Christus


 12petrus_christus_portrait_of_a_donor_under_the_protection_of_st_anthony_statens_museum_for_kunst

Portrait of a Donor under the Protection of St Anthony, c. 1450. Statens Museum for Kunst. Obra de Petrus Christus


 15petrus_christus_madonna_col_bambino_di_budapest_01

Madonna col bambino, c. 1445. Budapest. Obra de Petrus Christus


 16petrus_christus_madonna_col_bambino_santa_e_un_monaco_donatore

Madonna col bambino, santa e un monaco donatore, c. 1450. Obra de Petrus Christus


 17_petruschristus_vergejeronifrancesc_016

The Virginr and Child Enthroned with Saints Jerome and Francis. 1458. StädelschesKunstinstitut. Obra de Petrus Christus


 26petrus_christus_giudizio_universale

The Last Judgement Oak, 1452, 134 x 56 cm. Staatliche Museen, Berlin. Obra de Petrus Christus


 20petrus_christus_annunciazione_e_nativit

Annonciation e Natività, 1452, panel doble. Obra de Petrus Christus


 22petrus_christus_attr_annunciazione_1450_ca

Annunciazione, c. 1450. The Metropolitan Museum of Art, New York. Obra atribuida a Petrus Christus


 25petrus_christus_annunciation

Annunciation. c. 1455. Obra de Petrus Christus


 23_petrus_christus_de_bewening_msk_brussel_25_02_2011_11_47_13

Deposizione di Bruxelles, c. 1455-60. Obra de Petrus Christus


 24deposizione_di_new_york_c_1450_obra_de_petrus_christus

Deposizione di New York, c. 1450. Obra de Petrus Christus




Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al pintor flamenco Petrus Christus. Fue discípulo y sucesor de Jan van Eyck. Algunas de sus obras han sido atribuidas en ciertas ocasiones a su maestro. Al igual que él, Christus es incluido en el Renacimiento Nórdico o en la Ars Nova pictórica, aunque en su obra se mantienen más patentes las reminiscencias góticas al mismo tiempo que resulta un precursor del genuino Renacimiento en la Europa septentrional.



Fuentes y Agradecimientos a: es.wikipedia.org, museodelprado.es, museothyssen.org, artehistoria.com, artcyclopedia.com, wga.hu y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario