Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Camilo, Francisco
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje 
Mensaje Camilo, Francisco 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al pintor español Francisco Camilo. Fue uno de los primeros pintores de estilo plenamente barroco de la escuela madrileña. Su producción está formada en su mayor parte por cuadros de altar. Se han perdido todas sus obras al fresco. Participó en la decoración del monasterio de El Escorial. Entre sus mejores lienzos, destacan El Cristo de las injurias y San Carlos Borromeo.

Francisco Camilo (Madrid, 1615 - Madrid, 1673), fue un pintor español activo durante el Barroco, perteneciente a la Escuela madrileña.

Hijo del pintor florentino Domenico Camilo, uno de los artistas que participaron en la decoración del Escorial. Su madre casó en segundas nupcias con el pintor madrileño Pedro de las Cuevas, con quien aprendió el oficio. En el taller de De las Cuevas se formaron varios de los más importantes representantes de la escuela madrileña de pintura del siglo XVII.

Ya muy joven, le vemos trabajar como artista independiente. En 1639 colabora en la decoración del Salón Dorado (o De las Comedias) con cuatro lienzos. De la década de 1640 se conservan diversas obras suyas basadas en modelos manieristas, pero con un acabado que le distinguirá de sus contemporáneos. Su factura es muy suelta, de pincelada nerviosa y colorido claro y brillante. Su arte es una peculiar versión del manierismo, de figuras alargadas, y que alcanza una gran dulzura en sus obras de devoción.

Nunca ostentó el título de Pintor del Rey, pero trabajó ocasionalmente en la decoración del Alcázar madrileño y otras dependencias reales. Realizó (1649) una serie de lienzos sobre Las metamorfosis de Ovidio, que no agradaron a Felipe IV. En efecto, Camilo siempre se mostró incómodo en la realización de temas mitológicos a los que no estaba acostumbrado.

Poco después, Camilo realizó dos lienzos para el Convento de Capuchinos de la Paciencia (1651), con la historia del crucifijo ultrajado por los judíos, en los que explora la plasmación de interiores, con resultados más que acertados, que recuerdan a las primeras obras de Velázquez.

Se conservan de él gran cantidad de obras devocionales de pequeño formato y aire íntimo, que son lo mejor de su producción. Aunque a veces resultan algo sensibleras, es evidente que es en este género donde Camilo da lo mejor de sí mismo.

Nos han llegado de su mano algunos retablos completos, donde da rienda suelta a su gusto por el colorido. Camilo colaboró con algunos de los más importantes escultores de su época, policromando sus figuras. Un ejemplo de su actividad en este campo es el Cristo del Perdón del desaparecido Convento del Rosario madrileño, obra de Manuel Pereira.

Francisco Camilo representa un nexo de unión entre el manierismo, ya moribundo, y la nueva sensibilidad barroca.

Obras destacadas:

- El Cristo de las injurias
- Escenas de las Metamorfosis de Ovidio (1649, Alcazar de Madrid, destruídos)
- San Juan de Dios (1650, Bowes Museum, Barnard Castle, Durham)
- Ascensión de Cristo (1651, MNAC, Barcelona)
- San Luis de Francia (1651, Museo de Sarasota)
- San Jerónimo azotado por los ángeles (1651, Museo del Prado)
- Martirio de San Bartolomé (1651, Museo del Prado)
- Adoración de los Reyes Magos (Museo de Bellas Artes, Bilbao)
- San Carlos Borromeo y los apestados (Catedral Nueva, Salamanca)
- San Pedro consagrando a San Torcuato (Hospital Tavera, Toledo)
- San José con el Niño dormido (Museo de Huesca)
- Retablo de Santorcaz (Madrid) (1656, in situ)
- Retablo de Otero de Herreros (Segovia) (1659, in situ)
- Retablo de la Virgen de la Fuencisla, Segovia (1662, in situ)
- Conversión de San Pablo (Museo Provincial, Segovia)
- Muerte de San Pablo Ermitaño (Museo del Prado)
- Jesús niño triunfando de la muerte y el pecado (Museo de Ponce, Puerto Rico)
- Martirio de San Bartolomé, Museo del Prado.Asunción de la Virgen (1666, Museo del Hermitage, San Petersburgo)


Espero os resulte interesante la pequeña recopilación de este pintor español, sea de vuestro interés y contribuya en la divulgación de su obra.





Algunas obras


 26la_conversi_n_de_san_pablo

Conversión de San Pablo. Autor: Francisco Camilo. 1650 h. Óleo sobre lienzo. Museo Provincial de Segovia. Francisco Camilo es un importante autor barroco. Su obra se caracteriza por el movimiento y la agitación de las escenas. Este capítulo de la Conversión de San Pablo muestra la plenitud de su estilo. La imagen está protagonizada por el movimiento, que no sólo es propio de los personajes sino que se transmite a las telas, el cielo y los árboles; se diría que toda la escena tiembla frenéticamente, lo cual se explica en parte por lo traumático del tema elegido: San Pablo es derribado de su caballo por una gran luz que le envía Cristo y que le deja ciego. Todo su séquito está preso de la confusión y trata de auxiliarle y sujetar al caballo, que relincha espantado. La gama de colores es ciertamente clara y luminosa, lo cual contribuye a facilitar la lectura del lienzo y a no crear mayor confusión en una escena bastante complicada.


 24_1410344797_296832

Cristo lavando los pies a los Apóstoles. Óleo sobre lienzo, 25 x 151 cm. Obra de Francisco Camilo


 32fran_camilo_adoraci_n_de_los_reyes_magos_m_b_a_bilbao

Adoración de los Reyes Magos, oleo sobre lienzo 83 x 249. Museo de Bellas de Bilbao. Obra de Francisco Camilo


 33san_juan_bautista_en_orla_de_flores_colecci_n_particular

San Juan Bautista en Orla de Flores. Colección particular. Obra de Francisco Camilo


 34camilo_alegoria_planetas

Alegoría de los planetas. 1641-43, óleo sobre lienzo, 81,3 x 63,5 cm, Galería Caylus. Obra de Francisco Camilo


 42francisco_camilo_ascension_google_art_project

Ascension. 1651. Obra de Francisco Camilo


 43santo_tomas_de_villanueva_repartiendo_limosnas_1650

Santo Tomas de Villanueva repartiendo limosnas, 1650. Convento de Recoletas de Pamplona. Obra de Francisco Camilo


 0_199

Aparición de la Vírgen con el Niño a Santa Teresa de Jesús, 1660. Óleo sobre lienzo, 130 x 100 cm. Iglesia de San José, Madrid. Obra de Francisco Camilo


 41fr_camilo_asunci_n_de_la_virgen_1666_hermitage

Asunción de la Virgen, 1666. Museo del Hermitage. Rusia. Obra de Francisco Camilo


 inmaculada_concepci_n_autores_francisco_camilo_y_antonio_de_pereda

«Inmaculada Concepción» Autores: Francisco Camilo y Antonio de Pereda (1615 - Madrid, 1673) / (Valladolid, 1611 - Madrid, 1678) Óleo sobre lienzo, 245 x 166 cm. Aunque esta Inmaculada Concepción fue publicada como obra de Antonio de Pereda (Valladolid, 1611 - Madrid, 1768), por llevar una firma antigua perfectamente integrada en el conjunto de la pintura, en realidad los modelos humanos son ajenos a este pintor.


 44capilla_de_cerralbo_retablo_del_altar_mayor

Capilla de Cerralbo. Retablo del altar mayor, en madera de nogal (de Alonso de Barbás), con algunos cuadros como "Bautismo de Jesús" (anónimo) y "Santiago a Caballo" (Francisco Camilo). Ciudad Rodrigo. Salamanca.



Francisco Camilo en el Museo del Prado

Francisco Camilo (Madrid, 1615-1673). Pintor español. Hijo de Domenico Camilo, pintor florentino que participó en la decoración del monasterio de El Escorial. A la muerte de su padre, su madre se casó en segundas nupcias con el pintor madrileño Pedro de las Cuevas, con quien el joven Camilo aprendió el arte de la pintura. En la órbita cortesana realizó cuadros de los reyes de España para la decoración del salón de comedias del Alcázar de Madrid. En el mismo palacio participó a partir de 1641 en la decoración al fresco de la galería de poniente sobre las fábulas de Ovidio. De este trabajo, destruido, que realizó junto a Julio César Semini, ha quedado principalmente la impresión que causó en el rey Felipe IV, que criticó el aire de composición religiosa del conjunto. En Madrid trabajó para distintos conventos, como el de San Felipe el Real, para el que crearía obras como San Joaquín y la Virgen niña o San José con el Niño dormido, ambos en el Museo de Huesca. A su mano se debieron obras tan populares como la representación de la Virgen de Belén que se exponía en la iglesia de San Juan de Dios, en el madrileño convento de Antón Martín, obra venerada y copiada hasta la saciedad. También participó en la serie de cuadros antijudaizantes de maltratos al Crucifijo para el convento madrileño de los capuchinos de la Paciencia, buen ejemplo de su dominio compositivo en el desarrollo de estas escenas de interiores. Dentro de la provincia de Madrid, realizó algunas obras para la cartuja de El Paular, hoy en el Museo del Prado, para el convento de capuchinos de El Pardo, o para la iglesia de la localidad madrileña de Santorcaz. Su actividad artística se extendió más allá del círculo de la Villa y Corte. Así encontramos sus obras producidas para distintas instituciones de la ciudad de Salamanca, como la casa profesa de la Compañía de Jesús, o la iglesia del convento de Clérigos menores (Ciudad Rodrigo, Salamanca). Su producción para ciudades como Toledo y Segovia fue elevada; entre ellas se encuentran las obras de 1662 para el santuario de la Fuencisla, en la ciudad castellano-leonesa, muy apreciadas en su época. Su obra fue muy abundante, dada su precocidad, aunque de desigual calidad. Estilísticamente se inclina hacia los postulados artísticos procedentes del ámbito italiano y muestra una tendencia a crear composiciones de complicadas agrupaciones de figuras, insertas en grandes espacios, propiciados por el uso de formatos de gran tamaño. En sus obras predomina el colorido de gamas azuladas por encima de la inquietud tenebrista que caracteriza al panorama artístico de su época. Deposita el acento de sus composiciones en el agitado movimiento de sus escenas, que crean una sensación de barroquismo apasionado. Colaboró con escultores de renombre policromando sus estatuas, por ejemplo, el Cristo del Perdón para el desaparecido convento del Rosario de Madrid, obra de Manuel Pereira. El elevado número de sus pinturas que conserva el Museo del Prado da idea de lo extenso de su producción, entre la que cabe destacar la Sagrada Familia o la Trinidad en la tierra, iconografía de gran éxito en época inmediatamente posterior. Igualmente dignos de mención son los cuadros procedentes del madrileño convento de los carmelitas descalzos, con escenas como El martirio de san Bartolomé o San Jerónimo azotado por los ángeles.

Obras

    - El martirio de san Bartolomé, óleo sobre lienzo, 205 x 249 cm, firmado [P623].
    - San Jerónimo azotado por los ángeles, óleo sobre lienzo, 206 x 249 cm, 1651 [P2966].
    - El beato Nicolás Albergati, obispo de Bolonia, óleo sobre lienzo, 110 x 84 cm (en dep. en el Museo de Salamanca) [P3201].
    - San Joaquín conduciendo a la Virgen niña de la mano, óleo sobre lienzo, 177 x 126 cm (en dep. en la iglesia de San Jerónimo el ­Real, Madrid) [P3277].
    - Cristo yacente, óleo sobre lienzo, 109 x 202 cm (en dep. en la iglesia de San Jerónimo el ­Real, Madrid) [P3284].
    - Santo Tomás de Villanueva, óleo sobre lienzo, 208 x 111 cm (en dep. en el Consejo de Estado, Madrid) [P3336].
    - Sagrada Familia o la Trinidad en la tierra, óleo sobre lienzo, 157 x 120 cm [P3876].
    - San José con el Niño Jesús, óleo sobre lienzo, 450 x 287 cm (en dep. en el Hospital Tavera, Toledo) [P4126].
    - Muerte de san Pablo ermitaño, óleo sobre lienzo, 264 x 180 cm, firmado [P4751].
    - El apóstol Santiago a caballo, Santiago Matamoros, óleo sobre lienzo, 263 x 178 cm, firmado, 1649 (en dep. en la capilla Cerralbo, Salamanca) [P4933].
    - Consagración de san Torcuato por san Pedro, óleo sobre lienzo (en dep. en el Hospital Tavera, Toledo) [P4944].
    - Ultrajes al crucifijo o Cristo de las injurias, óleo sobre lienzo, 210 x 231 cm, firmado (en dep. en la Biblioteca-Museu Víctor Balaguer de Villanueva y Geltrú, Barcelona) [P5107].
    - Cristo yacente, óleo sobre lienzo, 105 x 206 cm, firmado, 1647 (en dep. en el Museo de Jaén) [P5162].
    - San José con el Niño dormido en brazos, óleo sobre lienzo, 234 x 174 cm, firmado, 1652 (en dep. en el Museo Provincial de Huesca) [P5170].
    - Santa Ana, san Joaquín y la Virgen, óleo sobre lienzo, 234 x 174 cm, firmado, 1652 (en dep. en el Museo Provincial de Huesca) [P5171].
    - San Hugo de Lincoln, óleo sobre lienzo, 110 x 85 cm, firmado (en dep. en la Universidad de Sevilla) [P5483].
    - Presentación de la Virgen en el templo, óleo sobre lienzo, 232 x 125 cm (en dep. en el Museo Municipal de San Telmo, San Sebastián) [P5770].
    - San Miguel, aguada sepia y pluma sobre papel amarillento, 225 x 153 mm [D39].
    - Virgen con Niño, santa Teresa y santos, aguada sepia y pluma sobre papel verjurado amarillento, 194 x 139 mm, h. 1660 [D40].
    San Carlos Borromeo intercede por los apestados, aguada parda, azulada, pluma y preparado a lápiz sobre papel verjurado amarillento, 376 x 235 mm [D41].
    - Presentación de la Virgen en el templo, aguada sepia, lápiz y pluma sobre papel verjurado amarillento, 220 x 170 mm [D43].



 37camilo_san_joaquin_santa_ana_y_la_virgen

San Joaquín, santa Ana y la Virgen, óleo sobre lienzo, 234 x 174 cm, Museo de Huesca (depósito del Museo del Prado). Obra de Francisco Camilo


 39camilo_san_jose_con_el_ni_o

San José con el Niño dormido, óleo sobre lienzo, 234 x 134 cm, Museo de Huesca (depósito del Museo del Prado). Obra de Francisco Camilo


 30petronila_ramon_berenguer

Detalle de los retratos de la reina Petronila de Aragón y el conde Ramón Berenguer IV de Barcelona. Obra de Francisco Camilo. 1634. Óleo sobre lienzo, 244 x 127 cm. Museo del Prado. Madrid. Procede del Palacio del Buen Retiro de Madrid y es copia de un original de Filippo Ariosto de 1586 pintado para el Salón Real del Palacio de la Generalidad del Reino de Aragón que fue destruido en 1809 tras los Sitios de Zaragoza durante la Guerra de la Independencia Española. En el cuadro figura a la derecha la reina Petronila de Aragón (Reina de Aragón entre 1157 y 1164) dotada de los atributos reales: Corona real abierta o medieval, cetro, mantón de pieles y collar, bajo uno de los blasones que en el siglo XVI se consideraba que representaba en modo privativo al Reino de Aragón: de plata, cruz de San Jorge con cuatro cabezas de moro en los respectivos cuarteles o "Cruz de Alcoraz", emblema documentado por primera vez en 1281 como divisa personal de Pedro III de Aragón "El Grande" (1276-1285), y considerado a partir del siglo XIV por Pedro IV el Ceremonioso como armas antiguas de Aragón, consideración que hizo fortuna en la necesidad de dotar a los distintos reinos, condados y soberanías del Casal d'Aragó/Casa de Aragón, de emblemas privativos. En segundo plano, a la izquierda, aparece el conde Ramón Berenguer IV de Barcelona con corona condal y vara de mando bajo escudo con los palos de gules timbrado de corona condal. Desde el siglo XIV el senyal reyal de la Casa de Aragón se consideró asociado al linaje condal.


 38camilo_san_joaquin_prado

San Joaquín conduciendo de la mano a la Virgen niña, óleo sobre lienzo, 177 x 126 cm, Madrid, Museo del Prado. Obra de Francisco Camilo


 40camilo_santo_tomas_de_villanueva_prado

Santo Tomás de Villanueva, óleo sobre lienzo, 208 x 111 cm, Madrid, Museo del Prado. Obra de Francisco Camilo


 28_1410345052_751397

Sagrada Familia. Autor: Francisco Camilo. 1660 h. Óleo sobre lienzo, 157 x 120 cm. Museo del Prado. Madrid. La figura de Francisco Camilo es una de las más importantes en la escuela barroca madrileña; partiendo de elementos manieristas supondrá un importante paso adelante en la formación del pleno barroco generalizado en los últimos años del siglo XVII. Esta imagen que contemplamos pudo pertenecer a la iglesia del convento madrileño de las Vallecas. Presenta a la Virgen María en la derecha, vestida con túnica roja - símbolo de martirio - y manto azul - símbolo de eternidad -, coronada de 12 estrellas alusivas a los dolores que padeció. El Niño Jesús preside la escena, mostrando un nimbo cruciforme que prefigura su Pasión. San José porta una vara florida. Sobre la Sagrada Familia se encuentra la paloma del espíritu Santo y Dios Padre acompañado de querubines, formando a la vez una Trinidad.Camilo ha aprovechado la preparación rojiza del lienzo como fondo, insinuando las luces con toques blancos. Sobre ese fondo se recortan las figuras de la zona baja y de él parecen emerger las de la zona superior. El canon amplio de sus figuras es muy empleado por el artista, haciéndose casi personal, recordando al manierismo. A pesar de sus limitaciones, nos encontramos con un pintor importante dentro de su generación.


 25el_mart_rio_de_san_bartolom_1410349764_332822

Martirio de San Bartolomé. Autor: Francisco Camilo. 1651. Óleo sobre lienzo, 205 x 249 cm. Museo del Prado. Madrid. Este pintor solía tratar temas religiosos en su mayoría, casi siempre de matiz dulce y devocional. Sin embargo, en esta ocasión tenemos un ejemplo de tema dramático resuelto a la manera típicamente barroca. El tema es el martirio de San Bartolomé, que fue desollado vivo. Lo más frecuente es representar al santo antes o después de la tortura, no durante la misma. Sin embargo el pintor ha elegido el momento en el que los verdugos comienzan a arrancar la piel del santo. Los martirios eran un tema frecuente en la España de la Reforma, puesto que excitaban la reflexión del fiel y la penitencia. Camilo muestra una composición muy barroca, en la cual las actitudes de los personajes se contradicen en movimiento y dirección, sesgados por la gran diagonal que plantea el cuerpo desmesurado del mártir. Esta composición sugiere una tensión de fuerzas enfrentadas, ideal para soportar el efecto dramáticamente violento de la escena.


 27_1410349429_778086

La muerte de san Pablo Ermitaño, óleo sobre lienzo, 264 x 180 cm, Madrid, Museo del Prado. Obra de Francisco Camilo


 36san_jer_nimo_azotado_por_los_ngeles_1651_leo_sobre_lienzo_206_x_249_cm_madrid_museo_del_prado

San Jerónimo azotado por los ángeles. 1651, óleo sobre lienzo, 206 x 249 cm, Madrid, Museo del Prado.  Obra de Francisco Camilo


 35cristo_yacente_leo_sobre_lienzo_109_x_202_cm_madrid_museo_del_prado

Cristo yacente, óleo sobre lienzo, 109 x 202 cm, Madrid, Museo del Prado. Obra de Francisco Camilo



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al pintor español Francisco Camino. Pintor de la segunda generación del Barroco madrileño, fue exponente del denominado estilo monumental, típico del momento y que tanto depende del movimiento escultórico paralelo, iniciado por los seguidores de Churriguera.


Fuentes y agradecimientos a: pintura.aut.org, museodelprado.es, es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, artehistoria.jcyl.es, biografiasyvidas.com, collycortes.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario