Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Maratta, Carlo
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Maratta, Carlo 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al artista Carlo Maratta. Fue un pintor italiano del "alto barroco" (barroco final), que trabajó principalmente en Roma. Fue el principal discípulo de Andrea Sacchi.


 0carlo_maratta_self_portrait_google_art_project

Carlo Maratta o Maratti (Camerano, 13 de mayo de 1625 - Roma, 15 de diciembre de 1713) Figura clave de la segunda mitad del siglo XVII, representó una pintura de estilo sobrio y mesurado, opuesta al barroco decorativo de Pietro da Cortona y Luca Giordano.

Nació en Camerano, cerca de Ancona. Desde niño mostró gran facilidad para el dibujo, y a los once años de edad viajó a Roma. Ingresó como aprendiz en el estudio de Andrea Sacchi, donde permanecería durante 22 años, y todavía después proseguirían su amistad. Testimonio de ello es un retrato que Maratta hizo de su maestro (Madrid, Museo del Prado).

Andrea Sacchi -discípulo de Francesco Albani-, orientó a Maratta hacia el estudio de Rafael Sanzio, Correggio y Annibale Carracci, influencias que Maratta fusionaría con otras de la escuela veneciana.

Tras un breve regreso a su tierra natal, Maratta volvió a Roma en 1650 y fue presentado por el gobernador de Ancona, el cardenal Albrizio, al papa Alejandro VII, que le encargaría pinturas para iglesias romanas y para la catedral de Siena. De la Huida a Egipto, conservada en esta última, existe una réplica de formato reducido en el Museo del Prado.

Al apoyo de Giovanni Bellori, teórico de arte y amigo de Poussin, debió Maratta su primer gran encargo: los frescos en Sant´Isidoro de Roma (1652).

Maratta ingreso en la Accademia di San Luca de Roma en 1662. Trabajó al servicio de los papas Inocencio XII y Clemente IX, a quien retrató (1669) copiando el esquema del Inocencio X pintado por Velázquez. Se le encomendó la restauración de los frescos de las Estancias de Rafael.

Pintó en 1686 una famosa Asunción de la Virgen para Santa María del Popolo en Roma. Su labor como fresquista incluye ciclos decorativos en Frascati (la Villa Falconieri) y en Roma (el Palacio Altieri). Entre sus retratos, muy estimados, se puede mencionar el de André Le Nôtre, diseñador de los jardines de Versalles (h. 1679; Palacio de Versalles). Pero el grueso de su producción es pintura religiosa. De ello es ejemplo la Virgen dando de mamar al Niño de la Casa de Alba (Madrid, Palacio de Liria).

Muertos Bernini y da Cortona, Maratta se convirtió en líder de la pintura romana. Una de sus obras más importantes es una pintura de Constantino destruyendo los ídolos para el Baptisterio de Letrán. Esta obra incrementó la fama de Maratta en el Vaticano. Fue nombrado Caballero de la Orden de Cristo por Clemente XI en 1704, y primer pintor por Luis XIV de Francia el mismo año.


 10_1432501744_542084

Cappella di Ognissanti, pala di Varlo Maratta.

Su faceta como grabador, aunque importante, parece limitarse a sus años juveniles, antes de 1660. Grabó el fresco La flagelación de san Andrés de Domenichino y una serie de imágenes sobre La vida de la Virgen, éstas ideadas por él. También trabajó la arquitectura, diseñando diversas construcciones. Incluso trazó su propia tumba, dentro de un barroquismo más bien exuberante.

Su obra pictórica se singulariza por su aspecto sólido, sobrio y noble, contrapuesto al efectismo un tanto frívolo del barroco decorativo. Sin embargo, se achaca a Maratta su gusto excesivo por los detalles accesorios, y cierta debilidad en el tratamiento de los paños.

Maratta murió en Roma el 15 de diciembre de 1713. Poseedor de una buena colección de arte, en 1722 ésta saldría a la venta, siendo comprada por Felipe V de España. Entre las piezas que atesoró, destacan pinturas de Bellini, Giovanni (Giambellino), Annibale Carracci, Guido Reni y de su maestro Andrea Sacchi.

Espero os resulte interesante la recopilación de este pintor italiano, sea de vuestro interés y contribuya en la divulgación de su obra.






Algunas obras


 02_1432501302_990838

Autorretrato de Carlo Maratta. Museos reales de Bellas Artes de Bélgica.


Carlo Maratta en el Museo del Prado

Carlo Maratta (Camerano, 1625 -­ Roma, 1713). Pintor italiano. La figura de Carlo Maratta adquiere singular importancia para el Museo del Prado, no solo por las obras propias del pintor que en él se conservan, sino gracias a la afortunada adquisición que en 1722 hizo el rey Felipe V a la hija del artista, Faustina Maratta, de parte de la colección de su padre, lo que terminó proporcionando a la pinacoteca madrileña una representación de los mejores maestros de la pintura italiana del siglo XVII que el pintor había ido acumulando durante su larga vida. Esta compra reflejó el deseo del soberano de decorar con obras maestras el nuevo palacio de La Granja, aún en fase de construcción por aquellas fechas. El nexo de unión entre el monarca y la colección del pintor italiano se explica por la presencia en España de Andrea Procaccini, uno de los discípulos más queridos de Carlo Maratta, que trabajaba durante esas fechas en la corte madrileña. La colección de Maratta, repartida como el resto de las colecciones reales entre el Patrimonio Nacional y el Museo del Prado, pobló a éste de artistas como los Carracci, Domenichino, Sacchi, Reni o Poussin, lo que habla elocuentemente de los gustos clasicistas del pintor. Hijo de un emigrante dálmata, muy precozmente destacó en el dibujo y fue ­enviado a Roma a los once años desde su tierra natal de Las Marcas. En la ciudad papal entró en el taller de ­Andrea Sacchi, de quien sería su ­discípulo predilecto. Su carrera ­comenzó en la década de 1650 convirtiéndo­se en el artista más importante de Ro­ma hacia finales de siglo, una vez desa­parecidos tanto su maestro Sacchi como otros genios de la centuria, Pietro da Cortona o Gian Lorenzo Bernini. Maratta partió del austero clasicismo de Sacchi para ­retornar a los maestros del siglo XVI, como Rafael, y reivindicar a los ­Carracci, pero también supo contagiarse de la poderosa dirección barroca de Lanfranco, o de la elegancia de los prototipos de Guido Reni, a la vez que supo hacer suyas la intensidad plástica berniniana o las soluciones más grandilocuentes de Cortona. Un camino pragmático por el que ­intentaba reconciliar tendencias opuestas o, cuando menos, aprovechar buena parte de sus enseñanzas. Por todo ello, Carlo Maratta se convirtió en el artista modelo de la teoría idealista de su buen amigo Bellori, el tratadista de la belleza clásica más influyente del siglo XVII. El éxito absoluto durante sus últimos años -príncipe perpetuo de la Academia de San Lucas y caballero de la Cruz de Cristo por el papa Clemente IX- hizo alcanzar a sus obras un precio prohibitivo, convirtiéndolas en piezas exclusivas al alcance de muy pocos, por lo que su clientela llegó a componerse tan solo de los más altos dignatarios de la Iglesia y de los príncipes europeos. Todo ello le facilitó un agradable tren de vida del que son testimonio su importante colección de pinturas o su villa de ­recreo a las afueras de Roma, en Genzano, decorada al fresco por él mismo. De entre todas las obras de Maratta en el Prado, es necesario destacar El pintor Andrea Sacchi, una obra austera y contenida, homenaje sentido y fino análisis psicológico de quien fue su querido y admirado maestro.

Obras

    - La Magdalena en el desierto, óleo sobre lienzo, 14 x 20 cm, posterior a 1650 [P53].
    - Cabeza de Ariadna, óleo sobre lienzo, 57 x 48 cm (en dep. en el Museo Municipal de Málaga) [P224]. Atribuido.
    - La Virgen en contemplación, óleo sobre lienzo, 68 x 54 cm (en dep. en el Museo Municipal de Málaga) [P227]. Copia.
    - Agar e Ismael, óleo sobre lienzo, 59 x 46 cm (en dep. en el Museo de Bellas Artes de Granada) [P249].
    - El pintor Andrea Sacchi, óleo sobre lienzo, 67 x 50 cm, h. 1661-1662 [P327].
    - La Virgen poniendo al Niño dormido sobre la paja, óleo sobre tabla (en dep. en el Museo de Castrelos, Vigo, Pontevedra) [P536].
    - La Huida a Egipto, óleo sobre lienzo, 69 x 54 cm [P543].
    - La Magdalena penitente, óleo sobre lienzo, 61 x 75 cm [P552]. En colaboración con Gaspard Dughet.
    - Retrato del papa Clemente XI, óleo sobre lienzo, 30 x 24 cm, 1700 [P2769]. Copia.
    - Virgen con el Niño en la Gloria, óleo sobre lienzo, 221 x 150 cm (en dep. en la iglesia de San Jerónimo el Real, Madrid) [P3291].
    - La diosa Flora, óleo sobre lienzo, 132 x 98 cm (en dep. en la Embajada de España en Bruselas) [P4145]. Atribución dudosa.
    - La diosa Flora, óleo sobre lienzo, 132 x 98 cm (en dep. en el Palacio de Pedralbes, Barcelona) [P5267].
    - Virgen con el Niño y santos, aguada y pluma sobre papel, 253 x 183 mm, h. 1700-1709 [D787]. Atribución dudosa.
    - Moisés defiende a las hijas de Jetro, apunte para Rebeca y Eliecer, sanguina sobre papel agarbanzado, 126 x 200 mm, 1690-1700 [D801].
    - Proba Falconia (?), sanguina sobre papel blanco, 222 x 180 mm [D802].
    - Virgen con el Niño y santos, aguada sepia y pluma sobre papel blanco, 265 x 183 mm, h. 1709 [D810].
    - Adoración de los pastores, lápiz negro y sanguina sobre papel agarbanzado, 168 x 212 mm, h. 1656 [D811].
    - Piedad, sanguina sobre papel blanco, 196 x 255 mm, h. 1670 [D2066].


 03_1432501359_178817

El pintor Andrea Sacchi, c. 1661-62, óleo sobre lienzo, 67 x 50 cm. Museo del Prado. Obra de Carlo Maratta.


 00_1432540213_437851

La Huida a Egipto, óleo sobre lienzo, 69 x 54 cm


 01_1432540499_310227

La Magdalena penitente, óleo sobre lienzo, 61 x 75 cm. Museo del Prado. Obra de Carlo Maratta en colaboración con Gaspard Dughet


 0carlo_maratta_portrait_of_pope_clement_ix

Retrato del papa Clemente XI, 1700, óleo sobre lienzo, 30 x 24 cm. Copia. Obra de Carlo Maratta



Otras obras


 9carlo_maratta_the_sleep_of_the_infant_jesus_with_musician_angels_wga14050

Sleeping Christ Child with Music Making Angels, 1697. Museo del Louvre. Obra de Carlo Maratta


 04_1432501407_492580

El papa Clemente IX, 1669 (Ermitage de San Petersburgo). Obra de Carlo Maratta


 12_1432502163_774706

Retrato del Papa Inocencio X con un secretario. Obra de Carlo Maratta


 24cardinale_antonio_barberini

Cardinale Antonio Barberini, 1660


 16maratta_cybo

Cybo. Obra de Carlo Maratta


 11_1432502108_384603

Portrait of Luke Wadding, c. 1600. Obra de Carlo Maratta


 05_1432501445_662187

Retrato de André Le Nôtre, h. 1679 (Palacio de Versalles). Obra de Carlo Maratta


 13_1432502253_418064  

Robert Spencer, 1641. Obra de Carlo Maratta


 14_1432502313_593479

Portrait of Francesca Gommi, c. 1690


 15carlo_maratta_ritratto_di_giovan_pietro_bellori

Ritratto di Giovan Pietro Bellori


 06_1432501509_954777

La Asunción de la Virgen, 1686 (iglesia de Santa Maria del Popolo). Obra de Carlo Maratta


 07_1432501554_589311

Visita al sepulcro con la Virgen y las tres Marías, colección privada, c. 1700-05. Obra de Carlo Maratta


 17maratta_madonna_and_child

Madonna and Child, c. 1670. Obra de Carlo Maratta


 23cappella_chigi_siena_carlo_maratta_visitazione

Visitazion. Cappella chigi. Ssiena. Obra de Carlo Maratta


 26carlo_maratta_adoration_of_the_magi_in_garland_wga14042

Adoration of the Magi (in Garland). Obra de Carlo Maratta


 27carlo_maratta_adoration_of_the_shepherds_wga14043

Adoration of the Shepherds, c. 1690. Obra de Carlo Maratta


 28carlo_maratta_madonna_and_child_enthroned_with_angels_and_saints_wga14047

Madonna and Child Enthroned with Angels and Saints, 1680-90. Obra de Carlo Maratta


 29carlo_maratta_the_virgin_appearing_to_st_philip_neri_wga14052

 The Virgin Appearing to St Philip Neri, c. 1675. Obra de Carlo Maratta


 30carlo_maratta_mari_geburt

Birth of Mary (1685), painted for Santa Maria dell'Anima (Rome). Obra de Carlo Maratta


 31il_ges_007

Altar of the chapel S. Ignatius; the altarpiece shows the Death of Francis Xavier in Shangchuan Island by Carlo Maratta; in the church Il Gesù, Rome.


 32immacolata_concezione_e_santi_di_carlo_maratta_1684

Immacolata Concezione e santi, 1684. Obra de Carlo Maratta


 32lille_pdba_maratta_auguste

L'emprereur Auguste ferme les portes du temple de Janus ou La Paix d'Auguste, c. 1660, au Palais des beaux-arts de Lille. Obra de Carlo Maratta


 34maratta_vierge_au_missel

Vierge au missel. Obra de Carlo Maratta


 35_milano_san_marco_scuola_carlo_maratta_battesimo_di_cristo_foto_giovanni_dall_orto_14_apr_2007s

Baptism of Christ. Painting in the first chapel (baptistry) of the left nave in san Marco church at Milan. Obra de Carlo Maratta


 36s_martino_chiesa_cappella_di_san_g_battista_altare_con_pala_di_carlo_maratta_1710

San Martino, chiesa, cappella di san g. battista, altare con pala di carlo maratta (1710)


 37sancarlocorso_altare01_steo153

Main Altar, San Carlo al Corso, Rome. Obra de Carlo Maratta


 33maratta_carlo_rebecca_and_eliezer_at_the_well_1655_1657

Rebecca and Eliezer at the Well, c. 1655-1657. Obra de Carlo Maratta


 25carlo_maratta_credited_judith_google_art_project

Judith, c. 1621-30. Obra de Carlo Maratta


 08_1432501606_396092

Rebeca y Eliezer junto al pozo, Indianapolis Museum of Art, c. 1655-57. Obra de Carlo Maratta


 18alpheus_and_arethusa_carlo_maratta

Alpheus and Arethusa. Obra de Carlo Maratta


 19_apollo_chasing_daphne

Apollo Chasing Daphne, c. 1681. Obra de Carlo Maratta


 20bacchus_and_ariadne_carlo_maratta

Bacchus and Ariadne. Obra de Carlo Maratta


 21carlo_maratta_o_banho_de_diana

El baño de Diana, 1684. Obra de Carlo Maratta


 22carlo_maratta_the_rape_of_europa_1680_1685

The Rape of Europa, c. 1680-1685. Obra de Carlo Maratta


 0carlo_maratta_self_portrait_in_uffizi_gallery

Carlo Maratta - Autorretratp, c. 1700. Uffizi Gallery


 01_1432501235_760278

Tumba de Carlo Maratta en la basílica de Santa Maria degli Angeli e dei Martiri, Roma. Fue diseñada por él mismo.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al pintor italiano Carlo Maratta (1625-1713) Figura clave de la segunda mitad del siglo XVII, representó una pintura de estilo sobrio y mesurado, opuesta al barroco decorativo de Pietro da Cortona y Luca Giordano. Fue el principal discípulo de Andrea Sacchi.


Fuentes y agradecimientos a: es.wikimedia.org, museodelprad.es, pintura.aut.org, cvc.cervantes.es, artcyclopedia.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Maratta, Carlo 
 
Carlo Maratta en el Museo Thyssen


 0carlo_maratta_self_portrait_idetail_n_uffizi_gallery

Carlo Maratta (Camerano, 1626 - Roma, 1713) Maratta se trasladó a Roma en 1636, a la edad de once años, entrando al año siguiente en el taller de Andrea Sacchi, con quien permaneció hasta su muerte, en 1661. Sacchi representaba la tendencia pictórica más clasicista, defendiendo la supremacía del dibujo y del diseño sobre el color. La formación de Maratta se cimentó en la copia de modelos de la Antigüedad clásica, las grandes obras del Renacimiento y de principios del siglo XVII. Su primer encargo público como pintor independiente fue La Adoración de los pastores, de 1650, para la iglesia de San Giuseppe dei Falegnami, en Roma, y que fue el comienzo de una permanente lista de encargos oficiales. La década de 1650 fue decisiva en el desarrollo de su estilo. Así, a la influencia de Sacchi que permanecía en sus óleos, se suman otras fuentes, siendo la más significativa la que procede de su encuentro con Pietro da Cortona, gran defensor del color y representante de la corriente antagónica a la de su maestro. Por encargo del papa Alejandro VII, Maratta participó en 1656, bajo la dirección de Cortona, en los trabajos de decoración del Palacio del Quirinal, donde por primera vez comenzó a usar una paleta de colores claros que marcó toda su obra posterior. Sus creaciones se sitúan entre el rigor de Sacchi y la expresividad de Cortona

Las. dos décadas siguientes a la muerte de su maestro son las de mayor esplendor de su carrera; en ellas adquirió renombre internacional, trabajó para los mecenas más importantes de toda Italia y dirigió uno de los más influyentes y prolíficos talleres. En 1664 fue elegido presidente de la Accademia di San Luca, cargo que volvió a ocupar en 1698, esta segunda vez con carácter vitalicio. En su producción domina sobre todo la pintura para retablos, pero también los retratos, los ciclos decorativos al fresco y el diseño para esculturas. En torno al cambio de siglo, y por razones económicas, los grandes encargos oficiales disminuyeron notablemente, por lo que durante los últimos años de su carrera Maratta trabajó activamente como restaurador


 00_1432501098_434783

El evangelista san Marcos. Carlo Maratta, c. 1655-1660. Óleo sobre lienzo, 101 x 74,5 cm . Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

En Roma, en la segunda mitad del siglo xvii, triunfó la última fase evolutiva del movimiento artístico que había ocupado la centuria hasta entonces y que se conoce como barroco decorativo. Esta etapa se abrió con Pietro da Cortona y culminó su proceso con Andrea Pozzo. Como contrapunto a este barroquismo triunfante, se encuentra la figura de Carlo Maratta, en cuyas composiciones, con las figuras esenciales, trató de aunar las tendencias clasicistas con las más ornamentadas, logrando un equilibrio entre el dibujo y el color. Según su biógrafo, Giovanni Pietro Bellori, un jovencísimo Maratta hacía, en su ciudad natal, copias de grabados que luego vendía. La habilidad y el talento del muchacho le llevaron, bajo la protección de un amigo de la familia del pintor, Corintio Benicampi, a Roma en 1636. Un año más tarde, en 1637, se encuentra en el taller de Andrea Sacchi, donde permaneció hasta 1661, fecha del fallecimiento de su maestro. Durante este periodo de aprendizaje, Maratta estudió el arte clásico, así como los trabajos de Rafael, Annibale Carracci, Domenichino y Guido Reni. Su primera pintura, como artista ya formado, fue La adoración de los pastores, de 1650, para San Giuseppe dei Falegnami en Roma, que, a pesar de estar bajo la impronta de Sacchi, supuso el inicio de una brillante carrera, así como el preludio de una serie de importantes encargos.

La figura de esta tela se ha identificado con el evangelista san Marcos por uno de sus símbolos tradicionales: el león, cuya cabeza acaricia el santo. A este atributo se suman los dos gruesos libros y el tintero, que, sobre una mesa, son una clara alusión a su papel como autor de uno de los libros del Nuevo Testamento. Maratta representa a este san Marcos, sentado, mirando ausente a su derecha, y lo capta en una postura relajada, casi espontánea, que contrasta con la fisonomía con la que encarna al personaje y que entronca con el arte clásico.

En algún momento se ha sugerido la posibilidad de que este santo formara parte de una serie junto con los otros tres evangelistas; sin embargo, no se conoce ninguna obra de Maratta que encaje con el San Marcos del Museo Thyssen-Bornemisza. A este respecto, existen testimonios escritos, como el citado por Bellori, en el que menciona, entre los primeros trabajos de Maratta, dos medias figuras de apóstoles. A este dato hay que añadir también el apostolado realizado para el palacio Barberini, encargo del cardenal Antonio Barberini a Andrea Sacchi y concluido por Maratta, con el apóstol san Mateo, a finales de la década de 1690, serie en la que también es difícil incluir a este san Marcos.

Roberto Contini ha situado la pintura entre la segunda mitad de la década de 1650 y principios de la de 1660, asignándola a sus trabajos tempranos. Este historiador ha comparado esta grave y plástica cabeza con la del Moisés del fresco La gloria de san José que decora la capilla de este santo en la iglesia de San Isidoro de Roma, fechado en 1652. También la ha contrastado con una de las figuras de los ancianos que forman parte de La resurrección de Lázaro, en la Villa Albani, y con el san Pedro de La aparición de la Virgen a san Felipe Neri, en la Galleria Palatina de Florencia. Estos ejemplos, así como algún dibujo del pintor, indujeron a Roberto Contini a pensar que el modelo de esta tela fue un estereotipo que Maratta usó en diversas composiciones.


museothyssen.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario