Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Rosa Bonheur
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Rosa Bonheur 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a la pintora Marie Rosalie Bonheur, llamada Rosa Bonheur (Burdeos, 18 de marzo de 1822 – Thomery, 25 de mayo de 1899) fue una pintora francesa que se especializó en la representación de animales. Fue alumna de Léon Cogniet.

Su padre, Raymond Bonheur, fue pintor, y la ayudó desde que ella era aún una niña. Su madre, de padre desconocido, fue adoptada por un rico comerciante bordelés, Jean-Baptiste Dublan de Lahet. Rosa Bonheur se complacía en imaginar que el misterio de sus orígenes ocultaba algún secreto de estado, que era de sangre real, pero se actualmente se sabe que su protector, Dublan de Lahet, era en realidad su abuelo.


user_50_0rosa_bonheur_by_disderi_c_1858

Rosa Bonheur by Disderi, c. 1858

Pasó varios años en el campo, en el Château Grimont (Quinsac) donde se ganó la reputación de marimacho («Yo era el más muchacho de todos»), reputación que la siguió toda su vida y que no buscó desmentir, ya que llevaba el cabello corto y fumaba habanos.

Era homosexual, vivió dos relaciones amorosas, una con Nathalie Micas, a la que conoció en 1837 (Rosa tenía 14 años y Nathalie 12), y que se convirtió en pintora, como ella, y de la que no se separó hasta su muerte, en el año 1889; y otra, después de la muerte de Nathalie Micas, con la estadounidense, Anna Klumpke, también pintora, con la que vivió diez años, hasta su muerte, y que fue su heredera universal.


user_50_0fontaine_du_puits_de_0grenelle_place_georges_mulot_paris_xv_me_m_daillon_d_corant_une_face_de_la_fontaine_et_repr_sentant_la_peintre_rosa_bonheur

Fontaine du Puits de 0Grenelle, Place Georges Mulot, Paris XVème - médaillon décorant une face de la fontaine et représentant la peintre Rosa Bonheur

Paradójicamente, la vida excéntrica que llevaba Rosa Bonheur no provocó escándalo alguno en un tiempo tan preocupado por las convenciones.
Expuso por primera vez en el Salón de 1843. Obtuvo una medalla de tercera clase en el Salón de 1845 y una medalla de oro en el de 1848. El año siguiente, expuso Labourage nivernais («La labranza de Nevers», Museo de Orsay), encargo estatal. Con la Feria de caballos (MET, Nueva York), presentado en el Salón de 1853, conoció una gloria internacional que le valió para efectuar viajes en el curso de los cuales le presentaron a personalidades como la reina Victoria. Conoció también a la emperatriz Eugenia, e incluso al Coronel Cody (Buffalo Bill), que le ofrece una auténtica panoplia de sioux.


user_50_0fotograf_a_de_rosa_bonheur_a_os_1880_90_en_su_jard_n_de_by

Fotografía de Rosa Bonheur (años 1880-90) en su jardín de By.

En 1859, se instaló en By, ladera vitícola del municipio de Thomery en Sena y Marne donde puso su taller y arregló espacios para sus animales.
Primera mujer artista en haber sido condecorada con la orden de la Legión de honor en 1865 -recibió esta distinción de las manos de la propia emperatriz - fue ascendida a Oficial de esta Orden en abril de 1894. Murió el 25 de mayo de 1899, en el château de By y fue inhumada en el cementerio de Père-Lachaise (división 74).

Se cuenta la anécdota de que Rosa Bonheur tuvo que solicitar a las autoridades policiales la autorización de equiparse en hombre - o más concretamente, llevar pantalones - para frecuentar las ferias de ganado (autorización de disfraz, renovable cada seis meses por la prefectura de París).

Se puede visitar el taller de Rosa Bonheur en el museo-castillo de By, en Thomery, cerca del bosque de Fontainebleau.


user_50_0tombe_de_rosa_bonheur_p_re_lachaise_paris

Tombe de Rosa bonheur, Père-Lachaise ,Paris

Espero que la recopilación que he conseguido de esta pintora extranjera, sea de vuestro interés y contribuya en su divulgación.





user_50_0portrait_de_marie_rosalie_dite_rosa_bonheur_1857_palacio_de_versalles_francia

Portrait de Marie-Rosalie dite Rosa Bonheur. 1857. Palacio de Versalles. Francia. Este retrato de Rosa Bonheur fue realizado por Edouard Louis Dubufe en 1857, muestra a la artista con un toro, símbolo de su trabajo como pintora de animales.




Algunas obras



user_50_a_limier_briquet_hound_c_1856_metropolitan_of_art_new_york

A Limier Briquet Hound, c. 1856. Metropolitan of Art. New York


user_50_berger_des_pyrenees

Berger des pyrenees


user_50_boeufs_au_p_turage_esquisse_pour_la_fenaison

Boeufs au pâturage ; esquisse pour la fenaison


user_50_ch_vres_couch_es

Chèvres couchées


user_50_etude_de_cheval_blanc

Etude de cheval blanc


user_50_etude_de_renard

Etude de renard


user_50_lapins

Lapins


user_50_l_we_ausschau_haltend_l_auf_leinwand_43_x_30_5_cm_unten_rechts_signiert_rosa_bonheur

Löwe, Ausschau haltend. Öl auf Leinwand. 43 x 30,5 cm. Unten rechts signiert 'Rosa Bonheur'


user_50_labourage_nivernais

Labourage nivernais


user_50_paturage

Paturage


user_50_relay_hunting_1887_oil_on_convas_45_7_x_66_cm_saint_louis_art_museum_missouri_usa

Relay Hunting. 1887, oil on convas, 45,7 x 66 cm.  Saint Louis Art Museum. Missouri. USA


user_50_sultan_and_rosette_the_dogs_of_the_czartoryskis_1852

Sultan and Rosette – the dogs of the Czartoryskis. 1852


user_50_the_hay_harvest_museu_da_ch_cara_do_c_u_rio_de_janeiro_brasil

The Hay Harvest. Museu da Chácara do Céu. Rio de Janeiro. Brasil


user_50_trois_tudes_d_un_boeuf_roux_dans_un_pr

Trois études d'un boeuf roux dans un pré


user_50_stag_on_the_watch_c_1883

Stag on the Watch, c. 1883


user_50_royalty_at_home_1885

Royalty at Home. 1885


user_50_1the_horse_fair_c_1852_55_oil_on_canvas_244_5_506_7_metropolitam_of_art_new_york

The Horse Fair (Feria de caballos), c. 1852-55. Oil on canvas, 244.5 × 506.7. Metropolitam of Art. New York


user_50_1the_horse_fair_c_1852_oil_on_canvas_26_7_63_5_albrigt_knox_art_gallery_buffalo_new_york

The Horse Fair, c. 1852. Oil on canvas, 26,7 × 63,5. Albrigt-Knox Art Gallery. Buffalo. New York


user_50_1sc_ne_de_fenaison_titre_factice

Scène de fenaison (titre factice)


user_50_1wild_boars_in_the_snow_c_1870

Wild Boars in the Snow, c. 1870


user_50_1_labourage_nivernais_le_sombrage_toile_de_rosa_bonheur_expos_e_au_mus_e_d_orsay_1849

'Labourage nivernais; le sombrage', toile de Rosa Bonheur exposée au musée d'Orsay, 1849


user_50_1the_king_watches_signed_rosa_bonheur_and_dated_1887_watercolor_on_paper_55_9_x_77_5_cm

The King watches. Signed Rosa Bonheur and dated 1887. Watercolor on paper, 55.9 x 77.5 cm


user_50_1the_conversation_1858_walters_art_musseum

The Conversation, 1858. Walters Art Musseum


user_50_1andalusian_bulls_1887_walters_art_musseum

Andalusian Bulls, 1887. Walters Art Musseum


user_50_1deers_in_the_forest_at_fontainebleau_1862

Deers in the forest at Fontainebleau. 1862


user_50_1cheval_blanc_dans_un_pre

Cheval blanc dans un pre


user_50_1flusslandschaft_aquarell_auf_velin_24_x_34_5_cm_stempelsigniert_rosa_bonheur

Flusslandschaft. Aquarell auf Velin, 24 x 34,5 cm. Stempelsigniert. Obra de Rosa Bonheur


user_50_1la_ferme_l_entr_e_du_bois_cleveland_museum_of_art_cleveland_museum_of_art_cleveland_ohio_united_states

La ferme, à l'entrée du bois. Cleveland Museum of Art. Cleveland Museum of Art. Cleveland, Ohio, United States


user_50_1ploughing_scene_1854_oil_on_canvas_49_5_x_80_5_cm_walters_art_musseum

Ploughing Scene. 1854, Oil on canvas, 49,5 x 80,5 cm. Walters Art Musseum


user_50_1going_to_market_1851_oili_on_canvas_48_x_62_cm_art_institute_of_chicago_united_states

Going to Market. 1851.  Oili on canvas, 48 x 62 cm. Art Institute of Chicago. United States


user_50_1the_horse_fair_1853_55_oil_on_canvas_244_5_x_506_7_cm_the_metropolitan_museum_of_art_new_york

The Horse Fair, 1853–55. Oil on canvas; 244.5 x 506.7 cm. The Metropolitan Museum of Art, New York


user_50_1weaning_the_calves_terneros_1879_oil_on_canvas_65_1_81_3_cm_metropolitan_museum_of_art

Weaning the Calves (Terneros). 1879, oil on canvas, 65.1 × 81.3 cm. Metropolitan Museum of Art


user_50_0eug_nie_de_montijo_visite_l_atelier_de_rosa_bonheur_thomery_1863

Eugénie de Montijo visite à l'atelier de Rosa Bonheur à Thomery. 1863


user_50_0rosa_bonheur_dans_son_atelier

Rosa Bonheur dans son atelier


user_50_0portrait_1859_of_french_painter_rosa_bonheur_1822_1899_by_charles_michel_geoffroy_1819_1882

Portrait 1859 of French painter Rosa Bonheur (1822-1899) by Charles-Michel Geoffroy (1819-1882)


user_50_bonheur1_1334911786_121724

La labranza en Invernáis. 1849. Óleo sobre lienzo, 134 x 260 cm. Museo de Orsay. París


user_50_longhorn_bull_in_a_landscape_1896_colecci_n_privada

Longhorn Bull in a Landscape. 1896. Colección privada

Ver más obras: http://www.culture.gouv.fr/public/m...GE_ONLY=CHECKED

Enlace para ver toda la obra de Rosa Bonheur: http://www.artcyclopedia.com/artists/bonheur_rosa.html


user_50_taller_de_rosa_bonheur_en_ch_teau_de_al_thomery_es_un_museo_que_muestra_el_lugar_donde_trabaj_durante_los_ltimos_40_a_os_de_su_vida

Taller de Rosa Bonheur en Château de By, Thomery, Seine-et-Marne, France. Es un museo que muestra el lugar donde la pintora trabajó durante los últimos 40 años de su vida.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a la pintora Marie Rosalie Bonheur, llamada Rosa Bonheur (1822 – 1899), fue una emprendedora pintora francesa que se especializó en la representación de animales. Fue alumna de Léon Cogniet.


Fuentes y agraecimientos a: Matías del Rey, es.wikipedia.com, rosabonheur.free.fr, artcyclopedia.com, artmagick.com, mkelleyart.com, trianarts.com, artcyclopedia.com, artrenewal.org, histoire-image.org, culture.gouv.fr, painting-palace.com, artmuseum.bowdoin.edu, artclon.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Martes, 07 Abril 2020, 10:52; editado 3 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Rosa Bonheur 
 
Gracias J.Luis por este nuevo trabajo. Me gusta la obra de esta pintora, destacando sus cuadros de animales.  

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor/es
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Rosa Bonheur 
 
Gracias xerbar. La verdad es que sí su obra es sorprendente, original y de mucha calidad, con una temática muy dirigida a los animales, retratándoles en sus habitat y recreando escenas muy bellas, con detalles muy logrados. Decir que el promotor de esta galería -como otras muchas-, ha sido nuestro amigo y compañero Matías, que me ha proporcionado abundante material, al cual doy las gracias una vez más.

 

Hay una curiosa anécdota: Rosa Bonheur para poder llevar pantalones y poder desenvolverse mejor en el campo tenía que pedir a la autoridad competente un permiso especial, que le renovaban cada seis meses.


 


Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Rosa Bonheur 
 
El cuadro de una pintora francesa oculto 140 años verá la luz en El Prado tras una petición en Twitter

La obra de Rosa Bonheur se titula 'El Cid' y es un regalo a la institución como muestra de gratitud por la condecoración de la Orden de Isabel la Católica que le fue concedida. Con ella, serán cuatro las mujeres representadas en la pinacoteca



 00_1563562384_355453

'El Cid', Rosa Bonheur (1879). Un retrato dotado de un salvajismo vital, un alegato realista en favor de una animalidad libre donde no cabe la sumisión. | Museo del Prado

Llevaba 140 años en el almacén del Museo del Prado. Desde 1879, solo había salido de su guarida en 2017, con motivo de la exposición La mirada del otro. Escenarios para la diferencia, dentro de las actividades de la celebración del Orgullo Gay de aquel año. Entre las 30 obras escogidas, El Prado seleccionaba "algunas icónicas y otras menos conocidas, como las excepcionales El Cid de Rosa Bonheur y El Maricón de la Tía Gila de Goya", según figura en la reseña de la muestra.

La pieza que la artista francesa Rosa Bonheur (Burdeos, 1822-Thomery, 1899) tituló El Cid para regalársela a El Prado, como muestra de agradecimiento tras recibir la condecoración de la Orden de Isabel la Católica, representa en realidad a un león. Con el naturalismo realista que caracteriza la obra de la pintora y escultora, que se exhibe en centros de arte como el Museo d'Orsay de París, la National Gallery de Londres y el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Según la descripción de la pinacoteca madrileña, la obra es "un retrato dotado de un salvajismo vital, un alegato realista en favor de una animalidad libre donde no cabe la sumisión, una metáfora de los valores instintivos y emocionales que marcaron la vida de Rosa Bonheur".

La artista, de fama internacional y condecorada también con la gran cruz de la Legión de Honor francesa, nunca ocultó su orientación sexual en una época especialmente difícil para el colectivo homosexual y para las mujeres.
Aquella aparición en La mirada del otro era la única pista de la existencia de este cuadro en la colección del Prado, aparte de su ficha en la web: una entre los miles de lienzos, esculturas, fotografías, dibujos y obras de artes decorativas que el museo atesora. La pista la siguió dos años después de la exposición con motivo del Orgullo el diseñador gráfico Luis Pastor, cuando se topó con el vídeo de una conferencia de Carlos González Navarro, técnico de conservación del museo, en la que hablaba de la muestra.
 
Pastor, que no había visto antes la pintura, creyó que sería un préstamo. Se puso en contacto con Navarro y su sorpresa fue mayúscula cuando supo que El Cid pertenecía a los fondos del museo pero estaba guardado en el almacén. "No me lo podía creer. Es una artista con presencia muy poderosa en las mejores pinacotecas del mundo y nosotros la tenemos colgada en un peine en los bajos del edificio", asegura este madrileño de 39 años asentado en Luxemburgo.

Su movilización en Twitter para que El Prado sacara al león de su guarida ha tenido un alcance inesperado. Junto al historiador de arte y educador cultural de Santiago de Compostela Miguel Ángel Cajigal El Barroquista, y un tercer tuitero, Bernini Rey de los Barrocos, que prefiere permanecer en el anonimato, comenzaron a publicar el 9 de julio la etiqueta #UnaRosaParaElPrado. Sumaron 45.000 seguidores e iniciaron una serie de hilos sobre la obra. También dirigieron un correo electrónico al museo y el pasado martes obtuvieron una respuesta.
 
"En realidad, Luis y sus compañeros se han adelantado a una iniciativa que el museo ya ha puesto en marcha. En 2020 está programada una exposición sobre las mujeres en el mundo del arte y este cuadro estará incluido", aclara un portavoz del Prado.

Aunque la obra de Bonheur ha recibido críticas destructivas en las redes —"no está al nivel de otros artistas", "las cuotas sexistas no pueden aplicarse en un museo"—, El Barroquista ha respondido: "Hay gente a la que no le gusta el lienzo, pero eso es subjetivo. Estamos hablando de una mujer artísticamente relevante y con una obra característica de su tiempo y representativa de la época. Esto es lo que precisa un cuadro para estar en un museo. De la calidad no hay nada que discutir, a la vista de todos está. Es mucho mejor que muchísimos cuadros que hay colgados y es una cuestión objetiva. No entiendo por qué de un mismo pintor se exhiben 20 cuadros y no se puede descolgar uno para hacer sitio a este".
 

 01_1563561763_309056

'Rosa Bonheur en su estudio', 1893. Ilustración aparecida en 1893 en 'Le Petit Journal'. La pasió de la artista por los animales los convirtió en protagonistas de su obra, junto con el realismo perfeccionista. De joven, iba al matadero y los diseccionaba para ver cómo funcinoaban los músculos, que luego retrataba con precisión miguelangelesca. | Getty

La obra se encuentra ahora mismo en el departamento de restauración, según confirma el museo a ICON Design, y está previsto que el imponente león de Rosa Bonheur se exponga entre finales de agosto y principios de septiembre. Con ella serán cuatro las mujeres representadas en el museo.

Actualmente, en la colección permanente de la pinacoteca se pueden ver bodegones de Clara Peeters, retratos de Sofonisba Anguissola y de la siempre excesiva Artemisia Gentileschi. Sin embargo, los fondos del museo aguardan muchas sorpresas. "Hemos estado buceando y hay muchas obras de artistas mujeres que no se exponen", afirma Cajigal.

La vida rebelde de ‘la leona’, que tenía hasta una muñeca con su nombre

Cuando Rosa Bonheur regaló el lienzo al Museo del Prado, a través de su marchante Ernest Gambart, la pintora, escultora e ilustradora ya había conseguido fama internacional gracias a la fascinación que producían sus lienzos de animales y temas rurales. El rey Leopoldo de Bélgica y el emperador Maximiliano de México la habían reconocido con las mayores distinciones de sus países y EE UU comercializaba muñecas con su nombre.
Siempre rebelde, sus padres intentaron enderezar su carácter en un par de internados y en una academia de modistas, pero Bonheur se resistía a las normas. Su padre, que era pintor, pensó que el arte podría canalizar su energía y la animó a inscribirse en una academia. Las mujeres en aquella época no podían acceder a una educación completa, así que tuvo que formarse de manera casi autodidacta.
 

 02_1563562152_195693

Retrato de Rosa Bonheur, Édouard Louis Dubufe (1819-1883). La artista tuvo que pedir a las autoridades un "permiso de travestismo" para poder llevar pantalones a los establos. | Musée de l'Histoire de France / Getty

Comenzó dibujando lo que tenía cerca: vacas, caballos, cabras, perros, gatos… Iba al matadero y diseccionaba animales para ver cómo funcionaban los músculos. El cuadro que pintó para el Museo d'Orsay, Le marché aux chevaux (El mercado de caballos), un espectacular lienzo de más de cinco metros que recrea el mercado de caballos de París, la catapultó a la fama. Tras acabarlo viajó por todo Europa cosechando éxitos; fue protegida de reyes y reinas y se dedicó a pintar animales y fumar puros.

Como el vestido le molestaba en sus paseos por los establos usaba pantalones, una prenda prohibida para las mujeres, y para ello tuvo que solicitar a las autoridades un "permiso de travestismo". La llamaban marimacho, a lo que ella respondía que efectivamente era "más hombre que cualquiera de ellos". A lo largo de su vida le acompañaron sus dos amores. La primera fue Nathalie Micas, a la que conoció cuando tenía tan solo 14 años. Y la segunda, Elizabeth Klumpke, de la que se enamoró tras aceptar posar para ella al natural. En realidad, fue una estrategia de la joven estadounidense que amaba en secreto a Rosa desde que cayó en sus manos la muñeca inspirada en ella. Ahora, la leona saldrá de su guarida en El Prado.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Rosa Bonheur 
 
El Prado saca del olvido a Rosa Bonheur y su león

La medida de incluir a la pintora en las salas del museo fue alentada por el público y las redes sociales ante la falta de diversidad



 000_1569947852_278337
 
Obra 'El Cid' de Rosa Bonheur. ROSA BONHEUR / MUSEO DEL PRADO

El Museo del Prado cumple con su palabra y saca a sala el cuadro El Cid, de la pintora francesa Rosa Bonheur, que había devuelto a los almacenes tras exponerlo en la muestra temporal La mirada del otro, en 2017. Con ella, son cuatro las mujeres representadas en las salas del museo. Se pone de esta manera punto final al silencio y la indiferencia que ha mantenido a Bonheur en los almacenes del museo. El Cid es una cabeza de león portentosa, que en 1879 donó al Prado Ernest Gambart (1814-1902), marchante, representante y figura clave en la proyección y promoción de la artista.

Con esta entrega quedó patente el vínculo que la emperatriz Eugenia de Montijo había urdido entre la artista y España, después de que la esposa de Napoleón III le llevara a su casa, en persona, la Cruz de la Legión de Honor por su trayectoria artística. La periodista Concepción Gimeno recordó en su crónica que “la gratitud hacia la augusta española hizo a la insigne artista muy amiga de España”. Un siglo y medio más tarde, se hace justicia con la amistad y la gratitud del regalo de Gambart y de la pintora.

“Mis pantalones han sido grandes protectores”. Se lo dijo Rosa a su segunda esposa, Anna Elizabeth Klumpke, que tomó nota de sus reflexiones para montar una (auto)biografía de la pintora, en la que deja claro sus fuerte devoción religiosa y su orgullo por haberse atrevido a romper con las tradiciones “que me habrían obligado a abstenerme de ciertos tipos de obras, debido a la obligación de arrastrar mis faldas por todas partes”.

La pintora quiso estar en todas partes menos en su casa o en la iglesia, retenida y aceptando que el mundo exterior es una exclusiva masculina. Se le nota cuando se refería a las mujeres “que piden permiso para pensar”. También dejó esto por escrito. De los hombres no esperó ayuda para conquistar sus derechos. “No tenía más alternativa que darme cuenta de que las prendas propias de mi sexo eran un estorbo total. Pero el traje que llevo es mi uniforme de trabajo, nada más, y si les incomoda lo más mínimo, estoy completamente preparada para ponerme una falda, ya que todo lo que he de hacer es abrir un armario para encontrar un amplio surtido de conjuntos femeninos”, se excusó irónicamente la artista por escrito.

Con esta medida, alentada desde el público y las redes sociales, el Museo del Prado refuerza lo diverso y múltiple contra el canon único. Por eso Rosa Bonheur supone un encuentro inesperado, porque su presencia supone una degeneración de ese canon uniforme, obsoleto y anacrónico. El león de la pintora francesa es un disparo en medio del concierto, una llamada de atención contra una raza exclusiva (de señores) que se expone como referencia del momento en que fueron creados los museos. Rara vez durante el siglo XIX la carrera artística y el reconocimiento de una mujer eclipsaron a la de sus homólogos masculinos. Rosa Bonheur lo hizo.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario