Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Maria Bashkirtseff
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Maria Bashkirtseff 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a la pintora y escultora ucraniana Maria Bashkirtseff. Fue una artista que en su corta vida-murió a los 25 años-, tuvo tiempo suficiente para dejar huella: tras su muerte, se exponen sus obras (un centenar de óleos y pasteles de indudable valor realista que ahora cuelgan en prestigiosos museos de todo el mundo) y en 1887 se publica el "Journal de Marie Bashkirtseff" con un enorme éxito de público y de crítica, sobre todo en Estados Unidos, Inglaterra y Francia.


 9marie_bashkirtseff_02

Maria Bashkirtseff. Nacida en Ucrania el 11 de noviembre 1858 y muerta en Paris el 31 de octubre 1884, es una escritora diario íntimo, pintora y escultora ucraniana (de nacionalidad rusa). Nacida Maria Konstantinovna Bashkirtseva en Gavrontsi cerca de Poltava, en el seno de une familia noble, crece en el extranjero, viajando con su madre a través de Europa. Hablaba correctamente en francés, inglés e italiano. Su gran sed de conocimientos la conduce a estudiar con pasión los autores clásicos y contemporáneos. Por otra parte, estudia pintura en Francia en la Académie Julian, una de las pocas en Europa que aceptaba estudiantes mujeres (se podía encontrar allí a jóvenes alumnas venidas incluso de los Estados Unidos). Una de sus condiscípulas fue Louise Catherine Breslau, a quien María consideraba como su única rival.

Produjo una obra importante, teniendo en cuenta su breve existencia; sus cuadros más conocidos son Un meeting (representando a niños de los barrios pobres de Paris) y El Atelier Julián (sus compañeras artistas durante el trabajo). Muchas de las obras de Maria Bashkirtseff fueron destruídas durante los bombardeos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

A los 15 años, María Bashkirtseff comienza a escribir su diario íntimo, redactado en francés, al que le debe mucho de su celebridad. Sus cartas, sobre todo una correspondancia con Guy de Maupassant, fueron publicadas en 1891. Este intercambio epistolar, tanto como las diferentes ediciones del Diarol publicados entre 1887 y 1980, fueron muy edulcoradas por la familia. Una edición fiel del Diario se ha llevado a la imprenta en 1995 por el « Cercle des amis de Marie Bashkirtseff », en francés, terminándose de imprimir en 2005, sumando 16 volumenes de aproximadamente 300 páginas cada una, transcriptas por Ginette Apostolescu. Hay otra edición en curso de la editorial L'Âge d'Homme.) de la cual ha aparecido un volumen, debido al trabajo de Lucile Le roy.

Muerta de tuberculosis a los 25 años, Marie Bashkirtseff ha tenido tiempo de dejar su marca intelectual en el Paris de los años 1880. Féminista, bajo el pseudónimo Pauline Orrel, ella contribuye con varios artículos a la revista La Citoyenne de Hubertine Auclert en 1881.

Algunos meses antes de la muerte, entreviendo, a pesar de las negaciones de su entorno, que estaba irremisiblemente condenada por la enfermedad, acomete la relectura de su Diario, esas páginas que había escrito día a día, muy libremente, muy francamente, y que constituyen su historia.

Redactado en principio sólo para ella misma, agrega entonces una suerte de intruducción en mayo 1884 : « Si fuese a morir así, súbitamente, tal vez no conocería el peligro, me lo ocultarían... y no quedaría nada de mí... nada... ¡nada!... como si no huniese existido jamás... Si no vivo lo suficiente para ser ilustre, este diario será interesante; siempre es curiosa la vida de una mujer, día a día, como si nadie en el mundo debiera leerla pero también con la intención de ser leída. » En el siguiente mes de octubre -el mes en el que mueren los tísicos - habría de descansar en un ataúd forrado de seda blanca.

Fue sepultada en el Cementerio de Passy en Paris. Su tumba, un estudio de artista en proporciones reales, ha sido declarado Monumento histórico.

Su Diario. La vida de María Bashkirtseff debía ser tan corta, ella sentía muy bien el presentimiento de una catástrofe próxima, que ella se dio a analizar, a fijar, a desarrollar de una manera aguda todos sus sentimientos. Su selección comienza con largos e insignificantes detalles, después, poco a poco, el tono cambia, la lectura deviene desgarradora, y esa confesión femenina, en su sinceridad, exhibe un alma al desnudo : las confesiones, los deseos, las agitaciones, las ambiciones grabadas de la humanidad más verdadera, sin nada de afectación ni convecionalismos. El estilo es a menudo impertinente, audaz, con términos familiares de un singular sabor, y que exponen bien la educación recibida, un tanto desordenada, través de una infancia sacudida por los viajes, la frecuentación de ambientes cosmopolitas, la excentricidad de una existencia nómade. En esos desplazamientos perpetuos, de los cuales disfrutaban numerosas familias rusas, el alma de la pequeña eslava recibe impresiones múltiples que la maduran y la complican.

En la página del 3 de julio de 1876 se puede leer : « Este pobre Diario que contiene todas estas aspiraciones hacia la luz, todos estos impulsos habrán deconsiderarse como arranques de un genio aprisionado si el final fuese coronado por el éxito, ¡pero serán vistos como delirios vanidosos de una criatura banal si termino enmoheciéndome eternamente! ¡Casarme y tener hijos! ¡Pero cada lavandera puede hacer otro tanto! A no ser que encuentre un hombre civilizado y lúcido o débil y enamorado. Pero ¿qué es lo que yo quiero ? Vosotros lo sabéis bien. ¡Yo quiero la gloria! No es este Diario el que me la otorgará. Este Diario no será publicado más que después de mi muerte, porque yo estoy aquí demasiado desnuda para mostrarme en vida. Por otra parte, no será más que el complemento de una vida ilustre. »

Se siente uno sacudido por esta preocupación obsesivo de María por dejar algo detrás de ella : se debate contra el fantasma de la nada; creyente y mística a su manera, ella tiene en una fe curiosa en ella misma, que es otra cosa más que el orgullo. Su existencia se expone en esas páginas de un extraño poder evocador, con mil puerilidades confusas desde la infacia, de inclinaciones hacia la más grande ambición. Jamás dudó sobre su condición de criatura de elite. Se sabe atractiva y es feliz de serlo : dirige al cielo plegarias ingenuas por la conservación de su belleza y por el esplendor de su voz, porque ella sueña ser una cantante ilustre, tener la multitud a sus pies. Sella con Dios y con la Virgen ingenuos pactosprometiendo, a cambio de los triunfos mundanos que ella ambiciona, limosnas y peregrinajes. Tiene también, como verdadera rusa que es, todo un mundo de supersticiones; una vez, ve la luna nueva con el ojo izquierdo y eso la alarma. Sorprendida ella misma de los contrastes de su naturaleza, se pregunta seriamente si no tendrá dos corazones.

Después, en medio de viajes entre Paris, Niza, Roma y el dominio familiar en el interior de Ucrania, aparece el relato de un arrebato de jovencita. Se cree sinceramente prendada de un hombre que no presta casi ninguna atención a esa niña que ella es, y, en su sensibilidad refinada, ella se ve devastada y reclama la muerte. Ella necesita de preocupaciones que mantengan la actividad de su espíritu: se entusiasma con la idea de reconciliar a sus padres y de seducir a su padre, de quien posee una imagen amedrantadora.

Sin embargo, el arte comienza a intereserle por cobre todas las cosas : « A los veintidos años, seré célebre o difunta », se dice a sí misma. Ella `prueba su voz pero los médicos le prohiben el canto. Entonces se vuelca al dibujo y la pintura y, en el atelier del maestro Julian, donde estudia, experimentará decepciones que le hacen sufrir extrañamente, a causa de algún elogio que espera pero que nunca llegará. Se desconsuela de no ser más que una mujer. Por otra parte se siente sacudida, en su admiración por todo aquello que es elevado, por las pequeñas realidades de la vida : « Es una naturaleza desafortunada la mía : yo querría una armonía exquisita en todos los detalles de la existencia. A menudo, las cosas que pasan por elegnates o atracivas me chocan por yo no sé que falta de arte, de gracia particular... ¿Naderías? Todo es relativo, y si una espina nos hiere tanco como un puñal, ¿qué es lo que los sabios tienen para decir?»

Tiene caprichos absurdos ante los cuales es necesario inclinarse. En compañía de una amiga, ingresa, bajo un falso nombre, a una sociedad por los derechos femeninos. Ella rinde culto a ciertas personalidades políticas o literarias. Tiene, por sobre todo, terror a lo trivial. Después, un dolor sordo interrumpe de golpe sus sueños de gloria y entonces exclama : « ¡Que me dejen todavía diez años más! » Termina confesando que se aburre en este mundo y por aborrecer la solemnidad estirada de ciertos salones, tiene deseos de manifestarse republicana. Tiene amistades un tanto de salón, ausentes de lealtad y de franqueza, y traza algunos retratos de un sabor vivo y audaz de esos personajes de París.

Arrastrada así por todas las cosas, ella se agota en excesos de trabajo. Aspira a una celebridad que ve verdaderamente posible, aunque se muestre siempre severa consigo misma, y aunque las alabanzas huecas la ofendan. Ella contempla su nombre desde el punto de vista de la gloria: «¡María Bashkirtseff! ¿Qué es lo que sugiere?... Suena como algo extraño, atormentado, no es que no prometa un cierto resplandor : tiene una cierta prestancia, ruido, orgullo, pero es entrecortado y confuso.» Sin embargo, la enfermedad es despiadada : parece expiar cada uno de sus éxitos. Con terror, percibe que oye cada vez menos. Se dice «derribada por los oídos». Y los nervios son sobreexcitados de una manera extrema : «Mi trabajo sufre por eso, yo pinto todo estando devorada por aprehensiones quiméricas. Me imagino cantidades de horrores. Me ocurre de despertar sobresaltada y de ir al otro lado del jardín, como una loca.» Entonces la sobrecoge la prisa por acumular las máximas sensaciones posibles: «Me parece que nadie ama todo tanto como yo: artes, música, pintura, libros, mundo, vestidos, lujo, ruido, calma, risa, tristeza, melancolía, bromas, humor, frío, sol... adoro y admiro todo... Todo se presenta para mi bajo aspectos interesantes o sublimes : yo querría verlo todo, tenerlo todo, abrazarlo todo, confundirme con todo...» Y constantemente ahora, el pensamiento de la muerte se entremezcla con sus sueños.

Ella debe dejar de escribir, en efecto, pocos días después de haber esbozado estas líneas. Jules Bastien-Lepage, su amigo escogido, moribundo él mismo, viene a hacerle una última visita. María Bashkirtseff está acostada en su salón: para que Bastien-Lepage pueda verla lo han transportado como a un niño. Y una misma palabra se les escapa a ambos; es un grito de artistas desolados : «¡Ah! ¡poder pintar todavía!» Y es sobre esta palabra que se termina, bruscamente interrumpido por la agonía, el Diario de María Bashkirtseff.

Espero que la información que he recopilado de esta pintora ucraniana, os resulte interesante y contribuya en la divulgación de su obra.






Algunas obras


 4self_portrait_with_a_palette_1880

Marie Bashkirtseff. Autorretrato con paleta. 1880. Actualmente en el Museo Chéret de Bellas Artes de Niza. Francia


 1bashkirtseff_in_the_studio

The Studio by Marie Bashkirtseff (1881). Marie Bashkirtseff is the seated central figure


 6bashkirtseff_the_meeting

El encuentro. 1884. 193 x 177 cm. Museo de Orsay. París. Francia. Obra de Maria Bashkirtseff


 10bashkirtseff_marie_1858_1884_at_a_book

At a book. Obra de Marie Bashkirtseff


 5bashkirtseva_autimn

Otoño (1883). Russian State Museum. Obra de Maria Bashkirtseff


 8spring_ca_1884

Spring, c. 1884. Obra de Maria Bashkirtseff


 11bashkirtseff_marie_1858_1884_girl_reading_by_a_waterfall

Girl Reading by a Waterfall. Obra de Maria Bashkirtseff


 7marie_bashkirtseff_der_regenschirm_1883

The umbrella. 1883. Oil on canvas, 93 x 74 cm. Staatliches Russisches Museum. St. Petersburg. Obra de Maria Bashkirtseff


 12marie_bashkirtseff_portrait_of_mme_x

Portrait de Mme X Vers 1884. Obra de Maria Bashkirtseff


 13marie_bashkirtseff_2

Una joven, 1884. Obra de Maria Bashkirtseff


 14marie_bashkirtseff_jeune_fille_rousse

Portrait de femme assise, de face, une cigarette dans la main droite. Musée du Louvre, Département des Arts graphiques. Obra de Maria Bashkirtseff


 marie_bashkirtseff_art_painting_young_lady_wearing_a_hat_with_a_blue_feather_1878

Young Lady Wearing a Hat with a Blue Feather, 1878. Obra de Maria Bashkirtseff

 17marie_bashkirtseff_art_painting_georgette_1881


Georgette. 1881. Obra de Marie Bashkirtseff


 15marie_bashkirtseff_lilas

Mujer con lilas, 1881. Actualmente en el Museo Estatal de Bellas Artes de San Petersburgo, Rusia. Obra de Marie Bashkirtseff



 0marie_bashkirtseff_1878

Marie Bashkirtseff. En una fotografía de 1878. Belleza y talento, fue amiga de literatos y de pintores, pintora de talento ella misma, prolífica escritora, escultora, cantante, lectora ávida e incansable, mujer de mundo que dominaba cinco idiomas y deslumbraba en los salones de baile, la virgen eslava -como la llamaron- ha sido, por su belleza, su talento artístico y su vida trágica, una de las figuras más románticas del periodo cultural más intenso del siglo XIX.


 16marie_bashkirtseff_c_1882

Marie Bashkirtseff, c. 1882

Inevitablemente feminista, en una época de sometimiento para la mujer en que no existían muchos más caminos que el matrimonio, protestó amargamente y luchó contra todos los obstáculos para llevar adelante su vocación artística. Vivió y escribió apasionadamente y las páginas de su Diario no pueden sino leerse con la misma pasión y despertar simpatía y complicidad. Hoy día sus cuadros se exponen en distintos museos de Europa y la obra monumental que escribió se ha terminado de recopilar por primera vez para una edición completa. Murió prematuramente en los primeros escarceos con el éxito artístico, cuando aún era toda promesa, ¿a qué cumbres habría llegado?

Antes de cumplir veintiséis años, el 31 de octubre en el otoño parisino de 1884, se apagaba esta precoz y malograda artista ruso (ucraniano)-francesa, cuya intrincada existencia se encargará de describirnos póstumamente su Diario. Desde las notas autobiográficas que dejó escritas, intentaremos bosquejar su semblanza, hoy injustamente diluida entre los artificios de la modernidad.


 3_bashkirtseff_grave

Tumba de María Bashkirtseff (1858 - 1884) at the cemetery Passy in Paris, France.

Más info: http://www.bashkirtseff.com.ar/marie_bashkirtseff_1_espanol.htm#



Pues ésto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a la pintora y escultora ucraniana Maria Bashkirtseff. Fue una artista que en su corta vida -murió a los 25 años-, tuvo tiempo suficiente para dejar huella, sus obras (un centenar de óleos y pasteles de indudable valor realista que ahora cuelgan en prestigiosos museos de todo el mundo). Es una artista que apenas conocía y francamente me ha impresionado su vida, su formación y su obra como artista. Transcurrido más de un siglo de su muerte, su figura sigue despertando una adhesión que va más allá del interés académico o artístico.



Fuentes y agradecimientos: artcyclopedia.com, bashkirtseff.com.ar, wikipedia.org, pintura.aut.org, wga.hu, artnet.com, lenak.blogg.no y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 25 May 2015, 10:34; editado 4 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Maria Bashkirtseff 
 
Gracias J.Luis por este nuevo trabajo, a pesar de su corta vida tuvo tiempo de dejar unas maníficas obras.  

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Maria Bashkirtseff 
 
Gracias xerbar, Así es Maria Bashkirtseffm, fue una artista emprendedora, atrevida y adelantada a su tiempo, que a pesar de su corta vida dejó una huella imborrable en el mundo de la cultura y las artes.



 



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario