Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Cano De La Peña, Eduardo
Author Message
Reply with quote   Download Post 
Post Cano De La Peña, Eduardo 
 
Este trabajo está dedicado al pintor Eduardo Cano de la Peña. Madrileño de nacimiento de niño se traslada a Sevilla, donde transcurre su formación como pintor en la Escuela de Bellas Artes. Completa sus estudios en Madrid y París. En la Ciudad de las Luces, donde permanece tres años, muestra su predilección por la pintura histórica.

Eduardo Cano de la Peña (Madrid, 1823 – Sevilla, 1897) Fue un pintor romántico español, especializado en pintura histórica.

Muy pequeño, se trasladó a Sevilla, donde comenzó sus estudios artísticos en la Real Escuela de las Tres Nobles Artes, perfeccionándose posteriormente en Madrid, bajo la dirección de José y Federico Madrazo y Carlos Luis de Ribera y Fieve.

Más tarde viajó a París, donde realizó dos de sus más famosas obras, "Cristóbal Colón en el Convento de la Rábida", lienzo de puro estilo romántico con el que obtuvo la primera medalla en la Exposición Nacional de 1856 y se encuentra en el Palacio del Senado (Madrid) y "Entierro del condestable Don Álvaro de Luna", también primera medalla en la Exposición Nacional de 1857, actualmente expuesto en el Museo del Prado de Madrid.

Otras obras destacadas son: "La entrada de los Reyes Católicos en la Alhama" y "Regreso de la guerra de África." Al margen de estas escenas, donde realiza magníficos estudios de composición, Cano también destacó como retratista.

De su formación romántica evoluciona hacia un claro realismo, como se puede apreciar a partir de 1865. En esta nueva etapa, el pintor abandona lo superfluo para adentrarse en la expresividad de sus personajes. Dentro de este género cabe citar: "Retrato en el estudio del pintor", "Retrato de una joven", "Retrato de la niña María de los Ángeles San Juan y Garvey" o el de la escritora "Fernán Caballero".

Su producción se completa con escenas de corte religioso como "Jesús confortado por el ángel en el Huerto".

De vuelta a Sevilla, es nombrado Conservador del Museo de Bellas Artes de esta ciudad, así como Catedrático de colorido y composición en la escuela de Bellas Artes de Sevilla.

Espero que os guste la pequeña recopilación de este pintor sevillano y en la medida de lo posible este trabajo contribuya en la divulgación de su obra.





Algunas obras



 000_1410436172_369461

Entierro del condestable don Álvaro de Luna (boceto). Autor: Eduardo Cano de la Peña, óleo sobre lienzo, 243 x 295 cm, firmado, 1858. Museo del Prado. El lienzo es el boceto del cuadro pintado por Eduardo Cano en el que se representa el entierro del condestable don Álvaro de Luna, gran maestre de la Orden de Santiago y privado del rey Juan II de Castilla. Álvaro de Luna fue decapitado en la Plaza mayor de Valladolid en junio de 1453 y sus restos mortales reposan en la actualidad en la catedral de Toledo.

Se trata del boceto preparatorio para el más importante lienzo de historia del pintor Eduardo Cano de la Peña, conservado en el Museo Nacional del Prado (P04262) y que obtuvo una primera medalla en la exposición nacional de Bellas Artes de 1858. La obra aborda un atractivo argumento para el romanticismo español y no sólo se conocen más pinturas del mismo asunto sino que despertó también el interés de escritores de la época, haciéndose popular a través de la exitosa novela histórica de Manuel Fernández González El condestable don Álvaro de Luna publicada en 1851.

Dado el formato de este boceto, se trata seguramente del ensayo definitivo del artista antes de abordar el lienzo final, puesto que no se aprecian prácticamente divergencias entre ambos. En la presente obra, Cano de la Peña empleó colores mas vivaces, y se permitió cierta franqueza en la resolución, dada la finalidad privada de un trabajo de esta naturaleza, que atemperaría en el trabajo final, donde se conjugan las referencias murillescas junto a las de los maestros boloñeses del siglo XVII.

Obra unida al tardorromanticismo académico de los últimos años del reinado de Isabel II, la exploración de diferentes emociones ante la exposición publica de un cadáver decapitado aborda una preocupación íntimamente ligada a la semántica del género, en un capítulo que condensa aspectos muy diversos de la misma, como es la fidelidad del pajecillo Morales -que da su propia sortija de oro como limosna para enterrar a su amo- los frailes abnegados que cumplen compadecidos con su funesto cometido, los nobles conspiradores con intrigantes y rencorosas actitudes -a las que no es difícil achacar el desventurado destino del valido de Juan II de Castilla-, los dolientes familiares, así como el público general que mira morboso y horrorizado el triste espectáculo a cuenta de uno de los hombres de Estado más poderosos de aquel tiempo, y a los que la crítica contemporánea del artista permaneció muy atenta.

Más info de Eduardo Cano de la Peña en el Museo del Prado



 02_cristobal_colon_en_el_convento_de_la_rabida2

Cristóbal Colón en el Convento de la Rábida. Autor: Eduardo Cano de la Peña. 1856. Óleo sobre lienzo, 228 x 257 cm. Museo del Prado (dep. Palacio del Senado, Madrid).

Cano de la Peña presentó este lienzo a la Exposición Nacional de 1856, consiguiendo la primera medalla. El cuadro ilustra el momento en que el navegante genovés explica las teorías de su viaje a fray Juan Pérez de Marchena, que le interpela sobre el proyecto mientras que sujeta por el hombro a su hijo Diego. La escena tiene lugar en una pequeña estancia del convento de La Rábida. Colón señala con una de sus manos al mar abierto que se contempla tras el ventanal, mientras que con la otra señala hacia la brújula y los planos esparcidos sobre una mesa, cubierta con un viejo y raído tapiz.


 02_cristobal_colon_en_el_convento_de_la_rabida

Otra imagen

Unos marineros pensativos y otros que escuchan atentamente al navegante completan la escena. La estancia en la que se desarrolla la composición es muy pequeña, apreciándose al fondo un cuadro en el que se representa a la Virgen con el Niño, mientras que la zona izquierda está ocupada por una calavera. La claridad que penetra en la estancia permite destacar a los personajes sobre la penumbra, rota por la luz del crepúsculo que podemos apreciar tras la ventana. Cano emplea una compacta composición, repleta de figuras, situando a Colón en el centro de la escena, destacado sobre el resto de los personajes y atrayendo la atención del espectador gracias a su gesto. A ambos lados sitúa a los personajes que escuchan la disertación, destacando el pintor los detalles de los objetos y los tejidos, especialmente en los hábitos donde demuestra su dominio del claroscuro. Gracias a su detallado y preciso dibujo describe todos los detalles accesorios. La composición se cierra a través de un muro, trayendo a los personajes a primer plano pero consiguiendo aplicar la profundidad gracias al paisaje contemplado a través de la ventana y los ladrillos del suelo. Cano concibe la obra dentro del más puro estilo romántico de influencia francesa, tomando como referencias a Delaroche y los clasicistas.



 000_1410450008_554503

Boceto de Cristóbal Colón en el Convento de la Rábida. 1856. Firmado en el ángulo inferior derecho: “E. Cano” Museo del Prado. Obra de Eduardo Cano de la Peña.

La adquisición de bocetos de los cuadros de historia de los pintores españoles más destacados es una de las líneas prioritarias del Museo. De este modo, se ha incorporado en los últimos años un selecto e importante conjunto de bocetos de cuadros conservados en el propio Museo del Prado. Ello permite comprender del mejor modo la génesis misma de los que fueron los cuadros de mayor empeño y dificultad en las trayectorias de sus autores y los que les granjearon el mayor reconocimiento y, por otra parte, apreciar el valor artístico autónomo que tiene la propia plasmación pictórica de la primera idea del artista.

Uno de los ejemplos más interesantes en ambos sentidos es el boceto inédito de la obra de Eduardo Cano (Madrid, 1823- Sevilla, 1897) Cristóbal Colón en el Convento de la Rábida (cat. P05726, depositado en Madrid, Palacio del Senado). Es la pintura más relevante de este artista, dado que fue el primer cuadro de historia premiado con Primera Medalla en la primera Exposición Nacional de Bellas Artes, celebrada en Madrid en 1856, en la que obtuvo críticas favorables.

Parece tratarse de la primera idea para el cuadro, pues se conoce otro boceto preparatorio (óleo sobre papel, 21,8 x 21,8 cm) citado por Pérez Calero (1979) y Reyero (1987), sin duda posterior a éste, en el que la composición se aproxima más al cuadro definitivo. Se tiene constancia de que se conservaba otro boceto (18,5 x 23,2 cm) en la colección de los Duques de Montpensier, hoy en paradero desconocido (Díez, 1992). El boceto del Prado revela una mayor sobriedad y la actitud de los personajes principales, tanto Colón como Fray Juan Pérez de Marchena, es en él mucho más contenida. Además, el cromatismo es más sobrio y relacionado con la tradición española, entonado en ocres, con algunos toques de azul especialmente en la casaca de Diego, el hijo del navegante. Éste aparece dormido en ambos bocetos a diferencia de lo que ocurre en el cuadro final, lo que acentúa la serenidad de la composición de la primera idea, que finalmente se convierte en una escena algo más teatral y con mayor anécdota

El interior del Convento de Santa María de la Rábida acusa un tratamiento de mayor contraste dramático a través de los contrastes de luces, cuyo doble foco, en primer término y al fondo, mantendría en el cuadro. El recurso muy dramático de la silueta oscura sobre el fondo claro aparece en también en la obra definitiva (desplazándose hacia allí el personaje del piloto situado en el boceto a la derecha) pero de modo mucho más atenuado, modificándose asimismo el lugar y el carácter de la figura, lo mismo que ocurre con el cuadro situado en la pared del fondo.

Así, el tratamiento pictórico del boceto aparece más acorde con los principios de la tradición española, y muy especialmente sevillana, en la que se formó el artista, que después matizó en el cuadro definitivo tras el contacto con los modelos franceses que pudo conocer en París, donde residió como pensionado entre 1853 y 1856. En este último año y en aquella ciudad, fechó el cuadro definitivo, cuyo boceto hubo de realizarse unos meses antes.



 0los_reyes_cat_licos_recibiendo_a_los_cautivos_cristianos

Los Reyes Católicos recibiendo a los cautivos cristianos. Autor: Eduardo Cano de la Peña. 1867. Óleo sobre lienzo, 300 x 480 cm. Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Los éxitos de años anteriores serán reeditados por Cano de la Peña con la presentación de este lienzo a la Exposición Nacional de 1866, consiguiendo una primera medalla. El cuadro representa la recepción ofrecida por los Reyes Católicos a los numerosos cautivos cristianos liberados tras la conquista de la ciudad de Málaga a las tropas musulmanas, en septiembre de 1487. Isabel y Fernando aparecen a las puertas de su tienda de campaña, de pie, sobre unas gradas recubiertas por una alfombra, recibiendo las muestras de afecto y gratitud de los desfallecidos y famélicos cautivos recién liberados, auxiliados por los soldados. La figura de la reina acapara el protagonismo de la escena al estar su figura más alta y resbalar sobre ella un foco de luz más potente. Cano emplea una iconografía muy similar a la de la Virgen de la Misericordia, acogiendo bajo su manto a los prisioneros que se acercan a ella para besar sus reales manos, elevando la reina la mirada a Dios en actitud de dar gracias. Un anciano besa la mano de Fernando mientras que los demás prisioneros apenas pueden mantenerse en pie debido a las escasas fuerzas que les restan. Un soldado sostiene a una mujer en primer término y tras ellos se abraza una pareja. Cano demuestra que domina el manejo de la iluminación totalmente artificial, con buen número de contraluces que sitúan a cada una de las figuras en el espacio, destacando a los personajes principales. El dibujo sigue siendo sobresaliente, utilizando un colorido brillante en los que abundan las tonalidades pardas y brillantes, con toques de gran exquisitez y virtuosismo, tanto en los ropajes de los reyes como en los harapos de los furtivos. Respecto a las influencias, Cano muestra su admiración por los maestros del pasado como Murillo, Valdés Leal, Guido Reni o Rafael.



 0cervantes_y_don_juan_de_austria

Cervantes y Don Juan de Austria. Óleo sobre lienzo, 267 x 352 cm.. Museo del Prado. Madrid. Obra de Eduardo Cano de la Peña



 0regreso_de_la_guerra

Regreso de la guerra. Museo Romántico, Madrid. Obra de Eduardo Cano de la Peña



 15_wiseman_cardenal_nicol_s

Cardenal Nicolás Wiseman, c. 1865-1866.  Óleo sobre lienzo, 126 x 95 cm. Galería de Retratos de Sevillanos Ilustres. Universidad de Sevilla. Rectorado, Fábrica de Tabacos. Obra de Eduardo Cano de la Peña  

Pintura que representa al retratado ante cortinajes y ventana, con capa roja y muceta blanca sobre la que cae una cadena con cruz y sostire un libro con su mano derecha. Hay una inscripción en una banda situada en la zona inferior.


 16_1410449188_140947

Juan de Mal-Lara. Autor: Eduardo Cano de la Peña. 1871. Óleo sobre lienzo, 100 x 87 cm. Galería de Retratos de Sevillanos Ilustres. Universidad de Sevilla. Pintura que representa al retratado con barba vestido de negro con gola, bonete y corona de laurel; inserto en un marco oval pintado con una inscripción. Inscripción en el anverso: "Mal-Lara".
 

 17_1410449268_657871

Miguel de Cervantes. Autor: Eduardo Cano de la Peña. 1870. Óleo sobre lienzo, 122 x 93 cm. Galería de Retratos de Sevillanos Ilustres. Universidad de Sevilla. Pintura que representa al efigiado con barba, de pie, vestido a la moda del siglo XVI, con una pluma en su mano derecha y un libro de "El Quijote" en la izquierda.  
  

 18_1410449377_127085

Bartolomé Esteban Murillo. Autor: Eduardo Cano de la Peña. 1871. Óleo sobre lienzo, 99,5 x 86 cm. Galería de Retratos de Sevillanos Ilustres. Universidad de Sevilla. Pintura que representa al retratado vestido de negro con cuello de puntilla blanca; dentro de un marco oval pintado con inscripción. Copia/reproducción de  El autorretrato en la National Gallery, Londres.  
 
  
 19_1410449414_283486

Elio Antonio de Nebrija. Autor: Eduardo Cano de la Peña. 1871. Óleo sobre lienzo,99 x 88 cm. Galería de Retratos de Sevillanos Ilustres. Universidad de Sevilla. Pintura que representa al retratado vestido según la moda de principios del siglo XVI; inserto en un marco oval pintado con una inscripción.  
  

 20_1410449446_723650

Manuel María Arjona. Autor: Eduardo Cano de la Peña. 1872. Óleo sobre lienzo, 100 x 87cm. Galería de Retratos de Sevillanos Ilustres. Universidad de Sevilla. Pintura que representa un retrato de varón vestido con sotana negra. Firmado y fechado en el anverso: "D. Eduardo Cano/ hizo esta copia en Sevilla en 1872". Inscripciones en el anverso: "Arjona" y en el reverso: "Este retrato es copia del que/ poseía el Dr. D. Manuel María Arjona/ sobrino carnal del retrata/ do quien lo regaló a la Univer/ sidad Literaria de Sevilla en cu/ ya Sala Rectoral está colocado".  
  

 21_1410449506_917801

Francisco de Paula Escudero y Perosso. Autor: Eduardo Cano de la Peña. 1875. Óleo sobre lienzo, 100 x 87 cm. Galería de Retratos de Sevillanos Ilustres. Universidad de Sevilla. Pintura que representa al retratado con barba, toga y medalla; inserto en un marco oval pintado con una inscripción.  


 22_1410449555_714884

Rector José de Álava y Urbina (Universidad de Devilla, 1871-1872), Autor: Eduardo Cano de la Peña. 1875. Óleo sobre lienzo, 83 x 62,5 cm. Galería de Retratos de Sevillanos Ilustres. Pintura que representa al retratado calvo, viste toga y muceta negra y lleva la medalla de Rector.  


 23_1410450298_289567

Retrato de don Rafael Colón y Borrego. Autor: Eduardo Cano de la Peña, óleo sobre lienzo, 70 x 57 cm. Museo del Prado (en dep. en el Museu Comarcal de la Garrotxa, Olot, Gerona)
  


Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el pequeño trabajo recopilatorio dedicado al pintor español Eduardo Cano de la Peña.



Fuentes y Agradecimientos a : patrimonioartistico.us.es, es.wikipedia.org, pintura.aut.org, museodelprado.es, artehistoria.jcyl.es, cvc.cervantes.es, epdlp.es, senado.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events