Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Escalante (Juan Antonio De Frías Y Escalante)
Author Message
Reply with quote   Download Post 
Post Escalante (Juan Antonio De Frías Y Escalante) 
 
Este trabajo está dedicado al pintor barroco cordobés Juan Antonio de Frías y Escalante, conocido en su época como Escalante. Fue discípulo y amigo de Francisco Ricci.

Juan Antonio de Frías Escalante (Córdoba, 1633 - Madrid, 1669), pintor barroco español del Siglo de Oro. Muy joven se instaló en Madrid donde fue discípulo de Francisco Ricci, con quien mantuvo una estrecha relación, llegando a ser su testamentario. A pesar de su temprana muerte, desarrolló una importante carrera trabajando casi exclusivamente para las iglesias y conventos de la Corte.

Escalante era admirador de la pintura veneciana de Tintoretto y Veronés, como observó Palomino, que le decía seguidor en todo de aquél estilo en la composición y «gracia de actitudes», también se mostró deudor de Van Dyck, además de hacer uso con cierta frecuencia de estampas flamencas copiadas sin apenas variantes, como en la Conversión de San Pablo del Museo Cerralbo, firmada en 1650. Pero la influencia más directa y constante acaso sea la intimista y clásica de Alonso Cano, interpretada con gran suntuosidad y claridad lumínica, como podría comprobarse en la Anunciación de la Hispanic Society of America, fechada en 1663, muy próxima en composición y estilo a la que el granadino pintó para la iglesia de la Magdalena de Getafe. Buena prueba de su devoción por Cano es la adquisición de tres de sus pinturas mitológicas (cupido y dos ninfas, Apolo y una diosa) en la almoneda de los bienes de José Cisneros, celebrada en Madrid en 1665. Perdidas las dos restantes, la diosa, descrita como etrepuerta, ha de ser con toda probabilidad la Juno de colección particular madrileña, dada a conocer por Alfonso E. Pérez Sánchez en 1999, cuyo perfil, muy significativamente, no dudará Escalante en utilizar para el San José con el Niño, san Juanito y dos ángeles del Museo de Bellas Artes de Asturias, trasladando a la silueta del santo la de la diosa.

Artista precoz y prolífico, entre sus numerosas composiciones Antonio Palomino elogió particularmente un Cristo Muerto que estaba en el convento de los Clérigos Menores y «verdaderamente parece de Tiziano», actualmente en el Museo del Prado (1663). Con exquísita delicadeza y tonos claros explotó el tema de la Inmaculada (Budapest, Museo de Bellas Artes, 1663, Lumbier, Navarra, 1666) y asuntos devocionales en lienzos de pequeño formato, como el Niño Jesús con san Juanito del Museo del Prado o el San José del Ermitage. De las numerosas pinturas citadas por Palomino en iglesias madrileñas, se conservan también, dispersos entre distintos museos, algunos de los asuntos del Antiguo Testamento tomados como prefiguraciones de la Eucaristía, pintados entre 1667 y 1668 para la sacristía de la Merced Calzada, donde dice Palomino que se autorretrató entre los cautivos en un cuadro de la Redención.

Espero que la amplia recopilación que he conseguido de este pintor cordobés, sea de vuestro interés y sirva para divulgar su obra.






Algunas obras


Escalante en el Museo del Prado

Juan Antonio de Frías y Escalante (Córdoba, 1633-Madrid, 1669). Pintor español. Desde muy joven trabajó en Madrid junto a su maestro Francisco Rizi, aunque el tratadista y biógrafo Palomino registre su primer aprendizaje artístico en su ciudad natal. Su labor se desarrolló en la corte, aunque sabemos de un trabajo en la catedral de Toledo junto a su maestro, con quien durante toda su vida se mantuvo muy vinculado, por lo que a la hora de su temprana muerte, nombró a Rizi su testamentario. La brevedad de su existencia le impidió desarrollar una madurez artística que auguraba grandes logros, como ya esperaban sus contemporáneos. Palomino cita su pericia como dibujante y la admiración que el artista profesaba por los venecianos, especialmente dirigida hacia Tintoretto y Veronés. De este último recogerá el refinamiento y la elegancia de sus composiciones y personajes, quienes siempre aparecen ataviados con riquísimas indumentarias que realzan su magnificencia. Todas estas características se aprecian en la serie pintada para la sacristía del convento madrileño de la Merced Calzada. Escalante compuso para ella, entre 1667 y 1668, diecisiete lienzos sobre temas del Antiguo Testamento relativos a la prefiguración del misterio de la eucaristía. En ellos se aprecia la admiración por las composiciones horizontales con un punto de vista bajo, tan teatrales y características del maestro de Verona que, del mismo modo que a éste, sirven a Escalante para desarrollar una variedad de logrados escenarios arquitectónicos. Igualmente se ha apreciado el conocimiento de las obras de Rubens, a veces a partir de estampas, que Escalante utilizó para sus lienzos. Otra de las referencias inexcusables para él será Tiziano. Palomino llega a afirmar que su Cristo muerto del convento de Clérigos Menores de Madrid alcanza tal grado de perfección que «parece de Tiziano», alabándolo como la obra en la que el artista «se excedió a sí mismo». Seguramente se trata de la obra del Museo del Prado, al que llegó por compra en 1910, y, sin duda, su obra capital, en la que la pincelada ligera, delicada, casi transparente, tan representativa del autor, alcanza cotas de mayor delicadeza, en la que se manifiesta el supremo ejemplo de Tiziano filtrado por el elegante clasicismo de Cano. No hay que olvidar que este último había convertido sus interpretaciones de Cristo muerto en auténticas lecciones de desnudo, pleno de contención, mesura y equilibrio, en las que la carne se convierte en vehículo expresivo, características todas que supo recuperar y aplicar Escalante a su propia creación. En total son veinticuatro los lienzos de Escalante pertenecientes al Museo del Prado, la mayoría procedentes de distintos conventos madrileños, y llegaron al Prado tras su paso por el Museo de la Trinidad. Tres de las telas eran de las colecciones reales, mientras que otras tres entraron en el Museo a través de compras o donaciones rea­lizadas a lo largo del siglo XX.

Obras

    - Andrómeda, óleo sobre lienzo, 78 x 64 cm [P195].
    - Abraham y los tres ángeles, óleo sobre lienzo, 109 x 145 cm [P582].
    - La Sagrada Familia, óleo sobre lienzo, 54,5 x 45,5 cm [P695].
    - El Niño Jesús y san Juan, óleo sobre lienzo, 46 x 122 cm, h. 1668 [P696].
    - Cristo yacente, óleo sobre lienzo, 84 x 162 cm, firmado, 1663 [P697].
    - La prudente Abigail, óleo sobre lienzo, 113 x 152 cm, firmado, 1667 [P698].
    - Triunfo de la fe sobre los sentidos, óleo sobre lienzo, 113 x 152 cm, firmado, 1667 [P699].
    - Moisés y el agua de la roca, óleo sobre lienzo, 114 x 143 cm, firmado, 1668 [P2957].
    - La comunión de santa Rosa de Viterbo, óleo sobre lienzo, 215 x 190 cm, firmado [P3046].
    - Ecce-Homo, óleo sobre lienzo, 105 x 82 cm, firmado [P3114].
    - El profeta Elías y el ángel, óleo sobre lienzo, 114 x 103 cm, 1668 [P3135].
    - Jesucristo y la samaritana, óleo sobre lienzo, 104 x 123 cm (en dep. en el Museo Municipal de San Telmo, San Sebastián) [P3220].
    - Abraham y Melquisedec, óleo sobre lienzo, 114 x 150 cm, firmado, 1668 [P3399].
    - Tránsito de santa Eugenia, óleo sobre lienzo, 200 x 363 cm [P3853].
    - El sacerdote Ajimelec entrega el pan y la espada a David, óleo sobre lienzo, 114 x 143 cm, firmado, h. 1667-1668 [P5083].
    - Los israelitas celebrando la Pascua, óleo sobre lienzo, 113 x 142 cm, firmado, 1668 [P5084].
    - El sacrificio de Isaac, óleo sobre lienzo, 113 x 227 cm, firmado, 1668 (en dep. en el Museo Municipal de Játiva, Valencia) [P5085].
    - Noé y su familia después del diluvio, óleo sobre lienzo, 114 x 83 cm, firmado, 1668 [P5086].
    - La resurrección de Lázaro, óleo sobre lienzo, 105 x 123 cm (en dep. en el Museo Municipal de Játiva, Valencia) [P5104].
    - Los exploradores de la tierra de promisión, óleo sobre lienzo, 113 x 142 cm, firmado, 1668 [P5246].
    - La copa en el saco de Benjamín, óleo sobre lienzo, 113 x 245 cm, firmado, 1668 [P5247].
    - Los segadores de la tierra de promisión, óleo sobre lienzo, 114 x 150 cm [P5248].
    - Sacrificio de Abel, óleo sobre lienzo, 112 x 73 cm [P5603].
    - Sacrificio de los panes y el cordero, óleo sobre lienzo, 114,5 x 67 cm, firmado, 1668 [P5768].



 16andr_meda

Andrómeda, óleo sobre lienzo, 78 x 64 cm. Museo del Prado. Obra de Juan Antonio de Frías y Escalante.

Andrómeda ocupa el lado izquierdo de la composición, encadenada a un peñasco, mientras que la parte derecha del lienzo queda abierta hacia el paisaje marino, del que surge el monstruo que amenaza a la heroína mitológica. Los catálogos antiguos del museo indicaban que el estilo de la obra imita al de Giordano en la técnica veneciana.


 17abraham_y_los_tres_ngeles

Abraham y los tres ángeles, óleo sobre lienzo, 109 x 145 cm. Museo del Prado. Obra de Juan Antonio de Frías y Escalante.


 18el_ni_o_jes_s_y_san_juan

El Niño Jesús y san Juan, óleo sobre lienzo, 46 x 122 cm, h. 1668. Museo del Prado. Obra de Juan Antonio de Frías y Escalante.


 19la_prudente_abigail

La prudente Abigail, óleo sobre lienzo, 113 x 152 cm, firmado, 1667. Museo del Prado. Obra de Juan Antonio de Frías y Escalante.


 20triunfo_de_la_fe_sobre_los_sentidos

Triunfo de la fe sobre los sentidos, óleo sobre lienzo, 113 x 152 cm, firmado, 1667. Museo del Prado. Obra de Juan Antonio de Frías y Escalante.


 21mois_s_y_el_agua_de_la_roca

Moisés y el agua de la roca, óleo sobre lienzo, 114 x 143 cm, firmado, 1668. Museo del Prado. Obra de Juan Antonio de Frías y Escalante.


 24ecce_homo

Ecce Homo. Lienzo. 105 x 82 cm. Museo del Prado. Obra de Juan Antonio de Frías y Escalante.


 22el_profeta_el_as_y_el_ngel

El profeta Elías y el ángel, óleo sobre lienzo, 114 x 103 cm, 1668. Museo del Prado. Obra de Juan Antonio de Frías y Escalante.


 25los_segadores_de_la_tierra_de_promisi_n_leo_sobre_lienzo_114_x_150_cm

Los segadores de la tierra de promisión, óleo sobre lienzo, 114 x 150 cm. Museo del Prado. Obra de Juan Antonio de Frías y Escalante.


 23abraham_y_melquisedec

Abraham y Melquisedec, óleo sobre lienzo, 114 x 150 cm, firmado, 1668. Museo del Prado. Obra de Juan Antonio de Frías y Escalante.

La obra forma parte de una serie de 18 pinturas, dedicada a narrar temas del Antiguo Testamento interpretados como prefiguraciones de la Eucaristía, realizada para el convento de la Merced Calzada de Madrid entre los años 1667 y 1668.Representa el momento en que Abraham, regresando del combate con Codorlaomor y los reyes aliados, se encuentra con Melquisedec, rey de Salem que le ofrece el pan y el vino (Génesis, 14, 18-21).Se quiere exaltar la figura de Abraham como guerrero, su coraje, pero también su generosidad, con un trasfondo profundamente religioso, en la actitud que adopta el patriarca ante el sacerdote Melquisedec.La composición ha sido tomada del mismo grabado original de B. Salomon utilizada también por Velázquez para Las lanzas (P1172). A pesar de esto, los modelos de las figuras y la utilización de un punto de vista tomado desde abajo resultan más cercanos a composiciones y grabados de Rubens con el mismo tema que era posible contemplar en Madrid y que Escalante evidentemente conocía bien.En lo que se refiere al color, basado en una gama de colores pálidos y fríos, con rosas, azules, grises y malvas, y por el empleo de una técnica suelta y ligera, se podría afirmar que su estilo anticipa algunos aspectos típicos del siglo XVIII (Texto extractado de Urrea, J. en: La Pittura Madrilena del Secolo XVII, Roma-Palazzo delle Esposizioni, 1991, p. 142).


 13cristo_yacente

Cristo Yacente, 1663. Óleo sobre lienzo. 84 x 162 cm. Museo del Prado. Obra de Juan Antonio de Frías y Escalante.

Escalante nos ha dejado poca obra conocida, que nos dice que fue el pintor de la escuela madrileña que mejor recoge la enseñanza de los grandes maestros venecianos del siglo XVI. Su pintura recuerda especialmente a algunos de los efectos pictóricos de Tintoretto y Veronés: sus figuras escorzadas, sus colores fríos y claros, de azules, malvas o rosas aplicados con maestría en la graduación tonal. Una obra característica de Escalante es su Cristo Muerto que Palomino pondera en los siguientes términos: "Pero en lo que se excedió a sí mismo, fue en una efigie de Cristo, Señor nuestro Difunto,... pues verdaderamente parece de Tiziano". Este cuadro pertenecía a la serie de La Merced, como los diecisiete lienzos para la sacristía con asuntos alusivos al Sacramento de la Eucaristía, dispersos entre el Prado y depósitos de este museo en todo el país.


 14_1412237100_623411

Sagrada Familia. 1680-1685. Autor: Juan Antonio de Frías y Escalante. Óleo sobre lienzo. 54 x 46 cm. Museo del Prado. Madrid.

Se trata de una copia libre de una pintura conservada en el Monasterio de El Escorial, donde el Padre Santos, en 1658, la cita como colgada en la iglesia "vieja", y de la que se conserva otra obra del mismo asunto en el Museo de Bellas Artes de Burdeos, considerada como realizada en el taller de Paolo Caliari Veronés, habiéndose incluso pensado para su paternidad en la persona de su hermano Benedetto.

Procedente de las Colecciones Reales, después de ingresar en el Museo se asigna, en 1857, su autoría a Escalante, atribución que resulta bastante convincente, tanto por su conocida admiración hacia Veronés como por los modelos que introduce en su versión y la técnica utilizada. En realidad, se puede apreciar que sus modelos son de estirpe canesca, y que en la aplicación del colorido existe también gran relación con el maestro granadino.

En la obra conservada en El Escorial la escena transcurre en un interior, en donde San Juanito ofrece al Niño dormido una manzana y es muy visible la vara de San José. La versión de Escalante se prolonga hacia arriba, y en la parte superior da entrada a dos parejas de ángeles y serafines iluminados por un resplandor celestial. Podría pensarse, ante esta obra, que la de El Escorial fue recortada en algún momento, por su parte superior.

 
 15el_sacerdote_ajimelec_y_david

El sacerdote Ajimelec y David. 1667-1668. Autor: Juan Antonio de Frías y Escalante. Óleo sobre lienzo. 114 x 143 cm. Museo del Prado. Madrid.

Formaba parte de una serie de diecisiete pinturas hechas por Escalante con destino a la Sacristía de la Iglesia conventual de la Merced Calzada de Madrid. Todas narran asuntos del Antiguo Testamento, que la Iglesia interpreta como prefiguraciones de la Sagrada Eucaristía. El episodio representado en este lienzo está extraído del libro bíblico de Samuel (21-22), en el que se narra cómo el rey Saúl tenía intención de matar a David, atormentado por la envidia, ante lo cual éste huyó al lugar de Nob.

Pintada, junto con las restantes, entre los años 1667 y 1668; sin embargo, por su colorido, expresado mediante una gama de colores pálidos y fríos, con rosas, azules, grises y malvas, y por la utilización de una factura suelta y ligera, se podría afirmar que su técnica anticipa ciertos aspectos propios del siglo XVIII. Presenta un alto grado de venecianismo y sus modelos recuerdan los de Veronés no habiéndole sido ajena su admiración por Alonso Cano.


 12comuni_n_de_santa_rosa

Comunión de Santa Rosa. Autor: Juan Antonio Frías Escalante. Fecha: 1620-60. Óleo sobre lienzo, 215 x 190 cm. Museo del Prado. Madrid.

Santa Rosa de Viterbo deseó ser monja clarisa durante toda su vida pero no fue admitida por falta de espacio en el convento lo que motivó su decisión de hacerse franciscana al morir. Esta es la razón por la que en el lienzo que contemplamos un monje franciscano administra a la santa el Sacramento de la Eucaristía, acompañado de tres ángeles que portan cirios y un incensario. La escena está siendo contemplada por la Trinidad y san Francisco como intercesor, de espaldas. Escalante ha recurrido a una composición piramidal organizada a través de dos diagonales que se cruzan en el cáliz como parte más importante del conjunto. Los oscuros hábitos contrastan con la iluminación celestial que provoca la difuminación de las formas en las figuras divinas. Incluso el colorido terrenal es más frío y triste que el celestial, en una clara alusión a la vida eterna. Rosas como símbolo del amor se depositan a los pies de la santa. El estilo de Escalante está inspirado en su maestro Rizi, en Rubens y en la escuela veneciana, aportando frescura y dinamismo a la escuela madrileña del barroco. Aunque no es una obra tan cargada de movimiento como la Conversión de san Pablo, las figuras de los ángeles indican su atracción hacia las posturas escorzadas que tanto gustaban la maestro flamenco.



Otras obras


 27_1412241207_191875

Conversión de San Pablo. 1650-1660. Autor: Juan Antonio de Frías y Escalante. Óleo sobre lienzo. Museo Cerralbo. Madrid.

En algunas ocasiones, como esta que nos ocupa, Frías y Escalante no tenía ningún reparo en copiar estampas flamencas sin apenas modificaciones, especialmente de Rubens por el que sentía profunda admiración. Los pronunciados escorzos de caballos y jinetes apuntan hacia el más absoluto barroquismo, al igual que el empleo del color y de la iluminación difusa que crea efecto ambiental, como si entre las figuras existiera aire real. La composición se organiza a través de diagonales, tanto en superficie como en profundidad, configurando una escena de marcado dinamismo. Los miembros de los personajes se extienden por el lienzo, ocupando la mayor superficie posible, arremolinándose ante la visión de Dios. Saulo, militar especializado en la persecución de cristianos, tuvo una sorprendente visión: una cegadora luz que le tiró del caballo pronunció: "Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?", suponiendo este suceso su conversión al cristianismo y su denominación como Pablo. El estilo empleado por Escalante es rápido y vibrante, inspirado tanto en Rubens como en la escuela veneciana y en su maestro, Rizi o Ricci.


 29mbaco_escalante_singularlupagr

Inmaculada Concepción, c. 1667. Óleo sobre lienzo, 210 x 175 cm. Museo Bellas Artes de Córdoba. Autor: Juan Antonio de Frías y Escalante.

Entre el conjunto de artistas que Córdoba aporta a la pintura madrileña de la primera mitad del siglo XVII, Escalante se cuenta entre los más notables, pues acude pronto a Madrid con su madre viuda, aunque no se le comienza a documentar hasta 1650, año en que trabajará en el taller de Francisco Rizi, impregnándose de las últimas tendencias entonces de moda: el venecianismo pasado por Rubens y Van Dyck, y el nuevo ímpetu colorista de Agostino Mitteli y Michele Colonna, que por entonces decoraban los principales templos de la capital de España.

A pesar de su prematura muerte a los treinta y cinco años de edad, su producción conocida lo delata como un laborioso pintor que dejó un significativo número de obras,entre las que destaca el conjunto de sus Inmaculadas,que tienen su mejor arranque en el ejemplar del Museo de Budapest, firmado en 1663.

Destaca esta Inmaculada por su rotundidad, belleza de elementos y triangulación de sus paños,apreciándose en ella la fusión de elementos y motivos utilizados en otras del artista, como la del Convento benedictino de Lumbier (Navarra) o la existente en una colección privada, ambas de 1666.


 26la_inmaculada_concepci_n
 
La Inmaculada Concepción, Lienzo, 206,5 × 173 cm. 1663. Museo de Bellas Artes, Budapest. Hungría. Autor: Juan Antonio de Frías y Escalante


 28an_angel_awakens_the_prophet_elijah

An Angel Awakens the Prophet Elijah (Un ángel despierta al profeta Elías). 1667. Óleo sobre lienzo. Gemäldegalerie. Berlín. Alemania. Autor: Juan Antonio de Frías y Escalante


 30_1412241997_117464

San Juan Bautista. 1666. Óleo sobre ienzo, 136 x 93 cm. Museo de Bellas Artes de Bilbao. Autor: Juan Antonio de Frías y Escalante


 31_1412241987_403216

Moses striking the rock (+ The Drunkeness of Noah; pair). Óleo sobre ienzo, 71.8 x 107.3 cm. Museo de Bellas Artes de Bilbao. Autor: Juan Antonio de Frías y Escalante


 32visi_n_de_san_pascual_bail_n

Visión de San Pascual Bailón. Lienzo, 62,5 x 83,4 cm. Colección particular. Autor: Juan Antonio de Frías y Escalante. El lienzo nos muestra el momento en el que San Pascual Bailón, nacido en Torre Hermosa (Zaragoza) en 1540, tuvo una visión mientras cuidaba sus ovejas. Entre nubes aparecen tres ángeles mostrándole el Cuerpo de Cristo sacramentado, símbolo de la Eucaristía y uno de los atributos del santo. De hecho, en 1897 el Papa León XIII lo declaró patrón de todos los Congresos Eucarísticos y las hermandades del Sagrado Sacramento. San Pascual Bailón fue fraile Alcantarino, y perteneció a la Orden Franciscana bajo la reforma de San Pedro de Alcántara.


 203_1425378900_765159

Juan Antonio de Frías y Escalante - Santa Catalina de Alejandría, 1660. Óleo sobre lienzo, 190 x 120 cm. Iglesia de los Santos Justo y Pastor, Las Maravillas. Madrid.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el pequeño trabajo recopilatorio dedicado al pintor cordobés Juan Antonio de Frías y Escalante, conocido en su época como Escalante.
 

Fuentes y agradecimientos: museodelprado.es, pintura.aut.org, es.wikipedia.org, artehistoria.jcyl.es, juntadeandalucia.es, latinamericanart.com, arsoperandi.com, propias y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events