Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Lanchares, Antonio De
Author Message
Reply with quote   Download Post 
Post Lanchares, Antonio De 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al pintor madrileño Antonio de Lanchares. Fue un pintor barroco español, seguidor Eugenio Cajés, cultivó como él una estética aún manierista y de raíz escurialense. Tuvo como discípulo a Diego Polo. Posiblemente el pintor José Lanchares fuese su hermano.

Antonio de Lanchares (Madrid, hacia 1585/1586 - 1630) . Hijo de Juan de Lanchares, platero de oro, y de Francisca de los Reyes Ximeno, y hermano de los también pintores José y Juan de Lanchares, así como de Francisco, establecido en Lima no sabemos si con el mismo oficio, fue discípulo de Eugenio Cajés como se pone de manifiesto en su escasa obra conocida, en la que sigue fielmente las enseñanzas del maestro. En fecha incierta habría viajado a Italia, según cuenta el pintor aragonés Jusepe Martínez, viaje del que no se hace eco Antonio Palomino.

La primera obra conocida del autor, la Adoración de los Pastores, Mueo del Prado, está fechada en 1612, óleo sobre lienzo 217 x 167 cm., manifestándose en ella junto a los modelos y actitudes de Cajés, un interés por la iluminación nocturna que procede de Bassano y que se encuentra del mismo modo en la Imposición de la casulla a San Ildefonso, depositada por el Museo Nacional del Prado en la parroquial de Cantoria (Almería), fechada diez años más tarde, en 1622. Ascensión del Señor, un lienzo de 163 x 101 cm. h. 1620 ? localización. Santa Leocadia con recesvinto y San Ildefonso, Óleo sobre lienzo 155 x 102 cm. Museo del Prado, en deposito Museo municipal de Játiva (Valencia).

Hay constancia de su trabajo para la Cartuja de El Paular, de donde podría proceder la Ascensión de Cristo del Museo del Prado, así como para otras instituciones eclesiásticas de Madrid y sus inmediaciones: pinturas del claustro de la Merced Calzada de Madrid y retablos de Berniches (Guadalajara), conservado in situ, y Pinilla del Valle de Lozoya, de los que aún se le debían ciertas cantidades en el momento de su muerte.

En 1627 fue propuesto de forma unánime por Vicente Carducho, Eugenio Cajés y Velázquez para ocupar la plaza de pintor del rey entre doce candidatos. Aunque la plaza finalmente se dejó vacante, los informes emitidos con este motivo ensalzaban también su habilidad para pintar al temple y al fresco y, de creer las atribuciones de antiguos inventarios, habría cultivado igualmente la pintura de paisajes.

Murió en Madrid en 1630, aún joven, ordenando ser enterrado en el convento de frailes trinitarios calzados de la Corte.

Espero que la información que he recopilado de este pintor barroco madrileño os resulte interesante y contribuya en la divulgación de su escasa obra conocida.





Algunas obras



 58ascensi_n_del_se_o

Ascensión del Señor. 1609. Óleo sobre lienzo, 163 x 101 cm. Museo del Prado. Madrid. Obra de Antonio de Lanchares

Cristo ascendiendo a los cielos marca el eje central de la composición y a izquierda y derecha el pintor dispone dos grupos compensados de personajes. La adscripción del lienzo a Antonio Lanchares se debe a Pérez Sánchez, en atención a la influencia que Eugenio Cajés tiene sobre los modelos de la parte inferior, en lo que se refiere a los rostros, a cabellos y a los gestos grandilocuentes de los personajes. Sin embargo la monumentalidad de los ropajes, las proporciones de la manos, la figura de Cristo y especialmente los dos ángeles de la parte superior hicieron pensar en una gran influencia de la pintura romana. Ambas circunstancias encajan con el estilo de Lanchares, educado con el pintor madrileño, que trabajó posteriormente en Italia.


 59adoraci_n_de_los_pastores

Adoración de los pastores. Hacia 1612. Óleo sobre lienzo, 218 x 162 cm. Museo Nacional del Prado. Obra de Antonio de Lanchares.

Antonio Lanchares fue un pintor de corta trayectoria vital, del que nos ha llegado una obra muy escasa. De ella, debe destacarse esta pintura realizada en el año 1612, una visión nocturna de la adoración de los pastores en la que Lanchares atestigua, en una fecha muy temprana, un excelente conocimiento de la vanguardia artística italiana. Así, el empleo de tipos populares, la pincelada apretada, la composición sesgada y, sobre todo, el uso de una iluminación contrastada, responde a una estética caravaggista que seguramente Lanchares pudo aprender en la misma Italia, pues allí viajó en algún momento de su carrera, como algunos de sus contemporáneos atestiguan. Sin embargo, para algunos críticos, este tipo de representación podría explicarse en el propio devenir de la pintura madrileña, dependiente del importante foco artístico concentrado en el Monasterio de El Escorial a finales del siglo XVI. De hecho, Pérez Sánchez, rechazando la raigambre caravaggista de los tipos populares de esta tela, encontró en la obra del genovés Luca Cambiaso (1527-1585), desplazado al Escorial desde 1583, la referencia fundamental de este lienzo. Las composiciones intimistas del genovés, envueltas por una cálida luz nocturna, serían el referente fundamental para explicar esta composición. Es posible que Lanchares asumiera las innovaciones de Cambiaso, así como las propuestas del que fuera su maestro, Eugenio Cajés (1574-1634), del que recupera en esta Adoración el rostro idealizado de la Virgen o la actitud del Niño (Adoración de los Reyes, Budapest). Este círculo escurialense pudo ser un acicate para acercarse a la pintura más vanguardista de la península italiana, en una línea que en ciertos aspectos recuerda a lo logrado por Juan Bautista Maíno en fechas similares (Texto extractado de Ruiz, L. en: Memoria de Actividades 2003, Museo Nacional del Prado, 2004, p. 34).

Más info de Antonio de Lanchares en el Museo del Prado
 


Intervención de de Antonio de Lanchares en el Tabernáculo del Monasterio de Santa María de El Paular


 el_paular01

El Real Monasterio de Santa María de El Paular fue durante 450 años un monasterio cartujo, desde su fundación en 1390. Actualmente, desde 1954, es una abadía benedictina. Está situado en el municipio de Rascafría, en la vertiente madrileña de la Sierra de Guadarrama, en la Comunidad de Madrid (España).

Más info: http://es.wikipedia.org/wiki/Monast...Da_de_El_Paular


 60transparente

El Transparente o Tabernáculo del Monasterio de Santa María de El Paular. Tradicionalmente los cartujos han solído tener al Santísimo fuera de la iglesia propiamente dicha y más precisamente en una capilla situada detrás del presbiterio. Así ocurrió también en El Paular y de ello dan buena prueba las dos portaditas laterales del retablo mayor. Pero fue esta capilla la que más transformaciones sufrió con los siglos, quizá por la excepcional importancia que le atribuían. Y así sabemos que en la versión del siglo XVII su cúpula fue decorada al fresco, en 1619, por Antonio Lanchares, por cuyo trabajo le pagaron 4.000 ducados, y que el año siguiente, junto con el escultor Miguel Tomás, realiza un retablo de escultura, pintura y estofado para el que pinta los lienzos de “La Ascensión”, “Pentecostés”, “Adoración de los Pastores” y “Adoración de los Reyes” , de todo lo cual no queda más que el recuerdo, así como seis cuadros pintados para las misma por el cartujo Sánchez Cotán.

Justo un siglo después, en 1718 se realiza el proyecto de la versión que hoy podemos contemplar y que tantas críticas ha suscitado desde los tiempos de D. Antonio Ponz, el puritano neoclásico (el mismo que llama “antigualla” al soberano retablo mayor...), y de todos lo que “piensan” por cabeza ajena... cierto que el choque estético después de haber admirado la joya gótica a un par de metros no es despreciable. Pero no es precisamente el único caso que conviven sin mayor problema el barroco más delirante con estilos más venerables (piénsese sólo en Santiago de Compostela, donde andan “buena compaña” la fachada del Obradoiro y el más puro románico). Kubbler considera, sin embargo, la primera mitad de este siglo XVIII “como el más rico festín que la historia de la arquitectura haya presenciado jamás”.

El Sagrario o Transparente (por el papel que aquellos artistas hacían jugar a la luz en sus concepciones arquitectónico-escultóricas), como también suele denominarse, se compone de dos estancias escalonadas detrás del ábside. La más próxima a éste, la que contiene el tabernáculo donde estaba el ostensorio con el Santísimo, es, en alzado, de forma octogonal aunque, en planta, es de lados paralelos a los del ábside (es decir, semi-hexagonal). El otro recinto, que actuaría como “nave” del anterior, es, en planta cuadrado y, en alzado, presenta forma de cruz griega, abriéndose en el brazo occidental la capilla del Sagrario y en los otros tres sendos altares. Sobre el centro de la cruz hay una cúpula en forma de casquete esférico y en los chaflanes de la intersección de los brazos se abren cuatro capillas de planta aproximadamente hexagonal y de menor altura que todo el resto. La entrada a este recinto se realiza a través de dos pasadizos que flaquean el ábside y arrancan en diagonal de las sacristías, la antigua y la actual. El sagrario está iluminado por siete grandes ventanales de arco de medio punto y la antecámara por ventanales de arco escarzado en las extremidades de la cruz y óculos redondos en las pechinas de la cúpula. El transparente y la antecámara están separados por una preciosa mampara decorada en rojo y oro en la que se abren una puerta y grandes vanos que debieron estar encristalados y permitían contemplar el Santísimo aunque ésta estuviese cerrada.


 61transparente
 
El Tabernáculo propiamente dicho es una complicada creación, desbordante de imaginación y realizado a base de ricos mármoles de Cabra, Priego, Granada y serranía de Córdoba, y en el que se combinan columnas salomónicas y pilastras prismáticas, ángeles y angelotes, estatuas de Apóstoles y Evangelistas y alegorías de las Virtudes. En el centro se alza la figura triunfante de Cristo resucitado. El todo, que asciende hasta la misma cúpula y que “arde con luz derramada desde arriba abajo”, está rematado por una figura alegórica femenina.


 62transparente
 
La antecámara está también fastuosamente decorada a base de columnas de mármoles y jaspes así como de hojarasca barroca que cubre paramentos y pechinas, altares y hornacinas. En la clave de los cuatro arcos torales aparecen las armas de Felipe V entre sendas parejas de ángeles trompeteros. Sobre las cuatro puertas de acceso a las capillas hay sendas hornacinas con estupendas tallas de San Bruno y tres obispos cartujos (San Hugo, San Antelmo y San Nicolás Albergati). En el fondo del brazo meridional hay un altar dedicado a San Santiago y en los muros laterales del mismo, hornacinas con preciosas tallas de Santa Catalina y Santa Lucia. En el fondo del septentrional hay un altar presidido por una talla de San Juan y las correspondientes hornacinas: una está ocupada por Santa Águeda y la otra vacía. En el brazo oriental, hay una imagen de San Inés (ocupando el lugar de otra de la Virgen desaparecida) entre las de San Joaquín y Santa Ana. La mayoría de estas tallas se deben a Pedro Duque Cornejo (1677-1757), autor de la célebre sillería del coro de la catedral de Córdoba, con quien fueron contratadas el 20 de mayo de 1725. El resto son de la mano del vallisoletano Pedro Alonso de los Ríos, autor de las esculturas de la fachada de la iglesia de San Cayetano, de Madrid. Por esta época trabajó también para El Paular la Roldana, que dejó varios ejemplares de sus deliciosos “Nacimientos” en barro, de los que no ha dado ni rastro.

El autor del proyecto de conjunto fue el cordobés Francisco Hurtado (1669-1725), que ya en 1702 había realizado esa otra estupenda obra que es el Transparente de la cartuja de Granada (así como la Sacristía), del que éste es paradigma en pie de igualdad (ambos se han considerando como los dos mejores conjuntos “churriguerescos” de España: aunque los Churriguera fueran posteriores a Hurtado...). De él ha escrito Kubler: “El volumen exterior de la antesala de amplia expresión a cada recinto del diseño, en un conjunto de cuerpos planos y curvos elevándose hasta el tambor reforzado con torrecillas en los ángulos. Estos elementos delatan la dependencia de Hurtado respecto a la brillante obra del más joven arquitecto castellano, Pedro de Ribera, cuyo proyecto para Nuestra Señora del Puerto, en Madrid, fue acabado en 1718”. A su muerte, la obra fue terminada por sus discípulos. El tabernáculo, en particular, es según un texto de 1728, de Teodosio Sánchez de Rueda.

La parte pictórica, de la que hoy quedan pocos restos, la ejecutó, en 1723, Antonio Palomino como final de su carrera y es, según Gaya Nuño “una de sus más bellas y frescas invenciones, de las mas libres, de las mejor imbuidas por el espíritu del nuevo siglo”. También Madoz, pintó varios cuadros al óleo para el Transparente, cuyo paradero se desconoce.


 63custodia
 
Terminemos con una breve alusión a la gran custodia barroca de plata (pesaba, al parecer, veinticuatro arrobas), realizada por el cordobés Pedradas y que ocupaba el centro del tabernáculo. También molestaba extraordinariamente a ese defensor de la “restauración de las Bellas Artes” que se llamaba D. Antonio Ponz (la tilda de monstruosidad, embolismo, desgraciada obra, etc.). Pero no molestó tanto a los franceses que, durante la guerra de la Independencia, no dejaron de ella ni un tornillo para recuerdo.


 64_rascafria_03_monasterio_by_dpc

Vista del retablo mayor y sillería del coro del monasterio de Santa María de El Paular, Rascafría (Madrid)



Su discípulo


 55la_recogida_del_man_leo_sobre_lienzo_187_x_238_cm_madrid_museo_del_prado_la_fluidez_de_la_pincelada_y_el_tratamiento_de_las_carnaciones_acercan_la_obra_de_polo_a_modelos_de_tiziano_1414934233_154629

Diego Polo, La recogida del Maná, lienzo. 187 x 238 cm. Museo del Prado. Madrid. Diego Polo, también llamado Diego Polo el Menor, pintor barroco español fuertemente influido por Tiziano, activo en Madrid entre 1630 y 1641. La documentación relativa a la vida de este artista es sumamente escasa, contando únicamente con el testamento del también pintor Antonio de Lanchares (1630), quien alude a él como su oficial, y el documento de tasación de los bienes de don Rodrigo Herrera, fechado en Madrid en 1641, donde aparece tasando la colección de pintura en compañía de Antonio de Puga. Según la breve reseña biográfica que le dedicó Antonio Palomino, habría sido sobrino de un Diego Polo el Mayor, quizá burgalés, pero de quien únicamente se conoce una Adoración de los Reyes, conservada en la parroquial de Jócano (Álava), firmada en 1617 en Alcalá de Henares, y habría muerto en Madrid hacia 1655, en lo mejor de su edad, contando treinta y seis años, lo que llevaría la fecha de su nacimiento a 1620, datos éstos incompatibles con su trabajo como oficial de Lanchares ya en 1630.


Enlace interesante sobre los Lanchares: http://books.google.es/books?id=hhJ...0pintor&f=false



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado o al menos interesado, este pequeño trabajo recopilatorio dedicado al pintor barroco madrileño Antonio de Lanchares, según referencias debió ser muy importante y valorado en la época, se conservan muy pocas obras, aún así pienso que es interesante tenerlo representado en nuestra galería y si surgen nuevas noticias las iremos agregando.


Fuentes y agradecimientos a : es.wikipedia.org, monasterioelpaular.com, collycortes.com, museodelprado.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events