Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Tomás Giner (Maestro Del Arzobispo Dalmau De Mur)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Tomás Giner (Maestro Del Arzobispo Dalmau De Mur) 
 
Este trabajo esta dedicado al pintor gótico aragonés Tomás Giner. Fue discípulo de Jaume Huguet. Realizó el retablo del Palacio Arzobispal de Zaragoza, supuestamente encargado por el arzobispo Dalmau de Mur -de donde viene el nombre al pintor- por aparecer las armas de este prelado. Según el historiador José Gudiol i Ricart (1904-1985) que identificó en 1955 al hasta la fecha anónimo artista como Tomás Giner.

Tomás Giner (doc. 1458-1480), pintor vecino de Zaragoza, realizó por encargo del arzobispo de Zaragoza y gran mecenas de las artes, don Dalmau de Mur, el cuerpo y coronamiento de un retablo para la capilla del palacio arzobispal , cuyo banco y sotobanco en alabastro esculpió Franci Gomar. Se conservan dos tablas con las representaciones por parejas de San Martín de Tours (posible retrato del arzobispo) y Santa Tecla, advocaciones principales del retablo, y San Agustín y San Lorenzo, habiendo desaparecido la tabla de San Vicente y San Valero y la tabla del ático.

En 1459 policromó el retablo mayor de la Seo de Zaragoza , templo para el que también realizó un retablo dedicado a San Vicente Mártir, cuya tabla principal se conserva en el Museo del Prado, y en los años setenta decoró con pintura mural la parte superior de la capilla mayor con doce ángeles portadores de las armas de Cristo.

En 1466 firma un contrato de compañía con Arnal de Castelnou mediante el cual finalizarán los retablos de San Lorenzo de Magallón (Zaragoza), del que se conserva la tabla titular y unos fragmentos de la polsera, el bello retablo de la ermita de la Virgen de la Corona de Erla (Zaragoza) con clara influencia en su tabla principal (Virgen con ángeles músicos) de Jean Van Eyck, hoy conservado en la iglesia parroquial, y el retablo desaparecido de Santa Cristina de Somport.

En 1473 Giner fue nombrado pintor del rey de Sicilia, futuro Fernando II el Católico de Aragón. De 1479 se conserva en colección particular barcelonesa la tabla principal dedicada a Santa Ana, la Virgen y el Niño de un retablo realizado para Mainar (Zaragoza). También se le atribuye el espléndido retablo de la Epifanía de la colegiata de Santa María de Calatayud (Zaragoza).

Espero que la información e imágenes que he recopilado de este pintor aragonés, os resulte interesante y sirva para divulgar su obra.






PINTURA GOTICA ARAGONESA. ESTILO GOTICO HISPANOFLAMENCO. CORRIENTE NATURALISTA


El gótico hispanoflamenco se desarrolla en la segunda mitad del siglo XV, como brillante colofón de la pintura bajomedieval previa a la eclosión del Renacimiento. Dos de sus representantes más cualificados serían Tomás Giner y Martín de Soria.

Dentro de ese periodo se distinguen a su vez dos tendencias que se solapan, la naturalista que ocupa aproximadamente el tercer cuarto del siglo XV, y la hispanoflamenca, propiamente dicha, o hispanoseptentrional, que se implanta en Aragón en el último tercio del siglo XV.

La corriente naturalista supone una evolución desde el estilo gótico internacional, caracterizado por un lenguaje amanerado, idealizado y fantasioso, hacia una pintura más cercana a la realidad, al modo de la pintura flamenca, pero de forma moderada , suave y elegante. Su principal representante en Cataluña será el pintor Jaime Huguet, natural de Valls (Tarragona), al que algunos autores asignan una pretendida estancia profesional en Aragón en la década de los años treinta y cuarenta, no documentada, que cada vez más estudiosos ponen en duda o rechazan abiertamente. Sin embargo su pintura delicada si influyó en Aragón. Dentro del conjunto de pintores naturalistas que trabajaron en Aragón consideraremos brevemente a Tomás Giner, Arnal de Castelnou, Martín de Soria, Bernardo de Arás, Nicolás Zahortiga, Maestro de Morata, Domingo Ram, Juan de la Abadía “el Mayor” y Pedro García de Benabarre.

La corriente hispanoseptentrional adopta de forma decidida y resuelta los modelos nórdicos, flamencos y germánicos, de pintores como Jean Van Eyck, Roger Van der Weyden, Petrus Christus, Dierick Bouts, y en especial de Martin Schongauer, famoso grabador y pintor de Colmar, cuyas estampas tendrán gran influencia, como modelos iconográficos, en las últimas décadas del siglo gracias, en Aragón, a libreros e impresores nórdicos establecidos principalmente en Zaragoza desde los años setenta, como Nicolás Spindler, Juan Planck, los hermanos Pablo y Juan Hurus y otros.

Entre las características principales de esta tendencia pictórica destacan la representación naturalista audaz, la figuración a menudo retratística, la incorporación de la perspectiva empírica, la inclusión de paisajes de fondo que confieren profundidad a la representación (a diferencia de los fondos dorados del gótico internacional que atenúan o anulan la perspectiva, aunque realzan los colores),la representación de interiores burgueses de la época, a través de cuyos vanos se observa el paisaje exterior, el detallismo en ocasiones casi fotográfico, el simbolismo de algunos objetos de las escenas, los atavíos suntuosos y ampulosos con pliegues quebrados y acartonados, el uso del óleo ( a menudo en combinación con el temple) que facilita la representación realista de los rostros y de las carnaciones en general, de los materiales (metales, maderas, cerámicas, textiles, etc.), de los brillos y luces, de las transparencias, etc. En Aragón será frecuente el uso de estucos dorados en relieve en fondos, elementos de orfebrería, nimbos, cenefas de indumentarias y otros.

El más destacado representante y difusor de esta corriente en Aragón será el pintor itinerante, de origen cordobés, Bartolomé Bermejo que tras una estancia en Valencia, se desplazará sucesivamente a Daroca, Zaragoza y Barcelona, lugares donde aparece documentado. Consideraremos otros pintores, relacionados con él, como el zaragozano Martín Bernat y el castellano Miguel Jiménez, natural de Pareja (Guadalajara) pero cuyo ejercicio profesional lo desarrolló principalmente en Aragón...



Algunas intervenciones y obras de Tomás Giner


 23_1418768656_404943

Resurreción de Cristo. Museu Frederic Marès, Barcelona. Obra de Tomás Giner


 19san_vicente_di_cono_y_m_rtir_con_un_donante

San Vicente, diácono y mártir, con un donante. Obra de Tomás Giner 1462-66. Técnica mixta. Soporte sobre tabla, 185 x 117 cm. Museo del Prado. Procedencia: Capilla del Arcediano, Seo de Zaragoza; recogido por Savirón para el Museo Arqueológico Nacional; ingresó en el Museo del Prado, por permuta, en 1920.

Tabla central del retablo de la capilla del Arcediano de la Seo de Zaragoza construida por Bernardo Villalba, arcediano de esta ciudad, y Jaime Hospital, canónigo y arcediano de Belchite. Giner representa al santo vestido de diácono, con dos ángeles músicos y el donante arrodillado a la izquierda. Está de pie, pisando a un moro; lleva el libro y la palma en una mano y sujeta la cruz aspada con la otra. De su cuello cuelga la piedra de molino con la que se le arrojó al mar.



Retablo Mayor de San Lorenzo de Magallón Moncayo (Zaragoza)


 20retablo_iglesia_san_lorenzo_magallon

Retablo Mayor de San Lorenzo. Magallón Iglesia San Lorenzo Martir Castillo de Magallón Moncayo (Zaragoza). Obra de Tomás Giner
Es una monumental obra de madera dorada y prolicromada que se compone en altura de sotabanco, banco y cuerpo principal, dividido en tres calles separadas por cuatro columnas salomónicas, y un ático. El sotobanco aparece decorado con las armas de la villa de Magallón.

En el banco aparecen en relieve San Agustín, San Ambrosio, San Jerónimo y San Gregorio Magno y en la calle derecha se encuentra la escena del Nacimiento, y en la izquierda la Epifanía, estas dos escenas están realizadas en óleo sobre lienzo.

 21san_lorenzo_magallon

El cuerpo central es de tal interés que recomendamos al visitante que se detenga unos minutos para contemplarlo


En la calle derecha de este cuerpo central podemos ver los lienzos de San José con el Niño y el de la Magdalena
En la hornacina central cobija la imagen de San Lorenzo, este muestra en su mano derecha la parrilla, símbolo de su martirio y en la izquierda porta un libro. La calle izquierda alberga los lienzos de San Joaquín con la Virgen Niña y Santa Catalina de Alejandría. Cada una de las calles están separadas por columnas salomónicas ornamentadas de hojas de parra, uvas...

Por último nos fijaremos en el ático del retablo, este se compone de un lienzo de la Inmaculada Concepción cuya virgen aparece rodeada de angelotes
Comentaros que en varios lienzos aparece estampada la firma del pintor aragonés Vicente de Berdusán.


 22interior_san_lorenzo_mgallon

Vista general. Magallón Iglesia San Lorenzo Martir Castillo de Magallón Moncayo.



Tablas de “San Martín de Tours y Santa Tecla” y “San Agustín y San Lorenzo”


 24_1418768877_283625

San Martín de Tours y Santa Tecla. Autor: Tomás Giner. 1458-1459, temple sobre tabla, 167 x 109 cm. Arzobispado de Zaragoza, Palacio Arzobispal. Tabla central del retablo de la capilla del palacio (la predela esculpida en alabastro por Franci Gomar se encuentra en The Cloisters en The Metropolitan Museum of Art, Nueva York; la calle lateral izda. y el ático se encuentran en paradero desconocido)

El arzobispo Dalmau de Mur y Cervelló (1431-1456) encargó esta obra para el retablo de su capilla particular; la imagen del santo porta las armas del prelado en el broche de la capa pluvial y algún estudioso ha querido ver en esta pintura el retrato del arzobispo. Éste bautizó solemnemente en la Seo zaragozana al futuro rey Fernando II. Tomás Giner fue nombrado pintor de don Fernando, en 1473, cuando éste era rey de Sicilia y príncipe de Aragón y de Castilla.


 25san_agust_n_y_san_lorenzo_tom_s_giner_1458_1459_temple_sobre_tabla_167_x_109_cm_arzobispado_de_zaragoza_palacio_arzobispal
San Agustín y San Lorenzo. Autor: Tomás Giner. 1458-1459, temple sobre tabla, 167 x 109 cm. Arzobispado de Zaragoza, Palacio Arzobispal.

Tomás Giner, pintor español documentado entre 1458 y 1480 en Zaragoza, está considerado como el mejor representante del estilo hispano-flamenco en Aragón. El 3 de noviembre de 14973 es nombrado pintor de Don Fernando, rey de Sicilia y heredero de la Corona de Aragón, casado con Isabel de Castilla desde 1469.

La primera noticia sobre Tomás Giner es de 1458, año en que ejecuta para el arzobispo zaragozano Dalmau de Mur el retablo mayor de la capilla del Palacio Arzobispal de Zaragoza en colaboración con el escultor Francí Gomar.

De las tres tablas que componían el cuerpo del retablo se conservan en el Museo Diocesano de Zaragoza dos, la central en la que se representan a San Martín de Tours y Santa Tecla, titulares del retablo, y la de la calle lateral derecha, con San Agustín y San Lorenzo. Nada se sabe de la otra tabla con las figuras de San Vicente y San Valero ni del Calvario que ocupaba el ático.



Intervención en el retablo mayor de la Seo de Zaragoza


 retablo_de_alabastro_en_la_seo
 
Retablo mayor de la Seo. El retablo mayor de la Catedral del Salvador de Zaragoza se encuentra en la Capilla Mayor o Presbiterio de la Seo. Fue tallado entre 1434 y 1480 por varios artistas como Peré Johan -Maestro de Tomás Giner-, Francisco Gomar y Hans de Suabia. Se le considera una de las obras más logradas del arte gótico europeo y la joya más preciada de la catedral. Sus dimensiones son 16 × 10 metros.


 zaragoza_la_seo_49_retablo_mayor

En 1459 Tomás Giner policromó el retablo mayor de la Seo de Zaragoza. La obra fue promovida por el arzobispo-mecenas Dalmau de Mur, quien llamó al reconocido escultor Pere Johan —con quien había trabajado en la catedral de Tarragona— a labrar, en alabastro policromado de Gelsa, el sotabanco y el banco (1434-1440). Sobre ese basamento el autor emprendería posteriormente la talla del cuerpo del retablo, tallado en madera y cerrado con puertas. Por tanto el proyecto inicial del retablo consistía en un sotabanco y banco hechos de alabastro policromados; sobre él un cuerpo de tres calles con escenas talladas en madera separadas por entrecalles de alabastro. El cuerpo principal se mantendría cerrado, salvo en las grandes conmemoraciones litúrgicas, por dos grandes puertas de madera.


 zaragoza_la_seo_retablo_mayor

Aspecto del retablo mayor de la Seo de Zaragoza en 1842. (Dibujo de Genaro Pérez Villaamil y litografía de Alfred Guesdon). En 1459 Tomás Giner policromó el retablo mayor de la Seo de Zaragoza, templo para el que también realizó un retablo dedicado a San Vicente Mártir, cuya tabla principal se conserva en el Museo del Prado, y en los años setenta decoró con pintura mural la parte superior de la capilla mayor con doce ángeles portadores de las armas de Cristo.

Más info del Retablo Mayor de la Seo de Zaragoza: http://es.wikipedia.org/wiki/Retablo_mayor_de_la_Seo



Retablo de la Virgen de la Corona de Erla (Zaragoza)


 01iglesia_de_santa_mar_a_la_mayor_siglos_xiii_xvi_erla_zaragoza

La Iglesia parroquial de Santa María. Erla (Zaragoza). Es de origen románico, sus obras se iniciaron en torno al siglo XIII, posteriormente sufrió remodelaciones destacando la llevada acabo en el siglo XVI, en la que se derribaron los muros y se adosaron las capillas. Se cubre con bóveda de cañón apuntada que reposa sobre arcos fajones que a su vez apoyan en columnas dividiendo el templo en tres tramos además del ábside. El acceso se realiza a través de una atractiva portada en arco apuntado En su interior cabe destacar dos bellos retablos dedicados a San Juan Bautista y a la Virgen de la Corona.

Cuenta con coro elevado sobre arco de medio punto y cerrado por una atractiva barandilla gótica comunicándose con la vecina torre del señorío.

Dicha Torre se configura como uno de los ejemplos más notables de este tipo de edificaciones para residencia del señor llevando a cabo una doble función, habitación y fortín para la protección de la propiedad. Presenta planta cuadrada construida totalmente con piedra, dividida en dos plantas cubiertas con bóveda de crucería. La superior es una amplia sala iluminada por dos ventanas geminadas con parteluz y bonitas tracerías góticas.

Este edificio fue restaurado junto con la Iglesia entre 1981 y 1983 y la portada en 1997.

En Erla podemos visitar otros muchos atractivos como la Casa natal Aramburo, tenor aragonés de fama internacional del siglo pasado. Nacido el 17 de enero de 1840 en esta localidad zaragozana. Desgraciadamente todo el éxito que tuvo en los escenarios no se vio equilibrado con el conocimiento que tenemos que ha llegado de él en la actualidad.

Dirigiéndonos a los alrededores nos topamos con más fortificaciones como es la del castillo de la Corona, ubicado en el cerro de su mismo nombre, presenta dos torreones de argamasa con formas rectangulares. Aquí también podemos contemplar la ermita con la misma denominación en la que destaca el retablo que conserva datado en el siglo XV.

Pero los restos de fortines no acaban aquí, a menos de 10 km. nos encontramos con el castillo de Santia y el de los Paúles, amos de propiedad privada. Erla cuenta con una ubicación privilegiada rodeada de un atractivo espacio físico configurando por la cercanía con el prepirineo al norte, las Sierras de Erla y de las Pedrosasa al sur, y la omnipresencia de las aguas del Arba de Biel. Todo ello genera un envidiable patrimonio natural.


Veamos algunas imágenes del retablo de la Virgen de la Corona de Erla (Zaragoza) realizado por Tomás Giner en colaboración con Arnal de Castellnou.


 1vista_general

Retablo de la Virgen de la Coronación. Vista general. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou de Navalles (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Manuel Serrano y Sanz publicó en 1915 un documento del protocolo de Pedro Monzón, firmado en Zaragoza en 1466, que recoge el contrato de sociedad por tres años entre Tomás Giner y Arnaut de Castelnou de Navalles. En ese documento notarial se mencionan los trabajos que en ese momento están ya realizando conjuntamente ambos pintores. Entre ellos se mencionan el retablo de Magallón (del que se conserva la tabla central del titular, San Lorenzo diácono, y cuatro tablitas del guardapolvos) y el retablo de Erla del que quedan por recibir , dice el texto, trescientos noventa sueldos. La identificación de ese retablo con el que ahora nos ocupa se debe a J. Pueyo Luesma.

Se trata de un pequeño retablo situado actualmente en el muro norte de la iglesia parroquial de Erla, compuesto por predela de cinco casas, cuerpo de tres calles y coronamiento.

En la calle central, en la tabla principal del retablo, se representa a la Virgen María sobre la luna, entronizada, con el Niño, flanqueados por ángeles músicos y cantores. Como coronamiento, en lugar de la característica Crucifixión, se representa la Coronación de María por Jesucristo dentro de una mándorla, con destellos radiales dorados, formada por cabezas de angelitos.

La calle izquierda se compone de tres tablas que representan las siguientes escenas haciendo una lectura de arriba hacia abajo: La Anunciación, La Natividad de Jesús, y la Epifanía.

En la calle derecha se representan las escenas de la Resurrección de Cristo, la Ascensión y Pentecostés.

En la predela, compuesta por cinco casas, se representa , de izquierda a derecha a San Pablo con su espada como atributo característico, San Sebastián con arco y flechas, Cristo saliendo del sepulcro flanqueado por la Virgen y San Juan, San Pedro con las llaves y el obispo San Blas , de pontifical, con mitra y cardador de cáñamo.


 02virgen_y_ni_o

Retablo de la Virgen de la Coronación. Tabla central. Virgen entronizada con elNiño, ángeles y donantes. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Vemos a la Virgen María sedente en un trono, portando en su regazo al Niño y flanqueada por seis ángeles, tres músicos a su derecha, y tres cantores a su izquierda. Dos donantes masculinos de rostros naturalistas aparecen arrodillados a los pies de la Virgen en actitud orante. Bien pudieran ser los comitentes o mecenas de la obra. Señala María Carmen Lacarra que en esta tabla se reconoce “la influencia de pintores flamencos , recibida posiblemente a través de Luis Dalmau, pintor que residió en Barcelona hasta 1462” e indica que tanto los ángeles músicos como el detalle del Niño que ofrece un ramillete de cerezas a su Madre tras haber usado un par de ellas como pendiente están en la línea de Jean Van Eyck.


 3virgen_y_ni_o_detalle_superior

Retablo de la Virgen de la Coronación. Detalles de la tabla central. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Obsérvese el variado y suave colorido general de las indumentarias y de las alas de los ángeles en particular que se recortan en el fondo dorado. La influencia eyckiana del políptico del Cordero Místico de la catedral de San Bavón de Gante de Jean Van Eyck y su hermano Hubert, realizado en 1432, a través, quizás, de la Virgen de los Consellers de Luis Dalmau (hoy en el MNAC de Barcelona) y fechada en 1445, es evidente.

Véase la idealización, delicadeza y suavidad de los rostros y manos, la expresión embebida, ligeramente distante y preocupada de la Virgen, turbada por el Destino en la Cruz que le espera a su Hijo. El Niño lanza una mirada seria a su Madre, quizás presintiendo el fatal Destino, lo cual no es óbice para que juegue con las cerezas que lleva la Virgen en su mano izquierda, colocándose graciosamente un par de ellas a modo de pendiente en su orejita. El Niño muestra su torso desnudo y cubre su parte inferior con un paño de pureza o túnica blanca. Lleva en su mano derecha la bola del mundo coronada con una Cruz. La Virgen de hermosa melena rubia viste túnica azul y manto abrochado rojo adornado con una cenefa de orfebrería realizada al igual que otros elementos suntuosos como nimbos, respaldo del trono , etc. en estuco dorado en relieve como era tan típico en la pintura gótica aragonesa.


 4detalle_ngeles_izda

Retablo de la Virgen de la Coronación. Detalle de Angeles músicos. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Obsérvese la suavidad de formas y movimientos, la riqueza de las vestimentas, las elegantes cabelleras rubias de los ángeles y los instrumentos musicales, detalle de gran importancia para conocer cómo eran los utilizados en las capillas musicales de la época, tercer cuarto del siglo XV, en que se lleva a cabo la pintura.


 5detalle_ngeles_derecha

Retablo de la Virgen de la Coronación. Detalle de angeles cantores. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Véase la dulzura expresiva de los ángeles cantores que, incurvados a la manera característica de la pintura gótica, acercan sus bellas cabezas para leer la única partitura que porta el ángel central. Una vez más la representación pictórica sirve como fuente para conocer, en este caso concreto, las indumentarias religiosas y las partituras musicales utilizadas en la época.


 6detalle_comitente_izda

Retablo de la Virgen de la Coronación. tabla central. Detalle del donante situado a la izquierda. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Si la representación de la Virgen y de los ángeles es idealizada, clasicista, la representación de los donantes es naturalista, retratística. No es de extrañar que los comitentes de las obras artísticas quisieran ser reconocidos en las obras que financiaban por sus rostros realizados cual retratos.


 7comitente_dcha

Retablo de la Virgen de la Coronación. Tabla central. Detalle del donante situado a la derecha. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Véase, al igual que en el caso anterior, la representación naturalista de uno de los comitentes de la obra, situado también, arrodillado y orante ante la Virgen y el Niño. Obsérvese la solera de azulejería con figuras geométricas de lacería, polígonos, estrellas, etc. de fuerte sabor mudéjar con la que el artista ha pretendido otorgar cierta profundidad a la estancia. Una franja dorada entre las rodillas de ambos donantes incorpora como decoración una inscripción pseudo-musulmana, simulando caracteres cúficos.


 8coronaci_n

Retablo de la Virgen de la Coronación. Escena de la Coronación. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Vemos en la escena la Coronación de la Virgen María, situada en posición orante, por Jesucristo. La Virgen viste lujosa túnica dorada de brocado y manto azul con cenefa dorada, y Cristo un lujoso manto rojo y verde cuyos pliegues son quebrados al modo flamenco. Destacan en la representación las vistosas coronas de estuco dorado en relieve. Ambos personajes están envueltos por una nube circular de angelitos dorados, que desprende rayos luminosos, todo ello sobre un fundo azul estrellado.


 9anunciaci_n
 
Retablo de la Virgen de la Coronación. Anunciación. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

La Virgen María, situada en una habitación cubierta con bóveda de crucería, está leyendo un manuscrito sobre un pequeño atril, cuando es sorprendida por el arcángel San Gabriel que aparece en otra estancia adyacente con cubierta plana, vestido con atractiva túnica blanca de pliegues acartonados y angulosos al modo flamenco.


 10nacimiento

Retablo de la Virgen de la Coronación. Nacimiento y Adoración de los pastores. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Se representa en esta escena el Nacimiento del Niño Jesús, al que vemos desnudo entre la Virgen, arrodillada y orante, y San José que apoyado en su cayado gira su cabeza sorprendido ante la llegada de los pastorcillos que vienen a adorar al Niño. Unos angelitos observan al recién nacido dentro del endeble portal y el buey y la mula descansan junto al pesebre. Al fondo, y a diferencia del estilo gótico internacional, observamos un paisaje de montañas y colinas que se recortan sobre un cielo azul. El gótico naturalista comienza a sustituir los fondos dorados que atenúan la perspectiva por paisajes reales que favorecen la profundidad de las escenas.


 11epifan_a

Retablo de la Virgen de la Coronación. Epifanía. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Llama la atención en esta escena la lujosa indumentaria dorada de los Reyes Magos que están adorando al Niño, la actitud, si no reticente, si al menos asustada de San José ante la presencia avasalladora de estos ilustres visitantes, y la perspectiva que el artista otorga a la escena mediante la arquitectura del propio portal y la representación de un paisaje de fondo que incorpora el estilo hispanoflamenco naturalista.


 12resurrecci_n_1418766022_485989

Retablo de la Virgen de la Coronación. Resurrección. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Observamos una magnífica representación anatómica de Cristo , cubierto parcialmente con una túnica o sudario de pliegues quebrados flamencos, que sale del sepulcro en actitud triunfante, mirando al espectador, portando una cruz con estandarte crucífero. Las diferentes posturas de los guerreros que vigilan el sepulcro y la actitud de Cristo que apoya su pie izquierdo en el sarcófago pétreo, dan a la escena un evidente dinamismo. Cristo ha salido milagrosamente del sepulcro sin romper las cadenas que abrazan cuerpo y tapa del mismo. Se ha querido ver en el escudo rojo del guerrero del ángulo derecho las iniciales doradas del pintor Tomás Giner. Véanse las diferentes armas, lorigas, yelmos, escudos, etc. utilizados en la época.


 13ascensi_n

Retablo de la Virgen de la Coronación. Ascensión de Cristo a los cielos. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Se narra este episodio en el evangelio de San Marcos (16, 19), en el evangelio de Lucas (24, 50-51) y en los Hechos de los Apóstoles (1, 9-11). Vemos a los doce apóstoles, ya incorporado Matías en sustitución de Judas Iscariote, y a la Virge María, flanqueada por Pedro y Juan, todos ellos arrodillados, orantes y con sus miradas puestas en Jesús mientras asciende a los cielos. Aunque los escritos mencionados no refieren la presencia de la Virgen María en el acontecimiento de la Ascensión de Cristo, es común en la iconografía artística representarla junto a los apóstoles simbolizando a la Iglesia. La escena es bastante estática, exigida quizás por la propia naturaleza del evento, pues los presentes están arrobados ante lo que está viendo. El único aspecto dinámico lo procuran los pliegues angulosos de los mantos de los personajes.


 14pentecost_s

Retablo de la Virgen de la Coronación. Pentecostés. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

La escena de Pentecostés se narra en el evangelio de San Juan ( 14 , 25-26 y 16, 5-13) y en los Hechos de los apóstoles (2, 1-13), escritos que tampoco mencionan la presencia de la Virgen en el evento. No obstante, y al igual que en la escena de la Ascensión, los artistas y comitentes de las obras artísticas han optado por incorporarla, y además en posición central, como símbolo de la Iglesia. Vemos una estancia cubierta con bóveda de crucería, en la que el Espíritu santo se posa en forma de lengua de fuego en cada uno de los apóstoles infundiéndoles el don de lenguas que les será preciso para la predicación y la difusión del Evangelio. Todos los presentes representados, salvo la Virgen María, miran hacia el Espíritu Santo en forma de paloma. Los personajes lucen nimbos dorados en relieve en forma de círculos concéntricos y mantienen una actitud de reverencia con las manos en posición orante. Están sentados, en un banco corrido poligonal de madera, decorado con rombos, salvo alguno de ellos que se representan de pie.


 15san_pablo

Retablo de la Virgen de la Coronación. Banco. San Pablo. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Vemos a San Pablo representado en posición de tres cuartos, barbado, portando en su mano derecha una gran espada, atributo que le identifica. Tras él vemos un muro de media altura y un cielo azul en el que se recortan cuatro cipreses, fondo paisajístico naturalista a diferencia de los fondos dorados característicos del gótico internacional. Destacan por el estuco dorado en relieve el nimbo del santo, la empuñadura de la espada y los broches de atado de la funda de la gran espada.


 16san_sebasti_n

Retablo de la Virgen de la Coronación. Banco. San Sebastián. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Se representa a San Sebastián como caballero medieval de lujosa y dorada indumentaria de brocado, bello collar de orfebrería, tocado elegante, y portando los atributos que le caracterizan, el arco y las flechas con las que fue martirizado. Los fondos son prácticamente idénticos al resto de casas del banco.


 17san_pedro

Retablo de la Virgen de la Coronación. Banco. San Pedro apóstol. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Observamos a San Pedro apóstol representado de forma similar al resto de santos del banco, y llevando, además del libro de los evangelios, una gran llave que le identifica.


 18san_blas

Retablo de la Virgen de la Coronación. Banco. San Blas. Procedente de la Ermita de la Coronación. Tomás Giner y Arnaldo de Castellnou (1464-1465). Pintura al temple sobre tabla. Erla (Zaragoza). Iglesia Parroquial de Santa María.

Como el resto de santos se representa su efigie de medio cuerpo ante un muro grisáceo que se decora con una moldura horizontal en su parte superior y cajeados verticales incisos en su cuerpo central. Sobre el muro observamos un cielo blanquiazul sobre el que se recortan las copas puntiagudas de cuatro cipreses. San Blas viste túnica blanca y se cubre con una rica capa pluvial brocada en oro y decorada en su borde mediante una cenefa y en su parte superior mediante una banda de abrochado trabajadas en estuco dorado en relieve. Sobre su cabeza porta la mitra episcopal roja y dorada envuelta por un nimbo de santidad dorado de círculos concéntricos en relieve. El rostro de San Blas es naturalista y sus mejillas son sonrosadas . Lleva en la mano derecha el cardador de cáñamo, instrumento con el que fue martirizado, que lo identifica, y en la mano izquierda un libro voluminoso de tapas y lazo rojos.

Texto y fotos referido al Retablo de la Virgen de la Coronación de Erla, autor: Jesús Díaz Gómez / http://pintura-gotica-aragon.blogspot.com.es



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al pintor gótico aragonés Tomás Giner, antiguamente conocido como "Maestro del Arzobispo Dalmau de Mur".


Fuentes y agradecimientos: pintura-gotica-aragon.blogspot.com, es.wikipedia.org, caiaragon.com, enciclopedia-aragonesa.com, artehistoria.com, cortesaragon.es, fotopaises.com, franja.balearweb.net, redturismo.com, visitaporelmoncayo.com, arte-paisaje.blogspot.com.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 17 Diciembre 2014, 09:30; editado 6 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Tomás Giner (Maestro Del Arzobispo Dalmau De Mur) 
 
Gracias J.Luis, seguimos aumentando la galería con estos pintores góticos.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Tomás Giner (Maestro Del Arzobispo Dalmau De Mur) 
 
Gracias xerbar, como verás poco a poco vamos dando cabida a los pintores góticos españoles, de los cuales ya reunimos una buena representación.

Cuando puedas cambias la cabecera... ya tenemos más de 800 galerías.


 


Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Tomás Giner (Maestro Del Arzobispo Dalmau De Mur) 
 
.


PINTURA GOTICA ARAGONESA. ESTILO ITALOGOTICO



 21retablo_de_la_resurrecci_n_tabla_del_juicio_final_jaume_serra

Retablo de la Resurrección(Composición general). Jaume Serra (1381-1382). Pintura al temple sobre tabla. Museo de Zaragoza

Si la pintura mural y los frontales de altar sobre tabla predominan durante los periodos románico y gótico lineal, es en la segunda mitad del siglo XIV, con la implantación del estilo italogótico, cuando el retablo (retro-tabula, detrás del altar) se impone progresivamente como mueble litúrgico-devocional en edificios religiosos y capillas particulares, siendo el siglo XV un periodo de gran auge y esplendor del mismo.

La pintura mural, supeditada a la arquitectura como soporte, exigía de forma ineludible que los artistas, entonces considerados todavía socialmente como meros artesanos, se desplazaran al lugar de la obra para llevarla a cabo “in situ”; sin embargo la pintura sobre tabla permitió el surgimiento de talleres estables, sin la exigencia de itinerancia, en los principales núcleos urbanos de Aragón: Zaragoza, Calatayud, Tarazona, Daroca, Borja, Huesca, Barbastro, Teruel, Albarracín y otros. Los retablos se pintaban normalmente en los talleres y posteriormente se trasladaban a la ubicación de destino.

Sobre un sustrato pictórico de influencia europea se desarrollaron escuelas locales, autóctonas, con personalidad y rasgos propios como expresividad, dinamismo, tensión dramática, gusto por lo ornamental, profusión de oros y relieves, afán realista y retratístico, etc.

Los encargantes de retablos, también denominados donantes, mecenas, y comitentes, pertenecían a diversos sectores sociales, realeza, nobleza, autoridades eclesiásticas, cofradías y gremios de oficios, parroquias, concejos, burguesía y particulares poderosos. A menudo incluían su heráldica y se representaban como donantes en el retablo que financiaban.

Obsérvese la suavidad de la pintura italogótica, los fondos dorados, y la representación del donante de la obra fray Martín de Alpartil, cuya figura aparece también en la tabla del Juicio Final.

En la elaboración de los retablos intervenían diferentes oficios: los fusteros se encargaban de preparar la estructura de carpintería y las tablas idóneas, los mazoneros incorporaban al retablo bellas decoraciones lígneas talladas, (archetes, chambranas, tubas, doseles, lanternes o pináculos calados, pilares antorcha y trasfloridos, etc.) como aditamentos artísticos que servían también para ocultar las uniones de las diferentes tablas, los doradores aplicaban antes de la pintura ( en fondos, nimbos , adornos de vestiduras, mazonería, etc.) el pan de oro que los batifullas les proporcionaban, los pintores pintaban las escenas iconográficas y los escultores , en caso de retablos mixtos, realizaban las tallas o relieves requeridos.

Los talleres estaban dirigidos por un “maestro” pintor que habitualmente contaba con la ayuda de “aprendices” quienes a cambio de alojamiento en la propia casa del maestro, de comida, bebida, vestimenta, cuidados en la salud y en la enfermedad y enseñanza del oficio, estaban a su entera disposición. La existencia de varios aprendices manifestaba la importancia del maestro. Este era también ayudado por pintores “oficiales” que según su valía podían acceder con el tiempo a la categoría de “maestro”, difícil de lograr por su número limitado y por el control estricto que el gremio ejercía sobre sus integrantes y sus actividades.

No eran infrecuentes, por motivos laborales, los vínculos que se establecían entre maestro y yerno-pintor, o discípulo y viuda del maestro. Aunque gran parte de los modelos iconográficos eran comunes y repetitivos cada taller tenía su propio estilo y sus fórmulas técnicas peculiares. Los talleres de diferentes maestros solían formalizar ocasionalmente “contratos de compañía” (o de sociedad) para realizar en colaboración trabajos de cierta envergadura, cumplir fechas de entrega y conseguir pedidos en determinadas zonas que aseguraran su futuro profesional.

Las tablas de madera “bien seca” (para evitar alabeos por la humedad y los cambios de temperatura) se cubrían, antes de ser pintadas, con telas encoladas y varias capas de yeso cada vez más fino que se dejaban secar y se pulían para obtener una superficie adecuada que permitiera realizar la sinopia (dibujo de la composición), el dorado y el pintado al temple; el óleo no se usará en Aragón hasta el último cuarto del siglo XV.

El retablo es un espacio jerarquizado y se compone de sotabanco (no siempre), banco (o predela en nomenclatura italianizante) compuesto por un número impar de casas, cuerpo (estructurado horizontalmente en pisos y verticalmente en calles), coronamiento ( culminación de la calle central, también denominado ático o punta), y guardapolvo o polsera (elemento periférico en saledizo que lo enmarca y protege).

El número de calles del cuerpo es impar siendo la calle central la de mayor importancia jerárquica. En la tabla principal de ésta se representa habitualmente la advocación del retablo (Virgen entronizada con Niño, santos o santas universales o locales, Trinidad, Epifanía, Salvador, etc.).

En las calles laterales suelen representarse de forma narrativa escenas referidas al titular del retablo.

En el banco se pintan con frecuencia efigies de santos, escenas de la Pasión de Cristo, y a veces escenas de la propia advocación principal o secundaria, flanqueando todas ellas a la casa central que suele mostrar con frecuencia a Cristo Varón de Dolores saliendo del sepulcro entre La Virgen María y San Juan Eangelista.

En el ático se representa habitualmente el Calvario de Cristo o Crucifixión, aunque si el retablo está dedicado a la Virgen María puede representarse su Coronación como Reina de los cielos. La evolución del retablo en Aragón a lo largo del siglo XV fue estudiada magistralmente por don José Galiay Sarañana.

Esquema básico de un retablo. El ejemplo que vemos se compone de banco con cinco casas, cuerpo con tres calles y dos pisos, ático y guardapolvos. En la tabla central se representa la advocación principal del retablo; sobre ella el ático en el que habitualmente aparece el Calvario o Crucifixión de Cristo. En las calles laterales se representa con frecuencia escenas relacionadas con la advocación principal y en el banco es habitual representar escenas de la Pasión de Cristo. El número de calles y pisos es variable.

Cuando un comitente encarga un retablo contacta con el pintor escogido y formalizan, con la intervención de testigos y valedores, un contrato ante notario. Se conservan numerosas capitulaciones en los Archivos de Protocolos Notariales que manifiestan el detalle y la minuciosidad de sus claúsulas.

Se especifica habitualmente las obligaciones de cada parte, las medidas del retablo (en palmos, codos), las calidades y tonos de los colores y oros a aplicar , la iconografía a representar (imágenes, escenas) , la duración de la obra (generalmente se exige que esté terminada para la fiesta litúrgica del santo representado) , el precio y la forma de pago ( habitualmente en tres tandas, la primera en el momento de la firma del contrato , o a veces tras el trabajo de fusta y mazonería, la segunda cuando el retablo está enyesado y dibujado y la tercera al término e instalación del mismo tras el visto bueno de dos maestros fijados por las partes).

Se determina igualmente si el traslado del retablo a su ubicación definitiva es a cargo del comitente o del pintor, se especifican posibles penalizaciones en caso de incumplimientos, etc.

El comitente suele requerir a menudo que el retablo se haga como el realizado por ese u otro pintor en determinada iglesia o capilla (no era un demérito o desdoro la copia), puede aportar un modelo o boceto al que se ajuste el pintor (o puede aportarlo éste como muestra), puede exigir al pintor que el retablo, o parte de él, sea “de su propia mano”, pues la participación de otros colaboradores del taller implica con frecuencia diferencia de calidades.

Normalmente el maestro realiza la pintura de las carnaciones en último lugar, dejando que sus ayudantes hagan previamente los dorados y pinten las indumentarias de los personajes, los paisajes, etc. El maestro suele encargarse personalmente al menos de la tabla principal, quizás de las escenas del banco (las más visibles y próximas al espectador), y a veces otras.


 22coronaci_n_de_la_virgen

Retablo de la Resurrección. Coronación de la Virgen. Jaume Serra (1381-1382). Pintura al temple sobre tabla. Museo de Zaragoza.


ESTILO ITALOGOTICO. ALGUNAS OBRAS REPRESENTATIVAS ARAGONESAS

Al estilo francogótico o gótico lineal, de influencia francesa, sucederá cronológicamente, a partir de mediados del siglo XIV, el denominado estilo italogótico que se caracteriza por la influencia de la pintura trecentista italiana, especialmente de las escuelas florentina (Giotto) y sienesa (Duccio, Simone Martini, Ambrosio y Pietro Lorenzetti, etc.), siendo ésta última la que mayor incidencia tendrá en la Corona de Aragón. La pintura florentina se ha considerado más fría y relacionada con el dibujo a diferencia de la sienesa más dulce y delicada, de línea rítmica y musical y más interesada por el color.

Las vías de transmisión de estas influencias, especialmente a través de tierras catalanas, serán múltiples: corte papal de Avignon (donde trabajarán pintores toscanos como Simone Martini) con la que Aragón tendrá estrechas relaciones, pintores italianos en Aragón ( Rómulo de Florencia documentado en 1367 en Zaragoza ; recibe encargo de los dominicos de Huesca ), pintores que acuden a Italia, obras que llegan a Aragón a través de los viajes de la corte, de la nobleza, vinculadas con Italia y el Mediterráneo).

Muchos encargos en tierras aragonesas se harán a pintores de origen catalán. Ferrer Basa, considerado el introductor del estilo italogótico en Cataluña y autor de las pinturas murales de la antigua capilla de San Miguel Arcángel del Monasterio de Pedralbes, en Barcelona, realizará dos retablos no conservados para el palacio de la Aljafería de Zaragoza por encargo del rey Pedro IV el Ceremonioso, quien también encargará al pintor Ramón Destorrens, y para el mismo lugar, un retablo desaparecido dedicado a los Siete Gozos de la Virgen.

Será sin embargo el taller barcelonés de los hermanos Serra (Joan, Francesc, Jaume, Pere) el que dominará el panorama pictórico italogótico con sus creaciones de dulce sabor sienés.

De Jaume Serra se conserva despiezado en el Museo de Bellas Artes de Zaragoza, y procedente del monasterio del Santo Sepulcro de dicha ciudad, el retablo de la Resurrección que pintó en 1381-82, según la documentación existente, para instalar frente a la sepultura de fray Martín de Alpartir (tesorero del arzobispo zaragozano don Lope Fernández de Luna) ubicada en la sala capitular del monasterio.

El insigne canónigo, encargante del retablo y mecenas del monasterio, será retratado con realismo y como donante en dos de sus tablas, con indumentaria de clérigo y tonsurado.


 21descenso_de_cristo_a_los_infiernos

Retablo de la Resurrección. Cristo desciende a los Infiernos. Jaume Serra (1381-1382). Pintura al temple sobre tabla. Museo de Zaragoza.

Obsérvese la gran boca del monstruo Leviatán, representación del infierno, y el ahínco de los demonios por cerrar sus fauces mediante cadenas, para evitar que los condenados acompañen a Cristo.


 la_resurreccion_de_jaime_serra_inicio_de_la_exposicion

Retablo de la Resurrección. Jaume Serra (1381-1382). Pintura al temple sobre tabla. Vista de la exposición. Museo de Zaragoza.

Ver más imágenes


También se atribuyen al taller de los Serra un retablo dedicado a San Julián y Santa Lucía de Siracusa que se halla en el mismo monasterio del Santo Sepulcro y unas tablas sobre la Pasión de Cristo conservadas en la vecina iglesia de San Nicolás de Bari. De Tobed (Zaragoza), población castigada por la guerra castellano-aragonesa de “los dos Pedros”, proceden una bella tabla de la Virgen de la Leche, iconografía repetida en Aragón, quizás difundida por el taller de los Serra, que incluye la representación como donantes de Enrique II de Trastámara, su esposa e hijos (conservada en la colección de don Román Vicente de Zaragoza) , y dos tablas – tal vez relacionadas con la anterior- con escenas dedicadas a San Juan Bautista y Santa María Magdalena en la parte superior , y efigies de santos en el banco, conservadas en el Museo del Prado.

A Pere Serra se atribuye un magnífico retablo de la Virgen entronizada con el Niño entre Santa Catalina de Alejandría y Santa María Magdalena, procedente del monasterio de Sijena (Huesca); se conserva en el MNAC de Barcelona y sería encargado por el Comendador Fontaner de Glera que aparece identificado por una inscripción y retratado en la tabla principal ofreciendo su homenaje a la Virgen.


 24retablo_de_la_virgen_de_sijena

Retablo de la Virgen de Sijena. Pere Serra y Jaume Serra (Atribución). Temple, dorado con pan de oro y hoja metálica sobre tabla, 346,3 × 321 cm. Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona.

El retablo de la Virgen procedente del monasterio de Sigena es una obra de pintura al temple sobre tabla realizada entre 1367 y 1381 por un maestro anónimo que se ha identificado con Pere Serra o con Jaume Serra. Actualmente se conserva en el Museo Nacional de Arte de Cataluña.

El Retablo de la Virgen María, Monasterio de Sijena (Huesca). Actualmente conservado en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC). El autor es probablemente Pere Serra, aunque otras fuentes lo atribuyen a a Jaume Serra (1363-138). El donante del retablo fue el Comendador de Sijena Fontaner de Glera que aparece arrodillado en la tabla central y queda identificado por una inscripción en su hábito. Obsérvese la perspectiva jerárquica: el tamaño del Comendador y de las santas es menor que el de la Virgen. El retablo se compone de banco con cinco casas, cuerpo con cinco calles y tres pisos, y Atico con el Calvario. Las escenas representadas en el cuerpo son : Virgen entronizada con el Ñiño, flanqueada por Santa Catalina de Alejandría y Santa María Magdalena en la tabla central, Anunciación, Nacimiento, Epifanía, Presentación en el Templo, Jesús entre los Doctores y Bautismo de Cristo a la izquierda del espectador, y Resurrección, Ascensión, Pentecostés, Segunda Anunciación, Dormición y Coronación de la Virgen a la derecha. En el banco se representan flanqueando a la Santa Cena de la casa central cuatro escenas que revelan los prejuicios antisemitas de la época : milagro de las abejas, milagro de los pececillos, milagro de la hostia apuñalada y milagro de la mujer sarracena que comulga de forma sacrílega. Se representa a los judíos con narices pronunciadas, aguileñas y rostros deformados.

De influencia florentina, giottesca, se considera la tabla de la Crucifixión procedente de Alcalá de Ebro, hoy ubicada en el palacio de los duques de Villahermosa de Pedrola (Zaragoza); quizás es una obra importada de Italia que según Ferdinando Bologna y Mª del Carmen Lacarra muestra concomitancias con la pintura napolitana de Pietro Orimina.

El espléndido tríptico de San Vicente mártir, de Estopiñán (Huesca), hoy conservado en el MNAC de Barcelona, muestra un acusado italianismo y ha sido relacionado por Ainaud de Lasarte con el pintor Rómulo de Florencia.


 25retablo_de_san_vicente_m_rtir_estopi_n_huesca_actualmente_conservado_en_el_mnac_de_barcelona

Retablo de San Vicente mártir. Estopiñán (Huesca). Actualmente conservado en el MNAC de Barcelona. Pintura al temple sobre tabla. ¿Rómulo de Florencia? (1350-1370). Sus dimensiones son de 109x225 cm. Se trata de un tríptico con la representación de San Vicente en la tabla central, de pie, vestido de diácono portando libro y palma de martirio. A sus pies en tamaño diminuto dos donantes arrodillados, un dominico y un guerrero, con sus blasones heráldicos. Sobre el santo la Crucifixión de Cristo. En las tablas laterales se representan doce episodios de la vida de San vicente, los cuatro último relativos a su martirio. En los coronamientos triangulares de las tablas laterales se representan la Visita de las Marías al santo sepulcro y el "Noli me tangere" o aparición de Cristo a María Magdalena tras su resurrección.

También en el Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) puede apreciarse el retablo, estructurado a modo de frontal de altar, de los santos apóstoles Felipe y Santiago el Menor procedente de la capilla de dicha advocación en la catedral de Huesca.

El escudo del arzobispo de Zaragoza don Lope Fernández de Luna (1352-1382) se representa en dos techumbres de madera poligonales localizadas en la capilla de la parroquieta de San Miguel de la Seo zaragozana , casi totalmente dorada, y en la capilla del castillo de Mesones de Isuela (Zaragoza) adaptada a uno de los torreones y cuyas tabicas muestran ángeles ceroferarios (portadores de velas) pintados con la característica suavidad y armonía sienesa de los Serra.


 26_1418744443_434412

Techumbre poligonal de madera. Pintura al temple sobre tabla. Segunda mitad del siglo XIV. Castillo de Mesones de Isuela (Zaragoza). Los ángeles del castillo de Mesones de Isuela han sido relacionados , por su estilo, con los ocho espléndidos ángeles músicos representados, bajo arcos góticos, en la parte interna de los batientes del Relicario del Monasterio de Piedra (hoy conservado en la Academia de la Historia de Madrid ), maravillosa obra de marquetería mudéjar realizada, según inscripción, en 1390 con el mecenazgo del abad cisterciense Martín Ponce y de nobles de la comarca cuyos escudos heráldicos la decoran. En la parte exterior del relicario intervinieron dos pintores más avanzados representando uno de ellos seis escenas de la vida de la Virgen en el batiente izquierdo y el otro seis escenas de la vida de Cristo en el batiente derecho, todas ellas pintadas ya en el incipiente estilo internacional, por lo que esta obra que imita, según Federico Torralba, los retablos de orfebrería medievales puede considerarse como de transición.


 27_1418744636_497204

Relicario del Monasterio de Piedra (Zaragoza). Retablo-relicario cerrad- oActualmente conservado en la Academia de la Historia de Madrid. Pintura al temple sobre tabla. Se ha relacionado también con este tríptico el frontal de altar o “antipendium” de la iglesia de San Miguel de los Navarros de Zaragoza.


 28_1418744860_765036

Retablo de la Natividad, realizado entre 1407 a 1411. Pintura al temple sobre tabla y dorado con pan de oro. La procedencia de dicho retablo en su origen es del altar mayor de la Iglesia de Santa María, del Monasterio de Santes Creus ( Alt Camp).Una de las claves del Gótico catalán es el Retablo Mariano del altar mayor del Monasterio de Santes Creus. El MNAC conserva la Natividad coronada por la figura de San Juan Evangelista y la Resurrección de Cristo, miestras que el resto de las tablas se conservan en una de las capillas de la Catedral de Tarragona. El retablo se le encargó a Pere Serra pero parece que murió sin haberlo empezado a pintar. Guerau Gener, buen conocedor del gótico valenciano, lo sustituyó, pero su muerte prematura hizo que Lluis Borrassá, uno de los grandes protagonistas de la pintura del primer gótico catalán, finalizara el encargo.



 29longares_presentacio_n_en_el_templo

Retablo de Nuestra Señora de los Angeles. Longares (Zaragoza). Tabla de la Presentación del Niño en el Templo. Pintura al temple sobre tabla. Autor: Enrique de Estencop (1391-1392). Tabla central. (Actualmente conservada en el MNAC de Barcelona). Vemos a la Virgen con el Niño coronada y entronizada. Viste túnica dorada y manto azul y está rodeada por ángeles músicos. A sus pies está arrodillado el donante.  

Se considera un retablo de transición entre el estilo italogótico y el internacional el retablo de Nuestra Señora de los Angeles que pintó Enrique Estencop en 1391-92 para la iglesia parroquial de Longares (Zaragoza), lugar donde hoy puede contemplarse salvo la tabla central que se conserva en el MNAC de Barcelona.



Enlaces interesantes


Ver trabajo 'Pere Serra y Hermanos'

Ver trabajo de Pere Serra

Ver trabajo de Jaume Ferrer Bassa

Ver trabajo de Luis Borrassá

Ver trabajo de Jaume Huguet

Ver trabajo de Blasco de Grañén (Maestro de Lanaja)

Ver trabajo de Martín de Soria

Ver trabajo de Tomás Giner (Maestro del Arzobispo Dalmau de Mur)

Ver trabajo de Enrique de Estencop

Arte gótico: http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=7197

Pintura gótica en Aragón: http://pintura-gotica-aragon.blogsp...as-giner-y.html



Fuentes y agradecimientos: museunacional.cat, es.wikipedia.org, catalunya.comjesusdiazgomez/pintura-gotica-aragon.blogspot.com, Isabel/arteinternacional.blogspot.com, museodezaragoza.es, generacionesperanza.blogspot.com, enciclopedia-aragonesa.com, franja.balearweb.net, flickr.com, mavs-mipequenomundo.blogspot.com.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario