Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Miguel De Pret (1595-1644)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje 
Mensaje Miguel De Pret (1595-1644) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Miguel de Pret (Amberes, 1595 - Zaragoza, 1644) fue un pintor de origen flamenco activo en Madrid, especializado en bodegones.

Hijo de André de Pret, mercader de paños en Amberes, en julio de 1640 se le hizo información de nobleza y cristiandad como aspirante a arquero de la guardia de corps. De los trámites en Amberes se encargó su hermano Tomás de Pret, mercader de joyas, ponderando la honradez de la familia, en la que había antecedentes militares, y su lealtad a la corona. Como Juan van der Hamen y Felipe Diricksen, pintores también de origen flamenco, fue miembro de la guardia flamenca de archeros a la que se incorporó en noviembre de 1641 según el Rol y lista de la Compañía de los Archeros de la Noble Guardia de Corps del Rey Nuestro Señor, donde se le describía, en el momento de la jura, «de edad de 46 años moço de buen talle pelirubio largo de cara». Murió el 3 de septiembre de 1644 en Zaragoza, cuando acompañaba al rey en la jornada de Aragón de ese año para hacer frente a la invasión francesa de Cataluña.

Del testamento e inventario de sus bienes se desprende que estaba casado desde 1630 con María Cano y tenía una hija, Manuela Melchora, de un matrimonio anterior. María Cano era a su vez viuda y, según el documento de ampliación de dote, tanto su padre como su primer marido debían de ser pintores o estar relacionados con las artes pues al matrimonio llevaba más de doscientas estampas de pintor que le había dado su padre y dos caballetes que fueron de su primer marido, cuyos nombres no se recogían en la documentación citada.5 Del inventario de los bienes dejados por Pret, hecho en Madrid, se encargó Juan de la Corte y en él se recogía un pequeño número de cuadros religiosos, un retrato de Melchor Cano, un cuadro «en questa pintada la muerte» y dos cuadros con búhos al lado de más de sesenta bodegones de flores y frutas, algunos de ellos formando series de los meses del año.6 Del documento de partición de sus bienes se desprende además su colaboración con Francisco Barrera, con tienda en la calle Mayor, con quien tenía contratados diez lienzos de «pintura de frutas» a 19 reales cada uno.

Obra

Conocido por la documentación, de su producción pictórica solo se conocía un bodegón firmado (colección Abelló) en el que se advierten características propias de los bodegones madrileños de la primera mitad del siglo XVII, con la ordenada disposición de las frutas y verduras, relativamente abundantes, y la iluminación directa que destaca los objetos sobre un fondo negro. La aparición de su firma, visible en la radiografía de un Racimo de uvas blancas del Museo Cerralbo, que se venía atribuyendo a Juan Fernández el Labrador, ha llevado a atribuirle algunas otras pinturas antes asignadas a este, entre ellas un segundo bodegón con dos racimos de uvas colgando del Museo Cerralbo y sendos racimos de uvas sobre fondo negro propiedad del Museo del Prado.

Espero que la recopilación que he conseguido de este pintor asimilado español, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección del foro de xerbar, y en lo posible contribuya en su divulgación.






Algunas obras


 13dos_racimos_de_uvas

Dos racimos de uvas. Obra atribuido a Miguel de Pret. 1630 - 1644. Óleo sobre lienzo, 29 x 38 cm. Procedencia: Colección Rosendo Naseiro, Madrid; adquirido para el Museo del Prado, 2006.

La sencillez más absoluta pretende reinar en este cuadro y su pareja (P07905), que constituyen un dúo de peculiares naturalezas muertas. Cuando menos se tiene noticia de que varios de los cuadros con racimos de uvas, asunto habitual en su producción, se disponían en parejas como aquí sucede.

Se advierte de qué modo domina la técnica, tanto del atinado dibujo como del diversificado cromatismo, para conseguir unos agrupamientos de cuerpos esféricos de consistencia matérica casi cristalina, configurados en racimos, en los que llama la atención las calidades táctiles hasta extremos de un preciosismo amigo de reproducir la realidad en toda su cautivadora dimensión. El fondo oscuro contribuye a la vitalidad de que se revisten los volúmenes, provocando en el espectador la sensación de hallarse ante unos conjuntos de frutos plenos de autenticidad. Merece la pena ser reseñado que en uno de los racimos (P07905) se advierte una mosca situada encima de una uva, detalle que no tiene nada de casual ni de desdeñable. El insecto supone una referencia naturalista de primer orden que ayuda al artista a confundir realidad e ilusión, arte y vida cotidiana.

Esta característica puramente circunstancial, significativa del interés del pintor por el alarde, hay que indagar en el momento en el que el cuadro fue pintado y para qué tipo de comitente, el cual, viviendo en medio de la sociedad del Siglo de Oro y en su cuarta década posiblemente, sería persona culta y bien orientada en materia de humanidades. Tanto a él como a otros hipotéticos contempladores de la pieza, el semioculto detalle les traería a la memoria antiguas historias anecdóticas que los narradores de la tradición clásica recogieron, relatando la sorprendente capacidad de ciertos pintores que consiguieron imitar con tanto verismo los ejemplos de la naturaleza en derredor hasta tal punto que consiguieron engañar a los sentidos (Luna, J. J.: 2008).

Esta obra y su pareja (P7905) ofrecen las características esenciales y reconocibles de la estética del Labrador. En primer lugar por el tema que representan: los racimos de uvas. Es el motivo más repetido en sus obras, bien como único protagonista, como aquí, bien en combinación con otras frutas. Los frutos de la vid figuraron en los bodegones españoles desde fecha muy temprana, pero el pintor los representa aquí aislados y suspendidos en el espacio de forma absolutamente inédita. Al eliminar cualquier accesorio o referencia al ámbito en el que cuelgan, que permanece en completa oscuridad, aísla por completo los racimos y los ofrece directamente a la mirada del espectador. Al no mostrar de dónde penden crea un efecto desconcertante, remarcado por la luz potente y fría que enfoca sobre ellos. Este recurso se remonta al primer naturalismo y deriva directamente de las tácticas visuales de los seguidores de Caravaggio, pero aquí es llevado a sus últimas consecuencias.

La luz revela los más mínimos accidentes de las frutas: la forma globosa de los granos; el característico polvillo harinoso que las cubre; su irregular agrupación arracimada; y los sutiles cambios de coloración que delatan el distinto punto de madurez. Así, entre el dorado amarillento destacan los toques azulados y verdosos de las piezas más enteras, mientras otras se han oscurecido y arrugado al haberse secado. El enorme detalle en la representación plantea un desafío al que mira, obligándole a dilucidar si es real o no lo que contempla.

Sin embargo este cuidado extremo por demostrar la condición natural de las uvas construye una paradoja, pues plantea una visión descontextualizada de la naturaleza. Nada recuerda a la planta de la que nacen, pues también se han cortado las hojas para atar unos cordeles en la horquilla de los racimos. Así pues, su aparente sencillez es en realidad un sofisticado juego pensado para disfrute de las élites urbanas de su tiempo.

Por su definición en el trazo, que confiere un aspecto algo duro a las uvas, y por el pequeño tamaño de los lienzos, seguramente correspondan a las primeras “uvas del Labrador” que ya se documentan en algunos inventarios madrileños de las décadas de 1630 y 1640. Habitualmente estas parejas ofrecían distintas variedades de vid, marcando las diferencias en la forma de los racimos y en los diversos equilibrios entre sus masas. Como en este caso, se buscaba una relativa asimetría para potenciar la sensación de algo natural, sin preparar, a la espera de ser descubierto (Aterido, A.: 2013).



 miguel_de_pret_bunches_of_grapes_google_art_project

Bunches of Grapes, 1630. Obra de Miguel de Pret



 10racimo_de_uvas_blancas_firmado_miguel_de_pret_fecit_leo_sobre_lienzo_28_x_26_cm_madrid_museo_cerralbo

Racimo de uvas blancas, firmado «Miguel de Pret fecit», óleo sobre lienzo, 28 x 26 cm, Madrid, Museo Cerralbo.



 11maestro_stirling_maxwell_forse_miguel_de_pret_natura_morta_con_cavolo_carciofi_melone_frutta_e_cacciagione_appesa_1630_1440694613_902978
 
Maestro stirling-maxwell (tal vez Miguel de Pret), natura morta con cavolo, carciofi, melone, frutta e cacciagione appesa, c. 1630. Spanish paintings in the Hispanic Society of America‎



 9bodeg_n_con_cesta_de_higos_cesta_de_ciruelas_mel_n_y_fruta_colgando_leo_sobre_lienzo_57_5_x_90_cm_madrid_colecci_n_abell

Bodegón con cesta de higos, cesta de ciruelas, melón y fruta colgando, óleo sobre lienzo, 57,5 x 90 cm, Madrid, colección Abelló.




Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Miguel de Pret (Amberes, 1595 - Zaragoza, 1644) fue un pintor de origen flamenco activo en Madrid, especializado en bodegones. Hay poca información de sus obras que algunas llegan a confundirse con Juan Fernández el Labrador..



Fuentes y Agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, museodelprado.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario