Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Forum Rules 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Pietro Tacca (1577–1640)
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Pietro Tacca (1577–1640) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al escultor Barroco italiano Pietro Tacca (1577-1640), fue discípulo de Juan de Bolonia, más conocido como Giambologna (1529-1608), Tacca es uno de los principales artistas barrocos italianos. También su hijo Ferdinando Tacca (1619-1686), siguió los pasos del padre, aunque con menor fortuna.

Pietro Tacca (Carrara, 1577 - Florencia, 1640), Fue uno de los grandes admiradores de Giambologna y le sucedió en el puesto que detentaba en la corte. Sus creaciones se inscriben en el manierismo tardío típico de Florencia. Prueba de ello son obras como: los Cuatro moros que realizó en bronce para el monumento de Fernando I en Livorno. En España realizó un Crucifijo destinado a la iglesia de El Escorial y la estatua ecuestre de Felipe III y Felipe IV.

En esta estatua ecuestre de Felipe IV -su gran obra maestra- adoptó un peculiar sistema para sujetar al caballo sobre las dos patas traseras. Sería Tacca con esta bellísima obra el escultor que inventaría el modelo incontestado para todo el Barroco, incluso el del Setecientos, al lograr encabritar al caballo y hacerlo andar en corveta, eso sí bien asesorado en el proyecto por Galileo Galilei.

Espero que la información que he recopilado de Pietro Tacca sea de vuestro interés.






Resumen Biográfico


Pietro Tacca (Carrara, 16 de septiembre de 1577 - Florencia, 26 de octubre de 1640) fue un escultor italiano, el máximo representante en Toscana del gusto barroco. Fue el principal alumno y seguidor de Giambologna (Juan de Bolonia). Tacca comenzó en un estilo manierista y trabajó en el estilo barroco en su madurez.

Nacido en Carrara (Toscana), con quince años entró en el taller de Giambologna (1592), el más importante escultor florentino de la época, del que se convertiría en el primer ayudante. A la muerte del maestro en 1608, Tacca recibió el usufructo del estudio, y un año después heredó también el puesto de escultor de los Médicis, grandes duques de Toscana.

Terminó obras inacabadas de Giambologna, comenzando por el monumento ecuestre en bronce de Fernando I de Toscana en la plaza de la Santísima Anunciada de Florencia, un proyecto en el que había participado en cada etapa, desde los modelos de terracota al proceso de fundido en el otoño de 1602 y el acabado (h. 1608).

Como su maestro, se aprovechó plenamente de la moda entre los aficionados de reducciones a tamaño de una mesa de las mejores esculturas en bronce. Luis XIV poseía bronces giamboloñeses de Hércules y el jabalí de Erimanto (y Hércules y la cierva de Cerinia (hoy en el Museo del Louvre) que actualmente se atribuyen a Tacca, y que datan de los años 1620.

Inspirándose en una famosa copia en mármol de un jabalí helenístico (Il Cinghiale) en la colección ducal de los Uffizi, Tacca emprendió la tarea de superarlo, y el resultado es el «Porcellino» (1612) del Mercato Nuovo, Florencia, reemplazado por una copia, habiéndose puesto a cubierto el original.


 livorno_monumento_dei_quattro_mori_a_ferdinando_ii_1626

Livorno, Monumento dei quattro mori a Ferdinando II


 esclavos_en_la_base_del_monumento_quattro_mori_livorno_1623_obra_de_tacca

Esclavos en la base del monumento Quattro Mori, Livorno, 1623. Obra de Pietro Tacca

Entre 1620 y 1623 ejecutó la que se considera su obra maestra: los Quattro mori (Cuatro moros o Cuatro esclavos), encadenados en la base del monumento a Fernando I de Toscana, obra de Baccio Bandinelli, en la Piazza della Darsena, en Livorno. Reproducciones en bronce de estas figuras se siguieron fabricando para los aficionados al arte en el siglo XVIII.


 fuente_en_la_plaza_de_la_sant_sima_anunciada_florencia_h_1629

Fuente en la Plaza de la Santísima Anunciada, Florencia, h. 1629. Obra de Pietro Tacca

Dos fuentes de bronce, destinadas en principio para Livorno (hacia 1629), aún en un estilo deudor de la obra de orfebrería del manierismo flamenco por sus máscaras grotescas y sus texturas de concha, se colocaron al final en la Plaza de la Santísima Anunciada, de Florencia. Para la estatua ecuestre de Giambologna de Cosme de Médicis en la Plaza de la Señoría, Tacca contribuyó con los paneles en bajorrelieve de la base.

Para París, por encargo de María de Médicis acabó la estatua ecuestre que había iniciado Giambologna de Enrique IV (inaugurada el 23 de agosto de 1613), que estaba en el centro del Puente Nuevo pero fue destruida en 1792 durante la Revolución, y fue reemplazada más tarde con la escultura actual, durante la Restauración.


 monumento_a_felipe_iii_en_la_plaza_mayor_de_madrid_1616

Estatua de Felipe III de España en la Plaza Mayor de Madrid


Pietro Tacca ejecutó el bronce ecuestre de Giambologna de Felipe III (1616) para Madrid, que en el siglo XIX se trasladó a la Plaza Mayor.

Su última y trabajosa empresa fue el grandioso monumento ecuestre a Felipe IV de España, realizado sobre diseño de Velázquez; otras fuentes dicen que se basaba en la iconografía de un cuadro perdido obra de Rubens. Lo empezó en 1634 y fue enviado a Madrid en 1640. Este monumento es la primera estatua ecuestre con el caballo erguido y sostenido sobre las patas traseras. La escultura, en lo alto de una complicada composición, forma la pieza central de la fachada del Palacio Real. La desafiante estabilidad de la estatua fue calculada por Galileo Galilei: el caballo se encabrita, y todo el peso de la escultura recae sobre las dos patas de atrás—y, discretamente, su cola— una proeza que nunca se había intentado antes en una figura de escala heroica, con la que Leonardo había soñado.

Pietro Tacca falleció en 1640, poco después de que la estatua de Felipe IV (desde el siglo XIX en la madrileña plaza de Oriente, frente al Palacio Real) fuera embarcada para España.


 santissima_annunziata_2013_09_17

Pietro Tacca está sepultado en la Basílica de la Santísima Anunciada de Florencia.



Sus colaboradores


Su hijo, Ferdinando Tacca le ayudó en el taller; el inventario (1687) posterior a su muerte incluye estatuas que sin duda son de Pietro Tacca. Del taller se hizo cargo Giovanni Battista Foggini a la muerte de Fernando Tacca.


 0000_1442769043_475820

Fontana del Bacchino, Prato, 1659-1665, Obra de Ferdinando Tacca (Firenze, 1619–1686), fue escultor italiano, hijo de Pietro Tacca. Su formación inicial fue la de escultor, pero en su vida, tuvo muchas formas de arte: arquitectura, diseño de conjuntos, maquinaria y organización de las fiestas de la corte. Alrededor de 1640 sucedió a su padre como arquitecto de la corte de los grandes duques de Toscana, trabajando para Ferdinan II y Cosimo de Médici II...
  

 00_1442769307_695159

Leopoldo de Médici, obra realizada por Giovanni Battista Foggini

Giovanni Battista Foggini (1652-1725) escultor y arquitecto taliano. Discípulo de Pietro Tacca. Fue entrenado en Florencia antes de ser enviado a Roma en 1673 por Cosimo de Medici III para asistir a la Fiorentina de la Accademia. Cuando regresó a Roma en 1676, se había convertido en su estilo característico de la época barroca. Foggini fue nombrado escultor del Gran Ducado en 1687 y se convirtió en el arquitecto de la corte, no mucho después. Él fue el encargado de producir los bustos de los Medici de Florencia y otras celebridades y los relieves de varias capillas en la ciudad. Sus estudiantes ejecutaron en su estilo después de su muerte hasta el desarrollo del Neoclasicismo.

 

Museos donde se pueden ver las obras de Pietro Tacca

- Bargello , Florencia: una selecció representativa dels seus petits bronzes d'animals Bargello, Florencia: una selección representativa de sus pequeños bronces de animales
- Museu J. Museo J. Paul Getty: Dos putti sostenint escuts, 1650–55 Paul Getty: Dos putti sosteniendo escudos, 1650-55
- Museu de l'Hermitage en San Petersburgo : Nen tocant la banya , h. Museo del Hermitage en San Petersburgo: Niño tocando el cuerno, h. 1620 1620
- Museu de Belles Arts de San Francisco: Esclau (reducció del segle XVIII ) Museo de Bellas Artes de San Francisco: Esclavo (reducción del siglo XVIII)
- Galeria Nacional d'Art (Washington) : Diversos bronzes atribuïts a Pietro Tacca en la col•lecció Robert H. Galería - Nacional de Arte (Washington): Varios bronces atribuidos a Pietro Tacca en la colección Robert H. Smith ( Checklist, 2002; pdf file ) Smith (Checklist, 2002; pdf file)
- Museu Liechtenstein, Viena: Hèrcules sostenint el món de la col•lecció de Luis XIV Museo Liechtenstein, Viena: Hércules sosteniendo el mundo de la colección de Luis XIV
- Collección Frick, Nova York: Neso i Deyanira segons un model de Giambologna, avui atribuït a Pietro Tacca [b]


 001_1442769453_296242

Jabalí de mármol blanco a tamaño natural. Siglo XIX. 1300 x 1750 m. Ubicación: Jardín del Museo Cerralbo. Madrid. Esta obra es una réplica del jabalí en bronce realizado por Pietro Tacca (1577–1640) en 1620 para la ciudad de Florencia. Éste utilizó al jabalí y escenas de caza en numerosos trabajos realizados para la nobleza de la ciudad.

La escultura no es un original de Tacca, sino que éste la copió a su vez de un artista griego de la antigüedad. El original griego se encuentra actualmente en la Galeria Uffizi de Florencia. El de bronce de Pietro Tacca se realizó para una fuente en la plaza del Mercado de Florencia, que se ha retirado de su lugar original y se ha llevado al Museo Nacional de Escultura de Florencia o Museo Bargello, para su conservación. En su lugar se ha puesto una réplica en bronce que los turistas utilizan para pedir el deseo de regresar a la ciudad.

En la escultura de Tacca el animal se encuentra recostado sobre su cuarto trasero, y de su boca mana agua, desde la que se puede beber. En la copia del Museo Cerralbo la escultura en mármol se encuentra sobre el suelo, rodeada de plantas junto a un pequeño estanque, pero de su boca no mana agua, sino que es un simple adorno en el jardín romántico del museo. El hecho de estar rodeado de vegetación da mayor realismo a la pieza.

En 1962, se hicieron quince copias de la escultura de Tacca, realizadas por la fundición de Ferdinando Marinelli en Florencia. Algunas de ellas se encuentran en el Louvre, en la universidad de Waterloo (Canadá), en Sydney, California, Florencia y en los jardines de Butchart en la ciudad de Victoria, B.C. (Canadá).

Pietro Tacca (Carrara, 1577 - Florencia, 1640), escultor italiano, discípulo y colaborador de Juan de Bolonia (1529–1608)fue conocido como Giambologna, Tacca fue su sucesor en el cargo de escultor de corte desde 1609. Sus obras siguen la línea manierista tardía de su maestro.




Algunas obras


 bronce_ecuestre_de_giambologna_retrato_de_fernando_i_de_m_dici_gran_duque_de_toscana_para_la_plaza_de_la_sant_sima_anunciada_acabada_por_su_ayudante_pietro_tacca

Bronce ecuestre de Giambologna, retrato de Fernando I de Médici, Gran Duque de Toscana para la plaza de la Santísima Anunciada, acabada por su ayudante, Pietro Tacca


 01_1442769600_815770

"Porcellino" Obra de Pietro Tacca. Se trata de un jabalí en bronce realizado por Pietro Tacca en 1620 para la ciudad de Florencia. Éste utilizó al jabalí y escenas de caza en numerosos trabajos realizados para la nobleza de la ciudad. En la escultura del "Porcellino" de Tacca el animal se encuentra recostado sobre su cuarto trasero, y de su boca mana agua, desde la que se puede beber.


 loggia_porcellino_1

Loggia del Porcellino o Loggia del Mercato Nuovo. La plaza, durante su historia, ha tenido distintos nombres, siendo el más popular de ellos el de Mercato del Porcellino, por encontrarse en ella la Loggia del Porcellino, edificio del siglo XVI, donde destaca la presencia de Il Porcellino, un jabalí en bronce, réplica de uno realizado por Pietro Tacca, en 1620, para la ciudad de Florencia, actualmente en el Museo Bargello, para su conservación; ya que esta peligraba por la costumbre de los turistas de tocarlo en el hocico, para pedir el deseo de regresar nuevamente a la ciudad. Tacca lo había copiado de uno de mármol, obra de un escultor griego, que se guarda actualmente en la Galería Uffizi, de Florencia. La plaza está en el mismo centro de la ciudad y cuenta con gran número de comerciantes del cuero, la piel, la madera, etc. que ofrecen sus artículos a precios muy interesantes.


 02_1442769758_873838

El Cristo crucificado, obra de Pietro Tacca. Monasterio de El Escorial. Madrid. Al Panteón de Reyes se desciende por una larga escalera, ornamentada con mármoles oscuros que dan cierto aire lóbrego al lugar. Un gran crucifijo preside la sala con los sarcófagos ubicados en cuatro alturas, en las alas de este recinto circular. El Crito crucificado, de bronce, es del escultor italiano Pietro Tacca.


 75national_gallery_in_washington_d_c_pietro_tacca_crocifisso_di_pistoia_1600_1616_01

Crocifisso di pistoia, 1600-1616. National Gallery in Washington D.C. Obra de Pietro Tacca


 duomo_di_colle_int_cappella_del_sacro_chiodo_leggio_di_pietro_tacca_1629

Duomo di colle, int., cappella del sacro chiodo, leggio di pietro tacca, 1629


 duomo_di_colle_int_crocifisso_di_pietro_tacca_su_modello_del_giambologna_02

Duomo di colle, int., crocifisso di pietro tacca su modello del giambologna


 national_gallery_in_washington_d_c_pietro_tacca_crocifisso_di_pistoia_1600_1616_01

National gallery in washington d.c., pietro tacca, crocifisso di pistoia, 1600-1616


 1280px_casa_siviero_sala_da_pranzo_scuola_di_pietro_tacca_cavallo_ligneo

Casa siviero, sala da pranzo, scuola di pietro tacca, cavallo ligneo


 cavallo_di_pietro_tacca

Cavallo di Pietro Tacca


 1280px_badia_fiesolana_interno_altare_maggiore_di_giovan_battista_cennini_su_disegno_di_pietro_tacca_1610

Badia fiesolana, interno, altare maggiore di Giovan Battista Cennini su disegno di Pietro Tacca, 1610.


 palazzo_capponi_delle_rovinate_rilievo_01

Palazzo capponi delle rovinate, rilievo di Pietro Tacca.


 pietro_tacca_attr_battente_inizio_xvii_sec

Pietro tacca (attr.), battente, inizio xvii sec


 pietro_tacca_attr_ercole_e_il_cervo_inizio_del_xvii_sec_02

Pietro tacca (attr.), ercole e il cervo, inizio del xvii


 pietro_tacca_attr_ercole_e_il_cinghiale_d_erimanto_inizio_del_xvii_sec_01

Pietro tacca (attr.), ercole e il cinghiale d'erimanto, inizio del xvii


 pietro_tacca_attr_ratto_di_deianira_inizio_del_xvii_sec

Pietro tacca (attr.), ratto di deianira, inizio del xvii


 1pietro_tacca_nesso_e_deianira_02

Pietro tacca, nesso e deianira


 1280px_pietro_tacca_da_un_modello_di_giambologna_suonatore_di_cornamusa_1590_1610_ca

Pietro tacca, da un modello di giambologna, suonatore di cornamusa, 1590-1610 ca.


 2pietro_tacca_nessus_and_deianira_hermitage

Pietro Tacca-Nessus and Deianira-hermitage. Nessus and Deianira by Pietro Tacca at the Hermitage. Bronze. h. 86 cm. Entered in 1928 from the Yusupov Collection.

 
 3pietro_tacca_turkish_corsair_walters_54671

Pietro Tacca - Turkish Corsair - Walters Art Museum.


 4pietro_tacca_boy_blowing_a_horn_hermitage

Pietro Tacca-Boy blowing a Horn-Hermitage


 6pietro_tacca_tarquinio_e_lucrezia_02

Pietro Tacca, tarquinio e lucrezia


 2d33b9b1dc

Felipe IV ecuestre. Autor: Pietro Tacca (Atribuido) 1615-20. Materia: Bronce dorado. Medidas: 62,3 cm x 50 cm x 27 cm - 58,8 kg. Museo del Prado. Adquisición a Apolinar Sánchez Villalba, 1952

Vestido a la moda de principios del siglo XVII, el Rey español (1605-1665) está representado muy joven siendo aún príncipe. El bastón de mando y la decisión con que recoge las riendas marcan una clásica actitud de poder que dota a la figura de la apropiada majestad.

Está realizada probablemente por Pietro Tacca, a tenor de otras esculturas suyas, con las que esta obra guarda semejanza. El caballo sigue el modelo de la famosa estatua antigua de Marco Aurelio que se encontraba en la plaza del Campidoglio en Roma, así como de una variante de ésta última realizada por Daniele de Volterra para el monumento de Enrique II de Francia.


 ba23f0317e

Felipe IV, ecuestre, bronce dorado, 63 cm, h. 1615-1620. Museo del Prado. Atribuido a Pietro Tacca. En la obra del Prado, Felipe IV, ecuestre, ­jinete y caballo están fundidos independientemente y pueden sepa­rarse. La figura del rey es semejante al Felipe IV joven del cuadro Felipe IV, príncipe y el enano Miguel Soplillo, de Rodrigo de Villandrando (Prado). El caballo, similar al de Marco Aurelio de Roma y al de Enrique II de Francia, de Daniele da Volterra, levanta la pata delantera y el jinete sujeta las riendas con la mano izquierda y la bengala, en actitud de mando, con la derecha. Existe otra estatuilla ecuestre de Felipe IV atribuida a Pietro Tacca en el Arts Institute de Detroit.


No he conseguido imagen

Felipe IV, cabeza en mármol de Carrara con restos de policromía, 41 cm. Museo del Prado. Atribuido a Pietro Tacca.


 pietro_20tacca

Felipe IV, modelo de cabeza utilizado para la estatua ecuestre?. Pietro Tacca.


 5pietro_tacca_su_modello_di_giambologna_granduca_cosimo_i_ante_1611

Pietro tacca su modello di giambologna, granduca cosimo I, ante 1611


 7_pietro_tacca_mannerist_fountain_florence

Fuente en la Plaza de la Santísima Anunciada, Florencia, h. 1629. Obra de Pietro Tacca



Estatua de Felipe III


 monumento_a_felipe_iii_madrid_01

Estatua ecuestre de bronce de Felipe III de España (1578–1621). Comenzada por Juan de Bolonia (1529–1608) conocido como Giambologna y acabada en 1616 por Pietro Tacca (1577–1640). Monumento situado en la Plaza Mayor de Madrid e inaugurado en 1848.


 monumento_a_felipe_iii_en_la_plaza_mayor_de_madrid_1616

Está ubicada en el centro de la Plaza Mayor. La Plaza Mayor es una joya del urbanismo madrileño. Se trata de una plaza porticada de planta rectangular, de 129 metros de largo por 94 metros de ancho, que está completamente cerrada por edificios de viviendas de tres plantas, con 237 balcones en total que dan a la plaza. Dispone de nueve puertas de acceso, de las cuales la más conocida es la del Arco de Cuchilleros, en la esquina suroeste de la plaza. En el centro del lado norte de la plaza se levanta la Casa de la Panadería y enfrente suyo, en el lado sur, la Casa de la Carnicería. En los soportales, sostenidos por pilares de granito, se alojan numerosos comercios de hostelería, por ser un importante punto turístico de Madrid, así como de tiendas coleccionismo, filatelia y numismática.


 1280px_plaza_mayor05222013_0164

En el centro de la plaza se encuentra la estatua ecuestre de Felipe III que fue comenzada por el escultor italiano Juan de Bolonia (Giambologna) y terminada por su discípulo Pietro Tacca en 1616. Fue regalada al rey español por el entonces Gran Duque de Florencia, estando inicialmente situada en la Casa de Campo.

Fue en 1848 cuando la Reina Isabel II ordena su traslado desde su emplazamiento anterior a la Plaza Mayor. Actualmente, en el pedestal, figura esta inscripción: "La reina doña Isabel II, a solicitud del Ayuntamiento de Madrid, mandó colocar en este sitio la estatua del señor rey don Felipe III, hijo de esta villa, que restituyó a ella la corte en 1606, y en 1619 hizo construir esta Plaza Mayor. Año de 1848".

Los orígenes de la plaza se remontan al siglo XV, cuando en la confluencia de los caminos (hoy en día calles) de Toledo y Atocha, a las afueras de la villa medieval, se celebraba en este sitio, conocido como "Plaza del Arrabal", el mercado principal de la villa, construyéndose en esta época una primera casa porticada, o lonja, para regular el comercio en la plaza.

En 1580, tras haber trasladado la corte a Madrid en 1561, Felipe II encargó el proyecto de remodelación de la plaza a Juan de Herrera, comenzándose el derribo de las "casas de manzanas" de la antigua plaza ese mismo año. La construcción del primer edificio de la nueva plaza, la Casa de la Panadería, comenzaría en 1590 a cargo de Diego Sillero, en el solar de la antigua lonja. En 1617, Felipe III, encargó la finalización de las obras a Juan Gómez de Mora, quién concluirá la plaza en 1619.


 estatua_de_felipe_iii_de_espa_a_en_la_plaza_mayor

Vista de la estatua ecuestre de Felipe III en la Plaza Mayor de Madrid.

La Plaza Mayor ha sufrido tres grandes incendios en su historia, el primero de ellos en 1631, encargándose el mismo Juan Gómez de Mora de las obras de reconstrucción. El segundo de los incendios ocurrió en 1670 siendo el arquitecto Tomás Román el encargado de la reconstrucción. El último de los incendios, que arrasó un tercio de la plaza, tuvo lugar en 1790, dirigiendo las labores de extinción Sabatini. Se encargó la reconstrucción a Juan de Villanueva, que rebajó la altura del caserío que rodea la plaza de cinco a tres plantas y cerró las esquinas habilitando grandes arcadas para su acceso. Las obras de reconstrucción se prolongarían hasta 1854, continuándolas, tras la muerte de Villanueva, sus discípulos Antonio López Aguado y Custodio Moreno.

En 1848, se colocó la estatua ecuestre de Felipe III en el centro de la plaza, obra de Juan de Bolonia y Pietro Tacca que data de 1616.


 1280px_the_plaza_mayor_in_madrid

La estatua ecuestre de Felipe III, al fondo la Casa de la Panadería, en la plaza Mayor.

En 1880, se restauró la Casa de la Panadería, encargándose Joaquín María de la Vega del proyecto. En 1921 se reformó el caserío, trabajo a cargo de Oriol. En 1935 se realizó otra reforma, llevada a cabo por Fernando García de Mercadal. Y en los años 60 se acometió una restauración general, que la cerró al tráfico rodado y habilitó un aparcamiento subterráneo bajo la plaza. La última de las actuaciones en la Plaza Mayor, llevada a cabo en 1992, consistió en la decoración mural, obra de Carlos Franco, de la Casa de la Panadería, que representa personajes mitológicos como la diosa Cibeles.


 atardecer_en_la_plaza_mayor_de_madrid

Atardecer en la plaza Mayor de Madrid. La majestuosa estatua ecuestre de Felipe III preside la plaza.



Estatua ecuestre de Felipe IV, la obra maestra de Tacca


 01_1403339769_563078

Estatua ecuestre de bronce de Felipe IV de España (1605–1665). Realizada por Pietro Tacca (1577–1640) entre 1634 y 1640. Monumento situado en la Plaza de Oriente de Madrid, fue inaugurado en 1843.


 cara_oriental_de_la_escultura_que_est_dispuesta_mirando_hacia_el_teatro_real

Cara oriental de la escultura de Felipe IV, que está dispuesta mirando hacia el Teatro Real.

La estatua ecuestre de Felipe IV es probablemente la mejor estatua ecuestre del mundo. Y la tenemos aquí, en Madrid, en la Plaza de Oriente, frente al Palacio Real, con el rey dando la espalda al Palacio y mirando la fachada principal del Teatro Real.

Curiosa la historia de esta estatua, encargo del rey Felipe IV, deseoso de tener una estatua ecuestre a semejanza de la de su padre Felipe III, situada en la Plaza Mayor de Madrid.

Como modelo se eligió una pintura ecuestre de Diego Velázquez. Pero claro, una cosa es pintar un caballo apoyado sólo sobre sus patas traseras, que del cuadro no va a caerse, y otra muy distinta que pueda mantenerse en pie en esa difícil cabriola, algo que hasta la fecha nunca se había hecho.


 lado_occidental_monumento_a_felipe_iv_madrid_05

Lado occidental de la estatua ecuestre de Felipe IV.

La obra le fue encargada al escultor Pietro Tacca, que pronto se dio cuenta de que aquel iba a ser un trabajo muy difícil, por lo que recurrió al gran Galileo Galilei para que realizara los cálculos que permitieran a la estatua mantenerse en pié.

La solución ideada por Galileo fue hacer la parte trasera de la estatua maciza y el resto hueca, de modo que el peso de la parte trasera permitiera al caballo mantener el equilibrio apoyado solamente en sus cuartos traseros.


 640px_mart_nez_monta_s_ejecutando_el_busto_de_felipe_iv_by_diego_vel_zquez

Velázquez retrató al escultor Juan Martínez Montañés trabajando en el busto de Felipe IV. La pintura fue realizada entre los años 1635 y 1636.

También contó con la colaboración del escultor sevillano Martínez Montañés que sería el encargado de modelar la cabeza del monarca. Y así fue como finalmente en el año 1640 se concluyó esta estatua, que hoy podemos contemplar en toda su hermosura

La idea y la ejecución fue tan buena que desde ese momento no hubo rey que no quisiese una estatua semejante, pero esta de Felipe IV fue la primera y la más bella.


 lado_oriental_monumento_a_felipe_iv_madrid_06

Lado orientall de la estatua ecuestre de Felipe IV.

Su ubicación además es ideal para aquellos amantes de realizar fotografías, pues si tomas las fotos de frente, la bella estampa del Palacio Real te sirve de telón de fondo. La estatua se eleva no sobre un pedestal, sino sobre un monumento, lo cual le da aún mayor realce y prestancia con los leones a sus pies.

Mirando detenidamente la estatua, observamos detalles muy elaborados como la cola del caballo. Y sobre el caballo Felipe IV con la mirada perdida en el infinito, no en vano, en su imperio nunca se ponía el sol. La estatua ecuestre de Felipe IV que presidía la plaza fue trasladada -por orden de Isabel II- desde el Retiro hasta la Plaza de Oriente en 1843.


 00plaza_de_oriente_madrid_monumento_a_felipe_iv

La estatua ecuestre de Felipe IV está actualmente ubicada frente el Palacio Real, rodeada por los jardines de la Plaza de Oriente, con sus setos recortados, es uno de esos rincones de Madrid que merece sin duda conocer y detenerse frente a él siquiera un momento, además está rodeado de otras estatuas de mucho mérito, que si queréis visitar entrar en la página que en su día dediqué un trabajo al Palacio Real de Madrid.


 vista_nocturna_de_la_estatua_ecuestre

Vista nocturna de la plaza de Oriente, con la estatua ecuestre de Felipe IV. Al fondo, la fachada este del Palacio Real.


Datos técicos de la Estatua ecuestre de Felipe IV


Escultor: Pietro Tacca (Carrara, 1577 - Florencia, 1640)

Título: Estatua ecuestre de Felipe IV, 1640 (año de terminación)

Ubicación: Plaza de Oriente, Madrid

Material: Bronce la escultura ecuestre y los leones

Inauguración: 17 de noviembre de 1843 se instala en la Plaza de Oriente

Promotor: El rey Felipe IV

Otros datos: La obra ha tenido varios emplazamientos a través de los siglos. Estuvo también colocada en el Palacio del Buen Retiro.

Diseño: Como modelo se eligió una pintura ecuestre de Velázquez.

Cálculos técnicos: Fueron encargados a Galileo Galilei para lograr que la estatua se mantuviese en pié, solo apoyada sobre las patas traseras.

Colaboración: La cabeza del monarca. fue modelada por Juan Martínez Montañés.

Las esculturas del pedestal: Fueron realizadas por los escultores Francisco Elías y José Tomás. De José Tomás son las esculturas alegóricas del Manzanares (las fuentes) y de Francisco Elías el relieve de "Don Felipe IV imponiendo el hábito de Santiago a Velázquez". En la parte posterior del pedestal puede leerse: "REINANDO / ISABEL SEGUNDA / DE BORBON / AÑO DE / 1844"


Otra teoría sobre la estatua ecuestre de Felipe IV:


 cam01650

La reina Isabel II patrocina el desarrollo del monumento a Felipe IV (1843). Destaca la estatua ecuestre de Felipe IV, de difícil ejecución por su estabilidad, tomando el modelo pictórico de Velázquez y realizada en bronce por Pietro Tacca di Carrara (1640).

Estatua ecuestre de Felipe IV en la Plaza de Oriente de Madrid. El caballo de bronce, bajo este nombre fue comúnmente conocida la estatua ecuestre de Felipe IV, hoy ubicada en la Plaza de Oriente de Madrid, desde que en 1642 fue colocada en los jardines del Palacio del Buen Retiro.

Su artífice fue el famoso broncista florentino Pietro Tacca, escultor que años antes había realizado la escultura de Felipe III a caballo que preside la Plaza Mayor de la capital de España, aunque originalmente fue colocada en 1616 en la Casa de Campo.

El alarde compositivo de la escultura, al encontrarse el caballo encabritado por expreso deseo del conde duque de Olivares, y apoyado exclusivamente en sus dos patas traseras, hace que nos hallemos ante un proyecto único, ya que que en ninguna corte europea, hasta la fecha, se había conseguido semejante atrevimiento técnico. Su realización fue posible gracias al difícil equilibrio conseguido entre los puntos de apoyo de la estatua y la distribución de los pesos de la misma. Parece que el responsable del estudio físico-matemático del conjunto escultórico fue el gran científico Galileo Galilei.

Terminada en Florencia, tardó casi dos años en llegar a su destino. Una vez en Madrid, no gustó el retrato que había realizado el artista florentino por su escaso parecido con el rostro de Felipe IV, a pesar de que tuvo a su disposición cuadros de Rubens y un busto modelado por el escultor sevillano Juan Martínez Montañés para la realización de la escultura del soberano. Finalmente se encargó a su hijo, Ferdinando Tacca, la realización de una nueva efigie, lo que explica su menor calidad frente al resto de la obra.

Conseguido el dinero para su instalación en el palacio, mediante la venta de las frutas y verduras cultivadas en las huertas del Buen Retiro, fue colocada en el Jardín de la Reina, y allí estuvo hasta que fue llevada a su emplazamiento actual en 1844.


 posando_junto_a_la_estatua_ecuestre_de_felipe_iv_de_pietro_tacca_plaza_de_oriente_de_madrid

Posando junto a la estatua ecuestre de Felipe IV de Pietro Tacca. Plaza de Oriente de Madrid.

Para muchos la mejor estatua ecuestre del mundo. La estatua ecuestre de Felipe V está situada frente al Palacio Real, en el centro de la Plaza de Oriente. La estatua fue realizada por el escultor Tacca italiano Pietro Tacca en 1640, basándose en algunos cuadros del monarca realizados por Velázquez. La cabeza del monarca fue modelada por el escultor sevillano Juan Martínez Montañés, aunque hay otra teoria de al final la misma fuese realizada por Ferdinando Tacca, hijo del autor del bronce ecuestre. Galileo Galilei ayudó a Tacca en el diseño estructural de la estatua ecuestre, realizando los cálculos técnicos, ya que el escultor quería que ambas patas delanteras estuvieran levantadas. Existía así el peligro que la estatua se volcase, debido a las 18.000 libras de bronce que pesa. La solución dada por Galileo fue hacer la parte posterior de la escultura maciza, sólida y hueca la parte delantera. Así el peso posterior impide que la estatua se pueda caer. La solución hallada marcó escuela, siendo un referente en los escultores que precedieron a Pietro Tacca.



Enlaces interesantes


Página dedicada a la estatua ecuestre de Felipe IV: http://www.esculturaurbana.com/paginas/tacp001.htm

Cartas cruzadas de Velázquez al escultor Pietro Tacca: http://www.revistacaliban.org/revistas/2000/feb00/pag11/01.html

Ver más obras en la Wikipedia: https://commons.wikimedia.org/wiki/Category:Pietro_Tacca



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al innovador escultor italiano Pietro Tacca (1577-1640), fue discípulo de Juan de Bolonia, más conocido como Giambologna (1529-1608), Tacca es uno de los principales artistas barrocos italianos. También su hijo Ferdinando Tacca (1619-1686), siguió los pasos del padre, aunque con menor fortuna.

Pietro Tacca se forma con Giambologna de quien era ayudante. A la muerte del maestro terminó las obras que éste había dejado inconclusas, entre ellas la estatua ecuestre de Felipe III de la Plaza Mayor de Madrid, y le sucede como escultor de la corte de los Médicis, sin duda es uno de los grandes. Su escultura ecuestre de Felipe IV en la plaza de Oriente de Madrid es excepcional, lo mejor que he visto, y aún en la actualidad muchos se preguntan cómo el caballo sigue sosteniendose gallardamente solo sobre las patas traseras.



Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, artcyclopedia.com, sailko, museodelprado.es, madridhistorico.es, esculturaurbana.com, madridvillaycorte, guiarte, cvcervantes.es, flickr.com, panoramio.com, propias y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Sunday, 20 September 2015, 22:32; edited 13 times in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Tacca, Pietro 
 
Gracias J.Luis, como siempre magnífico trabajo el de este escultor, bonita obra y con fotos del protagonista.  

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Send private message Visit poster's website
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Tacca, Pietro 
 
Gracias xerbar, la verdad es que las estatuas ecuestres de Felipe III en la Plaza Mayor y la de Felipe IV en la Plaza de Oriente, siempre me han gustado e impresionado, especialmente la de Felipe IV, con el caballo en vilo, que siempre me ha conmovido por su dificultad y estabilidad, para lograr que no se caiga, debido a su aparente fragilidad en el punto de apoyo... hace tiempo me puse a investigar su autoría y mira por donde es del mismo artista, además conllevan una gran e interesante historia, espero que si alguien ve este trabajo le guste, disfrute y sepa admirar al artista italiano Pietro Tacca.


    Siempre que puedo me gusta hacerme una fotito en el escenario que me gusta, son las licencias que se suele tomar el autor.


 


Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Tacca, Pietro 
 
.


Don Felipe VI y Doña Letizia saludan desde el balcón del Palacio Real tras el acto de proclamación en las Cortes Generales



 javier_etxezarreta_efe

La estatua ecuestre de Felipe IV esculpida por Pietro Tacca, hace casi 400 años, ayer fue testigo en la madrileña Plaza de Oriente del primer día de reinado de Felipe VI.

Foto: Javier Etxezarreta / EFE
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: Pietro Tacca (1577–1640) 
 
.


Los misterios de la estatua ecuestre de Felipe IV


La estatua del monarca está siendo sometida a un complicado proceso de limpieza



 1419018093_534022_1419018523_noticia_grande

Parte superior de la estatua de Felipe IV, ahora en fase de limpieza.

De los 1.700 hitos monumentales —entre fuentes, lapidarios y grupos escultóricos— que integran el ornato público de Madrid, la escultura ecuestre de Felipe IV que se yergue en la plaza de Oriente es, sin duda, la más airosa y la que posee mayor historicidad.

Considerada por escultores, académicos y especialistas como una de las más bellas y valiosas de Europa, hoy se encuentra oculta bajo una redecilla anaranjada que la recubre y cercada por un andamio de cinco alturas. Está siendo sometida a una profunda revisión y limpieza que culminará en los próximos días, antes del fin de año, según anuncia María José Rodríguez Relaño, responsable del patrimonio monumental del Ayuntamiento de Madrid. Contemplar desde el quinto piso del andamio, que remata la instalación, el rostro del rey, ligeramente inarmónico respecto al tamaño del cuerpo y la poderosa testuz del caballo, provoca una sensación inicial de ciega potencia. Sin embargo, cuando la mirada recorre la superficie labrada por Pedro Tacca, montada primorosamente a piezas roblonadas por su hijo Ferdinando, aflora el asombro: la textura de la piel del caballo es una, mientras la del cordobán de la silla que monta Felipe IV muestra la rugosidad inconfundible del cuero, pese a ser igualmente metálica. La finura que exhalan los brocados del atavío real dialoga con las minuciosas inserciones esculpidas en la montura, mientras una ancha banda, que cruza en diagonal el pecho del monarca, se ve rematada por una greca de puntilla, que otorga al jinete un soberbio vuelo.


 1419018093_534022_1419019068_sumario_grande

Parte superior de la estatua con los andamios colocados para su limpieza.

La estatua ecuestre de Felipe IV data de 1640 y fue un regalo de Estado de los duques de Toscana al cuarto y penúltimo monarca de la dinastía de los Austria. Fue también la escultura ecuestre que reunió, para su construcción, mayor cuota de talento: inspiraron su hechura dibujos de los pintores Pedro Pablo Rubens, Diego Velázquez y Juan Martínez Montañés; realizaron su modelado, escultura y fundido, durante siete años, los escultores, padre e hijo, Pietro y Ferdinando Tacca.

Además, el científico Galileo Galilei fue quien ideó el artificio físico y matemático por el cual, tras casi cuatro siglos transcurridos desde su fábrica hasta nuestros días, perduran inmóviles y en suspensión las 18.000 libras de bronce, más de ocho toneladas que pesan jinete y caballo, mientras el animal alza sus manos en pronunciada y arriesgada corveta. Tras su llegada en barco al puerto de Cartagena meses antes de la muerte de su autor, su instalación y transformación —hubo que realizar cambios en la cabeza del rey jinete, a quien no le gustó su primera testa esculpida— alcanzó el monto de 40.000 doblones para las arcas públicas. Los responsables de la hacienda real recurrieron a la venta de hortalizas y legumbres cultivadas del Retiro para afrontar tan elevado gasto.


El monumental grupo escultórico se asienta sobre una fontana de dos bocas dotada de vasos con ribetes aconchados, cuyas esquinas custodian cuatro leones de bronce y a las que se accede por dos filas de escalones. Una peana, erigida por orden de la reina Isabel II en 1844 y labrada por Francisco Elías y José Tomás con relieves de mármol, soporta la estatua ecuestre del rey y su montura, en bronce.

El rostro impávido de Felipe IV, cuya figura muestra una bengala de respeto en su mano derecha y luce una espada de empuñadura damasquinada, recuerda a quien lo observa tan de cerca que se encuentra frente a una escultura grandiosa y algo desalmada; pero la frialdad del bronce, ahora reluciente tras una intensa limpieza que dos operarios de la empresa Fernández Molina realizan desde noviembre, se ve derretida por el brío del musculoso corcel, ceñido por cinchas que parecieran ser de cuero vivo. Asombrosamente, la rueda de la espuela de la bota de Felipe IV gira con soltura. Es tan delicada la talla del caballo que sus orejas, su cuello, sus manos y sus cuartos traseros —estos últimos macizados al completo para sostener la enorme carga del caballo y su caballero—, que incluso parecen mostrar el discurrir de la sangre por sus gruesas venas.

Precisamente sobre las patas y la cola del caballo se concentra el artificio de esta prodigiosa estatua ecuestre; ambas forman un triángulo básico de 1,60 metros de lado. La grupa del bruto se eleva a 2,10 metros y hasta 3,60 metros alcanza su escorzo extendido. Camuflado por el profuso pelamen de la cola, se esconde el soporte metálico adicional, que cumple allí la función que en la fachada de un templo cumpliría un contrafuerte.

Los cuartos traseros, macizos, del caballo de bronce, exhiben una especie de parche de un color más denso, mientras que la panza revela una oquedad semejante a la causada por un disparo y las manos están ahuecadas por instrucción de Galileo, para lograr mantener el equilibrio de tan grávido grupo escultórico. Aplicar un golpecito con la mano en los cuartos traseros del caballo muestra la densidad del bronce, mientras que aplicarlo en el vientre del caballo o en sus manos genera el sonido de una música metalizada.


 1419018093_534022_1419019328_sumario_grande

Detalle de la obra.

Para acometer la limpieza fue necesario realizar una analítica exhaustiva, la realización de una metalografía con el propósito de examinar la composición de la aleación en la que la estatua fue fundida en Florencia en la primera mitad del siglo XVII. Se ha averiguado la actual composición de la pátina metálica en, al menos, dos zonas distintas, para detectar posibles fisuras a sellar sin exceder los dos milímetros, y se determinó luego el trazo de las escorrentías, así como las dimensiones de las costras negras que intemperie, humedad, viento y aves, le causan.

Con el criterio de utilizar sistemas mecánicos en seco, el grupo escultórico en su conjunto ha sido sometido a una aspiración general con cepillado suave de la superficie. El propósito es eliminar la suciedad y el polvo depositados; a ello se ha añadido el empleo de disolventes de alta pureza, más el rechazo de los restos de antiguas películas protectoras, como ceras y resinas sintéticas. Esas están siendo las principales funciones propiamente limpiadoras, precedidas por el mentado análisis del sustrato y las películas de acabado del metal. La empresa Fernández Molina ganó el concurso para realizar la limpieza en el plazo de un mes, a partir del pasado noviembre.



 cara_oriental_de_la_escultura_de_felipe_iv_que_est_dispuesta_mirando_hacia_el_teatro_real

Cara oriental de la escultura de Felipe IV, que está dispuesta mirando hacia el Teatro Real.


Obra de genios

    - Los cálculos de la estatua fueron diseñados por Galileo Galilei.
    - El rostro del rey fue tomado de un cartón específico pintado por Diego Velázquez y de un boceto de Juan Martínez Montañés.
    - El caballo fue ideado de otro dibujo del pintor flamenco Pedro Pablo Rubens.
    - La estatua ecuestre, formada por dos grandes piezas, caballo y jinete con montura, se soporta sobre un triángulo de 1,60 metros de lado formado por las patas y la cola.
    - La grupa se alza a 2,10 metros y el equino mide 3,60.
    - Académicos, escultores, arquitectos e ingenieros la consideran como una de las estatuas ecuestres más bellas de Europa.
    - El escultor Pedro Tacca, su autor, se inspiró en su maestro Juan de Bolonia y en El Gattamelata.
    - La estatua fue exhibida en Florencia hasta 1640, cuando llegó a España vía Cartagena.
    - La entrada de pájaros por la fisura existente entre la silla y el lomo del equino estuvo a punto de causar el derribo de la escultura ecuestre.


 01_1403339769_563078_1419080825_736752

Estatua ecuestre de bronce de Felipe IV de España (1605–1665). Realizada por Pietro Tacca (1577–1640) entre 1634 y 1640. Monumento situado en la Plaza de Oriente de Madrid, fue inaugurado en 1843.


Fuente: elpais.com
Texto: Rafael Fraguas
Fotos: kike Para
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You cannot post calendar events