Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Rizi O Ricci, Juan Andrés
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje 
Mensaje Rizi O Ricci, Juan Andrés 
 
Este trabajo está dedicado al pintor Barroco madrileño Juan Ricci, conocido en España como Juan Rizi, fue un excelente pintor de origen italiano que se metió a monje en el Monasterio riojano de San Millán de Yuso. Procedía de una familia de artistas, su hermano Francisco Rizi también fue pintor, al igual que el padre Antonio Ricci, procedente de Bolonia.

Juan Andrés Ricci de Guevara (Madrid, 1600-Montecassino, 1681) Juan Ricci despuntó como pintor en el Barroco Español junto a su hermano   Francisco Ricci. Su padre, Antonio, también fue pintor, llegado desde Italia para trabajar en la decoración de El Escorial a las órdenes de Federico Zuccaro. Antonio se casó con una española y se instaló en Madrid donde nacerían Juan (1600) y  Francisco (1614), castellanizando su apellido como Rizi.

El aprendizaje del joven Juan se debió realizar con su padre, aunque parece que frecuentó asiduamente el taller de Juan Bautista Maíno. En 1627 ingresó en la orden benedictina, realizando la mayor parte de su obra para los monasterios en los que residió: Irache, Silos o San Millán de la Cogolla, entre otros. En 1662 se traslada a Roma y en 1670 a la abadía de Montecassino, donde falleció en 1681.

Su estilo realista tiene ecos de Zurbarán y Velázquez, como se puede apreciar en la Cena de San Benito. También es destacable como escritor de tratados de teología, geometría, arquitectura y pintura. Llegó a ser predicador general de su orden e incluso parece que fue propuesto para obispo.

Fray Juan Ricci también fue un importante tratadista, realizó su formulación teórica más importante en su manuscrito titulado La Pintura Sabia (agosto de 1660-octubre de 1662) como sus relaciones con otros escritos menos conocidos del autor, especialmente los depositados en la Abadía de Montecassino, donde el artista pasó sus últimos años. Además, el estudio de estos manuscritos revela el interés de Ricci por el Templo de Salomón y presenta una buena serie de dibujos inéditos de su intento de reconstrucción.

Espero que la recopilación que he conseguido de este pintor español de origen italiano os guste.






Resumen Biográfico


Juan Ricci - Fray Juan Andrés Ricci de Guevara, también conocido en España por Juan Rizi (Madrid, 1600-Montecassino, 1681) fue un monje benedictino, pintor y tratadista barroco español.

Su padre Antonio Ricci era un pintor boloñes italiano llegado a España para trabajar en la decoración del Monasterio de El Escorial, bajo las órdenes de Federico Zuccaro. Antonio contrajo matrimonio con la española Catalina de Chaves y se instaló en Madrid, castellanizando su apellido como Rizi. En Madrid nacerían Juan Ricci y en 1614 su hermano Francisco, quien también sería pintor.

Juan probablemente inició su aprendizaje como pintor con su padre, aunque se ha dicho que frecuentó el taller de Juan Bautista Maíno, lo que desmiente su obra, de un tenebrismo estricto aplicado con pincelada ligera que, en ocasiones, parece dejar las obras inacabadas.

Nada se sabe de sus primeros años excepto que con dieciséis años, dando ya muestras de su piedad, escribió un pequeño tratado sobre la Concepción de María. El 7 de diciembre de 1627 ingresó en la orden benedictina en el Monasterio de Montserrat, donde profesó un año después. Hizo sus estudios eclesiásticos en el Monasterio de Irache, y en el Colegio de San Vicente, en Salamanca. Antonio Palomino cuenta que al no tener el tercio de la pensión anual de 100 ducados necesario para ser aceptado en el Colegio de Salamanca, pintó un Crucifijo en dos días por el que le dieron más del dinero necesario para ser admitido.

Hacia 1637, establecido de nuevo en Montserrat, se le cita pintando la capilla de San Bernardo de ese monasterio. De carácter enérgico, debió salir de Montserrat en 1640, algo antes de que en febrero de 1641 lo hicieran los restantes monjes castellanos.[2] Siempre mostró cariño por su antigua abadía y firmaba sus obras como "hijo de Montserrat". Tras la llegada a Madrid de los monjes de Montserrat él mismo se trasladó a la corte para ser maestro del príncipe Baltasar Carlos. No dudó en oponerse al nombramiento por el rey del abad del monasterio de Montserrat de Madrid, por ser contrario a la constituciones de la orden, sin que le importase perder el puesto palaciego, lo que determinaría su inmedita salida de Madrid, donde para el monasterio de San Martín pintó una serie de obras dedicada a la Vida de San Benito, que fue colocada en el claustro, y el Castillo de Emaús para el refectorio. Dispersa tras la desamortización, parece probable que a ella perteneciesen las dos escenas de la vida de San Benito conservadas en la actual parroquia de San Martín de Madrid (San Benito y el bárbaro Galla, San Benito y el milagro de la hoz), con La cena de San Benito y San Benito y los ídolos del Museo del Prado. La misma procedencia, aunque por su tamaño no pudiese figurar en el claustro, podría tener la gran Misa de San Benito de la Academia de San Fernando, su obra más ambiciosa.


 15san_mill_n_en_la_batalla_de_hacinas_retablo_mayor_del_monasterio_de_san_mill_n_de_yuso

San Millán en la Batalla de Hacinas. Retablo mayor del Monasterio de San Millán de Yuso. Obra de Fray Juan Ricci

El 1 de febrero de 1642 fue nombrado confesor del Monasterio de Santo Domingo de Silos, donde se conservan dos pinturas de la vida de Santo Domingo, restos de una serie mayor. Tras un incidente con el boticario del pueblo fue enviado al priorato de San Frutos en Duratón. En 1645 estaba de nuevo en Silos, de donde fue llamado por el Abad de San Juan de Burgos para pintar una serie de cuadros para el claustro, una Sagrada Familia, diversos episodios de la Vida de la Virgen, el Bautismo del Señor, San Juan en la cárcel y una Degollación de San Juan, obras todas ellas perdidas. Entre 1649 y 1653 pasó unos meses en elMonasterio de San Pedro de Cardeña, donde pintó un cuadro no conservado del Cid por encargo de su abad Juan Agüero, volviendo luego a Silos.

Hacia 1653 era abad de Medina del Campo, cargo que desempeñaría por un breve espacio de tiempo, pues el mismo año fue llamado a terminar las pinturas del claustro alto de San Millán de la Cogolla. Aquí pintó también el retablo mayor del Monasterio de San Millán de Yuso, representando a San Millán a caballo en la Batalla de Hacinas, socorriendo a los cristianos, y las restantes pinturas del mismo, así como las correspondientes a los retablos de San Benito y San Miguel Florentino y de las Órdenes militares y una serie de retratos imaginarios de reyes protectores del monasterio, conservados in situ. Entre 1656 y 1659 volvió a San Juan de Burgos, donde se encargó de pintar seis cuadros de santos para el trascoro de la Catedral de Burgos, considerados entre lo más característico de su producción, y algunos otros perdidos para el monasterio de Sopetrán.


 16iglesia_de_san_millan

Altar mayor del monasterio de Yuso, obra de Juan Andrés Rizi

Aunque el grueso de su producción está constituido por las series de escenas religiosas, principalmente relacionadas con santos de la orden benedictina, fue también un estimable retratista, apreciándose en este orden la influencia de Velázquez, como se pone de manifiesto en el retrato de Don Tiburcio de Redín y Cruzat del Museo del Prado y en el de Fray Alonso de San Vítores del Museo de Burgos, compuesto con una exquisita gama de colores tostados y cálidos.

En 1662 se trasladó a Roma y años después a la abadía de Montecassino, donde falleció en 1681. El traslado a Roma, según contó el mismo en su autobiografía, lo realizó «para ver si podía hacer definir el misterio de la Inmaculada Concepción».[4] Palomino cuenta que admirado el Papa por dos apostolados que hizo en Italia le concedió muchas honras, afirmándose que se le habría llegado a ofrecer un obispado, pero nada de lo que hubiese podido pintar en Italia se ha conservado.

Escribió allí varias obras de teología, geometría, arquitectura y pintura, que se conservan en los archivos de la Abadía de Montecassino, todos ellos acompañados de hermosos dibujos a pluma; tres de ellos son Comentarios sobre la Sagrada Escritura, que abarcan desde el Génesis hasta el Eclesiástico, dos tratan sobre teología dogmática y moral.


Tratado de la Pintura Sabia

Manuscrito autógrafo de Fray Juan Andrés Ricci. Fue escrito por Rizi por encargo de Teresa Sarmiento de la Cerda, Duquesa de Béjar, a quien había impartido clases de dibujo y pintura en fecha indeterminada. Contiene un Epítome de Geometría, un breve tratado de perspectiva y arquitectura y otro inconcluso de anatomía. Intercala dibujos con el texto, así como una explicación en las láminas de anatomía. Incluye siempre un pequeño glosario de las palabras que emplea en el texto. Emplea el griego. hebreo, francés, italiano, alemán, además de español.


 10pintura_sabia_lam_w01

Portada de Pintura Sabia, manuscrito conservado en la Biblioteca de la Fundación Lázaro Galdiano.



Algunas obras


 iglesia_de_san_millan

San Millán en la batalla de Hacinas. Autor: Fray Juan Rizi. Fecha: 1653-56. Óleo sobre lienzo. Monasterio de San Millán de la Cogolla. Fray Ambrosio Gómez era el abad del monasterio de San Millán de la Cogolla cuando fray Juan Rizi llegó a esta abadía en 1653. El nuevo abad fue el promotor de la decoración de la iglesia, especialmente el gran retablo que reivindica para san Millán el patronazgo de España por sus ayudas en la Reconquista. El retablo está presidido por el lienzo de San Millán en la batalla de Hacinas, una obra concebida con un impetuoso movimiento y un brillante colorido.


 iglesia_de_san_millan3

Altar mayor del monasterio de Yuso (detalle), obra de Juan Ricci. La rioja. Patrimonio de la Humanidad


 1la_cena_de_san_benito_madrid_museo_del_prado_la_iluminaci_n_de_la_escena_con_luz_artificial_evidencia_el_apego_de_ricci_por_las_f_rmulas_tenebristas_que_sigui_cultivando_en_fechas_avanzadas

La cena de San Benito. Autor: Fray Juan Ricci, h. 1630, óleo sobre lienzo, 185 x 216 cm. Museo del Prado, Madrid. La iluminación de la escena, con luz artificial, evidencia el apego de Juan Ricci por las fórmulas tenebristas que siguió cultivando en fechas avanzadas.

Fray Juan Rizi profesa en la Orden de San Benito ya a edad adulta y se dedica especialmente a pintar historias benedictinas para los monasterios de su Orden en los que habitó. En estos trabajos el pintor presenta una técnica vigorosa y suelta, interesándose por los efectos de luz, consiguiendo el sobrenombre del Zurbarán castellano. La Cena de san Benito es un buen ejemplo de este tipo de trabajos.


 4fray_alonso_de_san_v_tores_leo_sobre_lienzo_210_x_169_cm_museo_de_burgos

Fray Alonso de San Vítores. Autor: Fray Juan Ricci. Óleo sobre lienzo. 210 x 158 cm. Museo de Burgos. Entre los años 1656-59 fray Juan Rizi se encuentra trabajando en Burgos, conservándose todavía un buen número de obras salidas de su mano en la ciudad. En Burgos contó con la protección del obispo de Orense, Almería y Zamora, fray Alonso de San Vítores, del que realizó uno de los mejores retratos del siglo XVII y, sin duda, una de las mejores obras de Rizi. La elegante pose del retratado recuerda la tradición de los retratos papales, sobre todo del Inocencio X de Velázquez, mientras su mirada consigue transmitirnos la penetración psicológica del prelado mientras que en el fondo se muestra una magnífica vista contemporánea de la ciudad de Burgos, con su castillo al fondo.


 2juan_rizi

San Benito bendiciendo un pan. Autor: Fray Juan Ricci. Lienzo. 168 x 148 cm. Museo del Prado. Madrid. Juan Rizi será el encargado de realizar los lienzos para el altar mayor y los laterales de la iglesia del Monasterio de San Millán de la Cogolla, conteniendo escenas de la vida de san Benito. En esta ocasión nos encontramos al santo fundador de la Orden Benedictina sentado, bendiciendo un pan que le es entregado por un monje arrodillado, escena que es contemplada por un caballero en la zona derecha de la composición. Rizi presenta una técnica suelta y vigorosa, interesándose por los efectos violentos de luz.


 11tiburcio_de_red_n_y_cruzat

Tiburcio de Redín y Cruzat. 1635. Óleo sobre lienzo, 203  x 124 cm. Museo del Prado. Obra de Fray Juan Andrés Rizi. El retratado nació en Pamplona en 1597, de familia noble, y dirigió sus pasos hacia la carrera militar, llegando a ser Maestre de Campo de infantería. En 1637 dejó las armas para tomar los hábitos y se hizo capuchino, adoptando el nombre de fray Francisco de Pamplona. Pero no abandonó la energía y el carácter emprendedor que le había distinguido en el campo de batalla y dirigió sus esfuerzos a la evangelización de los indígenas americanos. Murió en Venezuela en 1651. El retrato se atribuye a fray Juan Rizzi por razones estilísticas y en él su autor acierta a transmitir una imagen muy verídica e imponente, no sólo del modelo en concreto sino también del militar español de su época.


 7juan_rizi_misa_de_san_benito

La misa de San Benito, Madrid, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Por su tamaño (281 x 212 cm.), la riqueza de color y la monumentalidad de sus figuras este cuadro procedente del monasterio de San Martín está considerado como el más ambicioso en la producción de Ricci.

Al profesar en la Orden de San Benito, Rizi se dedicará a pintar escenas destinadas a la decoración de los monasterios en los que habitó, convirtiéndose en un auténtico especialista a la hora de representar a san Benito. En esta ocasión, encontramos al santo en el centro de la composición, vestido con una elegante casulla, en el momento de bendecir la hostia, representado el milagro de la transubstanciación que era negado por los protestantes. De esta manera, Rizi se vincula al movimiento contrarreformista cuya iconografía estaba generando importantes novedades. El contraste entre tonalidades oscuras y blancas es una de las características de la composición al igual que el naturalismo con el que se tratan los rostros y la minuciosidad y delicadeza de los detalles, especialmente las indumentarias.


 cristo_y_su_madre_visitando_a_santo_domingo_de_silos

Cristo y su madre visitando a santo Domingo de Silos. Autor: Fray Juan Rizi. 1653. Óleo sobre lienzo. Monasterio de San Millán de la Cogolla. Fray Juan Rizi se opuso a la designación real para el nombramiento como prior de Montserrat en Madrid, lo que le impidió tomar posesión del cargo como maestro de dibujo del príncipe Baltasar Carlos. Todo ello motivó la salida del pintor de la Corte, peregrinando por varios monasterios de la Orden Benedictina a la que pertenecía, entre ellos los de Silos y San Millán de la Cogolla. Para estas congregaciones realizará numerosas obras como ésta que contemplamos, pintada para el Monasterio de la Cogolla, institución que conserva más de 22 lienzos del pintor. El maestro abandona el naturalismo de obras anteriores para acercarse a la pintura de Maino, incluso interesándose por los trabajos de El Greco, como apreciamos en las tonalidades empleadas y la mayor dosis de idealización de las figuras, especialmente las celestiales. Sin embargo, no pierde su interés por los detalles, tal y como observamos en las calidades de las telas, recordando a Zurbarán.


 8ricci_xi

La exaltación de la Inmaculada Concepción y el orden salomónico, dos de las constantes preocupaciones de fray Juan Ricci, se funden en este dibujo del tratado de Pintura Sabia, manuscrito conservado en la Biblioteca de la Fundación Lázaro Galdiano.


 3la_virgen_de_montserrat_hacia_1645_barnard_castle_bowes_museum

La Virgen de Montserrat, hacia 1645, Barnard Castle, Bowes Museum.


 13san_benito_bendiciendo_a_san_mauro

San Benito bendiciendo a San Mauro. Óleo sobre lienzo, 188 x 166 cm. Museo del Prado. Obra de Fray Juan Andrés Rizi


 12juan_rizi_misa_de_san_benito_1

La misa de san Benito. XVII. Óleo sobre lienzo. Medidas: 281 x 212 cm. Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando. Madrid. Obra de Fray Juan Andrés Ricci


 5san_mill_n_en_la_batalla_de_simancas_tabla_central_del_retablo_mayor_de_la_iglesia_del_monasterio_de_san_mill_n_de_yuso

San Millán en la batalla de Simancas, tabla central del retablo mayor de la iglesia del Monasterio de San Millán de Yuso. El motivo representado, la legendaria intervención del santo en socorro del ejército castellano del conde Fernán González, recogía un hecho clave en la historia del cenobio, pues en él fundaban los monjes benedictinos los llamados Votos de san Millán.


 17don_sancho_el_mayor_monasterio_de_san_mill_n_de_yuso_la_rioja

Don Sancho el Mayor. Monasterio de San Millán de Yuso. La Rioja


 6fern_n_gonz_lez_monasterio_de_san_mill_n_de_yuso_inscripci_n

Fernan González, Señor de Castilla. Salón de los Reyes del Monasterio de Yuso. San Millán de la Cogolla, La Rioja. Inscripción: «EL CO[N]DE FERNAN GO[N]ZALEZ SEÑOR DE / CASTILLA CO[N]CEDIO LOS VOTOS A N. P. S. MILLA[N]».


 14cuadroriccip

La visión emblemática de San Millán en la Pintura de Fray Juan Rizi: http://www.vallenajerilla.com/berce...juandericci.htm



Su padre

Antonio Ricci (n. en Ancona, c. 1565 - f. en Madrid, c. 1635), pintor barroco italiano establecido en Madrid, donde desarrolló toda su obra pictórica conocida.

Natural de Ancona, trabajó en España, adonde llegó joven, en 1585, para trabajar en la decoración del Monasterio de El Escorial, bajo las órdenes de Federico Zuccaro. A los seis meses fue despedido con todos sus compañeros, pero no retornó a Italia, contrayendo matrimonio (1588) con Gabriela de Chaves o de Guevara, estableciéndose en Madrid y castellanizando su apellido como Rizi.

En Madrid nacerían sus once hijos, entre ellos Juan Ricci en 1600 y Francisco Ricci en 1614, quienes también serían pintores. De su trabajo como pintor poco se ha conservado, aunque son abundantes las noticias que indican la existencia de un taller activo, trabajando desde Madrid para el patriarca Juan de Ribera. Su hijo Francisco destaca su labor como retratista, habiendo sido pintor de Felipe IV príncipe, y entre las escasas obras que de él quedan destacan precisamente los retratos de los duques de Ciriza y el de Sor Margarita de la Cruz, hija del emperador Maximiliano II en el Monasterio de las Descalzas Reales, pero también se conserva una Magdalena penitente firmada y consta que no desdeñó labores menores, como la pintura de setenta y dos planchitas con ángeles para un relicario.

En Madrid se mantuvo en contacto con el círculo de artistas e intelectuales italianos residentes en la corte, como Vicente Carducho, participando en 1603 en los intentos de creación de la Academia de San Lucas de Madrid, de la que fue nombrado representante con Patricio Cajés, Luis de Carvajal y Francisco López. Compaginando esta actividad, hacia 1616 fue nombrado visitador general de la limpieza y empedrado de Madrid, y en 1631 escribió una carta a don Alonso de Villegas informándole de experimetos alquímicos que estaba realizando.

En 1633 sufre una bancarrota y dos años más tarde muere su mujer en la cárcel, donde está ingresada por deudas. No se la cita como viuda, por lo que es posible que Antonio, del que no vuelve a haber noticias, todavía viviese en esa fecha.


 30retrato_de_juan_de_ciriza_firmado_antonius_rizzi_fa_anno_1617_convento_de_las_agustinas_recoletas_de_pamplona

Antonio Ricci - Retrato de Juan de Ciriza, firmado «Antonius Rizzi Fa. Anno 1617», convento de las Agustinas recoletas de Pamplona.


 0salus_populi_romani

Antonio Ricci - Salus Populi Romani. 1592. Colegio de Corpus Christi. Valencia.



Enlaces interesantes


Juan Rizi en la Wikipedia

Juan Rizi en el Museo del Prado

Web oficial del Monasterio de San Millán de Yuso



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al pintor Barroco madrileño Juan Ricci, conocido en España como Juan Rizi, fue un excelente pintor de origen italiano que se metió a monje en el Monasterio riojano de San Millán de Yuso. Procedía de una familia de artistas, su hermano Francisco Rizi también fue pintor, al igual que el padre Antonio Ricci, procedente de Bolonia.


Fuentes y agradecimientos: museodelprado.es, arthistoria.com, pintura.aut.org, es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, fuenteelsazdejarama, lib-art, picasa.com, elmundo.es, viendomadrid.com, imagenessagradas.blogspot.com.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario