Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Ricci, Francisco
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Ricci, Francisco 
 
Este trabajo está dedicado al pintor español Francisco Ricci o Rizi que así se le conocía en España. Fue uno de los atistas más destacados en su tiempo y desarrolló la maravillosa escuela madrileña del Barroco Español, trabajando especialmente en las decoraciones de las iglesias de la corte y la escenografía del teatro del Buen Retiro, del que fue director.

Francisco Ricci (Madrid 1614 - El Escorial, Madrid 1685) hijo de Antonio Ricci y hermano de Fray Juan Ricci, Francisco Ricci -castellanizado, Rizi- ambos nacidos en Madrid, de familia italiana, concretamente de la región de Bolonia.

Francisco Rizi, además de su padre, aprendió el oficio con Vicente Carducho, trabajando para la casa real desde 1639. Junto a Carreño de Miranda y Francisco Camilo. Fue contratado con frecuencia para pintar al fresco en iglesias y monasterios madrileños, puesto que los artistas españoles apenas dominaban la técnica y los encargos de este tipo solían adjudicarse a pintores italianos. En este sentido, Rizi aprendió la técnica con Mittelli y Colonna, dos fresquistas italianos que trabajaron para la corte madrileña por recomendación de Velázquez. Así pues, la mayor parte del trabajo de Rizi se enmarca dentro de esta técnica, habiendo sido contratado incluso para la decoración con mitologías del Salón de los Espejos en el Palacio del Buen Retiro. Estas pinturas le valieron el prestigioso título de "Pintor del Rey", al que aspiraban todos los pintores venidos a Madrid.

Sus cuadros de altar destacan por su monumentalidad -Inmaculada o Anunciación-. Aparte de la pintura religiosa que era la más demandada en el momento, trabajó en ocasiones como retratista y en cuadros históricos, siendo su obra más famosa es el Auto de Fe en la Plaza Mayor de Madrid.

Su habilidad técnica y su imaginación a la hora de componer escenas le permiten recurrir raramente a los modelos de otros pintores, como era habitual entre los artistas españoles. Sus primeras obras siguen modelos renacentistas, con composiciones simples basadas en esquemas geométricos, tratando de respetar ciertas reglas de simetría. Más adelante, su estilo evolucionó hacia una mayor complejidad de las composiciones, introduciendo rompimientos de glorias y arquitecturas fingidas en los frescos para iglesias, como el de la Capilla del Milagro.

Espero que la recopilación que he conseguido de este pintor español de origen italiano os guste.






Resumen Biográfico


Francisco Rizi o Francisco Ricci de Guevara (Madrid, 1614 – El Escorial, 1685) fue un pintor barroco español, hijo de Antonio Ricci, pintor italiano llegado a España para trabajar en la decoración del monasterio de El Escorial bajo las órdenes de Federico Zuccaro, y hermano del también pintor fray Juan Ricci. En España todos ellos castellanizaron el apellido, llamándose Rizi.

Fue aprendiz de Vicente Carducho, y según Antonio Palomino de los más destacados, aprendizaje que se refleja en algunas de sus primeras obras aunque muy pronto se distanciará del maestro por su fuerte sentido del dinamismo y la expresividad gestual, rasgos que serán notas características de la llamada escuela madrileña, de la que él sería uno de los principales representantes, habiendo sido, además, maestro de destacados pintores de la misma escuela, como Claudio Coello, José Antolínez o Juan Antonio Frías y Escalante. Pintor de extraordinaria fecundidad y facilidad para la invención, según cuenta Palomino nunca rectificaba una obra, porque, decía, «sería nunca acabar» además de que «tanto importaba saber pintar, como el saber ganar de comer».


theannunciationca1640by La Anunciación, ca. 1640, obra de Francisco Rizi de Guevara



Vida y obra

Debido probablemente a la influencia de su maestro Vicente Carducho, Francisco Rizi tuvo una temprana oportunidad de trabajar para la Corte en la decoración del salón dorado, también llamado de las comedias (1639), pero su principal ocupación, casi a lo largo de toda su carrera y desde luego en los primeros años, serán las grandes pinturas de altar, con una producción ingente, en la que demostrará su sentido de lo decorativo y espectacular. De 1646 es el San Andrés del Museo Nacional del Prado, en el que conjuga el sentido del orden aprendido de su maestro, en la monumental figura del santo ocupando el primer plano, y ese nuevo sentido del movimiento y la vibración del color que se advierte en las lejanías, donde se desarrolla el martirio. Semejantes características se encuentran en la gran tela de altar de la Virgen en Gloria con San Felipe y San Francisco, pintado en 1650 para los Capuchinos de El Pardo y conservado in situ. Un año después pinta para el convento de los Capuchinos de la Paciencia el Expolio de Cristo (Museo nacional del Prado, depósito en la Catedral de la Almudena), una de sus obras más ambiciosas y monumentales, en la que triunfa ya plenamente el decorativismo de raíz rubeniana, junto con una Inmaculada de agitada composición, conservada en el Museo del Prado, y el lienzo de los Agravios supuestamente infligidos por unos criptojudíos a un crucifijo, suceso que tuvo amplias repercusiones en Madrid y estuvo en el origen de la construcción del convento.


martiriode0sanginssiglo

Martirio de San Ginés. Retablo del altar mayor. Iglesia de San Ginés. Madrid. Autor: Francisco Rizi

Su prestigio en este terreno le valdrá ser nombrado pintor oficial de la Catedral de Toledo en 1653, encargándose de la decoración del ochavo o relicario, iniciando allí una colaboración con Juan Carreño de Miranda que se mantendrá en años posteriores. Al mismo tiempo progresa en la Corte: en 1649 comienza su colaboración en las tramoyas para las representaciones teatrales del Buen Retiro, de las que llegará a ser director, siendo, como dice Palomino, grandísimo arquitecto y perspectivo. En 1655 es nombrado pintor del rey. En 1659, junto con Carreño y bajo la supervisión de Velázquez, trabaja en la decoración del Salón de los Espejos del Alcázar, donde entra en contacto con el sistema de la quadratura y las arquitecturas fingidas de los fresquistas italianos Agostino Mitelli y Angelo Michele Colonna. Su aprovechamiento en este orden de pintura se pondrá inmediatamente de manifiesto en la decoración de roleos, guirnaldas y paños sostenidos por angelotes de la cúpula y pechinas de la iglesia del convento de San Plácido; poco más tarde, en colaboración de nuevo con Carreño, pintará del mismo modo las bóvedas del camarín de Atocha 1663, las de la iglesia de Santo Tomás y la cúpula oval de la iglesia del hospital de San Antonio de los Alemanes, sólo esta última conservada.


rizifranciscoaltarpiece Retablo de San Pedro. Iglesia de Fuente el Saz de Jarama. Madrid

Entre tanto Francisco Rizi prosigue trabajando en grandes retablos: en 1655 pinta el de la iglesia parroquial de Fuente el Saz del Jarama (Madrid), íntegramente conservado, ocupado en su calle central por un gran lienzo del Martirio de San Pedro con pincelada libre de rico colorido y brioso dinamismo, en el que se pone de manifiesto su conocimiento de la pintura de Rubens junto con influencias de Veronés y Tintoretto. De 1658 son sus primeros trabajos para la Compañía de Jesús, nunca interrumpidos, encargándose de los retablos colaterales de la iglesia del Colegio Imperial, de los que únicamente se conserva el dedicado a San Francisco de Borja, en el que se vuelven a poner de manifiesto las citadas influencias. Algunos retablos más, desaparecidos o mudados de lugar, son mencionados por Palomino, acreditándose con ello la fecundidad del pintor, como el Santiago a caballo que ocupaba el altar de la parroquial de su advocación en Madrid, el de la iglesia de San Ginés, retocado por José Jiménez Donoso, del que sólo se conserva un boceto en la propia iglesia, o el de la prisión de San Pedro de la Villa de Vallecas y los dos de grandes lienzos de la vida de San Isidro Labrador para la capilla de San Isidro en San Andrés, absurdamente destruidos en 1936.


franciscorizisvirginand La Virgen con el niño, San Felipe y San Francisco de Francisco Rizi

Tras el nombramiento de Carreño Miranda como pintor de Cámara, postergado y dolido, Francisco Rizi se distancia de la Corte, pero no decaerá el volumen de su trabajo, que ahora se centra en la catedral de Toledo, multiplicando los trabajos para fuera de Madrid (Ávila, retablo del convento de San José, Plasencia, retablos de las Capuchinas). En 1678 recibe el encargo de decorar al temple y al fresco la capilla del Milagro del Monasterio de las Descalzas Reales, fundada por don Juan José de Austria, según se dice, para hacerse perdonar por el fruto de sus amores con la hija del pintor José de Ribera. Compuesta por dos estancias la capilla está ricamente decorada con falsas perspectivas, arquitecturas fingidas y abundancia de guirnaldas, flores y frutas, combinadas con elementos figurativos, significando el triunfo definitivo de las decoraciones ilusionistas.

Casi al final de su carrera recibe el encargo del Consejo de la Inquisición de dejar constancia documental del solemne Auto de Fe celebrado en la Plaza Mayor de Madrid en 1683 (Museo Nacional del Prado), lienzo de enorme valor testimonial. Y, a la vez que continua trabajando para los jesuitas (según Palomino la última obra que acabó fue un San Francisco de Borja para el ático del retablo de la Casa Profesa), recupera el favor real, siéndole encomendado el lienzo de la Sagrada Forma para la sacristía del Monasterio de El Escorial, según Palomino construida por trazas suyas, lienzo que no pudo terminar al sorprenderle allí la muerte en agosto de 1685, dejándolo sólo en bosquejo más tarde concluido por Claudio Coello.




Algunas obras



autodefeenlaplazamayord

Auto de Fe en la Plaza Mayor de Madrid. Autor: Francisco Rizi. 1683. Oleo sobre lienzo. 277 x 438 cm. Museo del Prado. Madrid. El Auto de Fe de 1680 fue uno de los pocos encargos recibidos de la Corona al final de su vida, a pesar de haber sido pintor del rey. Resulta una verdadera ilustración gráfica y un documento ceremonial de aquella luctuosa conmemoración celebrada el 30 de junio de 1680 en la Plaza Mayor de Madrid con la asistencia del rey Carlos II y de su esposa, María Luisa de Orleáns, y en la que se observa a Francisco Rizi salir airoso en un estilo que no es el suyo, el de cronista minucioso de tradición flamenca, más ilustrador que artista.
Pocos días antes se levantó un gran escenario de madera, en el ángulo comprendido entre la esquina de la calle de Toledo y la calle Nueva. Se accedía a él por dos escaleras. En el centro se hicieron tres corredores. El primero servía para pasar la procesión de los reos por delante de los reyes.
En el segundo se colocó un tarimón con dos jaulas y portezuelas, en las que los reos oyeron sus causas y sentencias. Frente a estas jaulas se instalaron dos cátedras, desde las que diez religiosos dominicos y jerónimos leían por turnos las acusaciones y las penas.
Entre las cátedras y las jaulas se situaron bancos para secretarios y abogados y, delante de ellos, dos bufetillos con sendas arquillas que contenían los documentos del juicio. El tercer corredor coronaba la parte exterior del teatro, y en el se instalaron gradas para las familias de los inquisidores.
A la izquierda del teatro se dispuso el altar, con una cruz verde cubierta por un velo negro. Cerca se situó el estandarte procesional, todo ello rodeado de doce candelabros de plata. Muy próximo estaba el púlpito del predicador.
Cerraba el lado izquierdo una grada, donde se sentaban los miembros del Consejo de la Inquisición y los demás Consejos. En lo alto se colocó el solio y dosel del Inquisidor general. Dos escaleras daban acceso a un cuarto interior, donde las personalidades podían tomar un refrigerio.
Enfrente de estas gradas se construyó otro graderío, donde se situaron los reos, los religiosos que los asistían y los familiares del Santo Oficio que los custodiaban. En un banco cercano estaban sentados los alcaides, y en otro, detrás, los tenientes de la Villa de Madrid.
Una puerta bajo las gradas daba acceso a ocho apartamentos, utilizados como cárceles, asistencia a los reos en caso de desmayo y lugares de audiencia o descanso.
Para protegerse del sol fueron dispuestos unos toldos. Junto al tablado se formó una plaza, donde se colocaron los soldados de la fe y los acompañantes de los asistentes al acto.
Los reyes se situaron en un balcón, en el número 29 del primer piso de ese lateral de la Plaza Mayor. Se doró el balcón real y se derribaron algunos tabiques para comunicar el cuarto del rey con los balcones de las damas de palacio. Los demás balcones estaban ocupados por nobles y eclesiásticos, estando más cercanos al rey los de mayor alcurnia.



autodefepintadoporfranc

«Auto de Fe», pintado por Francisco Rizi o Ricci -en italiano- en 1683. Escena en la Plaza Mayor de Madrid en 30 de junio de 1680, durante la Inquisición española.






3familiadeherejesazotan

Familia de herejes azotando un crucifijo. Autor: Francisco Rizi. Fecha: 1647-51. Óleo sobre lienzo. 207 x 230 cm. Museo del Prado. La temática herética que protagoniza este lienzo de Rizi no es muy habitual en la pintura barroca española. Estaba destinado, junto con otras tres obras más de diferentes autores, a la capilla del Cristo de la Paciencia del convento de los Capuchinos de Madrid, narrando un hecho ocurrido en la capital hacia 1630 que dio lugar a la construcción del templo. En la calle de las Infantas vivía una familia de judaizantes que tenían colocado en el salón un crucifijo de casi medio metro para hacer ostentación de su falsa fe cristiana. Las noches de los miércoles y viernes se reunía en ese lugar un grupo de unos 20 judaizantes que torturaban la imagen, obrándose un milagro ya que Cristo se quejó de su martirio, llegando a brotar sangre. Los herejes terminaron destruyendo el crucifijo, quemándolo y golpeándolo con un hacha. Uno de los hijos de la familia confesó el suceso a la Inquisición, incoando ésta un proceso y castigando al grupo a la hoguera. En esta escena, Rizi nos muestra al crucifijo cabeza abajo, izado de una cuerda por una figura que se sitúa al fondo, rodeado de los judaizantes en actitudes diversas, transmitiendo a la perfección la tensión del momento. La escasa luz que ilumina el interior donde se desarrolla la escena procede de la izquierda, aparentemente de una puerta abierta que se presenta al fondo. Todas las figuras se recortan sobre la pared, creando un conjunto de intenso dramatismo a través de los gestos y las expresiones de los personajes. Las tonalidades oscuras empleadas recuerdan a la escuela naturalista mientras que la pincelada rápida y suelta es deudora de la escuela veneciana y de Rubens.



3ungeneraldeartillera16

Un general de Artillería. Autor: Francisco Rizi. 1650-1660. Oleo sobre lienzo. 202 x 135 cm. Museo del Prado. Madrid. Desconocemos la identidad de este personaje que Rizi ha retratado de manera espectacular. Se especula con la posibilidad de que se trate de don Luis Méndez de Haro, VI marqués del Carpio, sobrino del conde-duque de Olivares y valido de Felipe IV. Sin embargo, este importante personaje no estuvo vinculado con la orden de Calatrava que la figura exhibe en su pecho. El personaje aparece ante un fondo de paisaje, junto a un cañón y portando el bastón de mando de los generales españoles. Viste capote, valona y botas de montar, sujetando en su mano izquierda el sombrero de plumas. Lo más importante resulta el expresivo rostro del hombre, cuyos inteligentes ojos se dirigen hacia el espectador. Rizi muestra en este retrato su admiración por la escuela flamenca, en especial Van Dyck, resultando una obra de elegancia y perfección reseñables, que la hacen más valiosa al no contar con numerosos retratos de este artista. Su estilo fluido y vaporoso también se aprecia en sus obras religiosas como la Santa Agueda.



2anunciacinoleosobrelie

Anunciación. Autor: Francisco Rizi. 1660 h. Óleo sobre lienzo. 122 x 96 cm. Museo del Prado. Madrid. Francisco Rizi de Guevara es hermano de Fray Juan Rizi, autor de la Misa de San Benito. Como su hermano, trabajó en la segunda mitad del siglo XVII, dentro del Barroco Madrileño. Su estilo inicial es el que plasma en esta bonita Anunciación de aproximadamente el año 1660. Rizi trabaja en estos primeros momentos dentro de unos esquemas compositivos muy estables y simétricos, para evolucionar en su obra posterior hacia estructuras diagonales más dinámicas. En el lienzo de contemplamos, el centro de la escena ha quedado vacío y provoca una sensación de amplitud y separación entre María y el ángel. La Virgen se recoge con timidez hacia su oratorio al tiempo que inclina la cabeza en signo de aceptación. El ángel baja del cielo sobre un nube, con las vestiduras agitadas al viento, y la saluda con la mano en alto, al tiempo que ofrece una vara de azucenas, el símbolo de la virginidad de la joven. El tono barroco de la escena se puede apreciar en la variedad cromática empleada, con riquísimos tonos azules y rojos, combinados con los sutiles verdes del paisaje. Los movimientos de los dos personajes se contraponen y crean una tensión que traduce lo trascendental del episodio.



3santaagueda16801685ole

Santa Agueda. Autor: Francisco Rizi.  1680-1685. Óleo sobre lienzo. 184 x 108 cm. Museo del Prado. Madrid. Santa Agueda es una virgen siciliana que no se plegó a los deseos del prefecto romano de la región, Quintiliano, ni realizó sacrificios a los dioses paganos por lo que fue martirizada, consistiendo su tortura en arrancar sus senos con grandes tenazas. Trasladada a una celda donde fue curada por el propio san Pedro, posteriormente falleció quemada por carbones ardientes en el interior de la prisión. La bella mártir aparece en primer plano, elevando su mirada hacia el cielo para contemplar como el angelito procede a coronarla. Viste elegantes y pesados ropajes que indican su elevada clase social y muestra un pecho mientras que con su mano derecha se oculta el otro, símbolos ambos de su martirio. Su mano izquierda porta la palma de mártir y se apoya en una mesa. Al fondo, en un iluminado paisaje, apreciamos como un sayón está procediendo a arrancar sus senos en presencia de varias personas. El estilo vaporoso de Rizi indica su relación con las pinturas de Van Dyck y Rubens que existían en la corte madrileña. Emplea una pincelada rápida y abocetada, especialmente en el pasaje del martirio, y una iluminación uniforme que evita contrastes y provoca un sensacional efecto atmosférico. Los colores son brillantes y ricos, característicos de la escuela flamenca. Desgraciadamente, durante su depósito en la Diputación de Guipúzcoa sufrió un incendio en 1885, provocando un ligero oscurecimiento que no limita la belleza de la imagen.



lavirgenconelniosanfeli

Virgen con dos santos (La Virgen con el niño, San Felipe y San Francisco) Autor: Francisco Rizi. 1650. Óleo sobre lienzo. Convento de los Capuchinos. El Pardo. Madrid. La composición de este bellísimo lienzo barroco corresponde a los primeros años en la obra de su autor, Francisco Rizi de Guevara. Como ya se comenta en la Anunciación del mismo artista, en sus comienzos recurre a estructuras sumamente equilibradas que tienden a la simetría. Así pues, la complejidad del barroco no la demuestra en la composición de la escena sino en la ornamentación y el movimiento de los personajes. En este caso, el cuadro presenta una visión idealizada de la Virgen con su hijo aparecida en el arco de un edificio ricamente adornado. La rodean múltiples angelillos que se confunden con los ángeles esculpidos en las columnas. A los pies de la aparición, San Felipe y San Francisco contemplan extasiados la visión de María y Jesús. El movimiento y el agradable colorido ponen de manifiesto la alegría y la sensualidad típicas del Barroco, incluso dentro del marco de la pintura religiosa, como es el caso que nos interesa ahora.



3capilladelmilagro

Capilla del Milagro. Autor: Francisco Rizi. Monasterio de las Descalzas Reales de Madrid. Óleo sobre lienzo. Francisco Rizi de Guevara, hermano de Fray Juan Rizi, recibió en el año 1678 un encargo de parte de Don Juan José de Austria para decorar la capilla de la iglesia de las Descalzas Reales con frescos de su mano. Toda la capilla está adornada con escenas de la vida de María, y en la cúpula, que es la imagen que admiramos ahora, se encuentra la culminación de su vida, la Coronación de María por mano de Dios Padre y Jesús. Rizi comenzó trabajando dentro de un Barroco contenido y de raíz clásica, manteniendo la composición dentro de esquemas geométricos. Según avanzó su obra llegó a escenas como esta, con un gran rompimiento de gloria central, cuajado de angelitos y nubes doradas, y con los protagonistas desplazados hacia un lateral de la cúpula.



Otras obras


0lapursimaconcepcin1651

La Purísima Concepción. 1651. Oleo sobre lienzo. 289 x 174 cm. Museo del Prado. Madrid. Autor: Francisco Rizi


laadoracindelosreyeslie

La adoración de los Reyes. Lienzo. 54 x 57 cm. Museo del Prado. Madrid. Autor: Francisco Rizi


leosobrelienzo206x290cm

'La Visitación'. Óleo sobre lienzo,206 x 290 cm. Museo Bellas Artes de A Coruña. Depósito del Museo del Prado. Obra de Francisco Rizi


leosobrelienzo206x190cm

'La Presentacion de Jesús en el Templo'. Óleo sobre lienzo,206 x 190 cm. Museo Bellas Artes de A Coruña. Depósito del Museo del Prado. Obra de Francisco Rizi


lechasseurderenardduroi

Le Chasseur de renard du roi. Óleo sobre lienzo. 167 x 110 cm. Palacio de Liria. Colección Duque de Alba. Madrid. Autor: Francisco Rizi


sanandrslienzo247x137cm

San Andrés. Lienzo. 247 x 137 cm. Museo del Prado. Madrid. Autor: Francisco Rizi


sanantnlienzo96x41cmmus

San Antón. Lienzo. 96 x 41 cm. Museo del Prado. Madrid. Autor: Francisco Rizi


santainslienzo96x41cmmu

Santa Inés. Lienzo. 96 x 41 cm. Museo del Prado. Madrid. Autor: Francisco Rizi


sanpedrocolegiatadesani

San Pedro, Colegiata de San Isidro. Madrid. Obra de Francisco Rizi


sanfranciscodeborjaigle

San Francisco de Borja, iglesia del Colegio Imperial, Madrid, 1658. Obra de Francisco Rizi


decoracindelacapilladel

Decoración de la Capilla del milagro. Monasterio de las Descalzas Reales de Madrid. Autor: Francisco Rizi


capilladelochavocatedra

Capilla del Ochavo. Catedral de Toledo. En la cúpula frescos con temática teologal de Francisco Ricci y Juan Carreño de Miranda.


conventodelasbenedictin

Convento de las Benedictinas de San Plácido, Madrid. Cúpula y pechinas pintadas por Francisco Ricci


0martiriodesanginssiglo

Martirio de San Ginés. Pieza central del Retablo del altar mayor. Iglesia Parroquial de San Ginés, en Madrid. Autor: Francisco Rizi


0martiriodesanginssiglou

Martirio de San Ginés. Retablo del altar mayor. Iglesia Parroquial de San Ginés, en Madrid. Autor: Francisco Ricci o Rizi. Este templo es de origen medieval, dedicada a San Ginés de Arlés, que fue reconstruida en 1646 por Juan Ruiz tras sufrir un incendio. En 1824 volvió a sufrir otro incendio que devastó la Iglesia, llevándose consigo gran parte de imágenes y cuadros, entre los que se encontraba el gran lienzo del Retablo Mayor, El Martirio de San Ginés, obra de Francisco Ricci. Se salvó, sin embargo, la pequeña capilla de la Congregación del Santísimo Cristo, en la esquina de las calles Arenal y Bordadores, por donde tenía su entrada independiente.



Retablo de San Pedro


retablodesanpedroiglesi

Retablo de San Pedro. Iglesia parroquial de Fuente el Saz de Jarama. Madrid. 1655 h. Obra de Francisco Rizi. El altar mayor se haya en un retablo barroco de madera dorada, que tiene banco, un cuerpo con tres calles y atico, data del segundo tercio sel siglo XVII de la escuela madrileña. La pintura fue encargada a Francisco Rizzi por el arzobispo de Alcala de Henares. Este, ejecuto la obra hacia 1655, de entre las que destaca el lienzo que refleja "El Martirio de san Pedro". ademas en el retablo principal tammbien se pueden observar otros lienzos de menor tamaño "La anunciacion", "la adoracion","La adoracion de los pastores,"La Epifanía", "Presentacion en el templo", "Cristo en la Santa cena" y en el aticola "Coronacion de la Virgen".Rematando los extremos del establo figuran las tallas anonimas de San Pedro y de San Pablo.
 
La pila bautismal con decoracion de puntas de diamantes y las otras dos pilas para agua bendita son del siglo XVI.

En el lateral izquierdo hay cuatro retablos, en el más cercano al altar mayor descansa la Viren de Cigüiñuela que es de madera dorada y policromada, patrona de la Villa de Fuente el Saz.

En el lateral derecho existen otros retablos barrocos y neoclasicos con las imagenes de "El cristo de la Misericordia", patron de fuente el Saz, "Santa Lucia", asi como un lienzo del siglo XVII de autor desconocido que repesenta el descubrimiento del cuerpo de San Francisco de Asís.

En los cuadros se distinguen claramente las sueltas pinceladas del maestro que contrastan con las retocadas pinceladas de sus aprendices.

Durante la guerra civil española desaparecieron varios lienzos del retablo mayor. un equipo de restauradores comenzo en 1982 a reparar la pintura de los lienzos que por aquel entonce se encontraban en malas condiciones, tanto es asi, que una de las obras fue imposible de salvar puesto que su capa de pintura habia desaparecido.


retablodesanpedroiglesi

Retablo de "El Martirio de San Pedro", detalle. Obra de Francisco Rizi. 1655 h. Iglesia parroquial de Fuente el Saz de Jarama. Madrid.  



Su padre


Antonio Ricci (n. en Ancona, c. 1565 - f. en Madrid, c. 1635), pintor barroco italiano establecido en Madrid, donde desarrolló toda su obra pictórica conocida.

Natural de Ancona, trabajó en España, adonde llegó joven, en 1585, para trabajar en la decoración del Monasterio de El Escorial, bajo las órdenes de Federico Zuccaro. A los seis meses fue despedido con todos sus compañeros, pero no retornó a Italia, contrayendo matrimonio (1588) con Gabriela de Chaves o de Guevara, estableciéndose en Madrid y castellanizando su apellido como Rizi.

En Madrid nacerían sus once hijos, entre ellos Juan Ricci en 1600 y Francisco Ricci en 1614, quienes también serían pintores. De su trabajo como pintor poco se ha conservado, aunque son abundantes las noticias que indican la existencia de un taller activo, trabajando desde Madrid para el patriarca Juan de Ribera. Su hijo Francisco destaca su labor como retratista, habiendo sido pintor de Felipe IV príncipe, y entre las escasas obras que de él quedan destacan precisamente los retratos de los duques de Ciriza y el de Sor Margarita de la Cruz, hija del emperador Maximiliano II en el Monasterio de las Descalzas Reales, pero también se conserva una Magdalena penitente firmada y consta que no desdeñó labores menores, como la pintura de setenta y dos planchitas con ángeles para un relicario.

En Madrid se mantuvo en contacto con el círculo de artistas e intelectuales italianos residentes en la corte, como Vicente Carducho, participando en 1603 en los intentos de creación de la Academia de San Lucas de Madrid, de la que fue nombrado representante con Patricio Cajés, Luis de Carvajal y Francisco López. Compaginando esta actividad, hacia 1616 fue nombrado visitador general de la limpieza y empedrado de Madrid, y en 1631 escribió una carta a don Alonso de Villegas informándole de experimetos alquímicos que estaba realizando.

En 1633 sufre una bancarrota y dos años más tarde muere su mujer en la cárcel, donde está ingresada por deudas. No se la cita como viuda, por lo que es posible que Antonio, del que no vuelve a haber noticias, todavía viviese en esa fecha.


retratodejuandeciriza16

Retrato de Juan de Ciriza, 1617, convento de las Agustinas recoletas de Pamplona. Obra de Antonio Ricci.




Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al pintor Barroco madrileño Francisco Rizi o Ricci, fue un excelente pintor de origen italiano.



Fuentes y agradecimientos a: Matías del Rey, arthistoria, ciudadpintura, wikipedia, webgalleryofart, fuenteelsazdejarama, lib-art, picasa, elmundo.es, museobelasartescoruna.xunta.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 28 Julio 2011, 13:41; editado 4 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Ricci, Francisco 
 
Gracias J.Luis por este nuevo pintor barroco, bonitos retablos algunas de sus obras.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educaci�n hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
[b]
 
xerbar - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privadoVisitar sitio web del usuario 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Ricci, Francisco 
 
Nueva obra documentada de Francisco Ricci de Guevara

franciscorizideguevaraa
  
Adoración de los pastores. Óleo sobre lienzo, 200 x 240 cm. Firmado:<>. Procedencia: Firmado:<>. Procedencia:  colección particular de Madrid. Adquirido por el Estado con destino al Museo Nacional del Prado.
 
Francisco Rizi o Ricci, dominó con Juan Carreño, la producción artística madrileña en los años centrales del siglo XVII. Ambos lideraron el paso hacia el pleno barroco, acaparando gran parte de la producción y formando en sus talleres a destacados pintores de las generaciones posteriores. El caso concreto de Rizi resulta paradigmático de la evolución de la pintura en la corte pues, no sólo fue educado por el más destacado maestro de las primeras décadas de la centuria, Vicente Carducho, sino que él mismo procedía de una familia de artistas italianos traídos a El Escorial. Era hijo del pintor italiano Antonio Ricci de Ancona y hermano del también pintor y tratadista Fray Juan Rizi. No obstante, su educación artística se fraguó mínimamente en el obrador familiar, ya que Carducho, asimismo italiano, tuvo en él a su más adelantado discípulo. Desde sus primeras obras documentadas hasta el final de su vida, su estilo evoluciona hacia composiciones más dinámicas y una técnica deshecha y rápida. No sólo se dedicó a la pintura de caballete, sino que realizó numerosas decoraciones murales en compañía de Carreño, así como nuemerosas tramoyas teatrales.

Si bien trabajó abundantemente para los Habsburgo, ostentando el título de pintor del rey desde 1650, no alcanzó la cima de la carrera palatina ya que fue su compañero Carreño quien ostentó el cargo de pintor de cámara; aunque Rizi lo fue a su vez de la catedral de Toledo y conserje de El Escorial. Por todo ello, gran parte de su producción se centró en asuntos religiosos. La clientela conventual madrileña y del entorno, sobre todo Toledo, recurrieron a Rizi en numerosas ocasiones a lo largo de más de cuarenta año. Es a este núcleo fundamental de su obra al que pertenece esta pieza, bien significativa de su quehacer.

Fechada pasado el ecuador de su carrera, reúne las características de su estilo maduro. Partiendo de un esquema tradicional, empleado desde su etapa juvenil, hace que las actitudes de los personajes dirijan la atención al centro de la escena, al tiempo que la vivifican y agilizan. El juego de miradas y manos de los pastores, entre la emoción y el miedo, contrasta con la placidez y luminosidad del grupo familiar. En cambio, la pequeña <> que los sobrevuela ofrece el brioso contrapunto característico del barroco. Son las figuras las que dan sentido espacial al cuadro, ya que las referencias arquitectónicas se reducen al mínimo. El colorido intenso de los ropajes de la Virgen y San José, matizados con ágiles y brillantes golpes de pincel, contrasta con el modesto atuendo de los pastores, de entonación más sorda, pero de materia igualmente táctil. Así, la textura muelle del pelaje del cordero, en el que se hunde la mano del anciano del primer término, se repite en la zamarra de éste, desordenada en suaves quedejas en la manga. Sin embargo, algunos detalles permiten advertir alguna intervención de taller, sobre todo las figuras del segundo plano.

En torno a 1663, Rizi pintó una serie de escenas de la vida de la Virgen con las que se relaciona directamente este lienzo, especialmente en los tipos humanos y en su disposición. La serie, actualmente perteneciente a los fondos del Museo del Prado, procede de una fundación religiosa aún no identificada. Contaba con una representación de la Adoración de los pastores, de la cual desconocemos su composición al haber desaparecido en el incendio del Tribunal Supremo en 1915, que no debía alejarse mucho de la que ahora presentamos.

collycortes.com / Ángel Aterido
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 2 invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario