Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Pedro Menéndez De Avilés
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Pedro Menéndez De Avilés 
 
Continuando con la serie de grandes biografías de Héroes Españoles… Este vigésimo 128º trabajo recopilatorio, está dedicado al asturiano Pedro Menéndez de Avilés. Gran marino, navegante, cosmógrafo, conquistador y gobernante, fue quinnto adelantado de la Florida, región que exploró, conquistó y colonizó. Fue fundador en 1565 de la ciudad de San Agustín, la más antigua de los actuales Estados Unidos de América.


 00_1550310489_153997

Pedro Menéndez de Avilés (Avilés, Asturias, 1519 - Santander, 1574) Marino y administrador colonial español. En sus primeros tiempos fue corsario y dirigió sus ataques contra los piratas que navegaban por las costas del Cantábrico.

Pedro Menéndez de Avilés. Fue diez veces Capitán General del Mar Océano, lo cruzó en más de veinte ocasiones, siempre en fiel servicio del rey Felipe II. Caballero del hábito de Santiago, fue comendador de Santa Cruz de la Zarza, gobernador de Cuba y quinto Adelantado de La Florida, territorio que dominó y en el que creó asentamientos y misiones, empeño en el que antes habían fracasado ocho conquistadores. Su proeza ocurrió en 1565, año en el que fundó la ciudad de San Agustín, la más antigua de los actuales Estados Unidos de América.

En 1554, Felipe II le confió el mando de la flota que lo conduciría a Inglaterra para contraer matrimonio con María Tudor. Dos años más tarde fue nombrado capitán general de la Flota de Indias. Tras luchar en Flandes contra los franceses y participar en la batalla de San Quintín en 1557, marchó como adelantado y gobernador de Florida en 1561, y expulsó de la colonia a los hugonotes franceses que allí se habían asentado. Dicha expulsión estuvo plagada de dificultades y culminó con una terrible matanza, tras la cual los franceses fueron arrojados definitivamente de la Florida.

En 1567, con el cargo de gobernador de Cuba, levantó la primera carta geográfica de Cuba, Florida y las Bahamas.

En 1574 es nuevamente requerido por el rey «para cosas de su servicio», con el fin de que se pusiera al mando de una gran escuadra reunida en Santander al objeto de dominar y pacificar las sublevaciones de Flandes. Tomó posesión como capitán general de aquella poderosa escuadra el 8 de septiembre, pero al día siguiente fue víctima de «un tabardillo violento» (tifus exantemático), a consecuencia del cual falleció el 17 del mismo mes, a los 55 años.

Espero que la información recogida sea de vuestro interés.





Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados




Resumen Biográfico


 01_1550310477_867211

Pedro Menéndez de Avilés (Avilés, 15 de febrero de 1519 - Santander, 16 de septiembre de 1574) fue un militar y marino español y gobernante de Indias. En 1565 reconquistó la Florida, tras destruir Fort Caroline y otros asentamientos de hugonotes franceses que la ocupaban, y fundó la ciudad de San Agustín. Gobernó dicha provincia con título de adelantado mayor perpetuo, y también fue gobernador de la isla de Cuba entre 1567 y 1574.



Origen familiar y primeros años
 
Pedro Menéndez de Avilés había nacido el 15 de febrero de 1519 en la villa portuaria de Avilés del Principado de Asturias, que formaba parte de la Corona española,1​ de familia hidalga.

Era el hijo segundón de Juan Alfonso Sánchez de Avilés, de igual naturaleza, y de María Alonso de Arango, oriunda del concejo de Pravia.

Su padre murió cuando él tenía ocho años, y su madre se volvió a casar. De uno y otro matrimonio nacieron veinte hijos, por lo que Pedro no heredó bienes de fortuna.

También fueron marinos sus hermanos mayores Álvar Sánchez de Avilés y Bartolomé Menéndez de Avilés.


 02_1550310405_427278

Casa natal de Pedro Menéndez de Avilés según la tradición local.


Persecución de corsarios en el mar Cantábrico

A los ocho o nueve años escapó de casa, a raíz del segundo matrimonio de su madre. Desde entonces se dedicó a oficios relacionados con la mar, y a los catorce debió de enrolarse por primera vez como grumete de un barco de guerra en algún puerto del Cantábrico. Iniciaba así su carrera militar dedicado a perseguir a los piratas y corsarios que actuaban por dicho mar contra la flota española. A los 19, armó un barco con cincuenta hombres y con él capturó dos navíos franceses.
Tras varios años de aventuras navales se casó con Ana María de Solís, con quien estaba capitulado desde la infancia, pero la vida de casado no le retuvo en su casa.

En 1544 una escuadra francesa mandada por Jean Alphonse de Saintoge captura en Finisterre 18 naves vizcaínas. Menéndez de Avilés le persigue hasta el puerto de La Rochela, donde se ha refugiado, y recupera cinco de las naves, aborda la capitana y personalmente da muerte a Jean Alphonse de Saintoge.

A pesar de las fuerzas francesas del puerto de La Rochela, Pedro Menéndez de Avilés logra salir de allí con sus presas. El emperador Carlos V le autoriza a continuar con sus acciones contra los franceses, de forma que el marino asturiano es el principal responsable de que finalicen las correrías francesas por las costas gallegas y asturianas. Su fama es tal que el emperador le encarga en 1554 que se traslade a Flandes.


Honores y viajes a América


 09_1550311743_735249

Fue caballero de la Orden de Santiago y comendador de dicha Orden en Santa Cruz de la Zarza (Toledo, España).

En 1549 se encargó de perseguir al corsario francés Juan Alfonso Portugués, al que prendió en el puerto de La Rochela.

En 1552 comienza sus viajes a América como capitán de distintos barcos. Ese mismo año también fue capturado por los piratas y rescatado previo pago de un rescate. Dos años más tarde, cuando tenía 35 años, fue nombrado Capitán General de la flota de Indias por Felipe II, cargo que ocupará en nueve ocasiones desde 1555 hasta 1574. Tenía 46 años cuando alcanzó el máximo grado dentro de la Armada española.

En 1554 estuvo al mando de la flota que envió el rey Felipe II a Inglaterra cuando se iba a casar con la reina María.

En 1555 mandaba la flota del Virrey del Perú Andrés Hurtado de Mendoza, que zarpó de Sanlúcar de Barrameda el 15 de octubre con setenta y ocho navíos mercantes, dos galeones de armada y tres carabelas grandes. Ese mismo año, sin contar con el parecer de los oficiales de la Casa de Contratación de Sevilla, el rey le encomendó la misión de transportar los tesoros de Indias, codiciados por los piratas que se paseaban por el mar Caribe, y con sólo seis naves para proteger la flota, compuesta por más de setenta mercantes, logró llegar con éxito a Sevilla. Desde entonces los oficiales de la Casa de Contratación lo consideraron su enemigo.


 15_1550312238_214733

Pedro Menéndez de Avilés y la conquista del fuerte de la Florida. (Historia de los tercios españoles)

En 1556 fue nombrado capitán general de la Armada de Indias, y al año siguiente participó en la Batalla de San Quintín. En 1561 dirigió una gran flota de galeones que trasportaban metales preciosos desde México hasta España. Cuando llegó a su destino en España, pidió permiso para regresar en busca de un buque perdido, pero el permiso le fue denegado. Este era el buque donde viajaba su hijo y otros familiares y amigos.

Entonces es detenido por la Casa de la Contratación de Sevilla junto con su hermano, el también marino Bartolomé Menéndez de Avilés, que le había acompañado en aquel viaje. Dos años está encarcelado por razones poco claras, hasta que logra salir apelando al rey, que hizo que lo juzgasen, siendo condenados los hermanos a pagar una exigua multa.

Una vez fuera de la cárcel consiguió que le permitieran buscar a su hijo que creía náufrago en la Florida bajo la condición de que debería explorar y colonizar La Florida como adelantado del rey Felipe II, título reconocido por el monarca en 1565. Para tal propósito financió de su propio bolsillo una expedición. Cuando estaba a punto de zarpar, llegaron órdenes de que debía eliminar a todos los intrusos protestantes que se encontraran allí o en cualquier rincón de las Indias.

Esto se debía a que el 22 de junio de 1564, una expedición francesa formada por tres barcos y 300 colonos, principalmente hugonotes, había fundado Fort Caroline, dirigidos por René Goulaine de Laudonnière (reforzados después por 800 colonos, marinos y soldados y 7 barcos de Jean Ribault llegados al año siguiente), desde donde se lanzaron diversos ataques contra colonias y barcos españoles, lo que motivó que el rey Felipe II ordenara una expedición de castigo. Los franceses rápidamente se aliaron con los caciques Saturiwa y Utina de los timucuas, apoyándolos con hombres en sus luchas contra sus rivales, en especial, Potano.


 11_1550311952_722636

En 1565 Pedro Menéndez de Avilés captura Fort Caroline (Florida) a los franceses. (Twitter)

Menéndez fracasó en su intento de atacar por mar el fuerte francés con cuatro barcos, retirándose a su campamento, la futura ciudad de San Agustín, lo que motivó un contraataque de Ribault con cinco barcos y 500 hombres, que fueron hundidos por un huracán. Con la flota enemiga destruida, decidió atacar el fuerte marchando por tierra para evitar perder sus navíos por las tormentas. Durante la marcha de tres días perdió a cien de sus quinientos soldados por enfermedades y deserciones.


 12_1550312011_369824

Pedro Menéndez comandando la construcción de San Agustín Florida 1565. - NORTH WIND PICTURE ARCHIVES. (El Comercio)

Llegó a Fort Caroline el 20 de agosto, día de San Agustín. La colonia francesa tenía apenas 150 habitantes, pero solo 20 eran hombres capaces de luchar y estaban dirigidos por Laudonnière, que se encontraba enfermo. En un asalto por sorpresa tomaron el fuerte y los franceses supervivientes tuvieron que escapar en los barcos que aún quedaban en el puerto. Rápidamente volvió a San Agustín y masacró a inicios de octubre a los supervivientes del naufragio de la flota francesa. El lugar pasó a ser conocido como la bahía de Matanzas.


 13_1550312084_371223

La florida, su conquista y colonización (2 tomos)-Pedro Menendez de Aviles. (Casa del libro)


Gobernador de Cuba


 10_1550311833_459143

Después de estos hechos recorrió el Caribe persiguiendo a piratas y regresó a España en 1567. En 1568 pidió ayuda al rey por serle negada esta por el gobernador de Cuba para ayudar a los colonos de La Florida. El rey no solo escuchó su petición, sino que le nombró gobernador de Cuba. Una vez que hubo tomado posesión de su cargo, vuelve a La Florida para socorrer a los españoles de aquella colonia que habían quedado en malas condiciones.

Como gobernador de Cuba mandó levantar su primera carta geográfica, además recorrió las costas de los actuales estados de Florida, Georgia, Carolina del Sur y el Canal de Bahamas, capturando y eliminado a los corsarios de aquella zona.


Fallecimiento

Murió a su regreso a España en Santander, cuando el rey le había encomendado organizar una armada para atacar Inglaterra y apoyar a Luis de Requesens en Flandes. El sistema de flotas que diseñó España para comerciar con América a partir de 1561, estuvo inspirado en un memorial suyo, por lo que se le considera el padre de ese sistema de navegación.4​ Su legado, en forma de testamento, se encuentra en el Archivo Histórico Provincial de Cádiz.
En su honor, Avilés recibe el nombre de Villa del Adelantado.


 16_1550312313_710168

El ataúd original de Pedro Menéndez, tal como se conserva y expone en un museo de La Florida. (LNE)



Conjunto escultórico de Pedro Menéndez de Avilés


 07_1550311294_198379

Pedro Menéndez de Avilés (15 de febrero de 1519 y muere en Santander un 16 de septiembre de 1574). Llamado el “Adelantado”, fue el primer gobernador español de Florida. Fundó la ciudad de San Agustín el 28 de agosto de 1565, este es el primer gran asentamiento europeo en los actuales Estados Unidos, destruyó la colonia francesa de Fort Caroline en el mismo año y fue Gobernador de la isla de Cuba desde 1567 hasta 1574. Hermano de los también marinos Alvar Sánchez de Avilés y Bartolomé Menéndez de Avilés.
 
 
 06_1550311331_120387
 
Conjunto escultórico compuesto por una estatua en bronce sobre un pedestal, adornado con diversos motivos y rodeada por cuatro cañones de antiguas naves de guerra.

Erigido en 1917, en el parque del Muelle, aunque su inauguración oficial tuvo lugar el 23 de agosto de 1918 con la presencia de Isabel de Borbón, Infanta de España, y de altas autoridades nacionales y regionales de la época, acompañadas por la Corporación avilesina.

Con seguridad, es la escultura más conocida de Avilés al ser la más reproducida en múltiples publicaciones.
 

 05_1550311353_111080
 
No comenzó bien el viaje hacia América porque a los dos días de zarpar de Canarias sufrieron un fortísimo temporal que dividió a la escuadra e hizo regresar a dos carabelas a las Canarias. Alas quedó unido a un grupo de cinco buques. El 20 de julio les embistió otra gran borrasca, que obligó a aligerar los barcos y echar al mar buena parte de la carga. El galeón de Menéndez resistió mejor y llegó menos dañado que otros a Puerto Rico el 9 de agosto de 1565. Los demás buques fueron llegando con problemas de diversa gravedad, así que el “Adelantado” ordenó reparar los buques en lo más imprescindible y urgente antes de zarpar nuevamente hacia la costa americana en busca de los intrusos franceses.


 08_1550311688_808461

Cuando Menéndez toma la decisión de zarpar de Puerto Rico en busca de los franceses aún estaba lejos de haberse reunido su dispersada escuadra, pues en esos momentos solo dispone de la tercera parte de su gente.

Durante la travesía de Puerto Rico a Florida ordenó Menéndez que los soldados de su galeón se ejercitasen, de manera que diariamente cada soldado debía realizar tres disparos, con el fin de que perdiesen el miedo a los arcabuces. Ofrecía premios a los que mejor tirasen así como a sus jefes por tener buen cuidado en hacer diestros a sus soldados.

Finalmente, avistan el 28 de agosto de 1565 las costas de Florida.


 04_1550311433_738978

Homenaje a Pedro Menéndez de Avilés en su ciudad natal.




 untitled_1550310235_494997

Estatua de Pedro Menéndez de Avilés, en San Agustín, Florida.

Pedro Menéndez de Avilés, forma parte de esa masa de conquistadores españoles que pasan por ser desconocidos para la inmensa mayoría de los españoles. Sin embargo, es incomprensible que su nombre permanezca en el olvido de muchos, siendo como fue, un gran marino, una pesadilla para los piratas y además fundador de la ciudad de San Agustín, primer asentamiento definitivo español en Florida. Por todo esto, creo que es merecedor de que divulguemos y reconozcamos su hazañas en unos difíciles tiempos que le tocó vivir.



Pues esto es todo amigos, espero que este trabajo recopilatorio dedicado al avilesino Pedro Menéndez, fue adelantado y Conquistador de la Florida, Comendador de la Orden de Santiago, además de otras grandes misiones que le encomendó FelipeII.


Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, avilesculture.wordpress.com, elblogdeacebedo.blogspot.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sábado, 16 Febrero 2019, 11:19; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Pedro Menéndez De Avilés 
 
Pedro Menéndez de Avilés, el primer conquistador y colonizador de la Florida

El autor de 'Pedro Menéndez de Avilés. Señor del mar océano. Adelantado de la Florida' glosa la vida del militar en el quinto centenario de su nacimiento.



 000_1550309890_765035

Pedro Menéndez de Avilés nace el 15 de febrero de 1519 en el seno de una familia hidalga asturiana en la que contaría con ocho hermanos más, algunos de los cuales formarán parte del grupo de sus más estrechos colaboradores.
La situación económica de su familia, su pertenencia a un estrato social alejado de los escalones superiores de la nobleza del momento, y una innata vocación marinera, llevaron a Pedro Menéndez a alistarse como grumete, a los 14 años, en una Armada surta en Santander destinada a defender las costas del Cantábrico.

Con 30 años, consigue del regente Maximiliano II su primera «patente de corso» y en 1550 una segunda, esta vez concedida por Carlos V, para desarrollar su actividad corsaria en las aguas de la «carrera de Indias» cercanas a las Canarias, y más allá, en las aguas del Caribe, lo que supondrá su primer contacto con los territorios del Nuevo mundo recién descubierto.

En 1554, Felipe II le nombrará Capitán General de la carrera, algo que ya nunca olvidarían los oficiales de esta institución y que generará una fuerte animadversión recíproca sólo extinguida con la propia muerte del asturiano en 1574.
Se inicia así, la etapa europea de Pedro Menéndez de Avilés, en la que simultaneará sucesivos nombramientos como Capitán General de la carrera al servicio de la Corona o en empresas militares en las provincias flamencas, con su actividad como marino mercante en el comercio con los nuevos territorios en América.

En 1559 Felipe II le encargará comandar la flota que había de traerle desde Amberes a España a finales de agosto, salvándole de un más que probable naufragio frente a las costas de Laredo, como consecuencia de una galerna, que sí hizo naufragar a varios barcos de la comitiva que le acompañaba.

En fin, en junio de 1563, de regreso de uno de sus viajes a las Indias, es acusado por la Casa de Contratación de contrabando de metales preciosos y pieles, entre otros cargos, siendo arrestado y llevado a las Atarazanas el 19 de agosto, prisión de la que no saldrá hasta febrero de 1565, con una sentencia absolutoria.

Durante su estancia en prisión, la Florida se había convertido en un asunto de Estado, así que, nada más salir de prisión, Felipe II capitulará con él, en marzo, una expedición público-privada a ese territorio con el objetivo principal de expulsar de él a los hugonotes franceses que se habían asentado allí, y colonizar con españoles aquellas tierras.

La expedición salió de Cádiz el 29 de junio, y el 4 de septiembre de 1565, tras una peligrosa travesía que desbarató la flota que llevaba, dejándola reducida a cinco barcos, Menéndez de Avilés se encontrará, ya en la costa oriental de Florida, en la desembocadura del río St. John (a la altura de donde hoy se encuentra la ciudad de Jacksonville), con cuatro galeones franceses, bien armados y en perfectas condiciones para combatir, pero que optaron por huir a mar abierto, circunstancia que aprovecha para volver sobre sus pasos y desembarcar en una ensenada que ya habían avistado en su recorrido desde Cabo Cañaveral hacia el norte en busca de la colonia francesa.

Allí, levantará un primer asentamiento al que el 8 de septiembre colocará bajo la protección de San Agustín y tomará posesión de aquellas tierras en nombre del rey de España. Pero su mentalidad militar no descansaba, de modo que el 21 de setiembre, tras cuatro días de marcha para recorrer cerca de 80 kilómetros por una selva desconocida e inundada debido a las tormentas, bajo una lluvia torrencial, el Adelantado asalta por sorpresa y toma Fort Caroline, al que inmediatamente pondrá por nombre San Mateo, sin que se registrase ninguna baja entre los españoles.

En las semanas sucesivas, Menéndez de Avilés continuará la persecución de los huidos, de modo que a primeros de noviembre había logrado acabar con la presencia francesa en Florida.

A partir de ese mes, comenzará una frenética actividad que, durante algo menos de 24 meses, le permitirá iniciar la colonización de aquel territorio, consolidando la presencia de otros dos asentamientos en la costa oriental, San Mateo y Santa Elena, más al norte, (hoy, en el Condado de Beaufort, Carolina del Sur). Asimismo, establece hasta siete fortines a lo largo de esa costa, desde Cabo Cañaveral hacia el norte, hasta las cercanías de San Agustín y San Mateo, organiza, mediante la publicación de las correspondientes ordenanzas, la vida militar, civil y religiosa en aquellos asentamientos; apoya el establecimiento de misiones jesuitas, protegidas por la milicia frente a la permanente hostilidad de los nativos; y, al frente de seis navíos de guerra, protagoniza durante dos meses, a finales de 1566, un viaje de reforzamiento y fortalecimiento de las defensas de los asentamientos españoles en las tres grandes islas del Caribe, Santo Domingo, Puerto Rico y Cuba.

En fin, de vuelta a la Corte en 1567, Felipe II le nombrará Gobernador de Cuba y capitán general de una nueva Armada de guarda y defensa de las aguas del Caribe, así como caballero de la Orden de Santiago y comendador de la Orden de la Santa Cruz de la Zarza.

A finales de 1573, Felipe II le llamará de nuevo a Madrid, en donde le encargará la organización de una Armada con el objetivo de socorrer a Luis de Requesens, en una complicada situación militar en la región de Amberes, pero también, posiblemente, con el objetivo, nunca declarado, de invadir Inglaterra.

Sin embargo, las continuas vacilaciones de Felipe II en cuanto a la ejecución de este proyecto fueron minando y debilitando las oportunidades de éxito de la empresa, y cuando, por fin, el 9 de septiembre de 1574, a bordo de su nave capitana, enfilaba la salida del puerto de Santander al frente de su Armada, le acometió un tifus exantemático de tal virulencia que, llevado a tierra, falleció a los ocho días, el 17 de septiembre.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Pedro Menéndez De Avilés 
 
Avilés rinde homenaje a Pedro Menéndez en el quinto centenario de su nacimiento

La alcaldesa reivindica la figura del Adelantado de La Florida, «un desconocido para parte de la población», durante la ofrenda floral depositada en su estatua



 08_1550312596_269182

El acto se celebró ante la estatua erigida en el parque de El Muelle en memoria del Adelantado. / Marieta

Avilés recupera su memoria histórica. Ha comenzado a saldar su deuda con Pedro Menéndez de Avilés, El Adelantado de La Florida, uno de sus vecinos más ilustres. Tal y como admitió la alcaldesa, Mariví Monteserín, en el homenaje que se le rindió a mediodía de este viernes, coincidiendo con el quinto centenario de su nacimiento, a pies de la estatua levantada en su honor en el parque de El Muelle «a pesar de sus grandes conquistas es un desconocido para una parte de la población, especialmente para los jóvenes».

Fue acto sencillo y emotivo, una ofrenda floral en la que participaron unas doscientas personas, con representación de la Armada, el Ejército de Tierra, la Guardia Civil y la Policía Nacional, así como de una amplio abanico de asociaciones e instituciones, desde veteranos de distintos cuerpos de las Fuerzas Armadas hasta la asociación de vecinos que lleva su nombre, Pedro Menéndez de Avilés, cuyos miembros iban ataviados con ropas de la época. También estaba Álvaro Armada, conde de Revillagigedo y descendiente directo del Adelantado, título concedido por Felipe II a su antepasado que a día de hoy conserva.


 03_1550312653_846606

El patrullero 'Centinela' abre sus puertas para festejar el 500 aniversario del nacimiento del Adelantado de La Florida. Ver vídeo

El homenaje fue organizado por el Ayuntamiento. Junto a la alcaldesa y dos concejales del equipo de gobierno, la de Cultura, Yolanda Alonso, y el de Interior, Raúl Marquínez, completaban la representación de la Corporación concejales del Partido Popular, Ciudadanos y de los no adscritos. Tras reunirse en la plaza de España, los participantes marcharon a pie hasta la cercana iglesia de San Antonio de Padua, donde descansan los restos mortales de Pedro Menéndez de Avilés.

Tras la visita el acto central, en el que también intervinieron la cronista oficial de la villa, Pepa Sanz, y el comandante naval de Asturias, capitán de navío Carlos Orueta. Dos tripulantes del patrullero 'Centinela', amarrado en la dársena de San Agustín y en jornada de puertas abiertas, depositaron una corona de flores a pies de la estatua para concluir con el himno nacional.


elcomercio.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Pedro Menéndez De Avilés 
 
Autor de libro de reciente publicación sobre el Adelantado, hoy jueves repasa su vida y obras en el Aula de Cultura de LA VOZ DE AVILÉS


«Pedro Menéndez de Avilés triunfó donde otros muchos habían fracasado»



 untitled_1550313462_781095

Antonio Fernández Toraño, en la presentación del libro dedicado a Pedro Menéndez de Avilés

LA VOZ se suma los actos conmemorativos del quinto centenario del nacimiento de Pedro Menéndez de Avilés (Avilés, 15 de febrero de 1519-Santander, 16 de septiembre de 1574) con una charla impartida por Antonio Fernández Toraño, autor de un libro en el que profundiza en su vida y obra. Licenciado en Derecho y en Filosofía y Letras y consejero del Grupo Preventiva Seguros, regresa hoy jueves al Aula de Cultura con una charla titulada 'Pedro Menéndez de Avilés. Un leal fiel servidor de España'. En ella repasará no solo la conquista de La Florida y la fundación de San Agustín, primer asentamiento europeo en los actuales Estados Unidos, también otros muchos logros que llevó a cabo al servicio de la Corona. El acto está programado para las siete y media de la tarde en el Centro de Servicios Universitarios (La Ferrería 7-9), presentado por Mercedes de Soignie, responsable del Aula de Cultura, y libre acceso.

-¿Cuál fue la primera victoria militar que obtuvo Pedro Menéndez de Avilés?

-La primera fue en aguas de Vigo, cuando al mando de un barco derrotó a dos buques franceses de mayor capacidad, pero la más relevante de sus inicios como marino y militar al servicio de la Corona fue el de La Rochelle. Entró en el puerto al mando de una flota, rescató ocho navíos vizcaínos que habían sido apresados y mató al comandante enemigo, Jean Alphonse de Saintonge, un corsario. Entonces tenía treinta años.

-¿Qué otros episodios destaca de sus inicios?

-La vida como militar y marino al servicio de la Corona de Menéndez de Avilés se estructura en tres etapas. La de formación, hasta 1555, en la que luchó contra la piratería en el Atlántico y realizó sus dos primeros viajes al Nuevo Mundo, la europea, hasta 1565, período que engloba su estancia en prisión, y la etapa como Adelantado en La Florida.


 untitled3_1550312941_386518

Antonio Fernández Toraño, ante el conjunto escultórico del Adelantado. / MARIETA

-¿Cuáles fueron sus mayores logros en la etapa europea?

-Muchos. Participó en la victoria de San Quintín (1557) y comandó la flota que en 1559 trajo a España desde Amberes a Felipe II, salvándole de una galerna frente a las costas de Laredo que envió a pique a muchas naves a zarpar. Felipe II le había nombrado por primera vez capitán general de una flota de Indias en 1554. Años después le encomendó expulsar a los hugonotes de La Florida, luchar contra corsarios y piratas en el Caribe, y ya en 1574, tras su retorno del Nuevo Mundo, organizar y capitanear una gran escuadra de guerra. Su objetivo era aliviar el sitio de Amberes y posiblemente también invadir Inglaterra. La muerte le sobrevino súbitamente cuando ya se disponía a zarpar.

-¿Por qué fue enviado a prisión?

-En 1563 fue injustamente acusado de contrabando por la Casa de Contratación, con la que siempre mantuvo una tensa disputa. Al salir, en 1565, firmó las capitulaciones con Felipe II para la expedición a La Florida. Menéndez de Avilés sufragó más de la mitad del coste.

-¿Era un hombre adinerado?

-Era de familia hidalga, como otras muchas en Avilés, pero no adinerada. Menéndez de Avilés ni siquiera dispuso de una educación militar como la que recibían los nobles.

-¿Cuáles fueron los principales obstáculos a los que tuvo que enfrentarse en La Florida?

-Los constantes los desencuentros con la Casa de Contratación, el absoluto enfrentamiento que mantuvo con el Gobernador de Cuba, García Osorio, y muy especialmente la escasez de suministros. España entró en bancarrota. No había dinero suficiente para los asuntos de La Florida, y Menéndez de Avilés tuvo que endeudarse.

-En su libro mantiene que es un héroe injustamente olvidado ¿a qué se debe?

-Al no generar directamente grandes riquezas sus hazañas no resultan tan atractivas como las de otros conquistadores, pero jugó un papel crucial en la Conquista de América. Triunfo donde otros habían fracasado. Su gran logro fue asentarse de forma estable y permanente en un vasto y hostil territorio habitado por una población diseminada que, al contrario que la de México o Perú, apenas había superado el neolítico. Pedro Menéndez de Avilés fue quien puso la primera piedra de la verdadera colonización de América.

-Su importancia era estratégica. Las posiciones que tomó en Florida, que entonces también parte de Georgia y las actuales carolinas, aseguraron el dominio sobre el canal de Bahamas, paso obligado de los galeones que llevaban a España las riquezas que permitieron a la Corona mantener su hegemonía en el mundo más de doscientos años.

-En su libro ahonda en las penalidades que padecieron los conquistadores.

-La vida de los primeros españoles en Florida fue durísima. Las tropas y los colonos, apenas unos cientos de hombres por expedición, tenían que enfrentarse a la hostilidad de las tribus locales y de un terreno extremadamente agreste y plagado de alimañas. Solamente los mosquitos causaban verdaderos estragos. Fiebres, hambre, escasez... El peligro era constante, pero yo diría que era peor aún la sensación de abandono por parte de la metrópoli.

-En sus nueve años como Adelantado de La Florida costeó y cartografió las novecientas millas de costa que distan entre San Agustín y Santa Elena (Port Royal, Carolina del Sur), facilitando así la conexión por mar de los territorios que hoy ocupan Georgia, Carolina del Sur, y Carolina del Norte. También introdujo el uso de las fragatas como las naves más eficaces para la lucha contra los piratas y corsarios ingleses y holandeses y perfeccionó la navegación en conserva (convoy).

-Absolutamente. Juzgamos con mentalidad actual hechos y mentalidades de hace quinientos años, cuando imperaban valores muy diferentes. Aunque algunos quieran ver otra cosa, la Conquista de América fue uno de los episodios más brillantes de la historia.

-Era un hombre de espíritu inquieto y asombrosa inteligencia dotado de gran capacidad de mando y de negociación y un navegante precoz con visión de empresario. Fue un fidelísimo servidor de la Corona, posiblemente el mejor navegante español del siglo XVI junto con Álvaro de Bazán, conquistador y colonizador de un territorio vital para los intereses económicos y políticos de la España del siglo XVI, a la postre el último cedido a los actuales Estados Unidos de América, en 1821, tras más de trescientos años de dominación.


 000_1550313316_857584

Libro dedicado a Pedro Menéndez de Avilés, por Antonio Fernández Toraño.



elcomercio.es / Fundación Museo Naval
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Pedro Menéndez De Avilés 
 
El pirata asturiano que derrotó a Pata de Palo

Un libro recupera la figura de Pedro Menéndez de Avilés, el corsario al que dos reyes encargaron limpiar los mares de bucaneros y fundador de la primera ciudad en EE UU



 00_1575298215_621679

La Florida, en 'Theatrum Orbis Terrarum' (1584), de Abrahan Ortelius. Museo Naval de Madrid

Si alguien tiene 19 hermanos reconocidos (fuera del matrimonio no sabe cuántos) y sus padres están a punto de morir, la posibilidad de recibir algo sustancioso de herencia es bastante escasa. De ese escenario, con solo 14 años, escapó Pedro Menéndez, que a los 16 se hizo grumete en un barco militar y a los 19 compró un patache (un barco pequeño) para comenzar una prometedora carrera de pirata en aguas del Atlántico, donde el flujo de personas y riquezas en el siglo XVI hacía pensar que los abordajes eran una forma de ganarse la vida más segura. Así, más o menos, comienza el libro V centenario del nacimiento de don Pedro Menéndez de Avilés, que el Ministerio de Defensa ha editado sobre la vida de este asturiano que pasó de pirata a corsario, luego a almirante, llegando a general de Indias, gobernador de Cuba, fundador de la primera ciudad europea en Estados Unidos y vencedor del temible pirata francés Pata de Palo. Entre otros muchos.

El libro, que recoge las conferencias que seis historiadores impartieron en marzo pasado durante las LVIII Jornadas de Historia Marítima, conmemora el quinto centenario del nacimiento del “corsario del rey” Carlos I y “comandante de las escuadras” de Felipe II. Marcelino González Fernández, capitán de navío y uno de los autores, explica que la figura de Menéndez de Avilés “es muy desconocida, aunque protagonizase grandes enfrentamientos con corsarios, piratas o temporales”. Los corsarios se diferenciaban de los piratas en que los primeros recibían de los reyes lo que se denominaba "patente", permiso que les autorizaba a asaltar cualquier nave enemiga sin consecuencias legales. Los piratas, no.

En 1539, con solo 20 años, una escuadra francesa de ocho naves apresa, en aguas de Vigo (Pontevedra), a tres pequeñas naves españolas que transportaban un cortejo nupcial de 60 personas. Los franceses raptan a la novia y Menéndez de Avilés, al saberlo, con su pequeño patache se lanza a rescatarla “a la mayor velocidad que podía, haciendo sonar el pífano, el tambor y desplegando gallardetes”. Al llegar a su altura de la escuadra, les reclama la rendición y la entrega de la joven. Los franceses le responden, entre risas, que “subiera a buscarla”. El joven marino inició entonces una maniobra de huida que provocó que tres barcos franceses comenzasen su persecución. De repente, giró 180 grados, apresó a dos de ellos y el tercero huyó. El resto de la flota se rindió y le entregó a la mujer y a sus 59 acompañantes.

Su valor y fama hizo que el archiduque Maximiliano II de Augsburgo le encargase que persiguiera al  francés Alphonse de Saintonge. Recuperó así, frente a las costas de Nantes (Francia), cinco de los barcos apresados por el corsario al que además dio muerte. El hijo del fallecido, Juan Antonio Alfonso, decidió vengarse. Así que esperó a Menéndez en Canarias y entabló batalla. El asturiano lo derrotó.

Su prestigio llamó la atención de Carlos V, que “le concedió la primera patente oficial de corso”, señala González Fernández. Con aquel documento en la mano, Menéndez se dedicó a asaltar cualquier barco que no fuera de la Corona española en las aguas de América.

Felipe II lo nombró, posteriormente, “capitán general de Armada y de las flotas de la Carrera de Indias”. En uno de sus viajes se encontró con el corsario François Le Clerc, el famoso Pata de Palo, el mismo que había saqueado Cuba, La Española y Santa Cruz de la Palma. Hundió uno de sus barcos y los siete restantes huyeron.

En 1565 recibió la orden real “de eliminar a todos los protestantes que se encontraran en cualquier resguardo de las Indias”, explica Magdalena de Pazzis, profesora de Historia Moderna de la Universidad Complutense de Madrid. En la bahía del río Saint John (Florida), se topó con una armada francesa, que huyó al verlo. Allí mismo levantaría la población de San Agustín y tomó posesión de sus tierras. Pero unos meses después, diez barcos franceses, al mando del oficial Jean Ribault, contraatacaron. Felipe II les mandó personalmente a Menéndez de Avilés con cuatro naves.

Pero un fuerte temporal, antes de la batalla, hundió la flota francesa. El asturiano aprovechó esta ventaja para desembarcar con 500 hombres en la costa, de los que perdió 100 en tres días de marcha “por terrenos pantanosos, con cieno hasta las rodillas, arreciando la lluvia y mojándose las municiones”. Alcanzó el fuerte francés de Fort Caroline el 20 de agosto de 1564. Mató a la mayoría de los 150 habitantes de la colonia, “de los que solo unos pocos podían defenderse”.

Los supervivientes, entre los que se encontraban soldados de la armada hundida, huyeron a los bosques, donde fueron exterminados por los indios. El lugar del asentamiento francés se conoce, desde entonces, como bahía de Matanzas, y pronto se convirtió en parte de la leyenda negra. Se realizaron grabados “que incluían escenas como asesinatos de hombres indefensos, con los ojos arrancados, las mujeres forzadas y los niños pasados a cuchillo”.

Menéndez de Avilés murió a los 55 años víctima del tifus. “No se trata de justificar hechos propios del siglo XVI desde planteamientos actuales, sino de emplazarlos en su tiempo y en una forma distintas de ver las cosas”, dice De Pazzis. “Menéndez de Avilés fue un hombre leal a su Estado y un esforzado católico de su tiempo, con todo lo bueno y lo malo que esto significaba”.


 01_1575298155_692717

Sello para conmemorar el 450º de la Fundación de San Agustín, con la imagen de Pedro Menéndez.



El 'James Bond' de Felipe II

Tal era la confianza de Felipe II en Pedro Menéndez que ordenó que le acompañase el 13 de julio de 1554, zarpando del puerto de La Coruña, con una flota de más de 70 barcos y 4.000 personas (la mayoría nobles de Castilla) con destino al puerto inglés de Southampton. El monarca iba a contraer matrimonio con la reina de Inglaterra, María Tudor.  Celebrada la boda en la catedral de Winchester, se volvió a España para informar a Juana, hermana de Felipe, de que todo había salido bien. Luego se embarcó como capitán general de la flota de Indias y se fue a América a seguir luchando en nombre del rey.

En 1557, recibió otro encargo real: transportar a la princesa de Éboli a Calais (Francia). Pero un temporal le impidió cumplir lo ordenado por el rey, así que intentó atracar en el puerto inglés de Dartmouth hasta que capease la tormenta. Pero el alcalde se negó a recibir a la comitiva y colocó unas cadenas en el puerto para evitar el atraque. Menéndez tomó entonces una lancha y desembarcó en la costa de noche. "Con gran arrojo e interviniendo personalmente forzó los mecanismos y logró bajar las cadenas". En una película (española) podría haber dicho: "Me llamo Menéndez. Pedro Menéndez".


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Pedro Menéndez De Avilés 
 
El Ministerio de Defensa edita un libro sobre Pedro Menéndez

La obra, que se puede descargar gratis en internet, recoge seis charlas de un ciclo de conferencias organizadas en marzo por la Armada


Como parte de los actos de celebración del quinto centenario del nacimiento de Pedro Menéndez, el Ministerio de Defensa ha editado un libro sobre el marino. La obra, que puede descargarse gratis en formato digital en la propia web ministerial, recoge las seis conferencias que conformaron las LVIII Jornadas de Historia Marítima de la Armada celebradas en Avilés el pasado mes de marzo.

Las ponencias que forman el libro son: "Marino y corsario", del capitán de navío Marcelino González Fernández; "El mundo de Pedro Menéndez de Avilés (1519-1574): del viaje de Magallanes y Elcano a la proyección Mercator", del jefe de la sección de Cartografía e Instrumentos Científicos del Museo Naval de Madrid, José María Moreno Martín; "La carrera de Indias", del capitán de navío José Ramón Vallespín; "Conflictos religiosos en Europa. Los hugonotes", de la profesora titular de la Universidad Complutense de Madrid Magdalena de Pazzis Pi Corrales; "Adelantado de la Florida", del capitán de navío José María Madueño Galán; y "Hermanamiento entre San Agustín y Avilés", del historiador Ramón Antonio Álvarez. Las charlas tuvieron lugar entre el 14 y el 16 de marzo en el hotel Palacio de Avilés.

El libro tiene 120 páginas y está editado por la secretaría general técnica del Ministerio de Defensa. Forma parte de la colección "Cuadernos monográficos del Instituto de Historia y Cultura Naval, según la propia definición de la Armada, "la traslación impresa de las Jornadas de Historia Marítima, ciclos periódicos de conferencias organizados por el Instituto de Historia y Cultura Naval, en el que historiadores, técnicos y estudiosos en general disertan y debaten sobre procesos, protagonistas, instituciones o sucesos de la historia naval española, o que tienen un vínculo subsidiario con ésta".

De Menéndez, Defensa destaca que fue uno de los marinos más sobresalientes del siglo XVI: corsario del Rey; comandante de escuadras y flotas en Europa y en la Carrera de Indias, cuya organización supo mejorar; Adelantado de la Florida y su conquistador, en lucha contra los hugonotes; Gobernador de Cuba y fundador de la ciudad de San Agustín de la Florida.


lne.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario