Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Capitán Toni Barceló
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje 
Mensaje Capitán Toni Barceló 
 
Continuando con la serie de grandes biografías de ilustres e heroicos españoles… Este nonagésimo noveno trabajo recopilatorio está dedicado al Capitán Toni Barceló, fue el más temerario Corsario Español del Mediterráneo.

El capitán Antoni Barceló, fue un marino mercante o mejor dicho corsario, que a fuerza de arrojo e inteligencia llegó a Teniente General de la armada española. A él hay que atribuirle el mérito de haber acabado con la piratería berberisca, ese azote de siglos. Gracias a su valentía, el Mediterráneo español pudo ser un lugar enteramente habitable.

Espero que recopilación de información e imágenes que he preparado os resulten interesantes y contribuya en la divulgación y conocimiento de este ilustre personaje.




Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados, por temas.  Reyes: Trajano, emperador romano, Adriano, emperador romano, Don Pelayo, Jaime I el Conquistador, Fernando III el Santo, Alfonso X el Sabio, Reyes Católicos, Juana la Loca y Felipe el Hermoso, Carlos V, Felipe II, Carlos III; Gobernantes: Conde-duque de Olivares, Duque de Lerma, Marqués de la Ensenada, Cánovas del Castillo, Mateo Sagasta, José Canalejas, Emilio Castelar, Manuel Azaña, Tierno Galván; Conquistadores y exploradores: Cristóbal Colón, Hermanos Pinzón, Juan de la Cosa, Alonso de Ojeda, Cabeza de Vaca, Francisco de Orellana, Francisco Pizarro, Hernán Cortés, Hernando de Soto, Inés de Suarez, Núñez de Balboa, Pedro de Mendoza, Pedro de Valdivia, López de Legazpi, Ponce de León, Rodrigo de Bastidas, Elcano - Magallanes; Héroes: Viriato, El Cid campeador, Guzmán el Bueno, María Pita, Agustina de Aragón, Daoíz y Velarde, Vicente Domenech "El Palleter"; Militares: Juan de Austria, El Gran Capitán (Fernández de Córdoba), Ambrosio Spínola, Álvaro de Bazán, Blas De Lezo, Gravina y la Batalla de Trafalgar, Cosme Damián Churruca y Trafalgar, Alcalá Galiano, General Castaños y batalla de Bailén; Literatura: Séneca, Garcilaso de la Vega, Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo, Luis de Góngora, Gaspar Melchor de Jovellanos, José de Echegaray, Mariano José de Larra, José de Espronceda, Benito Pérez Galdós, Jacinto Benavente, Valle-Inclán, Miguel de Unamuno, Pío Baroja, Azorín, Ortega y Gasset, Menéndez Pelayo, José Zorrilla, Juan Ramón Jiménez, García Lorca, Antonio Machado, Miguel Hernández, Gustavo Adolfo Bécquer, Vicente Aleixandre, Torrente Ballester, Camilo José Cela; Religiosos: Bartolomé de Las Casas, Cardenal Cisneros, Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier, Santo Domingo de Guzmán; Medicina: Miguel Servet, Gregorio Marañón, Santiago Ramón y Cajal, Severo Ochoa; Inventores: Isaac Peral, Juan de la Cierva, Torres Quevedo, Alejandro Goicoechea Omar, Eduardo Barreiros... hay otros trabajos en preparación que iré añadiendo.



Resumen Biográfico:


0capitntoniCapitán Toni Barceló. Nació en la Isla de Mallorca, en el pueblecito de Galilea, cerca de Calviá, el primero de Octubre del año de Nuestro Señor de mil setecientos diecisiete, en el seno de una conocida familia de la isla dedicada a las cosas de la Mar. Su padre se llamaba Onofre y era patrón de un jabeque (típico barco mediterráneo de la época) dedicado al transporte de mercancías entre las Islas Baleares y la Península. Al nacer sus padres le bautizaron con el nombre de Antoni.

De niño, "en Toni", cómo era común entre todas los niños de familias marineras, gustaba de estar siempre entre barcas y redes jugando con la demás canalla de la playa a "piratas" y a "batallas navales" que acababan por lo general con varios "berberiscos" remojados o a lo peor "descalabrados" a golpes de tolete o por la consiguiente pedrea final. Su madre tenía frecuentemente que ir a rescatar al joven Toni de entre las hordas turquescas con muestras varias de su valor (raspallones, moraduras y heridas de todo tipo).

En la playa era en dónde siempre le podían encontrar: Unas veces cogiendo cangrejos, otras charlando con los pescadores, ahora nadando...

- ¿ A ver quien llega antes a aquel "gallo"? Decía a los de su panda. - ¡Vamos a coger la chalupa de aquel bou !... El "nostramo" "pelut" ya se ha metido en la taberna y no nos pillará.

Así empezaba casi cada día una de sus ya incipientes correrías navales, en las Playas de Palma.

Su madre al llegar a casa cada tarde le decía...."¡ Quítate el salitre !", " ¡ Siempre en la playa...te van a salir escamas !", "... pareces un morisco de tanto estar al sol ".

Pero la hora preferida de Toni, era la de arribada del jabeque de su padre y ver la maniobra magnífica de entrada a la Bahía. Ningún jabeque trasluchaba mejor que el del patrón Onofre. No era raro ver a Toni, ir a nado a hasta la embarcación y subir por una estacha con la que le izaba su padre hasta la cubierta, para darle un abrazo. ....

- Toni, ¿Nunca puedes esperar a que desembarque yo?


0elcapitntonibarcelensu

El capitán Toni Barceló, en su época de corsario del Mediterráneo con su jabeque correo, rechaza a dos galeotas argelinas (1738). Pintado por Ángel Cortellini Sánchez, Museo Naval de Madrid.

La vida en Mallorca por aquellos años no era fácil. Era común que los piratas argelinos, tunecinos y berberiscos asolaban periódicamente las costas de todo el Mediterráneo. Llevándose todo lo que podían pillar y en especial jóvenes cautivas a las que poder vender en la casbah de Argel.

Esto hizo que la población se refugiara siempre en el interior. La costa española estaba llena de "torres vigía" ( atalayas o talayots) desde las cuales las "alertas" avistaban de la presencia en el horizonte de navíos piratas y mediante señales de fuego alertaban a la población para que se adentrara hacia el interior. El comercio marítimo y la pesca eran trabajos arriesgados. Los patrones de mar debían de ser gente valerosa, que no pocas veces tenían que defender en la Mar su vida y sus bienes contra la morisma corsaria.

El joven Toni era ya casi un "at.lot". Toni soñaba con embarcar pronto y encontrase de cara a cara con los argelinos. Ese era su anhelo que solía compartir con sus compañeros de juegos, más empeñados en las bromas (que Toni despreciaba) de perseguir "chuetas" por el Call de Palma para comprobar si efectivamente éstos tenían rabo.

Por la pericia náutica y la rapidez en desempeñar su cometido y las garantías que daba el jabeque de su padre Onofre, le fue otorgada la concesión del tráfico de Correo Real con la Península.

Cuando Toni tuvo la altura suficiente su padre le embarcó por primera vez como paje (grumete). Ese fue el día más feliz de su vida, sin duda ninguna. Andaba descalzo por la cubierta con su camisola blanca al viento soñando ya grandes hazañas navales, su mirada y aplomo en su primera travesía a Barcelona eran ya de "Almirante de la Mar Océana", creía ser Roger de Lluria, el Almirante Colom o el mismísimo Juan de Austria en Lepanto. Su misión no era otra que la de servir a la oficialidad, cantar las "horas" y hacer la "descubierta" en la cofa del trinquete, cuando le tocaba la guardia de Mar. Allí entre el Cielo y el Mar, junto alguna gaviota que quizá les confundía con un llaut pesquero, Toni era feliz.

Allí conoció el oficio, pasando de paje a marinero y de marinero poco a poco formándose para piloto aprendiendo de su padre y de todos los demás. La maniobra de las velas, cómo capear un temporal y cómo encomendarse al Señor, a San Telmo y la Santísima Virgen cuando las cosas iban mal dadas....siempre se ha dicho "quien quiera aprender a orar, que venga a la Mar". Varias veces con su padre al timón vio las listadas velas berberiscas de cerca y pudo compartir con ellos el olor y acre sabor de la pólvora que tanto gusta al moro.


1garzota

A los dieciocho años murió su padre D. Onofre, envejecido prematuramente por todos los sinsabores de la mar. Toni al estar preparado ya, tomó el mando del jabeque-correo familiar. A los 19 años haciendo la ruta Palma-Barcelona mantuvo su primer combate cómo patrón contra los piratas moros que se coronó con éxito. Los piratas berberiscos infectaban todas las costas del Levante español y Toni se labró en poco tiempo una fama de valiente y temerario patrón, que bien pronto llegó hasta oídos de la misma Corte, tal que a los 21 años recibió del Rey la graduación honorífica de Alférez de Fragata por la valentía y eficacia demostrada en sus diversos encuentros con la morisma embarcada. Tratamiento que le fue conferido mediante Cédula Real de 6 de Noviembre del Año de Nuestro Señor de 1.738.

Este nombramiento era un alto e inusual honor pues aunque no reconocía derecho económico alguno con su otorgamiento, le confería el rango de Oficial de la Armada y Caballero, al cual sólo podían acceder los hijos de familias de la nobleza de sangre reconocida, los cuales accedían a la Carrera en la Armada sentando plaza como Guardiamarina en un buque de Guerra del Rey y tras unos años de preparación en la Real Armada eran promovidos a la Oficialidad, ostentando el empleo efectivo que ahora el Rey concedía directamente y por méritos al plebeyo Toni Barceló de Palma.

Ya Toni, se le podía llamar Don Antonio Barceló. Aunque los suyos le siguieran llamando cariñosamente "Capitá Toni"

En 1.741 estando en Palma, su jabeque recibió una curiosa comisión de interceptar a una balandra francesa...

Siguió Toni durante bastante tiempo al mando de su jabeque-correo, labrándose una fama de intrépido capitán mercante y corsario eventual, temerario ante el enemigo y ante las inclemencias de la Mar. Su tripulación empieza a venerar al joven "Capitá Toni", ya que sumaba a su valor y a su intrepidez con un buen trato cordial y afable hacia todos los suyos a los que lograba imponer la disciplina natural que requiere el oficio de la Mar a base del ejemplo, la fineza en el trato y una abnegada entrega a su oficio.

Diez años más tarde el Rey le vuelve a conferir un alto honor al ascenderlo el 21 de mayo de 1.748 al tratamiento de Teniente de Fragata "con carácter de graduado", es decir, "sin derecho de goce de sueldo alguno". Empleo que se le confiere de nuevo por méritos marineros contraídos por haber mantenido a ultranza la comunicación con Barcelona cuando las malas cosechas ocasionaban grande penuria a las Islas Baleares, llegando hasta el hambre, y los más furiosos temporales azotaban sus costas.


88471832



De Corso por el Mediterráneo
 
Los piratas y corsarios argelinos continuaban infectando las costas catalanas. Después de cierta sonada presa que hicieron de un jabeque con doscientos pasajeros, entre ellos trece capitanes del ejército, ordenó el rey armar en Mallorca a sus expensas cuatro jabeques, cuyo mando fue conferido a nuestro Capitán Toni. La flotilla recibió orden de dirigirse a Cartagena, desde donde había de operar apoyada por dos navíos, el "América" y el "Constante", mandando el conjunto Don Julián de Arriaga.

El 16 de Noviembre de 1.748 los jabeques comandados por el Capitán Toni combatieron a cuatro barcos piratas moros cerca de la costa de Benidorm y Altea. Sigue esta campaña contra los piratas en la costas de levante durante todo un año, tras la cual vuelve a su viejo jabeque correo.

Entre las misiones del correo de Barceló figuraba la del relevo de los destacamentos militares de Ibiza y Cabrera. Siguen, sin embargo, sus encuentros y combates contra corsarios berberiscos. En 1.750 en un combate contra una galeota de moros en cala Figuera, en Mallorca se le promueve a Teniente de Navío Graduado. Dicha galeota junto con un jabeque había apresado a uno español llamado "Santo Cristo del Crucifijo". El Capitán Toni Barceló que estaba en puerto, al darse la alarma, se aprestó rápidamente a embarcar en su jabeque a un destacamento de granaderos del Regimiento de Africa, zarpando inmediatamente, persiguiendo al enemigo desde cabo Formentor hasta cerca de la Isla de Cabrera, dónde los alcanzó capturándolos. La galeota apresada era de 30 remos y cuatro cañones.

Mandando el jabeque-correo entre Palma y Barcelona. Avistó a dos galeotas argelinas frente a la desembocadura del río Llobregat. Como era su forma de actuar a pesar de la inferioridad numérica, puso proa hacia ellas y las atacó, tomando al abordaje a una, después de haberla batido bien con la artillería causándole grandes destrozos; la otra galeota mientras tanto se dio a la fuga. En esta acción también fué sobresaliente por su valor su segundo Joan Nicolau. El Capitán Toni resultó con dos heridas.

Por el arrojo en la toma de abordaje de este barco pirata argelino, obtuvo la "efectividad" en el empleo de Teniente de Navío el 30 de Junio de 1.756 y su incorporación al Cuerpo General de la Armada.


2modelodefragatadiana17

Modelo de fragata Diana, de 34 cañones
 
Es decir que el Capitán Corsario Toni ingresa ya por méritos definitavamente en la Armada Real con todas sus prerrogativas y no a título meramente honorífico como se encontraba hasta este momento. Caso insólito en aquella época de que un "civil" se incorpore a la Real Armada con el empleo de oficial (capitán), sólo entendible por las grandes cualidades guerreras y marineras de nuestro Capitán Toni sobradamente demostradas.

En 1.761 Antonio Barceló ascendió a Capitán de Fragata, manda la fragata "La Garzota". De 1.762 a 1.769 fueron los años de mayor actividad contra los corsarios argelinos, como comandante de los jabeques reales.

Durante esa época echó a pique 19 buques piratas y corsarios, que armaban cada uno de ellos de 10 a 30 cañones, hizo 1.600 prisioneros y liberó a más de un millar de cristianos.

Esta última campaña de Corso contra los piratas berberiscos aún siendo eficaz por parte de Barceló no obtuvo todos los frutos que podían haberse dado por la falta de unidad de acción de las potencias cristianas. Venecia mantenía tratados secretos con Argel, Austria no se sumó a la coalición contra la piratería y Francia fracasó en una expedición que efectuó contra Larache. Sólo España y Malta parecían dispuestas a la lucha a fondo.

En 1.769 asciende Barceló a Capitán de Navío (equivalente a coronel en el ejército), por méritos debidos a su campaña, contaba cincuenta y un años la mayor parte de ellos navegando y combatiendo.

En 1.775 opera con su escuadra de jabeques en socorro del Peñón de Alhucemas, plaza española situada en la costa Africana, que fue atacada por los moros. Sobre él arrojaron 9.000 bombas, pero no llegaron a poder efectuar un asalto por carecer de artillería gruesa para abrir brecha en las fuertes murallas de la plaza. Lanzaron para intentar el asalto cuatro jabeques incendiarios contra la costa.


0eljabequeeraunbarcoext

El jabeque era un barco extraordinariamente rápido para la época, tenía tres mástiles y su característica principal era la inclinación hacía delante del palo del trinquete. No era un barco pequeño, los más grandes llegaban a las 680 toneladas, los pequeños denominados jabeque mallorquín o ibicenco solían desplazar 110 toneladas con una eslora de 22 metros. Para hacer frente a los jabeques berberiscos, más rápidos y mejor armados que las galeras, la Real Armada, a mediados del siglo XVIII, adopta el jabeque como sistema para oponerse a la piratería argelina. Siendo Toni Barceló el más intrépido de sus capitanes.


2expedicinaargel

Expedición a Argel



Rumbo a Argel


Primera Ofensiva contra Argel 1.775. En el año 1.775 el Rey de España Carlos III, organiza una campaña que pretendía ser definitiva contra Argel, el foco central de toda la piratería mora.

La escuadra la mandaba el Teniente General de la Armada Pedro González de Castejón. Se compuso de 7 navíos de línea de 70 cañones, 12 fragatas de 27 cañones, 4 urcas de 40 cañones, 9 jabeques de 32 cañones, 3 paquebotes de 14 cañones, 4 bombardas de 8 cañones, 7 gallotas de 4 cañones. En total 46 bajeles con 1.364 cañones, a los que se añadieron una fragata de Malta y dos del duque de Toscana. La escuadra zarpó el 22 de Junio y el 8 de Julio comenzó la operación.

La Fuerza de desembarco la comandaba el General O´Reilly con 18.400 hombres. Antonio de Barceló recibió el mando de las fuerzas ligeras de esta "Armada" formada por sus conocidos "jabeques".

El General O´Reilly desembarca a sus tropas, siendo protegido por el incesante cañoneo de los buques. Es el escenario clásico de una acción de desembarco.

Siendo ineficaz ya la acción de la artillería de los buques más grandes tras los primeros bombardeos de limpieza debido a su necesario alejamiento de la Costa. Barceló al mando de sus jabeques merced al poco calado de este tipo de buques se arrima más a la costa por el ala derecha para hacer más preciso el tiro contra el enemigo, esta maniobra será providencial cómo luego se verá.

El flanco izquierdo era batido por el General Acto con sus galeras y fragatas toscanas. Las acciones en tierra se desarrollaron mal para la fuerza del Ejército Cristiano, mandado por O´Reilly, el desembarco fue muy desorganizado, se tomaron decisiones equivocadas las cuales llevaron a un completo desastre.


2dibujodeargel

El Ejército se vio cercado y cargaron contra él 12.000 jinetes moros que les esperaban. Se dio la orden de repliegue y se inició el reembarco de tropas. Gracias a la única acción protectora de los jabeques del "Capitán Toni" que estaba arrimados a la costa y a la acción protectora de la Artillería de la Armada, el reembarque de las tropas de tierra no se convirtió en desastre.
 
Las tropas de tierra sufrieron no menos de cinco mil bajas, cayendo cinco generales muertos y quince heridos y perdiéndose quince cañones y unos nueve mil fusiles.

La acción decidida de Barceló con sus jabeques arrimándose a tierra para bombardear las tropas moras y posteriormente para reembarcar a las tropas de tierra, fue loada por un poema que en francés escribió el Marques de Campofranco, agradecido por haber salvado a sus tropas que se habrían perdido sin remisión sin la acción heroica de Barceló y los suyos. El "Capitán Toni" fue ascendido por méritos de nuevo ese mismo año de 1.775 al empleo de Brigadier.


modelodejabequesxviii

Modelo de jabeque (s. XVIII). Núm. de catálogo: 367. Museo Naval de Madrid. Este tipo de jabeque era como los que empleaba Barceló en sus campañas contra el corso norteafricano. El jabeque era una embarcación exclusiva del Mediterráneo y muy utilizada por los corsarios, y más tarde por la Real Armada para combatirlos dada su gran efectividad. De líneas elegantes y finas era uno de los tipos de buque más rápidos y maniobrables que además poseían una buena potencia de fuego, al menos para sus cometidos habituales de guardacostas y corso. Para ello iban armados con cañones de poco calibre, y con varias piezas en mira o caza de 12, o incluso 18 libras. Fueron tan efectivos que la marina francesa, e incluso la británica, llegaron a contar con varias de estas unidades.


 
Sitio de Gibraltar


zgibraltarenelsigloxvii Gibraltar en el siglo XVIII
 
En Agosto de 1.779 asciende Antonio Barceló a Jefe de Escuadra, dándosele una importante misión de mandar las fuerzas navales de apoyo al sitio de Gibraltar. El mando de las fuerzas de por tierra lo llevaba Martín Álvarez de Sotomayor. Además otra flota de bloqueo operaba con bases en Algeciras, Málaga y Cádiz.
El bloqueo no fue muy eficaz. Se reforzó la flota de Barceló con un navío, una fragata, 3 jabeques, 5 jabequillas, 12 galeotas y 20 embarcaciones menores.


3lanchasrpidasqueutiliz

Lanchas rápidas que utilizaba el capitán Toni Barceló



Barceló inventa y emplea por primera vez las lanchas cañoneras

La dificultad era atacar la plaza por mar, ya que por tierra era mucho más difícil dados los alcances de los cañones de la época y a la inferioridad manifiesta de los buques de vela y madera de la época contra las fortificaciones terrestres. Al ser menguada la flota que se le proporcionó a Barceló y de insuficiente potencial de fuego. Antonio Barceló tuvo una genial idea, que fue la de embarcar grandes cañones de a 24 libras o con morteros en botes a remos de gran tamaño. Para proteger a la dotación del bote cañonero se dotó de un parapeto plegable (que se podía alzar o abatir) forrado por dentro y por fuera por una capa de corcho. Tenían de eslora 56 pies, 18 de manga y 6 de puntal, con 14 remos por banda, el cañón y una dotación de una treintena de hombres. El cañón tenía un dispositivo giratorio que permitía apuntarlo sin modificar el rumbo de la lancha. Posteriormente se le añadieron a las lanchas un forro de hierro para blindar el casco hasta debajo de la línea de flotación.


2caoneradelcaptoni

La idea de las lanchas cañoneras tuvo muchos escépticos en el bando español, muchos pensaban que las lanchas no podrían soportar el peso y el retroceso del cañón. Por otro lado los ingleses en cuanto vieron en la Mar las estrafalarias lanchas, rompieron en risas. Pero pronto se comprobó su efectividad. Ya que las lanchas actuaban sobre todo de noche acercándose mucho a la costa del Peñón con que podían afinar bastante bien la puntería. Y por otro lado la artillería enemiga no podía apuntar a blancos tan pequeños e invisibles durante la noche. Pronto desistieron los británicos en malgastar munición contra las lanchas del "Capitán Toni". De la efectividad de aquellas primeras lanchas cañoneras no hay mejor juicio que el propio que hicieron de ellas los propios británicos, véase el testimonio del capitán Sayer.

A Barceló y a la Armada Española le cabe el orgullo de ser inventor y primera utilizadora de las lanchas cañoneras que tan grandes servicios dieron luego a nuestra nación y todas cuantas las utilizaron. Barceló las volvió a utilizar como más adelante se verá con grandes éxitos y posteriormente se volvieron a utilizar por la Armada Española en numerosas ocasiones. Otra de estas ocasiones y muy notable se dio un cuarto de siglo después para rechazar uno de los intentos de la Armada de Nelson por bloquear y desembarcar en Cádiz.


2canuobsdebroncedea4lib

Cañón u obús de bronce de a 4 libras de bala, de 82 mm de calibre y 460 mm de longitud. Al parecer fue empleado en las cañoneras en Gibraltar

Al General Martín Alvarez de Sotomayor le relevó al mando del Sitio de Gibraltar el duque de Grillón, que recibió instrucciones reservadas para que estudiase la capacidad de Barceló como general. Esta estaba en entredicho (posiblemente por los orígenes humildes y su carrera autodidacta de Corsario), aunque por supuesto que se le reputaba fama de bravo capitán. El duque una vez que conoció a Barceló, terminó recomendándole para el ascenso a Teniente General, según consta en carta de Floridablanca6 a Grillón. Esto prueba lo eficaz que consideró a Barceló, a pesar de su sordera (provocada por el estruendo de los cañones) y de su edad, uno de los inconvenientes que le achacaban sus detractores (contaba en el 1.783 con 66 años, lo que era ya una avanzada edad en esa época).


1elcapitntonienenerode1

El capitán Toni en Enero de 1766 realizó un ataque contra los piratas argelinos frente a las costas del Peñón de Ifach de Calpe (Alicante)



¿Cómo se perdió Gibraltar?

En la Guerra de Sucesión española, Inglaterra y Holanda se aliaron a la causa del pretendiente Carlos de Austria a la corona española en contra del pretendiente Borbón apoyado por Francia.

Una flota Angloholandesa con 45 navíos de línea británicos y 10 holandeses bajo el mando del almirante Rooke asedió la ciudad española de Gibraltar. Las fuerzas de desembarco estaban formadas por unos 10.000 hombres al mando del Príncipe de Darmstat.

Frente a este despliegue, la Plaza contaba sólo con su guarnición ordinaria formada por 60 o 70 hombres bajo el mando de Diego de Salinas, a los que se sumaron voluntarios y vecinos armados hasta cerca de 400 hombres.

Comenzó el ataque el día 2 de Agosto de 1.704. El enemigo angloholandés con sus 1.500 piezas de artillería dispararon 30.000 proyectiles en unas seis horas, demoliendo gran parte de las fortificaciones de la Plaza.

Gibraltar cayó en 3 de Agosto de 1.704, sufriendo los aliados unos 350 muertos. Tras lo cual la población española se trasladó en bloque, lo mismo que su guarnición a lo que hoy es San Roque que es la auténtica población autóctona de Gibraltar Español.

Los Ingleses se apropiaron de la Plaza en contraposición de lo estipulado en el Convenio de Lisboa de 1.703 que prohibía a las potencias extranjeras aliadas de la Casa de Austria en la Guerra de Sucesión posesionarse para sí de ningún puerto o territorio español, sino únicamente en nombre del Archiduque Carlos.
 
En la ciudad de San Roque (Cádiz) se conservan los registros de nacimiento y bautismo de los auténticos pobladores originarios de Gibraltar, se venera a las imágenes que ellos rezaron, se conserva el glorioso Pendón de Gibraltar y en su Palacio Municipal se pueden leer en unas lápidas las siguientes

Que Gibraltar no se rindió a los ingleses, sino al partido o bando nacional (español) que defendía los pretendidos derechos del Archiduque de Austria a la Corona de España en la guerra de Sucesión

...Que la rendición se hizo en honrosas condiciones después de una lucha heroica y desesperada


1tenientegeneraldearmad Teniente General de Armada Antonio Barceló.

 

El Fin de la piratería Berberisca  

Nuevas Campañas contra Argel. Campaña de 1.783. Antonio Barceló fue promovido al empleo de Teniente General de la Armada, debido a los buenos informes personales que de él dio el Marqués de Grillón al que conoció en el Sitio de Gibraltar.

Se le confirió el mando de una escuadra que se reunió en Cartagena compuesta por 4 navíos (con insignia en el "Terrible") de 70 cañones, 4 fragatas, 9 jabeques, 3 bergantines, 16 buques menores, 19 lanchas cañoneras (inventadas por el propio Barceló), 20 lanchas bombarderas con un mortero y 10 lanchas de abordaje que servían para proteger a las anteriores por si eran abordadas por embarcaciones enemigas con superior. A esta escuadra se unieron dos fragatas de la Orden de Malta. En total esta fuerza naval contaba con 14.500 hombres y 1.250 cañones. La escuadra zarpa de Cartagena el 1 de Julio de 1.783. Tras una penosa travesía, la escuadra fondea frente a Argel el día 26.


3murallasdeargel

Murallas de Argel

El día 1 de Agosto a las 14.30 horas se rompe el fuego contra la plaza. Las 19 lanchas bombarderas forman en línea avanzada al frente estaba Barceló en una falúa. A ambos costados se situaron las lanchas cañoneras y las de abordaje protegiéndolas, más atrás dos jabeques y dos balandras; el resto de la escuadra no toma parte en el bombardeo.
 
Al poco tiempo salen del puerto de Argel 22 pequeños buques enemigos, entre ellos 9 galeotas y 2 cañoneras, que son rechazadas por el fuego de los españoles. Hacia las 16.30 las lanchas españolas han consumido sus municiones y se ordena el alto el fuego. Han disparado unas 375 granadas y 390 balas de cañón, provocando dos grandes incendios en la ciudad, de los que uno no logra ser controlado en toda la noche. Los argelinos han disparado unas 1.400 balas de cañón y 80 granadas, que sólo han causado dos heridos leves en el bando español. Se vuelve a repetir los bombardeos en días sucesivos hasta ocho veces más. Lanzándose un total de 3.752 granadas y 3.833 balas de cañón contra Argel y sus defensas. Según informes neutrales el pánico se apoderó de la ciudad de la cual fueron destruidas alrededor del 10 por ciento de sus construcciones, buques, cañones, fortificaciones y fuertes pérdidas humanas.


3bombardeodeargel Bombardeo de Argel

La defensa Argelina disparó 11.280 balazos y 399 bombas, que sólo causaron 24 muertos y 20 heridos entre los atacantes de la escuadra cristiana. Sólo lograron hundir una lancha cañonera (la número 1) que saltó por los aires muriendo su segundo el Alférez de Navío Villavicencio y 20 marineros y siendo herido su comandante el Teniente de Navío Irisarri y 11 miembros de su dotación.

En España la alegría por el resultado es enorme y el rey confirma el ascenso de Barceló el 13 de Agosto de 1.783 a Teniente General y le señala ese sueldo cómo pensión vitalicia.

Se había obtenido un gran castigo contra el enemigo con poquísimas bajas por la parte española gracias al acierto del buen uso de las lanchas cañoneras y bombarderas que Barceló introdujo en la estrategia naval Compárese los limitados medios de esta escuadra frente a los éxitos obtenidos con el desastre de la operación combinada contra Argel de 1.775 en la que se perdieron 5.000 hombres y numerosos cañones y fusiles sin conseguir gran daño al enemigo. Este éxito de la Armada Española, fue propiciado por el genio innato del Gran Capitán Toni Barceló que aprendió de los desastres de otros comandantes de antaño.

La plaza pirata de Trípoli a la vista del castigo sufrido por Argel, se avino a la firma de un Tratado de Paz con España... El fin de la piratería berberisca estaba cerca.


3grabadodeargelde1578

Grabado de Argel de 1578

 

Campaña de 1.784

La República Corsaria de Argel, a pesar de haber sufrido un gran castigo, no daba muestras de dejar su lucrativo negocio y en Septiembre de ese mismo año de 1.783, cinco buques corsarios argelinos apresaron cerca de Palamós a dos polacras mercantes. Y se lanza a una campaña de rearme de la plaza: Se refuerza con una nueva fortaleza con 50 cañones, se reclutan 4.000 soldados turcos voluntarios que arriban a Argel en buques neutrales, llegan "asesores" europeos para ayudar en las fortificaciones y baterías, se han aprestado a la defensa no menos de 70 embarcaciones entre goletas y cañoneras para rechazar un posible ataque español. El Dey de Argel ofrece una recompensa de 100.000 "cequíes" al que aprese a una embarcación española.

Barceló activa los preparativos de una nueva Escuadra en Cartagena, se reúnen 4 navíos (con insignia en el "Rayo") de 80 cañones, cuatro fragatas, 12 jabeques, 3 bergantines, 9 bergantines menores, y cómo fuerza artillera: 24 lanchas cañoneras (con una pieza de a 24 libras), 8 más con una pieza de a 18 libras, siete con calibres menores para abordajes, 24 bombarderas con morteros y ocho lanchas con obuses de a 8 pulgadas. Pero esto no es todo: la expedición adquiere un cierto aire de Cruzada, por lo que cuenta con el apoyo de la Armada de Nápoles (entonces tan íntimamente unida a la española), que al mando del Almirante Bologna aportó dos navíos, tres fragatas, dos jabeques y dos bergantines; la Armada de la Orden de Malta aportó a la escuadra cristiana un navío, dos fragatas y cinco galeras, y la Armada de Portugal, al mando del Almirante Ramírez de Esquivel, aportó dos navíos y dos fragatas.

Tras una solemne advocación de la empresa a la Virgen del Carmen, la escuadra zarpó de Cartagena el 28 de Junio de 1.784, arribando a las cercanías de Argel el 10 de Julio.

El bombardeo español comenzó el día 12 de Julio a la 08.30 h, sosteniéndolo hasta las 04.20 horas de la madrugada del día siguiente. En ese bombardeo ininterrumpido se lanzaron 600 bombas, 1.440 balas de cañón, 260 granadas y se observaron grandes destrozos al enemigo que provocaron un incendio en la ciudad. El enemigo disparó ese día 1.164 balas de cañón y 202 bombas y lanzó contra la flota española una flota de 67 embarcaciones, que fueron rechazadas por los españoles, destruyéndoles 4 de ellas. Los españoles sufrieron sólo la pérdida de la lancha cañonera nº 27 mandada por el Alférez de navío napolitano José Rodríguez, produciéndose 6 muertos y 9 heridos en el bando cristiano después de este primer encuentro.

Los argelinos en esta ocasión aprendieron del borrando del anterior año y situaron una línea previa de barcazas artilladas que impedía en gran parte aproximarse a su objetivo a las lanchas cañoneras españolas, con lo que en esta ocasión la precisión del tiro era más difícil.

Esto hizo que de nuevo Barceló con su valor proverbial embarcara en una falúa en primera línea para descubrir cualquier hueco en la defensa flotante argelina, animar a la Marina y dar ejemplo de valor a los suyos. Tanto se aproximaba el "anciano" Barceló a las líneas enemigas con su falúa, que su embarcación fue echada a pique por un proyectil enemigo, el Almirante Barceló cayó al Mar, pero fué pronto rescatado ileso y tomó de nuevo el mando de ataque sin dar mayor importancia al incidente.

Se continuaron durante varios días los bombardeos hasta que el día 21 de Julio se decidió poner fin al castigo a Argel, habiéndose disparado más de 20.000 balas, bombas y granadas sobre el enemigo. El castigo contra la Plaza esta vez fue atroz, frente a las pocas bajas cristianas (53 muertos y 64 heridos, muchos de ellos debidos a accidentes más que a la eficacia del fuego enemigo).
 
De nuevo en España se produjeron manifestaciones de alegría y Argel ante la eventualidad de otro ataque más que ya preparaba Barceló se avino a entablar conversaciones de Paz con España, que culminaron en el Tratado que se firmó el 14 de Junio de 1.786 ante el Jefe de Escuadra español Mazarredo. También Túnez se avino tras estos castigos a firmar la Paz con España. Con lo que se pudo dar por acabada definitivamente la piratería berberisca en el Mediterráneo gracias a la constancia, celo, inventiva, acometividad y valor de marinos españoles entre los que destacó como ninguno el mallorquín Antoni Barceló.

Las acciones piratas de los moros en el Mediterráneo posteriormente sólo fueron ya anecdóticas. La estrategia de Barceló fue eficacísima ya que consiguió con pocas pérdidas y relativa economía de medios (la utilización de las lanchas cañoneras) un gran éxito: desgastar al enemigo Argelino que pudo comprobar que los gastos que utilizaba en su propia defensa tras los ataques de Barceló eran superiores a los beneficios que le reportaba la propia piratería y la redención de los cautivos que apresaba de las costas y buques cristianos. Por esta última acción de guerra se le concedió a Barceló la Gran Cruz de Carlos III.

El beneficio del fin de la piratería berberisca supuso para los países de la costa mediterránea que por fin se pudieran repoblar sus costas y se permitiera sin temor la actividad de la marina mercante de las Ciudades Mediterráneas, lo cual permitió el relanzamiento náutico y mercantil de Catalanes y Mallorquines que se mantuvo pujante durante todo el siglo XIX. Recordemos que debido a los continuos ataques piratas berberiscos la franja litoral estaba en gran parte desierta, de ahí que existiesen muchas poblaciones repetidas una en el interior (cuando no atacaban los piratas) y otra en la costa en dónde definitivamente adoptaron su mayor pujanza económica, por ejemplo en la Costa Catalana: Arenys, Premiá, Vilassar (que tienen su pueblo en el interior y su pueblo "de Mar"), y en la costa levantina Altea la Vieja en el Interior y la nueva en la costa... Y dejaron de ser en gran parte necesarias todas las torres de Vigía y muchas de las fortificaciones que aún se pueden ver por toda nuestra costa Mediterránea.

El mérito de este nuevo reflorecer "cara al Mar" se debe en principal parte, aunque no siempre se reconozca, a estos éxitos de la Armada Española y a la tenacidad y valentía de los hombres que cómo Barceló (Capitá Toni) a su servicio estuvieron.


3fortificacindeargel Fortificación de Argel



Ultimas Campañas del Capitá Toni

En Socorro de Ceuta y contra Tánger. En 1.790 cuando contaba Barceló la avanzada edad de 73 años y descansaba en su natal ciudad de Palma de Mallorca. Llegó entonces a Palma la fragata "La Florentina" en búsqueda de Barceló con orden del Ministro de Marina Valdés, para llevarle a Algeciras en dónde se aprestaba una escuadra cuyo mando se le confería, con objeto de socorrer la Plaza Española de Ceuta y bombardear Tánger como represalia al cerco de la ciudad española por los moros.

Zarpa Barceló de Palma el 25 de Noviembre y arriba a Algeciras el 7 de Diciembre. Cuando llega a Algeciras llegan noticias desde Madrid de que se suspendan las hostilidades pues los moros pretendían enviar emisarios del sultán a Madrid para parlamentar. El viejo "capitán Toni" siguiendo la máxima de "Si quieres la Paz, prepárate para la Guerra", arría su insignia del mástil de "La Florentina" y la iza en uno de los "jabeques" (el pequeño barco preferido de Barceló) y sale para Ceuta, para estudiar personalmente las posiciones enemigas alrededor de la Plaza por si tenía que operar.


3modelodebombardaespaol

Modelo de bombarda española de la época de Barceló
 


Intrigas contra Barceló
  
Facasaron las negociaciones y España declaró la guerra al Sultán de Marruecos, pero intrigas y criterios distintos hicieron que a Barceló no se le diera el mando, dándoselo al Teniente General Morales de los Ríos, jefe entonces de las Fuerzas del Mediterráneo. Recurrió Barceló al mismo Rey y finalmente se le confiere el mando de la escuadra reunida en Algeciras, que estaba formada por las fragatas "Perpetua" y "Santa Rosalía" de 34 cañones, jabeques "San Blas", "San Leandro" y "África", 44 lanchas cañoneras-bombanderas repartidas en 3 divisiones y una flotilla de buques menores.

Finalmente por órdenes superiores se desiste del bombardeo del Campo de Ceuta y de la Plaza de Tánger, y el día 12 de Junio se firmaba un decreto que disolvía la escuadra. Dado que el sultán había muerto en el curso de un combate contra las fuerzas de su hermano Muley Jehem.

Barceló muy desilusionado por haberse perdido una gran ocasión para el castigo al enemigo se retiró a Mallorca. Había acariciado la idea de infringir a los moros un duro golpe y precisamente con las "lanchas cañoneras" armas que él había inventado y probado en los diversos sitios a Argel, pero que no pudo emplear a su gusto y demostrar su total efectividad durante el Sitio de Gibraltar. Y escribe diversas cartas al Rey aconsejándole que no pierda esa oportunidad de castigar a los enemigos.

"Sólo con las lanchas espero dar una victoria muy completa y gloriosa, mediante el favor de Dios."
"Como autor de ellas (de las lanchas cañoneras), nadie sabrá darles el valor que tienen mejor que yo; y siendo su manejo inmediato, el puesto más arriesgado, es el que yo apetezco en Servicio de Su Majestad y honor de la Nación".

Más tarde se tuvieron que reanudar las hostilidades (cómo ya aconsejaba Barceló) pero no se le confirió el Mando de las Fuerzas del estrecho, que se le otorgó al General Morales de Los Ríos, que si bien no cosechó muchas victorias ganó frente a Tánger el título de Conde.


0retratodebarcelo

Retrato del Teniente General don Antonio Barceló. Óleo anónimo. Museo Naval de Madrid. Regalado a dicho museo por el Ayuntamiento Constitucional de Palma de Mallorca en 1848.
  


EPÍLOGO

Fue Barceló general muy discutido. No tuvo amigos entre los Jefes de la Armada, pero contaba con numerosos seguidores entre sus subordinados. Contribuía a ello su tosquedad en el hablar y lo brusco de sus modales, como también la expresión de suspicacia que le hacía tener su sordera (adquirida por los cañonazos). Su cara tampoco era muy atrayente, sobre todo después de que se la cruzó una cicatriz consecuencia de una herida en batalla. Su instrucción se limitaba a saber escribir su nombre.

Pero si bien no tenía mucha simpatía entre los jefes, era en cambio el ídolo de sus marineros. Con ellos se mostraba cariñosos y afable y los trataba con familiaridad, a pesar de ser con ellos exigente hasta el extremo, cuando la ocasión lo pedía.

En todo el litoral mediterráneo gozaba de una gran popularidad por nadie superada. Sus detractores aducían en él su falta de "clase" para pertenecer al Almirantazgo de la Real Armada.

Por ejemplo, el conde de Fernán Núñez decía respecto de Barceló...."Aunque excelente Corsario, no tiene ni puede tener por su educación las cualidades de un General". Sin embargo la sabiduría popular le ensalzaba en coplillas y versos.

No obstante, es indudable que su inteligencia y su fina percepción suplían su falta de cultura general. Su preparación en el terreno de la experiencia era grandísima, pues se basaban en el ejercicio de la Mar y de la Guerra, es decir en lo real de la profesión. En la Guerra era todo diligencia, vigilancia y serenidad, destreza y pericia en las maniobras y sobre todo tenía un valor ardoroso que comunicaba a los que le rodeaban por difíciles que fuesen las circunstancias. Completa este retrato moral el decir que Barceló poseía un corazón bondadoso y noble.


Ver video dedicado al capitán Toni: http://www.youtube.com/watch?v=zzMsi4Tn7gw


monumentoalcapitntoni

Monumento al Capitán Toni. El Capitán Toni -Capità Antoni, así se le conoció siempre en Palma-, fue el mallorquín más popular del siglo XVIII. A los 19 años sostuvo su primer combate contra los piratas. Después de numerosas victorias, cuyo objetivo era preservar las rutas marinas entre Mallorca y la península, fue incorporado a la Real Armada. En 1775 participó en el asaltó a Argel, donde evitó un gran desastre para la infantería española. Barceló inventó las lanchas cañoneras y con ellas bloqueó Gibraltar durante dos años. Dos bombardeos consecutivos contra Argel forzaron a las autoridades de la ciudad a pactar el fin de la piratería. En 1790, con 73 años, fue llamado de nuevo para atacar Argel.

Al pie del monumento se lee esta inscripción: “Al patrón don Antonio Barceló, teniente general de la Real Armada. 1717-1797″. El Capità Antoni pasó toda su vida en el barrio del Puig de Sant Pere, en el Carrer del Vi hay una placa que le recuerda. Fue un gran benefactor de la iglesia de Santa Creu, en la que fue enterrado tras su muerte.




Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al Teniente General de la Armada española don Antonio Barceló mas conocido como capitán Toni, de su época de corsario por el mediterráneo. A él hay que atribuirle el mérito de haber acabado con la piratería berberisca en su época.



Fuentes y agradecimientos: galeon, todoababor, telepolis, historiasconhistoria, procesoscomunicacion.blogsome y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario