Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Ortega Y Gasset
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Ortega Y Gasset 
 
Continuando con la serie de grandes biografías de ilustres españoles… Este octogésimo tercer trabajo recopilatorio, está dedicado a José Ortega y Gasset. Fue uno de los filósofos españoles de la primera mitad del siglo XX que más influencia han ejercido en España y fuera de ella. Con un estilo literario, lleno de metáforas y frases ingeniosas, pretendió hacer filosofía en un lenguaje próximo al del Quijote, lo que le permitió llegar al público en general (a un «público culto», suele decirse).


 joseortegaygasset

Ortega y Gasset en un fotografía tomada por la prensa en los años 20

José Ortega y Gasset (Madrid, 1883 - 1955) Filósofo español. Su pensamiento, plasmado en numerosos ensayos, ejerció una gran influencia en varias generaciones de intelectuales.

Hijo del periodista José Ortega Munilla, hizo sus estudios secundarios en el colegio de Miraflores del Palo (Málaga) y los universitarios en Deusto y Madrid, en cuya universidad se doctoró en Filosofía y Letras con una tesis sobre Los terrores del año mil (1904), subtitulada Crítica de una leyenda. Entre 1905 y 1908 completó sus estudios en Leipzig, Berlín y Marburgo, donde asistió a los cursos del neokantiano Hermann Cohen.

Fue catedrático de Metafísica (su titular anterior había sido Nicolás Salmerón) de la Universidad de Madrid entre 1910 y 1936. En 1916 fue designado académico de la de Ciencias Morales y Políticas. Fundó la Revista de Occidente (1923-1936), la publicación intelectual más abierta al pensamiento europeo de nuestro siglo. Aneja a ella ha funcionado una editorial que, así como su salón de tertulias, ha representado la más selecta modernidad intelectual de su época.

Elegido diputado al proclamarse la república, fundó con Marañón y Pérez de Ayala la Agrupación al Servicio de la República. A partir de 1936 vivió en Francia, Holanda, Argentina y Portugal. Regresó a España en 1945 y residió (salvo viajes al extranjero, especialmente a Alemania) en Madrid. En 1948 fundó con su discípulo, el prestigioso Julián Marías, el Instituto de Humanidades.

Ortega ocupó un lugar de privilegio en la historia del pensamiento español de las décadas centrales del siglo XX. Maestro de varias promociones de jóvenes intelectuales, no sólo fue un brillante divulgador de ideas sino que elaboró un discurso filosófico de notable originalidad.

Gran parte de su actividad se canalizó a través del periodismo, un mundo que conocía por motivos familiares y se adecuaba perfectamente a la esencia de sus tesis y a sus propósitos de animar la vida cultural del país. Además de colaborar en una extensa nómina de publicaciones, fundó el diario El Sol (1917), la revista España (1915) y la Revista de Occidente (1923).

En sus artículos y ensayos trató temas muy variados y siempre incardinados en la actualidad de su época, tanto de filosofía y política como de arte y literatura. Su obra no constituye una doctrina sistematizada sino un programa abierto del que son buena muestra los ocho volúmenes de El espectador (1916-1935), donde vertió agudos comentarios sobre los asuntos más heterogéneos.

No obstante, como denominador común de su pensamiento puede señalarse el perspectivismo, según el cual las distintas concepciones del mundo dependen del punto de vista y las circunstancias de los individuos, y la razón vital, intento de superación de la razón pura y la razón práctica de idealistas y racionalistas. Para Ortega, la verdad surge de la yuxtaposición de visiones parciales, en la que es fundamental el constante diálogo entre el hombre y la vida que se manifiesta a su alrededor, especialmente en el universo de las artes.

El núcleo del ideario orteguiano se encuentra en obras como España invertebrada (1921), El tema de nuestro tiempo (1923), La rebelión de las masas (1930), Ideas y creencias (1940), Historia como sistema (1940) y ¿Qué es filosofía? (1958).

Las cuestiones de estética y crítica literaria fueron objeto de sus reflexiones en Meditaciones del Quijote (1914), Ideas sobre la novela (1925), La deshumanización del arte (1925), Goethe desde dentro (1932), Papeles sobre Velázquez y Goya (1950) e Idea del teatro (1958). Permanentemente cercano a la realidad inmediata, abordó los asuntos políticos en Vieja y nueva política (1914), La decadencia nacional (1930), Misión de la universidad (1930) o Rectificación de la República (1931).

Su estilo, más cerca de la prosa literaria que del discurso filosófico, posee una brillantez expositiva en la que reside una de las claves del éxito y difusión de sus libros.

Espero que recopilación de información e imágenes que he preparado os resulten interesantes y contribuya en la divulgación y conocimiento de este ilustre personaje.





Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados




Resumen Biográfico


 jdv1273452824k

José Ortega y Gasset (Madrid, 9 de mayo de 1883 – Madrid, 18 de octubre de 1955) fue un filósofo y ensayista español, exponente principal de la teoría del perspectivismo y de la razón vital e histórica.

Nacido en una familia madrileña acomodada perteneciente al círculo de la alta burguesía del lugar, entre 1891 y 1897 estudiaría en el Colegio jesuita en Málaga. Su abuelo materno gallego, Eduardo Gasset y Artime, había fundado el diario El Imparcial, que más tarde su padre, José Ortega Munilla, pasaría a dirigir.

Así, cabe destacar que Ortega y Gasset se crió en un ambiente culto, muy vinculado al mundo del periodismo y la política. Su etapa universitaria comienza con su incorporación a los estudios de la Universidad de Deusto, Bilbao (1897–98) y prosigue en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central de Madrid (1898–1904).

Doctor en Filosofía de la Universidad de Madrid (1904) con su obra Los terrores del año mil. Crítica de una leyenda. Entre 1905 y 1907 realizó estudios en Alemania: Leipzig, Núremberg, Colonia, Berlín y, sobre todo, Marburgo. En esta última, se vio influido por el neokantismo de Hermann Cohen y Paul Natorp, entre otros.


 000_1418292523_425441

José Ortega y Gasset y su familia.

De regreso a España es nombrado profesor numerario de psicología, lógica y ética de la Escuela Superior del Magisterio de Madrid (1909), y en octubre de 1910 gana por oposición la cátedra de metafísica de la Universidad Central, vacante tras el fallecimiento de Nicolás Salmerón.

Tras casarse con Rosa Spottorno, en 1914 nace en Madrid su hija, Soledad Ortega Spottorno, quién en 1978 creará la Fundación José Ortega y Gasset, de la que será su presidenta de honor. En 1918 nacerá su hijo José Ortega Spottorno, que será ingeniero agrónomo.


 00000_1418292548_151807

José Ortega y Gasset con la moglie e il figlio nel bosco di Palermo

Colaborador del diario El Sol desde 1917, donde publica bajo la forma de folletones dos obras importantes: España invertebrada y La rebelión de las masas. Durante la II República es elegido diputado por la provincia de León, cargo en el que permaneció durante un año. En 1923 funda la Revista de Occidente, siendo su director hasta 1936. Desde esta publicación promoverá la traducción y comentario de las más importantes tendencias filosóficas y científicas en nombres tales como: Oswald Spengler, Johan Huizinga, Edmund Husserl, Georg Simmel, Jakob von Uexküll, Heinz Heimsoeth, Franz Brentano, Hans Driesch, Ernst Müller, Alexander Pfänder, Bertrand Russell y otros. (Al respecto véase, de Evelyne López Campillo, La Revista de Occidente y la formación de minorías (1923–1936), Editorial Taurus, Madrid, 1972).

Cuando comenzó la Guerra Civil Española en julio de 1936, Ortega se hallaba enfermo en su domicilio; apenas tres días tras el comienzo de la contienda, se presentaron en su domicilio varios comunistas armados de pistolas que exigieron su firma al pie de un manifiesto contra la sublevación y en favor del Gobierno republicano. Ortega se negó a recibirlos y fue su hija la que en una conversación con ellos —conversación que, como ella misma relató más tarde, llegó a ser muy tensa-, consiguió convencerlos de redactar otro texto muy corto y menos politizado y que, efectivamente, acabó siendo firmado por Ortega, junto con Gregorio Marañón, Ramón Pérez de Ayala y otros intelectuales. En su artículo En cuanto al pacifismo, escrito ya en el exilio, se refiere Ortega a este episodio. En ese mismo mes de julio y a pesar de su grave enfermedad, salió de España (lo que consiguió gracias a la protección de su hermano Eduardo, persona de valimiento cerca de diversos grupos políticos de izquierda) y se exilió; primero en París, luego en Holanda y Argentina, hasta que en 1942 fijó su residencia en Lisboa. A partir de 1945 su presencia en España fue frecuente, pero habiéndosele impedido recuperar su cátedra, optó por fundar un «Instituto de Humanidades» donde impartía sus lecciones. Durante estos años, y hasta su muerte en 1955, fue fuera de España —sobre todo en Alemania—, donde recibió el crédito y las oportunidades de expresión que correspondían a su prestigio.


 111_1418292576_272884

José Ortega y Gasset, Caricatura di Bagaría, 1928

Ortega y Gasset ejerció una gran influencia en la filosofía española del siglo XX no sólo por la temática de su obra filosófica, sino también por su estilo literario ágil, descrito por algunos como próximo al Quijote, que le permitió llegar fácilmente al público general.


 homenaje_ortega

Homenaje a Ortega y Gasset, organizado por Ramón Gómez de la Serna en el Café Pombo. Sentados de dcha. a izqda.:Juan Ramón, Ortega y Gasset y Azorín; detrás, de pié, entre Azorín y Ortega, Ramón Gómez de la Serna, entre otros. Madrid, 1920.


CONTEXTO


Histórico


En el mundo

El mundo del siglo XX se caracteriza por caminar entre progresos tecnológicos, concentración de capitales, distintos apetitos imperialistas y sus consecuencias bélicas, contradicciones entre los regímenes aparentemente liberales y parlamentarios y la resistencia de las ya desfasadas estructuras sociales, políticas e ideológicas del Antiguo Régimen.

Durante este siglo nace el cine, el cubismo de Picasso. Las grandes empresas alemanas comienzan a barrer varios sectores de mercado europeos mientras que en América los estadounidenses desbordan a Francia en la producción del automóvil.

Crece el movimiento obrero, y como consecuencia nacen el Partido Socialdemócrata de Alemania y el Partido Laborista británico. Francia ya se ha convertido definitivamente en el modelo de estado burgués, democrático y laico, mientras que en Rusia estalla la Revolución de Octubre.

El pensamiento científico da pasos agigantados que presagian la nueva era: Max Planck desarrolla su teoría cuántica, Einstein su teoría de la relatividad, Landsteiner descubre los grupos sanguíneos humanos, Ramon y Cajal demuestra en 1901 la estructura del tejido nervioso y las neuronas, y en el mismo año Freud publica su obra Psicopatología de la vida cotidiana.

Como hemos dicho, se trata de una época de ansia imperialista. Aparecen numerosos imperios coloniales. Las grandes potencias se anexionan más de 17 millones de kilómetros cuadrados de otros continentes, con millones de poblaciones.


 1111

María Zambrano discípula de José Ortega y Gasset



En España

Pero España no queda al mismo nivel que estas potencias. De hecho, más que ganar territorios, los pierde, en el Desastre del 98, comenzando así una nueva época de crisis política e ideológica.


 001_1418291599_986919

Desde el nacimiento de Ortega en 1883 hasta su muerte en 1955 se suceden en España diferentes formas de Estado. Nace durante el reinado de Alfonso XII en plena restauración borbónica. Dos años después, en 1885, muere el rey y comienza la etapa de regencia de su segunda esposa, María Cristina. En este periodo se mantiene el sistema turnista propuesto por Cánovas del Castillo años atrás. Este sistema traería una etapa de crecimiento y desarrollo al país, pero significaba una gran corrupción política que aceleraría la crisis. Como hemos dicho, en 1898 se produce el llamado desastre del 98, la pérdida de las colonias españolas en Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Esto, junto a la crisis política, pondrán en marcha un movimiento, el Regeneracionismo que propone un renacer ideológico y político del país para una posterior reforma económica.

Pero Ortega no es propiamente regeneracionista, sino que perteneció a la Generación del 14 o novecentista, generación con un punto de vista más positivo que el de sus antecedentes del 98.

En 1923 el capitán general de Cataluña, Miguel Primo de Rivera se subleva contra el gobierno y da un golpe de estado respaldado por la corona. Este golpe pretendía, oficialmente, poner fin a la guerra de Marruecos, que ya se había convertido en un problema considerable. Sin embargo, no perseguía únicamente este fin, el desastre de Annual, o derrota de Annual, en términos más impersonales, fue objeto de investigación por parte del gobierno, con el fin de aclarar las causas del suceso, las causas apuntaron directamente al ejército y la monarquía, se sustancia en esto, junto a posibles intereses ideológicos en contra del auge del socialismo tras la Revolución de 1917, que Primo de Rivera efectuara el golpe de estado en 1923.

Tras la crisis económica de 1927, acentuada en 1929, la violenta represión de obreros e intelectuales y la falta de sintonía entre la burguesía y la dictadura será el objeto en cuestión a partir del cual se une toda la oposición en Agosto de 1930 en el llamado Pacto de San Sebastián. Tras la dimisión de Primo de Rivera, los gobiernos de Dámaso Berenguer (la denominada «dictablanda») y de Juan Bautista Aznar-Cabañas no harán otra cosa que prolongar momentáneamente la decadencia, hasta que en las elecciones municipales de 1931 el rey, aún habiendo salido victorioso, decide marchar, proclamándose el 14 de abril la Segunda República Española.


 julian_marias_centenario_644x362

Javier Marias fue discípulo de José Ortega y Gasset

Ésta pasará por distintas formaciones de gobierno. Comienza con la etapa del bienio social-azañista, un periodo de numerosas reformas de toda índole; tras esta etapa llega el bienio radical-cedista, caracterizado por la anulación de las reformas anteriores y una serie de medidas de represión para las distintas revoluciones, entre ellas la de Asturias en el 1934.

Siguiendo las pautas de la Komintern, varios partidos de izquierdas se unen en el denominado Frente Popular, que se concibe como un frente antifascista. Gobernará, oficialmente, desde el 1936 hasta el 1939. Pero el 17 de julio de 1936 se produce el golpe de estado en Melilla, cuyo ambiguo resultado, debido principalmente a la resistencia de las clases populares, dará lugar a la Guerra Civil Española.

Ésta fue un preámbulo de la Segunda Guerra Mundial que poco después se produciría en el resto de Europa, dada la confrontación entre las dos principales ideologías que convivían en el momento. Aparte del drama que supuso el conflicto civil, el triunfo de las fuerzas sublevadas dirigidas por el general Franco supuso el establecimiento de una dictadura del ejército que duraría 36 años.


Filosófico


 002_1418291792_404778

En el siglo XX Europa se debatía entre dos corrientes de pensamiento: el vitalismo y el historicismo. Desde el vitalismo se considera que la esencia de la realidad no se reduce a la razón pura, sino a un principio originario fundamental, que es la vida. El historicismo, surgido en Alemania sostiene que la historia es el elemento más importante para los seres humanos, el devenir de las cosas referidas al ser individual o a la comunidad en general. El ser humano es historia, y se va constituyendo a lo largo del tiempo. Como consecuencia de estas tendencias surgieron en la filosofía orteguiana los conceptos de razón vital y razón histórica.

En España cobró especial importancia el krausismo, movimiento de renovación cultural promovido por Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza. A este le siguió la generación del 98, caracterizada por su preocupación por España. A este respecto, partían de una visión pesimista del presente español, provocada por su profunda crisis moral. De esta generación destaca un pensador original, asistemático y solitario, Miguel de Unamuno, que recoge en sus obras temas de Kierkegaard cuando este era prácticamente desconocido en Europa.


 03ortega_y_gasset

José Ortega y Gasset



Filosofía

Se encuentra unida a la palabra «circunstancia», que Ortega hace famosa en su expresión: «Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo». (Meditaciones del Quijote, 1914). Mantiene los principios esenciales de su perspectivismo en periodos posteriores de su pensamiento.

A partir de El tema de nuestro tiempo desarrolla el «raciovitalismo», teoría que funda el conocimiento en la vida humana como la realidad radical, uno de cuyos componentes esenciales es la propia razón.

Para Ortega, la vida humana es la realidad radical, es decir, aquella en la que aparece y surge toda otra realidad, incluyendo cualquier sistema filosófico, real o posible. Para cada ser humano la vida toma una forma concreta.

Denomina «razón vital» a un nuevo tipo de razón —en rigor, el más antiguo y primario—, y «raciovitalismo» al modo de pensar que se apoya en su nuevo concepto de razón. La razón vital es una razón que se va realizando constantemente en la vida a la cual es inherente.


 003_1418291943_168217

José Ortega y Gasset. Primer viaje a Buenos Aires



El perspectivismo

El perspectivismo o «doctrina del punto de vista» es una doctrina filosófica que sostiene que toda percepción e ideación es subjetiva. El individuo mira desde un punto de vista concreto, en una dirección propia.

Para Ortega, la perspectiva es la forma que adopta la realidad para el individuo. Esto no le hace caer en el subjetivismo, pues para él cada sujeto tiene su propia forma de acceder a la realidad, su propia parte de verdad, que puede ser incluso contradictoria con la de los demás.

La verdad absoluta, omnímoda, es la suma de las perspectivas individuales, que, por eso mismo, son verdaderas parcialmente. Esta verdad absoluta residiría en lo que llamamos Dios.


Razón vital


 04_1418292011_989653

La razón vital es la razón que plantea Ortega, en sustitución de la razón pura cartesiana de la tradición filosófica. Esta razón integra todas las exigencias de la vida, nos enseña la primacía de esta y sus categorías fundamentales. No prescinde de las peculiaridades de cada cultura o sujeto, sino que hace compatible la racionalidad con la vida.

La razón vital es el principio clave del raciovitalismo.


Yo y mi circunstancia

Con la frase «Yo soy yo y mi circunstancia», Ortega insiste en lo que está en torno al hombre, todo lo que le rodea, no sólo lo inmediato, sino lo remoto; no sólo lo físico, sino lo histórico, lo espiritual. El hombre, según Ortega, es el problema de la vida, y entiende por vida algo concreto, incomparable, único: «la vida es lo individual»; es decir, yo en el mundo; y ese mundo no es propiamente una cosa o una suma de ellas, sino un escenario, porque la vida es tragedia o drama, algo que el hombre hace y le pasa con las cosas. Vivir es tratar con el mundo, dirigirse a él, actuar en él, ocuparse de él. En otros términos, la realidad circundante «forma la otra mitad de mi persona». Y la reimpresión de lo circundante es el destino radical y concreto de la persona humana.

El hombre es un ser que se encuentra inmerso, sumergido en una circunstancia (o naturaleza), la cual le presenta distintas concepciones de su estado físico y mental. Por tanto deja al hombre la misión de satisfacerlas. En el cumplimiento de tal tarea, agrega Ortega, es que el hombre crea la técnica, que, según este gran autor, podemos definir como «la reforma que el hombre impone a la naturaleza en vista de la satisfacción de sus necesidades». Ortega y Gasset definía al hombre como un «ser compuesto de realidades circunstanciales creadas por la opacidad en la forma de pensar y en el sedentarismo como fuente inspiradora de las culturas neopensantes incapaces de olvidar la tirantez que usurpa el conjunto de la sabiduría».


 05jos_ortega_y_gasset_con_el_actor_gary_cooper

José Ortega y Gasset con el actor Gary Cooper



Influencia en otros pensadores

Ejerció notable influencia en investigadores, teólogos y escritores como Antonio Machado, Luis Casar, Ignacio Ellacuría, Manuel García Morente, Pedro Caba Landa, Joaquín Xirau, Xavier Zubiri, José Gaos, Luis Recaséns Siches, Manuel Granell, Francisco Ayala, María Zambrano, Pedro Laín Entralgo, José Luis López-Aranguren, Miguel Reale, Julián Marías, Francisco Soler Grima (1924–1982), Antonio Rodríguez Huéscar, Juan David García Bacca, Jorge Millas Jiménez, Martín Cerda, Hernán Larraín Acuña, Arturo Gaete, fallecido en 2007, Arturo García Astrada, Adela Cortina, Félix Schwartzmann, José Ferrater Mora,Samuel Ramos, Octavio Paz, Mario Vargas Llosa, Antonio Skármeta, Luis Sánchez Latorre (Filebo), fallecido en 2007, Albert Camus, Paulino Garagorri, (1916–2007), José Antonio Primo de Rivera, y sobre las corrientes de la nueva metafilosofía, denominada «Metafísica del estar», basadas en el perspectivismo (Olavo de Carvalho). Además, cuando estaba en prisión, el teólogo alemán Dietrich Bonhoeffer mandó pedir las versiones en alemán de libros de Ortega y Gasset; específicamente, Historia como sistema, Del Imperio Romano y En torno a Galileo. Esquema de las crisis históricas (cfr. Cartas de amor desde la prisión, Ed. Trotta, Madrid, 1997).








Influencia en la Generación del 27

Ejerció también una notable influencia en los escritores de la Generación del 27, un grupo de poetas muy influyentes en los años 20. Entre las obras que más influyeron en estos escritores destacan España invertebrada (1921) y La deshumanización del arte (1925) cuyas ideas y postulados serán asumidos por la Generación del 27. Su estilo elegante y pulcro al escribir será una de las características que usaran estos escritores al crear sus obras. La Revista de Occidente (la cual el fundó y redactó en parte) será leída por los escritores de la Generación del 27 por contener artículos para intelectuales y minorías así como por su afan de originalidad.


 06_1418292164_662538

José Ortega y Gasset, pintado por Vazquez Diaz, 1917



Obras principales de Ortega y Gasset

Meditaciones del Quijote (1914)
Vieja y nueva política (1914)
Investigaciones psicológicas (curso explicado entre 1915–1916 y publicado en 1982)
Personas, obras, cosas (artículos y ensayos escritos entre 1904 y 1912: «Renan», «Adán en el Paraíso», «La pedagogía social como programa político», «Problemas culturales», etc.) (1916)
El Espectador (8 tomos publicados entre 1916 y 1934)
España invertebrada (1921)
El tema de nuestro tiempo (1923)
Las Atlántidas (1924)
La deshumanización del arte e ideas sobre la novela (1925)
Espíritu de la letra • Mirabeau o el político (1927, 1928–1929)
¿Qué es filosofía? (1928–29, curso publicado póstumamente en 1957)
Kant (1929–31)
¿Qué es conocimiento? (publicado en 1984, recoge tres cursos explicados en 1929, 1930 y 1931, titulados, respectivamente: «Vida como ejecución (El ser ejecutivo)», «Sobre la realidad radical» y «¿Qué es la vida?»)
La rebelión de las masas (1929)
Rectificación de la República. La redención de las provincias y la decencia nacional (1931)
Goethe desde dentro (1932)
Viva la República (1933)
Unas lecciones de metafísica (curso dado entre 1932 y 1933 y publicado en 1966)
En torno a Galileo (curso explicado en 1933 del que se publicaron algunas lecciones en 1942 bajo el título Esquema de las crisis) (1933–1934)
«Prólogo para alemanes» (prólogo a la tercera edición alemana de El tema de nuestro tiempo. El propio Ortega prohibió su publicación «por los sucesos de Munich de 1934». Finalmente se publicó en español en 1958)
Historia como sistema (1ª edición en inglés: 1935. La versión española es de 1941 e incluye su ensayo sobre «El Imperio romano»)
Ensimismamiento y alteración. Meditación de la técnica (1939)
Ideas y creencias • Sobre la razón histórica (curso dado en Buenos Aires y publicado en 1979 junto a otro dado en Lisboa sobre el mismo asunto) (1940)
Teoría de Andalucía y otros ensayos • Guillermo Dilthey y la idea de vida (1942)
Sobre la razón histórica (curso dado en Lisboa, vid. supra) (1944)
Idea del teatro. Una abreviatura (conferencia dada en Lisboa, abril, y en Madrid, mayo de 1946; publicada en 1958, aunque en el número 62 de la Revista Nacional de educación ofreció una versión de la pronunciada en Madrid)
La idea de principio en Leibniz y la evolución de la teoría deductiva (1947, pero publicado en 1958)
Una interpretación de la historia universal. En torno a Toynbee (1948, pero publicado en 1960)
Meditación de Europa (conferencia pronunciada en Berlín en 1949 con el título: «De Europa meditatio quaedam». Se publica en 1960 junto a otros textos inéditos afines)
El hombre y la gente (curso explicado en 1949–1950 en el Instituto de Humanidades; se publica en 1957.)
Papeles sobre Velázquez y Goya (1950)
Pasado y porvenir para el hombre actual (título publicado en 1962 que reúne una serie de conferencias que Ortega pronunció en Alemania, Suiza e Inglaterra en 1951–1954 y se publicaron junto a un «Comentario al Banquete» de Platón)
Goya (1958)
Velázquez (1959)
Origen y epílogo de la filosofía (1960)
La caza y los toros (1960)
El origen deportivo del estado (1966)


 09_1418292392_603234

José Ortega y Gasset, pintado por Zuloaga, 1931



Obras completas

Obras completas, Editorial Alianza/ Revista de Occidente, Madrid. 12 volúmenes. 1946–1983. Edición de Paulino Garagorri.
Obras completas, Editorial Taurus, Madrid, 10 volúmenes (Santillana Ediciones Generales/Fundación José Ortega y Gasset, en coedición). En proceso de publicación (2004 en adelante). Hasta marzo de 2009, se han publicado los 8 primeros volúmenes.
Tomo I: {ISBN 978-84-306-0568-2, 2004}
Tomo II: {ISBN 978-84-306-0564-4, 2004}
Tomo III: {ISBN 978-84-306-0580-4, 2005}
Tomo IV: {ISBN 9788430605927, 2005}
Tomo V: {ISBN 978-84-306-0605-4, 2006}
Tomo VI: {ISBN 978-84-306-0616-0, 2006}
Tomo VII: {ISBN 978-84-306-0624-5, 2007}
Tomo VIII: {ISBN 978-84-306-0667-2, 2008}


 08_1418292265_515442

José Ortega y Gasset, pintado por Maeztu



Al joven meditador José Ortega y Gasset de Antonio Machado


A ti laurel y yedra
corónente, dilecto
de Sofía, arquitecto.
Cincel, martillo y piedra
y masones te sirvan; las montañas
de Guadarrama frío
te brinden el azul de sus entrañas,
meditador de otro Escorial sombrío,
y que Felipe austero,
al borde de su regia sepultura,
asome a ver la nueva arquitectura
y bendiga la prole de Lutero.


 antonio_machado_gregorio_mara_n_jos_ortega_y_gasset_y_ram_n_p_rez_de_ayala_cofundadores_de_la_agrupaci_n_al_servicio_de_la_rep_blica_en_un_acto_de_dicha_asociaci_n_en_1931

Fotografía de Antonio Machado, Gregorio Marañón, José Ortega y Gasset y Ramón Pérez de Ayala.


Enlaces interesantes


Fundación José Ortega y Gasset: http://www.ortegaygasset.edu/

José Ortega y Gasset (1883-1955), enlace: http://www.filosofia.org/ave/001/a185.htm

Muere Paulino Garagorri, gran discípulo de Ortega y Gasset: 5 de julio de 2007: http://www.lne.es/secciones/noticia...ulino-Garagorri

Biblioteca Virtual Cervantes. Universidad de Alicante: http://www.cervantesvirtual.com/ser...al=0&autor=2962

Ortega en sitio dedicado a ensayistas y pensadores hispanoamericanos y españoles:  http://www.ensayistas.org/filosofos/spain/ortega/index.htm

Frases de José Ortega y Gasset: http://www.proverbia.net/citasautor.asp?autor=723



 j_dar_oct

El pueblo de Jódar, Jaén, a Ortega y Gasset. Octubre de 2012.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado este trabajo dedicado a José Ortega y Gasset. Fue uno de los filósofos españoles más prestigiosos de la primera mitad del siglo XX que más influencia han ejercido en España y fuera de ella.

    
Fuentes y agradecimientos a: wikipedia, biografiayvidas, filosofico.net, margaritaxirgu, filosofia, ojodigital, flickr, cervantesvirtual y otras de Internet
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 11 Diciembre 2014, 11:09; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Ortega Y Gasset 
 
Ortega y Gasset y Marañón, dos fundaciones en una


La nueva institución fusionará la labor humanista y la científica



 antonio_machado_gregorio_mara_n_jos_ortega_y_gasset_y_ram_n_p_rez_de_ayala_cofundadores_de_la_agrupaci_n_al_servicio_de_la_rep_blica_en_un_acto_de_dicha_asociaci_n_en_1931

Antonio Machado, Gregorio Marañón, José Ortega y Gasset y Ramón Pérez de Ayala cofundadores de la "Agrupación al Servicio de la República" en un acto de dicha asociación en 1931
  
El filósofo José Ortega y Gasset y el médico Gregorio Marañón fueron dos relevantes personalidades del siglo XX. Además, amigos. Desde ayer, quienes perpetúan sus respectivos legados han estrechado los lazos definitivamente. Las dos fundaciones que se encargan de divulgar la labor y la memoria de ambos intelectuales se han fusionado en una sola entidad: la Fundación Ortega-Marañón. "Por muchas razones es una unión fácil, natural y razonable", resumió José Varela Ortega, presidente de la nueva fundación y nieto del escritor, que destacó el hecho de que ambas entidades compartían varios patronos. "Ortega tenía una gran admiración por Marañón y Marañón tenía respeto por lo que escribía Ortega", explicó antes de recordar un episodio en el que la intervención de Gregorio Marañón resultó crucial para salvar la vida de su abuelo enfermo.

La entidad resultante no nace "con vocación onomástica", según su director general, Jesús Sánchez Lambás, sino que mira al futuro. "Va a seguir trabajando en las cosas de nuestro tiempo como la inmigración, la salud, la bioética, la cooperación o la sociedad civil frente al terrorismo", explicó. El Instituto Universitario de Investigación José Ortega y Gasset cuenta con 15 sedes en Europa y América Latina, 150 investigadores y más de 2.500 alumnos. Su actual oferta académica humanística se reforzará ahora con el perfil científico de la Fundación Gregorio Marañón, en especial en las áreas que le interesaron a su titular como la endocrinología o la bioética.

Un complemento perfecto, en opinión de Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, vicepresidente de la nueva fundación: "El humanismo y la ciencia son dos condiciones inseparables para entender la condición humana hoy en día". La nueva institución custodiará los archivos de Ortega y Gasset, el de la Residencia de Señoritas y el de Gregorio Marañón, que se mantendrá como un corpus separado.

La Fundación Ortega-Marañón tiene entre sus patronos a varios ex ministros como los socialistas Mercedes Cabrera y José María Maravall o la popular Pilar del Castillo. "Aquí caben todos, es una casa de encuentro", dijo José Varela. "La vocación tiene que seguir siendo no sectaria", abundó Jesús Sánchez Lambás. Entre sus próximas actividades figuran la presentación de un libro de Guillermo Fariñas, el opositor cubano que acaba de abandonar su huelga de hambre, o la inauguración en Toledo de la exposición dedicada a Gregorio Marañón, que recibió unas 30.000 visitas durante los dos meses que permaneció en la Biblioteca Nacional.


 fundaci_n_ortega_mara_n_madrid_01

Sede central de la Fundación Ortega-Marañón, en el distrito de Chamberí de Madrid.


EL PAÍS.com / es.wkipedia.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 11 Diciembre 2014, 10:43; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Ortega Y Gasset 
 
Una galaxia llamada Ortega y Gasset. Las 'Obras completas' del filósofo se cierran con el volumen que recoge sus textos póstumos


Europa es una de las grandes preocupaciones del final de su vida

Son 10.000 páginas, de las que 3.000 eran inéditas al morir el autor

Dejó sin terminar 'El hombre y la gente', una obra de sociología

"Volvió a España en 1945 creyendo que algo iba a cambiar", dice su nieto

Fernando Savater: "Es un semillero de ideas. Está entre lo mejor del siglo XX"




caricaturadeortegaygassv

Caricatura de Ortega y Gasset      

El índice como una de las bellas artes. Desde apriorismo hasta Zúrich pasando por circunstancia, confort, España, liberalismo, república o yo, el índice de conceptos, onomástico y toponímico de las Obras completas de José Ortega y Gasset (1883-1955) ocupa 550 páginas, en papel biblia, en la edición que acaba de culminar la editorial Taurus. Solo ese dato da una idea cabal de la galaxia de temas abordados por el filósofo español desde que en agosto de 1902, con 19 años, publicó en el Faro de Vigo una glosa dedicada a Valle-Inclán. Aquel día arrancó públicamente un pensamiento que, incluso en títulos tan emblemáticos como La rebelión de las masas, alimentó las páginas de los periódicos antes de tomar forma de libro.

El propio Ortega habló en los años treinta del siglo pasado de la emergencia de libros-máquinas que, merced a "la técnica refinada de sus índices", liberaban a la memoria de "esfuerzos innecesarios". Y algo de eso hay en la entrega final de sus Obras completas, un volumen que, junto al índice elaborado por Domingo Hernández Sánchez, incluye los textos que el pensador escribió entre 1949 y 1955 y que se publicaron después de su muerte.

Con el último tomo, el décimo, se cierra un proyecto que echó a andar en 2000 y que, después de remover 70.000 páginas, ha reunido más de 10.000. Entre ellas hay más de cien textos inéditos y centenar y medio de nuevas incorporaciones a unas Obras completas de Ortega, de las que anteriormente se habían publicado ya seis ediciones, una incluso en vida del propio pensador. Pese a gozar de una fortuna editorial que no ha disfrutado ni el mismo Cervantes, a la muerte del filósofo quedaban más de 3.000 páginas inéditas. De ahí la magnitud de la labor llevada a cabo por el equipo de investigación de la Fundación Ortega-Marañón.

"Esta no es una edición española sino en español. Gran parte de los inéditos se han encontrado en América", dice Jesús Sánchez Lambás, director general de la fundación, que añade: "La obra no se detiene". Ahí están, por un lado, las fichas de trabajo para un libro sobre los toros, recuperadas recientemente, y por otro, la futura edición digital de las Obras completas y la traducción al inglés de una selección de estas.

Si los nueve primeros tomos concentraron trabajos que incluían el primer artículo de Ortega -la citada glosa valleinclanesca-, su tesis doctoral -Los terrores del año mil. Crítica de una leyenda- o su defensa de Unamuno cuando fue destituido como rector de Salamanca en 1914, el décimo reúne textos escritos por el filósofo en los finales de su vida.

Entre ellos destacan las partes que desechó de El hombre y la gente, el ensayo en el que trabajó hasta su muerte, "su sociología", como dice Javier Zamora Bonilla, director del Centro de Estudios Orteguianos, que subraya además la importancia de otro de los trabajos recopilados ahora: Meditación sobre Europa. Se trata de una conferencia impartida por Ortega y Gasset en 1949 en una Alemania arruinada, en ruinas y ocupada todavía por los aliados. "Pienso que es en Berlín, precisamente en Berlín, donde se debe hablar de Europa", arranca.

Para el estudioso, esa conferencia, en la que Ortega defiende la creación de unos Estados Unidos de Europa, es buena muestra de la popularidad internacional del filósofo: "Se llenó un auditorio con tres mil plazas y hubo que poner altavoces fuera de la sala. En el tumulto se rompieron algunos cristales y, al día siguiente, los periódicos titularon la reseña del acto con 'La rebelión de las masas".

Precisamente, otra de las piezas incorporadas a las obras completas es una conversación con el escritor Miguel Pérez Ferrero que tuvo lugar ese mismo año. Es la única entrevista recopilada porque hay un manuscrito de puño y letra de Ortega que incluye tanto las preguntas como las respuestas. Vetada su difusión por el Ministerio de Información, la entrevista destaca el contraste entre las facilidades que el filósofo encontraba en el extranjero y las trabas que se le ponían en España, de la que había salido al estallar la Guerra Civil. "El hecho incontrovertible es que mi situación jurídico-administrativa se denomina con rigurosa terminología oficial 'residente en Lisboa", dice.

Oficialmente era vecino de la capital portuguesa a pesar de que había vuelto en 1945 a Madrid. Allí fundó tres años más tarde el Instituto de Humanidades. "Volví a reanudar, por vía y en tono de ensayo, mi actuación en España, a la que se oponen algunos grupos de compatriotas muy interesados en conseguir mi definitiva extinción", continúa. "En este intento de nueva actuación yo he puesto mi mejor voluntad como la puse en guardar silencio durante trece años, suspendiendo radicalmente no sólo mi vida pública sino hasta el límite posible mi existencia privada".

Atrás quedaban, pues, los tiempos en los que "el más auténtico deber del hombre cuyo oficio y misión es decir" consistía "precisamente en callar".

"Ortega llegó ilusionado en el 45 creyendo que algo podía cambiar. Le sorprendió la vitalidad del país pero la decepción no tardó en llegar", dice José Varela Ortega, presidente de la Fundación Ortega-Marañón y nieto del filósofo. "En los años cincuenta tuvo buena relación con Joaquín Ruiz Giménez, ministro de Educación, pero no con el régimen de Franco. No quiso pasar sus filtros. Vivía de sus colaboraciones en la prensa extranjera. De hecho, fundó el Instituto de Humanidades para no volver a la universidad oficial", afirma Varela Ortega para contradecir la tesis sostenida por Gregorio Morán -Varela alude expresamente a él- en El maestro en el erial (Tusquets, 1998) de que el pensador tuvo veleidades franquistas.

Para Varela Ortega, la nueva edición de las Obras completas de su abuelo es tan pulcra que "lo van a entender hasta los filósofos". ¿Y qué dicen los filósofos, o algunos filósofos? Para Fernando Savater, Ortega y Gasset es una lectura obligada: "Es un gran pensador, un semillero de ideas. Cuando voy a escribir sobre algo y sé que él escribió sobre eso, primero leo lo suyo". El escritor donostiarra recuerda, no obstante, los tiempos en los que su generación consideraba al autor de España invertebrada "el filósofo de papá", es decir, no el que les tocaba leer a ellos: "Estaba más arrinconado porque buscábamos figuras políticamente radicales. Hoy hemos arrinconado a los que leíamos entonces y seguimos leyendo a Ortega".

El propio Savater señala cómo terminaron topándose con el paisano al que trataban de evitar en los libros de autores extranjeros a los que leían con devoción: "Recuerdo la impresión de comprobar que Marcuse está lleno de elogios a Ortega. El hombre-masa inspiró su hombre unidimensional". Otro de sus maestros, Cioran, se había trasladado a Alemania desde Rumanía para escuchar al español. Para Fernando Savater, Ortega está a la altura de Bergson o Santayana: "No desmerece, está entre lo mejor del siglo XX. No hay tantos mejores que él. A Ortega habrá quien lo practique más o menos, pero ya nadie puede quitárselo de encima".


monumentoajosortegaygas

No podía faltar en Madrid, junto a la Facultad de Filosofía y Letras, un monumento a Don José Ortega y Gasset, uno de los máximos exponentes de la filosofía y el ensayo en España, principal adalid en nuestro país del perspectivismo, tomado de Leibniz y Nietzsche.



elpais.com / yunagujeritoparaverlo.blogspot.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Ortega Y Gasset 
 
Amor y odio en la Generación del 27


Las cartas de Juan Ramón Jiménez revelan la complicada relación con sus discípulos



user_50_1334947614_230270_1334948248_portadilla_grande

Homenaje a Ortega y Gasset en Madrid,1920.Juan Ramón es el primero a la derecha en la fila de abajo; junto a él, Ortega y, al lado de este, Azorín. / RESIDENCIA DE ESTUDIANTES

“En su revista: se anuncia por dinero cualquier libro; se publica un elojio de usted, en letra grande y sitio de honor cada vez que usted hace esto o lo otro o lo de más allá; no se hace crítica de los libros dignos que se publican, sino de los que usted quiere que se hagan. De modo que la Revista de Occidente no es otra cosa que un desahogo y un negocio de usted, no, como usted me dijo, un intento definitivo de revista seria, pura, noble en lo científico y en lo literario. No me es posible por lo tanto seguirle ayudando como le prometí”. En julio de 1924, con su particular ortografía, Juan Ramón Jiménez escribió esta carta a José Ortega Gasset, pero no la envió. Casi un siglo inédita, no se conserva el original en la letra de ejipcio del poeta, eso sí, existen dos borradores en la Universidad de Puerto Rico, la isla del tesoro para juanramonianos como Alfonso Alegre Heitzmann, que la incluye en el segundo volumen de la correspondencia del andaluz universal. La Residencia de Estudiantes, editora del proyecto, lo presentará la semana que viene.

El libro abarca desde 1916 a 1936 y contiene 520 cartas, 236 de ellas inéditas

Seis años después del primer tomo (420 cartas) y a falta de un tercero dedicado al exilio, este segundo es una mina para la historia de la literatura: 520 misivas (236 inéditas) dirigidas entre 1916 y 1936 a corresponsales llamados Unamuno, Valle-Inclán, Azorín, Lorca, Salinas o Guillén. Sin olvidar a Paul Valéry o Nikos Kazantzakis.

Sin Juan Ramón Jiménez (1881-1958), que consideraba las cartas parte fundamental de su obra, no se entiende la cultura española del siglo XX. No solo por el valor de su producción poética —consagrada dos años antes de su muerte con el Premio Nobel— o por su popularidad —Platero y yo es el libro es prosa más vendido de la literatura española después de el Quijote—, también por su papel como catalizador del talento ajeno. Si las publicaciones de la Residencia de Estudiantes, bajo su dirección, publicaron el primer ensayo de Ortega (Meditaciones del Quijote, 1914) y las Poesías Completas de Antonio Machado (1917), Juan Ramón se convirtió enseguida en el maestro de los más jóvenes, ese grupo de escritores al que la posteridad conoce como generación del 27. Casi cien cartas a distintos corresponsales permiten seguir de cerca la evolución del grupo. “Jamás poeta español iba a ser más querido y escuchado por toda una rutilante generación de poetas”, escribió en sus memorias Rafael Alberti.


user_50_1334947614_230270_1334948432_sumario_grande

Retrato de boda de Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí.

Además, el arco temporal de las cartas publicadas ahora no puede ser más simbólico: se extiende desde marzo de 1916, el año de la boda del escritor con Zenobia Camprubí y de la publicación del decisivo Diario de un poeta recién casado, hasta agosto de 1936, el momento del exilio definitivo de la pareja. Libros clave como Eternidades, Piedra y cielo o Segunda antolojía poética vieron la luz en ese tiempo. Fue también el periodo en que el poeta se volcó en los escritores emergentes a través de revistas como Índice o Sí, financiadas, dirigidas y diseñadas por él. Era así fiel a su idea de “alentar a los jóvenes; exijir, castigar a los maduros; tolerar a los viejos”.

“Me parece que tiene este cerrado granadí un gran temperamento lírico”, dice por carta Juan Ramón hablando de Lorca en 1920. “¡Qué gusto ver llegar buenos nuevos! ¡Espina García, Salazar, Guillén, García Lorca…”. El maestro acogió a Federico en Madrid con todas las atenciones, visitó a su familia en Granada, creó la colección que publicó el primer poemario de Pedro Salinas —Presagios, “libro de maestro interior”—, manifestó su devoción por Guillén — “májico escritor”— y colaboró incluso en la revista ultraísta Reflector pese a sus reservas hacia la supuesta novedad de las vanguardias. “En Rimbaud”, escribe a Gerardo Diego, “está también el cubismo”.

Juan Ramón veía su correspondencia como parte esencial de su obra literaria

La cercanía de Juan Ramón Jiménez con los jóvenes coincide con su paulatino alejamiento de los mayores, “ese montón estético-social-naufrago que llaman jeneración del 98”, escribe. Y también: “venimos y vamos a sitios distintos (además de la Academia, el Congreso, la Prensa y el Salón). A mí me da dolor de estómago sólo de pensar que mi poesía tenga nada que ver con el consabido desastre”.

Curiosamente, 1927 será la fecha que marque el alejamiento de sus discípulos por la necesidad de matar al padre y el choque de vanidades. Lo que empieza con alguna que otra diferencia sobre el célebre homenaje a Góngora coordinado por Gerardo Diego —“Góngora pide director más apretado y severo, sin claudicaciones ni gratuitas ideas fijas provincianas”— termina siete años más tarde con un furibundo ataque del autor joven más cercano a Juan Ramón: José Bergamín. Su antiguo colaborador aprovecha un artículo sobre Pedro Salinas para tachar la obra de su mentor de “amoralismo esteticista”, “falsa e inhumana”, “agonizante y espectacular”. Finalmente, este retira sus poemas de la antología con la que Diego amplió su famosa selección de 1932 —decisiva para consagrar al grupo— y escribe un seco telefonema a Jorge Guillén: “Quedan hoy retirados trabajo y amistad”. En una hoja conservada en sus archivos escribe: “J.R.J. asesinado en 1934 por sus discípulos: PS, JG, DA, JB y sus paniaguados”. Es decir, Pedro Salinas, Jorge Guillén, Dámaso Alonso y José Bergamín.

Pero no todo es disputa literaria en Juan Ramón Jiménez. En su correspondencia viven también el poeta agradecido que se cartea con corresponsables anónimos y el que hombre comprometido que en mayo de 1931 escribe al ministro Fernando de los Ríos celebrando “esta primaveral República alegre, sana, milagrosa” pese a que “sus ideas sociales son más extremas que las republicanosocialistas españolas”. Cuando estalla la Guerra Civil, el escritor y su esposa acogen en un piso de la calle Velázquez a 12 niños abandonados. De Zenobia, que considera a su marido “un corresponsal catastrófico”, es la carta que cierra el volumen. En ella habla del trabajo con los chicos —“han desplazado toda nuestra vida anterior y nos absorben por completo” (el hombre que toda su vida buscó el silencio vive en el más constante estruendo y estrépito). Los niños, añade, “le compensan a uno de todo”. Y concluye: “Todos nos hacemos a la nueva vida: un poco-mucho desaliñados, empezando porque no se puede estar vistiendo y bañando y alimentando niños con medias y trajes de seda. Yo me endoso una bata, un delantal y un par de zapatillas y lo demás me parece tan superfluo que sea lo que fuera vamos a cambiar radicalmente de vida”. Les esperaban, antes de morir sin ver España, veinte años de exilio.


user_50_juan_ram_n_jim_nez_con_jorge_guill_n_y_pedro_salinas_en_la_terraza_de_su_casa_del_n_mero_8_de_la_calle_lista_de_madrid_en_1924

Juan Ramón Jiménez con Jorge Guillén y Pedro Salinas, en la terraza de su casa del número 8 de la calle Lista de Madrid, en 1924.


Fuente: elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Ortega Y Gasset 
 
Los mejores libros de Historia de 2014



 6a00d8341bfb1653ef01b7c71c4d97970b_250wi

Mejor biografía de personaje español: José Ortega y Gasset, de Jordi Gracia. Taurus.

Una veintena de especialistas, entre historiadores y editores, han elegido los títulos más notables que se han publicado en 2014 en cuatro categorías.

Este es el resultado:

Mejor ensayo de Historia de España: Nosotros, los abajo firmantes, de Santos Juliá, en Galaxia Gutenberg, La victoria sangrienta 1939-1945, de Francisco Moreno Gómez, en Alpuerto, y Madrid 1939. La conjura del coronel Casado, de Ángel Bahamonde.

Mejor ensayo de Historia no española: Sonámbulos, de Christopher Clark. Galaxia Gutenberg.

Mejor biografía de personaje español: José Ortega y Gasset, de Jordi Gracia. Taurus.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Ortega Y Gasset 
 
Ortega, vínculo cultural entre continentes

Un congreso profundiza en la labor del filósofo como difusor del pensamiento moderno de Europa en España y América. La cita desvela epistolario inédito con colegas y discípulos



 01_1454584277_126690  

Carta de Ortega a Giner de los Ríos, en 1910, en la que se anuncia que se casa al día siguiente. FUNDACIÓN ORTEGA-MARAÑÓN

“Mañana jueves me caso: fenece en mí, pues, la posibilidad de un Don Juan que no lo ha sido”. Quien así ironiza, por carta, sobre su vida privada, es un joven de 26 años, profesor de Filosofía, que escribe el 6 de abril de 1910 a Francisco Giner de los Ríos, autoridad intelectual y fundador de la Institución Libre de Enseñanza, el proyecto pedagógico que quiso reformar la enseñanza en España para acercarla a los modernos modelos europeos. Quien así escribía es José Ortega y Gasset (Madrid, 1883-1955) —cuando aún no había publicado ningún libro— en una misiva que desprende admiración y respeto entre ambos, a pesar de la diferencia de edad, más de 40 años.

Esa carta, que acaba con “un abrazo de respeto y otro de cariño”, es uno de los documentos inéditos que se presentan en el congreso internacional Los epistolario de Ortega y las redes culturales europeas y americanas, que se celebra hoy jueves y mañana en la sede en Madrid de la Fundación Ortega-Marañón. Participan ponentes de universidades e instituciones académicas españolas y de Argentina, Brasil, Italia, Perú, Polonia y Portugal. Una cita que “demuestra con datos, con cartas, la idea de Ortega como catalizador de la cultura, mediando entre España, Europa y América”, destaca el director del Centro de Estudios Orteguianos de la Fundación Ortega-Marañón, Javier Zamora Bonilla.

El congreso muestra a un “Ortega más íntimo”, dice Zamora, el que se relaciona con sus discípulos, con historiadores alemanes, con pensadores portugueses o el que profesa una gran amistad con María de Maeztu, la pedagoga que dirigió la Residencia de Señoritas, el centro pionero que fomentó la educación universitaria para mujeres en España. Ambos se cruzaron casi medio centenar de cartas, inéditas hasta esta ocasión.

Carta a un gran amigo

Otro nuevo documento es el escrito de Ortega a su gran amigo Fernando Vela, secretario de la publicación Revista de Occidente, con quien se escribió durante 40 años unas 30 cartas que ahora salen a la luz. El 4 de octubre de 1942, un Ortega en el exilio portugués anima a Vela, que lo estaba pasando mal económicamente, a unir esfuerzos y dineros para volver a publicar Revista, pero en Portugal, y poner en marcha una editorial, Azar. Ortega le confiesa: “Desde hace seis años mi vida es un permanente descarrilamiento”, aunque confía en que “volver a trabajar juntos será plena seguridad en el éxito”. Sin embargo, “la realidad es tozuda”, señala Azucena López Cobo, la experta que se ocupará en el congreso de este epistolario. “Esta empresa no llegó a materializarse, ni Revista de Occidente se publicó en Lisboa, ni lo hizo hasta 1963 en Madrid, y Azar solo edito allí un libro”, añade López Cobo.

Hay otros nombres más conocidos de la cultura española con los que se comunicó este intelectual, criado en la alta burguesía ilustrada, y que son materia de tres ponencias. Las cartas que intercambió con Azorín no son conocidas, unas 70 en su conjunto. Fue una “amistad con altibajos y polémicas en la prensa”. Sin embargo, Ortega “estuvo detrás de la fiesta” que se organizó en Aranjuez, en noviembre de 1913, al escritor alicantino para compensarle el disgusto de no haber sido elegido miembro de la Real Academia (lo sería en 1924).

Lo mismo sucedió con Miguel de Unamuno, “su referente”, con quien mantuvo agrias polémicas políticas, pero cuando el filósofo bilbaíno fue apartado como rector de la Universidad de Salamanca, en 1914, “Ortega se puso al frente de los que le defendieron”. Con otro miembro de la Generación del 98, Pío Baroja, hubo choques por las críticas a sus libros. “Decía que escribía mal y que sus obras no tenían estructura, aunque le encantaban sus novelas”. De esta relación se aportan otras 17 cartas inéditas. Zamora sostiene que las reseñas literarias de Ortega hoy no se publicarían: “Eran muy duras, políticamente incorrectas”.

De las redes culturales que tejió Ortega y a las que se refiere el título del congreso, Zamora hace hincapié en varios momentos. “A partir de 1907, escribe artículos políticos en prensa y se relaciona con Giner de los Ríos; después funda varias revistas que duran poco pero le dan visibilidad. 1914 es un año clave porque presenta la Liga de Educación Política Española y publica Meditaciones del Quijote, su primer gran libro”. Luego vendrían la revista España, el diario El Sol (1917), un periódico moderno del que fue su ideólogo. Viajó a Sudamérica, donde empieza a ser conocido por sus conferencias; en 1923 crea Revista de Occidente y en 1931 es uno de los intelectuales fundadores de la Agrupación al Servicio de la República. En su afán por modernizar España, trajo los nuevos movimientos filosóficos y científicos, como la teoría de la relatividad de Einstein. Y, a su vez, “introdujo el psicoanálisis en Latinoamérica”.

La Fundación Ortega-Marañón enmarca este congreso en un ambicioso proyecto, con la colaboración del Ministerio de Economía, para editar en el futuro todos los epistolarios cruzados de Ortega con sus amigos y personalidades. “Tenemos catalogadas 2.124 cartas escritas por él y unas 8.900 que recibió”. Además, están “los papeles de interés biográfico”, otros 8.320 documentos, entre correspondencia con editoriales, trámites…

¿Es hoy Ortega un pensador vigente o ha quedado desfasado? “Tuvo un discurso crítico”, subraya Zamora, “contra el separatismo y la corrupción; quería demoler la vieja política, por ello exigió a los partidos políticos más democratización y a los Gobiernos una política más social”.


Transcripción de la carta a Giner

JOSÉ ORTEGA Y GASSET

ZURBANO, 22

Sr. D. Francisco Giner

Querido D. Francisco: uno de estos días irá á verle el Sr. D. Pedro García Morales. Es un hombre de Huelva que vive en Londres estudiando música. Me lo ha enviado Ramiro de Maeztu: es rico y liberal. Quiere hacer algo de escuelas.
Mañana jueves me caso: fenece en mí, pues, la posibilidad de un Don Juan que no lo ha sido.
Un abrazo de respeto y otro de cariño.

José Ortega y Gasset

Miércoles 6 de Abril de 1910


Apuntes de la vida de un filósofo

Nacido en 1883, en Madrid, José Ortega y Gasset pertenecía a una familia de la alta burguesía ilustrada.
Viajó a Alemania para completar su formación. En 1910 logra la cátedra de Metafísica de la Universidad Central de Madrid.
‘Meditaciones del Quijote’ (1914) fue su primera obra importante. En 1921 publica España invertebrada.
‘La rebelión de las masas’ (1930) consiguió una gran repercusión internacional.
Promovió la Asociación de intelectuales al Servicio de la República en 1931.
Con la Guerra Civil se exilia a París, Buenos Aires y Lisboa.
Muere en 1955 en Madrid.


cultura.elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario