Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Miguel De Unamuno
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Miguel De Unamuno 
 
Continuando con la serie de grandes biografías de ilustres españoles… Este octogésimo trabajo recopilatorio, está dedicado a Miguel de Unamuno, famoso escritor y filósofo español, uno de los principales exponentes de la Generación del 98.

0unamunoMiguel de Unamuno (Bilbao, 1864 - Salamanca, 1936) Escritor, poeta y filósofo español, principal exponente de la Generación del 98. Entre 1880 y 1884 estudió filosofía y letras en la universidad de Madrid, época durante la cual leyó a T. Carlyle, Herber Spencer, Friedrich Hegel y Karl Marx. Se doctoró con la tesis Crítica del problema sobre el origen y prehistoria de la raza vasca, y poco después accedió a la cátedra de lengua y literatura griega en la universidad de Salamanca, en la que desde 1901 fue rector y catedrático de historia de la lengua castellana.

Inicialmente sus preocupaciones intelectuales se centraron en las cuestiones éticas y los móviles de su fe. Desde el principio trató de articular su pensamiento sobre la base de la dialéctica hegeliana y más tarde acabó buscando en las dispares intuiciones filosóficas de Spencer, Sören Kierkegaard, W. James y H. Bergson, entre otros, vías de salida a su crisis religiosa.

Sin embargo, las contradicciones personales y las paradojas que afloraban en su pensamiento actuaron impidiendo el desarrollo de un sistema coherente, de modo que hubo de recurrir a la literatura, en tanto que expresión de la intimidad, para resolver algunos aspectos de la realidad de su yo. Esa angustia personal y su idea básica de entender al hombre como "ente de carne y hueso", y la vida como un fin en sí mismo se proyectaron en obras como En torno al casticismo (1895), Mi religión y otros ensayos (1910), Soliloquios y conversaciones (1911) o Del sentimiento trágico de la vida en los hombres y en los pueblos (1913).

El primero de los libros fue en realidad un conjunto de cinco ensayos en torno al "alma castellana", en los que opuso al tradicionalismo la "búsqueda de la tradición eterna del presente", y defendió el concepto de "intrahistoria" latente en el seno del pueblo frente al concepto oficial de historia. Según propuso entonces, la solución de muchos de los males que aquejaban a España era su "europeización".

Sin embargo, estas obras no parecían abarcar, desde su punto de vista, aspectos íntimos que formaban parte de la realidad vivencial. De aquí que literaturizase su pensamiento primero a través de un importante ensayo sobre dos personajes clave de la literatura universal en la Vida de don Quijote y Sancho (1905), obra en la que, por otra parte y en flagrante contradicción con la tesis europeísta defendida en libros anteriores, proponía "españolizar Europa". Al mismo tiempo, apuntó que la relación entre ambos personajes cervantinos simbolizaba la tensión existente entre ficción y realidad, locura y razón, que constituye la unidad de la vida y la común aspiración a la inmortalidad.

El siguiente paso fue la literaturización de su experiencia personal a fin de dilucidar la oposición entre la afirmación individual y la necesidad de una ética social. El dilema planteado entre lo individual y lo colectivo, entre lo mutable y lo inmutable, el espíritu y el intelecto, fue interpretado por él como punto de partida de una regeneración moral y cívica de la sociedad española. Él mismo se tomó como referencia de sus obsesiones del hombre como individuo. "Hablo de mí porque es el hombre que tengo más cerca."

Su narrativa progresó desde sus novelas primerizas: Paz en la guerra (1897), y Amor y pedagogía (1902) hasta la madura La tía Tula (1921). Pero entre ellas escribió Niebla (1914), Abel Sánchez (1917), y sobre todo Tres novelas ejemplares y un prólogo (1920), libro que ha sido considerado por algunos críticos como autobiográfico, si bien no tiene que ver con hechos de su vida, sino con su biografía espiritual y su visión esencial de la realidad: con la afirmación de su identidad individual y la búsqueda de los elementos vinculantes que fundamentan las relaciones humanas.

En ese sentido, sus personajes son problemáticos y víctimas del conflicto surgido de las fuertes tensiones entre sus pasiones, y los hábitos y costumbres sociales que regulan sus comportamientos y marcan las distancias entre la libertad y el destino, la imaginación y la conciencia.

Su producción poética comprende títulos como Poesía (1907), Rosario de sonetos líricos (1912), El Cristo de Velázquez (1920), Rimas de dentro (1923) y Romancero del destierro (1927), éste último fruto de su experiencia en la isla de Fuerteventura, adonde lo deportaron por su oposición a la dictadura de Primo de Rivera. También cultivó el teatro: Fedra (1924), Sombras de sueño (1931), El otro (1932) y Medea (1933).

Sus poemas y sus obras teatrales abordaron los mismos temas de su narrativa: los dramas íntimos, amorosos, religiosos y políticos a través de personajes conflictivos y sensibles ante las formas evidentes de la realidad. Su obra y su vida estuvieron estrechamente relacionadas, de ahí las contradicciones y paradojas de quien Antonio Machado calificó de "donquijotesco".

Considerado como el escritor más culto de su generación, fue sobre todo un intelectual inconformista que hizo de la polémica una forma de búsqueda. Jubilado desde 1934, sus manifiestas antipatías por la República española llevaron dos años más tarde al gobierno rebelde de Burgos a nombrarlo nuevamente rector de la universidad de Salamanca, pero fue destituido a raíz de su pública ruptura con el fundador de la Legión. En 1962 se publicaron sus Obras completas y en 1994 se dio a conocer la novela inédita Nuevo mundo.
 
Espero que recopilación de información e imágenes que he preparado os resulten interesantes y contribuya en la divulgación de este ilustre personaje.




Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados, por temas.  Reyes: Trajano, emperador romano, Adriano, emperador romano, Don Pelayo, Jaime I el Conquistador, Fernando III el Santo, Alfonso X el Sabio, Reyes Católicos, Juana la Loca y Felipe el Hermoso, Carlos V, Felipe II, Carlos III; Gobernantes: Conde-duque de Olivares, Duque de Lerma, Cánovas del Castillo, Mateo Sagasta, José Canalejas, Emilio Castelar; Conquistadores y exploradores: Cristóbal Colón, Hermanos Pinzón, Juan de la Cosa, Alonso de Ojeda, Cabeza de Vaca, Francisco de Orellana, Francisco Pizarro, Hernán Cortés, Hernando de Soto, Inés de Suarez, Núñez de Balboa, Pedro de Mendoza, Pedro de Valdivia, López de Legazpi, Ponce de León, Rodrigo de Bastidas, Elcano - Magallanes; Héroes: Viriato, El Cid campeador, Guzmán el Bueno, María Pita, Agustina de Aragón, Daoíz y Velarde, Vicente Domenech "El Palleter"; Militares: Juan de Austria, El Gran Capitán (Fernández de Córdoba), Ambrosio Spínola, Álvaro de Bazán, Blas De Lezo, Gravina y la Batalla de Trafalgar, Cosme Damián Churruca y Trafalgar, Alcalá Galiano, General Castaños y batalla de Bailén; Literatura: Séneca, Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo, Luis de Góngora, José de Echegaray, Jacinto Benavente, Valle-Inclán, Juan Ramón Jiménez, Vicente Aleixandre, Camilo José Cela; Religiosos: Bartolomé de Las Casas, Cardenal Cisneros, Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier, Santo Domingo de Guzmán; Medicina: Miguel Servet, Gregorio Marañón, Santiago Ramón y Cajal, Severo Ochoa; Inventores: Isaac Peral, Juan de la Cierva, Torres Quevedo, Alejandro Goicoechea Omar, Eduardo Barreiros... hay otros trabajos en preparación que iré añadiendo.



Resumen Biográfico:


0unamunopoeta

Miguel de Unamuno y Jugo (* Bilbao, 29 de septiembre de 1864 - † Salamanca, 31 de diciembre de 1936) fue un escritor y filósofo español. En su obra cultivó gran variedad de géneros literarios.

Miguel de Unamuno nació en la calle Ronda del casco viejo de Bilbao. Era el tercer hijo y primer varón, tras María Felisa y María Jesusa, del matrimonio habido entre el comerciante Félix de Unamuno Larraza y su sobrina carnal, Salomé Jugo Unamuno. Más tarde nacerán Félix, Susana y María Mercedes. A los diez años, al acabar sus primeros estudios en el colegio de San Nicolás y a punto de entrar en el instituto, asiste como testigo al asedio de su ciudad durante la Tercera Guerra Carlista (lo que luego reflejará en su primera novela, "Paz en la guerra")

Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Madrid, obteniendo la calificación de Sobresaliente en 1883, a sus diecinueve años. Al año siguiente se doctora con una tesis sobre la lengua vasca: Crítica del problema sobre el origen y prehistoria de la raza vasca. En ella anticipa su idea sobre el origen de los vascos, contraria a las afirmaciones del nacionalismo vasco que propugnaban una raza vasca no contaminada por otras razas.

En 1885 comienza a trabajar en un colegio como profesor de latín y psicología y publica un artículo titulado "Del elemento alienígena en el idioma vasco" y otro costumbrista, "Guernica", aumentando su colaboración en 1886 con el "Noticiero de Bilbao"

En 1888, se presentó a la cátedra de psicología, lógica y ética del Instituto de Bilbao convocadas por la Diputación de Vizcaya, junto con Sabino Arana y el novelista y folclorista Resurrección María de Azkue, adjudicándose la plaza éste último.

Polemizó con Arana, que iniciaba su actividad nacionalista, ya que consideraba a Unamuno como vasco pero "españolista" debido a que Unamuno, que ya había escrito algunas obras en euskera, consideraba que ese idioma estaba próximo a desaparecer y que el bilingüismo no era posible. "El vascuence y el castellano son incompatibles dígase lo que se quiera, y si caben individuos no caben pueblos bilingües. Es éste de la bilingüidad un estado transitorio"


vistaareadelaexposicinu

Vista aérea de la Exposición universal de París de 1989, motivo por el cual la torre fue construida.

En 1889 Unamuno prepara otras oposiciones y viaja a Suiza, Italia y Francia, donde se celebra la Exposición Universal y se inagura torre Eiffel.

El 31 de enero de 1891 se casa con Concha Lizárraga, de la que estaba enamorado desde niño. Pasa los meses invernales dedicado a la preparación de unas oposiciones para una cátedra de Griego en la Universidad de Salamanca, la cual obtiene. Con motivo de estas oposiciones, entabla amistad con el granadino Ángel Ganivet, amistad que se irá intensificando hasta el suicidio de aquél en 1898. En 1901 es nombrado rector de la Universidad de Salamanca.


zunamuno

El 11 de octubre de 1894 Unamuno ingresa en la Agrupación Socialista de Bilbao y colabora en el semanario "Lucha de clases" de esta ciudad, abandonando el partido socialista en 1897 y sufre una gran depresión personal.

En 1914 el ministro de Instrucción Pública lo destituye del rectorado por razones políticas, convirtiéndose Unamuno en mártir de la oposición liberal. En 1920 es elegido por sus compañeros decano de la Facultad de Filosofía y Letras. Es condenado a dieciséis años de prisión por injurias al Rey, pero la sentencia no llegó a cumplirse. En 1921 es nombrado vicerrector. Sus constantes ataques al rey y al dictador Primo de Rivera hacen que éste lo destituya nuevamente y lo destierre a Fuerteventura en febrero de 1924. El 9 de julio es indultado, pero él se destierra voluntariamente a Francia; primero a París y, al poco tiempo, a Hendaya, en el País Vasco francés, hasta el año 1930, año en el que cae el régimen de Primo de Rivera. A su vuelta a Salamanca, entró en la ciudad con un recibimiento apoteósico.


bustoenbroncededonmigue

Busto en bronce de Don Miguel de Unamuno.

Miguel de Unamuno se presenta candidato a concejal por la conjunción republicano-socialista para las elecciones del 12 de abril de 1931, resultando elegido. Unamuno proclama el 14 de abril la República en Salamanca. Desde el balcón del ayuntamiento, el filósofo declara que comienza "una nueva era y termina una dinastía que nos ha empobrecido, envilecido y entontecido". La República le repone en el cargo de Rector de la Universidad salmantina. Se presenta a las elecciones a Cortes y es elegido diputado como independiente por la candidatura de la conjunción republicano-socialista en Salamanca. Sin embargo, el escritor e intelectual, que en 1931 había dicho que él había contribuido más que ningún otro español —con su pluma, con su oposición al rey y al dictador, con su exilio...— al advenimiento de la República, empieza a desencantarse. En 1933 decide no presentarse a la reelección. Al año siguiente se jubila de su actividad docente y es nombrado Rector vitalicio, a título honorífico, de la Universidad de Salamanca, que crea una cátedra con su nombre. En 1935 es nombrado ciudadano de honor de la República. Fruto de su desencanto, expresa públicamente sus críticas a la reforma agraria, la política religiosa, la clase política, el gobierno, Azaña.


medallonamigueldeunamun

Medallon a Miguel de Unamuno en la Plaza Mayor de Salamanca

Al iniciarse la guerra civil, apoyó inicialmente a los rebeldes. Unamuno quiso ver en los militares alzados a un conjunto de regeneracionistas autoritarios dispuestos a encauzar la deriva del país. Cuando el 19 de julio la práctica totalidad del consistorio salmantino es destituida por las nuevas autoridades y sustituida por personas adictas, Unamuno acepta el acta de concejal que le ofrece el nuevo alcalde, el comandante del Valle. En el verano de 1936 hace un llamamiento a los intelectuales europeos para que apoyen a los sublevados, declarando que representaban la defensa de la civilización occidental y de la tradición cristiana, lo que causa tristeza y horror en el mundo, según el historiador Fernando García de Cortázar. Azaña lo destituye, pero el gobierno de Burgos le repone de nuevo en el cargo. Sin embargo, el entusiasmo por la sublevación pronto se torna en desengaño, especialmente ante el cariz que toma la represión en Salamanca. En sus bolsillos se amontonan las cartas de mujeres de amigos, conocidos y desconocidos, que le piden que interceda por sus maridos encarcelados, torturados y fusilados. A finales de julio, sus amigos salmantinos, Prieto Carrasco, alcalde republicano de Salamanca y José Andrés y Manso, diputado socialista, habían sido asesinados, así como su alumno predilecto y rector de la Universidad de Granada, Salvador Vila. En la cárcel se hallaban recluidos sus íntimos amigos el doctor Filiberto Villalobos y el periodista José Sánchez Gómez, éste a la espera de ser fusilado. Su también amigo, el pastor de la Iglesia anglicana y masón Atilano Coco, estaba amenazado de muerte y de hecho fue fusilado en diciembre de 1936. A principios de octubre, Unamuno visitó a Franco en el palacio episcopal para suplicar inútilmente clemencia para sus amigos presos.


manuelazaakh4

Manuel Azaña. Político y escritor español, nacido el 10 de enero de 1880 en Alcalá de Henares (Madrid) y fallecido el 14 de noviembre de 1940 en Montauban (Francia). Durante muchos años fue funcionario de la Dirección General de Registros y cultivó el periodismo y el ensayo, aunque su verdadera plataforma fue el Ateneo de Madrid, del que fue secretario entre 1913 y 1919 y presidente entre 1930 y 1932. En 1925 fundó Acción Republicana y cuando se proclamó la Segunda República en abril de 1931 ocupó la cartera de Guerra en el gobierno provisional. Entre octubre de 1931 y septiembre de 1933 fue presidente de la República, cargo que volvió a desempeñar en mayo de 1936 hasta que, tras la caída de Cataluña, dimitió en febrero de 1939. Escribió, entre otras obras, El jardín de los frailes; Estudios de política francesa contemporánea. La política militar; La invención del Quijote y otros ensayos y sus famosos Diarios.



Guerra Civil, enfrentamiento de Unamuno con el general José Millán-Astray


0unamuno

Unamuno se arrepintió públicamente de su apoyo a la sublevación. Durante el acto de apertura del curso académico (que concidía con la celebración de la "Fiesta de la Raza") el 12 de octubre de 1936, en el Paraninfo de la Universidad. Varios oradores soltaron tópicos acerca de la "anti-España". Un indignado Unamuno, que había estado tomando apuntes sin intención de hablar, se puso de pie y pronunció un apasionado discurso. "Se ha hablado aquí de guerra internacional en defensa de la civilización cristiana; yo mismo lo hice otras veces. Pero no, la nuestra es sólo una guerra incivil. (...) Vencer no es convencer, y hay que convencer, sobre todo, y no puede convencer el odio que no deja lugar para la compasión. Se ha hablado también de catalanes y vascos, llamándolos anti-España; pues bien, con la misma razón pueden ellos decir otro tanto. Y aquí está el señor obispo, catalán, para enseñaros la doctrina cristiana que no queréis conocer, y yo, que soy vasco, llevo toda mi vida enseñándoos la lengua española, que no sabéis...".


millnastray

En ese punto, el general José Millán-Astray (el cual sentía una profunda enemistad por Unamuno, que le había acusado inopinadamente de corrupción), empezó a gritar: "¿Puedo hablar? ¿Puedo hablar?". Su escolta presentó armas y alguien del público gritó:¡Viva la muerte!". En lo que, según Ridruejo, fue un exhibicionismo fríamente calculado, Millán habló: "¡Cataluña y el País Vasco, el País Vasco y Cataluña, son dos cánceres en el cuerpo de la nación! ¡El fascismo, remedio de España, viene a exterminarlos, cortando en la carne viva y sana como un frío bisturí!". Se excitó sobremanera hasta tal punto que no pudo seguir hablando. Resollando, se cuadró mientras se oían gritos de "¡viva España!". Se produjo un silencio mortal y unas miradas angustiadas se volvieron hacia Unamuno que dijo: "Acabo de oír el grito necrófilo e insensato de ’¡viva la muerte!’. Esto me suena lo mismo que, ¡muera la vida!’. Y yo, que he pasado toda la vida creando paradojas que provocaron el enojo de quienes no las comprendieron, he de deciros, con autoridad en la materia, que esta ridícula paradoja me parece repelente. Puesto que fue proclamada en homenaje al último orador, entiendo que fue dirigida a él, si bien de una forma excesiva y tortuosa, como testimonio de que él mismo es un símbolo de la muerte. ¡Y otra cosa! El general Millán Astray es un inválido. No es preciso decirlo en un tono más bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero los extremos no sirven como norma. Desgraciadamente, hay hoy en día demasiados inválidos. Y pronto habrá más si Dios no nos ayuda. Me duele pensar que el general Míllán Astray pueda dictar las normas de psicología de las masas. Un inválido que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, que era un hombre, no un superhombre, viril y completo a pesar de sus mutilaciones, un inválido, como dije, que carezca de esa superioridad de espíritu suele sentirse aliviado viendo cómo aumenta el número de mutilados alrededor de él. (... ) El general Millán Astray quisiera crear una España nueva, creación negativa sin duda, según su propia imagen. Y por ello desearía una España mutilada...

Furioso, Millán gritó: "¡Muera la inteligencia!". En un intento de calmar los ánimos, el poeta José María Pemán exclamó: "¡No! ¡Viva la inteligencia! ¡Mueran los malos intelectuales!". Unamuno no se amilanó y concluyó: "¡Éste es el templo de la inteligencia! ¡Y yo soy su supremo sacerdote! Vosotros estáis profanando su sagrado recinto. Yo siempre he sido, diga lo que diga el proverbio, un profeta en mi propio país. Venceréis, pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta; pero no convenceréis, porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha. Me parece inútil pediros que penséis en España".


carmenpolo

La esposa de Franco, Carmen Polo, toma del brazo a don Miguel y le acompaña a su casa, rodeados de su guardia personal lo que evita que el incidente acabe en tragedia. Ese mismo día, la corporación municipal se reunió de forma secreta y expulsó a Unamuno. El proponente, el concejal Rubio Polo, reclamó su expulsión "...por España, en fin, apuñalada traidoramente por la pseudo-intelectualidad liberal-masónica cuya vida y pensamiento [...] sólo en la voluntad de venganza se mantuvo firme, en todo lo demás fue tornadiza, sinuosa y oscilante, no tuvo criterio, sino pasiones; no asentó afirmaciones, sino propuso dudas corrosivas; quiso conciliar lo inconciliable, el Catolicismo y la Reforma; y fue, añado yo, la envenenadora, la celestina de las inteligencias y las voluntades vírgenes de varias generaciones de escolares en Academias, Ateneos y Universidades". El 22 de octubre, Franco firma el decreto de destitución de Unamuno como rector.


enlafotografaunamunocon

En la fotografía, Unamuno con el obispo catalán Pla i Deniel, saliendo de la Universidad de Salamanca tras la confrontación con Millán Astray, fundador de La Legión.

Los últimos días de vida de de Don Miguel de Unamuno (de octubre a diciembre de 1936) los pasó bajo arresto domiciliario en su casa, en un estado, en palabras de Fernando García de Cortázar, de resignada desolación, desesperación y soledad. A los pocos días, el 20 ó 21 de octubre, en una entrevista mantenida con el periodista francés Jérôme Tharaud (común y erróneamente atribuida al escritor Nikos Kazantzakis):

Tan pronto como se produjo el movimiento salvador que acaudilla el general Franco, me he unido a él diciendo que lo que hay que salvar en España es la civilización occidental cristiana y con ella la independencia nacional, ya que se está aquí, en territorio nacional, ventilando una guerra internacional. (...) En tanto me iban horrorizando los caracteres que tomaba esta tremenda guerra civil sin cuartel debida a una verdadera enfermedad mental colectiva, a una epidemia de locura con cierto substrato patológico-corporal. Las inauditas salvajadas de las hordas marxistas, rojas, exceden toda descripción y he de ahorrarme retórica barata. Y dan el tono no socialistas, ni comunistas, ni sindicalistas, ni anarquistas, sino bandas de malhechores degenerados, excriminales natos sin ideología alguna que van a satisfacer feroces pasiones atávicas sin ideología alguna. Y la natural reacción a esto toma también muchas veces, desgraciadamente, caracteres frenopáticos. Es el régimen del terror. España está espantada de si misma. Y si no se contiene a tiempo llegará al borde del suicidio moral. Si el miserable gobierno de Madrid no ha podido, ni ha querido resistir la presión del salvajismo apelado marxista, debemos tener la esperanza de que el gobierno de Burgos tendrá el valor de oponerse a aquellos que quieren establecer otro régimen de terror. (...) Insisto en el sagrado deber del movimiento que gloriosamente encabeza el general Franco es salvar la civilización occidental cristiana y la independencia nacional, ya que España no debe estar al dictado de Rusia ni de otra potencia extranjera cualquiera, puesto que aquí se está librando, en territorio nacional, una guerra internacional. Y es deber también traer una paz de convencimiento y de conversión y lograr la unión moral de todos los españoles para reestablecer la patria que se está ensangrentando, desangrándose, envenenándose y entonteciéndose. Y para ello impedir que los reaccionarios se vayan en su reacción más allá de la justicia y hasta de la humanidad, como a las veces tratan. Que no es camino el que se pretenda formar sindicatos nacionales compulsivos, por fuerza y por amenaza, obligando por el terror a que se alisten en ellos, ni a los convencidos ni convertidos. Triste cosa sería que el bárbaro, anti-civil e inhumano régimen bolchevístico se quisiera sustituir con un bárbaro, anti-civil e inhumano régimen de servidumbre totalitaria. Ni lo uno ni lo otro, que en el fondo son lo mismo.


0kazantzakis

Nikos Kazantzakis (1883-1957): escritor griego, autor de poemas, novelas, ensayos, obras de teatro y libros de viaje. Es, posiblemente, el escritor y filósofo griego más importante del siglo XX y el que a más lenguas y dialectos ha sido traducido. No obstante, no fue muy conocido hasta el estreno en 1964 de la película de Michael Cacoyiannis Zorba el griego, basada en la novela de Kazantzakis "Alexis Zorbas".

Y a los pocos días, en esta ocasión sí con Kazantzakis:

En este momento crítico del dolor de España, sé que tengo que seguir a los soldados. Son los únicos que nos devolverán el orden. Saben lo que significa la disciplina y saben como imponerla. No, no me he convertido en un derechista. No haga usted caso de lo que dice la gente. No he traicionado la causa de la libertad. Pero es que, por ahora, es totalmente esencial que el orden sea restaurado. Pero cualquier día me levantaré -pronto- y me lanzaré a la lucha por la libertad, yo solo. No, no soy fascista ni bolchevique; soy un solitario.

El 21 de noviembre, escribe a Lorenzo Giusso:

La barbarie es unánime. Es el régimen de terror por las dos partes. España está asustada de sí misma, horrorizada. Ha brotado la lepra católica y anticatólica. Aúllan y piden sangre los hunos y los hotros. Y aquí está mi pobre España, se está desangrando, arruinando, envenenando y entonteciendo...


0migueldeunamuno

Miguel de Unamuno murió en su domicilio de Salamanca el 31 de diciembre de 1936, de forma repentina, en el transcurso de la tertulia vespertina que mantenía regularmente con un par de amigos. A pesar de su virtual reclusión, en su funeral fue exaltado como un héroe falangista. A su muerte, Antonio Machado escribió:

Señalemos hoy que Unamuno ha muerto repentinamente, como el que muere en la guerra. ¿Contra quién? Quizá contra sí mismo.


0unamunoleodegutierrezs

Unamuno. Óleo de Gutierrez Solana. Museo Reina Sofía de Madrid.



OBRA


Narrativa


La obra narrativa de Miguel de Unamuno, en orden cronológico, es la siguiente:

Paz en la guerra (1895), obra en la cual utiliza el contexto de la tercera guerra carlista (que conoció en su niñez) para plantear la relación del yo con el mundo, condicionado por el conocimiento de la muerte;
Amor y pedagogía (1902), que une lo cómico y lo trágico en una reducción a lo absurdo de la sociología positivista;
Recuerdos de niñez y mocedad (1908) es una obra autobiográfica. En ella el autor vasco reflexiona sobre los primeros años de su vida en Bilbao.
El espejo de la muerte (1913), libro de cuentos.
Niebla (1914), obra clave de Unamuno, que él caracteriza con el nombre Nivola para separarla de la supuesta forma fija de la novela.
En 1917 escribe Abel Sánchez, donde invierte el tópico bíblico de Caín y Abel para presentar la anatomía de la envidia;
Tulio Montalbán (1920) es una novela corta sobre el problema íntimo de la derrota de la personalidad verdadera por la imagen pública del mismo hombre.
También en 1920 se publican tres novelas cortas con un prólogo de gran importancia: Tres novelas ejemplares y un prólogo.
La última narración extensa es La tía Tula (1921), donde se presenta el anhelo de maternidad ya esbozado en Amor y pedagogía y en Dos madres.
Teresa (1924) es un cuadro narrativo que contiene rimas becquerianas, logrando en idea y en realidad la recreación de la amada.
Cómo se hace una novela (1927) es la autopsia de la novela unamuniana.
En 1930, Unamuno escribe sus últimas novelas: San Manuel Bueno, mártir y Don Sandalio, jugador de ajedrez.


migueldeunamunopuertode

Miguel de Unamuno, Puerto del Rosario (Fuerteventura)



Novela

En la época literaria que rodeaba al autor por entonces, se exigían unos rígidos patrones de procedimiento a la hora de escribir y publicar una novela: una temática particular, líneas de tiempo y acción específicas, convencionalismos sociales... una especie de guión no escrito pero aceptado por todos. Y esto suponía a Unamuno un corsé del que pretendería desprenderse de alguna forma, para expresarse en sus páginas como estimara oportuno. Su solución fue inventar un nuevo género literario, al que bautizó como "nivola", y de esta forma, no podría obtener crítica ninguna en lo referente a reglas de estética o composición, porque solo debería atender a las reglas que él mismo hubiese diseñado para su nuevo género. Así lo expresa en el prólogo de Niebla (1914):

[...] He oído también contar de un arquitecto arqueólogo que pretendía derribar una basílica del siglo X, y no restaurarla, sino hacerla de nuevo como debió haber sido hecha y no como se hizo. Conforme a un plano de aquella época que pretendía haber encontrado. Conforme al proyecto del arquitecto del siglo X. ¿Plano? Desconocía que las basílicas se han hecho a sí mismas saltando por encima de los planos, llevando las manos de los edificadores. También de una novela, como de una epopeya o de un drama, se hace un plano; pero luego la novela, la epopeya o el drama se imponen al que se cree su autor. O se le imponen los agonistas, sus supuestas criaturas. Así se impusieron Luzbel y Satanás, primero, y Adán y Eva, después, a Jehová. ¡Y ésta sí que es nivola, u opopeya o trigedia! Así se me impuso Augusto Pérez. Y esta trigedia la vio, cuando apareció esta mi obra, entre sus críticos, Alejandro Plana, mi buen amigo catalán. Los demás se atuvieron, por pereza mental, a mi diabólica invención de la nivola. Esta ocurrencia de llamarle nivola –ocurrencia que en rigor no es mía, como lo cuento en el texto– fue otra ingenua zorrería para intrigar a los críticos. Novela y tan novela como cualquiera otra que así sea. Es decir, que así se llame, pues aquí ser es llamarse. ¿Qué es eso de que ha pasado la época de las novelas? ¿O de los poemas épicos? Mientras vivan las novelas pasadas vivirá y revivirá la novela. La historia es resoñarla.


monumentoadonmigueldeun

Monumento a don Miguel de Unamuno de Salamanca



Filosofía

La filosofía de Unamuno no fue una filosofía sistemática, sino una negación de cualquier sistema y una afirmación de fe "en sí misma". Se formó intelectualmente bajo el racionalismo y el positivismo. Durante la época de su juventud, escribió artículos en los cuales se apreciaba claramente su simpatía por el socialismo, y tenía una gran preocupación por la situación en la que se encontraba España.

La influencia de algunos filósofos como Adolf von Harnack provocó el rechazo de Unamuno por el racionalismo. Tal abandono queda de manifiesto en su obra San Manuel Bueno, mártir, donde la metáfora de la nieve cayendo sobre el lago ilustra su postura en favor de la fe —la montaña sobre la cual la nieve crea formas, paisajes, frente al lago, donde ésta se disuelve y se transforma en nada—.

Para él la muerte es algo definitivo, la vida acaba. Sin embargo, pensaba que la creencia de que nuestra mente sobrevive a la muerte es necesaria para poder vivir. Desde luego, se necesita creer en un Dios, tener fe, lo cual no es racional; así siempre hay conflicto interior entre la necesidad de la fe y la razón que niega tal fe. Es considerado uno de los predecesores de la escuela existencialista que, varias décadas después, encontraría su auge en el pensamiento europeo. Así estudió danés para leer directamente a Kierkegaard (1813-1855), a quien en sus obras solía llamar, en su peculiar y cordial estilo: hermano.

La preocupación por España se manifestó en los ensayos recogidos en sus obras:

En torno al casticismo (1895).
Vida de Don Quijote y Sancho (1905).
Por tierras de Portugal y España (1911).
Durante la guerra y a partir de agosto de 1936, Unamuno comenzó a tomar apuntes para un libro que no llegaría a escribir y en el que plasma su testamento político: El resentimiento trágico de la vida. Notas sobre la revolución y la guerra civil españolas.

Sus obras más puramente filosóficas son:

Del sentimiento trágico de la vida (1913).
La agonía del cristianismo (1925).


aladerechaelpalaciodelu

A la derecha, el palacio de lugar donde vivio Miguel de Unamuno en Salamanca, a la izquierda, la casa de las muertes



Poesía

Para Unamuno el arte era un medio de expresar las inquietudes del espíritu. Por ello, en la poesía y en la novela trata los mismos temas que había desarrollado en los ensayos: su angustia espiritual y el dolor que provoca el silencio de Dios, el tiempo y la muerte.

Siempre se sintió atraído por los metros tradicionales y, si bien en sus primeras composiciones procura eliminar la rima, más tarde recurre a ella. Entre sus obras poéticas destacan: Poesías (1907), Rosario de sonetos líricos (1911), El Cristo de Velázquez (1920), Andanzas y visiones españolas (1922), Rimas de dentro (1923), Teresa. Rimas de un poeta desconocido (1924), De Fuerteventura a París (1925), Romancero del destierro (1928) y Cancionero (1953).

Ya desde su primer libro, Poesías (1907), se perfilan los temas que van a dominar en la poética unamuniana: el conflicto religioso, la patria y la vida doméstica.

Dedicó a la ciudad estas bellas palabras: "Salamanca, Salamanca, renaciente maravilla, académica palanca de mi visión de Castilla".

Tosco y prosista, nunca se le ha reconocido por versos armoniosos y trabajados, sino por estrofas breves, castellanas y muy personales: en palabras de Ramón Irigoyen, prologuista de Niebla en la edición de El Mundo, Unamuno siempre fue un "eyaculador precoz del verso", haciendo referencia a su escaso detenimiento en la revisión de sus poemas conclusos, en comparación con otros poetas de la época tales como Machado o Juan Ramón Jiménez.



CONTINUA MÁS ABAJO...
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Unamuno 
 
... CONTINUACIÓN



estatuademigueldeunamun

Estatua de Miguel de Unamuno frente a la casas en la que vivio y murio en Salamanca. Obra de Pablo Serrano



Teatro

La obra dramática de Unamuno presenta su línea filosófica habitual; de ahí que obtuviera un éxito más bien escaso. Temas como la indagación de la espiritualidad individual, la fe como «mentira vital» y el problema de la doble personalidad son tratados en La esfinge (1898), La venda (1899) y El otro (1932). Actualiza la tragedia euripídea en Fedra (1918) y traduce la Medea (1933) de Séneca.

El teatro unamuniano tiene las siguientes características:

Es esquemático, está despojado de todo artificio y en él sólo tienen cabida los conflictos y pasiones que afectan a los personajes. Esta austeridad es influjo de la tragedia griega clásica.

Si los personajes y los conflictos aparecen desnudos, la escenografía también se ve despojada de todo artificio. Es una escenografía, simplificada al máximo.

Lo que realmente le importa es presentar el drama que transcurre en el interior de los personajes y, sin duda, de su interior.

Con la simbolización de las pasiones y la austeridad tanto de la palabra como escenográfica, el teatro unamuniano entronca con las experiencias dramáticas europeas y abre un camino a la renovación teatral española, que será seguido por Ramón Valle-Inclán, Azorín y, más tarde, Federico García Lorca.



Ateneo de Madrid


fachadadeledificiodelatbc8

El Ateneo de Madrid, es una veterana institución cultural privada, que a lo largo de casi 200 años de historia, ha dejado huella en la cultura madrileña y española. En 1820, durante el trienio liberal, noventa y dos personalidades de la esfera política española establecieron el Ateneo Español. Esta sociedad, profundamente liberal, tenía el objeto de discutir toda materia de reconocida utilidad pública, como cuestiones legislativas, políticas o económicas, intentando con ello llamar la atención de las Cortes y del Rey. Con la reacción absolutista de 1823, el Ateneo Español fue disuelto.
 

teatrocineysalondeactosgn5

El Ateneo madrileño, fue creado con objeto científico-literario en 1835. Convirtiéndose en una de las instituciones más importantes del Madrid liberal. Esta institución, ha visto y soportado; desfilar infinidad de personajes, muchos de ellos relevantes y otros intrascendentes y arrimados a la institución para obtener posición social sin ningún mérito científico ni cultural. El Ateneo, ha visto pasar reyes absolutistas, republicas, regímenes dictatoriales o liberales, y en los últimos lustros la esperada democracia.


bibliotecadelateneodemari1

El Ateneo de Madrid cuenta con una fachada que puede llevar a engaño por sus modestas dimensiones, pero alberga un palacio (obra de los arquitectos Fort y Landecho) de grandes proporciones y muchos salones, incluida la gran biblioteca y un el espléndido Salón de actos, que también hace las veces de cine o teatro. En el salón de actos, están todos los retratos de ilustres socios y presidentes, rodeando las paredes de madera. Sus instalaciones cuentan con numerosas secciones. Dispone de un gran fondo bibliotecario: de literatura, hemeroteca, arte, ciencia, política, ciencias sociales, salud, economía, etc...

Más info del Ateneo: http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?p=78415#p78415


migueldeunamunovz0

Miguel de Unamuno. Filoso y escritor español, nacido en Bilbao el 29 de noviembre de 1864 y fallecido en Salamanca el 31 de diciembre de 1936. Su fama se debe, fundamentalmente, a sus ideas filosóficas o religiosas. La crisis religiosa que vivió en 1897 no le abandonó hasta su muerte y fue el origen de obras como Del sentimiento trágico de la vida y La agonía del cristianismo. Su narrativa comenzó con Paz en guerra y siguió, entre otras, con Amor y pedagogía, Niebla, La tía Tula, En torno al casticismo y San Manuel Bueno, mártir. De su obra poética destaca El Cristo de Velázquez.

Fue rector de la Universidad de Salamanca y estuvo muy vinculado al Ateneo de Madrid, que ocupó un lugar muy importante en su formación y donde frecuentó las lecturas krausistas. Unamuno fue presidente de la Docta Casa entre 1932 y 1934.


Epistolario. Miguel de Unamuno reflejó en su abundante Epistolario, las impresiones de viajes a lo largo de la geografía salmantina: era un enamorado de las Arribes, Sierra de Francia, La Alberca, etc.


0migueldeunamuno5



Bibliografía


Emilio Salcedo: Vida de don Miguel, Editorial Anaya, Salamanca, 1964: Con importantes aportaciones de testigos presenciales de los hechos.

Julián Marías: Miguel de Unamuno, Espasa Calpe, Madrid 1943, 220 págs. Recogido, posteriormente, en Obras, Editorial Revista de Occidente, Madrid, 1960. Vol. V

Jesús Blázquez: Miguel de Unamuno y Bernardo G. de Candamo: Amistad y Epistolario (1899-1936). Madrid: Ediciones 98, 2007.

Laín Entralgo, Pedro (1988). Cajal, Unamuno, Marañón. Tres españoles. Círculo de Lectores. ISBN 978-84-226-2474-5.
Laureano Robles: "Miguel de Unamuno: las Arribes,Salamanca 1998. Dep. legal: S. 806 1998.


plazadeunamunoensubarri

Plaza de Unamuno, en su barrio natal, durante el homenaje anual que le rinde el Ayuntamiento de Bilbao



Enlaces interesantes:


niebla

Niebla es una de las novelas más célebres de Miguel de Unamuno. La novela narra la situación de Augusto Pérez, un joven rico licenciado en Derecho. Hijo único de Madre viuda, a la muerte de su madre no halla qué hacer con su vida hasta que un día, paseando sin rumbo, conoce a una guapa joven pianista, Eugenia Domingo del Arco de la que se enamora o cree enamorarse y cuya amistad trata de conseguir, cosa que efectivamente logra. Conoce a la familia de ella, que es también huérfana y vive con sus tíos, don Fermín, un “anarquista místico”, y doña Hermelinda.

Su cortejo es al comienzo rechazado por Eugenia, quien aclara a Augusto que ella ya tiene un novio, llamado Mauricio. Ante la respuesta de Eugenia, Augusto entabla una relación amorosa con una de sus sirvientas ocasionales, la señorita que le planchaba, Rosario. Después de algunas peripecias, Eugenia, movida, al parecer, por los celos, el instinto de competencia, y un quiebre con Mauricio, decide aceptar a Augusto como novio y futuro esposo. Se fija el día de la boda, pero antes de que ésta se realice, Augusto recibe una carta de Eugenia, en la que le dice que no se casará con él y que se ira a provincias con Mauricio, a vivir de un empleo que Augusto le había conseguido, porque Mauricio era un holgazán, y de sus rentas, las de la casa que Augusto les había cancelado la deuda de la hipoteca. Ante esto, Augusto decide suicidarse, pero antes decide ir a Salamanca a ver a Unamuno, con quien sostiene un dialogo memorable, en el que el autor hace el papel de Dios y Augusto el de criatura. Augusto recibe de Unamuno-Dios la revelación de que él, Augusto Pérez, no existe, sino que es una criatura de ficción y que está destinado a morir, no a suicidarse como él pensaba. Ante esto, Augusto se rebela, discute el carácter efectivamente real de Unamuno-Dios, lo desafía y le recuerda que él, Don Miguel, y todos los que lean, también han de morir. Abandona Salamanca muy confundido, dejando también muy perturbado a don Miguel, vuelve a su casa y Dios deja de soñarle: se “desnace”, es decir, se muere...

Niebla de Miguel de Unamuno, enlace para leer el libro: http://www.bibliotecasvirtuales.com...iebla/index.asp


pazenlaguerra

Paz en la guerra. Entre febrero y junio de 1874, los carlistas, como hicieran en 1835 bajo el mando de Zumalacarregui, asediaron Bilbao. Durante esos meses, los restos de los obuses, los cánticos militares y las noticias del frente fueron motivo de inocente juego para un jovencísimo Unamuno. Años más tarde, dedicaría más de una década a tejer sus recuerdos, retales de artículos, fragmentos de libros y los testimonios orales recogidos durante su vida en su obra más singular: Paz en la guerra. En la misma, vanagloriándose de no haber inventado un solo detalle, nos legó lo que vino a llamar tanto una novela histórica como una historia anovelada. La historia de la insurrección carlista vasca y la intrahistoria de la gente que, en uno y otro lado del frente, sufrió las penalidades de la guerra.

Zarandeada durante décadas por historiadores con sed de política, es hoy rescatada con un soberbio prólogo de Miguel Sánchez- Ostiz y una cuidada edición que incluye grabados e ilustraciones de la época. Así, en esta relectura libre de prejuicios, tal y como hizo Unamuno, afirmamos: «Esto no es una novela; es un pueblo».


latatula

La tía Tula es una novela escrita por Miguel de Unamuno en 1907, publicada en 1921. Es una de las novelas más conocidas de Unamuno. Aunque comparte con otras novelas el estilo y las preocupaciones habituales del autor, esta novela incluye como factor diferencial el erotismo, un erotismo sutil y sólo en escasos momentos explicitado. Esta novela narra la vida de Gertrudis, también llamada la Tía Tula, y los sacrificios que realiza durante su vida para satisfacer sus ansias de maternidad.

Leer novela: http://www.bibliotecasvirtuales.com...aTula/index.asp


latatulapeli

La tía Tula, fue llevada al cine en 1964 por el director Miguel Picazo en una memorable versión extrapolable a la España franquista, y que fue uno de los emblemas del cine español de los 60, con Aurora Bautista en el papel principal junto a Carlos Estrada e Irene Gutiérrez Caba. Esta obra es caracterizada por tener como tema principal el amor maternal.



Universidad de Salamanca


universidaddesalamancad

La Universidad de Salamanca, emplazada en la ciudad de Salamanca, es la universidad más antigua de España que se conserva —el Estudio General de Palencia, anterior a ella, no existe en la actualidad— y una de las más antiguas de Europa junto con las de Bolonia, La Sorbona de París, Montpellier, Salerno, Padua, Oxford y Cambridge y la primera de Europa que obtuvo el título de Universidad.

Su origen fueron unas Escuelas de la Catedral cuya existencia puede rastrearse ya en 1130, cuando su maestrescuela asistió a un concilio en Carrión. El primer documento oficial es del rey Alfonso IX de León, en el que concede la categoría de Estudio General a esas Escuelas, debido a la calidad de sus enseñanzas y data del año 1218. Este título de Estudio General manifiesta la diversidad de las enseñanzas impartidas, su característica no privada (abierta a todos) y la validez de sus títulos. En estos años hay once cátedras especializadas en: Derecho canónico, Civil, Medicina, Lógica, Gramática y Música. Con este título el rey quería que sus súbditos no tuvieran que ir al reino de Castilla a estudiar en el Estudio de Palencia, al que Alfonso VIII de Castilla había dado este título en 1208.

Al reunirse el Reino de León en la corona de Fernando III de Castilla, mientras que el Estudio Salmanticense ganaba fama, el Estudio palentino fue perdiendo importancia, por lo que desapareció.


aulademigueldeunamunoun

Aula de Miguel de Unamuno. Universidad de Salamanca

Bajo el reinado de Alfonso X se transformó de Estudio General en Universidad, dándole el rey sus primeras ordenanzas, dotando sus primeras cátedras estables, como la de música, y creando el cargo de bibliotecario, siendo la primera universidad de Europa que toma este nombre y que contaba con biblioteca pública. Además de los reyes, diversos papas favorecieron a la universidad: Alejandro IV confirmó la Universidad en una bula de 1255.

La institución tardó dos siglos en contar con edificios propios donde impartir la docencia. Hasta ese momento, las clases se impartían en el claustro de la Catedral Vieja, en casas alquiladas al cabildo y en la iglesia de San Benito. El primer edificio propiamente universitario fue el Colegio Mayor de San Bartolomé (por lo que era conocido como el Colegio Viejo), fundado por el obispo Diego de Anaya Maldonado, en 1401. El cardenal aragonés Pedro de Luna, que luego sería el Antipapa Benedicto XIII, gran protector de la institución, impulsó la compra de los primeros solares y la construcción del Hospital del Estudio (actual rectorado), las Escuelas Menores y las Escuelas Mayores (conocido a veces como edificio histórico de la universidad) a partir del año 1411 año en que promovió sus primeras constituciones que fueron sustituidas en 1422 por las de Martín V.

Además de en las Escuelas, las enseñanzas se impartían en los Colegios Mayores y Menores o en conventos de las órdenes religiosas. En la España del Siglo de Oro sólo había seis Colegios Mayores: los cuatro de Salamanca: el de San Bartolomé, el de Oviedo, el de Cuenca y el de Santiago, a los que se añadían el de Santa Cruz en Valladolid y el de San Ildefonso en Alcalá. Salamanca contaba además con un sinnúmero de colegios menores y otros centros universitarios de diverso tipo.


universitasstudiisalama

Universitas Studii Salamanticensis

Por esta Universidad han pasado en calidad de alumnos o profesores Fray Luis de León, Francisco de Vitoria (precursor del Derecho Internacional, un siglo antes que Hugo Grocio, participante en el Concilio de Trento y principal impulsor de la Escuela de Salamanca), Domingo de Soto (discípulo del anterior, participó en el Concilio de Trento y en la Junta de Valladolid sobre la cuestión indígena), Fray Bernardino de Sahagún (pionero en el siglo XVI de la moderna etnografía y antropología social), Martín de Azpilcueta (examinó por primera vez el fenómeno de la inflación, antes incluso que Jean Bodin), Tomás de Mercado (pionero del análisis económico), Luis de Molina, Fernando de Rojas (autor de La Celestina), San Juan de la Cruz, Santo Toribio de Mogrovejo, Diego de Covarrubias (uno de los creadores del nuevo derecho adaptado a un estado moderno como eran los renacentistas), Antonio de Covarrubias (consejero de Castilla y participe en el Concilio de Trento como Doctor de Felipe II), Antonio de Nebrija (el gran humanista y autor de la primera gramática de la lengua castellana), Pedro Sánchez Ciruelo (gran matemático que además de en Salamanca fue profesor en Alcalá y la Sorbona), Francisco de Salinas (catedrático de música), Hernán Cortés (conquistador de México), Francisco Sánchez de las Brozas, conocido como «El Brocense», Ambrosio de Morales (humanista y arqueólogo), Alonso Fernández de Madrigal, conocido como El Tostado, Mateo Alemán (escritor español, autor de la novela picaresca "Guzmán de Alfarache"), Luis de Góngora (uno de los más grandes poetas españoles de todos los tiempos, dentro del llamado Siglo de Oro de las letras españolas), Abraham Zacuto (gran astrónomo e historiador sefardí que fue consejero de los Reyes Católicos y de Juan II de Portugal), Beatriz Galindo "La Latina", probablemente la primera mujer profesora de universidad, el Conde-Duque de Olivares (valido del rey Felipe IV de España), Mazarino (primer ministro del rey de Francia Luis XIV), Calderón de la Barca, Manuel Larramendi (pionero en el estudio del euskera, los ilustrados dieciochescos ya citados, y, tras el ensombrecimiento decimonónico, Miguel de Unamuno (que fue rector en tres ocasiones), el criminólogo Pedro Dorado Montero, José María Gil-Robles (brillante abogado que participó en pleitos que han sentado precedente en el Derecho Internacional, como el Barcelona Traction, y controvertido político de derechas en la II República Española, en la que jugó un destacado papel como líder de la CEDA), el profesor republicano e infatigable traductor exiliado en México Wenceslao Roces, los lingüistas Antonio Tovar y Luis Michelena (Koldo Mitxelena) y José Antonio Pascual, los filólogos Fernando Lázaro Carreter, Víctor García de la Concha, el japonólogo Alfonso Falero, el jurista asesinado por ETA ya en periodo plenamente democrático Francisco Tomás y Valiente, el poeta, pensador y filólogo Agustín García Calvo, los políticos Enrique Tierno Galván, como catedrático y Adolfo Suárez. Entre muchos otros muchos alumnos y profesores.


pontificia

Universidad de Salamanca


0banderasdebilbaoyflore

Banderas de Bilbao y flores rojas y blancas en el homenaje a Miguel de Unamuno, en la Plaza Unamuno, a unos cien metros de la casa natal del escritor, en el Casco Viejo de Bilbao.


0910unamunoultima

Don Miguel de Unamuno.



estatuademigueldeunamun

Estatua de Miguel de Unamuno frente a la casas en la que vivio y murio en Salamanca. Obra de Pablo Serrano



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado este trabajo dedicado a Miguel de Unamuno gran escritor y filósofo español, uno de los principales exponentes de la Generación del 98.


Fuentes y agradecimientos a: wikipedia, biografiasyvidas, fuenterrebollo, salmantinos, travel.webshots, flickr, rinconcastellano, casariego, revistaleer y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Unamuno 
 
"Niebla" me gustó mucho y eso que me la hicieron leer en el instituto

Actualmente suele ser lectura obligada en algunos centros "Amor y Pedagogía".
 




___________________________
mini_140316081758881209
 
galarina Enviar mensaje privado
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Unamuno 
 
Encuentran dibujos y fotos inéditas de Unamuno en la Universidad de Salamanca


Los dibujos inéditos a plumilla y lápiz de Unamuno fueron mostrados, en 1964, en una muestra conmemorativa



12992517870

Exposición, en Salamanca, de 160 dibujos realizados por el escritor Miguel de Unamunno. | Enrique Carrascal
 
Una decena de dibujos inéditos de Miguel de Unamuno a plumilla y a lápiz, además de un centenar de fotografías, han sido localizadas en la biblioteca de la Universidad de Salamanca después de haber sido mostradas, en 1964, en una exposición conmemorativa del centenario de su nacimiento.

Este material del pensador, escritor y rector, fue hallado este jueves durante las labores de catalogación del archivo universitario, según han confirmado fuentes de esa institución académica.

Los dibujos, que se encuentran en perfecto estado, completan las series conservadas en la Casa-Museo de Unamuno, ha explicado el director del Servicio de Archivos de la Universidad de Salamanca, Miguel Ángel Jaramillo.

Se trata de una decena de originales de escenas y paisajes de la finca salmantina de Traguntía; una veintena de retratos, entre ellos uno de su hijo Ramón fechado en 1915 (Unamuno apenas se ocupaba de dar título a su dibujos, ni tampoco de fecharlos) y otro del escritor y amigo suyo Miguel Zapata Ledesma; dos animales (un perro y un gato) y siete figuras.

En esta última serie está una imagen femenina (una mujer que porta una cesta de la compra), que destaca tanto por la originalidad de la temática como por la perspectiva en la que está ejecutada.

Para Jaramillo, este hallazgo tiene un gran valor histórico "ya que supone, por un lado, recuperar los dibujos que sabíamos que existían, pero que no estaban localizados e incluso pensábamos que estaban perdidos, y, por otro, completamos las series de dibujos del archivo de Unamuno y recuperamos la propiedad de este importante patrimonio".


El material fue hallado durante las labores de catalogación del archivo

La colección de dibujos documentada hasta este descubrimiento estaba compuesta por 260 originales, distribuidos en 206 documentos sueltos y tres cuadernos de dibujo.

"Ahora tenemos una idea más clara de que nos acercamos al cien por cien de la producción unamuniana, excepto aquellos originales que Unamuno enviara a diferentes personas en su correspondencia".

Por otra parte, las fotografías encontradas formaban parte de los originales expuestos en la exposición de 1964, así como de su contenido.

En este conjunto aparecen imágenes de los fotógrafos Gombau, Ansede y Alfonso, entre otros, ha explicado Jaramillo, quien recuerda que el descubrimiento coincide con la exposición 'Dibujos de Miguel de Unamuno' reunida en el Patio de Escuelas Menores y organizada por la Universidad de Salamanca con motivo del 75 aniversario de la muerte del filósofo vasco.

En ella se puede ver, por primera vez, una amplia selección de los más de doscientos dibujos de Unamuno que alberga la Casa-Museo, muchos de los cuales se hallan digitalizados en el depósito 'Gredos' de la Universidad.

La exposición se compone de 160 bocetos agrupados en distintas composiciones temáticas que revelan los intereses del filósofo. Entre estos temas, que van de los recuerdos de infancia pasando por paisajes y animales hasta dibujos de simbología religiosa, de elementos arquitectónicos y bocetos de las portadas de sus libros, destacan los retratos de figuras humanas tanto de personajes ilustres como de su propia familia.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Unamuno 
 
Relámpagos para merendar... Los 'Cuentos completos' de Unamuno reivindican el género que sirvió de campo de pruebas al escritor.



"En sus relatos están todas sus ideas", dice el autor de la edición

El libro contiene 87 relatos, algunos perdidos en revistas y otros inéditos

El ensayista Jon Juaristi ultima una biografía del escritor vasco
  
    




deunamuno

'Cuentos completos' de Miguel de Unamuno

"Salamanca le da de comer a mis hijos. Y los cuentos les dan de merendar". Para Miguel de Unamuno, icono del intelectual vehemente y melancólico, el relato corto fue una importante fuente de ingresos y también un terreno para medir su pulso literario. Padre de nueve hijos, justificaba así el asunto práctico: "Si por un cuento te dan cinco, seis u ocho duros, libres de gastos, ten por seguro que una novela 20 veces más extensa que él no te daría 100, 120 o 160 duros".

Pero más allá de las cuentas domésticas del viejo rector, los relatos fueron uno de sus más importantes campos de experimentación. "En los cuentos de Unamuno están todas sus ideas, la génesis de posteriores desarrollos, los núcleos del resto de su obra", explica Óscar Carrascosa Tinoco, encargado de la edición de cuentos completos que ahora publica Páginas de Espuma. Ochenta y siete relatos que suponen la mayor recopilación hecha hasta la fecha de su obra breve. "En definitiva", añade Carrascosa, "en los cuentos de Unamuno está todo Unamuno, su heterodoxia, todo su asistematismo, que llena de perlas sus relatos, y también toda su coherencia de pensamiento".

"Hasta ahora ninguna edición había recogido tantos", asegura el encargado de este libro que incluye relatos que a veces no superan las dos páginas y llevan títulos como Ver con los ojos, El héroe, ¿Por qué ser así?, El desquite, El que se enterró, Un cuentecillo sin argumento o Carbón, carbón. Eso sí, Carrascosa advierte: "La prudencia investigadora nos obliga a decir que podría aparecer alguno más en el futuro, pero a día de hoy es la primera vez que se reúnen todos". Entre los relatos, algunos (¡El amor es inmortal!) jamás se habían editado antes. "Este relato se publicó originalmente en la revista venezolana El Cojo Ilustrado el 1 de julio de 1901. Pero lo curioso es que 20 años después, Unamuno incluyó este relato en el capítulo VII de La tía Tula. Él solía decir que escribía a la que salga, pero no era verdad".

Unamuno publicó cuentos a lo largo de toda su vida en revistas y periódicos. En ellos ofrecía claves de su personalidad y de su pensamiento. La concisión del estilo, sus eternas preocupaciones filosóficas y la sátira social. "Era malhumorado, pero tenía humor, de ahí la bufotragedia, que está tan presente en sus cuentos como la meditatio mortis o la obsesión por la inmortalidad, la suya, claro", señala Carrascosa.


20110509elpepicul1

Caricatura de Miguel de Unamuno

La publicación de los cuentos completos se suman a la serie de conferencias realizadas el pasado mes en la Fundación Juan March de Madrid por Jon Juaristi, que ultima una biografía sobre el autor de San Manuel Bueno Mártir y que desgranó durante tres jornadas la fascinante peripecia vital de este hombre que nació en Bilbao en 1868 y murió en Salamanca a finales de 1936, hace ahora 75 años. La última de las tres conferencias se centró en los meses finales del escritor (recogidos en el estremecedor Agonizar en Salamanca, el libro de Luciano G. Egido editado en 2006 por Tusquets) y que constituyen uno de esos puntos sin retorno en la historia de España. Unamuno -"aquella roca de resistencia y de rebeldía", señala G. Egido- moría acosado por ambos bandos y, como dijo Ortega, por causa del "mal de España". Un mal que Juaristi empieza a detectar cuando años antes, en su destierro a la isla de Fuerteventura por sus críticas a la dictadura de Primo de Rivera, Unamuno, que esperó sin éxito el apoyo de las masas ("y obviamente no se movió nadie"), empieza a cuestionar su rol histórico: "Llega a Fuerteventura y el pueblo español no chista. Y él empieza a tener serias dudas sobre su papel en la vida española. Si se habrá equivocado al representar un papel político que se aleja de su verdadera función: agitador de espíritus a través del pensamiento y la literatura".

Aunque el latigazo mortal le llegaría después de famoso enfrentamiento a Millán Astray en la Universidad de Salamanca, sobre cuyas consecuencias hablaría en estos términos antes de morirse: "Estoy desesperado. ¿Usted piensa sin duda que los españoles luchan y se matan, queman las iglesias o dicen misas, agitan la bandera roja o el estandarte de Cristo porque creen en algo? ¡No! ¡No! Escuche bien, ponga atención en lo que voy a decirle. Todo esto sucede porque los españoles no creen en nada. ¡En nada! ¡En nada! Están desesperados. Ningún otro idioma del mundo posee esta palabra. El desesperado es el que ha perdido toda esperanza, el que ya no cree en nada y que, privado de la fe, es presa de la rabia".

"Hay que empezar a ver a Unamuno como una de las claves de la modernidad", señala Carrascosa. "Y sus cuentos son una llave para entender de verdad la crisis de la modernidad. La crisis de Unamuno es el epítome de la crisis moderna. Y es ahí donde se entiende su grandeza y desde ahí se establece su canon. Representa la gran figura del intelectual inconformista con todo, con el poder y consigo mismo, que por desgracia hoy se ha perdido".


migueldeunamunoobrascom

Miguel de Unamuno, Obras completas



Poética de lo breve


- Para el narrador, filósofo y poeta Miguel de Unamuno no existían las fronteras entre los distintos géneros literarios. Todos ellos le sirven para expresar una misma problemática intelectual:

- "Sí, tus obras mismas, a pesar de su aparente variedad, y que unas sean novelas, otras comentarios, otras ensayos sueltos, otras poesías, no son, si bien fijas, más que un solo y mismo pensamiento fundamental que va desarrollándose en múltiples formas".

- "El escritor que hoy quiere ser leído, lo repito, ha de saber fabricar píldoras, extractos, quintaesencias. La cuestión estriba en hacerlo de modo que sean agradables de tomar; en saber dorarlas".

- "Son, pues, no pocos cuentos novelas abortadas, con lo que a menudo ganan. Pero otras veces pierden. Y así un cuento que sea más que un núcleo de novelas, como cuento es imperfecto, como imperfecta es la novela que no sea más que un estiramiento de un cuento".

 
Fuentes: epais.com / paginasdeespuma.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Unamuno 
 
Dos obras de Unamuno se reeditarán para conmemorar su muerte en 1936



migueldeunamuno

Don Miguel de Unamuno

La editorial Austral recupera las obras 'Abel Sánchez' y 'Del sentimiento trágico de la vida', de Miguel de Unamuno, con motivo del 75º aniversario de la muerte del literato y representante de la Generación del 98, quien falleció en Salamanca el 31 de diciembre de 1936.

Tanto la novela 'Abel Sánchez' como el ensayo 'Del sentimiento trágico de la vida' representan las principales inquietudes del escritor, poeta y filósofo, así como su preocupación por el sentido de la vida y el paso del tiempo.

Inspirándose en la historia de Caín y su hermano, Unamuno llenó la novela 'Abel Sánchez' (1917) de intensidad psicológica y convirtió la envidia en un personaje más, en un ente capaz de dilucidar el destino de los protagonistas.

Además, en el ensayo 'Del sentimiento trágico de la vida', publicado en 1912, el autor traza una reflexión sobre grandes temas filosóficos, como el antagonismo entre la razón y la fe o el debate en torno a la inmortalidad del alma.



Fuentes: Europa Press / elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Unamuno 
 
Yo, Unamuno, me confieso


Hallado un manuscrito del filósofo que permaneció oculto en una carpeta durante más de un siglo

En el texto, el autor anticipa su lucha interna entre fe y razón



migueldeunamuno

Miguel de Unamuno. / AGUSTIN SCIAMMARELLA

A punto de cumplir 40 años, Miguel de Unamuno (1864-1936) atraviesa una racha accidentada. Fallece su hijo Raimundo, el niño enfermo que le acompañaba mientras escribía. Se descubre una malversación de fondos en la Universidad de Salamanca, cometida por alguien de su confianza, que, además del disgusto, le cuesta 5.000 pesetas de su bolsillo y le asfixia las cuentas.

Por si no bastara con ello, en abril de 1903 se viven en Salamanca escenas que, visto lo ocurrido días atrás en Valencia, se encuentran bien arraigadas en la tradición española. Un enfrentamiento entre guardias y estudiantes que finaliza con el asalto del claustro universitario por parte de la policía a caballo y la muerte de dos jóvenes.

Miguel de Unamuno, el rector salmantino, que había tratado de serenar a sus alumnos diciendo: “Contra la razón de la fuerza, oponed vosotros, muchachos, la fuerza de la razón”, pierde un botón de la chaqueta en la refriega y —mucho menos anecdótico— se gana varias enemistades. Sumadas a las que ya tenía, acrecientan la campaña para expulsarle del rectorado. El periódico El Lábaro le ataca día sí, día también. El obispo de Salamanca le reprocha que quiera “descatolizar” a la juventud —Unamuno repetía que “España necesita que la cristianicen descatolizándola”— y, en una carta al presidente del Gobierno Antonio Maura, exige la cabeza del rector (muy bíblico, por otra parte).

¿Qué hace Unamuno? En primer lugar coquetear con la idea de irse a Argentina, aunque tal vez sea una osadía moderna atribuir a la mente unamuniana el verbo coquetear. Presume que, al otro lado del Atlántico, sus hijos crecerán en un mundo más tolerante (“ya sé que a nadie se tuesta, ya no se hacen autos de fe, pero se hace algo peor: combatir las ideas con la burla”, dirá ante una asamblea de artesanos coruñeses, a la que acudió junto a Emilia Pardo Bazán por aquellas fechas). Y escribe, escribe como siempre en varios proyectos simultáneos, entre ellos un manuscrito sorprendente, que titula Mi confesión y que ha permanecido oculto más de un siglo, despistado entre otros papeles en la Casa-Museo Miguel de Unamuno, de la Universidad de Salamanca.

Es probable que Alicia Villar, catedrática de Filosofía Moderna en la Universidad Pontificia de Comillas, haya sido la primera lectora de estos folios de Unamuno, que ahora han sido publicados por la editorial Sígueme en un libro, que se complementa con el estudio de la experta y algunas cartas de Unamuno escritas entre 1902 y 1904 hasta ahora dispersas, que ayudan a entender las circunstancias adversas que afrontaba el pensador. “He pasado una temporada de disgustos, sinsabores y algo más”, le revela en una misiva a Pedro Jiménez Ilundáin en mayo de 1902.

Como tantas otras veces, fue un hallazgo fortuito. Alicia Villar investigaba la vinculación entre Pascal y el autor Del sentimiento trágico de la vida en la Casa-Museo, cuando encontró una carpeta donde se guardaba el Tratado del amor de Dios y 19 folios numerados, escritos por las dos caras, sobre los que no había oído hablar jamás. “Unamuno tiene tanto escrito que tardé un tiempo en comprobar que no había sido publicado nunca”, explica Villar, especialista en las obras de Pascal, Rousseau y Unamuno.

En Mi confesión se incluyen tres ensayos con algunas de las cuestiones esenciales que acompañarán al intelectual vasco durante el resto de su vida y que dieron lugar a una de sus obras más célebres: Del sentimiento trágico de la vida. Hay incluso párrafos (los relacionados con la inmortalidad), según la comparación de la catedrática Villar, desarrollados en la conocida obra que se anticipan en el manuscrito. “Asimismo coinciden las referencias a Platón, Spinoza, Nietzsche y Kierkegaard”. Y añade: “Hay otros temas recurrentes como el cainismo y la crítica al intelectualismo que ya había planteado en El mal del siglo”.

Un aspecto que aborda inicialmente el manuscrito y que luego perderá fuelle en sus preocupaciones es el afán de perpetuarse eternamente de los escritores, una inclinación que acuña como “erostratismo”, en honor de Eróstrato, que incendió el templo de Éfeso para inmortalizar su nombre. “¡Mi nombre! ¿Y qué importa mi nombre? (…) Siembro las ideas que me vienen a las mientes —sean propias o ajenas— al azar de mi marcha por el mundo, a boleo, y el mismo ahínco pongo en una carta que será trizada no bien leída, que en un escrito público que se archive y empolve mañana en uno de esos cementerios que llamamos bibliotecas”, expone el escritor, que clama contra “la avaricia espiritual” como “raíz de todo decaimiento”.

En Mi confesión se asiste al desgarro de Unamuno, que parecía brotar de una paradoja: un apasionado rehén de la razón, o viceversa: un intelectual en busca de la fe. “No quiero poner paz entre mi corazón y mi cabeza, entre mi fe y mi razón, sino quiero que se peleen y se nieguen recíprocamente, pues su combate es mi vida”, escribe en un adelanto de lo que absorberá su pensamiento en unos años.

Sospechaba de la docencia que se arrodillaba ante los ideales —políticos o económicos— y le atemorizaba la “sequedad intelectual, sin fondo de sentimiento”. Ese alejamiento del sectarismo le condena a cierta soledad. “Tiene dificultades en todos los frentes, muchos intelectuales no entienden sus problemas con la fe y los conservadores le consideran un heterodoxo”, analiza Alicia Villar.

En la pugna y la duda vive cómodo. Nunca fue el autor de La tía Tula un hombre de ideas excluyentes. “Los que lo ven todo claro son espíritus oscuros”, le dijo una tarde el poeta portugués Guerra Junqueiro. Lo suscribió plenamente: “No leo a los escritores agresivos, cortantes, afirmativos, de batalla. Creo que hacen su obra, pero que es obra muy pasajera. Y como no me siento un luchador de avanzada ni un propagandista, me quedo aquí en este retiro”.


Unamuno contado por Unamuno


En una carta al anarquista Federico Urales, fundador de La Revista Blanca, el autor de San Manuel Bueno mártir hace un interesante autorretrato.

    Niñez. “Fui taciturno y melancólico, con un enorme fondo romántico, y criado en el seno de una familia vascongada de austerísimas costumbres (...) Fui un chico con devoción que pecaba en lo que suelen llamar (mal llamado) misticismo”.

    Juventud. “Cuando llegué a Madrid a estudiar proseguí en mi empeño de racionalizar mi fe. El dogma se deshizo en mi conciencia (...) Habiendo sido un católico practicante y fervoroso, dejé de serlo poco a poco, en fuerza de intimar y racionalizar mi fe”.

    Influencias. “Me creo un espíritu bastante complejo; pero podría señalar a Hegel, Spencer, Schopenhauer, Carlyle, Leopardi, Tolstói como mis mejores maestros (...) De españoles desde luego ninguno (...) Mi alma es poco española”.

    Pensamiento. “A lo que he vuelto es al cristianismo llamado protestantismo liberal (...) Mis lecturas en economía me hicieron socialista, pero pronto comprendí que mi fondo era y es, ante todo, anarquista”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Unamuno 
 
Unamuno desde la visión de Jon Juaristi


La Fundación March ha presentado una nueva biografía del ensayista y pensador, escrita por su paisano bilbaíno



user_50_miguel_de_unamuno

Miguel de Unamuno

Dicen que cuando un autor se sumerge durante meses o años en investigaciones para elaborar la biografía de un personaje acaba pareciéndose, de algún modo, en ese personaje. Las similitudes entre Miguel de Unamuno y Jon Juaristi no parecen ir más allá de sus orígenes bilbaínos y la profesión que comparten: la literatura. Dos elementos difíciles de ignorar si uno no quiere convertirse en un unamunito del siglo XXI. Por esta razón Juaristi (Bilbao, 1951) admite que ha intentado distanciarse lo máximo posible del personaje durante las investigaciones y lecturas que han requerido la biografía que publica ahora Taurus, dentro de la serie de Españoles eminentes, impulsada por la Fundación March. El bilbaíno ha admitido que Unamuno no es precisamente su pensador favorito: “Si hubiera vivido esa época seguramente me caerían mejor Menéndez Pidal o Pío Baroja”, y lo ha calificado como “un megalómano titánico”.

La pasada primavera apareció el primer volumen de la colección, Pío Baroja, escrito por José Caros Mainer. Ahora ve la luz Miguel de Unamuno. ¿Por qué Juaristi? Javier Gomá, director de la Fundación March, lo tiene muy claro: “Reúne el conocimiento, el juicio y el estilo adecuados. No sé si será un best seller, pero estoy segurísimo de que será un long seller y una biografía de referencia de este carismático personaje”.

Biografiar a Unamuno tiene una ventaja, apuntó el escritor. “Es una persona interesante por motivos políticos, familiares, por su carácter y por su narcisismo. Es un hombre de contrastes, absolutamente ejemplar y cariñoso en su vida familiar, y sin embargo un neurótico de manual, muy severo con sus contemporáneos, con ese puritanismo influenciado por los Jesuitas, muy tacaño y de pocos amigos”. Además de los aspectos personales, Juaristi destacó la importancia del personaje como escritor modernista y pensador: “siempre se movió en una dicotomía irreconciliable, eligió conservarse en sus puras contradicciones y manifestó un carácter romántico: Era incapaz de conciliar su tendencia al entusiasmo con lo racional, pero necesitaba argumentar la fuerza con la razón”, indicó el autor. Todo esto le llevó a chocar con los movimientos políticos del momento: “Transitó del nacionalismo vasco al enaltecimiento de la monarquía, luego se enfrentó a Alfonso XIII y Primo de Rivera y durante la II República, cuando había sido recibido como uno de sus padres, se distanció de ella”, contó Juaristi. En este sentido, el catedrático añade que Unamuno fue “el primer nacionalista, en sentido moderno”. Incluso llegó a manifestar que Sabino Arana le debía a él su bagaje intelectual.

Gomá ha enumerado los motivos que llevaron a institución y editorial a elaborar esta serie de biografías, tras el éxito de los ciclos de conferencias en torno a “españoles eminentes” de la historia de España: Primero, para fomentar el género de la autobiografía en nuestro país, que siempre había tenido acento anglosajón. “Si uno busca la biografía de Margaret Tatcher, probablemente se tope además con otras tres sobre su perro y dos del psiquiatra de su perro”, bromeó el director de la March. La segunda razón de la existencia de Españoles eminentes responde al vacío que subyace en la literatura española “de buenas biografías de este tipo de escritores”, que en muchos casos son incompletas, anticuadas, o no responden al tipo de persona que era. El tercer factor gira en torno a las interpretaciones fallidas y a menudo crispadas de la perspectiva que los giros de la historia contemporánea provocan. “Entonces no planteamos: ‘¿Qué sucedería si rescribiéramos la historia desde la perspectiva de españoles eminentes que suscitan consenso?”, se preguntó Gomá.

En esta serie no se encontrarán las vidas de reyes, ni de políticos, ni de aquellos personajes torcidos, malditos, traidores o desgarrados. Españoles eminentes, añadió el catedrático de Historia Moderna y asesor de la colección, Ricardo García Cárcel, “busca personajes que sean espejos de su tiempo, con sus luces y sus sombras, con sus caracteres contradictorios. Busca la huida del gremio, de escribir historia para historiadores, pero también huye de la divulgación rastrera y los convencionalismos del mercado”. Con esta filosofía de la búsqueda del equilibrio y la perfección en el enfoque de las vidas de tamaños personajes, Jon Juaristi pone el punto y seguido a la colección, cuyo próximo tomo llevará el nombre de Ignacio de Loyola, y estará firmado por Enrique García Hernán.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Unamuno 
 
ANIVERSARIO "Venceréis, pero no convenceréis"


Miguel de Unamuno y Millán-Astray: Exilio y tragedia

Se cumplen 80 años del admonitorio 'Venceréis, pero no convenceréis' con el que Unamuno desafió al general Millán-Astray cuando la Guerra Civil acababa de comenzar. Salamanca recuerda la efeméride la próxima semana con varios actos que incluyen la proyección de la película 'La isla del viento.


 01_1476095195_984447

Miguel de Unamuno en un dromedario en Fuerteventura en 1924. / CASA MUSEO UNAMUNO. UNIVERSIDAD DE SALAMANCA

A regañadientes, el rector se pone la toga y la muceta negras y, al cuello, la medalla de la universidad. Aunque es un día tibio de mediados de octubre en Salamanca, no tiene calor, quizá ni es consciente de que debajo de los ropajes propios del cargo lleva también el traje y un chaquetón de invierno. Toca celebrar el Día de la Raza y lo único que siente Miguel de Unamuno es una desesperanza abisal.

Ya se ha saltado la misa, pero no puede faltar al acto solemne en el rectorado. Lleva en el bolsillo una carta de la mujer de Atilano Coco, pastor protestante español entonces encarcelado -y luego fusilado-, cuando se sienta en la mesa presidencial junto al general Millán Astray, el presidente de la Audiencia, el obispo y Carmen Polo, esposa de Franco. Antes ha anunciado que no intervendrá en el acto: «Me conozco cuando se me desata la lengua». Pero al final no tendrá más remedio que hablar...

El próximo miércoles, 12 de octubre, hará 80 años del famoso altercado entre Unamuno y Millán Astray. «Vencer no es convencer y hay que convencer sobre todo, y no puede convencer el odio que no deja lugar para la compasión; el odio a la inteligencia, que es crítica y diferenciadora, inquisitiva, mas no de inquisición», fueron algunas de las palabras del rector ante el «¡Viva la muerte!» del fundador de la Legión.

Salamanca recuerda la próxima semana aquellos hechos que condujeron a la destitución de Unamuno, y prácticamente a su muerte dos meses y medio después, en una serie de actos que arrancan el martes con la proyección de la película La isla del viento, de Manuel Menchón, que relata el exilio impuesto al escritor bilbaíno por otro dictador, Primo de Rivera, en Fuerteventura.

La cinta de Menchón comienza justamente con la secuencia en que un atormentado Unamuno, al que encarna un brillante y bien caracterizado José Luis Gómez, espera en su despacho al comienzo del pasto patriótico, y sigue en un largo flashback que lo sitúa a su llegada a Puerto Cabras, en la entonces reseca y paupérrima isla de Fuerteventura, el lugar más lejano donde se puede dejar tirado a un vasco, aunque al menos lo acompaña un medio paisano suyo, el verboso diputado donostiarra Rodrigo Soriano.

Durante su exilio, Unamuno establece relación con las fuerzas vivas de la isla, como la familia beneficiaria del monopolio del agua o el cura Víctor San Martín, que le enfrentará de nuevo a sus dramáticas dudas de fe. Por Fuerteventura pasan además personajes inesperados, el que más para don Miguel la escritora y profesora argentina Delfina Molina, que se presenta allí después de 30 años de intercambio epistolar que en algún momento ella ha confundido con una historia de amor. Un sorprendido y seguramente asustado pensador la convence de que se vuelva por donde ha venido, con su marido y su hija, que ha hecho con ella en la travesía.

La otra visita inopinada es la del periodista Henry Dumay, director de La Quotidien, quien pretende hacer un reportaje sobre el exilio del insigne escritor aunque realmente trae un encargo de más calado: organizar su evasión en una embarcación pagada con dinero francés.

A Manuel Menchón, director de La isla del viento, le animó a emprender este proyecto el hecho de que no hubiera filme, obra de teatro, recreación novelada ni serie que contara todos estos hechos. Además le impactaron dos imágenes: una, la de Unamuno, de traje, a lomos de un dromedario (en la página anterior); la otra, calzado con zapatillas de cabrero (abajo), que eran indicio de «una transformación profunda del escritor», señala.

Antes de ponerse tras la cámara necesitó entender los «cambios de rumbo» del personaje. «De tener carné socialista a romperlo. De apoyar a la República a apoyar a los sublevados para luego enfrentarse a ellos... Al profundizar en la investigación entiendes el profundo compromiso con sus ideas. Era el escenario lo que cambiaba a su alrededor, no él. Unamuno era un idealista. Y siempre terminaba decepcionado por la gris y dura realidad».

Menchón ensalza el trabajo de José Luis Gómez no sólo a nivel interpretativo; «el hecho de que sea miembro de la RAE y la forma en que mima las palabras, enriquece el personaje» de manera muy notable. «En la película, un personaje le dice a Unamuno: 'Si sus palabras fueran armas, provocarían una masacre'. Creo que Gómez es el único actor que puede usar las palabras como armas. Él ha dicho reiteradamente que esta interpretación es la mejor que ha hecho en el cine», explica el director.

La película será presentada el martes en el Teatro Liceo de Salamanca por el periodista y escritor Manuel Hidalgo, colaborador de EL MUNDO, y los propios Menchón y Gómez. Tras la proyección se celebrará un coloquio con el público asistente.

Al día siguiente, 12 de octubre, coincidiendo con los 80 años justos del lance entre Unamuno y Millán Astray, tendrá lugar el acto principal de esta efeméride, que se ha titulado como el discurso del viejo rector, Venceréis pero no convenceréis. Para empezar, un coloquio que se celebrará en el lugar mismo del duelo, el paraninfo de la Universidad de Salamanca. Lo moderará el periodista Juan Cruz e intervendrán Octavio Ruiz-Manjón, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense, Manuel Menchón y los autores de una de las biografías más detalladas de Unamuno -y grandes estudiosos de su vida y obra-, Jean-Claude y Colette Rabaté.

A continuación, José Luis Gómez realizará una dramatización de la trifulca en el paraninfo. Como en la película, él será Unamuno y la réplica en el papel de Millán Astray se la dará un actor sobre el que Manuel Menchón prefiere mantener la sorpresa.

Lo siguiente previsto es una serie de lecturas a cargo de José Luis Gómez, enmarcadas bajo la denominación Las últimas palabras de Unamuno. El actor comenzará reproduciendo el discurso que se atribuye al rector en el célebre enfrentamiento, cuya literalidad está sujeta a discusión aún hoy. Los Rabaté aseguran, por ejemplo, que el pasaje en el que reprobaba los ataques del orador Francisco Maldonado a vascos y catalanes continuaba así: «Bolchevismo y fascismo son las dos formas -cóncava y convexa- de una misma y sola enfermedad».

Jon Juaristi, que publicó en 2012 otra de las mejores biografías sobre el pensador vasco, cree improbable una reflexión como ésa «en una intervención que tenía que ser necesariamente clara y concisa» y que «terminó ahogada en un pandemónium» del que Unamuno salió indemne gracias a la intervención de Carmen Polo de Franco, que lo tomó del brazo mientras indicaba a su escolta que les abrieran paso hasta la salida.

José Luis Gómez continuará con la lectura de los dos últimos poemas escritos por Unamuno antes de morir el día de Nochevieja del 36. En uno de ellos, del 28 de diciembre, habla de una muerte que acaso siente ya a la vuelta de la esquina.

Gómez leerá para terminar la última carta de Unamuno de que se tiene noticia. Se trata de una misiva a su amigo el escultor bilbaíno Quintín de Torre en la que se arrepiente de su «candidez» por haber apoyado en primera instancia a Franco -como solución de urgencia-, despotrica contra el general Mola, a quien tilda de «monstruo de perversidad, ponzoñoso y rencoroso» como responsable del bombardeo de Guernica, y abjura de los métodos de los nacionales.

Ni son civiles «ni son occidentales sino africanos -escribe- ni menos son cristianos. Porque el grosero catolicismo tradicionalista español apenas tiene nada de cristiano». Bajo el arresto domiciliario en el que morirá, Unamuno recupera sus palabras en el paraninfo de su universidad: «Así nunca llegará la paz verdadera. Vencerán, pero no convencerán; conquistarán, pero no convertirán».

elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario