Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Jacinto Benavente
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje 
Mensaje Jacinto Benavente 
 
Continuando con la serie de grandes biografías de ilustres españoles… Este septuagésimo primer trabajo recopilatorio, está dedicado a Jacinto Benavente. Fue escritor, dramaturgo y director, guionista y productor de cine español. Ganó el Premio Nobel de Literatura en 1922. Tal concesión ha estado siempre rodeada de polémica, pues para algunos su obra no es comparable con la que dejó el modernismo o la Generación del 98.

Después de recibir el Nobel, Benavente viajó por toda América, representando sus obras con una compañía de teatro. Escribió numerosas comedias y tragedias, entre las que destacan Los intereses creados (1907), basada en la Commedia dell'arte, La malquerida (1913), y algunas obras infantiles.

054tJacinto Benavente (Jacinto Benavente Martínez; Madrid, 1866 - 1954) Dramaturgo español cuyos comienzos en El nido ajeno (1894) permitieron vislumbrar una profunda renovación del teatro en castellano. No obstante, la situación de la escena española le aconsejó inclinarse por obras de gran éxito en lugar de comprometerse con una producción exigente, pero minoritaria e incomprendida.

El valor de su extenso trabajo radica en la introducción de referentes europeos y modernos en el teatro español. Benavente, quien conocía muy bien la producción escénica que se desarrollaba más allá de los Pirineos, entre autores tales como G. Dannunzio, O. Wilde, M. Maeterlinck, H. Ibsen y B. Shaw, supo incorporar con acierto influencias que resaltaron notablemente muchas de las cualidades de su teatro, tales como la variedad y perfección de los recursos que introdujo en la escena, una gracia inteligente que recorre la sátira social que despliega, y unos diálogos vivos, chispeantes, muy dinámicos.

Sin embargo, la preeminencia de los aspectos escénicos sobre lo dramático puro, así como un espíritu burlón y frívolo, le restan profundidad y alcance a muchas de sus piezas, convirtiéndolas en brillantes fuegos artificiales. Esa tendencia se puso de manifiesto en su segunda obra, Gente conocida (1896), así como en las que le sucedieron: La comida de las fieras (1898) y La noche del sábado (1903). En ellas puede comprobarse cómo el autor amortigua de forma significativa el tono de su crítica, centrada en las clases aristocráticas y acomodadas de la sociedad, para sustituirla por una reprobación simpática, amable, casi paternal, que no por casualidad obtuvo los favores del público.

Culminación de esta corriente de su trabajo sería la que está considerada su obra más representativa y lograda: Los intereses creados (1907). En ella presenta una afilada sátira del mundo de los negocios; particularmente atractiva, desde un punto de vista técnico, por la sabia combinación de elementos procedentes de la commedia dellarte con otros que brotan del teatro clásico español. Esta pieza continuó en otra, menos conseguida, y que a juicio de muchos críticos fracasó: La ciudad alegre y confiada (1916). El punto de vista que adopta Benavente en esta franja de su producción es el de un escéptico que desconfía profundamente de la naturaleza humana y de la sociedad en la que aquélla se manifiesta con frívola hipocresía cuando no simple crueldad.

Otra vertiente cultivada por el autor fue la del drama rural, en obras que, como Señora Ama (1908) o La malquerida (1913), contrastan frontalmente con el grueso de su producción. Esta faceta de su trabajo proyecta tal intensidad trágica que sus trazos sombríos parecen hablar de otro hombre, rastro de un primer Benavente que, tal vez, pretendía un teatro más en consonancia con los valores de la Generación del 98. Son dramas de grandes pasiones que se desarrollan en un medio aldeano asfixiante y brutal, primario, y en los que palpita un clima de carácter naturalista.

Pero Benavente, cuya obra mantiene evidentes puntos de contacto con el modernismo y con la Generación del 98, no pertenece a ninguno de los dos movimientos. No posee la gravedad de M. de Unamuno, P. Baroja, Azorín o R. de Maeztu; ni tampoco las cualidades necesarias para acercarse al exquisito mundo poético de los discípulos de R. Darío. Le sobró ironía; le faltó quietud y aliento poéticos. Fue un eminente continuador de la mejor comedia del siglo XIX, de la cual elimina todo vestigio romántico para enriquecerla con su espíritu culto e inteligente, y sus formidables recursos técnicos.

En la última etapa de su vida literaria, dominada en algunos aspectos por su familiaridad con el modernismo, escribió algunas obras de teatro infantil, cuyo tono poético y fina ironía cristalizan en piezas tan encantadoras como El príncipe que todo lo aprendió en los libros o La novia de nieve (1934). Otro título importante de su producción durante este período es Pepa Doncel (1928).

En 1922 Jacinto Benavente, obtuvo el premio Nobel de Literatura. Tal concesión ha estado siempre rodeada de polémica, pues para algunos críticos, la de Benavente no deja de ser una obra menor comparada con la que dejó el modernismo o la Generación del 98.

Espero que recopilación de información e imágenes que he preparado os resulten interesantes y contribuya en la divulgación de este ilustre personaje.




Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados, por temas.  Reyes: Trajano, emperador romano, Adriano, emperador romano, Don Pelayo, Jaime I el Conquistador, Fernando III el Santo, Alfonso X el Sabio, Reyes Católicos, Juana la Loca y Felipe el Hermoso, Carlos V, Felipe II, Carlos III; Gobernantes: Conde-duque de Olivares, Duque de Lerma; Conquistadores y exploradores: Cristóbal Colón, Hermanos Pinzón, Juan de la Cosa, Alonso de Ojeda, Cabeza de Vaca, Francisco de Orellana, Francisco Pizarro, Hernán Cortés, Hernando de Soto, Inés de Suarez, Núñez de Balboa, Pedro de Mendoza, Pedro de Valdivia, López de Legazpi, Ponce de León, Rodrigo de Bastidas, Elcano - Magallanes; Héroes: Viriato, El Cid campeador, Guzmán el Bueno, María Pita, Agustina de Aragón, Daoíz y Velarde, Vicente Domenech "El Palleter"; Militares: Juan de Austria, El Gran Capitán (Fernández de Córdoba), Ambrosio Spínola, Álvaro de Bazán, Blas De Lezo, Gravina y la Batalla de Trafalgar, Cosme Damián Churruca y Trafalgar, Alcalá Galiano, General Castaños y batalla de Bailén; Literatura: Séneca, Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo, Luis de Góngora, José de Echegaray; Religiosos: Bartolomé de Las Casas, Cardenal Cisneros, Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier, Santo Domingo de Guzmán; Medicina: Miguel Servet, Gregorio Marañón, Santiago Ramón y Cajal, Severo Ochoa; Inventores: Isaac Peral, Juan de la Cierva, Torres Quevedo, Alejandro Goicoechea Omar, Eduardo Barreiros... hay otros trabajos en preparación que iré añadiendo.



Resumen Biográfica


0jacintobenaventeymartiJacinto Benavente - Jacinto Benavente y Martínez (Galapagar (Madrid), 12 de agosto de 1866 - Galapagar (Madrid), 14 de julio de 1954). Dramaturgo y director, guionista y productor de cine español.

Era hijo del notable médico pediatra Mariano Benavente, circunstancia que suele relacionarse por el interés que mostró por la infancia en su libro Niños (1917) y en sus obras de teatro infantil.

Inició los estudios de derecho en la Universidad Central de Madrid, pero, a la muerte de su padre (1885), los abandonó para dedicarse a la literatura. Durante algún tiempo fue empresario de circo.

Ingresó en la Real Academia Española en 1912, ocupó en 1918 un escaño en el Congreso de los diputados y en 1947 asumió, a título honorario, la presidencia de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores. En 1924 recibió el título de hijo predilecto de Madrid concedido por su Ayuntamiento. Conquistó preciados galardones: Premio Nobel de Literatura en 1922 ("por haber continuado dignamente las tradiciones del teatro español"), Gran Cruz de Alfonso X el Sabio en 1924, Medalla de Mérito en el Trabajo en 1950.

Durante la Guerra Civil, Benavente permaneció primero en Madrid y luego en Valencia, donde las autoridades del Gobierno del Frente Popular le homenajearon repetidamente y donde llegó incluso a actuar en escena interpretando el papel de Crispín en su obra "Los intereses creados". Una vez terminada la Guerra Civil ello le creó serias dificultades, aunque él alegase repetidamente que sus tomas de posición le habían sido impuestas bajo amenaza de muerte. Se llegó incluso al curioso extremo de permitir la puesta en escena de sus obras pero sin indicar el nombre de su autor, que pasaba a ser "por el autor de La Malquerida". No obstante, su presencia en la Plaza de Oriente en la gran manifestación de Madrid de 1947, presencia abundantemente comentada y fotografiada en la prensa, le congració el aprecio del Régimen y del silencio oficial que la censura había impuesto sobre su persona y sus obras, se pasó de la noche a la mañana a denominarle "nuestro ilustre comediógrafo", "nuestro preclaro autor teatral" y "nuestro gran Premio Nobel, Don Jacinto Benavente"...


0benaventejacinto



Obra

Abordó casi todos los géneros teatrales: tragedia, comedia, drama, sainete. Todos los ambientes encontraron cabida y expresión cabal en su escena: el rural y el urbano, el plebeyo y el aristocrático. Su teatro constituye una galería completa de tipos humanos. La comedia benaventina típica, costumbrista, moderna, incisiva, supone una reacción contra el melodramatismo desorbitado de Echegaray. Lejos del aparato efectista de este último, Benavente construye sus obras tomando como fundamento la vida. Realismo, naturalidad y verosimilitud son los tres supuestos de que parte su arte, sin excluir en muchos momentos cierto hálito de poesía o de exquisita ironía. Conoce perfectamente todos los recursos escénicos y sabe dar relieve dramático a las acciones más intrascendentes. En realidad puede decirse que con su primera obra, El nido ajeno (1894), en que plantea un problema de celos entre hermanos, abre un nuevo periodo en la dramaturgia española.

En Cartas a mujeres (1893) se advierte ya su interés por la psicología femenina, característica que aparecerá en toda su actuación teatral; El nido ajeno (1894), Gente conocida (1896) y La comida de las fieras (1898) constituyen una reacción contra el teatro moralizador de Tamayo o de Galdós.

A partir de 1901, su teatro adquiere mayor profundidad con obras como La noche del sábado (1903), «novela escénica» impregnada de poesía; El dragón del fuego (1903) y Los intereses creados (1907), hábil combinación de sátira y humor, donde culmina su arte innovador. En ella se ponen en movimiento los personajes de la «commedia dell'arte» italiana, con psicología española, y se hace una sutil y perspicaz crítica del positivismo imperante en la sociedad contemporánea. La obra logró tan entusiasta acogida, que el público enfervorizado llevara a su autor en hombros hasta su domicilio, al término de su representación en el Teatro Lara de Madrid.

En 1908 estrenó La fuerza bruta, fundando al año siguiente, junto con el actor Porredón, un teatro para niños. En otras obras los principios educativos se mezclan con ambientes y motivos fantásticos (El príncipe que todo lo aprendió en libros, 1910).

En Señora ama (1908) y La malquerida (1913), ambas de ambiente rural, inspiradas en el pueblo de Toledo en el que pasó largos periodos de tiempo, presenta como personajes centrales caracteres femeninos dominados sexualmente por hombres de escasa altura moral, Esta última interpretada magistralmente por la eximia actríz Mexicana María Tereza Montoya por la cual el autor sentía un profundo cariño y admiración.

En total había escrito 172 obras cuando murió, entre las que cabe destacar:

- Rosas de otoño (1905), comedia sentimental, de moderno romanticismo.
- Los intereses creados (1907), comedia sobre las aventuras de dos pícaros que buscan hacer fortuna con engaños y fingimientos. Probablemente su mejor obra.
- Señora ama (1908), penetrante estudio psicológico de una mujer asediada por los celos.
- El nietecito (1910), Comedia en un acto inspirada en un cuento de los hermanos Grimm.
- El príncipe que todo lo aprendió en los libros
- La malquerida (1913), drama rural de sombrío realismo, que se inspira (casi traduce) en el drama en catalán - Misteri de dolor (1904) de su amigo Adrià Gual.
- La ciudad alegre y confiada (1916), continuación de Los intereses creados.
- Campo de armiño (1916)
- Lecciones de buen amor (1924)
- La mariposa que voló sobre el mar (1926)
- Pepa Doncel (1928)
- Vidas cruzadas (1929)
- Aves y pájaros (1940)
- La honradez de la cerradura (1942), comedia burguesa de crítica sobre la moral hipócrita y el adulterio.
- La infanzona (1945).
- Titania (1946), Sainete mitológico al estilo del "Sueño de una noche de verano" de Shakespeare.
- La infanzona (1947)
- Abdicación (1948)
- Ha llegado Don Juan (1952)
- El alfiler en la boca (1954).


enelliceodecostaricacon

En el Liceo de Costa Rica con el Premio Nobel de Literatura de 1922  Don Jacinto Benavente

Jacinto Benavente cultivó además la poesía (Versos, 1893), el cuento, el periodismo y otras modalidades literarias (Cartas de mujeres, 1893; Pensamientos, 1931) con muy destacado acierto.

Benavente también fue crítico de teatro en el periódico El Imparcial, recogió sus artículos en De sobremesa (1910, 5 volúmenes), El teatro del pueblo, Acotaciones (1914) y Crónicas y diálogos (1916).



Adaptaciones al cine

Atento a la innovación que supuso para el mundo del teatro y la literatura la puesta en imágenes de historias con la llegada del «cinematógrafo», comandó una adaptación de su célebre Los intereses creados en 1911 que, según los historiadores de cine es la mejor traslación a la pantalla de una obra suya. Si no se ha hecho ninguna obra maestra más con sus historias, quedan en el recuerdo un par de títulos no memorables pero sí apreciables: La malquerida (1939, José López Tarso); Vidas cruzadas (1942, Luis Marquina); La noche del sábado (1950, Rafael Gil); Pepa Doncel (1969).


0jacintobenavente1923g

Jacinto Benavente, 1923



Comentarios sobre el estilo

Su penetración y conocimiento del idioma castellano son destacados, introduciendo hábiles críticas sobre el mal uso que de él se hace en los ambientes cotidianos. Es especialmente sutil en la ironía con que denuncia la manipulación que del entendimiento puede hacerse desde medios jurídicos, políticos o informativos, con la alteración de la sintaxis y lexicografía (véase la conclusión de Los intereses creados, donde una sentencia acusatoria se trueca en exculpatoria, con la simple transposición de una coma). Su intelecto semántico excede claramente el de otros autores, no menos dignos, de la lengua cervantina; siendo posible encontrar una remembranza del arte expresivo de Oscar Wilde.


benaventelasonrisadelag


Limitaciones de su obra

El teatro español de principios del siglo XX está alejado de los acontecimientos teatrales del resto de Europa. En Europa ya se ha producido una innovación con directores como André Antoine, Stanislavski y autores como Ibsen y Chejov. El arte dramático español sigue siendo por estos años un producto consumido por la burguesía acomodada que asiste a los teatros para ver y ser vista.

0jacintobenaventeEn España, Benavente toma el relevo a Echegaray y su teatro posromántico. Sus obras dominan los escenarios españoles del primer tercio del siglo XX y aun continuará su presencia hasta mediados de siglo, siendo el autor más valorado por el público de su tiempo. Su mejor teatro, a juico de los estudiosos, es el de su primera etapa, la que va desde finales del siglo XIX a los años 20. Esta etapa supone una ruptura con el posromanticismo y lo que tiene de teatro declamatorio, incorporando el teatro realista a la escena española. Es un teatro en prosa con estilo naturalista y las obras divididas en tres actos, acorde con la tendencia de otros autores del momento.

Benavente dominaba los resortes teatrales, la carpintería teatral. los críticos de su obra coinciden en destacar su triple condición de satírico, crítico implacable y analista sutil de la sociedad, así como su dominio pleno de los recursos formales de la construcción de la pieza teatral.[2] No obstante, a jucio de sus críticos, su teatro tiene una serie de limitaciones que derivan de su excesiva retórica en detrimento de la dramaturgia, su estancamiento en las fórmulas teatrales de principios de siglo XX y de un teatro de consumo para la burgesía, el público que entonces llenaba las salas.

Pérez Ayala encabezó la crítica de su teatro y, según su juicio, destacó no sólo las limitaciones derivadas de su servidumbre a una concepción tan pobre del realismo sino también la escasa altura intelectual de sus planteamientos. Ayala consideró que el teatro de Benavente se estancó en un canon naturalista cuando esa etapa ya estaba superada.


bustodegonzalotorrenteb

Busto de Gonzalo Torrente Ballester situado en su ciudad natal, Ferrol (La Coruña)

Torrente Ballester escribiría sobre su teatro: "La técnica benaventina es lo más flojo de su obra dramática, y es este sentido su influencia fue funesta. De una manera general puede definirse como técnica del escamoteo. La sabiduría, el oficio de Benavente, son indudables y a veces los ejerce de manera positiva, otras de manera ingenua y las más, de modo enteramente negativo... ¿En qué consiste esa negatividad? En la sustitución sistemática de la acción por la narración o la ilusión; en el escamoteo de los momentos dramáticos que siempre acontecen fuera de escena o entre acto y acto". A ese respecto Borel escribiría que su teatro tenía más de novela que de teatro: "Benavente recurre constantemente al relato, que es una técnica característica de la novela; más que mostrar, cuenta, hace ilusión. El diálogo está a menudo formado por una serie de largas réplicas, de carácter puramente retórico, bien compuestas, pero sin ninguna tensión dramática". Apuntando también: "Hay, en fin, en Benavente una actitud moralizante que es difícil de soportar".


josmonlen José Monleón

José Monleón escribiría en Primer acto a proposito de su teatro: "En el primer Benavente -el mejor- hay asomos de un teatro crepuscular. Sólo asomos, porque el chejovianismo de tales obras suele ser pulverizado por un pensamiento trivial y por las concesiones sentimentales que, finalmente, ofrece al público".

Si bien Benavente conectó con su público, su teatro muere con la sociedad a la que iba destinado. Un siglo después, apenas si representa más que una reputación que pocos niegan, pero casi nadie apoya desde los escenarios. Salvo Los intereses creados, y algún que otro drama rural, poco pervive de un autor que lo fue todo en el teatro español.

Jacinto Benavente fue también un gran esgrimista verbal y muy ingenioso en la vida social. Cuando a la semana de un fracaso teatral (escasos, pero los tuvo) alguien para alentarlo y congraciarse le dijo al cruzarse con él: "Don Jacinto, dicen que todo Madrid va a ver su obra..." Respondió: "Sí, pero de a uno..."


Entrevista de Francisco Lucientes a Jacinto Benavente, realizada en 1931. Enlace: http://www.segundarepublica.com/index.php?id=3&opcion=8



Jacinto Benavente Premio Nobel de Literatura en 1922


0jacintobenaventex

Jacinto Benavente (1866-1954) Fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1922 "por haber continuado dignamente las tradiciones del teatro español". Entre sus obras más conocidas, destacan: "La malquerida", "Los intereses creados", "Pepa Doncel", "La ciudad alegre y confiada". Fue viajero por Iberoamérica, periodista y hombre inquieto. Académico de la lengua y fecundo escritor que llegó a escribir más de doscientas obras.

Benavente fue un dramaturgo que abordó casi todos los géneros teatrales. Su obra fue un cambio importante al melodramatismo de Echegaray, acercandose a los ambientes rurales y urbanos en un estilo costumbrista. Durante su carrera vivió el trayecto que va de ser saludado como gran renovador del panorama teatral a ser tachado de rémora conservadora, como hizo Pérez de Ayala.

Su condición de homosexual influyo fuertemente en que tras la victoria de las tropas de Franco su nombre fuera retirado de monumentos y calles.


tertuliadejacintobenave

Tertulia de Jacinto Benavente en el Café Lisboa. 1918

Jacinto Benavente, comenzó a cursar la carrera de derecho en la Universidad Central, pero a la muerte de su padre -el notable médico pediatra Mariano Benavente (1818-85)- abandonó sus estudios para dedicarse por entero a la literatura, en la que había de alcanzar fama universal. Ingresó en la Real Academia Española en 1912, ocupó en 1918 un escaño en el Congreso de los diputados y en 1947 asumió, a título honorario, la presidencia de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores. En 1924 recibió el título de hijo predilecto de Madrid concedido por su Ayuntamiento. Conquistó preciados galardones: premio Nobel de Literatura en 1922, gran cruz de Alfonso X el Sabio en 1924, medalla de Mérito en el Trabajo en 1950. Antes de dedicarse de lleno a la producción escénica, viajó por Europa, colaboró en revistas modernistas, alguna de las cuales dirigió (Vida Literaria, 1898), y publicó Teatro fantástico (1892), con piezas cortas no destinadas a la representación. En su carrera de dramaturgo abordó todos los géneros teatrales: tragedia, comedia, drama, sainete. Todos los ambientes encontraron cabida y cabal expresión en su escena: el rural y el urbano, el plebeyo y el aristocrático. Su teatro constituye una galería completa de tipos humanos al igual que el de Ibsen. La comedia benaventina típica, costumbrista, moderna, incisiva, supone una reacción contra el melodramatismo desorbitado de Echegaray. Lejos del aparato efectista de este último, Benavente construye sus obras tomando como fundamento la vida. Realismo, naturalidad y verosimilitud son los tres supuestos de que parte su arte, sin excluir en muchos momentos cierto hálito de poesía o de exquisita ironía. Conoce perfectamente todos los recursos escénicos y sabe dar relieve dramático a las acciones más intrascendentes. En realidad puede decirse que con su primera obra, El nido ajeno (1894), en que plantea un problema de celos entre hermanos, abre un nuevo período en la dramaturgia española. Su arte innovador culmina en Los intereses creados (1907), en que se ponen en movimiento los personajes de la «commedia dell´arte» italiana con psicología española y se hace una finísima crítica del positivismo imperante en la sociedad contemporánea. La obra recibió tan entusiasta acogida que, a la terminación de su representación en el Teatro Lara de Madrid, su autor fue llevado en volandas hasta su domicilio por un público enfervorizado. Recordemos otros títulos famosos salidos de su pluma: La noche del sábado (1903), «novela escénica» impregnada de poesía; Rosas de otoño (1905), comedia sentimental; Señora ama (1908), penetrante estudio psicológico de una mujer asediada por los celos; La malquerida (1913), drama rural de sombrío realismo, uno de los hitos del teatro benaventino; Campo de armiño (1916), La ciudad alegre y confiada (1916), Pepa Doncel (1928), Aves y pájaros (1940), Titania (1946), La infanzona (1947), Abdicación (1948), Ha llegado Don Juan (1952), El alfiler en la boca (1954). En total el dramaturgo había escrito 172 obras cuando le sorprendió la muerte. Cultivó además la poesía (Versos, 1893), el cuento, el periodismo y otras modalidades literarias (Cartas de mujeres, 1893; Pensamientos, 1931) con muy destacado acierto.(Jacinto Benavente Martínez, 1866-1954).



Citas:


“A perdonar sólo se aprende en la vida cuando a nuestra vez hemos necesitado que nos perdonen mucho.”

“La vida nos dice en sus lecciones que, alguna vez, para ser bueno, hay que dejar de ser honrado.”




estatuadejacintobenaven

estatuadejacintobenavenw

monumentoenhonordejacin

estatuadejacintobenavenv

Monumento a Jacinto Benavente (1866–1954) en los Jardines del Buen Retiro de Madrid. Esculpido por Victorio Macho (1887–1966) y erigido en 1962. La estatua de bronce es una alegoría del Teatro.



EL NOBEL


1fachadadelastockholmko

Fachada de la Stockholm Konserthuset, donde se entregan los premios Nobel y Polar Music.

El Premio Nobel, se otorga cada año a personas que hayan hecho investigaciones sobresalientes, inventado técnicas o equipamiento revolucionario o hayan hecho contribuciones notables a la sociedad. Los premios se instituyeron como última voluntad de Alfred Nobel, inventor de la dinamita e industrial sueco. Nobel firmó su testamento en el Club Sueco-Noruego de París el 27 de noviembre de 1895. Se sentía culpable por su responsabilidad como empresario enriquecido a través de una industria productora de dinamita cuyo principal mercado era la minería, pero también la guerra. Ésa puede haber sido la motivación principal de su afamado testamento, quizás unida a la costumbre de la época de realizar acciones para hacer trascender su nombre al morir.



El testamento de Alfred Nobel


1alfredbernhardnobel

Alfred Bernhard Nobel. Según se recoge en el testamento de Alfred Bernhard Nobel:

La totalidad de lo que queda de mi fortuna quedará dispuesta del modo siguiente: el capital, invertido en valores seguros por mis testamentarios, constituirá un fondo cuyos intereses serán distribuidos cada año en forma de premios entre aquéllos que durante el año precedente hayan realizado el mayor beneficio a la humanidad. Dichos intereses se dividirán en cinco partes iguales, que serán repartidas de la siguiente manera: una parte a la persona que haya hecho el descubrimiento o el invento más importante dentro del campo de la física; una parte a la persona que haya realizado el descubrimiento o mejora más importante dentro de la química; una parte a la persona que haya hecho el descubrimiento más importante dentro del campo de la fisiología y la medicina; una parte a la persona que haya producido la obra más sobresaliente de tendencia idealista dentro del campo de la literatura, y una parte a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz. Los premios para la física y la química serán otorgados por la Academia Sueca de las Ciencias, el de fisiología y medicina será concedido por el Instituto Karolinska de Estocolmo; el de literatura, por la Academia de Estocolmo, y el de los defensores de la paz, por un comité formado por cinco personas elegidas por el Storting (Parlamento) noruego. Es mi expreso deseo que, al otorgar estos premios, no se tenga en consideración la nacionalidad de los candidatos, sino que sean los más merecedores los que reciban el premio, sean escandinavos o no.



Primer Premio Nobel español


09josechegaray

En 1904, José de Echegaray compartió el Premio Nobel de Literatura con el poeta provenzal Frédéric Mistral, tras recibir la Academia Sueca presiones por parte de diplomáticos españoles para reconsiderar su decisión inicial de conceder el premio al dramaturgo catalán Àngel Guimerà, convirtiéndose así en el primer español en recibir un premio Nobel. El premio le fue entregado en Madrid, el 18 de marzo de 1905 por el Rey y la comisión sueca organizadora. La concesión del Nobel de Literatura escandalizó a las vanguardias literarias españolas y, en particular, a los escritores de la Generación del 98. En ese tiempo Echegaray no era considerado un dramaturgo excepcional y su obra era criticada muy duramente por escritores de tanto relieve como Clarín o Emilia Pardo Bazán aunque de un modo no siempre consecuente. En el propio Clarín pueden leerse críticas elogiosas. Él mismo mantuvo siempre una actitud distante con sus obras, no obstante contaba con la admiración de autores como Bernard Shaw o Pirandello. Pero Echegaray tenía un gran prestigio en la España de principios del siglo XX, un prestigio que alcanzaba los campos e la literatura, la ciencia y la política y una asentada fama en le Europa de su tiempo. Sus obras triunfaron en Londres, París, Berlín o Estocolmo.


012ramnmaradelvalleincl

Ramón María del Valle-Inclán Vs. José de Echegaray



Premios NOBEL de Literatura


01medallanobel

El Premio Nobel de Literatura es uno de los 5 premios que el millonario sueco Alfred Nobel especificó en su testamento. Según sus palabras, el premio debía entregarse cada año «a quien haya producido en el campo de la literatura la obra más destacada, en la dirección ideal». La institución encargada de seleccionar al ganador es la Academia Sueca (en sueco, Svenska Akademien).

Diez de los autores galardonados con el premio en el siglo XX fueron de habla hispana: los españoles José Echegaray y Eizaguirre, Jacinto Benavente, Juan Ramón Jiménez, Vicente Aleixandre, y Camilo José Cela; los chilenos Gabriela Mistral y Pablo Neruda; el guatemalteco Miguel Ángel Asturias; el colombiano Gabriel García Márquez y el mexicano Octavio Paz y el portugues José Saramago, considerado como hispano.


Lista de autores galardonados:

v 1901- Sully Prudhomme; René François Armand (Francia).
v 1902- Theodor Mommsen (Alemania).
v 1903- Bjørtjerne Bjørnson (Noruega).
v 1904- José Echegaray y Eizaguirre (España). Compartido con Frédéric Mistral (Francia).
v 1905- Henryk Sienkiewicz (Noruega).
v 1906- Giosuè Carducci (Italia).
v 1907- Rudyard Kipling (Gran Bretaña).
v 1908- Rudolf C. Eucken (Alemania).
v 1909- Selma O.L. Lagerlöf (Suecia).
v 1910- Paul von Heyse (Alemania).
v 1911- Maurice Maeterlinck (Bélgica).
v 1912- Gerhart Hauptmann (Alemania).
v 1913- Rabindranath Tagore (India).
v 1914- NO CONCEDIDO.
v 1915- Romain Rolland (Francia).
v 1916- Carl Gustav Verner von Heidenstam (Suecia).
v 1917- Karl Gjellerup; Henrik Pontoppidan (Dinamarca).
v 1918- NO CONCEDIDO.
v 1919- Carl Spitteler (Suiza).
v 1920- Knut Hamsun (Noruega).
v 1921- Anatole France (Francia).
v 1922- Jacinto Benavente (España).
v 1923- William Butler Yeats (Irlanda).
v 1924- Wladyslaw Stanislaw Reymont (Polonia).
v 1925- George Bernard Shaw (Gran Bretaña).
v 1926- Grazia Deledda (Italia).
v 1927- Henri Bergson (Francia).
v 1928- Sigrid Undset (Noruega).
v 1929- Thomas Mann (Alemania).
v 1930- Sinclair Lewis (EEUU).
v 1931- Erik Axel Karlfeldt (Suecia).
v 1932- John Galsworthy (Gran Bretaña).
v 1933- Iván Alexéievich Bunín (URSS).
v 1934- Luigi Pirandello (Italia).
v 1935- NO CONCEDIDO.
v 1936- Eugene Gladstone O’Neill (EEUU).
v 1937- Roger Martin du Gard (Francia).
v 1938- Pearl Buck (EEUU).
v 1939- Frans Eemil Sillanpää (Finlandia).
v 1940- NO CONCEDIDO.
v 1941- NO CONCEDIDO.
v 1942- NO CONCEDIDO.
v 1943- NO CONCEDIDO.
v 1944- Johannes V. Jensen (Dinamarca).
v 1945- Gabriela Mistral (Chile).
v 1946- Hermann Hesse (Alemania- Suiza).
v 1947- André Gide (Francia).
v 1948- Thomas Stearns Eliot (Gran Bretaña).
v 1949- William Faulkner (EEUU).
v 1950- Bertrand Russell (Gran Bretaña).
v 1951- Pär F. Lagerkvist (Suecia).
v 1952- François Mauriac (Francia).
v 1953- Winston Churchill (Gran Bretaña).
v 1954- Ernest Hemingway (EEUU).
v 1955- Halldór Laxness (Isalndia).
v 1956- Juan Ramón Jiménez (España).
v 1957- Albert Camus (Francia).
v 1958- Borís L. Pasternak (URSS). –rechazó el premio-
v 1959- Salvatore Quasimodo (Italia).
v 1960- Alexis Saint-Léger Léger (Francia).
v 1961- Ivo Andric (Yugoslavia).
v 1962- John Ernst Steinbeck (EEUU).
v 1963- Georgios Seferiadis (Grecia).
v 1964- Jean-Paul Sartre (Francia). –rechazó el premio-
v 1965- Mijaíl A. Shólojov (URSS).
v 1966- Shmuel Yosef H. Agnon (Israel).
v 1967- Miguel Angel Asturias (Guatemala).
v 1968- Yasunari Kawabata (Japón).
v 1969- Samuel Beckett (Irlanda).
v 1970- Alexandr I. Solzhenitsin (URSS).
v 1971- Pablo Neruda (Chile).
v 1972- Heinrich Böll (Alemania).
v 1973- Patrick V.M. White (Australia).
v 1974- Eyvind Johnson; Harry Martinson (Suecia).
v 1975- Eugenio Montale (Italia).
v 1976- Saul Bellow (EEUU).
v 1977- Vicente Aleixandre (España).
v 1978- Isaac Bashevis Singer (EEUU).
v 1979- Odiseo Elitis (Grecia).
v 1980- Czeslaw Milosz (Lituania-EEUU).
v 1981- Elias Canetti (Bulgaria- Gran Bretaña).
v 1982- Gabriel García Márquez (Colombia).
v 1983- William Golding (Gran Bretaña).
v 1984- Jaroslav Seifert (Checoslovaquia).
v 1985- Claude Simon (Francia).
v 1986- Wole Soyinka (Nigeria).
v 1987- Joseph Brodsky (EEUU).
v 1988- Naguib Mahfuz (Egipto).
v 1989- Camilo José Cela (España).
v 1990- Octavio Paz (México).
v 1991- Nadine Gordimer (Sudáfrica).
v 1992- Derek Walcott (Santa Lucía).
v 1993- Toni Morrison (EEUU).
v 1994- Kenzaburo Oé (Japón).
v 1995- Seamus Heaney (Irlanda).
v 1996- Wislawa Szymborska (Polonia).
v 1997- Dario Fo (Italia).
v 1998- José Saramago (Portugal).
v 1999- Günter Grass (Alemania).
v 2000- Gao Xingjian (China).
v 2001- Vidiadhar Surajprasad Naipaul (Trinidad y Tobago- Gran Bretaña).
v 2002- Imre Kertész (Hungría).
v 2003- John M. Coetzee (Sudáfrica).
v 2004- Elfriede Jelinek (Austria).
v 2005- Harold Pinter (Gran Bretaña).
v 2006- Orham Pamuk (Turquía).
v 2007- Doris Lessing (Gran Bretaña).
v 2008- Jean-Marie Gustave Le Clézio (Francia).



estatuadejacintobenavena

El autor de este trabajo rinde homenaje a Don Jacinto Benavente en el monumento que tiene dedicado en los Járdines del Retiro de Madrid.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado este trabajo dedicado a Don Jacinto Benavente, segundo escritor español en conseguir el Nóbel de Literatura, fue galardonado en 1922.



Fuentes y agradecimientos a: wikipedia, rogeliosotela, biografiayvidas, mundocitas, fuenterrebollo, flickr, cervantesvirtual, oronoz, joseluisgonzalez y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario