Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Gregorio Marañón
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Gregorio Marañón 
 
Continuando con la serie de grandes biografías de ilustres españoles… Este sexagésimo noveno trabajo recopilatorio, está dedicado a Gregorio Marañón. Fue uno de los médicos más brillantes de la Medicina española, también fue historiador, escritor y respetado pensador.

Especializado en endocrinología, formó parte del grupo de investigadores que establecieron la relación entre la endocrinología y la psicología; Marañón contribuyó a describir la relación entre el proceso psicológico de la emoción y las descargas y los niveles de la hormona adrenalina. Desde “La edad crítica” (1919), su estudio sobre el climaterio, publicó una larga serie de trabajos en torno a la sexualidad, en la que figuran obras como “Tres ensayos sobre la vida sexual” (1930) y “Estudios de fisiopatología sexual” (1931). A los trastornos tiroideos dedicó muchos trabajos, que sintetizó en el “Manual de las enfermedades del tiroides” (1929)...

0gregoriomaran5Gregorio Marañón (Gregorio Marañón y Posadillo; Madrid, 1887 - 1960) Médico y ensayista español. Estudió en la Facultad de Medicina de Madrid, y obtuvo el grado de licenciado en 1909 y el de doctor en 1910. De los profesores que tuvo, los que, según él, más le influyeron fueron Federico Olóriz en anatomía, Santiago Ramón y Cajal en histología, Alejandro San Martín en patología quirúrgica, y Juan Madinaveitia y Manuel Alonso Sañudo en medicina interna. Cajal se convirtió, además, en una constante referencia intelectual y moral, particularmente desde la lectura de sus Reglas y consejos. La culminación de este proceso fue el discurso en honor de Cajal que pronunció en 1947 con ocasión de su ingreso en la Academia de Ciencias y que dos años más tarde amplió en forma de libro con el título Cajal, su tiempo y el nuestro.

Marañón fue iniciado en el estudio de la endocrinología, disciplina que en España estaba entonces en sus comienzos, por Madinaveitia y Sañudo, estudiando los síndromes tiroideos con el primero y los pluriglandulares con el último. En 1910 hizo investigaciones quimioterápicas en el laboratorio de Paul Ehrlich en Frankfurt. Vuelto a España, comenzó a trabajar en el Hospital General de Madrid en 1911. Pensó que la endocrinología había nacido como disciplina autónoma y consideró la obra de Artur Biedl, Innere Sekretion, publicada en 1910, como la exposición paradigmática del papel de las secreciones internas en fisiología.

Este conjunto de saberes, acumulado durante lo que denominó período de crecimiento explosivo de la endocrinología, lo presentó al público español en La doctrina de las secreciones internas, que fue, en principio, un curso dado en el Ateneo de Madrid en 1915. Marañón desarrolló su versión de la teoría endocrinológica en la siguiente década, fundamentalmente en su libro sobre el climaterio, La edad crítica, publicado en 1919, y en su discurso de recepción en la Academia de Medicina, pronunciado en el año 1922 y titulado Problemas actuales de la doctrina de las secreciones internas.

En este último trabajo, Marañón percibió la crisis que había en la disciplina, ocasionada por los ataques hipercríticos a la teoría de las secreciones internas por parte de investigadores como el francés E. Gley y el inglés Swale Vincent, quienes intentaron una definición más estricta de las hormonas, para excluir los estimulantes metabólicos generales. En España, como en todas partes, la adrenalina se convirtió en el primer campo de batalla, con Marañón y sus discípulos del Instituto de Patología Médica, que defendían un enfoque más amplio de la acción hormonal, y con fisiólogos como Juan Negrín y Augusto Pi Suñer, que estaban a favor de un concepto más restringido.

Típica del acercamiento de Marañón a la endocrinología fue su defensa entusiástica de la organoterapia en los años veinte y su participación en un buen número de aireados trasplantes de cápsulas suprarrenales y gonadas, en colaboración con León Cardenal. Al igual que Cardenal, se interesó en los métodos de rejuvenecimiento de Eugen Steinach y Serge Voronoff. En La edad crítica y en otros escritos posteriores, aseguró que el envejecimiento y el declive de las funciones sexuales estaban muy ligados, y que el primero podía ser descrito perfectamente con la terminología del último. Conservó su interés por el envejecimiento y puede ser considerado como uno de los fundadores de la gerontología en España.

Marañón fue un importante comentador español del psicoanálisis y de las teorías psicosexuales de Freud. Fue el único médico español importante que conoció personalmente a Freud y uno de los pocos biólogos que fue considerado seriamente por los primeros psicoanalistas. Por eso, Marie Bonaparte (en cuya casa Marañón había conocido a Freud) escribió en De la sexualité de la femme que Marañón era "un autor no alineado en las filas de los psicoanalistas, pero su trabajo llamó la atención de ellos". Bonaparte citó su trabajo de 1930, La evolución de la sexualidad y de los estados intersexuales, en el cual Marañón defendía que cada ser humano estaba dotado con características de ambos sexos y que éstos están más diferenciados a medida que se avanza en la escala filogenética.

Para Marañón, como para Freud, la libido (a la que Marañón llamaba "hambre sexual") era un impulso primario. Pero para el endocrinólogo esta energía específica era producida, originalmente, por un fenómeno químico: la irrupción en la sangre de las secreciones internas de las gónadas. (Freud lo admitió, pero puntualizó que los orígenes químicos de la libido eran irrelevantes para su psicología).

Debido al apoyo biológico que había ofrecido a las teorías de Freud, los trabajos de Marañón sobre la sexualidad fueron muy populares en Italia, donde el movimiento católico de oposición a la psicología freudiana era muy grande. Aceptó el concepto freudiano de sexualidad infantil y creyó que ambos sexos pasaban por etapas de intersexualidad, los hombres en la adolescencia y las mujeres en la menopausia. A nivel filosófico, pensó que el psicoanálisis y la endocrinología eran tareas complementarias, ya que las dos perseguían establecer la idiosincrasia del individuo, y que la mayor contribución de Freud a la medicina había sido restaurar una perspectiva humanística.

El interés clínico de Marañón no se limitaba al campo de la sexualidad. Llevó a cabo investigaciones sobre la pituitaria, las suprarrenales (enfermedad de Addison), las paratiroides y, fundamentalmente, sobre el tiroides, glándula a la cual dedicó más de cuarenta trabajos. Fue el primero en demostrar las frecuente aparición de hipertrofia muscular en las piernas de los niños con mixedema e inyectó, experimentalmente, adrenalina para conseguir un estado hipermetabólico en casos de disfunción tiroidea.

En 1931, Marañón fundó el Instituto de Patología Médica y resultó elegido diputado para las Cortes Constituyentes republicanas. Un año después fue nombrado sin oposición catedrático de Endocrinología. En los últimos días de 1936, a causa de la guerra civil, hubo de abandonar España, instalándose en París hasta el año 1943, fecha en la que regresó a Madrid. A su vuelta, su reaparición pública tuvo lugar en el Paraninfo de la Universidad, donde pronunció una conferencia.

En 1945 se resolvió la cuestión de su reincorporación para ejercer la docencia de la Endocrinología. En 1946 fue nombrado vocal del Pleno del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, organismo creado por las autoridades del nuevo régimen instaurado tras finalizar la guerra, en representación del Patronato "Santiago Ramón y Cajal". En 1948 el Consejo creó, a petición suya, el Instituto de Endocrinología Experimental que, posteriormente, se integró en el Centro de Investigaciones Biológicas.

Se interesó a lo largo de su carrera por la historia y la estructura de la ciencia. En su discurso académico de 1922, señaló que todas las disciplinas científicas pasan por una serie de fases obligadas: precientífica, latencia, crecimiento explosivo, aceptación hiperbólica, movimiento de reacción y período "clásico" de madurez. En el mismo trabajo señaló otro importante factor que afectaba a la ciencia española: la falta de tradición científica y del número suficiente de investigadores para suministrar un mínimo de crítica, rigurosa y personal, al desarrollo de la teoría científica. Como historiador, su mejor estudio fue el dedicado a las ideas biológicas de Benito Feijóo (1933), en el cual, si bien sobrevaloró el papel de Feijóo y sus contemporáneos como renovadores científicos, consiguió, por contra, llamar la atención sobre la indudable vitalidad de la ciencia española de la Ilustración.

Como escritor destacó en el campo del ensayo, la biografía y la historiografía. Laín Entralgo, su más señalado biógrafo, ha destacado de su figura tres facetas: la de médico, la de historiador y la de moralista. A la suma de varias de ellas se deben obras como Las ideas biológicas del padre Feijoo (1934), Vocación y ética (1935) o El médico y su ejercicio profesional en nuestro tiempo (1952), aunque lo principal de su obra literaria son las biografías en las que caracteriza a diversos personajes históricos, convirtiéndolos en emblemas de una época y en prototipos de un carácter, lo que no significa, como por desgracia se ha entendido a veces, que esos personajes "fueran" así, sino que Marañón deduce de su actuación determinadas características que convierte, como ya se ha señalado, en prototípicas del personaje o de la época.

Son obras como Enrique IV de Castilla y su tiempo (1930, reeditado en 1941 como Estudio biológico sobre Enrique IV de Castilla); Amiel. Un estudio sobre la timidez (1932); El Conde-duque de Olivares (la pasión de mandar) (1936); Tiberio. Historia de un resentimiento (1939); Luis Vives (Un español fuera de España) (1942); Antonio Pérez (El hombre, el drama, la época) (1947); Cajal: su tiempo y el nuestro (1950) y El Greco y Toledo (1956), a los que se sumó póstumamente Juan Maragall y su tiempo (1963). A estos ensayos se suele unir, a pesar de no tratarse de un personaje histórico sino mítico, Don Juan. Ensayos sobre el origen de su leyenda (1940), de gran interés por confluir en su valoración del mito con visiones como las de Pérez de Ayala o Unamuno. Marañón examinó a los personajes como si se tratase de casos clínicos, interpretó su vida desde un punto de vista médico y destacó su condición de individuos situados fuera de la normalidad. El ejemplo más polémico y difundido de su singular punto de vista son sus juicios sobre el mito de don Juan, al que consideró un personaje escasamente viril en contra de la idea popular, que lo hizo emblema de la masculinidad.

Su estilo, base indudable de su éxito, se caracteriza por su capacidad expositiva, que se sitúa a medio camino entre la prosa científica y la expresión literaria. Por ello está considerado, no sólo como uno de los principales ensayistas de nuestro tiempo, sino también como el eslabón entre el ensayo literario y el específicamente científico.

Espero que recopilación de información e imágenes que he preparado os resulten interesantes y contribuya en la divulgación de este ilustre personaje.




Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados, por temas.  Reyes: Trajano, emperador romano, Adriano, emperador romano, Don Pelayo, Jaime I el Conquistador, Fernando III el Santo, Alfonso X el Sabio, Reyes Católicos, Juana la Loca y Felipe el Hermoso, Carlos V, Felipe II, Carlos III; Gobernantes: Conde-duque de Olivares, Duque de Lerma; Conquistadores y exploradores: Cristóbal Colón, Hermanos Pinzón, Juan de la Cosa, Alonso de Ojeda, Cabeza de Vaca, Francisco de Orellana, Francisco Pizarro, Hernán Cortés, Hernando de Soto, Inés de Suarez, Núñez de Balboa, Pedro de Mendoza, Pedro de Valdivia, López de Legazpi, Ponce de León, Rodrigo de Bastidas, Elcano - Magallanes; Héroes: Viriato, El Cid campeador, Guzmán el Bueno, María Pita, Agustina de Aragón, Daoíz y Velarde, Vicente Domenech "El Palleter"; Militares: Juan de Austria, El Gran Capitán (Fernández de Córdoba), Ambrosio Spínola, Álvaro de Bazán, Blas De Lezo, Gravina y la Batalla de Trafalgar, Cosme Damián Churruca y Trafalgar, Alcalá Galiano, General Castaños y batalla de Bailén; Literatura: Séneca, Miguel de Cervantes, Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo, Luis de Góngora; Religiosos: Bartolomé de Las Casas, Cardenal Cisneros, Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier, Santo Domingo de Guzmán; Medicina: Miguel Servet, Santiago Ramón y Cajal, Severo Ochoa; Inventores: Isaac Peral, Juan de la Cierva, Torres Quevedo, Alejandro Goicoechea Omar, Eduardo Barreiros... hay otros trabajos en preparación que iré añadiendo.



Resumen Biográfica


0gregoriomaran3Gregorio Marañón y Posadillo (Madrid, 19 de mayo de 1887 - Madrid, 27 de marzo de 1960) fue un médico, científico, historiador, escritor y pensador español.Nació en Madrid el 19 de mayo de 1887, ciudad donde falleció el 27 de marzo de 1960. Casado con Dolores Moya en 1911, tuvieron tres hijas y un hijo (Carmen, Belén, María Isabel y Gregorio).

Gregorio Marañón fue hombre austero, humanista y liberal, está considerado como uno de los más brillantes intelectuales españoles del siglo XX [cita requerida]. Además de su erudición, destacó por su elegante estilo literario. Se implicó política y socialmente: combatió la dictadura de Primo de Rivera, apoyó en un primer momento la Segunda República, y se manifestó crítico con el comunismo, más adelante ante la deriva y el caos social que aconteció en aquel periodo histórico, condenó públidos en todo el mundo, por su novedoso enfoque en el estudio de las enfermedades y por sus infinitas e inéditas aportaciones clínicas.

Pero si bien la huella de Marañón es imborrable en el plano de la ciencia, lo que hace eterna, universal y aún más singular su obra es el descubrimiento y “describimiento" del plano ético, moral, religioso, cultural, histórico... en definitiva “humano”, que la acompaña.

Desde La edad crítica (1919), su estudio sobre el climaterio, publicó una larga serie de trabajos en torno a la sexualidad, en la que figuran obras como Tres ensayos sobre la vida sexual (1930) y Estudios de fisiopatología sexual (1931). A los trastornos tiroideos dedicó muchos trabajos, que sintetizó en el Manual de las enfermedades del tiroides (1929). Realizó estudios en torno a la hipófisis, los estados prediabéticos y las glándulas suprarrenales.

La amplia repercusión de su obra endocrinológica se refleja en la presencia, en la terminología médica internacional actualmente vigente, de epónimos como "signo de Marañón", para referirse a la reacción vasomotora después de la estimulación de la piel sobre la garganta, que se observa en el hipertiroidismo, o "síndrome de Marañón", que consiste en escolios y pie plano, con insuficiencia ovárica.


bustodegregoriomaran Busto de Gregorio Marañón

Gregorio Marañón, fue catedrático de Endocrinología, fundador del Instituto de Patología Médica, presidente del instituto de Endocrinología Experimental, y miembro de las Reales Academias de la Lengua, de la Historia, de las Ciencias, de Medicina y de las Bellas Artes de San Fernando. Además fue autor de: Biología y feminismo (1920), Tres ensayos sobre la vida sexual (1926), Amor conveniencia y eugenesia (1929), Ensayo biológico sobre Enrique IV de Castilla y su tiempo (1930), Amiel (1932), Las ideas biológicas del Padre Feijoo (1934), Vocación y ética (1936), Tiberio. Historia de un resentimiento (1939), Don Juan. Ensayo sobre el origen de su leyenda (1940), Luis Vives. Un español fuera de España (1942), Antonio Pérez. El hombre, el drama, la época (1947), Españoles fuera de España (1947), Cajal. Su tiempo y el nuestro (1950) y El Greco y Toledo (1957). Entre sus obras científicas destacan La doctrina de las secreciones internas (1915), Manual de Medicina Interna (1916), La diabetes insípida (1929), Manual de diagnostico etiologico (1946) y Crítica de la Medicina dogmática (1950).



BIOGRAFÍA CRONOLÓGICA DETALLADA


0gregoriomaran2

Gregorio Marañón y Posadillo. Nace en Madrid el 19 de mayo de 1887, ciudad donde falleció el 27 de marzo de 1960.

1887-1907 - Viene al mundo en el domicilio familiar de Madrid, en la calle Salustiano Olazaga, 3,  (próximo a la Plaza de Cibeles). Su padre, natural de Santander, fue jurista prominente. Su madre, natural de Cadiz, murió cuando Gregorio tenía tres años en la complicación del parto de un nuevo hermano . De caracter tímido  y aficionado a la lectura, su vocación intelectual se ve influída desde la niñez por el ambiente familiar, leyendo con avidez todo lo que cae en sus manos en la amplia biblioteca paterna,  y por los veraneos en Santander, donde conoce a amigos de su padre como Pérez Galdós, Pereda y Menéndez Pelayo, de los que aprende la suprema lección de la tolerancia

1908 - Finaliza el bachillerato cursado en el colegio de San Miguel de Madrid y se matricula en la Facultad de Medicina.

Allí conoce a cinco grandes maestros, decisivos en su formación: Ramón y Cajal, Olóriz, Juan Madinaveitia, Alonso Sañudo y Alejandro San Martín.

Ademas de la medicina se interesa por la psicología, la literatura y la historia.

Antes de terminar la carrera recibe de la Real Academia de Medicina el premio "Martínez Molina", no concedido desde que se había otorgado a Cajal en 1904.

Obtiene el Premio Extraordinario de la licenciatura. Publica su primer trabajo. Esta actividad intelectual que ahora comienza, será constante toda su vida

1910 - Doctorado en Medicina con Premio Extraordinario.

Viaja a Alemania para estudiar la química biológica con Edinger y conoce a Ehrlich y sus estudios de quimioterapia. Sobre el tema publica: Quimioterapia moderna. Tratamiento de la sífilis por el 606.

1911 - Gana una plaza por oposición en el Hospital General de Madrid donde trabaja en las salas de enfermedades infecciosas. (En 1925, cuando se crea el Hospital del Rey, transformará ese servicio en el Instituto de Patología Medica).

Publica  La sangre en los estados tiroideos (su tesis doctoral) e Investigaciones anatómicas sobre el aparato paratiroideo del hombre.

Contrae matrimonio con Dolores Moya, hermana de su amigo de la infancia Miguel e hija del director del periódico El Liberal, será su compañera y colaboradora durante el resto de su vida. El matrimonio tendrá tres hijas y un hijo.


bustodegregoriomarani Busto de Gregorio Marañón

1913 - La Real Academia de Medicina le concede el premio "Álvarez Alcalá" por su trabajo: Las glándulas de secrección interna y las enfermedades de la nutrición.

1915 - Aparece su primer estudio sobre la vida sexual: La doctrina de la secreciones internas. Su significación biológica y sus aplicaciones a la clínica, resultado de un curso en el Ateneo de gran importancia en su formación intelectual.

Escribe su primer prólogo. Dos meses antes de su muerte escribirá el último con el que alcanzará la cifra de 220.

1916 - Se publica el primer volumen del Manual de medicina Interna, obra en colaboración con su amigo y compañero Teófilo Hernando.

1918 - En septiembre una gran  epidemia de gripe afecta a la península. Para estudiar su etiología viaja a Francia con Pittaluga y Ruiz Falcó, en comisión oficial. En su viaje conoce a Babinski, a Wright, Fleming y Cushing.

1919 - Primera edición de  La edad crítica, libro fundamental que sufrió diversas revisiones hasta la definitiva que tituló  El climaterio de la mujer y del hombre [1937].

Comienza a publicar artículos en periódicos como el Liberal y El Debate.

1920 - Aparecen sus primeros artículos sobre la emoción y la relación con las hormonas. La contribución de Marañón en  este campo de la Medicina y la Psicología fue  muy importante y abrió campos ineditos en el conocimiento de la naturaleza humana.

Paralelamente, su preocupación por los temas sociales se manifiesta en artículos como "El consuelo del dolor".

1922 - El 12 de marzo lee su discurso de ingreso en la Real Academia de Medicina. Le contesta su maestro el Dr. Gustavo Pittaluga El discurso se publicó como libro bajo el título "Problemas actuales de la doctrina de las secreciones internas".

Viaja a Las Hurdes con Alfonso XIII, tras convencerle para que conociera en persona, esa region,  la mas misera de España. que se encontraba ancestralmente en una situacion  social y sanitaria deplorable. Sobre ello publica varios trabajos, algunos  han permanecido ineditos hasta 1992 en que se publica Viaje a la Hurdes. Y se creo el Real  Patronato de la Hurdes que significo mejoras sociales inmediatas.


11monumentoagregoriomarx

Marañoón adquiere el Cigarral en Toledo. Lugar que será de gran importancia en la vida de Marañón; allí escribirá gran parte de sus obras y por él pasarán muchas de las personalidades españolas y extranjeras que van a marcar la historia entre 1922 y 1960

En la vida de Marañón, el periodo de 1909 a 1922 es el paso decisivo  de los años de formacion a los de la acción social . Dos facetas habría que resaltar:

La orientación endocrinológica de su vocación médica, sin perder la vision global del  enfermo

La consolidacion  de una conciencia nacional que nunca dejaria de ser,  al mismo tiempo, universal.

Como médico, sintió su pertenencia a la generación que él llamó de la pre-guerra, generación de crisis y renovación, a la que se debe un cambio de orientacion de  la ciencia española hacia una mayor universalidad. En esta generación incluye a Lafora, Hernando, Goyanes y Achúcarro, además de él mismo y otros ocasionales. El grupo se caracteriza por una búsqueda del saber que desborda los cauces oficiales y que les lleva a realizar estudios en el extranjero, y un afán de investigación junto a la aspiración puramente médica. Todo ello encaminado a la renovación del país.

Como la  condición de español y europeo también resalta su actitud de esperanza y  optimismo reacio a la depresión crítica. La obra renovadora de su generación debe ser la reforma, no la revolución. Su pensamiento social es de un radical inconformismo con la injusticia. Ello le lleva a estimular a la monarquía y sus instituciones para que se abran  a las inquietudes  intelectuales, técnicas y sociales de aquella España.

1924 - Publica sobre Don Juan: Notas para la biología de Don Juan y Psicopatología del donjuanismo. Es nombrado presidente del Ateneo.
 
1926 - Acusado de intervenir en la Sanjuanada contra la dictadura, se le impone una multa de 100.000 Pts. y sufre un mes de prisión, que aprovecha para traducir.  El empecinado visto por un inglés.

Sobre temas médicos publica este año dos libros de gran éxito:  Gordos y flacos y Tres ensayos sobre la vida sexual.

1927 - Publica tres libros: El bocio y el cretinismo; Prediabetische Zustände y El problema de las febrículas  y algunos ensayos sobre sexualidad y edad.

En diciembre realiza el primer viaje a Hispanoamérica (Cuba)

1929 - Destacan varios libros: Amor, conveniencia y eugenersia; Manual de las enfermedades del tiroides; los accidentes graves de la enfermedad de Addison; Los estados intersexuales en la especie humana y El problema social de la infección.

1930 - Publica:  Endocrinología; La evolución de la sexualidad y los estados intersexuales y Ensayo biológico sobre Enrique IV de Castilla y su tiempo. Con este último libro se inicia la serie de biografías de Marañon sobre personajes históricos, en un nuevo genero,  lo que se daria en llamar "ensayo biologico"

1931 - Tras la caída de la Dictadura, la monarquía agoniza. Marañón, Ortega y Gasset y Pérez de Ayala, redactan, firman y publican un manifiesto bajo el título de la Agrupación al Servicio de la República - en 1930- , que se presenta en un acto público en Segovia el 14 de febrero del 31. (En esta fecha se ha incorporado también Machado).

El 14 de abril tiene lugar en la casa de Marañón (a petición del propio Rey) la histórica entrevista entre Romanones y Alcalá Zamora que decidió la salida de Alfonso XIII hacia el exilio y la inmediata proclamación de la República. En junio es elegido diputado de las Cortes Constituyentes. Rechaza otros cargos públicos para proseguir con su labor científica y hospitalaria. Se crea la cátedra de Endocrinología y es nombrado titular de la misma sin oposición. Sale a la luz  Estudios de Fisiopatología sexual.


alfonsoxiii

Alfonso XIII (1886-1931) Fue Rey de España desde su nacimiento hasta la proclamación de la II República el 14 de abril de 1931.

1932 - Se disuelve la Asociación al Servicio de la República. La Sorbona le nombra Don Gregorio Marañón Doctor Honoris Causa. Publica Amiel. Un estudio sobre la timidez.
 
1933 - Junto a más de 70 trabajos científicos sobre temas diversos, aparecen dos nuevos libros: Once lecciones sobre reumatismo y Raíz y decoro de España.

1934 - En abril pronuncia su discurso de recepción en la Real Academia Española de la Lengua con el título: Vocación, preparación y ambiente biológico del padre Feijoo y le contesta don Armando Cotarelo

1936 - Ingresa en la Academia de la Historia el 24 de mayo con un discuso sobre  Las mujeres y el Conde-Duque de Olivares, al que contesta el Marqués de Vega Inclán. Este discurso es parte de una de sus grandes obras que se publica ese mismo año:  El Conde Duque de Olivares (La pasión de mandar). Ademas escribio  Vocación y ética.

En Navidad de traslada a Paris con su familia. Con el exilio comienza una nueva etapa de su vida. Hasta 1936, Marañón, como médico, atiende con celo y puntualidad sus deberes asistenciales; trata a los pacientes de forma exquisita y se preocupa por la mejora de los servicios hospitalarios.

Destaca, así mismo, como ensayista, historiador, escritor e intelectual. Sus esperanzas en  la renovación  y reforma de la vida nacional se habían visto fustradas con la llegada de la dictadura de Primo de Rivera  a la que se opuso clara y públicamente. Su tránsito hacia el republicanismo  es manifiesto y se incrementa su participación en la vida política. Su meta es hacer una obra de educación del pueblo. Durante todo el periodo republicano defiende su derecho a escribir de política desde su condición de no político a través de prólogos y artículos.  Por ejemplo en 1931 protesta contra la quema de conventos y en 1934 advierte de la gravedad de la sublevación de Cataluña y Asturias.

1937 - Instalado en París, prosigue su labor intelectual y científica y publica los libros: Los problemas clínicos de los casos fácilesy El Climaterio de la mujer y del hombre.Viaja a Uruguay, Argentina, Chile y Brasil, pronunciando varias conferencias y publicando artículos en sus principales periódicos. La Revue de Paris publica el artículo Liberalismo y comunismo (reflexiones sobre la revolución española), uno de sus ensayos políticos más controvertidos y  cuya lucidez resulta hoy impresionante y premonitoria.


mabelconsupadregregorio Mabel en París, con su padre Gregorio Marañón

1938 - En los Archivos parisinos se documenta sobre las emigraciones políticas españolas. Publica en Buenos Aires: Estudios de Endocrinología y Crónica y gesto de la libertad

1939 - En Buenos Aires se editan: Tiberio, historia de un resentimiento y Manual de las enfermedades endocrinas y del metabolismo. Emprende otro viaje de conferencias por Hispanoamérica. La Diputación Provincial de Madrid le comunica que ha sido destituido de su cargo en el Hospital Provincial.

1940 - Publica varios libros: Estudios sobre Fisiopatología hipofisaria (en colaboración con Richet), Tiempo viejo y tiempo nuevo, Nuevos problemas clínicos de las secreciones internas, El diagnóstico precoz en endocrinología y Don Juan, ensayos sobre el origen de su leyenda.

1941 - Se publica Elogio y nostalgia de Toledo y Vida e historia. Después de cinco años de ausencia, entra en España camino de Portugal y permanece dos noches en Toledo.

1942 - En su último año de expatriación escribe Luis Vives, un español fuera de España y Alimentación y regímenes alimentarios (en colaboración con Ch. Richet). En otoño, obtiene permiso para regresar a Madrid. La etapa del exilio es de gran importancia en su vida.    Vive modestamente y trabaja mucho. En la distancia hace una revisión de sí mismo y de la visión de España. Él  mismo declara que en París tuvo tiempo de conocerse a sí mismo y conquistar la serenidad y la melancolía

1943 - Marañón se instala en Madrid y reanuda su consulta privada. Reaparece ante el público en una conferencia en el Paraninfo de la Universidad de Madrid.

Aporta una obra importante a la bibliografía médica: el Manual de diagnóstico etiológico ( Alcanza 11 ediciones entre 1943 y 1959).

1944 - Se reincorpora al cargo de profesor médico de la Beneficencia Provincial de Madrid y publica: Relatos de Endocrinología.

1945 - La editorial Alcan de Paris publica su libro Introduction à l'étude de l'Endocrinologie

1946 - Aparece el Boletín del Instituto de Patología Médica (B.I.P.M.), donde publicará a lo largo de 14 años tanto trabajos individuales como otros firmados junto a sus colaboradores.

Se reincorpora a su cátedra de Endocrinología en la Facultad de Medicina. Es nombrado Doctor Honoris Causa de la Facultad de Medicina de Oporto. Además de muchos prólogos, críticas de libros y artículos científicos, publica un libro: Ensayos liberales.

1947 - Aparecen los libros: Españoles fuera de España, Antonio Pérez, el hombre, el drama, la época, y Los procesos de Castilla contra Antonio Pérez.

Lee su discurso de ingreso,  titulado "Cajal" en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Le  contesta don Pedro Novo


drgregoriomaranydjosort

Dr. Gregorio Marañón y D. José Ortega y Gasset

1948-1954 - Durante estos años de actividad incensante, dedica gran parte de su tiempo a la crítica de libros, a la redación de prólogos y a escribir numerosos artículos para revistas y diarios. Publica además los siguientes títulos:

Crítica de la medicina dogmática (1950),

Cajal, su tiempo y el nuestro (1950),

Diecisiete lecciones sobre reumatismo (1951),

El Marqués de Valdecilla (1951),

El alma de España (en colaboración) (1951),

El crecimiento y sus trastornos (1953),

La medicina y nuestro tiempo (1954).

1955 - Dos nuevos libros vienen a enriquecer su vasta bibliografía: Efemérides y comentarios y Fisiopatología y clínica endocrinas


pub185b01

1956 - Lee su discurso de ingreso en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando sobre "El Toledo de El Greco". Simultáneamente aparece su libro El Greco y Toledo. Es elegido miembro extranjero de la Academia de Ciencias Morales y Políticas de Francia.

1957 - La Fundación March le concede el Premio de Ciencias. A mediados de octubre presenta su primera crisis de salud: un Ictus, que apenas deja secuelas.

1958 - En febrero se inaugura el Centro de Investigaciones Biológicas, del que es elegido Presidente. Continua escribiendo y dando conferencias , aunque mas breves y a veces con cierta dificultad.

1959 - Es nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Coimbra.

1960 - Su salud se agrava.. El 18 de febrero asiste por última vez a la sesión de la Academia Española. Ya por entonces no acudía al Hospital ni a la cátedra y había suspendido su consulta privada.

El 26 de marzo corrige el original inconcluso de Los tres Vélez, una historia de todos los tiempos, que se publicará dos años después.

Gregorio Marañón muere el 27 de marzo. La ciudad de  Madrid  le rindió homenaje en  su entierro, al que asistió una gran multitud de todas las  clases sociales.


monumentoagregoriomaran

Monumento a Gregorio Marañón. Pablo Serrano. Bronce y piedra 250 cm. de alto


 
gonzalorodriguezlafora

Gonzalo Rodriguez Lafora (1886-1971). Médico psiquiatra, discípulo de Ramón y Cajal, Marañón y de Simarro, se forma en Alemánia (Ziehen, Kraepelin, Alzheimer), y en Estados Unidos (Franz) y fue amigo y colaborador de Ortega y Gasset en sus empresas culturales. Emigró a México tras la guerra civil, regresando al cabo de unos años a España. Lafora se preocupó por los niños mentalmente anormales, produciendo con ello una divulgación de test psicológicos, como elemento de diagnóstico, y expuso los transtornos más notables y los principios de pedagogía y terapéutica (Saiz,Saiz y Mülberger,1995; Carpintero,1996), con ello, inicia un conocimiento serio de los problemas de los psicopatología infantil, presentando alguna de las pruebas de diagnóstico más relevantes y probando que los procesos psíquicos y la constitución fisiológica guardan estrecha dependencia (Carpintero, 1989).

Lafora fundó luego en Madrid el Instituto Médico Pedagógico y promovió la higuiene mental. Se interesó en la personalidad y la divulgación del psicoanálisis y se aproximó a temas de psicoténia (Saiz,Saiz y Mülberger,1995), pues emplea test y las leyes generales derivadas del análisis de conducta, además emplea la introspección, no ignora los procesos inconscientes, y admite una continuidad entre lo normal y lo patológico. Aprobechó su formación en psicopatología para analizar problemas culturales (Carpintero,1989). También se interesó por la Psicología jurídica e hizo algunos estudios experimentales sobre el sueño (Saiz,Saiz y Mülberger,1995).
 

hospitalgregoriomaran

Hoy en día, la memoria de Gregorio Marañón permanece viva dando nombre al mayor hospital de Madrid así como a numerosos centros educativos y multitud de calles y plazas por toda España.


hospitalgregoriomaranma

Hospital Gregorio Marañón (Maternidad)



Citas


Si ser medico es entregar la vida a la misión elegida.

Si ser medico es no cansarse nunca de estudiar y tener todos los días la humildad de aprender la nueva lección de cada día.

Si ser medico es hacer de la ambición nobleza; del interés, generosidad, del tiempo destiempo; y de la ciencia servicio al hombre que es el hijo de Dios.

Si ser medico es amor, infinito amor, a nuestro semejante,..

Entonces ser medico es la divina ilusión de que el dolor, sea goce; la enfermedad, salud; y la muerte vida.



Gregorio Marañón



0gregoriomaran7

Marañón, fue hombre austero, humanista y liberal, está considerado como uno de los más brillantes intelectuales españoles del siglo XX. Además de su erudición, destacó por su elegante estilo literario. Hijo de un jurista, su madre falleció cuando él contaba con tres años de edad.

Marañón, fue lector impenitente, dominaba el inglés, francés y alemán. Conoció y trató de joven a amigos de su padre como José María de Pereda, Alfredo Vicenti, Marcelino Menéndez Pelayo y Benito Pérez Galdós.


bustodegregoriomaranmus

Busto de Gregorio Marañón.  Museo de Vicictor Macho. Toledo



Ateneo de Madrid


01km2

El edificio actual del Ateneo, fue construido entre 1882 y 1884 por los arquitectos Enrique Fort y Guyenet, y Luis Landecho, siguiendo una concepción arquitectónica ecléctica. En el exterior es interesante su pequeña fachada en piedra de sillería, mientras que en el interior es de destacar el salón de actos, de gran amplitud, y realizado por Arturo Mélida al estilo neogriego.


gregoriomaranza4

Gregorio Marañón. Médico y escritor español, nacido en Madrid el 19 de mayo de 1887 y fallecido en la misma ciudad el 27 de marzo de 1960. Alcanzó renombre universal y fue una de las más brillantes figuras de la intelectualidad española del siglo XX. Desde 1908 fue médico del Hospital General de Madrid y luego inició una serie de viajes al extranjero, donde siguió con sus estudios e investigaciones. Con su tesis doctoral sobre el tiroides demostró su competencia para la endocrinología, materia en la fue una autoridad mundial.

En 1915 apareció su primer estudio sobre la vida sexual, titulado La doctrina de las secreciones internas. Su significación biológica y sus aplicaciones a la clínica, resultado de un curso en el Ateneo de Madrid de gran importancia para su formación intelectual. Marañón presidió el Ateneo entre 1925 y 1930.



La huella de Marañón en la Medicina


0gregoriomaranon

La huella de Marañón en la Medicina es inmensa e imborrable, “por las puertas que abrió, por los caminos que marcó y por los horizontes que dibujó”.

Creó el primer tratado de Medicina Interna en España, junto con el Dr. Hernando, para lo que solicitó la aportación entusiasta de todos los clínicos del país, significando el primer “paso de gigante” en el progreso de la Medicina española.

Su libro “Manual de diagnostico etiológico" fue uno de los libros de Medicina mas difundido en todo el mundo, por su novedoso enfoque en el estudio de la enfermedad y por sus infinitas e inéditas aportaciones clínicas, aun hoy actuales e incluso algunas todavía son futuro.

Su contribución a la Medicina se centró pronto en la Endocrinología, de la que fue uno de sus precursores, y abordó casi todos sus capítulos, dentro de su extensísima bibliografía...


11monumentoagregoriomar

Monumento a Gregorio Marañon. En 1922 adquiere el "cigarral de Menores" en Toledo, casa de recreo donde pasaría muchas horas de su vida y escribiría buena parte de sus obras.


plz

Viaje a las Urdes. Salió la regia comitiva de Alfonso XIII del Palacio de Oriente para las Urdes, por la Puerta de Aravaca, el dia 22 de junio de 1922 a las ocho de la mañana. La formaban los siguientes autos, en este orden de marcha: Uno, con la escolta de la Guardia Civil. Otro con el Rey, el Ministro de la Gobernación Martínez Anido y el Secretario de Su Majestad, señor Duque de Miranda. Otro, con el ayudante del Rey, señor Obregón y con el doctor Varela. Otro, con el doctor Marañón y los representantes de la prensa madrileña, señores Mora y Campúa, hijo. Y otro con la servidumbre de Palacio.


viajedesmelreyalfonsoxi

El viaje de S. M. el rey Alfonso XIII a las Hurdes en 1930, modelo que inspiró a Buñuel.




Enlaces interesantes:


Fundación Gregorio Marañón: http://www.fund-gregorio-maranon.com/

Gregorio Marañón: http://es.geocities.com/humanismo7/


retratodedongregoriomar

Retrato de Don Gregorio Marañón



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado este trabajo dedicado a Gregorio Marañón, médico, intelectual y escritor español. Especializado en Endocrinología, formó parte del grupo de investigadores que establecieron la relación entre la endocrinología y la psicología; Marañón contribuyó a describir la relación entre el proceso psicológico de la emoción y las descargas y los niveles de la hormona adrenalina.



Fuentes y agradecimientos a: wikipedia, es.geocities, biografiayvidas, carlosvera, hypatia.morelos.gob.mx, carlosvega/icomem.es, arteyfotografia, fuenterrebollo, flickr, oronoz y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Gregorio Marañón 
 
La tradición liberal, en la Semana Marañón


0gregoriomaran7

"Ser liberal consiste en, primero, estar dispuesto a entenderse con el que piensa de otro modo; y segundo, no admitir jamás que el fin justifica los medios". Gregorio Marañón y Bertrán de Lis recordó ayer estas palabras de su abuelo durante la clausura de la Semana Marañón. Dedicadas a la relación del científico y humanista con el liberalismo, las jornadas han servido de pórtico a la conmemoración, en 2010, del cincuentenario de su muerte.

En el cierre de la semana, el historiador Santos Juliá viajó a 1956. Ese año, los que creían que la apertura del régimen de Franco vendría desde dentro se toparon con la cruda realidad. Lo que coincidió con la reedición de la Historia de los heterodoxos españoles, a la que nada menos que el arzobispo de Granada puso un epílogo para continuar el árbol genealógico de los "herejes" donde lo había dejado Menéndez Pelayo. Ese árbol hundía sus raíces en Giner de los Ríos y seguía con Unamuno, Besteiro, Ortega y Madariaga.

Antes que Juliá, su colega Juan Francisco Fuentes había recordado que la palabra liberal fue un invento español de los años de las Cortes de Cádiz, y había recordado también la escasa fortuna de unas ideas tradicionalmente despreciadas por débiles. Coincidieron en la ocasión perdida que supuso una generación, la de Gregorio Marañón, llena de intelectuales cosmopolitas para los que el liberalismo era más una conducta que una ideología y que, en palabras del propio Marañón, hay que "ser liberal como se es limpio, sin quererlo". Juliá cerró con un reconocimiento explícito: "Aquellas ideas están en el sustrato de la democracia española actual. Cuando nosotros quisimos buscar a aquellos intelectuales, los encontramos".


EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Gregorio Marañón 
 
Hace 50 años murió Gregorio Marañón, el doctor que hizo de la medicina una preocupación nacional. Su compromiso intelectual con España adoptó siempre perspectivas liberales, no partidistas y desinteresadas   


Publicó un número sorprendente de obras sobre endocrinología, sexo, biografía, liberalismo

Pensaba que España sólo sería posible como un país que reconciliara las dos mitades de su Guerra Civil




gregoriomaranon

Gregorio Marañón (1887-1960) fue un acontecimiento, algo que le sucedió a la sociedad española del siglo XX. Su obra, una obra intimidante -125 libros, 1.800 artículos, 250 prólogos- que comenzó con la publicación de La doctrina de las secreciones internas (1915), combinó investigación -las secreciones internas, la adrenalina, las enfermedades del tiroides...- y alta divulgación. Sus trabajos sobre la "mano hipogenital", la mano fría, hinchada, con distrofia de las uñas, y sobre la "mano roja tiroidea", el enrojecimiento persistente de la mano como consecuencia de trastornos tiroideos, fueron aportaciones sustantivas a la ciencia médica. La Memoria que sobre Las Hurdes, la región extremeña, preparó en la primavera de 1922 con sus colegas Goyanes y Bardají, en la que Las Hurdes era un problema sanitario (bocio, tuberculosis, altísima mortalidad) que se derivaba de un gigantesco problema social -subdesarrollo rural, pauperismo, viviendas miserables y carencia de servicios médicos- cuya solución exigía la urgente intervención del Estado, conmocionó a España. Marañón fue el médico que hizo de la medicina una preocupación nacional.

Hombre profundamente liberal, nacido en un entorno acomodado y culto, casado con Dolores Moya, hija de uno de los pro-hombres de la prensa liberal española, y miembro de una generación, la generación del 14, para la que España era una preocupación urgente y perentoria -que Marañón ejemplificó en Las Hurdes: Alfonso XIII viajaría a la comarca acompañado por el propio Marañón, y crearía un Real Patronato para su reforma y recuperación-, Marañón fue asumiendo, de forma natural, crecientes responsabilidades públicas, pronto políticas, compromiso que vivió como una forma de conducta ejemplarizante derivada de su posición en la sociedad, que le obligaba a servir a su país en tanto que intelectual, desde perspectivas no partidistas y en cualquier caso, desinteresadas.

Marañón encabezó, así, la disidencia en el interior de España -la exterior la asumió Unamuno desde el exilio- contra la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930). Marañón vio la dictadura como la interrupción de la vida ascendente que España experimentaba desde finales del siglo XIX, como la liquidación de una España que él asociaba ante todo con Galdós y el liberalismo. Entendió que la Monarquía, al aceptar el golpe de 1923, se había invalidado como régimen nacional, y que la República emergía como una promesa de renovación histórica, como la única posibilidad real de transformación para España. En 1930, se unió a Ortega y Pérez de Ayala en la Agrupación al Servicio de la República, con la aspiración de orientar el combate de ideas que debía inspirar a la futura república española; el 14 de abril de 1931, Marañón presidía en su propio domicilio -Serrano, 43, Madrid- la entrevista entre Romanones, el político monárquico, y Alcalá Zamora, presidente del Gobierno Provisional de la República, en que se pactó la salida de España del rey y la familia real y se acordó dar paso, de forma pacífica, a la II República española.

Médico, director del Instituto de Patología, catedrático de Endocrinología en Madrid, Marañón publicó un sorprendente número de libros, la obra que dio la medida de su importancia en la historia: La edad crítica, Gordos y flacos, Tres ensayos sobre la vida sexual, La evolución de la sexualidad y los estados intersexuales, Ensayo biológico sobre Enrique IV de Castilla y su tiempo (1930), Raíz y decoro de España (1932), Amiel. Un estudio sobre la timidez (1932), Las ideas biológicas del padre Feijóo (1934), Ginecología endocrina, El Conde-Duque de Olivares (1936), Climaterio de la mujer y del hombre (1937)... Libros importantes, bellamente escritos, de lectura absorbente; algunos, verdaderas piezas maestras, y todos expresión de un pensamiento unitario e innovador. Sus estudios endocrinos, su fisiología de la emoción, componían una concepción integral del hombre y de la vida, una explicación de los procesos vitales del individuo, una teoría completa de las raíces y manifestaciones de la personalidad y la conducta humanas.

El sistema endocrino era para Marañón el "guardián de la personalidad", el factor condicionante de la anatomía y psicología del individuo. Las biografías de Marañón fueron, así, fascinantes estudios del alma humana. Su Enrique IV -el rey de Castilla (1454-74) cuya sucesión desembocó, en razón de su posible impotencia, en una gravísima crisis política- era un eunocoide displásico con reacción acromegálica, de sexo poco desarrollado, voluntad débil y propensiones homosexuales. La timidez sexual de Amiel, el profesor suizo al que Marañón erigió en el arquetipo de sexualidad opuesto a Don Juan, era hipervirilidad, idealización de la mujer. La virilidad de Don Juan, de quien se ocupó en distintos trabajos, era por el contrario una virilidad inmadura, equívoca; Don Juan, un mentiroso de vida sexual precaria; el donjuanismo, un mito sexual nocivo. Su Conde-Duque de Olivares, un soberbio retrato psicológico, era un hombre ambicioso, ciclotímico, autoritario, recto pero vano, astuto, receloso que, movido por la pasión de mandar, se debatió entre la desesperación y la gloria.

Endocrinología, sexualidad, estudios de las emociones; biografías, Feijóo, el Conde-Duque, España, el liberalismo. Ese fue el mundo que Marañón creó, que había creado ya antes de la guerra. La Guerra Civil supuso, de hecho, el fin del mundo moral y cultural que había hecho posible a Marañón y en el que su personalidad había sobresalido decisivamente. Marañón vio en la guerra un desastroso fracaso colectivo. Como muchos españoles -Ortega, Hernando, Pérez de Ayala, Baroja y Azorín entre sus amigos más cercanos-, tuvo que tomar decisiones dramáticas en situaciones dramáticas (que quienes no las vivieron, no deberían juzgar impunemente). Apartado de la política, decepcionado por la evolución de la II República, horrorizado por la violencia que acompañó al proceso revolucionario desencadenado como respuesta a la sublevación militar de julio de 1936, convencido de que la revolución española conducía al país al comunismo, Marañón optó (diciembre de 1936) por refugiarse en París con su familia.

Elogio y nostalgia de Toledo (1941), un libro bellísimo, reveló su profunda nostalgia de España. Marañón no quiso resignarse a un exilio sin término. Regresó en noviembre de 1942. El regreso conllevó, inevitablemente, acomodación al régimen de Franco, presencia ocasional en instituciones y actos públicos, honores y distinciones oficialistas. Marañón, con todo, seguiría siendo Marañón. Se reincorporó al Hospital General de Madrid. Volvió a ejercer la medicina privada como el médico de visión clínica excelente que siempre había sido. Reanudó su labor en la universidad. Publicó incesantemente.

Su obra de la posguerra -Luis Vives, Españoles fuera de España, Antonio Pérez (1947), Cajal, El Greco y Toledo- no participaría del proyecto cultural del franquismo. Vives, el humanista valenciano del XVI amigo de Erasmo y Tomás Moro, era para el Marañón crepuscular el arquetipo moral de sabiduría y vida elevada. Antonio Pérez era una investigación extraordinaria de aquel caso y de la complejidad de la política en la corte de Felipe II. El Greco y Toledo era un estudio sobre el genio, un libro que rebosaba pasión por Toledo -su paisaje prometido, en cuyo Cigarral de Menores Marañón había encontrado desde 1921 un ideal de vida sosegada- y fascinación por la pintura "ascensional" y mística del Greco. El liberalismo, en todo caso, siguió impregnando su obra, sus Ensayos liberales de 1946, sus prólogos, sus estimaciones históricas, su interés por los españoles fuera de España, por el exilio en la historia española: "A la larga -escribiría-, la gran gloria de España está amasada con la obra de todos estos sedicentes y perseguidos antiespañoles" (lo que conllevaba una implicación inequívoca: que España sólo sería posible como una España liberal, y desde la reconciliación -esencial y necesaria- entre la España real y la España del exilio).

Hombre discreto y delicado (en palabras de Sarrailh), Marañón fue una clave española. Una inmensa multitud acompañó en silencio la conducción de su cadáver, en Madrid, el lunes 27 de marzo de 1960, un día frío y lluvioso, posiblemente el entierro más multitudinario de los celebrados en la capital española en todo el siglo XX.


EL PAÍS / escrito por Juan Pablo Fusi (Catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense de Madrid)
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Gregorio Marañón 
 
La sabiduría portátil del desterrado


Los apuntes que Gregorio Marañón escribió en el exilio trazan su retrato intelectual durante la Guerra Civil

"Ser historiador no es saber la Historia pasada sino comprender la Historia presente", escribió en sus cuadernos el médico humanista




gregoriomaranylaesposad

Gregorio Marañón y la esposa del político francés Édouard Herriot, por las calles de Toledo el 2 de noviembre de 1932.

Es absurdo que en la política se considere como fracaso el principio fundamental de la experimentación: el retirarse cuando se fracasa". En algún momento entre 1937 y 1942 Gregorio Marañón, de cuya muerte se cumple hoy medio siglo, anotó esta frase con letra microscópica en la libreta que llevaba siempre en el bolsillo. En ella fue consignando una serie de apuntes inéditos que ven ahora la luz con motivo de la exposición Marañón. 1887-1960. Médico, humanista y liberal, que puede verse en la Biblioteca Nacional y que luego viajará a Santander y Toledo.

Oscurecidas por el tiempo, esas hojas contienen tanto la sabiduría portátil de un intelectual poliédrico como las reflexiones de un exiliado. La primera tiene la chispa de los mejores aforismos ("El único medio de tener tiempo para hacer muchas cosas es tener muchas cosas que hacer". "Las grandes fortunas se hacen aprovechando los céntimos. Las obras copiosas, aprovechando los minutos"). Las segundas son una mezcla de autorretrato y lamento de un miembro, con matices, de la tercera España que se instaló en París para evitar que alguna de las otras dos, como avisó Machado, le helara el corazón. "La revolución es el momento de los fracasados, de los anormales y de los genios. Los hombres normales tienen poco que hacer en ella", escribió.

Fundador con Ortega y Gasset y Pérez de Ayala de la Agrupación al Servicio de la República, que impulsó la llegada del régimen republicano, Marañón acogió el 14 de abril de 1931 en su despacho de Serrano 43 la mítica reunión en la que el conde de Romanones y Alcalá-Zamora modelaron la transición entre Monarquía y República. Todo se torció para él con la sublevación franquista y con los desordenes que vivió en el Madrid leal en agosto y septiembre de 1936. El asesinato de alguno de sus colaboradores, su paso por las checas y, paradójicamente, la presión para que firmara -sin "gran satisfacción interior"- un manifiesto de adhesión republicana le distanciaron del régimen por el que tanto había luchado y le pusieron en el camino del destierro. "En los que hacen la revolución está el alma ciega de los resentidos; pero en los que se defienden de la revolución ¿no está el alma ciega de los egoístas?", se lee en una de las notas de su libreta. Y también: "En las luchas sociales, el pueblo no siempre tiene razón; pero es siempre el que tiene más razón para no tenerla".

Gregorio Marañón era una eminencia en Francia y no tuvo problemas para ejercer la medicina. Desde 1932 era doctor honoris causa por la Sorbona. En 1956 sería nombrado académico el mismo día que Churchill y Eisenhower. En París pudo por tanto vivir sin opulencia pero con la tranquilidad suficiente para trabajar en obras clave como el Manual de diagnóstico etiológico, un clásico de la medicina contemporánea, o su Historia de las emigraciones y destierros políticos en España, que no pasó de proyecto pero que daría lugar a multitud de monografías, entre ellas la mítica Antonio Pérez (el hombre, el drama, la época), su gran aportación a la historiografía española.

Pero también en París cometió un error de apreciación impropio de alguien que un día sacó su cuadernito del bolsillo para apuntar esto: "Ser historiador no es saber la Historia pasada sino comprender la Historia presente". Como explica Antonio López Vega, director de la Fundación Gregorio Marañón, comisario junto a Juan Pablo Fusi de la exposición de la Biblioteca Nacional y autor de una biografía del médico humanista que verá la luz en septiembre, "Marañón minimizó el peligro que suponía Franco. Pensó que la suya sería una dictadura transitoria como la de Primo de Rivera, a la que él se había opuesto. Por eso, entre 1937 y 1939, y sólo entre esos años, apoyó al bando nacional como mal menor para una España en la que, decía, luchaban dos bandos antidemocráticos: uno que llevaba a una dictadura bolchevique permanente y otro que conducía a la dictadura franquista, que él creía efímera". Más apuntes del cuadernito parisino. Uno: "El triunfo no es un regalo sino un préstamo que hay que devolver, con intereses usurarios, en forma de generosidad". Otro: "En la oposición de los hombres frente a los cargos públicos hay una absoluta oposición entre el querer y el deber. El que quiere un puesto es que no debe ocuparlo. El que lo ocupa y lo quiere conservar es que se debe ir (las dictaduras, por ejemplo). El que quiere irse, debe quedarse. Por la magnitud del deseo de irse se mide la necesidad de quedarse".

El autor de Ensayos liberales, que se consideraba católico de religión pero no de profesión, volvió a España en 1942, año en que se detienen sus anotaciones inéditas. Su ideario estaba ya hecho. Y de él formaba parte fundamental la reivindicación de los exiliados: "Cada mañana, del corazón de cada desterrado, aun del más hostil, nace una oración por su patria. Sin destierro, la Patria perdería sus súbditos más puros". Además, si su defensa del liberalismo le llevó en 1958 a hacer una declaración contundente a un periódico mexicano -"el actual régimen le viene chico a España"- ya en París, con contundencia similar, había escrito: "Hay hombres que sólo viven a gusto en la oposición. Yo soy uno de ellos. Es como un (masoquismo) social. Pero creo que fecundo. La vida oficial mata toda la iniciativa profunda de los hombres". Unas hojas antes puede leerse: "Si hay hombres que no tienen la conciencia de que algunas horas de su vida debieran borrarse a toda costa, quisiera conocerlos... para no fiarme de ellos".

Consciente de que el liberalismo no consiste en carecer de criterio sino en no imponer violentamente el propio, Gregorio Marañón, que lo fue todo en la ciencia y en la cultura, fue también consciente de sus limitaciones: "Los grandes políticos son sólo aquellos que tienen o una fe ilimitada en los hombres o un profundo desprecio por ellos. Esta es la razón por la cual los hombres liberales y humanistas no serán nunca grandes políticos: para ellos, el hombre no merece ni la confianza ni el desprecio, sino simpatía, piedad y comprensión". -


drgregoriomaranfotocarl

Dr. Gregorio Marañón - Foto: Carlos Vega

Gregorio Marañón 1887-1960. Médico, humanista y liberal. Biblioteca Nacional. Madrid. Hasta el 6 de junio. www.bne.es.



EL PAÍS / ateneodemadrid.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Gregorio Marañón 
 
Marañón y Ortega, juntos

Se integran las instituciones de "dos grandes inteligencias del siglo XX"



drgregoriomaranydjosort

Dr. Gregorio Marañón y D. José Ortega y Gasset

Las dos instituciones que perpetúan el legado de José Ortega y Gasset y Gregorio Marañón han dado un paso hacia la integración en la recién constituida Fundación Ortega-Marañón, un "nuevo apellido cultural que integra dos grandes inteligencias de la primera mitad del siglo XX".

Así lo han expuesto este viernes los responsables de esta nueva institución que ha hecho historia, ya que es la primera vez en España que se fusionan dos fundaciones de tanta proyección en el ámbito cultural.

José Varela Ortega, presidente de la Fundación Ortega-Marañón ha recordado el "estrecho parentesco" que une a las dos instituciones originarias, que son "complementarias". Asimismo elogió las figuras del prestigioso intelectual y filósofo y del reconocido doctor, unidos por una gran "amistad" y que "colaboraron en muchas empresas de este país". "La ciencia como cultura era un tema 'orteguiano' y 'marañoniano'", ha dicho.

Por su parte, Gregorio Marañón y Bertrán de Lis, vicepresidente de la fundación, ha calificado esta fusión de "apuesta con vocación de trascendencia" y ha incidido en su "acento liberal entendido como compromiso ético y solidario con la libertad de todos".

Dos fondos de suma importancia

En esta nueva Fundación (cuyo Patronato celebró ayer mismo su primera reunión) quedan depositados los fondos documentales de las dos instituciones de origen, "los principales para comprender el siglo XX", asegura Marañón. También custodiará el archivo de la Residencia de Señoritas. Los tres digitalizados.

La Fundación Ortega-Marañón cuenta con un Instituto Universitario de Investigación con presencia en Europa y América Latina que tiene más de 15 sedes en cinco países, 150 investigadores, 850 profesores y supera los 2.500 alumnos.

Por su parte, Jesús Sánchez Lambás, director general de la nueva institución, ha señalado que ésta "proyectará hacia el mundo moderno las obras y ejemplos vitales" de Ortega y Gasset y el doctor Marañón y que investigará los temas de nuestro tiempo: economía, salud, inmigración, etc. "La vocación tiene que ser no sectaria, un lugar sin fronteras", señala.

Una exposición de éxito

Los responsables de la Fundación Ortega-Marañón adelantaron que una de sus primeras actividades gira alrededor de la exposición 'Gregorio Marañón 1887-1960. Médico, humanista y liberal', inaugurada el pasado mes de marzo en la Biblioteca Nacional y que ha recibido casi 30.000 visitantes en apenas dos meses. Esta muestra volverá a abrir sus puertas en Toledo a partir del próximo mes de septiembre.

Asimismo, el martes 13 de julio se presentará el libro 'Radiografía de los miedos en Cuba' del sociólogo y disidente cubano Guillermo Fariñas y en noviembre hay previstas una serie de actividades en el marco de la Semana de la Ciencia así como en torno a la figura del doctor Marañón en la localidad de Pozuelo.


EL MUNDO
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Gregorio Marañón 
 
Marañón, ciencia y compromiso


Una obra desvela el radicalismo juvenil y la defensa de los exiliados del intelectual     



gregoriomaranenunaimage

Gregorio Marañón en una imagen de 1908. (Foto: Archivo de Belén Marañón)

Si hubiese sido zapatero, habría pugnado por ser el mejor. Proclamaba que de lo único que alguien puede "envanecerse" es del trabajo. Por fortuna, Gregorio Marañón (Madrid, 1887-1960) se hizo médico y se empleó con ahínco en la cura de lo individual y lo colectivo. Atendía por igual pacientes privados con posibles y necesitados de lo imposible, investigó sobre endocrinología y sexualidad, y esbozó un discurso de la sanidad como herramienta para erradicar la miseria y cortejar el progreso. Marañón fue uno de aquellos prohombres que dio el siglo XX a los que les interesó la política, les preocupó la sociedad y les deslumbró la ciencia. Un hijo de la generación del 14.

Figura poliédrica para un tiempo convulso: una combinación irresistible para un historiador. A Antonio López Vega, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad Complutense, le atrajo esa mezcla de compromiso social y afán científico. Marañón es la antítesis del investigador enclaustrado tras la soledad de su proyecto: prueba de ello es su preocupación por el malvivir en Las Hurdes o la epidemia de la gripe española de 1918 que se cobró más de 50 millones de vidas en el mundo. "Es hombre de ciencia que asume un protagonismo extraordinario como intelectual en la vida pública".

En su libro Gregorio Marañón. Radiografía de un liberal (Taurus, Grupo PRISA, editor de EL PAÍS), presentado ayer en el Círculo de Bellas Artes con el presidente del Congreso, José Bono, y el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, el historiador ofrece aspectos novedosos del personaje tanto en su juventud como en su madurez.

El retrato de los primeros años se ha enriquecido con la correspondencia entre Marañón y Lolita Moya, su futura esposa, hasta ahora inédita. En las cartas que intercambian mientras el médico amplía estudios en Fráncfort bulle un espíritu radical. El socialista Pablo Iglesias es su gran referencia. "El único que habla en todas partes lo mismo y es capaz de remover profundamente las cosas", le escribe a su novia el 9 de julio de 1910.

"Es un Marañón desconocido que nos ayuda a comprender mejor su evolución posterior", sostiene López Vega. La documentación sobre los años cuarenta y cincuenta acredita al intelectual como "una de las poquísimas voces que en la inmediata posguerra reivindicó la españolidad del exilio desde España frente al discurso de la dictadura", según el biógrafo.

El crudo y apasionante siglo XX español se refleja en la biografía. Contrario a la dictadura de Primo de Rivera, fue uno de los intelectuales liberales hondamente comprometidos con la causa republicana. En su domicilio madrileño se celebró la entrevista entre Niceto Alcalá-Zamora, futuro presidente de la Segunda República, y el monárquico conde de Romanones para pactar la salida pacífica de Alfonso XIII y su familia al exilio. Un cambio de régimen civilizado, en las antípodas de lo que estaba a la vuelta de la esquina. En 1936, un decepcionado Marañón no quiere saber nada de radicalismos ni revoluciones. "Como muchos intelectuales liberales de antes de la guerra, se percató del peligro de bolchevización o sovietización del Gobierno de Madrid, pero no se dio cuenta de lo que Franco representaba a finales de los treinta", sostiene López Vega.

En 1942, Marañón volvió del exilio. Dice el historiador Juan Pablo Fusi que el regreso conllevó claudicaciones y cierto uso por parte del franquismo. Pero también afirma que nada empaña su obra entre 1942 y 1960, el año de su muerte. "Marañón fue ante todo un acontecimiento, algo que le sucedió a la sociedad española del siglo XX".


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Gregorio Marañón 
 
ENSAYO Gregorio Marañón. Radiografía de un liberal



El doctor Marañón, hombre de ciencias, letras y artes      

Antonio López Vega traza una biografía muy completa en la que resaltan sus facetas científica, humanista y liberal




antoniolopezvegaradiogr


Gregorio Marañón. Radiografía de un liberal

Autor: Antonio López Vega

Prólogo de Juan Pablo Fusi

Taurus. Madrid, 2011

552 páginas, índice onomástico

y álbum de fotos. 21 euros


Gregorio Marañón forma parte de ese grupo de escogidos científicos conocidos por el gran público y que perteneció a la generación del 14 liderada por Ortega y constituida por hombres no sólo dedicados a las letras sino también a la ciencia. Una generación preocupada por impulsar la reforma educativa y científica que contribuyese a la modernización de España y su integración en el ámbito europeo. Antonio López Vega, director de la Fundación Gregorio Marañón, tras publicar tres libros sobre el ilustre médico y organizar el año pasado junto a su maestro Juan Pablo Fusi una exposición reivindicando su figura, nos presenta una biografía de Marañón muy completa en la que incide en su labor como científico, humanista y político liberal. Actualiza las biografías publicadas sobre el doctor, como la pionera de Laín Entralgo, utilizando de forma muy hábil la amplia correspondencia con intelectuales, artistas y políticos de la Edad de Plata como Galdós, Unamuno, Ortega, Zuloaga o Indalecio Prieto, entre otros. El prestigio de Marañón se cimentó en su carrera como médico que le proporcionó fama nacional e internacional desde muy joven, cuando amplió estudios en el laboratorio de Paul Ehrlich, considerado como el fundador de la moderna inmunología. En Alemania se ratificó en la idea de que España necesitaba civilidad, ciencia y razón. En 1913 fundó el pabellón de Enfermedades Infecciosas en el Hospital General de Madrid (hoy Museo Nacional Reina Sofía) y en 1931 el Instituto de Patología Médica. Después de la Guerra Civil presidió los institutos de Endocrinología Experimental y de Investigaciones Biológicas. El ejercicio de la profesión fue acompañado de numerosas publicaciones dedicadas principalmente a la endocrinología. También fueron muy leídos y polémicos los trabajos sobre sexualidad en los que se detiene en la educación sexual de las mujeres para minimizar los riesgos de una maternidad no deseada y eludiendo los partos consecutivos desde el inicio de la vida fértil. Sostuvo que la mujer antes de adquirir los derechos reivindicados por las feministas debía ser dueña de su sexualidad y, sobre todo, de su maternidad, y recibir instrucción. Como se percibe en su Manual de diagnóstico etiológico (1943), obra en la que aprendieron medicina numerosas generaciones, Marañón fue un médico humanista que se centraba en escuchar al enfermo. Es decir, apostó por una medicina integral e individualizada y no meramente estadística y analítica. Lo que le dio a conocer al gran público fue su viaje a Las Hurdes en compañía de Alfonso XIII en 1922, una región abandonada por los políticos, incomunicada, pobrísima y pasto de enfermedades como el bocio y el cretinismo. Sensibilizó a la opinión pública de que el problema de Las Hurdes era un problema sanitario. Esta notoriedad le hizo saltar al ruedo político en momentos muy difíciles. Se opuso a la dictadura de Primo de Rivera por lo que fue encarcelado. Encabezó, junto a Ortega, la Agrupación al Servicio de la República y defendió que el cometido de la República era educativo y científico y los intelectuales debían intervenir activamente en la vida pública para combatir la inmadurez política del español. Se decepcionó por el rumbo que tomaba el nuevo régimen y se apartó de la política en 1932. Durante la Guerra Civil optó por exiliarse en París. Su convencimiento de que la República evolucionaba hacia el comunismo y que la dictadura sería pasajera le condujo a apoyar a Franco.

Fue una figura utilizada por el franquismo para lavar su imagen internacional, pero un liberal con pasado republicano no encajaba en el régimen. Todo un desafío fue la publicación de sus Ensayos liberales (1947), en los que mantiene que el liberalismo implica estar dispuesto a entenderse con el que piensa de otro modo y "no admitir jamás que el fin justifica los medios, sino que, por el contrario, son los medios los que justifican el fin". También criticó la identificación de España con lo católico y con Castilla. En definitiva, estuvo a favor de la reconciliación nacional durante el franquismo y de la causa monárquica como única institución, que por su tradición histórica era capaz de dotar de la estabilidad necesaria al país en su tránsito hacia un régimen democrático y liberal. Durante el franquismo, señala Fusi en el prólogo, "viviría el liberalismo como una conducta, como el ejercicio, en todo caso, de sentimientos enaltecedores como la comprensión, la generosidad y la tolerancia". Marañón también fue un científico apasionado por el arte y las letras. Galdós le introdujo en su pasión por Toledo y El Greco, y, en general, por el arte. Su perfil como humanista se desarrolló en sus ensayos biográficos basados en el análisis fisiopatológico del personaje. Este el caso de sus trabajos sobre Enrique IV de Castilla, el conde duque de Olivares o la leyenda de Don Juan. Su teoría de donjuanismo levantó ampollas: combatía la tesis de Don Juan como arquetipo de virilidad y sostenía que su débil masculinidad no podía atraer a "ninguna mujer normal, dueña de su cerebro y de su sexo". A Marañón no le gustaba Don Juan, hombre popular, con notoriedad pública y prestigio sin trabajo. Durante el franquismo también publicó una serie de estudios tendentes a recuperar el pasado liberal de España. Así es como emprendió su reivindicación del XVIII o acarició la idea de escribir la historia de las emigraciones y destierros políticos en España. Esta, que abarcaría desde la época de las Comunidades de Castilla a los exiliados de la Guerra Civil, pasando por la expulsión de los judíos, moriscos y jesuitas o el exilio de liberales, realistas o afrancesados, no la llegó a escribir pero sí que publicó libros sobre algunos de sus protagonistas. Sirvan de ejemplo sus magníficas monografías sobre Luis Vives y Antonio Pérez. El doctor Marañón, en definitiva y como comentó en una ocasión Ramón y Cajal, tuvo "una fiebre de actividad supraintensiva, polivalente y fecundísima" durante toda su vida y prueba de ello son sus 125 libros, unos 1.800 artículos y cerca de 250 prólogos que escribió gracias a la inestimable ayuda de su mujer, Lola Moya.


eldoctormaranrodeadodep

El doctor Marañón rodeado de periodistas. Gregorio Marañón (Madrid, 1887-1960), en una imagen de 1933.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario