Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 5
Ir a la página 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 
Miguel De Cervantes
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Miguel De Cervantes 
 
Continuando con la serie de grandes biografías de héroes e ilustres españoles… Este Cuadragésimo octavo trabajo recopilatorio, está dedicado a Don Miguel de Cervantes; el máximo exponente de las letras españolas y un referente universal.


 1120864628_740215_0000000000_noticia_normal

Retrato de Miguel de Cervantes (1547-1616), de Juan de Jáuregui (1600).

Miguel de Cervantes (1547-1616). A diferencia de la de su contemporáneo Lope de Vega, quien conoció desde joven el éxito como comediógrafo, poeta y seductor, la vida de Cervantes fue una ininterrumpida serie de pequeños fracasos domésticos y profesionales, en la que no faltó ni el cautiverio, ni la injusta cárcel, ni la afrenta pública. No sólo no contaba con renta, sino que le costaba atraerse los favores de mecenas o protectores; a ello se sumó una particular mala fortuna que lo persiguió durante toda su vida. Sólo al final, tras el éxito de las dos partes del Quijote, conoció cierta tranquilidad y pudo gozar del reconocimiento hacia su obra, pero siempre agobiado por las penurias económicas.

Sexto de los siete hijos del matrimonio de Rodrigo de Cervantes Saavedra y Leonor de Cortinas, Miguel de Cervantes Saavedra nació en Alcalá (dinámica sede de la segunda universidad española, fundada en 1508 por el cardenal Francisco Jiménez de Cisneros) entre el 29 de septiembre (día de San Miguel) y el 9 de octubre de 1547, fecha en que fue bautizado en la parroquia de Santa María la Mayor. La familia de su padre conocía la prosperidad, pero su abuelo Juan, graduado en leyes por Salamanca y juez de la Santa Inquisición, abandonó el hogar y comenzó una errática y disipada vida, dejando a su mujer y al resto de sus hijos en la indigencia, por lo que el padre de Cervantes se vio obligado a ejercer su oficio de cirujano barbero, lo cual convirtió la infancia del niño en una incansable peregrinación por las más populosas ciudades castellanas. Por parte materna, Cervantes tenía un abuelo magistrado que llegó a ser efímero propietario de tierras en Castilla. Estos pocos datos acerca de las profesiones de los ascendientes de Cervantes fueron la base de la teoría de Américo Castro sobre el origen converso (judíos obligados a convertirse en cristianos tras 1495) de ambos progenitores del escritor.

El destino de Miguel parecía prefigurarse en parte en el de su padre quien, acosado por las deudas, abandonó Alcalá para buscar nuevos horizontes en el próspero Valladolid, pero sufrió siete meses de cárcel por impagos en 1552, y se asentó en Córdoba en 1553; dos años más tarde, en esa ciudad, Miguel ingresó en el flamante colegio de los jesuitas. Aunque no fuera persona de gran cultura, Rodrigo se preocupaba por la educación de sus hijos; el escritor fue un lector precocísimo y sus dos hermanas sabían leer, cosa muy poco usual en la época, aun en las clases altas. Por lo demás, la situación de la familia era precaria. En 1556 Leonor vendió el único sirviente que le quedaba y partieron hacia Sevilla, con el fin de mejorar económicamente, pues esta ciudad era la puerta de España a las riquezas de las Indias y la tercera ciudad de Europa, tras París y Nápoles, en la segunda mitad del siglo XVI.

A los diecisiete años Miguel era un adolescente tímido y tartamudo, que asistía a clase al colegio de los jesuitas y se distraía como asiduo espectador de las representaciones del popular Lope de Rueda, como recordaría luego, en 1615, en el prólogo a la edición de sus propias comedias: «Me acordaba de haber visto representar al gran Lope de Rueda, varón insigne en la representación y del entendimiento».

En 1551 la hasta entonces pequeña y tranquila villa de Madrid había sido convertida en capital por Felipe II, por lo que en los años siguientes la ciudad quintuplicaría su tamaño y población y llevados, nuevamente, por el afán de prosperar, los Cervantes se trasladaron en 1566 a la nueva capital. No se sabe con certeza que Cervantes hubiera asistido a la universidad, a pesar de que en sus obras mostró familiaridad con los usos y costumbres estudiantiles; en cambio, su nombre aparece en 1568, firmando cuatro composiciones en una antología de poemas en loa de Isabel de Valois, tercera esposa de Felipe II, fallecida ese mismo año. El editor del libro, Juan López de Hoyos, humanista, probable introductor de Cervantes a la lectura de Virgilio, Horacio, Séneca y Catulo y, sobre todo, a la del humanista Erasmo de Rotterdam, se refiere a aquél como «nuestro caro y amado alumno». Otros aventuran, sin embargo, que en el círculo o escuela de Hoyos, Cervantes había sido profesor y no discípulo.

En el año de 1569 un tal Miguel de Cervantes fue condenado en Madrid a arresto y amputación de la mano derecha por herir a un tal Antonio de Segura. La pena, corriente, se aplicaba a quien se atreviera a hacer uso de armas en las proximidades de la residencia real. No se sabe si Cervantes salió de España ese mismo año huyendo de esta sanción, pero lo cierto es que en diciembre de 1569 se encontraba en los dominios españoles en Italia, provisto de un certificado de cristiano viejo (sin ascendientes judíos o moros) y meses después era soldado en la compañía de Diego de Urbina.

Pero la gran expectativa bélica estaba puesta en la campaña contra el turco, en que el Imperio español cifraba su continuidad en el dominio y hegemonía en el Mediterráneo. Diez años antes, España había perdido en Trípoli cuarenta y dos barcos y ocho mil hombres. En 1571 Venecia y Roma formaban, con España, la Santa Alianza, y el 7 de octubre, comandados por el hermanastro bastardo del rey de España, Juan de Austria, vencieron a los turcos en la batalla de Lepanto. Fue la gloria inmediata, una gloria que marcó a Cervantes quien relataría luego, en la primera parte del Quijote, las circunstancias de la lucha. En su transcurso recibió el escritor tres heridas, una de las cuales, si se acepta esta hipótesis, inutilizó para siempre su mano izquierda y le valió el apelativo de «el manco de Lepanto» como timbre de gloria.

Junto a su hermano menor, Rodrigo, Cervantes entró en batalla nuevamente en Corfú, también al mando de Juan de Austria. En 1573 y 1574 se encontraba en Sicilia y en Nápoles, donde mantuvo relaciones amorosas con una joven a quien llamó «Silena» en sus poemas y de la que tuvo un hijo, Promontorio. Es posible que pasara por Génova a las órdenes de Lope de Figueroa, puesto que la ciudad ligur aparece descrita en El licenciado Vidriera, y finalmente se dirigiera a Roma, donde frecuentó la casa del cardenal Aquaviva (a quien dedicaría La Galatea), conocido suyo, tal vez desde Madrid, y por cuya cuenta habría cumplido algunas misiones y encargos. Fue la época en que Cervantes se propuso conseguir una situación social y económica más elevada dentro de la milicia, con el cargo de alférez o capitán, para lo cual obtuvo dos cartas de recomendación ante Felipe II, firmadas por Juan de Austria y por el virrey de Nápoles, en las que se certificaba su valiente actuación en la batalla de Lepanto.

Con esta intención, los Cervantes se embarcaron en la goleta Sol, que partió de Nápoles el 20 de septiembre de 1575, y lo que debía ser un expeditivo regreso a la patria se convirtió en el principio de una infortunada y larga peripecia. A poco de zarpar, la goleta se extravió tras una tormenta que la separó del resto de la flotilla y fue abordada, a la altura de Marsella, por tres corsarios berberiscos al mando de un albanés renegado de nombre Arnaute Mamí. Tras encarnizado combate y consiguiente muerte del capitán cristiano, los hermanos cayeron prisioneros. Las cartas de recomendación salvaron la vida a Cervantes pero serían, a la vez, la causa de lo prolongado de su cautiverio: Mamí, convencido de hallarse ante una persona principal y de recursos, lo convirtió en su esclavo y lo mantuvo apartado del habitual canje de prisioneros y del tráfico de esclavos corriente entre turcos y cristianos. Esta circunstancia y su mano lisiada lo eximieron de ir a las galeras.

Argel era en aquel momento uno de los centros de comercio más ricos del Mediterráneo. En él muchos cristianos pasaban de la esclavitud a la riqueza renunciando a su fe. El tráfico de personas era intenso pero la familia de Cervantes estaba bien lejos de poder reunir la cantidad necesaria siquiera para el rescate de uno de los hermanos. Cervantes protagonizó, durante su prisión, cuatro intentos de fuga. El primero fue una tentativa frustrada de llegar por tierra a Orán, que era el punto más cercano de la dominación española. El segundo, al año de aquél, coincidió con los preparativos de la liberación de su hermano. En efecto, Andrea y Magdalena, las dos hermanas de Cervantes y de quienes se supone que ejercían la prostitución, mantuvieron un pleito con un madrileño rico llamado Alonso Pacheco Pastor, durante el cual demostraron que debido al matrimonio de éste sus ingresos como barraganas se verían mermados, y, según costumbre, obtuvieron dotes que fueron destinadas al rescate de Rodrigo, quien saldría de Argel el 24 de agosto de 1577, fracasado otro intento de fuga de Miguel, y los hermanos se despidieron, salvando este último la vida de la ejecución debido a que su dueño lo consideraba un «hombre principal».

El tercer intento fue mucho más dramático en sus consecuencias: Cervantes contrató un mensajero que debía llevar una carta al gobernador español de Orán. Interceptado, el mensajero fue condenado a muerte y empalado, mientras que al escritor se le suspendieron los dos mil azotes a los que se le había condenado y que equivalían a la muerte. Una vez más, la presunción de riqueza le permitió conservar la vida y alargó su cautiverio. Esto sucedía a principios de 1578. Finalmente, un año y medio más tarde, Cervantes planeó una fuga en compañía de un renegado de Granada, el licenciado Girón. Delatados por un tal Blanco de Paz, Cervantes fue encadenado y encerrado durante cinco meses en la prisión de moros convictos de Argel. Tuvo un nuevo dueño, el rey Hassán, que pidió seiscientos ducados por su rescate. Estaba aterrado: temía un traslado a Constantinopla. Mientras, su madre, doña Leonor, había iniciado trámites para su rescate. Fingiéndose viuda, reunió dinero, obtuvo préstamos y garantías, se puso bajo la advocación de dos frailes y, en septiembre de 1579, entregó al Consejo de las Cruzadas 475 ducados. Hasta el último momento, Hassán retuvo a Cervantes, mientras los frailes negociaban, pedían limosna para completar la cantidad y por último, el 19 de septiembre de 1580, fue liberado y, tras un mes en que para limpiar su nombre pleiteó contra Blanco de Paz, se embarcó para España el 24 de octubre.

Cinco días más tarde, después de un lustro de cautiverio, Cervantes llegó a Denia y volvió a Madrid. Tenía treinta y tres años y había pasado los últimos diez entre la guerra y la prisión; su familia, empobrecida y endeudada con el Consejo de las Cruzadas, reflejaba, en parte, la profunda crisis general del imperio, que se agravaría luego de la derrota de la Armada Invencible en 1587. Al retornar, Cervantes renunció a la carrera militar, se entusiasmó con las perspectivas de prosperidad de los funcionarios de Indias, trató de obtener un puesto en América y fracasó. Mientras, fruto de sus relaciones clandestinas con una joven casada, Ana de Villafranca (o Ana de Rojas), nació una hija, Isabel, criada por su madre y por el que aparecía como su padre putativo, Alonso Rodríguez.


 1cervantes_j_vancell_madrid_01

Estatua de Miguel de Cervantes (1547–1616) en la entrada de la Biblioteca Nacional de España, en Madrid. Esculpida en mármol blanco de Italia por Joan Vancell Puigcercós en 1892.

A los treinta y siete años Cervantes se casó. Su novia, Catalina de Salazar y Palacios, era de una familia de Esquivías, pueblo campesino de La Mancha. Tenía sólo dieciocho años, no obstante, no parece haber sido una unión signada por el amor. Meses antes, el escritor había acabado su primera obra importante, La Galatea, una novela pastoril al estilo puesto en boga por la Arcadia de Sannazaro cincuenta años atrás. El editor Blas de Robles le pagó 1.336 reales por el manuscrito. Esta cifra nada despreciable y la buena acogida y el relativo éxito del libro animaron a Cervantes a dedicarse a escribir comedias; aunque sabía que mal podía competir él, todavía respetuoso de las normas clásicas, con el nuevo modo de Lope de Vega, dueño absoluto de la escena española. Las dos primeras (La comedia de la confusión y Tratado de Constantinopla y muerte de Selim, escritas hacia 1585 y desaparecidas ambas) obtuvieron relativo éxito en sus representaciones, pero Cervantes fue vencido por el vendaval lopesco y, a pesar de las veinte o treinta obras (de las que sólo conocemos nueve títulos y dos textos, Los tratos de Argel y Numancia), alrededor de 1600 había dejado de escribir comedias, actividad que retomaría al fin de sus días.

Entre 1585 y 1600 Cervantes fijó su residencia en Esquivías, pero solía visitar Madrid solo y, allí, alternaba con los escritores de su tiempo, leía sus obras y mantenía una permanente querella con Lope de Vega. En 1587 ingresó en la Academia Imitatoria, primer círculo literario madrileño, y ese mismo año fue designado comisario real de abastos (recaudador de especies) para la Armada Invencible. También este destino le fue adverso: en Écija se enfrentó con la Iglesia por su excesivo celo recaudatorio y fue excomulgado; en Castro del Río fue encarcelado, en 1592, acusado de vender parte del trigo requisado, hasta que, al morir su madre en 1594, abandonó Andalucía y volvió a Madrid. Pero sus penurias económicas siguieron acompañándole. Nombrado recaudador de impuestos, quebró el banquero a quien había entregado importantes sumas y Cervantes dio con sus huesos en la prisión, esta vez en la de Sevilla, donde permaneció cinco meses. En esta época de extrema carencia comenzó probablemente la redacción del Quijote. Entre 1604 y 1606, la familia de Cervantes, su esposa, sus hermanas de tan dudosa reputación y su aguerrida hija natural, así como sus sobrinas, siguieron a la corte a Valladolid, hasta que el rey Felipe III ordenó el retorno a Madrid.


 01_1416818529_587899

Portada de la primera edición de Miguel de Cervantes, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Madrid, Juan de la Cuesta, 1605.

Pero en 1605, a principios de año, apareció en Madrid El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha. Su autor era por entonces hombre enjuto, delgado, de cincuenta y ocho años, tolerante con su turbulenta familia, poco hábil para ganar dinero, pusilánime en tiempos de paz y decidido en los de guerra. La fama fue inmediata, pero los efectos económicos apenas se hicieron notar. Cuando, en junio de 1605, toda la familia Cervantes, con el escritor a la cabeza, fue a la cárcel por unas horas a causa de un turbio asunto que sólo tangencialmente les tocaba (la muerte de un caballero asistido por las mujeres de la familia, ocurrida tras ser herido aquél a las puertas de la casa), don Quijote y Sancho ya pertenecían al acervo popular. Su autor, mientras tanto, seguía pasando estrecheces. No le ofreció respiro ni siquiera la vida literaria: animado por el éxito del Quijote, ingresó en 1609 en la Cofradía de Esclavos del Santísimo Sacramento, a la que también pertenecían Lope de Vega y Quevedo. Era ésta costumbre de la época, que ofrecía a Cervantes la oportunidad de obtener algún protectorado. En aquel mismo año se firmó el decreto de expulsión de los moriscos y se acentuó el endurecimiento de la vida social española sometida al rigor inquisitorial. Cervantes saludó la expulsión con alegría, mientras su hermana Magdalena ingresaba en una orden religiosa. Fueron años de redacción de testamentos y contiendas sórdidas: Magdalena había excluido del suyo a Isabel en favor de otra sobrina, Constanza, y Cervantes renunció a su parte de la finca de su hermano también en favor de aquélla, dejando fuera a su propia hija, enzarzada en un pleito interminable con el propietario de la casa en la que vivía y en el que Cervantes se había visto obligado a declarar a favor de su hija.

A pesar de no conseguir siquiera (como tampoco lo logró Góngora) ser incluido en el séquito de su mecenas el nuevo virrey de Nápoles, el conde de Lemos, quien, sin embargo, le daba muestras concretas de su favor, Cervantes escribió a un ritmo imparable: las Novelas ejemplares, que aparecieron en 1613; el Viaje al Parnaso, en verso, 1614. Ese mismo año lo sorprendió la aparición, en Tarragona, de una segunda parte del Quijote, por un tal Avellaneda, que se proclamó auténtica continuación de las aventuras del hidalgo. Así, enfermo y urgido, mientras impulsaba la aparición de las Ocho comedias y ocho entremeses nuevos nunca representados (1615), acabó la segunda parte del Quijote, que aparecería en el curso del mismo año.

A principios de 1616 estaba terminando su novela de aventuras en estilo bizantino, Los trabajos de Persiles y Segismunda; el 19 de abril recibió la extremaunción y al día siguiente redactó la dedicatoria al conde de Lemos, ofrenda que ha sido considerada como exquisita muestra de su genio y conmovedora expresión autobiográfica: «Ayer me dieron la extremaunción y hoy escribo ésta; el tiempo es breve, las ansias crecen, las esperanzas menguan y, con todo esto, llevo la vida sobre el deseo que tengo de vivir...».

Unos meses antes de su muerte, Cervantes tuvo una recompensa moral por sus penurias e infortunios económicos: uno de los censores, el licenciado Marques Torres, le envió una recomendación en la que relataba una conversación mantenida en febrero de 1615 con notables caballeros del séquito del embajador francés ante la corte Mariela: «Preguntáronme muy por menor su edad, su profesión, calidad y cantidad. Halléme obligado a decir que era viejo, soldado, hidalgo y pobre, a que uno respondió estas formales palabras: "Pues ¿a tal hombre no le tiene España muy rico y sustentado del erario público?". Acudió otro de aquellos caballeros con este pensamiento y con mucha agudeza: "Si necesidad le ha de obligar a escribir, plaga a Dios que nunca tenga abundancia, para que con sus obras, siendo él pobre, haga rico a todo el mundo"».

En efecto, ya circulaban traducciones al inglés y al francés desde 1612, y puede decirse que Cervantes supo que con el Quijote creaba una forma literaria nueva. Supo también que introducía el género de la novela corta en castellano con sus Novelas ejemplares y sin duda adivinaba los ilimitados alcances de la pareja de personajes que había concebido. Sus contemporáneos, si bien reconocieron la viveza de su ingenio, no vislumbraron la profundidad del descubrimiento del Quijote, fundación misma de la novela moderna.

Así, entre el 22 y el 23 de abril de 1616 murió en su casa de Madrid, asistido por su esposa y una de sus sobrinas; envuelto en su hábito franciscano y con el rostro sin cubrir, fue enterrado en el convento de las trinitarias descalzas, en la entonces llamada calle de Cantarranas. Hoy se desconoce la localización exacta de su tumba.

Las fuentes del arte de Cervantes como novelista son complejas: por un lado, don Quijote y Sancho son parodia de los caballeros andantes y sus escuderos; por otro, en ellos mismos se exalta la fidelidad al honor y a la lucha por los débiles. En el Quijote confluyen, pues, realismo y fantasía, meditación y reflexión sobre la literatura: los personajes discuten sobre su propia entidad de personajes mientras las fronteras entre delirio y razón y entre ficción y realidad se borran una y otra vez. Pero el derrotero de Cervantes, que acompañó tanto las glorias imperiales de Lepanto como las derrotas de la Invencible ante las costas de Inglaterra, sólo conoció los sinsabores de la pobreza y las zozobras ante el poder. Al revés que su personaje, él no pudo escapar nunca de su destino de hidalgo, soldado y pobre.


 00_1454062842_769647

Fragmento del documento escrito por Cervantes, el 6 de febrero de 1589, descubierto por Elisa Ruiz García, en el Archivo de Simancas, e incluido en el libro 'Autógrafos de Miguel de Cervantes'. Se publican -en 2016 coinicidiendo en el IV de Centenario de su muerte-, por primera vez en un solo libro, los once documentos escritos por el autor de El Quijote que han sobrevivido en estos cuatro siglos.

Espero que la recopilación de información e imágenes sobreCervantes os resulten interesante, y en lo posible contribuya en su divulgación.





Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados




Resumen Biográfico:

cervantes_juan_de_jaureguiMiguel de Cervantes Cortinas, conocido como Miguel de Cervantes Saavedra, fue un novelista, poeta y dramaturgo español. Supónese que nació el 29 de septiembre de 1547 en Alcalá de Henares y murió el 22 de abril de 1616 en Madrid, pero fue enterrado el 23 de abril y popularmente se conoce esta fecha como la de su muerte. Es considerado la máxima figura de la literatura española. Es universalmente conocido, sobre todo por haber escrito El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, que muchos críticos han descrito como la primera novela moderna y una de las mejores obras de la literatura universal. Se le ha dado el sobrenombre de Príncipe de los Ingenios.


Infancia y juventud

Se supone que Miguel de Cervantes nació en Alcalá de Henares. El día exacto de su nacimiento es desconocido, aunque es probable que naciera el 29 de septiembre, fecha en que se celebra la fiesta del arcángel San Miguel, por la tradición de recibir el nombre del santoral. Miguel de Cervantes fue bautizado en Alcalá de Henares (Madrid) el 9 de octubre de 1547, en la parroquia de Santa María la Mayor. En el acta del bautizo reza:

Domingo, nueve días del mes de octubre, año del Señor de mill e quinientos e quarenta e siete años, fue baptizado Miguel, hijo de Rodrigo Cervantes e su mujer doña Leonor. Baptizóle el reverendo señor Bartolomé Serrano, cura de Nuestra Señora. Testigos, Baltasar Vázquez, Sacristán, e yo, que le bapticé e firme de mi nombre. Bachiller Serrano.

Su padre, de ascendencia cordobesa y de antepasados gallegos, se llamaba Rodrigo de Cervantes y era cirujano, oficio más parecido al actual practicante que a nuestra idea de médico. Según Américo Castro, Daniel Eisenberg y otros cervantistas, Cervantes tiene ascendencia conversa por ambas líneas familiares. Por el contrario, Jean Canavaggio afirma que no está probado, y lo compara con los documentos que apoyan esta ascendencia, sin lugar a dudas para Mateo Alemán. Su madre fue Leonor de Cortinas, de la cual apenas se sabe nada. Sus hermanos fueron Andrés (1543), Andrea (1544), Luisa (1546), que llegó a ser priora de un convento carmelita; Rodrigo (1550), también soldado, que le acompañó en el cautiverio argelino; Magdalena (1554) y Juan, sólo conocido porque su padre lo menciona en el testamento.

Hay que notar que el apellido «Saavedra» no aparece en ningún documento temprano de Cervantes, ni lo usan sus hermanos. De nacimiento, habría sido «Miguel de Cervantes Cortinas». Sólo comenzó a usar el apellido «Saavedra» después de volver del cautiverio argelino — posiblemente para diferenciarse de un homónimo Miguel de Cervantes Cortinas, desterrado de la corte.

Hacia 1551, Rodrigo de Cervantes se trasladó con su familia a Valladolid. Por deudas, estuvo preso varios meses y sus bienes fueron embargados. En 1556 se dirigió a Córdoba para recoger la herencia de Juan de Cervantes, abuelo del escritor, y huir de los acreedores.


 torre_de_la_iglesia_de_santa_mar_a_la_mayor_de_alcal_de_henares_donde_fue_bautizado_miguel_de_cervantes_result_destruida_en_un_incendio_durante_la_guerra_civil_espa_ola

Torre de la iglesia de Santa María la Mayor de Alcalá de Henares, donde fue bautizado Miguel de Cervantes. Resultó destruida en un incendio durante la Guerra Civil Española.

No existen datos precisos sobre los primeros estudios de Miguel de Cervantes, que, sin duda, no llegaron a ser universitarios. Parece ser que pudo haber estudiado en Valladolid, Córdoba o Sevilla. También es posible que estudiara en la Compañía de Jesús, ya que en la novela El coloquio de los perros elabora una descripción de un colegio de jesuitas que parece una alusión a su vida estudiantil.

En 1566 se establece en Madrid. Asiste al Estudio de la Villa, regentado por el catedrático de gramática Juan López de Hoyos, quien en 1569 publicó un libro sobre la enfermedad y muerte de la reina doña Isabel de Valois, la tercera esposa de Felipe II. López de Hoyos incluye en ese libro tres poesías de Cervantes, nuestro caro y amado discípulo. Esas son sus primeras manifestaciones literarias. En estos años Cervantes se aficionó al teatro viendo las representaciones de Lope de Rueda y, según declara en la segunda parte de Don Quijote, al parecer por boca del personaje principal, «se le iban los ojos tras la farándula».


Los retratos expuestos de Cervates son imaginarios, pues no existe ninguna imagen autentificada.

 cervantes_madrid1_1416777886_751836


Viaje a Italia y la batalla de Lepanto

Se ha conservado una providencia de Felipe II que data de 1569, donde manda prender a Miguel de Cervantes, acusado de herir en un duelo a un tal Antonio Sigura, maestro de obras. Si se tratara realmente de Cervantes, ése podría ser el motivo que le hizo pasar a Italia. Llegó a Roma en diciembre del mismo año. Allí leyó los poemas caballerescos de Ludovico Ariosto y los Diálogos de amor del judío sefardita León Hebreo (Yehuda Abrabanel), de inspiración neoplatónica, que influirán sobre su idea del amor. Cervantes se imbuye del estilo y del arte italianos, y guardará siempre un gratísimo recuerdo de aquellos estados, que aparece, por ejemplo, en El licenciado Vidriera, una de sus Novelas ejemplares, y se deja sentir en diversas alusiones de sus otras obras.


 640px_paolo_veronese_battle_of_lepanto_wga24971

La batalla de Lepanto por Paolo Veronese

Entra al servicio de Giulio Acquaviva, que será cardenal en 1570, y a quien, probablemente, conoció en Madrid. Le siguió por Palermo, Milán, Florencia, Venecia, Parma y Ferrara. Pronto lo dejará para ocupar la plaza de soldado en la compañía del capitán Diego de Urbina, del tercio de Miguel de Montcada. Embarcó en la galera Marquesa. El 7 de octubre de 1571 participó en la batalla de Lepanto, "la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros", formando parte de la armada cristiana, dirigida por don Juan de Austria, «hijo del rayo de la guerra Carlos V, de felice memoria», y hermanastro del rey, y donde participaba uno de los más famosos marinos de la época, el Marqués de Santa Cruz, que residía en La Mancha, en Viso del Marqués. En una información legal elaborada ocho años más tarde se dice:

Cuando se reconosció el armada del Turco, en la dicha batalla naval, el dicho Miguel de Cervantes estaba malo y con calentura, y el dicho capitán... y otros muchos amigos suyos le dijeron que, pues estaba enfermo y con calentura, que estuviese quedo abajo en la cámara de la galera; y el dicho Miguel de Cervantes respondió que qué dirían dél, y que no hacía lo que debía, y que más quería morir peleando por Dios y por su rey, que no meterse so cubierta, y que con su salud... Y peleó como valente soldado con los dichos turcos en la dicha batalla en el lugar del esquife, como su capitán lo mandó y le dio orden, con otros soldados. Y acabada la batalla, como el señor don Juan supo y entendió cuán bien lo había hecho y peleado el dicho Miguel de Cervantes, le acrescentó y le dio cuatro ducados más de su paga... De la dicha batalla naval salió herido de dos arcabuzazos en el pecho y en una mano, de que quedó estropeado de la dicha mano.


 fresco_de_la_batalla_en_el_museo_del_vaticano

Fresco de la batalla en el museo del Vaticano

De ahí procede el apodo de el manco de Lepanto. La mano izquierda no le fue cortada, sino que se le anquilosó al perder el movimiento de la misma cuando un trozo de plomo le seccionó un nervio. Aquellas heridas no debieron ser demasiado graves, pues, tras seis meses de permanencia en un hospital de Messina, Cervantes reanudó su vida militar, en 1572. Tomó parte en las expediciones navales de Navarino (1572), Corfú, Bizerta y Túnez (1573). En todas ellas bajo el mando del capitán Manuel Ponce de León y en el regimiento de Lope de Figueroa, que aparece en El alcalde de Zalamea, de Pedro Calderón de la Barca.

Después, recorrería las principales ciudades de Sicilia, Cerdeña, Génova y la Lombardía. Permaneció finalmente dos años en Nápoles, hasta 1575.

Cervantes siempre se mostró muy orgulloso de haber luchado en la batalla de Lepanto, que para él fue, como escribió en el prólogo de la segunda parte de Don Quijote, la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros.


 representaci_n_de_la_batalla_la_batalla_de_lepanto_1571_marc_el_final_de_la_expansi_n_del_imperio_otomano_en_el_mediterr_neo

Representación de la batalla. La Batalla de Lepanto (1571) marcó el final de la expansión del Imperio otomano en el Mediterráneo.


Cautiverio en Argel

Durante su regreso desde Nápoles a España, a bordo de la galera Sol, una flotilla turca comandada por Arnaut Mamí hizo presos a Miguel y a su hermano Rodrigo, el 26 de septiembre de 1575. Fueron capturados a la altura de Cadaqués de Rosas o Palamós, en la actualmente llamada Costa Brava, y llevados a Argel. Cervantes es adjudicado como esclavo al renegado griego Dali Mamí. El hecho de habérsele encontrado en su poder las cartas de recomendación que llevaba de don Juan de Austria y del Duque de Sessa, hizo pensar a sus captores que Cervantes era una persona muy importante, y por quien podrían conseguir un buen rescate. Pidieron quinientos escudos de oro por su libertad.

En los cinco años de aprisionamiento, Cervantes, un hombre con un fuerte espíritu y motivación, trató de escapar en cuatro ocasiones. Para evitar represalias en sus compañeros de cautiverio, se hizo responsable de todo ante sus enemigos. Prefirió la tortura a la delación. Gracias a la información oficial y al libro de fray Diego de Haedo Topografía e historia general de Argel (1612), tenemos posesión de noticias importantes sobre el cautiverio. Tales notas se complementan con sus comedias Los tratos de Argel; Los baños de Argel y el relato de la historia del Cautivo, que se incluye en la Primera parte del Quijote, entre los capítulos 39 y 41. Sin embargo, desde hace tiempo se sabe que la obra publicada por Haedo no era suya, algo que él mismo ya reconoce. Según Emilio Sola, su autor fue Antonio de Sosa, benedictino compañero de cautiverio de Cervantes y dialoguista de la misma obra. Daniel Eisenberg ha propuesto que la obra no es de Sosa, quien no era escritor, sino del gran escritor cautivo en Argel, con cuyos escritos la obra de Haedo muestra muy extensas semejanzas. A ser cierto, la obra de Haedo deja de ser confirmación independiente de la conducta cervantina en Argel, sino uno más de los escritos del mismo Cervantes que ensalzan su heroísmo.

El primer intento de fuga fracasó, porque el moro que tenía que conducir a Cervantes y a sus compañeros a Orán, los abandonó en la primera jornada. Los presos tuvieron que regresar a Argel, donde fueron encadenados y vigilados más que antes. Mientras tanto, la madre de Cervantes había conseguido reunir cierta cantidad de ducados, con la esperanza de poder rescatar a sus dos hijos. En 1577 se concertaron los tratos, pero la cantidad no era suficiente para rescatar a los dos. Miguel prefirió que fuera puesto en libertad su hermano Rodrigo, quien regresó a España. Rodrigo llevaba un plan elaborado por su hermano para liberarlo a él y a sus catorce o quince compañeros más. Cervantes se reunió con los otros presos en una cueva oculta, en espera de una galera española que vendría a recogerlos. La galera, efectivamente, llegó e intentó acercarse por dos veces a la playa; pero, finalmente, fue apresada. Los cristianos escondidos en la cueva también fueron descubiertos, debido a la delación de un cómplice traidor, apodado el Dorador. Cervantes se declaró como único responsable de organizar la evasión e inducir a sus compañeros. El bey (gobernador turco) de Argel, Azán Bajá, lo encerró en su «baño» o presidio, cargado de cadenas, donde permaneció durante cinco meses.

El tercer intento, lo trazó Cervantes con la finalidad de llegar por tierra hasta Orán. Envió allí un moro fiel con cartas para Martín de Córdoba, general de aquella plaza, explicándole el plan y pidiéndole guías. Sin embargo, el mensajero fue preso y las cartas descubiertas. En ellas se demostraba que era el propio Miguel de Cervantes quien lo había tramado todo. Fue condenado a recibir dos mil palos, sentencia que no se realizó porque muchos fueron los que intercedieron por él.


 l_pida_en_la_calle_de_la_villa_madrid_conmemorando_la_academia_de_humanidades_regentada_por_el_maestro_juan_l_pez_de_hoyos_donde_estudi_miguel_de_cervantes_en_el_siglo_xvi

Lápida en la calle de la Villa (Madrid) conmemorando la academia de humanidades, regentada por el maestro Juan López de Hoyos, donde estudió Miguel de Cervantes en el siglo XVI.

El último intento de escapar se produjo gracias a una importante suma de dinero que le entregó un mercader valenciano que estaba en Argel. Cervantes adquirió una fragata capaz de transportar a sesenta cautivos cristianos. Cuando todo estaba a punto de solucionarse, uno de los que debían ser liberados, el ex dominico doctor Juan Blanco de Paz, reveló todo el plan a Azán Bajá. Como recompensa el traidor recibió un escudo y una jarra de manteca. Azán Bajá trasladó a Cervantes a una prisión más segura, en su mismo palacio. Después, decidió llevarlo a Constantinopla, donde la fuga resultaría una empresa casi imposible de realizar. De nuevo, Cervantes asumió toda responsabilidad.


 16cervantes_cautivo_en_argel

Cervantes cautivo en Argel

En mayo de 1580, llegaron a Argel los padres Trinitarios (esa orden se ocupaba en tratar de liberar cautivos, incluso se cambiaban por ellos) fray Antonio de la Bella y fray Juan Gil. Fray Antonio partió con una expedición de rescatados. Fray Juan Gil, que únicamente disponía de trescientos escudos, trató de rescatar a Cervantes, por el cual se exigían quinientos. El fraile se ocupó de recolectar entre los mercaderes cristianos la cantidad que faltaba. La reunió cuando Cervantes estaba ya en una de las galeras en que Azán Bajá zarparía rumbo a Constantinopla, atado con «dos cadenas y un grillo». Gracias a los 500 escudos tan arduamente reunidos, Cervantes es liberado el 19 de septiembre de 1580. El 24 de octubre regresó, al fin, a España con otros cautivos también rescatados. Llegó a Denia, desde donde se trasladó a Valencia. En noviembre o diciembre regresa con su familia a Madrid.


 0estatua_de_cervantes_en_valladolid_espa_a

Estatua de Cervantes en Valladolid (España); modelada por don Nicolás Fernández de la Oliva, profesor de escultura de la Escuela de Bellas Artes de Valladolid. Está situada frente a la Universidad. Al fondo puede verse la torre románica de La Antigua.


Regreso a España

En mayo de 1581 Cervantes se trasladó a Portugal, donde se hallaba entonces la corte de Felipe II, con el propósito de encontrar algo con lo que rehacer su vida y pagar las deudas que había obtenido su familia para rescatarle de Argel. Le encomendaron una comisión secreta en Orán, puesto que él tenía muchos conocimientos de la cultura y costumbres del norte de África. Por ese trabajo recibió 50 escudos. Regresó a Lisboa y a finales de año volvió a Madrid. En febrero de 1582, solicita un puesto de trabajo vacante en las Indias; sin conseguirlo. En estos años, el escritor tiene relaciones amorosas con Ana Villafranca (o Franca) de Rojas, la mujer de Alonso Rodríguez, un tabernero. De la relación nació una hija que se llamó Isabel de Saavedra, que él reconoció.

El 12 de diciembre de 1584, contrae matrimonio con Catalina de Salazar y Palacios en el pueblo toledano de Esquivias. Catalina era una joven que no llegaba a los veinte años y que aportó una pequeña dote. Se supone que el matrimonio no sólo fue estéril, sino un fracaso. A los dos años de casados, Cervantes comienza sus extensos viajes por Andalucía.


 15portada_de_la_galatea

Portada de La Galatea

Es muy probable que entre los años 1581 y 1583 Cervantes escribiera La Galatea, su primera obra literaria en volumen y trascendencia. Se publicó en Alcalá de Henares en 1585. Hasta entonces sólo había publicado algunas composiciones en libros ajenos, en romanceros y cancioneros, que reunían producciones de diversos poetas.

La Galatea apareció dividida en seis libros, aunque sólo escribió la «primera parte». Cervantes prometió continuar la obra; sin embargo, jamás llegó a imprimirse. En el prólogo la obra es calificada como «égloga» y se insiste en la afición que Cervantes ha tenido siempre a la poesía. Se trata de una novela pastoril, género que había establecido en España la Diana de Jorge de Montemayor. Aún se pueden observar las lecturas que realizó cuando fue soldado en Italia. El matrimonio con su esposa no resultó. Se separó de la misma a los dos años, sin haber llegado a tener hijos. Cervantes nunca habla de su esposa en sus muchos textos autobiográficos, a pesar de ser él quien estrenó en la literatura española el tema del divorcio, entonces imposible en un país católico, con el entremés El juez de los divorcios. Se supone que el matrimonio fue infeliz, aunque en ese entremés sostiene que «más vale el peor concierto / que no el divorcio mejor».


 14monumento_a_miguel_de_cervantes_en_la_plaza_de_espa_a_madrid

Monumento a Miguel de Cervantes en la Plaza de España. Madrid.


Últimos años

En 1587, viaja a Andalucía como comisario de provisiones de la Armada Invencible. Durante los años como comisario, recorre una y otra vez el camino que va desde Madrid a Andalucía, pasando por Castilla-La Mancha. Ese es el itinerario de Rinconete y Cortadillo.

Se establece en Sevilla. Posteriormente, trabaja como cobrador de impuestos, empleo que le acarreará numerosos problemas y disputas puesto que era el encargado de ir casa por casa recaudando impuestos, que en su mayoría iban destinados para cubrir las guerras en las que estaba inmiscuida España. Es encarcelado en 1597 en la Cárcel Real de Sevilla, tras la quiebra del banco donde depositaba la recaudación. Supuestamente Cervantes se había apropiado de dinero público y sería descubierto tras ser encontradas varias irregularidades en las cuentas que llevaba. En la cárcel «engendra» Don Quijote de la Mancha, según el prólogo a esta obra. No se sabe si con ese término quiso decir que comenzó a escribirlo mientras estaba preso o, simplemente, que se le ocurrió la idea allí. El otro encarcelamiento documentado de Cervantes fue muy breve, en Castro del Río (Córdoba).


 4casa_de_medrano_argamasilla_de_alba

Interior del caserón de los Medrano donde estuvo preso Miguel de Cervantes en su cueva subterránea. Argamasilla de Alba (Ciudad Real).

No consta que haya estado nunca en la cueva de Medrano, en Argamasilla de Alba. Desde 1604 se instala en Valladolid (por aquel entonces —desde 1601— Corte Real de Felipe III).


 2primera_edici_n_del_quijote_1605

Portada de la primera edición de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Madrid, Juan de la Cuesta, 1605

Cervantes en 1605 publica la primera parte de la que será su principal obra: El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. Ello marcó el comienzo del realismo como estética literaria y creó el género literario de la novela moderna, la novela polifónica, de amplísimo influjo posterior, mediante el cultivo de lo que llamó «una escritura desatada» en la que el artista podía mostrarse «épico, lírico, trágico, cómico» en el crisol genuino de la parodia de todos los géneros.


 13portada_de_la_segunda_parte_del_ingenioso_caballero_don_quijote_de_la_mancha_madrid_juan_de_la_cuesta_1615

Portada de la Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha, Madrid, Juan de la Cuesta, 1615

La segunda parte no aparece hasta 1615: El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha. Ambas obras le ganan un puesto en la historia de la literatura universal y convierten a su autor, junto con Dante Alighieri, William Shakespeare, Michel de Montaigne y Goethe en un autor canónico de la literatura occidental.


 12el_quijote_de_avellaneda

Un año antes, aparece publicada una apócrifa continuación de Alonso Fernández de Avellaneda. Una novela escrita, al parecer, por un discípulo y amigo de Lope de Vega de origen aragonés o por un grupo de amigos de Lope.


 11portada_de_las_novelas_ejemplares

Portada de las Novelas ejemplares

Entre las dos partes de Don Quijote, aparecen en 1613 las Novelas ejemplares. Son un conjunto de doce narraciones breves, compuestas algunas de ellas muchos años antes. Su fuente es propia y original. En ellas explora distintas fórmulas narrativas como la sátira lucianesca (El coloquio de los perros), la novela picaresca (Rinconete y Cortadillo), la miscelánea (El licenciado vidriera), la novela bizantina (La española inglesa, El amante liberal) o, incluso, la novela policíaca (La fuerza de la sangre). De algunas de ellas, como por ejemplo El celoso extremeño, se conserva una segunda redacción testimoniada por el manuscrito llamado de Porras de la Cámara, descubierto en el siglo XIX. Sólo esta colección de novelas habría podido en sí misma haberle creado un puesto muy destacado en la historia de la literatura castellana.


 10ilustraci_n_de_don_quijote_de_1848

Ilustración de Don Quijote de 1848

La crítica literaria fue una constante en su obra. Aparece en la Galatea, en Don Quijote y a ella le consagró el Viaje del Parnaso (1614), extenso poema en tercetos encadenados. En 1615, publica Ocho comedias y ocho entremeses nuevos nunca representados, pero su drama más popular hoy, La Numancia, además de El trato de Argel, quedó inédito hasta el siglo XVIII.

Un año después de su muerte, aparece la novela Los trabajos de Persiles y Sigismunda, cuya dedicatoria a Pedro Fernández de Castro y Andrade, VII Conde de Lemos, su mecenas durante años, y a quien están también dedicadas la segunda parte del Quijote y las Novelas ejemplares, y que firmó apenas dos días antes de morir, resulta una de las páginas más conmovedoras de la literatura española:

Señor; aquellas coplas antiguas que fueron en su tiempo celebradas, que comienzan: «Puesto ya el pie en el estribo», quisiera yo no vinieran tan a pelo en esta mi epístola, porque casi con las mismas palabras las puedo comenzar diciendo:

Puesto ya el pie en el estribo,
con las ansias de la muerte,
gran señor, ésta te escribo.


Ayer me dieron la extremaunción, y hoy escribo ésta. El tiempo es breve, las ansias crecen, las esperanzas menguan, y, con todo esto, llevo la vida sobre el deseo que tengo de vivir y quisiera yo ponerle coto hasta besar los pies de V. E., que podría ser fuese tanto el contento de ver a V. E. bueno en España, que me volviese a dar la vida. Pero, si está decretado que la haya de perder, cúmplase la voluntad de los cielos y, por lo menos, sepa V. E. este mi deseo y sepa que tuvo en mí un tan aficionado criado de servirle, que quiso pasar aún más allá de la muerte mostrando su intención. Con todo esto, como en profecía, me alegro de la llegada de V. E.; regocíjome de verle señalar con el dedo y realégrome de que salieron verdaderas mis esperanzas dilatadas en la fama de las bondades de V. E. Todavía me quedan en el alma ciertas reliquias y asomos de las Semanas del Jardín y del famoso Bernardo. Si a dicha, por buena ventura mía (que ya no sería sino milagro), me diere el cielo vida, las verá, y, con ellas, el fin de la Galatea, de quien sé está aficionado V. E., y con estas obras continuado mi deseo; guarde Dios a V. E. como puede, Miguel de Cervantes.


 5monasterio_de_san_ildefonso_y_san_juan_de_la_mata_cervantes

Placa esculpida dedicada a Miguel de Cervantes en la fachada norte del Convento de las Trinitarias de Madrid, en donde fue enterrado.

El Persiles es una novela bizantina que, según el autor, pretendía competir con el modelo clásico griego de Heliodoro; tuvo éxito, pues conoció algunas ediciones más en su época; pero fue olvidada y oscurecida por el triunfo indiscutible de su Don Quijote. Cervantes utiliza un grupo de personajes como hilo conductor de la obra, en vez de dos. Anticipa, además, el llamado realismo mágico dando entrada a algunos elementos fantásticos. En cierto modo, cristianiza el modelo original utilizando el tópico del homo viator, alcanzándose el clímax al final de la obra con la anagnórisis de los dos enamorados principales, llamados hasta entonces Periandro y Auristela, en la ciudad santa de Roma:

Nuestras almas, como tú bien sabes y como aquí me han enseñado, siempre están en continuo movimiento y no pueden parar sino en Dios, como en su centro. En esta vida los deseos son infinitos y unos se encadenan de otros y se eslabonan y van formando una cadena que tal vez llega al cielo y tal se sume en el infierno.

En realidad, el Persiles es una novela de estructura e intenciones muy complejas que aguarda todavía una interpretación satisfactoria.



 01_1476094510_958652

Estatua a Miguel de Cervantes en el puerto de la ciudad griega de Náfpaktos, donde se conmemora la batalla de Lepanto.



La influencia de Cervantes en la literatura universal ha sido tal, que la misma lengua española suele ser llamada la lengua de Cervantes.


 8estatuas_de_don_quijote_y_sancho_panza_sentados_frente_a_la_casa_de_cervantes_alcal_de_henares

Estatuas de Don Quijote y Sancho Panza, sentados frente a la casa de Cervantes. Alcalá de Henares


 6estatua_de_cera_de_cervantes_en_el_museo_de_cera_de_madrid

Estatua de cera de Cervantes en el Museo de Cera de Madrid.


 09_alcala

 estatua_cervantes_plaza_cervantes_alcala

Monumento a Cervantes. Plaza de Cervantes, Alcalá de Henares. Su ciudad natal.


 cervantes_madrid1_1416776906_984300

 p9211125

Monumento a Don Miguel de Cervantes. Plaza de las Cortes. Madrid. Obra de 1835. Un pedestal cuadrangular trazado por el arquitecto Isidro Velazquez. Dos relieves de José Piquer. La estatua es de Solá y se encuentra ubicada en un jardín frente al Congreso de los Diputados. (Las fotos las tomé un día primaveral de 2009)



CONTINÚA MÁS ABAJO...
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 10 Octubre 2016, 11:16; editado 10 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
... CONTINUACIÓN



 20_litograf_a_realizada_en_el_siglo_xix_de_miguel_de_cervantes_saavedra

 Litografía realizada en el siglo XIX, de Miguel de Cervantes Saavedra


 65_1416786775_785952

Detalle de la estatua de Cervantes sentado con un libro en su mano derecha. Es un monumento al escritor Don Miguel de Cervantes Saavedra, situado en la Plaza de España de Madrid


 22_placa_edici_n_pr_ncipe_quijote_1604

Placa en el número 87 de la calle Atocha de Madrid colocada con motivo del tercer centenario de El Quijote. El texto dice: "Aquí estuvo la imprenta donde se hizo en 1604 la edición príncipe de la primera parte de El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha compuesta por Miguel de Cervantes Saavedra, publicada en mayo de 1605. Conmemoración MDCCCCV"



Casa-museo de Cervantes (Valladolid)


 3_casacervantes_academia_artes01_lou

La Casa-museo de Cervantes, en Valladolid, es la auténtica vivienda que habitó Miguel de Cervantes Saavedra en el año 1605. Está situada en la calle del Rastro, y por esta calle tiene su entrada, aunque los jardines que se extienden por delante terminan en una verja que da a la calle de Miguel Íscar. Forma parte de un conjunto de cinco casas levantadas por Juan de las Navas, apoderado del Ayuntamiento a principios del siglo XVII. Está construida en ladrillo y su fachada presenta balcones y ventanas recercados en yeso. En el jardín fueron instalados los restos de la antigua fachada del Hospital de la Resurrección, que en tiempos de Cervantes se hallaba próximo a su casa.


 116_casa_de_cervantes_sala_valladolid_jmt_1416819546_111998

En el año 2005, con motivo del IV Centenario de la primera edición de Don Quijote de la Mancha, se han llevado a cabo una serie de reformas y limpieza del inmueble y de su jardín.


 117casa_de_cervantes_valladolid_jmt

En el año 1600 la corte de Felipe III se trasladó a Valladolid, hasta 1606 en que regresó de nuevo a Madrid. Durante esos seis años Valladolid experimentó una serie de mejoras y la ciudad ganó también mucho en el aspecto cultural y financiero. En el año 1602, en lo que se llamaba Acera del Rastro se empezó la construcción de cinco pares de casas, una de las cuales fue la que habitó Cervantes en 1605 a poco de llegar a la ciudad de Valladolid. Su promotor fue Juan de las Navas, apoderado del Ayuntamiento. Era también administrador de las carnecerías y del servicio de belería. Las casas quedaron ubicadas frente al puente de madera sobre un ramal del río Esgueva (afluente del río Pisuerga que en aquellos tiempos pasaba por delante de la Acera del Rastro, en lo que hoy es la calle de Miguel Íscar. En la orilla derecha del Esgueva, en el tramo antes indicado, se encontraba el matadero público o macelo, vulgarmente conocido como las carnecerías. También se encontraba allí el rastro que era el lugar donde se vendía la carne de consumo público al por mayor.


 23casa_cervantes

En la orilla izquierda (en donde hoy está la primera casa de la calle de Gamazo más parte de la calle de Muro) estaba la atarazana, depósito o corral de ganado, al mismo tiempo que matadero de cerdos. En esta misma orilla izquierda, pero en el tramo que quedaba frente al matadero mencionado se encontraban algunas casas que eran las viviendas de los cortadores (o carniceros) que formaban una acera que se empezó a llamar Acera del Rastro. Un poco más lejos, aguas abajo, donde hoy está el edificio conocido como la Casa Mantilla estaba el Hospital de la Resurrección y muy cerca del edificio había una fuente que traía agua del viaje de Argales. Cervantes conocía muy bien esta fuente (inaugurada en su época) y la cita en su novela "La ilustre fregona".


 18galatea01b_600

Retrato de Cervantes en una edición de sus obras.

El incidente. Siendo Cervantes vecino de Valladolid y habitando una de las casas mandadas construir por Juan de las Navas, ocurrió un incidente en el que tuvo que intervenir la justicia y la policía y en el que se vieron implicados Cervantes y su familia.

En la noche del 27 de junio de 1605, el caballero don Gaspar de Ezpeleta tuvo un altercado con un individuo desconocido. El caballero Ezpeleta resultó gravemente herido y fue llevado a una casa frente al puentecillo de madera, propiedad de doña Luisa Montoya, una mujer viuda y muy respetada. A los dos días de la refriega, el herido murió y fue entonces cuando se levantó el proceso. Las sospechas recayeron en gran parte de la vecindad, entre la que se encontraba Cervantes y su familia. El escritor y parte de su gente fueron apresados, así como algunos vecinos y amigos. Al cabo de unos días todos fueron liberados por no encontrar nada en su contra.


 25casa_de_cervantes_cocina_valladolid_jmt

La historia del proceso se encontró a finales del siglo XVIII en el archivo de la Real Chancillería de Valladolid. Hoy se conserva y se cuida en la Real Academia Española como documento muy preciado sobre la vida de Cervantes. Gracias a este documento se pudo averiguar con exactitud el lugar de la casa que Cervantes habitó durante su estancia en la ciudad de Valladolid.


 450_1_casa_de_cervantes_valladolid

La casa. Se sabía desde antiguo que Cervantes había vivido algunos años en Valladolid. Se sabía que había llegado a esta ciudad por asuntos de trabajo y relacionado con la mudanza de la corte de Felipe III. Cervantes era recaudador de impuestos (alcabalas) y sin duda tenía obligaciones que cumplir en este lugar. Pero durante siglos todo fueron suposiciones y nada había de cierto sobre el lugar exacto de su casa. Hasta que a finales del siglo XVIII se encontró todo lo escrito sobre el proceso relacionado con la muerte del caballero Ezpeleta, en el archivo de la Real Chancillería de Valladolid. Este documento histórico y valioso se conserva y se cuida en la Real Academia Española como documentación muy preciada sobre la vida de Cervantes. Gracias a este documento se pudo averiguar con exactitud el lugar de la casa que Cervantes habitó durante su estancia en la ciudad de Valladolid porque se le nombra claramente a él y a su familia y se describe con exactitud el lugar donde se ubicaba su vivienda.


 116_casa_de_cervantes_sala_valladolid_jmt

El dicho caballero Ezpeleta había sido gravemente herido en el puentecillo de madera antes citado y como los hechos se manifestaron turbios, intervino la policía y un juez. El herido fue transportado a la casa que estaba pegada a la de Cervantes por lo que todos los vecinos de aquellos inmuebles tuvieron que acudir a testificar, entre ellos Cervantes y su familia.


 29_100_pesetas_en_honor_a_miguel_de_cervantes

100 pesetas, en honor a Miguel de Cervantes

Descubrimiento del documento del proceso. Hacia el año 1860 llegó a Valladolid el ilustre cervantista Santa María de Hita que investigó con verdadero ahínco y con más profundidad que lo hubieran hecho otros ilustres personajes anteriormente. El 29 de abril de 1862 ya tenía en su poder todos los resultados de la investigación y la certeza de haber dado exactamente con la casa de Cervantes.

En el proceso del incidente, las llamadas diligencias de la averiguaciones dejan bien claro que:

Al ocurrir el percance Cervantes vivía en unas casas nuevas frente al Rastro, propiedad de Juan de las Navas.
Cervantes ocupaba un piso 1º o principal con ventana a la calle. La habitación estaba a la izquierda de otra ocupada por doña Luisa Montoya y para subir a ambas se entraba por la misma puerta de la calle, en cuyo zaguán se encontraba un pozo (que hoy existe). Debajo de la habitación de Cervantes había una taberna.

Y se dice textualmente:

Que en unas cassas nuebas questan junto al Rastro nuebo desta ciudad, estaba un caballero muerto o herido…[...]

Años después. Todas estas pistas fueron muy fáciles de seguir por el ilustre cervantista. Desde entonces la casa de Cervantes no ha variado prácticamente nada y se conservan junto a ella las otras cuatro casas nuevas. Hubo un tiempo en que la casa fue olvidada y a punto estuvo de derruirse para hacer un ensanche moderno pero se pudo evitar gracias a la intervención del gran mecenas y también cervantistas marqués de la Vega Inclán que consiguió las reparaciones y compras pertinentes con su propia ayuda más la ayuda que le prestó el rey Alfonso XIII (que más tarde regalaría su aportación al Estado español), y la del Presidente de la Sociedad Hispánica de Nueva York, señor Archer Milton Huntington. Así pudo conservarse y convertirse en museo la casa de Valladolid que durante algunos años cobijó a Cervantes y su familia y en la cual fueron escritas obras como El coloquio de los perros, El casamiento engañoso, La ilustre fregona, El licenciado Vidriera y algunas más.


 24_casa_de_cervantes_valladolid_jmt

En la actualidad es casa-museo de Valladolid y está muy bien cuidada. Además de la visita de los curiosos y turistas, ofrece jornadas literarias todos los meses y homenajes a Cervantes cada 23 de abril.

Casa que ocupó el escritor en Valladolid entre los años 1604 y 1606 y que coincidiría con la publicación de la primera edición del Quijote, en 1605. Aquí trabajaría en la segunda parte de la novela y escribiría además El coloquio de los perros, El licenciado Vidriera o La ilustre fregona. Actualmente es un museo.


 115valladolid_monumento_cervantes  

Monumento a Cervantes en Valladolid



Casa natal de Miguel de Cervantes en Alcalá de Henares


 28museo_casa_de_cervantes

Miguel de Cervantes Saavedra nace en Alcalá de Henares (Madrid) el 29 de septiembre, día de San Miguel, de 1547. Este dato no es muy fiable, se supone, puesto que lo único tangible que se conserva hasta hoy día es su fecha de bautismo el 9 de octubre en la antigua iglesia de Santa María (frente al ayuntamiento de la ciudad), aunque de ésta únicamente queda una torre, ábsides, bases de columnas y capillas.


 32fotos_madrid_alcala_henares_museo_casa_natal_cervantes_002

Patio interior del Museo Casa Natal de Cervantes en Alcalá de Henares

La ubicación de la casa natal de Cervantes se debe al investigador don Luis Astrana Marín que lo desveló en 1948, ya que en dicha fecha la casa ya había sido derruida. La casa era, en tiempos de Cervantes, propiedad de su tía María y en ella viviría hasta 1551 que se traslada a Valladolid, donde también se puede ver su otra casa, Casa de Cervantes (Valladolid). La casa hace medianería con el Hospital de Antezana.

La vivienda, muy restaurada, responde a los cánones de la casa tradicional castellano-toledana. Actualmente la entrada a la misma es gratuita.


 31_casa_natal_miguel_de_cervantes_alcal_de_henares_espa_a_6

Homenaje al IV Centenario de El Quijote, frente a la casa natal de Miguel de Cervantes.


 34miguel_de_cervantes_obra_de_eduardo_balaca_y_canseco_leo_sobre_lienzo_61_x_46_cm_museo_del_prado

Miguel de Cervantes. Obra de Eduardo Balaca y Canseco. Óleo sobre lienzo. 61 x 46 cm. Museo del Prado. Madrid



Casa de Cervantes (Madrid)


 33casa_de_cervantes_madrid

El escritor español Miguel de Cervantes habitó en Madrid en distintas casas. Se sabe que en 1567 era vecino de esta ciudad pues asistía a las clases del Estudio de la Villa cuyo director era por entonces el maestro Juan López de Hoyos.

En 1608 Cervantes regresó de nuevo a Madrid tras su estancia en Valladolid donde se había establecido durante seis años siguiendo a la corte de Felipe III. Se estableció entonces con su familia en el barrio de Atocha; hay constancia de que allí vivía en febrero de ese mismo año. En 1609 se mudó a la calle de la Magdalena y después a la calle del León, (llamada anteriormente calle del Mentidero). De allí, en 1612 se trasladó a la calle de las Huertas y después a la plazuela de Matute para finalmente ir a vivir otra vez a la calle del León, a una casa que hacía esquina con la calle de Francos. Todas estas calles conformaban lo que llegó a conocerse como barrio de las Musas, pues se puso de moda aquel entorno entre los escritores, actores y actrices del siglo XVII.

Murió Cervantes en esta última casa de la calle del León esquina con Francos, en la manzana 228. En el año 1833, el propietario del inmueble, don Luis Franco quiso derribar la casa que estaba muy ruinosa, para edificar una de nueva planta. El 23 de abril de ese mismo año, en el momento en que se procedía al derribo de la casa en cuestión, Ramón de Mesonero Romanos escribió en el único periódico literario de la época, un articulillo en memoria del escritor y sobre el suceso del derribo. Dicho artículo llamó la atención del rey Fernando VII quien propuso que se suspendieran las obras para que el Estado comprase el inmueble. Pero el propietario no cedió de ninguna manera y el derribo se llevó a cabo. Una vez terminada la nueva construcción cuya entrada ya no estaría por la calle del León sino por la de Francos, se puso en la fachada un relieve con el busto de Cervantes y una inscripción rememorando su estancia y muerte en aquel lugar. Así mismo se cambió el nombre de la calle de Francos por el nombre de calle de Cervantes, y así prevalece en la actualidad.


 35molinos_de_viento_en_campo_de_criptana_la_mancha_espa_a

Molinos de viento en Campo de Criptana (La Mancha, España)


Alcances artísticos

Cervantes es sumamente original. Parodiando un género que empezaba a periclitar, como el de los libros de caballerías, creó otro género sumamente vivaz, la novela polifónica, donde se superponen las cosmovisiones y los puntos de vista hasta confundirse en complejidad con la misma realidad, recurriendo incluso a juegos metaficcionales. En la época la épica podía escribirse también en prosa, y con el precedente en el teatro del poco respeto a los modelos clásicos de Lope de Vega, le cupo a él en suma fraguar la fórmula del realismo en la narrativa tal y como había sido preanunciada en España por toda una tradición literaria desde el Cantar del Mío Cid, ofreciéndosela a Europa, donde Cervantes tuvo más discípulos que en España. La novela realista entera del siglo XIX está marcada por este magisterio. Por otra parte, otra gran obra maestra de Cervantes, las Novelas ejemplares, demuestra la amplitud de miras de su espíritu y su deseo de experimentar con las estructuras narrativas. En esta colección de novelas el autor experimenta con la novela bizantina (La española inglesa), la novela policíaca o criminal (La fuerza de la sangre, El celoso extremeño), el diálogo lucianesco (El coloquio de los perros), la miscelánea de sentencias y donaires (El licenciado Vidriera), la novela picaresca (Rinconete y Cortadillo), la narración constituida sobre una anagnórisis (La gitanilla), etc.


 36don_quijote_sentado_por_salvador_dal

Don Quijote sentado, por Salvador Dalí. Marbella, Málaga



Obra de Cervantes


Novela

Miguel de Cervantes cultivó, pero a su original modo, los géneros narrativos habituales en la segunda mitad del siglo XVI: la novela bizantina, la novela pastoril, la novela picaresca, la novela morisca, la sátira lucianesca, la miscelánea. Renovó un género, la novella, que se entendía entonces a la italiana como relato breve, exento de retórica y de mayor trascendencia.

Orden cronológico:

La Galatea (1585)
El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha (1605)
Novelas ejemplares (1613)
Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha (1615)
Los trabajos de Persiles y Sigismunda (1617)


La Galatea


 37la_galatea

La Galatea fue la primera novela de Cervantes, en 1585. Forma parte del subgénero pastoril (una «égloga en prosa» como define el autor), triunfante en el Renacimiento. Su primera publicación apareció cuando tenía 38 años con el título de Primera parte de La Galatea. Como en otras novelas del género (similar al de La Diana de Jorge de Montemayor), los personajes son pastores idealizados que relatan sus cuitas y expresan sus sentimientos en una naturaleza idílica (locus amoenus).

La Galatea se divide en seis libros en los cuales se desarrollan una historia principal y cuatro secundarias que comienzan en el amanecer y finalizan al anochecer, como en las églogas tradicionales, pero de la misma manera que en los poemas bucólicos de Virgilio cada pastor es en realidad una máscara que representa a un personaje verdadero.



Don Quijote de la Mancha


 38_1416783896_375893

Primera edición ilustrada de El Quijote en la Biblioteca Nacional de España

Es la novela cumbre de la literatura en lengua española. Su primera parte apareció en 1605 y obtuvo una gran acogida pública. Pronto se tradujo a las principales lenguas europeas y es una de las obras con más traducciones del mundo.

En un principio, la pretensión de Cervantes fue combatir el auge que habían alcanzado los libros de caballerías, satirizándolos con la historia de un hidalgo manchego que perdió la cordura por leerlos, creyéndose caballero andante. Para Cervantes, el estilo de las novelas de caballerías era pésimo, y las historias que contaba eran disparatadas. A pesar de ello, a medida que iba avanzando el propósito inicial fue superado, y llegó a construir una obra que reflejaba la sociedad de su tiempo y el comportamiento humano.


 41don_quixote_2

Don Quijote. Ilustración de Gustave Doré. Gustave Doré (1833-1888) fue el más famoso de los dibujantes y grabadores que han ilustrado Don Quijote de la Mancha, realizando estos trabajos en la década de 1860.

Es probable que Cervantes se inspirara en el Entremés de los romances, en el que un labrador pierde el juicio por su afición a los héroes del Romancero viejo.



Novelas ejemplares


 42novelas_ejemplares

Entre 1590 y 1612 Cervantes escribió una serie de novelas cortas (pues el término novela se usaba en la época en el mismo sentido que su étimo, el italiano novella , esto es, lo que hoy llamamos novela corta o relato largo) que después acabaría reuniendo en 1613 en la colección de las Novelas ejemplares, dada la gran acogida que obtuvo con la primera parte del Don Quijote. En un principio recibieron el nombre de Novelas ejemplares de honestísimo entretenimiento.

Dado que existen dos versiones de Rinconete y Cortadillo y de El celoso extremeño, se piensa que Cervantes introdujo en estas novelas algunas variaciones con propósitos morales, sociales y estéticos (de ahí el nombre de «ejemplares»). La versión más primitiva se encuentra en el llamado manuscrito de Porras de la Cámara, una colección miscelánea de diversas obras literarias entre las cuales se encuentra una novela habitualmente atribuida también a Cervantes, La tía fingida. Por otra parte, algunas novelas cortas se hallan también insertas en el Don Quijote, como El curioso impertinente o una Historia del cautivo que cuenta con elementos autobiográficos. Además, se alude a otra novela ya compuesta, Rinconete y Cortadillo

- La Gitanilla
- El amante liberal
- Rinconete y Cortadillo
- La española inglesa
- El licenciado Vidriera
- La fuerza de la sangre
- El celoso extremeño
- La ilustre fregona
- Las dos doncellas
- La señora Cornelia
- El casamiento engañoso
- El coloquio de los perros


 43la_gitanilla

La Gitanilla es la más larga de las novelas ejemplares, y puede tener elementos autobiográficos en una historia amorosa que tuvo un pariente lejano de Cervantes. Como muchas otras de estas tramas, se centra en el artificio de la agnición o reconocimiento de una persona al final de la obra. Se trata de una muchacha de origen noble raptada por unos gitanos y educada por ellos, y un noble que se enamora y decide llevar vida gitanil tras ella, hasta que al fin se descubre todo y la historia termina felizmente, posibilitándose el matrimonio de la pareja.


 45el_amante_liberal

El amante liberal es una novela morisca donde también aparece el tema del rapto, con la historia de un joven siciliano llamado Ricardo que es raptado al igual que a la bellísima Leonisa que es vendida a dos moros por un judío para regalársela al gran turco, entramada con líos amorosos, y aventuras.


 46rinconete_y_cortadillo

En Rinconete y Cortadillo dos muchachos «se desgarran» (se fugan de la casa familiar) y emprenden una vida picaresca con ayuda de la baraja y del hurto, hasta que van a parar a Sevilla, donde mientras trabajan de esportilleros son captados por una asociación mafiosa de malhechores, una especie de sindicato del crimen sevillano gobernado como una cofradía por el hermano mayor, Monipodio. Se suceden diversas escenas de género propias de un entremés o una jácara donde se presentan alguaciles corruptos, ladrones, matones, chulos y prostitutas; acabado este desfile de tipos, los pillos muchachos deciden regenerarse.


 61_espa_ola_inglesa

En La española inglesa el rapto vuelve a aparecer en la persona de una muchacha arrebatada en la invasión inglesa de Cádiz y que se educa en Londres como dama de compañía de la reina Isabel I de Inglaterra, que aparece descrita sin animadversión. Pierde el cabello por un bebedizo pero todo se arregla al final.


 48la_ilustre_fregona

En La ilustre fregona dos jóvenes de buena familia, Carriazo y Avendaño, deciden lanzarse a la vida picaresca. En un mesón de Toledo Avendaño se enamora de Constanza, una fregona o sirvienta, lo que hará que los dos jóvenes decidan detener allí su viaje. Finalmente se descubrirá que Constanza es de noble nacimiento, hija natural del padre de Carriazo, por lo que nada impedirá su boda con Avendaño.


 49el_licenciado_vidriera

En El licenciado Vidriera el estudiante pobre Tomás Rodaja marcha a Salamanca a estudiar acompañando a un noble y allí se licencia con honores; viaja por diversas ciudades de Italia, pero pierde la razón a causa de un filtro de amor que le han suministrado en secreto y cree tener el cuerpo de vidrio y ser sumamente frágil. Sin embargo, su agudeza es sorprendente y todos le consultan. La novela es en realidad una colección de las agudezas en prosa del protagonista, al estilo de una de las misceláneas tan frecuentes en el Siglo de Oro. Finalmente recobra el juicio, pero ya nadie le contrata ni va a verle.


 50la_fuerza_de_la_sangre

En La fuerza de la sangre se construye un relato casi policíaco, en el que una doncella violada con los ojos tapados logra reconstruir intelectualmente el crimen hasta dar con el culpable y forzar de él que se case con ella restituyendo su honor.


 51el_celoso_extreme_o

El celoso extremeño narra los celos patológicos de un viejo indiano que vuelve a España enriquecido y encierra a su jovencísima esposa en una casa herméticamente, sin permitirle que salga ni que nada masculino pase la puerta, en la cual ha instalado como vigilante a un esclavo negro con orden de no dejar pasar a nadie. El seductor Loaysa lo logra engatusando al negro, al que le encanta la música, con una vihuela, y se acuesta con la moza. Sin embargo, no hacen nada, aunque en el manuscrito de Porras de la Cámara sí se consuman los cuernos. El viejo, humillado, se muere de pena.


 52el_casamiento_enga_oso

El casamiento engañoso narra el timo que hace una señorita aparentemente honesta a un militar casándose con él; éste ignora que ha sido una meretriz y esta lo abandona dejándole una enfermedad venérea que debe purgar con sudores en el hospital de Atocha, donde transcurre la próxima novela.


 53el_coloquio_de_los_perros

En El coloquio de los perros el militar, que está purgando su enfermedad en medio de fuertes fiebres, asiste de noche a la conversación entre dos perros, Cipión y Berganza; uno cuenta al otro la historia de su vida y sus muchos (y muy sinvergüenzas) amos y dejan para el día siguiente la relación del otro. Se trata de una fantasía al estilo de las de Luciano de Samosata y el desfile entremesil de tipos, entre ellos unos pastores y una bruja, recuerda al de una novela picaresca o un entremés.



Los trabajos de Persiles y Sigismunda


 55frontispicio_de_la_primera_edici_n_de_los_trabajos_de_persiles_y_sigismunda_1617

Frontispicio de la primera edición de Los trabajos de Persiles y Sigismunda, 1617.

Es la última obra de Cervantes. Pertenece al subgénero de la novela bizantina. En ella escribió la dedicatoria a Pedro Fernández de Castro y Andrade, VII Conde de Lemos, el 19 de abril de 1616, cuatro días antes de fallecer, donde se despide de la vida citando estos versos:

Puesto ya el pie en el estribo,
con ansias de la muerte,
gran señor, esta te escribo.


El autor ve claramente que le queda poca vida y se despide de sus amigos; no se hace ilusiones, pero sin embargo desea vivir y terminar obras que tiene en el magín, cuyo título escribe: Las semanas del jardín, El famoso Bernardo y una segunda parte de La Galatea. En el género de la novela bizantina, cuenta Cervantes, se atreve a competir con el modelo del género, Heliodoro.

La novela, inspirada en la crónica de Saxo Gramático y Olao Magno y en las fantasías del Jardín de flores curiosas de Francisco de Torquemada, cuenta la peregrinación llevada a cabo por Persiles y Sigismunda, dos príncipes nórdicos enamorados que se hacen pasar por hermanos cambiándose los nombres por Periandro y Auristela. Separados por todo tipo de peripecias, emprenden un viaje desde el norte de Europa hasta Roma, pasando por España, con finalidad expiatoria antes de contraer matrimonio. La obra es importante porque supone en el autor un cierto distanciamiento de las fórmulas realistas que hasta el momento ha cultivado, pues aparecen hechos tan peregrinos como que una mujer salte de un campanario librándose de estrellarse gracias al paracaídas que forman sus faldas o que haya personajes que adivinen el futuro. Los personajes principales aparecen algo desvaídos y en realidad la obra está protagonizada por un grupo, en el que se integran dos españoles abandonados en una isla desierta, Antonio y su hijo, criado en la isla como una especie de bárbaro arquero en contacto con la naturaleza. Los últimos pasajes del libro están poco limados, ya que el autor falleció antes de corregirlos. La obra tuvo cierto éxito y se reimprimió varias veces, pero fue olvidada en el siglo siguiente.


 54medall_n_de_cervantes_plaza_de_espa_a_sevilla

Medallón de Cervantes. Plaza de España. Sevilla



Poesía

Cervantes se afanó en ser poeta, aunque llegó a dudar de su capacidad, como él mismo dijo antes de su muerte en Viaje del Parnaso:

Yo que siempre trabajo y me desvelo
por parecer que tengo de poeta
la gracia que no quiso darme el cielo


Se han perdido o no se han identificado casi todos los versos que no estaban incluidos en sus novelas o en sus obras teatrales; aunque se le suele llamar inventor de los versos de cabo roto, en realidad no fue él. Cervantes declara haber compuesto gran número de romances, entre los cuales estimaba especialmente uno sobre los celos. En efecto, hacia 1580 participó con otros grandes poetas contemporáneos como Lope de Vega, Góngora o Quevedo en la imitación de los romances antiguos que dio origen al Romancero nuevo, llamado así frente al tradicional Romancero viejo del siglo XV, el cual era anónimo.

Inicia su obra poética con las cuatro composiciones dedicadas a Exequias de la reina Isabel de Valois. Otros poemas fueron: A Pedro Padilla, A la muerte de Fernando de Herrera, A la Austriada de Juan Rufo. Como poeta sin embargo destaca en el tono cómico y satírico, y sus obras maestras son los sonetos Un valentón de espátula y greguesco y Al túmulo del rey Felipe II, del cual se hizo famoso los últimos versos:

Caló el chapeo, requirió la espada,
miró al soslayo, fuese, y no hubo nada.


La Epístola a Mateo Vázquez es una falsificación escrita por el erudito decimonónico Adolfo de Castro, como asimismo lo es el folleto en prosa El buscapié, una vindicación del Don Quijote escrita también por este erudito. Asentó algunas innovaciones en la métrica, como la invención de la estrofa denominada ovillejo y el uso del soneto con estrambote.



Viaje del Parnaso


 56viaje_del_parnaso

El único poema narrativo extenso de Cervantes es El viaje del Parnaso (1614). Está formado por tercetos encadenados, donde el autor critica a algunos poetas españoles, satirizando a algunos y elogiando a otros. Escrito, como dice el propio Miguel, a imagen y semejanza del Viaggio di Parnaso (1578) de Cesare Caporali di Perugia.

Narra de forma autobiográfica en ocho capítulos un viaje al monte Parnaso, a bordo de una galera dirigida por Mercurio, en la que algunos poetas elogiados tratan de defenderlo frente a los poetastros o malos poetas. Reunidos en el monte con Apolo, salen airosos de la batalla y el protagonista regresa de nuevo a su hogar. La obra se completa con la Adjunta al Parnaso, donde Pancracio de Roncesvalles entrega a Cervantes dos epístolas de Apolo.


 57los_libros_de_caballer_as_portada_del_amad_s_de_gaula_sevilla_1539

Los libros de caballerías. Portada del Amadís de Gaula, Sevilla, 1539



Teatro

Dadas sus penurias económicas, el teatro fue la gran vocación de Cervantes. Escribe que cuando era mozo «se le iban los ojos» tras el carro de los comediantes y que asistió a las austeras representaciones de Lope de Rueda. Sin embargo, su éxito, que lo tuvo, pues sus obras se representaron «sin ofrenda de pepinos», como dice en el prólogo a sus Ocho comedias y ocho entremeses nunca representados, fue efímero ante el exitazo de la nueva fórmula dramática de Lope de Vega, más audaz y moderna que la suya, que hizo a los empresarios desestimar las comedias cervantinas y preferir las de su rival. El teatro de Cervantes poseía un fin moral, incluía personajes alegóricos y procuraba someterse a las tres unidades aristotélicas de acción, tiempo y lugar, mientras que el de Lope rompía con esas unidades y era moralmente más desvergonzado y desenvuelto, así como mejor y más variadamente versificado. Cervantes nunca pudo sobrellevar este fracaso y se mostró disgustado con el nuevo teatro lopesco en la primera parte del Don Quijote, cuyo carácter teatral aparece bien asentado a causa de la abundancia de diálogos y de situaciones de tipo entremesil que entreverán la trama. Y es, en efecto, el entremés el género dramático donde luce en todo su esplendor el genio dramático de Cervantes, de forma que puede decirse que junto a Luis Quiñones de Benavente y Francisco de Quevedo es Cervantes uno de los mejores autores del género, al que aportó una mayor profundidad en los personajes, un humor inimitable y un mayor calado y trascendencia en la temática. Que existía interconexión entre el mundo teatral y el narrativo de Cervantes lo demuestra que, por ejemplo, el tema del entremés de El viejo celoso aparezca en la novela ejemplar de El celoso extremeño. Otras veces aparecen personajes sanchopancescos, como en el entremés de la Elección de los alcaldes de Daganzo, donde el protagonista es tan buen catador o «mojón» de vinos como Sancho. El barroco tema de la apariencia y la realidad se muestra en El retablo de las maravillas, donde se adapta el cuento medieval de Don Juan Manuel (que Cervantes conocía y había leído en una edición contemporánea) del rey desnudo y se le da un contenido social. El juez de los divorcios tocaba también biográficamente a Cervantes, y en él se llega a la conclusión de que «más vale el peor concierto / que no el divorcio mejor». También poseen interés los entremeses de El rufián viudo, La cueva de Salamanca, El vizcaíno fingido y La guarda cuidadosa. Para sus entremeses adopta Cervantes tanto la prosa como el verso y se le atribuyen algunos otros, como el de Los habladores.


 58folio_inicial_de_la_comedia_del_cerco_de_numancia_manuscrito_15_000_de_la_biblioteca_nacional_de_espa_a

Folio inicial de la Comedia del cerco de Numancia, manuscrito 15.000 de la Biblioteca Nacional de España.

En sus piezas mayores el teatro de Cervantes ha sido injustamente poco apreciado y representado, a excepción de la que representa el ejemplo más acabado de imitación de las tragedias clásicas: El cerco de Numancia, también titulada La destrucción de Numancia, donde se escenifica el tema patriótico del sacrificio colectivo ante el asedio del general Escipión y donde el hambre toma la forma de sufrimiento existencial, añadiéndose figuras alegóricas que profetizan un futuro glorioso para España. Se trata de una obra donde la Providencia parece tener el mismo cometido que tenía para el Eneas escapado de la Troya incendiada en Virgilio. Parecida inspiración patriótica poseen otras comedias, como La conquista de Jerusalén, descubierta recientemente. Otras comedias suyas tratan el tema, que tan directamente padeció el autor y al que incluso se hace alusión en un pasaje de su última obra, el Persiles, del cautiverio en Argel, como Los baños de Argel, Los tratos de Argel, La gran sultana y El gallardo español, donde se ha querido también encontrar la denuncia de la situación de los antiguos soldados como el propio Cervantes. De tema más novelesco son La casa de los celos y selvas de Ardenia, El laberinto de amor, La entretenida. Carácter picaresco tienen Pedro de Urdemalas y El rufián dichoso.

Cervantes reunió sus obras no representadas en Ocho comedias y ocho entremeses nunca representados; además, se conservan otras obras en manuscrito: Los tratos de Argel, El gallardo español, La gran sultana y Los baños de Argel.



Obras perdidas y atribuidas

Cervantes mencionó en algunas oportunidades otras obras que estaba escribiendo o pensaba escribir, así como varias comedias suyas que habían sido representadas con éxito y cuyos textos se han perdido.

Entre las obras que se ignora si llegó a escribir o a completar cabe mencionar la segunda parte de La Galatea, El famoso Bernardo (quizá un libro de caballerías referido a Bernardo del Carpio) y Las semanas del jardín. También es posible que haya pensado en escribir una continuación del libro de caballerías Belianís de Grecia.[cita requerida]

Las obras de teatro perdidas, que Cervantes enumera son: La gran Turquesca, La batalla naval, La Jerusalén, La Amaranta o la del Mayo, El bosque amoroso, La única, La bizarra Arsinda y La Confusa, que figuraba en el repertorio del autor Juan Acacio aún en 1627. También fue obra suya una comedia llamada El trato de Constantinopla y muerte de Selim.

Hay diversas obras que se han atribuido a Cervantes, con variado fundamento. Entre las más conocidas cabe mencionar:


 59la_tia_fingida

La tía fingida, narración del estilo de las Novelas Ejemplares.
Diálogo entre Cilenia y Selanio sobre la vida en el campo, que se supone que es un fragmento de la obra perdida de Cervantes Las semanas del jardín.
Auto de la soberana Virgen de Guadalupe, auto sacramental relativo al hallazgo de la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe.
La Topografía e historia general de Argel, obra editada y publicada en Valladolid, en 1612, por fray Diego de Haedo, abad de Frómista, que se sabe que no es obra de éste. La obra fue realmente escrita por el clérigo portugués y amigo de Cervantes, el doctor Antonio de Sosa, mientras éste estuvo cautivo en Argel entre 1577 y 1581. El erudito Sosa fue muy amigo del joven Cervantes durante el cautiverio de ambos en Berbería en los 1570. Sosa fue asimismo el primer biógrafo de Cervantes; su relato sobre el "episodio de la cueva", en el que describe el segundo intento de escape de Cervantes de su prisión argelina, aparece en su Diálogo de los mártires de Argel.
Cervantes en el cine
Miguel y William dirigida por Inés París (2007). Juan Luis Galiardo es el encargado de encarnar a Miguel.
Curiosidades
Se suele decir que Miguel de Cervantes y William Shakespeare fallecieron el mismo día. Sin embargo eso es un dato erróneo, ya que aunque murieron en la misma fecha, en Gran Bretaña se usaba el calendario juliano, mientras que en España ya se había adoptado el calendario gregoriano.
El Primer Ministro israelí, David Ben-Gurión, aprendió español para poder leer Don Quijote de la Mancha en su idioma original.
No existen retratos reales de Cervantes. Sólo existen pinturas basadas en las descripciones físicas que el propio autor escribió.



Sus contemporneos


 60lopedevega

Lope de Vega. Fue uno de los más importantes poetas y dramaturgos del Siglo de Oro español y, por la extensión de su obra, uno de los más prolíficos autores de la literatura universal.


 61francisco_de_quevedo

Francisco de Quevedo. Fue un noble, político y escritor español del Siglo de Oro, uno de los más destacados de la historia de la literatura española.


 62luis_de_g_ngora

Luis de Góngora. Fue un sacerdote, poeta y dramaturgo español del Siglo de Oro, máximo exponente de la corriente literaria conocida como culteranismo o gongorismo, que más tarde imitarían.


 63_1416786330_963430

Escultura de 'medio cuerpo' de Miguel de Cervantes Saavedra, junto a la que fuera Cárcel Real de Sevilla, el lugar donde estuvo encarcelado.



Bibliografía de Cervantes

Cervantes creador de la novela corta española, Agustín González de Amezua y Mayo, "2ª edición", Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Madrid, España, 2001. ISBN 84-00-05227-7.
Rodríguez-Luis, Julio. (2005). Novedad y ejemplo de las Novelas de Cervantes. José Porrúa Turanzas, S.A. Librería-Editorial. Madrid, España. ISBN 84-7317-088-1. (Ensayo)
Alvar, Carlos; Menéndez y Pelayo, Marcelino; Sevilla Arroyo, Florencio. (2001). Cervantes, cultura literaria. Centro de Estudios Cervantinos. Alcalá de Henares, España. ISBN 84-88333-15-3.
Álvarez Vigaray, Rafael. (2001). El derecho civil en las obras de Cervantes. Editorial Comares. Granada, España. ISBN 84-86509-16-5.
Duran, Manuel and Rogg, Fay R., "Fighting Windmills: Encounters with Don Quixote", Yale University Press, 2006. ISBN 0-300-11022-7
Antología "Cervantes" de poesía, Agustín García Alonso, Castrocalbón, 2001, España. ISBN 84-404-7944-1.
Las prevaricaciones idiomáticas de Sancho, A. Alonso, Nueva Revista de Filología Hispánica, II, 1948
La composición del Quijote, Ellen Anderson & Gonzalo Pontón Gijón, Rico, 1998
Don Quijote de la Mancha, Edición del IV Centenario (RAE), Miguel de Cervantes, editorial Alfaguara, 2004
La cultura popular en la Edad Media y en el Renacimiento. El contexto de François Rabelais, Mijail Bajtin, editorial Alianza, 1987
Cervantes, Jean Canavaggio, editorial Espasa-Calpe, 2004
Cervantes visto por un historiador, Manuel Fernández Álvarez, editorial Espasa-Calpe, 2005
El pensamiento de Cervantes, Américo Castro, editorial Crítica, 1987
Hacia Cervantes, Américo Castro, editorial Taurus, 1967
Un esclavo llamado Cervantes, Fernando Arrabal, editorial Espasa-Calpe, 1996
Vida ejemplar y heroica de Miguel de Cervantes Saavedra, Luis Astrana Marín, Instituto Editorial Reus, 1958
Vida de Miguel de Cervantes Saavedra, Martín Fernández de Navarrete, editorial Atlas, 1943
Efemérides cervantinas ó sea resumen cronológico de la vida de Miguel de Cervantes Saavedra, Emilio Cotareli y Mori, Tipografía de "Revista de Archivos, 1905
Los puntos obscuros en la vida de Cervantes, Emilio Cotareli y Mori, Tipografía de "Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos", 1916
Cervantes: pensamiento, personalidad, cultura, Anthony J. Close, editorial Rico, 1998
La interpretación cervantina del Quijote, Daniel Eisenberg, Compañía Literaria, 1995
Vida de Miguel de Cervantes Saavedra, Gregorio Mayans y Siscar, editorial Espasa-Calpe, 1972
Entre la voz y el silencio. (la lectura en tiempos de Cervantes), Margit Frenk, Centro de Estudios Cervantinos, 1997
Cervantes en Argel: Historia de un cautivo, María Antonia Garcés, Madrid, Gredos, 2005.
De fiestas y aguafiestas: risa, locura e ideología en Cervantes y Avellaneda, James Ifflan, Universidad de Navarra-Iberoamericana-Verbuert, 1999
Vida de Miguel de Cervantes Saavedra, Juan Antonio Pellicer, D. Gabriel de Sancha, 1800
Cervantes: vida y literatura, Antonio Rey Hazas & Florencio Sevilla Arroyo, Ayuntamiento de Madrid, 1996
Cervantes: el juglar zurdo de la era Gutenberg, José Manuel Martín Morán, Cervantes, 1997
Las voces del Quijote, Fernando Lázaro Carreter, Rico, 1998
Cultura literaria de Miguel de Cervantes y la elaboración del Quijote, Marcelino Menéndez Pelayo, Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1905
Para leer a Cervantes, Martín de Riquer, editorial Acantilado, 2003
La lengua del Quijote, Ángel Rosenblat, editorial Gredos, 1971
Teoría de la novela de Cervantes, Edward C. Riley, editorial Taurus, 1966
El teatro de Cervantes, Stanislav Zimic, editorial Castalia, 1992
Las "Novelas Ejemplares" de Cervantes, Stanislav Zimic, Siglo XXI, 1996
Cervantes: bibliografía fundamental (1900-1959),, Alberto Sánchez, C.S.I.C., 1961
Cervantes y la libertad, Luis Rosales, Gráficas Valera, 1960
Estudios cervantinos, Francisco Rodríguez Marín, editorial Atlas, 1952


 convento_de_las_trinitarias_en_la_calle_lope_de_vega_donde_se_realizan_los_trabajos_de_b_squeda_de_la_tumba_de_cervantes

Convento de las Trinitarias Descalzas, Madrid. En su cripta está la tumba de Don Miguel de Cervantes.


 restos_del_f_retro_de_miguel_de_cervantes_con_las_iniciales_m_c
 
Restos del féretro de Miguel de Cervantes, con las iniciales M. C.

Las investigaciones en el Convento de las Trinitarias llegan a puerto después de años de dudas: el féretro identificado en una tabla como M.C. es el del autor del 'Quijote'. Se le acabó la paz a Miguel de Cervantes y a su mujer.


 01_1427108489_351224

Después de casi cuatro siglos de tierra y polvo, los historiadores que durante los últimos años han investigado en el subsuelo de la cripta del Convento de las Trinitarias de Madrid, tienen la certeza de que ahí están los restos del escritor, perdidos entre 1698 y 1730, el periodo en el que se reconstruyó la iglesia...

Sobre los restos de Cervantes, ofrecemos amplia información más abajo y en la página 2 de este tópic.


 00_1427107654_825104

Placa en memoria de Miguel de Cervantes y sus ascendientes maternos, enterrados en la iglesia de San Juan Bautista, en Arganda del Rey.



Monumento a Miguel de Cervantes en Madrid


 14monumento_a_miguel_de_cervantes_en_la_plaza_de_espa_a_madrid_1416787099_184159

El Monumento a Miguel de Cervantes se encuentra en la Plaza de España, en el Barrio de Palacio de Madrid (España).

Al cumplirse los 300 años de la muerte de Cervantes en 1916, se convocó un concurso nacional para la erección de un monumento conmemorativo en la recién construida Plaza de España. El proyecto ganador fue de los arquitectos Rafael Martínez Zapatero, Pedro Muguruza y por el escultor Lorenzo Coullaut Valera. En 1920 se constituye el comité de recaudación de fondos para la erección del monumento en todos los países castellanoparlantes, no comenzándose las obras hasta finales de la década entre los años 1928 y 1930.

Las figuras en el monumento representan a Cervantes sentado bajo un pedestal, con las estatuas de Don Quijote y Sancho Panza en la base del monumento principal. Durante los años 30 el monumento sufrió un parón considerable, no siendo reiniciado hasta los años 50, cuando el hijo del escultor ganador del concurso, Federico Coullaut-Valera, completó el monumento añadiendo las figuras de Dulcinea y Aldonza Lorenzo, y posteriormente (1960) los grupos de Rinconete y Cortadillo y de La Gitanilla.


 66monumento_a_cervantes_madrid_10m

 11_monumento_a_miguel_de_cervantes

Estatuas de bronce de Don Quijote y Sancho Panza. Realizadas por el escultor Lorenzo Coullaut Valera (1876–1932) entre 1925 y 1930. Detalle del monumento a Cervantes (1925–30, 1956–57) de la Plaza de España de Madrid.


 10_1416820668_370139

Escultura en piedra de Miguel de Cervantes (1547–1616) realizada por Lorenzo Coullaut Valera (1876–1932). Detalle del monumento a Cervantes (1925–30, 1956–57) de la Plaza de España de Madrid


 01_1416820067_134225

Estatua en piedra de Aldonza Lorenzo realizada por Federico Coullaut-Valera (1912–1989) en 1956–57. 2,90 metros de altura. Detalle del monumento a Cervantes (1925–30, 1956–57) de la Plaza de España de Madrid.


 02_1416820358_291897

 03_1416820372_791656

 04_1416820382_653854

Los Cinco Continentes leyendo Don Quijote.


 07alegor_a_del_valor_militar

Alegoría del Valor Militar.


 08alegor_a_del_misticismo

Alegoría del Misticismo.


 06alegor_a_de_la_literatura

Alegoría de la Literatura.


 44la_gitanilla_en_el_monumento_a_miguel_de_cervantes_madrid

La Gitanilla, detalle en el monumento a Miguel de Cervantes. Plaza de España, Madrid.


 47_monumento_a_cervantes_madrid_07

Rinconete y Cortadillo, detalle en el monumento a Miguel de Cervantes. Plaza de España, Madrid.


 09flanqueando_a_la_alegor_a_de_la_literatura_se_encuentran_una_alegor_a_del_misticismo_y_otra_del_valor_militar_sobre_una_fuente

Flanqueando a la Alegoría de la Literatura se encuentran una alegoría del Misticismo y otra del Valor Militar, sobre una fuente. Vista parcial de la cara noreste del monumento a Miguel de Cervantes (1547–1616) en la Plaza de España de Madrid (España).


x

El autor de este trabajo recopilatorio rinde homenaje al mejor escritor español de todos los tiempos: Don Miguel de Cernantes Saavedra. Monumento a Cervantes con sus famosos personajes Don Quijote y Sancho Panza en primer plano. Plaza de España de Madrid.



Enlaces interesantes


Centro Virtual Cervantes: http://www.cervantesvirtual.com/ser...91/p0000001.htm

La presencia de Cervantes en Sevilla: http://www.jccanalda.es/jccanalda_d...tes-sevilla.htm
 
Ver trabajo dedicado a Cervantes: Museo Casa de Cervantes  de Valladolid

Ver trabajo dedicado a Cervantes: Museo Casa Natal de Cervantes de Alcalá de Henares (Madrid)

Ver trabajo dedicado a Cervantes: http://hhh.gavilan.edu/fmayrhofer/s...oI/p0000001.htm

Leer El Quijote virtualmente: http://quijote.bne.es/libro.html


 000_1461399717_360133

Enlace. Especial de EL PAÍS en el cuarto centenario de la muerte de los dos genios de las letras.


 19cervates_jauregui

Retrato atribuido a Juan de Jáuregui, también llamado el Pseudo-Jáuregui. No ha sido autentificado, y no existe ningún supuesto retrato de Cervantes cuya autenticidad haya sido establecida



Pues esto es todo amigos, espero os haya gustado este extenso trabajo recopilatorio dedicado a Don Miguel de Cervantes. No disfrutó en vida de gran fama ni gloria, pero a su muerte empezaron los homenajes y reconocimientos... y han durado más de 400 años, hoy por hoy es el escritor más importante en nuestra lengua y un nos ha dejado un legado inigualable a más de 400 millones de personas hispano hablantes. Recientemente se han hallado sus restos en una tumba conjunta en la cripta de la iglesia del Convento de las Trinitarias Descalzas de Madrid.


Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, centrovirtualcervantes, elpais.com, biografiasyvidas, terrar.io, bne.es, atehistoria, digitalgallery.nyp, fuenterrebollo.com, vengodelaverno.blogspot.com.es, domuspucelae.blogspot.com.es, elcultural.es, todocoleccion.net, sabersabor.es, museodelprado.es, propias y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sábado, 23 Abril 2016, 09:23; editado 15 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
Cervantes tendrá una nueva 'cápsula del tiempo'

Los madrileños elegirán los objetos que se colocarán bajo la estatua del escritor




 1263558264_850215_0000000000_sumario_normal

Arriba, la estatua de Cervantes cubierta, en la plaza de las Cortes. Abajo, el cofre hallado bajo el pedestal, actualmente los expertos analizan el cofre original, de 1834, encontrado en diciembre de 2009
 
Dentro de unos días se abrirá la votación. También un buzón de sugerencias en la página web de la Consejería de Cultura. Un concurso de ideas no vinculante para ayudar al Gobierno regional a rellenar la nueva urna que se enterrará bajo la estatua de Cervantes, en la plaza de Las Cortes. El pasado mes de diciembre se encontró la cápsula del tiempo original, de 1834, que se ocultaba bajo el antiguo pedestal de la escultura, la primera en la historia de la ciudad en representar a un personaje civil. Se descubrió por las obras que paralizaron la carrera de San Jerónimo.

Ahora, según anunció ayer el vicepresidente Ignacio González, se planea rellenar una urna nueva, moderna, "del siglo XXI", y ocultarla bajo tierra con destino a la posteridad. Los objetos no se pueden elegir a boleo, como precisan desde Cultura. Tendrán que ser alusivos al autor de El Quijote o al contexto del Madrid actual.

Esta iniciativa, dicen, se enmarca "en las acciones de difusión del patrimonio histórico que se irán desarrollando a lo largo de 2010 para conmemorar que hace 25 años que la Comunidad asume este tipo de competencias culturales", tal y como explicó González.

Lo hallado aún se está sacando de la urna. El contenido fue trasladado el 17 de diciembre pasado al laboratorio del Museo Arqueológico Regional. Es por eso que no está claro qué va a suceder con estos objetos, que "reflejan la situación histórica del Madrid de la época". Aunque sí se sabe que habrá una exposición específica en la Casa de Correos, en la Puerta del Sol, con los hallazgos.

De momento, los técnicos sólo han podido identificar parte del contenido de este cofre de plomo herméticamente sellado y en el que hay cinco tomos de El Quijote de 1819, un manuscrito envuelto en papel de trapo, ocho pequeños paquetes envueltos en papel, un Diario de Avisos de Madrid de 1834, que envuelve un libro calendario, y guías para forasteros.

También hay un ejemplar del Estatuto Real para las Cortes del Reino; el libro de la vida del guerrillero Francisco Javier Martín Mina Larrea, ocho paquetitos -uno de los cuales se sabe que contiene una medalla de Cervantes-, dos libros envueltos y lacrados y cinco láminas de 1831.



Monumento a Miguel de Cervantes en la Plaza de las Cortes de Madrid


 4871pagxliv_s

Monumento a Cervantes en Madrid.
Estatua por Antonio Solá, erigida en la Plaza de las
Cortes el año 1835. Grabado de Martínez.

Monumento a Don Miguel de Cervantes (en su antigua ubicación). Plaza de las Cortes. Madrid. Obra de 1835. La estatua fue realizada por Antonio Solá y se encuentra ubicada en un jardín frente al Congreso de los Diputados.

La estatua de Cervantes es otro de sus monumentos enviados desde Roma. Se encuentra en Madrid, en la plaza de las Cortes, frente al Congreso de los Diputados. En ella Antonio Solá deja atrás el neoclasicismo para evocar al personaje en su realidad histórica. Lo representa con un atuendo del siglo XVI y con unos papeles en la mano.

El monumento a Miguel de Cervantes de la Plaza de las Cortes de Madrid, fue inaugurado en 1835. La estatua de bronce fue diseñada por el escultor Antonio Solá y fundida en Roma por los artistas prusianos Wilhelm N. Hopfgarten y Ludwig Jollage. El pedestal cuadrangular de la estatua de Cervantes fue trazado por el arquitecto Isidro González Velázquez, y tiene dos relieves en bronce esculpidos por José Piquer.



EL PAÍS.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Domingo, 23 Noviembre 2014, 22:04; editado 2 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
Cervantes ocultaba un manifiesto, La caja de estaño fue lacrada e impregnada de insecticida



Desveladas las claves del cofre hallado bajo la estatua de la plaza de las Cortes

Textos, monedas constitucionalistas y medallas, ejes del mensaje progresista




 capsula

Muestra que presenta el contenido de la cápsula del tiempo de 1834, encontrada bajo la base original de la estatua de Cervantes en la Plaza de las Cortes.
  
La charada ha sido, por fin, descifrada. El cofre-testigo de estaño, sepultado a los pies de la estatua de Miguel de Cervantes, que afloró en unas obras junto a la plaza de las Cortes, ha sido abierto y examinado su intrigante contenido. El escenario de su apertura ha sido el Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares, dirigido por el paleontólogo Enrique Baquedano. El cofre había sido enviado allí para su custodia. Este jueves, con delicadeza y precisión, el responsable del laboratorio del museo alcalaíno fue sacando del recipiente metálico con base interior de cristal los siete libros cervantinos, las monedas, grabados y documentos de época que, desde 1834, silenciosamente albergaba.
 
Un olor denso a lacre y a insecticida se expandió por la estancia inmediatamente después de alzar la tapa de la semioxidada caja. Había prevención entre los testigos, arqueólogos, historiadores y periodistas, ya que se temía que los efluvios resultaran tóxicos.

El cofre había permanecido 176 años intocado, depositado bajo la estatua cervantina labrada en Roma por Antonio Solá, trasladada a Alicante en barco y de allí hasta Madrid en 1834. Lo que contiene es, ni más ni menos, un alegato liberal y progresista dirigido a las generaciones venideras, en un momento en el cual España se hallaba en plena confrontación interna por múltiples frentes y sumida en una coyuntura política delicadísima.

De un lado, el pretendiente Carlos María Isidro de Borbón, jefe de la facción carlista, con las armas en la mano, reclamaba para sí frente a su sobrina Isabel, de tres años de edad, la Corona española. Del otro, Isabel acaba de recibir de su difunto padre el rey Fernando VII la legitimidad dinástica, tras la pragmática fernandina que abolió la Ley Sálica, que vetaba el acceso al trono de las mujeres. El liberalismo, satanizado por el absolutismo, encontraba a la muerte del monarca en 1833 ocasión propicia para reivindicar el favor de la regente, María Cristina.

Tan complejo almacén de problemas ha dificultado hasta ahora la explicación del significado de lo que el misterioso recipiente de estaño contenía. Lo más chocante es un texto titulado Vida de Mina. En un principio, se pensó que correspondía a Francisco Xavier Mina, español y guerrillero radical, fusilado en 1817 en México por haber dirigido un contingente liberal que se puso al lado de los mexicanos alzados contra el régimen colonial de España. Pero, como se acaba de probar ahora, no se trataba de su biografía, sino más bien de la de su tío, Francisco Espoz y Mina, nacido en la localidad navarra de Idocin en 1781, hijo de campesinos, que llegaría a ser uno de los principales líderes de la guerrilla contra la invasión napoleónica de España en 1808. Espoz y Mina se convirtió tras la guerrilla en uno de los principales generales del país, militante liberal nombrado virrey de Navarra por María Cristina. Según Manuel Ortuño, historiador de la vida de ambos guerrilleros, "Espoz y Mina era a la sazón el militar liberal más importante del país, en plena primera guerra carlista, enfrentado al general Zumalacárregui. Por ello, la introducción de su biografía en el nicho de la estatua de Cervantes tenía un significado político e ideológico de afirmación netamente liberal". Para abundar más en el mensaje, el ajuar ahora descifrado contiene un Diario de Avisos que publicó el decreto por el cual María Cristina excluyó al pretendiente carlista Carlos María Isidro, cuñado suyo, y a su linaje, del acceso a la Corona española. Dispone asimismo su expulsión del país. La caja metálica desencriptada guarda también el ejemplar de la Gaceta de Madrid, una especie de Boletín Oficial del Estado, que publica el decreto que abolió la Ley Sálica y su disposición de que sea la niña quien reine como Isabel II. En consecuencia, el recipiente de estaño incluye cinco grabados con varias efigies de la regente y de su hija.

Por otra parte, las monedas introducidas en el cofre revelan señeros momentos constitucionales en oro y, plata, con valores que oscilan entre los 80 y los 20 reales de vellón, por primera vez con cifras en números arábigos, no romanos. Las ediciones del Quijote de 1819 y la biografía de Cervantes, signaban el homenaje al autor efigiado en la escultura que ocultaba tan singulares tesoros. Una medalla con el escudo de Madrid -osa rampante junto a un madroño recuadrado por siete estrellas- compone el broche heráldico cívico de este importante hallazgo, expresión de un momento singular cargado de significación histórica, preludio de nuevos avatares.


 estatua_miguel_cervantes

Frente al Congreso de los Diputados, encontramos la estatua erigida en honor de Miguel de Cervantes en su nueva ubicación, a la vista de todos los viandantes.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miércoles, 19 Febrero 2014, 11:44; editado 2 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
En busca de Miguel de Cervantes


El Gobierno regional autoriza al Ayuntamiento a utilizar georradares para hallar los restos del escritor universal en el subsuelo del convento madrileño de las Trinitarias



 el_convento_de_las_trinitarias_en_la_calle_de_lope_de_vega_claudio_lvarez

El convento de las Trinitarias, en la calle de Lope de Vega. / CLAUDIO ÁLVAREZ

Cuatro siglos después de que Miguel de Cervantes Saavedra, grande de la Literatura universal, muriera en la pobreza, su figura vuelve interesar a las autoridades madrileñas. Así, el Gobierno regional ha autorizado al Ayuntamiento de Madrid a iniciar la búsqueda de los restos mortales del genio alcalaíno en el recinto del viejo caserón del monasterio de clausura de las Trinitarias, en pleno Barrio de las Letras, donde Cervantes fuera sepultado el 23 de abril de 1616. Los trinitarios dirigieron el rescate de su cautiverio en Argel y, tras su muerte, fue enterrado en el antiguo templo del monasterio madrileño.

La búsqueda va a comenzar próximamente en el subsuelo de la antigua iglesia monacal, con la introducción de un georradar, un dispositivo de frecuencias capaz de perfilar las oquedades subterráneas, sus dimensiones y, en ocasiones y a grandes rasgos, su grado de ocupación. Desde 1870, tras un informe encargado por la Real Academia Española a Manuel Roca de Togores, marqués de Molins, existe certeza de la existencia de nueve enterramientos en el viejo templo del monasterio, alguno de ellos con restos óseos correspondientes a los de un varón adulto.

“Bajo el altar mayor del templo donde se misaba en la antigua iglesia del convento, se sabe de la existencia de tres sepulturas pertenecientes a una mujer, a un niño de corta edad y a un varón adulto”, explica una fuente municipal. Este hecho ha permitido acariciar la posibilidad de que esos despojos mortales coincidan con los del autor de El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha, “habida cuenta de que el cadáver de Miguel de Cervantes, varón fallecido a la edad de 69 años, mostraba en su día vestigios de impactos de arcabuz en el pecho, así como los huesos de la mano izquierda tullidos y ambas mandíbulas desdentadas”, como confesó él mismo apenas unos días antes de morir en su casa madrileña. Así pues, de localizarse restos con alguna de estas características, resultaría muy posible confirmar su identidad originaria, previo cotejo con muestras de ADN, si es que existe hoy constancia de descendientes.

La Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, a instancias del Ayuntamiento, se ha aprestado a autorizar la búsqueda, y también la exhumación y nueva sepultura en el mismo ámbito del escritor alcalaíno, siempre y cuando las técnicas indagatorias introducidas en la clausura monacal -"técnicas no agresivas", precisa una fuente municipal- permitan descubrir sus restos entre los nueve enterramientos que, según se cree, alberga el subsuelo de la primitiva iglesia conventual.

Hay una partida municipal de 12.000 euros destinada a este fin, indagación que constituiría una primera etapa necesitada de financiación adicional posterior. La decisión municipal sobreviene después de que, en 2011, algunos particulares, como el georradarista Luis Avial y el historiador Fernando de Prado, iniciaran gestiones ante las autoridades municipales, regionales y eclesiásticas, con el conocimiento de la Real Academia Española, para ser autorizados a emprender una búsqueda de los restos de Cervantes en el cenobio madrileño. Aquella iniciativa se vio truncada entonces por la falta de financiación oficial. Tras desplegar De Prado gestiones con algunas entidades culturales estadounidenses interesadas en la investigación, explica el historiador, Luis Avial contactó con autoridades municipales que pusieron en marcha el proceso indagatorio oficial que ahora ve la luz.

Un forense prestigioso

Ahora, fuentes municipales confirman que tras dos reuniones amplias, en octubre de 2013 y en el arranque de enero de 2014, con todas las entidades concernidas -Ayuntamiento, Gobierno regional, Arzobispado de Madrid, georradaristas, historiadores y forenses-, el Ayuntamiento ha decidido poner en marcha la exploración del subsuelo. Factor añadido es la incorporación al grupo promotor del forense Francisco Echevarría y su equipo de la Sociedad Científica Aranzadi, que ha desplegado con éxito investigaciones sobre restos humanos a instancias de organizaciones de la memoria histórica. Entre los mentores de la indagación figura el georradarista Luis Avial, cuyo regreso de Argentina se espera para comenzar la exploración. Avial ha participado en numerosas exploraciones del subsuelo a instancias judiciales, policiales y particulares. "Los permisos de la comunidad religiosa para iniciar la actuación han sido concedidos gracias al Arzobispado, concretamente a su responsable de asuntos artístico-patrimoniales José Luis Montes", precisan las fuentes municipales, que agregan: "En todo momento, la investigación ha contado con el aval de la alcaldesa Ana Botella".

Hasta ahora, numerosas personas y entidades subrayaban la incoherencia de que los restos de tan insigne madrileño —que fueron sepultados en un recinto de dimensiones relativamente limitadas, sin existir constancia de que fueran exhumados del mismo ámbito— no hubieran sido aún objeto de pesquisas científicas serias para localizar su paradero dentro del convento de las Trinitarias.

Según señala Fernando de Prado, historiador, escritor y copromotor junto a Luis Avial de la búsqueda de los despojos mortales de Miguel de Cervantes, "existe la dificultad añadida de que la construcción de un zócalo para cimentar la nueva iglesia trinitaria, dada la inclinación de entre 12 y 16 grados que presenta el solar monacal, selló en su día el subsuelo de la primitiva iglesia que contiene los enterramientos".

Con el "apóstol de los indios"

Miguel de Cervantes, que había nacido en Alcalá de Henares en 1547, en el seno de una familia cuyo pater familias, Rodrigo, era de profesión cirujano, cursó enseñanzas humanísticas en el estudio de Juan López de Hoyos, situado en las inmediaciones de la hoy madrileña calle Mayor. Al final de sus días perteneció a la Venerable Orden Tercera Franciscana. En la basílica de Nuestra Señora de Atocha, asistió a la agonía y muerte de fray Bartolomé de las Casas, el llamado apóstol de los indios americanos, hecho que la Orden dominicana considera crucial para la construcción de su personaje de Don Quijote de La Mancha, dada la entidad y el poder de los virreyes españoles a los que el fraile se enfrentó en condiciones de inferioridad semejantes a las libradas, en la ficción, por el hidalgo castellano.

Para José Montero Reguera, catedrático de Literatura en la Universidad de Vigo y uno de los cervantistas españoles más renombrados, a propósito de la versión dominicana sobre los nexos con Bartolomé de las Casas, "el texto de Cervantes se entiende perfectamente en el contexto de la literatura de ficción de la época y de la novela de entretenimiento presentes en la intención de Cervantes, que no precisa de interpretaciones esotéricas fruto de elaboraciones a posteriori".

Uno de los enigmas que subsisten en torno a la figura cervantina se centra en el apellido Saavedra, que Cervantes agregaba al suyo primero; ambos corresponden a los nombres de una aldea y a un municipio de Galicia, donde el linaje noble de los Saavedra estuvo asentado secularmente. Ya en el siglo XVIII, el fraile Martín Sarmiento corroboraba el ancestral origen galaico de Miguel de Cervantes. Una de las hipótesis más consistentes al respecto establece que el segundo apellido empleado por Cervantes, que no era el de su madre, Leonor de Cortina, fue en verdad su primigenio apellido, si bien, dado el enfrentamiento de sus ancestros con los Reyes Católicos, que redujeron a los nobles gallegos a sangre y fuego, llevó a sus ascendientes a cambiarlo por el de Cervantes tras emigrar una de sus ramas hacia Andalucía, concretamente a Sevilla y Córdoba, y otra rama hacia Castilla la Nueva, concretamente a Alcalá de Henares, donde Miguel nació en torno a la festividad arcangélica en el año de 1547.

Otra hipótesis barajada sobre este asunto por un profesor de la Universidad de Alcalá, autor de una publicación al respecto, destaca que el cambio de apellido del escritor obedecía a que le comprometía grandemente su estrecha amistad con uno de los testigos directos del asesinato de un importante personaje de la Corte, asimismo asesinado, presumiblemente perpetrados ambos crímenes por inducción regia. Tras esta muerte, Cervantes marcha a Italia como camarero del cardenal Acquaviva en el año de 1569.

Una tercera interpretación remarca que en una época histórica como el Siglo de Oro, donde la necesidad de acreditarse socialmente llevaba a muchos escritores y artistas, como el propio Diego Velázquez, a buscar honores en órdenes militares o títulos de distinción, el empleo por Cervantes del apellido Saavedra era un guiño irónico hacia los oropeles de sus colegas. Y ello porque según los tratados de heráldica de la época -por otra parte, trufados de quimeras legendarias- aquel apellido, que vendría a ser descompuesto en "saa vedra, río de piedra", es decir, la calzada romana, junto con el también apellido gallego de Sotomayor, tendrían su ascendiente en la casta regia de Roma, concretamente en la de Calígula. Como cabe confirmar, el mantenimiento de un linaje ininterrumpidamente a lo largo de quince siglos es una gesta tan imposible como las que columbraba la fogosa y arrebatada mente del personaje ideado por Miguel de Cervantes.  


 1392753647_316491_1392761881_sumario_normal

Retrato de Miguel de Cervantes Saavedra, de José Balaca, en la Academia de Bellas Artes.



El fiasco de Velázquez

Fue en 1998 cuando el entonces consejero de Cultura, Gustavo Villapalos, del PP, dio la orden de buscar los restos del pintor Diego de Silva y Velázquez. La construcción de un aparcamiento en la plaza de Ramales podía suponer la desaparición definitiva del cuerpo del artista, supuestamente bajo esta plaza.

Velázquez había sido enterrado en 1660 en la iglesia de San Juan —cercana al Palacio de Oriente— y que fue derribada por orden del rey José I Bonaparte en 1809. El monarca quería crear en torno al palacio grandes zonas sin edificaciones para realzar la construcción real, pero el templo entorpecía sus deseos. La iglesia fue demolida y en su lugar se creó la actual plaza de Ramales.

En teoría, los restos del artista sevillano quedaron intactos bajo el pavimento.

No era la primera vez que se intentaba hallar el cuerpo del pintor. En 1845, 1899, 1942 y 1960 también se realizaron búsquedas, pero sin ningún éxito. En 1961, el Ayuntamiento levantó finalmente un monolito conmemorativo que aún se conserva.

Y así habría quedado todo si no fuera porque el Consistorio decidió en 1998 crear bajo Ramales el citado estacionamiento. Durante dos años se prolongaron las investigaciones. Los arqueólogos hallaron los pilares de la iglesia de San Juan —hoy día se pueden ver tras un gran cristal—, así como numerosos restos óseos, pero del artista no se encontró ni rastro. Finalmente, los técnicos determinaron que en 1728 el cura párroco de San Juan había ordenado sacar los cuerpos y solar la nave central de la iglesia. Por eso, “si existía lápida alguna de Diego de Silva, hacía ya muchos años que había desaparecido”.


Fuente: elpais.com, por Rafael Fraguas / Vicente G. Olaya
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
En busca de Cervantes


Se cree que el escritor y su esposa fueron enterrados en el Convento de las Trinitarias de Madrid. Se perdió la pista de los restos después de unas reformas



 fachada_del_convento_de_las_trinitarias_descalzas_antonio_heredia

Fachada del Convento de las Trinitarias Descalzas. / ANTONIO HEREDIA

La Comunidad de Madrid ha anunciado este viernes que autorizará la búsqueda de los restos del escritor Miguel de Cervantes en el Convento de las Trinitarias de Madrid, un sondeo que se hará "únicamente de forma superficial" y a través de un radar en el subsuelo del monasterio.

Cuatro siglos después de la muerte del escritor, un proyecto liderado por el historiador Fernando de Prado busca averiguar si los restos de Miguel de Cervantes y su esposa, Catalina de Salazar, siguen en el convento de las Trinitarias de Madrid, ya que es allí donde se cree que fueron enterrados.

Para resolver si los restos de Miguel de Cervantes siguen en el convento era necesaria la autorización de la Comunidad de Madrid, que ha sido concedida este viernes, según ha informado el Gobierno regional a través de un comunicado.

Ese permiso permitirá sondear el monasterio únicamente de forma superficial y a través de un georradar, un aparato que permite hallar cavidades en el subsuelo sin necesidad de intervenir físicamente sobre el convento, que "por otro lado es un bien de interés cultural, en el conjunto histórico de la Villa de Madrid".

La actividad del georradar en el Convento de las Trinitarias se plasmará en un informe que podría dar paso a una segunda fase de excavación y recuperación de los restos mortales de Cervantes, o, si el resultado es negativo, paralizar la iniciativa.

Los trabajos tendrán una duración máxima de dos meses, tras lo cual los investigadores deberán presentar un estudio histórico del inmueble, indica el Gobierno regional.

Cervantes se perdió en una reforma

El rastro de Miguel de Cervantes se perdió en una de las reformas del Convento de las Trinitarias de Madrid, donde se cree que fue enterrado de forma humilde el 22 de abril de 1616.

Situado en el madrileño barrio de las Letras, el convento fue fundado en 1612 y en él profesaron sor Isabel, hija de Cervantes y sor Marcela, hija de Lope de Vega.

Una placa conmemorativa situada en la fachada del monasterio de clausura recuerda que allí está enterrado el autor de la mayor obra escrita en lengua española, "El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha". Pero nadie sabe exactamente dónde, porque las sucesivas reformas que se han llevado a cabo en el convento obligaron a mover la tumba de Cervantes, y sus restos se perdieron, sin que nadie se preocupara por ello.

Los promotores del proyecto pretenden que se comience a inspeccionar en marzo o en abril el Convento de San Ildefonso de las Trinitarias Descalzas, situado en la calle Lope de Vega, 18, precisamente en el conocido como barrio de las Letras de la capital española.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
Un plan para encontrar la tumba de Cervantes


- Un georradar buscará sus restos en la iglesia de las Trinitarias de Madrid
- Los hechos históricos constatan que se enterró allí y nunca fue trasladado
- El proyecto llevará meses y estiman que cueste alrededor de 100.000 euros




 000_1398437593_152441

El investigador y experto en el uso del georradar Luis Avial (i), el historiador Fernando de Prado (c), y el antropólogo forense Francisco Etxeberría (d) / EFE-Zipi

"Estamos buscando" y "no es una tarea imposible", ha dicho ante la prensa el antropólogo forense Francisco Etxeberría, miembro del equipo que desde este lunes tratará de hallar los restos mortales del escritor Miguel de Cervantes, fallecido en 1616, y que se cree reposan en alguna parte de la iglesia de las Trinitarias, en el madrileño barrio de las Letras.

Con un presupuesto inicial de 12.000 euros, la primera fase consistirá en obtener información con un georradar, que pretende localizar restos humanos en el subsuelo, los muros y otros recovecos del edificio. Uno de los sitios clave es la cripta, que lleva años sellada.

Este es un método "no intrusivo" que proporcionará una "imagen tridimensional absolutamente completa de todo el edificio", y "dará planos detallados de la realidad", ha explicado Luis Alvial, director técnico de la empresa encargada de realizar esta prospección geofísica. El radar "no te puede decir si ese cuerpo es del escritor", pero sí da muchísima información del espacio físico en el que está, ha matizado.

Del resultado de esta búsqueda dependerá que se llevan a cabo las otras dos fases del proyecto: la excavación y el análisis forense de los restos hallados. La primera se haría de forma "selectiva y cuidadosa" por la importancia del edificio, ha detallado Etxeberría, que asegura que es imposble predecir el estado de conservación de los huesos.

Una "caracterización antropológica"

Solo uno de los sobrinos del escritor tiene descendencia viva a día de hoy, pero han pasado 12 generaciones, por lo que el experto forense ha descartado la identificación de los restos por ADN, pues no tendrían con qué compararlo.

El método sería a través de una "caracterización antropológica", es decir, a través de rasgos físicos del propio Cervantes de los que se tiene constancia por los documentos históricos.

"El mismo Cervantes se describe como un hombre cargado de espaldas, una nariz curva y solo seis dientes en la boca", precisa Etxeberría, que añade que buscan identificarle mediante las heridas que sufrió en la batalla de Lepanto, en la que recibió dos arcabuzados en el pecho y otro en la mano izquierda dejándosela "seca y agurrada".

"Buscamos un individuo que siendo varón tenga cerca de 70 años, que tenga su artrosis en la columna vertebral, que le falten muchos dientes en la boca" y que tenga en su torso y su brazo izquierdo las lesiones que tenía el escritor, detalla el forense.
La voluntad de Cervantes

El autor de El Quijote y padre de la novela moderna fue enterrado en la iglesia de las Trinitarias como él mismo solicitó y tras servir a las monjas. "Los hechos demuestran fue enterrado ahí, jamás han salido sus restos de ahí y permanece ahí", ha explicado el historiador Fernando de Prado.

Según los expertos, su búsqueda se llevará a lo largo de 2014 y durará unos meses, pues la zona está bastante acotada, pero como el propio Etxeberría ha dicho no quieren dar plazos ni "crear falsas expectativas". El presupuesto final previsto es de 100.000 euros.

De hallarse e identificarse, los restos seguirían reposando en esa iglesia, porque fue su voluntad. "Violar la voluntad de don Miguel me parece que no lo aceptaría nadie (...). Tendría que volver a ser enterrado en la iglesia, pero eso sí, con una placa encima suyo que recuerde su nombre y quien es", ha precisado de Prado.


rtve.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
Poetón ya viejo


Poquísimo sabemos sobre las andanzas de Cervantes tras marcharse de Valladolid, a remolque de la Corte, en 1606



 1398454829_599662_1398455007_noticia_normal Sciammarella

Poquísimo sabemos sobre las andanzas de Cervantes tras marcharse de Valladolid, a remolque de la Corte, en 1606. Una de las cosas más seguras es que en ese último decenio de su vida, cuando se sentía un “poetón ya viejo”, al margen de las modas y modos literarios entonces en el candelero, intervino asiduamente en los trabajos y en los negocios de Francisco de Robles, su editor.

A principios de 1608, encontramos al novelista instalado a unas calles de su librería (y a un tiro de piedra del convento de las Trinitarias), mientras el Quijote se reimprimía en el vecino obrador que había regentado Juan de la Cuesta y que ahora, ya sin él, mantenía ese rótulo meramente como marca comercial. Cervantes realizó para Robles pequeñas tareas editoriales, como redactar dedicatorias a su nombre o preparar algún volumen de encargo generosamente financiado.

Pero Robles no era no solo editor (editor sobre todo de publicaciones oficiales, no de bellas letras): amén de ganar dinero con los libros, lo movía activamente en censos, préstamos, inversiones inmobiliarias... En todos esos trajines debió de contar con la asistencia de Cervantes. En noviembre de 1607, nos consta que éste le debía 450 reales, ignoramos a cuenta de qué. Porque, superada la etapa de su servicio a la real Hacienda, ¿cómo se las componía dos o tres años después del Quijote de 1605?

En los últimos meses de la estancia en Valladolid, su hermana Andrea lo presentaba como “hombre que escribe y trata negocios y que por su buena habilidad tiene amigos”. Conocemos a varios: no gentes de pluma, sino el especulador Simón Méndez, el asentista Agustín Ragio y el bala perdida de don Fernando de Toledo, hombres que negociaban en dinero, que se dedicaban a sacar dinero del dinero, o bien lo necesitaban contante y sonante, y a cuyo arrimo, concertando voluntades o cogiendo al vuelo las ocasiones de ensayar alguna especie de ‘ingeniería financiera’, Miguel esperaría obtener mayores o menores ingresos.

En Madrid, con el respaldo de los caudales de Robles, no le faltarían oportunidades de ejercitar las mañas que le adivinamos en Valladolid. Era sabido que nuestro editor organizaba timbas y poco menos que ejercía de garitero, y tampoco ahí hubo de faltarle la colaboración del escritor. Podemos imaginar la escena con otra que se refiere en unas memorias de cuando la Corte residía junto al Pisuerga: los jugadores se están dejando las cejas en la mesa y uno de ellos, en tono imperioso, se dirige a un mirón y le ordena “Cervantes, dadme la palmatoria”.

Para sus últimos años, los documentos nos informan de sus trasiegos de casa en casa, de las vodevilescas peripecias de su hija Isabel de Saavedra, ciertas pistas nos permiten colegir sus vanas esperanzas de marchar a Nápoles con el Conde de Lemos. En el telón de fondo de su vida diaria adivinamos siempre la figura de Francisco de Robles. Y de su intimidad se nos trasluce el empeño de avanzar por la vía de la perfección religiosa, concretado en la adopción de la conducta y las formas de piedad reguladas por la Congregación de los Esclavos del Santísimo Sacramento (1609) y exigidas por el hábito de la Orden Tercera de San Francisco (1613).

El hábito que lo amortajó para ser enterrado en las Trinitarias, donde hoy van a buscarse sus huesos con un despliegue de técnicas y medios que acaso lo incitarían a reescribir el más redondo de sus sonetos:

Apostaré que el ánima del muerto por gozar este sitio hoy ha dejado la gloria, donde vive eternamente.


Por Francisco Rico / elpais.com
Francisco Rico es filólogo y académico de la Lengua. Ha preparado el texto crítico y la edición de lectura más difundida del Quijote.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
Operación ‘encontrar a Cervantes’


Un equipo de científicos españoles, armados de georradares y termografía infrarroja, inicia la búsqueda de los restos del escritor bajo la madrileña iglesia de las Trinitarias



 1398455035_667888_1398455604_noticia_grande

Un operario muestra el funcionamiento del georradar que se usará para buscar los restos de Cervantes. / KIKE PARA

Este lunes, 28 de abril de 2014, al cabo de cuatro siglos, el novelista universal Miguel de Cervantes, quien fuera rescatado de sus captores otomanos por 500 escudos en Argel en 1580, espera un rescate postrero: el de sus restos mortales. Pero no van a ser frailes trinitarios quienes acometan su segunda liberación. En esta ocasión va a ser un prestigioso equipo científico el que intente recuperar lo que pueda quedar de los despojos del genial escritor.

El georradarista Luis Avial, el antropólogo forense Francisco Etxeberría y el historiador Fernando Prado emprenden a partir de ahora la primera fase, la de detección, que será seguida de otras de excavación y análisis, encaminadas al hallazgo de los restos, sepultados hace cuatro siglos en el interior del antiguo templo del convento de las Trinitarias, entre las calles de las Huertas y de Lope de Vega de Madrid.

Ya están dispuestos los aparatos termográficos para escudriñar muros y paramentos; las antenas de 400, 900 y 1500 megaherzios del georradar con los que poder batir con frecuencias electromagnéticas el espacio acotado del subsuelo; también los potentes sensores térmicos y los dispositivos de reconversión de croquis lineales a mapas tridimensionales.

El entusiasmo del equipo de científicos encargado de seguir el rastro del escritor quedó retratado ayer durante la conferencia de prensa de presentación del proyecto en el madrileño museo de San Isidro. Una cita a la que acudió más de un centenar de medios, muchos de ellos internacionales.

Cervantes fue inhumado en una sepultura situada, según se sabe, en un perímetro que delimita un espacio de unos 300 metros cuadrados, casi con toda certeza subterráneo, bajo la actual iglesia conventual, pero en otro templo precedente. La búsqueda se ampliará no obstante a una superficie mural de extensión análoga donde proseguirá la exploración, por si los restos hubieran sido tabicados en un nicho.

Los huesos no podrán ser analizados por su ADN, al no quedar descendencia directa

Uno y otro espacio configuran, sin embargo, un ámbito relativamente limitado, que estimula a los investigadores y les permite mantener la esperanza de dar con los restos óseos del escritor, ya que en vida tuvo una acusada lesión en la mano izquierda, posiblemente una artrosis derivada del solapamiento del carpo y el metacarpo, así como otra tangible en el esternón, dañado y probablemente combado por una pelota de arcabuz recibida en la batalla de Lepanto, en 1571.

Con estas singulares lesiones óseas, verdaderos rastros para la investigación forense, fue sepultado el genial padre del Quijote el 23 de abril de 1616, presumiblemente amortajado con el tupido sayón de la Venerable Orden Tercera franciscana, a la que pertenecía y que, si se conserva siquiera algún jirón, bien podría brindar otra importante pista.

La tarea propiamente técnica se acomete de una manera indirecta. En una primera etapa no se plantea tanto la búsqueda directa de restos óseos, cuanto la de todo tipo de cavidades, hendiduras y oquedades, ya que son estas las que señalan el camino seguido por los enterradores hasta depositar los cadáveres bajo tierra.

El georradar empleado para detectar los huecos existentes en paramentos y subsuelo es un aparato que emite ondas electromagnéticas, medidas en unidades denominadas megahercios, radiaciones que son proyectadas bajo tierra, en esta ocasión a una profundidad no superior a los cuatro o cinco metros, ya que las sepulturas de la época no solían adentrarse más. No obstante, la existencia de una cripta subterránea en las inmediaciones de la sacristía actual del templo permite abrigar esperanzas suplementarias sobre el hallazgo.

Las ondas del georradar, cuando topan con un obstáculo, son rechazadas y remiten al punto emisor una señal que las recoge, y las convierte en líneas que, a su vez, son transformadas en un croquis tridimensional que va perfilando los espacios u oquedades así detectados.

En cuanto a los muros, donde también podrían hallarse restos, van a ser tratados con sensores de infrarrojos, la tarea que marcará el arranque de la actuación que, al parecer, no se prolongará más de una semana y media.

Una vez detectadas todas las cavidades existentes en el espacio tratado, será ya fácil ubicar la presencia de restos óseos, detección mucho más fácil aún si se da la circunstancia de que los huesos no estén mezclados al modo en que lo son en las fosas comunes. Algunos estudios previos realizados sobre el espacio conventual madrileño prevén la existencia de entre seis y nueve enterramientos de otros tantos cadáveres en esa misma zona (otros informes hablan de 15).

El principal desafío que se presenta para el georradar es la relación inversa existente entre el grado de resolución tridimensional obtenido de una exploración y el nivel de penetración donde se impacta con sus radiaciones. Es decir, cuanto más superficial es la oquedad buscada, mayor resolución se obtiene con una frecuencia más alta, aunque dicha resolución disminuirá a medida que se profundice. Por ello, la frecuencia a emplear en la ocasión presente será de unos 900 megahercios, proporcionada por una antena de esa potencia, y no por otras de entre 1.000 y 1.500, que, pese a procurar mayor resolución superficial, si se emplearan a mayor hondura impedirían definir bien los objetos detectados. Por cierto, en la zona de trabajo no pueden utilizarse teléfonos móviles, ya que emiten a frecuencias de entre 700 y 800 megahercios, semejantes a las del georradar, por lo cual podrían interferir en su actuación.


 1398458457_716738_1398459843_noticia_normal

En busca de los restos de Cervantes. Durante menos de dos semanas se trabajará con un georradar y un termógrafo en el Convento en el que está enterrado Cervantes para localizar posibles enterramientos. Gráfico: HEBER LONGÁS / EL PAÍS


El autor del 'Quijote' fue enterrado en el convento en abril de 1616

Otro de los retos a afrontar consiste en las alteraciones del subsuelo que hayan podido ser realizadas a lo largo de los 400 años que nos separan de la sepultura del cadáver de Miguel de Cervantes. Sin embargo, cualquier anomalía espacial en un trayecto subterráneo, por ejemplo, un túnel sellado o cuyo recorrido haya quedado truncado, siempre y cuando no se presente por debajo de los tres-cuatro metros, será detectada por el georradar. La detección de metales con formas redondeadas o lineales resulta muy sencilla, pero cuando se trata de materiales como los que en esta ocasión se buscan, es decir, huesos disgregados —que son de naturaleza semejante a la de la caliza— la señal que rebota al georradar emisor es muy débil. En ese caso, cabe confundir la procedente propiamente de huesos descompuestos con las que reenvían raíces de plantas o fragmentos de madera de ataúd: estos son los principales enemigos de este tipo de exploración del subsuelo.

El georradarista Luis Avial, responsable de la exploración en el convento de las monjas trinitarias, cuenta con experiencia dilatada en el ámbito de este tipo de búsqueda: más de 120 fosas de la Guerra Civil detectadas, así como numerosos otros cometidos que le han sido encomendados por jueces, policías y Guardia Civil para el hallazgo de cadáveres enterrados tras otros episodios criminales más recientes. El forense Francisco Etxeberría, que preside la asociación Aranzadi, dedicada a indagaciones vinculadas a la medicina legal, muchas de ellas relativas a fosas de la contienda civil, posee asimismo un extenso palmarés. Por ejemplo, el Gobierno chileno le encomendó oficialmente el examen del cadáver del presidente constitucional Salvador Allende, muerto durante el golpe de Estado de Augusto Pinochet en septiembre de 1973; también le encargó que examinara el del poeta y premio Nobel chileno Pablo Neruda, cuya muerte, acaecida poco después, inicialmente se atribuyó a un envenenamiento.

El historiador Fernando Prado, genealogista, ha desplegado numerosas gestiones ante organismos oficiales, incluidos el Arzobispado y la Academia Española, hasta conseguir hacer viable la investigación sobre los restos de Miguel de Cervantes, que cuenta por fin con el aval de la Delegación municipal de Las Artes de Madrid y con el apoyo directo de la alcaldesa, Ana Botella.

La duración de esta primera fase puede prolongarse hasta una semana o semana y media, ya que así lo exigiría el procesado de los croquis lineales, según anuncia Luis Avial. “Esta exploración va a ser la más intensa de cuantas de este tipo se han realizado en España con georradar”, señala. La segunda y la tercera fases, de excavación y análisis propiamente forense, en caso de ser viables por el hallazgo tangible de restos, podrían implicar plazos bastante más largos.

Algunos estudiosos de la figura de Cervantes han sugerido que la pérdida de la localización exacta de sus restos dentro de las Trinitarias —a pesar de la proyección universal de la figura de Cervantes, protegido además por mecenas poderosos, como el VII conde de Lemos— puede haberse debido a una suerte de damnatio memoria. Es decir, a un olvido oficial basado en razones políticas, como las que le obligaron a rescatar para sí el primigenio apellido familiar, Saavedra.

Según un reciente estudio a punto de publicación por parte de un profesor de la universidad alcalaína, Cervantes fue amigo de un testigo directo del asesinato de Juan de Escobedo, secretario privado de Juan de Austria, poderoso militar hermano natural de Felipe II e hijo asimismo de Carlos I, rey de España y Emperador. Aquel testigo directo del asesinato de Escobedo, crimen político por antonomasia, fue estoqueado y muerto en Madrid inmediatamente después de presenciar el homicidio, hecho que acarrearía a Miguel de Cervantes graves peligros y proyectaría sobre él nuevas tribulaciones.


 1398455035_667888_1398455710_sumario_grande

Fachada de la iglesia de las Trinitarias en la calle Lope de Vega donde se encuentra el sepulcro de Cervantes. / CARLOS ROSILLO

 
Fuente: elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
La clave es Luisa de Belén Cervantes


La comparación entre el ADN del impar novelista con el de su hermana, enterrada en Alcalá de Henares, permitiría contrastar sus identidades



 1398703290_980879_1398705519_noticia_grande

Trabajos para localizar los restos de Cervantes en el Convento de las Trinitarias de Madrid. / LUIS SEVILLANO

El arranque de la investigación para encontrar los restos mortales de Miguel de Cervantes, iniciada con gran expectación mediática en la mañana de ayer en el convento de las Trinitarias de Madrid, comienza con una esperanza: existe una referencia familiar próxima al escritor en el área de Madrid, concretamente, en un convento de Alcalá de Henares. Allí, en la calle de las Imágenes, en la esquina de la calle de Santiago y muy cerca de la llamada Casa de Cervantes, el cenobio de las monjas Carmelitas Descalzas de la Purísima Concepción alberga desde el siglo XVII los restos de Luisa de Belén Cervantes, hermana mayor de Miguel. Hijo de Rodrigo de Cervantes y de Leonor de Cortinas, sus padres tuvieron cuatro vástagos más, tres mujeres, Andrea, Magdalena y Luisa, más otro varón, Rodrigo, muerto en combate.

De hallarse en las Trinitarias de Madrid restos óseos atribuibles al impar escritor, el cotejo del componente genético, ADN, de una y otro hermano, inducido desde el examen osteológico, no solo sería posible en caso de identificarse los restos de la hermana, sino que también permitiría corroborar la autenticidad de los restos del novelista alcalaíno, dañado con lesiones de guerra reconocibles en el esternón y en una mano. Así lo subraya el médico psiquiatra, neurólogo e investigador José Manuel Bailón Blancas, que ha biografiado a Cervantes desde el punto de vista clínico y que se muestra esperanzado de que el parentesco de Belén y de Miguel coadyuve a la ciencia a resolver el enigma del paradero exacto —en el interior del convento madrileño— de los restos de este, nacido en 1547 él y ella un año antes, los dos en Alcalá de Henares.

Sin embargo, sor Esperanza de San Juan de la Cruz, actual priora octogenaria del convento alcalaíno conocido como El Carmelo Complutense, consultada indirectamente en la tarde de ayer por este periódico desde el torno conventual, indicó que los restos de Luisa de Belén se encuentran mezclados con otros restos de religiosas.


 1398703290_980879_1398703529_sumario_normal

Placa que recuerda el lugar donde está enterrada la hermana de Cervantes, en Alcalá de Henares.

Luisa de Cervantes y Saavedra, ingresó con 18 años en la orden carmelita, donde adoptó el nombre de sor Luisa de Belén. El convento, fundado en 1560, adquirió notoriedad porque en él residió durante tres estadías distintas Santa Teresa de Jesús, reformadora y escritora cumbre de la Mística, que llegaría a ser su priora. También la hermana mayor de Miguel de Cervantes, Luisa de Belén, que comenzó como sacristana, siguió como tornera y clavaria, llegaría a detentar el priorato en tres ocasiones. Ello ha llevado a pensar en que su enterrameinto, que se produjo a su muerte a los 77 años de su edad, en 1623, se viera distinguido con una lápida específica, como tal priora. No obstante, la actual regente del convento informa que, al culminar la Guerra Civil, contienda durante la cual el convento alcalaíno, en zona republicana, fue ocupado por combatientes al mando del jefe guerrillero Valentín González, El campesino, las religiosas hallaron los enterramientos alterados, con los huesos mezclados.

Para Vicente Sánchez Moltó, historiador local y cronista oficial de Alcalá de Henares, todos los objetos con valor artístico que albergaba el monasterio carmelita fueron, ya en 1936, acopiados por una Junta de Protección del Patrimonio artístico creada por las autoridade republicanas. “Entonces fueron trasladados a otro convento, también carmelita, pero situado en otra parte de la ciudad y allí conservados hasta el final de la contienda”.

Intactos dentro del cenobio carmelita, donde residen 23 monjas, una de origen rumano y dos oriundas de Francia, se conservan desde el siglo XVI un excelso artesonado de madera de estilo mudéjar y una escalera renacentista en piedra, de bellísima hechura, atribuida al gran arquitecto Alonso de Covarrubias. La escala tiene 21 escalones y el último de ellos es besado por las religiosas cada vez que la ascienden, en homenaje a la santa de Ávila, que transitó por ella durante sus estancias en el recinto monacal alcalaíno.

Por otra parte, a partir de las diez y media de la mañana de ayer se escenificó en tiempo real y en directo, dentro de la iglesia conventual madrileña donde Cervantes fue enterrado, una demostración de aquello en lo que va a consistir la indagación con georradar del recinto del templo; es decir, el rastreo del subsuelo y de los paramentos. Luis Avial, el georradarista responsable de la fase técnico-analítica de la investigación, anunció a este diario que la primera tarea a acometer es la detección de cavidades murales en las paredes del templo mediante la aplicación de un sensor termográfico, que funciona a base de rayos infrarrojos. Se cree que esta primera fase, la del rastreo directo, no se prolongará más de cuatro o cinco días, como mucho, fase que precederá a la etapa de análisis de las cavidades, oquedades, túneles y otras hendiduras que presente el espacio tratado, de unos 300 metros cuadrados de superficie, señales que designan siempre los circuitos de acceso a los enterramientos.

En la zona anterior del templo, a la derecha del altar mayor, en la estancia correspondiente a la sacristía, cabe ver una puerta de madera, de metro y medio de anchura por dos metros y medio de longitud, de acceso a una cripta subterránea donde, según se cree, fueron enterradas únicamente religiosas. Empero, nadie descarta que la indagación con georradar atraerá hacia este espacio, muy raramente visitado, la atención de los científicos.

Por su parte, el historiador Fernando Prado explicó que se inclina a pensar que los restos de Cervantes puedan hallarse en la zona posterior izquierda de la iglesia de las Trinitarias, donde estuvo situado el presbiterio del templo precedente, que fue modificado en torno a 1673, fecha a partir de la cual adoptó la configuración que hoy muestra, sin apenas alteraciones desde entonces. A diferencia de otros templos, durante la Guerra Civil la iglesia de las Trinitarias de Madrid no fue bombardeada por la aviación alemana, como sucedió en el cercano Museo del Prado— ni incendiado. Conserva intacta su decoración barroca, en su mayor parte estofada en oro.

María José, tornera del convento, asegura que las moradoras del cenobio, 13 religiosas, siete de ellas latinoamericanas, todas ellas bajo la dirección de Sor Amada, “han visto su paz habitual algo alterada”, en referencia a la presencia de un centenar de periodistas de todo el mundo. “Si ya tenemos las obras escritas de Cervantes, ¿para qué buscar más?”, se pregunta un tanto aturdida entre decenas de cámaras y destellos.

Por su parte, Pablo Batllé, gerente de la Asociación de Vecinos del Barrio de las Letras, que oficia de enlace con las religiosas de clausura, se muestra muy esperanzado con las indagaciones del georradar. ¿Están sufriendo algunas molestias las religiosas? “Un poquito, pero la Ciencia necesita facilidades para actuar”, en referencia a que "de los resultados de la investigación, todo el mundo saldrá beneficiado" afirma con optimismo.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
Una cripta alberga 25 sepulturas coetáneas de la de Cervantes


Culmina el ‘peinado’ termográfico de la iglesia donde fue enterrado el escritor



 1398798309_695968_1398799604_noticia_normal

Dos operarios aplican el georradar sobre el piso de la iglesia de Las Trinitarias cuyo subsuelo aloja la cripta abierta ayer. / LUIS SEVILLANO

El frenesí observado a media mañana de ayer a las puertas del convento de Las Trinitarias de Madrid, donde un equipo técnico y científico —ya sin presión mediática como durante la jornada anterior— busca la ubicación exacta de los restos de Miguel de Cervantes, indicaba que algo muy importante se traía entre manos la decena de especialistas allí operantes.

En efecto, el trajín del equipo obedecía a la apertura, exploración y rastreo con georradar y termografía infrarroja, de una cripta subterránea donde a lo largo de cuatro siglos han sido inhumados los cadáveres de las personas —sobre todo, religiosas de clausura y religiosos— vinculadas al monasterio madrileño.

Desde hace 398 años, reposan allí los restos del escritor universal y de su esposa manchega, Catalina de Salazar. ¿Pueden encontrarse en esas sepulturas los despojos que pertenecieron al sin par Príncipe de las Letras hispanas? Esta era la cuestión ayer más barruntada. Y, desde luego, la más acariciada entre los anhelos de quienes faenaban en su busca.

Isabel y Marcela, hijas de Cervantes y de Lope, fueron enterradas allí

Según se sabe, la cripta, que se encuentra a unos seis metros de profundidad, no ha sido abierta desde los años cincuenta del siglo pasado, en una indagación a cargo de Enrique Pardo Canalís, por encomienda de la Real Academia Española. A la gruta subterránea, situada bajo la sacristía del templo trinitario a la derecha del crucero del templo, se accede por un portón de dos hojas de madera, tachonada con herrajes, de más de metro y medio de anchura por casi tres metros de longitud. Llegar a la cripta exige descender por una escalera de 15 peldaños, que muestra a su frente otra rampa escalonada paralela, cerrada a canto y lodo, que comunica con la clausura conventual. El suelo de la cripta es de barro antiguo. Inmediatamente, se descubre a la izquierda un muro salpicado de sepulturas, cuya identificación se ve dificultada por un enfoscado que cubre las losas, aproximadamente 25, correspondientes a otros tantos enterramientos allí habidos desde tiempo inmemorial. La estancia, de unos seis metros de anchura, se prolonga pues, bajo tierra, aproximadamente desde la mitad del crucero del templo hasta la fachada que mira a la calle de Las Huertas. Tiene un techo abovedado situado a una altura de unos 4,80 metros y un metro más que abarca la distancia que separa el abovedado del suelo mismo del altar mayor de la iglesia, bajo la cual se despliega la cripta. Al fondo de la estancia se ve un ventanuco enrejado y cubierto con una plancha de hierro agujereado y visible desde la calle de Las Huertas, paralela a la de Lope de Vega, donde el convento se alza desde 1612.

El examen con georradar de la gruta funeraria va a proveer nuevas sorpresas, ya que Marcela de San Félix, hija de Lope de Vega, otro genio de la literatura universal, se encuentra enterrada, con certeza casi plena, en esta misma gruta en la que, como priora y célebre versificadora, podría contar con un nicho identificado y propio, cuyo rótulo se ocultaría bajo el enfoscado precitado.

Quizá también Isabel de Saavedra, hija natural de Miguel de Cervantes y de la actriz Ana Franca, cuente asimismo con sepultura propia, si bien empleó en el siglo distintos nombres, como el de Isabel de Villafranca. Una de las razones por las que Cervantes fue enterrado en este templo fue, precisamente, la presencia allí de su hija, que profesó votos y murió en el convento, si bien otras fuentes señalan que casó dos veces y fue enterrada en la parroquia de San Martín.

El equipo técnico guarda un silencio estricto sobre sus pesquisas y se aviene tan solo a admitir abiertamente que las tareas termográficas están casi concluidas. Según el georradarista Luis Avial, responsable técnico de la investigación, su equipo cuenta ya con 600 termogramas, es decir, gráficos inducidos desde impactos térmicos sobre paramentos, que permitirán descubrir los huecos funerarios existentes en los muros del convento. Este condicionante térmico obliga a reducir la actuación intramuros del convento a menos de una decena de personas, que son las que ayer se hallaban operando dentro. Y ello porque una densidad más elevada de gente podría hacer aumentar la temperatura ambiente y, consecuentemente, alteraría los registros.

El paso del georradar por sobre la cota del suelo proporciona hasta 20.000 puntos de información por cada metro cuadrado de superficie escrutado, en lo que Luis Avial define, discretamente ufano, como “la elaboración de la malla de información más densa de cuantas se han realizado en España”. En su rostro se adivina que la exploración progresa, pero no desea generar falsas expectativas. Queda mucha tarea por hacer, sobre todo analítica. El retorno de las ondas electromagnéticas proyectadas sobre los espacios tratados comienza ya a perfilar los mapas tridimensionales que permitirán descubrir el codiciado hallazgo de huesos.

Almudena García-Rubio es una arqueóloga forense que trabaja desde 2003 en la Sociedad Científica Aranzadi, que preside Francisco Etxeberría. El forense vasco se encuentra estos días en México tras haber asistido en Madrid a la presentación que preludió la investigación en Las Trinitarias para hallar los restos de Cervantes.

La joven arqueóloga se mantiene a la espera de poder intervenir, en la fase correspondiente de la investigación, que deberá venir precedida por una reducida excavación y por la extracción de los huesos hallados para su examen. Explica que los huesos más útiles para el tipo de examen que los forenses han de realizar es el de aquellos segmentos óseos que posean una corteza más ancha, como, por ejemplo, los del fémur. En el caso de Cervantes, la atrofia que afectaba a su mano izquierda se centra en los huesecillos de la muñeca, que conectan el carpo y metacarpo, residuos óseos muy frágiles. Mayor consistencia presentarán, en caso de ser hallados, los del tórax, dañados por impacto de arcabuz sufrido por el soldado y escritor en la batalla de Lepanto, en 1571, en la que combatió contra los turcos, pese a hallarse enfermo aquel 7 de octubre, embarcado en la nave Marquesa, de la flota que comandaba Juan de Austria.

Un laboratorio situado en la localidad madrileña de Tres Cantos examinará los restos óseos seleccionados entre los hallados en Las Trinitarias, mediante un proceso que consiste en una previa pulverización y la transformación progresiva de ese polvo en un líquido cuya reducción permite descubrir el llamado ADN, componente genético que puede ser o no mitocondrial, este si procede del linaje materno. El apellido de la madre de Cervantes era Cortinas, linaje que no ha desaparecido y que brindaría el ansiado cotejo genético.


Huesos y huellas

Cervantes fue enterrado en el convento de las Trinitarias entre las calles de las Huertas y de Lope de Vega de Madrid, en abril de 1616.
El creador de El Quijote fue inhumado en una sepultura situada, según se sabe, en un perímetro que delimita un espacio de unos 300 metros cuadrados, casi con toda certeza subterráneo.

El lunes 28 de abril de 2014 el georradarista Luis Avial, el antropólogo forense Francisco Etxeberría y el historiador Fernando Prado emprenden la primera fase de detección en el interior del antiguo templo.

La duración de la primera fase ha sido de una semana. La segunda y la tercera podrían implicar plazos bastante más largos.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
Halladas cuatro zonas con restos óseos en el convento donde se busca a Cervantes


 El georradar localiza vestigios osteológicos en cuatro puntos del subsuelo de Las Trinitarias

El autor de 'El quijote de la Mancha' fue enterrado en el monasterio madrileño en 1616




 1402306337_495537_1402310120_noticia_grande

El historiador Fernando de Prado presenta los resultados. / Álvaro García

Restos osteológicos de procedencia humana han sido detectados en cuatro zonas distintas del subsuelo de Las Trinitarias, donde fue enterrado Miguel de Cervantes en 1616. Los restos se hallan en grutas situadas entre medio metro y dos metros y medio de profundidad y fueron detectados durante la prospección geofísica realizada por Luis Avial, director técnico de la empresa de georradar Falcon High Tech, informa Rafael Fraguas.

La investigación, financiada por el Ayuntamiento de Madrid, va a proseguir en una fase nueva, de signo marcadamente forense, en la que el especialista Francisco Etxeberria, de la Sociedad Aranzadi, examinará los restos que ya han sido hallados para averiguar si pertenecieron al inmortal escritor. Por otra parte, además de la explicación de los enclaves encontrados, los investigadores se proponen examinar el material oseo existente desde 1673, en una cripta del propio convento.

Los hallazgos recientes revelan que se trata de enterramientos. Los resultados de las investigaciones han sido presentados este lunes por el historiador Fernando de Prado, el investigador Luis Avial y el antropólogo forense Francisco Etxeberría, en un informe que detalla los pormenores de la proespección con georradar que se llevó a cabo a finales del pasado mes de abril, en la primera parte del Proyecto de Investigación sobre el lugar de enterramiento en Madrid de Miguel de Cervantes.

Los expertos han explicado sus conclusiones sobre los datos que se han recopilado en la iglesia de Las Trinitarias de Madrid.


 1402306337_495537_1402308810_sumario_grande

Trabajos con georradar en el convento de las Trinitarias Descalzas de Madrid. / LUIS SEVILLANO

El pasado abril, los investigadores ofrecieron una rueda de prensa en la que argumentaron la hipótesis en torno al enterramiento de Miguel de Cervantes en el convento de las Trinitarias, así como los aspectos técnicos de la investigación. Entonces, destacaron que sería "de vital importancia" encontrar los huesos del antebrazo izquierdo del escritor.

Los trabajos del georradar arrancaron el pasado mes de abril entre las calles Lope de Vega y Huertas. La primera fase comenzó después de que la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid autorizara la prospección arqueológica.

La investigación arranca cuatro siglos después de la muerte del escritor y cuenta con un presupuesto por parte del Ayuntamiento de Madrid de 12.000 euros. El especialista a cargo es el investigador Luis Avial.

Buscar los restos óseos de Cervantes y comprobar que es el escritor costaría unos 100.000 euros. El proceso no pretende alargarse durante años, sino que se llevará a cabo "a lo largo de 2014" y no se emplearán técnicas de identificación por ADN ya que, además de costosas y largas, en este caso concreto podrían no dar el resultado esperado.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
Enterramientos encontrados en la búsqueda de Cervantes


Tras la primera fase de la búsqueda de los restos del escritor se pasará a excavar en la cripta


 1402334004_628925_1402334138_noticia_normal


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
En la cripta, a por Cervantes

El Arzobispado de Madrid autoriza la fase de examen de los restos del escritor, entrerrados desde 1616 en el subsuelo del convento madrileño de las Trinitarias



 1402334004_628925_1412712490_noticia_normal

Ya hay luz verde del Arzobispado de Madrid para proseguir la búsqueda de los restos de Miguel de Cervantes, enterrado hace cuatro siglos en la iglesia de las Trinitarias. La queja a la archidiócesis de dos particulares detuvo el proceso, ahora reiniciado. Una reunión al máximo nivel eclesiástico, celebrada el lunes en Madrid, decidió autorizar la segunda fase de la indagación, tan solo pendiente de una somera tramitación por parte de la Dirección General de Patrimonio del Gobierno regional, que estrena titular, Fernando Carrión.

Con el plácet arzobispal conseguido, el principal obstáculo —hasta ahora— para la prosecución de la búsqueda de los restos del Príncipe de las Letras ha quedado orillado. Ello dará paso al arranque de la nueva fase, que contempla la exploración de una treintena de sepulturas en una cripta situada a unos 4,75 metros bajo el altar, con siete metros de longitud y otro tanto de anchura.

Las religiosas se han contado durante siglos donde estaba el sepulcro

“La exploración no va a ser en ningún modo invasiva ni destructiva”, precisa Luis Avial, responsable de la primera fase de la búsqueda en el subsuelo mediante georradar, ya culminada. “En principio, no exigirá la apertura de los nichos ni de los enterramientos”, añade. “El procedimiento a seguir consiste en introducir en diferentes sepulturas, por conductos de un centímetro de diámetro, minicámaras de visión, del estilo de las empleadas en las endoscopias clínicas”. Y ello con el propósito de averiguar si los restos mortales observados permanecen en posiciones originales o bien se encuentran en desordenados escorzos. Estos serán los de interés, ya que existe la sospecha de que los despojos mortales de Cervantes pudieran haber sido trasladados en 1673 desde un inicial emplazamiento, en una zona de la iglesia precursora de la actual, edificada en 1612 y dentro del mismo convento, hasta su ulterior enclave. Se cree que los restos mortales cervantinos, de haber sido trasladados, podrían estar menos ordenados respecto de los que han permanecido incambiados y cuya introducción en los nichos fue posterior a abril de 1616, fecha del enterramiento del Príncipe de las Letras. Las primeras inhumaciones en la iglesia conventual de las Trinitarias datan de 1612, cuatro años antes de la sepultura de Miguel de Cervantes: incluyeron los cadáveres de un niño, el de su abuela —suegra de la fundadora del convento, Francisca Romero— y los marqueses de Camero Viejo, sepultados allí en torno a 1630, explica Fernando de Prado, historiador adscrito al grupo investigador.

Hay, sin embargo, otro espacio, muy semejante al de una sepultura, de forma rectangular, de unos 2,50 metros de longitud por 0,80 de anchura y a 1,5 metros de profundidad, casi contiguo al extremo superior de la cripta, a 40 centímetros. Este receptáculo fue detectado en la fase exploratoria con georradar y, naturalmente, concita la atención de los técnicos.

Al poco de aquel hallazgo, sor Amada, abadesa de las Trinitarias, comentó que las superioras del convento se han transmitido a lo largo de los siglos una recomendación: “Ojo frente al altar de la Inmaculada, porque debajo está enterrado Cervantes”. Lo curioso es que ese receptáculo junto al altar citado está virado 90 grados respecto del eje de la iglesia, lo cual señala que esa sepultura permaneció incambiada desde su enclave original. ¿Será el lugar donde reposaron Cervantes y su esposa?

 
elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
Investigación del historiador Francisco Javier Escudero y la arqueóloga Isabel Sánchez


Nuevos documentos históricos avalan las andanzas del Quijote y en quiénes se basó Cervantes

    - Se trataría de vecinos de los municipios manchegos de El Toboso y Miguel Esteban
    - 'Todavía estamos en la fase preliminar, puede aparecer mucho más', dicen los autores
    - La única teoría al respecto vincula al Quijote con el fraile Alonso Quijano Salaza
r



 14167511488381

Ilustración de El Quijote impreso en 1662 por Juan Mommarte y portada de la primera edición castellana. JOSÉ AYMÁ

El historiador y la arqueóloga que hace unos meses desvelaron que habían localizado el lugar en el que se alzaba el mesón donde se armó caballero Don Quijote de la Mancha han encontrado ahora nuevos documentos históricos que avalan la historia del Quijote y en las personas reales en que se basó Cervantes.

Hace medio año el archivero e historiador Francisco Javier Escudero y la arqueóloga Isabel Sánchez Duque desvelaron que una venta medieval que estuvo abierta durante más de dos siglos junto a la actual ermita de Manjavacas, en Mota del Cuervo (Cuenca), podía ser el mesón en el que se armó caballero Alonso Quijano.

Ahora han avanzado sus nuevos descubrimientos históricos y aseguran que la trama de El Quijote tuvo protagonistas reales, coetáneos de Miguel de Cervantes y vecinos de los municipios manchegos de El Toboso y Miguel Esteban.

Pedro de Villaseñor, que era amigo de Cervantes como él reconoce en 'Los trabajos de Persiles y Sigismunda', y Francisco de Acuña, otro hidalgo manchego, intentaron matarse a lanzazos en el camino del Toboso a Miguel Esteban en 1581, según textos del Archivo Histórico Nacional y otros de órdenes militares.

A diario, Villaseñor y Acuña iban vestidos como caballeros medievales, con cascos, broqueles, cotas, montantes y dagas, y Escudero y Sánchez Duque consideran que Miguel de Cervantes pudo conocer estos hechos -ya que los Villaseñor eran sus amigos- y parodió con su novela una historia y personaje reales.

"Encontramos que los Acuña intentaron matar a los Villaseñor vestidos de caballeros, con todo el aparataje medieval, y nos dimos cuenta de que la historia de Don Quijote no es inventada, es real: es lo que hacían los enemigos de los Villaseñor contra ellos. Increíble pero cierto, está documentado", afirma con énfasis Escudero.

Antes de esa fecha está documentado en 1573 el intento de asesinato de otro Villaseñor, Diego, en El Toboso y aquí aparece un tercer personaje, Rodrigo Quijada, que fue procesado aquel año y cuya vida fue, cuanto menos, polémica. A su apellido, Quijada, pudo añadir Cervantes un sufijo peyorativo que derivó en Quijote.

Escudero explica que El Quijote es "una parodia, una burla" y teniendo en cuenta que no se escriben novelas para burlarse de amigos, Cervantes debió gestarla para "ridiculizar" a quienes eran no ya sus enemigos, sino los enemigos de los Villaseñor.

"Todavía estamos en la fase preliminar y puede aparecer mucho más, pero lo que parece evidente es que el Quijote está dedicado a burlarse de esos enemigos de los Villaseñor que, posiblemente, también sean enemigos de Cervantes o a quienes Cervantes consideraba enemigos", ha añadido.

Por otra parte, a Sánchez Duque y Escudero -que no son manchegos, sino vallisoletana y madrileño- no les convencía que el modelo para el Quijote fuera Alonso Quijano Salazar, un fraile agustino de Esquivias que murió mucho antes de que naciera Cervantes y que no era del entorno de El Toboso.

La de este fraile como posible Quijote es una propuesta de Astrana Marín en 1948 y a estos investigadores les llamó "poderosamente" la atención que fuera la única hipótesis en casi 70 años, por lo que siguieron buscando.

De esa forma han llegado al regidor Rodrigo Quijada, de quien han hallado media docena de documentos, ninguno de los cuales le retrata como un hombre "bueno", ya que fue "un personaje muy polémico que estuvo muy mal visto en todos los pueblos de la zona", y que, según su biografía, se merecía el maltrato que se le da al Quijote en la novela.

Debió morir hacia 1581, según datos que les ha aportado Alfonso Ruiz Castellanos, cronista de Quero (Toledo) e investigador de los Villaseñor. Todos estos personajes confluyen, además, en un entorno geográfico conocido por Cervantes.

Los dos investigadores intuyen que sus estudios traerán polémica, pero avanzan que van a seguir trabajando para demostrar si, por ejemplo, Rodrigo Quijada fue enemigo de Cervantes o de sus amigos los Villaseñor "y se merecía que se burlaran de él en la novela".

En este sentido, consideran que indagar en los Villaseñor, Acuña, Quijada y otros hidalgos de la zona es "una buena línea de investigación porque es el caldo del que bebe Cervantes" y porque puede dar respuesta a la pregunta de por qué dedicó Cervantes una novela a una ciudad que no era la suya y a unos determinados personajes.

Escudero y Sánchez Duque llevan tiempo investigando sobre la ruta que inspiró a Miguel de Cervantes para escribir el Quijote y trabajan en la colección denominada 'Tierra del Quijote', en cuyo quinto número publicarán estas investigaciones, además de darlas a conocer en distintos foros internacionales en 2015.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
9788468025384

Don Quijote de la Mancha: Edición de la RAE, adaptada por Arturo Pérez-Reverte Tapa blanda
de Miguel De Cervantes (Autor), Arturo Pérez-Reverte (Autor)



Editorial: Santillana, Nov 2014
Páginas: 592
Encuadernación: Tapa blanda bolsillo
Precio: 10,95 €


Descripción del producto


Reseña del editor

Esta edición del Ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha ha sido adaptada para uso escolar por la Real Academia Española. Con ese objeto, y a fin de facilitar una lectura sin interrupciones de la trama principal de la novela cervantina, se han retirado del texto original algunos obstáculos y digresiones que podrían dificultar aquella. Esa labor de poda, muy prudente y calculada, dedica especial atención a la limpieza de los puntos de sutura de los párrafos eliminados, para que su ausencia no se advierta en una lectura convencional. Esto incluye la renumeración y refundición de algunos capítulos, que en su mayor parte conservan el título del episodio original al que pertenecen. En cada caso se han procurado respetar al máximo la integridad del texto, los episodios fundamentales, el tono y la estructura general de la obra. Todo ello convierte esta edición en una eficaz herramienta docente, y también en un texto de fácil acceso para toda clase de lectores.


Biografía del autor

El máximo representante de la literatura española nació en 1547. La cantidad de avatares que acumuló en su vida es sólo equiparable a la de sus héroes: participó en la batalla de Lepanto, donde perdió una mano; sufrió cinco años de cautiverio en Argel al ser apresado por los corsarios; la familia quedó en la ruina; desempeñó el cargo de comisario de la Armada invencible y de recaudador de Hacienda, que le costó de nuevo la cárcel. Poeta, novelista y dramaturgo, murió en 1616, convirtiéndose en una figura de la cultura universal.

Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) fue reportero de guerra durante veintiún años y es autor, entre otras novelas, de El húsar, El maestro de esgrima, La tabla de Flandes, El club Dumas, Territorio Comanche, La piel del tambor, La carta esférica, La Reina del Sur, Cabo Trafalgar, El pintor de batallas, Un día de cólera, El asedio y El tango de la Guardia Vieja; y de la ya legendaria serie histórica Las aventuras del capitán Alatriste. Es miembro de la Real Academia Española. El éxito de sus novelas sobre las aventuras del capitán Alatriste, cuya publicación comenzó en 1996, constituye un acontecimiento literario sin precedentes en España. También han sido llevadas al cine con el título Alatriste, película protagonizada por Viggo Mortensen.

Fuente: amazon.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
Hallan documentos donde aparece el 'loco' Acuña, y otros personajes de novelas cervantinas


Don Quijote era Acuña el procurador

    - En un lugar del Toboso de cuyo nombre Cervantes no se quiso acordar...
    - Así podría comenzar la historia periodística del verdadero Don Quijote
    - Existió, se vestía cual caballero y alanceaba a enemigos en los caminos manchegos.
    - Francisco de Acuña habría inspirado al manco de Lepanto para su novela de caballería



 0_zxhlaqy6

En un lugar del Toboso ocurrió en el año del señor de 1581 una peregrina historia jamás vista ni oída. En el camino de esta villa a la de Miguel Esteban sucedió que dos mozos de familia hidalga se enfrentaron como furibundos combatientes por un asunto de poder. La historia habría quedado en el margen escrito de los anales de La Mancha como una pendencia más entre jóvenes hidalgos si no fuera porque uno de los contendientes iba ataviado de tal guisa que parecía que un astroso Amadís, un malhadado Tirante El Blanco o un menguado Palmerín de Inglaterra se hubiera aparecido por ventura cabalgando hasta estos campos para desfacer entuertos dignos de aparecer en las crónicas...

Leer más
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
Don Quijote de La Mancha: ¿realidad o ficción?


Dos investigadores descubren documentos en los que podría haberse inspirado Cervantes para su personaje literario. Los expertos dicen que El caballero de la Triste figura es una summa de saberes, informaciones, aventuras y episodios conocidos por Cervantes



 1417983722_234613_1417985837_noticia_normal

Ilustración de Gustave Doré para 'El Quijote'.

Las semillas y la leyenda del Quijote en la Tierra aumentan. Y se confirma que la obra de Miguel de Cervantes Saavedra, según los expertos, es la suma de saberes, informaciones, fantasías y experiencias vividas y oídas por este genio de la literatura. De realidad e ingenio convertidos en una obra maestra.

El penúltimo hallazgo estaría en el pueblo de Miguel Esteban, cerca de El Toboso, donde el procurador Francisco de Acuña se vestía con armaduras, a lo Quijote, para atacar y espantar a los lugareños, entre ellos al hidalgo Pedro de Villaseñor. Ocurrió un día del verano de julio de 1581, cuando el sol estaba en lo más alto, y trató de matarlo a lanzazos de tal manera que Villaseñor tuvo que huir corriendo por el campo hacia El Toboso. Acuña atacaría a los Villaseñor con el fin de quitarles el poder que ejercían en la zona. Así quedó registrado en un proceso judicial de ese año, por intento de asesinato, y corroborado en otro por vestirse con armas de guerra y amedrentar a la gente. Cervantes (Alcalá de Henares, 1547- Madrid, 1616) habría conocido estos episodios de boca de sus amigos, la familia De Villaseñor a quienes se refiere en su libro póstumo Los trabajos del Persiles y Segismunda.


 1417983722_234613_1417986046_sumario_grande

Página del proceso contra Francisco de Acuña.

El descubrimiento lo han hecho los investigadores Francisco Javier Escudero (archivero e historiador) e Isabel Sánchez Duque (arqueóloga y experta en patrimonio cultural). Es una hipótesis, dicen ambos, aunque pocas veces han coincidido tantos documentos reales con la novela escrita por Cervantes: “Nosotros somos los primeros escépticos frente a las teorías y los mitos que hay alrededor de las fuentes en las que se habría inspirado Cervantes, pero estos documentos son hechos de la descripción y comportamiento de los personajes de la vida real y su coincidencia con varios pasajes y personajes de la novela. Justo de los lugares donde transcurre la historia cervantina”. Además, Escudero y Sánchez, hacen notar que la primera salida de Don Quijote ocurre un mes de julio, el mismo mes del suceso protagonizado por Acuña y Villaseñor. También encontraron a un tal Rodrigo Quijada, de la misma época descrita y originario del Campo de Montiel, que tenía un escudero, había comprado su hidalguía y la gente le tenía miedo porque iba imponiendo su ley por ahí. En junio pasado, estos dos investigadores dijeron haber encontrado la posible venta donde se armó caballero don Quijote, donde hoy está la ermita de Manjavacas, en Mota del Cuervo. El estudio acaba de editarse en la editorial AACHE.

¿Quiénes son los investigadores y cómo se habrían topado con estos documentos? Francisco Javier Escudero es abogado y es el Archivero Municipal y Encargado del Registro del Ayuntamiento de Socuéllamos en Ciudad Real, pero hasta el año 2012 era el Responsable del Archivo Central de la Consejería de Educación y Ciencia en Toledo. Isabel Sánchez es doctora en arqueología de la Universidad de Valladolid, master en Gestión de Patrimonio Cultural y actualmente es la encargada del Museo Histórico de Juan Mayordomo, en La Mancha. Hace un año decidieron emprender un trabajo sobre El camino de Toledo a Murcia que aparece en la obra de Cervantes con el fin de establecer la biografía y arqueología de la zona. En el Archivo Histórico Nacional, Órdenes Militares consiguieron unos veinte procesos, que suman, unos dos mil folios, de Miguel Esteban, El Toboso y Quintanar de la Orden, y es ahí cuando se toparon con los sucesos descritos anteriormente y que han aparecido en algunas informaciones recientes de la agencia EFE y, por ejemplo, ayer en El Mundo.

    Está documentado que algunas de las trifulcas entre hidalgos manchegos se producían con una ambientación carnavalesca, pues los contendientes se disfrazaban de caballeros armados a la usanza medieval.

    Dice el académico Darío Villanueva


Para expertos como Darío Villanueva, secretario de la Real Academia, “que Cervantes supo de muchas historias locales manchegas, del Toboso, de Quintanar o de Argamasilla, no cabe ninguna duda. Está documentado que algunas de las trifulcas entre hidalgos manchegos se producían con una ambientación carnavalesca, pues los contendientes se disfrazaban de caballeros armados a la usanza medieval. Está acreditado también el caso de Rodrigo Quijada. Su apellido, mejor que el de Quessada, podría ser una de las fuentes de inspiración para el nombre, don Quijote, que el héroe cervantino se da a sí mismo. El Quijote Cervantes es una summa de saberes, informaciones, aventuras y episodios. Pero sería reduccionista conceder demasiada importancia a estos datos de la realidad manchega contemporánea del escritor para entender la génesis de su novela. Documentar las excentricidades de Acuñas y Villaseñores, o recordar apellidos como el del corrupto regidor Rodrigo Quijada, tiene un valor apreciable aunque anecdótico si lo comparamos con lo realmente trascendente: la creación genial de un personaje en el que, mediante una práctica relativamente nueva como era todavía en el XVII la lectura febril y prolija de libros de caballerías, se contrapone realidad y ficción para fundirlas en el único lugar en que tal cosa puede hacerse, la mente de una persona”.

Para Andrés Trapiello, “El deseo de poner un nombre y apellidos reales a las grandes figuras literarias es antiguo, y responde acaso a la reticencia de quienes se resisten a creer que personajes tan vivos y descomunales hayan salido "sólo" de la imaginación del autor. Y nadie más vivo y descomunal que don Quijote. Por otro lado, ¿en qué pueblo o ciudad no hay un loco? Cervantes, que anduvo por cientos de pueblos, tuvo que conocer a cientos de locos. Ha frecuentado uno el mundo de los libreros de viejo y lectores de viejo y bibliófilos desde hace cuarenta años, y he conocido a unos cuantos locos de remate que se han vuelto locos leyendo, si acaso no leían ya desaforadamente porque estaban locos, unos graciosos y otros menos. Esto, tampoco es nuevo. De modo que no es extraño que se rastreen cada cierto tiempo en los archivos "casos" reales, "figuras históricas" que guardan una o varias semejanzas con don Quijote. Al margen de lo que digan los eruditos en este o aquel caso, don Quijote es la suma de todos ellos. El genio de don Quijote no habría estado en inspirarse en tal o cual caso real, sino en hacer de uno o varios locos comunes, uno solo excepcional y cuerdísimo para todo lo que no tocaba con la caballería andante”.

La víspera del cuarto centenario de la segunda parte de la obra maestra cervantina, en 2015, tiene este año varias noticias clave: inéditos sobre la vida de Cervantes, la exploración de sus restos en una iglesia de Madrid, varios libros y para Primavera se espera una edición especial de la obra maestra cervantina, a cargo del académico y especialista Francisco Rico

La víspera del cuarto centenario de la segunda parte de la obra maestra cervantina, en 2015, tiene este año varias noticias clave: en abril, un equipo de científicos empezó la búsqueda de los restos del escritor bajo la madrileña iglesia de las Trinitarias que afronta hoy la exploración de una treintena de sepulturas en la cripta, situada a unos 4,75 metros bajo el altar. En agosto, José Cabello, archivero de La Puebla de Cazalla, en Sevilla, reveló cuatro documentos inéditos sobre Cervantes que arrojan luz sobre su vida como el hecho de que permitió cobrar su salario a una mujer desconocida en su biografía: Magdalena Enríquez. Este otoño se han presentado las novelas La sombra de otro (Ediciones B), de Luis García Jambrina, inspirada en la vida de Cervantes; y El final de Sancho Panza y otras suertes (Destino), donde Andrés Trapiello continúa la historia de algunos personajes del Quijote en las Indias. La semana pasada se presentó en la Feria del Libro de Guadalajara (México) una versión del Quijote para jóvenes, a cargo de Arturo Pérez-Reverte. La próxima primavera, Francisco Rico presentará una edición especial de la historia del Caballero de la Triste Figura, para conmemorar el cuarto centenario de la publicación de la segunda parte de la obra maestra cervantina.

Entre las inspiraciones más conocidas de Don Quijote figuran a la que hiciera referencia Menéndez Pidal del Entremés de los romances, de autor desconocido, donde aparece alguien que enloquece leyendo romances. O el cuadro de la Virgen de Illescas, de la iglesia de San Juan Bautista de Argamasilla de Alba. Una pintura ofrecida como exvoto por Rodrigo de Pacheco, quien aparece en la parte inferior con un anexo en grafía de la época a la que se encomienda porque está enfermo “de un gran dolor que tenía en el celebro de una gran frialdad que se le cuajó dentro”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
Un alpinista bajará a la cripta del convento para buscar a Cervantes


El deportista introducirá una microcámara en un sepulcro de las Trinitarias




 1421268191_891285_1421268692_noticia_normal

Un trayecto intrincado en la búsqueda de Cervantes

Asier Izagirre, experto alpinista que ha acompañado a Edurne Pasabán —prima carnal suya— en muchas de sus ascensiones a las cimas más altas del mundo, entre ellas a seis de los 14 ochomiles, descenderá a la cripta del convento de las Trinitarias, donde se cree que se halla enterrado Miguel de Cervantes. Izagirre tiene como misión introducir el cableado de una microcámara para escudriñar el interior de un sepulcro.

El forense Francisco Etxeberria es quien le ha hecho el encargo. Dirige un equipo de 23 personas que se apresta a entrar en acción, en una gesta científica e histórica de desenlace tan emocionante como incierto. Entre los investigadores hay desde forenses y antropólogos hasta especialistas en momias y textiles.

23 investigadores instalarán un laboratorio forense subterráneo

Este sábado comienza en el subsuelo de la iglesia la limpieza y preparación de la cripta abovedada que, a 4,80 metros de profundidad, en un espacio de unos 70 metros cuadrados, alberga una treintena de nichos. En alguno de ellos se presume que pueden hallarse los restos del autor del Quijote, sepultado tras los muros conventuales, en un lugar desconocido, en 1616.

Un trayecto intrincado en la búsqueda de Cervantes

Los nichos son agujeros abovedados, de aproximadamente un metro largo de profundidad, dispuestos en filas de entre siete y cuatro oquedades, en número decreciente entre el suelo y el techo, y columnas de hasta cinco huecos.

Todos los enterramientos murales están recubiertos por pequeñas paredes de ladrillo y revoco de entre 8 y 10 centímetros de espesor. Estos petos serán inicialmente perforados con incisiones de apenas un centímetro de diámetro. De este modo será examinado su interior mediante micro-cámaras versátiles, allí introducidas por las perforaciones. Estos aparatos son capaces de explorar tridimensionalmente la oscura entraña de sepulcros y ataúdes.

A partir de mañana va a ser limpiada la cripta entera, donde se han acumulado materiales de madera y otros residuos de albañilería, tras su ventilación e iluminación con luz artificial —un pequeño tragaluz que conecta con la calzada de la calle de Las Huertas será cegado para evitar intrusiones— . Tres mesas provistas de los componentes necesarios para un completo laboratorio forense van a ser dispuestas allí. Su función será facilitar in situ el examen de los restos óseos y otros vestigios hallados, en el caso de que las microcámaras permitan valorar su importancia y ello justifique extraerlos de los nichos.

Si la cámara indicara al forense Francisco Etxeberria, jefe del equipo investigador y presidente de la Sociedad Científica Aranzadi, que lo observado son restos de niños, de mujeres o de varones jóvenes —Cervantes murió con 68 años—, no serán movidos de sus emplazamientos.

Se estudiarán, desde luego, los detalles que las cámaras permitan descubrir, como inscripciones, atuendos u otros elementos significativos, pero, en principio, cabrá descartar la mayor parte de los contenidos de los nichos. Y ello porque solo se buscan vestigios óseos de un varón de edad, como el propio Cervantes dejó escrito días antes de su muerte, cuyas mandíbulas habrán de estar “plenamente desdentadas”. Se sabe además que, de conservarse el esternón —el eje óseo anterior donde entronca la columna vertebral—, ha de presentar el impacto visible de un arcabuz y que la mano izquierda deberá mostrar una atrofia. De hallarse su auténtica osamenta, el análisis de la composición química permitirá determinar con cierta precisión la causa de la muerte del creador del Ingenioso hidalgo, atribuida, entre otras dolencias, a diabetes.

Solo los restos de un adulto herido y desdentado serán exhumados

En el caso de que la exploración, con microcámaras, de la treintena de nichos a escudriñar en la cripta ubicada bajo el templo no dé resultados relevantes y con miras a aliviar a la comunidad religiosa de una nueva actuación desde la superficie del suelo sobre la base del templo —meta que se ha convertido en un compromiso de los investigadores, empeñados en reducir al mínimo las incomodidades a las monjas—, se introducirá otra microcámara de alta resolución en el enterramiento situado bajo el altar de la Inmaculada Concepción. Está situado a los pies de este ara, en la zona lateral izquierda del templo y a una distancia de entre cinco y diez metros del techo de la cripta. Es ahí donde entrará en juego la pericia del escalador y espeleólogo Asier Izagirre, que ha coronado, entre otras cimas, el Dhaulagiri, el Manaslu y el Broad Peak.

La intención del forense Etxeberria consiste en que, una vez desechada la inspección de los 33 nichos, la tarea de Izagirre proporcione información del interior del sepulcro doble, próximo a la bóveda de la cripta.

La tradición oral, transmitida durante siglos entre las monjas, situaba ahí el enterramiento de Cervantes y su esposa. Así se evitará levantar el suelo del templo donde el georradar y la termografía detectaron el doble sepulcro.



Una bóveda concurrida


En la cripta bajo el templo de las Trinitarias, ahora a explorar, se sabe que fueron sepultadas personas afines a la comunidad religiosa, como capellanes, donantes, familiares o fieles. Entre ellos, Miguel de Cervantes, que figuraba por voluntad propia, dada su deuda con la comunidad que contribuyó, junto con la Orden Mercedaria, a su liberación del cautiverio de cinco años en Argel, a partir de 1575, tras ser apresado frente a la Costa Brava de Rosas por el mercenario turco Mami Arnaute.

Como precedente de la actuación ahora en marcha, una exploración científica parcialmente semejante fue acometida por el forense Francisco Etxeberria, profesor titular de medicina Legal y Forense de la Universidad del País Vasco, en el templo de San Isidoro de León. Fue a propósito de procesos de identificación de los reyes medievales leoneses, allí sepultados.



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel De Cervantes 
 
Los expertos creen que la cripta de las Trinitarias puede ser la vieja iglesia


Los restos de Cervantes se hallarían en una tumba de las seis halladas



 1421700665_478800_1421700980_noticia_grande_1421752435_442058

Convento de las Trinitarias, en la calle Lope de Vega, donde se realizan los trabajos de búsqueda de la tumba de Cervantes. / CARLOS ROSILLO

Nuevos descubrimientos aproximan a los investigadores al hallazgo de los restos de Miguel de Cervantes en el convento de las Trinitarias de Madrid. La localización, este fin de semana y en la cripta funeraria conventual, de seis enterramientos hasta ahora desconocidos, así lo da a entender. Por esta razón, por la antigüedad atribuida al suelo que los albergaba y por las dimensiones de la cámara subterránea, miembros del equipo investigador contemplan ya como probable la posibilidad de que, contrariamente a lo que hasta ahora pensaban, la cripta sea en realidad el espacio de la iglesia primitiva, que creían demolida. En ella fue enterrado Cervantes el 23 de abril de 1616, así como otros difuntos principales, cuyo número se corresponde con el de las tumbas ahora encontradas.

El templo conventual primitivo, que fue edificado en 1612 por Pedro Rodríguez Majano, fue sustituido 60 años después por la nueva iglesia, erigida por el arquitecto Marcos López en 1673. Ello llevó a pensar que de la iglesia original, supuestamente derruida, no quedó nada, hipótesis que ahora los investigadores ponen seriamente en duda.

Las seis sepulturas hasta ahora desconocidas y hoy halladas fueron encontradas tras levantar el maderamen que, durante décadas, se empleó como soporte de libros de una editorial en la base de la cripta. Numerosas estanterías y anaqueles, esparcidos por doquier, cubrían al completo el suelo de la estancia, de unos 70 metros cuadrados, y cegaban la visión de los enterramientos. También la propia extensión y abovedamiento de la cripta, insólitos por sus dimensiones en comparación con los de otros templos barrocos de la época —incluso presenta espacios cegados que conectan con la clausura conventual de las monjas trinitarias—, ha alertado al equipo de especialistas que acomete la investigación en busca de los restos de Cervantes. Más que a una cripta, el espacio se asemeja a una iglesia de pequeñas dimensiones.

No hay unanimidad sobre el número de personas que pueden haber sido sepultadas en los sepulcros recién descubiertos, pero se considera que puede oscilar entre cuatro y nueve. Francisco Etxeberria, presidente de la Sociedad Científica Aranzadi, titular de Medicina Legal y Forense que encabeza la actual fase de investigación, cifra las sepulturas en seis, pero ignora aún el número de cadáveres que los enterramientos contienen, ya que no han sido explorados. El georradarista Luis Avial, que consumió las jornadas del sábado y domingo, junto con su equipo, aplicando el georradar al suelo de la cripta una vez despejado de madera y escombros, contempla un número de sepulturas superior a cuatro y menor de ocho.

Asimismo, la antigüedad del suelo que contiene las tumbas recién halladas, respecto a la edad del solado que cubre otras partes del conjunto conventual, desató el interés del equipo técnico, forense y arqueológico que indaga el subterráneo del templo, ya que, a juicio de algunos de sus miembros, indica que precede a la construcción del nuevo templo en 1673.

Estos hechos han dado un giro a la investigación iniciada el pasado mes de abril intramuros del convento, ya que puede eludir la exploración de los 33 nichos que la cámara funeraria albergaba en su frontal. Las tumbas coinciden en su número y disposición con aquellas de las que da noticia la documentación histórica sobre el convento primitivo, un cenobio fundado por Francisca Romero de Gaytán, hija de un alto mando militar de Felipe II en Flandes.

La documentación aportada en 1870 por el marqués de Molins por encargo de la Real Academia Española habla de media docena de sepulturas de personas principales en el suelo de la iglesia primitiva. Todo ello convierte en probable la hipótesis según la cual los restos de Miguel de Cervantes hayan conservado su sepultura originaria y se encuentren entre las halladas ahora.


La objeción de la cota

El desnivel existente entre el suelo de la vieja cripta y la base del templo nuevo es la principal objeción para afirmar con absoluta certeza que la cripta es en realidad la iglesia originaria donde Cervantes fue enterrado. La cripta se encuentra a 4,8 metros por debajo del suelo de la iglesia en su cabecera, si bien declina y se acorta en su extremo opuesto hasta una altura aproximada de 1,75 metros. Algunos técnicos consultados consideran que los recalces de la época no superaban el metro y medio.

No obstante, documentación existente en el Archivo Diocesano de Toledo, donde se conserva la información original sobre el convento de las Trinitarias Descalzas, da cuenta de numerosas obras de recalce y de rebaje de cotas, aunque sin precisar sus dimensiones, a partir de 1680, con hitos en 1752, 1830 y 1861.

El alcance del reciente descubrimiento de seis tumbas, corroborado por exámenes con georradar y termografía, podría ahorrar a los investigadores la exploración individualizada de los 33 nichos que alberga la cripta y cuyo examen con microcámaras se aprestan a iniciar el próximo fin de semana.


elpais.com



   

¡A ver si hay suerte, y después de tanto tiempo e inversión, encuentran a Cervantes! Sin duda sería un gran hallazgo arqueológico, y sobre todo un hito histórico para nuestro mejor escritor y máximo representante de las letras españolas. Además sería un gran reclamo cultural y turístico para el convento y la capital.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 5
Ir a la página 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario