Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Carlos III
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Carlos III 
 
Continuando con la serie de grandes biografías de héroes e ilustres españoles. Este cuadragésimo trabajo recopilatorio, está dedicado al Rey de España Carlos III, también fue Rey de Nápoles y Sicilia con el nombre de Carlo VII.

retrato_0028_carlosiiiCarlos III. Rey de Nápolesy Sicilia (1734-59) y de España (1759-88), perteneciente a la Casa de Borbón (Madrid, 1716-88). Era el tercer hijo de Felipe V, primero que tuvo con su segunda mujer, Isabel de Farnesio, por lo que fue su hermanastro Fernando VI quien sucedió a su padre en el Trono español. Carlos sirvió a la política familiar como una pieza en la lucha por recuperar la influencia española en Italia: heredó inicialmente de su madre los ducados de Parma, Piacenza y Toscana (1731); pero más tarde, al conquistar Nápoles Felipe V en el curso de la Guerra de Sucesión de Polonia (1733-35), pasó a ser rey de aquel territorio con el nombre de Carlos VII. La muerte sin descendencia de Fernando VI, sin embargo, hizo recaer en Carlos la Corona de España, que pasó a ocupar en 1759, dejando el Trono de Nápoles a su tercer hijo, Fernando IV.

Superado el «motín de Esquilache» (1766), que fue un estallido tradicionalista instigado por la nobleza y el clero contra los aires renovadores que traía Carlos III, se extendería un reinado largo y fructífero. En cuanto a la política exterior, el tercer Pacto de Familia firmado con Francia en 1761 alineó a España con Francia en su conflicto permanente con Gran Bretaña. Ello llevó a España a intervenir en la Guerra de los Siete Años (1756-63) y en la Guerra de Independencia de los Estados Unidos de América (1775-83); como resultado final de ambas, España recuperó Menorca, pero no Gibraltar (al fracasar el asedio realizado entre 1779 y 1782).

A partir de entonces, las dificultades financieras obligaron a volver a la política «pacifista» del reinado de Fernando VI, mientras se ensayaban diversas mejoras en la Hacienda Real, como la emisión de vales reales (primer papel moneda) o la creación del Banco de San Carlos (primer banco del Estado).

En la línea del despotismo ilustrado propio de su época, Carlos III realizó importantes reformas -sin quebrar el orden social, político y económico básico- con ayuda de un equipo de ministros y colaboradores ilustrados como Esquilache, Aranda, Campomanes, Floridablanca, Wall y Grimaldi. Reorganizó el poder local y las Haciendas municipales, poniéndolos al servicio de la Monarquía.

Puso coto a los poderes de la Iglesia, recortando la jurisdicción de la Inquisición y limitando -como aconsejaban las doctrinas económicas más modernas- la adquisición de bienes raíces por las «manos muertas»; en esa pugna por afirmar la soberanía estatal expulsó de España a los jesuitas en 1767. Fomentó la colonización de territorios despoblados, especialmente en la zona de Sierra Morena, donde las «Nuevas Poblaciones» contribuyeron a erradicar el bandolerismo, facilitando las comunicaciones entre Andalucía y la Meseta. Reorganizó el ejército, al que dotó de unas ordenanzas (1768) destinadas a perdurar hasta el siglo XX.

Creó la Orden de Carlos III para premiar el mérito personal, con independencia de los títulos heredados. Protegió las artes y las ciencias; apoyó a las Sociedades Económicas de Amigos del País, en donde se agrupaban los intelectuales más destacados de la Ilustración española; sometió las universidades al patronazgo real y creó en Madrid los Estudios de San Isidro (1770) como centro moderno de enseñanza media destinado a servir de modelo. Creó manufacturas reales para subvenir a las necesidades de la Monarquía (cañones, pólvora, armas blancas, cristal, porcelana…), pero también para estimular en el país una producción industrial de calidad.

En esa misma línea, impulsó la agricultura (decretando el libre comercio de granos y organizando cultivos experimentales en las huertas reales de Aranjuez) y el comercio colonial (formando compañías como la de Filipinas y liberalizando el comercio con América en 1778).

Cuando el rey murió en 1788 terminó la historia del reformismo ilustrado en España, pues el estallido de la Revolución francesa al año siguiente provocó una reacción de terror que convirtió el reinado de su hijo y sucesor, Carlos IV, en un periodo mucho más conservador. Y, enseguida, la invasión francesa arrastraría al país a un ciclo de revolución y reacción que marcaría el siglo siguiente, sin dejar espacio para continuar un reformismo sereno como el que había desarrollado Carlos III.

Entre los aspectos más duraderos de su herencia quizá haya que destacar el avance hacia la configuración de España como nación, a la que dotó de algunos símbolos de identidad (como el himno y la bandera) e incluso de una capital digna de tal nombre, pues se esforzó por modernizar Madrid (con la construcción de paseos y trabajos de saneamiento e iluminación pública) y engrandecerla con monumentos (de su época datan la Puerta de Alcalá, el Museo del Prado -concebido como Museo de Ciencias- o la inauguración del Jardín Botánico) y con edificios representativos destinados a albergar los servicios de la creciente Administración pública.

El impulso a los transportes y comunicaciones interiores (con la organización del Correo como servicio público y la construcción de una red radial de carreteras que cubrían todo el territorio español convergiendo sobre la capital) ha sido, sin duda, otro factor político que ha actuado en el mismo sentido, acrecentando la cohesión de las diversas regiones españolas.

Espero que la información recogida sea de vuestro interés.





Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados
 



Resumen Biográfico


 00_1453844406_435181

Carlos III de Borbón (Madrid, 20 de enero de 1716 – Ibid., 14 de diciembre de 1788). Duque de Parma con el nombre de Carlos I (Carlo I) entre 1731 y 1735, Rey de Nápoles y Sicilia con el nombre de Carlos VII (Carlo VII) de 1734 a 1759 y de España (1759–88), perteneciente a la Casa de Borbón.

Era el tercer hijo varón de Felipe V, el primero que tuvo con su segunda mujer, Isabel de Farnesio, por lo que fue su hermanastro Fernando VI, quien sucedió a su padre en el trono español. Carlos sirvió a la política familiar como una pieza en la lucha por recuperar la influencia española en Italia: heredó inicialmente de su madre los ducados de Parma, Piacenza y Toscana (1731); pero más tarde, al conquistar Felipe V el Reino de Nápoles y Sicilia en el curso de la Guerra de Sucesión de Polonia (1733–1735), pasó a ser rey de aquellos territorios con el nombre de Carlos VII. Contrajo matrimonio en 1729 con María Amalia de Sajonia, hija de Federico Augusto II, duque de Sajonia y de Lituania y rey de Polonia.


 4_maravedis_l_effigie_de_charles_iii

Carlos III de España.


Rey de Nápoles y Sicilia

Durante su reinado en Nápoles y Sicilia (Carlos VII, Carlo VII en italiano, o simplemente Carlo di Borbone, que es como se le suele llamar allí), supo gobernar, reformar y modernizar el reino, unificándolo, conquistando el amor de los ciudadanos junto con su amada esposa María Amalia de Sajonia, continuó sus guerras contra Austria y participó junto con Francia y España en los llamados «Pactos de Familia».

Destaca el hecho de haber sido quien ordenó comenzar la excavación sistemática de las poblaciones sepultadas por la erupción del Vesubio del año 79: Pompeya, Herculano, Oplontis y las Villas Stabianas. No sólo eso, sino que en 1752, al ordenar construir una carretera hacia el sur (precursora de la actual Statale 18), salieron a la luz los restos de la ciudad de Paestum, que llevaban años cubiertos por la maleza (parte del anfiteatro yace precisamente bajo dicha carretera).

La muerte sin descendencia de Fernando VI de España, hizo recaer en Carlos la Corona de España, que pasó a ocupar en 1759, dejando con gran tristeza, tanto de los reyes como del pueblo, la corona del Reino de Nápoles y Sicilia a su tercer hijo, Fernando.


 7_carloviii_di_napoli

Carlos III con el hábito de la Orden de Carlos III, hacia 1783-1784. Óleo de Mariano Salvador Maella (Palacio Real).



Rey de España

Tras los fallecimientos de Luis I y de Fernando VI sin descendencia, el trono de España pasó a Carlos III, tercer hijo de Felipe V y primero de su matrimonio con Isabel de Farnesio, con gran experiencia de gobierno como rey de Nápoles.


Política exterior

La Guerra de los Siete Años (1756–1763)

El primer asunto que el Rey debió de tratar fue la Guerra de los Siete Años. El monarca español se vio obligado a tomar parte en la guerra tras la ocupación británica de Honduras y la pérdida de la colonia francesa de Quebec, lo que requirió la intervención española en el conflicto para frenar el expansionismo británico por América.

En 1761 se firmó el Tercer Pacto de Familia y España entró en el conflicto bélico. La guerra terminó con la Paz de París de 1763. España cedió a Gran Bretaña la Florida y territorios del golfo de México, a cambio de La Habana y Manila, conquistadas por los británicos, y la Luisiana francesa pasó a manos de España, más preparada para defenderla. Portugal, aliado de los británicos, recuperó la colonia del Sacramento.

En 1781, el gobernador de la Luisiana, Gálvez, recupera las dos Floridas para España, en un audaz golpe de mano contra los ingleses, y en 1782 España recupera la isla de Menorca.


 7_carloviii_di_napoli

Carlos como Rey de Nápoles y Sicilia, Rey de las Dos Sicilias por Giuseppe Bonito, Madrid, Museo del Prado.



Guerra de independencia de los Estados Unidos (1776–1783)

España continuó la alianza francesa. Así, en la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos, intervino junto a Francia contra Gran Bretaña en apoyo a la emancipación de las trece colonias británicas. El Tratado de Versalles de 1783 puso fin a la guerra. España recuperó Florida, los territorios del golfo de México, aunque no pudo hacer lo mismo con Gibraltar. España, de esta forma, contribuyó a la independencia de los Estados Unidos, hecho que creó un precedente para la emancipación de las colonias españolas en el siglo XIX.


Mediterráneo

El Monarca intervino en el norte de África con el doble objetivo de conseguir liberar el mar de piratas berberiscos y obtener concesiones económicas.


Política interior

En política interior, intentó modernizar la sociedad utilizando el poder absoluto del Monarca bajo un programa ilustrado.


 800px_escudo_de_carlos_iii_de_espa_a_tois_n_y_su_orden_variante_leones_de_gules

Escudo de armas de Carlos III de España con Toisón y la orden de Carlos III. Variante con los leones de púrpura representados de gules, costumbre frecuente en la heráldica española.


Despotismo Ilustrado

En la línea de la Ilustración propia de su época, Carlos III realizó importantes cambios —sin quebrar el orden social, político y económico básico, despotismo ilustrado— con ayuda de un equipo de ministros y colaboradores ilustrados, como el Marqués de Esquilache, Aranda, Campomanes, Floridablanca, Wall y Grimaldi.

Distribución de la población de España por provincias actuales según el censo de Floridablanca (1787). Durante el reinado de Carlos III fue una preocupación constante la necesidad de incrementar la población de la nación.


Promulgación de la Pragmática

En 1783 Carlos III promulgó la Pragmática que recoge los siguientes aspectos:

1. Los gitanos son ciudadanos españoles.
2. Debe dejarse de decir gitano, ya que todos los ciudadanos son iguales.
3. Los niños deben ir a la escuela a partir de los 4 años.
4. Los gitanos son libres de fijar su residencia.
5. Los gitanos pueden emplearse o trabajar en cualquier actividad.
6. Los gitanos tienen derecho a asilo y atención a sus enfermos.
7. Los gremios que impidan la entrada o se opongan a la residencia de los gitanos serán penalizados.
8.Se imponen penas a los que obstaculicen la integración de los gitanos.

Sin embargo, para que el gitano pueda disfrutar de estas igualdades, debe cumplir unas condiciones:

• Abandonar su forma de vestir.
• No usar su lengua (el caló) en público.
• Asentarse y abandonar la vida errante.


 5retrato_de_carlos_iii_de_espa_a_por_goya

Retrato de Carlos III cazador, por Goya.


Las reformas de Esquilache

El Monarca nombró al marqués de Esquilache Secretario de Hacienda. Éste incorporó señoríos a la Corona, controló a los sectores eclesiásticos y reorganizó las Fuerzas Armadas. Su programa de reformas y la intervención española en la Guerra de los Siete Años necesitaron más ingresos, que se consiguieron con un aumento de la presión fiscal y nuevas fórmulas, como la creación de la Lotería Nacional. Al mismo tiempo liberalizó el comercio de los cereales, lo que originó una subida de los precios de los productos de primera necesidad a causa de las especulaciones de los acaparadores y de las malas cosechas de los últimos años.

En marzo de 1766 se produjo el Motín de Esquilache. Su detonante fue la orden de cambiar la capa larga y el sombrero de ala ancha de los madrileños por la capa corta y el sombrero de tres picos. La manipulación realizada por sectores nobiliarios y eclesiásticos lo convirtió en un ataque directo a la política reformista llevada a cabo por ministros extranjeros del gobierno del Rey. De Madrid, se trasladó a las provincias afectando a ciudades como Cuenca, Zaragoza, La Coruña, Oviedo, Santander, Bilbao, Barcelona, Cádiz y Cartagena entre otras muchas. El aglutinador común fue la protesta por la escasez y el alza de los precios de los alimentos ocasionados por la liberalización comercial.

Los amotinados exigieron la reducción del precio de los alimentos y la supresión de la Junta de Abastos, la derogación de la orden sobre la vestimenta, el cese de ministros extranjeros de Carlos III y su sustitución por españoles y un perdón general. El Monarca desterró a Esquilache y nombró en su lugar al conde de Aranda.


La política religiosa

Desaparecidos los ministros extranjeros, el Rey se apoyó en los reformistas españoles, como Pedro Rodríguez de Campomanes, el conde de Aranda o el conde de Floridablanca. Campomanes, nombrado fiscal del Consejo de Castilla, trató de demostrar que los verdaderos inductores del motín de Esquilache habían sido los jesuitas. Se nombró una comisión de investigación y sus principales acusaciones fueron:

• Sus grandes riquezas.
• El control de los nombramientos y de la política eclesiástica.
• Su apoyo al Papa.
• Su lealtad al marqués de la Ensenada.
• Su participación en los asuntos de Paraguay.
• Su intervención en el dicho motín.

Sectores de la nobleza y diversas órdenes religiosas estuvieron claramente en contra. Por todo ello, mediante el decreto real del 27 de febrero de 1767, se les expulsó de España y todos sus dominios y posesiones fueron confiscados.


 3carlos_iii_con_unos_10_a_os_de_edad_cuadro_de_jean_ranc

Carlos III con unos 10 años de edad, h. 1724. Cuadro de Jean Ranc.


Reformas

La expulsión de los jesuitas se quiso aprovechar para realizar una reforma de la enseñanza que debía fundamentarse en las disciplinas científicas y en la investigación. Sometió las universidades al patronazgo real y creó en Madrid los Estudios de San Isidro (1770), como centro moderno de enseñanza media destinado a servir de modelo, y también las Escuelas de Artes y Oficios, que han perdurado hasta el siglo XX (cuando pasaron a llamarse Escuelas de Formación Profesional, EFP). Las propiedades de los jesuitas sirvieron para crear nuevos centros de enseñanza y residencias universitarias. Sus riquezas, para beneficiar a los sectores más necesitados, se destinaron a la creación de hospitales y hospicios.

El impulso hacia la reforma de la agricultura durante el reinado de Carlos III vino de mano de las Sociedades Económicas de Amigos del País creadas por su ministro José de Gálvez. Campomanes, influido por la fisiocracia centró su atención en los problemas de la agricultura. En su Tratado de la Regalía de la Amortización, defendió la importancia de ésta para conseguir el bienestar del Estado y de los ciudadanos y la necesidad de una distribución más equitativa de la tierra.

En 1787, Campomanes elaboró un proyecto de repoblación de las zonas deshabitadas de las tierras de realengo de Sierra Morena y del valle medio del Guadalquivir. Para ello, y supervisado por Pablo de Olavide, intendente real de Andalucía, se trajeron inmigrantes centroeuropeos. Se trataba principalmente de alemanes y flamencos católicos, para fomentar la agricultura y la industria en una zona despoblada y amenazada por el bandolerismo. El proyecto fue financiado por el Estado. Se fundaron así nuevos asentamientos, como La Carolina, La Carlota o La Luisiana, en las actuales provincias de Jaén, Córdoba y Sevilla.

Se reorganizó el ejército, al que dotó de unas Ordenanzas en 1768 destinadas a perdurar hasta el siglo XX, y se impulsó el comercio colonial formando compañías, como la de Filipinas, y liberalizando el comercio con América en 1778. También destaca el Decreto de libre comercio de granos de 1765.

Otras medidas reformistas del reinado fueron la creación del Banco de San Carlos, en 1782, y la construcción de obras públicas, como el Canal Imperial de Aragón y un plan de caminos reales de carácter radial, con origen en Madrid y destino a Valencia, Andalucía, Cataluña y Galicia.

Hizo un ambicioso plan industrial en el que destacan como punteras las industrias de bienes de lujo: Porcelana del Buen Retiro, Cristales de la Granja y traslada la Platería Martínez a un edificio en el paseo del Prado, pero no faltaron muchas otras para la producción de bienes de consumo, en toda la geografía española.

Entre los planteamientos teóricos para el desarrollo de la industria destacó el Discurso sobre el fomento de la industria popular de Campomanes, para mejorar con ella la economía de las zonas rurales y hacer posible su autoabastecimiento. Las Sociedades Económicas de Amigos del País se encargaron de la industria y su teoría en esta época.

Hizo hospitales públicos, servicios de alumbrado y recogida de basura, uso de adoquines, una buena red de alcantarillado. En Madrid, un ambicioso plan de ensanche, con grandes avenidas, monumentos como la Cibeles, Neptuno, la puerta de Alcalá, la estatua de la Alcachofa…, la construcción del jardín botánico (trasladando al Paseo del Prado el antiguo de Migas Calientes), el hospital de San Carlos (hoy Museo Reina Sofía), el edificio del museo del Prado (destinado originalmente a museo de Historia Natural).


 4carlos_iii_h_1765_leo_sobre_lienzo_151_1_x_109_cm_museo_del_prado_mengs_anton_rafael

Carlos III, h. 1765. Óleo sobre lienzo, 151,1 x 109 cm. Museo del Prado. Mengs, Anton Rafael


La sociedad

• La nobleza: Descendió en número, debido a la desaparición de los hidalgos en los censos por las medidas restrictivas hacia este grupo por el Rey. Representaba el 4% del total de la población. Su poder económico se acrecentó gracias a los matrimonios entre familias de la alta nobleza, que propiciaron una progresiva acumulación de bienes patrimoniales. Mediante un decreto en 1783, el Rey aprobó el trabajo manual y lo reconoció, favoreciendo a los nobles. A partir de ese momento, los nobles podían trabajar, cosa que antes no podían hacer, únicamente podían vivir de sus riquezas. Los títulos nobiliarios aumentaron con las concesiones hechas por Felipe V y Carlos III. Se crearon la Orden Militar de Carlos III y la de las Reales Maestranzas con estatutos nobiliarios. En contrapartida se pusieron numerosas restricciones a los mayorazgos y a los señoríos, aunque nunca llegaron a desaparecer durante el reinado.

• El clero: La Iglesia poseía cuantiosas riquezas. Siendo el clero un 2% de la población, según el Catastro de Ensenada era propietaria de la séptima parte de las tierras de labor de Castilla y de la décima parte del ganado lanar. A los bienes inmuebles se añadían el cobro de los diezmos, a los que se descontaban las tercias reales, y otro ingresos como rentas hipotecarias o alquileres. La diócesis más rica era la de Toledo, con una renta anual de 3.500.000 reales.

• El estado llano: Era el grupo más numeroso. En él se encontraban los campesinos que gozaban de cierta estabilidad económica. Los jornaleros sufrían situaciones de miseria. De acuerdo con el Catastro de Ensenada, los artesanos representaban el 15% del total de los asalariados y tenían mejores retribuciones que los campesinos. La burguesía comenzó a despuntar tímidamente en España. Localizada en la periferia peninsular, se identificó con los propósitos reformistas y los ideales ilustrados del siglo. Fue especialmente importante en Cádiz, por su vinculación al comercio americano, Barcelona y Madrid.




Estatua de Carlos III de España (1716–1788). Esculpida por Juan Adsuara en 1965. Fundida en bronce e instalada en los Jardines de Sabatini de Madrid en 1966.


La herencia: una Nación

Cuando el rey murió en 1788, terminó la historia del reformismo ilustrado en España, pues el estallido casi inmediato de la Revolución Francesa al año siguiente provocó una reacción de terror que convirtió el reinado de su hijo y sucesor, Carlos IV, en un periodo mucho más conservador. En seguida, la invasión francesa arrastraría al país a un ciclo de revolución y reacción que marcaría el siglo siguiente, sin dejar espacio para continuar un reformismo sereno como el que había desarrollado Carlos III.

Entre los aspectos más duraderos de su herencia quizá haya que destacar el avance hacia la configuración de España como nación, a la que dotó de algunos símbolos de identidad (como el himno y la bandera) e incluso de una capital digna de tal nombre, pues se esforzó por modernizar Madrid (con la construcción de paseos y trabajos de saneamiento e iluminación pública) y engrandecerla con monumentos (de su época datan la Puerta de Alcalá, el Museo del Prado —concebido como Gabinete de Historia Natural—, el Hospital de San Carlos o la construcción del nuevo Jardín Botánico, en sustitución del antiguo de Migas Calientes) y con edificios representativos destinados a albergar los servicios de la creciente administración pública. El impulso a los transportes y comunicaciones interiores (con la organización del Correo como servicio público y la construcción de una red radial de carreteras que cubrían todo el territorio español, convergiendo sobre la capital) ha sido, sin duda, otro factor político que ha actuado en el mismo sentido, acrecentando la cohesión de las diversas regiones españolas. Estas son sólo algunas de las razones por las cuales Carlos III fue conocido como el «mejor Alcalde de Madrid».


 1carlos_iii_comiendo_ante_su_corte_oil_on_canvas_50_x_64_cm_museo_del_prado_h_1775_luis_paret_y_alc_zar

Carlos III comiendo ante su corte, h. 1775, óleo sobre lienzo, 50 x 64 cm. Museo del Prado. Obra de Luis Paret y Alcázar


Bibliografía


- John Lynch, El siglo XVIII, Crítica, Barcelona, 1991 (1989)

Vida de Carlos III escrita por el Conde de Fernán Núñez. Portada del Tomo I de la Vida de Carlos III escrita por el Conde de Fernán-Núñez ; publicada con la biografía del autor, apéndices y notas por A. Morel-Fatio y A. Paz y Melia ; y un prólogo de Juan Valera la edición digital basada en la de Madrid, Librería de los Bibliófilos Fernando Fé, 1898

Real Cédula reduciendo el arancel de los derechos procesales a reales de vellón en toda la Corona de Aragón y para que en todo el Reino se actúe y enseñe en lengua castellana, con otras cosas que expresa.


 1busto_de_carlos_iii_universidad_carlos_iii_de_madrid

Busto de Carlos III - Universidad Carlos III de Madrid



Puerta de Alcalá


 0puerta_de_alcal_madrid_1778

La Puerta de Alcalá es uno de los monumentos más significativos de Madrid (España) junto con la cercana fuente de Cibeles. Fue mandada construir por el rey Carlos III y es obra del arquitecto Francesco Sabatini. Se halla en la Plaza de la Independencia, en el cruce de las calles de Alcalá, Alfonso XII, Serrano y Salustiano Olózaga y junto a la Puerta de España, entrada principal a los jardines del Retiro. Al igual que la calle en que se halla, la Puerta recibe su nombre por hallarse en el camino que conducía a la localidad de Alcalá de Henares.


 12puerta_de_alcal_fachada_este

Puerta de Alcalá. La Puerta de Alcalá es una de las cinco antiguas puertas reales que daban acceso a la ciudad de Madrid (España). Se encuentra situada en el centro de la rotonda de la Plaza de la Independencia, diseñada por el urbanista Ángel Fernández de los Ríos en el año 1877. En el cruce de las calles de Alcalá, Alfonso XII, Serrano y Salustiano Olózaga, junto a las puertas del Retiro: Puerta de España, Puerta de la Independencia (entrada principal a los jardines del Retiro) y Puerta de Hernani.

La puerta daba acceso a aquellos viajeros que entraban antiguamente a la población desde Francia, Aragón o Cataluña.4 En la actualidad es una puerta monumental que se encuentra ubicada junto a la Fuente de Cibeles y el Parque del Retiro. Fue construida por mandato de Carlos III en sustitución de otra puerta anterior que existía ya desde el siglo XVI.5 El diseño y obra pertenece al arquitecto italiano Francesco Sabatini.6 Compitieron con Sabatini otros proyectos por parte de arquitectos españoles: Ventura Rodríguez y de José de Hermosilla, siendo finalmente elegido personalmente por el Rey el diseño de Sabatini.


 13_puerta_de_alcal_04

 La Puerta de Alcalá fue proyectada y construída por Francesco Sabatini entre 1774 y 1778. La Puerta de Alcalá fue declarada monumento histórico, según decreto 427/1976 de 6 de febrero por el que se declara monumento histórico - artístico de carácter nacional la Puerta de Alcalá, de Madrid, con su entorno de la plaza de la Independencia. (BOE de 10/03/1976).

Se trata de una puerta de estilo neoclásico y aspecto monumental similar a los Arcos de Triunfos romanos, se erigió mirando su exterior a oriente en el año 1778. La puerta ha sido posteriormente restaurada en cinco ocasiones en más de dos siglos de existencia, siendo la última a finales del siglo XX. La originalidad de su fábrica consiste en ser el primer arco de triunfo construido en Europa tras la caída del Imperio romano,7 siendo precursor de otros como el Arco de Triunfo de París y la Puerta de Brandeburgo en Berlín.

Ha sufrido desde sus comienzos diversas transformaciones urbanísticas en su entorno, pasando de ser la frontera exterior de Madrid a un centro turístico de obligado paso que aparece insertada casi en el medio de la misma ciudad. Este cambio se ha debido al ensanche del siglo XIX a lo largo del barrio de Serrano y la prolongación de la calle de Alcalá. Finalmente es desde 1976 considerado por el Estado Español como un Monumento Histórico-Artístico, extendiendo su categoría a la misma Plaza de la Independencia.

La puerta ya desde su ubicación final fue adquiriendo desde finales del siglo XVIII relevancia en el pueblo madrileño, y a finales del siglo XIX era ya uno de sus iconos más característicos que aparece en numerosas ilustraciones de la ciudad. Al ser uno de los monumentos más representativos, en su doble condición de mirada hacia el interior de la ciudad y al exterior de la misma. la Puerta de Alcalá ha servido como soporte para todo tipo de manifestaciones políticas y artísticas y en sus inmediaciones se han producido numerosos hechos históricos.


Acontecimientos, anécdotas, curiosidades...

Al ser uno de los monumentos más representativos e importantes de la ciudad, la Puerta de Alcalá ha servido como soporte para todo tipo de manifestaciones políticas y artísticas y en sus inmediaciones se han producido numerosos hechos históricos:

• En 1823 la Puerta de Alcalá recibió el impacto de varios proyectiles durante la intervención de los Cien Mil Hijos de San Luis en apoyo de Fernando VII. Los efectos aún pueden contemplarse.

• El 30 de julio de 1854, el conde de Vistahermosa atravesó la Puerta proveniente de Vicálvaro, donde había sido derrotado. Venía blandiendo como trofeo una lanza del enemigo, por lo que desde entonces fue apodado por los madrileños “Longinos”, como el soldado romano del cual se dice que atravesó con su lanza el costado de Cristo.

• El 8 de marzo de 1921, junto a la Puerta, el Presidente del Consejo de Ministros, Eduardo Dato, fue tiroteado desde una motocicleta cuando viajaba en su coche después de salir del Senado.

•Durante la Guerra Civil Española la Puerta de Alcalá fue engalanada por las autoridades republicanas con retratos de líderes soviéticos como Stalin, un escudo con la Hoz y Martillo y un letrero con la leyenda "Viva la U.R.S.S."

• Debido a que la calle de Alcalá tiene categoría de cañada real, por la Puerta pasaron durante muchos años los rebaños de ovejas transhumantes. Todavía existen sendos mojones a ambos lados de la calle que indican su categoría de vía pecuaria. En los últimos años esta tradición se ha recuperado como una fiesta popular, reivindicativa de las cañadas reales, aunque las ovejas se ven ahora obligadas a rodear la Puerta.

3vistanocturnakk0

• Bernardo Fuster y Luis Mendo, componentes del grupo musical Suburbano, compusieron una canción llamada La Puerta de Alcalá en la que narran la historia del monumento. Grabada en 1986 por los cantantes Víctor Manuel y Ana Belén dentro de sus disco Para la ternura siempre hay tiempo se convirtió en un gran éxito popular.

• En el año 1993 la Puerta fue sometida a la restauración más importante de su historia. Durante el tiempo que duraron las obras, estuvo tapada por una lona con dibujos del humorista gráfico Antonio Mingote en los que aparecían diversas escenas madrileñas. El dibujo original puede contemplarse actualmente en el Museo de la Ciudad.

• En el verano de 2006 la plaza de la Independencia fue sometida a unas obras de mejora para transformarse en glorieta. Con este motivo, se clausuró el paso subterráneo de peatones que cruzaba la calle Alcalá y se sustituyó por un paso en superficie, desde el que, desde entonces, los paseantes tiene un mejor acceso a la puerta.

• Durante las fiestas de Navidad, el Ayuntamiento de la ciudad instala un belén bajo el arco central.

• En 2001, dentro de un proyecto de la Unesco de donación de libros para Centroamérica, la Puerta se cubrió con 45.000 ejemplares siguiendo un proyecto ideado por la artista Luz Diarriba.

• En 2004, con motivo de la boda del príncipe Felipe, la Puerta tuvo durante varias días, como otros monumentos de la ciudad, una iluminación especial realizada por el interiorista Pascua Ortega.

• En 2006, durante la celebración de La Noche en Blanco, el artista Daniel Canogar la utilizó como fondo para la proyección de una instalación en la que cientos de personas parecían deslizarse sobre su fachada.


 14_fachada_oeste_de_la_puerta_de_alcal_madrid_puerta_alcala_01

Fachada oeste de la Puerta de Alcalá. La Puerta de Alcalá forma parte de los recoridos turísticos típicos de la ciudad, por encontrarse de camino entre la Cibeles y el Retiro. En 2001, dentro de un proyecto de la UNESCO de donación de libros para Centroamérica, la Puerta se cubrió con 45.000 ejemplares siguiendo un proyecto ideado por la artista Luz Diarriba. En 2004, con motivo de la boda del príncipe Felipe, la Puerta tuvo durante varias días, como otros monumentos de la ciudad, una iluminación especial realizada por el interiorista Pascua Ortega... Más info



 0carlos_iii_botc3a1nico

Carlos III de España, estatua del Real Jardín Botánico de Madrid



Estatua ecuestre de Carlos III en la Puerta del Sol


 01_1453844760_331781

Estatua ecuestre de bronce de Carlos III de España (1716–1788). Parte del monumento situado en la Puerta del Sol de Madrid (España) realizado por Miguel Ángel Rodríguez y Eduardo Zancada en 1994.


 02_1453844742_125511

Carlos III, posiblemente ha sido el Mejor Alcalde de Madrid

La estatua ecuestre de Carlos III, situada en la Puerta del Sol de Madrid (España), es una reproducción en bronce de Miguel Ángel Rodríguez y Eduardo Zancada de una obra de Juan Pascual de Mena conservada en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. La inscripción en espiral que rodea el pedestal describe brevemente la historia del reinado de Carlos III de España. El monumento mide nueve metros de altura y fue inaugurado en 1994.


 0detalle_del_pedestal

Detalle del pedestal.

El punto de la Puerta del Sol en el que erigir la estatua fue decidida mediante un referéndum popular que tuvo lugar en la propia plaza, colocando la estatua, provisionalmente durante el período del referéndum, en el lugar que más o menos hoy ocupa.



 00_charles_iii_of_spain_high_resolution

Carlos III retratado hacia 1765 por Anton Raphael Mengs (1728-1779). Museo del Prado.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado este trabajo dedicado al Rey Carlos III de España y de Nápoles y Sicilia con el nombre de Carlo VII. También espero haber contribuido con esta recopilación, en la divulgación histórica de este gran personaje.


Fuentes y agradecimientos: wikipedia, museodelprado, biografiasyvidas, fuenterrebollo, ciudadpintura, artehistoria, webgalleryofart, cvcervantes, patrimonionacional y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Martes, 26 Enero 2016, 23:17; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Carlos III 
 
Sevilla / TERCER CENTENARIO


Carlos III, retrato real con tres siglos al fondo


   - Ricardo García Cárcel inaugura un ciclo dedicado a los trescientos años del nacimiento del monarca

   - Ramón María Serrera coordina el ciclo organizado por la Real Maestranza de Caballería y la Fundación Cultural de la Nobleza




 00_1453843656_203008

Eran las cuatro de la madrugada del 20 de enero de 1716. En los aposentos reales Isabel de Farnesio da a luz al tercer hijo varón de Felipe V, el niño que sería rey de Nápoles y después de España. Hace exactamente trescientos años de esa madrugada en la que nació Carlos III, el monarca ilustrado, el reformista, el mejor alcalde de Madrid. El Borbón que por su 'casi' impecable biografía siempre socorre a los que quieren hacer elogio y alabanza del linaje.

La Real Maestranza de Caballería y la Fundación Cultural de la Nobleza Española se han adelantado a todos. «De hecho, es la única institución que por el momento ha dedicado un homenaje a esta conmemoración del tercer centenario de Carlos III», recuerda el historiador Ramón María Serrera, coordinador del ciclo de conferencias «Carlos III: El Monarca y el Hombre (1716-2016)», que ayer inauguró el Premio Nacional de Historia Ricardo García Cárcel.

A fin de cuentas fue en Sevilla donde el joven infante Carlos de Borbón y Farnesio residió durante el llamado Lustro Real, el periodo en el que su padre Felipe V trasladó la corte al Sur en busca de alivios meridionales para sus episodios de locura pasajera. «Fue aquí, en el Sur donde Carlos vio por primera vez el mar, en El Puerto de Santa María, como explicó el lunes Francisco Aguilar Piñal», recordó García Cárcel. Porque efectivamente la ciudad de su adolescencia dedicó otro prólogo a su centenario con la presentación el lunes en la Real Academia de Buenas Letras del libro de Aguilar Piñal Madrid en tiempos del mejor alcalde (Arpegio).

Ricardo García Cárcel hizo un retrato de Carlos III destacando virtudes que convirtieron su reinado en un periodo ciertamente amable en la siempre convulsa Historia de España. «Fue un rey sin complejos. No siendo un rey precisamente guapo fue el más retratado, el más narcisista. Y hay que recordar que la monarquía española venía de reyes patéticamente deprimidos».

Y destacó su carácter de hombre tranquilo y de personalidad equilibrada que proyectó en el reino. «En su corte reunió a moderados y a radicales, a tradicionalistas y reformistas, concilió a la gran aristocracia de siempre con la de nuevo cuño. Armonizó en fin a hombres de todo pelaje y gestionó los egos que aparecen siempre en la política», explicó el autor de La herencia del pasado. Las memorias históricas de España.

García Cárcel transitó por la España con que se topa Carlos III cuando regresa a su país en 1759 después de haber reinado en Nápoles durante veinticinco años. García Cárcel es uno de los historiadores que más y mejor ha reflexionado sobre el llamado «problema de España», ese clásico capítulo que asoma cíclicamente en nuestra Historia. «Se topó con la confrontación cainita entre las dos míticas Españas, la conservadora y la liberal, la de los heterodoxos y los ortodoxos».

El catedrático de Historia Moderna de la Autónoma de Barcelona recordó que, a pesar del llamado despotismo ilustrado de su gobierno, en su reinado aparecen términos como «la felicidad pública, la economía civil, los símbolos -crea el himno nacional y la bandera de España-, impulsa misiones científicas como la de Celestino Mutis en Nueva Granada, funda fábricas, la lotería, el Banco Nacional de San Carlos, la construcción de carreteras, los servicios de correos o la colonización de tierras deshabitadas como hace en Sierra Morena con Olavide».

Pero esta «tecnocracia reformista» que introduce no hace olvidar las sombras de su reinado. «Sigue siendo una sociedad del Antiguo Régimen, una sociedad estamental con privilegios y graves problemas sociales que estallan en episodios como el Motín de Esquilache que se debe a una crisis de subsistencia. Y que tiene un estrambote, la expulsión de los jesuitas, que habían creado un Estado dentro del Estado. Había lastres históricos de muy difícil solución».

En un juego de espejos, trajo a escena el problema de las tensiones territoriales con Cataluña. «Convendría recordar la recepción apoteósica que Barcelona le tributó a Carlos III a su llegada en 1759. Hay una numerosa iconografía que ahora está convenientemente guardada en una 'sala invisible' del Ayuntamiento de Barcelona».


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Carlos III 
 
III Centenario del nacimiento del rey



El nervio reformista de Carlos III renace en Madrid

Ocho instituciones políticas y culturales, entre ellas, Patrimonio Nacional, Acción Cultural Española, Casa de América, la Comunidad de Madrid, y la Real Academia de la Historia, rememoran su figura

Desde diciembre de este año y hasta 2017 tendrán lugar exposiciones, conciertos y conferencias sobre la vida y legado del rey




 retrato_de_carlos_iii_de_anton_raphael_mengs_hacia_1765_museo_del_prado

Retrato de Carlos III de Anton Raphael Mengs. Hacia 1765. / MUSEO DEL PRADO

Todos esperaban su llegada con admiración, esperanza y desconcierto. Carros con alegorías mitológicas paseaban de día y de noche por las calles de Barcelona. Había música en cada rincón del país. Desfiles. Besamanos. Tapices brillantes y coloridos colgaban de las ventanas y los balcones madrileños. Pasos nocturnos iluminados con antorchas. Teatro. Tambores y fuegos artificiales anunciaban en cada ciudad del reino que el reconocido Carlo di Borbone, rey de Nápoles y Sicilia, y duque de Parma, regresaba a España para ser el nuevo rey, Carlos III de España. Era 1759.

Año 2016. En el tercer centenario del nacimiento del monarca, diversas instituciones culturales y políticas, entre las cuales se encuentran Patrimonio Nacional, Acción Cultural Española, Casa de América, la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Madrid, la Real Academia de la Historia, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y el Museo Arqueológico Nacional, han preparado un programa de actividades para homenajear al monarca. Madrid se engalana de nuevo como la primera vez que lo recibió.


 00_1458295131_785135

Carlos III comiendo ante su corte, de Luis Paret. MUSEO DEL PRADO

A lo largo de este año y hasta 2017, exposiciones, conciertos, conferencias, cine y música recuperarán no sólo la figura del monarca, sino también su entorno, su espíritu reformista, su apuesta por el arte, la ciencia y por la construcción de nuevas instituciones y edificios, muchos de los cuales acabarían convirtiéndose en los emblemas de la ciudad. Forman parte de este grupo La Puerta de Alcalá, La Fuente de Cibeles, El Museo del Prado, La Real Casa de Correos (actual sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid) o El Real Jardín Botánico.
El esplendor de la Ciencia y la Cultura

Acción Cultural Española ha organizado en el Museo Arqueológico Nacional una exposición sobre la faceta ilustrada e innovadora del soberano. Bajo el nombre de Carlos III: proyección exterior y científica de un reinado ilustrado, la muestra, que dará comienzo el 1 de diciembre de 2016 y finalizará el 26 de marzo de 2017, reunirá más de 100 piezas de una treintena de instituciones españolas y extranjeras.

Los cuatro bloques que aquí se presentan van ligados a la cronología de la vida de Carlos III. El entorno familiar y su etapa italiana hasta 1759 conforman el primero de ellos. Le sigue la llegada al trono español y las reformas ilustradas que llevó a cabo; la proyección internacional de España y la presencia activa de la misma en los acontecimientos bélicos de la época; el patrocinio de la cultura y las expediciones científicas como las de Perú, Chile y Paraguay, la última parada.


 01_1458294844_367677

'Ornato de la Plaza Mayor con motivo de la entrada de Carlos III en Madrid', de Lorenzo Quirós (1760). /REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SAN FERNANDO

Otra de las grandes exhibiciones sobre el "rey alcalde" (apodo que le pusieron los madrileños por aquel entonces) tendrá lugar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, que también comenzará en diciembre de este año y finalizará en febrero de 2017. En Una corte para el rey: arquitectura y urbanismo en tiempos de Carlos III se recorrerá el conjunto territorial de la época, la planificación urbana de la población y los edificios singulares donde habitaban los reyes.

La muestra, organizada por la Comunidad de Madrid, está basada en los dibujos previos a la realización de los monumentos, lo que permitirá conocer al espectador cómo era la ciudad y los alrededores antes de su edificación pero también después, porque por medio de las nuevas tecnologías (vídeos, representaciones 3D, narraciones animadas) se podrá contrastar el impacto que causaron.

El Ayuntamiento de Madrid divulgará el legado del monarca con un ciclo de conferencias tanto en bibliotecas públicas como en el Museo de Historia. Entre marzo y julio de este año también tendrá lugar una exposición sobre la bibliografía del monarca en Conde Duque. De noviembre a marzo de 2017 en el Museo de Historia se mostrarán todas las etapas de Carlos III a través de casi 200 obras pictóricas.

Por su parte, Patrimonio Nacional tiene previsto a partir de diciembre de 2016, Carlos III. Majestad y Ornato en los escenarios del Rey Ilustrado, una exposición que tendrá lugar en las Salas de exposiciones temporales del Palacio Real.
Entrar en el dormitorio del rey

Más de 100 obras revisarán las artes empleadas en las Residencias Reales del monarca. También se recreará la decoración de la habitación del rey, donde en invierno predominaban los tapices de Mengs y en verano las ligeras telas chinas, y la capilla ardiente del Carlos III con el ceremonial que heredó de sus antepasados.

Patrimonio Nacional ha incluido cuatro conciertos en los Jardines de la Casita del Príncipe en El Escorial, el Palacio Real de Madrid y el Palacio Real de Aranjuez.


 02_1458294829_876552

Interior del Palacio Real de Aranjuez.

En este último complejo se celebrará el próximo octubre un simposio Internacional sobre Carlos III, en el que también han colaborado la Real Academia Española, la Real Academia de la Historia y la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

Dicha institución en colaboración con el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles y la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional Autónoma de México, son las principales responsables de Carlos III y la difusión de la Antigüedad, muestra que se celebrará a la vez en las tres ciudades arriba mencionadas en diciembre de 2016. El tema principal es la implicación del rey en las campañas arqueológicas de Herculano, Pompeya y Estabia y el impulso que hizo sobre éstas por medio de las Academias de Madrid y Nueva España.

La Real Academia de la Historia aportará el extenso ciclo de conferencias El año de Carlos III en la Real Academia de la Historia, que comenzará este mayo con una conferencia de la directora Carmen Iglesias, titulada Carlos III, un rey ilustrado.

En cuanto a conferencias se refiere, Casa de América también contará con un amplio número de ellas. El inicio de las mismas se producirá en 19 de mayo con La ilustración en el mundo hispánico impartida por Carlos Martínez-Shaw, catedrático de Historia de la UNED y miembro de la Academia de la Historia.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Carlos III 
 
El rey que “cambió los pañales” a la capital

El legado de Carlos III, considerado el mejor alcalde de Madrid y de cuyo nacimiento se cumplen tres siglos, compone la trama urbana más singular de la ciudad


 00_1462393114_933959

Carlos III estatua ecuestre en la Puerta del Sol.

“Los madrileños son como los niños de pecho: cuando se les cambian los pañales, lloran”. Esta sentencia, atribuida a Carlos III, expresa la opinión sobre sus conciudadanos de aquel monarca, nacido en 1716, ahora hace 300 años, calificado por casi todos los historiadores como el mejor alcalde de la ciudad. Él la rediseñó, ornamentó y rigió con mano maestra. La sentencia evocaba las resistencias de los lugareños a admitir los cambios que, en apenas una década, transformaron la capital imperial, pocilga urbana hasta mediados del siglo XVIII, en la más aseada, mejor iluminada y empedrada de las capitales de la Europa de su tiempo.

La Puerta de Alcalá; el paseo y el edificio del Museo del Prado, antes Gabinete de Ciencias Naturales; el Jardín Botánico; las fuentes de Neptuno, Cibeles y Apolo; la Casa de Correos; la Real Casa de la Aduana, hoy Ministerio de Hacienda; el Hospital de San Carlos, hoy Museo Reina Sofía; el Observatorio Astronómico del Retiro; el Oratorio de Caballero de Gracia; el edificio de la Real Academia de la Historia, primera construcción plenamente ignífuga de la ciudad… Las obras que Carlos III impulsó, como el eje de la calle de Alcalá y el salón del Prado, con la plaza Mayor reconstruida, componen desde entonces la trama urbanística, arquitectónica y monumental más singular y característica de Madrid.

Fue precisamente Carlos III quien descubrió la eficacia política de la monumentalidad en un siglo como el suyo, el XVIII, en el cual, tras centurias de oscurantismo, a los tronos de Europa llegaba la brisa de la razón ilustrada, que el monarca supo aplicar durante las casi tres décadas de su reinado.

Carlos fue el primer habitante del Palacio Nuevo, como llamaron al Palacio Real, edificado por orden de su padre, Felipe V, tras arder el viejo alcázar de la anterior dinastía, los Austrias, emplazado sobre el mismo enclave.

Una obra descomunal

De los aproximadamente 175.000 moradores que Madrid tenía en la mitad de su reinado, la mayoría se beneficiaron del saneamiento, empedrado e higiene de 487 calles, 557 manzanas, 79 plazuelas, 62 barrios, 34 conventos, 20 cuarteles, 19 parroquias, 18 hospitales, dos bibliotecas públicas, dos casas de moneda y una casa de expósitos, cuyo saneamiento fue costeado con 250.000 reales de vellón.

Los madrileños también se beneficiaron de sus 30 fuentes públicas y 700 privadas, de las que manaba un agua “cuyo tesoro en calidad y abundancia en pocas partes le hay”, según rezaban las crónicas madrileñas de la época. 4.000 faroles de cristales finos, alimentados con cera de sebo, permanecían encendidos hasta la medianoche. Canalones de plomo hincados en los tejados encauzaban lluvias y nieves. La azulejería había comenzado a decorar los arrimaderos de las casas. Cañerías y minas del subsuelo fueron tendidas para abismar las aguas fecales hacia 4.000 pozos sépticos.

Aquel esfuerzo fue acometido bajo su reinado, al igual que la creación de las ciudades-modelo de San Lorenzo de El Escorial, Aranjuez y La Granja, miniaturas a escala del ideal de ciudad neoclásica, emulada asimismo en las mansiones nobiliarias madrileñas de Liria, Vistahermosa y Buenavista, con otras decenas de palacios habitados por unos 3.000 nobles, cuya construcción atrajo a miles de albañiles, obreros, fontaneros, doradores, broncistas, estañadores y un sinfín de oficios. Madrid fue, bajo el reinado de Carlos III, un enclave donde la razón se abrió paso, gracias a un monarca que, desde luego, no lo conocía todo, pero que sí sabía quiénes realmente sabían. Y tuvo la inteligencia de saber llamarlos a su lado y ponerlos a trabajar bajo sus órdenes. Una estatua en la Puerta del Sol le recuerda.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Carlos III 
 
Tricentenario / Exposición Palacio Real de Madrid



Carlos III, 'cazador' del arte decorativo



 01_1481367663_235396

'Retrato de Carlos III', de Anton Raphael Mengs.

Ver vídeo

Con motivo de la celebración del tercer centenario del nacimiento de Carlos III, Patrimonio Nacional propone, hasta el 31 de marzo de 2017, un recorrido por 131 piezas y obras más emblemáticas relacionadas con el "gran reformador urbano de Madrid", entre las que encuentran pinturas, tapices, mobiliario, armas, porcelanas y otros objetos de decoración

A Carlos III le apasionaba la caza y la vida en el campo. Religioso, ilustrado y madrileño, el monarca se caracterizaba por ponerse de muy mal humor cuando tenía que vestirse de gala. Aun así, siempre se mostraba familiar y deseaba que sus servidores estuviesen cómodos, rasgos que contribuyen a explicar cuanto hizo en los Reales Sitios y sus palacios. Carlos III. Majestad y Ornato en los escenarios del Rey Ilustrado, organizada por Patrimonio Nacional, supone una nueva visión de su figura, a diferencia de las otras dos exposiciones simultáneas que se llevan a cabo en el Museo Arqueológico Nacional y la Real Academia de Bellas Artes: enseñar de manera novedosa su envoltura decorativa. "El hecho de centrarnos en las artes decorativas y la pintura revela los gustos y los intereses artísticos de la Corte", explica Alfredo Pérez de Armiñán, presidente de Patrimonio Nacional. Una forma de conocer al otro Carlos III, "el gran reformador urbano de Madrid".

El monarca, como señala José Luis Sancho, uno de los comisarios junto a Pilar Benito y Javier Jordán de Urries, "borra todo lo anterior y quita las cosas recién hechas que no le gustan" a su llegada. Por lo que, la exposición, que podrá visitarse hasta el 31 de marzo de 2017 en la Sala de exposiciones temporales del Palacio Real de Madrid, exhibe 131 piezas y programas decorativos que demuestran ese afán por generar efectos funcionales, ornamentales y representativos. Expresaban no sólo la majestad del Rey, sino la de la monarquía en su persona. "No solo vamos a ver la obra de Carlos III sino también ubicarla en el lugar principal de su proyección como rey ilustrado", apunta José Luis Díez, director de Colecciones Reales, sobre el Palacio Real, uno de los lugares por excelencia y con mayor interés para el Rey.

La exposición recupera conjuntos singulares que habían permanecido desmontados y almacenados, sin haber sido expuestos de forma conjunta desde el siglo XVIII, como la tapicería y el mobiliario del dormitorio del Monarca, un lugar donde en invierno imperaban los tapices de Mengs y en verano las ligeras telas chinas. "Es una de las colecciones menos visibles por cuestiones de conservación y por remodelaciones previas", dice Díez sobre unas piezas cuyo principal artífice fue Anton Raphael Mengs y entre las que se encuentra, además, las de la Colección del Duque de Wellington. El dormitorio se convirtió, así, en un escenario habitual de los rituales básicos de la corte y de los encuentros familiares más distendidos.


 02_1481367690_109142

'Apolo y Minerva, con otros dioses y las musas, reciben a Hércules en el Olimpo', de Francisco Bayeu Subías.

Del mismo autor es el Retrato de Carlos III, regalado por el Monarca al Rey Federico V de Dinamarca en 1765 y una de las piezas clave de la muestra. "Es un retrato de cuerpo entero realizado con mucha ambición", añade Díez. "Jamás ha salido de Madrid ni de Copenhague". Se trata de un cuadro nunca antes visto en España y poco conocido, a pesar de ser una de las obras de referencia de la retratística regia, ya que sufrió importantes deterioros tras los incendios ocurridos en los Palacios Reales de Christiansborg (1794) y Frederiksborg (1859). Para ello, se ha llevado a cabo, añade Borja Baselga, director general de la Fundación Banco Santender, "una importante labor de restauración" de unas piezas que, en el 86%, proceden de las colecciones de Patrimonio Nacional.

La misma que se ha tenido que llevar a cabo con alguno de los dibujos y bocetos de varios frescos, como los de Corrado Giaquinto, Francisco Bayeu y Mariano Salvador Maella, que fueron utilizados a la llegada del monarca para realzar la imagen de la Majestad en la sede oficial de la Corona.


 03_1481367714_869383

'Lamentación sobre Cristo muerto', de Anton Raphael Mengs.

Es en ese momento cuando se muestra una gran influencia de su esposa María Amalia de Sajonia que, aunque muere un año después de llegar a España, se erigió como una figura perenne en su concepción del arte. "Su memoria permanece viva a través de las artes decorativas", explica Javier Jordán de Urries, comisario. Además, "su arte", añade Pilar Benito, "se plasma en decoraciones textiles chinas que Carlos III continúa haciendo", tal y como aparece recogido en la sala dedicada a las chinoiseries. A través de estos tejidos, adquiridos a través de la Compañía Sueca de las Indias Orientales y del Galeón de Manila, y los elementos de porcelana china o japonesa conseguía crear todo un ambiente homogéneo de carácter oriental.

Para huir de esa melancolía hereditaria, el mejor remedio fue la caza, entendida como el "único divertimento de Carlos III en Madrid", señala Díez. Así se explica que sólo residiese en la capital durante ocho semanas al año y el resto del tiempo en el campo. Esa vida, lo más cercana posible a la libertad, estuvo también presente en buena parte de las obras de los hijos de Giambattista, dedicadas a la técnica del pastel. Lorenzo Tiepolo, en este sentido, consiguió reflejar la vida más mundana posible de la capital: vendedores, militares, gente del pueblo llano. Un total de 12 obras que no se había expuesto conjuntamente desde 1946.

Algunas otras proceden de colecciones extranjeras de difícil acceso, entre las que se encuentran los conjuntos decorativos conocidos como "la pieza del comer" del Palacio Real de El Pardo, con tapices realizados sobre cartones de Goya, o instalaciones históricas, como el túmulo funerario emplazado en el Salón del Trono del Palacio Real a la muerte de Carlos III. Para esa misma sala, se ha recuperado "la cama mortuoria y el testamento firmado de su puño y letra", tras su fallecimiento un 14 de diciembre de 1788. Para ello, se montaron siete altares en los que se ofrecieron misas que, según la tradición, tenían que ser públicas, permitiendo así la entrada de "todas las personas, de ambos sexos, sin distinción de clases que quisieron ver a S. M. difunto".


PATRIMONIO NACIONAL / elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Carlos III 
 
Exposición: Museo Arqueológico Nacional MAN


Carlos III: proyección exterior y científica de un reinado ilustrado

 
  01_1481893026_289302
 
Comisariada por Miguel Luque Talaván, profesor de Historia de América de la Universidad Complutense de Madrid, ‘Carlos III: proyección exterior y científica de un reinado ilustrado’ revisará la figura de un monarca que supo ganarse un gran prestigio tanto dentro como fuera de nuestras fronteras y que protagonizó uno de los grandes reinados de la historia de España.

El MAN acogerá un centenar de piezas pertenecientes a casi cuarenta instituciones españolas y extranjeras (procedentes de museos de Italia y del Reino Unido), algunas de ellas poco conocidas, prestadas por primera vez y restauradas para la ocasión.

Obras de los grandes pintores del siglo XVIII que actuaron a modo de cronistas de esta época, como Jean Ranc, Jacopo Amigoni, Giuseppe Bonito, Anton Rafael Mengs o Francisco de Goya, compartirán espacio con importantes materiales arqueológicos mediterráneos –como la caja de semillas de Herculano conservada en el MAN- y americanos, así como con magníficas muestras de la cartografía del periodo, instrumentos científicos, o los originales de algunos de los documentos nodales de la historia de la Europa dieciochesca.


Más info
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Carlos III 
 
Carlos III, entre las paradojas del cambio y la tradición

Una amplia biografía obra del historiador Roberto Fernández anima el discreto homenaje rendido al rey en su tricentenario



 02_1482008508_814354

Retrato de Carlos III, realizado por Mariano Salvador Maella.

Corría la noche del 20 de enero de 1716 cuando en el sombrío, destartalado y viejo Alcázar de Madrid nacía el infante Carlos de Borbón, Carletto, un niño “muy rubio, hermoso y blanco” que con el tiempo llegaría a ser rey de España en una época de tensión entre lo nuevo y lo viejo.

Este año se han cumplido tres siglos del nacimiento de Carlos III, considerado por muchos el mejor rey de España. Y, sin embargo, la efeméride parece estar pasando de puntillas, lo que no ocurrió con el bicentenario de su muerte, en 1988. ¿Soplaban quizás entonces otros aires de ideales reformistas más auténticos que los que se defienden ahora? ¿Se utilizó entonces su figura para entroncar con una tradición ilustrada en una España casi siempre olvidadiza de su historia?

El profesor Carlos Martínez Shaw, que acaba de coordinar un especial sobre Carlos III en la revista Andalucía en la Historia, no cree que exista tanto olvido y recuerda algunas exposiciones —el Museo Casa de la Moneda acoge en Madrid Virtuti et Merito hasta el 13 de noviembre—, pero incide en que en 1988 “el PSOE estaba más interesado en su identificación con el programa ilustrado de Carlos III que en 2016 el PP, todo lo contrario a un partido ilustrado”. “Pero la desastrosa situación política y económica del país en estos cuatro últimos años tampoco da para muchas celebraciones”, añade.

El historiador Francisco Aguilar Piñal, autor de libros sobre el periodo como Bibliografía de estudios sobre Carlos III y su época, publicado por el CSIC, o Madrid en tiempos del “mejor alcalde”,cuyo primer volumen acaba de editar Arpegio, recuerda que Felipe VI colocó en su despacho del Palacio Real un retrato de Carlos III desplazando a Felipe V, el primer Borbón español. “Solo este gesto habría incitado a un político solvente a promocionar el centenario presente; por lo visto, los políticos de la mayoría absoluta no estaban interesados en la historia del ‘mejor alcalde’ de Madrid, aunque fuera exaltado por el rey actual”, opina Aguilar.

  Carlos III era un reflejo del país en el que reinaba: la España del enciclopedismo, pero también de la lotería

También insiste en este olvido el profesor Ramón María Serrera, quien coordinó en Sevilla unas jornadas el pasado enero, coincidiendo con el día en que nació el monarca: “En cualquier país se habría celebrado a este rey modernizador y reformista, un gran gobernante que supo rodearse de las cabezas mejor amuebladas de la época”.

Roberto Fernández, premio Nacional de Historia el año pasado por su Cataluña y el absolutismo borbónico, intenta animar ese recuerdo del rey con una monumental biografía que ahora ve la luz: Carlos III. Un monarca reformista(Espasa). El catedrático y rector de la Universitat de Lleida no juzga al monarca, sino que intenta comprenderlo y se sitúa en un punto equidistante entre críticos y panegiristas de la obra carolina. Quizás es lo que se precisa ahora para entender a un personaje que ha sufrido tanto anacronismos y descontextualizaciones como cierta gloria en el imaginario popular.

Reformista moderado

Para Roberto Fernández, fue un reformista moderado en una época de acelerados cambios y, por ello mismo, cayó en “profundas contradicciones de las que no siempre salió bien parado”. Tenía una sólida fe religiosa, pero también un convencido espíritu regalista, y demostraba un talante tradicional, aunque amparó las innovaciones de la Ilustración. “Bajo su reinado se produjo un hecho fundamental para la historia de España: los españoles vieron crecer su conciencia de nación y fueron creando un Estado más moderno y eficaz”, incide el catedrático.

Carlos III basculaba entre el cambio y la tradición. En realidad, era un reflejo del país sobre el que reinaba: la España del enciclopedismo, pero también de la lotería; donde se creaban los primeros gabinetes de historia natural y se difundían las tonadillas castizas de La Caramba; se emprendían expediciones científicas como las de Jorge Juan y Antonio de Ulloa y triunfaban en las plazas de toros Costillares y Pepe-Hillo. La España carolina era la de un siglo veloz que dejaba atrás el pasado. En los salones cortesanos se imponía la moda del minuéy en las botillerías los majos bebían agua de cebada mientras al lado tertuliaban Moratín, Cadalso, los hermanos Iriarte, Trigueros o Samaniego.

Uno de los valores que el historiador resalta en Carlos III es que llegó experimentado al trono de España. Por su madre, Isabel de Farnesio, su destino era Italia, como heredero legítimo de Parma y Piacenza. En 1735, se convierte en Carlos VII de Nápoles y III de Sicilia. Son los llamados “tiempos heroicos” en las Dos Sicilias en que España volvía a controlar el sur de Italia y, por tanto, las rutas de Levante.

Carlos de Borbón dejo huella en Nápoles, que se está volcando en el tercer centenario y donde es recordado, entre otras cosas, por impulsar las excavaciones arqueológicas en Pompeya.

Con ese bagaje, llega a España tras la muerte prematura de sus hermanos Luis I y Fernando VI. Él, que ya creía que moriría en Nápoles, accede al trono español. Transformó Madrid en una ciudad moderna con las escenografías arquitectónicas de Sabatini y convirtió sus calles, llenas de sucios arroyuelos, en avenidas de elegante clasicismo. El 14 de diciembre de 1788 moría el último monarca paradigmático del absolutismo reformista e ilustrado. Al año siguiente, los atardeceres rosa Tiépolo cambiarían por los convulsos cielos de la Revolución Francesa.


¿Devoto, flemático o intelectual?

¿Y cómo era Carlos III? ¿Un devoto? ¿Amigo de las rutinas? ¿Flemático? La biografía de Roberto Fernández se sumerge en la personalidad del rey acabando con muchos de los tópicos que le rodean. Y lo hace desvelando el epistolario que mantuvo con sus padres, Felipe V e Isabel de Farnesio.

Fernández asiste con el monarca a las guerras por la hegemonía de Europa, lo enfrenta a los jesuitas expulsados y reflexiona sobre la reforma agraria desde Galicia a Andalucía.

Y en cuanto a la renovación intelectual de la anquilosada España, ¿fue un buen monarca para el Siglo de las Luces? “No aspiraba a ser un intelectual, pero en su reinado maduró la Ilustración española”, señala su biógrafo.


El extraño retraso de una celebración

Carlos III nació en enero de 1716, pero la mayoría de las celebraciones que recuerdan su tricentenario se realizarán en diciembre. Es un extraño retraso que, sin embargo, saldará la asignatura pendiente de España con el monarca.

Acción Exterior de España monta en el Museo Arqueológico Nacional la exposición Carlos III: proyección exterior y científica de un reinado ilustrado, que se abre el 1 de diciembre.

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando recreará la vida cotidiana en los Reales Sitios con Una corte para el rey: arquitectura en tiempos de Carlos III.

El Palacio Real acogerá Carlos III. Majestad y ornato en los escenarios del Rey ilustrado, mientras que la Real Academia de la Historia organizará un ciclo de conferencias coordinado por Carmen Iglesias.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Carlos III 
 
Carlos III, biografía de un rey absoluto

El historiador Roberto Fernández presenta un retrato exhaustivo del que es considerado por muchos el mejor monarca de España


 01_1482008212_137816

Roberto Fernández Díaz, rector de la Universidad de Lleida. / Vicens Gimenez

No es la primera vez que Roberto Fernández Díaz (Hospitalet de Llobregat, 1954) escribe sobre Carlos III, y advierte que tampoco será la última. Hace 15 años el historiador firmó una primera obra sobre el monarca que es considerado por muchos como el mejor que ha tenido España. Fue de la reedición de este texto de donde surge Carlos III. Un monarca reformista (Espasa), una amplia biografía de un rey absolutista ilustrado. “No fue un rey espectacular, fue muy aburrido, pero creo que fue un buen rey profesional”, ha dicho el catedrático en la presentación del libro en Madrid.

Para Fernández Díaz, que ganó el premio Nacional de Historia en 2015 por Cataluña y el absolutismo borbónico, Carlos III fue un reformista moderado en una época de acelerados cambios. Un personaje “realista” que identificó las ideas ilustradas que empezaban a oírse en la España del siglo XVIII. Ante la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena, el periodista Iñaki Gabilondo y el profesor Carlos Martínez Shaw, el rector de la Universidad de Lleida ha reconocido en tono de broma que se trata de “una biografía oportunista”, pues es lanzada en el año en que se celebra el tricentenario del nacimiento del monarca. Aunque aseguró que “el único pecado sería que no aprovecháramos”, ha asegurado el catedrático que es firme creyente de que “los vivos deben pensar su presente a través del pasado”.

"Hay que tener claro que estamos hablando de un rey absoluto", ha afirmado Iñaki Gabilondo. Ha coincidido con el autor en que el rey Carlos III es un hombre que quiere cambios, pero que “no vayan más lejos de lo establecido”. Y que trata a la Ilustración como un asunto de su responsabilidad. Lo ha definido como un hombre que “no está especialmente dotado, que no es intelectual, pero que tiene la conciencia de actuar en beneficio de la sociedad”. El periodista ha destacado que el libro hace referencia también esas “resistencias” que han impedido que España “avance” desde esa época hasta la actualidad. “Las resistencias son las mismas siempre”. Para el profesor y miembro de la Academia de Historia Carlos Martínez Shaw, el de Fernández es un libro “que no oculta nada”, ninguna de las decisiones polémicas de su reinado como la expulsión en 1767 de la Compañía de Jesús de los territorios de la monarquía.

Partidaria de conocer el pasado para lograr “la consecución del futuro”, Manuela Carmena, quien presidió la presentación, ha señalado que se trata de un libro que habla de la vida del monarca desde la objetividad científica y la teoría histórica, que pretende encontrar un equilibrio relatando su vida pública y privada. “Proporciona muchísimos elementos que nos permiten conocer nuestra sociedad”, ha destacado.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Carlos III 
 
Entiendo, j.luis, que como madrileño te sientas subyugado por la labor de ese Rey. Recuerdo, cuando estudiaba con los curas, que habia aquella frase que nos hacian aprender "El mejor alcalde de Madrid, el Rey" por la labor desarrollada en la capital.

Como catalan, por el contrario, debo recordar que fue el que promulgo el decreto de que se debian españolizar a los niños catalanes (precediendo en esa idea al ex ministro Wert) y prohibiendo cualquier lengua, en las escuelas, que no fuera el castellano  

Salut
 




___________________________
Peter
 
Peter Enviar mensaje privado
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Carlos III 
 
Peter, desconozco esa polémica que comentas, si es así, comprendo que estés contrariado por lo que por supuesto respeto to opinión y aquí queda constancia.

No obstante en el legado de Carlos III es muy extenso, de cuyo nacimiento actualmente se cumplen tres siglos... en líneas generales todos los historiadores que en artículos de prensa y en libros y biografías que se están publicando lo ponen por todo lo alto, con un montón de elogios (eso no quiere decir que no cometiera errores), como que fue el Rey más ilustrado y trabajador, cosa que hace trescientos años no debería ser muy normal entre la nobleza.

Como sabes Carlos III en España en general y Madrid en particular está muy reconocido por los cambios que llevó a cabo en la ciudad. De ahí su reconocimiento y el famoso dicho que comentas.



 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario