Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Alfonso X El Sabio
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Alfonso X El Sabio 
 
Continuando con la serie de grandes biografías de héroes e ilustres españoles… Este trigésimo tercer trabajo recopilatorio, está dedicado al rey Alfonso X el Sabio. Como bien dice su calificativo, además de ilustrado fue un rey que impulsó la Reconquista. Adoptó en su época el castellano como lengua oficial. Reunió en su corte a sabios y eruditos de las tres religiones peninsulares, creando escuelas de investigadores y traductores.

45070352jw6Alfonso X el Sabio - Rey de Castilla y de León (Toledo, 1221 - Sevilla, 1284). Era hijo primogénito de Fernando III, a quien sucedió en 1252. Ya como infante realizó importantes labores, como la conquista del Reino de Murcia (1241) o la paz con Jaime I de Aragón, que conllevó el matrimonio de Alfonso con su hija Violante.

Impulsó la Reconquista tomando plazas como Jerez, Medina-Sidonia, Lebrija, Niebla y Cádiz (1262). Hizo frente a una sublevación de los musulmanes de sus reinos, promovida por los reyes de Granada y Túnez (1264). Repobló Murcia y la Baja Andalucía. E incluso continuó el avance frente al Islam pasando al norte de África, al enviar una expedición a Salé (1260). Otra parte de sus esfuerzos hubo de dedicarlos a reprimir rebeliones interiores, como la protagonizada por el infante Enrique y varios nobles (1255), la que se produjo en Vizcaya (1255) o la que encabezó el infante Felipe (1272).

Alfonso era hijo de Beatriz de Suabia, circunstancia que le hizo aspirar a la coronación imperial de Alemania, logrando la elección en 1257 con el apoyo de Sajonia, Brandeburgo, Bohemia y varias ciudades italianas. La oposición del papa hizo fracasar finalmente el empeño -en el que triunfó Rodolfo de Habsburgo-, renunciando Alfonso en 1276. Este llamado «fecho del Imperio» fue muy impopular en Castilla, pues exigió dinero y hombres que -unidos a los gastos de la corte y a las continuas guerras- crearon dificultades financieras, que obligaron a reducir la ley de la moneda y a crear nuevos impuestos.

Durante una de las ausencias del rey por el asunto del Imperio, los benimerines de Marruecos desembarcaron en Algeciras (1272); en la lucha contra aquella campaña murió el infante Fernando de la Cerda, heredero del trono, antes de que su hermano Sancho consiguiera rechazar a los musulmanes. Posteriormente los benimerines derrotaron a una flota castellana en el estrecho de Gibraltar (1278), obligando a Alfonso a pactar una tregua.

Alfonso X el Sabio provocó con sus contradicciones un conflicto sucesorio: había promulgado las Partidas, según las cuales debía sucederle el hijo mayor del difunto Alfonso de la Cerda; pero al morir éste prefirió declarar heredero en 1278 a su segundo hijo, Sancho IV, siguiendo la tradición castellana (quizá para evitar un enfrentamiento inmediato con éste). Un intento posterior de hacer al infante de la Cerda rey de Jaén provocó la rebeldía de Sancho, quien buscó apoyo en Aragón y Portugal (mientras que Francia apoyaba a los de la Cerda) y se hizo reconocer por unas Cortes reunidas en Valladolid, que depusieron a Alfonso (1282). Éste, confinado en Sevilla, buscó apoyo en el rey benimerín; pero murió antes de haberse enfrentado con Sancho. En su testamento desheredaba a Sancho y reconocía como sucesores a los infantes de la Cerda, dando así motivo para nuevas disensiones.

Pero sobre todo, el reinado de Alfonso destacó en el orden cultural; por ejemplo, puede datarse en su época la adopción del castellano como lengua oficial. Reunió en su corte a sabios y eruditos de las tres religiones peninsulares (cristianos, musulmanes y judíos), creando escuelas de investigadores y traductores en Murcia, Sevilla y, especialmente, Toledo; su labor ayudó a transmitir al Occidente cristiano importantes elementos de la cultura oriental y de sus raíces clásicas (traducción al castellano de la Biblia, el Corán, el Talmud, la Cábala, Calila y Dimna…).

El propio rey dejó una abundante obra escrita, tanto literaria (Cantigas de Santa María) como histórica (Crónica general, Grande e General Estoria) y científica (Libros del saber de astronomía, Lapidario…). Por otro lado, promovió una importante labor jurídica, con la promulgación del Fuero Real, las Leyes del Estilo y las Siete Partidas; este último código, de larga influencia en el ordenamiento castellano y español, supone la recepción del derecho romano en Castilla, incorporándose a la corriente europea del «derecho común».

Espero que la información recogida sea de vuestro interés.




Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados



0estatuadealfonsoxdecasan6




Resumen Biográfico


bustodedicadoaalfonsoxece4

Alfonso X el Sabio - Alfonso X de Castilla y León, llamado el Sabio (Toledo, 23 de noviembre de 1221 — Sevilla, 4 de abril de 1284) fue rey de Castilla y de León (1252-1284). A la muerte de su padre, Fernando III El Santo, reanudó la ofensiva contra los musulmanes, ocupando Jerez (1253) y Cádiz (c. 1262). En 1264 tuvo que hacer frente a una importante revuelta de los mudéjares de Murcia y el valle del Guadalquivir. Como hijo de Beatriz de Suabia, aspiró al trono del Sacro Imperio Romano Germánico, proyecto al que dedicó más de la mitad de su reinado sin obtener éxito alguno. Los últimos años de su reinado fueron especialmente sombríos, debido al conflicto sucesorio con la nobleza acaudillada por su hijo Sancho, provocado por la muerte prematura de Fernando de la Cerda y la minoridad de sus hijos. Murió abandonado por casi todos sus súbditos, aislado en Sevilla, y desheredó a Sancho.

Llevó a cabo una activa y beneficiosa política económica, reformando la moneda y la hacienda, concediendo numerosas ferias y reconociendo al Honrado Consejo de la Mesta.

También es reconocido por su inmensa obra literaria y su patrocinio artístico y cultural.



0fernandoiiielsanto01dw4

Estatua de Fernando III de Castilla, el Santo (1155–1214), en los Jardines de Sabatini de Madrid (Palacio Real). Esculpida en piedra blanca por Giovan Domenico Olivieri (1708–1762) entre 1750 y 1753. Paddre de Alfonso X el Sabio.



HISTORIA DEL REINADO


Etapa como infante

alfonsxag6Alfonso X el Sabio. Hijo primogénito de Fernando III el Santo y de Beatriz de Suabia (hija de Felipe, rey de Alemania, y nieta del emperador Federico I Barbarroja). Para encargarse de su crianza fueron designados como ayos García Fernández de Villamayor y su mujer Mayor Arias de Limia. El pequeño Alfonso creció en las propiedades que tenían sus cuidadores en la merindad de Candemuño y en Orense, donde aprendió el gallego que tan caro le fue, y que utilizó en las Cantigas. Ya en la corte, recibió una esmerada educación en múltiples campos, a la vez que empezó a relacionarse con los herederos de las principales familias nobles de Castilla y León.

Cumplida la mayoría de edad a los diecinueve años, Alfonso utiliza oficialmente el título de heredero, y comienza a ejercer actividades de gobierno en el reino de León. Poco después, afronta diversas operaciones militares:

En 1243, debido a la enfermedad que sufría su padre, el infante se hizo cargo de la campaña de conquista del reino de Murcia (1243-1245), con la ayuda de ciertos caudillos musulmanes del territorio. En el transcurso de estas operaciones firmó el Tratado de Almizra (26 de marzo de 1244) con Jaime I de Aragón, su futuro suegro, estableciendo las fronteras entre ambos reinos.

En 1246-1247 participó en la guerra civil portuguesa, apoyando a Sancho II de Portugal frente a su rival Alfonso de Bolonia.

En 1247-1248 colaboró en primera línea en la conquista de Sevilla. A causa de la quebrantada salud de su padre, Alfonso se ocupó del reparto entre los miembros de la hueste de los nuevos territorios adquiridos, así como de distintas labores de gobierno.

Dos años antes de la toma de la capital hispalense se habían celebrado los esponsales de Alfonso con la infanta Violante de Aragón. No fue hasta el 29 de enero de 1249 cuando se celebró la boda, en Valladolid.

El 30 de mayo de 1252 murió Fernando III, y el 1º de junio fue proclamado rey Alfonso X.


0alfonsoxelsabioconsusc

Alfonso X el Sabio (Toledo 1221-Sevilla 1284), rey de Castilla y de León (en la actual España) (1252-1284). Alfonso X el Sabio con sus colaboradores del escritorio real



Política interior

Fue el del Rey Sabio un reinado reformador, que iniciaría el proceso que desembocaría en el Estado Moderno de época de los Reyes Católicos. Fundamentó, asimismo, la supremacía de Castilla entre los reinos peninsulares.


0dibujodeunainscripcincsz5

Dibujo de una inscripción con las armas de Alfonso X.



Reformas legislativas

Alfonso X pretendía renovar y unificar los diversos fueros que regían sus dominios. Para lograr ese objetivo, el primer paso fue la redacción del Fuero Real para las ciudades del país. El Espéculo sería la primera redacción de un código legal unificado, en la línea del Fuero Real. Sería promulgado en 1255. Sin embargo, al año siguiente llegó una embajada de la ciudad italiana de Pisa ofreciendo a Alfonso su apoyo para optar al trono imperial. El rey castellano decidió entonces que su equipo de juristas elaborara un nuevo código legal ampliado, basado en el Espéculo y en el Derecho romano-canónico. Se trata de las Siete Partidas, redactadas entre 1256 y 1265.

Las reformas legislativas del rey produjeron el rechazo de elementos ciudadanos y nobiliarios, cuyos privilegios se veían amenazados por la creciente intervención del Estado en las legislaciones privativas. Este rechazo fue una de las causas de la gran rebelión nobiliaria de 1272.


0bustodedicadoaalfonsoxhk4

Busto dedicado a Alfonso X el Sabio en El Puerto de Santa María, Cádiz



Actividad repobladora


Sin duda, la labor más importante en este ámbito emprendida por este monarca fue la repoblación del antiguo reino de Sevilla, que permitió consolidar las conquistas de Fernando III. Nada más rendirse la ciudad hispalense, se procedió al reparto de las casas de su casco urbano y de las tierras de alrededor entre los soldados de las huestes reales y nobiliarias, así como entre gentes procedentes de todos los rincones de la Corona de Castilla. Este modelo de repoblación, que vació de musulmanes aquellas localidades que habían sido tomadas por fuerza o que capitularon tras un sitio (caso de las principales ciudades del valle del Guadalquivir), convivió con el mantenimiento de la población autóctona en diferentes zonas. Muchas localidades serranas de Jaén y Córdoba, y otras de las campiñas y llanuras se rindieron a los castellanos mediante capitulación, por el cual éstos se hacían cargo de sus fortalezas y del cobro de impuestos, mientras que los mudéjares conservaban cierta autonomía política y religiosa.

Este sistema no fue viable después de la revuelta mudéjar de 1264. La expulsión que se produjo de musulmanes en las tierras andaluzas y el agotamiento demográfico de Castilla y León tuvo como consecuencia una bajísima densidad de población en el Sur, que no pudo ser paliada por la labor repobladora de Alfonso X en la comarca del Guadalete y en la Bahía de Cádiz, ni por las iniciativas señoriales en la frontera con Granada. Finalmente, los repobladores se concentrarían en las grandes ciudades del valle del Guadalquivir.

También impulsó Alfonso X la llamada repoblación interior, con la fundación de villas y polas (pueblas) nuevas en regiones del Norte e interior peninsular. Con ello pretendía reforzar la jurisdicción realenga en zonas en las que tradicionalmente habían predominado los señoríos de distinto tipo. Así, podemos enumerar las siguientes:

- Aguilar de Campoo en Castilla (1255).
- Cangas de Tineo en Asturias (1255).
- Villa Real, actual Ciudad Real, fundada en Pozuelo de don Gil en 1255. Se estableció con el fin de contrarrestar el poder que la Orden de Calatrava ejercía en la comarca.
- Santa María de Ortigueira en Galicia (1255).
- Tolosa y Villafranca de Ordicia en Guipúzcoa (1256).
- Treviño en Álava (1254).


0folletodeunmanuscritodgy6

Folleto de un manuscrito de la Estoria de España del rey Alfonso X de Castilla



La revuelta mudéjar

A los pocos años de haber renovado la sumisión a Castilla que ya habían ofrecido a Fernando III, los pequeños territorios tributarios de Niebla y Jerez de la Frontera vieron cómo Alfonso X les arrebató por la fuerza de las armas la poca autonomía que les restaba. Esta circunstancia, así como otros incumplimientos de las capitulaciones acordadas en su día con los musulmanes andaluces y murcianos que se habían rendido sin resistencia durante las campañas de San Fernando, provocó una sublevación concertada entre la población mudéjar del Sur peninsular, apoyada por el rey de Granada (1264). La rebelión fue fácilmente aplastada en Andalucía en pocos meses, mientras que en Murcia, abandonada a su suerte, fue necesaria la intervención combinada de tropas castellanas y aragonesas, comandadas por el propio Jaime I de Aragón. Esta revuelta tuvo como consecuencia la expulsión o huida de muchos mudéjares andaluces, y el despoblamiento de vastas áreas en la Campiña del Guadalquivir.


estatuadealfonsoxelsabims2

Estatua de Alfonso X de Castilla y León, el Sabio (1221–1284), en los Jardines de Sabatini de Madrid (España). Esculpida en piedra blanca por Andrés de los Helgueros entre 1750 y 1753.



Política exterior

La cuestión del Algarve  [editar]Durante todo su reinado, Alfonso X se tituló "Rey del Algarve". El origen de esta atribución es oscuro. Según algunos autores, como el Marqués de Mondéjar, el Algarve le habría sido donado por Sancho II de Portugal en pago por el apoyo que el castellano le había proporcionado en 1246 contra aquel que terminaría destronándolo, Alfonso III de Portugal. Para otros, como José Mattoso, la reivindicación del rey castellano sobre las tierras al sur de Lisboa reflejaban el deseo de ver reconocida su superioridad feudal sobre el monarca portugués. Sea como fuere, en 1252 Alfonso X y Alfonso III de Portugal firmaron una paz en la que, aparte de decidirse el matrimonio de este último con Beatriz, hija ilegítima del Rey Sabio, se estableció que la soberanía teórica sobre el Algarve correspondería al castellano, si bien de facto el territorio sería gobernado por el portugués. La frontera entre ambos reinos la marcaría el río Guadiana.


0estatuadealfonsoxelsabbp9

Estatua de Alfonso X el Sabio en Córdoba



El fecho del Imperio

En 1256 Alfonso X recibía una embajada de la república de Pisa en Soria. Venía para ofrecerle su apoyo para ser candidato a "emperador" y "rey de romanos", cargo vacante desde la muerte de Guillermo de Holanda. Y es que Alfonso pertenecía, por ser hijo de Beatriz de Suabia, a la familia alemana de los Hohenstaufen, que alegaba ser la depositaria de los derechos al Imperio.

Alfonso X aceptó la oferta pisana, y procedió, mediante el envío de diplomáticos, dinero e incluso tropas a las ciudades gibelinas de Italia, a recabar apoyo para su aspiración imperial. Sin embargo, encontró muchas dificultades en este empeño, pues a la existencia de un candidato alternativo, Ricardo de Cornualles (hermano de Enrique III de Inglaterra), se unía la enemistad del Papado, interesado en debilitar el Imperio. Por otra parte estaba el complejo sistema de elección de emperador, que correspondía a siete príncipes electores. Tres de ellos votaron por Ricardo, mientras que cuatro lo hicieron por Alfonso (1257). Sin embargo, el inglés viajó rápidamente a Aquisgrán, donde fue coronado junto a la tumba del primer emperador medieval de Europa Occidental, Carlomagno. El castellano, en cambio, permaneció en sus reinos, con lo que perdió su oportunidad de hacer valer su elección como Rey de Romanos. Nunca pisaría tierra germana.

En los años posteriores Alfonso obligó a sus súbditos a desembolsar enormes cantidades de dinero para sufragar sus gestiones para ser coronado emperador por el papa, así como para apoyar militar y financieramente a sus partidarios en Italia y Alemania. Desgraciadamente para el monarca castellano, la Iglesia romana fue alargando el pleito hasta que Alfonso se vio obligado a renunciar en 1275, tras una entrevista en Beaucaire con el papa Gregorio X.

Detrás de este contencioso pudo estar la intención del Rey Sabio de verse reconocido como superior por los otros reyes peninsulares, recuperando la vieja supremacía teórica que había tenido su antepasado Alfonso VII el Emperador


0alfonsoxelsabioenelpedhy5

Alfonso X el Sabio, en el pedestal del monumento a su padre Fernando III, en la Plaza Nueva de Sevilla



El fecho de Allende

En los comienzos de su gobierno, Alfonso X retomó un viejo proyecto de su padre, el de continuar la Reconquista allende el Estrecho de Gibraltar. Finalizó las grandes atarazanas de Sevilla para construir la flota necesaria para la invasión de África, nombró un almirante mayor de la mar, y consiguió de Roma la autorización para predicar la Cruzada en Castilla, lo que significaba poder recaudar dinero a cambio de beneficios espirituales. Se nombraron incluso cargos episcopales para las futuras diócesis magrebíes, y se iniciaron contactos diplomáticos con distintos reyes del Norte de África.

No obstante todos estos preparativos, no se emprendió la invasión a gran escala del Magreb. Todo se redujo a unas cuantas expediciones de rapiña y a la captura de alguna plaza costera aislada. La incursión más conocida fue la de Salé, puerto marroquí saqueado en el verano de 1260 por la flota del almirante Juan García de Villamayor (hijo del ayo de Alfonso X). Pero el objetivo principal de esta Cruzada, Ceuta, permaneció en manos islámicas.


retratodealfonsoxcuadrotv6

Retrato de Alfonso X el Sabio. Cuadro situado en el Alcázar de Segovia.



Los difíciles últimos años

En la última etapa de su vida, Alfonso X tuvo que afrontar diversos fracasos y desgracias: muerte de su heredero (1275), rebeliones de nobles y en el seno de su propia familia, fracaso del intento de conquista de Algeciras (1278), invasiones benimerines...


0librodelosjuegosdealfojq4

Libro de los juegos de Alfonso X el Sabio. Folio 96 verso of the Libro de los juegos by Alfonso X, el Sabio



La rebelión nobiliaria de 1272

En 1272 la gran mayoría de los nobles, comandados por el infante don Felipe (hermano de Alfonso X) y Nuño González de Lara, plantearon una serie de reivindicaciones al monarca. Éstas podrían resumirse en: la petición de más ingresos percibidos de la Corona por los "ricoshombres"; la renuncia a la política autoritaria y centralizadora del soberano; y la derogación de las leyes que éste había impuesto para llevarla a cabo. Al hacer Alfonso oídos sordos a estas protestas, los aristócratas se "desnaturaron" y se exiliaron en Granada junto a sus ejércitos feudales, provocando graves daños a su paso. Entre 1272 y 1273 el infante heredero, Fernando de la Cerda, negoció la reconciliación con los rebeldes en un difícil contexto de guerra contra nazaríes y benimerines. Finalmente, el príncipe logró la paz con ellos y con Granada.


0librodelosjuegosdealfork3

Libro de los juegos -ajedrez- de Alfonso X el Sabio



La problemática sucesión

El primogénito y heredero al trono, don Fernando de la Cerda, murió en 1275 en Villa Real, cuando se dirigía a hacer frente a una nueva invasión norteafricana en Andalucía. De acuerdo con el derecho consuetudinario castellano, en caso de muerte del primogénito en la sucesión a la Corona, los derechos debían recaer en el segundogénito, Sancho; sin embargo, el derecho romano privado introducido en Las Siete Partidas establecía que la sucesión correspondía a los hijos de Fernando de la Cerda.

El rey se inclinó en principio por satisfacer las aspiraciones de don Sancho, que se había distinguido en la guerra contra los invasores islámicos en sustitución de su difunto hermano. Pero luego el rey, presionado por su esposa Violante y por Felipe III de Francia, tío de los llamados "infantes de la Cerda" (hijos de don Fernando), se vio obligado a compensar a éstos. Sancho, conocido por la historiografía como el Bravo por su fuerte carácter, se enfrentó a su padre cuando éste pretendió crear un reino en Jaén para el mayor de los hijos del antiguo heredero, Alfonso de la Cerda.

Finalmente, Sancho y buena parte de la nobleza del reino se rebelaron, llegando a desposeer a Alfonso X de sus poderes, aunque no del título de rey (1282). Sólo Sevilla, Murcia y Badajoz permanecieron fieles al viejo monarca. Alfonso maldijo a su hijo, a quien desheredó en su testamento, y ayudado por sus antiguos enemigos los benimerines empezó a recuperar su posición. Cuando cada vez más nobles y ciudades rebeldes iban abandonando la facción de Sancho, murió el Rey Sabio en Sevilla, el 4 de abril de 1284.


manuscritodelcalilaedim

Manuscrito del Calila e Dimna (España, 1251-1261)



La muerte del Rey Sabio

Los años finales del rey fueron muy dolorosos. A la muerte de su primogénito se unió la de su hija Leonor. Sufrió varias enfermedades, como la hidropesía, la que provocó su muerte. Sin embargo, el máximo esfuerzo creador del rey se produjo en esta época, como si su obra legislativa, poética, astronómica e histórica fuera una compensación a tantas amarguras y decepciones.

Falleció en Sevilla, acompañado de su hija Beatriz. Quiso ser enterrado en la catedral de esa ciudad, junto a los restos de su padre, Fernando III, y a los de su madre, Beatriz de Suabia (todos ellos yacen en la Capilla de la Virgen de los Reyes). No obstante, también quiso que su corazón y sus entrañas descansaran en la catedral de Murcia, la otra ciudad que le había permanecido fiel. Este último deseo lo cumplió su último copero mayor, García Jofré de Loaysa.



05ilustracindocdicedascts8

Ilustración do códice das Cantigas de Santa María de Afonso X o Sabio (1221-1284).



Literatura

Alfonso fomentó la actividad cultural que canalizó mediante el patronazgo y dirección de la ya existente Escuela de traductores de Toledo. Dicha Escuela aglutinó a un grupo de estudiosos cristianos, judíos y musulmanes que desarrollaron una importante labor científica al rescatar textos de la Antigüedad, y al traducir textos árabes y hebreos al castellano. Estos trabajos habilitarán definitivamente el castellano como lengua culta, tanto en el ámbito científico como en el literario. El afán de Alfonso por la divulgación de la lengua vernácula le llevó, siendo aún infante, a patrocinar la versión al castellano de Calila e Dimna y del Lapidario. Además fue un excelente poeta en gallego-portugués.

De su extensa obra destacan: el Fuero Real de Castilla, el Espéculo y las Siete Partidas, entre las jurídicas; las Tablas alfonsíes, entre las astronómicas; y entre las de carácter histórico, la Estoria de España y la Grande e General Estoria o General Estoria, acerca de la historia universal. Las Cantigas de Santa María es obra lírica, escrita en gallego-portugués, lengua común a gran parte de la poesía ibérica hasta finales del siglo XIV, cuando aparece el Cancionero de Baena, que ya está escrito en castellano. El Lapidario versa sobre las propiedades minerales, y el Libro de los juegos sobre temas lúdicos (ajedrez, dados y tablas), deportes de la nobleza en aquel tiempo.

Alfonso X realizó también la primera reforma (normalización) ortográfica del castellano, idioma que el reino adoptó como oficial en detrimento del latín.

En resumen, este monarca bien mereció el apodo de "Sabio", pues introdujo en España nuevos conocimientos procedentes de los más distantes confines del orbe. Su especial interés en el arte, la historia, el derecho y la ciencia ejerció una profunda influencia en el desarrollo cultural de España y del resto de Europa. También favoreció la difusión de la Biblia.


0librodelosjuegosdealfowy8

Libro de los juegos de Alfonso X el Sabio, detalle 3


0librodelosjuegosdealfooe7

Libro de los juegos de Alfonso X el Sabio, detalle 2


librodelosjuegosdealfonqk7

Libro de los juegos de Alfonso X el Sabio, detalle 1



Descendencia


Fruto de su matrimonio con Violante de Aragón nacieron once hijos:


Berenguela (1253 - 1284). Fue proclamada heredera del reino en 1254, pero el nacimiento de su hermano Fernando la postergó, pues los varones tenían prioridad en la sucesión. Estuvo prometida a Luis de Francia, hijo y heredero de Luis IX, pero no se llegaron a casar por la muerte prematura del novio en 1260. Fue la única de los hijos legítimos del rey que permaneció junto a él en tiempos de la rebelión del infante don Sancho. Fue enterrada en el monasterio de Las Huelgas.

Beatriz (1254-1280). Se casó con el marqués Guillermo VII de Montferrato (vicario de Alfonso X en el Imperio) en 1271, en Murcia.

Fernando de la Cerda (1255 - 1275): Heredero al trono castellano, se casó en 1269 con Blanca de Francia, hija de Luis IX de Francia, con quién tuvo dos hijos. Su muerte prematura permitió que su hermano Sancho se convertirse en rey. Enterrado en el Monasterio de Santa María la Real de Las Huelgas en Burgos.


representacindelescudodru4

Representación del escudo de armas de la casa de la Cerda desde el siglo XIII, resultado de la combinación de la señal de Castilla y León, por el infante Fernando, y de Francia, por Blanca de Francia.

Leonor (1257 - 1275).

Sancho el Bravo (1258-1295), rey de Castilla con el nombre de Sancho IV.


estatuadesanchoivalaspulq8

Estatua de Sancho IV a las puertas del castillo de Tarifa, cádiz

Constanza (1259 - 1280), monja en el Monasterio de Santa María la Real de Las Huelgas.

Pedro (1261 - 1283).

Juan (1264 - 1319), casado con María Díaz I de Haro, Señora de Vizcaya, fue padre de Juan el Tuerto.

Isabel (1265 - ¿?).

Violante (1266 - 1296), casada con Diego López IV de Haro.

Jaime (1267 - 1284).

De la unión extramatrimonial con Mayor Guillén de Guzmán nació Beatriz (1244 - 1303), casada con Alfonso III de Portugal y madre de Dionisio I de Portugal.

De su relación con Elvira Rodríguez de Villada nacería Alfonso Fernández "el Niño" (1242 - 1281), Señor de Molina y de Mesa, importante apoyo de su padre en las labores de gobierno.

No se conoce a ciencia cierta quién fue la madre de otros dos hijos ilegítimos del Rey Sabio, quien seguramente los tuvo después de 1278, cuando el soberano se separó de la reina Violante:

Martín Alfonso (¿? - ¿?), abad en Valladolid. Mencionado como hermano de Urraca Alfonso en el codicilo del testamento del rey.

Urraca Alfonso (¿? - ¿?). Citada también en el codicilo del testamento de Alfonso X, que le encomendó a su hija natural Beatriz la misión de casarla honradamente.



Cantigas de Santa María


Las Cantigas de Santa María (o Cántigas de Santa María) son un conjunto de cuatrocientas veintisiete composiciones en galaico-portugués, la lengua fundamental de la lírica culta durante el siglo XIII en Castilla.


52720910

Illustration from a Cantigas de Santa Maria manuscript.


5pasajedelacantiganmeroti8

Pasaje de la cantiga número 133 de Alfonso X en la hace referencia a un milagro ocurrido en la villa de Elche, (siglo XIII)


5imagendelacantiga144deva9

Imagen de la Cantiga 144 de las Cantigas de Santa MAría, referida a el Toro de Plasencia


5symphoniadecantiga160cfq6

Symphonia de Cantiga 160, Cantigas de Sta. María de Alfonso X El Sabio, Códice de El Escorial. (1221-1284)


5ilustracindelcodexedeltw1

Ilustración del Codex E de las Cantigas de Santa María.


lapidariodealfonsoxelsazi3

Manuscrito de Lapidario de Alfonso X el Sabio, c. 1250


1cantigasdesantamaradea

99131480

39385309

Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio. Autor: Autor Anónimo. 1248 h.


1cantigasdesantamaradea

Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio. Una de las etapas más brillantes del arte bajomedieval peninsular es la que coincide con el reinado de Alfonso X. Además, se trata de un arte personal debido directamente a la iniciativa del monarca. Puede hablarse de una arquitectura alfonsí, pero sobre todo, de su miniatura. El monarca se rodea de un notable equipo de copistas y miniaturistas, y de esta colaboración surgen un número importante de manuscritos de corte profano principalmente. Se redactan el "Libro del Saber de Astronomía", el "Lapidario", el "Libro de los Juegos", la "Grande e General Storia"... y, por encima de todo, las "Cantigas". No sorprende que un proyecto de este alcance, tan cercano además a su promotor, tenga su traducción figurativa: el rey Alfonso aparece varias veces como donante, en lo que puede calificarse como primeros testimonios del retrato en el gótico peninsular.


cantigasdesantamaradeal

Libros del saber de astronomía del Rey Alfonso X el Sabio. 412 x 307 x 35 mm. Reproducción Fassímil de la edición c. 1276. Museo de la Universidad de Murcia


librosdelsaberdeastrono

Libros del saber de astronomía del Rey Alfonso X el Sabio. 412 x 307 x 35 mm. Reproducción Fassímil de la edición c. 1276. Museo de la Universidad de Murcia


Más info de las Cantigas de Santa María de Afonso X el Sabio:


http://www.enciclopedia-aragonesa.com/voz.asp?voz_id=3073

http://www.quedelibros.com/libro/24...anta-maria.html

http://www.starzik.es/mp3/productos...ria-414861.html



josdearimateasegundamit

José de Arimatea, segunda mitad del siglo XIII  c. 1300. Estauilla de la época de Afonso X el Sabio




Actividad literaria y científica de de Alfonso X el Sabio


manuscritodelagrandeege

Manuscrito de la Grande e general estoria (códice del Escorial) de Alfonso X el Sabio
 
La educación de Alfonso fue esmerada; el monarca tenía una gran sed de saber y un gran respeto a la cultura porque su madre, Beatriz de Suabia, era de hecho una erudita. Desde su juventud, antes de 1252, fecha en que fue coronado rey, el príncipe Alfonso, además de escribir cantigas de escarnio en galaico-portugués y, muy probablemente, algunos himnos de loor a la Virgen, auspició un libro de cuentos ejemplares (o exempla) en castellano: el Calila y Dimna.

De su extensa obra destacan: el Fuero Real de Castilla, el Espéculo y las Siete Partidas, entre las jurídicas; las Tablas alfonsíes, entre las astronómicas; y entre las de carácter histórico, la Estoria de España y la Grande e General Estoria o General Estoria, obra de historia universal. Las Cantigas de Santa María es un conjunto de canciones líricas, escritas en galaico-portugués y acompañadas de notación musical y unas vistosísimas ilustraciones que se hallan entre lo mejor de la pintura de su tiempo. El Lapidario versa sobre las propiedades minerales, y el Libro de los juegos sobre temas lúdicos (ajedrez, dados y tablas), deportes de la nobleza en aquel tiempo. La intervención del rey fue a veces directa y a veces indirecta, pero indudablemente fue el arquitecto de estas obras:

El rey faze un libro non por quel él escriva con sus manos mas porque compone las razones d'él e las emienda et yegua e endereça e muestra la manera de cómo se deven fazer, e desí escrívelas qui él manda. Peró dezimos por esta razón que el rey faze el libro (Alfonso X el Sabio, General estoria I, f. 216r).

Es decir, concebía el plan de la obra, ponía los medios para realizarla y daba las instrucciones precisas sobre su estructura y contenido, e incluso descendía a detalles como precisar los dibujos e ilustraciones que debían ornar el texto. Esta preocupación por la obra bien hecha se manifiesta también en el prólogo del tratado inaugural de los Libros del saber de astrología, que es el Libro de las figuras de las estrellas fixas que son en el ochavo cielo, versión revisada acometida en 1276 de una primera traducción realizada en 1256. Allí se dice que el rey ordenó la traducción del texto a Yehudá ben Mošé y a Guillén Arremón de Aspa en 1256,

E después lo endereçó e lo mandó componer este rey sobredicho, e tolló las razones que entendió que eran sobejanas e dobladas e que non eran en castellano derecho, e puso las otras que entendió que cumplían, e quanto al lenguaje endereçolo él por sí. E en los otros saberes ovo por ayuntadores a maestre Joan de Mesina e a maestre Joan de Cremona e a Yhudá el sobredicho e a Samuel. E esto fue en el año XXV de su reinado.


1miniaturadelassietepar

Miniatura de Las Siete Partidas (Alfonso X el Sabio)

Alfonso convocó para esta labor a un conjunto de sabios en lenguas hebrea, árabe y latina, con quienes formó su scriptorium real, conocido imprecisamente como Escuela de Traductores de Toledo. Contó con la colaboración de cristianos, judíos y musulmanes, que desarrollaron una importante labor científica al rescatar textos de la Antigüedad y al traducir textos árabes y hebreos al latín y al castellano. Estos trabajos habilitarán definitivamente el castellano como lengua culta, tanto en el ámbito científico como en el literario. Desde su reinado, además, se utilizará como lengua de la cancillería real frente al latín, que era la lengua de uso regular en la diplomacia regia de Castilla y de León.

También creó en Sevilla unos Studii o Escuelas generales de latín y de arábigo. Igualmente, fundó en 1269 la Escuela de Murcia, dirigida por el matemático Al-Ricotí.

Elevó al rango de Universidad los Estudios Generales de Salamanca (1254) y Palencia (1263), siendo Salamanca la primera en ostentar ese título en Europa.



Más info:


Literatura de Alfonso X el Sabio: http://es.wikipedia.org/wiki/Literatura_de_Alfonso_X_el_Sabio

La lengua castellana en el reinado de Alfonso X el Sabio: http://es.wikipedia.org/wiki/Histor...onso_X_el_Sabio


portadadelassietepartideg8

Portada de Las Siete Partidas. Edición impresa de 1555, comentada por Gregorio López.



Las entrañas de Alfonso X el Sabio, depositadas en la Catedral de Murcia


urnasepulcralquecontien

Urna sepulcral que contiene las entrañas de Alfonso X el Sabio, rey de Castilla y León. Catedral de Murcia.

En el presbiterio de la Catedral de Murcia, procedentes de la capilla real del alcázar de Murcia, llamada capilla de Nuestra Señora de Gracia, se encuentran las entrañas de Alfonso X el Sabio, colocadas dentro de una urna. El propósito del monarca era que fueran llevadas al Monte Calvario, en Tierra Santa. Sin embargo, nunca llegó a cumplirse la voluntad del monarca, y en el año 1525, a petición de la ciudad de Murcia, y por orden del emperador Carlos V, fueron trasladadas al lugar en el que hoy se encuentran.

La urna está colocada en una hornacina de medio punto, descorada con motivos florales, y fue labrada en la época de Carlos V, siendo restaurada después de 1854. La urna que guarda las entrañas es de piedra, pintada de blanco y oro, y a cada uno de sus lados se encuentran representados dos heraldos, con mazas doradas apoyadas en los hombros, y en cuyas dalmáticas aparecen los escudos de Castilla y León. Las figuras de los heraldos, que fueron realizadas en el siglo XVI, están pintadas de color rojo y oro. En una cartela colocada en la parte inferior de la urna, y en caracteres alemanes, se lee la siguiente inscripción:

"AQUI ESTAN LAS ENTRAÑAS DEL SEÑOR REY DON ALONSO X, EL QUAL MURIENDO EN SEVILLA POR LA GRAN LEALTAD CON QUE ESTA CIBDAT DE MURCIA LE SIRVIO EN SUS ADVERSIDADES LAS MANDO SEPULTAR EN ELLA."

El emperador Carlos V prohibió que nadie, fuera cual fuese su rango fuera sepultado en la capilla donde se depositaron las entrañas, y mediante una cédula emitida el día 11 de mayo de 1526,[12] ordenó que se hiciese una reja de hierro, que debía portar su escudo de armas, y en la que se debía grabar que Alfonso X el Sabio ordenó que sus entrañas fuesen llevadas allí por la lealtad que le profesó la ciudad de Murcia.



Sepultura de Alfonso X el Sabio en la Catedral de Sevilla


sepulcrodealfonsoxelsab

Sepulcro de Alfonso X el Sabio.Capilla Real de la Catedral de Sevilla.

A su muerte, el cadáver de Alfonso X el Sabio recibió sepultura en la Capilla Real de la Catedral de Sevilla. En la primitiva capilla estaba colocada una estatua que representaba al monarca, en posición sedente, que se hallaba situada ante la imágen de la Virgen de los Reyes, y en su lado izquierdo. También se hallaban presentes en la capilla las imágenes sedentes de Fernando III el Santo, rey de Castilla y León, y de Beatriz de Suabia, padres de Alfonso X, y sepultados allí.[14] A los pies de la imágen sedente del monarca se encontraba el sepulcro que contenía los restos del rey, recubierto con una chapa de plata labrada y adornada con castillos, leones, cruces y águilas. La corona que portaba la efigie del rey era de oro y piedras preciosas, la mano derecha del monarca empuñaba un cetro de plata, rematado por una figura en forma de águila, mientras que en la mano izquierda llevaba una esfera de oro coronada por una cruz. En 1356, Pedro I el Cruel, tataranieto de Alfonso X el Sabio, despojó las imágenes de Alfonso X y de su madre, la reina Beatriz de Suabia, de todos los metales preciosos y piedras preciosas que las adornaban.

Posteriormente, en el siglo XVI, una vez que se construyó la nueva Capilla Real, demoliendo para ello la anterior, el sarcófago de madera que contenía los restos del rey fue colocado bajo el arco más cercano a la reja que cerraba el acceso a la capilla, en el lado izquierdo de la misma. El sarcófago del monarca, de madera, se hallaba cubierto con un paño de brocado y, en la parte correspondiente a la cabecera, y depositados sobre una almohada, estaban colocados una corona y un cetro de bronce dorado.

En 1948, con motivo del séptimo centenario de la conquista de la ciudad de Sevilla por Fernando III el Santo, que capituló en 1248, se ejecutó el sepulcro actual del monarca castellano-leonés, que se encuentra en el lado del Evangelio de la Capilla Real. La estatua orante es obra de los escultores Antonio Cano y Carmen Jiménez. El mausoleo del rey es idéntico al de la reina Beatriz de Suabia, su madre, situado enfrente de él. El mausoleo está formado por dos cuerpos superpuestos, que se encuentran flanqueados por columnas en los extremos. El primer cuerpo contiene la urna que aloja los restos del Rey Sabio, en cuyo frontal se encuentra una cartela donde se lee "Alfonso X el Sabio". Sobre la urna se sitúa la imágen orante del rey, cubierto por un manto real, coronado con corona de bronce, y arrodillado ante un reclinatorio. El segundo cuerpo del mausoleo, rematado por un frontón, lo ocupa medallón circular en el que aparece el escudo del reino de Castilla y León.


medallndealfonsoxelsabix

Medallón de Alfonso X el Sabio. Plaza de España. Sevilla


estatuadealfonsoxelsabibw7

Títulos. Al final de su reinado Alfonso X el Sabio, ostentaba los títulos de Rey de Castilla, Toledo, León, Galicia, Sevilla, Córdoba, Murcia, Jaén y el Algarbe. Estatua de Alfonso X el Sabio en la escalinata de entrada de la Biblioteca Nacional de España, en Madrid (J. Alcoverro, 1892).



Pues esto es todo amigos, espero que este trabajo recopilatorio dedicado a Alfonso X el Sabio, os haya gustado y despertado el interés histórico que sin duda tiene este excepcional personaje.


Coleccion de enlaces de calidad sobre Alfonso X el Sabio. Los mejores enlaces sobre Alfonso X el Sabio.

http://www.virtual-spain.com/literatura_espanola-alfonsoX.html


Fuentes y agradecimientos: wikipedia, biografiasyvidas, picasa, flickr, librosenred, picoseuropa.net, bibliotecanacional, cvcervantes, artehistoria y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 27 Junio 2011, 11:23; editado 5 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Alfonso X El Sabio 
 
Viaje a la lírica medieval de Alfonso X el Sabio

Una exposición reúne las 'Cantigas' completas por primera vez

La muestra de Murcia presenta a un rey adelantado a su tiempo



exposicinsobrealfonsoxe

Exposición sobre Alfonso X el Sabio

En su afán de conocimiento no contaban las fronteras. Su horizonte fue europeo siete siglos antes de que el mundo inventase la palabra globalización para explicarse. Y las empresas artísticas que acometió lo convirtieron en un avanzado a su tiempo, la Edad Media, en el sentido menos tópico del término. Alfonso X el Sabio (1221-1284) fue hombre polifacético y rey de Castilla y León, sí, pero también de la modernidad, por la amplitud de su cultura y el afán renovador de las leyes que dictó. Y así lo presenta hasta enero la muestra que, en la sala San Esteban de Murcia, reúne 250 piezas, 80% de ellas, según el comisario Isidro G. Bango Torviso, "obras maestras del arte medieval hispano y europeo".

El sonido medieval de las Cantigas transporta al visitante a la entrada de la exposición, que acierta en mostrar al monarca en toda su complejidad. Se trata del mejor contexto para ingresar en una de las etapas más brillantes del arte y la cultura hispanos y de su relación con el mundo islámico y los reinos cristianos de Europa.

La ocasión es única. Los cuatro códices de las Cantigas de Santa María nunca estuvieron juntos en los dos últimos siglos, según cálculos de Bango Torviso.

"Tenemos la certeza de que convivieron en la Capilla Real de la catedral de Sevilla, donde fue enterrado Alfonso X el Sabio en 1284. A partir de ese momento, cada una de ellas corrió una suerte distinta. Actualmente, dos se encuentran en el monasterio de El Escorial, otra en la Biblioteca Nacional y una cuarta en la Biblioteca de Florencia". Este corpus único, una obra colectiva en la que se adivina la mano del monarca, se considera el repertorio musical europeo más importante de la lírica medieval. Un material único que ha permitido ahondar en las fascinantes raíces del folclore musical europeo.

Los 420 poemas se convierten en Murcia en un festín para los sentidos con el que aprehender la compleja sociedad de la España del siglo XIII. Los instrumentos musicales de la época se encuentran reflejados en textos e imágenes y algunos de ellos han debido ser reproducidos para poder interpretar con fidelidad aquellas melodías.

Del recorrido sorprende especialmente la Virgen de Allariz (siglo XIII), tallada en marfil. Como en una caja que encierra sorpresas, la pieza es una virgen con niño sobre una peana en marfil y ébano que esconde nueve compartimentos con figuras en los que se contemplan escenas como la Natividad, la Ascensión y la Coronación de la Virgen.

La obra pertenece al Real Monasterio de Santa Clara de Allariz (Orense) y cada noche comparte habitación con la directora del museo del monasterio. Considerada como una auténtica joya del siglo XIII, se cree única en su especie. Existen varias copias en museos americanos, pero no pasan de eso, de copias.

Alfonso X el Sabio, además de ser un rey moderno, fue ambicioso en todas las muy diversas aventuras culturales que llegó a emprender. Así se desprende con claridad en la exposición. En 1270 se lanzó a crear una Historia de España, considerada la primera del solar territorial ibérico. La obra de este monarca estuvo profundamente influenciada por la astrología y la astronomía y en los documentos que se exhiben en la muestra se contempla la exactitud y el primor con que trabajó en sus libros sobre estos temas.

La muestra de Murcia, en su afán comprensivo, no soslaya tampoco la actividad legislativa de Alfonso X el Sabio. Sus Siete Partidas aspiraron a codificar y dar unidad a la vida normativa del Reino y trascendieron a sus propios límites. Fueron aplicadas en la América española y en Brasil hasta la época de las codificaciones (1822- 1916).


EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Alfonso X El Sabio 
 
Las Cantigas de Alfonso X, juntas por primera vez


La Sala San Esteban de Murcia exhibe los cuatro ejemplares de la obra
 
La muestra contiene más de 200 tesoros culturales del siglo XIII



dibujo2ag

Siete siglos. Ése es el tiempo que ha pasado desde que los ejemplares de la joya literaria de Alfonso X el Sabio, las Cantigas de Santa María, se dispersaron, hasta hoy, día en que muestran juntas muy probablemente por primera vez desde la época medieval.


eljuegoeraunafilosofade
El juego era una filosofía de la época

El acontecimiento "histórico" se ha producido en Murcia, donde la exposición 'Alfonso X el Sabio' ha reunido más de 200 tesoros culturales que recrean la figura del moderno monarca medieval y la sociedad de su tiempo.

Además de los ejemplares de las Cantigas, que en sus ilustraciones reflejan toda la sociedad del siglo XIII, la muestra incluye piezas únicas como libros de astronomía -donde se representaban, al modo romano, las constelaciones-, joyas del arte medieval, como una de las dos únicas vírgenes abrideras que escaparon a la Inquisición en Europa o piezas o tableros de ajedrez. En ella se ha reunido el 80% del 'scriptorium' de Alfonso X -los códices que salieron de su taller, como las Cantigas, libros de astronomía o leyes como las Siete Partidas-.

Los cuatro ejemplares de las Cantigas, que el monarca legó juntos a la catedral donde se le enterrara, estaban ya dispersos en el siglo XIV: uno terminó en Toledo, dos en el Escorial y el cuarto en Florencia.

"En este siglo XX no se han expuesto juntos y anteriormente habría sido mucho más difícil", ha explicado Isidro Bango, comisario de la exposición. En 1982 se exhibieron dos de ellas a la vez y cuando acabe la muestra ninguna podrá volver a ser expuesta al menos durante tres años, por cuestiones de conservación, añadió el comisario.

La muestra, organizada por la Región de Murcia, el Ayuntamiento de Murcia y Caja Mediterráneo, pretende reivindicar la "históricamente maltratada figura" de Alfonso X, afirma Bango.

Un "monarca de la modernidad" que intentó erradicar los privilegios legales de la aristocracia y "un verdadero rey sabio", que se preocupó por que el príncipe estuviese formado en la mayor cantidad posible de campos. Hasta tal punto que no duda en recurrir a los tahúres y gentes de mal vivir para que le instruyan, por ejemplo, en el arte de los dados, cuenta Bango.

El juego "toda una filosofía en la época", según el comisario, tiene una gran importancia en esta muestra, que permanecerá abierta hasta el 31 de enero en la Sala San Esteban de Murcia.

Una exposición que ha sido "dificilísmo montar" por la excepcionalidad de las obras y los requerimientos de las instituciones que las han cedido, cuenta Bango. Como ejemplo, comenta que cada una de las piezas tiene un sistema de ventilación separado, porque las instituciones no querían "que se mezclaran los aires".

El museo del Prado, "que habría querido esta exposición", no podría haber cumplido este requisito a no ser que se hubieran montado vitrinas separadas. "Al menos en el corto plazo no se podrá mostrar una exposición tan tremenda como ésta", sentencia Bango.


Algunas imágenes



dibujo3bk


dibujo4jn


dibujo5gl


dibujo6n


lascnntigasson427compos
Las Canntigas son 427 composiciones en honor a la Virgen


lamuestraeshibetratados
La muestra eshibe tratados de astronomía medievales estará hasta el 31 de enero en Murcia


EL MUNDO
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Alfonso X El Sabio 
 
Campanadas al rito del latín

"Los instrumentos clásicos permiten acercarse a sonoridades no digitales muy atractivas"




alfonsoxelsabiodialogac

Alfonso X el Sabio dialoga con médicos árabes, en una imagen sacada del libro La Medicina en Al Andalus.

Intérprete y productor, el medievalista Eduardo Paniagua compagina la edición de la totalidad de las Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio con nuevos trabajos sobre la cultura morisca y la música antigua

A Eduardo Paniagua (Madrid, 1952) muchos le consideran un superdotado de la música, al modo de los ministriles o los juglares que hacían de todo en el mundo medieval. A los 14 años grabó su primer disco, a los 16 daba conciertos internacionales y con esa impronta se ha mantenido hasta hoy. Intérprete, productor y coleccionista de instrumentos antiguos, pasa por ser uno de los grandes especialistas de la España de la Edad Media. En 1994 funda y dirige el sello discográfico PNEUMA, una aventura "tremendamente personal" cuyo objetivo se centra en la recuperación de una música que, en casi todos los casos, permanecía inédita. La peculiar disquera dispone de un fondo de un centenar de títulos y cada año saca casi una docena de discos, de los cuales más de la mitad son suyos. A la última remesa le corresponden títulos como Cantigas de Burgos, Zambra de moriscos o Sueño de un acordeonista del búlgaro Nasco Hristov.

Los discos de PNEUMA, agrupados en cuatro colecciones: Las Cantigas de Alfonso X el Sabio, Al-Andalus, Histórica y Tradición, reúnen música religiosa y profana de la España de las tres culturas. Cada proyecto en el que se embarca supone, además de un duro trabajo de investigación, recuperar sonidos, instrumentos y rodearse de músicos invitados. "Se trata de gente loca como yo que ha dedicado su vida a la zanfona o al arpa gótica, empeñada en rescatar esta música y sacarla a la luz, aunque se trate de un patrimonio que no está del todo valorado", cuenta Paniagua, en la sede madrileña de Karonte, distribuidora de sus obras.

A parte de su trabajo discográfico, Paniagua se gana la vida como arquitecto en la Comunidad de Madrid, una profesión que, según dice, le ha ayudado a tener una metodología y ser sistemático, algo imprescindible para bucear en la música y las canciones de nuestros antecesores. Posee un sello discográfico y una empresa en la que figura como director, pero en realidad se trata de un negocio que lleva personalmente porque la situación no permite muchas alegrías. Su trabajo aparece jalonado de excelentes críticas y de los premios más prestigiosos, pero su difusión es minoritaria. No le gusta demasiado quejarse ("protestar es muy aburrido"), pero aprovecha para dejar caer algunos reproches, especialmente "frente al despilfarro con otros temas". "Me sorprende la falta de apoyo a proyectos de este tipo, dedicados a recuperar lomejor de nuestro pasado". Las subvenciones que recibe son mínimas, aunque va tirando con ayudas esporádicas de la Comunidad madrileña. Pero tratar de recuperar musicalmente el apogeo que fecundó el Mediterráneo en el siglo XIII y devolverlo al público no es suficiente. La música requiere que se escuche y se interprete. Por eso su tarea no concluye con la producción de CD. Paniagua aborda todas las áreas del mercado. En muchos casos se trata de discos de venta difícil y más ahora que desaparecen las tiendas. Así que, en ocasiones, elige lugares emblemáticos, como el Alcázar de Sevilla o la Alhambra de Granada, en los que suele representar su música para exhibir títulos e intentar enganchar el directo con la venta de algunas copias. El músico protesta también por el olvido en el que vive este género por parte de los programadores de música clásica: "Sólo encontramos hueco en los mercados medievales".

De entre sus colecciones destaca por su importancia Al-Andalus (lleva 49 discos publicados), que recoge la música de la vertiente islámica de la España medieval y los fructíferos intercambios entre ambas orillas del Mediterráneo. "Muchas de estas composiciones perviven todavía en el Magreb, donde se mantienen en muchos casos como tradición oral, pero en España ha habido que rastrear en los archivos y bucear en lo que publican los estudiosos. "La música hispano-musulmana proporciona un ejemplo de simbiosis cultural mezclando los logros musulmanes y cristianos en el crisol andalusí a lo largo de más de siete siglos y ha determinado el devenir de la música en Oriente y Occidente", añade. Sacar a la luz los tesoros de la música clásica de Al-Andalus supone un intercambio constante y la realización de proyectos comunes con los vecinos del Magreb, pero resulta extremadamente complicado por la falta de fondos. "En África no resulta sencillo encontrar mercado. Siempre que he ido a tocar allí ha acabado por pagar España, a través de los diferentes institutos Cervantes y con la música pirateada después en el zoco por un euro, pero se trata de experiencias tan enriquecedoras que compensa".

No se puede negar que Paniagua pone pasión en su trabajo, pero la joya de la discográfica la constituye La Antología de las Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio (1221-1284), la obra más personal de un rey sabio, curioso y devoto. Escrita en galaico-portugués, la que para muchos es la obra lírica más importante del medievo se compone de 427 poemas que nos han llegado con su correspondiente notación musical y adornadas con miniaturas. Combina los milagros con el canto a la Virgen María. "El repertorio es de extraordinaria riqueza ya que sus melodías son todas distintas", argumenta Paniagua. Agrupadas para su difusión por la localizaciócn geográfica, inició la grabación con la discográfica Sony para continuar después con su propio sello. Hasta ahora lleva publicadas 30, pero aún le queda otro tanto. Cuando el rey muere se conservan en cuatro códices de pergamino que se guardan en la catedral de Sevilla. "La lengua lírica de la época era el galaico-portugués, y no hubo una edición en castellano hasta hace unos años, lo cual es una vergüenza", comenta el músico. La transcripción de las cantigas, recogidas en cuatro códices (dos en El Escorial, uno en Madrid y otro en Florencia), fue realizada en 1964 por Higinio Anglés. Cuatro años después salen las primeras grabaciones, pero aisladas. "La idea de realizar una grabación antológica persigue captar cada canción con todo su texto y los instrumentos y agruparlos para que tengan coherencia; son discos unidos por la temática", añade. Cítola, bombarda, chalumeau, axabeba, salterio, dumbek, daf, cántara, son algunos de los instrumentos que suenan en Cantigas de Burgos, el último publicado, y ya ultima las del Cantábrico. "Los instrumentos clásicos permiten acercarse a sonoridades no digitales muy atractivas", dice. Paniagua se reconoce hipersensibilizado por los matices y los timbres. "Los referentes idiomáticos de estos instrumentos musicales permiten comprender la complejidad de las culturas".

Entre sus proyectos se cuenta también la preparación de un compacto de ritual hispánico (música visigótica, anterior al gregoriano) cuyos cantos se encuentran en la catedral de Toledo y del que existen 20 códices en Silos y León. Busca sonidos de campanas y textos en latín.


Saga musical

El medievalista Eduardo Paniagua nació con la música en casa. Forma parte de una conocida familia de músicos especializados. Su hermano Gregorio fue director de Atrium Musicae, grupo que en 1968 grabó cinco discos de la antología de música antigua española; Luis es compositor y Carlos constructor de instrumentos.


Eduardo Paniagua. Cantigas de Burgos. Eduardo Paniagua. Música Antigua. Zambra de Moriscos. Nasco Hristov. Sueño de un acordeonista. Eduardo Paniagua. Tesoros de Al-Andalus


EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario