Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Cabeza De Vaca
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Cabeza De Vaca 
 
Continuando con la serie de grandes biografías de Héroes Españoles… Este vigésimo primer trabajo recopilatorio, está dedicado al andaluz Álvar Núñez Cabeza de Vaca, explorador y conquistador. Fue el primer europeo que describió las cataratas del Iguazú y exploró el curso del río Paraguay.

Álvar Núñez Cabeza de Vaca (Jerez de la Frontera, Cádiz 1490/1495 - † Sevilla, 1557/1560). fue un conquistador y explorador español.

En 1527 fue miembro de una expedición que tenía por finalidad la búsqueda de oro, integrada por 300 hombres y capitaneada por Pánfilo de Narváez. Dicha expedición llegó a la bahía de Tampa hacia abril de 1528, y de allí se dirigieron por tierra hacia México. Fueron muriendo muchos de los integrantes de este grupo, por lo que Álvar Núñez Cabeza de Vaca se convirtió en jefe de estos conquistadores. En una isla los indígenas los capturaron.

Después de seis años de cautiverio, Álvar Núñez Cabeza de Vaca y otros tres expedicionarios lograron huir en 1535, y recorrieron el sudoeste estadounidense y norte de México hasta llegar a un poblado a orillas del río Sinaloa.

En 1537 regresó a España, donde obtuvo el cargo de Adelantado Gobernador del Virreinato del Río de la Plata, en la actual Argentina, hacia donde se dirigió en 1541.

Entre 1541 y 1542 estuvo al frente de una expedición que recorrió 1.600 km, a través del sur de lo que es hoy Brasil, hasta Asunción, desde donde intentó repoblar Buenos Aires y envió dos infructuosas expediciones al Chaco. Si. En esta expedición descubrió las Cataratas del Iguazú.

Su sistema de gobierno, excesivamente personalista y favorable a los indios, provocó en 1543 un alzamiento, a raíz del cual fue hecho prisionero y enviado en 1544 a España, donde fue juzgado y desterrado a Orán durante ocho años hasta que Felipe II le indultó en 1553. Fue nombrado miembro del Tribunal Supremo en Sevilla. Escribió Naufragios y unos Comentarios. Falleció en Sevilla hacia 1560.

Este explorador, escribió relatos y narraciones sobre sus expediciones en su obra "Naufragios de Álvar Núñez Cabeza de Vaca, Adelantado Gobernador del Río de la Plata".

Espero que la información recogida sea de vuestro interés.





Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados. Enlace: Indice de Grandes Biografías  




Homenaje a los Conquistadores Españoles, ver video: http://es.youtube.com/watch?v=cqLDc...cid=VIDURVHOV11    




Resumen Biográfico:


 02_1523184635_474738

Álvar Núñez Cabeza de Vaca (Jerez de la Frontera, 1490/1495 - † Sevilla, 1557/1560). Explorador español del Golfo de México y los territorio del noroeste de México. Gobernador y adelantado del Río de la Plata de familia hidalga, nieto de uno de los conquistadores de la isla de Gran Canaria. Fue el primer europeo que describió las cataratas del Iguazú y exploró el curso del río Paraguay.


 expedition_cabeza_de_vaca_karte

Expedición Álvar Núñez Cabeza de Vaca

Participó en las campañas españolas en Italia (Rávena 1512), por lo que su fecha de nacimiento se acercaría mucho más a 1490, también contra los comuneros y el ejército francés en Navarra. Su primera gran aventura en «las Indias», es decir, América, transcurrió en el sur de lo que hoy son los Estados Unidos y el norte de México. Como tesorero y alguacil se alistó en la expedición de Pánfilo de Narváez a la Florida que partió del puerto de Sanlúcar de Barrameda el 17 de junio de 1527.

Cabeza de Vaca, fue uno de los cuatro supervivientes de los 300 hombres que se adentraron con la expedición Narváez en busca de las riquezas de Apalache, al norte de la península de la Florida. Construyeron unas barcas para costear desde Florida hasta Pánuco, pero naufragaron en la actual isla de Gálveston. Durante ocho años padecieron hambrunas y esclavitud en el sur de Texas donde fueron hechos prisioneros por los indígenas de la costa. Durante algún tiempo Cabeza de Vaca ejerció de mercader entre los indios del territorio comarcano a San Antonio y la costa texana. Cabeza de Vaca logró escapar junto con sus compañeros Alonso del Castillo Maldonado, Andrés Dorantes de Carranza y Estebanico, quien fue el primer hombre nacido en África en pisar territorio de los Estados Unidos, y aunque se le describe como negro en realidad era bereber y moro.


 03_1523184777_928080

Monumento a Cabeza de Vaca en Houston (Texas.)

Por temor a los indios de la costa y creyendo que en esos territorios del norte encontrarían oro, remontaron el río Grande o Bravo, en vez de dirigirse al asentamiento español de Pánuco. Durante el viaje hacia el noroeste de México, ejercieron de curanderos mediante la imposición de manos y el rezo de Avemarías y Padrenuestros. Cuando Cabeza de Vaca extrajo con éxito la punta de una flecha que un indio tenía clavada cerca del corazón, la fama de curanderos y gentes que hacían el bien entre las tribus indígenas ya no les abandonó. Se ganaron la voluntad de los nativos e hicieron varias exploraciones en busca de una ruta para regresar a la Nueva España por lo que hoy es el suroeste de Estados Unidos y norte de México. Tras deambular durante largo tiempo por la extensa zona que hoy es la frontera entre México y Estados Unidos llegaron a la zona del Río Bravo o Grande, siguiendo el curso del río encontraron tribus dedicadas a la caza del bisonte con las que convivieron.

Finalmente a orillas del Río Petatlán (hoy llamado Río Sinaloa) restablecieron el contacto con un equipo de exploradores españoles en el año 1536 a pocas leguas de Culiacán, asentamiento español.

Durante aquel viaje recogió las primeras observaciones etnográficas sobre las poblaciones indígenas del golfo de México escribiendo una narración titulada Naufragios, considerada hoy la primera narración histórica sobre los Estados Unidos, fue publicada en 1542 en Zamora (España) y en 1555 en Valladolid, en la cual describe sus vivencias y las de sus tres compañeros quienes atravesaron a pie el suroeste de los Estados Unidos y norte de México.


 04_1523184834_836156

Monumento a Álvar Núñez cabeza de Vaca en Jerez de la Frontera


Segundo viaje a América  

Cabeza de Vaca regresó a España en 1537 y consiguió que se le otorgara el título de Segundo Adelantado del Río de la Plata. A finales de 1540 inició en Cádiz su segundo viaje que le llevaría al sur del continente americano. Arribó a la isla de Santa Catalina, frente a la costa brasileña, y desde aquí arrancó en un viaje por tierra, a lo largo de casi cinco meses, con el propósito de llegar a Asunción de Paraguay, sede de la gobernación del Río de la Plata. Guiado por indígenas tupís-guaranís cruzó con su expedición por selvas, ríos y montañas. Fue el primer europeo que describió las Cataratas del Iguazú: "el río da un salto por unas peñas abajo muy altas, y da el agua en lo bajo de la tierra tan grande golpe que de muy lejos se oye; y la espuma del agua, como cae con tanta fuerza, sube en alto dos lanzas y más". Pronto entró en conflicto con los capitanes y colonos españoles establecidos en Asunción que, alentados por Domingo Martínez de Irala, rechazaban la autoridad del gobernador y sus proyectos de organizar la colonización del territorio olvidándose de perseguir los quiméricos tesoros de los que hablaban los mitos indígenas.

Su propósito de erradicar la anarquía y domeñar a los insurgentes provocó que los descontentos se sublevaran en 1544 y enviaran a Cabeza de Vaca a España acusado de abusos de poder en la represión de los disidentes (como el incendio de Asunción en 1543). En realidad, por haber exigido el cumplimiento de las Leyes de Indias, las que protegían al indígena de los abusos de los conquistadores, entre otras medidas impolíticas. El Consejo de Indias le desterró a Orán en 1545. Pena que, quizá, no llegó a cumplir pues Cabeza de Vaca recurrió la sentencia y siguió pleiteando hasta el final de su vida con el propósito de ver restablecido su honor, ya que no su hacienda. Aunque los últimos años de su vida son una incógnita quizá, por los documentos encontrados por algunos historiadores cuyas obras se reflejan en la bibliografía, muriera en Sevilla o en Jerez de la Frontera hacia el año 1560. Es improbable, como han afirmado otros que tuviera algún cargo de relevancia en sus últimos años. Aunque no consta, pudiera haber tomado los hábitos y acabara sus días entre el silencio de un monasterio.

Los más recientes biógrafos de Álvar Núñez Cabeza de Vaca (Rubén Caba y Eloísa Gómez-Lucena, ensayo histórico) además de establecer una ruta del itinerario de los supervivientes de la expedición Narváez desde Tampa a Culiacán (ruta que ellos siguieron personalmente durante el verano de 2004), sitúan su fallecimiento en Jerez de la Frontera cuando rondaba los 70 años. Murió pobre, pues solicitó una ayuda al rey para curarse de una enfermedad y fue enterrado en la capilla de la familia en el Real Convento de Santo Domingo de Jerez de la Frontera.

Cualquiera de los retratos de Cabeza de Vaca que aparecen en las edidiones críticas de sus obras son apócrifos. En un capítulo del ensayo histórico de Rubén Caba y Eloísa Gómez-Lucena quedan demostrados los errores y tergiversaciones sobre la figura física y la moral de Cabeza de Vaca.


Las Cataratas de Iguazú

En el corazón de Sudamérica se oculta uno de los secretos más espectaculares de la naturaleza.


 06_1523185082_223157

Vista aérea de las cataratas del Iguazú

Las cataratas de Iguazú son las cataratas localizadas en la provincia de Misiones, en el Parque Nacional Iguazú, Argentina haciendo frontera con el Parque Nacional do Iguaçu del estado de Paraná, Brasil. En la imagen vista aérea, a la derecha territorio argentino.

Álvar Núñez Cabeza de Vaca (Jerez de la Frontera, 1490/1495 - † Sevilla, 1557/1560). Fue el explorador y el primer europeo que descubrió y describió las cataratas del Iguazú y exploró el curso del río Paraguay.

Con más de dos kilómetros y medio de largo (casi tres veces Niágara), y 300 cascadas, nos encontramos con un lugar muy especial en un marco incomparable, un lugar por el que cada día fluye agua suficiente para abastecer a la ciudad de Londres durante un año: las cataratas de Iguazú, en la frontera entre Brasil y Argentina.


 07_1523185134_353140

Algunos de los saltos del lado argentino.

Con “Las cataratas del Iguazu” los que tengan la suerte de visitarlas conocerán cómo viven los vencejos de cascada, que habitan a millares detrás del muro de agua de las cataratas y las grandes familias de coatíes, que llevan una vida precaria en los árboles...


 05_1523185017_471717

Placa recordatoria del descubrimiento de las cataratas del Iguazú por Álvar Núñez Cabeza de Vaca



Río Paraguay


 08_1523185227_204316

El río Paraguay cerca de Asunción

El río Paraguay, es uno de los principales ríos de América del Sur, el principal afluente del río Paraná y uno de los más importantes de la la Cuenca del Plata. Nace en Brasil, discurre brevemente por Bolivia, cruza Paraguay, y sirve de límite entre este último país y en su tramo final Argentina, hasta desaguar en el río Paraná frente a la ciudad argentina de Corrientes. Es la principal arteria fluvial de la región, en especial, de Paraguay. Su cuenca, que tiene una superficie de 1.168.540 km², está entre las 20 mayores de la Tierra. Tiene una longitud total de 2.625 km, que lo sitúan también entre los cuarenta ríos más largos del mundo.

El curso alto del río Paraguay, forma en gran parte los mayores humedales de América: los Bañados de Otuquis y el Gran Pantanal (hasta el siglo XIX, Laguna de Xarayes), que actúa como un gigantesco regulador de su caudal, y, a su vez, del caudal del río Paraná.

Álvar Núñez Cabeza de Vaca (Jerez de la Frontera, 1490/1495 - † Sevilla, 1557/1560). Fue el explorador y primer europeo que descubrió y describió las cataratas del Iguazú y exploró el curso del río Paraguay.

Hay diversas interpretaciones del viaje de Álvar Nuñez Cabeza de Vaca. En este mapa se muestran, en azul,verde y rojo, tres de sus posibles recorridos. En cualquier caso la mayoría de los estudiosos coinciden en que la isla que llamó "Mal Hado" es la actual Galveston, Texas.



 0monumento_cabeza_de_vaca_muralla_jerez

Monumento al conquistador Álvar Núñez Cabeza de Vaca en Jerez de la Frontera, su ciudad natal.




Pues esto es todo amigos, espero que este trabajo recopilatorio dedicado al andaluz Álvar Núñez Cabeza de Vaca, conquistador y gran explorador, os haya gustado y despertado el interés histórico que sin duda tiene este personaje defensor de los indios.



Fuentes y agradecimientos: wikipedia, archivogeneraldeindias, bibliotecasvirtuales, americas-fr, jerezsiempre, tnhistoryforkids, fineartamerica, mariner, latinamericanstudies, badajozcapitalenlafrontera, urbanity, tiqucia, inciarco, picasa, biografiasyvidas y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Domingo, 08 Abril 2018, 12:04; editado 6 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cabeza De Vaca (Grandes Biografías) 
 
Gracias J.Luis por este buen trabajo de mi paisano. Fue el primero en descubrir las espectaculares cataratas de Iguazú.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor/es
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cabeza De Vaca (Grandes Biografías) 
 
Gracias xerbar, me alegra que te haya gustado la biografía dedicada a tu paisano el explorador Cabeza De Vaca.

He tenido la oportunidad de ojear parte de sus relatos de "Naufragos" y es muy interesante la historia, ¡¡¡vaya manera de sufrir!!!



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Cabeza De Vaca 
 
De conquistador a esclavo: la odisea de Cabeza de Vaca, el primer blanco que cruzó el sur de EEUU

La Biblioteca Castro recupera y pone en limpio el intenso relato del descubridor jerezano, que sufrió nueve años de cautiverio en varias tribus americanas, donde alcanzó estatus de chamán

La revisión de sus 'Naufragios' y 'Confesiones', escritas con un realismo brutal, proyecta a una figura que fue crítica con el abuso a los indígenas y, por tanto, repudiado por sus camaradas

Opinión: Cuando España era el corazón del mundo, por Javier Redondo



 01_1523183961_254970

Álvar Núñez Cabeza de Vaca nació en Jerez de la Frontera (entre 1481 y 1488, sin otra precisión) y fue el hombre blanco que mejor entendió la realidad indígena en el siglo XVI. Su biografía es estrepitosa y tiene, más allá de los adornos de leyenda, el alto prestigio de conquistar el actual sur de EEUU sin arrasar tribus nativas ni forzar ánimos a machetazos (al menos no como otros insaciables conquistadores). Cabeza de Vaca fue el fundador de otra forma de dominar el Nuevo Mundo: convenciendo a sus inquilinos y dispensando friegas de religión en el ánimo de los aborígenes. Llegó a gobernador de Paraguay y del Río de la Plata (Argentina). Y de allí salió engrilletado por defender los derechos de las mujeres indígenas. Si no exactamente derechos, al menos su dignidad. Forzó el cierre de galpones donde manadas de hombres las violaban. Y también intentó impedir que los nativos fuesen estafados en los acuerdos comerciales con los castellanos. Aquello, entre otras comprensiones al indio, le costó el regreso a España, donde vino (enfermo y humillado) a contar lo que vio, lo que probó, lo que ejerció y lo que sufrió.

Álvar Núñez Cabeza de Vaca no sirve de leña para la fogata de la Leyenda negra. Pisó la vida con mansedumbre, sin estridencia. Fue un hombre sobrado de enigmas. Y acumuló en su aventura transoceánica varios récords de extravagancia. El primero es éste: fue uno de los cuatro supervivientes de la expedición de 600 hombres y cinco barcos que Pánfilo de Narváez lideró en 1527, partiendo de Sanlúcar de Barrameda, con apetito de conquistar cualquier palmo de tierra entre Las Palmas y La Florida (descubierta en 1512 por Ponce de León). El resultado de aquel ataque de importancia fue la muerte de 596 individuos, contando al capitán. Otro fracaso king size que se sumaba a los de Juan Ponce de León y Lucas Vázquez de Aillón en México. Aquella expedición, en la que Cabeza de Vaca fue alguacil mayor y tesorero, lo convirtió no sólo en náufrago, también en rehén de varias tribus indígenas. Comenzó ahí el calvario de su extravío, su penitencia en harapos, hambriento por junglas y manglares durante nueve años, caminando miles de kilómetros a pie por Florida, Texas, Nuevo México, Arizona y California: su Ruta 66. Sobrevivió penosamente y aun así tuvo ánimo de contarlo, de escribirlo. Lo hizo a su regreso a España (1537) en unas crónicas de Indias que están entre las más sagaces y extrañas del género: Naufragios, a los que años más tarde se sumó Comentarios (transcritos por el escribano real Pedro Hernández por encargo del expedicionario), que ahora recupera la Biblioteca Castro en rigurosa edición del académico Juan Gil.

El relato es de una vibración que no esquiva el tremendismo ni la ironía. Mientras Bartolomé de las Casas publica su obra de denuncia, Cabeza de Vaca propone una narración con más aventura. Aunque tiene el sello de realidad de quien ha visto y sufrido sin dejarse doblar. Es más que un relato: un extraordinario libro de viajes por tierras casi inéditas donde Cabeza de Vaca y unos cuantos frailes, truhanes, desesperados y vagabundos vivieron en un patetismo abundante: resistiendo nubes de mosquitos feroces, hambre hasta el canibalismo (que documenta por primera vez en hombres castellanos), ataques de indios insuperables con el arco, sed, miseria, golpes, muertes... El testimonio da cuerpo a un libro singularísimo publicado primero de manera furtiva en Zamora, en 1542, y que conoció una versión más trabajada en Valladolid, en 1555. Y el texto es extraño también por esto: «La condición de cautivo, de por sí poco honrosa, está sujeta a mil posibles humillaciones y pocos hidalgos están dispuestos a admitir que han sufrido durante su cautiverio un trato ignominioso, impropio de su rango», explica Gil. «La sorpresa es que en estos Naufragios, contra lo esperado, reina la desinhibición más absoluta: sobre el protagonista vemos llover palos, bofetones o pellas de lodo». Y sin rubor alguno el jerezano admite haber sido esclavo de una familia de tuertos.

   En estos 'Naufragios' reina la desinhibición más absoluta: sobre el protagonista vemos llover palos, bofetones o pellas de lodo

Lo vivido está escrito aquí con brutal realismo, como en cueros. Y no asoma por ningún lado el fervor patriótico de otras crónicas, las que ensalzan la conquista del mundo nuevo para el rey -Carlos V- y el cristianismo. En los textos de Cabeza de Vaca nunca aparece, por ejemplo, la palabra «español». Y siendo firme en su devoción, jamás refiere a vírgenes ni santos. Las que sí quedan desplegadas son las barbaries que cometieron numerosos cristianos. Él entre ellos, sobre todo en los años en Paraguay. Su abuso. Su impúdica maldad. Y, a la vez, la crudeza de ciertas tribus, compensada en algunos casos con la hospitalaria condición de otros grupos. «Cada vez se contempla a los indios con mejores ojos, principalmente en los Naufragios», sostiene Juan Gil. Y escribe el cronista: «Nosotros andábamos a les buscar libertad [a los indios], y cuando pensábamos que la teníamos, sucedió tan al contrario, porque tenían acordado [los españoles] de ir a dar en los indios que enviábamos asegurados y de paz; así como lo pensaron, lo hicieron». Era la manera de denunciar al capitán Diego de Alcaraz, un esclavista que se apoderaba de los indios que acompañaban a los viajeros.

Álvar Núñez trastabilló nueve años de su existencia en tierras americanas, preso y rebajado a esclavo, luego fue convertido por azar en chamán de indios y curandero. Regaló a los indios un sinfín de absurdas brujerías: «Los indios se volvieron ricos de cascabeles y cuentas», escribió. También figura ya como pionero de una operación a corazón abierto. Salvó la vida a un indígena al que una flecha le crujió el pecho. Y así pasó a líder. Un flautista hipnótico para centenares de indios que lo siguieron y cuidaron hasta que una expedición española se cruzó en su camino y regresó a España junto a los otros tres sobrevivientes del desastre de Pánfilo Narváez, tantos años atrás.


Crítico con los abusos de otros descubridores

¿Cómo puede un hombre blanco, por mucho antepasado heroico que acumule, sobrevivir nueve años caminando por tierras ignotas, por trochas de selva, malcomiendo carne cruda (cuando había algo que comer), alimentándose de raíces y agua de pantano, de insectos, de curtir con los dientes el cuero de sus caballos por mitigar el vacío del estómago? La dureza de Álvar Núñez Cabeza de Vaca es extraordinaria. El 9 de agosto de 1537 desembarcó en Lisboa, y de ahí a España, donde llegó arruinado. Había descubierto el río Mississippi, el río Grande y Sierra Madre. Pero sin otra fortuna. Dicen que escuchó más de 1.000 lenguas distintas en aquel decenio salvaje. «Fue un jerezano justo y entero, capaz de resistir sin inmutarse los azares de la adversidad», explica Juan Gil. Mientras escribía los Naufragios (que nacieron como relato oral) pidió que lo nombrasen adelantado del Río de la Plata, por ver si encontraba algo de fortuna en otro viaje a lo remoto.

A finales de 1540 emprendió su segunda expedición a América junto a su inseparable Estebanico el Negro (uno de los primeros africanos en pisar el continente americano), entrando por la isla de Santa Catalina.Era enero de 1541. Ya en tierra, guiado por indígenas tupís-guaraníes llegó hasta Asunción de Paraguay. Fue el primer europeo que describió las cataratas de Iguazú. Las llamó Salto de Santa María.

Cuestionado y derrotado al defender a los indígenas de los abusos de los conquistadores españoles que se establecieron en Paraguay y Río de la Plata, regresó a España en 1544 (él también había cometido abusos). Trajo el honor de hidalgo bajo mínimos. Sin hacienda. Pero conservó la bravura de sobrevivir mejor que todos sus verdugos. Mandó escribir las Confesiones. Era la prolongación natural de los Naufragios. Y así lo advirtió Álvar Núñez al pedir a la reina Isabel de Portugal licencia de impresión de ambas obras: «El un libro y el otro era todo una misma cosa y convenía que de los dos se hiciese un volumen».

Es el relato extraordinario de otra conquista, la de la supervivencia. Escrita con pulso de fiebre, conmovió a Felipe II cuando ya Cabeza de Vaca estaba en el último vagido: arruinado y solo. El Rey le concedió una pensión de 12.000 maravedíes. Lo habían condenado al destierro en Orán, pena de la que fue indultado. Los últimos años se retiró a un monasterio, con sus fantasmas. Ningún sueño de tierra nueva llegó más lejos ni hubo gloria de conquista tan devastada. A Álvar Núñez Cabeza de Vaca lo encontraron muerto en su celda. Era 1559. Derrotado, manso, solo. ¡Que las olas me traigan y las olas me lleven,/ y que jamás me obliguen el camino a elegir!


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario