Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Malaspina, Alejandro
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Malaspina, Alejandro 
 
Continuando con la serie de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados… Este 146º trabajo recopilatorio, está dedicado a Alejandro Malaspina. Fue un noble y marino italiano al servicio de España, brigadier de la Real Armada, célebre por protagonizar uno de los grandes viajes científicos de la era ilustrada, la llamada Expedición Malaspina (1788-94). Tras conspirar para derribar a Manuel Godoy, cayó en desgracia, lo que llevó al olvido de sus grandes logros.


retratodealejandromalas

Alejandro Malaspina y Melilupi (Mulazzo, 5 de noviembre de 1754 - Pontremoli, 9 de abril de 1809) Alessandro Malaspina nació en Mulazzo, actual Italia, entonces parte del Gran Ducado de Toscana. Sus padres fueron el marqués Carlo Morelo y Caterina Meli Lupi di Soragna. De 1762 a 1765 él y su familia vivieron en Palermo, bajo la protección de su tío, el virrey de Sicilia Giovanni Fogliani d'Aragona. De 1765 a 1773 estudió en el Colegio Clementino en Roma, aceptando en 1773 ingresar en la Orden de Malta. Vivió en Malta un año, donde aprendió rudimentos de navegación en la flota de la Orden. En 1774 ingresó en la Marina Real española. El 18 de noviembre de ese año recibió el grado de guardiamarina.

Al servicio de España. Durante los años 1775 y 1776 Malaspina tomó parte en varias acciones armadas en el norte de África (una de ellas, en enero de 1775, una expedición en auxilio de Melilla, asediada por partidas de piratas berberiscos). De 1777 a 1779, a bordo de la fragata Astrea, participó en un viaje a las Filipinas (ida y vuelta rodeando el Cabo de Buena Esperanza). Durante el mismo fue ascendido a teniente de fragata (1778). Tomó parte en varias acciones contra los británicos en 1780, tras lo cual fue ascendido a teniente de navío.

En 1782 Alejandro Malaspina fue denunciado ante la Inquisición como hereje, pero no fue encarcelado ni juzgado. Ese año tomó parte en el Gran Asedio a Gibraltar. Durante 1783 y 1784, Malaspina como segundo del comandante de la fragata Asunción, llevó a cabo un segundo viaje a las Filipinas. De septiembre de 1786 a mayo de 1788, al mando de la fragata Astrea, hizo un tercer viaje a las Filipinas, comisionado por la Real Compañía de Filipinas. Esta vez se trataba de una vuelta al mundo.


bustamanteyguerra José de Bustamante y Guerra, colega de Malaspina

La expedición Malaspina. En septiembre de 1788, junto con su colega José de Bustamante y Guerra, propone al gobierno español organizar una expedición político-científica con el fin de visitar casi todas las posesiones españolas en América y Asia. Este viaje se conocería como expedición Malaspina. La expedición zarpó de Cádiz el 30 de julio de 1789.


1111kcg

Mercado de Manila, llamado el Parián. Juan Francisco de Ravenet y Bunel. Colección de dibujos y grabados de la Expedición Malaspina 1789-1794. MN Es éste el único dibujo conocido del barrio chino de Manila, poco antes de que se ordenase su demolición. Buena parte de los personajes representados fueron objeto de un retrato por parte del mismo artista.

Regreso y caída en desgracia. Alejandro Malaspina a su regreso a España (21 de septiembre de 1794), presentó un informe, Viaje político-científico alrededor del mundo, que incluía un informe político confidencial, con observaciones críticas de carácter político acerca de las instituciones coloniales españolas y favorable a la concesión de una amplia autonomía a las colonias españolas americanas y del Pacífico dentro de una confederación de estados relacionados mediante el comercio.

En septiembre de 1795, Alejandro Malaspina envió al gobierno español sus escritos, pero éste juzgó poco oportuna su publicación en la situación política por entonces existente. Desencantado, Malaspina tomó parte en una conspiración para derribar a Manuel Godoy, lo que condujo a su arresto el 23 de noviembre. Tras un juicio dudoso, el 20 de abril de 1796 fue condenado a diez años de prisión en el castillo de San Antón de La Coruña. Durante su encarcelamiento, Malaspina escribió ensayos sobre estética, economía y literatura.


00000i

Vista de una torre y parte del pueblo de Samboangan. Fernando Brambila. Colección de dibujos y grabados de la Expedición Malaspina. 1789-1794. MN La casa indígena de Filipinas se caracterizaba por un tejado de dos o cuatro aguas, sostenido por una armadura que descansa sobre cuatro o más pilares de madera, y estaba elevada sobre el terreno con una plataforma de tierra.

Alejandro Malaspina no llegaría a cumplir la totalidad de la condena, pues a finales de 1802 fue puesto en libertad debido a las presiones de Napoleón (a instancias de Francesco Melzi d'Eril) y deportado a Italia. Malaspina partió para su localidad natal a través de Génova, asentándose finalmente en Pontremoli, a 10 km de Mulazzo, entonces parte del reino de Etruria. Allí se involucró en la política local. En 1804 se desplazó a Milán, capital de la República Italiana. En diciembre de ese año, el gobierno de la república le encargó la organización de la cuarentena entre la república y el reino de Etruria durante una epidemia de fiebre amarilla en Livorno. En 1805 fue nombrado miembro del Consejo de Estado del napoleónico Reino de Italia (en el que se había transformado la República Italiana). En diciembre de 1806, se desplazó a la corte del reino de Etruria en Florencia, siendo admitido en la Sociedad Colombina.


amalaspina

Malaspina en 1782 fue denunciado ante la Inquisición como hereje, pero no fue encarcelado ni juzgado. Ese año tomó parte en el Gran Asedio a Gibraltar. Pero viviría 27 años mas; Alejandro Malaspina murió en Pontremoli en 1809.

Espero que la recopilación de información e imágenes que he recogido de este ilustre explorador, sea de vuestro interés y contribuya para el mejor conocimiento de su figura y su obra.




Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados

Homenaje a los Conquistadores Españoles, ver video: http://es.youtube.com/watch?v=cqLDc...cid=VIDURVHOV11




Expedición Malaspina


En septiembre de 1788, Alejandro Malaspina, junto con su colega José de Bustamante y Guerra, proponen al gobierno español la organización de una expedición político-científica, con el fin de visitar casi todas las posesiones españolas en América y Asia. Este viaje se conocería como expedición Malaspina.


bustamanteyguerraconmal

José J. Bustamante y Guerra con Alejandro Malaspina


Antecedentes y prolegómenos

La intensa actividad de exploración del Pacífico desarrollada por Francia e Inglaterra a finales del siglo XVIII provocó la reacción del Reino de España. Desde que la expedición de Magallanes cruzó el Pacífico y descubrió las Filipinas, España había considerado el Mar del Sur como de su exclusiva propiedad, controlando las Filipinas en el oeste y la casi totalidad de su orilla este, desde Chile hasta California. Pero la injerencia de otras naciones no fue la principal razón de esta expedición. Fue fundamentalmente el carácter científico de las exploraciones francesas e inglesas lo que provocó una respuesta de los intelectuales españoles. Era evidente el deseo de emular los viajes de Cook y La Perouse a través de un océano que durante dos siglos y medio fue considerado como un mar español.


94062126

Vista de la ciudad de Buenos Aires. Aguada atribuida al italiano Fernando Brambila, 1794 Fernando Brambila (Italia, 1763 - Madrid,1832). En 1789 se enroló en la expedición científica de Alejandro Malaspina en calidad de pintor. Especialista en perspectiva, Brambilla pintó paisajes de Guam, las Filipinas, la colonia británica de Sydney, Macao, Perú, Chile y Argentina. De regreso en España, colaboró en la ejecución de grabados basados en sus pinturas, como preparación de la publicación de la memoria de la expedición Malaspina, que nunca se llevó a cabo.


El historiador británico Felipe Fernández-Armesto señala que:

La monarquía española de la época dedicaba al desarrollo científico un presupuesto incomparablemente superior al del resto de naciones europeas. El imperio del Nuevo Mundo era un vasto laboratorio para la experimentación y una inmensa fuente de muestras. Carlos III amaba todo lo referente a la ciencia y la técnica, de la relojería a la arqueología, de los globos aerostáticos a la silvicultura. En las últimas cuatro décadas del siglo XVIII , una asombrosa cantidad de expediciones científicas recorrieron el imperio español. Expediciones botánicas a Nueva Granada, México, Perú y Chile reuniendo un completo muestrario de la flora americana. La más ambiciosa de aquellas expediciones fue un viaje hasta América y a través del Pacífico por un súbdito español de origen napolitano, Alejandro Malaspina.

(Felipe Fernández-Armesto. Los conquistadores del horizonte. Una historia mundial de la exploración)

Los propósitos de la expedición serían los siguientes: incrementar el conocimiento sobre ciencias naturales (botánica, zoología, geología), realizar observaciones astronómicas y «construir cartas hidrográficas para las regiones más remotas de América». El proyecto recibió la aprobación de Carlos III, dos meses exactos antes de su muerte. La expedición, que contaba con las fragatas Atrevida y Descubierta, zarpó de Cádiz el 30 de julio de 1789, llevando a bordo a la flor y nata de los astrónomos e hidrógrafos de la Marina española, como Juan Gutiérrez de la Concha, acompañados también por grandes naturalistas y dibujantes, como el profesor de pintura José del Pozo, los pintores José Guío y Fernando Brambila, el dibujante y cronista Tomás de Suria, el botánico Luis Née, los naturalistas Antonio Pineda y Tadeo Haenke (la calidad de la tripulación no se reducía a su dotación científica: asimismo participó en la expedición Alcalá Galiano, que moriría heroicamente en Trafalgar). Los navíos fueron diseñados y construidos especialmente para el viaje y fueron bautizados por Malaspina en honor de los navíos de James Cook Resolution y Discovery (Atrevida y Descubierta).


0grabadobailedemujerese

Grabado 'Baile de mujeres en Vavao'


La expedición

Después de fondear durante unos días en las islas Canarias, navegaron por las costas de Sudamérica hasta el Río de la Plata, llegando a Montevideo el 20 de septiembre. De ahí, siguieron hasta las islas Malvinas, recalando antes en la Patagonia. Doblaron el Cabo de Hornos y pasaron al Pacífico (13 de noviembre), explorando la costa y recalando en la isla de Chiloé, Talcahuano, Valparaíso, Santiago de Chile, El Callao, Guayaquil y Panamá, para alcanzar finalmente Acapulco en abril de 1791.

Al llegar allí, recibieron el encargo del rey Carlos IV de encontrar el Paso del Noroeste, que se suponía unía los océanos Pacífico y Atlántico. Malaspina, en lugar de visitar Hawaii como pretendía, siguió las órdenes del rey, llegando hasta la bahía de Yakutat y el fiordo Prince William (Alaska), donde se convencieron de que no había tal paso. Volvió hacia el sur, hasta Acapulco (a donde arribó el 19 de octubre de 1791), después de haber pasado por el puesto español de Nutka (en la isla de Vancouver) y el de Monterrey en California.

En Acapulco, el virrey de Nueva España ordenó a Malaspina reconocer y cartografiar el estrecho de Juan de Fuca, al sur de Nutka. Malaspina requisó dos pequeños navíos, Sutil y Mexicana, poniéndolos bajo el mando de dos de sus oficiales, Alcalá Galiano y Cayetano Valdez. Dichos barcos dejaron la expedición y se dirigieron al estrecho de Juan de Fuca para cumplir la orden.


expedicionmalaspinary6

Expedición de Alejandro Malaspina. Vista del Chimborazo con parte del Río Guayaquil (Guayas). José Cardero. Tinta y aguada sepia MN Ms. 1726 (41) Museo Naval Madrid.

El resto de la expedición puso rumbo al Pacífico, navegando luego a través de las islas Marshall y Marianas y fondeando en Manila (Filipinas) en marzo de 1792. Allí, las fragatas se separaron. Mientras que la Atrevida se dirigió a Macao, la Descubierta exploró las costas filipinas. En Manila moriría por unas fiebres el botánico Antonio Pineda. Reunidas de nuevo, en noviembre de 1792, ambas fragatas dejaron Filipinas y navegaron a través de las Célebes y las Molucas, dirigiéndose posteriormente a la isla Sur de Nueva Zelanda (25 de febrero de 1793), cartografiando el fiordo de Doubtful Sound. La siguiente escala fue la colonia británica de Sydney, desde donde volvieron al puerto de El Callao, tocando en la isla de Tonga, y desde allí, por el Cabo de Hornos, regresaron a Cádiz el 21 de septiembre de 1794.

buenosairesvistadesdeel

Buenos Aires vista desde el río. Grabado de Malaspina. La expedición levantó mapas, compuso catálogos minerales y de flora y realizó otras investigaciones científicas. Pero no abordó simplemente cuestiones relativas a la geografía o a la historia natural. En cada escala, los miembros de la expedición establecieron inmediato contacto con las autoridades locales y eventuales científicos para ampliar las tareas de investigación.

A su regreso a España, Malaspina presentó un informe, Viaje político-científico alrededor del mundo (1794), que incluía un informe político confidencial, con observaciones críticas de carácter político acerca de las instituciones coloniales españolas y favorable a la concesión de una amplia autonomía a las colonias americanas y del Pacífico, lo que le valió que, en noviembre de 1795, fuera acusado por Manuel Godoy de revolucionario y conspirador y condenado a diez años de prisión en el castillo de San Antón de La Coruña, Galicia, España.


8lasfragatasatrevidayde

Las fragatas Atrevida y Descubierta. Puerto de Palapa en la isla de Samar. Actualmente este dibujo se encuentra en paradero desconocido. La única referencia que se conserva es la reproducción que figura en el 'Album fotográfico' de la expedición Malaspina, regalado a la Princesa de Asturias en 1875, tras su visita a la Dirección de Hidrografía. Hay ejemplares de este Album en la Biblioteca del Palacio Real y en el Archivo del Naval.


Resultados de la expedición Malaspina

El objetivo de Malaspina era realmente ambicioso. Aspiraba a dibujar un cuadro razonado y coherente de los dominios de la monarquía española. Para ello, no sólo contaba con los trabajos de sus colaboradores, sino que también investigó en los materiales de los principales archivos y fondos de la América española. A través de sus diarios y escritos, tuvieron cabida los distintos aspectos de la realidad del imperio, desde la minería y las virtudes medicinales de las plantas hasta la cultura, y desde la población de la Patagonia hasta el comercio filipino. De esta forma culmina, siguiendo los principios de la Ilustración, la experiencia descubridora y científica de tres siglos de conocimiento del Nuevo Mundo y la tradición hispana de relaciones geográficas y cuestionarios de Indias. Y lo hacen bajo una fórmula característica del período, pues, imbuido del credo cientifista y naturalista de la Ilustración, lo que hizo Malaspina en realidad fue componer una verdadera física de la Monarquía.

A su regreso, la expedición Malaspina había acumulado una cantidad ingente de material: la colección de especies botánicas y minerales, así como observaciones científicas (llegaron a trazar setenta nuevas cartas náuticas) y dibujos, croquis, bocetos y pinturas, era impresionante y, sin duda, la mayor que habrían de reunir en un solo viaje navegantes españoles en toda su historia.


ubicacindelalocalidadpo

Ubicación de la localidad portuguesa de Faro en cuyas cercanías se hundió la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, en la Batalla del Cabo de Santa María.

De todo ese cúmulo de conocimientos y de la insuperable experiencia apenas se publicó un Atlas con 34 cartas náuticas. Durante el proceso de Malaspina en 1795 se habían pretendido eliminar los materiales de la expedición, que, sin embargo, fueron preservados en la Dirección de Hidrografía del Ministerio de Marina en Madrid. El grueso de aquel trabajo habría de permanecer inédito hasta 1885, cuando el teniente de navío Pedro de Novo y Colson publicó su obra Viaje político-científico alrededor del mundo de las corbetas Descubierta y Atrevida al mando de los capitanes de navío D. Alejandro Malaspina y D. José Bustamante y Guerra desde 1789 a 1794 (desgraciadamente, algunos materiales, como ciertas observaciones astronómicas y de historia natural, se habían perdido para siempre). No obstante, parte de las colecciones de historia natural acopiadas durante la Expedición, sobre todo las relacionadas con la Botánica, corrieron mejor suerte: el herbario de Luis Née fue donado al Real Jardín Botánico de Madrid, donde se conserva actualmente, y muchas especies fueron descritas gracias a estos materiales por su director de entonces, Antonio José Cavanilles.


9rutadeladescubierta

Ruta de la Descubierta. Esto es un mapa de la ruta tomada por Alejandro Malaspina durante su expedición de 1789-1794. El mapa muestra sólo la ruta de la fragata "Descubierta" de Malaspina. Un segundo barco, "Atrevida", bajo el mando del brigadier José Bustamante y Guerra acompañó a Malaspina en buena parte de la expedición. El mapa no muestra la ruta de vuelta de Tonga a España. Pfly, hizo este mapa, usando varias fuentes que describen la expedición.


9glaciarmalaspinaenalas

Glaciar Malaspina en Alaska


La expedición en la actualidad

Hasta el siglo XX la historia no ha sabido apreciar la verdadera magnitud de aquella empresa, cuyos objetivos de superar los logros científicos de ingleses y franceses fueron plenamente cumplidos. Tan sólo, recientemente, se ha comenzado a reconocer el valor de la información obtenida en la expedición de Malaspina, cumbre de la Ilustración española, pero aún sigue siendo oscurecida en la historia por los viajes de Cook, de La Pérouse y de Bougainville, que, como señala Felipe Fernández-Armesto, «siguen teniendo el papel predominante en el discurso y en la imaginación de los historiadores».

En reconocimiento a la aportación de Malaspina, actualmente diversas instituciones españolas han puesto en marcha una gran expedición científica de circunnavegación que recibe su nombre. La expedición Malaspina (2010-2011) es un proyecto de investigación interdisciplinar que tiene como principales objetivos estudiar el cambio global y la biodiversidad en el océano. Desde de diciembre de 2010 hasta julio de 2011, más de 250 científicos a bordo de los buques de investigación oceanográfica Hespérides (A-33) y Sarmiento de Gamboa llevarán a cabo una expedición que aúna la investigación científica con la formación de jóvenes investigadores y el fomento de las ciencias marinas y la cultura científica en la sociedad.

Más info: http://es.wikipedia.org/wiki/Expedici%C3%B3n_Malaspina



José de Bustamante y Guerra, el amigo y colega de Alejandro Malaspina


bustamanteyguerrah
Retrato de José de Bustamante y Guerra

José Joaquín de Bustamante y Guerra (Ontaneda, Cantabria, 1 de abril de 1759 - Madrid, 10 de marzo de 1825), marino y político español. Descendía de los Bustamante de Toranzo y de los Guerra de Ibio; su padre fue Joaquín Antonio de Bustamante y Rueda, natural de Alceda, y su madre Clara Guerra de la Vega, natural de Santander. Solicitó una plaza de guardia marina de Cádiz en 1770, a los 11 años; ya era alférez de fragata en junio de 1771. Sirvió en varias campañas de mar en la escuadra al mando de don Pedro de Castejón. Emprendió su primer viaje a América pocos años más tarde cuando estuvo en Puerto Rico, Cuba y las Bahamas. En 1784, con una brillante hoja de servicios, alcanza el empleo de capitán de fragata. Primero se las ve con los piratas berberiscos; lo apresaron los ingleses en el navío Santa Inés tras una refriega en la que detuvieron su rumbo a Filipinas y estuvo cautivo un año en Irlanda, tras lo cual le dejaron volver. El 20 de octubre de 1782 tomó parte en el combate naval de Gibraltar, contra la escuadra de Lord Richard Howe, primer conde de Howe, a pesar de que estaba herido. Su barco fue muy dañado en una batalla librada cerca de Cádiz. Bustamante entonces preparó una proyectada conquista de Jamaica, lo que no llevó a cabo por la Paz de París en 1783. Ingresa como caballero de la Orden de Santiago el 21 de octubre de 1784. Por entonces proyecta con su camarada Alessandro Malaspina, uno de los personajes más singulares de su época, un viaje científico por el mundo colonial de influencia hispana. En 1789 emprenden la llamada expedición de Malaspina con una tripulación selecta compuesta por la mejor oficialidad del momento, a la que se añadieron botánicos, pintores, médicos y otros humanistas ilustrados, y navegaron entre 1789 y 1794 a bordo de las corbetas Descubierta y Atrevida, esta última dirigida por él mismo, construidas especialmente para el viaje. Es recompensado con el grado de capitán de navío (1791). Desde Cádiz franquearon el Atlántico para alcanzar Buenos Aires y Montevideo y, tras recorrer la Patagonia, salvan el Cabo de Hornos y, bordeando la costa oeste de los virreinatos de Perú y Nueva Granada, recorren Nueva España, California y Alaska. Dejan atrás América y ponen rumbo al Pacífico, navegando por la Polinesia, las Islas Marianas, las Filipinas, Macao, Mindanao, Nueva Guinea, las Nuevas Hébridas, Nueva Zelanda, Australia y el Archipiélago de los Amigos hasta el puerto de Callao. Cumplen con creces todas las expectativas científicas previstas. Se dibujaron modernas cartas de navegación y actuales mapas geográficos, se confeccionaron magníficas colecciones minerales y botánicas con especies hasta entonces desconocidas y se aportó una gran documentación visual con precisos informes referentes al estado social, político y militar de las colonias.


firmaafehcbustamente Firma del militar

José de Bustamante y Guerra a su regreso a España en septiembre de 1794 entrega el diario del viaje, es recibido por el rey y fue ascendido a brigadier; pero Malaespina es encarcelado y Godoy requisa todo el archivo de la expedición, que permanece confinado y olvidado hasta que en 1885 otro militar, el teniente de navío Pedro Novo y Colson, lo recupera y publica, gracias a lo cual se conocieron muchos detalles de la expedición. Bustamante fue nombrado Gobernador de Montevideo en 1796 y se asentó en aquella ciudad el 11 de febrero de 1797. Además se le nombra Comandante General de los bajeles del Río de la Plata con la misión de poner en marcha su plan de defensa de la América meridional; es al regresar a España en el año 1804 al mando de una flotilla de cuatro fragatas cuando fue interceptado al llegar frente a las costas del Algarve (Portugal), el 5 de octubre, por una escuadra inglesa al mando del comodoro Graham Moore e, inexplicablemente, pues España estaba en paz con Gran Bretaña, el 4 de octubre de 1804 se entabló un combate naval, conocido como la batalla del Cabo de Santa María. Dos fragatas, entre ellas La Mercedes fueron voladas con un cargamento de cuatro millones de pesos de caudales de comerciantes de Lima y Buenos Aires. Vista la inferioridad de su flotilla y herido, el Brigadier Bustamante rindió las fragatas que resistían, que fueron apresadas y transportadas al puerto de Gosport en Inglaterra. Una vez liberado, se sometió a un consejo de guerra en España, que le absolvió. Tuvo tiempo para luchar en la Batalla de Trafalgar. En 1807 fue nombrado vocal de la Junta de fortificaciones y defensa de las Indias. En 1808 abandonó Madrid por no querer prestar juramento al rey intruso José Bonaparte y huyó disfrazado de fraile a Sevilla, donde se puso al orden de la Junta Suprema Central que le ascendió a Teniente General. El Consejo de Regencia le nombró Presidente de la Audiencia de Charcas, luego de Cuzco, cargos que declinó por causas desconocidas. Por entonces abraza el absolutismo de Fernando VII. En 1810 es destinado a la Capitanía de Guatemala, en una época de gran actividad independentista; desarrolla una política reformista de corte ilustrado, pero ante la revolución de Hidalgo y Morelos en México preparó tropas en Guatemala y creó el "cuerpo de voluntarios de Fernando VII" y desde su puesto se enfrentó a los constitucionalistas locales, reprimiendo duramente a los insurgentes; se opuso a la constitución liberal de 1812, denunció a su sucesor nombrado Juan Antonio de Tornos, Intendente de Honduras, por supuestas tendencias liberales y así logró su confirmación en su puesto por Fernando VII en 1814. Fue destituido en agosto de 1817 y volvió a España en 1819. Ese mismo año entró nuevamente a formar parte de la Junta de Indias. En 1820 fue recompensado con la Gran Cruz de la Orden Americana de Isabel la Católica y se le nombra director general de la Armada hasta 1822. En 1823 fue integrante de la Junta de expediciones a América, y un año después, volvió otra vez a la Dirección General de la Armada y trabajó en el Ministerio de Marina de Madrid hasta su muerte en 1825. En su testamento dona una cantidad importante de dinero para sufragar las escuelas de niños de Ontaneda, fundadas por Francisco, su hermano.


5batalladelcabodesantam

La voladura de la Fragata Mercedes y el apresamiento de la escuadrilla de Bustamante el 5 de Octubre de 1804 originó la declaración de guerra a Inglaterra y es el antecedente inmediato de la batalla de Trafalgar. Reproducción del cuadro de Francis Sartorius propiedad del Museo Marítimo Nacional de Reino Unido.



Batalla del Cabo de Santa María


lafragatamercedesesalca

La fragata Mercedes es alcanzada en la santabarbara el 5 de octubre de 1804 (Batalla del Cabo de Santa Maria)

La Batalla del Cabo de Santa María fue un combate naval que tuvo lugar el 5 de octubre de 1804 frente al Cabo de Santa María, en la costa portuguesa del Algarve, en la que la escuadra comandada por el Brigadier José de Bustamante y Guerra es atacada por una escuadra británica al mando del Comodoro Graham Moore.

El Brigadier Bustamante rinde las tres fragatas que resisten a medio día, que son apresadas y transportadas al puerto de Gosport en Inglaterra. Bustamante había zarpado de Montevideo en tiempo de paz el 9 de agosto de 1804...

Más info: http://es.wikipedia.org/wiki/Batall...anta_Mar%C3%ADa


lienzoquedescribelaexpe

Lienzo que describe la expedición,en 1789, de las dos corbetas Descubierta y Atrevida, en su singladura de circunnavegación que lideró el marino Alejandro Malaspina y que duró cinco años


retratodealejandromalasd

Retrato de Alejandro Malaspina y Melilupi (1754–1810). Brigadier de la Real Armada Española. Anónimo. Óleo sobre tela, 95 x 105 cm. Museo Naval de España en Madrid.


Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al explorador Alejandro Malaspina. Fue un noble y marino italiano al servicio de España, brigadier de la Real Armada, célebre por protagonizar uno de los grandes viajes científicos de la era ilustrada, la llamada Expedición Malaspina (1788-94). Tras conspirar para derribar a Manuel Godoy, cayó en desgracia, lo que llevó al olvido de sus grandes logros. También he ofrecido información de su colega socio y socio el político y brigadier José de Bustamante y Guerra.


Fuentes y agradecimientosa : wikipedia, kalipedia, biografiasyvidas, fuenterrebollo, elpais, miyomedia, skyscrapercity, abc.gov.ar, madrimasd.org, prensalibre, isidrojimenez.blogspot.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Viernes, 20 Enero 2012, 19:07; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Malaspina 
 
Algunas imágenes relacionadas con la expedidición de Malaspina



1ecuadordetalledelvolcn

Ecuador. Detalle del volcán Chimborazo y la corbeta Atrevida (Fundación BBVA).


2preparacindelviaje

Preparación del viaje. Alejandro Malaespina estuvo preparando el viaje unos 10 meses. Seleccionó el personal, adiestrar a los oficiales, adquirir provisiones, libros, material científico, y, sobre todo, supervisó la construcción de dos embarcaciones (Fundación BBVA).


5buenosairesdesdeelcami

Buenos Aires, desde el camino de las carretas. La ciudad de Buenos Aires era la capital del virreinato del Río de la Plata, en abierta competencia con Montevideo.


9plazamayormexicana

Plaza mayor mexicana. Escena costumbrista dibujada por Fernando Brambila de la plaza Mayor mexicana (Fundación BBVA).


3dionisioalcalgaliano

Dionisio Alcalá Galiano. Hidrografía, cartografía y astronomía fueron las disciplinas científicas que ocuparon al oficial Alcalá Galiano durante su periplo expedicionario. No completó el viaje. Se separó del grupo en la escala de Acapulco con la misión de reconocer el estrecho de Juan de Fuca a bordo de las goletas Sutil y Mexicana. Buscaban un imaginario canal interoceánico. Murió en la batalla de Trafalgar comandando el navío Bahama (Fundación BBVA).


8indiomulgrave

Indio mulgrave. Los nativos de Mulgrave eran gente fornida, de pelo oscuro y cara redonda, pintarrajeada de rojo y negro, boca grande, nariz ancha y ojos pequeños. El retrato realizado por José Cardero representa un indígena ataviado con pieles de oso y un sombrero de corteza de pino, mostrando un cuchillo que sostiene a la altura del pecho (Fundación BBVA).


4recolectadeplantas

Recolecta de plantas. La crecopia es una de las plantas recolectadas por Luis Neé en Perú, caracterizada por sus grandes hojas nervudas, de coloración verdosa en el haz y amarillenta en el envés. El dibujo, realizado por Francisco del Pulgar, recoge los detalles de la flor en la parte inferior de la lámina (Fundación BBVA).


6algaropa

Algaropa. Ejemplar de pez obtenido por Antonio Pineda en Acapulco, probablemente, del grupo de los serránidos: color grisáceo, boca ancha, aleta dorsal anteroposterior con gruesas espinas iniciales y amplia aleta anal (Fundación BBVA).


7tortugaverge

Tortuga verge. Ejemplar de quelonio capturado en El Realejo, perteneciente a la especie Chelonia mydas, conocida como tortuga verde, ampliamente distribuida por los mares tropicales y subtropicales (Fundación BBVA).


10insectos

Insectos. Mariposas, mantis, grillos, orugas, escarabajos...recolectados en la expedición (Fundación BBVA).



Fundación BBVA / EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Malaspina 
 
Viento en popa a toda ciencia

 
Recorrerán más de 41.000 millas (unos 76.000 kilómetros). De Cádiz a Río, Ciudad del Cabo, Sidney, Honolulú

Es la España negra. Al defenestrar a Malaspina se tiraron por la borda cinco años de trabajo científico

Carlos Duarte: "Menos del 10% de los océanos ha sido explorado a fondo. Son un pozo de oportunidades"

Godoy apagó injustamente la estrella de Malaspina. Ahora se recupera su espíritu optimista
  




02carlosduartejuntoalhe

Carlos Duarte, junto al Hespérides, es el coordinador general de equipos de investigación.

Todo a punto para una aventura excepcional: 400 investigadores se embarcarán siete meses en el 'Hespérides' y el 'Sarmiento de Gamboa' para dar la vuelta al mundo buscando en los océanos salidas a los retos de la humanidad. Malaspina 2010, que recupera el nombre de un gran navegante, ya ha sido definida como "la mayor expedición sobre cambio global".


mamalaspina

Todo parecía estar a mi favor; me encontraba vinculado a todo lo más virtuoso y más sabio en este país; se estaba infinitamente dispuesto a escucharme; y estaba, en fin, seguro de la rectitud de mi corazón y su completa entrega al bien general, sin egoísmos y sin prejuicios; pero...".

Esto escribía el capitán de fragata Alejandro Malaspina (1754-1810), nacido en Italia y al servicio de la Corona española. Su expedición partió en 1789, el mismo año de la Revolución Francesa, que cambió la historia -zarparon de Cádiz muy próximos en fechas a la toma de la Bastilla y la primera redacción de la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano-; pretendían no solo servir política, cartográfica y científicamente a la gloria de España mediante el mejor conocimiento de lo que tenía entre manos el imperio, sino aportar luz para la modernización de la monarquía y su evolución de acuerdo con los tiempos.


05saluddelmar

Salud del mar. Roseta lanzada al mar (los expertos dicen "darla al agua") con el CTD - sonda multiparamétrica- y 24 botellas para recoger muestras. Rosetas y boyas son fundamentales para medir la salud de los océanos


58442328

Laboratorio del buque de la armada española Hespérides. 400 investigadores de todo el mundo (250 de ellos, españoles), integrados en 27 grupos, se embarcarán durante siete meses en Malaspina 2010, bautizada ya como "la mayor expedición de la historia sobre cambio global", bajo la coordinación general del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Otoño 2010: 400 investigadores de todo el mundo (250 de ellos, españoles), integrados en 27 grupos, se embarcarán durante siete meses en Malaspina 2010, bautizada ya como "la mayor expedición de la historia sobre cambio global", bajo la coordinación general del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Del próximo 14 de diciembre al 12 de julio de 2011. De Cartagena a Cádiz, Miami, Río de Janeiro, Ciudad del Cabo, Perth, Sidney, Honolulú, Panamá, Cartagena de Indias, Cádiz, Cartagena (Murcia). Más de 41.000 millas (unos 76.000 kilómetros) alrededor del mundo. A bordo de dos potentes buques de investigación oceanográfica, el Hespérides (de la Armada española) y el Sarmiento de Gamboa (operado por el CSIC). Una gran apuesta por la investigación, que supone una inversión directa de seis millones de euros, más los gastos corrientes del funcionamiento de los dos barcos: el Hespérides cuenta con una tripulación de 55 militares; el Sarmiento, 20 civiles; en el primero trabajarán 37 científicos en cada etapa; en el segundo, 22. Aparte de los Ministerios de Ciencia (Programa Consolider-Ingenio 2010) y de Defensa, Malaspina 2010 cuenta con una sustancial aportación de fondos de la Fundación BBVA. Apuntan al núcleo del debate científico actual, de la preocupación de todos. Se proponen analizar el impacto de la actividad humana en los océanos, que afecta al funcionamiento global del sistema Tierra, ya que el océano ejerce un papel central en la regulación climática del planeta y es el mayor sumidero de CO2. En la mente de todos, la recuperación del nombre y los principios de progreso de aquel navegante culto e ilustrado.

"Todo parecía estar a mi favor (...), pero es tan difícil ser recibido por el Sultán; todo lo que le rodea está sumido en la confusión y el no hacer nada, que es imposible hacerse oír y poder actuar". A la vuelta de su viaje de cinco años (1789-1794) con 200 hombres a bordo de las corbetas Descubierta y Atrevida -comandada esta por otro insigne marino, José Bustamante-, Malaspina se encontró con las intrigas palaciegas de Manuel Godoy (al que llama el Sultán), favorito del rey Carlos IV y primer ministro desde 1792: acusó al navegante de soberbio y traidor, de querer desestabilizar el régimen. Lo encarceló y luego desterró a Italia. Se incautó de su material; le condenó a él y a toda su obra a la oscuridad. "Al defenestrarlo, se tiraron por la borda cinco años de trabajo científico", explica el biólogo e historiador de la ciencia Andrés Galera, especialista en este marino, que el próximo mes publicará el libro Las corbetas del rey. "Fue una expedición muy importante, a la altura de las realizadas en el siglo XVIII por franceses e ingleses. Cartográficamente resultó crucial, pero como aquí pasó lo que pasó, fueron los ingleses quienes se aprovecharon de ese material [la British Library compró la valiosa cartografía]". "Malaspina era un ilustrado por encima de todo; pretendía reformar el sistema, que la monarquía se adaptara. Pero ni Godoy ni el rey estaban por la labor. Era un filósofo muy bien formado, preocupado por el bien común, en absoluto lo que hoy se llamaría un trepa. Era, en cierto modo, un personaje utópico. Lo condenaron sin pruebas, por decreto, acusándole de alta traición. Así que la historia lo maltrató, se le olvidó. Hubo intentos de recuperarle, como el de Jiménez de la Espada, con su expedición científica de mediados del siglo XIX, pero hasta los años sesenta-setenta del siglo XX no se procedió a la restauración de tan magnífico viaje".

Malaspina, como Jovellanos, intentó traer luz a España para que no se quedara atrás. Ambos sabían que había que luchar en una tierra inmersa en la decadencia colonial; y ambos padecieron el enfrentamiento al inmovilismo de las clases privilegiadas y la cerrazón de mentes oscuras.

Un capítulo más en esa historia negra de España que a menudo cultiva talentos, invierte en ellos, para después arrinconarlos. Así lo ve Carlos Duarte, coordinador de los equipos de Malaspina 2010, de 50 años, que vive en Mallorca y cuya especialidad es la ecología marina. Destaca como gran propósito de la expedición algo que firmaría Malaspina: "Por encima de los objetivos concretos de investigación, queremos fomentar las vocaciones científicas entre las nuevas generaciones; la apuesta por la ciencia es el futuro de un país; siempre lo ha sido, pero quizá ahora más. Queremos pasar de una guerra de guerrillas entre los grupos de investigadores a sentar las bases de una cultura de la cooperación. Porque en España a menudo se confunde la sana competencia, necesaria en la excelencia científica, con la destructiva envidia y con eso de 'si no es para mí, que no sea para nadie'. Es lo que hemos empezado a llamar 'el espíritu Malaspina', ceder un poco en lo particular para cooperar en un objetivo común, porque padecemos un problema de fragmentación y microliderazgo. Y además queremos conectar con la sociedad, transmitir la importancia de la investigación para nuestro desarrollo". De ahí el peso que le dan a la expedición virtual (www.expedicionmalaspina.es); estarán en red conectados con colegios, institutos y universidades, que podrán seguirles en su larga travesía alrededor del mundo, en cada singladura.


retratodealejandromalas

Retrato de Alejandro Malaspina y Melilupi (1754–1810), brigadier de la Real Armada Española. Anónimo. Óleo sobre tela, 95 x 105 cm. Museo Naval de Madrid

Carlos Duarte recuerda a Alejandro Malaspina porque él también quiere lanzar el reto al Gobierno de que la luz viene por la inversión en investigación. Así que, por mucha crisis que haya, considera preocupante la evolución en la convocatoria de oferta pública de empleo para científicos. "En el CSIC se pasó de 50 plazas en 2003 a 250 en 2007, y todos aplaudimos lo que por fin parecía una apuesta decidida por la ciencia; pero en 2010 la convocatoria ha sido de solo 20 plazas, con lo que ni siquiera se cubren las jubilaciones. Si esto permanece así, congelado, tres o cuatro años, nos podemos encontrar con que perderemos toda una generación de investigadores bien preparados, en los que el Estado ha invertido muchos recursos durante 10-12 años. Esa situación, en la actual sociedad del conocimiento, con la competencia internacional, la considero muy preocupante".


05elcomandantedelhespri

El comandante del 'Hespérides', Juan Antonio Aguilar, en el puente de mando.

El comandante del Hespérides, Juan Antonio Aguilar Cabanillas, que lleva 15 meses al frente del buque, con base en Cartagena, suelta tres grandes sobre lo que supone el viaje: "gran satisfacción", "gran reto", "gran ilusión". Señala que la preparación para la misión ha sido "concienzuda" y que espera que Malaspina 2010 sirva para "atraer vocaciones hacia la oceanografía". "Para nosotros es una experiencia muy importante, porque este barco suele hacer campañas más limitadas, pero dar la vuelta al mundo es algo muy distinto, una gran oportunidad". Y ensalza las virtudes del Hespérides, que el año que viene cumplirá 20 años. "Cuando se botó, se colocó a la cabeza en investigación oceanográfica, nos permitió ponernos al nivel de países como Reino Unido, Francia, Alemania, Japón y Australia. Estados Unidos es aparte, claro. Es lo mismo que intentó en su época Malaspina con su expedición, situar a España al nivel de Francia e Inglaterra".


03centrodecomunicacione

Centro de comunicaciones del Hespérides

Decía Apsley Cherry-Garrard, autor del famoso El peor viaje del mundo, sobre su experiencia en la Antártida: "La exploración es la expresión física de la pasión intelectual". Reflexionaba el explorador francés de los polos Paul-Émile Victor: "La aventura es la única manera de robarle tiempo a la muerte". Y piensa el escritor Javier Reverte en la introducción al libro Expedición Malaspina, que han publicado recientemente Turner y el Ministerio de Defensa: "Los días de las grandes exploraciones en la Tierra han terminado, ya no quedan espacios en blanco en el planeta. Eso nos produce una cierta pena y no poca nostalgia". Pero Carlos Duarte viene a echar unas gotas de potente antinostalgia: "Mire, menos del 10% de los océanos ha sido muestreado o explorado a fondo. Parto no con el pesimismo tan en boga de demostrar que los océanos están agonizando, sino que los miro con optimismo, como un pozo de oportunidades. Llevamos instrumental de medición que fue creado para la exploración de Marte y luego ha sido adaptado y aplicado a la investigación oceanográfica. Eso sorprende, ¿no? Yo creo que la solución a muchos de nuestros retos actuales pasa antes por los océanos que por el espacio. Creo que vamos en busca de recursos para poder salir del estupor en el que nos encontramos, de este pesimismo malthusiano que nos atenaza; ahí están seguramente soluciones para los cuellos de botella de la humanidad, desde las materias primas, la escasez de agua y recursos alimentarios, alternativas farmacológicas, biotecnológicas, energéticas...".


04cmarahiperbricadelhsp

Cámara hiperbárica del Hésperides, para tratamientos con oxigeno.

Los océanos con más de 3.000 metros de profundidad media comprenden la mitad de la superficie del planeta y la mayor parte del volumen. Son su mayor ecosistema. Sin embargo, siguen siendo un gran misterio. A día de hoy, solo hay publicados dos trabajos de genómica del océano profundo. En esa línea, Pep Gasol, que trabaja en el Instituto de Ciencias del Mar (CSIC, Barcelona) y que coordinará el bloque de la microbiología en Malaspina 2010, señala que su principal objetivo es "el mejor conocimiento del océano oscuro", ese donde ya no hay luz, esas aguas que se encuentran a profundidades a partir de 150-200 metros hasta los 4.000-5.000 metros, adonde van a llegar sus aparatos de muestreo y medición. "El 70% de los microorganismos y el 50% de la actividad biológica se concentran ahí. No somos los primeros en acometer esta misión, pero sí somos pioneros en la dimensión tan ambiciosa, tan global". Tras la ingente recogida de muestras, utilizarán técnicas de genómica para secuenciar lo hallado y conocer sus funciones. Para esa secuenciación están tratando de llegar a un acuerdo con la Agencia de Energía de EE UU y con otros países. Será el primer paso, fundamental, para una larga y costosa tarea posterior de posible registro de patentes y descubrimiento de piezas claves que, según apunta este ecólogo microbiano marino, pueden aportar soluciones frente al cáncer o como fuente de energía alternativa, dos de los grandes retos a los que ahora se enfrenta la humanidad.


06unmarineroenlasaladem

Un marinero en la sala de máquinas hace la señal de que todo está OK.

Pedro Vélez, del Instituto Español de Oceanografía (IEO) en Canarias, coordinador del bloque de oceanografía física en Malaspina 2010, explica: "Los cambios en las corrientes marinas, en las propiedades de las masas de agua, como la temperatura y salinidad, componen una especie de memoria del clima; son como una huella digital que nos permite remontarnos hasta 100 años atrás". Él y un equipo de 15 personas a bordo del Sarmiento de Gamboa se volcarán en el análisis detallado de las columnas de agua (desde la superficie hasta 5.000 metros de profundidad) entre las islas Canarias y Miami. Se trata de abordar algo ahora ignorado en su mayor parte: saber cómo funciona el sistema climático del planeta en toda su complejidad y no solo en la atmósfera, porque la influencia del océano en la regulación del clima en la Tierra se supone que es del 50%; así que el estado de sus mecanismos de funcionamiento nos afecta a todos de manera muy directa.


07unainvestigadoraenlac

Una investigadora en la cubierta del Hespérides.

Más datos de esa enorme labor por delante. Susana Agustí, del Instituto Imedea (CSIC/Universidad de Baleares), en Mallorca, coordinará los estudios del fitoplancton, responsable de casi la mitad de la fotosíntesis que se realiza en el planeta, y, por tanto, de importancia capital como sumidero o fuente de CO2 a la atmósfera. Analizarán el impacto a nivel global del deterioro de la capa de ozono, con la consiguiente mayor incidencia de la radiación ultravioleta en el plancton. "Pondremos el énfasis en aplicar las últimas técnicas de medición y en contrastar procedimientos para intentar llegar a una homogeneización", algo básico para llegar a un acuerdo sobre lo que está ocurriendo.

El viaje llevó a Alejandro Malaspina al río de la Plata, las costas patagónicas, las islas Malvinas, Valparaíso, Guayaquil, Panamá, Nicaragua y Acapulco, Filipinas y Polinesia. Trajo el conocimiento de 14.000 especies botánicas nuevas, 900 magníficas ilustraciones y el análisis de medio millar de especies zoológicas de tres continentes. En Buenos Aires y Montevideo instalaron observatorios astronómicos. En el río de la Plata estudiaron garzas, anátidas, cigüeñas, gaviotas, búhos y lechuzas. Entablaron contacto con los patagones, y los dibujaron con atención: "En general", escribió en su diario, "eran todos (incluso mujeres y niños) de una cuadratura agigantada". En las Malvinas desalojaron a cazadores ingleses que se dedicaban sin permiso a la matanza de lobos marinos y encontraron un apio silvestre en el que vieron propiedades frente al escorbuto. En Tierra de Fuego observaron elefantes marinos, cormoranes y pingüinos. En el cabo de Hornos, Malaspina escribió: "La incertidumbre nos rodea a cada instante". Se entusiasmaron con las vistas de la isla de Guam y Manila... Su exploración alcanzó el mismo brillo que las del británico James Cook, el gran explorador del Pacífico en los años setenta de aquel siglo XVIII, o el conde de Bougainville, que en 1769 completó la primera circunnavegación francesa, pero... Pero su estrella fue apagada por Godoy.


08militareseinvestigado

Militares e investigadores. Un momento de descanso a bordo del 'Hespérides', que en 2011 cumplirá 20 años, convivirán 55 militares (la misma tripulación durante los siete meses) y 37 científicos, que irán rotándose según los tramos del viaje.

Ahora, en la monitorización de los océanos, los científicos de la expedición 2010 emplearán dos armas fundamentales: la roseta oceanográfica, dotada de 24 botellas (dos se sustituirán por redes para recoger también plancton) para tomar muestras y que se dará al agua tres veces en las ocho horas en que estén detenidos en cada estación (una parada al día). Y las boyas: dejarán 40, que se quedarán en los mares varios años, flotando y sumergiéndose hasta 2.000 metros gracias a una vejiga natatoria, como parte de una red mundial para recabar datos vía satélite del estado de las aguas.

"Malaspina regresó con dudas y certezas", escribe el geógrafo e historiador Juan Pimentel, también adscrito al CSIC, en su libro Viajeros científicos. "Es la forma razonable de regresar siempre. Los grandes viajes, las grandes investigaciones, producen una extraña melancolía, efecto seguramente de la distancia entre lo conocido y lo que todavía permanece del otro lado, del contraste ente las ideas felices y la impenetrabilidad de la realidad".

A su regreso, Malaspina era respetado; su popularidad y prestigio se propagaron rápidamente. Pero...

Quizá él se creció. Mientras trabajaba en la publicación de los resultados de la expedición, parece ser que propuso reajustes en el Gobierno. Godoy recelaba de él, así que convenció a Carlos IV de que el marino alentaba ideas demasiado progresistas y liberales, de que era un peligro. Y así, como pasa tantas veces en la historia, quien gana no es quien más sabe, sino quien mejor intriga. Sin pruebas ni juicio, Godoy convenció al rey de que Malaspina era un conspirador y empleaba "un lenguaje sedicioso, adicto a las máximas de la revolución y la anarquía". Como recuerda Pimentel, "el lenguaje de los derechos del hombre fue interpretado en España durante mucho tiempo como un sinónimo del libertinaje, de lo extranjero, del caos. España no era todavía un país de ciudadanos".

Malaspina fue encarcelado en el castillo coruñés de San Antón. Le quitaron todos sus grados, empleos y propiedades. Se prohibió la publicación de sus diarios. Su nombre y obra debían ser proscritos, olvidados. Tras siete años de cautiverio, fue liberado y exiliado a Italia; allí murió en 1810. Doscientos años después, parte Malaspina 2010. Cuatrocientos hombres y mujeres se echan -se dan- al mar con el espíritu riguroso, aventurero, enérgico y optimista de aquel navegante.


010malaspina2010

Malaspina 2010. Un marinero sube a cubierta la 'roseta oceanográfica', herramienta clave para recoger muestras del mar. Todas las imagenes de este reportaje pertenece a la campaña de preparación de Malaspina 2010, que el 'Hespérides' realizó en primavera en aguas de Canarias.



RAFAEL RUIZ / JUAN COSTA / CSIC / EL PAÍS.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Malaspina 
 
Comienza la vuelta al mundo científica


La expedición oceanográfica española Malaspina recorrerá los océanos del planeta durante siete meses



buqueoceanograficoespan

Buque oceanográfico español. El barco científico 'Hespérides'

"¡Larga todo!". Tras esta orden del comandante, el buque oceanográfico Hespérides ha zarpado a las 13.50 horas de hoy del puerto de Cádiz rumbo a Río de Janeiro (Brasil), rememorando la partida desde este mismo lugar, en 1789, de las corbetas Descubierta y Atrevida de la expedición de circunnavegación que lideró el marino Alejandro Malaspina y que duró cinco años. Un total de 250 científicos de 19 instituciones españolas y en colaboración con 16 extranjeras participan en la campaña oceanográfica Malaspina que dará la vuelta al mundo durante siete meses.


miembrosdelatripulacind

Miembros de la tripulación del 'Hespérides' se despiden en el puerto de Cádiz.

El Hespérides ha abandonado la bahía de Cádiz tras los actos protocolarios con la presencia de las ministras de Ciencia e Innovación (Cristina Garmendia) y Defensa (Carme Chacón).

Esta mañana, durante una visita al barco, el comandante, Juan Antonio Aguilar, ha señalado que "la campaña Malaspina va a ser un hito en la historia de la ciencia oceanográfica española". El jefe de la expedición, Carlos Duarte, investigador del CSIC, ha subrayado que "una expedición como esta es algo que se hace cada 200 años", para añadir que "la campaña Malaspina aúna a toda la comunidad de ciencia marina española en un proyecto con objetivos comunes".


22elcomandantedelhespri

El comandante del Hespérides, Juan Antonio Aguilar, en el puente de Mando del buque, en su travesía de Cartagena a Cádiz.

La misión es puramente científica, pero de la navegación del barco oceanográfico se encarga la Armada. Tras la escala de Río de Janeiro, el Hespérides cruzará de nuevo el Atlántico, hasta Ciudad del Cabo (Sudáfrica), y de ahí viajará a Perth y Sidney (Australia) y a Auckland (Nueva Zelanda); desde ese punto cruzará el Pacifico hasta Hawai, para cruzar luego el Canal de Panamá y hacer una escala en Cartagena de Indias antes de iniciar el regreso a España cruzando de nuevo el Atlántico.

El regreso está previsto para julio de 2011. Mientras tanto, otro buque oceanográfico español, el Sarmiento de Gamboa, realizará una parte de la campaña desde Canarias a Santo Domingo y regreso.


24latripulacindelhespri

La tripulación del Hespérides está formada por 54 personas pertenecientes a la Armada.



Muestreo a 5.000 metros de profundidad

En cada uno de los tramos de navegación, los científicos realizarán hasta 250 estaciones de muestreo y toma de datos de las aguas hasta profundidades de 5.000 metros. "Tenemos constancia del cambio climático que está motivando un impacto importante en el océano", explicó ayer Duarte. El objetivo de este viaje es realizar investigaciones interdisciplinares oceanográficas, incluyendo la atmósfera y sus interacciones. Además, la toma masiva de información no solo permitirá "evaluar a escala global la situación actual de impacto del cambio climático, sino también establecer una situación base a partir de la cual realizar comparaciones futuras del cambio".

En total se recogerán unas 70.000 muestras de aire, agua y plancton desde la superficie oceánica hasta una profundidad de 5.000 metros. Durante la campaña también se soltarán boyas de medición de temperatura y salinidad del agua en ciclos de 10 días y especialmente son importantes las regiones oceánicas de las que se tiene escasa o prácticamente nula información. Otras boyas permitirán tomar datos de salinidad complementarios y de calibración del satélite SMOS, de la Agencia Europea del Espacio (ESA).


elrecorrido

El recorrido


Un banco de muestras para 30 años

Una parte importante del proyecto Malaspina es la creación de un banco de datos con muestras sin tocar que se conservarán en la Universidad de Cadiz hasta dentro de 30 años. El objetivo es proporcionar a los científicos de dentro de tres décadas ("que no han nacido aún o que ahora van al jardín de infancia", dice Duarte) muestras del océano actual, lo que supondrá una importante referencia para sus investigaciones. Además, podrán aplicar tecnologías de análisis avanzadas que ahora no existen.


23carlosduartejefecient

Carlos Duarte, jefe científico de la expedición, explica a las ministras de Defensa y de Ciencia e Innovación, una de las máquinas con las cuenta el Hespérides.

Los científicos y técnicos de la expedición se irán turnando en los diferentes tramos. De Cádiz han partido hoy casi un centenar de personas a bordo del Hespérides, incluidas 54 de la tripulación que pertenecen a la Armada. Al mando del Hespérides navega el comandante Juan Antonio Aguilar. Entre los dos buques oceanográficos en la campaña Malaspina se recorrerán 33.000 millas náuticas. El coste de la operación, sin contar los dos buques y tripulación, asciende a 6 millones de euros de los que 4,3 millones son aportados por Ciencia e Innovación en el marco del programa Consolider, el CSIC pone 700.000 euros y la Fundación BBVA 432.000, además de otras contribuciones menores.

"Con esta expedición vamos a dar la vuelta al mundo, pero también, en cierto modo, a la oceanografía española, generando una nueva cultura de cooperación y unión de fuerzas", resume Duarte. "Es un proyecto ambicioso, de dimensión global, que atiende dos necesidades importantes: evaluar el impacto del cambio global sobre el océano y explorar ese ecosistema aún tan desconocido que es el océano profundo".


20laministradedefensaca

La ministra de Defensa, Carme Chacón, y la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, visitan el buque Hespérides antes del inicio de la expedición.


21losintegrantesdelaexp

Foto de familia. Los integrantes de la expedición Malaspina 2010, en la cubierta del Hespérides.



RAFAEL RUIZ / JUAN COSTA / CSIC / EL PAÍS.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario