Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Miguel Delibes
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Miguel Delibes 
 
Continuando con la serie de grandes biografías de ilustres españoles… Este 142º trabajo recopilatorio, está dedicado al escritor Miguel Delibes. Fue maestro de periodistas, académico de la Lengua y escritor premiado con los máximos galardones de las letras españolas, el 'Príncipe de Asturias' y el 'Cervantes', ha fallecido hoy -12/03/20010- a los 89 años tras una larga enfermedad en su casa de Valladolid rodeado por sus familiares más cercanos.

La salud del Premio Cervantes, que desde ayer estaba inconsciente -fue operado de cáncer de colon en 1998, nada más publicar 'El hereje'-, se había agravado drásticamente en las últimas horas, motivo por el cual sus hijos cancelaron todas sus actividades para estar cerca de su padre. El rey Juan Carlos llamó a su domicilio para interesarse por el escritor.

0memoriam01Miguel Delibes Setién, nacido y convencido vallisoletano nació en 1920. Se licenció en Derecho e Intendencia Mercantil. Fue empleado de banca y trabajó también como caricaturista. Durante varios años dirigió el diario 'El Norte de Castilla', y precisamente estando en el periódico recibió la noticia de que había resultado galardonado con el Premio Nadal por su obra La sombra del ciprés es alargada. Era el año 1948, Delibes contaba entonces 26 años, y en ese momento se decidió a iniciar la que habría de ser una brillante carrera literaria.

Posteriormente reconocería que fue este primer galardón el que le impulsó a escribir. Como creador, Delibes se encontraba dentro de la línea de escritores para los que la novela debía ser de alguna manera un reflejo de la vida. Según sus palabras, "una novela requiere, al menos, un hombre, un paisaje, una pasión"; sin ellos, decía, "no puede haber una novela".

Escritor y hombre apasionado. La defensa de la naturaleza y el arte de la caza han sido, además, dos pasiones que le ocuparon a lo largo de toda su vida. En cuanto se refiere a su técnica y estilo, los estudiosos de la obra de Delibes distinguen varias etapas: una primera, caracterizada por la abundancia de descripciones y la utilización de unos esquemas narrativos marcadamente tradicionales.

Una segunda, en la que depuró su lenguaje dotándolo de gran agilidad, percepción y sencillez; y una tercera, en la que el escritor se sumergió en un mundo más simbólico, singular y personal, de planteamientos más complejos, para desarrollar temas como la deshumanización del hombre contemporáneo y la crítica de la literatura desde la propia literatura, utilizando para ello los más variados recursos de la experimentación novelística.

Entre los más de cincuenta títulos que ha publicado se cuentan: El camino (1950), Mi idolatrado hijo Sisí (1953), Diario de un cazador (1955), Diario de un emigrante (1957), Las ratas (1962), La hoja roja (1962), Cinco horas con Mario (1967), La parábola del náufrago (1970), El príncipe destronado (1973), Las guerras de nuestros antepasados (1975), El disputado voto del señor Cayo (1978), Los santos inocentes (1981), Madera de héroe (1987), Mi vida al aire libre (1989) y El hereje (1999).

0dijo01Miguel Delibes, fue Académico de la Lengua desde 1974, obtuvo en 1984 el Premio Libro de Oro concedido por la Asociación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros. Es también Premio Nacional de Literatura, Premio de la Crítica (1962), Premio Castilla y León de las Letras, Premio Ciudad de Barcelona y Premio Cervantes. El Nobel le ha esquivado en varias ocasiones.

Lo sentía, hablaba de él mismo como el Nobel olvidado. Ya se empezó a insistir en ello desde hace más de una década y desde hace más de una década no dejaba Delibes de repetir: "Es un latazo porque todo lo que tiene de honorífico lo tiene también de jaleo por las fiestas, honores, entrevistas en 50 idiomas, viajes y exhibiciones que lleva consigo el galardón".

Su convalecencia. Y desde el día en que le operaron convalecía. Una convalecencia que le había ido permitiendo su paseo matutino por las céntricas calles de su Valladolid natal, una ciudad en la que vive y sobrevive ("soy como un árbol que crece donde lo plantan"). Tampoco perdonaba perder su siesta y pasar la tarde rodeado de sus ruidos domésticos.

A su parecer, fue "debidamente valorado y reconocido" por los lectores y los críticos desde que empezó a escribir. Y es que desde que en 1947 recibiera el Nadal ha conseguido el Premio de las Letras Españolas, el Cervantes, el de Castilla y León de las Letras, el Príncipe de Asturias, el Ciudad de Barcelona, el Nacional de Narrativa y un sinfín de galardones.

"Una inesperada y terrible desgracia familiar me ha tenido casi dos meses apartado del campo. Durante este tiempo es cierto que ni el campo, ni ninguna otra cosa que no fuera mi propia angustia, ha tenido sentido para mí. Y sin embargo hoy, compruebo que mi dolor, tras una jornada de paseo soleada y suave, se ha serenado, se ha hecho menos crispado, aunque seguramente más profundo".

La muerte de su mujer, Angelines de Castro, con la que había tenido siete hijos, sumió a Delibes en una profunda depresión.Murió "mi equilibrio". De ella dijo Julián Marías: "Con su sola presencia alegra la pesadumbre de la vida".

Su ausencia le dio cierta pesadumbre a la vida de Delibes. La ausencia de éste sume en la pesadumbre algún capítulo de la vida de todos sus lectores.

Espero que la recopilación de información e imágenes que he recogido de este excepcional escritor castellano, sea de vuestro interés y contribuya para el mejor conocimiento de su obra.




Lista completa de trabajos realizados de grandes biografías de ilustres españoles o asimilados, por temas.  Reyes: Trajano, emperador romano, Adriano, emperador romano, Don Pelayo, Jaime I el Conquistador, Fernando III el Santo, Alfonso X el Sabio, Reyes Católicos, Juana la Loca y Felipe el Hermoso, Carlos V, Felipe II, Carlos III; Gobernantes: Conde-duque de Olivares, Duque de Lerma, Marqués de la Ensenada, Cánovas del Castillo, Mateo Sagasta, José Canalejas, Emilio Castelar, Manuel Azaña, Clara Campoamor, Concepción Arenal, Victoria Kent, Tierno Galván; Conquistadores y exploradores: Cristóbal Colón, Hermanos Pinzón, Juan de la Cosa, Alonso de Ojeda, Cabeza de Vaca, Francisco de Orellana, Francisco Pizarro, Hernán Cortés, Hernando de Soto, Inés de Suarez, Núñez de Balboa, Pedro de Mendoza, Pedro de Valdivia, Pedro Menéndez de Avilés, López de Legazpi, Andrés de Urdaneta, Ponce de León, Rodrigo de Bastidas, Elcano - Magallanes; Héroes: Viriato, El Cid campeador, Guzmán el Bueno, Capitán Toni Barceló, María Pita, Agustina de Aragón, Daoíz y Velarde, Vicente Domenech "El Palleter", Eloy Gonzalo, el héroe de Cascorro; Militares: Juan de Austria, El Gran Capitán (Fernández de Córdoba), Ambrosio Spínola, Álvaro de Bazán, Blas De Lezo, Méndez Núñez, Gravina y la Batalla de Trafalgar, Cosme Damián Churruca y Trafalgar, Alcalá Galiano, Bustamante y Guerra, Baldomero Espartero, General Castaños y batalla de Bailén, Espoz y Mina; Literatura: Séneca, Garcilaso de la Vega, Miguel de Cervantes, Luis Vives, Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Francisco de Quevedo, Luis de Góngora, Gaspar Melchor de Jovellanos, José de Echegaray, Mariano José de Larra, José de Espronceda, Benito Pérez Galdós, Jacinto Benavente, Valle-Inclán, Miguel de Unamuno, Pío Baroja, Azorín, Ortega y Gasset, Menéndez Pelayo, José Zorrilla, Rosalía de Castro, Juan Ramón Jiménez, García Lorca, Antonio Machado, Miguel Hernández, Gustavo Adolfo Bécquer, Vicente Aleixandre, Pedro Salinas, Torrente Ballester, Camilo José Cela, Francisco Ayala ; Religiosos: Bartolomé de Las Casas, Cardenal Cisneros, Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz, San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier, Santo Domingo de Guzmán, Vicente Ferrer; Medicina: Miguel Servet, Gregorio Marañón, Santiago Ramón y Cajal, Severo Ochoa; Naturalistas: Félix Rodríguez de la Fuente; Inventores: Isaac Peral, Juan de la Cierva, Torres Quevedo, Alejandro Goicoechea Omar, Eduardo Barreiros; Música: Juan del Encina, Cabezón, Cristóbal de Morales, Francisco Guerrero, Victoria, Felipe Pedrell, Manuel de Falla, Isaac Albéniz, Enrique Granados, Joaquín Turina, Arriaga, Joaquín Rodrigo, Tomás Bretón, Ruperto Chapí, Emilio Arrieta, Federico Chueca, Barbieri, Gaztambide, Hilarión Eslava, Pau Casals, Pablo Sarasate, Francisco Tárrega, Andrés Segovia, Narciso Yepes, Alicia de Larrocha, Nino Bravo... hay otros trabajos en preparación que iré añadiendo.



Algunos datos


0lineadetiempo

Su vida


Muere Miguel Delibes, alma del castellano


zmimgmiguel20delibes3

El escritor renovó la literatura española y publicó más de 60 obras.- Tenía 89 años. Miguel Delibes ha fallecido hoy en Valladolid a los 89 años, según ha informado su familia. El escritor padecía un cáncer del que fue intervenido en los años noventa. Con su obra Delibes consiguió dar nuevo vuelo a la literatura española, postrada tras el rodillo de la Guerra Civil. Era el último gran referente de las letras castellanas del siglo XX. El legado literario de Delibes está surcado por el sentimiento amoroso, la desigualdad social y el contraste entre la vida en el medio rural y en la ciudad. Atento la habla de las gentes del campo, su rico y preciso léxico es considerado como uno de los últimos reductos del español de Castilla, aunque el novelista introdujo importantes innovaciones formales.

Con su primera novela, La sombra del ciprés es alargada (un relato sobre la pérdida y la posibilidad de la felicidad, ambientado en Ávila y Barcelona,), obtuvo en 1947 el prestigioso premio Nadal. Ha sido acreedor de las distinciones más importantes de las letras hispanas y varias veces candidato al Nobel de Literatura. En 1973 ingresó en la Real Academia Española; en 1982 ganó el premio Príncipe de Asturias de las Letras y en 1993 el premio Cervantes.


0migueldelibesenunparqu

Miguel Delibes. Nacido en Valladolid en 1920, Delibes comenzó una prolífica carrera como escritor tras lograr el Nadal, siendo autor de unas 60 obras, entre novelas, libros de viajes y diarios, la gran mayoría de ellas publicadas en la editorial Destino. Su último trabajo, aparecido en 2006, es una recopilación de relatos breves titulada Viejas historias y cuentos completos. Una decena de sus novelas ha sido adaptada al cine o a la televisión. Su personaje de Azarías en Los santos inocentes (interpretado en la versión cinematográfica de Mario Camus por el actor Paco Rabal) es uno de los iconos culturales españoles de la segunda mitad del siglo XX.


elautorconsussietehijos

El autor, con sus siete hijos, en la fiesta familiar en la que celebró su 80 cumpleaños en Valladolid.


El franquismo

En su obra de 1966 Cinco horas con Mario, Delibes realiza con éxito no sólo un arriesgado ejercicio formal (el texto es un monólogo dividido en 27 capítulos) sino también una profunda crítica del provincianismo y de la realidad de la dictadura franquista. El autor, no obstante, nunca ocultó su respeto y admiración por la tradición castellana, aun con el rubro de conservadurismo que eso pudiera conllevar. Pese a su tradicionalismo, la obra de Delibes supuso un revulsivo para la apolillada realidad literaria de la España de la posguerra.

Pero la carrera de Delibes no arrancó como escritor, sino como caricaturista. En calidad de tal comenzó a publicar en 1940 en el diario El Norte de Castilla, en el que firmaba bajo el pseudónimo de Max. En esta etapa de su vida Delibes además sacó la cátedra de Derecho Mercantil (en 1945), contrajo matrimonio con Ángeles de Castro (1946) y comenzó a realizar críticas de cine. Llegaría a ser director de El Norte de Castilla entre 1958 y 1963. Siempre compaginó la actividad literaria con la periodística (fue colaborador entre otros del diario EL PAÍS).


1elcaminomigueldelibes

En 1950 publica El camino, una obra sobre la pérdida de la inocencia infantil de su protagonista, Daniel el Mochuelo. Con esta novela, según la crítica, Delibes encuentra su lugar en las letras hispanas y consigue retratar con precisión y elegancia el habla de Castilla.


0delibesdioaconocerelmu

Delibes dio a conocer el mundo del campo castellano con un lenguaje sencillo y sin artificio.


La caza

Con Diario de un cazador Delibes logró en 1955 el Premio Nacional de Literatura y abrió una de las corrientes de su literatura, la del deporte cinegético, a la que dedicó una docena de libros, entre otros: La caza de la perdiz roja (1963), El libro de la caza menor (1966), Con la escopeta al hombro (1970), La caza de España (1972), Alegrías de la Caza (1977) y Aventuras, venturas y desventuras de un cazador a rabo (1978).

"El hombre-cazador debe esforzarse, por ejemplo, porque este duelo se aproxime al rigor que presidía los torneos medievales: armas iguales, condiciones iguales. Por sabido, la perdiz no podrá disparar sobre nosotros, pero nosotros quebraremos el equilibrio de fuerzas, incurriremos en deslealtad o alevosía, si nos aprovechamos de sus exigencias fisiológicas (celo, sed, hambre), de sofisticados adelantos técnicos (transmisores, reclamos magnetofónicos, escopetas repetidoras), o de ciertos métodos de acoso (batidas, manos encontradas) para debilitarla y abatirla más fácilmente. De aquí que yo no considere caza, sino tiro, al ojeo de perdiz y recuse la caza del urogallo -mientras canta a la amada, a calzón quieto-, por considerarlo un asesinato", decía el escritor en las páginas de este periódico en 1982.


conversacinconpoetasmie

Conversación con poetas. Miembro de la Real Academia, Delibes charla en esta foto con Rosa Chacel y Rafael Alberti.


Autobiográfico y familiar

La obra de Delibes está teñida de datos y experiencias autobiográficas. En Señora de rojo sobre fondo gris (1991), el escritor revisita la muerte de su esposa, ocurrida en 1974, cuando ésta tenía 50 años. Ese hecho marcó la trayectoria creativa de Delibes, un hombre muy apegado al concepto tradicional de familia y con una abundante descendencia. Entre sus hijos destaca el reputado biólogo Miguel Delibes de Castro.

En la década de los noventa al novelista le fue detectado un cáncer del que fue intervenido con éxito en 1998 en la clínica de la Luz de Madrid. Ese mismo año publicó El Hereje, su última gran novela, con la que dio por terminada su actividad creativa y con la que logró el Premio Nacional de Literatura. En 2007, en una entrevista concedida a EL PAÍS, Delibes se mostró cansado por su mal estado de salud: "Ya no puedo hacer más. Se me ha saltado la cuerda como a los coches de los niños pequeños", señaló.


6caza

Caza. "Estoy francamente alarmado. Ya no tenemos cangrejos ni olmos... y asistimos a su desaparición con una tranquilidad pasmosa. Estamos en un momento terrible ", declaraba a EL PAÍS con motivo de la publicación de su libro El último coto, en mayo de 1992. En la imagen, el escritor en los campos de Tordesillas, en diciembre de 1993.



El verdadero dueño de la lengua


elescritormigueldelibes

El escritor Miguel Delibes, en su casa de Valladolid.

Su inspiración fue el campo, la lengua del pueblo, lo que escuchaba con la misma paciencia con que liaba tabaco. Pero sus novelas no son hijas de las costumbres, exclusivamente; su observación va más hondo: conduce la historia para que se vea el alma

La última vez que Miguel Delibes habló en público fue en la Academia de la Lengua, a la que perteneció y que no piso durante décadas porque Madrid era un ruido que le horrorizaba. Habló en diferido, en un video que fue grabado para celebrar la salida de la nueva Gramática de la Lengua Española. Entonces, el viejo escritor castellano, uno de los grandes del siglo XX, celebró la salida de aquel volumen y se congratuló de participar de una institución capaz de recoger el habla del pueblo. Dijo: “La lengua nace del pueblo; que vuelva a él, que se funda con él porque el pueblo es el verdadero dueño de la lengua”.

Era el 10 de diciembre de 2009. Desde hacía meses, e incluso años, este Delibes que acaba de morir con 89 años (en octubre hubiera cumplido 90) estaba rabioso con la vida; la disfrutó como periodista, como cazador, como novelista, como espectador y como participante, y la sufrió como hombre enamorado que demasiado pronto perdió a su compañera, Ángeles, con la que compartió matrimonio e hijos y a la que despidió con las lágrimas privadas que alguna vez fueron, después, literatura.


lamujerdelcuadroeneldes

La mujer del cuadro. En el despacho de su casa, rodeado de libros y con el retrato de su mujer, Ángeles de Castro.

Su libro Señora de rojo sobre fondo gris es una soberbia obra de arte en la que el Delibes más íntimo dejó memoria de su afecto herido por la enfermedad y la muerte. Un día, muchos años después de inaugurada esa soledad que mitigó el amor sin frontera de su amplia familia, Delibes me repitió sobre Ángeles, en diciembre de 2007, algo que años antes le había dicho su amigo Julián Marías: “Con su sola presencia aligeraba la pesadumbre de vivir”. Como escribió el hijo de Marías, Javier, Ángeles era “una mujer sonriente, atractiva, pausada, con un aspecto juvenil”. Ese retrato vivió siempre con Delibes; y él sobrellevó esa pérdida porque alrededor tuvo un apoyo familiar que su bondad contribuyó a convertir en una celebración continua del amor a la vida.


elautordecincohorasconm

El autor de Cinco horas con Mario, con el escritor y periodista catalán Josep Pla, fallecido en 1981.

Sentimiento de pérdida. Pero a él le rondó siempre esa melancolía, ese sentimiento de pérdida que se lee en Señora de rojo sobre fondo gris. Él mismo, muchos años después, sufrió esa dentellada de la enfermedad, y siguió viviendo, pero descontando los días como si ya estuviera señalado para dejar todo esto. Era muy dramático escucharle, en los últimos tres años. En esa entrevista de diciembre de 2007 me dijo en su casa de Valladolid: “Ya nunca me verás mejor que ahora”. Pero había superado un cáncer, y cuando todos creían que bastante tenía con habitar en este mundo, y ver crecer a los nietos, sacó del cajón uno de sus libros más grandes y más grandiosos, El hereje, que la gente saludó en España como la magistral contribución de Delibes a la enseñanza de lo que es de veras un novelista, tal como él lo concebía: un tipo serio que no se anda con florituras, que sabe adonde deben dirigirse las historias y conoce muy bien el lenguaje con el que ha de abordarlas.


eldirectormariocamuslle

El director Mario Camus llevó al cine en 1984, la obra de Miguel Delibes 'Los santos inocentes', publicada tres años antes.

Aquella frase grabada y dicha para que la oyeran los académicos (“el pueblo es el verdadero dueño de la lengua”) no era una retórica populista de un hombre de Valladolid, cuna, según todas las estadísticas, del castellano más clásico o tradicional; Delibes escribió con el ejemplo; fue un periodista buenísimo, un maestro de gente como Manuel Leguineche o Francisco Umbral; dirigió El Norte de Castilla en pleno franquismo y lo hizo un diario liberal, opuesto a los lugares comunes más groseros de la dictadura. Siendo periodista, en El Norte de Castilla, recibió la noche de Reyes de 1948 la noticia de que era premio Nadal, por La sombra del ciprés es alargada. La fama que le proporcionó aquel galardón no le arrancó del periódico; tampoco le arrancó del Norte (ni de Valladolid) José Ortega Spottorno, presidente de EL PAÍS cuando este diario iba a nacer y el hijo de Ortega y Gasset le propuso que se incoporara como director a esta aventura. Él no iría a Madrid ni atado, y fue a la Academia, cuando lo eligieron, porque había que tomar posesión…

Valladolid, Castilla, Sedano, la familia… No era una opción castiza, ni nacionalista; Delibes no era un tipo encerrado con el único juguete de la lengua o de la caza, o de la literatura; fue periodista siempre, un buen lector de periódicos que quería saber qué sucedía en el mundo. Viajó muchísimo, y no sólo a través de los campos castellanos, que le dieron inspiración tan suculenta, sino que hizo transcurrir su vida por escenarios que le consagraron como un observador atento del acontecimiento internacional. Uno de esos viajes fue a la primavera de Praga, cuya contemplación consolidó sus ideas sobre el valor de la democracia liberal.


cronistadeviajesdelibes

Cronista de viajes, Delibes posa con el también escritor Francisco Umbral, fallecido en 2007.

La lengua del mundo. Su inspiración fue el campo, la lengua del pueblo, lo que escuchaba con la misma paciencia con que liaba tabaco. Pero sus novelas no son hijas o herederas de las costumbres, exclusivamente; en él hay una sencillez barojiana, pero su observación va más hondo: conduce la historia para que se vea el alma, el paisaje es el pretexto. Detrás de Los santos inocentes hay, es cierto, campo, la soledad de los campos, la tristeza rotunda que se esconde en medio de la miseria, pero hay sobre todo metáfora de esa larga y honda soledad que padecen los hombres que no se acompañan por dentro.

Acaso la obra en la que Delibes sintetiza su capacidad para escuchar “la lengua del pueblo” mezclada con los ritmos extraños de la soledad de los hombres o las mujeres (o los niños) que retrató fue Las ratas, un fresco cuya lentitud arriscada esconde la voluntad de mostrar la pobreza como el único paisaje de la posguerra en las orillas míseras de los ríos de Castilla.

Decía su paisano Gustavo Martín Garzo, en este sentido, que la pobreza o la precariedad o el abandono caracterizan el universo de Delibes; el verdadero tema de su escritura, dice el novelista que hereda en cierto modo ese gusto de Delibes por el lenguaje como espejo de la naturaleza de la gente, “no es la desesperanza sino el desamparo, la orfandad radical de los hombres”. Ese libro, Las ratas, es un monumento en ese sentido.


laltimanovelaquepublicd

La última novela que publicó Delibes, fue 'El hereje', por la que fue galardonado con el Nacional de Narrativa.

Reacio a la contemplaciónNo era Delibes muy dado a degustar lo que ya hizo; de hecho, en sus entrevistas era más bien reacio hacia la propia contemplación de su obra; le gustaban las conversaciones lentas; la amistad y la familia eran sus gustos, y los buenos libros, el buen tabaco, el campo abierto, la caza, el recuerdo de sus excursiones en bicicleta en busca de Ángeles en los veranos de Sedano o de Molledo Portolín. Cuando ya nada de eso fue posible, y cuando notó que la presencia cruel de la enfermedad, de la debilidad y de la muerte, se cernía sobre la fragilidad de sus pulmones y de su cerebro y ya la vida no merecía ser vivida, agarró el lenguaje del pueblo, ese castellano purísimo que cultivó como nadie, y dijo: “Ya no me verás nunca mejor de como estoy ahora”. En la misma conversación de hace tres años Delibes dijo, entrecerrando la puerta: “Se me acabó el tiempo”.

Duró más, pero desde entonces él repetía que le daba rabia seguir viviendo así.

(Juan Cruz)


7lugardecreacin

Lugar de creación. El escritor Miguel Delibes, en su despacho en una fotografía tomada en el año 2004. Detrás de él, el cuadro con su mujer, Ángeles. Tras su muerte, en 1973, Delibes abandonó durante un largo periodo la creación literaria. "Yo escribía para ella. Y cuando faltó su juicio, me faltó la referencia. Dejé de hacerlo, dejé de escribir, y esta situación duró años. En ese tiempo pensé a veces que todo se había terminado", diría años más tarde en una entrevista en EL PAÍS SEMANAL.



En diez palabras


migueldelibespaseandoen

Miguel Delibes paseando en bicicleta en un pueblo burgalés.

De entre todas sus entrevistas y artículos publicados en EL PAÍS, extraemos su opinión sobre diez grandes conceptos (alguno de ellos, muy cercanos, como la caza) que ayudan a entender el pensamiento de Miguel Delibes.

Felicidad

“El estado de felicidad no existe en el hombre. Existen atisbos, instantes, aproximaciones, pero la felicidad termina en el momento en que empieza a manifestarse. Nunca llega a ser una situación continuada. Cuando no tienes nada, necesitas; cuando tienes algo, temes. Siempre es así. Total, que nunca se consigue”

Extraído de la entrevista publicada el 09/12/2007 »


Caza

“Cazar y amar a los animales son cosas compatibles. Cazar no es matar, sino derribar piezas difíciles tras dura competencia. Uno regresa más satisfecho con dos perdices abatidas contra pronóstico que una docena a huevo”.

Reportaje Un maestro del cuento (10/05/2003) »

“Lo que hay que preguntarse no es si la caza es cruel o no lo es, sino qué procedimientos de caza son admisibles y qué otros no lo son.”

Artículo La caza: mi punto de vista (17/10/1982) »


España

“La actitud española de caminar por el filo de la navaja y no reaccionar hasta que se produzca la hecatombe ha sido la norma de conducta seguida hasta el día.”

Artículo Doñana y Europa (06/09/1990) »


Soledad

“No hay que confundir la soledad con la falta de compañía. La primera la padezco como viudo fiel que he sido, pero no la segunda. Mi familia y mis amigos se desviven por atenderme. ¿Puedo quejarme yo de soledad?

Entrevista publicada el 09/12/2007 »


relajadoenunbancodelibe

Relajado en un banco. Delibes ganó el Nacional de Literatura en 1955 con Diario de un cazador.


Literatura

“Los mayores de 30 todavía leen, siempre están leyendo algo. Los pequeños sólo leen aquello que les pueda ser útil para su trabajo o su carrera.”

Entrevista concedida a Francisco Umbral el 07/05/1984.

“Hoy, aparte de muchos premios, hay editores que leen y descubren”

Entrevista publicada el 06/05/2004 »


Sexo

“El sexo debe ser misterio y descubrimiento personal”

Entrevista publicada el 04/11/1990.


Dios

“A veces, Dios ayuda. Ayuda a mucha gente que lo reconoce así. Los evangelios de Cristo son estimulantes a este respecto. Cuando murió mi mujer, Dios me ayudó, sin duda. Tuve esta sensación durante varios años, hasta que logré salir del pozo”

Entrevista publicada el 09/12/2007 »


Periodismo

“El periodismo es un borrador de la literatura... Y la literatura es el periodismo sin el apremio del cierre”

Entrevista publicada el 02/08/1990 »

“Cada vez hay columnistas más brillantes, aunque tal vez se trata menos que antaño el fondo de los problemas”

Entrevista publicada el 22/10/2002 »


Premio Cervantes

“Este premio es un privilegio de la edad. Sólo se da de los 70 para arriba. La verdad es que soy un pollo entre todos los premiados hasta ahora.”

Entrevista publicada el 24/04/1994 »


Cambio climático

“Estamos tan bien instalados en la abundancia que no es fácil convencer al vecino de que se sacrifique seriamente para impedir el calentamiento del planeta y hacerlo invisible para millones de personas”

Entrevista publicada el 09/12/2007 »


5laeditorajuntoalescrit

La editora junto al escritor. Miguel Delibes y Esther Tusquets, en una imagen de 1961. Delibes firmó junto al fotógrafo Oriol Maspons (autor de esta instantánea), el libro La caza de la perdiz roja. Para realizar el libro, los tres viajaron en numerosas ocasiones por los campos de Castilla.



El ‘inventor’ de Castilla


zimgmiguel20delibes2

Con una literatura sencilla y un lenguaje cristalino, el autor consiguió sin pretenderlo que se hablara de la Castilla de Delibes como se habla de la Praga de Kafka o del Dublín de Joyce.

Miguel Delibes consiguió a la vez el favor de los críticos y el fervor de los lectores. Era un escritor de los de antes: se dio a conocer con un premio, el Nadal, cuando era un perfecto desconocido y siguió fiel hasta el final a su primera editorial, Destino. Nacido en Valladolid en 1920, consiguió sin pretenderlo que se hablara de la Castilla de Delibes como se habla de la Praga de Kafka, del Dublín de Joyce o de la Lisboa de Fernando Pessoa. Fue, así, un escritor de los de antes y el cronista de un mundo también de antes, el campo, un territorio siempre a punto de extinguirse que él convirtió en mítico sin moverse un milímetro de la más cruda realidad.


0elescritorvallisoletan

El escritor vallisoletano, en un retrato tomado en 1990

Entre La sombra del ciprés es alargada (1947) y El hereje (1998), su primer y su último libro, el novelista construyó una literatura basada en la sencillez y la falta de artificio, en la precisión y el uso depurado de un lenguaje cristalino que siempre ha sabido ahorrar al lector los sudores que el propio escritor había vertido para alcanzar esa difícil sencillez.

Periodista durante décadas (fue director de El Norte de Castilla), fue cazador y aficionado a los deportes. También miembro de la Real Academia Española desde 1973. Recibió además todos los premios de prestigio: del Príncipe de Asturias (1982) al Cervantes (1993) pasando por el Nacional y el de la Crítica. Fue candidato al Nobel pero rechazó la “invitación” a ganar el premio Planeta.

Popular ya por títulos como El camino (1950) o Las ratas (1960), que los estudiantes españoles han leído durante décadas en las escuelas, Delibes multiplicó su popularidad con adaptaciones teatrales de obras suyas como Cinco horas con Mario (1966), protagonizada por Lola Herrera. En 1984, la adaptación cinematográfica que Mario Camus hizo de su novela Los santos inocentes, publicada dos años antes, llevó a la historia del cine algo que ya estaba en la de la literatura: la perra vida de los trabajadores de una finca en Extremadura cuyos dueños son verdaderos señores feudales en pleno siglo XX. Los actores Francisco Rabal y Alfredo Landa quedaron para siempre unidos a los inolvidables personajes creados por Miguel Delibes, el hombre que con sus palabras inventó Castilla.

(Javier Rodríguez Marcos)



Cinco obras clave


zmigueldelibes160409e

Miguel Delibes escribió más de medio centenar de obras. De entre todas, el escritor Jordi Gracia analiza sus cinco más importantes y, a través de ellas, la evolución del autor.


81elcamino1950

El camino (1950). Había ganado la guerra, había ganado el premio Nadal pero era “un meteorito”, como dijo él mismo, caído en el mundo literario español con una novela que no era ningún meteorito, La sombra del cipres es alargada (1948). Dos años después se inventó uno de verdad que se llamó tan limpiamente como El camino: un relato escrito tan a ras de tierra que el campo lo contaba un muchacho listo que no entendía las dificultades para “quemar tranquilamente un gato con una lupa sin que se conmovieran los cimientos sociales del pueblo”.


82lasratas1962

Las ratas (1962). Ya sólo falta un año para que abandone la dirección de El Norte de Castilla, hartísimo de la injerencia política del ministro Manuel Fraga Iribarne, y en el fondo porque ha ido dejando de sentirse vencedor. La conciencia cristiana de Delibes protesta sobre todo por vía figurada en la novela Las ratas, donde el lirismo tocado de fantasía y de crudeza descriptiva lo domina todo a través de un ratero y, otra vez, de un muchacho mágico, el Nini.


83cincohorasconmario196

Cinco horas con Mario (1966). Ya no había otro modo de estar tranquilo que dejando de estarlo con valentía. Por eso será el tenso soliloquio de una mujer tradicional y conservadora ante el cadáver de su marido el que irá retratando el envilecimiento de la dignidad desde el triunfo franquista. Ni Menchu ni casi nadie entiende todavía la monserga tímida del muerto Mario. Que si “los héroes de los dos lados”, que si “sin un acto de expiación colectivo será muy difícil arrancar”, que si “muchachos con los ojos limpios que querían una España distinta, unos y otros”. Delibes ya está con los otros.


84lossantosinocentes198

Los santos inocentes (1981). Los rojos esperaron a la muerte de Franco para sacar las cosas de debajo de la mesa y luego apenas salió ninguna. O salió alguna tan inesperada como esta otra joya de novela modernista, discurso roto, personaje averiado, tragedia lírica con drama humano que el autor dejó interrumpida en 1963 porque entonces sería impublicable. La acabó en 1980 para que la voz de Paco Rabal haciendo de Azarías nos dejase a todos mudos en el instante en el que el señorito Iván “se armó, aculató la escopeta y le tomó los puntos, de arriba abajo como era lo precedente, y al Azarías al verlo se le deformó la sonrisa, se le crispó el rostro, el pánico asomó a sus ojos y voceó fuera de sí”. Pero el señorito mató a la milana bonita.


85espaa19361950muerteyr

España 1936-1950. Muerte y resurrección de la novela (2004). Para lo que podría haberse reunido es poco, pero ya es bastante lo que contiene este tomo de semblanzas, notas críticas y algunas conferencias. Lo mejor es que se respeta la voz del autor cuando todavía no es un maestro de la narrativa de la postguerra y cuando los demás no lo son tampoco. Cela nunca acaba de hacerle gracia del todo porque en su obra gobierna más el lenguage que la piedad y la genialidad de Rafael Sánchez Ferlosio salta tan a la vista, antes y después de Alfanhuí, que lo noble es decirlo como lo hace Delibes: desde el primer instante.

(Jordi Gracia)


0el25deabrilde1994migue

El 25 de abril de 1994 Miguel Delibes -ex director del periódico El Norte de Castilla-, recibió el Premio Cervantes.



Sus premios más importantes

- Premio Nadal, por La sombra del ciprés es alargada
- Premio Nacional de Narrativa, por Diario de un cazador
- Premio Fastenrath de la Real Academia Española, por Siestas con viento sur
- Premio Príncipe de Asturias de las Letras (1982)
- Premio de las Letras de Castilla y León (1984)
- Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de la República Francesa (1985)
- Premio Nacional de las Letras Españolas (1991)
- Premio Cervantes (1993)
- Premio Nacional de Narrativa, por El hereje


35135589
00bn


Todas sus obras

- La sombra del ciprés es alargada (1948)
- Aún es de día (1949)
- El camino (1950)
- Mi idolatrado hijo Sisí (1953)
- La partida (1954)
- Diario de un cazador (1955)
- Un novelista descubre América (Chile en el ojo ajeno) (1956)
- Siestas con viento sur (1957)
- La barbería (1957)
- La mortaja (1957 y 1970)
- Diario de un emigrante (1958)
- La hoja roja (1959)
- Por esos mundos: Sudamérica con escala en Canarias (1961)
- Las ratas (1962)
- Europa: parada y fonda (1963)
- La caza de la perdiz roja (1963)
- El libro de la caza menor (1964)
- Viejas historias de Castilla la Vieja (1964)
- Cinco horas con Mario (1966)
- USA y yo (1966)
- La primavera de Praga (1968)
- Alegrías de la caza (1968)
- Vivir al día (1968)
- Parábola del náufrago (1969)
- Con la escopeta al hombro (1970)
- Mi mundo y el mundo (1970)
- Un año de mi vida (1972)
- Castilla en mi obra (1972)
- El príncipe destronado (1973)
- Las guerras de nuestros antepasados (1975)
- S.O.S. (1976)
- Aventuras, venturas y desventuras de un cazador a rabo (1977)
- Mis amigas las truchas (1977)
- El disputado voto del señor Cayo (1978)
- Castilla, lo castellano y los castellanos (1979)
- El mundo que agoniza (1979)
- Dos días de caza (1980)
- Los santos inocentes (1981)
- Las perdices del domingo (1981)
- Dos viajes en automóvil: Suecia y los Países Bajos (1982)
- Tres pájaros de cuenta (1982)
- El otro fútbol (1982)
- Cartas de amor de un sexagenario voluptuoso (1983)
- El tesoro (1985)
- La censura de prensa en los años 40 y otros ensayos (1985)
- Castilla habla (1986)
- Madera de héroe (1987)
- Mi querida bicicleta (1988)
- Mi vida al aire libre (1989)
- Pegar la hebra (1990)
- Señora de rojo sobre fondo gris (1991)
- El último coto (1992)
- La vida sobre ruedas (1992)
- Un deporte de caballero (1993)
- Un cazador que escribe (1994)
- Diario de un jubilado (1995)
- He dicho (1996)
- El hereje (1998)
- Tres pájaros de cuenta y tres cuentos olvidados (2003)
- España 1936-1950: muerte y resurrección de la novela (2004)
- La tierra herida (¿Qué mundo heredarán nuestros hijos?) (2005)


0elescritormigueldelibe

El escritor Miguel Delibes, premio Cervantes, posa en su casa de Valladolid ante un retrato suyo.



Enlaces interesantes

Entrevista a Miguel Delibes por Juan Cruz en 2007: http://www.elpais.com/articulo/port...elpepspor_5/Tes

En la Arcadia de los santos inocentes: http://www.elpais.com/articulo/cult...elpepucul_4/Tes

Carta a Praga: http://www.elpais.com/articulo/opin...elpepiopi_7/Tes



migueldelibes

Miguel Delibes



"Con Delibes se pierde un escritor descomunal"

El mundo de la cultura y la política despide al autor de 'Los santos inocentes'

"Era un escritor descomunal, con cuya muerte se pierde un mundo entero de cosas". Las palabras del cineasta Mario Camus resumen el lamento del mundo de la cultura y la política ante la desaparición del escritor Miguel Delibes, fallecido hoy a los 89 años , en su casa de Valladolid, rodeado de sus seres queridos después de que su salud empeorara. El adiós al autor vallisoletano, Premio Cervantes, ha concitado numerosas reacciones de condolencia.


Ángeles González-Sinde, ministra de Cultura:

"Delibes va a estar siempre muy vivo, no sólo para nuestra cultura sino también para sus millones de lectores. Su difusión y relectura es constante, ha tocado temas, personajes y conflictos humanos vigentes aún. La lástima es el Nobel, que lo merece."


Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz del Partido Popular:

Sáenz de Santamaría se ha mostrado muy afectada por la muerte del escritor. "Para los que aprendimos a leer y escribir con Delibes es un día difícil", ha asegurado entre lágrimas. La portavoz ha elogiado al escritor y ha asegurado que "a los vallisoletanos hoy se nos ha muerto un poco el alma"


Carmen Caffarel, directora del Instituto Cervantes

"Con Miguel Delibes se nos ha ido uno de los grandes escritores en lengua castellana del siglo XX. Toda una época y sucesivas generaciones de lectores han sido testigos de una trayectoria larga, intensa y profundamente comprometida con nuestra lengua, con una ética humanista a favor de los humildes y de los pueblos de Castilla y con la defensa de la naturaleza frente a los riesgos de un progreso que tantas veces se desarrolla de forma caótica."


zlasmanosdelescritormig

Las manos del escritor Miguel Delibes en el momento de escribir unas cuartillas


Cita de Delibes:

"Una novela requiere, al menos, un hombre, un paisaje, una pasión"


migueldelibesalos89aosa

Miguel Delibes a los 89 años -ya estaba muy desmojorado-, acompañado de los reyes.



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al escritor Miguel Delibes, es un pequeño homenaje que le quiero dedicar al ilustre escritor vallisoletano en el día de su muerte, autor entre otras obras de: Las ratas, Viejas historias de Castilla la Vieja, Cinco horas con Mario, Los santos inocentes, El camino, La primavera de Praga, La sombra del ciprés es alargada y El hereje. Algunas de las cuales he leído y disfrutado.



Fuentes y agradecimientos: EL PAÍS, EL MUNDO, top-people.starmedia y Wikipedia.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel Delibes 
 
El castellano conciso


elnovelistayacadmicoens

El novelista y académico, en su biblioteca

«Con afecto. Miguel Delibes». Directa, sin florituras inútiles. Como sus libros. Esa fue la dedicatoria que el escritor vallisoletano firmó para nuestros lectores en la última Feria del Libro de Madrid. Una sola palabra que decía mucho del maestro, del castellano recio que siempre fue y que retrató como nadie una tierra poco dada a los excesos. Del novelista que fotografió la vida rural cuando todavía no estaba condenada a la desaparición. Miguel Delibes cumplió los 89 el pasado octubre, pero no tenía ganas de hacerlo («Doy mi vida por vivida»). Arropado por su siete hijos y sus nietos que, como él decía, nunca le habían fallado, echaba de menos a su esposa, Ángeles Castro, a la que perdió 35 años atrás, y poder enhebrar de nuevo una gran novela: «La imposibilidad de concentración seca mi cerebro», reconocía sin circunloquios.


elherejemigueldelibes

Delibes se despidió con 'El hereje' (1998) y, bromas de la vida, el día que terminó la última página, el médico le diagnosticó un cáncer de colon que le obligó a pasar varias veces por el quirófano y a renunciar a su pasión. A reconocerse que ya era viejo («yo entiendo que la medicina ha prolongado nuestra vida, pero no nos ha facilitado una buena razón para seguir viviendo»). Pero su adiós ya estaba anunciado: su discurso del Premio Cervantes cuatro años antes ya marcaba la línea que pensaba seguir: «El arco que se abrió para mí al obtener el Premio Nadal se cierra ahora, en 1994, al recibir de manos de Su Majestad el Premio Cervantes».

El Nadal, que había inaugurado su amiga Carmen Laforet en 1945 con la revolucionaria 'Nada', inició sus pasos como escritor al galardonar 'La sombra del ciprés es alargada' (1947), una novela pesimista, que le dio muchas satisfacciones como autor, aunque su preferida era 'Viejas historias de Castilla la Vieja' (1964). Delibes aseguraba en una entrevista: «Mi tristeza esencial no es ninguna novedad. Decir al lector que yo viví las penas de 'La sombra del ciprés...' desde los seis o siete años le dará pie para pensar que de crío tampoco fui la alegría de la huerta». Tercero de ocho hijos, acudió el Colegio La Salle de Valladolid y completó Comercio y Derecho y los estudios de Periodismo en la Escuela Oficial de Madrid. Con 26 años obtuvo la cátedra de Derecho Mercantil en la Escuela de Comercio de su ciudad, de la que fue director su padre, Adolfo Delibes.


delibes

Antes, a los 21, había comenzado a colaborar como caricaturista y redactor con 'El Norte de Castilla', diario del que fue director entre 1958 y 1963. El Periodismo le dejó la virtud de decir mucho con pocas palabras: «Me enseñó a valorar la humanidad de la noticia. Y como trabajé en una época en la que los periódicos tenían dos hojas, aprendí a economizar las palabras, a decir muchas cosas en poco espacio». En 1950 publicó 'El camino', probablemente una de sus novelas más conocidas. Ya al frente del periódico escribió 'La hoja roja' (1959) y 'Las ratas' (1963). En las tres novelas se aprecia un respeto casi reverencial a la naturaleza que le acompañaría siempre, incluso obtuvo en 2008 el 'Honoris Causa' por la facultad de Biología de Salamanca. La censura le apartó del mando del periódico: «Dimití porque el señor Fraga quiso imponerme un subdirector que hiciera las veces de director y, en consecuencia, me controlara. No pude aceptarlo».

Después llegó 'Cinco horas con Mario' (1966), el monólogo que inmortalizó Lola Herrera sobre los escenarios; fue elegido académico de la RAE, en la que ingresó en 1975; escribió 'El disputado voto del señor Cayo' (1978), 'Los santos inocentes' (1981), obtuvo el Príncipe de Asturias (1982), compartido con Gonzalo Torrente Ballester, el Nacional de las Letras en 1991, el Cervantes en 1993... Una carrera plagada de éxitos de quien se describió a sí mismo en una ocasión como «un chopo alto y solitario, puntiseco, dominando un mar de surcos con los trigos apuntados».

Apasionado de la caza —lo heredó de su padre— y amante del cine, en sus últimos años echaba de menos sentarse en una butaca de pasillo acompañado del acomodador y su linterna. «El cine en casa en un sucédaneo», aseguraba, y su sordera no le dejaba distinguir en las salas entre diálogo y música. Tuvo muchas oportunidades de ver sus novelas en pantalla y tenía sus preferencias: «Ha habido de todo: grandes películas como 'Los santos inocentes', de Camus; buenas películas como 'El señor Cayo', de Giménez Rico; malas e infames películas, como 'La sombra del ciprés es alargada', de Alcoriza».

Se confesaba de centroizquierda y cristiano convencido y su sueño era ver una justicia divina que el mundo no mostraba: «Espero que Cristo cumpla su palabra y ella nos traiga una paz y una justicia perdurables a los que tanto las hemos predicado. Para mí eso podía ser una forma de vida eterna». Apartado en su casa debido a la enfermedad y la vejez, Delibes no se olvidó de la actualidad y denunció los peligros del cambio climático, los desmanes de George Bush al negarse a firmar el Protocolo de Kioto, los sueldos descabellados de los futbolistas, la ambición de poder de los políticos... Escritor, periodista, en definitiva, una mente verdaderamente lúcida.  

Miguel Delibes falleció el 12 de marzo de 2010 en Valladolid, a los 89 años.


(Virginea Hernádez)



La vida del maestro triste


76116216

Miguel Delibes vivió sus últimos años «resignadamente». Él mismo lo dijo al cumplir 87: «Soporto los días, uno tras otro, todos iguales. No deseo más tiempo. Doy mi vida por vivida». Una confesión que eriza la piel a sus fieles. Ahora este genio de la literatura les ha dejado huérfanos. ¿Fue feliz? «No existe la felicidad. A lo largo de la vida hay briznas de dicha que se deshacen como las pompas de jabón. Yo soy triste», respondió en su día. Este repaso en imágenes por lo que fue su vida trata de acercarse al maestro pesimista.


74973497

Miguel Delibes nació en Valladolid el 17 de octubre de 1920. Tercero de los ocho hijos del matrimonio formado por Adolfo Delibes, profesor y director de la Escuela de Comercio de Valladolid, y la burgalesa María Setién, sintió que su vida quedaba marcada por esa abultada cifra: «Mis hermanos y yo estuvimos obligados a competir desde el nacimiento». Mirando a su infancia, aseguraba que lo más importante fue su padre, que le enseñó «el amor al campo y a los animales», dos de sus grandes pasiones.


38975114

Cuando tenía 15 años estalló la Guerra Civil. «Me dio la posibilidad de escapar dos años y elegir cuerpo: marinero voluntario en el crucero Canarias». Después se dedicó con constancia a los libros. Estudió en el colegio de La Salle y las carreras de Comercio, Derecho y Periodismo (Escuela Oficial de Madrid). En 1946 obtuvo la cátedra de Derecho Mercantil en la Escuela de Comercio de Valladolid, lo que le llevó a ejercer durante seis meses de profesor visitante en la Universidad de Maryland (EEUU). En el terreno profesional, se estrenó en la banca y después compaginó durante años docencia, periodismo y literatura.


04lavidadelmaestrotrist

Su carrera como periodista marcó su vida. En 1941 empezó a colaborar como caricaturista y redactor en 'El Norte de Castilla'. Poco a poco, fue ascendiendo hasta que le nombraron director, cargo que ocupó de 1958 a 1963. Acosado por la censura, optó por dimitir. «Dimití porque el señor Fraga quiso imponerme un subdirector que hiciera las veces de director y, en consecuencia, me controlara. No pude aceptarlo», contaba este hombre que se consideraba «de centroizquierda y cristiano practicante». En esta etapa publicó una docena de libros, como 'El Camino' (1950) y 'Las ratas' (1962). Aseguraba que la concisión a la que obligaban las páginas del periódico marcó su estilo literario. | En la imagen, hojeando ejemplares antiguos del que fue su periódico.


54156807

Conoció a Ángeles de Castro, su gran compañera, cuando ella era aún adolescente. «Siempre fue bella, pero, cuando la conocí, era tan bonita e inteligente que tenía alrededor un centenar de moscones. Yo tenía un par de años más, pero nos enamoramos, en el 46 nos casamos y en el 73 la perdí. Eso duró mi historia». Tuvieron siete hijos (uno de ellos, el escritor y científico medioambiental Miguel Delibes de Castro) y tras enviudar, Delibes no volvió a ser el mismo. La soledad le ganó terreno: «Yo escribía para ella. Y cuando faltó su juicio, me faltó la referencia. Dejé de escribir y esa situación duró años. A veces pensé que todo se había terminado». «Con su sola presencia, aligeraba la pesadumbre del vivir», dijo de ella en una ocasión. | En la imagen, el escritor y su esposa. Foto: EL MUNDO Valladolid.


36134085

El 1 de febrero de 1973 fue elegido académico de la Lengua, institución en la que ingresó el 25 de mayo de 1975 para ocupar el sillón 'e', que había dejado vacante el polígrafo Julio Guillén Tato. Lo hizo con el discurso 'El sentido del progreso desde mi obra', en el que hizo un alegato en defensa de la naturaleza. Ésta era su opinión de la evolución del lenguaje: «El uso diario lo empobrece, pero el tiempo lo enriquece. Tendemos a reducirlo, a simplificarlo. Nos cuesta armar una frase. De este modo, los que hablan mucho, tropiezan mucho, y los que miden sus palabras se van apartando del problema». | En la imagen, el poeta Dámaso Alonso condecora a Delibes con la medalla de académico en 1975.


48930602

Delibes publicó más de 70 obras, acogidas con admiración por público y crítica. Destacan las novelas:

-'La sombra del ciprés es alargada' (1948)
'Aún es de día' (1949)
'El camino' (1950)
'La partida' (1953)
'Mi idolatrado hijo Sisí' (1953)
'El loco' (1953)
'Diario de un emigrante' (1958)
'La hoja roja' (1959)
'Las ratas' (1962)
'Viejas historias de Castilla la Vieja' (1964)
'Cinco horas con Mario' (1966)
'USA y yo' (1966)
'Parábola del náufrago' (1969)
'La mortaja' (1970)
'El príncipe destronado' (1974)
'La caza de la perdiz roja' (1975)
'S.O.S.' (1976)
'El disputado voto del señor Cayo' (1978)
'Aventuras y desventuras de un cazador a rabo' (1978)
'Un año de mi vida' (1979)
'Los santos inocentes' (1981)
'Las perdices del domingo' (1981)
'Las guerras de nuestros antepasados' (1982)
'Cartas de amor de un sexagenario voluptuoso' (1983)
'El tesoro' (1985)
'Madera de héroe' (1987)
'Dos días de caza' (1988)
'Para Paco Pino y sus ochenta primaveras' (1990)
'Señora de rojo sobre fondo gris' (1991)
'La vida sobre ruedas' (1992)
'He dicho' (1993)
'Diario de un jubilado' (1995)
'El hereje' (1998)

Foto: Cartel dedicado por el escritor, EL MUNDO Valladolid.


35164219

Delibes también cultivó el campo del ensayo:

'Diario de un cazador' (1955)
'Por esos mundos' (1961)
'Europa, parada y fonda' (1963)
'Vivir al día' (1968, selección de artículos 1953-1967)
'La primavera de Praga' (1968)
'El libro de la caza menor' (1973)
'Mis amigas las truchas' (1978)
'Parábola del náufrago' (1978)
'Un mundo que agoniza' (1979)
'El otro fútbol' (1982)
'La censura en los años cuarenta' (1984)
'Castilla habla' (1987)
'Mi mundo y el mundo' (1987)
'Castilla, lo castellano y los castellanos' (1988)
'Mi querida bicicleta' (1988)
'Mi vida al aire libre' (1989)
'El conejo' (1991)
'La caza en España' (1993)
'Los niños' (1994, antología de textos sobre la infancia)
'Libro de Castilla y León' (1994)
'La naturaleza amenazada' (1996)
'España 1936-1950: Muerte y resurrección de la novela' (2004)
'La tierra herida' (2005, al alimón con su hijo Miguel Delibes de Castro)

Foto: Las manos de Delibes en 1998, por Chema Conesa.


51354559

El novelista y académico era capaz de elegir de entre toda su obra. Se quedaba con 'Viejas historias de Castilla la Vieja' (1964), de apenas 50 páginas, que consideraba el libro «más representativo de todos por su prosa, su paisaje, sus personajes, su movimiento y su sentido del humor» . También le gustaban 'La sombra del ciprés es alargada', 'Los santos inocentes' y 'El hereje'. | En la imagen, aparece acompañado del poeta gaditano Rafael Alberti y de Rosa Chacel cuando asistían, en 1991, a los cursos de verano de la Universidad Complutense en la localidad madrileña de San Lorenzo de El Escorial.


68072722

En 1998 fue operado de un tumor de colon. Nunca llegó a sentirse recuperado. «Desgraciadamente la salud no me acompaña. La operación de cáncer fue bien, según dicen, pero me dejó un postoperatorio que después de 10 años aún no ha terminado. Quedé inútil para muchas cosas, como escribir o cazar. Y así sigo», dijo en una entrevista con motivo de su 87 cumpleaños. «Me horrorizan los quejicas que pretenden hacer de sus males el eje del mundo. La artritis reumatoide no es una broma, claro, pero ¿qué puedo hacer? Aguanto», añadió. En la imagen, Delibes recibe el Premio Cervantes, flanqueado por los Reyes de España, en 1993.


31214900

Precisamente 'El hereje' fue su última novela, en 1998. Con ella obtuvo el Premio Nacional de Narrativa y anunció que dejaba las novelas: «No tengo capacidad para sorprender. El primer sorprendido si escribiese otra novela sería yo», dijo. Sí que escribió ensayos, como 'España 1936-1950: Muerte y resurrección de la novela', en 2004 o 'La tierra herida'. En 2006 llegó 'Viejas historias y cuentos completos'.


11207359

Además de la literatura y su mujer, sus grandes pasiones fueron «la caza de la perdiz en mano y la pesca de trucha a mosca ahogada». En general, la naturaleza, protagonista velada de muchas de sus obras. No en vano, él se definía como «un narrador rural apasionado por la naturaleza». «La ambición de poder y la creencia de que el hombre puede hacer y deshacer sin que se hundan las esferas son las responsables de que el planeta esté tan amenazado», denunciaba en cuanto tenía ocasión.


23701457

En 2007 aparecieron los dos primeros volúmenes de los siete que conforman su obra completa, supervisados por el octogenario autor. Ese mismo año, con motivo de su 87 cumpleaños, se celebró un congreso internacional en la Universidad vallisoletana en cuyo transcurso fue presentado el libro 'Luces, trazos y palabras', homenaje de una treintena de poetas como Victoriano Crémer, Antonio Colinas y Gustavo Martín Garzo. | En la imagen, el escritor posa con sus siete hijos, Miguel Delibes Jr., Juan, Germán, Adolfo, Ángeles, Elisa y Camino, durante la fiesta familiar organizada para celebrar su ochenta cumpleaños.


41550920

Se le resistió el Nobel. Menos éste obtuvo todos los premios posibles. Destaca el Cervantes, que recibió en 1993, pero hubo muchos más: Premio Nadal (1947) por 'La sombra del ciprés es alargada'; Premio Nacional de Literatura (1955) por 'Diario de un cazador'; Premio de la Crítica (1962) por 'Las ratas'; Premio Pablo Iglesias (1978) por 'El disputado voto del señor Cayo'; Premio Príncipe de Asturias de las Letras (1982, compartido con Gonzalo Torrente Ballester); Libro de Oro de los libreros españoles (1984); Premio Ramón Godó de Periodismo (1985), Premio Ciudad de Barcelona (1987) por 'Madera de héroe'; Premio Nacional de Narrativa (1998) por 'El hereje'... En la imagen, Delibes durante su discurso del premio Cervantes.


55311512

Muchos de sus libros han sido llevados al cine. A su juicio, con desigual resultado. «Ha habido de todo: grandes películas como 'Los santos inocentes', de Camus; buenas películas como 'El disputado voto del Sr.Cayo', de Giménez Rico; y malas e infames películas, como 'La sombra del ciprés es alargada', de Alcoriza», dijo el escritor, a quien le gustaba «ir al cine a butaca de pasillo». Incluso recibió la Espiga de Oro de la Semana Internacional de Cine de Valladolid en 1993 por su aportación a la gran pantalla. También se han hecho adaptaciones teatrales de sus novelas, como 'Cinco horas con Mario', con Lola Herrera, o 'Las guerras de nuestros antepasados'.


13741980

A pesar de su pesimismo, lo cierto es que siempre estuvo rodeado de amigos. Como Francisco Umbral. «He sentido la ausencia de Umbral desde que se fue de Valladolid. Aquí tenía a mano un escritor brillante y un inteligente censor. La amistad se espacia en los kilómetros y aunque no desaparece se enfría», dijo tras morir el escritor. En esta imagen del archivo familiar aparece Delibes junto a algunos de sus amigos. De izq. a dcha., Delibes, Regidor, De la Torre, Emilio Salcedo, González, Umbral y J. Lozano.


54458179

A medida que pasaban los años, Delibes se iba sintiendo solo: «Yo entiendo que la medicina ha prolongado nuestra vida, pero no nos ha facilitado una buena razón para seguir viviendo. Hasta ahora nuestra vida se ha alargado para poder quejarnos más tiempo de la artritis, la sordera y el lumbago. Para poco más», afirmaba pasados ya los 80. La soledad le ganó la partida.


Raquel Quílez / EL MUNDO


Las obsesiones de un ecologista adelantado


LA NATURALEZA

Su discurso de ingreso en la Real Academia de la Lengua, en 1975, fue una oda a su principal pasión: la naturaleza. Este «ecologista adelantado», tal y como lo definió la que fuera ministra de Cultura Carmen Alborch, mostró siempre su preocupación ante el progreso, no porque éste sea negativo en sí mismo, sino debido a que en la gran mayoría de los casos se sustenta en la aniquilación de la naturaleza.


migueldelibes160409

Y Delibes hablaba con conocimiento de causa: el de cazador y hombre de campo. Ya en 'La sombra del ciprés es alargada', su primera novela, defendía a ultranza el medio ambiente frente al desarrollo industrial. También en ensayos como 'La naturaleza amenazada', 'El sentido del progreso desde mi obra'. 'Un mundo que agoniza' o 'La tierra herida', este último escrito junto a su hijo Miguel. Delibes renunciaba al modelo de progreso si éste «ha de traducirse inexorablemente en un aumento de la incomunicación y la violencia, de la autocracia y la desconfianza, de la injusticia y la prostitución del medio natural, de la explotación del hombre por el hombre y de la exaltación del dinero como único valor».

Los protagonistas de todas sus obras viven en armonía con el medio rural y se rebelan contra el desarrollismo, lo que propició que Delibes fuera tachado en más de una ocasión de «reaccionario». Una mala interpretación de sus tesis: Delibes en realidad fue un adelantado a su tiempo, que ya desde los años 70 clamaba por un desarrollo sostenible, en el que la máquina y la ciencia estuvieran al servicio del hombre y no a la inversa. Sí supo interpretar sus tesis la Facultad de Biología de la Universidad de Salamanca, que lo nombró doctor honoris causa «por su defensa del medio ambiente frente al desarrollo industrial».

CASTILLA

Prácticamente todas las obras de Delibes se desarrollan en Castilla. Sus pueblos, sus gentes y su lenguaje son los protagonistas de su obra, gracias a la cual lectores jóvenes o urbanitas han podido hacerse una idea de esa España cada vez más abandonada, y de la dureza de la vida del campo.

«Castilla es difícil» afirmaba Delibes. Y esa complejidad quedó plasmada no sólo en obras como 'Castilla habla', 'Castilla, lo castellano y los castellanos' o 'Viejas historias de Castilla la Vieja', sino en toda su producción. Llamó en más de una ocasión la atención a las administraciones, por hacer gala de una «dejadez» que había colocado a su tierra en un «estado de marginación».

EL CAMPO

Esta 'obsesión' está íntimamente relacionada con las anteriores. Delibes retrató como pocos la vida en el campo y el éxodo rural. Le preocupaba la despoblación y la pérdida de valores, que proponía combatir con desarrollo sostenible: «El pueblo necesita mayor confort: caminos, agua, buena tierra y posibilidades deportivas». Y renegó siempre de ese progreso que «calienta el estómago pero enfría el corazón».


obsesiones2

Miguel Delibes con su esposa, Ángeles

Tampoco pasó por alto el maltrato que históricamente ha sufrido la gente del campo. El ejemplo más ilustrativo es su novela 'Los santos inocentes'. Delibes vivió lo suficiente para constatar una mejora en el trato humano, si bien se mostraba seguro de que la explotación seguía existiendo, aunque de una forma «menos visible».

EL LENGUAJE

Sus más de 80 años de existencia permitieron a Delibes constatar el progresivo empobrecimiento del lenguaje. Las prisas parecen habernos llevado a economizar también a la hora de expresarnos. «Tendemos a reducir el lenguaje, a simplificarlo. Nos cuesta armar una frase. De este modo, los que hablan mucho, tropiezan mucho, y los que miden sus palabras se van apartando del problema», afirmaba. Tal vez por eso, su legado incluye el de haber recogido y preservado para siempre palabras como arrobado, ardivieja, humeón o aguarradillas.

LA CAZA

Su gran pasión. Y también su mayor contradicción: un ecologista convencido que sin embargo adora la caza. Muchos lo criticaron por ello. Él siempre explicaba que sólo practicaba la caza menor, dado que la mayor le parecía «más inhumana».

Se retrató en 'Diario de un cazador' (Premio Nadal en 1955), a través del bedel Lorenzo, su álter ego. En él deja patente la complicidad entre el hombre y sus animales, y entre cazadores. Y es que, según cuenta Dolores Benavides en el libro 'Mis perros', cuando Delibes trataba con sus canes «parecía dialogar con personas». «Siempre que viene un perro a casa, aunque sea de otra persona, él no tarda nada en tenerle a los pies acariciándolo», contaba Germán Delibes.

El vallisoletano escribió nueve libros cinegéticos, entre los que destacan 'La caza de la perdiz', 'Mis amigas las truchas' o 'Aventuras, venturas y desventuras de un cazador a rabo'. Su conocimiento de los animales le permitió asimismo escribir la obra infantil 'Tres pájaros de cuenta', con el cuco, la grajilla y el cárabo como protagonistas.


obsesiones5

Miguel Delibes, de pesca.


LA VEJEZ Y LA MUERTE

La muerte fue un tema recurrente en su obra. Más que la muerte en sí, el temor de ver morir a las personas que amaba y de quienes dependía. No en vano el fallecimiento de su esposa, Ángeles, en 1974, le dejó sumido en una profunda tristeza de la que nunca se recuperó. «Soy triste. Nací pesimista», afirmaba. «No existe la felicidad. A lo largo de la vida hay briznas de dicha que se deshacen como pompas de jabón».

Retrató la pérdida en la inmensa obra 'Cinco horas con Mario', empleando la técnica del monólogo no sólo para dotar de mayor fuerza a su obra, sino para sortear la censura. En el cuento 'La mortaja' dibujó con una crudeza tan inusitada como necesaria la muerte y el abandono que ésta provoca en los que sobreviven.

La vejez fue otro de sus motivos, como puede verse en 'La hoja roja', 'Diario de un jubilado' o 'Cartas de amor de un sexagenario voluptuoso'. «Soporto los días, uno tras otro, son todos iguales», decía Delibes, y lamentaba: «La medicina ha prolongado nuestra vida, pero no nos ha falicitado una buena razón para seguir viviendo».


obsesiones4

Miguel Delibes con su esposa, Ángeles


IDEOLOGÍA Y JUSTICIA

Son constantes subliminales en su obra. Declarado centroizquierdista y católico practicante, dimitió como director de 'El Norte de Castilla' ante los intentos de control del entonces ministro Manuel Fraga. «Los políticos no nacen para servirnos, sino ordinariamente para servirse», sentenció. Y lo plasmó en 'El disputado voto del señor Cayo', en el que contraponía la visión de los jóvenes militantes de ciudad con la sabiduría de un anciano que sobrevive en un pueblo abandonado.

«Lo más positivo que se ha demostrado con los regímenes de fuerza, ya sean de izquierdas o de derechas, es que no le bastan al hombre para vivir. Los hombres necesitan una atención más próxima y personal». Delibes fue testigo no sólo del éxodo rural y su consiguiente pérdida de valores. También vio cómo el individualismo iba ganando terreno en la sociedad en general, en detrimento del factor humano.
No renunció, sin embargo, a denunciar las injusticias. Lo hizo en la trilogía compuesta por 'El camino', 'Los santos inocentes' y 'Las ratas'. A pesar de ello, se fue echando en falta «una justicia más justa».

(Elena Mengual Martín)



Del joven Pedro a Cipriano Salcedo


01deljovenpedroaciprian

«Los amigos me dicen con la mejor voluntad: 'Que conserve usted la cabeza muchos años'. ¿Qué cabeza? ¿La mía, la del viejo Eloy, la del señor Cayo, la de Pacífico Pérez, la de Menchu Sotillo?» Los personajes de Miguel Delibes no sólo han formado parte de él, son él, sus miedos, sus pasiones, sus escenarios. Como él mismo confesaba en el discurso que pronunció al recoger el premio Cervantes, «mis propios personajes me han disecado, no quedaba de mí más que una mente enajenada y una apariencia de vida». No hay mejor forma de conocer a Miguel Delibes que adentrándose en los protagonistas de sus obras.


02pedrohuraoretradopesi

Pedro. Huraño, retraído, pesimista… Éstas son sólo tres de las cualidades que Delibes reconoció tener en común con el protagonista de 'La sombra del ciprés es alargada'. Ese huérfano acechado por las dudas protagonizó la ópera prima del escritor vallisoletano. Con un argumento que le perseguía desde la niñez, Delibes plasmó en esta obra, y en especial en este personaje, sus grandes miedos de la infancia, ese temor a la muerte que no le permitió disfrutar los primeros años de vida y que le fue convirtiendo en un hombre triste. La escribió sin ningún tipo de expectativa literaria, como una deuda consigo mismo, y antes de que se diera cuenta, tenía entre sus manos el Nadal (1947) y una tropa de seguidores deseosos de una nueva novela. Llevada al cine por Luis Alcoriza en 1990, esta adaptación no fue del agrado del escritor.| Foto: Portada galardonada en 1947.


03ceciliorubenscuando

Cecilio Rubens. Cuando contaba con 32 años de edad y ya era más que respetado en el mundo de las letras, Delibes decidió traer al mundo su cuarta novela, 'Mi idolatrado hijo Sisí'. En ella dio vida a uno de los personajes más recordados por el autor, Cecilio Rubens —incluso lo mencionó en su discurso del premio Cervantes—. En esta ocasión, el escritor vuelve a dar protagonismo a los niños, aunque se centra más en la vertiente de la paternidad y la educación de los más pequeños dependiendo de la clase social. 'El camino' (1950), 'El loco' (1953) y 'La hoja roja' (1959) fueron otras de las obras que le encumbraron en la década de los 50.


04niniyelraterofinalesd

Nini y 'el ratero'. Finales de los años 50. La situación de los campesinos castellanos era insostenible y sólo había una solución: huir. En 'Las ratas', Delibes retrata el éxodo rural que sufrió Castilla durante décadas y al que el Gobierno, lejos de ayudar, hacía oídos sordos. El descubrimiento de un segoviano que vivía de 'la caza de la rata' y la lucha contra el «injusto» tratamiento a Castilla por parte de las instituciones centrales, fueron el germen de esta novela. Después de mucho tiempo plantando batalla desde su posición como director de 'El Norte de Castilla', el autor vallisoletano —quien se enfrentaba a la censura como periodista en este tipo de temas—, se rebeló haciendo lo que mejor sabía hacer, escribir. El Nini, la Columba, el Centenario... a través de todos y cada uno de los personajes de 'Las ratas' (1962), Delibes denunció esta situación. En la imagen, el escritor, junto al director y los actores de la película basada en esta novela.


05isidoroyelbarbasunret

Isidoro y 'el Barbas'. Un retrato del hombre y el paisaje de Castilla, avalado y refrendado por las fotografías de Ramon Masats, esa es la esencia de 'Viejas historias de Castilla la Vieja'. Para Delibes, «su favorito». En él, vuelve a mostrar ese amor a su tierra y esa pena por ver cómo el tiempo no pasa por las gentes, las costumbres, la esencia... de Castilla. Con esa literatura 'rural' con la que encandiló a sus lectores, en el primer relato, el protagonista es Isidoro, un emigrante que regresa después de años alejado y se da cuenta de que todo sigue igual, el arroyo, los campos, los árboles, sus gentes, envejecidas, pero las mismas. En 'La caza de la perdiz roja', otro de los relatos de este libro, aparece 'el Barbas', un curioso personaje que conoce todo sobre su tierra, sus gentes... y las perdices.


06menchusotilloapartird

Menchu Sotillo. A partir de una cita bíblica que encabeza cada capítulo de 'Cinco horas con Mario', Delibes saca a la luz el drama de las dos Españas y lo plasma en uno de los personajes más reconocidos de su obra, Menchu Sotillo. No hay acción ni aventuras, tampoco una intriga desbordante... sólo una viuda de familia conservadora frente al cuerpo de su marido, un periodista liberal. Un monólogo sobre lo que pudo ser y no fue. Pero ¿por qué contar la historia en tercera persona —desde los pensamientos de Merche— y no abordarla directamente? El autor confesó que fue la mejor forma de burlar la censura. Aun así, según publica César Antonio de los Ríos en 'Conversaciones con Miguel Delibes', éste reconoció haber llegado a escribir «más de 200 cuartillas», ya que la redacción no le resultaba convincente. Tras su primera publicación, 'Cinco horas con Mario' no tuvo la aceptación esperada, pero hoy se ha convertido en uno de sus libros de referencia. Muchos de los que le conocieron aseguran ver en Mario muchos rasgos de Don Miguel. En la imagen, un momento del rodaje de la película 'Funcion de noche', de Josefina Molina, basada en este libro.


07azaras

Azarías. ¿Quién no recuerda la interpretación de Paco Rabal y Alfredo Landa en la adaptación que Mario Camus llevó al cine de 'Los santos inocentes'? Y es que, el enfrentamiento entre las clases sociales que Miguel Delibes muestra en este drama rural marcó la diferencia entre criados y terratenientes, con la figura del campesino Azarías a la cabeza. No obstante, en esta ocasión el escritor prescindió de su querida Castilla y se decantó por el mundo rural de Extremadura —el objetivo: dotar de mayor realidad a la historia, protagonizada por una familia de clase alta y su servidumbre—. En esta obra, publicada en 1981 y en la que aparece la inolvidable 'milana bonita', Delibes se posiciona a favor de los más desfavorecidos. En la imagen, un fotograma del filme 'Los santos inocentes'.


08anaynicols

Ana y Nicolás. Nunca imaginó que perdería tan pronto al gran amor de su vida, y aunque en un principio quiso esconderlo, era inevitable no pensar que detrás de 'La señora de rojo sobre fondo gris' estaba la persona de Ángeles Castro. Un pintor en crisis habla de su gran historia de amor, una historia de amor en la que la otra parte ya no está. Más que un homenaje fue un desahogo, un desahogo del que tanto los críticos como sus seguidores se dieron cuenta con demasiada premura. No obstante, Delibes no tardó en reconocer que esta novela tenía una parte íntima que necesitaba sacar. También dejó claro que, a pesar del amor que sentía por el séptimo arte, no quería ahondar más en esta pena y prefería que no se hiciera una película de 'Señora de Rojo sobre fondo gris'. El escritor manifestó en más de una ocasión que tras la pérdida de su mujer se había dado cuenta de que ella era su vida y durante las casi cuatro décadas que le tocó «vivir en soledad», fueron sus hijos y sus nietos quienes le ayudaron a salir adelante.


09ciprianosalcedotres

Cipriano Salcedo. Tres años tardó Delibes en escribir 'El Hereje', su despedida oficial. Como en el resto de su obra, la sombra de la muerte también planea, pero en esta ocasión de una forma más real. Redactada hasta en tres ocasiones, la gestación de esta novela fue interrumpida por varios periodos de depresión como consecuencia de la muerte de su esposa. Finalmente, el día que la terminó le diagnosticaron un cáncer de colon, enfermedad a la que venció tras ser operado tres veces. De la mano de Cipriano Salcedo, Delibes hace una crítica a los abusos sufridos por las personas que fueron encarceladas, llevadas a galera e incluso quemadas en los siglos XVI y XVII. En 'El hereje', el autor también homenajea a su Valladolid natal, esa ciudad por la que paseó como un viandante más hasta casi los últimos días de su vida. Entre los escenarios que aparecen en este libro, el autor hace especial mención a Campo Grande, lugar donde le declaró su amor a Ángeles. En la imagen, los apuntes de 'El Hereje'.


elhumoristaforgesdasuads

El humorista Forges da su adiós a Miguel Delibes


EL MUNDO / EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Viernes, 12 Marzo 2010, 20:40; editado 2 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel Delibes 
 
Magnífico y extenso el trabajo realizado, j.luis.

Creo que Delibes se lo merece  

Me quedo con esa dedicatoria de Forges  

Salut
 




___________________________
Peter
 
Peter Enviar mensaje privado
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel Delibes 
 
Genial Forges  

Salut!!!
 




___________________________
Somos Mayoría
 
losultimosdelafila Enviar mensaje privado
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel Delibes 
 
Una despedida sentida y pausada para Miguel Delibes

Valladolid se vuelca en el adiós al escritor fallecido esta mañana

Más de 20.000 personas han visitado la capilla ardiente




0carteldehomenajealescrf

Cartel de homenaje al escritor en la capilla ardiente.

Valladolid, la ciudad que hace 89 años vio nacer a Miguel Delibes, fallecido esta mañana, está despidiendo a uno de sus más ilustres hijos. Desde primera hora los trabajadores del Ayuntamiento han colgado los carteles in memorian por las calles de la localidad castellana. Sol, frío y el recuerdo a Miguel Delibes. A esta hora -22,00 h-, más de 20.000 vallisoletanos habían despedido al escritor, según datos del Ayuntamiento. Las colas cruzaban de parte a parte la Plaza Mayor de la localidad.


1elfretroconlosrestosde

El féretro con los restos del escritor Miguel Delibes llegan al ayuntamiento de Valladolid.


2losnietosdelescritormi

Los nietos del escritor Miguel Delibes portan el féretro con sus restos.


3lacapillaardienteconloa

La capilla ardiente con los restos del escritor ha sido instalados en la casa cosisitorial de Valladolid.


4lacapillaardienteestar

La capilla ardiente había quedado instalada en la Casa Consistorial desde el medidodía. Allí quedará hasta el sábado, cuando el féretro será conducido a las 12.00 a la catedral, donde se celebrará, media hora después, la misa de funeral. Tras el oficio religioso se procederá a la cremación del novelista y tendrán lugar actos familiares. Delibes será enterrado en el Panteón de Hombres Ilustres del cementerio de Valladolid, junto a Rosa Chacel y José Zorrilla, siempre que se cumpla la condición que en su día puso el literato (que los restos mortales de su mujer, Ángeles de Castro, fallecida en 1974, sean trasladados al mismo lugar).

Con admirable contención castellana, la despedida al escritor por parte de su pueblo, el de Valladolid, está siendo tan sentida como pausada. Desde primera hora centenares de ciudadanos han esperado a que el Ayuntamiento abriera las puertas de una capilla ardiente por la que a lo largo de la mañana han pasado las actrices Concha Velasco y Lola Herrera, el cantautor Amancio Prada, la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, la directora del Instituto Cervantes, Carmen Caffarel, y el actorManuel Galiana.


9autoridades

La ministra de Cultura González Sinde, ha lamentado que Delibes hubiese fallecido sin los honores del Nobel de Literatura, mientras Lola Herrera repetía que no hay palabras para calificar lo que supuso para ella interpretar Cinco horas con Mario. Al mediodía las puertas se han cerrado hasta que, pasadas las cuatro de la tarde, y ante una nueva cola que cruzaba la plaza, han vuelto las despedidas. La dirigente del PP Soraya Sáenz de Santamaría, el ex presidente castellano-leonés Juan José Lucas y el escritor Gustavo Martín Garzo son algunos de los rostros que se han podido ver.

A la Casa Consistorial han llegado más de un centenar de ramos de flores y coronas, como las enviadas por los Reyes y los Príncipes de Asturias, de la Junta, de la RAE, de la Universidad de Valladolid, del Ayuntamiento de Sedano (Burgos) o de la Cámara de Comercio de Valladolid, informa Efe. En un principio el Consistorio había habilitado tres libros de firmas para recoger las condolencias y pensamientos de los ciudadanos, pero la masiva afluencia de personas ha obligado a duplicar los puntos de firma.


8lolaherreralaactrizque

Lola Herrera, La actriz, que representó en el teatro la obra Cinco horas con Mario, posa su mano sobre el féretro del escritor.


6laactrizhaacudidoalaca

La actriz Concha Velasco ha acudido a la capilla ardiente para despedir al escritor Miguel Delibes.


Inmortal de la literatura

El escritor se encuentra entre "los inmortales" de la literatura, según destacó el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.

Delibes recibió los premios más importantes de las letras hispanas y fue uno de los autores españoles más adaptados al cine y al teatro, así como uno de los primeros en alertar de las graves consecuencias de la agresión humana a la naturaleza.

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, lamentó que "no haya dado tiempo para que se le conceda el Premio Nobel" al escritor vallisoletano, que fue durante largos años director del diario 'El Norte de Castilla' y que era académico de la Lengua desde 1973.

Delibes era "uno de los últimos grandes clásicos", según el escritor y académico leonés Luis Mateo Díez, una apreciación compartida por Arturo Pérez-Reverte, para quien "ahora sólo nos queda Juan Marsé como escritor de esa envergadura".

El director de cine Mario Camus, que adaptó en 1984 "Los santos inocentes", recordó a Delibes como "un escritor descomunal", cuyos personajes tienen "una personalidad y un carácter fantásticos".


5suslectoresyadmiradore

Sus lectores y admiradores despiden a Miguel Delibes.


EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel Delibes 
 
Valladolid se vuelca en el funeral de Miguel Delibes


Los ciudadanos abarrotan las calles al paso del cortejo fúnebre del escritor, que hoy ha recibido sepultura


El funeral por el académico y escritor Miguel Delibes, fallecido ayer a los 89 años, se ha celebrado en la Catedral de Valladolid,  ciudad en la que nació y desarrolló su obra, con la asistencia de personalidades de las letras, las artes y todos los estamentos sociales.


cientosdevallisoletanos

Cientos de Vallisoletanos contemplan cómo sale el ataud de Miguel Delibes de la Casa Consistorial rumbo a la catedral vallisoletana, antes de la misa de funeral

La ciudad de Valladolid se ha volcado en las honras fúnebres para uno de sus más celebrados hijos, el escritor Miguel Delibes fallecido ayer a la edad de 89 años. En día fresco y soleado, miles de vallisoletanos con atuendo sobrio se han concentrado a las puertas del Ayuntamiento, en la Plaza Mayor, para ver salir el féretro de Delibes, que a las doce del mediodía, con el repicar lento de las campanas, ha abandonado el recinto donde durante 24 horas ha estado instalada la capilla ardiente.

Tras el ataúd ha salido la familia y la corporación municipal en pleno. Un coche fúnebre seguido a pie por el pueblo de Valladolid ha recorrido los escasos metros que separan la Casa Consistorial de la catedral de Santa María.

El féretro ha sido introducido por los nietos de Delibes en el templo, que estaba atestado de conciudadanos del escritor y autoridades. Entre ellas la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega y la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde. La misa de funeral ha sido oficiada por el administrador diocesano, Félix López Zarzuelo.

Una vez concluido el rito religioso un portavoz de la familia ha dado las gracias desde el altar a todos los asistentes a la ceremonia. El féretro ha sido sacado a hombros de nuevo por los nietos de escritor. En las puertas de la catedral, donde han quedado muchos ciudadanos que no cabían en el templo, el cuerpo de Delibes ha sido recibido con aplausos. Se hacía difícil caminar dada la cantidad de gente que se ha dado cita allí.

Los restos mortales del escritor han sido posteriormente incinerados y, en una ceremonia familiar privada, han sido depositados en el Panteón de Vallisoletanos Ilustres del cementerio del Carmen. Allí está previsto que, en unos días, sean trasladados también los restos de Ángeles de Castro, mujer del novelista, fallecida en 1974.


loshijosdemigueldelibes

Los hijos de Miguel Delibes en la Catedral de Valladolid
 
El escritor Miguel Delibes ha entrado ya en el lugar de los escogidos, después del funeral oficiado este mediodía en la catedral de Valladolid, su posterior incineración y el depósito de las cenizas, que se realizará a las 18 horas de hoy, en el Panteón de Vallisoletanos Ilustres de la ciudad, donde descansará, junto los escritores José Zorrilla y Rosa Chacel y el bailarín Vicente Escudero. Para respetar su deseo de descansar junto a su esposa, Ángeles de Castro, los restos de su mujer -fallecida en 1974 a los 50 años- serán también trasladados con él.

Allí se encuentran también los restos del investigador Pío del Rio Hortega, discípulo de Ramón y Cajal; del pensador Ricardo Macías Picavea y del poeta realista Emilio Ferrari, entre otras personalidades.


unmomentodelamisafunera

Un momento de la misa funeral por Miguel Delibes. En el lado de la izquierda, su familia; en el de la derecha, representantes de las instituciones y partidos políticos

La capilla ardiente de Miguel Delibes, que falleció el viernes a los 89 años, se reabrió al público a las 10,30 horas de hoy después de que el viernes pasaran por ella cerca de 15.000 personas en diez horas.

Una hora más tarde, el féretro fue conducido a pie desde la Casa Consistorial, en donde estaba instalada la capilla ardiente, hasta la Catedral metropolitana.

Las tribunas instaladas en la plaza Mayor con motivo de la próxima celebración de la Semana Santa estaban abarrotadas de ciudadanos, al igual que la explanada de la plaza. Todos querían dar con aplausos su último adios a quien ha sido uno de los vecinos más ilustres de la capital vallisoletana, la misma en la que nació, vivió y murió.

Una vez que el féretro fue depositado en el coche fúnebre los nietos emocionados se fundieron en un profundo abrazo mientras que los miles de asistentes aplaudieron durante más de un minuto a Miguel Delibes, tras lo cual guardaron un minuto de silencio para, posteriormente, seguir aplaudiendo.


losnietosdedelibesflanq

Los nietos de Delibes, flanqueados por policías municipales con uniforme de gala, trasportan en ataúd del escritor hasta la catedral de Valladolid

Rntre 18.000 y 20.000 personas pasaron por la capilla ardiente para despedir al querido escritorEl recorrido hasta el templo contó con la presencia de cientos de ciudadanos entre los que estaban la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega; la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, y la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, además de diversos representantes políticos como Tomás Burgos, Miguel Ángel Cortés, Ana Tormes o Emilio Álvarez. También quisieron expresar personalmente sus condolencias personajes de la cultura como el vicedirector de la RAE, Jose Antonio Pascual, las actrices vallisoletanas Concha Velasco y Lola Herrera; la actriz María Fernanda D'Ocon; los escritores Gustavo Martín Garzo y Joaquín Díaz; el director teatral Fernando Urdiales, el poeta Antonio Colinas o el cantautor Amancio Prada.

Precisamente, durante el recorrido, controlado por un fuerte dispositivo policial, Germán Delibes, uno de los hijos del autor de obras como 'Los santos inocentes' o 'El hereje', agradeció las muestras de cariño de los asistentes.

El paso del cortejo fúnebre era recibido con aplausos por los cientos de ciudadanos que se agolparon en las inmediaciones de la Catedral Metropolitana una hora antes de que comenzara el funeral.

El acceso a la Catedral por la puerta principal era prácticamente imposible pues fueron muchos los vallisoletanos que querían despedir a uno de sus escritores más ilustres, junto a José Zorrilla o Rosa Chacel.

Uno de los momentos más emotivos se vivió cuando el cortejo llegó a la puerta de la Catedral y el féretro con los restos del maestro descendían del coche fúnebre, mientras que los cientos de ciudadanos que se encontraban en el interior del templo se ponían en pie para recibir a Don Miguel y a sus familiares.

Una veintena de curas recibió el féretro de Miguel Delibes que quedó depositado a los pies del altar Mayor de la Catedral custodiado por dos guardias municipales vestidos de gala, mientras que a sus pies se depositaron parte del centenar de coronas y ramos que en estos dos días han llegado al Consistorio, ya que era imposible trasladar todas ellas hasta la ceremonia. Allí se celebró un funeral de cuerpo presente, oficiado por el administrador apostólico de Valladolid, Féliz López Zarzuelo, que destacó el compromiso humano y cristiano del fallecido.

Para respetar el deseo del escritor de descansar junto a su esposa, Ángeles de Castro, los restos de su mujer -fallecida en 1974 a los 50 años- serán trasladados al Panteón de Hombres Ilustres, donde se depositarán las cenizas del Premio Cervantes.


De la Vega agradece "todo lo que ha dejado"

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, agradeció a Delibes "todo lo que ha dejado" a la literatura y a la cultura mientras que incidió en que era un hombre "de letras, humanista y comprometido".

Así, Fernández de la Vega trasladó sus condolencias a la familia ante "estos momentos de dolor y pérdida".


herreradelavegaygonzlez

Herrera, De la Vega y González-Sinde, durante el funeral.

De la Vega afirma de él que era un hombre "de letras, humanista y comprometido"Concretamente, Fernández de la Vega, que llegó acompañada por el delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, y la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, quiso trasladar a la familia de Delibes en nombre del Ejecutivo central y de "los ciudadanos de España" sus condolencias, afecto y solidaridad.

Asimismo, la vicepresidenta primera compartió "el último adiós" del autor de 'El hereje' ante su capilla ardiente. "Quiero agradecer todo lo que nos ha dejado", insistió.

Fernández de la Vega visitó la capilla ardiente de Miguel Delibes que durante toda la mañana recibió un goteo constante de vecinos y personas quienes acudieron al Ayuntamiento de Valladolid, minutos antes del funeral en la Catedral, a dar el último adiós.


vistadelalacapillaardie

Vista de la la capilla ardiente instalada del escritor Miguel Delibes, en el Ayuntamiento de Valladolid, quien falleció ayer a los 89 años



Cola de ciudadanos desde las 8 de la mañana

Los ciudadanos que querían dar su último adios al escritor hicieron cola desde las 8 horas de la mañana, lo que obligó a que las puertas del Consistorio se abrieran media hora antes de lo previsto, a las 10 horas.

La larga cola de vecinos que querían expresar sus condolencias a la familia y a uno de los escritores más laureados del siglo XX llegó hasta Fuente Dorada y durante toda la mañana fue continuo e intenso el desfile de personas por la capilla ardiente.

Al Consistorio vallisoletano han llegado más de un centenar de coronas de despedida

Asimismo, aún siguen llegando coronas de flores y ramos hasta el Consistorio, que a lo largo de la jornada de ayer recibió más de un centenar de coronas, como una firmada por Pacífico Pérez, uno de los personajes de la obra de Delibes 'La guerra de nuestros antepasados'.

Junto a la familia de Miguel Delibes han permanecido los miembros de la Corporación Municipal, vestidos de riguroso luto y con la medalla de la ciudad al cuello.


lafamiliadelnovelistaya

La familia del novelista y autoridades (a la derecha) han ocupado las primeras filas en el interior de la catedral vallisoletana.



Delibes descansará en el Panteón de Ilustres


delibesdescansarjuntoas

Delibes descansará junto a su mujer en el Panteón de Vallisoletanos Ilustres

Adiós al mago de las palabras. Multitudinario funeral por Miguel Delibes en la catedral de Valladolid. Miles de personas han aguardado horas para despedirse de él. En diez horas ayer pasaron 18.000 personas. Esta mañana la capital del Pisuerga ha vuelto a volcarse y ha convertido en multitudinaria la despedida póstuma a Miguel Delibes. La reapertura de la capilla ardiente instalada en el Ayuntamiento ha tenido que adelantarse por la masiva afluencia de público. Se han visto de nuevo colas interminables, un sinfín de gestos de emoción contenida y páginas y páginas de sentidas palabras en los libros de condolencias. La Plaza Mayor abarrotada. Miles de vallisoletanos han esperado en silencio la salida del féretro, un silencio que los aplausos han roto sólo en ese momento. El coche fúnebre ha abierto la comitiva hasta la Catedral. Aquí miles de ciudadanos lo han recibido con más aplausos. Tras el funeral, la incineración se ha realizado en la intimidad familiar. Esta tarde los restos mortales de Miguel Delibes serán depositados en el Panteón de Vallisoletanos Ilustres.


losnietosdedelibesporta

Los nietos de Delibes portan el féretro en la Catedral vallisoletana



Delibes descansa entre los ilustres


Sus cenizas fueron depositadas en el Panteón de Ilustres de Valladolid

Los restos de su mujer, Ángeles de Castro, serán trasladados con él

De la Vega agradece "todo lo que ha dejado" a la literatura y a la cultura




12684744534

Familiares y amigos dan el último adiós a Miguel Delibes

El escritor Miguel Delibes ha entrado ya en el lugar de los escogidos, después del funeral oficiado este mediodía en la catedral de Valladolid, su posterior incineración y el depósito de las cenizas en el Panteón de Vallisoletanos Ilustres de la ciudad, donde descansa ya, junto los escritores José Zorrilla y Rosa Chacel y el bailarín Vicente Escudero. Para respetar su deseo de descansar junto a su esposa, Ángeles de Castro, los restos de su mujer -fallecida en 1974 a los 50 años- serán también trasladados con él.

Allí se encuentran también los restos del investigador Pío del Rio Hortega, discípulo de Ramón y Cajal; del pensador Ricardo Macías Picavea y del poeta realista Emilio Ferrari, entre otras personalidades...


Ver vídeo del funeral: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/03/13/videos/1268497487.html

Ver vídeo del entiero: http://www.elmundo.es/elmundo/2010/...1268474453.html

Adiós a Delibes, ver album de fotos: http://www.elmundo.es/albumes/2010/...ibes/index.html


EL PAÍS / EL MUNDO / EFE
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 15 Marzo 2010, 21:27; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel Delibes 
 
Delibes, un maniático hogareño


0aprovechabalasmaanaspa

Aprovechaba las mañanas para leer y escribir. Y las tardes las pasaba contestando correspondencia. Nunca falló. Ni a los niños de un colegio que lleva su nombre, ni a la viuda que se ve reflejada en la Menchu de Cinco horas con Mario e incluso a un recluso que le contaba sus penas. Contestó también personalmente a las cientos de felicitaciones que recibió al ganar el Premio Cervantes en 1994.


1suamigoeduardogarcadeb

Su amigo Eduardo García de Benito, un artista Art Decó afincado durante mucho tiempo en París y en Nueva York, pintó a su mujer Ángeles, su “equilibrio” como él solía definirla, vestida de noche. El cuadro se llamó Mujer de rojo sobre fondo gris, un título que el autor utilizó después, en 1991 para una novela con la que homenajeó a su esposa, fallecida en 1974. La protagonista se llamaba Ana no Ángeles, pero le resultó imposible disimular la realidad. Durante años, el escritor optó por esconder el cuadro en el que se retrata a su esposa debajo de la cama. Después volvió a ocupar un lugar destacado en su estudio.


68793025

En la mesa de Delibes nunca hubo un ordenador. Decía que era "el demonio". Lo consideraba “un sumidero de las palabras”. El fax entró en su vida porque no le quedó otra, lo requería el oficio. Sin embargo, en su tablero de nogal no faltaba nunca un manojo de bolis y unas cuantas cuartillas pequeñas de papel reciclado en las que anotaba todo lo que pasaba por su cabeza. Su letra era un jeroglífico que apenas descifraba su familia, y al final ya ni eso.


EL PAÍS / Fotos: Bernaro Pérez, Luis Maga y Chema Conesa
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel Delibes 
 
Homenaje a Miguel Delibes en Bruselas



76116216

Poco más de un mes tras la muerte de Miguel Delibes, y aprovechando que el Pisuerga del Día del Libro pasa por el de la comunidad de Castilla y León, su delegación autonómica en Bruselas ha rendido homenaje al escritor de 'El Camino'. El Instituto Cervantes, bajo la batuta de Carmen Delibes, sobrina del propio escritor y directora de la biblioteca del Instituto en la capital belga, también ha organizado una exposición sobre el escritor con motivo del día del libro.

La agenda del presidente de Castilla y León, un habitual de esta cita en Bruselas, esta semana estaba jalonada de contratiempos debido a los cielos cenicientos de los últimos días y la directora de la delegación, María José De No, justificó su ausencia. La directora también pidió excusas por una sobriedad que contradijeron los vinos, tortilla, y queso castellano sobre los que se precipitaron diversos funcionarios de la Unión Europea. "Son tiempos de crisis", bromeó. Carmen Delibes, que leyó un fragmento de 'La Hoja Roja', afirmó que su tío coloreaba "pequeños retazos del alma de nuestra tierra".

Por el edificio de la comunidad autónoma en Bruselas, que se vestía por unos minutos de muralla de Ávila, de Sedano y de Portolín, desfilaron Germán el Tiñoso, la Guindilla o el Azarías y, por supuesto, Mario y Menchu, más presente que nunca en la mente del público con su frase de "como en España, en ningún sitio". La avinagrada viuda de Mario bien podría haberles reprochado: "¿Qué se les ha perdido en el extranjero, como yo digo?"

Como en casi todos los actos de las comunidades autónomas en la capital europea, tras la reunión, el vino español. Precisamente, la crónica de todos los eurofuncionarios destacados en tierras belgas podría empezar como 'El Camino': "Las cosas podían haber sucedido de cualquier otra manera y, sin embargo, sucedieron así". Como a Daniel el Mochuelo, a muchos de los presentes, el progreso les interesaba un ardite.


EL MUNDO
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Miguel Delibes 
 
Miguel Delibes en versión múltiple


En 'Delibes de cerca' se explica la poca importancia que se daba como escritor

En octubre de 2005, el escritor dio inicio a un nuevo libro que acabaría descartando



elescritormigueldelibes

Miguel Delibes

Una monumental biografía, ediciones, reediciones y homenajes subrayan la dimensión del escritor fallecido hace tres meses - La feria del libro de Madrid le rinde tributo mañana
 
En febrero de 2003, la Universidad de Nueva York dedicó un congreso a la obra de Miguel Delibes. El escritor tenía 82 años y excusó su asistencia alegando que todavía no se había recuperado del jet lag que le había provocado su anterior viaje a EE UU, del que hacía "tan solo" 37 años. La verdad es que en su mensaje, leído por Ramón García Domínguez, su biógrafo, Delibes no decía jet lag sino trastorno horario. La pureza lingüística era digna de uno de los grandes maestros del castellano, que ocupó hasta su muerte el pasado 12 de marzo el sillón "e" de la RAE. El humor, entretanto, era el de alguien que siempre apostilló con zumba los mil honores que le cayeron encima. "Demasiado metal para mis débiles fuerzas", bromeó al recibir las medallas de oro de Castilla y León y Cantabria el año pasado. Por no hablar de su irónica melancolía al saber que iban a poner su nombre a un auditorio en Valladolid, ciudad en la que había nacido el 17 de octubre de 1920. No le hubiera importando, dijo, cambiárselo a José Zorrilla por el nuevo estadio del Real Valladolid, del que se hizo socio a los nueve años.

El autor de El camino se tomaba muy en serio el acto de escribir y muy poco el hecho de ser escritor. Esa es la impresión que dejan las casi 900 páginas de Miguel Delibes de cerca (Destino), la biografía que García Domínguez cerró tres semanas después de la desaparición del escritor a partir de una primera versión publicada hace cinco años con el título de El quiosco de los helados, en referencia a la caseta del parque vallisoletano de Campo Grande en la que se daban cita los dos amigos para comenzar el paseo.


caricaturademigueldelib

Caricatura de Miguel Delibes

"Es cierto que el sentido del humor de Delibes puede contrastar con una literatura tan pesimista como la suya. Él habla en sus novelas de un territorio que no da para el optimismo, la Castilla postrada de la posguerra, llena de perdedores, y guarda el humor para sus escritos más periodísticos. No olvidemos que su primer trabajo en El Norte de Castilla fue el de caricaturista", explica el biógrafo. En octubre aparecerá el sexto tomo de sus obras completas, dedicado precisamente al Delibes periodista y ensayista. El coordinador es García Domínguez, que en su biografía revela que en junio de 2005 Delibes le enseñó un fajo con medio centenar de cuartillas manuscritas. Era, después de haber dado por cerrada su obra en 1998 con El hereje, el comienzo de un nuevo libro: Diario de un viejo enfermo de artritis reumatoide que empieza a tratarse con Naprosyn. Dedicada a la convalecencia del cáncer de colon que le diagnosticaron el año en que terminó su última novela, la obra acabó titulándose Diario de un artrítico reumatoide, pero no fue mucho más allá: "Un día me dijo que se acabó. Había sido un puro divertimento". ¿Se publicarán algún día esas cuartillas? "Las conserva su familia, pero él dijo que su obra estaba cerrada ya, y el ánimo es respetar su voluntad".

Y su voluntad está bien clara en la nota que puso en 2007 al frente de sus Obras Completas: "Aunque viví hasta el año dos mil..., el escritor Miguel Delibes murió en Madrid el 21 de mayo de 1998, en la mesa de operaciones de la clínica La Luz. Esto es, los últimos años literariamente no le sirvieron de nada". Originales literarios no quedan inéditos, pero ¿qué hay de la correspondencia de un autor del que se dice que contestaba todas las cartas que recibía? "Se están revisando todos sus papeles, pero no estoy seguro de que se publique un tomo de cartas", cuenta García Domínguez. "No era muy partidario de la correspondencia que se publicó con su editor, Josep Vergés, mientras él vivía. Lo hizo porque eran muy amigos y a la familia de Vergés le hacía ilusión".

Entretanto, la Feria del Libro de Madrid dedica mañana un homenaje a Delibes. La de Guadalajara (México), consagrada ese año a las letras de Castilla y León, hará lo propio en otoño. Por su parte, la editorial La Fábrica acaba de recuperar Viejas historias de Castilla La Vieja, el libro que el novelista publicó en 1961 acompañado de las fotografías de un joven treintañero, Ramón Masats. El artista, premio Nacional de Fotografía en 2004, tiene ahora 79 años y recuerda la gestación de un volumen al que ha añadido en esta ocasión seis imágenes inéditas: "Lo recogí en Valladolid y nos fuimos Miguel, su mujer, mi mujer de entonces y yo en un 600 a dar vueltas un día entero por la Tierra de Campos, que era por donde él me dijo que se situaba su historia. Sin cámaras". Dos semanas después, Masats volvió solo y se pasó 10 días haciendo fotos en blanco y negro a las que no quiso poner título: "Traté de plasmar el espíritu del texto, no de ilustrarlo". Cuando 20 años más tarde el fotógrafo recorrió toda España para hacer un libro en color comprobó que el paisaje castellano no había cambiado mucho. Eso sí, había más coches y menos jóvenes. Y más maquinaria. ¿Es complicado encontrarle la literatura a una cosechadora? "Sí. Las máquinas quitan poesía al campo, pero prefiero que la gente viva mejor. Aunque hacer fotos se vuelva más difícil".


unadelasfotosderamnmasa

Una de las fotos de Ramón Masats que ilustran el libro de Delibes Viejas historias de Castilla La Vieja



'Babelia' en la Feria del Libro de Madrid


- La revista cultural de EL PAÍS lleva la 69ª Feria del Libro a su blog Papeles Perdidos. http://blogs.elpais.com/papeles-perdidos/

- 10.00 Vídeo. ¿Qué personaje de la literatura le hubiera gustado ser? Responde Ángeles Caso desde el parque del Retiro.

- 12.00 Cuenco en cadena. Los lectores envían sus propuestas diarias para continuar con el relato Silla para alguien, iniciado por Andrés Neuman.

- 18.00 Chat. El autor albanés Ismaíl Kadaré, Príncipe de Asturias de las Letras, charlará con los lectores dentro del ciclo Grandes nombres internacionales.


EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario