Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 6 de 6
Ir a la página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6
 
CALATRAVA
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CALATRAVA 
 
En Londres y en Dubái quieren un Calatrava

El arquitecto presenta en Londres un conjunto de tres rascacielos tras prometer en Dubái el próximo edificio más alto del mundo.



 00_1486396733_839724

Imagen virtual del proyecto de Santiado Calatrava en Londres. 

Cuando Santiago Calatrava anunció que levantaría un cuarto puente sobre el Gran Canal veneciano describió su intervención como “un acto de amor hacia la cultura italiana”. Luego llegaron los problemas habituales: sobrecostes, incumplimiento de plazos y resbalones de los usuarios. Para hablar de la terminal de transporte recientemente inaugurada junto a la Zona Cero de Nueva York concretó su admiración hacia el desarrollo tecnológico norteamericano en una glosa al cohete espacial. La semana pasada, en Londres, y de la mano del alcalde Sadiq Khan, recordó su admiración por los Beatles -también por los Rolling Stones- antes de explicar que su megaproyecto en la península de Greenwich está “inspirado en la tradición londinense y en la geografía de la propia península”.


 01_1486396747_371341
 
Santiago Calatrava durante la presentación de su proyecto de edificio más alto del mundo en Dubái.

Puede que resulte un alivio para los británicos que Calatrava haya dejado de lado su conocido gusto por los animales alados, las palomas de la paz y otras referencias con carga simbólica. El nuevo proyecto no parece anunciar, tampoco, el movimiento de ninguna de sus partes. Las tres torres ideadas por Calatrava son muy actuales, muy en la línea de las intervenciones que cuestionan la frontera entre edificio y paisaje –como el rascacielos piramidal que Bjarke Ingels levantó en la calle 57 de Manhattan-. Eso es significativo. Calatrava tenía, por lo menos hasta ahora, un sello singular. Por encima de todo una marca. Sin embargo, el proyecto anunciado –que mezclará hoteles, un teatro, apartamentos y oficinas junto a la cúpula que Richard Rogers levantó para marcar el cambio del Milenio- recuerda -por lo menos en los renders de presentación- a los edificios-paisaje que se levantan en las ciudades asiáticas confiando a un solo autor la construcción de un barrio entero.La llegada de Calatrava a Londres será además una puerta de entrada a lo que los inversores del grupo chino Knight Dragon tildan de “nuevo distrito cultural británico”. Han leído bien, ese ha sido el anuncio y la prensa local ya ha hecho su trabajo: “¿Para qué necesitamos un nuevo puente cuando basta con un paso de peatones?”, preguntaba Oliver Wainwright desde The Guardian. Mientras que en The Observer, Rowan Moore califica los trabajos del arquitecto valenciano de “arquitectura sin contenido”. Ambos críticos citan en sus artículos la página web Calatrava te la clava, cerrada por orden judicial y reabierta como Calatrava no nos calla, que soportó la denuncia del arquitecto y permanece abierta.
 

 02_1486396767_347787

Imagen virtual del proyecto de Calatrava para Dubái.

Antes de su aterrizaje británico, hace dos meses, Calatrava anunciaba su amor hacia la cultura y la tradición árabe al presentar en Dubái una torre con forma de lirio. El Creek Harbour es un edificio singular: un mirador que aspira a superar en altura al Burg Jalifa y del que solo se ocuparán 20 plantas, las más altas. Junto al rascacielos, Calatrava presentó la construcción de “la ciudad del futuro”, un nuevo Dubái de seis kilómetros cuadrados en el que su edificio brota como una flor. O como una espada. El secretismo rodea los números finales del proyecto. Sin embargo, gracias a ese rascacielos–que se espera que esté listo para la Exposición Universal de 2020- hemos pasado a conocer un barrio anunciado como “el nuevo Dubái” y que, cuando esta periodista lo visitó con otros colegas internacionales, no era más que un páramo, un completo desierto con una tienda levantada en el centro para presentar la reinvención de una ciudad.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CALATRAVA 
 
Manolo Valdés: “Calatrava es un fenómeno”

El artista presenta sus esculturas monumentales en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia



 01_1498550629_179824

Una imagen de la exposición de esculturas del artista Manolo Valdés que patrocina la Fundación Hortensia Herrero. / José Jordan

Los visitantes que cada día pasean por el gran estanque que hay entre el Umbracle y el Museo de las Ciencias, diseñado por el arquitecto valenciano Santiago Calatrava, cuentan desde ayer con otro aliciente. Seis inmensas esculturas creadas por el artista Manolo Valdés (Valencia, 1942) emergen del interior del lago.

Estratégicamente situadas a tres metros de la orilla ofrecen al espectador una hermosa visión que supera a la parisina plaza Vendôme para las que fueron realizadas y donde se expusieron con gran éxito el pasado año. “No podría imaginar mejor escenario que la impresionante obra de Calatrava. Se lo voy a decir enseguida”, comentó ayer Valdés extasiado, mientras supervisaba con el comisario de la exposición, Javier Molins, la instalación de las colosales figuras.
 

 02_1498550646_580544

El artista Manolo Valdés delante de la obra 'La doble imagen' en la Ciudad de las Artes y las Ciencias. / José Jordan

EL PAÍS acompañó en su recorrido al escultor, que acababa de llegar de Madrid, procedente de Nueva York, donde reside y trabaja desde hace más de 25 años. La exposición, que patrocina la fundación privada de Hortensia Herrero, esposa de Juan Roig, presidente de Mercadona, será inaugurada mañana miércoles y permanecerá abierta hasta el 10 de diciembre.

La obra, que llegó el domingo en 11 camiones especiales, está formada por esculturas de más cinco metros de altura. La fundición Capa se encargó de montar las piezas. La mariposa y La pamela, ambas de aluminio, pesan más de 4.000 kilos. La diadema y Los aretes, en hierro y acero, 5.970 kilos la primera, y 8.250 la segunda. Mariposas, de hierro fundido ronda los 7.400 kilos. Y La doble imagen, de mármol blanco y hierro, supera las 10 toneladas.
 

 03_1498550680_690764

'La diadema', de hierro y acero cortén. / José Jordan

Valdés, fundador del Equipo Crónica, contempló agradecido el trabajo realizado para que la colección se ofrezca por primera vez en Valencia. La exposición dispone de una iluminación de ocho colores que variará con una frecuencia de cinco a seis minutos. Todo un espectáculo. “Tendrá muchos matices”, señaló ayer Molins. “Depende desde dónde se vea, de la posición del sol... Todo hace especial cada figura”, agregó.

“Tenía curiosidad por ver el efecto multiplicador del agua y la luz en este espacio grandioso diseñado por un fenómeno como es Calatrava”, declaró Valdés a EL PAÍS. El artista, que sigue trabajando con el mismo ímpetu que cuando empezó, confesó que tenía miedo por la responsabilidad que suponía el entorno y la luz de su ciudad natal. “Me gusta este tipo de exposición en la calle porque es refrescante y depara sorpresas, como me acaba de pasar a mí esta tarde”, resaltó.
 

 04_1498550696_659904

Otra imagen de las esculturas monumentales de Valdés. José Jordan


Elige qué obra se queda en Valencia

La Fundación Hortensia Herrero, que dirige la vicepresidenta de Mercadona, donará una de las seis obras monumentales de Valdés a la ciudad de Valencia. Pero serán los visitantes a la exposición, instalada en la Ciudad de las Artes y las Ciencias, los que decidan qué pieza quieren que se quede. Para ello se colocarán nueve urnas alrededor del recinto. Cuando concluya la muestra se conocerá la escultura ganadora, que será instalada en el Puerto de Valencia, junto a la Marina de Empresas, donde también se ubica la escuela de empresarios EDEM y Lanzadera, proyectos impulsados por el dueño de Mercadona, Juan Roig.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CALATRAVA 
 
Santiago Calatrava, un arquitecto perseverante

El valenciano vuelve a ensayar el movimiento en el Pabellón de Emiratos Árabes Unidos para la Expo Dubái 2020



 00_1514911261_635997
 
Los feriantes no se engañan. En cuanto su atracción deja de tener éxito, buscan nuevas ferias. A pesar de mil calamidades, o tal vez justamente por ellas, el mundo está siempre ansioso por celebrar. Y la arquitectura de Santiago Calatrava representa como pocas la idea de celebración. Así, aunque no es la primera vez que diseña para una Exposición Universal —firmó el pabellón de Kuwait en la Expo de Sevilla en 1992 y la Estación de Oriente, para la Exposición Universal de Lisboa de 1998—, los flamígeros edificios de Santiago Calatrava encarnan la idea de fiesta. De un lado, en ellos brilla la ambición, la invención y el exceso. De otro, su habitual color blanco se asocia a lo que todavía está por estrenar.

Puede que haya sido ese diseño difícil de resumir —a la vez reconocible y novedoso— lo que su Alteza Sheikh Ahmed bin Saeed Al Maktoum definió como “futurista” en la presentación del pabellón para la Expo de Dubái 2020 hace unos días. “Será una de las atracciones más destacadas de la Expo 2020 gracias a su diseño futurista”, “una gran oportunidad para mostrar nuestra ambiciosa visión para el futuro”, añadió refiriéndose al pabellón como “una maravilla arquitectónica de la que los siete Emiratos se enorgullecerán”. También habló de legado: “Un icono duradero”. Y en ese punto es cuando una recuerda el caro mantenimiento de tantos edificios de Calatrava y concluye que el concepto de duradero debe de ser algo relativo. Y el de legado también: la arquitectura, como las personas, termina por dejar más rastro por lo que realmente hace que por lo que ambicionó hacer.

Así, más allá de reconocer su capacidad para transmitir entusiasmo, cabe preguntarse qué construye la identidad entre los autores globales de la arquitectura reciente. Santiago Calatrava parece tener una gran capacidad para potenciar la construcción de esas identidades a pesar de firmar una arquitectura reconocible muy marcada estilísticamente.

Ahora que Calatrava ha sido tan cuestionado en varios países occidentales y en un momento en el que su arquitectura icónica ha quedado marcada por la sospecha de los sobrecostes y el costoso mantenimiento, en Dubái su marca global capaz de representar a un lugar y a sí mismo ha vuelto a florecer. Lo hizo, por lo menos, durante la rueda de prensa en la que se presentó el pabellón, cuando el Ministro de Estado y Presidente del Consejo Nacional de Medios (NMC), el Sultán Admed Al Jaber, declaró que: “El Pabellón muestra la historia de los Emiratos Árabes Unidos y de nuestros sabios líderes, la visión y los logros que nos transformaron en un modelo a seguir”.

La Ministra de Estado y directora de la Expo Dubái 2020, Reem Al Hashimy, insistió en esa doble capacidad para hablar del pasado y del futuro e incidió en el mantenimiento y la duración del nuevo símbolo. “El pabellón dejará una huella en el paisaje de los EAU, mostrando nuestra rica cultura y nuestro desarrollo y liderazgo en muchos campos”. Así, lo más sobresaliente es que la ministra asoció, ya, cuando apenas ha comenzado su construcción, el pabellón con los futuros logros de Dubái, sean estos los que sean: “Las futuras metas que queremos lograr con la visión de nuestros líderes y mediante la cooperación con otras naciones”. Todo eso puede hacer un edificio. Tal vez sólo un paradójico edificio de Calatrava.

Con la forma de un halcón con las alas desplegadas para alzar el vuelo su diseño remite inequívocamente al catálogo habitual del arquitecto e ingeniero valenciano más universal de la historia. Junto a los párpados y las aves, las alas constituyen una referencia en su repertorio icónico. Ya las trabajó en el aeropuerto de Bilbao y ensayó los párpados en Oviedo o Valencia.

Como cualquier nota de prensa, la que presentó el pabellón se excede en su interpretación de ese vocabulario calatravesco: “Los componentes del diseño reflejan los valores de franqueza, comunicación y tolerancia, alineándose con el tema principal de la exposición, que llama a la cooperación internacional para mejorar la calidad de vida a través del desarrollo sostenible”. Los Emiratos como modelo de tolerancia y Dubái, una ciudad construida en el desierto en apenas dos décadas, como modelo de sostenibilidad completan la presentación.

Es cierto que el pabellón incorpora elementos de eficiencia y sostenible. Las “alas del halcón” contarán con una estructura móvil que, al alzarse, revelará paneles fotovoltaicos para la acumulación energética. Es de justicia reconocer que Calatrava es un profesional perseverante al que le gustan los retos, ¿conseguirá dotar al pabellón en el desierto del movimiento que nunca funcionó en Nueva York, Madrid u Oviedo?


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CALATRAVA 
 
El futuro CaixaForum de Valencia dará vida al Àgora de Santiago Calatrava

La fundación bancaria privada invertirá 18 millones de euros en el centro cultural valenciano cuya construcción acabará en 2020



 00_1517564089_362954
 
Una recreación virutal del interior del Àgora, cuando aloje el CaixaForum de Valencia.

Valencia se unirá en 2020 al club de ciudades con CaixaForum. La Fundación La Caixa invertirá 18 millones de euros en la apertura de su primer centro en la capital valenciana, que se alojará en el edificio del Àgora, en la Ciutat de les Arts i les Ciències. El futuro complejo, con 6.500 metros cuadrados de superficie útil, está diseñado por el arquitecto Enric Ruiz-Geli y su estudio Cloud 9, y será el noveno que la fundación abra en España.

El último edificio que Santiago Calatrava erigió en el complejo (con un coste de alrededor de 100 millones de euros) se hallaba vacío, huérfano de uso. El acuerdo alcanzado entre la fundación bancaria y la Generalitat en febrero de 2017 para que el Ágora alojase el centro cultural parece cuadrar los intereses de ambos.
Este jueves, el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig; el director general de la Fundación la Caixa, Jaume Giró; la directora general adjunta de la entidad, Elisa Durán, y el arquitecto Enric Ruiz-Geli, presentaron el proyecto del centro, cuya apertura está prevista para 2020.

“El Àgora es un espacio enorme, arquitectónicamente magnífico, pero vacío”, dijo Giró, que insistió en que la fundación ha tratado de “dotar de vida, de células vivas de cultura”, al edificio de Santiago Calatrava. Giró ha subrayado que será un centro “premium, de Champions” de la Fundación la Caixa, cuya filial Caixabank trasladó su sede social a Valencia el pasado año.

Puig mostró su satisfacción por un proyecto que dará uso a uno de los elefantes blancos heredados de la anterior Administración autonómica, gobernada por el PP. “Hemos pasado de una política de contenedores a otra de contenidos”, destacó el político socialista, quien también se refirió a Isidre Fainé, presidente de la Fundación La Caixa, “como una de las personas más leales a su palabra". Giró señaló que “el proyecto CaixaForum Valencia tiene en Ximo Puig e Isidro Fainé, presidente de la Fundacion Bancaria la Caixa, sus dos personas imprescindibles”.


 01_1517564119_893139
 
Recreación del interior del CaixaForum de Valencia.

El proyecto de Ruiz-Geli (Figueres, 1968) respeta y potencia el edificio que lo contendrá, al convertirlo en una gran superficie abierta compuesta de diferentes “células vivas”, han explicado los responsables del proyecto. La intervención será “ligera y empática” con su contenedor, que ahora está siendo rehabilitado y completado para completar su diseño orginal de Calatrava. Será además un edificio sostenible y respetuoso medioambientalmente.

El complejo cultural, que dispondrá de de dos salas de exposiciones, un auditorio para 300 personas, aulas polivalentes, espacio familiar y educativo, librería y restaurante, comenzará a construirse en el último trimestre de este año y está previsto que esté acabado a final de 2020. El centro contará con un presupuesto de cinco millones de euros anuales para su funcionamiento y programación.

El diseño crea distintos espacios que se complementan; son muchos edificios dentro de otro pero con una estructura ligera, empática con el Ágora. “Queríamos crear un diálogo y una arquitectura pequeña frente a una arquitectura grande. Ese era el desafío”, explicó el autor del proyecto seleccionado por el patronato de la Fundación la Caixa el pasado lunes.

“Debatimos mucho si hacer un edificio dentro de otro edificio [esa era la idea original] pero decidimos que no era posible. El espacio tiene que ser ocupado por la gente, no por edificios”, añadió.

Durante el año 2017, la oferta de exposiciones de la Fundación la Caixa en sus centros CaixaForum, CosmoCaixa y muestras itinerantes, superó los seis millones de visitantes,un 14% más que el año anterior.

El complejo cultural, que dispondrá de dos salas de exposiciones, un auditorio para 300 personas, aulas polivalentes, espacio familiar y educativo, librería y restaurante, comenzará a construirse en el último trimestre de este año y está previsto que esté listo a final de 2020. Este espacio, largamente esperado en Valencia, contará con un presupuesto de cinco millones de euros anuales para su funcionamiento y programación.

Durante el año 2017, la oferta de exposiciones de la Fundación La Caixa en sus centros CaixaForum, CosmoCaixa y muestras itinerantes, superó los seis millones de visitantes -un 14% más que el año anterior-.  Las alianzas con museos y centros culturales como el British Museum, el Museo del Louvre, el Museo del Prado y otros, han permitido a los CaixaForum programar exposiciones como ¡Agon! La competición en la Antigua Grecia, la de Andy Warhol, la de Disney. El arte de contar historias o Construyendo nuevos mundos. Las Vanguardias históricas de la Colección del IVAM.

Con este centro, la entidad bancaria y cultural refuerza su presencia en la Comunidad Valenciana, donde la entidad financiera ha invertido solo el año pasado 28 millones de euros en programas sociales, culturales, científicos y educativos.
El arquitecto Enric Ruiz-Geli se formó en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. Artista visual invitado por el ZKM Karlsruhe con una beca KRTU de la Generalitat, ayudante de escenografía con Bob Wilson (1995-2000), codirector de Metapolis (2000-2003) y comisario del Pabellón español en la V Bienal de Arquitectura y Diseño de São Paulo (2003), desde el 2010 ha sido profesor en el Máster en Proyectos de Arquitectura de la Bartlett School of Architecture (UCL).
 

 02_1517564018_756326

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, el director de la fundación, Jaume Giró, el arquitecto Enric Ruiz-Geli y la directora adjunta, Elisa Durán, ante el Àgora. / JOSÉ JORDÁN


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CALATRAVA 
 
Derrumbe, bronca y fuga en 'El Centollo': bienvenidos al edificio más gafe de España

Cierra el centro comercial del Palacio de Congresos de Oviedo, obra maldita (y ahora fantasmagórica) de Santiago Calatrava. O cuando todo lo que puede salir mal... sale peor



 000_1553168694_596694

Un Primark dentro de un Calatrava. Vacío. Suena a parodia de Dubái. Suena también a novela distópica de Ballard... pero está en Asturias y es real. Un centro comercial fantasma dentro de un edificio tan vanguardista que la gente tiende a extraviarse dentro. El Palacio de Congresos de Oviedo, de Santiago de Calatrava, popularmente conocido como El Centollu, ya era una de las obras españolas más malditas del siglo XXI, con una inenarrable sucesión de desatinos desde la primera piedra, pero el próximo 31 de marzo aumentará su leyenda negra: ese día cerrarán las últimas tiendas abiertas de su centro comercial, dejando vacíos 40.000 metros cuadrados de un edificio que alberga también un centro de convenciones, un hotel y la consejería autonómica de sanidad.

El Calatrava de Oviedo es un proyecto tóxico que ha contaminado a todas las partes: a los promotores, al arquitecto, a la administración pública, a las empresas privadas, al ciudadano y al 'skyline' de la ciudad. Casi nadie lo defiende ya. Un fiasco con diversos grados de achicharramiento. O cuando todo lo que puede salir mal… sale peor. Bienvenidos a la rocambolesca historia del edificio más gafe de España. Dinero, derrumbes y navajazos.

“No pasar. Zona cerrada al público. Acceso restringido. Personal autorizado”. No es el cartel de una central nuclear, sino una de las zonas clausuradas del centro comercial de El Centollo. Pocas sensaciones más extrañas que caminar por un sinfín de corredores vacíos y tiendas cerradas. La propiedad (la inmobiliaria Estabona, cuya empresa matriz ha declarado pérdidas de 120 millones de euros) anunció que marzo será el último mes. No ha sido nunca un buen negocio. Cuando Zara abandonó El Centollo, Inditex insinuó que era su tienda menos lucrativa de España por metro cuadrado. De 126 tiendas abiertas en 2008 pasaremos a 0 el próximo 1 de abril. Aún no se ha anunciado el plan B.



 00_1553169083_679532
  
Fachada del Palacio de Congresos de Oviedo (EFE)


¿Qué puede salir mal?

Finales del siglo XX: dos de las familias más ricas de Asturias -los Cosmen (ALSA) y los Lago (construcción)- unen fuerzas en la promotora Jovellanos XXI. Su objeto es hacer negocio con dos codiciadas parcelas públicas de la ciudad. ¿El señuelo ante el que ninguna administración se iba a resistir? El arquitecto Santiago Calatrava, que venía de recibir el Príncipe de Asturias de las Artes (1999). La idea es que el arquitecto construya dos palacios en las parcelas: uno de congresos y otro de las artes. El Ayuntamiento de Oviedo -liderado por Gabino de Lorenzo (PP)- diseñó un concurso a la medida y liberó el suelo. "No hubo mayor pelotazo inmobiliario durante el gabinismo: eran las dos parcelas más codiciadas de Oviedo", cuenta David Remartínez, coautor de una biografía no autorizada del ex alcalde de Oviedo.

“Gabino de Lorenzo había inaugurado un palacio de congresos y auditorio en 1999, el Príncipe Felipe. Pues bien: pocos meses después, anunció otro, el de Calatrava, fue así de loco”, recuerda Remartínez.

Cosmen, Lago, De Lorenzo, un 'dream team' astur en la época de las vacas gordas. Y con el fichaje de Calatrava. ¿Qué podía salir mal? Pues prácticamente todo: una década después, Jovellanos XXI entraría en concurso de acreedores. Los propietarios acabarían a navajazos con Calatrava y con el Ayuntamiento para hacerse con los restos del naufragio…


Las trillizas de oro

La obra de la primera parcela (llamada El Vasco) se caracterizó por los cambios de rumbo de la propiedad. En efecto, el concepto “palacio de las artes” era lo suficientemente ambiguo como para que cupiera cualquier cosa/nadie supiera muy bien cómo darle contenido. Mientras se decidía qué tipo de complejo cultural se quería hacer, comenzaron las obras del aparcamiento. Pronto hubo lío vecinal: un inquietante movimiento de tierras y unas no menos alarmantes grietas en los edificios de alrededor. Pero era solo el principio...

Tras darle muchas vueltas, se decidió qué construir encima del aparcamiento... y no era exactamente lo previsto: tres rascacielos iguales de Calatrava de 133 metros (el palacio de las artes ya tal). Los rascacielos -popularmente conocidos como 'Las trillizas'- fueron presentados a bombo y platillo… y recibidos regular. Nadie pensó que edificar tres rascacielos a 280 metros de la Catedral de Oviedo (siglo XIII) quizá no era la idea más sensata, y estalló un escándalo cultural, con un organismo vinculado a la Unesco amenazando con incluir la catedral gótica en la lista de patrimonio mundial en peligro.

Por si todo esto no fuera suficiente, el estudio del arquitecto reparó entonces en un pequeño detalle sin importancia: para poder edificar los rascacielos había que cargarse el (ya construido) aparcamiento. Dada la deriva Pepe Gotera y Otilio en la que estaba entrando aquello, al final no hubo rascacielos: se desvinculó el solar de Calatrava y se construyeron pisos normales y corrientes.

Si todo esto le parece a usted un poco disparatado, quizá es porque no conoce qué pasó durante las obras de la segunda parcela: El Centollo en llamas.


 01_1553169005_267128
  
Recreación vecinal de los rascacielos de Calatrava y la Catedral de Oviedo


El accidente

Madrugada del 9 de agosto de 2006: pudo ser uno de los días más negros de la historia de Oviedo. Una fila de camiones se preparaba para hormigonar la losa que debía sostener el graderío -una pieza de forjado y hormigón de 500 metros cuadrados - cuando se derrumbó desde una altura de quince metros. Tres obreros resultaron heridos. Y gracias.

“La levedad de tales heridas permitió a Calatrava, meses después, minimizar lo sucedido, afirmando que no había sido un accidente, sino un incidente. Pero las imágenes tomadas al día siguiente en el lugar del accidente inducen a pensar que el balance de víctimas fue extremadamente afortunado”, escribió Llátzer Moix en el ensayo ‘Queríamos un Calatrava’. La obra se retrasó seis meses por el accidente. No fue el único imprevisto que salió caro.

La cubierta móvil, de 2.300 toneladas, también vivió su drama particular. Sobre el papel era una pestaña con 32 lamas que debían plegarse y desplegarse, pero los ingenieros pusieron pegas: no podían garantizar la seguridad si aquello se movía. La visera móvil quedó finalmente estática por fallos en la ejecución, generando gran tensión entre el arquitecto y la propiedad. El intento fallido de tener una cubierta móvil salió por 7 millones de euros, según la propiedad, gastados para nada. Algunos ovetenses, no obstante, no lo consideran dinero tirado a la basura: como las extremidades de El Centollo 'amenazan' a los edificios del entorno, quizá es mejor que el crustáceo no se mueva, piensan algunos con retranca asturiana, o estaríamos ante una experiencia estética terrorífica...


 03_1553168899_155222

'El Centoyo' (EFE)


Guerra judicial

El estrepitoso accidente llegó a los tribunales de la mano de una aseguradora. En mayo de 2011, el juzgado de instrucción número 2 de Oviedo falló en contra del arquitecto (y de la empresa constructora) por no supervisar correctamente la obra: fueron multados con 3,5 millones de euros.

El nivel de las cuchilladas subió en el segundo choque judicial (2012/2013), que visibilizó el mal rollo entre el arquitecto y las dos lucrativas sagas millonarias asturianas. De la fascinación con Calatrava, a la guerra sin cuartel; donde antes veían a un genial arquitecto, ahora veían a un chapuzas manirroto; un cambio de humor drástico de la propiedad a medida que el negocio amenazaba ruina.

Calatrava denunció primero a la promotora: decía que le debían 7,28 millones de euros (había cobrado 23 millones de los 30 prometidos/firmados). Jovellanos XXI subió la apuesta con una contrademanda: era el arquitecto el que les debía dinero a ellos, en concreto, 25,8 millones de euros, por la, según ellos, negligente ejecución del edificio: del derrumbe, a la cubierta (in)móvil, pasando por una dirección laxa de obra.

Echarle la culpa de todo a Calatrava es algo a lo que nos hemos acostumbrado ahora en España tras elevarle a los altares y dejarle caer; pero las fallos del arquitecto solo explican una parte de esta historia. En ese sentido, la sentencia tuvo algo de modélico resumen de aquel proyecto: una sucesión de estropicios colectivos. Todos culpables, sentenció el juez, aunque el arquitecto se llevara la peor parte. La propiedad fue condenada a pagarle los 7,28 millones que le debía, pero Calatrava pagó caro el desaguisado de las obras: 10,5 millones de euros. Resultado final: 3,2 millones de euros de saldo desfavorable para el artista, que salió escaldado de la guerra judicial que él mismo había atizado.

La obra, presupuestada por Calatrava en 76 millones de euros, salió por 360 millones (según la propiedad, que troceó el edificio desde el principio para hacer caja: el centro comercial se vendió por 130 millones de euros).
El último capítulo de esta guerra judicial a tres bandas se produjo en febrero de 2018: el Tribunal Supremo condenó al Ayuntamiento de Oviedo a pagar 18 millones de euros a Jovellanos XXI. La sentencia generó un agujero presupuestario importante al consistorio.

"El Partido Popular consideró que Oviedo iba a tener un rearme económico a través de los palacios de Calatrava y la realidad ha sido muy tozuda. Aquel proyecto ha sido un fiasco... para este Ayuntamiento que reclamó 90 millones de euros y no solo no hemos cobrado, sino que hubo que pagar 18 millones. Oviedo ha perdido 108 millones en aquel proyecto del PP", dijo a ‘El Comercio’ el alcalde Oviedo, Wenceslao López Martínez (PSOE), tras conocerse el cierre del centro comercial.


 02_1553168955_952351

El arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz (i), bendice el Palacio de Exposiciones y Congresos, en mayo de 2011. (EFE)


Arquitectura milagrosa

No es que el escritor y periodista Llàzter Moix (Sabadell, 1955) sepa cosas sobre la obra de Calatrava, es que nadie ha dado tantas vueltas como él al efecto Calatrava sobre la sociedad española, plasmado en su imprescindible 'Queríamos un Calatrava' (Anagrama, 2016). Moix, periodista de 'La Vanguardia' y autor de otro libro revelador sobre los arquitectos estrella en la España precrisis -'Arquitectura milagrosa'-, analiza en esta entrevista los problemas de fondo del Calatrava asturiano.

PREGUNTA. Dice usted que El Centollo no es una de las obras más afortunadas de Calatrava...

No solo es una de las obras más desafortunadas de Calatrava: yo la situaría directamente entre las peores

RESPUESTA. No solo es una de las obras más desafortunadas de Calatrava: yo la situaría directamente entre las peores. No hace falta ser un experto para detectar su fallo más evidente: un error de escala brutal. Pese a que la parcela no era pequeña [ahí estuvo el Carlos Tartiere, antiguo campo de fútbol del Oviedo], el modo en que se inserta el edificio en el tejido urbano desborda por todos los lados. Tiene una presencia agresiva e invasiva. Sus brazos parecen rascar las plantas altas de los edificios de alrededor. En términos de implantación en el solar, es un edificio prepotente y desconsiderado con su entorno. Hoy día se valora la cualidad arquitectónica opuesta: que lo nuevo tenga en cuenta lo antiguo e intente acomodarse sin dar el cante.

P. ¿Y en términos formales?

No hace falta ser una experto para detectar su fallo más evidente: un error de escala brutal. Desborda por todos los lados. Tiene una presencia agresiva e invasiva

R. Pertenece a una línea de obras de Calatrava que no tuvo mucho éxito, ni siquiera dentro de su propio catálogo. Como todos los arquitectos muy formalistas, su obra puede clasificarse por criterios morfológicos, la de Oviedo pertenece a la misma línea que el abortado Palacio de Congresos de Castellón: piezas que pretendían ser aéreas, elevada sobre patas triangulares la de Oviedo, con la excusa de liberar espacio público por debajo, aunque la zona transitable resultante no quedara muy atractiva precisamente: la masa metálica que queda por encima es tan imponente y sobrecogedora que le quita a uno las ganas de pasear por debajo.

Calatrava ha tenido líneas de trabajo más resultonas y con un producto final que no duele tanto a la vista. Tú miras la columna de la Plaza de Castilla de Madrid y difícilmente te molesta; el dorado que la reviste te puede parecer suntuario, pero bueno, es una línea relativamente sencilla. Las formas simples llevadas a gran escala no suelen molestar -ahí están las Pirámides- pero lo de Oviedo es otra cosa. Es lo contrario a un regalo a los ojos lo mires desde donde lo mires: tanto desde abajo como si subes a las ondulaciones que rodean Oviedo: también es un disturbio formal desde la distancia.

P. La relación entre arquitecto y propietario pasó del amor al odio. Calatrava se quejaba de que el cliente dobló de golpe el número de metros cuadrados que quería construir: 175.000 metros en una parcela de 24.000; pero él -artista tendente al exceso- tampoco echó el freno. ¿Se juntaron el hambre con las ganas de comer?

R. Todo tiene su lógica. Es un clásico en las producciones de Calatrava -sobre todo en las españolas- la complicidad inicial entre el arquitecto exuberante y un poder político confiado en que la asociación con alguien de este perfil les dará un buen resultado. En Oviedo se dio una relación trilateral en origen: los Cosmen y los Lago, el antiguo alcalde de Oviedo [Gabino de Lorenzo] y Calatrava. Ya no eran dos patas, sino tres; lo que a medio y largo plazo, complicó el volumen de problemas que generó la obra.

Por supuesto, hubo los típicos problemas de Calatrava en España: retrasos en los proyectos ejecutivos, programas cambiantes del cliente que generan modificaciones y sobrecostes, etc. Pero también surgieron factores que no siempre se dan, algunos coyunturales, como la crisis económica, que paró la obra durante unos meses, algo siempre lesivo a los intereses de los implicados y a los costes del proyecto.

Pero es que hubo más: el derrumbe de la plataforma del auditorio reunió todas las condiciones para un accidente mucho más grave: no hubo muertos porque dios no quiso. O las peleas judiciales entre la propiedad y el arquitecto y entre la propiedad y el ayuntamiento. Todos contra todos. A la greña en los tribunales. Una acumulación sensacional de problemas, en definitiva. Si hubiera acabado bien, se habría olvidado todo, pero no fue el caso: es una de las obras menos agraciadas de Calatrava. En términos tanto funcionales como de explotación, ha estado muy lejos del resultado previsto.

P. A la ciudad le ha generado dos problemas graves: una gran deuda y la incertidumbre sobre un edificio que distorsiona su skyline...

R. Déjeme añadir un tercer elemento: cuando se cerró la operación, se enajenaron una serie de espacios públicos en beneficio privado…

P. Correcto. Decía que es un espacio difícil de reciclar. Por un lado, ha generado su propio folclore espacial: algunos visitantes dicen perderse ahí dentro, y no parece el lugar ideal para unas oficinas de la administración pública. Por el otro, en Oviedo ya había un Auditorio/Palacio de Congresos: es dudoso que haya demanda para dos. La pregunta del millón es: ¿Qué hacemos con este edificio?

R. ¿No me lo estarás preguntando a mí?

P. Es casi una pregunta retórica… No es un espacio muy operativo…

R. Claro. Este tipo de edificios de Calatrava, en los que predominan los elementos formales, eran vistos antes como talismanes infalibles. Antes.


 04_1553168876_363897

Santiago Calatrava (EFE)


Mi reino no es de este mundo

Las guerras de El Centollo fueron agrias, sí, pero nadie podrá acusar a Calatrava de perder el sentido del espectáculo por el camino. Durante el segundo juicio: “Compareció con traje azul y camisa y corbata celestes. Saludo sonriente a un adusto Jacobo Cosmen, e hizo lo propio con los fotógrafos, como si su presencia en el juzgado de primera instancia número de 10 de Oviedo fuera una cita mundana, un 'photocall' de celebridades organizado por una ONG de moda, y no una ocasión en la que iba a escuchar reproches suficientes para sonrojar a cualquier profesional de reputación intachable”, narra Llàtzer Moix en ‘Queremos un Calatrava’.

Calatrava dijo ese día al juez: “He recibido veinte veces el honoris causa, tengo muchos premios y he construido cincuenta puentes en todo el mundo sin ninguna queja”. En una palabra: ¡Weah! Calatrava, en definitiva, no es de este mundo. Vive en otra galaxia.

En ese sentido (galáctico), quizá sí tenga sentido El Centollu, solo que es demasiado pronto para entender su significado profundo. Quizá su misión sea volver locos a los antropólogos del siglo XXIII, que a falta de documentos para entender su origen, se preguntarán: ¿Qué hace este objeto extraño, que no tiene nada que ver con el resto, posado en medio de la ciudad? ¿Serán los restos de una civilización extraterrestre que abandonó precipitadamente la Tierra tras la crisis económica? Del Planeta de los simios' al Planeta de los arquitectos estrella.


elconfidencial.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CALATRAVA 
 
El 'falo' de Calatrava

Tendrá 1.300 metros de altura la nueva torre diseñada por Santiago Calatrava en Dubái



 06_1579170706_613665

Hasta 1.300 metros se alzará la nueva torre diseñada por el valenciano Santiago Calatrava en Dubái, lo que la convertiría en la más alta del mundo. La estilizada forma de la Creek Tower recuerda a un huso o un cohete espacial, aunque oficialmente se ha hablado de un minarete o de un lirio del desierto, por el sistema de cables externos que le sirve de anclaje.

Sus aspiraciones de nuevo icono planetario resultan tan evidentes que, si bien la sutileza no se encuentra entre sus virtudes, solo nos queda acomodarnos y disfrutar del espectáculo.

Sus 210 plantas albergarán hoteles y apartamentos, y por supuesto diversas plataformas para contemplar la ciudad desde los cielos. Está previsto que por la noche emita un haz de luz como si de un descomunal faro se tratara.


Ianko López / elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 6 de 6
Ir a la página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 0 Invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario