Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Tamara De Lempicka
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Tamara De Lempicka 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a Tamara de Lempicka, también conocida como Tamara Łempicka (pronunciado Uempitsca), nacida Maria Gurwik-Górska (Varsovia; 16 de mayo de 1898 - Cuernavaca, México; 18 de marzo de 1980), fue una pintora polaca que alcanzó la fama en Europa y Estados Unidos con sus retratos y desnudos de gusto Art Déco.


 01_1539070526_133279

Tamara de Lempicka fotografiada en 1935 con un sombrero y vestido del diseñador francés Marcel Rochas

Nació en un ambiente de lujos y abundancia. Fue educada en un entorno femenino por su abuela, su madre y su tía. Viajó, tomó lecciones de arte, aprendió idiomas y buenos modales. En 1918 se casó con Tadeusz Łempicki, con quien se mudó a París, y allí continuó sus estudios de pintura.

Desde sus primeras obras, Tamara buscó representar la figura humana. Al respecto comentó Germain Bazin: "Un cuadro de Tamara se representa en general como un bajorrelieve de una sola figura de volúmenes poderosos que llena todo el campo del lienzo, hasta el punto en que, a menudo, el cima de la cabeza está cortado por el borde superior".

Durante los años veinte Lempicka asistió a clases con Maurice Denis en la Académie Ranson y posteriormente fue discípula de André Lhote en la Académie de la Grande Chaumière.

Tamara fue "la primera artista mujer en ser una estrella del glamour". Influenciada por el Cubismo, Lempicka fue una de las mayores representantes del estilo Art Déco en dos continentes, fue la artista favorita de muchas estrellas de Hollywood y además fue llamada "la baronesa con pincel".

Fue la retratista más reconocida de su generación entre la "alta burguesía" y la aristocracia, pintando a duquesas, grandes duques y las altas esferas sociales. A través de su red de amistades, fue capaz de exponer sus pinturas en los salones de mayor élite del momento.

María nació en el seno de una familia acaudalada, siendo desde pequeña una niña autoritaria y con carácter. Su padre fue un abogado judío de origen ruso que trabajaba para una comercializadora francesa, llamado Boris Gurwik-Górski, y su madre era Malwina Dekler, una socialité polaca.

Fue la segunda de tres hijos y asistió a un internado en Lausana, Suiza. En 1910 pinta un retrato de su hermana, el cual sería su primer trabajo. María pasó el invierno de 1911 con su abuela en Italia, viaje en el que descubre su pasión por el arte.

En 1912 sus padres se divorcian y María se muda a San Petersburgo, Rusia, con su tía Stefa, una mujer bien acomodada en la sociedad rusa. Cuando su madre se casa por segunda vez, ella decide vivir por su propia cuenta y pronto encuentra al hombre con el que se casaría. Gracias a los contactos de su tío, conoce al abogado polaco Tadeusz Łempicki (1888-1951) en 1916 y contrae nupcias con él en San Petersburgo, llevando una vida lujosa hasta que estalló la revolución de octubre de 1917.

Tadeusz fue encarcelado por los bolcheviques y María tuvo que buscarlo en varias cárceles. Con la ayuda del cónsul sueco logra sacarlo de prisión para trasladarse a Copenhague. Posteriormente se mudaron a Londres y finalmente a París, a donde también la familia de María escapó.

En 1923 se establecen en París, donde nació su única hija, Kizette. Tamara, ya con un nuevo nombre y en calidad de refugiada, tomó clases de pintura con Maurice Denis en la Académie Ranson y con André Lhote en la Académie de la Grande Chaumière, quienes influenciaron en su trabajo. Su estilo, que a menudo se identifica como "cubismo suave", empezó a cobrar popularidad a partir de 1922, año en que empezó a exhibir su trabajo, aunque no aparecía como mujer en los catálogos.

En 1925 presentó su primera exposición en Milán, Italia, bajo su propio nombre, apoyada por el Conde Emmanuele Castelbarco. Para ello, Lempicka pintó 28 trabajos nuevos en seis meses, un esfuerzo supremo considerando que cada retrato le tomaba cerca de tres semanas de trabajo.

En 1927, su cuadro Kizette en el balcón la hace acreedora de su primer premio, un diploma de honor en la Exposición Internacional de Burdeos. En 1929 se divorcia de Tadeusz y es en ese año que pinta uno de sus trabajos más famosos, Autorretrato en un Bugatti verde. En esta obra, Tamara de Lempicka recuerda la trágica muerte de la bailarina estadounidense Isadora Duncan, quien murió estrangulada en 1927, cuando su largo chal se enreda en una de las ruedas posteriores de su Bugatti.

Ese mismo año conoce al barón húngaro Raoul Kuffner de Diószegh (1886-1961), un coleccionista de su obra con quien viaja a Estados Unidos. En 1933, Tamara acepta casarse con el barón, aunque no oculta su orientación bisexual. Al poco tiempo, se hace famosa entre la burguesía neoyorquina y expone en varias galerías estadounidenses y europeas. En 1933 viaja temporalmente a Chicago, donde trabaja con Willem de Kooning y Georgia O'Keeffe. En 1938, se van a vivir a Beverly Hills, California.

En 1941, Kizette escapa de París bajo ocupación nazi y se va a vivir con su madre a Estados Unidos, donde rehace su vida. En 1960, Tamara cambia de estilo, pasándose al abstraccionismo. En 1962 muere su esposo y en 1978 ella decide mudarse a Cuernavaca, México.

El 18 de marzo de 1980, Tamara de Lempicka muere en Cuernavaca mientras dormía. Kizette, complaciendo el sueño de su madre, acompañada del escultor mexicano Víctor Manuel Contreras (heredero de gran cantidad de las obras de la pintora), subió a un helicóptero y arrojó las cenizas de Tamara en el cráter del volcán Popocatépetl.


 7_1539071819_524763

Tamara de Lempicka - Autorretrato en el Bugatti verde.


Obra

Su producción se centra en retratos femeninos y en desnudos de ambos sexos. Siguiendo la tendencia de la pintura art decó, pintaba mujeres etéreas, con ropajes flotantes y dedos largos, si bien dan una impresión férrea y escultural por la pincelada pulida y los marcados contrastes de luces y sombras; son sus mejores ejemplos, junto con los desnudos. Sus influencias principales son Botticelli, Bronzino, el retrato manierista en general, y el Cubismo, pero sin llegar al arte abstracto. Curiosamente, Tamara empleaba este eclecticismo o fusión de estilos antiguos para representar temas actuales, donde las figuras visten ropajes y peinados de última moda.

Aunque las imágenes más populares de su arte son desnudos, también retrató a su hija en varias ocasiones y a personas relacionadas con la burguesía artística de París y Nueva York. También realizó cuadros de flores.


 untitled_1539074605_272465

Su estética ha atraído a estrellas del espectáculo como Barbra Streisand, Jack Nicholson y Madonna, de quienes se dice que coleccionaban sus pinturas. Madonna se inspiró en esta pintora para su video musical Vogue, de 1990. También aparece un cuadro de Tamara en el video musical de la canción Open Your Heart, de la misma cantante. En 1990, Pablo Sodor estrena en Argentina TAMARA (The Living Movie) que recrea de una forma teatral nunca vista hasta entonces la visita de la pintora a Il Vittoriale degli Italiani, la casa del poeta Gabriele d’Annunzio.

Espero que la recopilación que he conseguido de esta artista extranjera, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección del foro de xerbar, y en lo posible contribuya en su divulgación.






algunas obras


 000_1538988190_699912

La bella Rafaela, ó 1927. Óleo 65 × 92 cm. Colección de Sir Tim Rice, Newgate (Reino Unido). Obra de Tamara de Lempicka

Una modelo conocida sólo como Rafaela sirvió de inspiración para las pinturas de Tamara de Lempicka durante al menos un año.

En esa época, la artista estaba en París, y caminando un día por una de sus calles vio que todo el mundo se detenía a ver a una mujer que iba delante suya.

La Lempicka la adelantó y se giró para volver. «Era la mujer más hermosa que había visto jamás… unos enormes ojos negros, una boca sensual, un hermoso cuerpo. Me paré y le dije: “Madmoiselle, soy pintora y me gustaría que viniese a posar para mí. ¿Quiere usted hacerlo?” Ella sólo dijo: “Sí, ¿por qué no?”».

Al día siguiente Rafaela se presentó en el estudio de de Lempicka y así nació este fantástico cuadro Art- Decó, y otras seis obras realizadas en esta alocada década de jazz, champán y sexo desbocado.

Era el París de los años 20, en el que debido a la guerra la gente sentía que todas las reglas seguidas habían sido en vano, y de pronto se sentían con licencia para hacer cosas que antes tenían que ocultar.

La relación entre la artista y la modelo fue una de ellas.

Rafaela está reclinada, quizás descansando después de una noche de amor. La iluminación incide sobre la modelo amplificando sus volúmenes. El fondo es oscuro, como uno de los cuadros barrocos que Lempicka admiraba.

Las únicas notas de color las dan los labios rojos, y esa tela que no cubre demasiado el desnudo de la bella Rafaela, además de la firma de la artista en la esquina superior izquierda.



Otras obras


 6_1539071639_316309

'Ragazza con viole del pensiero', c. 1945. Obra de Tamara de Lempicka


 02_1539071004_859591

'La sciarpa blu', 1930'La bufanda azul' (1930), uno de los cuadros más representativos de la exposición monográfica sobre Tamara de Lempicka que se celebra en el Arena Museo Opera de Verona, en Italia


 03_1539071191_500912

'Retrato de Madame Perrot' (1931-32). Dueña de un estilo que enamoró tanto a la bohemia como a la alta sociedad, Lempicka combinó un estilo escultórico clásico con la osadía del cubismo


 9_1539074932_365524

'El sueño'. Obra de Tamara de Lempicka


 05_1539071512_630838

'Prospettiva (le due amiche)', 1923 . Obra de Tamara de Lempicka


 8_1539071878_468871

The Brilliance, 1932. Obra de Tamara de Lempicka


 04_1539071965_933407

'Ragazza in verde', 1930-1931'Chica de verde' (1930-31). Obra de Tamara de Lempicka


 
 00_1538999550_743415



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Tamara de Lempicka, también conocida como Tamara Łempicka (pronunciado Uempitsca), nacida Maria Gurwik-Górska (Varsovia; 16 de mayo de 1898 - Cuernavaca, México; 18 de marzo de 1980), fue una pintora polaca que alcanzó la fama en Europa y Estados Unidos con sus retratos y desnudos de gusto Art Déco.


Fuentes y Agradecimientos: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, historia-arte.com, 20minutos.es, mujeresenlahistoria.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Tamara De Lempicka 
 
Tamara de Lempicka, estrella del ‘art déco’ y del ‘glamour’

Reconocida por su arte con los pinceles y dama de alta sociedad a partes iguales, su nombre entró en la historia desde la primera exposición que se organizó sobre el nuevo y elegante estilo pictórico



 10_1539075966_523512
 
Tamara de Lempicka posa pintando frente a uno de sus cuadros Getty

Tamara de Lempicka fue sofisticada desde la cuna. Nació en una familia adinerada y no le costó acostumbrarse al buen gusto y al lujo. Fue tan presumida que se cree que mintió no solo sobre su edad, sino también sobre su lugar de nacimiento y, más tarde, sobre su hija, a la que presentó como su hermana pequeña para quitarse años. Pero todo se le perdona a una artista considerada la ‘reina del art déco’ y con una vida tan fascinante como su obra sin que una se comprenda sin la otra.

Excéntrica, vanidosa, bisexual reconocida y de una personalidad arrolladora, creó un personaje a la medida de los años locos de entreguerras que le permitió triunfar tanto en la pintura como en la vida social europea y norteamericana al representar como nadie la estética y la atmósfera que caracterizaron los años 20 y el principio de los años 30 del pasado siglo.

Tamara de Lempicka se llamaba en realidad Tamara Rosalía Gurwik-Górska. Su padre fue un rico judío de origen ruso y su madre una polaca de la alta sociedad. La familia estaba compuesta, además, por otros dos hermanos que pasaron sus primeros años de vida en Moscú. Tamara de Lempicka nació entre 1895 y 1900, aunque posteriormente se las arreglaría para que en su partida de nacimiento constara que fue en Polonia donde nació el 16 de mayo de 1898.

Tampoco se sabe muy bien si su padre se divorció de su madre o se quitó la vida. Según la biografía de la propia artista, se divorciaron y este hecho favoreció sus viajes y su futuro lleno de lujos y ‘glamour’. La infancia y adolescencia de Tamara transcurrió con grandes dosis de educación artística y académica por la clase social acomodada a la que pertenecía su madre, que hasta le permitieron estar en un internado en Lausana, Suiza.
 
En 1910 pintó un retrato de su hermana que siempre recordó como su primer trabajo, y pasó el invierno de 1911 con su abuela en Italia, un viaje que le ayudó a descubrir su pasión por el arte y los pintores del Renacimiento. Tras el divorcio de sus padres y la muerte de su abuela se fue vivir a San Petersburgo con su tía Stefa, una mujer también muy rica y bien acomodada en la sociedad rusa. Fue en estos años cuando De Lempicka empezó a acudir a la Academia de Bellas Artes y a participar activamente en la vida cultural de la ciudad acudiendo a conciertos, recitales, teatros y ballets.

En uno de estos actos conoció a su primer marido, el rico abogado Tadeusz Lempicki, con quien se casó en 1916 y con quien tuvo a su hija Maria de Krystyna, a la que llamaría cariñosamente Kizette. La coquetería de Tamara estaba tan consolidada que presumía de que su hija había nacido en París en 1918 y, cuando superó la adolescencia, la presentaba como su hermana pequeña.

Aunque acababa de estallar la Primera Guerra Mundial, el conflicto no afectó a la pareja, que vivió unos años de luna de miel dadas sus posibilidades. En realidad, fue la Revolución Rusa la que truncó de forma temporal la felicidad de la pareja. Tadeusz fue encarcelado por los bolcheviques pero la valentía y el amor de Tamara hacia su marido consiguieron liberarlo con algún favor del cónsul de Suecia y huyeron a París, donde fijaron su residencia.

Sanos y salvos, pero sin dinero, llegaron a un París en plena ebullición creativa y que acogía indistintamente en 1918 a nobles rusos que debían reinventar sus vidas y empezar de cero y a pintores que alcanzarían fama mundial pero que aún lo sabían. De hecho, la familia Lempicki malvivió en esos los primeros años de exilio. Como ricos que creían que seguían siendo, Tadeusz se negó a trabajar para sobrevivir, así que fue la hermana de Tamara, futura arquitecta, la que animó a ésta a desarrollar su juvenil afición y disposición para la pintura.

Tamara continuó estudiando y empezó a ganar fama entre la alta sociedad parisiense gracias a sus elegantes y sofisticados retratos. Acudió a la Academia Ranson, donde recibió clases de pintura de Maurice Denis y, posteriormente, siguió estudiando con André Lhote, una gran influencia para su obra.

En la década de los años 20 Tamara comienza a exponer sus obras con gran éxito artístico y económico. Supo hacerse un hueco en la burguesía acomodada y entre los ricos empresarios, que le encargaron gran cantidad de retratos para decorar sus palacetes, así que empezó a pintar más de 12 horas al día. Empezó a ganar mucho dinero, pero las alabanzas se mezclaban con las críticas a sus obras acusándola de emplear un estilo cursi y ser obras lascivas.


 11_1539075931_722519

'Printemps' (1928-1930), de Tamara Lempicka

En 1925 presentó su primera exposición con su propio nombre. Fue en la ‘Exposition internationale des arts décoratifs et industriels modernes’. Para ello, Tamara De Lempicka pintó 28 trabajos nuevos en seis meses, un esfuerzo supremo considerando que cada retrato le llevaba cerca de tres semanas de trabajo. Desde ese momento, Tamara quedó unida al ‘art déco’ como la primera mujer y máxima exponente.

En 1927, su cuadro ‘Kizette en el balcón’ la hace acreedora de su primer premio, un diploma de honor en la Exposición Internacional de Burdeos. Sin embargo, no todo es felicidad en su vida, ya que también se divorcia de Tadeusz, y es que el estilo de vida de Tamara estaba muy alejado de las normas sociales comúnmente aceptadas al no ocultar sus muchos amores con hombres y mujeres, ya fueran verdaderos o inventados, así que su conocida amistad con Gabriel d’Annunzio tuvo la consecuencia del divorcio.

Tamara entró en crisis porque su universo de pintar a destajo, atender a su hija, aguantar a su marido, salir por las noches y relacionarse con la alta burguesía se le desvanecía en una de sus patas: llegaron las depresiones y tratamientos psiquiátricos..., la resaca de los excesos y de lo inesperado. De hecho, el retrato que estaba pintando a su marido en 1928, y que no acabó, lleva por título el expresivo ‘Retrato de hombre inacabado’.
 
En 1929 De Lempicka pintó uno de sus trabajos más famosos, ‘Autorretrato en un Bugatti verde’, obra en la que Tamara recuerda la trágica muerte de la bailarina estadounidense Isadora Duncan, que murió estrangulada en 1927 cuando su largo chal se enredó en una de las ruedas posteriores de su Bugatti.

Tamara de Lempicka volvió a casarse en 1934 con el barón Raoulf Kuffner. El inicio de la Segunda Guerra Mundial y su ascendencia judía contribuyeron a que Tamara y su hija, junto con la nueva pareja de la artista, se mudaran a América. La artista no tardó en hacerse famosa entre la burguesía neoyorquina y expuso en varias galerías estadounidenses y europeas. Viajó temporalmente a Chicago para trabajar con Willem de Kooning y Georgia O’Keeffe, pero en 1938 se fueron a vivir a Beverly Hills y más tarde a Nueva York, Houston y Los Ángeles, donde también se dedicó al interiorismo. En Estados Unidos dejó huella de su irresistible ‘glamour’, ya que Greta Garbo, Orson Welles y Rita Hayworth, entre otros, eran habituales de sus grandes fiestas.

Fue un gran periodo para De Lempicka, al conseguir muy pronto de manera sencilla la admiración y el respeto del mundo del Hollywood, pero eso duró hasta que en la época de la posguerra se empezó a apreciar a otros representantes de diferentes movimientos como el surrealismo y el arte abstracto. En principio no le importó demasiado, ya que Tamara era baronesa y el personaje de su vida superaba a la artista que era.

Sin embargo, en 1960 Tamara De Lempicka cambia de estilo, pasándose al abstraccionismo, aunque su carrera decadente ya no remontó a pesar de sus intentos por renovar su estilo y centrarse en imitaciones de paisajes surrealistas y la abstracción expresionista y textural. Dos años después, en 1962, muere su esposo, así que decide mudarse a Cuernavaca, México, junto a su hija hasta el final de sus días.

El 18 de marzo de 1980, a los 81 años según su partida de nacimiento, Tamara de Lempicka murió mientras dormía. Su hija Kizette, complaciendo el sueño de su madre, subió a un helicóptero y arrojó sus cenizas en el cráter del volcán ‘Popocatépetl’ acompañada del escultor mexicano Víctor Manuel Contreras, heredero de gran cantidad de las obras de la pintora.

Tamara de Lempicka fue una adelantada a su tiempo que mostraba damas elegantes, refinadas, frías y hasta inalcanzables, representando, sobre todo, la figura femenina aunque también realizó retratos de la burguesía y de la clase acaudalada del momento, así como temática floral en el último periodo de su vida. Los colores vibrantes y brillantes, contrastes de luces y sombras, paleta de colores fuerte e intensa, líneas precisas y afiladas definen su obra y también su legado.

Su obra continúa causando admiración y muchas personas del mundo del arte y el espectáculo tienen sus pinturas, como Jack Nicholson, Barbara Streisand o Madonna. En este último caso, la admiración es tan grande que ha ejercido influencia y ha marcado tendencia en la propia imagen de Madonna y en su estética en videoclips como ‘Vogue’ y ‘Open your heart’.


Publicado el 16 de mayo de 2018 por elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Tamara De Lempicka 
 
Palacio de Gaviria (c/ Arenal, 9). Precio: 13 euros / Del 5 de octubre al 24 de febrero de 2019.


Exposición en Madrid de Tamara de Lempicka



 000_1538988190_699912
 
Tamara de Lempicka Palacio de Gaviria

Su Autorretrato en el Bugatti verde se convirtió en todo un símbolo de modernidad e independencia femenina, sus múltiples desnudos en reflejo de su fascinación por el cuerpo de las mujeres –y de su condición de bisexual– y su Muchacha con guantes en un perfecto ejemplo de la sensualidad que tan presente estuvo en toda su obra.

A Tamara de Lempicka se le atribuye la frase “entre cientos de pinturas, reconocerías las mías”, y lo cierto es que a esta artista polaca, reina de la pintura art déco, no le faltaba razón. Hoy en día, es imposible no identificar como suyos todos esos cuadros llenos de mujeres elegantes y sofisticadas, retratadas con pinceladas vigorosas, colores brillantes y formas rotundas.

Tamara de Lempicka no sólo fue una artista valiente y desacomplejada con una vida llena de excesos, sino que además, su pertenencia a los círculos de la alta sociedad, le permitió retratar con maestría la decadencia de la burguesía de la época. Esta muestra incluye unas 200 obras de Lempicka y constituye la primera retrospectiva de la artista en la capital.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 0 Invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario