Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 2 de 2
Ir a la página Anterior  1, 2
 
TINTORETTO (Jacopo Robusti)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO 
 
La escritora italiana recrea en La larga espera del Ángel la vida del pintor italiano y la Venecia entre el Renacimiento y el Barroco



Melania G. Mazzucco: "Tintoretto es el cerebro más terrible de la pintura"



 0tintorettoselfportrait_1437079562_940083

Tintoretto, autorretrato de 1588. Óleo sobre tela. Musée du Louvre
 
Febril y postrado en su cama, poco antes de morir, Jacomo Robusti, Tintoretto, repasa su vida. Ha sido un pintor extremado, hecho a sí mismo, que tardó varias décadas en hacerse un hueco entre los maestros -Tiziano en lo más alto- de su época. Una época a caballo entre el Renacimiento y el Barroco, entre la Reforma y la Contrarreforma. La voz se la presta Melania Mazzucco, una de las escritoras más relevantes de la literatura italiana actual, que hace apenas unos días sumaba a su laureado currículo el Premio Viareggio. Lo hace en su novela La larga espera del Ángel (Anagrama), a la que ha dedicado casi una década. Tanto esfuerzo de documentación emerge en las más de 500 páginas del libro. La Venecia cruel y, a la vez, refinada del Cinquecento aparece recreada hasta en los detalles más minimalistas. Son variados los remordimientos que le impiden a Tintoretto dejar este mundo con la conciencia tranquila. Pero hay uno que le pesa por encima de todos: la absoluta vampirización a que sometió a su hija (ilegítima) Marietta, su obra de arte más perfecta, que acabó viviendo una vida diseñada al milímetro por su padre.


 0melania_g_mazzucco

Melania G. Mazzucco

Pregunta.- Reconoce que hace unos años no sabía apenas nada sobre Tintoretto. ¿Cómo surgió su interés por este pintor?
Respuesta.- El interés se me despertó cuando vi en la iglesia veneciana de la Maddonna dell'Orto su cuadro Presentación de la virgen en el templo. Me conmovió mucho cómo un pintor del Cinquecento presenta el destino de la niña y cómo se ocupa del mundo femenino, porque el cuadro está lleno de mujeres. Me desconcertó porque yo tenía una idea muy diferente de Tintoretto. En la escuela me habían dicho que eran un pintor manierista, de la contrarreforma... Nada que ver con lo que estaba viendo. Entonces empiezo a investigar más sobre él, a viajar a Venecia a menudo, y me compruebo que la niña del cuadro es Marietta, su hija ilegítima, una mujer fascinante, también pintora, de la que se había perdido su rastro, y con la Tintoretto mantuvo una relación de amor absoluto.

P.- Ha trabajado en esta historia muchos años. ¿Qué aspectos de su exhaustivo retrato de la ciudad en el Cinquecento le han costado más investigar?
R.- He estado nueve años inmersa en esta historia. Lo que más me interesaba recuperar era los detalles de la vida cotidiana de un pintor: cómo se relacionaba con los tipos que le encargaban los cuadros (nobles, ricos mercaderes...), cómo pintaba, cómo hablaba, cómo era su taller, qué objetos utilizaba, qué comía, cómo le afectaba el frío del invierno veneciano... Me han sido muy útiles los testimonios de personas de la época que he encontrado en los procedimiento jurídicos archivados. Y conseguí el diario de la suegra de Tintoretto: ¡fue como encontrar un tesoro!

P.- También peregrinaba por las iglesias de Venecia en busca cualquier anotación en sus registros sobre Marietta...?
R.- Era muy importante encontrar alguna prueba documental de su existencia, porque la leyenda decía que esta mujer había sido una invención del propio Tintoretto. El archivo de la iglesia donde se casó había desaparecido pero, por suerte, se conservaba la página donde constaba con quién había contraído matrimonio, con qué edad lo hizo, su domicilio... La búsqueda de todo estos datos fue una gran aventura para mí.

P.- La relación de Tintoretto con esta hija ilegítima que nació de su relación con una prostituta alemana trascendió lo estrictamente paternofilial...
R.- Fue una relación muy compleja; una relación entre creador y criatura, se podría decir. Tintoretto marcó casi todos lo pasos de esta hija. La obligó a casarse con quien él quería y también fue él quien le enseñó a pintar. Ella fue seguramente su mejor alumna, pero acabó renunciando a su libertad por seguir las exigencias paternas, hasta quedar prácticamente disuelta en la excesiva protección de Tintoretto. Es algo que llama la atención, porque él tuvo otras cuatro hijas legítimas, pero nunca se preocupó por ellas tanto como por Marietta. En esa época las hijas ilegítimas eran, por lo general, abandonadas a su suerte. Fue una relación de amor absoluto, en la que él deseo también estaba presente.

P.-¿Por qué decidió contar la historia con la propia voz de Tintoretto, en primera persona?
R.- Eso ha sido una de las cosas más difíciles en la escritura de la novela. Tintoretto era un pintor muy temerario, le gustaban pintar cuadros que le plantearan alguna dificultad o algún desafío. Era un hombre que se arriesgaba en sus decisiones, estéticas y vitales, y yo creía que si escribía sobre él también me debía arriesgar, para intentar estar a su altura. También lo creí necesario porque Tintoretto fue el creador de la historia de su hija Marietta, él contó y escondió lo que quiso. En realidad, fue como su biógrafo.

P.- Tiziano, el gran maestro de la época, le rechazó. ¿Temía su talento?
R.- A Tiziano le inspiró desconfianza desde el principio. Vio en él un muchacho orgulloso y con mucho talento. Todos los maestros del Cinquecento se buscaban alumnos que se limitaran a imitarles, que se anularan en sus propias enseñanzas y no fueran más allá. Tiziano percibió que Tintoretto buscaba tener su propia identidad pictórica, no ser un simple replicante. Intentó obstaculizar su carrera y difundió una especie de leyenda negra contra él que le perjudicó muchísimo, incluso hasta nuestros días.

P.- En su opinión, ¿qué cualidades hacen de él un pintor especial? Decía Sartre que fue "el primer cineasta".
R.- Fue un pintor muy avanzado para su tiempo, muy moderno. Su pintura te impacta en cuanto la ves: sus cuadros y sus personajes son los que te observan a ti, y no al revés. Además fue capaz de pintarlo todo. Ha pintado a Jesucristo y muchas escenas religiosas, la mitología griega y muchos retratos de sus contemporáneos. Pinta príncipes, nobles y obispos mirándoles cara a cara, sin intimidarse por su cargo o por su estatus social. Los miraba simplemente como a seres humanos. Fue también un pintor muy intelectual, que manejaba textos condenados por heréticos. Estaba continuamente investigando sobre la religión. Era una mente muy inquieta, siempre a la búsqueda. No en vano, se le definía como el cerebro más terrible de la pintura.


Tiziano contra Tintoretto


 0autorretratos_de_tintoretto_y_tiziano

Autorretratos de Tintoretto y Tiziano.

Tiziano y Tintoretto vivieron una constante guerra de egos



elmundo.es / elcultural.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 16 Julio 2015, 21:48; editado 3 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO 
 
La agonía de Tintoretto


La larga espera del ángel     



 la_larga_espera_del_ngel

Traducción de Xavier González Rovira - Anagrama. Barcelona, 2011 - 520 páginas - Precio: 24,50 €

La pasión por escribir, también en autores de probado talento, no siempre lleva a una tarea con resolución feliz. El dominio de las destrezas, a veces, queda obstruido por el ensimismamiento. Melania Mazzucco (Roma, 1966) es una excelente escritora, a quien hemos podido agradecer libros tan notorios como Vita, Ella, tan amada y Un día perfecto (todos en Anagrama). Su extraordinaria capacidad para documentarse sobre la época que va a abordar (la emigración italiana a Nueva York a principios del siglo XX, el periodo de entreguerras en Europa, las veinticuatro horas de un día de mayo de 2001 en Roma) refleja una atención al detalle que habría elogiado Nabokov. Y esa documentación la autora la pone hábilmente, sin que pesadamente gravite sobre el texto, al servicio de la imaginación literaria. Así sucedía en las novelas mencionadas. En esta ocasión, sin embargo, el clima de época prima demasiado sobre los personajes y estos, debido al exceso de documentación, parecen borrarse a la vez que se dibujan. Mazzucco ha elegido la figura de "el Tintoretto", que apenas salió de Venecia, para adentrarse en la cotidianidad familiar, en sus trabajos y recelos, en el fracaso y la gloria del arte confrontada con un ámbito familiar marcado por las desavenencias, los equívocos y la frustración del padre que hubiera querido prolongar su arte en sus hijos. La novela tiene una estructura compuesta por capítulos que corresponden a los últimos quince días de fiebre: una larga agonía en la que el pintor rememora su vida, en una suerte de gran inventario, muy minucioso, con Dios como interlocutor. Pero esta estructura se ve constantemente impugnada por una elocución poco selectiva, de modo que, frente a páginas magistrales, como las dedicadas a su hija natural Marietta -figura extravagante, indomable, imprevisible, fallecida a los 22 años-, la prolijidad se adueña del texto produciendo un movimiento circular que cancela la seguridad de estar avanzando en alguna dirección. Esto, que podría adjudicarse al delirio, tampoco cobra relieve, pues la voz narradora se deleita en la crónica de escenas cotidianas, sin distinguir lo significativo de lo obvio. De ahí la punzante sensación de que la historia de Marietta hubiera acaso servido, por sí sola, de soporte unificador del drama de "el Tintoretto", desengañado de las convenciones de la época y no obstante esclavizado por ellas. Criada como un muchacho, naturalmente dotada y encauzada al arte, dueña de un "ardiente apetito de conocimiento", Marietta representa para el pintor el desafío de lo desconocido, pero también su claudicación, la resignación a Venecia. Sin embargo, la escrupulosidad en las eventualidades domésticas diluye finalmente la magnitud del drama. El resultado no invalida por completo la novela, pero ésta se resiente al cabo de artificiosidad por la abundante reconstrucción, y finalmente transmite, aunque con indudable veracidad, un eficiente registro notarial que hubiera necesitado más soplo de vida.


 0melania_g_mazzucco2

Melania G. Mazzucco, es la autora de 'La larga espera del ángel'



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 16 Julio 2015, 21:52; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO (Jacopo Robusti) 
 
Los museos madrileños consiguen fondos para realizar cuatro restauraciones emblemáticas


El Paraíso, de Tintoretto del Thyssen. La restauración empezará en junio en el hall del museo



 00_1437079310_718326

El cuadro de Tintoretto 'El Paraíso', expuesto en el Museo Thyssen-Bornemisza. / GORKA LEJARCEGI

Los oros tres son: 'La Mujer en azul', de Picasso en el Reina Sofía; 'La revelación a San Pío V'. Se puede ver en in situ la restauración en el Museo Naval y la ya restaurada 'Gioconda' del Prado, de un discípulo de Leonardo da Vinci.

Museos españoles consiguen fondos para restauraciones. El cuadro de 'una mujer llamada azul' de Picasso ha recuperado el color y el vigor originales, y ya se exhibe en el Reina Sofía. La mujer de azul no solo ha regresado, también ha abierto las puertas de las subvenciones a otras obras afincadas en Madriddel artista malagueño fue restaurado gracias al programa de conservación de arte del Bank of America Merrill Lynch, que aportó 200.000 euros, y que ahora ha anunciado su participación en una nueva obra, esta vez en el museo Thyssen-Bornemisza.

La pieza elegida ha sido El Paraíso de Tintoretto, el último gran pintor del Renacimiento. Esta obra de grandes dimensiones (169 x 494 centímetros) se centra en la Coronación de la Virgen, inspirándose en el Paraíso de Dante. Nubes, ángeles, querubines y bienaventurados componen el cuadro de vivos colores.

La peculiaridad de esta restauración es que se llevará a cabo en el vestíbulo del museo, donde está ubicada la obra. Esto permitirá a los visitantes contemplar el proceso en todas sus fases y comprender mejor las complejidades de la conservación del arte.

Ubaldo Sedano, jefe de restauración del museo Thyssen-Bornemisza, explica que será una experiencia muy didáctica para aquellos que visiten el museo durante el periodo de restauración, que comenzará en junio y durará aproximadamente seis meses. Una pantalla acompañará las labores de reparación a tiempo real. Por ejemplo, si descubren un dibujo preparatorio bajo la pintura lo proyectarán en la televisión y explicarán la forma de trabajar de este artista que fue discípulo de Tiziano, máximo exponente de la Escuela Veneciana del siglo XVI.

“Hace dos décadas que este cuadro no se restaura. Por eso se presentó al programa de conservación. También porque está con nosotros desde que se abrió el museo, que este año celebra su 20 aniversario. Es muy representativo”, añade Sedano.


 000_1437079426_802280

El Thyssen es el primer museo español en restaurar un cuadro ante el público. La pintura El Paraíso, de Tintoretto, ha sido descolgada de las paredes del museo para los trabajos de restauración.



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 16 Julio 2015, 21:44; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO (Jacopo Robusti) 
 
El madrileño Museo Thyssen muestra la intervención de una de sus joyas, 'El Paraíso', pintada por el veneciano en 1588



Tintoretto, restauración en directo


El Museo Thyssen monta el espectáculo con la intervención en público de 'El Paraíso'



user_50_limpieza_de_el_para_so_de_tintoretto_en_el_museo_thyssen_bornemisza    

Limpieza de 'El Paraíso', de Tintoretto, en el Museo Thyssen-Bornemisza. / MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA

Está en el mismo lugar que ocupa desde hace casi 20 años: a la derecha del gran hall del Museo Thyssen. Pero desde hace unos días solo se le puede ver a través de los cristales de la caseta blanca construida expresamente para este gran óleo de 169,5 x 494 centímetros. Aprovechando la moda de las restauraciones espectáculo, los responsables del museo no han dudado en intervenir públicamente a una de las joyas de la colección: El Paraiso, pintado por Tintoretto hacia 1588 para decorar la Sala del Maggior Consiglio en el Palacio Ducal del Dogo, en Venecia.

Las cicatrices del paso del tiempo y de los inadecuados barnices reclamaban desde hace tiempo la intervención quirúrgica que hoy mismo empieza y que se prolongará a lo largo de un año. Además de seguir el trabajo de los expertos, capitaneados por el jefe de restauración del museo, Ubaldo Serrano, los visitantes pueden ver el estado actual de la composición en una de las salas de la ampliación en la que las imágenes dan cuenta del aspecto de cada detalle de esta obra dedicada a la Coronación de la Virgen con el Espíritu Santo como eje de la escena. Junto al cuadro, ya están preparados todos los utensilios necesarios sobre dos mesas de hospital colocadas delante del lienzo.

Esta es una de las primeras ocasiones en las que se puede contemplar en vivo el trabajo de los restauradores. Guillermo Solana, director del museo, explica que se acaba así un tiempo en el que el trabajo de los expertos se hacía de manera secreta, fuera de la mirada del público. "Ahora se puede ver lo que se hace con un cuadro y como se hace. Hay un interés apasionado por parte del público por contemplar la labor de estos artesanos del arte. En países como Italia, es algo frecuente."

Financiado por Bank of America Merrill Lynch, el trabajo consistirá en revisar, limpiar y restaurar el cuadro. "No se trata de ponerlo más bonito", advierte el jefe de restauración, "sino de que vuelva a su estado original". Cuando todo esto acabe, la actual exposición se sustituirá por otra en la que se muestren al público los secretos que se vayan descubriendo.


user_50_detalle_de_el_para_so_de_tintoretto

Detalle de 'El Paraíso', de Tintoretto. / MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO (Jacopo Robusti) 
 
‘El Paraíso’ de Tintoretto vuelve a casa


Tras casi dos años de restauración el lienzo del genio veneciano vuelve a su emplazamiento habitual en el museo Thyssen


user_50_03_1362425057_317580

La obra del pintor italiano del siglo XVI, una de las obras más emblemáticas de la Colección Thyssen-Bornemisza, ha vuelto esta mañana al Thyssen bajo la atenta mirada de varios medios de comunicación.

El Paraíso, espectacular lienzo con el que Tintoretto quiso rivalizar con la mismísima capilla Sixtina de Miguel Ángel, ha regresado esta mañana a su emplazamiento habitual, al final de la galería que da entrada al Museo Thyssen en Madrid, tras una restauración de casi dos años, subvencionada por el proyecto de conservación de arte de Bank of America Merril Lynch.


user_50_04_1362425135_662662

La obra, que quiso rivalizar con la mismísima capilla Sixtina de Miguel Ángel, ha sido devuelta al museo casi dos años después.

En una operación de tintes cinematográficos, el equipo de brigadas de la pinacoteca ha trasladado el enorme cuadro ante la vista de un nutrido grupo de periodistas y empleados del centro. Están ciertamente poco acostumbrados a trabajar con público, pero esta vez era distinta. Después de todo, la última fase de la restauración (la más artesanal, la que llega tras las radiografías, las fotografías y reflectografías infrarrojas y los análisis químicos) se ha practicado a la vista de los visitantes.

Desde julio, Susana Pérez y Alejandra Martos, del equipo de restauración del Thyssen, han trabajado ante el público en una suerte de vitrina a la entrada del edificio para corregir faltas, retirar repintes y devolver en suma todo su esplendor a la obra maestra de Tintoretto, una de las más importantes de la colección.


user_50_02_1362425005_907937

La última fase de la restauración, la más artesanal, llega tras las radiografías, las fotografías y reflectografías infrarrojas y los análisis químicos.

Guillermo Solana, director artístico del museo lo ha comparado con “un reality contemporáneo” y con uno de esos “teatros anatómicos” en los que los estudiantes de cirugía observan una operación en directo y se ha felicitado por la decisión de efectuar los trabajos a la vista de todos: “Hemos conseguido una relación más íntima, diría que hasta física, entre el museo y los visitantes, justo ahora que celebramos el veinte aniversario”.

Una vez que los brigadas, perseguidos por un enjambre de fotógrafos y camarógrafos, han acarreado el cuadro para cubrir la distancia entre la UVI artística y el emplazamiento final, una máquina hidráulica ha elevado el lienzo de tamaño extraordinario (169,5 x 494 cm). Este Paraíso, en el que se representan los círculos concéntricos de la gloria, fue el segundo de los dos bocetos presentados hacia 1588 por Tintoretto al Senado veneciano, que buscaba decorar la pared que remata la estancia principal del palacio de los Dux, la sala del Gran Consejo.


user_50_01_1362424892_607711

'El Paraíso' de Tintoretto, una de las obras más emblemáticas de la Colección Thyssen-Bornemisza, a su regreso su ubicación habitual en el hall del museo.

Con el cuadro bien asegurado en la pared, ha llegado el momento de los reconocimientos (al banco benefactor, claro, que ya apoyó la restauración en el Reina Sofía de la Mujer en azul, de Picasso). También, la hora de compartir los secretos que toda restauración saca a la luz. Esta ha servido para confirmar la sobrenatural destreza técnica de Tintoretto, que pintó todas las figuras desnudas, en un “inusual alarde anatómico”, para después vestirlas con el pincel, según ha revelado Ubaldo Sedano, restaurador jefe de la pinacoteca.

Pero sobre todo ha sido el momento de acercarse al cuadro y contemplar de cerca esos azules y amarillos subidos, la sensacional distribución de los espacios y los gestos y el genio delicadamente desmayado de Tintoretto, que desde hoy luce en el Thyssen en perfecto estado de revista.


user_50_tintoretto_el_para_so_c_1588

El Paraíso (recién restaurado), obra de Tintoretto, c. 1588. Óleo sobre lienzo, 169,5 x 494 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Enlace del Museo Thyssen, para ver el largo proceso de restauración de El Paraíso de Tintoretto



Fuentes: elpais.com / museothyssen.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO (Jacopo Robusti) 
 
El Gobierno decide que El Bosco, Van der Weyden y Tintoretto sigan en El Prado


Vicepresidencia no atenderá la petición de devolución cursada por Patrimonio Nacional



 1280px_el_lavatorio_tintoretto

El Lavatorio. Tintoretto, 1548-1549. Óleo sobre lienzo, 210 × 533 cm. Museo del Prado, Madrid

Todo apunta a que El Bosco, Van der Weyden y Tintoretto se quedarán en el Museo del Prado, su lugar de residencia desde 1936. La petición de devolución cursada por Patrimonio Nacional a la pinacoteca que dirige Miguel Zugaza para que varias pinturas de estos maestros pasen a engrosar la colección del Museo de Colecciones Reales que será inaugurado en 2016 está a punto de recibir una respuesta negativa por parte del Gobierno.

“La decisión está tomada a falta de cerrar dos flecos jurídicos, los cuadros no saldrán del Prado”. “El Gobierno no tiene previsto de ningún modo tocar la colección del Prado, esos cuadros se quedarán en el museo”. Son declaraciones tajantes efectuadas a este diario por dos altos representantes del Gobierno de Mariano Rajoy, que ultima estos días un documento legal con el fin de sellar el depósito definitivo de varias obras de estos artistas en El Prado. Parece que los deseos manifestados por José Rodríguez-Spiteri, presidente de Patrimonio Nacional, caerán en saco roto. Esos deseos, compartidos por la persona que dirigirá el Museo de Colecciones Reales, José Luis Díez, apuntaban en concreto a cuatro obras: El jardín de las delicias y La mesa de los siete pecados capitales, de El Bosco; El descendimiento de la cruz, de Van der Weyden; y El lavatorio, de Tintoretto.


 hieronymus_bosch_the_seven_deadly_sins_and_the_four_last_things

Mesa de los pecados capitales. El Bosco, 1485. Óleo sobre tabla, 120 × 150 cm. Museo del Prado

El pasado mes de julio, según una información publicada en El Confidencial, José Rodríguez-Spiteri dirigió una carta a Zugaza recordándole que esas pinturas —consideradas obras capitales de la colección por parte de los responsables del Prado— eran propiedad de Patrimonio Nacional y que su intención era recuperarlas. ¿Destino? Un lugar de honor en el futuro Museo de Colecciones Reales. Las obras viven en el Museo del Prado desde 1936, después de que la Junta de Incautación y Protección del Tesoro Artístico del Gobierno de la República las trasladara a la pinacoteca madrileña para protegerlas durante la Guerra Civil. Un decreto franquista de 1943 certificó la permanencia de los cuadros en El Prado mediante la figura jurídica de un depósito temporal, depósito que fue renovado por última vez en un nuevo documento sellado por ambas partes en 1998.

La situación en julio en torno a la supuesta carta de reclamación fue la siguiente: Patrimonio Nacional sostuvo que la carta había sido enviada. En El Prado aseguraron que no se tenía constancia de ella. Duda resuelta: “Sí que existe esa intención de reclamar por parte de Patrimonio, desde luego”, explicaba un alto cargo del Ministerio de Cultura.


 weyden_deposition

El descendimiento de la cruz. Roger van der Weyden, h. 1436. Óleo sobre tabla, 220 × 262 cm. Museo del Prado

La dirección del Museo del Prado ha mantenido durante todo este tiempo una relativa calma ante este espinoso asunto, en el que mucho han tenido que ver las no demasiado buenas relaciones entre ambas instituciones. De hecho, los responsables de Patrimonio Nacional ya han hecho saber a Zugaza que no ofrecerán su colaboración en forma de cesión de obras en próximas exposiciones del Prado como las que se dedicarán a Bernini o al propio Van der Weyden. En cuanto al que será máximo responsable del Museo de Colecciones Reales actualmente en construcción junto a la Catedral de la Almudena de Madrid, José Luis Díez, lo menos que puede decirse es que se trata de una persona que conoce bien los resortes y la vida interior del Museo del Prado: no en vano fue hasta hace poco su conservador de pintura del siglo XIX.

El Patronato del Museo del Prado que preside José Pedro Pérez Llorca se ha topado con una auténtica paradoja: a la reclamación fracasada por parte de la pinacoteca del Guernica de Picasso en manos del Museo Reina Sofía ha venido a sucederle la petición igualmente fracasada de varias pinturas de tres de sus más grandes maestros.

Tanto El jardín de las delicias como La mesa de los siete pecados capitales, ambas de El Bosco, y El descendimiento de la cruz, la obra más importante de Rogier van der Weyden, figuran bajo el epígrafe “Obras maestras” en la página web de las Colecciones Reales de Patrimonio Nacional. Ahí seguirán. Pero también en las salas del Museo del Prado.


 1409859455_985279_1409860060_noticia_grande

Varios visitantes contemplan 'El jardín de las delicias' de El Bosco en el Museo del Prado. / Manuel Escalera


elpais.com




 

Me parece correcta la decisión. No entiendo que a estas alturas, pretendan quitar al Prado cuatro obras maestras que millones de aficionados a la pintura han visto desde 1936. Considero que el Museo del Prado es el lugar donde deben estar estas obras. Seguro que el futuro museo de Colecciones Reales, tendrá muchas otras obras que exponer y no éstas precisamente.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO (Jacopo Robusti) 
 
Scuola de San Rocco, Venecia


 21campo_di_san_rocco_venecia

La Scuola Grande de San Rocco se encuentra en el Campo homónimo, en el sestiere de San Polo.

La Scuola Grande de San Rocco se encuentra en el Campo di San Rocco, en Venecia en el corazón del sestiere de San Polo. Forma parte de un conjunto arquitectónico integrado por la Scoletta y la Iglesia de San Roque.


 22scuola_de_san_rocco_venecia

La Scuola de San Rocco, de Venecia, era una especie de fundación de beneficencia de un gremio.

Es uno de los edificios más importantes de la ciudad. Su construcción data de principios del siglo XVI y surge para agradecer a San Rocco el fin de la pese que diezmó Venecia. La obra fue iniciada por Bartolomeo Bon, y la fachada es obra de Antonio Scarpagnino. La decoración de los interiores estuvo a cargo de Tintoretto, que a lo largo de 24 años pintó paredes y techos hasta lograr una obra monumental.


 23sala_del_albergue_venecia

La Sala del Albergue, de la Scuola Grande de San Rocco, está ricamente decorada por Tintoretto.

Las Scuola eran archicofradías de laicos de algún gremio, nacidas bajo la protección de un santo, como fundaciones de beneficencia que protegían a enfermos y pobres. La de San Rocco es la mejor conservada de las seis que tiene la ciudad.


 24sala_superior_venecia

La Sala Superior de la Scuola Grande de San Rocco es una de las obras pictóricas más importantes de Venecia.

De este gran edificio de dos plantas hay tres salas para visitar. En la Sala Inferior podemos ver las obras tardías de Tintoretto, entre ellas destaca la “Santa María de Egipto”. En la Sala Grande Superiore y la Sala dell’Albergo, lo más interesante de la visita y de su primera época, con sus muros y techos cubiertos de escenas bíblicas, la más significativa es “La Crucifixión”.

El horario de visita es diario de 9 a 17:30 horas. El precio del billete entero es de 7€, e incluye audioguía. El reducido, 5€, para jóvenes entre 18 y 26 años. Gratis para menores de 18 años.


viajejet.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO (Jacopo Robusti) 
 
.


 scuola_grande_di_san_rocco

En 2014, Jaeger-LeCoultre descubrió la Scuola Grande di San Rocco en Venecia, un lugar excepcional enaltecido por las realizaciones del pintor y artista Tintoretto, renacentista veneciano precursor del barroco (1518-1594).


 mullioned_windows_scuola_grande_di_san_rocco_1437078747_604747

Su sensibilidad al uso creativo de la perspectiva que caracteriza a Tintoretto, la precisión en la ejecución de sus obras y el talento sin igual que demostró en sus pinturas –elementos muy presentes también en los talleres de la Manufactura, son las razones que han llevado a la Grande Maison a convertirse en mecenas de este lugar.

Por ello, se puso en marcha un programa de restauración de 3 años.


 1su_gran_obra_maestra_1437078920_629648

El pasado 9 de mayo de 2015, gracias a esta iniciativa, Jaeger-LeCoultre y la Scuola Grande di San Rocco se unieron para compartir con el mundo entero esta maravilla del patrimonio veneciano.

Como patrón de la Scuola Grande di San Rocco, la Marca invitó al público a entrar en este histórico monumento de manera gratuita el pasado 9 de mayo.
Guías de historia del arte compartirán su conocimiento de la Scuola a través de visitas turísticas organizadas desde las 10h hasta las 16h30 en italiano e inglés.


 scuola_grande_di_san_rocco_la_sala_superiore_1437078824_291297

Los visitantes se beneficiaron del trabajo realizado en la iluminación, que se ha hecho posible gracias al mecenazgo de Jaeger-LeCoultre y al cuidado que han tenido con las obras de Tintoretto, que son extremadamente sensibles a la luz.

Una nueva iluminación de LEDs, que proyecta menos rayos infrarrojos y ultravioletas que otras luces, se instalaron en la Sala dell’Albergo. De esta forma, los visitantes pueden ver la belleza más pura de las obras. Gracias a la iluminación, la temperatura del color quizás se vea modificada mostrando su mejor color y desvelando la obra de arte.


 0scuola_san_rocco_interior_1437078960_840290

Guiado por el deseo de cuidar y proteger la creatividad y la artesanía que han sido tan importantes en la Manufactura, Jaeger-LeCoultre participa activamente para salvaguardar nuestro patrimonio cultural mundial.


antonio-roca.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO (Jacopo Robusti) 
 
Seis ‘tintorettos’ y un ‘rubens’, sustraídos de un museo en Verona


Tres ladrones roban 17 obras de arte del Museo cívico de Castelvecchio

El alcalde de la ciudad apunta a un atraco organizado




 jacopo_tintoretto_madonna_allattante_olio_su_tela_cm_89x76

Madonna allattante, de Jacopo Tintoretto, una de las obras robadas en Verona.

Hay medios italianos que hablan de “herida grandísima”. Desde luego, la lista de las 17 obras de arte robadas ayer en Verona, en el Museo cívico de Castelvecchio, contiene maestros clave de la historia del arte. Seis tintorettos, un rubens y un mantegna están entre los cuadros sustraídos, cuyo valor se calcula entre los 10 y los 15 millones de euros.


 cerchia_di_jacopo_tintoretto_ritratto_maschile_olio_su_tela_cm_54x44

Ritratto maschile. Cerchia di Jacopo Tintoretto


 0jacopo_tintoretto_banchetto_di_baltassar_olio_su_tavola_cm_265x79

Banchetto di Baltassar, de Jacopo Tintoretto


 1jacopo_tintoretto_giudizio_di_salomone_olio_su_tavola_cm_265x795

Giudizio di Salomone, de Jacopo Tintoretto


 2jacopo_tintoretto_sansone_olio_su_tavola_cm_265x79

Sansone, de Jacopo Tintoretto


 4jacopo_tintoretto_trasporto_dell_arca_dell_alleanza_olio_su_tavola_cm_28x80

Trasporto dell’arca dell’alleanza, de Jacopo Tintoretto

“Eran tres, dos armados, con el rostro cubierto. Hacia las 19.30, poco antes del cierre, en el museo se estaba llevando a cabo el relevo, ya que de día hay al menos 11 trabajadores, pero a esa hora se quedan la taquillera y un agente de vigilancia. El guardia inspecciona las salas para verificar que nadie se haya quedado, entonces vuelve a la entrada y deja marchar a la taquillera. En ese momento se produjo el robo”. La reconstrucción de Roberto Bolis, responsable del gabinete de Prensa del Ayuntamiento de Verona, a La Repubblica sugiere que se ha tratado de una operación organizada y llevada a cabo por profesionales.


 domenico_tintoretto_ritratto_di_marco_pasqualigo_olio_su_tela_cm_48x40

Ritratto di Marco Pasqualigo, de Domenico Tintoretto


 bottega_di_domenico_tintoretto_ritratto_di_ammiraglio_veneziano_olio_su_tela_cm_110x89

Ritratto di ammiraglio veneziano. Bottega di Domenico Tintoretto

Los tres inmovilizaron al agente y acallaron a la empleada con una mordaza. Uno de ellos se quedó controlando a la mujer, mientras los otros dos obligaron al guardia a llevarlos por las salas donde robarían los cuadros, siempre según la reconstrucción de La Repubblica. Para doble colmo, por un lado, los ladrones aprovecharon el coche del agente para alejarse y, por otro, el robo fue realizado justo el día en que el ministro de Cultura, Dario Franceschini, presentaba en una rueda de prensa dos obras de arte recientemente recuperadas por los Carabinieri.


 peter_paul_rubens_dama_delle_licnidi_olio_su_tela_cm_76x60_1448111144_660548

Dama delle licnidi, de Peter Paul Rubens

“Alguien los mandó. Estaban preparados y sabían exactamente a dónde tenían que ir”, ha declarado el alcalde de Verona, Flavio Tosi, que añadió que 11 de las 17 cuadros sustraídos son obras maestras, según el diario The Guardian. Bolis subrayó sin embargo en declaraciones a La Repubblica que a su juicio los ladrones eran sí profesionales pero no expertos de arte. “Se hicieron con obras que estarían en una lista, pero que no eran ni las mayores ni las más preciadas del museo”. Aun así, el responsable de prensa considera que por lo menos cuatro de las piezas son de “grandísimo valor”: la Virgen de los codornices, de Pisanello, San Girolamo penitente, de Jacopo Bellini, la Sagrada Familia con una santa, de Mantegna, y el Retrato de joven con diseño infantil, de Giovanni Francesco Caroto.


 san_girolamo_penitente_de_jacopo_bellini

San Girolamo penitente, de Jacopo Bellini


 giovanni_benini_ritratto_di_girolamo_pompei_olio_su_tela_cm_85x63

Ritratto di Girolamo Pompei, de Giovanni Bellini


 andrea_mantegna_sacra_famiglia_con_una_santa_tempera_su_tela_cm_76x55_5

Sacra Famiglia con una santa, de Andrea Mantegna


 000_1448108769_796295

La 'Virgen de los codornices', de Pisanello


 giovanni_francesco_caroto_ritratto_di_giovane_con_disegno_infantile_olio_su_tavola_cm_37x29

Ritratto di Giovane con disegno infantile, de Giovanni Francesco Caroto


 giovanni_francesco_caroto_ritratto_di_giovane_monaco_benedettino_olio_su_tela_cm_43x33

Ritratto di Giovane monaco Benedettino, de Giovanni Francesco Caroto


 hans_de_jode_paesaggio_olio_su_tela_cm_70x99

Paesaggio, de Hans de Jode


 hans_de_jode_porto_di_mare_olio_su_tela_cm_70x99

Porto di mare, de Hans de Jode



Fuentes: artribune.com / elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO (Jacopo Robusti) 
 
.


La huella de Tintoretto en el Palacio Ducal de Venecia



 32venecia_palacio_ducal_12

Sala Mayor del Consejo. La Sala del Maggior Consiglio, en la que más de 1.000 personas llegaban a votar el destino de La Serenissima. En esta sala se encuentra "El Paraíso", el mayor lienzo del mundo obra de Tintoretto. (La obra está situada tras el trono, se dispone la tela más grande del mundo, el “Paraiso”, realizada por Tintoretto y su taller entre 1588 y 1592).


 34interno_della_sala_del_maggior_consiglio_palazzo_ducale_venezia

Es la sala más grande y majestuoso Palazzo Ducale, con sus 53 metros de largo por 25 de ancho, es uno de los mayores de Europa. Aquí se celebraron  las reuniones más importantes  de los magistrados del Estado de Venecia: El Consejo Superior de una organización muy antigua que fue formada por todos los nobles de Venecia, de mayor prestigio ,  méritos o  riqueza. El Gran Consejo tenía el derecho de control sobre todos los demás magistrados y funcionarios del Estado. En esta sala también se realizaban las elecciones de los Dogos, que continuó en la del escrutinio. Los procedimientos eran muy largos y complejos para prevenir el fraude electoral.


 33venecia_palacio_ducal_14

Vista de la Sala del Senado. Palacio Ducal de Venecia


 31jacopo_tintoretto_paradise

 6palacio_ducal_sala_consejo_mayor

Jacopo Tintoretto - Il Paradiso, 1588-1594. Sala Consejo Mayor. Palacio Ducal de Venecia


 0minerva_aleja_a_marte_1576_leo_sobre_lienzo_148_168_cm_palacio_ducal_de_venecia_venecia_obra_de_tintoretto

Jacopo Tintoretto - Minerva aleja a Marte, 1576. Óleo sobre lienzo, 148 × 168 cm. Palacio Ducal de Venecia, Venecia. Obra de Tintoretto. Incluido en una serie de cuatro obras mitológicas (las otras tres son Mercurio y las tres Gracias, Baco, Ariadna y Venus y La Fragua de Vulcano), el cuadro se compuso originalmente para el Atrio Quadrato del Palacio Ducal, aunque después serían trasladados todos a la Sala dell’ Anticollegio.


 36jacopo_tintoretto_minerva_scaccia_marte_dalla_pace_e_la_prosperit_1576_77

Tintoretto - Minerva aleja a Marte

El gobierno de la República de Venecia encargó esta serie a Tintoretto, con un claro mensaje político. Cada una de las obras significaba un objetivo garantizado por el Dux Girolamo Priuli a sus súbditos. En este caso se intenta transmitir el éxito de la república frente a las agresiones de sus potenciales enemigos, los turcos y alemanes. Los personajes mitológicos son Minerva, diosa de la sabiduría y las artes, Marte, dios griego de la guerra, y la Paz y la Abundancia.


 35jacopo_tintoretto_il_doge_niccol_da_ponte_invoca_la_protezione_della_vergine

Jacopo Tintoretto. Il doge Nicolò da Ponte riceve da Venezia una corona d'alloro, 1584. Interior of the Doge's Palace (Venice) - Sala del Collegio


 50jacopo_tintoretto_andrea_gritti_assistito_da_s_marco_davanti_alla_vergine_e_altri_santi_01

Jacopo Tintoretto. Andrea Gritti, assistito da s. Marco, davanti alla Vergine e altri santi


 37jacopo_tintoretto_mercurio_e_le_tre_grazie_1576_77_1456153562_617344
 37jacopo_tintoretto_mercurio_e_le_tre_grazie_1576_77

Jacopo Tintoretto. Mercurio e le tre grazie, 1576-77. Interior of the Doge's Palace (Venice) - Sala dell'Anticollegio


 49jacopo_tintoretto_cristo_risorto_e_tre_avogadori_1606_ca_01

Jacopo Tintoretto. Cristo risorto e tre avogadori, c. 1606. Interior of the Doge's Palace (Venice) - Sala dell'Avogaria de Comùn


 48_galeaspermontes

Jacopo Tintoretto. "Galeas de Montes", la pintura de Tintoretto en el "Palacio Ducal" de Venecia. Representa a la empresa épica por la República de Venecia en 1439 para el transporte de una flota a través del río de Adige a Rovereto y desde allí por tierra de 12 km de la ciudad de Torbole en lago de Garda.


 42jacopo_tintoretto_doge_nicol_da_ponte_receiving_a_laurel_crown_from_venice_wga22635

Jacopo Tintoretto - Doge Nicolò da Ponte Receiving a Laurel Crown from Venice, 1584


 38jacopo_intoretto_il_doge_girolamo_priuli_riceve_dalla_giustizia_la_bilancia_e_la_spada_165_67_01

Jacopo Tintoretto. Il doge Girolamo Priuli riceve dalla Giustizia la bilancia e la spada, 1565-1567. Interior of the Doge's Palace (Venice) - Atrio quadrato


 39jacopo_tintoretto_vulcan_s_forge_wga22620
 39jacopo_tintoretto_fucina_di_vulcano_1576_77

Jacopo Tintoretto. La fucina di Vulcano, 1576-77. Interior of the Doge's Palace (Venice) - Sala dell'Anticollegio


 43jacopo_tintoretto_bacchus_venus_and_ariadne

Jacopo Tintoretto. Bacchus, Venus and Ariadne. 1576-77. Bacchus, Venus and Ariadne


 44jacopo_tintoretto_conquest_of_zara_wga22631

Jacopo Tintoretto. Conquest of Zara. 1584


 45jacopo_tintoretto_defence_of_brescia_wga22633

Jacopo Tintoretto. Defence of Brescia. 1584


 46jacopo_tintoretto_attr_ritratto_di_enrico_iii_di_francia_1574

Jacopo Tintoretto (atribuido). Ritratto di Enrico III di Francia, 1574


 57jacopo_tintoretto_ritratto_di_due_senatori_1550_1600_ca

Jacopo Tintoretto. Ritratto di due senatori, c. 1550-1600


 102jacopo_tintoretto_il_doge_girolamo_priuli_riceve_dalla_giustizia_la_bilancia_e_la_spada_165_67_01

Jacopo Tintoretto. Il doge Girolamo priuli riceve dalla giustizia la bilancia e la spada, 1565-67. Interior of the Doge's Palace (Venice) - Atrio quadrato


 58scuola_del_tintoretto_il_doge_pietro_loredan_chiede_la_cessazione_della_carestia

Scuola del Tintoretto, il doge Pietro Loredan chiede la Cessazione della Carestia.


 47_jacopo_tintoretto_doge_nicol_da_ponte_invoking_the_protection_of_the_virgin_wga22624

Jacopo Tintoretto. Doge Nicolò da Ponte Invoking the Protection of the Virgin, 1584


 40jacopo_tintoretto_the_dead_christ_adored_by_doges_pietro_lando_and_marcantonio_trevisan_detail_wga22628

 41jacopo_tintoretto_e_aiuti_cristo_morto_adorato_dai_dogi_pietro_lando_e_marcantonio_trevisan_1590_chiaroscuri_di_g_d_tiepolo_1776

Jacopo Tintoretto. The Dead Christ Adored by Doges Pietro Lando and Marcantonio Trevisan, c. 1580. Interior of the Doge's Palace (Venice) - Sala del Senato



Fuentes: es.wikipedia.org y gabitos.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO (Jacopo Robusti) 
 
Recuperados en Ucrania cuadros robados de Rubens y Tintoretto

Los presuntos ladrones del museo Castelvecchio de Verona fueron detenidos en Italia y Moldavia



 01_1463132359_340974

El presidente ucranio Petro Poroshenko observa las pinturas recuperadas, en Kiev, el pasado 11 de mayo.

El pasado 20 de noviembre, los responsables del museo Castelvecchio de Verona pudieron ver en diferido cómo tres encapuchados, dos de ellos pistola en mano, habían entrado la tarde anterior por una puerta lateral de la pinacoteca y robado 17 obras de arte –incluidos cuadros de Rubens y Tintoretto—sin que sonasen las alarmas. La policía italiana descubrió enseguida que el vigilante de guardia fue quien desactivó las medidas de seguridad, y que su cuñada, de nacionalidad moldava, la que actuó de enlace para sacar las obras de arte de Italia e intentar venderlas en los países de la antigua Unión Soviética. El robo, de película, ha sido frustrado más de cinco meses después por la policía de Ucrania, que ha logrado recuperar la integridad del botín, valorado en más de 16 millones de euros.


 03_1463132651_241682

Madonna allattante, de Jacopo Tintoretto, una de las obras robadas en Verona, ya recuperadas.

Fue el propio presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, quien anunció el miércoles la “brillante operación policial”, y aprovechó para presumir del compromiso de su país en la lucha contra el crimen y la corrupción, si bien el peso de la investigación fue llevado desde el inicio por el cuerpo italiano de Carabinieri. De hecho, ya el pasado 15 de marzo fueron arrestadas los 12 presuntos autores materiales del robo, tres de ellos en Verona y el resto en Moldavia. Pero las obras no han sido encontradas hasta el pasado 6 de mayo en la región ucraniana de Odessa, en la isla de Turunciuk, a pocos kilómetros de la frontera con Moldavia.

Los cuadros se encontraban envueltos en sacos de plástico y escondidos entre arbustos. Además de cinco telas de Tintoretto, como el Sanson, y la Dama de Licnidi de Rubens, también había piezas de Pisanello, Jacopo Bellini, Andrea Mantegna, Giovanni Francesco Caroto, Hans de Jode y Giovanni Benini. Según Alberto Bolis, portavoz del ayuntamiento de Verona, el estado de conservación de las obras es “presumiblemente bueno” y confirmó que su precio teórico –“por cuanto pertenecen al Estado italiano y no se pueden vender”—podría superar los 16 millones de euros.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO (Jacopo Robusti) 
 
Italia recupera cuadros robados, algunos de Tintoretto y Rubens


Las obras fueron encontradas el pasado 6 de mayo en la región ucraniana de Odessa, en la isla de Turunciuk, empaquetadas en sacos de plástico y escondidas entre arbustos.

El museo de Castelvecchio de Verona, en el norte de Italia, recuperó hoy las diecisiete valiosas pinturas, algunas de artistas como Rubens o Tintoretto, que fueron robadas hace un año y localizadas el pasado mayo en Ucrania.



 01_1482516329_778869

Policías italianos inspeccionan algunas de las 17 valiosas pinturas robadas. / SERGEY DOLZHENKO

El ministro de Cultura italiano, Dario Franceschini, se desplazó a la capital ucraniana, Kiev, para participar en el acto de entrega de estas obras de arte, al que también acudió el presidente Petró Poroshenko, según un comunicado del Ministerio italiano.

"Hoy es una día de alegría y satisfacción. El regreso a Italia de estas diecisiete obras maestras sustraídas hace más de un año (...) es el fruto de un intenso y provechoso trabajo de equipo en las investigaciones", señaló Franceschini en la nota.

El ministro agradeció por el hallazgo de las piezas a la magistratura, a las fuerzas del orden, al cuerpo diplomático y a las autoridades ucranianas porque "han permitido sanar una herida dolorosa del patrimonio cultural italiano y mundial".

Franceschini, acompañado por otras autoridades como el alcalde de Verona, Flavio Tosi, presentaron hoy en la ciudad italiana uno de los cuadros sustraídos, Niño con dibujo, un óleo realizado en 1523 por Giovanni Francesco Caroto. El resto de pinturas llegaron al aeropuerto veronés y será posible contemplarlas en el museo de Castelvecchio desde mañana, según anunció Tosi.

Los cuadros fueron robados del museo de Castelvecchio de Verona a última hora de la tarde del 19 de noviembre de 2015, cuando los ladrones aprovecharon el momento de cambio de turno entre los trabajadores y los encargados de la vigilancia nocturna.

Entre las diecisiete pinturas, con un valor estimado de 20 millones de euros, destacan cinco de Tintoretto, como su Sanson, así como la Dama delle Licnidi de Peter Paul Rubens. Completan el botín piezas de artistas como Pisanello, Jacopo Bellini, Andrea Mantegna, Giovanni Francesco Caroto, Domenico Tintoretto, Hans de Jode y Giovanni Benini.

elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO (Jacopo Robusti) 
 
Venecia se reconcilia con Tintoretto tras 500 años de celos, intrigas y juego sucio

El Palacio Ducal acoge la primera retrospectiva del artista en más de 80 años, desde la que protagonizó en 1937

Será la gran apuesta para celebrar el 500 aniversario del nacimiento del artista, una de las figuras esenciales del arte italiano del siglo XVI



 
 06_1536836623_603306

A la izquierda: autorretrato de Tintoretto en plenitud de su carrera, en 1548, año en que pinta 'San Marcos liberando al esclavo'. A la derecha: su autorretrato realizado en 1588 y que se conserva en el Louvre.


Bajo una lápida triste, desnuda y arrinconada, situada en la penumbra de una iglesia alejada de los circuitos turísticos multitudinarios de Venecia, la magnífica Madonna dell'Orto, descansan desde 1594 los restos mortales de uno de los más grandes artistas que haya visto el mundo: Jacopo Comin, al que en su juventud llamaron Jacopo Robusti, y siempre más conocido como Tintoretto.

Esa tumba pobre y olvidada, tan alejada del suntuoso y opulento monumento funerario levantado para mayor gloria de su rival Tiziano en la vecina Iglesia de Santa Maria dei Frari, cuenta una historia. Revela la compleja relación que la ciudad de los canales ha mantenido siempre con Tintoretto, probablemente el más veneciano de todos los pintores venecianos. Porque Tintoretto no sólo nació en 1518 en la mismísima ciudad de Venecia (a diferencia por ejemplo de Giorgione, Tiziano o Veronese, que lo hicieron en terraferma, en la Venecia continental) sino que durante sus 75 años de vida tan sólo la abandonó una vez, ya sexagenario, para viajar a la vecina Mantua. Y sin embargo Venecia, que cuenta nada menos que con 21 iglesias con obras de Tintoretto y con muchísimas otras piezas suyas repartidas por toda la ciudad, con frecuencia ha tratado a ese artista no sólo con desdén sino con abierta antipatía y evidente rencor. Por no decir odio.

Sólo ahora, cuando se cumplen 500 años del nacimiento de Tintoretto, Venecia trata de hacer las paces de una vez por todas con el pintor. A partir del 7 de septiembre la ciudad le va a dedicar en el Palacio Ducal una gran exposición, la primera tras casi 80 años de la única y solitaria retrospectiva que en 1937 Venecia consagró a Tintoretto. Una prueba más de la hostilidad que durante siglos ha suscitado Jacopo Robusti y que ha sido tan enconada que hasta se granjeó el interés de Jean-Paul Sartre.

«La historia de Tintoretto, retrato del artista pintado en vida por su ciudad natal, deja transparentar una animadversión que no cede. La Ciudad de los Dogos nos hace saber que siente tirria por el más célebre de sus hijos. No es que lo diga: lo desliza, lo sugiere, lo transmite», asegura el filósofo francés en el delicioso ensayo que en 1957 consagró a Tintoretto y que en España ha publicado la editorial Gadir bajo el título Venecia, Tintoretto. «Más que una aversión declarada, es una frialdad, un descontento, la insidiosa diseminación de un rechazo», sentencia Sartre.

La historia de Tintoretto, y por ende de la inquina veneciana contra él, se vislumbra recorriendo la ciudad de los canales. Empezando por la Iglesia de San Cassiano, donde no sólo se pueden admirar tres obras suyas sino que se supone que allí fue donde fue bautizado Jacopo Robusti, conocido como Tintoretto porque su padre, Battista Robusti, era tintorero.


 07_1536836667_547738

'El milagro de San Marcos', más conocido como 'El milagro del esclavo' (1548).


Extravagante, caprichoso, rápido y resuelto. El cerebro más terrible que haya tenido la pintura
Giorgo Vasari sobre Tintoretto en 1568

Cuentan que ya desde niño le apasionaba la pintura y que se dedicaba a dibujar con colores las paredes de la tintorería de su padre. Así que éste, un día de 1530, decidió llevarlo al taller de Tiziano, el gran artista de la época, donde el joven entró como aprendiz con tan sólo 12 años. Pero nada más ver el primer dibujo salido de sus manos Tiziano ordenó a Girolamo, uno de sus más fieles colaboradores, que pusiera a Tintoretto de patitas en la calle. Eso es al menos lo que sostiene el pintor y escritor Carlo Ridolfi en la biografía sobre Tintoretto que publicó en 1642, y en la que asegura que el maestro decidió expulsar de su taller al joven Jacopo Robusti al ver lo condenadamente bueno que era y temiendo que en el futuro pudiera convertirse en un peligroso rival.

El viejo Tiziano desde luego tenía ojo: aquel chaval resultó ser un genio. Y también un precursor, un rebelde, un osado que pintaba de un modo desconocido hasta entonces.

La prueba está en El milagro de San Marcos, más conocido como El milagro del esclavo, la tela que pintó en 1548 y que desató un enorme revuelo. Porque en lugar de hacer del santo el gran protagonista del cuadro, como se esperaba dado que la obra le había sido encargada por la Scuola di San Marco en honor de su protector, Tintoretto optó por representarlo en lo alto de la escena, con el rostro en penumbra, y hacer del esclavo la pieza central de esa pintura. Una pintura que no sólo era revolucionaria por su composición sino también por su ejecución, por las pinceladas con las que Tintoretto había conseguido convertir ese cuadro en luminiscente.

La originalidad de esa obra (que en la actualidad se encuentra en la Academia de Venecia) aturdió a los contemporáneos de Tintoretto, los escandalizó. El pintor se ganó de ese modo detractores enconados. Y, arrinconado, se metamorfoseó. «Jacopo se transformó en sí mismo, se volvió aquel proscrito frenético y acosado: el Tintoretto», sentencia a propósito Jean-Paul Sartre. «La obstinación se volvió rabia: quería producir, producir sin cesar, vender, aplastar a sus rivales por el número y las dimensiones de sus lienzos».

Nadie sabe a ciencia cierta cuántos cuadros pintó Tintoretto. Hay quien dice que suman 468, quien asegura que fueron 420, quien sostiene que andan por los 300. Suyo es, por ejemplo, el óleo más grande del mundo: una tela de siete metros de altura por 22 de ancho (hablamos en total de una superficie de 154 metros cuadrados, más grande que la mayoría de las viviendas) en la suntuosa sala del Consejo Mayor del Palacio Ducal y que representa el Paraíso. Lo que está claro es que Tintoretto pintó más que cualquiera de los otros artistas de su tiempo, más incluso de lo que parece humanamente posible, con tal ahínco e insistencia que se ganó el apodo de El Furioso.

El pintor Federico Zuccaro, por ejemplo, le acusaba públicamente de haber llevado a la pintura a la decadencia por culpa de su frenesí y su furor a la hora de crear. Y Giorgio Vasari, en su famoso libro de 1568 sobre los más importantes artistas italianos del siglo XVI, despreciaba la forma de pintar de Tintoretto tan «distinta a la de los otros pintores» y le echaba en cara que no terminara sus cuadros como Dios manda.

Pero Tintoretto no sólo escandalizaba por su peculiar técnica pictórica o su frenético modo de producir cuadros sin parar. También desataba estupor por los métodos que empleaba para conseguir encargos, por no respetar las jerarquías establecidas. Era un tipo que simplemente no cumplía las reglas, en una época en que las reglas estaban fuertemente codificadas. Durante sus primeros 15 años como pintor había aprendido que los concursos no los ganaban los mejores, sino los que contaban con más apoyos. Así que empezó a jugar sucio, a recurrir a métodos tramposos para conseguir encargos.

El ejemplo más clamoroso se encuentra en la Scuola Grande de San Rocco, una antigua confraternidad dedicada a la beneficencia. El 31 de mayo de 1594, la presidencia de esa cofradía decidió embellecer su sala de reuniones con un lienzo en el óvalo central de su techo. Se convocó un concurso en el que participaron Veronese, Schaivone, Salviati y Zuccaro, entre otros. Pero Tintoretto sobornó a unos empleados de la Scuola Grande de San Rocco, se hizo con las medidas exactas del óvalo y mientras los demás presentaban bocetos, él mostró la obra ya terminada y colocada en su lugar.

«Un esbozo se presta a malentendidos; ya que estaba, he preferido ir hasta el final, pero, si no les gusta, señores, mi obra, se la regalo: no a ustedes, sino a San Roque, su patrón, que tantas muestras me ha dado de bondad», cuentan que argumentó. Con el detalle de que Tintoretto sabía muy bien que los estatutos de la cofradía prohibían explícitamente rechazar donaciones piadosas. El resultado es que entre 1564 y 1588 Tintoretto realizó la decoración completa de la Scuola Grande de San Rocco y de la iglesia adyacente, dedicada también a ese santo, creando en total 67 obras para ese lugar y transformándola en su particular Capilla Sixtina.

Y repitió la misma jugada en el Palacio Ducal. Cuando en 1571 el Dux organizó un concurso para crear una obra en conmemoración la batalla de Lepanto, en lugar de un boceto Tintoretto presentó el lienzo terminado y lo regaló.


 08_1536836751_840922

'Susana y los viejos' (1560-1565).


La historia de Tintoretto deja transparentar una animadversión que no cede. (Venecia) siente tirria por el más célebre de sus hijos
Jean-Paul Sartre

Todos esos métodos tan poco ortodoxos le granjearon muchas críticas y enemistades. Es verdad que Tintoretto consiguió de ese modo hacerse con una posición social, contrajo matrimonio con una burguesa, dejó de lado a sus competidores, puso en pie un floreciente taller/empresa, se hizo famoso, se compró una bonita casa con vistas sobre un canal (en el número 3399 de Fondamenta dei Mori, donde una placa recuerda a los pocos turistas que se acercan que ahí estuvo su casa).
Pero aunque Venecia está repleta de obras de Tintoretto, aunque su ímpetu le llevó a pintar en cualquier iglesia, capilla, edificio, palacio, fachada, techo, sala de reuniones, altar o tribunal a su alcance, poseído por una especie de obsesión por dejar su sello en todos lados, lo cierto es que durante mucho tiempo Venecia se salió con la suya y Tintoretto cayó en el olvido.

«Hace 200 años nadie hablaba de Tintoretto. Se hablaba de Miguel Ángel, de Leonardo, de Tiziano... Pero no de Tintoretto, su nombre había sido borrado», nos cuenta Francisco Posocco, el actual gran guardián de la Escuela Grande de San Rocco. Un olvido motivado tanto por la aversión que a lo largo de los siglos ha despertado la figura de Tintoretto como por las dificultades que entraña su particular modo de pintar.

«Tintoretto es el pintor de los pintores. Es un pintor difícil, para entenderlo en su plenitud hay que ser pintor», sentencia Francisco Posocco. «Su pintura no es manierista, es una pintura de sentimientos, de interioridades. Tintoretto pinta la intimidad, sus retratos son radiografías del alma. Por eso y por sus escenografías, por su concepto del espacio, es el pintor que abre las puertas a la modernidad», subraya.

De hecho, Tintoretto siempre ha fascinado a otros pintores. Sólo hay que ver que cuando Felipe IV envió a Velázquez a Italia a comprar cuadros para su colección de arte, este regresó con alrededor de 110 lienzos, de las cuales nada menos que 40 eran de Tintoretto. Cinco de ellos, considerados obras maestras, se podrán contemplar a partir de septiembre en la gran retrospectiva que Venecia dedica por fin a su artista, y en la que también habrá obras suyas llegadas de Viena, Berlín, Londres, París, Praga, Lyon, Rotterdam, Dresde, Nueva York, Chicago, Washington... La exposición viajará posteriormente a la National Gallery de Washington.

Pero fue el escritor y crítico de arte británico John Ruskin el principal responsable del proceso de rehabilitación que ha resucitado a Tintoretto. El 23 de septiembre de 1845, durante un viaje a Venecia, Ruskin se queda «sobrecogido» ante la fuerza de la pintura de Jacopo Robusti, según le confesaba a su padre en una carta. Tan sobrecogido que en sus exitosos libros Pintores Modernos y Las piedras de Venecia (de este último se tiraron nada menos que 18 ediciones) Ruskin se ocupó con profusión de Tintoretto, contribuyendo así a establecer su fama internacional.

«Extravagante, caprichoso, rápido y resuelto. El cerebro más terrible que haya tenido nunca la pintura», describía Giorgo Vasari a Tintoretto en 1568. Y más ahora que por fin le ha ganado el pulso a Venecia.


Publicado el 29 agosto 2018 por elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO (Jacopo Robusti) 
 
Tintoretto, retrato de una ambición

El hijo de un tintorero logró convertirse en el pintor más importante de Venecia entre el Renacimiento y el Barroco. Cuando se cumplen cinco siglos de su nacimiento, una gran exposición reivindica el talento del artista al que llamaban El Furioso



 03_1536836924_327087

‘El paraíso’ mide 22 por 9 metros. Lo empezó con 70 años para el Palacio Ducal de Venecia

Cuando las autoridades de Venecia hicieron público el concurso para pintar El paraíso, un cuadro que es considerado el mayor del mundo sobre lienzo, con sus más de 22 metros de largo por 9 de alto, Tintoretto rezó a Dios para que los senadores lo eligieran a él. Pero prefirieron a Veronés, que falleció poco después (1588), sin haberlo comenzado. La mala conciencia no dejaba dormir a Tintoretto. ¿Había matado a Veronés con sus plegarias?

  De niño pintaba maravillas en la pared de la tintorería familiar y lo mandaron al taller de Tiziano

Una vez que se convenció de que todo había sido producto del destino, el pintor instaló su gigantesco lienzo en la Escuela de la Misericordia, donde se esforzó en finalizar la obra que Veronés no pudo llevar cabo.
Antes de concluirla, la trasladaron a la Sala del Gran Consejo del Palacio Ducal, donde todavía se exhibe al público. Allí dio las últimas pinceladas antes de presentarla públicamente.

Muchos venecianos no supieron ver su grandeza. Les pareció una obra malograda, excéntrica y fuera de la estética de su tiempo. Sin embargo, para Tintoretto fue su momento de mayor gloria. El más grande de sus cuadros se exhibía en el Palacio Ducal, el edificio que simbolizaba el protagonismo de la Serenísima República en el comercio internacional.

Nacido en Venecia en 1518, el pintor era el mayor de 21 hermanos. Lo llamaban Tintoretto, porque su padre tenía una tintorería. Pero su verdadero apellido era Comin, un dato descubierto en 2007 por Miguel Falomir, director del Museo del Prado y experto en pintura italiana. Desde muy pequeño, a Tintoretto le dio por pintarrajear las paredes de la tintorería con dibujos de gran factura. Tanta que su padre lo llevó al taller de Tiziano para que aprendiera el oficio.


 00_1536836985_440247

Autorretrato de Tintoretto, cuando tenía 70 años

Pronto surgieron enfrentamientos con su maestro. Tintoretto era un hombre de fuerte carácter y una ambición desmedida, lo que dificultó su relación con Tiziano y con otros artistas, que nunca lo consideraron un igual. Su proverbial mal genio, por el que fue conocido también como El Furioso, fue el detonante por el que Tiziano no le permitió seguir en su taller, aunque algunos estudiosos opinan que lo hizo para que el joven pintor no eclipsara su propia obra.

La escritora italiana Melania G. Mazzucco, autora de la novela La larga espera del ángel, basada en la vida de Tintoretto, pone en su boca una reflexión sobre Tiziano. «Ese hombre lo tenía todo, era el faro del siglo y, sin embargo, no soportaba ni la sombra de una hoja». El joven pintor tuvo que soportar durante mucho tiempo la misma cantinela cuando alguien admiraba sus cuadros. «Es bueno, pero está claro que no es un Tiziano». El viejo maestro no tuvo reparos a la hora de criticar al joven pintor ante sus protectores, intentando que estos renegaran de él.


 02_1536837024_121862

  Velázquez compró para Felipe IV ‘Esther ante Asuero’ y otras obras de Tintoretto
 
A Tintoretto no le quedó otra alternativa que esperar con impaciencia la muerte de Tiziano, aunque siempre pensó que el viejo maestro era un artista fabuloso, tal y como dejó claro en una inscripción que colocó sobre la entrada de su taller: «El diseño de Miguel Ángel y el colorido de Tiziano».

«A Tintoretto siempre le gustaron los desafíos», afirma Mazzucco. Se educó como autodidacta y, cuando comprendió que no podía ser discípulo de Tiziano, decidió formarse con pintores menores. «En los círculos artísticos de Venecia lo consideraban un plebeyo y nadie lo quería en palacio», afirma la novelista italiana. Todo cambió con el fallecimiento de Tiziano. A partir de entonces, Tintoretto se convirtió en el pintor de moda en la capital del Véneto.

Avance social

En 1548 entregó a la prestigiosa cofradía benéfica Escuela Grande de San Marcos la obra San Marcos liberando a un esclavo, lo que supuso su consagración como uno de los grandes pintores de la ciudad. Estar en el consejo directivo de esta institución era de vital importancia para una persona tan ambiciosa como Tintoretto.


 000_1536837168_228732

  En San Jorge y el dragón, pintado entre 1550 y 1560, Tintoretto hace una composición muy teatral que se acerca al Barroco

Entonces, Tiziano se encontraba en Augsburgo con el emperador Carlos V. Algunos historiadores aseguran que, de haber estado en Venecia, la Escuela habría rechazado ese cuadro, cuya ejecución representó un punto y aparte en la escuela veneciana, ya que nadie hasta entonces había transmitido con tanta fuerza los movimientos de los personajes.

Dos años más tarde, Tintoretto se casó con Faustina de Vescovi, hija de un noble veneciano, y así afianzó su posición social. A partir de entonces, El Furioso no paró de trabajar, realizando unos 300 cuadros en su vida. En su taller, Tintoretto hacía figuras de cera de sus modelos para aplicarles focos de luz y estudiar el efecto en ellas. Sentía pasión por los claroscuros y por los fuertes cromatismos.

Faustina le dio cinco o seis hijos. Uno de ellos, Domenico, lo ayudó en su taller, aunque no tenía el talento de su padre ni tampoco el de su hermana Marietta, que fue fruto de la relación que mantuvo Tintoretto con otra mujer antes de casarse con su esposa.


 01_1536837201_259020

  Retrato de cuatro niños, de Marietta Robusti, hija del pintor. Trabajó 15 años en el taller de su padre y realizaron obras juntos

Tras sus éxitos en la Escuela de San Marcos se ofreció en 1564 a pintar gratis el piano nobile de la Escuela Grande de San Roque, un organismo que fue creado para asistir a los venecianos durante una plaga. Cinco pintores fueron invitados a mostrar sus bocetos para realizar la pieza central de la Sala dell’Albergo.

Pura astucia

Pero Tintoretto se adelantó a todos, entregando el cuadro ya finalizado y cediéndolo sin cobrar nada a cambio, lo que desató la protesta de los otros candidatos. El astuto Tintoretto sabía que un reglamento de la institución prohibía rechazar ningún regalo. Una vez que fue admitido, prometió dedicarse durante el resto de su vida a entregar tres lienzos al año en la festividad de San Roque, patrón de Venecia, lo que le proporcionó grandes beneficios económicos. Uno de sus colegas, Sebastiano del Piombo, afirmó que el artista era tan prolífico que podía ejecutar en dos días lo mismo que él en dos años.

  “Los otros artistas lo consideraban un plebeyo y nadie lo quería en palacio”, cuenta Melania Mazzucco

«Fue un pintor avanzado para su tiempo», señala Melania Mazzucco. Tiziano comprendió que ese joven pintor tenía su propia identidad pictórica. Por eso intentó obstaculizar su carrera y difundió una leyenda negra contra él que le hizo muchísimo daño en su tiempo. Ese talentoso y violento artista pintó a príncipes, obispos y aristócratas mirándolos a la cara, sin dejarse intimidar por su condición social.

Ya al final de sus días, cuando tenía 75 años y apenas podía mover su cuerpo, la mente de Tintoretto permanecía todavía lúcida y era capaz de recordar aspectos muy concretos de su pasado. Como los dichosos días que vivió junto con la arrebatadora Verónica Franco, a la que supuestamente retrató mostrando sus pechos en un lienzo que puede admirarse en el Museo del Prado, aunque la pinacoteca madrileña atribuye esta obra a su hijo Domenico. Otro retrato de esta cortesana pintado por Tintoretto se exhibe en el Worcester Art Museum de Massachusetts.


 09_1536837933_717091

  Tintoretto mantuvo una relación con la cortesana Verónica Franco

Las grandes dimensiones de sus lienzos han impedido su salida de Venecia, lo que ha perjudicado su conocimiento. Pese a todo, sus pinturas de juventud pueden admirarse ahora en la exposición Tintoretto, el nacimiento de un genio, que se presenta estos días en el Museo de Luxemburgo de París para conmemorar el quinto centenario de su nacimiento.

La Tintoretta


 04_1536838036_809623

Marietta Robusti, fruto de una relación anterior a su matrimonio, fue la mejor discípula de Tintoretto. De niña lo acompañaba a todas partes vestida de chico. Fue pintora de mucho talento. El emperador Maximiliano y Felipe II la quisieron como pintora de cámara, pero lo rechazó: Tintoretto no se quiso separar de ella. La llamaban la Tintoretta.


xlsemanal.com por José Segovia / Fotos: Getty Images y Cordon Press
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: TINTORETTO (Jacopo Robusti) 
 
Venecia rescata al auténtico Tintoretto

El Palacio Ducal dedica una gran muestra al genial y prolífero pintor 80 años después



 00_1537092840_447689

Dos visitantes en la exposición de Tintoretto en Venecia, el pasado 7 de septiembre. Stefano Mazzola Getty Images

El rostro de un joven emerge de una sombra negra. Fija al espectador con unos ojos penetrantes: destaca la parte superior de la cara, pintada con pinceladas audaces en la frente, las mejillas y la nariz, que enfatizan una mirada desafiante, directa, rebelde. El protagonista es Jacopo Robusti, conocido como Tintoretto porque su padre, Battista Robusti, era tintero de seda.

Realizado alrededor de 1546-1547, el autorretrato revela muchas características del joven Tintoretto: la determinación, la energía, la fuerza, la ambición, la impaciencia, las ganas de innovar y de superar los límites convencionales del Renacimiento veneciano. Esos ojos parecen lanzar un mensaje directo a su principal enemigo, Tiziano Vecellio, y a Venecia, su ciudad natal, que siempre lo trató con desdén. Con apenas 12 años, el padre de Tintoretto mandó al chaval a aprender los trucos del oficio en el taller de Tiziano, pero este, al descubrir el talento precoz del joven genio, sintió celos y lo puso de patitas en la calle, según narra Carlo Ridolfi, su biógrafo del siglo XVII.

Tintoretto (1518-1594) le toma el pulso a Venecia 500 años después de intrigas y luchas por abrirse espacio en el competitivo ambiente artístico del Cinquecento. El autorretrato juvenil de Tintoretto (préstamo del Museo de Arte de Filadelfia) abre la primera retrospectiva dedicada al revolucionario artista en más de 80 años. Bajo el título Tintoretto 1519-1594, la exposición, abierta la pasada semana, celebra el V Centenario del nacimiento del artista, en el antiguo apartamento del Dogo, en el Palacio Ducal de Venecia (hasta el 6 de enero 2019) con obras maestras de la etapa madura del pintor, provenientes de los museos más importantes del mundo. Coproducida con la National Gallery de Washington, la muestra viajará a la capital de Estados Unidos en la primavera de 2019. Además, la Galería de la Academia de Venecia reúne los cuadros de la etapa joven de Tintoretto con obras fundamentales como el teatral El milagro del esclavo (1548).

Delante de la enorme tela El rapto de Elena, cedida por el Museo de El Prado, los comisarios de la exposición, Robert Echols y Frederick Ilchman, cuentan que llevan 11 años en la preparación de la muestra. El objetivo primordial es sacar de una vez por todas del cajón del olvido en Venecia a Tintoretto y exponer solo obras creadas con la fuerza de su pincel.

Para Ilchman, la exposición veneciana ayudará a disipar las reservas de quienes consideran innecesaria la retrospectiva; en parte, dice porque Venecia está llena de tintorettos (sus obras están esparcidas en 21 iglesias y en su museo personal, la Escuela Grande de San Rocco, la confraternidad para la cual trabajó 25 años) y porque, su producción fue tan rica (realizó más de 400 obras) que en algunas de ellas es evidente la mano menos virtuosa de su hijo, Domenico, y de sus ayudantes. Ilchman movió cielo y tierra para exponer solo obras firmadas por Tintoretto. “La muestra habla de todas las facetas de Tintoretto: retratista, narrador, pintor religioso, pintor de alegorías, pintor de desnudos femeninos. Queremos demostrar que tiene mucho sentido realizar una retrospectiva completa de Tintoretto en Venecia, porque es su ciudad natal, que con sus luces y sombras ha sido su fuente de inspiración. A diferencia de Tiziano, que era pintor de papas y reyes, Tintoretto estuvo siempre ligado a Venecia”, explica Ilchman.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 2 de 2
Ir a la página Anterior  1, 2



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 0 Invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario