Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 2 de 2
Ir a la página Anterior  1, 2
 
CANALETTO (Giovanni Antonio Canal)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: CANALETTO 
 
xerbar te he dedicado este trabajo de Canaletto, pues has demostrado sobradamente que te gusta Canaletto y disfrutas con su obra.


Al final de la cabecera del tópic, he puesto este texto:


Xerbar, como he visto que te gusta muy especialmente Canaletto, me permito dedicarte este trabajo... VA POR TI.


Estoy preparando dos trabajos de dos pintores excepcionales qué cero te gustarán, son Turner y Lacroix.




 [smilie=up.gif]




Saludos.





Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Respuesta: CANALETTO 
 
Gracias J.Luis por el detalle pero no me lo merezco. Creo que todos están dedicados a ti por tu gran trabajo e interés mostrado en esta sección.  

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor/es
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CANALETTO 
 
Esta tarde aprovechando un rato libre, lo he dedicado a restucturar el tópic de la página de Canaletto, añadiendo una treintena de cuadros al tópic, quedando representados la gram mayoría de su magnífiva obra.


Espero que guste a los buenos aficionados a la pintura, en especial la paisajistica.



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CANALETTO 
 
Gracias J.Luis, he vuelto a repasar la galería de Canaletto, sin duda no me canso de ver los cuadros de este pintor, para mi gusto son espectaculares y los paisajes tienen además de realismo muchos detalles representados. Sin duda es mi galería favorita.  [smilie=up.gif]

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor/es
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CANALETTO 
 
De nada xerbar, ya sabes que este trabajo es voluntario y además lo hago con mucho gusto. Me alegro que te hayan gustado las nuevas imágenes de los cuadros de Canaletto.

Creo que no has estado en Venecia ¿No? Sin duda debes darle a tu mujer ese gustazo y a ti mismo, de ver y disfrutar Venecia, mi ciudad favorita y afortunadamente ya llevo conocidas unas cuantas.



 [smilie=up.gif]



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CANALETTO 
 
No J.Luis efectivamente Venecia lo tengo pendiente. De momento no está la cosa fácil pero a buen seguro algún día iremos a conocerla, bien sea mediante crucero o visitando la ciudad unos días.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor/es
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CANALETTO 
 
Los recuerdos venecianos de Canaletto


Una muestra devuelve la incomparable luz del artista a la ciudad italiana



 000_1408634279_760578

Le Procuratie Nuove al Caffé Florian, de Canaletto, que se expone en Treviso.

Una discusión con un autor de comedias acabó con su vocación teatral. El taller de escenografías de su padre perdió entonces a un gran ayudante. Pero la pintura universal ganó a un genial artista. Antonio Canal, Canaletto (Venecia, 1697-1768), tenía solo 18 años y un brillante porvenir como el mejor creador europeo de panorámicas del siglo XVIII. La fama ganada a base de gruesas pinceladas, el uso magistral de luces y sombras, esas composiciones teatrales o el ojo atentísimo para retratar con maestría a las clases sociales de su ciudad natal.
 
Bajo el título Canaletto, Venecia y sus esplendores, la Casa de los Carreresi, en la rica y opulenta Treviso, recupera, muy cerca de donde fueron recreados, los paisajes que dieron fama al artista. Y no están solos. Junto a éstos, se exponen además las obras de otros representantes del vedutismo, género pictórico estéticamente indisociable del Settecento italiano. O lo que es lo mismo; aquellas vistas de la ciudad que los ricos viajeros ingleses de la época se llevaban como recuerdo de su visita. En total, 90 pinturas y 60 grabados procedentes de 13 museos del mundo.

Si algo queda claro en la muestra es que la genialidad de Canaletto se inspira en las panorámicas de su predecesor, Luca Carlevarijs, nacido en Udine, aunque veneciano de adopción. La exposición dedica atención, como corresponde, a un pintor especialista en retratar panorámicas conmemorativas. Como la llegada de los embajadores extranjeros a la ciudad, las regatas con que se celebraban las visitas de personajes importantes o las varias fiestas venecianas. Carlevarijs fue el primero en proveer de estampas venecianas a las clases opulentas de toda Europa. Sus ricos clientes, por lo general embajadores, se llevaban en sus cuadros un recuerdo de tal o cual evento en el que habían participado. Son tiempos en los que Venecia exhibía orgullosa su condición de potencia comercial y marítima, a la manera en que Inglaterra aspiraba a ser. La ciudad de los canales era también por entonces la de la diversión para todos los gustos, con sus teatros, casas de juegos y burdeles. "Sus prostitutas eran famosas. La permisividad y amoralidad excitaban hasta a las almas grises de los ingleses", explica el estudioso del Settecento Michael Levey.

El pintor se valía de la cámara oscura para captar la vida cotidiana

"Carlevarijs fue un gran pintor, pero Canaletto lo superó, era el mejor", comenta uno de los comisarios, Alberto Craievich. "Inventó las panorámicas con encuadres más amplios, que resaltan la peculiaridad de Venecia, única por ser una ciudad de agua. Dibujó ángulos nuevos del Gran Canal y otros espacios menos conocidos".

La Venecia solar que ha entrado en el imaginario universal es ésta recreada por Canaletto. Ningún visitante quiere abandonar la sala que alberga las obras maestras de la juventud del genio. ¿Cómo se las ingeniaba para construir cuadros tan precisos? Conocía la ciudad como la palma de su mano, pero se valía de la cámara oscura para captar en directo la agitada cotidianidad de la Serenísima y sus contrastes sociales. También se expone una cámara oscura, propiedad del Museo Correr, que se presume usó Canaletto. Él fue el primero en experimentar con la luz solar: subía a una góndola a recorrer Venecia a ver en directo los efectos luminosos.

En el atardecer de su carrera, los personajes conservan su propia identidad, aunque se convierten casi en manchas de color. Canaletto no llegó a ver el declinar de Venecia. No vivió la llegada de las tropas de Napoleón, ni tampoco cuando el francés ordenó quemar el Bucintoro, el barco oficial del Dogo. Otros pintores siguieron su camino, pero el vedutismo poco a poco pasó de moda: se había inventado la cámara fotográfica.


EL PAÍS




Muy interesante esa gran exposición en Venecia de Canaletto... ¿Seguro qué disfrutarías mucho xerbar?.


 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 21 Agosto 2014, 16:19; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CANALETTO 
 
Me has hecho soñar de nuevo. Solo una escena de Venecia, me hace alegrarme el día. Con su luz, sus reflejos en el agua, la opulencia de sus edificios. Junto con Vermeer (solo cuando no añade demasiadas cosas imaginarias a sus escenas de Venecia), ha conseguido plasmar la magnificencia de la ciudad de los canales.

No conocía el cuadro del Castillo de Alnwick, en las afueras de Newcastle es el castillo de Harry Potter.  

Muchas gracias. Creo que es un topic antiguo, pero se me habia pasado por alto.  
 




___________________________
www.crucerosydestinos.com
www.airline92.com
http://myaviation.net/search/search.php?uid=7083
www.waveandwind.net
 
keltic Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor/es
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CANALETTO 
 
Gracias Keltic. Este trabajo fue uno de los primeros que hice para la galería de arte del foro de xerbar..., hará ya 2 años. Sin lugar a dudas, la magia de Venecia es incomparable.



 
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CANALETTO (Giovanni Antonio Canal) 
 
National Gallery prepara muestra de Canaletto

Reunirá lo mejor del pintor veneciano y de sus rivales




 12el_castillo_de_alnwick_en_northumberland_canaletto_pint_este_cuadro_durante_su_estancia_en_inglaterra_entre_1746_y_1755_1408634700_376495

El Castillo de Alnwick en Northumberland. Canaletto pintó este cuadro durante su estancia en Inglaterra entre 1746 y 1755..

La National Gallery prepara una exposición que reunirá la mejor selección de vistas venecianas pintadas por Canaletto y otros "vedutisti" rivales de su siglo.

Unos 50 préstamos de colecciones públicas europeas y norteamericana integrarán esta muestra, abierta del 13 de octubre al 16 de enero de 2011.

Junto a obras maestras de Giovanni Antonio Canal, Canaletto, (1697-1768) habrá "vedute" (vistas) claves de artistas como Vanvitelli (Gaspar Van Wittel), Luca Carlevarijs, Michele Marieschi, Bernardo Bellotto y Francesco Guardi.

Las pinturas abarcan todo el siglo XVIII, desde una de las primeras vistas venecianas datadas con precisión (obra de Carlevarijs de 1707) hasta la muerte de Guardi en 1793, pintor que, anticipándose al romanticismo, enfatizó la fragilidad de Venecia en lugar de su permanencia.

La época de las "vedute" alcanzó su apogeo en torno a 1740, cuando la adquisición de ese tipo de recuerdos, equivalente noble de lo que hoy son las prosaicas postales, se había vuelto un elemento importante del Grand Tour de Italia, antecesor del turismo moderno.

En la primera mitad del XVIII, los "milords" ingleses estimularon con sus compras en los viajes por el continente europeo un mercado muy activo y altamente competitivo de pinturas de vistas venecianas, lo que hizo que los pintores compitieran por los encargos y la fama.

Entre todos inmortalizaron algunos de los lugares más pintorescos de la ciudad, como el Gran Canal, la plaza de San Marcos, el puente de Rialto, la basílica de Santa Maria della Salute o la laguna veneciana.

El más sobresaliente de todos ellos fue Canaletto, quien, formado como pintor de escenarios teatrales, decidió probar suerte con el "vedutismo" a raíz de una visita a Roma en 1719.

A finales de la década de los veinte y como respuesta a la demanda del mercado, Canaletto comenzó a sustituir la gravedad de su obra primeriza por vistas bañadas de sol, y una década después dominaba enteramente el género.

En la National Gallery podrán verse también obras del precursor de Canaletto y fundador de la escuela vedutista, Vanvitelli -Gaspar Van Wittel- (1652/3-1736) , titulada "El Molo desde la cuenca de San Marcos" , procedente del madrileño Museo del Prado.

Su sucesor inmediato y primer pintor de "vedute" que dependió del mecenazgo extranjero fue Luca Carlevarijs (1663-1730) , y en la exposición se exhibirán obras tempranas de Canaletto junto a otras de sitios similares pintadas por Carlevarijs.

La sala central celebrará los festivales, regatas y ceremonias espectaculares de la ciudad flotante con obras tan destacadas como "El Bucintoro regresa al Molo el día de la Ascensión", pintada por Canaletto en 1733-34 y que se conserva en la Colección Real Británica.


 77palazzo_ducale_and_the_piazza_di_san_marco_1408634590_620339

Palazzo Ducale and the Piazza di San Marco. Canaletto.

También se mostrarán por primera vez juntas la obra maestra de Canaletto "Llegada del embajador francés a Venecia" (en torno a 1727) , del museo Hermitage de San Petersburgo (Rusia) , y la composición pionera de Carlevarijs "Entrada del embajador británico, conde de Manchester, al Palacio Ducal" (alrededor de 1707-08) .

En otras salas podrán verse obras de Michele Marieschi, el más espontáneo de los vedutisti venecianos, y del sobrino de Canaletto, Bernardo Bellotto (1722-1780) , quien a sus 18 años había conseguido imitar el estilo de su tío con gran destreza.

En la última década de su vida, Canaletto tuvo un nuevo rival, Francesco Gaurdi (1712-1793) , que le sobreviviría en 25 años y que, como señala la National Gallery, escribió un capítulo final glorioso en la historia de las vistas venecianas.


 1la_plaza_de_san_marcos_en_venecia_1408634514_178877

La plaza de San Marcos en Venecia, c. 1723-1724. Óleo sobre lienzo, 141,5 x 204,5 cm. Propiedad: Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Canaletto cedida para la muestra en la National Gallery.  


Fuentes: pintura.aut.org, elpais.com, eluniversal.com.mx y museothyssen.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Jueves, 21 Agosto 2014, 16:25; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CANALETTO (Giovanni Antonio Canal) 
 
Hasta el próximo 27 de diciembre



A solas con Canaletto en Venecia


• Es posible disfrutar de ese cuadro en contempla soledad, sin compartirlo con nadie
• El cuadro no volvía a Venecia desde que hace 270 años salió de ella
• Una organización privada llamada Fondaco se ha ocupado de organizar el regreso




 user_50_00_1384082779_287442
 
El cuadro expuesto en Venecia. 'Entrada al Gran Canal y la Iglesia de Santa María de la Salud', un óleo que Canaletto pintó con su habitual y exquisita precisión alrededor de 1740.

Hace ya rato que anocheció. Venecia está en penumbra, envuelta en el encanto de la noche. Caminamos escuchando el sonido de nuestros pasos hasta que llegamos a nuestro destino: un antiguo convento benedictino junto a la vieja Iglesia de San Gregorio. Allí, en la entrada, nos espera un mayordomo, impecable y con una sonrisa en los labios. Nos abre la puerta. Y ante nosotros se despliega el claustro de la vieja abadía, iluminado sólo con velas. De fondo suena una música suave e hipnótica, de Brian Eno.


user_50_04_1384082905_424965

El mayordomo ha desaparecido. No hay nadie que nos de indicaciones, ni un solo cartel que muestre el recorrido a seguir. Deambulamos por el claustro a nuestro antojo, admirando la vista que desde el mismo se disfruta de la magnífica cúpula de Santa María de la Salud, la iglesia que los venecianos levantaron en el siglo XVII para agradecer a Dios que pusiera fin a una epidemia de peste.


 user_50_01_1384082840_924291

Junto a un ventanal que da sobre el Gran Canal, y contra el cual choca con fuerza el agua, encontramos una escalera. Subimos. Arriba hay varias habitaciones. Abrimos una puerta tras otra, sin encontrar lo que buscamos. De nuevo no hay nadie a quien recurrir, estamos completamente solos en esta vieja abadía medieval. Damos la vuelta a toda la planta hasta que por fin, en una esquina, encontramos la puerta adecuada. La abrimos...


 user_50_03_1384082990_614783

Ahí está, imponente. Es 'Entrada al Gran Canal y la Iglesia de Santa María de la Salud', un óleo que Canaletto pintó con su habitual y exquisita precisión alrededor de 1740 y que que no volvía a Venecia desde que hace 270 años salió de ella.

Estamos solos, completamente solos en medio del silencio de la noche, frente a ese lienzo. Y más aún: estamos exactamente en el mismo lugar en el que Canaletto lo pinto hace casi tres siglos. Desde donde estamos vemos justo la misma vista de Venecia que recoge el cuadro.
Nuestros ojos recorren el perfil de la pintura y la silueta de la Venecia real. Todo sigue prácticamente igual, apenas nada ha cambiado en todo este tiempo en la ciudad de los canales. Permanecemos 20 minutos en éxtasis a solas con el cuadro. Disfrutándolo, aspirándolo, llenándonos la retina de él. Al salir, el mayordomo se vuelve a materializar y nos abre la puerta: "Buona sera", se despide educadamente.

Ese rarísimo privilegio de disfrutar a solas de una obra de arte, una especie de experiencia mística y sensorial elevada a la enésima potencia al tratarse de Venecia, se puede hacer realidad desde hoy y durante sólo 50 días. Hasta el próximo 27 de diciembre 'La salida del Gran Canal y la Iglesia de Santa María de la Salud' espera a los visitantes que deseen zambullirse en él en la logia de la abadía de San Gregorio. Allí, junto a un inmenso ventanal a través del cual se ve exactamente la misma Venecia que recoge el cuadro, el óleo se ofrece a los visitantes durante 24 horas al día.


 user_50_05_1384083058_753447

Siempre en pequeños grupos de ocho personas como máximo, cada una de las cuales tendrá que pagar 35 euros para disfrutar de él durante una hora y 55 euros si la visita se realiza de noche.

Pero también es posible disfrutar de ese cuadro en contempla soledad, sin compartirlo con nadie. Para hacer realidad ese privilegio de día 'sólo' hay que desembolsar 280 euros, que suben a 400 euros si la visita se realiza de noche, con el mayordomo que abre al visitante la puerta. Imprescindible reservar, en la pagina web www.canalettovenezia.it.


 user_50_02_1384083147_774877

'Gero Qua' (Yo estaba aquí, en dialecto veneciano) es como se llama la experiencia, porque más que una exposición se trata de eso: de una experiencia sensitiva y emocional. La idea de esta iniciativa partió de dos hermanos Silvia y Giampaolo Buziol, quienes hace un par de años visitaron la exposición 'Canaletto y sus rivales' que la National Gallery de Londres dedicó al pintor veneciano. Inmediatamente, entre las numerosas vistas de la ciudad de los canales que componían la muestra, reconocieron una que les resultaba muy conocida, porque era exactamente la misma vista que se puede admirar desde el apartamento propiedad de su familia en la antigua abadía de San Gregorio. Y comenzaron a soñar con la idea de volver a llevar el cuadro al lugar exacto en el que fue pintado.


 user_50_06_1384083096_903149

En un principio, y dado que existen tres versiones de ese cuadro y una de ellas es propiedad de la reina de Inglaterra, los hermanos se dirigieron a Isabel II solicitándole que les prestara el lienzo. "Pero no nos fue concedido porque la obra había sido expuesta recientemente y según las reglas de tutela de la colección real británica debe de permanecer algunos años descansando antes de poder ser prestado de nuevo", indica Giampaolo Buziol.

Los dos hermanos decidieron entonces dirigirse a los Terruzzi, una importante familia de industriales italianos cuya colección de arte incluye otra de las tres versiones del cuadro. Y está vez si que lograron que se lo prestaran.

Una organización privada llamada Fondaco, con la ayuda de la propia familia Buziol, se ha ocupado de organizar el regreso a Venecia de 'Entrada al Gran Canal y la Iglesía de Santa María de la Salud'. La iniciativa no ha recibido ni un céntimo de ayudas de dinero público, lo que justifica los precios a pagar para poder contemplar esta obra de Canaletto en un pequeño grupo de ocho personas o en completa soledad. El dinero recaudado, explican, se destinará íntegramente a pagar los gastos de transporte y seguro de la obra, así como a los vigilantes que 24 horas al día se encargaran de custodiarla y al mayordomo que se encargará de recibir a los visitantes nocturnos.

IRENE HDEZ. VELASCO Enviada especial Venecia / Edmundo.es



 

Una forma demasiado elitista de ver el cuadro. Me gusta Canaletto, pero yo no pagaría 55 euros por contemplarlo 20 minutos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CANALETTO (Giovanni Antonio Canal) 
 
Canaletto en el Museo Thyssen


Canaletto aprendió los principios de la pintura como decorador de amplias escenografías teatrales, oficio en el que ayudó a su padre, Bernardo Canal. En 1719, en compañía de su progenitor, realizó un viaje a Roma, donde conoció la obra de un vedutista amante de las ruinas clásicas y de las grandes vistas, Giovanni Paolo Panini. En su formación como pintor ocupan un lugar relevante, por la influencia que tuvieron sobre él, los trabajos de Luca Carlevarijs y Marco Ricci. De vuelta a Venecia, en 1720, se inscribió en el gremio de pintores, en cuyo registro figura hasta 1767. En la década de 1720 se fechan sus primeras vistas de Venecia, correspondientes a encargos de Stefano Conti y del príncipe de Liechtenstein. Su amistad con el cónsul británico Joseph Smith, principal cliente y difusor de su arte en Gran Bretaña, data también de esos años. Entre 1740 y 1741 realizó un viaje por el río Brenta durante el cual ejecutó numerosos dibujos y pinturas. En 1746 se marchó a Inglaterra, donde permaneció, con una serie de intervalos, hasta 1756. De esta etapa son sus vistas de la campiña inglesa y de Londres. En 1760 está de nuevo documentado en Venecia, ciudad en la que continuó su actividad pictórica, aunque se detecta ya una regresión en su capacidad creativa. Canaletto fue nombrado, en 1763, miembro de la Academia de Pintura y Escultura. A la altura de su pintura hay que situar sus trabajos como dibujante y grabador, entre los que destacan sus series de aguafuertes, como la dedicada al cónsul Smith, Vedute altre prese dai luoghi altre idéate. Gran parte de su producción estuvo destinada a coleccionistas extranjeros que, a su paso por Venecia durante el Grand Tour, adquirían sus pinturas


 1la_plaza_de_san_marcos_en_venecia

La plaza de San Marcos en Venecia. Canaletto, c. 1723-24. Óleo sobre lienzo, 141,5 x 204,5 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid.

El más destacado representante del género de vistas urbanas en la Venecia del siglo xviii es, sin duda, Canaletto. Estas vistas o vedute, que nos muestran grandes perspectivas de la ciudad o de sus aledaños captadas con el rigor de un topógrafo, fueron piezas cotizadas por los viajeros y amantes de las artes que realizaron el Grand Tour. Este largo viaje, que incluía además de Italia, Francia, fue trayecto obligado en la formación y educación de los lores ingleses del siglo xviii, quienes, al igual que otros viajeros por Italia, encontraron en estas vistas el objeto ideal con que recordar su aventura de juventud.

Los primeros vedutistas que retrataron Venecia en el siglo xvii fueron artistas nórdicos. Entre ellos, el alemán Joseph Heintz, que se interesó por las fiestas que tenían lugar en la ciudad, y el holandés Gaspar Vanvitelli. El trabajo de Vanvitelli influyó en el primer representante autóctono: Luca Carlevarijs, cronista interesado en mostrarnos en sus lienzos el aspecto más cotidiano de la ciudad. Carlevarijs es considerado el pionero de este género, en el que introdujo como novedad, rigurosas perspectivas.

Ambas telas proceden de la colección Liechtenstein de Viena, entrando en la colección Thyssen-Bornemisza con una diferencia de dos años. La plaza de San Marcos en Venecia está registrada desde 1956 y El Gran Canal, desde San Vio ,Venecia desde 1958. Los dos óleos se exhibieron antes de su entrada en Villa Favorita, en 1948, en Lucerna, en una exposición monográfica dedicada precisamente a la colección Liechtenstein. Sin embargo, la crítica se interesó antes por El Gran Canal, desde San Vio ,Venecia que por La plaza de San Marcos en Venecia, que fue incluida en el estudio de Ferrari, de 1914, dedicado a Canaletto y a Bellotto.

En estas obras de juventud, catalogadas entre las primeras vistas que salieron de sus pinceles, Canaletto nos presenta una imagen de la plaza más famosa de Venecia tomada desde el antiguo emplazamiento de la iglesia de San Geminiano (destruida durante la dominación francesa para construir el ala napoleónica, donde hoy se encuentra el Museo Correr). La vista tiene como fondo la fachada de San Marcos y parte de la fachada del palacio ducal, edificio este cuya visión queda interrumpida por la poderosa presencia del campanile, que rompe con su verticalidad la continuidad del fondo. A los lados, acentuando la profundidad y la perspectiva, están las Procuradurías: a la izquierda, las viejas y a la derecha, las nuevas.

Este lienzo muestra ya las características más notables del arte de Canaletto. La elección de un punto de vista elevado para el encuadre de la composición, la precisión con que se dibujan los edificios con todos sus detalles ornamentales y la minuciosa ejecución de los elementos que crean el ambiente son algunas de las aportaciones que Canaletto hizo al género.

La exactitud con licencias con las que el artista plasmó sus vistas de Venecia han servido, por otra parte, para establecer correctamente sus fechas de ejecución. En el caso de La plaza de San Marcos en Venecia hay que observar que el cambio de pavimento de la plaza, que se refleja con sumo cuidado en el óleo, se realizó en el conjunto entre 1723 y 1734, estando diseñado por Andrea Tirali. En el cuadro del Museo Thyssen-Bornemisza se encuentran soladas las calles adyacentes a las dos Procuradurías y falta por completar el trabajo en las calles centrales, que se organizaron con un dibujo geométrico, tal como se refleja en la vista de la colección del duque de Bedford, fechada en la década siguiente a este lienzo. La fase de la pavimentación que Canaletto ha registrado en nuestro cuadro tuvo lugar entre 1723 y 1724; entre 1725 y 1727 se finalizaría el suelo decorativo paralelo a la zona central.

En cuanto al Gran Canal, desde San Vio ,Venecia, el tema fue representado por Canaletto en varias de sus telas. En este caso la perspectiva, que se dirige hacia San Marcos, se abre a la derecha con el palacio Barbarigo, donde una mujer se asoma por una de sus ventanas y un hombre limpia una de las chimeneas. Parte de la fachada del edificio que da al Campo, donde se han instalado varias figuras, se encuentra decorada con el dibujo de una barca y una inscripción. La hilera de construcciones de esta orilla del canal nos conduce hasta la cúpula de la Salute y la Punta di Dogana. Al otro lado Canaletto recoge el palacio Corner della Ca’Grande, terminando el recorrido en la Riva degli Schiavoni. Tanto la pincelada como el tratamiento de la luz son similares en ambas composiciones, aunque tal vez en este fragmento del Gran Canal se perciba una mayor inquietud hacia el claroscuro, especialmente acusado en las barcas que se encuentran a la derecha y que incitan a adentrarnos en la composición. Canaletto consigue buenos cromatismos y matices con los que nos transmite el colorido de las aguas, cuyo matiz verdoso contrasta con la gran masa azul con la que pinta el cielo.

Tanto La plaza de San Marcos en Venecia como El Gran Canal, desde San Vio ,Venecia forman parte, junto con dos telas del Museo Ca’Rezzonico de Venecia, de una misma serie que perteneció a la casa Liechtenstein, en Viena.


 2el_gran_canal_desde_san_vio_venecia
    
El Gran Canal, desde San Vio, Venecia. Canaletto, c. 1723-24. Óleo sobre lienzo, 140,5 x 204,5 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid.

El más destacado representante del género de vistas urbanas en la Venecia del siglo xviii es, sin duda, Canaletto. Estas vistas o vedute, que nos muestran grandes perspectivas de la ciudad o de sus aledaños captadas con el rigor de un topógrafo, fueron piezas cotizadas por los viajeros y amantes de las artes que realizaron el Grand Tour. Este largo viaje, que incluía además de Italia, Francia, fue trayecto obligado en la formación y educación de los lores ingleses del siglo xviii, quienes, al igual que otros viajeros por Italia, encontraron en estas vistas el objeto ideal con que recordar su aventura de juventud.

Los primeros vedutistas que retrataron Venecia en el siglo xvii fueron artistas nórdicos. Entre ellos, el alemán Joseph Heintz, que se interesó por las fiestas que tenían lugar en la ciudad, y el holandés Gaspar Vanvitelli. El trabajo de Vanvitelli influyó en el primer representante autóctono: Luca Carlevarijs, cronista interesado en mostrarnos en sus lienzos el aspecto más cotidiano de la ciudad. Carlevarijs es considerado el pionero de este género, en el que introdujo como novedad, rigurosas perspectivas.

Ambas telas proceden de la colección Liechtenstein de Viena, entrando en la colección Thyssen-Bornemisza con una diferencia de dos años. La plaza de San Marcos en Venecia está registrada desde 1956 y El Gran Canal, desde San Vio ,Venecia desde 1958. Los dos óleos se exhibieron antes de su entrada en Villa Favorita, en 1948, en Lucerna, en una exposición monográfica dedicada precisamente a la colección Liechtenstein. Sin embargo, la crítica se interesó antes por El Gran Canal, desde San Vio ,Venecia que por La plaza de San Marcos en Venecia, que fue incluida en el estudio de Ferrari, de 1914, dedicado a Canaletto y a Bellotto.

En estas obras de juventud, catalogadas entre las primeras vistas que salieron de sus pinceles, Canaletto nos presenta una imagen de la plaza más famosa de Venecia tomada desde el antiguo emplazamiento de la iglesia de San Geminiano (destruida durante la dominación francesa para construir el ala napoleónica, donde hoy se encuentra el Museo Correr). La vista tiene como fondo la fachada de San Marcos y parte de la fachada del palacio ducal, edificio este cuya visión queda interrumpida por la poderosa presencia del campanile, que rompe con su verticalidad la continuidad del fondo. A los lados, acentuando la profundidad y la perspectiva, están las Procuradurías: a la izquierda, las viejas y a la derecha, las nuevas.

Este lienzo muestra ya las características más notables del arte de Canaletto. La elección de un punto de vista elevado para el encuadre de la composición, la precisión con que se dibujan los edificios con todos sus detalles ornamentales y la minuciosa ejecución de los elementos que crean el ambiente son algunas de las aportaciones que Canaletto hizo al género.

La exactitud con licencias con las que el artista plasmó sus vistas de Venecia han servido, por otra parte, para establecer correctamente sus fechas de ejecución. En el caso de La plaza de San Marcos en Venecia hay que observar que el cambio de pavimento de la plaza, que se refleja con sumo cuidado en el óleo, se realizó en el conjunto entre 1723 y 1734, estando diseñado por Andrea Tirali. En el cuadro del Museo Thyssen-Bornemisza se encuentran soladas las calles adyacentes a las dos Procuradurías y falta por completar el trabajo en las calles centrales, que se organizaron con un dibujo geométrico, tal como se refleja en la vista de la colección del duque de Bedford, fechada en la década siguiente a este lienzo. La fase de la pavimentación que Canaletto ha registrado en nuestro cuadro tuvo lugar entre 1723 y 1724; entre 1725 y 1727 se finalizaría el suelo decorativo paralelo a la zona central.

En cuanto al Gran Canal, desde San Vio ,Venecia, el tema fue representado por Canaletto en varias de sus telas. En este caso la perspectiva, que se dirige hacia San Marcos, se abre a la derecha con el palacio Barbarigo, donde una mujer se asoma por una de sus ventanas y un hombre limpia una de las chimeneas. Parte de la fachada del edificio que da al Campo, donde se han instalado varias figuras, se encuentra decorada con el dibujo de una barca y una inscripción. La hilera de construcciones de esta orilla del canal nos conduce hasta la cúpula de la Salute y la Punta di Dogana. Al otro lado Canaletto recoge el palacio Corner della Ca’Grande, terminando el recorrido en la Riva degli Schiavoni. Tanto la pincelada como el tratamiento de la luz son similares en ambas composiciones, aunque tal vez en este fragmento del Gran Canal se perciba una mayor inquietud hacia el claroscuro, especialmente acusado en las barcas que se encuentran a la derecha y que incitan a adentrarnos en la composición. Canaletto consigue buenos cromatismos y matices con los que nos transmite el colorido de las aguas, cuyo matiz verdoso contrasta con la gran masa azul con la que pinta el cielo.

Tanto La plaza de San Marcos en Venecia como El Gran Canal, desde San Vio ,Venecia forman parte, junto con dos telas del Museo Ca’Rezzonico de Venecia, de una misma serie que perteneció a la casa Liechtenstein, en Viena.


 3il_bucintoro
    
Il Bucintoro. Canaletto, c. 1745-1750. Óleo sobre lienzo, 57 x 93 cm. Colección Thyssen-Bornemisza, en depósito en el Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC)

La fiesta del Bucintoro, que suscitaba entre los turistas y visitantes que la presenciaban los más variados comentarios, fue pintada a lo largo de su historia por artistas como Leandro Bassano, Gabriel Bella, Francesco Guardi o Canaletto. Bucintoro es el nombre de la galera del dux de Venecia, que en esta tela de Canaletto aparece atracada, entre góndolas y otras embarcaciones, en la Piazzetta. Este gran barco, decorado en rojo y oro, símbolo de la Serenísima, era utilizado para agasajar a huéspedes ilustres y para conmemorar los desposorios de la ciudad de la laguna con el mar el día de la Ascensión. Este día festivo, el dux, acompañado por las autoridades, se dirigía al Lido, donde el patriarca de San Pietro le esperaba para bendecir un anillo que después era arrojado por el dux al mar, simbolizando así los esponsales de la ciudad de Venecia con el Adriático. Los encargados de maniobrar esta inmensa galera eran los obreros del Arsenal, dirigidos por tres almirantes. Una vez finalizada la ceremonia, que incluía una misa, tenía lugar un gran banquete en el palacio. El último Bucintoro fue destrozado por las tropas napoleónicas en 1798 y desguazado en 1824. Precisamente el Bucintoro que pinta en este lienzo Canaletto fue el último que salió del Arsenal. La barcaza fue diseñada por Stefano Conti y decorada por el escultor Antonio Corradini; llevaba en la proa el león, emblema de la ciudad, y la figura de la justicia. El tema de esta singular fiesta, en sus distintas fases, nos ha llegado a través de grabados y de lienzos, como éste que nos ocupa. Esta conmemoración reunía a toda Venecia encabezada por el dux, quien, vestido para la ocasión con brocado de oro, la capa de armiño y el peculiar gorro, salía hacia el mar seguido en procesión acuática por una representación de las autoridades locales, los embajadores y el nuncio pontificio.

El episodio que eligió Canaletto, dentro de los distintos momentos que conformaban la ceremonia, es el regreso de la galera a la dársena de San Marcos. El gran barco, atracado en el puerto y pintado en rojo y dorado, es para el pintor la excusa que le permite ofrecernos otra gran perspectiva de Venecia. La vista recoge, a la derecha de la embarcación, en una acentuada diagonal, la fachada del palacio de los dogos, con el campanile asomando por detrás, y parte de la Riva degli Schiavoni. A la izquierda de la barcaza tenemos, en ángulo, la biblioteca Marciana, la Zecca y los almacenes de grano, junto con una hilera de edificios que nos conducen hasta el Gran Canal, donde encontramos la mole de Santa Maria della Salute con sus características volutas.

La pintura se ha puesto en relación con otra conservada en la abadía de Woburn, en Bedfordshire. Entre ellas existen algunas diferencias, como el encuadre, que en la obra de la abadía británica se extiende un poco más allá de las prisiones, o la posición y el número de barcos que surcan la dársena. A estas disimilitudes hay que añadir el momento de la ceremonia, ya que en la obra de Woburn se recoge justo la salida de la embarcación de la dársena. El lienzo del Museo Thyssen-Bornemisza ha sido considerado por Constable una versión posiblemente autógrafa de una vista cuyo prototipo el historiador localizó en una colección privada británica. Nuestro lienzo contiene todas las características que hicieron famoso al pintor, entre ellas la luz y la atmósfera cálidas y brillantes, que imprime a esta tela, el amplio celaje recorrido por suaves nubes y el grato y vistoso colorido, apoyado en un riguroso dibujo.

Tanto el tema como la composición hicieron fortuna en el repertorio de pintor y entre su clientela, a juzgar por el número de versiones que de él se conocen y que llegan casi a la docena entre las obras originales y las atribuidas a la escuela. Constable, que fue el primero en incluir este Bucintoro en una monografía del pintor, la agrupó, por sus características, junto a otras tres en colecciones privadas.

Il Bucintoro perteneció a varias colecciones privadas en Gran Bretaña. Casi con seguridad estuvo registrado en la colección de Henry Reveley of Bryn, en Gales del Norte, pasando después a la de Hugh John Reveley, y a la de Mrs. Snapper. Subastada en 1961, continuó en el mercado en la galería Agnew’s, para finalmente ingresar en la colección Thyssen-Bornemisza en 1962.


 4la_escuela_de_san_marco
    
La Escuela de San Marco. Canaletto, c. 1765. Óleo sobre lienzo, 42 x 32,5 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Delante de la fachada de la Escuela de San Marcos, obra maestra del Renacimiento veneciano (realizada por Pietro y Tullio Lombardo y acabada por Mauro Colussi) de la que aparecen sólo los tres arcos occidentales, se celebra una feria animada por gente heterogénea: algunos charlan de pie, apartados; otros, cerca de la fuente, levantan un estandarte; otros, cerca del muelle, arrastran un palo o juegan a las cartas. Mientras tanto, otro personaje gesticula desde el adyacente Ponte del Cavallo, que cruza el Rio dei Mendicanti.

Esta pintura apareció en 1981, junto con su pendant, Capricho con columnata en el interior de un palacio, en una subasta de Sotheby's, en Londres, con la declaración genérica de procedencia «The property of a Lady», pero con la precisión de que ambos cuadros formaban parte de la colección de la familia de la propietaria desde finales del siglo XIX.

El hecho de que la pintura pendant se corresponda a un lienzo sobre el mismo tema, fechado en 1765 y conservado en las Gallerie dell'Accademia de Venecia, nos lleva a situar también estas dos pinturas en los últimos años de vida de Canaletto, que murió en 1768.

Se conocen dos vistas juveniles, horizontales y de gran tamaño, con el campo Santi Giovanni e Paolo y la Escuela de San Marcos, una en Dresde, Staatliche Kunstsammlungen, Gemäldegalerie (125 x 165 cm), y la otra en una colección particular, antes en Montreal, Legado de Elwood B. Hosmer (90,5 x 135,9 cm). Ambas pertenecieron al embajador del emperador procedente de Lucca, Stefano Conti, estando documentadas en 1725 y 1725-1726, respectivamente. La segunda está tomada desde un ángulo ligeramente alejado, pero suficiente para mostrar íntegramente los escalones del muelle y dos figuras similares a las que aparecen, en ese mismo lugar, en el cuadro Thyssen. Dichas figuras, sin embargo, en lugar de jugar a las cartas, aparecen una de espaldas, con el brazo derecho apoyado en el muro, y la otra de perfil, con el brazo derecho extendido indicando el agua o la góndola, y el brazo izquierdo apoyado en el parapeto. En ambas pinturas, se repite el motivo de un estandarte en el centro, cerca de la fuente, delante del portón de entrada a la Escuela. En el lienzo que nos ocupa, cuarenta años posterior a los mencionados, la perspectiva es tan aplastada que no se percibe la forma circular de los escalones del zaguán. Además, el Ponte del Cavallo aparece acabado, con sus escalones y su peana de acceso completas, a diferencia de las más antiguas vistas Conti, en las cuales estos elementos están tan sólo esbozados o no existen (en la vista de Dresde, incluso aparece una pasarela de madera).

El elemento compositivo dominante de un edificio único, en este caso la Escuela de San Marcos, induce inmediatamente a relacionar esta pintura con otras single building paintings generalmente tardías. Por ejemplo, la La Escuela de San Teodoro (Londres, Colección John Ward) muy similar a ésta en el tratamiento y en el corte compositivo, aunque menos segura en la perspectiva y más somera en la representación de los personajes. El tamaño, además (41 x 31 cm), casi idéntico al del lienzo de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza, nos lleva tal vez a sospechar su pertenencia a una serie casi didáctica de edificios venecianos célebres, representados indiferentemente desde el exterior o el interior. Una serie de la que podrían haber formado parte: La Escalera de los Gigantes en el Palazzo Ducale (Ciudad de México, Colección Pigliai) tanto por estilo como por tamaño (42 x 29 cm); quizá el Interior de la basílica de San Marco -considerado pendant del anterior- conservado en el Museum of Fine Art de Montreal; pero sobre todo la Plaza de San Marcos, hacia la basílica, desde el ángulo sudoeste (Londres, National Gallery), 45 x 35 cm, la mejor pintura de este grupo, que puede compararse con el pendant de este cuadro y viene acompañada, a su vez, por un pendant: Plaza de San Marcos hacia la basílica, desde el ángulo noroeste (Londres, National Gallery), 46,5 x 38 cm.


 5capricho_con_columnata_en_el_interior_de_un_palacio
    
Capricho con columnata en el interior de un palacio. Canaletto, c. 1765. Óleo sobre lienzo, 42 x 32,5 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Es una escena de la vida en un palacio, tomada desde un atrevido doble ángulo de perspectiva, que permite abarcar, a la vez, la fila de columnas que, en la planta baja, separan el «portego» del patio interior y la balconada de la planta noble, que se abre bajo el arco de la bóveda, mostrando, simultáneamente, todos los elementos arquitectónicos, desde el forjado de madera debajo de la balconada hasta el techo sobre ella. Unas lámparas cuelgan de sus largos cables entre columna y columna y un blasón en un patio interior, donde un caballero da una limosna a un muchacho y otro mendigo espera la suya, sentado con la espalda apoyada en una columna, animales de corral corretean y una mujer cose, sentada, a la derecha, delante de unos escalones. Hay dos figuras apoyadas en la balaustrada, una de ellas sujetando una cortina que sobresale de ella, decorada con un blasón. El patio está abierto al fondo y muestra una parte del complejo edificio. Hay una mujer cerca del pozo, a la izquierda, y una escalinata conduce a la planta superior. La escalera queda cerrada por las copas de los árboles detrás del palacio y un trozo de cielo tranquilizador, tan sólo interrumpido por ligeras nubes blancas.

Este pequeño cuadro adquiere una importancia histórica que excede su notable calidad de ejecución. De hecho se trata de una derivación autógrafa (o quizá una primera elaboración) de una famosa composición de Canaletto, conservada en las Gallerie dell'Accademia de Venecia, que el propio pintor regaló dos años después de haber sido elegido miembro de la Accademia di Pittura e Scultura, pero sólo en segunda instancia, el 11 de septiembre de 1763. Aunque la sección arquitectónica de la Accademia -y, por consiguiente, también la de esta colección- con su casi pedante enfoque analítico, parece cumplir totalmente con los criterios de verosimilitud topográfica que hicieron famoso a Canaletto, la crítica es unánime en considerar que se trata de una visión fantástica, en gran parte creada en el estudio. Tal como ha demostrado irrefutablemente André Corboz, el interior del palacio corresponde a una remodelación, por cambio de estilo, de la Ca' d'Oro, emplazamiento que, sin embargo, resulta irreconocible. Citando a Corboz, la «articulación general de los lugares y la posición de los acentos principales corresponden punto por punto a la Ca' d'Oro, que no aparece en ninguna otra obra. Mirando desde el fondo del "portego" hacia el Gran Canal se ve, a la izquierda, el patio, cuya escalinata poseen la misma planta y la misma disposición que la del cuadro, en el que Canaletto ha conservado la balaustrada de simples cilindros y pequeños leones (estos últimos ausentes en la representación Thyssen). Se ha separado el muro de la calle, aun conservando su altura, para conseguir un espacio abierto alrededor del ala del edificio (una solución distinta de este cuadro). El primer tramo de escalera conduce a una puerta coronada por una ventana, que en el lienzo se convierte en un ojo de buey (no sucede así, como veremos, en el cuadro de la Colección Carmen Thyssen). La cornisa curva de la puerta pintada se corresponde con el arco de descarga de la puerta construida [...]. El pórtico real posee tres intercolumnios en el eje principal; el cuarto que aparece en el lienzo sería el resultado de abatir perpendicularmente el primero. Tanto en el cuadro como en el edificio, los intercolumnios son más anchos que el aerostilo, tal como permite el dintel de madera. Las columnas de la Ca'd'Oro ya son lisas y de estilo corintio. Canaletto las alarga, les coloca anillas y las levanta aún más con un alto zócalo [...]. Trae el portal gótico del arco que se encuentra en el mismo lugar, en la orilla, a la Ca' d'Oro y cierra el espacio a la derecha con un muro visto rasante. Además, transforma el pórtico en el canal en una terraza que prolonga el empedrado del "portego". Finalmente, abriendo el techo, muestra la hilera de ventanales que se abren al patio en la primera planta».

Pequeños, pero no insignificantes, detalles diferencian el prototipo veneciano de su reducida réplica: el lienzo de la Accademia, tres veces mayor que el cuadro que nos ocupa, muestra una solución distinta en la escalinata exterior (mucho más amplia y escenográfica), así como un muro de cierre totalmente distinto y separado (como si se tratase de otro cuerpo arquitectónico). Se trata de un muro enfoscado en color rojo ladrillo en el que ya no hay nicho, y en lugar de la estatua, en el ángulo aparece ahora un jarrón de estilo piranesiano con una planta carnosa. En la cortina falta el escudo, pero también hay diferencias en las figuras humanas que pueblan la galería: el muchacho agachado en primer plano a la izquierda ha desaparecido, reemplazado por la mujer que cose. El mendigo ya no pide limosna y los patos han desaparecido, quedando sólo el perrito, ahora atado a la basa de la columna.

Es más que evidente que en esta obra tardía Canaletto ha hecho gala de su antiguo, pero «genéticamente» genuino, dominio de un arte al que se dedicó en sus primeros años de artista, colaborando con su padre Bernardo Canal (pintor especializado en escenografías de teatro). No se puede negar el parecido que existe con el enfoque escénico de un cuadro de la National Gallery de Londres, cuyo tamaño es tan similar que nos lleva a pensar que se trata de obras pertenecientes a una misma serie. Se trata de Plaza de San Marcos en dirección al este, desde el ángulo sudoccidental, cuya perspectiva está tomada desde el interior del pórtico de las Prucuratie Nuove y recuerda inmediatamente el doble ángulo de perspectiva del «portego» aquí comentado y sorprendentemente similar.

El prototipo veneciano pudo contar con un dibujo preparatorio a pluma y tinta marrón, con acuarelados grises (36 x 29 cm), anteriormente en la Colección Albertini de Roma, que se corresponde en todos sus detalles al lienzo, y un folio del Museo Correr con apuntes arquitectónicos no tan directamente ligados a la realización pictórica, a pesar de la inscripción que aparece en uno de ellos: «Per la cademia». Se conocen numerosas réplicas o copias de este afortunado tema (Constable cuenta ocho de ellas), de las cuales se acepta como autógrafa la pequeña del National Loan Collection Trust de Londres (55,8 x 41,9 cm).


 6porta_portello_padua
    
Porta Portello, Padua. Canaletto, c. 1760. Óleo sobre lienzo, 62,8 x 109,2 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Thyssen-Bornemisza.

El cuadro ilustra, en el centro de la composición aunque ligeramente desplazada hacia la izquierda y en perspectiva lateral, la Porta Portello, acceso principal a la ciudad de Padua para quienes entraban en ella por el este, es decir procedentes de Venecia. Originalmente denominada Porta Ognissanti, fue construida a partir del proyecto del arquitecto Guglielmo de'Grigi, apodado Bergamasco. Situada en el cruce de las actuales via Portello (que en la otra orilla del canal Piovego, afluente del río Bacchiglione, toma precisamente el nombre de via Venezia) y de via Gradenigo, que pasa a llamarse Loredan en el tramo que penetra en Padua, en dirección a los Eremitani, el baluarte -que en conjunto presenta un aceptable estado de conservación, aunque la linterna ha perdido la cúpula- se conoce en la actualidad como Porta Venezia. De las distintas construcciones representadas, lamentablemente no se ha podido identificar la más destacada -aunque pudiera ser fruto de la fantasía del artista-, es decir el edificio con columnata que se ve en la otra orilla del canal, más allá del puente, mientras que al fondo se divisa la iglesia de los Carmini. Pero hay que decir que Canaletto no fue del todo fiel a la hora de trasladar al lienzo esta vista en escorzo de Padua, puesto que, entre otras cosas, el trozo de muro en primer plano es imaginario, el puente Portello no tenía dos sino tres pilares, aunque, como ha observado Fern Rusk Shapley, el hecho de que el tercero no aparezca puede deberse a que quedase «oculto a nuestra vista por la orilla izquierda del canal». Además, debido a una afición excesiva a las ruinas, el artista ha querido mostrar el muro que bordea el río en primer plano mucho más derruido de lo que estaba en realidad. André Corboz denuncia articuladamente las libertades topográficas que se toma el artista. Para una útil comparación entre el estado actual de la puerta, el que libremente interpreta Canaletto y -por ejemplo- la versión intermedia y analítica que ofrece el grabado de 1831 de Pietro Chevalier. Una segunda versión de esta vista de Padua, muy parecida y de dimensiones casi idénticas, pertenece desde 1961 a la Colección Samuel H. Kress y se encuentra expuesta en la National Gallery of Art de Washington. Este cuadro presenta en realidad también grandes semejanzas en cuanto al encuadre de la vista y a los elementos representados, por lo que es posible referirse a ambas obras como si fueran básicamente la misma.

La cronología, fijada de forma más o menos unánime a principios de los años cuarenta del siglo XVIII para ambas versiones de la Porta Portello, se fundamenta en un viaje a Padua que Canaletto realizó con su sobrino Bellotto en 1740 ó 1741. Ambos cuadros comparten con otro tercero, Dolo sul Brenta (Washington, colección particular), una tonalidad oscura y un ambiente luminoso, un sentimiento casi poético, es decir parte de las cualidades que indujeron a Pallucchini a ver en ellos «una satisfecha serenidad, digna ya de Corot». Pero, aunque existen dibujos, incluso para la vista de Porta Portello (Viena, Albertina; Windsor, Royal Collections; Nueva York, Metropolitan Museum; a los que hay que añadir un cuarto dibujo de Bellotto, en Darmstadt, Hessisches Landesmuseum), que constituyen pruebas documentales del viaje a Padua, la datación de los lienzos, claramente «construidos» a partir del material gráfico, resulta más difícil. Ya Links pensó en retrasar la ejecución de las obras una veintena de años, situándola hacia 1760. Pero en la actualidad ha aparecido un elemento nuevo, precisamente en la obra Vista de Dolo antes citada, en cuyo bastidor una etiqueta reza, con grafía del siglo xix, «Antonio Canaleto [sic.] /1754», lo que hace suponer que existiera una firma anterior en el reverso de la tela. Una fecha de esta naturaleza explicaría la utilización de una paleta de grises y verdes y de prototipos gráficos más antiguos, dos aspectos comunes a las obras de la última etapa inglesa de Canaletto.

Se puede compartir la opinión de que a Canaletto no le interesaba especialmente la Porta Portello -que en efecto está incluida en la vista aunque sin dominarla-sino que «lo que cautivó su atención [fue] más que nada el ambiente relativamente tranquilo de los arrabales de una ciudad del interior y la ruina del muro del primer término», si bien, como ya se ha dicho, el pintor añadió muchos elementos de su propia cosecha.


 7la_fachada_sur_del_castillo_de_warwick
    
La fachada sur del castillo de Warwick. Canaletto. 1748. Óleo sobre lienzo, 75 x 120,5 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid.

Canaletto visitó Inglaterra en 1746, donde llegó en primavera. El célebre artista veneciano viajó con una carta de recomendación de uno de sus protectores más importantes: el cónsul británico en Venecia, Joseph Smith. El pintor estuvo en Gran Bretaña hasta 1755 y en el transcurso de esos años realizó dos breves visitas a Venecia: una, de unos ocho meses, entre 1750 y 1751, y otra en 1753. De esta etapa de su carrera son una serie de trabajos que tienen como protagonista a la ciudad de Londres, la campiña y otros puntos del país. La Vista de Londres a través del arco del puente de Westminster de la colección del duque de Northumberland , El Támesis y la ciudad de Londres vista desde Richmond House del Trustees of Goodwood House , las vistas de los alrededores de Saint James Park o de la abadía de Westminster son pinturas que ejemplifican este nuevo ciclo. Entre los distinguidos clientes de Canaletto , además del duque de Richmond, habría que añadir, entre otros, al príncipe Lobkowicz , al primer duque de Northumberland , al cuarto duque de Beaufort y a Francis Greville , lord Brooke , primer earl of Warwick.

Precisamente con lord Brooke hay que relacionar este lienzo junto a otras cuatro telas más, tres dibujos que se conocen del castillo de Warwick y dos de la ciudad. El conjunto, uno de los más ricos que Canaletto hizo a un edificio inglés, capta la construcción desde distintos ángulos para reproducir, entre otras zonas, el patio interior y su fachada exterior. El lienzo de la colección Thyssen-Bornemisza pudo pintarse en el estudio que el artista tenía en Londres, en la calle Silver, pasando de allí a la colección de Francis Greville, lord Brooke, más tarde primer earl ofWarwick. La obra permaneció, por herencia, en la familia, hasta que finalmente fue adquirida en 1978 para la colección Thyssen-Bornemisza. La fachada sur del castillo de Warwick perteneció a descendientes de lord Brooke, como George y Henry Greville. También se localizó en varias salas del castillo de la familia; en este edificio estuvo en 1853 en la sala de billar y en 1893 en la sala destinada a los desayunos.

La composición está dominada por la gran mole de la fortaleza captada desde el ángulo sur, con una fachada que traza una suave diagonal para cruzar la superficie pictórica y que se refuerza con la posición del río Avon y con su margen, que discurren paralelos al borde de la edificación. En los extremos de la vista, que está tomada desde una colina, se representa un jardín, a la izquierda, y la ciudad con su puente, a la derecha. Canaletto aprovecha los primeros planos para instalar en ellos ociosas figuras que, con su tamaño, son una referencia evidente de las dimensiones monumentales del conjunto. Dentro de este ambiente tranquilo y apacible, una góndola, que nos remite a los escenarios venecianos, surca las aguas del río. Este pormenor, que puede parecer un detalle extrapolado, tal vez guarde relación con una anotación hallada en los inventarios de lord Brooke, en la que se detalla una embarcación de recreo. Para la datación de la pintura no sólo se tuvo en cuenta la fecha de llegada de Canaletto a Gran Bretaña, sino también los trabajos de reforma para la modernización del castillo y que fueron planeados por lord Brooke tras su matrimonio, en 1742, con Elizabeth Hamilton.


Fuente y comentarios: museothyssen.org / Mar Borobia y Roberto Contini
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CANALETTO (Giovanni Antonio Canal) 
 
Hoy he visto una exposición temporal magnífica en el Palacio de Comunicaciones, en El CentroCentro Cibeles, actual ayuntamiento de Madrid. Donde desde hace tres años se están exponiendo colecciones privadas de las más importantes de España. En este caso se muestra la colección de Juan Abelló ver vídeo que cuenta con numerosas obras extraordinarias, dignas de figurar en un museo de primer orden.


 vista_del_gran_canal_de_canaletto

Vista del Gran Canal, de Canaletto. Colección Abelló.

En la sala de “vedute” de afamados artistas. Había dos de Canaletto, el maestro veneciano y otras dos de Francesco Guardi, su sucesor aunque de un estilo diferente.




 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CANALETTO (Giovanni Antonio Canal) 
 
El Thyssen recurre al micromecenazgo para restaurar una obra maestra

‘La plaza de San Marcos en Venecia’, de Canaletto, precisa de 35.000 euros para su lavado de cara



 00_1528990023_358564
 
'La plaza de San Marcos en Venecia', de Canaletto (1723-24). MUSEO NACIONAL THYSSEN BORNEMISZA

El Museo Thyssen ha decidido recurrir al micromecenazgo para restaurar una de las obras maestras de su colección, La plaza de San Marcos en Venecia, de Canaletto. En una acción inédita en los museos españoles, la pinacoteca solicita 35.000 euros para contribuir al lavado de cara de este cuadro. Por ello, en su web ha dividido el óleo en 1.000 secciones, cada una por un valor de 35 euros, que es la cantidad mínima que cada donante puede aportar, para que quien lo desee ayude al estudio técnico y limpieza del cuadro escogiendo una cuadrícula. Pasadas las nueve de la mañana de este jueves, dos días después de la puesta en marcha de esta iniciativa, la cantidad recibida por el museo se acercaba ya a los 6.000 euros. Axel, Marta, Álvaro, Marjorie… el Thyssen ha colgado el listado de los nombres de los contribuyentes como muestra de agradecimiento.

"Nos hemos sumado a algo que ya funciona en otros países, donde la gente está más acostumbrada a hacerlo, como en Francia, donde ha ocurrido con el Louvre, o el Museo de Ámsterdam", ha explicado por teléfono la responsable de Patrocinios del museo Thyssen, Pepa Octavio. En España, el Museo del Prado o el Sorolla organizaron micromecenazgos pero para la compra de obras.

Octavio apunta que la restauración de una obra como este canaletto, que incluye un estudio de los pigmentos que usó el artista, para así poder profundizar en su técnica, "cuesta bastante más" que la cantidad pedida. "Si tenemos éxito, seguramente repetiremos. Se trata de hacer a la sociedad más partícipe del arte, de la toma de decisiones, como ocurre en otros ámbitos".

La plaza de San Marcos de Venecia es un óleo de 141,5 por 204,5 centímetros que Giovanni Antonio Canal, Canaletto (Venecia, 1697-1768), pintó hacia 1723-24. Es por lo tanto una pieza de juventud de este principal representante del género "de vistas urbanas o vedute", según el museo, y en la que aparecen señas de su reconocible estilo. Canaletto pintó la plaza más famosa de la bella ciudad italiana desde un punto de vista alto, con el fin de dar un encuadre más amplio a la composición. "La línea horizontal que forman al fondo las fachadas de San Marcos y el Palacio Ducal contrasta enormemente con la verticalidad del campanile y las Procuradurías, que situadas a ambos lados dan profundidad a la perspectiva", describe el Thyssen.

La pintura de Canaletto, como se ve en esta obra, se caracteriza "por la minuciosidad en la ejecución de todos los elementos que aparecen en sus cuadros, de esta manera crea el ambiente de sus escenas urbanas". Estas vistas de grandes perspectivas de ciudades captadas con detalle fueron piezas cotizadas por nobles viajeros y amantes del arte que visitaban países como Italia o Francia.

La pinacoteca recuerda en su información el porcentaje que se puede desgravar en la declaración de Hacienda del próximo año por esta donación: "Por los primeros 150 euros, el 75% del donativo, y el resto, al 30%". Además, premiará a los participantes del crowdfunding en función del donativo: desde invitaciones al museo, pases anuales, una visita al Departamento de Restauración o una visita guiada por el director artístico, Guillermo Solana, en el área de obras de pintura italiana del siglo XVIII.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 2 de 2
Ir a la página Anterior  1, 2



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 0 Invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario