Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 3 de 3
Ir a la página Anterior  1, 2, 3
 
PALACIO REAL DE MADRID
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: PALACIO REAL DE MADRID 
 
'De Caravaggio a Bernini', el esplendor del Seicento italiano en el Palacio Real


Maestros italianos y españoles italianizados



- Patrimonio Nacional exhibe 72 obras maestras barrocas en Madrid hasta octubre

- La exposición recoge joyas como Salomé con cabeza del Bautista, de Caravaggio

- Una escultura única de Bernini y La túnica de San José, de Velázquez, piezas clave




 bernini_cristo_crucificado_h_1654_1656

'Cristo crucificado' (h. 1654-1656), de Bernini.

La muestra De Caravaggio a Bernini. Obras maestras del Seicento italiano en las Colecciones Reales reúne en las salas de exposiciones temporales del Palacio Real de Madrid 72 piezas entre pinturas y esculturas italianas del siglo XVII. “Italianas” no es exactamente cierto, salvo que se consideren italianos a Velázquez o Ribera, y a Charles le Brun o Fischer von Erlach… y en cierto modo lo son en este contexto y en su condición de viajeros embelesados por la Roma del XVII e influidos por el arte que allí se produjo.


 la_t_nica_de_san_jos_c_1630_34_obra_de_diego_vel_zquez

'La túnica de San José'. c. 1630-34. Obra de Diego Velázquez.

De hecho, una de las joyas de esta extraordinaria exposición compuesta exclusivamente por fondos de Patrimonio Nacional es La túnica de José, de Velázquez (1630-1634), óleo sobre lienzo supuestamente pintado por el maestro sevillano al volver de su primer viaje a Italia. Tanto este velázquez mayúsculo como la mayoría de las aquí expuestas en la sobria y brillante escenografía de Jesús Moreno han experimentado una suerte de renacimiento. Un renacer en forma de restauración que, en el caso concreto de La túnica de José, ha hecho reaparecer el paisaje semioculto y el emocionante contraste de luces y sombras sobre los dos personajes de la izquierda.


 lot_y_sus_hijas_1617_obra_de_giovanni_francesco_barbieri

'Lot y sus hijas', 1617. Obra de Giovanni Francesco Barbieri (Guercino).

Este conjunto de piezas maestras del XVII abre sus puertas tras un largo, complejo y costoso proceso de restauración y catalogación en el que han tomado parte 46 restauradores y 20 expertos italianos, y que ha arrojado como resultado varias nuevas atribuciones. Entre ellas destacan las de Cristo muerto llorado por dos angeles de Le Brun, la de Santa Catalina de Guido Reni y, sobre todo, la de Conversión de Saulo o Conversión de San Pablo, también obra de Reni, que dormitaba como pintura anónima en la Casa de la Botica del Monasterio de El Escorial hasta que fue descubierta en 2013 por Gonzalo Redín, comisario de la exposición hoy inaugurada. Una exposición de fondos propios “impensable en otros grandes museos del mundo”, según el director de Colecciones Reales de Patrimonio Nacional, José Luis Díez. La muestra y el proceso previo de restauración y catalogación de obras ha contado con el mecenazgo de la Fundación Banco de Santander.


 1465206265735

'La conversión de Saulo' (h. 1621), de Guido Reni.

Una exposición ¿italiana? Desde luego, no hay más que acudir a la apabullante nómina de artistas. No solo Caravaggio y la Escuela Napolitana… no solo Bernini (su Cristo crucificado vale por sí solo el desplazamiento al Palacio Real) o Guido Reni… los Algardi, Luca Giordano, Antonio Raggi, Giambologna, Doménico Montini, Gargiulo, Andrea Vaccaro o Il Guercino, entre otros, conforman este vibrante conjunto de pinturas y esculturas del Barroco que vivirá hasta octubre en las salas del Palacio Real.


 01_1465312416_838659

'Salomé con la cabeza del Bautista', de Caravaggio.


elpais.com / rtve.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: PALACIO REAL DE MADRID 
 
Obama y Felipe VI sellan "la gran alianza entre España y EEUU" en el Palacio Real

El Rey destacó los "principios, valores e intereses" que ambas naciones comparten en la primera visita oficial de Obama a España, que insistió en la "alianza" que existe entre los dos países



 0_28_1468225137_207217

El presidente de los EEUU, Barack Obama (i), a su llegada al Palacio Real.


Barack Obama inició su agenda oficial en España este domingo por la mañana con un recibimiento oficial en el Palacio Real junto al Rey Felipe VI y una delegación española formada por la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría, los ministros de Asuntos Exteriores y Defensa, José Manuel García-Margallo y Pedro Morenés, el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín y el embajador de España en EEUU, Ramón Gil-Casares. El presidente de Estados Unidos pronunció unas breves palabras en el Salón de Columnas donde quiso agradecer al Rey “su acogida” e insistió en “la importancia de su visita a España” para “demostrar la gran alianza” que existe entre ambas naciones.


 0_27_1468225102_709176

El presidente Barack Obama a su llegada al Palacio Real de Madrid en presencia del rey Felipe VI.

Obama aseguró que le habría gustado "quedarse más tiempo” pero, tras la matanza de Dallas el viernes pasado, se vio obligado a cambiar prácticamente la totalidad de su agenda prevista. Entre gestos de visible complicidad, el presidente estadounidense hizo hincapié en que EEUU y España “no sólo tienen nexos económicos importantes en comercio o acuerdos estudiantiles” sino que “compartimos grandes valores como la libertad, el respeto y el Estado de Derecho”. En la misma línea, también Felipe VI se dirigió a Obama -tanto en español como en inglés a pesar de los traductores- para ratificar que ambos países comparten “principios, valores e intereses” y lanzó un mensaje clave para el futuro: “Tenemos el pleno compromiso de mantener siempre la más estrecha colaboración con los Estados Unidos de América, un país amigo y decisivo en el mundo”.


 30felipe_vi_barack_obama_blanca

 0_26_1468225061_813034

El presidente Barack Obama es recibido por el rey Felipe VI en el Palacio Real.

El monarca quiso tener unas palabras para “los miles de ciudadanos españoles y estadounidenses que cada día refuerzan con su labor los lazos entre ambos pueblos”, y Obama incluyó en su discurso una mención al rey emérito al que junto al actual monarca, los situó “como símbolos de la fortaleza de una nación”. Hubo incluso minutos para alguna anécdota. En el caso del mandatario norteamericano, al recordar su primer viaje a España de joven “como mochilero, cuando caminaba a pie y no llegaba en el Air Force One”, bromeó. El presidente de EEUU manifestó su intención de volver a España una vez haya terminado su mandato, “con más tiempo" y acompañado de su mujer Michelle y sus hijas, a las que "les encanta este país”, para seguir contribuyendo con los nexos comunes de ambas naciones.


 31felipe_vi_junto_a_obama_durante_la_recepci_n_en_el_palacio_real

 32felipe_vi_tras_recibir_al_presidente_estadounidense_en_el_palacio_real_de_madrid

El rey Felipe VI recibe al presidente de EEUU, Barack Obama, en el Palacio Real de Madrid.


 0_17_1468224741_210460

El rey Felipe VI muestra el Salón del Trono al presidente de EEUU, Barack Obama.


 0_18_1468224702_789949

El rey Felipe VI y el presidente de los EEUU, Barack Obama, durante el encuentro bilateral que han mantenido en la Cámara Oficial del Palacio Real, en la primera visita oficial del mandatario estadounidense a España.


 0_19_1468224801_638719

El rey Felipe VI, y el presidente de los EEUU, Barack Obama (i), durante el encuentro bilateral que han mantenido en la Cámara Oficial del Palacio Real.


 0_19bama_felipe_vi_palacio_real_ecdima20160710_0003_3

El rey Felipe VI y el presidente de EEUU Barack Obama se dirijen al Salón de Columnas del Palacio Real.


 33el_presidente_obama_y_el_rey_felipe_se_vuelven_a_encontrar_en_el_palacio_real

 34felipe_vi_recibe_a_barack_obama_en_la_zarzuela_este_domingo


 0_20sal_n_de_columnas_del_palacio_real_donde_el_rey_felipe_vi_ha_recibido_al_presidente_de_estados_unidos_barack_obama
Salón de Columnas del Palacio Real donde el rey Felipe VI ha recibido al presidente de Estados Unidos, Barack Obama.


 0_21_1468224884_801277

El rey Felipe VI, pronuncia unas palabras de bienvenida al presidente de los EEUU, Barack Obama.


 0_22_1468224917_178171

El presidente de los EEUU, Barack Obama (i), durante su discurso en el Salón de columnas del Palacio Real.

Tras las intervenciones en el Salón de Columnas, ambas delegaciones se dieron cita en la Cámara Oficial, el salón donde el Rey recibe habitualmente a los embajadores y concede audiencias, para un encuentro de trabajo bilateral y en el que estarán estarán hasta las doce del mediodía aproximadamente, momento en el que Obama se traslada al Hotel Intercontinental para después desplazarse hasta el Palacio de la Moncloa, donde se verá con con el presidente en funciones, Mariano Rajoy. La comitiva norteamericana, por su parte, la conformaron la consejera de seguridad nacional Susan Rices, el embajador James Costos, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, el director de Asuntos Europeos en el consejo de seguridad nacional, Chales A. Kupchan y la directora de Asuntos Económicos en el mencionado consejo, Amy Dove.


 0_23_1468224957_155496

El presidente de los EEUU, Barack Obama (i), en presencia del rey Felipe VI; la vicepresidentea del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y los ministros, de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo (4d), y de Defensa, Pedro Morenés (2d), pronuncia unas palabras en el salón de las Columnas del Palacio Real.


 0_24_1468224987_642936

El rey Felipe VI, junto al presidente de los EEUU, Barack Obama (i), en el salón de las Columnas del Palacio Real.

El Rey recibió al jefe del Gobierno de EEUU a pie de coche en la puerta principal del Palacio Real, subieron la Escalera principal bajo la bóveda pintada por Corrado Giaquinto y caminaron hasta el Salón de Columnas presidido por dos banderas españoles y dos estadounidenses. Tras la breve intervención en la emblemática estancia donde el rey Juan Carlos firmó su abdicación hace más de dos años, tuvo lugar la Conferencia de Paz en 1991 o se firmó la adhesión de España a la Unión Europea, ambas autoridades recorrieron parte del Palacio, flanqueado por alabarderos de la Guardia Real, pasando la saleta de Gasparini y el Salón del Trono. Un recorrido con novedades que don Felipe viene implementado desde hace un tiempo con las visitas de Estado.

Además, el jefe del Estado le regaló a su huésped un ejemplar único del Quijote en inglés, con encuadernado artesanal en piel y una dedicatoria extraida de la propia obra de Miguel de Cervantes: "La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos". También le entregó una foto gigante del palacio dedicada.


 0000_1468225998_784476

Mariano Rajoy recibe a Barack Obama en el Palacio de la Moncloa.

Barack Obama se trasladará al Hotel Intercontinental de Madrid al término del encuentro y hacia las dos está prevista su llegada a la Moncloa para verse durante una hora con Rajoy. Después volverá a la base aérea de Torrejón, donde el Air force One aterrizó anoche y antes de partir hacia Rota, se verá durante unos minutos con los otros tres principales líderes políticos, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera. Después volará hasta la base naval andaluza para dirigirse a las tropas estadounidenses allí desplazadas.



Barack Obama, el mochilero que regresó a España en el Air Force One


El presidente de Estados Unidos ofrece en Madrid su versión del sueño americano con el relato de un viajero veinteañero que llega a la Casa Blanca


 000_1468225386_582071

El presidente de EEUU, Barack Obama, sube al Air Force One en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), para partir hacia la base naval de Rota

Barack Obama dispone de un raro talento para envolver cualquier discurso —desde una propuesta muy técnica como la reforma sanitaria hasta unas negociaciones nucleares— en un relato que le otorga un significado universal. En Madrid, convirtió su visita de menos de un día, una visita de escaso calado político, en un mensaje que trascendía el momento y la anécdota.

Con una breve frase, pronunciada junto al Rey Felipe VI en el Palacio Real, lanzó un guiño a sus anfitriones, pero también habló, con palabras nuevas, del mitificado sueño americano que algunos ven peligrar. "La primera vez que estuve en Madrid no vine en el Air Force One. Era joven, llevaba una mochila a la espalda, iba andando a todas partes y comía en plan barato”, dijo.

La historia podría titularse Parábola del mochilero que regresó en el Air Force One. El año es 1988. Obama es un veinteañero confuso, en busca de su identidad. Su padre, keniano, ha muerto seis años antes. A él le crio la familia blanca de su madre. Después de trabajar unos años como activista de barrio en Chicago, el joven Barack Obama decide ampliar los estudios en la elitista escuela de derecho de Harvard. Pero antes quiere viajar a Kenia para explorar sus raíces, para aclararse consigo mismo. El periplo tiene un prólogo en Europa. Londres, París, Roma… Barack se siente un extraño en la vieja metrópoli colonial. No guardará un buen recuerdo. Y, sin embargo, en este viaje vive un momento iluminador, una especie de epifanía.

Una noche se para en un bar de carretera entre Madrid y Barcelona. Un desconocido le invita a un café. Es un inmigrante de Senegal. Juntos viajan en autobús a Barcelona. Al llegar, antes de amanecer, el desconocido le ofrece un cepillo de dientes, un peine y una botella de agua.

“¿Cómo se llamaba?”, escribió Obama en Sueños de mi padre, sus memorias, publicadas en 1995, antes de entrar en política. “Ya no lo recuerdo; solo era otro hombre hambriento lejos de su hogar, uno entre tantos hijos de las viejas colonias –Argelia, Indias Occidentales, Pakistán– que ahora rompían las barricadas de sus viejos dueños y montaban su propia andrajosa y desordenada invasión. Y sin embargo, mientras andábamos hacia las Ramblas, sentía como si lo conociera más que a cualquier hombre. Que, a pesar de venir de extremos opuestos del planeta, estábamos de alguna manera haciendo el mismo viaje”.

Aquel mochilero no regresó a España hasta el sábado a las 11 de la noche, cuando aterrizó a bordo del Air Force One, el avión presidencial. “Entonces nunca pensé que un día sería recibido por el Rey”, dijo unas horas después junto a Felipe VI.

La parábola —una parábola real, aunque las citadas memorias sean noveladas— es una actualización del tópico del muchacho que comienza vendiendo periódicos en la calle y acaba en lo más alto.

En España el narrador-en-jefe, el presidente que comunica sus ideas en relatos, dibujó el guion de una película de Hollywood, o de una historia ejemplar. El vendedor de periódicos es hoy un mochilero y el sueño americano un sueño global.



10 JUL 2016 / elpais.com / elconfidencial.com/ AGENCIAS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: PALACIO REAL DE MADRID 
 
Tricentenario / Exposición Palacio Real de Madrid



Carlos III, 'cazador' del arte decorativo



 01_1481367663_235396

'Retrato de Carlos III', de Anton Raphael Mengs.

Ver vídeo

Con motivo de la celebración del tercer centenario del nacimiento de Carlos III, Patrimonio Nacional propone, hasta el 31 de marzo de 2017, un recorrido por 131 piezas y obras más emblemáticas relacionadas con el "gran reformador urbano de Madrid", entre las que encuentran pinturas, tapices, mobiliario, armas, porcelanas y otros objetos de decoración

A Carlos III le apasionaba la caza y la vida en el campo. Religioso, ilustrado y madrileño, el monarca se caracterizaba por ponerse de muy mal humor cuando tenía que vestirse de gala. Aun así, siempre se mostraba familiar y deseaba que sus servidores estuviesen cómodos, rasgos que contribuyen a explicar cuanto hizo en los Reales Sitios y sus palacios. Carlos III. Majestad y Ornato en los escenarios del Rey Ilustrado, organizada por Patrimonio Nacional, supone una nueva visión de su figura, a diferencia de las otras dos exposiciones simultáneas que se llevan a cabo en el Museo Arqueológico Nacional y la Real Academia de Bellas Artes: enseñar de manera novedosa su envoltura decorativa. "El hecho de centrarnos en las artes decorativas y la pintura revela los gustos y los intereses artísticos de la Corte", explica Alfredo Pérez de Armiñán, presidente de Patrimonio Nacional. Una forma de conocer al otro Carlos III, "el gran reformador urbano de Madrid".

El monarca, como señala José Luis Sancho, uno de los comisarios junto a Pilar Benito y Javier Jordán de Urries, "borra todo lo anterior y quita las cosas recién hechas que no le gustan" a su llegada. Por lo que, la exposición, que podrá visitarse hasta el 31 de marzo de 2017 en la Sala de exposiciones temporales del Palacio Real de Madrid, exhibe 131 piezas y programas decorativos que demuestran ese afán por generar efectos funcionales, ornamentales y representativos. Expresaban no sólo la majestad del Rey, sino la de la monarquía en su persona. "No solo vamos a ver la obra de Carlos III sino también ubicarla en el lugar principal de su proyección como rey ilustrado", apunta José Luis Díez, director de Colecciones Reales, sobre el Palacio Real, uno de los lugares por excelencia y con mayor interés para el Rey.

La exposición recupera conjuntos singulares que habían permanecido desmontados y almacenados, sin haber sido expuestos de forma conjunta desde el siglo XVIII, como la tapicería y el mobiliario del dormitorio del Monarca, un lugar donde en invierno imperaban los tapices de Mengs y en verano las ligeras telas chinas. "Es una de las colecciones menos visibles por cuestiones de conservación y por remodelaciones previas", dice Díez sobre unas piezas cuyo principal artífice fue Anton Raphael Mengs y entre las que se encuentra, además, las de la Colección del Duque de Wellington. El dormitorio se convirtió, así, en un escenario habitual de los rituales básicos de la corte y de los encuentros familiares más distendidos.


 02_1481367690_109142

'Apolo y Minerva, con otros dioses y las musas, reciben a Hércules en el Olimpo', de Francisco Bayeu Subías.

Del mismo autor es el Retrato de Carlos III, regalado por el Monarca al Rey Federico V de Dinamarca en 1765 y una de las piezas clave de la muestra. "Es un retrato de cuerpo entero realizado con mucha ambición", añade Díez. "Jamás ha salido de Madrid ni de Copenhague". Se trata de un cuadro nunca antes visto en España y poco conocido, a pesar de ser una de las obras de referencia de la retratística regia, ya que sufrió importantes deterioros tras los incendios ocurridos en los Palacios Reales de Christiansborg (1794) y Frederiksborg (1859). Para ello, se ha llevado a cabo, añade Borja Baselga, director general de la Fundación Banco Santender, "una importante labor de restauración" de unas piezas que, en el 86%, proceden de las colecciones de Patrimonio Nacional.

La misma que se ha tenido que llevar a cabo con alguno de los dibujos y bocetos de varios frescos, como los de Corrado Giaquinto, Francisco Bayeu y Mariano Salvador Maella, que fueron utilizados a la llegada del monarca para realzar la imagen de la Majestad en la sede oficial de la Corona.


 03_1481367714_869383

'Lamentación sobre Cristo muerto', de Anton Raphael Mengs.

Es en ese momento cuando se muestra una gran influencia de su esposa María Amalia de Sajonia que, aunque muere un año después de llegar a España, se erigió como una figura perenne en su concepción del arte. "Su memoria permanece viva a través de las artes decorativas", explica Javier Jordán de Urries, comisario. Además, "su arte", añade Pilar Benito, "se plasma en decoraciones textiles chinas que Carlos III continúa haciendo", tal y como aparece recogido en la sala dedicada a las chinoiseries. A través de estos tejidos, adquiridos a través de la Compañía Sueca de las Indias Orientales y del Galeón de Manila, y los elementos de porcelana china o japonesa conseguía crear todo un ambiente homogéneo de carácter oriental.

Para huir de esa melancolía hereditaria, el mejor remedio fue la caza, entendida como el "único divertimento de Carlos III en Madrid", señala Díez. Así se explica que sólo residiese en la capital durante ocho semanas al año y el resto del tiempo en el campo. Esa vida, lo más cercana posible a la libertad, estuvo también presente en buena parte de las obras de los hijos de Giambattista, dedicadas a la técnica del pastel. Lorenzo Tiepolo, en este sentido, consiguió reflejar la vida más mundana posible de la capital: vendedores, militares, gente del pueblo llano. Un total de 12 obras que no se había expuesto conjuntamente desde 1946.

Algunas otras proceden de colecciones extranjeras de difícil acceso, entre las que se encuentran los conjuntos decorativos conocidos como "la pieza del comer" del Palacio Real de El Pardo, con tapices realizados sobre cartones de Goya, o instalaciones históricas, como el túmulo funerario emplazado en el Salón del Trono del Palacio Real a la muerte de Carlos III. Para esa misma sala, se ha recuperado "la cama mortuoria y el testamento firmado de su puño y letra", tras su fallecimiento un 14 de diciembre de 1788. Para ello, se montaron siete altares en los que se ofrecieron misas que, según la tradición, tenían que ser públicas, permitiendo así la entrada de "todas las personas, de ambos sexos, sin distinción de clases que quisieron ver a S. M. difunto".


PATRIMONIO NACIONAL / elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: PALACIO REAL DE MADRID 
 
Las cocinas del Palacio Real se abren a las visitas públicas

Patrimonio Nacional inaugura 800 metros expositivos de unas estancias que sirvieron a los monarcas tres siglos. Son las más antiguas de su estilo que se conservan en Europa



 00_1508227673_124226

Ver vídeo

Hay que echar mano de la memoria cinematográfica y pictórica; dejar que la luz lechosa de Vermeer entre en la estancia mientras una mujer gira la manivela de la heladera y crepitan en la cocina de carbón grandes pescados; escuchar el bullicio de la llegada de los cazadores mientras en la parrilla se ensarta una gran pieza de carne. Armados con estas imágenes ya pueden entrar en las cocinas del Palacio Real (Madrid) que Patrimonio Nacional ha restaurado y abierto al público. Solo pudieron visitarse en la II República, pero aquello duró lo que tardó Franco en dar un golpe de Estado.


 08_1508228141_340203

Sala de bodega, antiguamente fue despensa. El frescor se consigue situando las estancias sobre los sótanos. Ahí están las garrafas donde Isabel II guarda el agua de la fuente del Berro.


 06_1508228042_809535

Estas cocinas reales han funcionado ininterrumpidamente tres siglos aunque durante la República, con el presidente Azaña instalado en el rebautizado Palacio Nacional, fue la última vez en que se cocinaba a diario

No es una visita cualquiera: así conservadas, son las cocinas más antiguas de todos los palacios reales de Europa. Las habría anteriores, más grandes y mejor equipadas, pero se fueron perdiendo por la desidia o las reformas. Estas del palacio madrileño las proyectó el italiano Juan Bautista Sachetti en 1737 con la altura de techos, la ventilación y la funcionalidad propias para elaborar menús reales de 42 entrantes. El rey no los comía todos, así que de su grandeza hacia abajo los manjares alimentaban a una legión de cortesanos y sirvientes.


 05_1508227977_148631

Las proyectó el italiano Juan Bautista Sachetti en 1737 con la altura de techos, la ventilación y la funcionalidad propias para elaborar menús reales de 42 entrantes. El rey no los comía todos, así que de su grandeza hacia abajo los manjares alimentaban a una legión de cortesanos y sirvientes.

Enormes calderos de cobre, lavaderos de piedra del tamaño de una bañera, neveras de cuando Alfonso XII, aros de emplatar, poissoneries, una gran cazuela con forma de rodaballo para hacer rodaballo, mesas de despiece con la madera cortada de forma que los cuchillos no quedaran clavados, cientos de moldes de repostería, escurridores de verduras, bandejas, cerámica, morteros gigantes. Estas cocinas reales han funcionado ininterrumpidamente tres siglos aunque durante la República, con el presidente Azaña instalado en el rebautizado Palacio Nacional, fue la última vez en que se cocinaba a diario. Desde entonces, estas dependencias, que ahora ocupan 800 metros cuadrados de exposición, han servido de apoyo a los catering que se servían en palacio, desde la boda de los Reyes actuales a otras cuchipandas de alto copete.


 07_1508228090_598615

Desde entonces, estas dependencias, que ahora ocupan 800 metros cuadrados de exposición, han servido de apoyo a los catering que se servían en palacio, desde la boda de los Reyes actuales a otras cuchipandas de alto copete.

Pero el aspecto actual que muestran estas salas corridas se debe a la última reforma de Isabel II aunque contienen gustos y regustos de su hijo y de su nieto, los Alfonsos, y alguna que otra pieza de siglos antes entre sus 2.625 objetos.


 04_1508227943_648343

El conjunto de la Real Cocina ocupa todo un lado del primer sótano en el Palacio Real de Madrid y conserva sus instalaciones históricas, renovadas en gran parte entre 1861 y 1880 por voluntad de Isabel II y de Alfonso XII.


Literatura gastronómica

A mediados del XIX, Francia mandaba en la cocina, tanto en la nomenclatura como en los usos, y la literatura se afanaba en dar brillo y altura a aquella disciplina que hoy empacha todas las televisiones. Mariano Pardo de Figueroa (1828-1918) hizo famoso su seudónimo, Doctor Thebussem, con sus tratados culinarios. Describió estas estancias reales, en el primer sótano del palacio, con ventanas a la altura del techo por donde debían oírse los carruajes recorriendo la calle Bailén. “Los útiles que sirven para guisar están expuestos en aparadores al alcance de la mano y ostentan mayor limpieza que los de los almacenes donde se venden nuevos”, decía. Y lo mismo de la ropa de cocina: “Mandiles y gorras de hilo blanco que denuncien la menor injuria para repararla”, escribió.
 

 01_1508227743_924788

Enseres en unas de las estancias de las cocinas reales.


 09_1508228189_160474

En estas cocinas hay un total de 2.625 objetos conservados de varios siglos.


 10_1508228611_638975

Hay chimeneas, grandes parrillas, morteros gigantes, hornos, cocinas de leña.


 11_1508228660_530198

La sala de repostería tiene cientos de moldes para elaborar tartas y bizcochos.

En el libro de la exposición, firmado por el conservador de Patrimonio José Luis Sancho, también se menciona una descripción de las cocinas por parte de Luis de la Peña Onetti, que fue alabardero de Alfonso XIII. “Verdaderamente era digno de admirar el espectáculo de aquellas espaciosas dependencias rebosantes de vajillas, menaje y enseres, antiguos y modernos, en los que el cobre daba la nota acusada de su encendido y brillante color. Todo ello limpio, resplandeciente y bien ordenado por un pequeño ejército de cocineros, pinches, freganchines y marmitones presididos por el cocinero en jefe...”


 03_1508227901_567323

Solo pudieron visitarse en la II República, pero aquello duró lo que tardó Franco en dar un golpe de Estado.

En la presentación, este lunes, con el presidente de Patrimonio Nacional, Alfredo Pérez de Armiñán, el director de Colecciones, José Luis García, y Pilar Benito, conservadora del Palacio Real, entre otros, se desgranaron detalles y anécdotas, como el mayor sentido de la gastronomía como elemento de Estado de Alfonso XII, su gusto por el roastbeef, los muchos comensales que hacían uso de lo cocinado en el Palacio Real, tantos que Fernando VII mandó parar un dispendio que le parecía imperdonable. La corte entera sacaba partido de aquellas cocinas y de las “almondiguillas liadas”, los “capones y chochas” o las “costillas de carnero en papillote” que desechaba el rey de turno. Por cierto, mucho relevé, poissonier, huevo molé, omelette y papillote, pero nunca dejaba de servirse cocido: qué castizos estos reyes. Y agüita de la fuente del Berro, la preferida de Isabel II.


 02_1508227862_283512

Las distintas salas están rotuladas con su quehacer. La cocina de Estado era para los agasajos reales.


Cardenillo y otros venenos

Ese verdín que le sale a los cacharros de cobre se llama cardenillo y es venenoso por eso no es muy recomendable usar estas baterías a menos que la limpieza sea exquisita. En la Casa del Rey se entiende que siempre lo ha sido. Además, en esas cocinas de palacio había agua corriente antes del Canal de Isabel II. Desde la Dehesa de la Villa una conducción llevaba el agua hasta los Caños del Peral, cuyas ruinas son visitables en el metro de Ópera. Aquella agua limpiaba las verduras en unos lavaderos alicatados que se conservan. Pero la higiene no era la única preocupación de los monarcas. María Cristina de Borbón se trajo un cocinero de Sicilia, de confianza, que le hacía “cocina de regalo”, para ella solita. “Tenía razones para pensar que la podían envenenar”, dice el conservador José Luis Sancho.

Los Reales Sitios tenían vacas y huertas que surtían al palacio. La Casa de Campo servía 2.000 litros de leche mensuales y 50 de nata, por ejemplo. Del resto se encargaban los comercios proveedores de la Casa Real y lo hacían notar en sus establecimientos. Aún hoy puede verse en alguno de los más antiguos el famoso cartel que lo certifica.


elpais.com  
Fotos: Inma flores
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: PALACIO REAL DE MADRID 
 
Las visitas al Prado caen un 6,9 % en 2017

El Museo Reina Sofía consigue alcanzar los 3.880.812 visitantes, lo que supone un incremento de un 3,6%



 19_1514997804_894634

Colas de acceso a la exposición 'El Camino a Guernica de Picasso', en el Museo Reina Sofía en Madrid. / Carlos Rosillo


Museo del Prado


 03_1514997056_993022
 
Tesoros de la Hispanic Society: 4.000 años de arte e historia, fue la Exposición temporal más visitada del Museo del Prado en 2017.

El Museo del Prado registró en 2017 un total de 2.824.404 visitas frente a las 3.033.754 del año anterior, lo que supone una caída del 6,9%. Aún así, supone el segundo mejor dato de su historia, según ha informado este martes el museo en un comunicado.

Las exposiciones temporales más visitadas en 2017 han sido Tesoros de la Hispanic Society of America, que alcanzó los 485.178 visitantes y Fortuny (1838-1874), que desde su apertura, el 21 de noviembre, ha recibido 120.681 visitantes. Datos que se alejan bastante de los conseguidos el año anterior con la muestra conmemorativa de El Bosco, la exposición más visitada de su historia, con 600.000 visitantes.


Museo Reina Sofía


 04_1514997216_479151

El Museo Reina Sofía recibió 3.880.812 visitantes durante 2017 en sus distintos espacios para contemplar la colección permanente, las 17 exposiciones temporales programadas y para asistir a los ciclos audiovisuales, conferencias, seminarios, visitas guiadas, talleres y actuaciones en directo. Esta cifra supone un incremento de un 3,6% con respecto a 2016, que a su vez había aumentado un 12,2% con respecto al año anterior.

La muestra Piedad y Terror en Picasso. El camino a Guernica, organizada dentro de la conmemoración del 80º aniversario de la creación de la obra y 25 de su llegada al Museo Reina Sofía, fue la más vista por el público al alcanzar 681.127 visitantes. Otros reclamos han sido las exposiciones de Bruce Conner, uno de los artistas norteamericanos más importantes de la posguerra; la del sudafricano William Kentridge, premio Princesa de Asturias de las Artes 2017; así como la primera retrospectiva en España sobre la también norteamericana Lee Lozano y la muestra dedicada al creador de cómics George Herriman.

En cuanto a las salas expositivas del Parque del Retiro, el Palacio de Cristal recibió 1.729.272 visitantes que acudieron a ver los proyectos de la artista italiana Rosa Barba y la colombiana Doris Salcedo. El Palacio de Velázquez atrajo a 491.554 personas a exposiciones como la del alemán Franz Erhard Walther y la española Esther Ferrer, premio Velázquez de las Artes Plásticas en 2014.


Museo Thyssen


 05_1514997320_986707

Exposición Lautrec-Picasso, en el museo Thyssen de Madrid.

El Museo Thyssen-Bornemisza recibió en 2017 850.496 visitantes, un 20,1% menos que el año anterior, siendo la exposición dedicada a Picasso y Lautrec, que estará abierta hasta el 21 de enero, la que mayor aceptación ha tenido, al ser vista por 119.670 personas.

Desde la implantación en febrero de 2016 de la entrada única, que permite visitar tanto la colección permanente como las exposiciones temporales con una sola entrada, el museo contabiliza tanto el número de tickets vendidos (850.496) como el de visitas a las muestras, que ascendió a 1.051.741, ya que aprovecharon para contemplar varias exposiciones.

Hasta el 28 de enero se podrá contemplar la muestra Lección de Arte, que en 2017 fue visitada por 8.428 personas, mientras que 87.183 acudieron a contemplar las Obras maestras de Budapest y 72.887 El Renacimiento en Venecia, ha informado hoy el museo en un comunicado.

Sonia Delaunay. Arte, diseño y moda fue vista por 41.281 personas; la obra de Rafael Moneo, por 17.962; la de Renoir, por 42.264; y la exposición de Bulgari y Roma, por 52.575.


Museos estatales

Los 16 museos de titularidad estatal dependientes del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte registraron en 2017 2.963.263 de visitas, un 5,4% más que en 2016. Es la cifra más alta desde que se tiene registro.


 15_1514998462_240949

El Museo Nacional de Artes Decorativas y el Museo Sorolla son los que han alcanzado sus cifras de visitantes más altas hasta ahora. La exposición Manolo Blahnik. El arte del zapato, del Nacional de Artes Decorativas, abierta hasta el 8 de marzo, ha conseguido duplicar el número de visitantes (104% más que en 2016) y alcanzar los 71.474.


 18_1514998205_379047

Museo Sorolla de Madrid.

El Sorolla supera también sus cifras con 255.047 visitantes, un 18% más que en 2016.


 16_1514998329_488687

En el Museo Arqueológico Nacionall, el número de visitantes ha crecido en más de un 7%, hasta llegar a las 543.027 visitas. Mientras que el de Antropología experimenta la subida más importante, con un 11% (más de 81.790 visitas), alcanzando así su récord.

El resto de museos también han registrado cifras históricas como el Museo Nacional de Arte Romano en Mérida que ha incrementado un 5,8% o el Museo Cerralbo con 136.098 visitas y casi un 4,4% de crecimiento.


 14_1514998534_809236

Museo Cerralbo de Madrid.



Visitantes a los Palacios y Monasterios Reales

Los Palacios y Monasterios Reales gestionados por Patrimonio Nacional han registrado 3.470.002 visitantes. Estos resultados suponen un incremento total de 104.898 visitantes, cifra que representa un 3,18% más con respecto al año 2016.


 00_1514996758_250322

El Palacio Real de Madrid ha sido, de nuevo, el lugar más solicitado con 1.517.887 personas, cifra que supone un incremento de un 2,88%. Solo en el mes de diciembre, 90.188 personas han contemplado ya el Belén del Príncipe de Palacio que continuará abierto hasta el domingo 14 de enero. Mientras que las estancias de la Real Cocina de Palacio, con un itinerario independiente al habitual, ha conseguido 9.774 personas.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: PALACIO REAL DE MADRID 
 
El Palacio Real en toda su dimensión

Patrimonio Nacional elabora unos nuevos planos del inmueble con la última tecnología que darán una visión “casi al milímetro” de su interior y fachadas


 01_1520165954_674135

¿Cuánto mide realmente el Palacio Real, cuántas habitaciones tiene y huecos de ventanas? Patrimonio Nacional contará en unos siete meses con nuevos planos elaborados con la última tecnología que darán una visión “casi al milímetro” de sus espacios interiores y sus fachadas. Se escanearán todos los rincones de los dos sótanos y de sus seis plantas, además del exterior del edificio. En total 137.500 metros cuadrados que requerirán de más de 2.000 escaneos. “No es que no haya una planimetría en la actualidad, existe un archivo histórico y documentación moderna, pero es un trabajo deslavazado, elaborado por partes”, explica Luis Pérez de Prada, jefe del departamento de Arquitectura y Jardines de Patrimonio Nacional.

Para unificar la diversidad de planos, Patrimonio Nacional decidió llevar a cabo un trabajo “de principio a fin” del regio inmueble, que se comenzó a edificar en 1738 en el mismo solar que ocupaba el antiguo Alcázar destruido por un incendio cuatro años antes. Las obras se iniciaron durante el reinado de Felipe V, el primer monarca de la dinastía Borbón que reinó en España, y se dilataron durante 27 años. Lo inauguró Carlos III. “En total se medirán ocho niveles, entre plantas y entreplantas”, puntualiza De Prado. Los valiosos datos se traducirán en miles de puntos semejando una obra puntillista multicolor que, una vez delineados, concretarán tanto el número de metros cuadrados exactos del edificio como el estado de sus fachadas. La información facilitará las obras que Patrimonio Nacional acometa en el inmueble, que se centran en conservación preventiva y mantenimiento.

“No, no creo que localicemos ningún lugar oculto”, sonríe el arquitecto, que desmonta gran parte de las leyendas urbanas que rodean al edificio como la existencia de pasadizos. El desaparecido Alcázar contaba con galerías que conectaban con otros edificios, pero desde que se peatonalizó la plaza de Oriente muchos desaparecieron.

“Realmente, lo que existe en la actualidad que se puede asemejar a pasajes subterráneos son unos espacios magníficos y muy interesantes que se construyeron para sortear el importante desnivel hacia los jardines del Campo del Moro, incluso con caballerías, porque el palacio está construido en una atalaya”, explica Pérez de Prada. “Son unos recorridos de rampas cubiertas con grandes espacios abovedados y bien conservados”, añade. Arquitectónicamente se trata de una sucesión de muros que sujetan el terreno, que en algún momento Patrimonio pretende abrir al público, un proyecto todavía sin fecha.

Con la nueva planimetría a punto se podrá cuantificar el número exacto de habitaciones o huecos de ventanas, algo complicado de momento. “Yo no lo sé exactamente, es imposible, porque existen estancias que se han compartimentado y huecos que no se sabe cómo considerarlos”, explica Pérez de Prada, que lo considera un dato un tanto anecdótico. Además de las áreas de museo abiertas a la visita turística, el palacio está ocupado en gran parte por oficinas. “Es decir, muchas de las estancias se han ido dividiendo en función de las necesidades, de tal forma que han aparecido otras más pequeñas que no tenemos cuantificadas con exactitud”, explica.

La distribución se complicó, además, porque “ningún rey durmió en el mismo dormitorio que el anterior”. Estas decisiones obligaban a cambiar no solo las estancias oficiales, sino los recorridos entre las habitaciones para que nobleza y servicio no se cruzaran. Así aparecieron nuevas escaleras que parecen conducir a ningún lugar y entreplantas. En la actualidad, el rey Felipe VI utiliza lo que antaño fueron los aposentos de Carlos IV y María Luisa situados a lo largo de la fachada de oriente para sus audiencias.


 02_1520166161_544365

Patrimonio y el Ayuntamiento convertirán el entorno del Palacio Real en un nuevo eje cultural. En 2020 se abrirá el museo de Colecciones Reales y se conectarán los jardines de Sabatini con el Campo del Moro.


La planimetría del XVIII, “una obra de arte”

En el Archivo General del Palacio Real se conservan planos “muy interesantes” de Juan Bautista Sachetti de los dos proyectos que se plantearon para levantar el edificio y de las obras que se iniciaron en 1738. Entre ellos, se encuentran piezas del arquitecto Ventura Rodríguez. “Son planos fantásticos, verdaderas obras de arte, realizados con tinta y, a veces, con colores como el rojo o el relleno de los muros con aguada de tinta”, describe Luis Pérez de Prada, jefe del departamento de Arquitectura de Patrimonio Nacional. También se guardan los elaborados por Francesco Sabatini, que se encargó de la conclusión de la obra, y de algún proyecto inacabado como la ampliación de la capilla, de la que se construyeron los cimientos.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 3 de 3
Ir a la página Anterior  1, 2, 3



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario