Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
ALCÁZAR DE SEVILLA (Reales Alcázares)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje ALCÁZAR DE SEVILLA (Reales Alcázares) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al Alcázar de Sevilla o Reales Alcázares –tanto monta-. El Alcázar sevillano es un palacio-fortaleza, del que la construcción fue ordenado por Al Ramán III en el año 913.


 32_1449329069_831834

Muralla exterior y Puerta del León. Alcázar de Sevilla

En los siglos posteriores sería la residencia de muchas generaciones de monarcas. Reformó y amplió la construcción del Alcázar Alfonso X y fue continuado por Alfonso XI. No obstante la mayor parte de los edificios que lo forman fueron de tiempos del reinado de Pedro I. Hoy día es la residencia de Su Majestad el Rey Don Juán Carlos cuando está de visita en Sevilla.


user_50_virgen_de_los_mareantes_alcazar_sevilla_002

Retablo de la virgen de los mareantes, realizado por Alejo Fernández, entre 1531 y 1536. (Cuarto del almirante), Alcázar de Sevilla

Según los especialistas: Se ha debatido mucho sobre la intervención de alarifes toledanos, sevillanos y granadinos en el alcázar. Los estudiosos del mudéjar no siempre se ponen de acuerdo sobre las partes que fueron construidas por unos y otros.


user_50_arcos_de_herradura_en_el_sal_n_de_embajadores

Arcos de herradura en el Salón de Embajadores. Alcázar de Sevilla

Se sabe que Pedro I tenía amistad con el rey moro de Granada, Mohamed V, y que artistas granadinos trabajaron en el alcázar. Pero también se observa a primera vista como manos toledanas también trabajaron en diversas partes del mismo recuperando una cierta tradición califal. Por último, se aprecia también el trabajo de artistas sevillanos que continúan aplicando las formas almohades.


user_50_c_pula_del_sal_n_de_embajadores_de_los_reales_alc_zares_de_sevilla

Cúpula del Salón de Embajadores de los Reales Alcázares de Sevilla.

En conjunto, pues, del Alcázar de Sevilla es un edificio ecléctico donde se manifiestan diferentes tendencias del arte musulmán interpretadas por mudéjares de distintas procedencias y filiaciones.


user_50_patio_de_las_doncellas_en_el_alc_zar_de_sevilla

Patio de las Doncellas en el Alcázar de Sevilla.

El Alcázar de Sevilla se articula alrededor de dos patios, el fastuoso y grande llamado de las Doncellas y el más recoleto, denominado de las Muñecas. En la confluencia de ambos, se encuentra el magnífico Salón de Embajadores.


user_50_patio_de_las_mu_ecas_de_los_reales_alc_zares_de_sevilla

Patio de las Muñecas de los Reales Alcázares de Sevilla.

Espero que la recopilación de información e imágenes que he regogido de los Reales Alcázares de Sevilla os resulten interesantes.






EL REAL ALCÁZAR DE SEVILLA (Reales Alcázares)


user_50_muralla_exterior_y_puerta_del_le_n

El Real Alcázar de Sevilla es un conjunto de palacios rodeados por una muralla, situados en la ciudad de Sevilla. Su construcción se inició en la Alta Edad Media. En su realización se han empleado a lo largo de la historia diferentes estilos, desde el islámico de sus primeros moradores, al mudéjar y gótico del periodo posterior a la conquista de la ciudad por las tropas castellanas. En sucesivas reformas se han añadido elementos renacentistas y barrocos.

El recinto ha sido habitualmente utilizado como lugar de alojamiento de los miembros de la Casa Real Española y de jefes de Estado de visita en la ciudad, siendo el palacio real en activo más antiguo de Europa, como recoge la Unesco. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad, junto a la Catedral de Sevilla y el Archivo de Indias en el año 1987.


Historia

La fortificación original se construyó sobre un antiguo asentamiento romano y más tarde visigodo.


 33detalle_del_muro_en_el_patio_del_yeso_perteneciente_al_primitivo_palacio_musulm_n

Detalle del muro en el Patio del Yeso, perteneciente al primitivo palacio musulmán.

Periodo islámico. Empezó a tomar su aspecto de fortificación palaciega, tras la conquista de Sevilla en 712 por los árabes; que ya desde el año 720 utilizaban el recinto como residencia de sus dirigentes. En el año 884 la fortaleza contribuyó a evitar una invasión vikinga de la ciudad.

Desde su construcción inicial árabe, el conjunto incluía varios recintos, como la Casa de los Príncipes, viviendas que en el siglo IX iban desde la Plaza del Triunfo hasta el Barrio de Santa Cruz.

El primitivo palacio islámico es de la misma época que la Alhambra de Granada, que se amplió con la vivienda de los emires en el siglo XI. También en el siglo XII se siguió fortificando y añadiéndole estancias como el Alcázar o Palacio de las Bendiciones. Un siglo después los almohades sumaron más patios y palacios. Actualmente solo se conservan del Palacio Islámico el Patio del Yeso, la Sala de la Justicia, el Patio del Crucero (convertido poco después en los Baños de doña María de Padilla), el Patio de la Casa de Contratación y las murallas que rodean al conjunto monumental.


 34detalle_de_arco_lobulado_mud_jar_en_el_palacio_de_pedro_i

Detalle de arco lobulado mudéjar en el palacio de Pedro I.

Periodo cristiano. Tras la toma de la ciudad por el rey Fernando III en 1248, se convirtió en alojamiento real. Su hijo Alfonso X el Sabio llevó a cabo las primeras reformas tras la conquista, ordenando en 1254 construir tres grandes salones en estilo gótico. En 1364, Pedro I de Castilla decidió erigir el denominado Palacio Mudéjar, que fue el primer palacio de un rey castellano que no estaba protegido tras los muros y defensas de un castillo, y alcanzó el aspecto mudéjar que hoy conserva y asombra por su riqueza y ornamentación. En 1366, cuando estuvo terminado el nuevo palacio, estalló una guerra civil que enfrentó a Pedro I con su hermanastro Enrique II, y que terminaría con la muerte de Don Pedro en 1369, por lo que no parece que el rey Pedro pudiera disfrutar el nuevo palacio por mucho tiempo.4 El Palacio de Pedro I es considerado el más completo ejemplo de la arquitectura mudéjar en España.

Posteriormente se levantaron la Capilla Gótica, el apeadero, el Patio de la Montería y los Grutescos de los jardines.


 35arcos_de_herradura_en_el_sal_n_de_embajadores

Arcos de herradura en el Salón de Embajadores.

El Alcázar y la monarquía española. A lo largo de la historia, los Alcázares han sido el escenario de diversos acontecimientos relacionados con la Corona española. En 1477 los Reyes Católicos llegaron a Sevilla, utilizando el recinto como aposento, y un año después, el 14 de junio de 1478, nació en el palacio su segundo hijo, el príncipe Juan. Se conoce que este parto real fue asistido por una partera sevillana conocida como "La Herradera" y que contó con la presencia, como testigos designados por el rey Fernando, de Garci Téllez, Alonso Melgarejo, Fernando de Abrejo y Juan de Pineda, según marcaban las normas castellanas, para disipar la menor duda de que el hijo era de la reina. En 1526 se celebró en el Alcázar la boda de Carlos I con su prima Isabel de Portugal.

En 1823, con motivo de la intervención militar de los Cien Mil Hijos de San Luis, la familia real, con Fernando VII a la cabeza, residió en Sevilla durante dos meses, en los que el Alcázar sirvió de residencia real. Coincidiendo con esta estancia real, el 17 de abril de 1823 nació en la ciudad, el infante Enrique de Borbón y Borbón-Dos Sicilias, hijo del infante Francisco de Paula de Borbón y Luisa Carlota de Borbón-Dos Sicilias, y al que el rey Fernando VII le concedió, algunos días después de su nacimiento, el título de Duque de Sevilla.

Por decreto de 22 de abril de 1931, el Gobierno de la II República española, a propuesta de su ministro de Hacienda, Indalecio Prieto, cedió el Alcázar y sus jardines al municipio de Sevilla. El último acontecimiento relacionado con la monarquía fue el 18 de marzo de 1995, en que se celebró el almuerzo y recepción con motivo de la boda de la Infanta Elena, hija del rey Juan Carlos I, con Jaime de Marichalar.


 72carlos_blanco_1780_c_1846c_retrato_rey_fernando_vii_alc_zar_de_sevilla

Retrato del rey felón Fernando VII, por Carlos Blanco (1780-c.1846C). Cuarto del Almirante de los Reales Alcázares de Sevilla.


 71cuarto_del_almirante_de_los_reales_alc_zares_de_sevilla

Cuarto del Almirante de los Reales Alcázares de Sevilla.



Estancias


 36alcazar_plano_2

Plano de los Reales Alcázares

1-Puerta del León
2-Sala de la Justicia y patio del Yeso cyan
3-Patio de la Montería rosa
4-Cuarto del Almirante y Casa de Contratación crema
5-Palacio mudéjar o de Pedro I rojo
6-Palacio gótico azul
7-Estanque de Mercurio
8-Jardines verde
9-Apeadero amarillo
10-Patio de Banderas


 31entrada_a_las_murallas_del_alcazar_sevilla

Entrada principal al Alcázar de Sevilla. El Alcázar de Sevilla, fue también escenario de algunas películas conocidas, entre ellas: El Reino de los Cielos, es una película épica escrita por William Monahan y dirigida por Ridley Scott, que fue estrenada en 2005, sobre las Cruzadas en el siglo XII.

Puerta del León. La entrada actual al Alcázar se realiza a través de la denominada puerta del León, llamada antiguamente puerta de la montería, por servir de entrada o zaguán al patio de dicho nombre. Su construcción está realizada en estilo almohade, cubierta por un panel de azulejos realizado en cerámica trianera de la fábrica de Mensaque, en el año 1894, según proyecto del historiador José Gestoso.

Cruzada la muralla árabe del siglo XII, se accede al patio del León. A la izquierda de este patio se encuentra la Sala de la Justicia y al fondo se abre un conjunto de tres arcos en una muralla, resto de un antiguo lienzo almohade que formaba parte del entramado defensivo del Alcázar. Estas aperturas fueron realizadas con posterioridad a la construcción del Palacio del rey don Pedro, al abrirse a eje con el palacio. Los dos arcos laterales son gemelos y fueron primitivamente de forma de herradura. El central, de mayor altura que sus laterales, conforma un arco de medio punto peraltado realizado en piedra. Traspasados los arcos se accede al Patio de la Montería.


 37puerta_del_le_n_por_la_que_se_accede_al_patio_del_mismo_nombre_en_los_reales_alc_zares_de_sevilla

Puerta del León, por la que se accede al patio del mismo nombre en los Reales Alcázares de Sevilla.

El Patio del León forma parte del complejo monumental de los Reales Alcázares de Sevilla. Se accede al patio a través de la puerta del León, en la plaza del Triunfo; traspasada la puerta se ubican este patio y el patio de la Montería, donde se alza el singular palacio del rey don Pedro y el cuarto del almirante. Debe su nombre a la representación en azulejo cerámico que se ubica sobre la puerta de entrada.

El patio se divide en cuatro cuadrantes delimitados por setos de mirto, en los que crecen laureles, rosales, un palo borracho, un ciprés y un masacar. El palo borracho o árbol de la lana Chorisia speciosa llena con sus flores rosadas el ambiente otoñal del patio, pues desde septiembre a noviembre forma llamativas y grandes flores de color púrpura. Cerca se encuentra un arbusto caducifolio originario de China, el masacar Chimonanthus praecox que en invierno, antes de que aparezcan las hojas se presenta cubierto de flores estrelladas, perfumadas y de color amarillo rojizo.

Frente a estas plantas, junto al muro se encuentran plataneras, granados, naranjos, lantanas, jazmínes, mitos y una yuca. Entre ellas el platanero o Musa x paradisiaca, un híbrido oriental cultivado por sus apreciados frutos.


 38sala_de_la_justicia

Sala de la Justicia. También denominada sala de los Consejos, formaba parte del primitivo palacio musulmán. Este palacio era el denominado mexuar, donde se reunía el consejo de visires, labor que continuó bajo la monarquía cristiana. Es una estancia de planta cuadrada cubierta por una armadura de madera mudéjar, que fue construida en el siglo XIV durante el reinado de Alfonso XI. Aneja a la misma se encuentra el Patio del Yeso, una de las pocas construcciones que permanecen de la época almohade. De planta casi cuadrada, presenta una alberca en el centro y destacan los arcos porticados de uno de los lados del patio, sobre los que aparece una rica decoración.


 39sevilla_reales_alcazares_patio_de_la_monter_a

Patio de la Montería. Su nombre se debe a los monteros que acompañaban al rey en sus partidas de caza. El patio de forma trapezoidal está presidido en la zona central por la fachada del palacio mudéjar del rey Pedro I, decorado con magníficas filigranas. En el lado derecho del patio se localiza un corredor a doble altura que avanza a lo largo de todo el edificio, separado con arcos de medio punto y columnas de mármol, de orden toscano en la parte baja y de orden jónico en la superior, que se halla acristalada. Desde este lado derecho se accede al denominado Cuarto del Almirante. También se encuentran aquí las escaleras que acceden al denominado Palacio Alto. En estas escaleras se halla un cuadro que representa a una virgen, del pintor Juan de Roelas. Por el lado izquierdo del patio se llega al Patio del Crucero y al palacio gótico, reconstruido parcialmente en el siglo XVIII sobre restos de un palacio gótico del que aún se conservan los Baños de María de Padilla, la Capilla y el Salón de Carlos V.
Cuarto del Almirante y Casa de Contratación

El cuarto del Almirante se encuentra en la planta baja de la zona derecha del Patio de la Montería.


 40virgen_de_los_mareantes_alcazar_sevilla

Retablo de la Virgen de los Mareantes, realizado por Alejo Fernández entre 1531 y 1536.

Historia. ras el descubrimiento de América, la reina Isabel la Católica decidió en 1503 la creación de la Casa de Contratación de Indias, organismo institucional encargado de regular las relaciones con el continente americano, y que realizaba labores de remisión y recepción de mercancías, actuaciones de carácter técnico científico y actividades judiciales, incluidos los pleitos surgidos entre comerciantes. En sus salas también se proyectaron los más célebres viajes de los descubridores, como la Primera Vuelta al Mundo de Magallanes.

Para albergar dicha institución, se eligió la ciudad de Sevilla, escogiéndose como sede la denominada Sala del Almirante del Alcázar, sobre lo que era el palacio de la dinastía abbadita, remodelado por los almohades. El mismo año de la creación de la institución, se ordenó construir y arreglar los edificios necesarios para acoger la misma. Lo que hoy sobrevive de la antigua Casa de Contratación, es sólo una parte de lo que en su momento llegó a ocupar, y que comprendía una serie de edificios que se extendía desde el actual Patio de la Montería hasta la Plaza de la Contratación, donde tenía su fachada principal.

Esta zona comprendía, entre otras, el Cuarto del Almirante o sala capitular, junto a dos naves de dos plantas, una capilla, otra zona de almacenes y habitaciones alrededor de un patio, junto a la Plaza de la Contratación, siendo esta parte derruida en el año 1964. En 1717 este organismo se trasladó a la ciudad de Cádiz. Desde el año 1793, en que se extinguió la Casa de Contratación, se incluyeron todas las dependencias de la Casa de Contratación en el conjunto del Alcázar.

Descripción de las salas actuales. Las salas conservadas comprenden un primer salón inicial en el que se encuentran varios cuadros de relieve, entre los que destacan "La inauguración de la Exposición Iberoamericana de 1929" que preside la estancia, obra del pintor Alfonso Grosso, "Las postrimerías de San Fernando", de Virgilio Mattoni, "la Toma de la Loja por Fernando el Católico", obra de Eusebio Valldeperas, y los retratos de Fernando VII y María Cristina de Nápoles de Carlos Blanco, fechados en el primer tercio del siglo XIX. A continuación, se halla la denominada Sala de Audiencias reconvertida posteriormente en Capilla, la cual está cubierta con rica techumbre de tracería del siglo XVI con adornos geométricos; la capilla posee una grada de piedra adosada al muro que recorre el perímetro de la sala, y presidiendo la estancia se encuentra un valioso retablo de la Virgen de los Navegantes, flanqueada por cuatro santos (san Telmo, san Juan, san Sebastián y Santiago, patrón de España) original de Alejo Fernández, elaborado entre 1531 y 1536.


 40virgen_de_los_mareantes_alcazar_sevilla_002

La Virgen de los Mareantes o Navegantes. Óleo sobre tabla realizado por Alejo Fernández entre 1531 y 1536. Real Alcázar de Sevilla

La Virgen de los Navegantes o de los mareantes es una pintura del artista español Alejo Fernández, creada como tabla central de un retablo para la capilla de la Casa de Contratación en Sevilla. Es la pintura más temprana que se conoce cuyo tema es el descubrimiento de América. Algún tiempo antes de 1536, los oficiales de la Casa de Contratación encargaron la pintura como la tabla central del retablo que instalaron en la Sala de Audiencias, de manera que la habitación sirviera también como capilla. Los estudiosos datan esta pintura de 1531–36


 42detalle_de_crist_bal_col_n

Detalle de Cristóbal Colón. Retablo de La Virgen de los Mareantes o Navegantes Alejo Fernández.

En la Era de los descubrimientos, los católicos de toda Europa comenzaban a ver en la Virgen María un símbolo de maternidad y de todo lo que era bueno, amable y misericordioso. En la Virgen de los navegantes María está representada cubriendo con su manto a los españoles. Se alza sobre los mares, uniendo continentes, o sobre la bahía, para proteger a los barcos, su carga y la tripulación conforme se embarcan en la peligrosa travesía del Atlántico. Fernando II de Aragón y el emperador Carlos V (con la capa roja),5 están retratados junto a Cristóbal Colón, Américo Vespucio y uno de los Hermanos Pinzón, que se muestran arrodillados.6 Todos se elevan sobre nubes sobre el agua, debajo de los pies de la Virgen. Alrededor de la Virgen se reúnen figuras de indígenas americanos, convertidos al Catolicismo por los navegantes que se hicieron a la mar en su nombre: la pintura «puede ser la afirmación más plena de la ideología española oficial, que podría llamarse "la Leyenda Blanca de la Elección Imperial de España"».


 70retablo_de_la_virgen_de_los_mareantes_alc_zar

A ambos lados del retablo hay paneles laterales que representan a San Sebastián, Santiago el Mayor, San Telmo y San Juan Evangelista. Estas tablas se cree que son obra de otro artista, no de Alejo Fernández, quizá un miembro de su taller u otro artista conocido. Es una de las primeras pinturas en la que aparecen indios. Posiblemente, la primera sean unos frescos del Vaticano pintados en 1494.


 41fernandez_virgin_of_the_navigators_proper_inversion

La Virgen de los Mareantes o Navegantes (tabla central). Óleo sobre tabla realizado por Alejo Fernández entre 1531 y 1536. Real Alcázar de Sevilla.



Palacio mudéjar o de Pedro I


 43portada_del_palacio_de_pedro_i_en_el_patio_de_la_monter_a

Portada del Palacio de Pedro I, en el Patio de la Montería.

Fue construido por iniciativa del rey Pedro I, entre 1356 y 1366, y en su construcción colaboraron artesanos de Toledo, Granada y de la propia Sevilla. Posteriormente fue transformado en época de los Reyes Católicos y de los primeros Austrias. Según las investigaciones arqueológicas, el palacio del rey Pedro constituyó un proyecto de nueva planta, que se elevó en un lugar donde existían construcciones anteriores.

Este palacio nació para servir como edificio privado del rey Pedro I, frente al carácter más protocolario que representaba el palacio gótico, levantado en el siglo anterior por orden de Alfonso X.11 El interior se estructura en torno a dos núcleos, uno dedicado a la vida oficial que se sitúa alrededor del Patio de las Doncellas y otro a la privada en torno al Patio de las Muñecas. Caminando a lo largo de las galerías y salas decoradas con bellos azulejos y admirando los preciosos techos mudéjares, desde el vestíbulo se llega al Patio de las Doncellas, patio principal, una obra maestra del arte mudéjar andaluz. Desde la entrada al Patio de las Doncellas nos encontramos a la derecha la Alcoba Real, enfrente se halla el Salón de Embajadores y a la izquierda el Salón del Techo de Carlos V. La planta superior del palacio alberga los apartamentos reales, redecorados en el siglo XVIII. El conjunto de habitaciones y patios que forman la planta baja de este palacio son los siguientes:


 44detalle_de_uno_de_los_capiteles_del_palacio_de_pedro

Detalle de uno de los capiteles del palacio de Pedro

Fachada. En la fachada destaca la puerta con marco adintelado, obra de los maestros toledanos, adornado con labores de atauriques. Sobre el dintel se extiende una franja de arcos estrechos polibulados ciegos sobre columnillas, rellenos de motivos vegetales y heráldicos. Por encima se abren las ventanas del piso superior.

En la portada, un gran alero o tejaroz, sostenido por mocárabes dorados, que alberga una inscripción, en caracteres góticos, relativa a la fundación del palacio que manifiesta "el muy alto et muy noble et muy poderoso et muy conqueridor don Pedro por la gracia de Dios rey de Castilla et de León, mandó fazer estos alcázares et estos palacios et estas portadas que fue fecho en la era de mill et quatrocientos y dos años". Esta inscripción sirve de marco para un friso de cerámica que repite en ocho ocasiones el lema de los nazaríes "Y no vencedor sino Alá".12 m a si es la facha de tu...


 45arco_de_acceso_al_sal_n_de_embajadores_palacio_mud_jar

Arco de acceso al salón de Embajadores (Palacio mudéjar).

Vestíbulo. Distribuye los dos sectores del palacio, hacia la izquierda se dirige hacia el Patio de las Doncellas, hacia la derecha a través de un corredor angosto se puede acceder al Patio de las Muñecas, que constituía la parte más reservada y que de esta manera tenía un acceso directo al exterior sin atravesar la parte oficial del palacio.


 30_patio_de_las_doncellas_en_el_alc_zar_de_sevilla

Patio de las Doncellas en el Alcázar de Sevilla.

Patio de las Doncellas. Es un patio de forma rectangular que presenta en la planta baja una serie de arcos lobulados sobre dobles columnas de mármol y en la planta superior, una arcada de medio punto sobre columnillas jónicas de mármol con balaustrada, que fue añadida hacia 1540, bajo el reinado del rey Carlos V por el arquitecto real Luis de Vega.

En 1572, en época del rey Felipe II, se cambió la fisonomía del patio, procediéndose a enlosar el mismo y colocándose una fuente en el centro. En los primeros años del siglo XXI, el patio ha recuperado la primitiva estructura que tenía en los tiempos del rey Pedro I, configuración que ha supuesto la desaparición de las losas del patio y su sustitución por una alberca que corre a lo largo del mismo, rodeada por arriates rehundidos.


 75patio_de_las_doncellas

En tres de los lados del patio se abren las habitaciones que componen la planta baja del palacio. El cuarto de los lados está adosado al palacio de Alfonso X, por lo que sólo presenta las galerías que cierran el patio.


 46detalle_del_patio_de_las_doncellas

Detalle del Patio de las Doncellas.


Alcoba Real. A la derecha del patio se encuentran las Salas regia y la alcoba real, conocidas ambas como dormitorio de los Reyes Moros. Constituyen dos salas paralelas, en la que la más exterior, abierta al patio por arco peraltado y tres ventanas con celosías caladas, constituía la sala real, en la que destaca una magnífica techumbre, donde se combinan los elementos geométricos de lacería y los motivos renacentistas, y la interior, que componía el dormitorio de verano del rey. Se hallan separadas por un triple intercolumnio.


 73b_veda_del_sal_n_de_los_embajadores

Bóveda del Salón de los Embajadores

Salón de Embajadores. El Salón de Embajadores, también denominado de la media naranja, era la qubba, una de las salas principales del palacio, que centraba el ceremonial público de la corte. Se encuentra su entrada en el acceso abierto en el lado menor del Patio de las Doncellas y a través de un gran arco que conserva las puertas originales, realizadas por carpinteros toledanos en 1366, compuestas por hojas talladas en madera de pino ataujeradas, doradas y policromadas, con inscripciones en árabe, en su cara externa, y castellano, en la interna.


 47c_pula_del_sal_n_de_embajadores_de_los_reales_alc_zares_de_sevilla_similar_a_la_c_pula_de_los_torrijos_de_finales_del_siglo_xv_que_se_encuentra_en_el_museo_arqueol_gico_nacional

Cúpula del Salón de Embajadores de los Reales Alcázares de Sevilla, similar a la cúpula de los Torrijos de finales del siglo XV que se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid.

La sala presenta una planta cuadrada con arquerías triples de herradura en dos de sus lados, sostenidos por columnas de mármol de distintos colores y capiteles califales en cada frente. En la decoración destaca la bóveda semiesférica, que se levanta sobre pechinas de mocárabes dorados, fechada en 1427, obra original del carpintero Diego Ruiz. También destacan los paños de alicatado que presentan la parte baja de los muros con temas de lazo y la magnífica ornamentación de yeserías con temas geométricos en su parte superior. El conjunto se rompe con los balcones construidos en 1592. En la parte superior hay una galería donde están representados los retratos de reyes españoles desde Recesvinto a Felipe III, debajo de su pintura leemos el nombre de cada monarca, su heráldica y las fechas de comienzo y duración de cada reinado.

A ambos lados de esta sala están las denominadas salas colaterales, en las que sobresale la decoración de los frisos de yeserías, donde aparecen unos medallones con siluetas blancas que representan escenas de temas caballerescos y cinéticos entre esfinges y arpías.


Salón del Techo de Carlos V. Situado en el lado contrario al dormitorio del rey moro. En sus orígenes debió ser la capilla del Palacio. Destaca la techumbre de casetones con medallas y escudos imperiales, que resultan una de las mejores muestras renacentistas del Alcázar.


 patio_de_las_mu_ecas_de_los_reales_alc_zares_de_sevilla

Patio de las Muñecas. Desde la Sala de Felipe II se llega al Patio de las Muñecas, cuyo nombre se debe a los pequeños rostros visibles en varios de los arcos, con bellísima ornamentación de azulejos y arabescos de estuco.


 74patio_de_las_mu_ecas

Es típico animar a los visitantes a que descubran las caritas de muñecas talladas en diversas columnas, ya que si se presta atención, se pueden encontrar nueve caras en distintas zonas de la estancia. Según la tradición “trae suerte” a quien la encuentra por sus medios. Destacan las columnas y capiteles procedentes de Medina Azahara. El patio fue objeto de restauración a partir de 1833, en la que se renovaron las yeserías originales de la planta baja y se construyó la planta alta; también se intervino en la Sala del Príncipe.


Cuarto del Príncipe. Situado junto al Patio de las Muñecas, recibe este nombre por Don Juan, hijo de los Reyes Católicos, nacido en el Alcázar en 1478.


Salón del Techo de Felipe II. Sala de carácter rectangular, también conocida como de la media caña por la forma de su techo. Comunica con el Salón de los Embajadores a través del Arco de los Pavones.


Planta Alta o Palacio Alto. Constituyen las habitaciones que se encuentran en la planta superior del Palacio Mudéjar. Fueron ampliadas y transformadas en tiempos de los Reyes Católicos, lo que incluyó la sustitución de techumbres del piso inferior, que al ser a dos aguas, se convirtieron entonces en planas para soportar el suelo de la estancia superior. Estas habitaciones no son visitables, quedando al uso privado de la familia real. Las estancias más destacadas que se encuentran en esta planta superior son:

    - El oratorio de los Reyes Católicos y el altar de la Visitación original del ceramista Niculoso Pisano.
    - La galería alta del Patio de las Doncellas.
    - La cámara de la reina.


user_50_sal_n_g_tico_del_palacio_g_tico_alc_zar_de_sevilla

Salón gótico del Palacio gótico. Real Alcázar de Sevilla

Palacio gótico. Palacio mandado edificar por el rey Alfonso X en 1254 y que sirvió como Corte de este rey. Parece un reflejo a la descripción que realiza el libro segundo del Código de las Siete Partidas del palacio real, procurando su carácter público frente al carácter recogido de los palacios islámicos.

Se accede a él desde el Patio del Crucero o también desde las escaleras existentes en el Patio de las Doncellas. Aunque la construcción de este palacio se remonta a la época de Alfonso X, el Terremoto de Lisboa de 1755 afectó a este conjunto, debiendo realizarse importantes modificaciones, dándole entonces un toque barroco en el Patio del Crucero. La fachada que presenta al Patio del Crucero es porticada y fue construida por Sebastián van der Borcht.


 49ba_os_de_do_a_mar_a_de_padilla

Baños de Doña María de Padilla.

Patio del Crucero. El Patio del Crucero fue construido en el siglo XII durante el periodo almohade, de tamaño superior al que hoy presenta, añadiéndosele en tiempos de Alfonso X bóvedas de crucería. El jardín presentaba dos niveles, el más alto correspondería al que tiene actualmente el patio, con dos galerías principales en forma de cruz y otras cuatro periféricas, y un segundo nivel, 4,7 metros por debajo del anterior, ocupado por un jardín con naranjos, dividido en cuatro partes, en cuyo centro se situaba una gran fuente y en los extremos, albercas.

A raíz del terremoto de Lisboa se tapó este jardín inferior, rellenándolo de tierra y formando el actual patio rectangular. Los vestigios visibles de este piso inferior pueden contemplarse desde el Patio del Crucero y la única parte que sobrevive son los llamados baños de Doña María, a los que se accede desde el Jardín de la Danza. Este sótano está formado por una gran nave de diez tramos cubiertos por bóvedas de crucería. La entrada desde el jardín está cubierta con una larga bóveda de cañón.


user_50_capilla_del_palacio_g_tico_002

Capilla. Reales Alcázares de Sevilla

Capilla. Destaca la Capilla presidida por un retablo de la Virgen de la Antigua, realizado en el siglo XVIII por Diego de Castillejo y que contiene una copia anónima de la existente en la Catedral de Sevilla. Los muros presentan zócalos de azulejos realizados por Cristóbal de Augusta.
Sala gótica (de las bóvedas o de Fiestas)

Durante el siglo XVI se llamaba Sala de Fiestas porque en ella se celebraron los banquetes con ocasión de la boda real del rey Carlos I. Durante el reinado de Felipe II fue remodelada para adaptarla al gusto de la época, dándole un toque más renacentista. Los muros se cubrieron con zócalos altos de azulejos, entre los que destacan los realizados por el ceramista Cristóbal de Augusta entre 1577 y 1583, en los que se rinde homenaje a Carlos V, con las efigies del caballero y la dama representando al emperador y su esposa. También se sustituyeron los pilares por ménsulas manieristas y se pintaron las bóvedas.


 50sala_de_los_tapices

Alcázares Reales de Sevilla. Sala de los tapices. El palacio gótico fue mandado edificar por el rey Alfonso X, en 1254, poco después de la conquista de la ciudad, sirvió como palacio real de este monarca.

Salón de Tapices. Ubicado frente al Patio del Crucero, este salón se reconstruyó de nueva planta a partir del terremoto de Lisboa. Constituye un salón decorado con grandes tapices que representan la conquista de Túnez en 1535 por el emperador Carlos; son de origen flamenco y fueron tejidos por Francisco y Cornelio van der Gotte.

Los tapices originales, pertenecientes al Patrimonio Nacional, en la actualidad forman parte de la colección del Palacio Real de Madrid y fueron restaurados en el año 2000. Estos fueron ejecutados en Bruselas a partir de 1546 por encargo de la regente María de Hungría, hermana del emperador Carlos V. Los diseños son de Jan Cornelisz Vermeyen y Pieter Coecke van Aelst, y fueron tejidos en el taller de Willem de Pannemaker. La colección estuvo expuesta en Londres en 1554, con motivo del matrimonio entre el príncipe heredero Felipe y la reina María Tudor. En el siglo XVIII los originales estaban demasiado dañados, por lo que el rey Felipe V encargó en 1740 las copias de los hasta ahora mencionados tapices. Estas copias en seda y lana se exponen desde 1929 en el Salón de Tapices del Palacio Gótico del Alcázar sevillano.


 54_1449333173_913508

Puerta del Palacio de los Duques de Arcos, una de las puertas que comunica el interior del Alcázar con los jardines.


Jardines


 jardines_sevilla_alcazar_03

Los Jardines de lo Alcázares Reales de Sevilla suponen una parte fundamental del Alcázar, habiendo experimentado diversas transformaciones estilísticas desde su trazado primitivo.


 52jardines_sevilla_alcazar_03

El paseo por los Jardines del Alcázar constituye uno de los más agradables de Sevilla, donde se aúnan caracteres árabes, renacentistas y modernos. Están dispuestos en terrazas, de vegetación verdeante, multitud de naranjos y palmeras, con fuentes y pabellones donde se respira frescor y quietud, lugar para el sosiego y descanso en la ciudad.


 55vista_del_estanque_de_mercurio_la_alberca_y_la_galer_a_del_grutesco

Vista del Estanque de Mercurio, la alberca y la galería del Grutesco.

Estanque de Mercurio. Formado por un gran estanque, situado a la altura del palacio y más alto por tanto que el resto de los jardines, está presidida la alberca por la figura del dios Mercurio, realizada por Diego de Pesquera y fundida por Bartolomé Morel en 1576. De estos autores son también las barandas con leones en escudos en sus ángulos y 18 bolas con remates piramidales que rodean el estanque. Todas estas piezas fueron doradas en su origen, quedando algún resto del recubrimiento. De fondo se encuentra la Galería del Grutesco para cuya construcción se aprovechó un antiguo lienzo de muralla almohade. Su transformación en mirador y decoración se debe fundamentalmente a Vermondo Resta, realizada alrededor de 1612, siendo considerada la más manierista del Alcázar. Está realizada por labores rústicas en piedras de distinto tipo que simulan rocas marinas. Con estos elementos pétreos también se enmarcan espacios cuadrangulares y de medio punto en los que en su mayoría hay pinturas murales imitando mármol rojizo, en las que se pintaron asimismo figuras, fábulas mitológicas y aves exóticas, realizadas por Diego de Esquivel en el siglo XVII. La galería tiene un remate en la parte superior a modo de castillete almenado. Frente al estanque, se conserva una fuente con órgano hidráulico del siglo XVII, recientemente restaurada.


 65vista_del_jard_n_de_la_danza

Vista del Jardín de la Danza.

Jardín de la Danza (de las Damas). También conocido como Jardín de las Damas. Es un espacio de carácter rectangular dividido en tres tramos, desde el que se accede al llamado "Baño de Doña María de Padilla", que constituye el jardín subterráneo del jardín del crucero. Es un gran estanque con arcos de nervadura en su parte superior.

En un nivel superior hay dos columnas que en su momento estuvieron rematadas con esculturas de personajes mitológicos, que representaban un sátiro y una ninfa bailando. En la zona inferior destaca una fuente que data del siglo XVI, decorada con azulejos.


 64vista_del_jard_n_de_troya_en_los_alc_zares

Vista del Jardín de Troya en los Alcázares.

Jardín de Troya. Este jardín adosado a la zona palaciega tiene origen musulmán que se mantiene hoy en detalles como la intimidad proporcionada por los muros que los separan del Jardín de las Damas, la musicalidad de las fuentes y la fragancia de las plantas aromáticas. La fuente central consta de una taza del siglo X. La galería rústica que cierra el jardín fue realizada por Vermondo Resta en 1606, en estilo manierista.

También es llamado del Laberinto, nombre debido a las calles que componían su solería. En el centro del mismo se encuentra una fuente. Este laberinto que aquí existía fue suprimido a principios del siglo XX.


 61puerta_del_privilegio_que_atraviesa_la_galer_a_del_grutesco_y_separa_en_dos_partes_los_jardines_del_alc_zar

Puerta del Privilegio que atraviesa la galería del Grutesco y separa en dos partes los jardines del Alcázar.

Jardín de la Galera. Está constituido por el espacio hacia el fondo del Jardín de Troya. Posee un corredor posiblemente de origen del siglo XVI. Un muro con arco central lo separa del contiguo Jardín de las Flores. Su nombre procede de las galeras de mirto que adornaban este jardín y que se veían desde la galería balconada que sale del Salón de Embajadores.


 62pabell_n_de_carlos_v_o_cenador_de_la_alcoba_en_el_jard_n_de_la_cruz

Pabellón de Carlos V o Cenador de la Alcoba, en el Jardín de la Cruz.


Jardín de las Flores. Compuesto por un estanque acodado en el muro, forrado por azulejos que datan de 1561.


Jardines del Príncipe. Es el último de los jardines de este primer tramo y los más antiguos. Su nombre procede del nacimiento, en un cuarto próximo, del príncipe Juan, hijo de los Reyes Católicos. El trazado es de crucero y tiene una plantación heterogénea donde coexisten indiscriminadamente palmera, ciprés, magnolio, granado, naranjo y otros arbustos, todo distribuido irregularmente; destaca la fuente de Neptuno.

En dirección a la izquierda, hacia la salida del recinto del Alcázar, se encuentran:

Otros

    - Jardín de las Damas
    - Jardín de la Cruz

Cenador del León o del naranjal o de la alcoba, con la fuente del León. En él se encuentra el Pabellón de Carlos V, construcción de 1543 con planta cuadrada y pórticos en sus frentes y cubierta por una bóveda semiesférica. La decoración es de azulejos y yeserías, realizadas por Juan Fernández, con mezcla de motivos mudéjares y renacentistas.

    - Laberinto
    - Jardín de la Alcubilla
    - Jardín del Chorrón


 60laberinto_de_los_jardines_del_alc_zar_de_sevilla

Laberinto de los Jardines del Alcázar de Sevilla

Jardines modernos. Del resto de los jardines cabe distinguir los que se encuentran antes de atravesar la galería del Grutesco. Esta galería avanza en dirección noroeste-sureste por los jardines y se extiende hasta el llamado Jardín del Laberinto, dividiendo la zona verde en dos partes bien diferenciadas. A un lado se hallan:

Jardín inglés. Se construyó a principios del siglo XX, en lo que fue la antigua Huerta de la Alcoba. Tiene grandes parcelas de césped, separadas por caminos de albero, donde crecen numerosas especies de árboles, entre los que destacaban ginkgos, magnolios, olmos o cedros, algunos muy poco corrientes en la jardines de la ciudad y que fueron traídos de los jardines de la Granja de San Idelfonso y del Palacio de Aranjuez.

Al otro lado de la galería del Grutesco, que se atraviesa por la Puerta del Privilegio, se accede a lo que constituía la primitiva zona de huertas, convertidas también en jardines en los que abundan naranjos y limoneros.

 59sevilla_reales_alcazares_jard_n_del_marqu_s_de_la_vega_incl_n_20110915

Jardín del Marqués de la Vega Inclán.

Jardín del Marqués de la Vega Inclán o jardín del Retiro. Procede de la antigua Huerta del Retiro, de la que ya se habían segregado una parte para formar los Jardines de Murillo y que fue diseñado por José Gómez Millán a principios del siglo XX, tomando como modelo el trazado del jardín de las Damas. Recibe su nombre de Benigno de la Vega-Inclán, II Marqués Vega-Inclán, conservador del Alcázar durante el periodo de construcción de este jardín.


 63vista_del_jard_n_de_los_poetas_sector_oriental

Vista del Jardín de los Poetas (sector oriental).

Jardín de los poetas. Realizado con el impulso de Joaquín Romero Murube y diseñado por Javier Winthuysen que se organiza alrededor de una lámina de agua y que recrea tipológicamente el jardín sevillano, síntesis de influencias islámicas, renacentistas y románticas.


 58patio_de_banderas

Patio de Banderas. Al fondo la Giralda de Sevilla

Apeadero y Patio de Banderas. El apeadero es un amplio zaguán a través del cual se sale del Alcázar. Presenta fachada al Patio de Banderas y es obra del arquitecto Vermondo Resta, ejecutada por el cantero Diego Carballo. En el remate de la fachada aparece el escudo del Felipe V. El Patio de Banderas constituye una gran plaza donde se colocaban las banderas que señalaban la presencia de algún rey en palacio, y funcionaba como Plaza de Armas del recinto militar del Alcázar.


 57joaquin_sorolla_jardines_del_alc_zar_1910

Joaquin Sorolla, Jardines del Alcázar (1910).

En la pintura. Los Alcázares han servido de inspiración de numerosos pintores como Joaquín Sorolla, Emilio Sánchez Perrier, José Villegas Cordero o Manuel García Rodríguez.


 jardines_de_los_reales_alc_zares_1921_obra_de_manuel_garc_a_rodr_guez_1863_1925

Jardines de los Reales Alcázares, 1921. Obra de Manuel García Rodríguez (1863-1925).


En el cine y la televisión. El Alcázar ha sido escenario de las siguientes películas:

    - ¿Dónde vas, Alfonso XII? (1958).
    - La femme et le pantin (1958, Francia).
    - Lawrence de Arabia (1962).
    - El Viento y el León (1971).
    - 1492: la conquista del paraíso (1992).
    - El Reino de los Cielos (2004).
    - Noche y Día (2010).
    - Juego de Tronos (5.ª temporada, HBO, 2015).


 66vista_exterior_de_la_muralla_del_alc_zar_de_sevilla

Vista exterior de la muralla del Alcázar de Sevilla


 67_puerta_del_leon_alcazar_de_sevilla

Puerta del León. Alcazar de Sevilla.


 68patio_de_la_monter_a_del_alc_zar_de_sevilla

 69patio_de_la_monter_a_del_alc_zar_de_sevilla

Patio de la Montería del Alcázar de Sevilla


 puerta_del_privilegio_jardines_del_alc_zar_de_sevilla

Puerta del Privilegio. Jardines del Alcázar de Sevilla. El Real Alcázar de Sevilla o Los Reales Alcázares, da igual la denominación, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1987.



Enlaces recomendados


Ver trabajos dedicados a los Reales Alcázares de Sevilla en el blog Leyendas de Sevilla

Ver imagenes en el blog Leyendas de Sevilla

Los Reales Alcázares de Sevilla, en la Wikipedia

 

Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al Alcázar de Sevilla o Reales Alcázares –tanto monta-. El Alcázar sevillano es un palacio-fortaleza, del que la construcción fue ordenado por Al Ramán III en el año 913. En los siglos posteriores sería la residencia de muchas generaciones de monarcas. Reformó y amplió la construcción del Alcázar Alfonso X y fue continuado por Alfonso XI. No obstante la mayor parte de los edificios que lo forman fueron de tiempos del reinado de Pedro I. En la actualidad es la residencia de Su Majestad el Rey Don Juán Carlos cuando está de visita en Sevilla.



Fuentes y agradecimientos: Su Web, es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, aprendersociales.blogspot.com, flickr.com, arteguias, sol.com/sevilla y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sábado, 05 Diciembre 2015, 18:24; editado 7 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: ALCÁZAR DE SEVILLA (Reales Alcázares) 
 
Gracias J.Luis por este nuevo trabajo. El Alcázar de Sevilla bien merece un rincón en nuestra galería.

Un Saludo.
 




___________________________
Antes que nada lee las NORMAS del foro.
Los mensajes deben de ser con respeto y educación hacia todos los usuarios.
Xerbar Administrador del Foro.
 
xerbar Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor/es
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: ALCÁZAR DE SEVILLA (Reales Alcázares) 
 
Gracias xerbar, la verdad es uno de los sitios a visitar en Sevilla imprescindibles.



Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: ALCÁZAR DE SEVILLA (Reales Alcázares) 
 
TURISMO | De Almutamid a Isabel II en los Reales Alcázares de Sevilla



El programa de visitas nocturnas traslada al visitante a través de ocho siglos
Actores, músicos y bailarinas narran la rica historia del imponente edificio
El montaje corre a cargo de la Compañía de Teatro Clásico de Sevilla
El guión es fiel a los acontecimientos históricos pero aderezado con leyendas




user_50_1360414219_0

Pedro I y María de Padilla, en una de las estancias del Real Alcázar durante la visita. Enlace para ver vídeo

En la capilla del Cuarto del Almirante, bajo el rico artesonado de tracería del siglo XVI y ante el retablo de la Virgen de los Navegantes de Alejo Fernández, Isabel la Católica se queja de la frialdad del Real Alcázar de Sevilla, cuyos muros acumulan una presencia histórica tal que la todopoderosa monarca acaba ordenando la marcha de todo su séquito a Granada. "Aquí, nos soñamos en exceso por el peso histórico del edificio", se lamenta refiriéndose a sí misma antes de despedir al grupo de visitantes con una delicada canción a capela.

Si los edificios guardan algo de las almas de aquellos que los habitaron, el monumento sevillano, cuyos primeros vestigios como fortaleza se remontan a los tiempos de Hispalis, tiene muchos fantasmas que esconder entre sus vastos muros. Y esta suposición ha cristalizado en un programa de visitas nocturnas que el patronato que regenta el Real Alcázar acaba de poner en marcha de la mano de la Compañía de Teatro Clásico de Sevilla.

Un caballero recién llegado del siglo de Oro recibe al grupo de visitantes a la entrada al recinto, en el mismo lugar en el que en tiempos existió el corral de comedias de La Montería, que feneció en un incendio del que el mismo personaje, actor de profesión, dice haberse salvado por poco. Con una sola frase -"Bienvenidos, honrados caballeros y virtuosas damas. Descubrid el silencio, las palabras olvidadas, el perfume de su aire, los espíritus de sus moradores..."- comienza el viaje a través del tiempo para conocer la historia del imponente edificio y los personajes históricos que lo habitaron.

"La mayor parte del guión está basado en acontecimientos históricos", explican Juan Motilla y Noelia Díez, responsables de producción de la compañía, sobre un espectáculo cuya dramaturgia y dirección artística firma Alfonso Zurro. "Pero en el Alcázar hay muchas más historias, leyendas y chascarrillos que merece la pena que conozca el visitante. El montaje tiene detrás un enorme trabajo de documentación histórica e incluso el asesoramiento de catedráticos de Historia como Rafael Valencia. Queríamos que se llevaran una visión lo más amplia posible de lo que este edificio ha significado".

El llanto en verso de Almutamid

El murmullo del agua en el patio al que se accede tras atravesar la Sala de la Justicia, no apaga la voz de Almutamid, el más refinado de los monarcas del reino de Sevilla que llora ante los presentes la pérdida de sus hijos entonando "versos que saltan sobre el tiempo". "Lloré al paso de las perdices, volando libres sobre mí..." recita un rey triste y dolido desconocedor de su inminente destierro a África, donde acabará sus días.

Siete actores, dos músicos y una bailarina, todos vestidos de época según diseño de Antonio Zannoni, participan en la visita que atraviesa hasta ocho siglos de historia y a la que se asoman reyes, literatos, criados y doncellas en las distintas escenas que a los largo de una hora se van desarrollando en distintas estancias del edificio. Así, la criada Ana de Valvidia explica los secretos del imponente Patio de las Doncellas o las constelaciones representadas en la bóveda del Salón de Embajadores.

"Estar tan cerca el público es algo nuevo para mí", explica Néstor Barea, que cada noche se mete en la piel de Pedro I. "A los visitantes se les nota que disfrutan mucho de la visita, se meten en la historia gracias a las representaciones y les resulta mucho más divertida que una visita guiada al uso". Barea hace pareja en el papel del rey con María J. Castañeda quien, travestida de María de Padilla, suspira por su amor y discute con él mientras ambos recorren el Patio de las Muñecas del palacio.

De momento, el Patronato del Real Alcázar mantendrá las visitas nocturnas los jueves y los viernes de cada semana en cuatro turnos de cuarenta personas hasta el próximo mes de mayo. Pero el éxito de los primeros días, en los que se ha cubierto el cupo de entradas para cada jornada, augura una prórroga de la oferta de cara al próximo verano e incluso, habilitarlas de manera estable.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: ALCÁZAR DE SEVILLA (Reales Alcázares) 
 
La Guardia Civil investiga el robo de un paño de yesería del Alcázar de Sevilla

La pieza, del siglo XIV, fue sustraída de una zona de máxima seguridad



 24_1459448764_343953

Varios turistas en el Alcázar de Sevilla.

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil investiga el robo de un paño de yesería del Real Alcázar de Sevilla. La desaparecida pieza del siglo XIV, y con unas dimensiones de 50 por 25 centímetros, se encontraba en uno de los camaranchones del palacio original de Pedro I. Esta buhardilla queda por encima del Cuarto Real Alto del monumento, la zona de máxima seguridad del Alcázar. Este espacio es custodiado desde 1985 por Patrimonio Nacional ya que alberga varias dependencias reales y un buen número de obras de arte. Este monumento recibe al año casi un millón y medio de visitantes.

El anterior director del recinto, Jacinto Pérez Elliot, denunció el robo de la yesería ante la Guardia Civil hace ahora casi tres años, según ha adelantado este jueves ABC y ha confirmado la Guardia Civil. Pérez Elliot informó a los agentes de que este resto arqueológico, descubierto por el arquitecto Antonio Almagro, había desaparecido del lugar en el que se había hallado. Durante estos meses, los agentes han tomado declaración tanto a Pérez Elliot como a la actual directora del Alcázar, Isabel Rodríguez. En sus declaraciones, los dos responsables aseguraron que en la zona donde se encontraba el paño solo entra el personal acreditado. De ahí, que la UCO también haya tomado declaración a otra decena de personas, entre ellas, trabajadores del recinto y de la subcontrata que realiza los trabajos de restauración.


 23_1459448907_693753

Detalle de la pieza de yesería robada en el Alcázar.

Según señala Almagro, la pieza robada es una yesería mudéjar de gran valor para conocer la decoración original de la parte alta del recinto. Los agentes continúan tomando declaración a empleados y directivos para saber qué personas tenían permiso para acceder a ese espacio, que no cuenta con cámaras de seguridad, y si existe un registro de las entradas y salidas de los empleados. Los agentes aún no barajan ninguna hipótesis de cómo se pudo sacar la pieza sin que nadie se diera cuenta.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: ALCÁZAR DE SEVILLA (Reales Alcázares) 
 
El frágil equilibrio entre turismo y conservación

La Alhambra, la catedral y el Real Alcázar de Sevilla y la Mezquita de Córdoba superan los dos millones de visitantes al año ¿Pueden seguir creciendo?



 01_1582906755_428917
 
Visitantes en la Mezquita-Catedral de Córdoba. Alejandro Ruesga

¿Hasta dónde se puede crecer? ¿Pueden asumir los monumentos el continuo incremento del número de visitantes sin deteriorarse? Cuatro de los cinco conjuntos más visitados en España en 2019 son andaluces y la tendencia es al alza. ¿Morirán de éxito? A la Alhambra de Granada (2,76 millones), la catedral de Sevilla (2,29 millones), la Mezquita-Catedral de Córdoba (2,08 millones) y el Real Alcázar de Sevilla (2,07) solo les supera la Sagrada Familia de Barcelona (4,60 millones en 2018). La implantación de la venta de entradas por Internet, que conlleva el acceso escalonado por horas, está paliando las largas y desesperantes colas que solían tener estos destinos y ahora sus responsables se centran en encontrar el equilibrio entre la conservación del patrimonio y ofrecer una experiencia enriquecedora a sus visitantes. Un objetivo difícil de conseguir porque Andalucía acaba de batir su récord de visitantes con 32,5 millones de turistas en 2019, un 6% más que el año anterior.

La Alhambra es el único de estos iconos andaluces que tiene fijado, desde 2002, un límite de visitas. Y mientras que los responsables de los otros tres conjuntos creen que aún tienen margen para crecer, Miguel Ángel Troitiño, experto en planificación y gestión de lugares patrimoniales, considera que “rebasar las cifras actuales de turistas sería problemático desde el punto de vista de la conservación y también de la calidad de la visita”. “Cuando se desborda el límite de público, los costes de conservación se disparan y, además, la experiencia del visitante es negativa. Incluso teniendo solo en cuenta el rendimiento económico, el resultado es negativo. Precisamente estos cuatro monumentos, por ser Patrimonio Mundial, tienen un compromiso tanto con la conservación como con mantener la calidad de las visitas”, añade Troitiño, catedrático de Geografía Humana de la Universidad Complutense de Madrid y creador, en 1995, de un Grupo de investigación de turismo, patrimonio y desarrollo que ha estudiado, entre muchos otros, los casos de la Alhambra, entre 1996 y 2015, y el Real Alcázar, en 2017 y 2018.

“El valor de estos monumentos, por lo que la Unesco los ha distinguido, es su autenticidad; por eso si la sobreexplotación turística deteriora el patrimonio y este necesita de importantes restauraciones, pierde ese valor”, añade el catedrático,



Los límites de la Alhambra


 09_1582907349_344977

La primera taquilla de la Alhambra se instaló en una portería situada en el palacio de Carlos V en julio de 1943. No hay estadísticas de la época, pero es de imaginar que no vendería muchos billetes. En 1971, la taquilla se trasladó a un nuevo edificio, junto a la puerta del Vino. En 1984, el monumento superaba los 1,2 millones de visitas. La gestión de las visitas ha sido un dolor de cabeza para los responsables de la Alhambra desde que conceptos como custodia, conservación y mantenimiento empezaron a tenerse en cuenta. Dos años antes, en 1996, la venta de billetes se alejó de la puerta de entrada, donde continúa hoy y, por supuesto, en el ordenador o teléfono de cada uno. En 2019, la Alhambra vendió 2.763.500 entradas, ni una más ni una menos de las permitidas, lo que ha supuesto unos ingresos de 30.091.283 euros. Ese es el límite de personas que pueden entrar anualmente en el conjunto y ahí se va a quedar. Rocío Díaz, directora de la Alhambra y el Generalife, lo argumenta: “No se contempla de ningún modo el aumento del número de visitantes anuales. El aforo máximo diario viene determinado por los estudios realizados sobre la capacidad de carga y conservación del monumento y eso es determinante”. Por eso, hace años que las cifras de la Alhambra, que para 2020 tiene un presupuesto de 34 millones, se mantienen estables.

En el conjunto monumental hay tres espacios visitables: la alcazaba, los palacios nazaríes y el Generalife; de los cuales solo los palacios tienen un aforo determinado –300 personas cada 30 minutos– y, por tanto, la visita hay que iniciarla en el momento que indica la entrada. En el resto, no hay horarios ni otras cortapisas. Eso sí, explica Díaz, “hay un aforo máximo diario para todo el recinto que en verano hemos establecido en 8.500 personas y en invierno en 6.500”. Una vez que el monumento granadino alcanza el límite diario, la única opción disponible es diversificar las visitas tanto dentro como fuera de él. En el interior, explica Díaz, se planifica la apertura de nuevos espacios hasta ahora desconocidos. “Es el caso del carmen de Peñapartida, cuyos jardines se abrieron al público el pasado otoño, y del Maristán –un hospital del siglo XIV para enfermos pobres– que se podrá visitar cuando se terminen las obras de restauración recién comenzadas”, adelanta la directora.


 02_1582906820_196606
 
Turistas, en el patio de los Arrayanes de la Alhambra. Fermín RODRÍGUEZ

La diversificación del flujo de visitantes fuera de la Alhambra, se hace a través del programa Dobla de oro, gestionado por el Patronato del conjunto, que permite conocer una serie de monumentos andalusíes dispersos por la ciudad y que sirven de complemento a la visita al conjunto andalusí.

Los casi 2,76 millones de visitantes fijados como máximo anual en la Alhambra no es el máximo histórico. En 1998 esa cifra llegó a los 2.844.366. A partir de ahí, se hizo efectiva una rebaja de 50 personas en las 400 que entonces accedían en cada pase a los palacios nazaríes. Posteriormente, en 2002, se volvió a rebajar en otros 50 hasta las actuales 300 personas cada media hora. Por ahora, no hay previsión de nuevas modificaciones.


Las siete puertas de la catedral de Sevilla


 08_1582907239_788745

La catedral de Sevilla, el templo gótico más grande del mundo levantado en el siglo XV sobre la mezquita aljama (nueva) del siglo XII, tiene siete puertas abiertas para evitar aglomeraciones y ofrecer recorridos alternativos dependiendo del tipo de visita: ordinaria individual, en grupo, guiada, escolar, acceso para el culto, visita a las cubiertas… Ya en 1999, el primer año del que disponen de registros informatizados, el conjunto recibió 1,4 millones de visitantes. Dos décadas después, en 2019, la cifra fue de 2.298.702.

“El Cabildo no cesa en su labor de crecer y mejorar en los objetivos de satisfacción de los visitantes, pero sin olvidar la esencia sagrada de la Catedral y sus compromisos de conservación del Patrimonio”, han contestado desde la catedral de Sevilla a través de un cuestionario.

Su departamento de Interpretación del Patrimonio ofrece recorridos guiados no solo a las cubiertas de la catedral, sino también para explicar sus vidrieras y la recién inaugurada visita, Magna, las obras maestras de la catedral, que incluye la capilla mayor, el coro o la sala capitular. Para evitar la saturación del edificio, tanto la venta en taquilla como la que se realiza online tiene un límite de 220 entradas cada 15 minutos.


 04_1582906904_692532
 
Tumba de Cristóbal Colón, en la catedral de Sevilla. Alejandro Ruesga

“La cantidad de personas que confluyen a la vez en la catedral se establece según los protocolos indicados en el plan de seguridad y según las actividades. Estos aforos están supervisados por los técnicos responsables de la seguridad y evacuación del edificio”, contesta el Cabildo, sin precisar una cifra. “Las visitas podrían aumentar, pero nunca se pondría a prueba el edificio superando el aforo permitido o incumpliendo las normas de seguridad de las personas y del patrimonio”, añaden.

De los 15,5 millones que recaudaron en taquilla en 2018, último año del que el cabildo ofrece actualmente datos, el 67% se ha destinado a la conservación del edificio, su patrimonio y las actividades programadas; el resto es para “el sostenimiento de la Archidiócesis”. La catedral acomete constantemente obras de conservación y rehabilitación, el último gran proyecto, aún en proceso, es la limpieza y consolidación de la Giralda, el antiguo alminar almohade de la mezquita coronado por Hernán Ruiz II con un cuerpo de campanas en el siglo XVI. A principios de febrero se han finalizado los trabajos de la cara este y después de Semana Santa se acometerá la fachada norte, con la que se completará una obra que comenzó en 2017 con un presupuesto de 2,4 millones.



La amplitud de la Mezquita de Córdoba


 06_1582907046_235749

La Mezquita-catedral de Córdoba se apuntó a la venta digital el pasado diciembre y ya despacha el 30% de sus entradas por Internet, que el pasado año fueron 2.079.160, una cifra que hace 20 años era 1,2 millones. "Con 22.000 metros cuadrados de planta, el monumento goza de buena salud y no hay ningún elemento que sea particularmente sensible al incremento de los visitantes. Tenemos monitorizados el aumento de la temperatura y de la humedad y las oscilaciones son muy pequeñas, de forma que sabemos que la cantidad de personas que nos visitan a diario no está teniendo repercusión sobre su conservación”, explica Agustín Jurado, responsable de comunicación del Cabildo Catedral.

En la impresionante mezquita que comenzó a construir el emir omeya Abderramán I en el siglo VIII, vivió sucesivas ampliaciones hasta el X y se convirtió en catedral cristiana en el siglo XIV, pueden transitar sin problemas unas 4.100 personas. “Esa es la capacidad de saturación, pero nunca llegamos al tope. Afortunadamente es un monumento muy grande y no tenemos necesidad de diseñar recorridos alternativos. Casi todo el público que realiza la visita por libre sigue el recorrido marcado en nuestros folletos que indica las fases constructivas del templo”, apunta Jurado.


 07_1582907136_801931

Cúpula del antiguo Mihrab de la Mezquita de Córdoba.

Según sus responsables, el edificio más importante de la cultura omeya, admite más visitantes. “De momento no sabemos hasta cuándo podemos seguir creciendo, pero sí que realizamos todos los controles necesarios para evitar que las visitas afecten al edificio”, precisa Jurado, quien añade que las entradas con distintas franjas horarias evitan las aglomeraciones. El público pasa una media de 60 minutos entre el laberinto formado por 365 arcos de herradura rojos y blancos. La taquilla del monumento generó el año pasado unos ingresos de 15,5 millones de euros. “Nuestro objetivo es que la taquilla física sea algo residual dentro de un año”, adelante el responsable de comunicación.

Sin embargo, en la ciudad hay voces que critican la gestión turística del monumento por parte del Cabildo. La plataforma ciudadana Mezquita-Catedral Patrimonio de Tod@s insiste en la urgencia de “implementar un plan director que regule las actividades turísticas y culturales de un monumento universal como la Mezquita de Córdoba, incluida en el listado del Patrimonio Mundial de la Unesco”.
Los ingresos por taquilla en 2019 ascendieron a 15.427.000 euros, de los cuales un 33% se destina a mantenimiento y conservación del conjunto y el resto a distintos conceptos sobre todo vigilancia y seguridad, personal y “labores caritativas”, según los datos publicados por el Cabildo.



La autenticidad del Real Alcázar


 10_1582907554_822944

El Real Alcázar de Sevilla se ha unido al club de los dos millones en 2019, cuando recibió 2.067.016 visitantes, un 10% más que el ejercicio anterior. La cifra ha ido subiendo desde que superó la barrera del millón de visitas en 1998, de forma que las arcas del palacio real en uso más antiguo de Europa están rebosantes: el año pasado el monumento ingresó por taquilla 20.099.434 euros. Pero el conjunto, propiedad del Ayuntamiento de Sevilla desde 1931, cuando el Gobierno de la Segunda República le pasó la propiedad del palacio al Consistorio “para el disfrute de los sevillanos”, no es dueño de todos sus ingresos. El presupuesto de 2020 asciende a 13,6 millones con los que se sufragarán varias intervenciones como la consolidación de las yeserías del palacio mudéjar, un conjunto del siglo XIV con espacios tan impresionantes como el salón de Embajadores o el patio de las Muñecas. Entre los trabajos que se acometerán este año está también la restauración de más de 1.500 metros cuadrados de azulejos de los palacios del rey don Pedro y Gótico o la restauración del estanque de Mercurio.

El conjunto de palacios y jardines del Real Alcázar, que ocupan unas siete hectáreas en el lugar que ha sido el centro del poder de la ciudad desde la época romana en el siglo II antes de Cristo, despachó el 60% de las entradas del año pasado a través de Internet. Las largas colas ante la puerta del León, la entrada al palacio que comparte plaza con la catedral y el Archivo de Indias —los tres monumentos declarados Patrimonio Mundial por la Unesco en 1987— se han acortado gracias a la venta a través de la Red. “Ahora solo hacen colas las personas que compran las entradas en taquilla, puesto que las reservas por Internet se hacen con una hora de acceso. Además, para evitar la reventa, la comisión ejecutiva del Real Alcázar acaba de aprobar la personalización de las entradas que se vendan por Internet. De forma que a partir del 1 de mayo esos billetes llevarán el nombre y el DNI del visitante”, aclara Antonio Muñoz, concejal de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla.


 03_1582906976_565746
 
Un grupo de jóvenes en el patio de las Doncellas, del Real Alcázar de Sevilla. PACO PUENTES

El aforo del Real Alcázar es de 2.100 personas, pero “el aforo conservativo es de 750 personas y nosotros siempre intentamos aplicar este criterio”, apunta la historiadora y arqueóloga Isabel Rodríguez, directora del conjunto. El conjunto vende cada media hora un máximo de 300 entradas online y 75 en taquilla y el tiempo medio que cada visitante pasa en el monumento son unos 90 minutos.

“Nuestros visitantes valoran mucho el poder realizar la visita libre, sin un recorrido preestablecido. Algo que puede hacerse sin problemas en todo el recinto, salvo en el palacio del rey don Pedro, donde hemos observado algunos puntos de fricción porque la capacidad de las estancias es más limitada, con pasillos estrechos y salas pequeñas. Estamos estudiando limitarlas con franjas horarias”, explica Rodríguez, preocupada porque no se pierda la sensación de “confortabilidad y autenticidad” que experimenta el público, pero cree que el número de turistas puede seguir creciendo.

“En el Alcázar hemos pasado de la restauración artesanal a los protocolos de conservación preventiva. Estamos elaborando un plan de conservación que recoge todos los elementos del alcázar, muebles, inmuebles y los árboles y plantas de sus jardines, para poder hacer el mantenimiento adecuado de cada elemento, de forma que no sea necesaria la restauración”, añade la directora, obsesionada con mantener la autenticidad de un palacio que sigue siendo la casa de los Reyes en Sevilla.


elpais.com / google.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: ALCÁZAR DE SEVILLA (Reales Alcázares) 
 
‘Lifting’ a la herencia nazarí del Real Alcázar de Sevilla

El conjunto prepara una intervención integral sobre los casi 1.600 metros cuadrados de cerámicas del siglo XIV al XX que embellecen sus palacios



 02_1594912340_329623

Isabel Rodríguez, directora del Real Alcázar de Sevilla, pasea ante algunos de los alicatados del siglo XIV en el Palacio Mudéjar, que se restaurarán dentro de un proyecto integral.

Tiene casi mil años pero, aunque el inexorable paso del tiempo lo ha ido desgastando, aún goza de buena salud. De forma que este paciente no necesita pasar por quirófano, sino que se mantiene a base de continuas dosis de medicina preventiva. El Real Alcázar de Sevilla, levantado en un lugar que ha sido el centro de poder de la ciudad desde que lo ocupó la acrópolis romana, es la suma de la historia. Aunque su origen es anterior, la parte más antigua que se conserva, el patio del Yeso, es de la fortaleza almohade del siglo XII; pero el corazón del conjunto, el palacio Mudéjar, lo mandó construir Pedro I de Castilla entre 1356 y 1366. El que fue el primer palacio suntuario de un rey castellano –antes vivían en castillos defensivos– se adornó entonces con una nueva técnica recién llegada a la península de manos de los alarifes musulmanes: el alicatado. Sus más de 1.000 metros cuadrados de zócalos geométricos se van a someter por primera vez a una intervención general, al igual que los 539 metros cuadrados de azulejos pintados en el siglo XVI por Cristóbal de Augusta del palacio Gótico, el conjunto cerámico más extenso del Renacimiento europeo. El proyecto, aprobado en junio por la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico, está pendiente de adjudicación y se iniciará este año.


 10_1594912824_404551

Composiciones geométricas realizadas por alarifes del reino de Granada en el siglo XIV en el patio de las Doncellas, donde se encuentra los revestimientos cerámicos más antiguos.

“Tanto los alicatados como los azulejos tienen muchas patologías, pero los principales problemas son la humedad por capilaridad y el efecto antrópico. Hay abombamientos, pérdida de algunos esmaltes y de piezas, así como reposiciones erróneas que se han hecho a lo largo de los años. Nuestro objetivo es consolidar y conservar, no hacer reposiciones de piezas que han desaparecido porque de esta forma el monumento perdería su autenticidad. Nuestra máxima, como en la medicina preventiva, es el mantenimiento. La restauración y la intervención es lo último a lo que debemos llegar”, explica la arqueóloga Isabel Rodríguez, directora del Real Alcázar de Sevilla.


 09_1594912782_339316

Intrincadas formas geométricas en uno de los paños del salón de los Embajadores. Cada pieza, de un solo color, se cortaba con alicates, y tenía que entrar justo en el puzle, sin dejar una llaga.

El conjunto de palacios y jardines, que ocupa siete hectáreas y desde 1987 es Patrimonio Mundial, ha reabierto el 15 de junio después de los tres meses de parón que ha impuesto el coronavirus y que en el Alcázar se han empleado para instalar nuevos sistemas de iluminación en varios espacios y para trabajos de mantenimiento. Tareas más complicadas de realizar en un monumento, el palacio real en uso más antiguo de Europa, que está entre los cinco más visitados del país y que en 2019, recibió a dos millones de personas. En esta nueva etapa, por primera vez las visitas seguirán un recorrido preestablecido en los palacios, todas las entradas se venden online y son nominativas y el aforo es un tercio del habitual, de forma que solo pueden acceder 250 personas cada hora. Medidas que contribuirán a relajar la presión que el continuo flujo de visitantes ejerce sobre el monumento.

    El alicatado llegó al reino de Granada con los musulmanes y consiste en formar complicadas figuras geométricas con cerámicas vidriadas monocromas de varios colores que los alarifes cortan en distintos tamaños

“Los trabajos se van a acometer en varios años, porque vamos a compatibilizar la intervención con la visita y mantendremos abiertas las salas siempre que sea posible. Será como un laboratorio abierto”, apunta Antonio Muñoz, delegado del Área de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla. El presupuesto de los proyectos de intervención en el alicatado y los azulejos de Cristóbal de Augusta, ambos seleccionados mediante un concurso público, es de 1.620.000 euros.


 08_1594912742_973649

Isabel Rodríguez, directora del Real Alcázar, posa sentada en un diván del patio de las Doncellas, rodeada por los alicatados más antiguos del conjunto, del siglo XIV, coetáneos a los de la Alhambra.

El alicatado llegó al reino de Granada con los musulmanes y consiste en formar complicadas figuras geométricas con cerámicas vidriadas monocromas de varios colores que los alarifes cortan en distintos tamaños y formas con una picola, siguiendo un patrón para crear composiciones geométricas que se ajustan como un puzle y se colocan, generalmente, recubriendo las paredes de una estancia. “Los alicatados más antiguos que se conservan en España están en Granada, son los zócalos de finales del siglo XIII en verde y azul del Cuarto Real de Santo Domingo, un antiguo palacio almohade. Después están los que se colocaron en los palacios nazaríes de la Alhambra y los del palacio mudéjar del Real Alcázar de Sevilla, ambos del siglo XIV. Cuando Pedro I mandó construir su palacio es muy probable que se trajera a los artesanos que dominaban esta técnica de Granada; pero no todos los alicatados del palacio mudéjar son de la misma época. Los más antiguos, los del siglo XIV, están en los iwanes y las galerías del patio de las Doncellas. Un siglo después se revistieron todas las habitaciones que rodean a este patio, incluido el patio de las Muñecas. Posteriormente se añadieron paños en el XVI, finales del XIX y principios del XX, 1905, cuando se colocó el revestimiento cerámico del vestíbulo de entrada del palacio”, explica Alfonso Pleguezuelo, catedrático de Historia del Arte especialista en cerámica y autor de una veintena de libros en esa área.


 00_1594912310_305231

Iwan central del Patio de las Doncellas, con zócalos de alicatados del siglo XIV con distintos motivos geométricos en el Real Alcázar de Sevilla.

“En el arte mudéjar la variedad y la disimetría como principio estético contrastan con la unidad y la simetría del arte clásico. La disimetría es el testimonio de su riqueza formal. Por ejemplo, en el Patio de las Muñecas, solo el remate unifica los distintos zócalos que presentan muy distintos motivos ornamentales en torno a las lacerías y estrellerías”, apunta Pleguezuelo, quien considera los alicatados del Palacio Mudéjar, el conjunto más notable de cuantos se conservan en España después de los de la Alhambra.


 07_1594912701_211758

La sala de las Bóvedas, parte del palacio Gótico del siglo XIII que Felipe II mandó recubrir de azulejos pintados en el XVI. El conjunto, obra de Cristóbal de Augusta, es el más extenso del Renacimiento europeo.

“Las complicadas construcciones geométricas, que encajan sin llagas, en contacto unas con otras, se fueron simplificando desde el XIV y hasta el XVI, cuando parece que los alarifes sevillanos han perdido cualificación, algo que sabemos por unas ordenanzas municipales de época de los Reyes Católicos”, asegura el historiador. “Este arte de los alarifes es muy menguada en esta tierra y llaman alarifes a los que no merecen haver el nombre (…) y no querían embargar sus corazones en trabajar por sus entendimientos que aprender arte de lumetria ni de saber las sotilezas de los ingenios livianos”, reza la ordenanza.

    Para combatir la humedad por capilaridad y evitar que se desplace a otros elementos constructivos, proponen la instalación de dispositivos electrónicos que funcionan por electro-ósmosis

El proyecto, que abarca las 19 estancias de toda la planta baja del palacio de Pedro I, actuará sobre más de 350 paños de alicatado con una altura media de 1,60 metros y una longitud que va desde los 10 centímetros y los 14 metros. “El porcentaje medio en la falta de adherencia entre los mil metros cuadrados de alicatado y el muro es del 51%, aunque en el Patio de las Doncellas ese porcentaje sube hasta el 65%”, explican Carmen Enríquez y Juan Ramón Baeza, autores del proyecto del alicatado. Para combatir la humedad por capilaridad y evitar que se desplace a otros elementos constructivos, proponen la instalación de dispositivos electrónicos que funcionan por electro-ósmosis que emiten ondas electromagnéticas de muy baja frecuencia y anulan la absorción capilar, haciendo que la humedad descienda a través del muro hacia el subsuelo.


 06_1594912656_289237

Una mujer junto a uno de los paneles de temática grutesca de la sala de las Bóvedas. Junto a la cabeza puede leerse la fecha 1578 y abajo, la firma del autor: Augusta.

“El estado actual de los azulejos del Palacio Gótico es lamentable, sobre todo como consecuencia de algunas actuaciones que se han realizado en el siglo XX. La sustitución de los suelos transpirables de barro por una pantalla de hormigón sobre los que se coloca el pavimento, impide que la humedad por capilaridad se evapore a través del suelo. Entonces lo que está ocurriendo es que la humedad sube por los muros y las sales que arrastra el agua producen roturas en los esmaltes de los azulejos”, afirma el historiador del arte y restaurador Sebastián Fernández, autor del proyecto de intervención en el conjunto de azulejos que Cristóbal de Augusta pintó entre 1577 y 1579 de los que se conservan 37.465 piezas en la sala de las Bóvedas, Cantarera y en la Capilla.


 01_1594912266_364919

Azulejos pintados por Cristóbal de Augusta en el siglo XVI con motivos grutescos, en la Sala de las Bóvedas del Real Alcázar. A los lados de la cabeza del panel se lee 1578.

“De Cristóbal de Augusta no se sabe casi nada. José Gestoso, en su libro Historia de los barros vidriados sevillanos (1903), fue el primero que encontró en los archivos del Alcázar el contrato y supo leer la firma de Augusta en uno de los paneles antropomórficos. El hecho de que firmara su obra significa que tenía formación de pintor y tenía conciencia de ser un artista, no un artesano. Sabemos que venía de Aragón y que su padre, también pintor de azulejos, puede que fuese alemán”, comenta Pleguezuelo, quien se ha ocupado de la parte histórica de este proyecto.


 05_1594912611_942223

Isabel Rodríguez delante de un panel en el que aparece un fauno ordeñando a una cabra.

Originalmente el encargo de Felipe II para modernizar el Palacio Gótico, un edificio que mandó construir Alfonso X El Sabio en el siglo XIII, incluía cubrir con azulejos los zócalos de cuatro estancias, de las que hoy solo quedan tres. Mientras que el espacio principal, dedicado a recepciones y bailes, no presenta muchos problemas; la capilla y la sala Cantarera son las que se encuentran en peor estado, en opinión de Fernández, debido a las restauraciones que se hicieron tras el terremoto de Lisboa. El movimiento sísmico de 1755 causó tantos daños en la actual Sala de los Tapices que fue demolida y sus azulejos dispersados por todo el conjunto (en la contrahuella de escaleras o recubriendo bancos del jardín) en la gran reforma que se realizó entre 1758 y 1760.


 03_1594912523_614215

Los revestimientos cerámicos del palacio Gótico, presentes en tres estancias, tienen problemas de humedad por capilaridad, pérdida de esmalte y a consecuencia de las reposiciones de piezas que se han hecho a lo largo del siglo pasado.


5.000 años de historia

La historia del azulejo comenzó en los valles del Nilo, el Tigris y el Éufrates en los imperios sumerios y egipcios. Las piezas más antiguas que se conservan son del 2700 antes de Cristo: barro cocido y vidriado en verde que recubría los oscuros pasillos de la pirámide de Saqqara para aportar consistencia a sus muros y algo de luz.



 04_1594912569_258560

Parte del salón de las Bóvedas, cuyas paredes están cubiertas con 243 metros cuadrados de azulejos pintados por Cristóbal de Augusta en el siglo XVI.

“Este revestimiento surgió en la arquitectura realizada a partir de la tierra, no de la piedra que se podía tallar y policromar para embellecer su acabado. El adobe y el ladrillo se cubrían con azulejos que embellecían y protegían los paramentos”, comenta el especialista en cerámica Alfonso Pleguezuelo.

El esplendor de los mármoles que usaron griegos y romanos relegó durante siglos a la terracota hasta que la arquitectura musulmana la rescató del olvido. “Los musulmanes recuperan el azulejo en el siglo IX, aunque llegó de la mano de los nazaríes hasta el reino de Granada en el siglo XIII y desde ahí su uso se expandió al resto de Europa”, sintetiza.


 11_1594912898_820011

Patio de las Doncellas del palacio Mudéjar del Real Alcázar de Sevilla, espacio en el que se encuentran los alicatados del siglo XIV, los más antiguos del conjunto.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: ALCÁZAR DE SEVILLA (Reales Alcázares) 
 
El Real Alcázar de Sevilla vuelve a colgar los tapices de ‘La conquista de Túnez’

El palacio Gótico reabre la sala dedicada a la hazaña de Carlos V tras la reparación y limpieza de las seis obras de lana y seda del siglo XVIII



 00_1595494613_537586

Tres de los tapices de ‘La conquista de Túnez’, este miércoles tras su reparación en el Real Alcázar de Sevilla.

El fragor de la batalla de Túnez, la empresa de la que más orgulloso estaba el emperador Carlos V y que él mismo comandó en 1535, brilla de nuevo en todo su esplendor en los 340 metros cuadrados de tapices que vuelven a colgar desde este miércoles en el palacio Gótico del Real Alcázar de Sevilla. Los seis tapices de lana y seda realizados en 1730 en la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara pertenecen a la serie La conquista de Túnez y son una copia exacta del conjunto del siglo XVI encargada por Felipe V para seguir ensalzando la gloria de su antecesor, quien logró expulsar de Túnez al pirata Barbarroja, al servicio del sultán turco Solimán El Magnífico.

“Los tapices se descolgaron a principios de noviembre de 2019, se limpiaron y han sido reparados sin salir del Alcázar por cuatro costureras especializadas en tapices históricos”, ha explicado Llanos Castellanos, presidenta de Patrimonio Nacional, institución a la quien pertenecen las obras. “El que podamos ver en todo su esplendor este relato hilado de la gran hazaña del emperador es el resultado de la colaboración entre Patrimonio Nacional y el Ayuntamiento de Sevilla [propietario del monumento], una colaboración entre instituciones que tenemos que reforzar especialmente en estos momentos que necesitamos atracciones turísticas de calidad para salir de la crisis”, ha añadido Castellanos. La presidenta ha adelantado también que Patrimonio Nacional restaurará en breve dos retablos, el situado a la entrada del patio de Banderas y el del Apeadero, una actuación presupuestada en unos 30.000 euros.

El trabajo de las restauradoras ha consistido en coser zonas deterioradas para dar solidez a unos paños que pesan unos 50 kilos cada uno. Las reparaciones se han realizado entre el 6 y el 17 julio y han supuesto una inversión de 18.000 euros.

Durante el tiempo que ha permanecido cerrada, el Real Alcázar ha acometido obras de consolidación de los muros, de la linterna y ha realizado catas para recuperar los tonos originales, ocre y tierra, con los que se pintó este salón del palacio Gótico en el siglo XVIII, cuando tuvo que ser reconstruido tras el terremoto de Lisboa de 1755. “Además se ha dotado a la sala de un nuevo sistema de iluminación que no genera calor, no daña los tejidos ni altera los colores”, ha explicado Isabel Rodríguez, directora del monumento. El presupuesto para el acondicionamiento del salón de los Tapices ha sido de unos 25.000 euros.

Después de que los operarios terminaran este miércoles de colgar La carta de marear, el mapa en el que aparece el pintor y cartógrafo Jan Cornelius Vermeyen, a quien Carlos V se llevó en su séquito para que tomara apuntes al natural de la contienda, la sala de los Tapices volverá a abrir al público este jueves.

La Conquista de Túnez es una crónica tejida encargada por la hermana del emperador, María de Hungría, al taller de Willem de Pannemaker en Bruselas para mayor gloria de la corona. Los 12 tapices que componían la serie estaban deteriorados porque la monarquía los paseó con frecuencia y por eso Felipe V encargó que se copiaran todos en el siglo XVIII. Posteriormente se perdieron dos de los originales, por lo que actualmente se conservan en el Palacio Real los 10 de la serie original y seis de la segunda que se hizo en el XVIII.

Además del gran mapa, también pueden verse en la sala La toma de La Goleta, Toma de Túnez, El ejército acampa en Rada y El reembarque de La Goleta. Para narrar en lana y seda la epopeya de Carlos V, quien al frente de 300 naves y 25.000 soldados liberó a Túnez de Barbarroja, 42 tejedores trabajaron 12 horas diarias durante seis años, entre 1548 y 1554.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 0 Invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario