Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Matta, Roberto
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Matta, Roberto 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al pintor y escultor chileno Roberto Matta. Fue uno de los artistas que exploró las nuevas fronteras de la luz y la imaginación. Junto con los pintores Claudio Bravo y Muñoz Vera es uno de los pintores chilenos más prestigiosos.

Roberto Matta es el padre de la artista Gordon Matta-Clark y su hermano gemelo Sebastian y Ramuntcho Matta.


 0matta_1409740910_733445

Roberto Sebastián Antonio Matta Echaurren, más conocido como Matta (*Santiago de Chile, 11 de noviembre de 1911 - † Civitavecchia, Italia, 23 de noviembre de 2002) fue un arquitecto, pintor, filósofo y poeta chileno. Considerado el último de los representantes del surrealismo. Matta tenía ascendencia vasca.

Nació en Santiago de Chile el día 11 de noviembre de 1911 (11.11.11), cifra que utilizaría con frecuencia en su carrera artística. Estudió en el Colegio de los Sagrados Corazones de Santiago, en ese entonces su vecino fue Nemesio Antúnez en esos años es también donde comienza a destacar con sus notas en dibujo y caligrafía. A inicios de la década de 1930 participó en algunas manifestaciones contra Carlos Ibáñez del Campo, igualmente realizó el servicio militar en el Regimiento Coraceros de Viña del Mar, reprimiendo las manifestaciones en las que antes había tomado parte, lo que le provocó un gran sentimiento anti-militar.

Tomando conciencia de las diferencias sociales, a través de las distintas realidades de sus compañeros, se distanció de su familia.

Cursó sus estudios universitarios en la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica de Chile, complementando sus estudios con trabajos relacionados al arte, trabajó incluso en la Revista Topaze, en esa epóca pintó cuadros al óleo, casi todos extraviados, a excepción del dedicado a su "nana" Mercedes. Su elección por la arquitectura no fue casual, pues era la disciplina "tradicional" más cercana al arte.

Se destacó por su creatividad en sus estudios universitarios, creando lazos con sus profesores, como Sergio Larraín García. En paralelo asistía a clases vespertinas de dibujo a mano alzada en la Escuela de Bellas Artes. Ahí fue alumno de Hernán Gazmuri, quien venía llegando de Europa.

Mientras cursó sus estudios secundarios, intentó unir en sus proyectos sus estudios con el dibujo. Realizó planos arquitectónicos basados en desnudos femeninos. Según Nemesio Antúnez en los trabajos "presentaba la curva de la espalda en un plano donde proyectaba el living y el comedor, la cabeza era una terraza con vista al mar, los muslos encogidos eran dormitorios y los pies juntos eran los baños". Estas ideas fueron bien acogidas por sus profesores, quienes lo calificaron como un alumno dotado de gran imaginación.


 1matta_revista_cleaned_1409741172_685764

Roberto Matta en su estudio

Roberto Matta después de de titularse de arquitecto, partió a Europa. En el viejo continente conoció a artistas de la talla de Salvador Dalí, René Magritte, André Breton y Le Corbusier.

Trabajó como delineante en el estudio del arquitecto franco-suizo Le Corbusier, y entabló amistad con Marcel Duchamp y Picasso. En 1936 viajó a España, donde conoció al poeta Federico García Lorca y al pintor surrealista Salvador Dalí.

Matta ha ejercido una influencia decisiva en la creación del expresionismo abstracto. Sus obras están pobladas de extraños autómatas híbridos y de criaturas a modo de insectos.

Precisamente fue Breton quien estimuló al artista chileno, valorando su trabajo e introduciéndolo en el círculo de los principales miembros del movimiento surrealista de París. Matta produjo ilustraciones y artículos para el periódico surrealista Minotaure.

Un momento decisivo para la carrera artística de Matta se produce en 1938 cuando pasa del dibujo a la pintura en óleo, por la cual es muy famoso. Este período coincide con su viaje y residencia hasta 1948 en los Estados Unidos. Sus primeras pinturas, entre las que destaca Invasión nocturna, dieron una indicación de la ruta artística tomada por el pintor.

El uso de patrones difusos de luz y gruesas líneas encima de un fondo particular se transformaría en uno de sus sellos característicos. Durante las décadas siguientes de los 40 y 50 su pintura reflejaría el perturbador estado de la política internacional, utilizando imágenes de máquinas eléctricas y personas atormentadas. Al agregar arcilla a sus obras desde los años 1960 en adelante, le agregó dimensión a su distorsión.


 0robertomatta_1409740954_500699

Roberto Matta en su juventud

El trabajo de Matta agregó nuevas dimensiones a la pintura contemporánea, pese a su ruptura (por causas desconocidas) con el movimiento surrealista en 1947. Pese a que fue readmitido en 1959, su fama ganada es exclusivamente personal. Experimentó distintas formas de expresión artísticas, incluyendo producciones de videos como Système 88, la fotografía y otros medios de expresión.

En 1990 recibió el Premio Nacional de Arte, en 1992 se le otorgó el Premio Príncipe de Asturias de las Artes y en 1995 obtuvo el Praemium Imperiale en la categoría de Pintura. Vivió regularmente desde la década de 1960 en la ciudad italiana de Civitavecchia, realizando viajes esporádicos a su país. Falleció el 23 de noviembre de 2002.

Sus obras, de inspiración surrealista y metafísica, ilustran a través de imágenes oníricas la civilización tecnológica moderna.

A lo largo de su dilata da carrera, Matta ha pasado del surrealismo de formas orgánicas que flotan en un espacio cósmico de las décadas de 1930 y 1940, a un estilo más cercano al expresionismo.


Entre sus principales obras de Matta cabe destacar:

- Morfologías sicológicas. 1938-39.
- Pista fabulosa de la muerte. 1941.
- El vértigo de Eros. 1944.
- La cuestión Djamile. 1958.
- La vida Allende la muerte. 1973.
- El primer gol del pueblo chileno. 1971.
- Enrojecimiento de plomo. 1943.
- Morfología Psicológica, ca. 1938.
- Le Dauphin de la Memoria, 1984.
- Una grave situación de 1946.
- Chaosmos de 2002.
- El payaso. 1934.
- Sin título (Payasa), 1935.
- Panamá y sábanas mojadas. 1936.
- La Forêt (Caracol de seguimiento, de canciones de Azul , Scénario N º 1: Succion Panique du Soleil y Morfología (1937)
- El Sol Rojo (Viaje Estrella), a los dos, Crucifixión (Croix-ficción), varias obras titulada Psicología Morfología y Morfología del Deseo (1938)
- Morfología Psicológica y Agua (1939)
- Luz Oscura (1940)
- La invasión de la noche, Vivre Ecouter, Théorie de l'Arbre , Abstraite Composición, La Iniciación (Origen d'Extrême des) y Foeu (1941)
- El Colgado, El fin de todo, Los Desastres de la mística y las manzanas que saber (1942)
- Oeyx L', Día de las Naciones Unidas es El atentado y enrojecimiento de plomo (1943)
- La portada para el último número de la revista VVV, Para escapar de la absoluta, Et Al Se, Le Glaive et la libertad condicional y Poing d'Hurlement (1944)
- La Femme Affamée, Abstracto, Los jugadores del Corazón y Morte ou Rêve (1945)
- Le Pélerin du doute y una situación grave (1946)
- Accidentalité, Metamatician # 12 y Espejo Negro (1947)
- Herida interrogatorio y el Profeta (1948)
- La Revécue y la mujer miró al (1949)
- C'Ontra Vosotvos Asesinon de Palomas (1950)
- Ne Sueño Más una Fuir y Les Roses Sont Belles (1951)
- Pecador Justificado y eclosión (1952)
- Mañana en la Tierra, un Poppin Colinas, El asesinato de los Rosenberg , L'Hosticier y L'Apetite de Primer (1953)
- Abrir los Brazos Como sí abren los Ojos, Sucker Bud, El Jugador de Ajedrez, L'Atout y Tados Juntos en la Tierra (1954)
- Le-Long-Pont, Spearcing del grano, Engin dans L'l'Eminencia y Intervision (1955)
- Banale de Venise, Malitte corazón, La flor de Mediodía y Le Pianiste (1956)
- Le Point d'Ombre, L'Impencible, La Y de pensar y Ciel Volante (1957)
- La Chasse spirituelle (iniciado en 1957), Être Cible Nous Monde, L'Etang de n, La Infancia de la concentración, Eviteurs Les y Le Courier (1958)
- Un Soleil à Qui SAIT REUNIR, Les Faiseurs du Néant, El Clan y L'Impensable (Gran Personaje) (1959)
- Pareja IV (iniciado en 1959), Être Atout (cinco suites parcial), Vers l'Universo , Cósmica Ciudad y Diseño de la intuición (1960)
- Vivir Enfrentando las Flechas (1961)
- Les Moyens Creafeur du, Vaincue claustrofobia y el Mal de Terre (1962)
- Vielle-Eva (1963)
- Éros Semens (tríptico, se inició en 1962) y La Luz del Proscrito (iniciado en 1963) (1964)
- La Uni-Terre (1965)
- Le où Un Marée Alta y La Promenade de Vénus (1966)
- Signe de los tiempos y Morire por Amore (1967)
- Malitte (muebles modulares conjunto diseñado entre 1966 y 1968) y La Caza de Adolescentes (1968)
- Lieberos, ocultar desnuda en el bosque y Verginosamente (1969)
- Elle Logela Folie, Je-ographie, El Hombre de la Lampara y Magritta Presidente (1970)
- Otto Por Tre, El primer gol del pueblo chileno y de la Paralelles Viel (1971)
- Coigitum y la agitación de una de Mar (1972)
- La Vida Allende la Muerte, senil d'Incertidumbre, Migración des Révoltés y Hom'mer (Chaosmos) (serie de aguafuertes con aguatinta diez) (1973)
- Fixe Explosant , M'Espionne Je, Marte profundo, L'Aube Permanente y Cadran d'Incendies (1974)
- Mas ceilin y Ilumina le Temps (1975)
- Despierta (iniciado en 1974), Une d'une y Les Voix des Templos (1976)
- Vida alojamiento conjunto, L'Ombre de l'Invisible y Ouvre l'instantánea (1977)
- Carré y cuatro y Dedalopolous (1978)
- Polimorfologia (1979)
- Il proprio Corno millones , Laocoontare (La Guerra Delle Idee) y Pyrocentre (1980)
- Las Scillabas de Escila, El Espejo de Cronos y El Verbo América (1981)
- Geomagnetica de Danza (iniciado en 1981), Sexplose Ils , Passo di Interno Mercurio , Labirintad y La Firma (1982)
- Morfología de la Gaîté, hombres Logos y lucidez artificial (1983)
- Ecran de la Mémoire y Le Dauphin de la Memoria (1984)
- L'Espace punto Du (1985)
- Mi-mosa, 24 mai 1986 , Une Pierre Qui Regagnera le Ciel y Oeramen, la conciencia est sin Vetroresina Arbre (1986)
- D'Âme et d'Eva (1987)
- Être Cri (1988)
- Violetation y L'no identifie Envenement (1989)
- A l'Intérieur de la Rose, Omnipuissance Rouge du, Navigateur y Haiku (1990)
- Parmi les DESIRS y Ma Dame (1991)
- Champ du Vide, Cosmo-ahora, Le Désnomeur Rénomme y Farfallacqua (1992)
- Dejando su césped, du Vertige Vertige, Torinox y Colomberos (1993)
- Vent d'Atomes (1994)
- Les Arpèges, L'Âme du Fond y -Melodio Melodia (1995)
- El Camino al Cielo , El asalto del Agua del Río y enrojecimiento de Blue (1996)
- Flowerita y Flor de roble (1997)
- Youniverso (1998)
- Fleur Blanche ou (1999)
- De Autres N'ou (2000)
- Chaosmos (2002), jardín de esculturas Viersen
- Mensaje de pollo Flores Historia, La Dulce Acqua Vita y La Source du Calme (2002)
- La Source du Calme (Carne enfermos), 2002. Esta fue la última obra de Matta.


 7roberto_matta_14_la_vida_allende_la_muerte_1409741152_342966

'Allende de la muerte a la vida', 1973. Obra de Roberto Matta

El 15 de septiembre de 2008 la pintura al óleo “Allende de la muerte a la vida” ("Pasage de la mort á la vie", 210 x 390 cm 1973-1974), fue donada por su viuda y albacea de su obra, Germana Matta al Museo Salvador Allende de Santiago de Chile. Esta obra corresponde a una época histórica en Chile, tras el golpe militar el 11 de septiembre de 1973

Espero que la información que he recopilado de este pintor chileno, os resulte interesante y contribuya en su divulgación.






Algunas obras


El primer gol del pueblo chileno


 2el_primer_gol_del_pueblo_chileno_1409741200_259347

El primer gol del pueblo chileno es un mural creado por el pintor chileno Roberto Matta en el año 1971 y pintado junto a la Brigada Ramona Parra perteneciente al Partido Comunista de Chile. El mural fue terminado el 25 de noviembre de 1971.


 4_1409441_1409742171_536028

Creado por Matta en conjunto con las BRP, sólo fue exhibido por tres años. La obra comprende de 24 metros de largo y alrededor de 5 metros de ancho, fue tapado por alrededor de 16 capas de pintura y otros materiales hasta ser restaurada por la Corporación Cultural de La Granja quien ahí se encontraba el pintor chileno Jaime Poblete.


 2el_primer_gol_del_pueblo_chileno3_1409741223_699683

Se encuentra ubicado en la ciudad de Santiago de Chile, a un costado de la municipalidad de la Granja, en la piscina pública de dicha comuna, y fue pintado en conmemoración del primer aniversario del gobierno de Salvador Allende, con es cual Matta simpatizaba de gran manera. En en año 1971, Roberto viaja desde Europa especialmente a dar su apoyo a gobierno popular de Allende. Matta se refirió a la importancia de la ayuda de la Brigada Ramona Parra:

-Roberto, ¿qué importancia crees que tiene para la Brigada Ramona Parra este trabajo en conjunto contigo? (entrevistador)
-Tiene un valor político, es como la primera "chuteada" de un juego. La BRP tiene que jugar no sólo conmigo, sino que con otros pintores. Sacar a los artistas de esa especie de asilamiento. (Matta)


Golpe Militar. El 11 de septiembre de 1973 se produce el Golpe de Estado en Chile, por acción del general Augusto Pinochet. Una de las principales acciones de Pinochet fue la destrucción de elementos que represeantaran al comunismo, ya sea pintura, música y canciones. Además del exilio o asesinato de artistas ilustres, como lo sucedido por ejemplo con el grupo musical Los Jaivas, a quienes se le impidió el ingreso a Chile, estando de visita en Argentina; y Víctor Jara, ejecutado el 16 de septiembre de 1973. El mural de Matta no fue la excepción, por lo que fue cubierto con varias capas de pintura, siendo rayado de manera casi irreversible, y además quedando en el olvido de las autoridades.


 2el_primer_gol_del_pueblo_chileno2_1409741283_275083

El primer gol del pueblo chileno, mural del pintor chileno Roberto Matta

Redescubrimiento El 1 de abril de 2005, el Alcalde de la I. Municipalidad de La Granja Claudio Arriagada Macaya, invita al restaurador Francisco González Lineros a evaluar la factibilidad de restauración del Mural. Mediantes análisis científicos (evaluación estratigráfica), González pudo demostrar la posibilidad cierta de restauración en niveles adecuados para que en proyección, pudiese considerarse patrimonio artístico e histórico. Con los resultados sobre la mesa, el Alcalde Claudio Arriagada junto al Consejo Municipal de La Granja, aprueba un primer aporte por medio de una subvención municipal para contratar la restauración del Mural de Matta por medio de la Corporación Cultural de La Granja. Posteriormente, el Gobierno Regional Metropolitano de Santiago aprueba por simple mayoría, un proyecto para complementar el trabajo de restauración del Mural.

El trabajo de restauración contempló limpieza mecánica, consolidación cromática y reintegración cromática y fue efectuado por cinco especialistas junto al restaurador durante 1 año 8 meses entre Agosto de 2005 y Abril de 2007, logrando un 95% de visualidad (65% original, 30% reintegrado cromáticamente y 5% se perdió). El mural es presentado públicamente por el Alcalde Claudio Arriagada y las autoridades de la I.Municipalidad de La Granja, el 13 de Septiembre de 2008 ante más de 2.500 personas, entre las cuales se contó con el gran escultor Sergio Castillo. En la ocasión, se mostró también la maqueta del proyecto de construcción del lugar que conserva actualmente el mural: el Centro Cultural Espacio Matta (CCEM).

El 13 de noviembre de 2008, el canal público chileno TVN estrenó en el auditorium de la Ilustre Municipalidad de La Granja la película "El último gol de Matta", que detallaba paso a paso la historia de la restauración del mural pintado en el año 1971. Se mostró en el programa cultural llamado "La cultura entretenida", luego de tres años de investigación, siendo encabezado por la periodista y conductora del programa Mónica Rincón. Aparte de mostrar los momentos de restauración del mural, se analizó su historia desde el período de Augusto Pinochet hasta el día en que se estrenó el público y poniendo gran énfasis en los iconos e imágenes que quería representar el pintor chileno al crear esta obra.

La restauración comienza cuando se contactaron a los expertos de restauración del Museo de Arte Contemporáneo de Santiago en el año 2005 y se comenzó una profunda investigación que incluía a ex integrantes de la BRP, amigos de Matta, artistas de la época, e incluso con Manuel Ureta, la persona que tuvo la obligación de ocultar el mural. Se demoraron finalmente 19 meses en terminar la restauración.


 3mural_de_la_brigada_ramona_parra_1409742043_800242

Mural de la Brigada Ramona Parra.

Brigada Ramona Parra. La Brigada Ramona Parra (BRP), es el nombre que recibe la brigada muralista del Partido Comunista de Chile (PCCh). El nombre de Ramona Parra es en honor a una joven militante de dicho partido asesinada durante una protesta realizada en la Plaza Bulnes (Santiago de Chile) el 28 de enero de 1946.





Matta en el Museo Thyssen


 11el_proscrito_deslumbrante

El proscrito deslumbrante. Del ciclo: 'El proscrito deslumbrante' 1966. Óleo sobre lienzo. 202 x 197 cm. Museo Thyssen-Bornemisza. Madrid. Obra de Roberto Matta.

El movimiento surrealista al que se vinculó el pintor chileno Roberto Sebastián Antonio Matta por un tiempo, sobre todo durante los años del exilio neoyorquino, fue languideciendo una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, hasta desaparecer, aunque su espíritu permaneció latente en ciertos aspectos del automatismo de los nuevos lenguajes abstractos. A su regreso a Europa, Matta comenzó a trabajar en lienzos de grandes formatos y en algunos murales —como los que hizo para las brigadas muralistas de Chile—, y su pintura, que nunca se decantó por la abstracción, afianzó su parte más visionaria al tiempo que fue mostrando un progresivo sentimiento de concienciación social a raíz de la aparición de los movimientos políticos y sociales surgidos con motivo de la guerra de Vietnam. «Mis cuadros —escribe Matta— son un ejemplo de ese conflicto entre la necesidad de cambiar el mundo y la vida de los demás y la necesidad de cambiar mi vida».

En un texto escrito en 1965, Matta declara que el artista se ha convertido en un «proscrito», en el repudiado que debe conseguir la toma de conciencia por parte del espectador:

«“El proscrito que deslumbra” es la idea de un personaje que existe en los cuentos y en toda clase de situaciones: se le odia y, al mismo tiempo, no se puede prescindir de él. Por ejemplo: Marat en la Revolución francesa, o Trotsky en la Revolución rusa. Son seres que, a pesar de haber sido excluidos, continúan deslumbrando.

»La función del artista en nuestra sociedad consiste en ser este personaje deslumbrador y repudiado, como el niño del cuento de Andersen, que es el único que dice que el rey va desnudo. Esta situación de denuncia del escándalo hace de él un minoritario. No se trata, pues, para el artista, de establecer un relación entre un azul y un verde: estos cuadros estéticos son más o menos poseídos por aquellos que los contemplan. Yo quiero, al contrario, inquietar, para que el que contempla se convierta en minoritario. Deseo que este espectador, en lugar de poseer el cuadro, sea poseído por él, que sea bombardeado por una enorme cantidad de conciencia que le llegue de todas partes. Así, atrapado en una situación insoportable a causa de esta pintura, se ve obligado, también él, a realizar un acto poético de creación para hacerla suya: asediado por lo real, se siente vencido y, por tanto, reflexiona.

»Esta toma de conciencia, este acto de liberación, podrá afirmarse en él poco a poco, hasta convertirse en una actitud revolucionaria.

»Es entonces cuando se establece el diálogo con el artista. “El repudiado deslumbrante”, como le he llamado, dificulta, aparentemente, la vida, puesto que quiere inquietar; pero lo hace para que sea más clara, más lúcida. Más bella».

Ésta es la idea central del ciclo El proscrito deslumbrante, un conjunto de cinco grandes lienzos que, con un sentido espacial y cósmico, representan diversas galaxias y formas amorfas de materia orgánica, propias del mundo de la fantasía. En su primera presentación al público en la Galerie Alexandre Iolas de París en 1966, dos de los lienzos de la serie, Donde mora la locura A y Donde mora la locura B, se mostraban horizontalmente suspendidos en el techo, de modo que formaban una caja con los otros tres que colgaban de las paredes. El espectador se veía obligado a sumergirse en el universo pictórico de Matta, un universo hermético y alucinatorio, cargado de referencias literarias, espirituales y artísticas, que, como decía Marcel Duchamp, «nos descubren regiones del espacio hasta entonces desconocidas para el arte». La similitud de estas imágenes con la visión que tiene el feto de la placenta y las glándulas y líquidos de la matriz convertían aquella instalación en la representación simbólica del útero materno.


 11el_d_nde_en_marea_alta

El dónde en marea alta. Del ciclo: "El proscrito deslumbrante" 1966. Óleo sobre lienzo, 202 x 195 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Roberto Matta.

El movimiento surrealista al que se vinculó el pintor chileno Roberto Sebastián Antonio Matta por un tiempo, sobre todo durante los años del exilio neoyorquino, fue languideciendo una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, hasta desaparecer, aunque su espíritu permaneció latente en ciertos aspectos del automatismo de los nuevos lenguajes abstractos. A su regreso a Europa, Matta comenzó a trabajar en lienzos de grandes formatos y en algunos murales —como los que hizo para las brigadas muralistas de Chile—, y su pintura, que nunca se decantó por la abstracción, afianzó su parte más visionaria al tiempo que fue mostrando un progresivo sentimiento de concienciación social a raíz de la aparición de los movimientos políticos y sociales surgidos con motivo de la guerra de Vietnam. «Mis cuadros —escribe Matta— son un ejemplo de ese conflicto entre la necesidad de cambiar el mundo y la vida de los demás y la necesidad de cambiar mi vida».

En un texto escrito en 1965, Matta declara que el artista se ha convertido en un «proscrito», en el repudiado que debe conseguir la toma de conciencia por parte del espectador:

«“El proscrito que deslumbra” es la idea de un personaje que existe en los cuentos y en toda clase de situaciones: se le odia y, al mismo tiempo, no se puede prescindir de él. Por ejemplo: Marat en la Revolución francesa, o Trotsky en la Revolución rusa. Son seres que, a pesar de haber sido excluidos, continúan deslumbrando.

»La función del artista en nuestra sociedad consiste en ser este personaje deslumbrador y repudiado, como el niño del cuento de Andersen, que es el único que dice que el rey va desnudo. Esta situación de denuncia del escándalo hace de él un minoritario. No se trata, pues, para el artista, de establecer un relación entre un azul y un verde: estos cuadros estéticos son más o menos poseídos por aquellos que los contemplan. Yo quiero, al contrario, inquietar, para que el que contempla se convierta en minoritario. Deseo que este espectador, en lugar de poseer el cuadro, sea poseído por él, que sea bombardeado por una enorme cantidad de conciencia que le llegue de todas partes. Así, atrapado en una situación insoportable a causa de esta pintura, se ve obligado, también él, a realizar un acto poético de creación para hacerla suya: asediado por lo real, se siente vencido y, por tanto, reflexiona.

»Esta toma de conciencia, este acto de liberación, podrá afirmarse en él poco a poco, hasta convertirse en una actitud revolucionaria.

»Es entonces cuando se establece el diálogo con el artista. “El repudiado deslumbrante”, como le he llamado, dificulta, aparentemente, la vida, puesto que quiere inquietar; pero lo hace para que sea más clara, más lúcida. Más bella».

Ésta es la idea central del ciclo El proscrito deslumbrante, un conjunto de cinco grandes lienzos que, con un sentido espacial y cósmico, representan diversas galaxias y formas amorfas de materia orgánica, propias del mundo de la fantasía. En su primera presentación al público en la Galerie Alexandre Iolas de París en 1966, dos de los lienzos de la serie, Donde mora la locura A y Donde mora la locura B, se mostraban horizontalmente suspendidos en el techo, de modo que formaban una caja con los otros tres que colgaban de las paredes. El espectador se veía obligado a sumergirse en el universo pictórico de Matta, un universo hermético y alucinatorio, cargado de referencias literarias, espirituales y artísticas, que, como decía Marcel Duchamp, «nos descubren regiones del espacio hasta entonces desconocidas para el arte». La similitud de estas imágenes con la visión que tiene el feto de la placenta y las glándulas y líquidos de la matriz convertían aquella instalación en la representación simbólica del útero materno.


 11donde_mora_la_locura_a

Donde mora la locura A. Del ciclo: "El proscrito deslumbrante" 1966. Óleo sobre lienzo, 205 x 203,5 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Roberto Matta.

El movimiento surrealista al que se vinculó el pintor chileno Roberto Sebastián Antonio Matta por un tiempo, sobre todo durante los años del exilio neoyorquino, fue languideciendo una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, hasta desaparecer, aunque su espíritu permaneció latente en ciertos aspectos del automatismo de los nuevos lenguajes abstractos. A su regreso a Europa, Matta comenzó a trabajar en lienzos de grandes formatos y en algunos murales —como los que hizo para las brigadas muralistas de Chile—, y su pintura, que nunca se decantó por la abstracción, afianzó su parte más visionaria al tiempo que fue mostrando un progresivo sentimiento de concienciación social a raíz de la aparición de los movimientos políticos y sociales surgidos con motivo de la guerra de Vietnam. «Mis cuadros —escribe Matta— son un ejemplo de ese conflicto entre la necesidad de cambiar el mundo y la vida de los demás y la necesidad de cambiar mi vida».

En un texto escrito en 1965, Matta declara que el artista se ha convertido en un «proscrito», en el repudiado que debe conseguir la toma de conciencia por parte del espectador:

«“El proscrito que deslumbra” es la idea de un personaje que existe en los cuentos y en toda clase de situaciones: se le odia y, al mismo tiempo, no se puede prescindir de él. Por ejemplo: Marat en la Revolución francesa, o Trotsky en la Revolución rusa. Son seres que, a pesar de haber sido excluidos, continúan deslumbrando.

»La función del artista en nuestra sociedad consiste en ser este personaje deslumbrador y repudiado, como el niño del cuento de Andersen, que es el único que dice que el rey va desnudo. Esta situación de denuncia del escándalo hace de él un minoritario. No se trata, pues, para el artista, de establecer un relación entre un azul y un verde: estos cuadros estéticos son más o menos poseídos por aquellos que los contemplan. Yo quiero, al contrario, inquietar, para que el que contempla se convierta en minoritario. Deseo que este espectador, en lugar de poseer el cuadro, sea poseído por él, que sea bombardeado por una enorme cantidad de conciencia que le llegue de todas partes. Así, atrapado en una situación insoportable a causa de esta pintura, se ve obligado, también él, a realizar un acto poético de creación para hacerla suya: asediado por lo real, se siente vencido y, por tanto, reflexiona.

»Esta toma de conciencia, este acto de liberación, podrá afirmarse en él poco a poco, hasta convertirse en una actitud revolucionaria.

»Es entonces cuando se establece el diálogo con el artista. “El repudiado deslumbrante”, como le he llamado, dificulta, aparentemente, la vida, puesto que quiere inquietar; pero lo hace para que sea más clara, más lúcida. Más bella».

Ésta es la idea central del ciclo El proscrito deslumbrante, un conjunto de cinco grandes lienzos que, con un sentido espacial y cósmico, representan diversas galaxias y formas amorfas de materia orgánica, propias del mundo de la fantasía. En su primera presentación al público en la Galerie Alexandre Iolas de París en 1966, dos de los lienzos de la serie, Donde mora la locura A y Donde mora la locura B, se mostraban horizontalmente suspendidos en el techo, de modo que formaban una caja con los otros tres que colgaban de las paredes. El espectador se veía obligado a sumergirse en el universo pictórico de Matta, un universo hermético y alucinatorio, cargado de referencias literarias, espirituales y artísticas, que, como decía Marcel Duchamp, «nos descubren regiones del espacio hasta entonces desconocidas para el arte». La similitud de estas imágenes con la visión que tiene el feto de la placenta y las glándulas y líquidos de la matriz convertían aquella instalación en la representación simbólica del útero materno.


 11_grandes_expectativas_del_ciclo_el_proscrito_deslumbrante

Grandes expectativas. Del ciclo:"El proscrito deslumbrante" 1966. Óleo sobre lienzo, 203 x 402 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Mad. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Roberto Matta.

El movimiento surrealista al que se vinculó el pintor chileno Roberto Sebastián Antonio Matta por un tiempo, sobre todo durante los años del exilio neoyorquino, fue languideciendo una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, hasta desaparecer, aunque su espíritu permaneció latente en ciertos aspectos del automatismo de los nuevos lenguajes abstractos. A su regreso a Europa, Matta comenzó a trabajar en lienzos de grandes formatos y en algunos murales —como los que hizo para las brigadas muralistas de Chile—, y su pintura, que nunca se decantó por la abstracción, afianzó su parte más visionaria al tiempo que fue mostrando un progresivo sentimiento de concienciación social a raíz de la aparición de los movimientos políticos y sociales surgidos con motivo de la guerra de Vietnam. «Mis cuadros —escribe Matta— son un ejemplo de ese conflicto entre la necesidad de cambiar el mundo y la vida de los demás y la necesidad de cambiar mi vida».

En un texto escrito en 1965, Matta declara que el artista se ha convertido en un «proscrito», en el repudiado que debe conseguir la toma de conciencia por parte del espectador:

«“El proscrito que deslumbra” es la idea de un personaje que existe en los cuentos y en toda clase de situaciones: se le odia y, al mismo tiempo, no se puede prescindir de él. Por ejemplo: Marat en la Revolución francesa, o Trotsky en la Revolución rusa. Son seres que, a pesar de haber sido excluidos, continúan deslumbrando.

»La función del artista en nuestra sociedad consiste en ser este personaje deslumbrador y repudiado, como el niño del cuento de Andersen, que es el único que dice que el rey va desnudo. Esta situación de denuncia del escándalo hace de él un minoritario. No se trata, pues, para el artista, de establecer un relación entre un azul y un verde: estos cuadros estéticos son más o menos poseídos por aquellos que los contemplan. Yo quiero, al contrario, inquietar, para que el que contempla se convierta en minoritario. Deseo que este espectador, en lugar de poseer el cuadro, sea poseído por él, que sea bombardeado por una enorme cantidad de conciencia que le llegue de todas partes. Así, atrapado en una situación insoportable a causa de esta pintura, se ve obligado, también él, a realizar un acto poético de creación para hacerla suya: asediado por lo real, se siente vencido y, por tanto, reflexiona.

»Esta toma de conciencia, este acto de liberación, podrá afirmarse en él poco a poco, hasta convertirse en una actitud revolucionaria.

»Es entonces cuando se establece el diálogo con el artista. “El repudiado deslumbrante”, como le he llamado, dificulta, aparentemente, la vida, puesto que quiere inquietar; pero lo hace para que sea más clara, más lúcida. Más bella».

Ésta es la idea central del ciclo El proscrito deslumbrante, un conjunto de cinco grandes lienzos que, con un sentido espacial y cósmico, representan diversas galaxias y formas amorfas de materia orgánica, propias del mundo de la fantasía. En su primera presentación al público en la Galerie Alexandre Iolas de París en 1966, dos de los lienzos de la serie, Donde mora la locura A y Donde mora la locura B, se mostraban horizontalmente suspendidos en el techo, de modo que formaban una caja con los otros tres que colgaban de las paredes. El espectador se veía obligado a sumergirse en el universo pictórico de Matta, un universo hermético y alucinatorio, cargado de referencias literarias, espirituales y artísticas, que, como decía Marcel Duchamp, «nos descubren regiones del espacio hasta entonces desconocidas para el arte». La similitud de estas imágenes con la visión que tiene el feto de la placenta y las glándulas y líquidos de la matriz convertían aquella instalación en la representación simbólica del útero materno.


 11donde_mora_la_locura_b

Donde mora la locura B. Del ciclo: "El proscrito deslumbrante" 1966. Óleo sobre lienzo, 204 x 204,5 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Roberto Matta.

El movimiento surrealista al que se vinculó el pintor chileno Roberto Sebastián Antonio Matta por un tiempo, sobre todo durante los años del exilio neoyorquino, fue languideciendo una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, hasta desaparecer, aunque su espíritu permaneció latente en ciertos aspectos del automatismo de los nuevos lenguajes abstractos. A su regreso a Europa, Matta comenzó a trabajar en lienzos de grandes formatos y en algunos murales —como los que hizo para las brigadas muralistas de Chile—, y su pintura, que nunca se decantó por la abstracción, afianzó su parte más visionaria al tiempo que fue mostrando un progresivo sentimiento de concienciación social a raíz de la aparición de los movimientos políticos y sociales surgidos con motivo de la guerra de Vietnam. «Mis cuadros —escribe Matta— son un ejemplo de ese conflicto entre la necesidad de cambiar el mundo y la vida de los demás y la necesidad de cambiar mi vida».

En un texto escrito en 1965, Matta declara que el artista se ha convertido en un «proscrito», en el repudiado que debe conseguir la toma de conciencia por parte del espectador:

«“El proscrito que deslumbra” es la idea de un personaje que existe en los cuentos y en toda clase de situaciones: se le odia y, al mismo tiempo, no se puede prescindir de él. Por ejemplo: Marat en la Revolución francesa, o Trotsky en la Revolución rusa. Son seres que, a pesar de haber sido excluidos, continúan deslumbrando.

»La función del artista en nuestra sociedad consiste en ser este personaje deslumbrador y repudiado, como el niño del cuento de Andersen, que es el único que dice que el rey va desnudo. Esta situación de denuncia del escándalo hace de él un minoritario. No se trata, pues, para el artista, de establecer un relación entre un azul y un verde: estos cuadros estéticos son más o menos poseídos por aquellos que los contemplan. Yo quiero, al contrario, inquietar, para que el que contempla se convierta en minoritario. Deseo que este espectador, en lugar de poseer el cuadro, sea poseído por él, que sea bombardeado por una enorme cantidad de conciencia que le llegue de todas partes. Así, atrapado en una situación insoportable a causa de esta pintura, se ve obligado, también él, a realizar un acto poético de creación para hacerla suya: asediado por lo real, se siente vencido y, por tanto, reflexiona.

»Esta toma de conciencia, este acto de liberación, podrá afirmarse en él poco a poco, hasta convertirse en una actitud revolucionaria.

»Es entonces cuando se establece el diálogo con el artista. “El repudiado deslumbrante”, como le he llamado, dificulta, aparentemente, la vida, puesto que quiere inquietar; pero lo hace para que sea más clara, más lúcida. Más bella».

Ésta es la idea central del ciclo El proscrito deslumbrante, un conjunto de cinco grandes lienzos que, con un sentido espacial y cósmico, representan diversas galaxias y formas amorfas de materia orgánica, propias del mundo de la fantasía. En su primera presentación al público en la Galerie Alexandre Iolas de París en 1966, dos de los lienzos de la serie, Donde mora la locura A y Donde mora la locura B, se mostraban horizontalmente suspendidos en el techo, de modo que formaban una caja con los otros tres que colgaban de las paredes. El espectador se veía obligado a sumergirse en el universo pictórico de Matta, un universo hermético y alucinatorio, cargado de referencias literarias, espirituales y artísticas, que, como decía Marcel Duchamp, «nos descubren regiones del espacio hasta entonces desconocidas para el arte». La similitud de estas imágenes con la visión que tiene el feto de la placenta y las glándulas y líquidos de la matriz convertían aquella instalación en la representación simbólica del útero materno.


 11_sin_t_tulo

Sin título. 1942-1943. Óleo sobre lienzo, 30,5 x 40,5 cm. Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Roberto Matta.

En 1937 Salvador Dalí, por indicación de Federico García Lorca, envió una carta a André Breton presentando a su amigo Roberto Sebastián Antonio Matta Echaurren. El pintor chileno, conocido normalmente por Matta, se encontraba desde 1933 en París trabajando en el estudio de Le Corbusier y compartiendo casa con su paisano el escritor Pablo Neruda. Breton le incluyó en la exposición surrealista de 1938, y sus primeras pinturas aparecieron publicadas y comentadas en la revista Minotaure y muy pronto, bajo su patronazgo intelectual, el joven Matta emergió como miembro destacado del grupo surrealista. Poco después, Marcel Duchamp le convenció para que emigrara a América, y Matta se unió al grupo de artistas surrealistas, como Max Ernst, Yves Tanguy y André Masson, que junto a Breton se refugiaron en la ciudad de Nueva York durante la Segunda Guerra Mundial. En 1942Matta fue incluido en la exposición de artistas en el exilio, organizada por la Pierre Matisse Gallery, y aparece retratado en la famosa fotografía que inmortalizó este evento junto a Breton, Ernst, Masson, Tanguy, Eugene Berman, Marc Chagall, Fernand Léger, Jacques Lipchitz, Piet Mondrian, Amédée Ozenfant, Kurt Seligmann, Pavel Tchelitchew y Ossip Zadkine.

Además, durante los años neoyorquinos, Matta estableció una complicidad aún mayor con Breton y Duchamp, con quienes compartía la noción de Les Grands Transparents, entes invisibles que rodean al hombre, a los que se refería Breton en sus escritos, y a los que el pintor chileno supo dar forma visual a través de una ambientación apocalíptica. Al mismo tiempo, el énfasis en el poderío de la violencia llevó a Matta a ser valorado como una de las figuras más influyentes del surrealismo tardío, y su estudio del barrio neoyorquino de Greenwich se convirtió durante los primeros años de la década de 1940 en centro de debate en el que participaron muchos de los futuros expresionistas abstractos, como Robert Motherwell,William Baziotes, Arshile Gorky y Jackson Pollock.

A pesar de que para el pintor chileno los títulos de sus pinturas eran esenciales, ésta carece de él. Se ha publicado en ocasiones como Composición, otras como Composición abstracta, pero tanto la mujer del artista, Germana Ferrari, como Christopher Green se decantan por la menos comprometida denominación de Sin título, que es la que actualmente se utiliza. Por otra parte, si bien más de una vez este pequeño lienzo de la colección del Museo Thyssen-Bornemisza se ha fechado en torno a 1938-1939, por su estilo de formas biomórficas configuradas a base de finas capas semitransparentes, muy cercanas a sus Morfologías psicológicas o Inscapes (paisajes interiores o mentales) de finales de los años treinta, es más que probable que fuera pintado durante su estancia en Nueva York.

Christopher Green propone de manera convincente que la obra corresponde al periodo de 1942-1943.Aun estando relacionada con las Morfologías psicológicas, derivadas de las pinturas de Tanguy, que iniciaron un nuevo concepto de paisaje surrealista, que daba forma a nuestros pensamientos desenfrenados, Green hace notar que las incisiones romboidales realizadas sobre el óleo aún sin secar, con las que Matta crea un entramado de formas lineales blancas que flotan sobre el espacio pictórico, no aparecieron en su obra hasta octubre de 1942. Esta pintura sería por tanto una de las primeras de una serie realizada entre 1942 y 1945, que Rommy Golan llama Duchampian suite, en la que aparecen motivos lineales derivados de la gran instalación realizada por Duchamp para la exposición First Papers of Surrealism, organizada en Nueva York por André Breton. La instalación duchampiana, un enorme Laberinto de cuerdas que atravesaban la sala en todas direcciones desorientando al espectador, respondía a los sentimientos de un expatriado, condición que compartían muchos de los surrealistas. Por su parte, Breton, en su «Prolégomènes à un troisième manifeste du surréalisme, ou non», publicado en Nueva York en 1942 con ilustraciones de Matta, manifestaba: «El hombre debe liberarse de esa ridícula red que le rodea denominada realidad actual con la esperanza de una realidad futura que difícilmente será mejor».


Paloma Alarcó / museothyssen.org



Otras obras


 5robertomatta_three_figures_1958c_1409741367_127701

Three Figures, 1958, Centro M. T. Abraham de Artes Visuales. Obra de Roberto Matta


 9morfolog_a_psicol_gica_1409742211_659508

Morfología psicológica. 1938. Obra de Roberto Matta


 0una_situaci_n_grave_1409741853_140625

Una Situación Grave. 1946. Óleo sobre lienzo, 137.2 x 195.6 cm. Museo de Arte Contemporáneo. Chicago. Obra de Roberto Matta


 6ojo_con_los_desarrolladores_1409741400_405967

Ojo con los desarrolladores. Obra de Roberto Matta


 0composici_n_en_tonos_verdes_1409741941_613563

Composición en tonos verdes. 1939. Pastel y lápiz sobre papel, 31,7 x 49,5 cm. Colección Eduardo Constantini. Buenos Aires. Obra de Roberto Matta


 0el_arco_es_un_hombre

El arco es un hombre. 1942    . Óleo sobre tela, 182,9 x 238,8 cm. The Art Institute of Chicago. Obra de Roberto Matta


 0a_os_de_miedo_1409741916_985055

Años de miedo. 1941. Óleo sobre lienzo, 111 x 142 cm. Museo Guggenheim. Nueva York. Obra de Roberto Matta


 0commit_impossible_1409741961_581702

Commit Impossible. 1947. Obra de Roberto Matta


 0composici_n_etching_and_color_aquatint_museo_de_bellas_artes_de_san_francisco_san_francisco_1409741978_382478

Composición. Etching and color aquatint. Museo de Bellas Artes de San Francisco. San Francisco. California. USA. Obra de Roberto Matta


 0i_want_to_see_it_to_believe_it_1409741998_950136

I Want to See It To Believe It. 1947. Color lithograph. 417 x 332 mm. Museo de Bellas Artes de San Francisco. San Francisco. California. USA. Obra de Roberto Matta


 0le_vertige_d_eros_1944_1409742012_148043

Le Vertige d'Eros. 1944. Óleo sobre lienzo. Museo de Arte Moderno. New York. USA. Obra de Roberto Matta


 10kompozycja_1409742230_641199

Kompozycja. 1957. Obra de Roberto Matta


 11the_powers_of_disorder_1409742254_305427

The Powers of Disorder. Obra de Roberto Matta


 12ubu_roi

Ubu roi. 1982. Ilustración. Obra de Roberto Matta


 13psychological_morphology

Psychological Morphology. 1938. Oil on canvas. Richard S. Zeisler Collection. New York. U.S.A.  Obra de Roberto Matta


 14acontecimiento

Acontecimiento. 1959. Óleo sobre lino. 203 x 298 cm. Obra de Roberto Matta


 15a_os_de_miedo

Años de miedo. 1941. Óleo sobre lienzo. 111 x 142 cm. Museo Guggenheim. Nueva York. Obra de Roberto Matta


 16crucifixhim

Crucifixhim. 1947. Obra de Roberto Matta


 17disasters_of_mysticism

Disasters of Mysticism. 1942. Óleo sobre lienzo. Collection of James Thrall Soby New Canaan. USA. Obra de Roberto Matta


 0el_d_a_es_un_atentado

El día es un atentado. 1942. Oleo sobre lienzo. 76 x 91 cm. Museo Nacional de Bellas Artes. Santiago, Chile. Obra de Roberto Matta


 00inscape

Inscape. 1939. Óleo sobre tela. 73 x 92,7 cm. Colección Château de Chemillieu. París. Francia. Obra de Roberto Matta


 00invasion_of_the_night

Invasion of the night. 1941. Óleo sobre tela. 96,5 x 152,7 cm. San Francisco Museum of Modern Art. USA. Obra de Roberto Matta


 00la_violence_de_la_douceur

La Violence de la douceur. 1949. Obra de Roberto Matta


 00les_grands_transparents

Les grands transparents. 1942. Obra de Roberto Matta


 00le_vertige_d_ros

Le Vertige d'Éros. 1944. Óleo sobre lienzo. 195.6 x 251.5 cm. Given anonymously. The Museum of Modern Art New York. USA. Obra de Roberto Matta


 18rocks

Rocks. 1940. Óleo sobre tela. 96,9 x 152,7 cm. The Baltimore Museum of Art. USA. Obra de Roberto Matta


 00the_bachelors_twenty_years_after

The Bachelors Twenty Years After. 1943. Obra de Roberto Matta


 28the_earch_is_a_man

The Earch is a man. 1942. Óleo sobre tela. 182,9 x 238,8 cm. Instituto de Arte de Chicago. Chicago. USA. Obra de Roberto Matta


 29to_give_painless_light

To Give Painless Light. 1955. Óleo sobre lienzo. Collection of J.B. Urvater. Brussels. Belgium. Obra de Roberto Matta


 30water

Water. 1939. Óleo sobre tela. 71 x 90 cm. Colección privada. USA. Obra de Roberto Matta


 31els_quadres

Els quadres. Obra de Roberto Matta


1lasourceducalme2002est

La Source du Calme, 2002. Esta obra fue la última pintada por Roberto Matta. Obra de Roberto Matta



 19roberto_matta_07

 21roberto_matta_10

 20roberto_matta_08

 24roberto_matta_13

 23roberto_matta_06

 27ronerto_matta_hommorbis

 26matta_iluminense_los_unos_a_los_otros_1970

Obras de Roberto Matta sin rotular


 8escultura_chaosmos_1970_ubicada_en_viersen_alemania_1409741445_387311

Escultura Chaosmos (1970), ubicada en Viersen, Alemania. Obra de Roberto Matta



 0matta_114253_1409740934_243930

Roberto Matta (Santiago de Chile, 11 de noviembre de 1911 - Civitavecchia, Italia, 23 de noviembre de 2002) Pintor nacido en Chile cuyas obras de inspiración surrealista y metafísica ilustran un mundo onírico de la civilización tecnológica moderna. Se formó como arquitecto en Santiago de Chile y con Le Corbusier en París entre 1934 y 1935, donde se hizo amigo del pintor Marcel Duchamp. Al estallar la II Guerra Mundial se trasladó a Estados Unidos.

De 1939 a 1948 Matta vivió en Nueva York, donde conoció a André Breton, Max Ernst, Yves Tanguy y André Masson. Matta ha ejercido una influencia decisiva en la obra de Arshile Gorky y en la creación del expresionismo abstracto. Sus obras están pobladas de extraños autómatas híbridos y de criaturas a modo de insectos, como en Eros precipitado (1944, Museo de Arte Moderno, Nueva York). Otras obras significativas son La tierra es un hombre (1941), La cuestión Djamila (1962) y Sobre el estado de la unión (1965).

El mismo describiría sus pinturas como "el subconsciente en su estado ardiente, líquido; una sustitución consciente durante el día del fenómeno de los sueños".

Fue considerado el último de los surrealistas, uno de los grandes maestros del siglo XX. Heredero de la corona Miró, y el pintor más célebre después de Matisse y Picasso.

Falleció el día 23 de noviembre del 2002 en la localidad italiana de Civitavecchia, en las cercanías de Roma, a la edad de 91 años.

Matta fue sepultado -de acuerdo a sus deseos- en una cripta bajo un estudio en "La Bandita", un monasterio del siglo XIII que él restauró y dónde vivió los últimos 35 años.

Página dedicada a Roberto Matta: http://arteyartistas.org/2008/04/02/roberto-matta-1911-2002/



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al pintor y escultor chileno Roberto Matta. Fue uno de los artistas que exploró las nuevas fronteras de la luz y la imaginación. Junto con los pintores Claudio Bravo y Muñoz Vera es uno de los pintores chilenos más prestigiosos. Roberto Matta es el padre de la artista Gordon Matta-Clark y su hermano gemelo Sebastian y Ramuntcho Matta.



Fuentes y agradecimientos a: pintura.aut.org, es.wikipedia.org, en.wikipedia.org, epdlp.com, atelier-consultores.cl/infraestructura-cultural, .epdlp.com, bligoo.com, embajadadechile.com.mx y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
última edición por j.luis el Miercoles, 03 Septiembre 2014, 13:57; editado 4 veces 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Matta, Roberto 
 
dibujovd


Los Príncipes y Piñera, en la exposición 'Don Qui. El Quijote de Matta'  


losprncipesypieraenlaex

Los príncipes de Asturias inauguraron ayer en la sede madrileña del Instituto Cervantes la exposición Don Qui. El Quijote de Matta, una muestra de 35 litografías en las que el creador surrealista chileno Roberto Matta (Santiago de Chile, 1911-Civitavecchia, 2002) plasmó su personal relación con el personaje más célebre creado por Miguel de Cervantes. Les acompañaron el presidente chileno, Sebastián Piñera, que se encuentra de visita oficial en España, y la viuda de Matta, Germana Ferrari.


mattaenchillc3a1n

Con motivo del centenario del nacimiento de Matta (11/11/1911), el Instituto Cervantes y la Embajada de Chile en España han preparado un homenaje a este pintor chileno universal.

Roberto Matta (Santiago de Chile, 1911-Civitavecchia, 2002) ocupa un importante lugar en la historia del arte del siglo XX, al haber sido el último gran pintor del surrealismo, movimiento en el que entró a formar parte en 1938. Además, la obra de Matta ejerce una influencia que se dejó sentir tanto en la pintura abstracta americana, a partir de su exilio en Estados Unidos en 1942, como en el arte europeo después de su regreso a Europa en 1948.


30019362

Su figura –de quien este año se celebra el centenario de su nacimiento– ha sido reconocida en su calidad de artista complejo, visionario y precursor de las relaciones entre el arte, la ciencia y la naturaleza, así como en su consideración del papel primordial del arte en el desarrollo integral del ser humano, tal como se pone de manifiesto en su extensa y variada obra, que incluyó pintura, escultura, arquitectura, dibujo, obra gráfica, diseño, poesía, etc.


darabuccvcdonqui

Matta, 'Don Qui', 1985, lito 9. Fuente: CVC

Esta muestra recoge una representación de las obras que creó a modo de traducción gráfica del Quijote, del que era un gran conocedor, y en las que dejó patente la voluntad de justicia y el amor a la libertad que tanto admiraba en la obra maestra de Cervantes.

Ficha técnica
Obra: 31 litografías, 1 óleo, 1 caja de cerillas, 1 caja de puros
Autor/a/es/as: Matta
Cronología: 1985 y 1990
Técnica: Litografías y óleo
Tamaño: Varios
Procedencia: Colección particular Germana Matta e Instituto Cervantes


888a
 
Sebastián Piñera, presidente de la República de Chile y su esposa, Cecilia Morel, firman el Libro de Honor del Instituto Cervantes.


cervantes.es / elpais.com
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Matta, Roberto 
 
00donqui

Hoy he tenido oportunidad de conocer la sede principal del Instituto Cervantes en Instituto la c/ Alcalá, 49 de Madrid. La últma vez que estuve en ese edificio era un banco, creo que era la sede central del Banco Central, pero desde entonces ya ha llovido mucho. He visto dos exposiciones la primera se titulaba «Testigos del olvido» y la segunda «Don Qui», dedicada la muestra al pintor surrealista chileno Roberto Matta, donde podemos contemplar 35 litografías en las dedicadas al 'Quijote' de Cervantes.


Algunas fotos que he podido hacer de la exposición «Don Qui», del pintor chileno Roberto Matta


01donqui

04donqui

09donqui

08donqui

010donqui

05donqui

02donqui

06donqui

07donqui

Las litografías de Matta, se pueden ver hasta el 8 de Mayo de 2011 en la sede madrileña del Instituto Cervantes. La exposición "Don Qui. El Quijote de Matta", es una muestra de 35 litografías en las que el creador surrealista chileno Roberto Matta (Santiago de Chile, 1911-Civitavecchia, 2002) plasmó su personal relación con el personaje más célebre creado por Miguel de Cervantes.



Algunas imágenes tomadas de Internet de la exposición «Testigos del olvido»


unpasquesedesangrazimba

yemenp

En esta exposición se recogen los reportajes que aparecieron publicados en EL PAÍS SEMANAL, entre 2009 y 2010. La muestra cuenta la realidad y la historia de los protagonistas de estos grandes dramas, pone rostro y voz a los olvidados.


testigosdelolvido

Son muchos los visitantes que ya se han acercado a ver nuestra exposición «Testigos del olvido», una muestra en fotografías sobre ocho catástrofes humanas que asolan el planeta. El Congo, Haití, Yemen, Cachemira, Bangladés, Malasia, Guatemala, Zimbabue y Colombia son los escenarios retratados por la cámara de Juan Carlos Tomasi, y contadas por ocho grandes escritores en lengua española se desplazaron a los rincones más olvidados del mundo: Mario Vargas Llosa, Sergio Ramírez, Laura Restrepo, Juan José Millás, John Carlin, Laura Esquivel, Manuel Vicent y Leila Guerriero.

000donqui

Más info: http://www.cervantes.es/FichasCultura/Ficha69363_00_1.htm
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Matta, Roberto 
 
Matta el travieso

 

El autor chileno Ariel Dorfman recuerda la visión salvadora del artista, de cuyo nacimiento se han cumplido 100 años



0mattatravieso

Roberto Matta en una foto de archivo

Antes de que me hiciera amigo de Roberto Matta, mucho antes de que hubiese visto siquiera un pétalo zigzagueante de color en uno de sus cuadros, este pintor genial me caía especialmente bien. Fue en el año 1955 que por primera vez oí su nombre. Tenía yo a la sazón trece años de edad y había llegado a Chile hace unos diez meses y fuimos convidados a la costa a pasar una temporada con unos amigos de mis padres.

La invitación era a Cachagua que ahora es un balneario donde se concentran los políticos, tecnócratas e intelectuales que lideraron la lucha contra Pinochet y ya en democracia decidieron asentar sus reales en una de las más espléndidas playas del Pacífico. Pero en esa época era un antro de comunistas y en las noches, bajo el mando del informal "alcalde" del pueblito, Diego Sutil, se dedicaban los díscolos veraneantes a hablar mal de Zapallar, vecina y aristocrática y dotada de una bahía magnífica que era la envidia de todos los que llegaban al litoral. En las conversaciones nocturnas surgía una y otra vez la figura del tránsfuga Roberto Matta que, habiendo nacido entre lo más rancio de la oligarquía chilena y descendiente de varios presidentes ilustres, se había distinguido, ya de adolescente (debe haber sido hacia 1929 o 1930), por una rebeldía perpetua, mortificando especialmente al sacerdote de Zapallar y llevando a cabo, con sus compinches, unánimemente simpatizantes de la revolución bolchevique, todo tipo de diabluras y fechorías, incluyendo unos murales que había pintarrajeado en el frontis de... no estaba claro si era la iglesia o el único hotel o a la entrada de una hacienda, instando a los campesinos a la desobediencia. Al parecer, poco después de eso el joven Matta había partido a París donde se inmiscuyó con Breton y los surrealistas, se hizo amigo de Picasso y del grupo de la revista Minotaure y fue descubriendo los vericuetos de un paisaje mental y emocional único en la pintura contemporánea.

Aunque en los años que siguieron no llegué a conocer personalmente a Matta (ni siquiera cuando vino a Chile varias veces a apoyar la revolución democrática de Salvador Allende), fui entrando, cada vez que podía, en la intimidad de su pintura e ideas, y siempre encontraba, tal vez por influencia de esas primeras historias sobre sus barrabasadas, algo juguetón y risueño en sus imágenes, aun las que evidenciaban un trágico caos de colores.

Fue, desafortunadamente, la caída de Allende y mi propio exilio lo que facilitó que llegara a conocer al ser humano detrás de esas picardías de Zapallar y esas maravillas que colgaban en las galerías del mundo. Ocurrió una noche de marzo de 1974 en Roma, donde había llegado yo para asistir al Tribunal Russell que Lelio Basso había armado para juzgar a Pinochet. El primer día estuve dedicado a repartir material sobre esos crímenes que le habían llegado a la Resistencia Chilena desde el interior del país y en la noche, agotado por la larga jornada, estuve a punto de irme a dormir a la casa de un amigo cuando Cortázar y García Márquez insistieron en que los acompañara a cenar a un restaurant de la Piazza Navona donde acudirían una serie de figuras legendarias, Glauber Rocha, Rafael Alberti y su mujer María Teresa de León y, claro, Roberto Matta. Mientras devoraba unos divinos raviolis, me detenía de vez en cuando para pincharme, a ver si estaba soñando, pero no, no estaba preso en un delirio de ese pintor ni ningún otro: todo era cierto. Y Matta resultó tan travieso en la realidad cotidiana como lo había sido en su juventud en Zapallar. En cierto momento, discutiendo sobre el exilio y el retorno y el fascismo y otras yerbas, María Teresa se paró y juró que cuando Franco se muriera, ella entraría por la Puerta del Sol, con el pelo suelto y absolutamente desnuda, montada en un caballo blanco, pero oye, hombre, tiene que ser blanco entero de la cola hasta las orejas, y tengo que estar desnuda; y Matta se paró y dijo, yo también, yo también voy a entrar en el mismo caballo y también desnudo. Y al final de la noche, el gran generoso Roberto me invitó a que lo visitara en Tarquinia por unos días, junto a Cortázar y la que era su mujer entonces, Ugné Karvelis, editora insigne de Gallimard y amante de todas las causas latinoamericanas.

Era un convite al que no me podía negar y le debo una de las experiencias más memorables de Matta y su genio. No fue recorrer con él decenas de sus cuadros en ese monasterio que había convertido en su hogar; no fue descender con él a las tumbas etruscas cercanas y calibrar sus ideas sobre el erotismo y la muerte mientras analizaba las figuras en la Tomba della Fustigazione; ni siquiera fue presenciar el amor cotidiano y trastornante que le profesaba a su mujer Germania. Lo que más me apasionó entonces y me sigue apasionando ahora, casi cuarenta años más tarde, ocurrió la segunda, y última, mañana de nuestra estadía cuando Matta me llevó al jardín que quedaba detrás de su extendida casona y me mostró una... supongo que la puedo llamar una escultura, pero era más que eso: era un excusado / lavabo que el artista había forjado de un viejo tacho de basura. "Un trono", me dijo Matta, y habló durante varias horas acerca de cómo había que usar, para construir el nuevo mundo que soñábamos él y yo y Cortázar y todos los artistas y todos los revolucionarios, cómo era imprescindible usar los materiales viejos y desechables si había de crearse el mundo del mañana hoy mismo. Fue la primera vez que yo había vislumbrado la ecología -ya no recuerdo si empleó la palabra precisa- como un desafío, la relación con los escombros de la sociedad industrial como algo que incidía en el subconsciente y la pobreza y otro modo de vivir la vida de todos los días.

Mi amistad con Matta siguió durante los años que residí en París y luego en encuentros fugaces, como una tarde en que visitamos juntos las ruinas del gueto de Varsovia y Buchenwald y los esfuerzos conjuntos que hicimos para ayudar a los artistas chilenos y latinoamericanos perseguidos en sus tristes países, y tantas otras conspiraciones, pero lo que me queda de él, lo que quiero recordar es ese trono que él había esculpido de despojos y sobras, esa travesura tan seria en que su sentido del humor se cruzaba con una visión tan penetrante de lo que nos hace humanos, lo que nos tiene encadenados, lo que nos podría salvar.

Con eso me quedo de Matta hoy, próximo aún el centenario de su nacimiento: la certeza de que el hombre que me mostró aquellas obras ecológicas, el hombre que deslumbró al mundo con sus pátinas de locura y que todavía nos deja boquiabiertos en tantos museos, ese hombre, al final de cuentas, seguía teniendo adentro el adolescente revoltoso que no quiso aceptar las reglas del juego cuando era joven y que las rompió una y otra vez y otra vez más hasta el último día de su vida indócil y danzante.


Ariel Dorfman es el autor del artículo, publicado en el PAÍS / Ariel Dorfman (Buenos Aires, 1942, de nacionalidad chilena) es autor de la obra teatral Purgatorio, que se ha representado en las Naves del Español-Matadero, de Madrid.
 




___________________________
.
.
"La pintura es la amante de la belleza y la reina de las artes"

"Nicolas Poussin"
.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 0 invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario