Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 9 de 9
Ir a la página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9
 
MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA (Madrid)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA (Madrid) 
 
Del 19 de julio al 30 de octubre de 2016


Caillebotte, pintor y jardinero



 0gustave_caillebotte_un_balc_n_bulevar_haussmann

Gustave Caillebotte - Un balcón, bulevar Haussmann. 1880. Óleo sobre lienzo. Colección privada.

Considerado durante mucho tiempo como pintor aficionado, coleccionista y mecenas de sus amigos impresionistas, Caillebotte (1848-1894) se cuenta hoy en día entre los miembros más importantes del grupo.

Pintó sus primeros estudios sobre jardines y naturaleza en la propiedad familiar de Yerres, a las afueras de París, donde descubrió su amor e interés por el tema. En 1872 comenzó a recibir clases en el estudio Bonnat y, cuando fue invitado a participar en la segunda exposición impresionista en 1876, empezó a ayudar tanto a sus amigos Monet y Renoir como a otros artistas, comprándoles obras y organizando las exposiciones. Su muerte con apenas 45 años supuso un abrupto final a una carrera artística que estaba en plena evolución, lo cual, unido al revuelo causado por el gran legado de pintura impresionista que dejó al Estado francés, eclipsó la profunda originalidad de su trabajo.

Caillebotte, pintor y jardinero, una exposición organizada en colaboración con el museé des impressionnismes Giverny –donde se podrá visitar entre el 25 de marzo y el 3 de julio de 2016–, profundizará en el tema del jardín en la obra del artista, así como en su relación con Claude Monet. La muestra se compondrá de cuatro capítulos centrados en los lugares donde Caillebotte vivió y trabajó: El París de Haussmann: un universo mineral; Veranos en Yerres: 1861-1879; El Sena y los viajes a Normandía: 1880-1888 y Le Petit‐Gennevilliers: 1888-1894.


Introducción

El Museo Thyssen-Bornemisza presenta en colaboración con el Musée des Impresionnismes Giverny esta exposición dedicada al artista Gustave Caillebotte (París, 1848 - Petit Gennevilliers, 1894), una de las figuras menos conocidas y a la vez más originales del movimiento impresionista. Caillebotte, pintor y jardinero muestra la evolución temática y estilística del pintor francés, desde sus inicios en el París moderno de Haussmann hasta su pintura de jardines, que ocupará una parte muy importante de su producción artística.


 0gustave_caillebotte_calle_de_par_s_tiempo_lluvioso_boceto

Gustave Caillebotte - Calle de París, tiempo lluvioso, boceto, 1877. Óleo sobre lienzo. 54 x 65 cm. Musée Marmottan Monet, Paris

Comisariada por Marina Ferretti, directora de Exposiciones e Investigación del Musée des Impresionnismes Giverny, la muestra presenta un total de 64 obras procedentes de colecciones privadas y museos internacionales como el Marmottan Monet de París, el Brooklyn Museum de Nueva York y la National Gallery of Art de Washington D.C, divididas en cuatro etapas vitales: El París de Haussmann, un universo mineral; Vacaciones en Yerres; El Sena y los viajes a Normandía y El jardín de Petit Gennevilliers.


museothyssen.org
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA (Madrid) 
 
El Thyssen reivindica los jardines impresionistas de Gustave Caillebotte

La generosidad del pintor, que aportó la columna del Museo d’Orsay al legar su colección de grandes maestros, eclipsó su obra. Una exposición en Madrid reúne 64 de sus cuadros


 31_1468924231_363296

La obra 'Piraguas en el río Yerres' de 1877, forma parte de la exposición 'Caillebotte, pintor y jardinero' del Museo Thyssen-Bornemisza.

A Gustave Caillebotte (París, 1848-Gennevilliers, 1894) se le suele situar en la segunda fila del grupo de los impresionistas. Miembro de una familia acomodada dedicada a la fabricación de telas para la Armada, fue un auténtico mecenas para sus compañeros impresionistas comprando sus cuadros y facilitando su presencia en exposiciones. Esa generosidad eclipsó durante mucho tiempo su derecho a ser recordado como un artista más del grupo y, de hecho, uno de los más originales. A su muerte, con solo 45 años y unas 400 obras propias, legó su notable colección al Estado francés, una generosa decisión que fue recibida con reticencias e incluso con desagrado por el Gobierno, debido a que entonces el impresionismo no estaba consagrado en los salones canónicos. El hecho, conocido como El affaire Caillebotte, supuso la entrada de 40 obras maestras de los principales creadores del impresionismo que forman la espina dorsal del Museo D’Orsay.

El Museo Thyssen inaugura hoy una retrospectiva de 64 obras con la que se le quiere restituir el importante papel que tuvo como artista. Caillebotte, Pintor y Jardinero, que permanecerá abierta hasta el 30 de octubre, ha sido organizada conjuntamente con el Museo de los Impresionistas de Giverny. Las obras proceden de colecciones privadas y museos internacionales como el Marmottan de París, el Brooklyn Museum de Nueva York y la National Gallery of Art de Washington.

La naturaleza y la ciudad moderna en la que entonces se estaba convirtiendo París, fueron sus grandes temas. Una de sus obras más famosas es también una de las primeras: Los acuchilladores (1875), una tela que fue rechazada en el Salón oficial por su tema (unos obreros reparando la madera del suelo) y por su colorido. Esta obra, de la que en Madrid se puede ver un estudio preparatorio, le sirvió para unirse a los jóvenes artistas rebeldes que como él eran rechazados una y otra vez en el Salón.

La peculiaridad de los temas de Caillebotte estaba en la forma de representar la ciudad. Mientras que Renoir, por ejemplo, se centraba en la parte feliz y festiva de las calles, Caillebotte llenaba de grises a los personajes que paseaban su soledad y frialdad por el nuevo París. Balcón, Boulevard Haussmann (1880) y Bulevar visto desde arriba (1880) son dos buenos ejemplos.
Los usos del color

Cuando se trasladaba a la residencia familiar de Yerres, a unos 20 minutos de París, hoy convertida en museo municipal, la naturaleza y los huertos de la propiedad, transformaban sus telas y se aproximaba cada vez más a sus amigos impresionistas. Los caminos de los jardines, los frutos del huerto, la luz de los estanques, las puestas de sol y el ejercicio físico remando en piragua, centran toda su producción y transforman su uso del color. Con 28 lienzos pintados en Yerres, participó en la cuarta exposición de los impresionistas en 1879.

Vienen después sus años en Normandía y sus travesías por el Sena. En 1881 adquirió una propiedad conocida como Petit Gennevilliers, con embarcadero propio sobre el Sena. Allí construyó un huerto y un precioso jardín que retrató con pasión a la vez que, como hombre pudiente, comenzó a diseñar sus propios veleros. A partir de 1888 se instaló definitivamente en la finca junto a Charlotte Berthier, modelo y compañera con la que no tuvo hijos y por lo que decidió firmar un testamento en el que legaba toda su colección a Francia.



Caillebotte en fotos. Un recorrido por la obra del artista francés


 32_1468924246_898792

'Pintores en un edificio', pintada en 1877 por Gustave Caillebotte, estará expuesta en la serie que se inaugura el 19 de julio.


 33_1468924290_812255

'El huerto', otra de las obras pintadas en 1877 por el impresionista francés.


 35_1468924363_336910

'Girasoles, jardín de petites Genevilliers', una obra de Caillebotte de 1885.


 37_1468924432_294886

'Parterre de margaritas', una obra del francés que data de 1892-1893.


 36_1468924403_586899

En 1885, el impresionista pintó 'El Sena y el puente del ferrocarril de Argenteuil'.


 34_1468924326_985937

'Romero con sombrero de copa', de 1878.



Bajan los visitantes en 2015

A diferencia de los grandes museos de su entorno, el Museo Thyssen registró el pasado año menos visitantes a las exposiciones temporales (967.908) que en 2014 (1.004.000 ). A cambio, han aumentado las visitas a la colección permanente en un 18%, según datos ofrecidos por Evelio Acevedo, director gerente del Museo. “No es un mal dato. Aspiramos a crecer algo más, pero somos un museo pequeño y nuestro techo no tiene que ver con otros grandes como el Prado o el Reina Sofía”.

El responsable económico aseguró que el déficit endémico que sufre el museo (“como todos los demás”, afirmó), se ha reducido a 2,5 millones de euros y que el Thyssen es autosuficiente en un 75%. Junto con la disminución de visitantes han bajado los ingresos en restauración, en la tienda y el alquiler para eventos. “Nada reseñable como para cambiar nuestra política. Esperamos los resultados del plan estratégico que pusimos en marcha en 2013 y que concluye en 2018”, sentenció Acevedo.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA (Madrid) 
 
Renoir replica con su gozo al desprecio intelectual

El Thyssen-Bornemisza reúne 76 obras de uno de los impresionistas más populares en una gran monográfica que reivindica su complejidad



 02_1476791424_512929

Guillermo Solana, director artístico del museo y comisario de la exposición recuerda que el Thyssen ha dedicado ya exposiciones monográficas a casi todas las figuras esenciales del impresionismo. “En apariencia, Renoir es el más fácil de todos ellos, pero en realidad es el más difícil y complejo”. En la imagen, la entrada de la exposición temporal.

Pierre Auguste Renoir (Limoges, 1841- Cagnes-sur-Mer, 1919) es el pintor más popular entre los impresionistas, el movimiento más conocido de la historia del arte. Sin embargo, más allá de media docena de obras míticas, es también el más desconocido, además del más criticado e incomprendido por sectores intelectuales que quizá confunden el gozo que desprenden sus cuadros con la facilidad y la simpleza. Pero la obra del artista francés va mucho más allá de sus desnudos o sus escenas campestres y festivas, tal como se puede ver en la gran retrospectiva de 76 obras titulada Intimidad que hasta el 22 de enero se puede ver en el Museo Thyssen-Bornemisza (Madrid). La exposición, patrocinada por Japan Tobacco International (JTI) y con préstamos de varios países, estará en el Bellas Artes de Bilbao el 7 de febrero.

Guillermo Solana, director artístico del museo y comisario de la exposición recuerda que el Thyssen ha dedicado ya exposiciones monográficas a casi todas las figuras esenciales del impresionismo. “En apariencia, Renoir es el más fácil de todos ellos, pero en realidad es el más difícil y complejo. Creo que por eso lo hemos ido dejando para el final. Se escapa a todo patrón y es anticonceptual. Los intelectuales le han despreciado, pero ese desprecio era mutuo. Renoir, un hombre muy directo, opinaba públicamente que los intelectuales eran unos tarados incapacitados para el disfrute de los sentidos”.

Y de disfrute, gozo y alegría de pintar trata la exposición, la primera antológica que se le dedica en España, según asegura Guillermo Solana. También se puede ver estos días al maestro francés en la Fundación Mapfre de Barcelona, centrada en los retratos de mujeres, escogidos de la colección del Museo d’Orsay.

Sobre el título, Intimidad, el comisario precisa que Renoir quería que su pintura fuera contemplada con los cinco sentidos. Citando a su hijo, el cineasta Jean Renoir, Solana cuenta que el artista entraba en sintonía con todo lo que pintaba. Se adentraba en la escena del cuadro y quería que el espectador participara de la acción disfrutando al máximo de lo que acontece en cada cuadro. “Una alegría de vivir”, dice Guillermo Solana, “muy meritoria. Por un lado, Renoir, a diferencia de sus compañeros impresionistas, venía de una familia muy humilde. Y muy pronto empezó a padecer una artritis reumática que convirtió su vida en un dolor permanente”.
Iconos, familia, desnudos

La exposición arranca con dos salas dedicadas al impresionismo donde se muestran algunas de sus obras más icónicas, firmadas entre 1869 y 1880: Después del almuerzo (1879), un estudio del natural de Le Moulin de la Galette (1875-1876), Almuerzo en el restaurant Fournaise (El almuerzo de los remeros, 1869), Baños en el Sena (La Grenouillère, 1869) y una serie de retratos femeninos entre los que se encuentra el de la mujer de Monet (1872-1874).
 
A partir de 1877, Renoir se distancia de los impresionistas, cree que su fama de radicales le perjudica y él quiere vivir de su oficio. Comienza una etapa de éxito comercial y social durante la que pinta numerosos retratos de encargo protagonizados por señoras y por niños. Aquí destaca la serie dedicada a la familia de su galerista, Durand-Ruel. Una parte importante del recorrido está dedicada a los paisajes, un género que le servía de distracción personal. Son cuadros de pequeño formato con vistas de Normandía, Italia, Provenza o la Costa Azul.

Las numerosas escenas familiares protagonizadas por sus tres hijos y su esposa dan pie a la última sala en la que se llega a la apoteosis del desnudo a través de bañistas. Son mujeres de cuerpos monumentales y desproporcionados, a la manera de Miguel Ángel, Tiziano y Rubens. Estos desnudos fueron admirados por muchos maestros posteriores como Bonnard, Matisse, Modigliani y Picasso.


 08_1476791695_460123

Una de las salas con la obra La Sra. Thurneyssen y su hija, 1910 (al fondo).


El sonido y el olor del lienzo

Uno de los cuadros más bellos de la colección permanente del Thyssen es Mujer con sombrilla en un jardín, un óleo de Renoir de 1875. Ocupa la última sala de la antológica una recreación de esta obra que intenta multiplicar las sensaciones del espectador al contemplarla. El visitante puede palpar la pintura y, con los auriculares que se facilitan en la visita, disfrutar a fondo de la recreación multisensorial.

Las personas con discapacidad visual disponen de cartelas en braille y una audiodescripción con indicaciones para hacer un recorrido táctil por la pieza. Y se pueden oler las fragancias de las flores que pueblan el jardín abandonado, escuchar el canto de los pájaros, el zumbido de las abejas y las risas de los niños.



La intimidad de Renoir

El Museo Thyssen de Madrid acoge una retrospectiva que reúne algunas de sus obras impresionistas más emblemáticas junto a su abundante producción como retratista y pintor de escenas íntimas


 01_1476791478_139963

El Thyssen reúne 76 obras de uno de los impresionistas más populares en una gran monográfica que reivindica su complejidad. En la imagen, dos visitantes del Thyssen ante sendos desnudos de Renoir: La fuente (1906, a la izquierda) y Gran bañista (1905).


 03_1476791522_545672

Y de disfrute, gozo y alegría de pintar trata la exposición, la primera antológica que se le dedica en España, según asegura Guillermo Solana. También se puede ver estos días al maestro francés en la Fundación Mapfre de Barcelona, centrada en los retratos de mujeres, escogidos de la colección del Museo d’Orsay. En la imagen, un visitante observa la obra Ninfa junto a un arroyo, 1869-1870.


 04_1476791584_275506

Sobre el título, Intimidad, el comisario precisa que Renoir quería que su pintura fuera contemplada con los cinco sentidos.


 05_1476791611_288180

La etapa impresionista (1869-1880) ocupa las dos primeras salas y reúne iconos de Renoir como Después del almuerzo, Almuerzo en el restaurante Fournaise o Baños en el Sena. En la imagen, la obra retrato de la mujer de Monet, 1872-1874.


 06_1476791640_805705

A partir de 1881 el pintor vuelve la mirada a la tradición clásica, sin abandonar del todo el lenguaje impresionista. A lo largo de toda esa década Renoir adquiere reputación como retratista de encargo, una faceta que ocupa el segundo apartado de la muestra.


 07_1476791666_641647

Le siguen los "placeres cotidianos", con escenas sobre todo de mujeres en interiores, abstraídas en distintas actividades; "paisajes" de la costa normanda y alrededores; "escenas familiares y domésticas" y, por último, un apartado sobre "bañistas". En la imagen, Mujer al piano, 1875-1876 (izquierda).


 00_1476791733_445547

"Tendemos a celebrar la pintura trágica -Van Gogh, Munch- como la más heroica, pero puede haber más heroísmo en mantener ese espíritu de celebración, considerando que Renoir no siempre lo pasó bien y a veces lo pasó muy mal", señaló Solana. En la imagen, la obra Después del almuerzo, 1879.


 10_1476791760_395686

Guillermo Solana, director artístico del Museo Thyssen y comisario de la muestra 'Renoir. Intimidad', explica La Grenouillère (1869).



elpais.com / Julián Rojas / Víctor Lerena - EFE
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA (Madrid) 
 
Un Thyssen 'deluxe' en Barcelona

'Habitación de hotel' de Edward Hopper es una de las obras maestras que vienen del Thyssen.



 01_1478345107_588592

El museo cede 63 obras maestras con relecturas insólitas que enfrentan a El Greco con Veronese y Chagall

Una batalla (pictórica) de vírgenes. Un triángulo celestial, con un punto de ring de boxeo entre los Grandes:Veronese, El Greco y Chagall. Sus tres Anunciaciones se enfrentan en un diálogo en azul marcado por la tensión estética. Si Veronese ya modernizó el género introduciendo elementos de la vida cotidiana, como un perrito faldero a los pies de la Virgen, El Greco desdibujó todo rastro de paisaje en unas nubes místicas, incendiadas por la aparición del ángel y un rostro de la María totalmente dramático. En pleno Holocausto, Chagall pintó La Virgen de la aldea, que se eleva en el cielo vestida de novia.

Este inédito ménage à trois que transgrede épocas y estilos forma parte de Un Thyssen nunca visto, la exposición que inaugura la celebración de los 50 años de la pinacoteca madrileña y que trae a Barcelona 63 de sus obras maestras. CaixaForum se convierte en un mini Thyssen en el que su director Guillermo Solana relee la Historia del Arte con un relato que dinamita cánones y la división por épocas o escuelas. Porque en pleno Renacimiento ya latía el cubismo: las vanitas no son más que la destrucción del objeto en las naturalezas muertas, que evolucionarán hasta su total desmaterialización.Yde un bodegón clásico se da el salto al postimpresionismo de Cézanne con Botella, garrafa, jarro y limones (1902-1906), una delicadísima joya de la acuarela. Del paisaje cósmico de 1500 -un término acuñado por el pintor flamenco Joachim Patinir- pasando por el realista El arroyo de Brème (1866) de Corot hasta llegar al punch en la mandíbula de Georgia O'Keefee, que en Desde las llanuras II (1954) incendia el campo de Texas con un naranja hipersaturado, entre la abstracción y el pop, un paisaje enmarcado por rayos amarillo limón.

Ordenada como si fuesen capítulos de un códice antiguo, con títulos en latín (Sacrum Mysterium, Dramatis Personae, De Rerum Natura, etc.), la exposición es casi un antiThyssen, con lecturas radicales que serían imposibles en las salas clásicas del museo de Madrid. El mar alucinado de Las nubes de verano de Emil Nolde, que pintó en 1913, el año de su viaje a las islas del Pacífico sur, forma un (insospechado) díptico con el convulso Cristo en la tempestad (1596) de Brueghel, con un mar encrespado y una paleta cromática que no desentona con la del expresionista alemán. Toda la exposición es apasionante juego de contrastes y afinidades impensables: el autorretrato de Rembrant versus El arlequín con espejo (1923) de Picasso, el Último retrato (1976-77) desasosegante que Lucian Freud hizo de una mujer contrapuesto a un Giacometti, un inquietante Retrato de mujer (1965) que también parece inacabado. Y en esa soledad femenina aparece, imponente, otra de las joyas más preciadas del Thyssen: Habitación de hotel (1931) de Hopper.

La Venecia smufatta de Canaletto y el París impresionista de Pisarro enmarcan el laberinto urbano de paisajes de acera, que queda clausurado con el hipermoderno Cabinas telefónicas de Richard Estes, máximo exponente del fotorrealismo. En el vagabundeo por la urbe sorprende un Kandinsky de la primera época, casi fauvista: Johannisstrasse, Murnau (1908), en el que se servía del color -y de formas aún realistas- para expresar su sentimiento interior. Un sentimiento que conecta con los bosques interiores de Max Ernst, que en Árbol solitario y árboles conyugales (1940) transforma los árboles en un escenario fantasmagórico de formas antropomorfas y coralinas. El de Barcelona es otro Thyssen, un museo delicatessen.

elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA (Madrid) 
 
Carmen Cervera amenaza con llevarse sus cuadros del Thyssen

La cesión gratuita de 429 obras de la colección particular de la baronesa expiró ayer, lunes, sin un acuerdo con Cultura



 10_1485864318_130699

Carmen Cervera, junto a una de las obras de su colección, 'Nedick's', de Richard Estes.

Carmen Cervera, viuda del barón Thyssen, se llevará parte de su colección fuera de España si las negociaciones entre sus abogados y los del Ministerio de Cultura no logran renovar el acuerdo existente entre ambas partes, que expiró ayer lunes. En total, se trata de 429 piezas, en su mayor parte de pintura europea, depositadas por la baronesa desde 1999 en régimen de préstamo gratuito, en virtud a un pacto con la Administración. De no llegarse a un acuerdo, el destino del conjunto, valorado en 800 millones de dólares (unos 750 millones de euros), aún no está claro.

La decisión no afecta al grueso de las obras que cuelgan de las paredes del museo madrileño, pertenecientes a la colección de Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza, reconocido mecenas fallecido en 2002, que fueron adquiridas por el Estado en 1993 por 350 millones de dólares. Los dos conjuntos reúnen cerca de 1.000 piezas gran valor, principalmente de pintura desde el siglo XIII hasta el final del siglo XX. La baronesa ha reiterado en todos estos años su deseo de que ambas colecciones se expusiesen juntas. Para albergar la colección de la baronesa, el Estado financió una ampliación del Museo Thyssen-Bornemisza que proporcionó a la fundación un 50% más de superficie. Si no se llega a un acuerdo, existe “un plan B” para reordenar la colección permanente en los espacios de la fundación, según fuentes del ministerio.

Tampoco están comprometidas las obras expuestas en el Espai Carmen Thyssen, en Sant Feliú de Guíxols, ni en el Museo Carmen Thyssen de Málaga, que abrió sus puertas en 2011 y cuenta con cerca de 300 obras de pintura española del siglo XIX, uno de los periodos predilectos de la coleccionista. Este diario no pudo contactar ayer con Cervera, aunque el 21 de enero dijo a EL PAÍS: “Ya me gustaría saber qué va a pasar con los cuadros, pero me temo que son mis abogados los que están negociando”.

El préstamo se firmó en 1999 por un plazo de 11 años. Desde que este venció, el pacto entre el ministerio y la baronesa se ha ido prorrogando de año en año, hasta que en 2016 la ampliación del acuerdo se dio solo por seis meses debido al hecho de que el Gobierno estaba en funciones, según se dijo entonces. La última de las prórrogas venció ayer, lunes. El secretario de Estado de Cultura, Fernando Benzo afirma que la situación quedará resuelta en un sentido u otro antes del final de esta semana.


 08_1485864292_839068

'Mata mua', obra de Gauguin, de la colección Carmen Thyssen.

Fuentes del Ministerio de Cultura aducen que la baronesa quiere disponer de su colección para vender algunos de los cuadros más importantes, como ya hizo en julio de 2012, cuando, ante su necesidad de “conseguir liquidez”, Cervera colocó en una subasta celebrada en Londres por 27,89 millones de euros el cuadro La esclusa (The Lock), de John Constable, una de las joyas de su colección privada. Según los términos del acuerdo actual, la baronesa tiene derecho a vender un 10% del valor total de su legado, fijado en 800 millones de euros. La venta del constable, que se vivió como una merma del patrimonio artístico conservado en España, supuso menos del 5%.
Las principales joyas

El secretario de Estado de Cultura y el ministro, Íñigo Fernández de Vigo, confirmaron ayer en conversación con este diario que aquella enajenación “no debió permitirse y que la prohibición de vender nuevas piezas debe formar parte del acuerdo”. Entre los títulos más relevantes de la colección de la baronesa desde el punto de vista de su valoración en el mercado del arte destacan Mata Mua, cuadro emblemático de Paul Gauguin, artista escasamente representado en las colecciones españolas, Campo de trigo, de Pierre-Auguste Renoir, El puente de Charing Cross en Londres, de Claude Monet; Mujer y dos niños junto a una fuente, de Francisco de Goya o Santa Marina, de Zurbarán.

Guillermo Solana, director artístico de la Fundación Thyssen, explica que en las sucesivas negociaciones el número total de los cuadros depositados ha ido disminuyendo de las 656 iniciales a las 429 ahora en cuestión. De esas, "entre 240 y 250 piezas de maestros internacionales" están expuestas en el Palacio de Villahermosa, para cuya remodelación se contó con el arquitecto Rafael Moneo. La fundación cumple en 2017 su 25º aniversario con un programa de exposiciones conmemorativas.

Cervera anunció hace dos semanas la apertura de un nuevo museo con su nombre, el tercero, tras los de Málaga y Sant Feliú de Guíxols (Girona) en Andorra, donde tiene su domicilio fiscal. En el principado también tiene fijada su residencia Borja, hijo de la baronesa, que se enfrenta a una petición de tres años de cárcel por un presunto fraude de 630.000 euros, por fingir que vive fuera de España. Abrirá sus puertas el 16 de marzo en la planta baja de un antiguo hotel.

La baronesa rechazó a finales de 2010 una oferta del Ministerio de Cultura, dirigido entonces por Ángeles González-Sinde, para alquilar su colección durante dos años por una cantidad fijada con base en el cálculo que se estableció para el alquiler de la colección del barón Thyssen antes de que fuera comprada en 1993.

La baronesa comenzó a comprar obra a mediados de los años ochenta del pasado siglo con especial interés por la pintura española, y, sobre todo, la catalana del siglo XIX, la pintura holandesa del siglo XVII, el vedutismo del XVIII, el impresionismo, el posimpresionismo y las primeras vanguardias.




25 años de historia


 09_1485864261_340619

'La esclusa', de John Constable.

En 1993, con la compra por el Estado español de la colección del barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza, se puso la guinda a un pastel que se había estado cocinando desde 1988, cuando se firmó un contrato de préstamo para que España acogiera las obras de arte del aristócrata. Posteriormente, en 1990, comienza la remodelación y adecuación del palacio de Villahermosa, en Madrid, por parte del arquitecto Rafael Moneo para convertirlo es un espacio expositivo que se inauguró en octubre de 1992. El verano del año siguiente se adquieren definitivamente las 775 obras de la Colección Thyssen-Bornemisza, que pasan a formar parte del patrimonio histórico español.

En junio de 1999,se anunció la adquisición de dos edificios adyacentes al palacio de Villahermosa destinados a la ampliación de la sede madrileña de la Fundación Thyssen-Bornemisza y la cesión gratuita de la Colección Carmen Thyssen-Bornemisza durante 11 años, que se han ido prorrogando anualmente, salvo en 2016, cuando, al estar el Gobierno en funciones solo se amplió seis meses.

Cinco años después, en 2004, se abrieron los nuevos espacios con la colección de la baronesa ya viuda; el barón falleció en abril de 2002.

En 2011, se abrieron las puertas de otro palacio que alberga obras de Carmen Cervera, esta vez en el de Villalón, en el centro de Málaga, que alberga unas 300 obras de uno de los periodos favoritos de la coleccionista: el siglo XIX español.

La esclusa, obra del inglés John Constable, marcó el año 2012. La baronesa sacó a subasta el lienzo en la casa londinense Christie’s y lo vendió por 27,89 millones de euros. Cervera alegó falta de liquidez. El óleo había sido adquirido por el barón Thyssen en 1990 en Sotheby’s por casi 13 millones.

Hace unos días, la baronesa anunció la próxima inauguración de un nuevo Museo Carmen Thyssen en Andorra. La primera exposición de este centro abrirá sus puertas al público el próximo 16 de marzo. Este año se celebra el 25º aniversario de la creación del museo madrileño.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA (Madrid) 
 
Carmen Thyssen abre un pequeño museo en Andorra

Abrirá sus puertas el 16 de marzo en la planta baja de un antiguo hotel



 08_1485864467_614754

La baronesa Thyssen visita el stand de Andorra. Pepe Méndez / EFE

Con sus 75.000 habitantes y sus ocho millones de turistas anuales, el Principado de Andorra es el lugar elegido para acoger la sede del nuevo Museo Carmen Thyssen. Abrirá sus puertas el 16 de marzo en la planta baja del antiguo Hotel Valira, en la parroquia de Escaldes-Ergondany. Su primera exposición se titulará Escenariosy mostrará 26 pinturas de la colección de la baronesa, la mitad de las cuales forman parte de las 430 que en concepto de préstamo se exhiben en la Fundación Thyssen junto a la colección que el Estado español adquirió al barón Thyssen Bornemisza en 1992.

Guillermo Cervera (Barcelona, 1969), conocido repostero y submarinista, será el director artístico de un museo que tiene previsto renovar su exposición, para la que el centro contará con un espacio de 250 metros cuadrados, cada 11 meses, según explicó el propio Cervera durante la presentación del proyecto celebrada el jueves por la mañana en el pabellón de Andorra en Fitur. La baronesa, que visitó la feria el día anterior, no compareció a la presentación del tercer museo bajo su marca. Los otros dos están en Málaga y Sant Feliu de Guíxols (Girona).

Carmen Cervera y su hijo Borja Thyssen residen en Andorra por motivos fiscales. La operación se ha realizado a tres bandas: El Ayuntamiento de Escaldes, que paga el alquiler (unos 6.000 euros al mes); el Ministerio de Cultura andorrano, encargado del mantenimiento y de las actividades (300.000 euros al año); y la Fundación Museo Andorra, en cuyo patronato está presente el Gobierno andorrano, el administrador de la familia Thyssen Jordi Macià y Carmen Cervera y Borja Thyssen como vicepresidentes vitalicios. La puesta en marcha del museo, restauración incluida ha tenido un coste de 960.000 euros.
Primera exposición

Aunque Guillermo Cervera prefiere ser discreto respecto al contenido de la primera exposición —“queremos que sea una sorpresa para los visitantes”—, accedió a explicar que se trata de obras que recorren los principales movimientos pictóricos desde finales del realismo del siglo XIX hasta el hiperrealismo del siglo XX. De las obras de la colección de Carmen Thyssen que se exponen habitualmente en Madrid destacan tres: un lienzo de Gauguin titulado Un huerto bajo la iglesia de Bihorel (1884); Conversación bajo los olivos, pintada por Matisse en 1921 y La cabaña de Trouville, marea baja (1881), de Monet.A largo plazo, asegura Guillermo Cervera, se podrán ir viendo nuevos cuadros de la colección de Carmen Thyssen, tanto de los que se exponen en Madrid como los que ella tiene almacenados en diferentes domicilios. También estudian la posibilidad de colaborar con otros centros tanto nacionales como internacionales.Ante las reticencias que puede suscitar el hecho de que Guillermo Cervera sea más conocido por su talento culinario que por su conocimiento artístico, responde: “Conocí la colección cuando esta se encontraba en Lugano (Suiza). Hace más de veinte años que trabajo con la colección Carmen Cervera y formo parte del patronato del museo de Málaga, además de haber estudiado Museología durante dos años en Londres”.Sobre la idea de abrir un museo precisamente en Andorra, el director artístico explica que la baronesa tiene una relación romántica con el principado. “Vive allí mucho tiempo. ¿Por qué no mostrar allí su colección?”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA (Madrid) 
 
Carmen Cervera mantendrá su colección en España si puede disponer de “60 obras para exposiciones internacionales”

"Pedimos un marco legal que respete el valor del conjunto, pero por razones que no comprendemos no ha sido posible”, declara la baronesa



 08_1485864787_324389

Carmen Cervera, en el espacio Thyssen de Sant Feliu de Guíxols (Girona), en julio de 2015. / PERE DURAN

Ni venta ni alquiler. Carmen Cervera renovaría la cesión gratuita de su colección de 429 cuadros a cambio de poder "disponer anualmente de unas 60 obras para poder realizar exposiciones dentro y fuera de España", algo que las condiciones contractuales actuales no le permiten. En declaraciones a EL PAÍS, la baronesa ha lamentado esta mañana que no se haya celebrado una reunión en la que sus abogados hayan podido plantear su oferta. A través de sus representantes legales (Luis Briones del despacho Baker & McKenzie y Miguel Pérez de Ayala) añade que “desea profundamente que su colección privada, que es única en el mundo, pudiera seguir en España durante muchos años más. Todavía no hemos perdido la esperanza de que eso sea así. Hemos intentado por todos los medios que esta colección siga en España, y lo único que pedimos es un marco legal que respete y proteja su extraordinario y único valor. Pero por razones que no comprendemos esto no ha sido posible”.

Mientras viajaba desde Ginebra a Andorra, Carmen Cervera explicó por teléfono que está desconcertada ante el silencio de los representantes oficiales españoles implicados en la negociación de su colección. Según ella, se trata de la Dirección General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, el Ministerio de Cultura y el de Hacienda. La baronesa pidió la creación de una comisión a tres bandas para tratar el asunto en diciembre, aunque sin éxito.

Ayer lunes se extinguió el plazo de la cesión gratuita de su colección y asegura que no ha percibido ningún gesto que pueda interpretarse como interés para que su colección se pueda seguir exponiendo en la Fundación Thyssen de Madrid. El museo expone habitualmente unas 250 obras de la colección Carmen Thyssen.

La baronesa recuerda que el acuerdo que se concretó en 1999 con Mariano Rajoy como ministro de Cultura y Miguel Ángel Cortés como secretario de Estado. Aquel protocolo se formalizó en 2002 por 11 años. Cumplidos estos, el pacto se ha ido renovando año tras año, salvo en 2016, cuando la prórroga se hizo por seis meses, debido a la situación de interinidad del Gobierno español. “En este tiempo, solo he tenido gastos. No he pasado ni siquiera un viaje. Pero llega un momento en el que yo tengo que pensar en mis herederos (Borja y las gemelas) y en que yo no voy a ser eterna. Mientras yo viva, la colección no se puede dividir, pero la situación puede dar muchas vueltas”.

En estos momentos, lo único que espera es que se produzca una reunión y que no tenga que llevarse los cuadros de Madrid. Añade Carmen Cervera que su pretensión de disponer de sus cuadros para realizar exposiciones en el exterior no es descabellada. “Con Tomás Llorens como director [entre 1991 y 2005] llegamos a hacer 37 exposiciones fuera del museo. Después, con Guillermo Solana, ha sido imposible.”




Méndez de Vigo: “Estamos a la espera de la decisión de la baronesa Thyssen”


 09_1485864854_998394

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, durante su participación esta mañana en un desayuno informativo. / EFE

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, se ha referido hoy martes en un desayuno con la prensa a la negociación entre su ministerio y Carmen Cervera a propósito de la colección de la baronesa depositada en la Fundación Thyssen de Madrid. "La de doña Carmen es una colección privada de la que ella es titular, es suya. En 1999 se pactó un préstamo 350 obras, la mitad se exhibe en el museo, era por 10 años y se fue renovando. Vence hoy, estamos a la espera de la decisión de la baronesa. Ella puede disponer de ella o hacer lo que considera conveniente", defendió Méndez de Vigo.

De no llegarse a un nuevo acuerdo, Carmen Cervera amenaza con llevarse la colección, valorada en unos 750 millones de euros, fuera de España, como adelantó hoy este diario.

"Agradecemos mucho a Doña Carmen que nos haya prestado esta colección estos años. Ahora la baronesa pedía un cambio. No se trataba de concesiones económicas, sino de condiciones a la hora de vender determinadas obras de la colección. Hemos sido generosos en la negociación", ha agregado el ministro.

En 2012 Carmen Cervera colocó en una subasta en Londres por 27,89 millones de euros el cuadro La esclusa (The Lock), de John Constable, una de las joyas de su colección privada. Según los términos del acuerdo actual, la baronesa tiene derecho a vender un 10% del valor de su legado, fijado en 800 millones de euros. La venta del constable, que se vivió como una merma del patrimonio artístico conservado en España, supuso menos del 5%.

Sea cual sea la decisión final sobre el acuerdo entre el ministerio y la baronesa, no afecta al grueso de las obras que acoge el museo Thyssen en Madrid, pertenecientes a la colección del mecenas Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza, fallecido en 2002, que fueron adquiridas por el Estado en 1993 por 350 millones de dólares.

Por otro lado, sobre el Museo del Prado, Méndez de Vigo señaló que el mejor concurso es el patronato de la pinacoteca, que deberá decidir sobre cómo sustituir a Miguel Zugaza.. Y añadió que sí había visto las cinco películas candidatas a mejor filme en los Goya, a diferencia del presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, que reconoció no haber visto ninguna.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA (Madrid) 
 
Budapest lleva al Thyssen los grandes tesoros de sus colecciones

El Bellas Artes y la Galería Nacional, cerrados por obras, prestan 90 obras para celebrar los 25 años de la fundación madrileña



 00_1487062490_877427
 
Montaje de la exposición con los tesoros de Budapest. Retrato de Goya a Manuela Camas y de las Heras, esposa de Cea Bermúdez (1793). SAMUEL SÁNCHEZ

El Museo de Bellas Artes de Budapest y la Galería Nacional de Hungría suman más de 100.000 obras y entre tantos tesoros se encuentra la que está considerada como la mejor colección de pintura española en el extranjero. Cuadros de Velázquez, Goya, Zurbarán o Murillo estarán ahora en el Museo Thyssen de Madrid junto a otros de Leonardo da Vinci, Durero, Rubens, Cézanne o Manet. En total, 90 obras de las escuelas italiana, alemana, flamenca y española que por primera vez se muestran conjuntamente en España junto a relevantes artistas húngaros.

La exposición, que servirá para celebrar el 25 cumpleaños del museo madrileño, estará abierta desde el 18 de febrero al 28 de mayo y será inaugurada el viernes por el presidente húngaro, János Áder, y los reyes de España, Felipe y Letizia.

Los dos museos húngaros están reformándose y mientras duren las obras parte de sus colecciones viajarán por diferentes museos del mundo; esa es la razón de que pasen por España. La selección que ahora podrá verse en Madrid es un resumen de las piezas más esenciales de las gigantescas colecciones húngaras. Tamás Végvári, subdirector del proyecto de transformación museística explicó durante un reciente encuentro con periodistas españoles en Budapest que fueron varios los museos interesados en alojar esta versión de la colección. Según Tamás Végvári, los máximos responsables del museo del Prado (Miguel Zugaza, Gabriele Fianaldi y Miguel Falomir) visitaron Budapest hace más de un año interesados en la exposición, pero a causa de las fechas no llegaron a un acuerdo. “Nuestra vinculación viene de antiguo con el Museo Thyssen por los orígenes del barón y porque antes de que la comprara España, en 1985, 47 obras de su colección estuvieron expuestas en nuestro museo”.

Tanto Tamás Végvári como Guillermo Solana, director artístico del Thyssen coinciden en asegurar que en la negociación no ha habido ninguna transacción económica. “Les hemos financiado la restauración de diez obras y nos comprometemos a ser generosos para las exposiciones futuras que ellos programen”, asegura Solana.

Creado en 1896, coincidiendo con la celebración del milenario de la fundación de Hungría, el Museo de Bellas Artes arrastra una historia de guerras e invasiones frente a las que ha conseguido sobrevivir sin heridas mortales. Su riqueza en arte español se debe, fundamentalmente, al gusto de unos de sus mayores mecenas, la familia Esterházy.

La exposición está dividida en siete apartados ordenados de manera cronológica por Guillermo Solana y Mar Borobia, jefa de Conservación de pintura antigua del Thyssen. Arranca con el Renacimiento en el norte de Europa y en el sur. Una escultura atribuida a Leonardo y tres dibujos cuelgan junto a una de las obras más relevantes de la colección: Salomé con la cabeza de san Juan Bautista, de Lucas Cranach, el Viejo, pintada hacia 1526-1530. Otra de las piezas más señeras es La Virgen con el niño y San Juanito, una tabla pintada por Rafael hacia 1508. En este grupo está incluida La Magdalena de El Greco, por los orígenes venecianos del artista y por la fuerte influencia que en esta obra se percibe de Tiziano, según precisa Mar Borobio.

La exposición sigue con el Barroco en Flandes y Holanda con una sala protagonizada por obras de gran formato de Peter Paul Rubens y Anton van Dyck. Del barroco en Italia y en España se exhiben obras de Annibale Carracci junto a Alonso Cano y Velázquez.

En el espacio dedicado al siglo XVIII europeo están los venecianos Sebastiano Ricci y Giambattista Tiepolo junto a las sorprendentes esculturas Franz Xaver Messerschmidt, tres bustos de una serie de 54 en los que se habla de trastornos mentales o extrañas personalidades. Junto a todo ello, destaca una pared donde cuelgan tres goyas. Uno es el precioso retrato de Manuela Camas y de las Heras, esposa de Cea Bermúdez realizado en 1793.

La penúltima parada es una sala monográfica dedicada a la nueva imagen de la mujer, con obras de Manet o Kokoschka. La muestra acaba con la modernidad: de Pissarro a Bortnyik, donde se representa lo que ha sido el arte internacional desde el siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial. 

 
Liget, un costoso y contestado barrio de museos

El préstamo de las 90 obras que ahora se pueden ver en el Thyssen procedentes del Museo de Bellas Artes de Budapest y de la Galería Nacional de Hungría ha sido posible por el reajuste museístico que vive la capital húngara, un costoso proyecto de 1.000 millones de euros que se levantará sobre el parque Liget y que agrupará los museos de Bellas Artes, Transportes y Etnología, la Casa de la Música y el Centro de Restauración y depósitos. Las obras comenzaron en 2015 y se estima que acabarán en 2022. Tamás Végvári, subdirector del proyecto Liget explica que la financiación parte exclusivamente del gobierno del conservador Viktor Orbán, sin ayudas europeas ni de empresas privadas.

Piensan en proyectos similares de Berlín o Viena y, sobre todo, en atraer turistas de toda Europa que no se desplacen exclusivamente a consumir el alcohol más barato de la Unión, sino a degustar Cultura.

El emplazamiento en el que se levantará el colosal complejo es un hermoso y céntrico parque municipal de 100 hectáreas, unas diez veces superior en extensión al madrileño parque del Retiro. “Critican por ignorancia”, asegura Tamás Végvári, “porque de los 6.000 árboles importantes que tenemos, sólo se tocarán 200, que serán trasladados y sustituidos 800 nuevos, tal como nos obliga la ley.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA (Madrid) 
 
Carmen Thyssen: “Con Montoro me intercambio ‘christmas”


La baronesa quiere que su colección se quede en España y no descarta tener que vender otra obra



 00_1487262699_657178

La baronesa Thyssen visita el stand de Andorra en Fitur. 

El Museo Thyssen está de celebración, cumple 25 años e inaugura la exposición Obras maestras de Budapest. Del Renacimiento a las Vanguardias. A pesar de la efeméride, de la reunión de estupendas piezas que difícilmente salen de Hungría, de la presencia de la embajadora de este país y del director del Museo de Bellas Artes de Budapest y de la Galería Nacional, lo que sobrevuela por el museo y más en presencia de Carmen Thyssen es qué va a ocurrir con su colección. Cuál es el estado de las negociaciones sobre el acuerdo que permitiría que sus obras permanezcan en el museo madrileño.

En la rueda de prensa de presentación de la exposición repartieron un comunicado en el que la baronesa declara: “Deseo que mi colección de arte, siga en España y pueda ser admirada por la gente de forma permanente siempre y cuando tenga un marco legal que respete el valor de esta colección única, que garantice la accesibilidad y movilidad de las obras para poder llevar a cabo exhibiciones en todo el mundo y para dotar a la colección de mayor visibilidad”.

Carmen Thyssen quiso destacar que su papel como mecenas también es pensar en el futuro de estas piezas. “Llevamos cinco años con renovaciones anuales o semestrales del préstamo. Ahora tenemos que pensar en un marco que respete y proteja el valor de esta colección única de forma permanente y a largo plazo”. La baronesa no quiso concretar cuál sería ese largo plazo al que se refiere. “Puede ser de muchos años o definitivo. Hay que sentarse a decidir”. Lo que quiere es que dejen de ser anuales como ha ocurrido en los últimos años. El primer acuerdo al que se llegó en 1999 fue por 11 años, después se prorrogó cada año, hasta 2016 que solo fue por seis meses por estar el Gobierno en funciones.

Asegura que con el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, tiene buena relación y que su disposición es muy buena. El comunicado termina diciendo “debemos tener la predisposición de todos interlocutores”. Y con estos se refiere además de a ella y al Ministerio de Cultura, al de Hacienda. Pero ante la pregunta de cuál es su relación con Montoro responde: “Nos intercambiamos christmas”.

Ha manifestado que tanto ella como la colección se han sentido abandonadas y recuerda que tiene obras impresionistas y expresionistas que serían un gran aporte para el patrimonio español: “Todo el mundo entiende que una colección de arte valorada en más de 1.000 millones de euros no puede estar en una situación de precariedad. Y que un préstamo gratuito de las obras de mi colección que, según consta en las cuentas anuales de la Fundación (publicadas en el BOE) genera unas ganancias para Madrid de entre siete y ocho millones de euros anuales, no debería estar sin un marco legal claro y estable”.

Carmen Thyssen confía en que sus obras puedan quedarse en España, pero mantiene que en “régimen de disposición, movilidad y exposiciones mundiales”. Reconoce que no tiene liquidez y que no descarta vender alguna pieza. Recuerda que cuando, en 2012, tuvo que deshacerse de La esclusa, del pintor inglés John Constable, primero se la ofreció al Estado.

Cuando acabó el acuerdo a finales de enero, los participantes en la negociación se dieron un plazo de tres meses para llegar a un nuevo acuerdo. Ya ha pasado medio mes y la baronesa ha mantenido esta mañana la fecha. Todo está por ver, el reloj marca el tiempo de los dos grandes museos del eje Prado-Recoletos el próximo director del Prado aún no está decidido y la permanencia de la colección Carmen Thyssen también está en duda.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA (Madrid) 
 
Carmen Thyssen: "Necesito liquidez y a lo mejor tengo que vender un cuadro"



 01_1487263832_820058

Carmen Thyssen posa hoy ante el cuadro 'La Magdalena Penitente', de El Greco.

"No tengo liquidez, podría vender un cuadro", ha asegurado hoy Carmen Thyssen acerca de las negociaciones sobre la permanencia de su colección privada, que ha valorado en "más de 1000 millones", en el museo Thyssen-Bornemisza: "Me tengo que pagar hasta el taxi, no percibo nada por el préstamo".

Antes de comenzar la rueda de prensa de presentación de la exposición Obras maestras de Budapest, la baronesa había difundido un comunicado valorando en "más de 1.000 millones de euros" su colección privada -distinta de la que constituye el Museo Thyssen gracias a la donación de su marido-.

La viuda del barón Thyssen ha insistido en varias ocasiones en la necesidad de llegar "a un buen acuerdo" con el Estado para actualizar una cesión que se renovó hace quince días por un plazo de tres meses y que está en plena negociación.

"La colección y yo nos sentimos un poquito abandonados", ha subrayado Carmen Thyssen, que ha recordado que cuando vendió en Londres La esclusa (The lock) de John Constable, en 2012 por 28 millones de euros, ofreció la obra "a diferentes patronatos" de museos españoles por si querían adquirirlo "aunque fuera a plazos".

No ha querido ir más allá sobre la posible venta de un cuadro, ni de cuál podría ser porque, ha dicho, "un coleccionista no habla de ventas", pero, ha precisado, no puede "asumir" quedarse "sin liquidez".

"Me tengo que pagar hasta el taxi cuando vengo a las sedes de cualquiera de los museos. No recibo nada, aunque no pretendo ni quiero sacar dinero y todo lo he hecho con mucho cariño, pero, simplemente, para que la colección -la del barón- esté como está en este museo yo tuve que renunciar a mi legítima. Necesito liquidez y a lo mejor tengo que vender un cuadro y lo siento mucho", ha dicho.

Ha insistido en que ella no puede estar "cada año" firmando una prórroga "sin aclarar la situación" de su propia colección.

"Cuando eres mecenas estás protegiendo colecciones pero hay que asegurar su futuro y por eso hay que hacer las cosas bien y ser consecuente con lo que la colección representa para el futuro de mis herederos, para mi futuro como mecenas y para el futuro de las siguientes generaciones".

Quiere, ha recalcado en varias ocasiones, que su colección siga en España pero "exige" movilidad para sus cuadros, que puedan exhibirse en otros museos en préstamo.

En febrero de 2000, ha dicho, firmó un acuerdo en el que "había una interpretación en la parte fiscal" que ella "asumió" porque era, y es, residente en otro país -su pasaporte es suizo-, pero que "desea aclarar", aunque no ha explicado en qué consiste esa "interpretación".

Ha reconocido que hay "muy buena relación" con el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, y disposición para que todo se arregle, así como con el de Hacienda, Cristóbal Montoro: "si nos intercambiamos christmas en Navidad...", se ha reído.

"Hay que esclarecer la forma de hacer las cosas bien hechas. Nada más. Es lo que pido. Se lo he dicho al ministro -Méndez de Vigo- y él tiene tanto interés como yo de que se haga. Mi gran papel es que siga aquí pero quiero mover la colección. Podría ser un acuerdo de muchísimos años o definitivo pero eso hay que sentarse y hacerlo a fondo y que se respete".

La colección de la baronesa, según los datos que se habían manejado hasta ahora oficialmente, se compone de 429 obras, de las que 250 están expuestas, y están valoradas en unos 750 millones de euros.

elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MUSEO THYSSEN-BORNEMISZA (Madrid) 
 
Carmen Thyssen saca a la venta su colección: “Vale más de 1.000 millones”

Cervera presiona al Gobierno para que le permita mover por todo el mundo la obra cedida al Museo Thyssen y alojada en paraísos fiscales de las Islas Cook.



 00_1487268574_732614

Carmen Thyssen y su hijo Borja.

Una semana antes del cierre de las negociaciones con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte por la renovación del préstamo de su colección privada, depositada en el Museo Thyssen-Bornemisza, Carmen Cervera lanza un comunicado en el que pone precio a sus cuadros: vale “más de 1.000 millones de euros”. No aclara cómo ha tasado el conjunto de sus adquisiciones albergadas en paraísos fiscales, pero asegura que “genera unas ganancias para Madrid de entre 7 y 8 millones de euros anuales”.

Este es el argumento que esgrime la viuda del barón Thyssen para advertir al Gobierno de Mariano Rajoy que ni puede estar “en una situación de precariedad”, ni “sin un marco legal claro y estable”, dando a entender que hasta el momento no lo ha tenido. Sin embargo, los presta desde 2002 con una concesión que se firmó por 11 años. Y cuando se agotó se renueva año a año.

  No aclara en su comunicado es que ha sacado del acuerdo casi 230 pinturas desde la cesión original

Cervera ha utilizado la rueda de prensa de presentación de la exposición Obras maestras de Budapest del museo público que ella misma gestiona, para repartir con su despacho de abogados un comunicado en el que ella subraya que “desea” que su colección siga en España “siempre y cuando tenga un marco legal” que la “respete y proteja”, “garantice su accesibilidad y movilidad” para llevarla a exhibiciones “en todo el mundo” para darle “mayor visibilidad”.

Lo que no aclara en su comunicado es que ha sacado del acuerdo casi 230 pinturas desde la cesión original. El mayor despojo ocurrió en 2012, cuando retiró 147 piezas de las salas de exposición. Tampoco apunta que, gracias al acuerdo del que se beneficia, Cervera mantiene la colección privada mejor conservada y revalorizada de Europa. El Estado paga (aval) el seguro de las pinturas, más de 400 millones de euros anualmente, a pesar de que Carmen Cervera oculta su patrimonio pictórico en sociedades radicadas en el paraíso fiscal de las Islas Cook: Nautilus Trustees Limited (que incluye a Omicron Collections Limited, Coraldale Navigation Incorporated, Imberia Anstalt y la citada Nautilus Limited).

Las joyas de la colección de Cervera son Mata Mua de Gauguin (tasado en casi 40 millones de euros), Idas y venidas del mismo pintor (más de 15 millones de euros) o El puente de Charing Cross, de Monet (también en más de 15 millones de euros). Si se llega a firmar la propuesta de Cervera, la revalorización de la colección seguirá creciendo a coste del Estado.


Inversión a fondo perdido

El Estado compró en 2004 dos palacios colindantes al de Villahermosa para mostrar y conservar las obras de arte compradas por Cervera, por los que se desembolsaron más de 3.000 millones de pesetas, sin sumar la reforma. El museo tenía una superficie de 16.000 metros cuadrados y con la ampliación se ganaron 8.300 más. Las nuevas instalaciones habilitaban 16 salas, en las que se expone su colección. El personal técnico del museo está al servicio del exhaustivo mantenimiento de las piezas, que Cervera insiste en haber cedido gratuitamente.

La colección de Cervera, según los datos que se habían manejado hasta ahora oficialmente, se compone de 429 obras, de las que 250 están expuestas, y estaba valorada por la propia dueña en unos 750 millones de euros. En su comunicado de hoy valora en "más de 1000 millones la colección" y recuerda los puntos "esenciales" en los que deben alcanzar "un entendimiento" para acceder a renovar el préstamo de su colección a ese museo.

  Ahora tenemos que pensar en un marco legal que respete y proteja el valor de esta colección única permanente y a largo plazo

Cervera quiere firmar un nuevo acuerdo que le permita mover el fondo por todo el mundo para seguir revalorizando la colección, a costa del erario público español. "Llevamos cinco años con renovaciones anuales o semestrales del préstamo. Ahora tenemos que pensar en un marco legal que respete y proteja el valor de esta colección única permanente y a largo plazo", añade el escrito.

"El primer paso ya lo hemos dado, que es sentarnos a hablar. Las conversaciones son cordiales, de buena fe y van por el buen camino. El ministerio de Cultura está realmente comprometido en encontrar una encontrar una solución para asegurar el futuro de mi colección en España, pero debemos tener la predisposición de todos los interlocutores".

elespañol.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 9 de 9
Ir a la página Anterior  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario