Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
Centro De Arte Botín (Santander)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Centro De Arte Botín (Santander) 
 
El Centro Botín, de Renzo Piano, se inaugurará el 23 de junio en Santander


Acaban las obras del edificio tras años de retrasos y un sobrecoste de 20 millones

El edificio cuenta con dos amplias salas de exposiciones (2.500 metros en su conjunto), un auditorio para 300 personas"



 01_1490869065_544790

Una imagen del Centro Botín, proyectado por Renzo Piano.

Ya hay fecha para la inauguración del Centro Botín en Santander: el próximo 23 de junio. El edificio del arquitecto italiano Renzo Piano, premio Pritzker, se alza hoy sobre la bahía, ya casi rematado, a la espera de abrir sus puertas. Se trata de la infraestructura cultural más importante para la ciudad en décadas. Ese día, viernes, quedará a expensas del público, pero a lo largo de toda esa semana hay previsto un programa de actos inaugurales que comienza el 19. Entre ellos, la presentación de sus exposiciones inaugurales: una de dibujos de Francisco de Goya y la instalación del artista belga Carsten Höller.

Las obras han tenido su ración de polémicas. Según cuenta Guillermo Balbona en el Diario Montañés, que se ha adelantado al anuncio previsto para hoy, de los 80 millones de euros presupuestados en su coste inicial, habrá finalmente un desfase de 20 más, tal como ha reconocido el Gobierno autónomo que preside Miguel Ángel Revilla. Renzo Piano presentó el proyecto en 2011. Las obras comenzaron en verano de 2012 y terminan cinco años después, con dos de retraso respecto a la fecha prevista.

Con una superficie construida total de 10.285 metros cuadrados, el Centro Botín se encuentra ubicado en pleno puerto, cara a la bahía. El edificio está revestido por una piel de cerámica compuesta por 270.000 piezas circulares que reflejan la luz y los colores frecuentemente cambiantes del mar y del cielo sobre el Cantábrico. Articulado en dos volúmenes, el oeste queda dedicado al arte y el este a las actividades culturales y formativas. El proyecto ha estado marcado por la contestación de algunas asociaciones civiles que se mostraron en contra de su emplazamiento.

El edificio cuenta con dos amplias salas de exposiciones (2.500 metros en su conjunto), un auditorio para 300 personas, aulas formativas, área de trabajo, una taberna marinera llamada El Muelle, dirigida por el chef con dos estrellas Michelin en su restaurante Cenador de Amós, Jesús Sánchez. Desde la azotea y el interior, la ciudad adquiere una nueva perspectiva.

El edificio de Piano también servirá de eje para unir dos partes de la ciudad que a lo largo de siglos se han dado la espalda. El Centro Botín rompe la frontera impuesta en el paseo marítimo e integra los barrios más marginales alrededor de sus enormes explanadas. Ha sido concebido, tanto por sus impulsores de la Fundación Botín como por el Ayuntamiento encabezado por Gema Igual (PP) y los gobiernos implicados, como un proyecto urbanístico de transformación, más que como un mero centro cultural.

elpais.com



 

Sin duda será una buena noticia para los amantes del arte de Cantabria.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Viernes, 23 Junio 2017, 11:16; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro Botín (Santander) 
 
Despega en Santander el Centro Botín de Renzo Piano

El premio Pritzker de arquitectura presenta junto al españo, Luis Vidal, coautor del proyecto, su edificio, que será una gran espacio social de arte



 000_1498210486_505264

El arquitecto italiano Renzo Piano, hoy en el Centro Botín en Santander, que él ha diseñado junto a Luis Vidal ante una instalción de Carsten Höller. Ver vídeo

Cuando Renzo Piano aterrizó el miércoles en Santander, quedó preocupado. Hacía sol. Menos mal que al día siguiente, el arquitecto italiano pudo celebrar ese cielo nublado, de capota continua y sutil amenaza de lluvia, sin que el agua llegue a caer. “Ah, sí: esto es Santander”, dijo al mirar por la ventana de su cuarto. Necesitaba esa luz de tono neutro; gris, pero verdosa, que produce la atmósfera inspiradora de su proyecto para el Centro Botín. Lo enseñó un día antes de que este viernes los reyes inauguren el nuevo espacio social para el arte y la creación que ha tardado cinco años en construirse, no sin polémicas.

Despega pues esta semana el Centro Botín, que ha costado 80 millones de euros –la suma final podría ascender a algunos más, pendientes de cuantificar-, desembolsados íntegramente por la Fundación del mismo nombre. En 2012, Renzo Piano recibió el encargo por parte de Emilio Botín, presidente entonces del Banco Santander y fallecido hace ahora dos años. Lo quería rápido. Para 2015, más o menos. “Pero un proyecto así, requiere su tiempo”, asegura el arquitecto italiano. Lo dice feliz ahora porque ve finalizado su primer proyecto en España, pero un tanto triste por no haber llegado a tiempo de que su impulsor lo disfrutara abierto.

Piano, a punto de cumplir 80 años, se alió con el Estudio del español Luis Vidal. Juntos proyectaron un edificio que, asentado en el enclave central del puerto, según ellos, “tenía que volar”. Y además de manera discreta, integrándose en un paisaje que rompe la barrera entre los Jardines de Pereda y la bahía, con el agua y la luz de la ciudad, en constante metamorfosis, como vínculo. No buscaron levantar un icono, pero sí un edificio que despertara orgullo de pertenencia entre sus habitantes. “Resultaría demasiado arrogante aspirar a eso. Aunque, como espacio público, sí debe tener su dignidad”, comentaba Piano durante el paseo que ofreció para mostrarlo de mañana.

Debía además romper otra frontera: la que separa el centro de la ciudad con los suburbios que se adentran hacia los muelles del barrio pesquero y los diques del nuevo puerto. “Ese empeño ha estado presente en nosotros. Cuesta mucho cambiar las ciudades portuarias, son como las industriales, requieren el tiempo, ritmo y la paciencia de los elefantes. Pero al final, ocurre. Y aquí, esperemos que así sea”, confesaba quien consiguió en 1998 el premio Pritzker de arquitectura, autor, entre otros proyectos, del Centro Pompidou, en París.

No sabe si ha logrado lo que Emilio Botín le encomendó. Aunque ha querido mantenerse fiel a la inspiración de su encargo. “Esta ciudad guarda una relación metafísica con su atmósfera. Posee un clima cambiante, se compenetra perfectamente con la lluvia, convive con el mar. Lo entiendo bien, porque el salitre también es mi elemento: soy de Génova”, asegura el arquitecto.

El proyecto no ha estado exento de polémicas. Primero, las del enclave. Ciertos sectores de la ciudad se oponían a que un edificio estorbara la vista abierta hacia la cordillera desde la bahía. Luego vinieron otros: desavenencias entre los constructores –OHL y ASCAN- y un precio que ascendía sin que, según comentan fuentes de las empresas encargadas de edificar, estuviera cerrado del todo el proyecto. Esto incrementó un coste que fue necesario renegociar para que la obra continuara tras un parón de algunos meses en 2016.

Piano y Vidal escucharon propuestas de la ciudad, incluso se abrieron a ciertas críticas: “Hay que entrar de puntillas en los lugares que desconoces. Tenemos que acostumbrarnos a adoptar la humildad de saber escuchar. Aunque el proyecto ha sido en esencia el que surgió al principio, hemos visto que en algunos aspectos, ciertas críticas llevaban razón y hemos incorporado cambios”, señala Piano.

En ese sentido, los responsables esperan con cierto nerviosismo al próximo sábado. “Cuando la gente lo haga suyo, esto es para la ciudad”, afirma el arquitecto italiano. “Hasta el viernes será nuestro, pero después, con cierta tristeza, tenemos que despedirnos de él y entregárselo a quienes verdaderamente lo van a disfrutar”.

No sólo por dentro, si no en la transformación de los alrededores. En eso han tenido su papel Fernando Caruncho, paisajista, y la artista Cristina Iglesias. Ambos han sido los encargados de diseñar y decorar de nuevo un espacio especialmente querido para los santanderinos como son los Jardines de Pereda. “Hemos construido un camino, un lugar donde encontrarse y esperar. Ahora sólo nos queda que la gente lo acepte y lo haga suyo”, comentó Iglesias.

Javier Botín, presidente ahora de la Fundación que lo ha impulsado, está seguro de que la ciudad lo adoptará rápidamente y agradecido a los que se han implicado en el resultado: “Mi padre dejó claro tres aspectos que debíamos cumplir. Nuestro proyecto debe ser social, a través de la creatividad y el arte. También aspira a tener un impacto global como foro de atracción, pero, además, potenciar lo local. Santander y Cantabria como protagonistas del cambio que supone este Centro en el conjunto de España”.


 renzo_piano_centro_botin_art_centre_santander_spain_designboom_1800_1498210781_727186

Imagen del Centro Botín en Santander.


Goya y Carsten Höller, para empezar

Una exposición de dibujos de Goya y otra del artista belga Carsten Höller, inauguran los amplios espacios de muestra en el Centro Botín. Desde el sábado hasta finales de septiembre, el trazo del genio español convivirá con las instalaciones de quien explora, “como un parque de atracciones de la mente”, en sus propias palabras, emociones y sensaciones vivas. La muestra de Goya ha sido posible gracias a la colaboración del Museo del Prado. Y así se lo agradeció Javier Botín, presidente de la Fundación, a los dos directores del museo –Miguel Falomir, recién nombrado y Miguel Zugaza, el responsable salientem, ahora a cargo del Museo de Bellas Artes de Bilbao- que han hecho posible echar a andar con una firma como la del artista aragonés. Las exposiciones y el restaurante El Muelle, que ha puesto en funcionamiento Jesús Sánchez –rey de la cocina regional, con dos estrellas Michelin en El Cenador de Amós- son las principales atracciones de la apertura.

Es algo que recalcó también Fátima Sánchez, directora ejecutiva del Centro Botín: “Conseguir mejorar y articular el eje de la cornisa cantábrica, enriqueciéndolo y dotándolo de mayor dinamismo”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro Botín (Santander) 
 
El arte flota en Santander

El Centro Botín se abre con grandes exposiciones de Goya y Carsten Höller



 00_1498211997_401725

Asomado al mar. Parte del doble edificio del Centro Botín se alza sobre el mar, en pleno centro de la bahía santanderina, lo que unido a su suspensión sobre gruesas columnas le confiere cierta ligereza pese a su considerable volumen, de acuerdo con el proyecto definitivo de Renzo Piano y Luis Vidal (Pedro Puente Hoyos / EFE)

El arte “vuela y flota” sobre el mar y la tierra en el Centro Botín de Santander, que hoy inauguran los Reyes. La poética descripción es del arquitecto del edificio y premio Pritzker de Arquitectura, Renzo Piano , que junto con el estudio Luis Vidal firma aquí su primera gran obra en España: un edificio de dos módulos en suspensión sobre gruesas columnas de siete metros de altura. Son dos bloques flotantes cuyas fachadas acristaladas y revestimiento a base de 280.000 piezas circulares de cerámica “juegan con la luz y cortejan al agua”. En cumplimiento de un proyecto personal del fallecido expresidente del Santander, Emilio Botín, la fundación que lleva su apellido abre el centro tirando la casa por la ventana y se estrena con dos exposiciones de lujo: una serie de 81 dibujos de Goya procedentes del almacén del Museo del Prado y restaurados para la ocasión, y la primera instalación del belga Carsten Höller en España, titulada Y. Ambas podrán verse hasta septiembre.

Cada uno de los bloques trapezoidales que forman el centro, asomados ambos a la bahía santanderina y de dos plantas, tiene una función. El más grande, formados por dos salas con una superficie total de 2.500 metros cuadrados, es el destinado desde ayer mismo a exposiciones; el menor, situado al este y con un auditorio de estructura móvil con capacidad para 300 personas, se dedicará a las actividades formativas y culturales.

  El revestimiento, con 280.000 piezas de cerámica, “juega con la luz y corteja al agua

La construcción del Botín, iniciada hace cinco años con un presupuesto de 80 millones que según algunas estimaciones puede verse incrementado en otros 20, implicó una amplia intervención en esta zona clave de la ciudad. Un túnel de más de 200 metros liberó gran parte del suelo utilizado para el centro. Y los jardines de Pereda, hacia donde se orientan las fachadas del doble edificio opuestas al mar, recuperaron su antiguo esplendor. Una composición escultórica de Cristina Iglesias, premio nacional de Artes Plásticas, se intercalan en este entorno ajardinado con cuatro pozos y un estanque que simbolizan “lo subterráneo”.

La elevación del inmueble del Centro Botín no sólo le confiere ese efecto de flotación tan destacado en la presentación de ayer. También deja el mar a vista rasante, tal como reclamaron los vecinos cuando se anunció el proyecto. Y abre una amplia plaza junto a los jardines, no ya alrededor del centro si debajo de los dos bloques. Así, la enorme edificación da lugar a un nuevo espacio público en lugar de hurtarlo. Eso, unido a la corrección del emplazamiento para situarlo frente al emblemático Mercado del Este y no ante la sede del Banco Santander, atemperó los iniciales recelos y críticas populares acerca del posible resultado del proyecto, que hoy provoca más aplausos y menos quejas.

“No debíamos cerrar la vista a la bahía. Lo comprendimos escuchando a la ciudad”, admitió Piano. “Esta es una obra para las personas, para que puedan reunirse, pasear, compartir conocimientos. No es ni puede ser un edificio arrogante. No debe intimidar sino atraer. Y creo que es bello”.

  “Este no es un edificio arrogante; no debe intimidar, sino atraer”, afirma Renzo Piano

El arquitecto elogió a Emilio Botín como “cliente leal, atento y emotivo”; como “hombre que amaba el mar”, al que gustaba pescar –faceta suya poco conocida–; y que “te enseñaba a contemplar el agua con la lentitud debida y, así, a entablar una relación metafísica con ella”.

Javier Botín, hijo del financiero y actual presidente de la Fundación Botín, definió la obra como “un centro de arte con una misión social”. Y la directora ejecutiva de la fundación, Fátima Sánchez, indicó las metas principales: constituir “un eje cultural de primer orden” que merezca el reconocimiento internacional sin perder la marca local; generar riqueza en la ciudad, poniéndolas en el mapa de las grandes instituciones culturales, y “explotar la capacidad del arte para potenciar la creatividad de las personas”.

En ese apartado del estímulo creativo se sitúan los ambiciosos aunque no muy conocidos planes de la fundación de convertirse en referencia de la enseñanza de las artes en conexión con la inteligencia emocional: un área en la que los responsables de la organización llevan trabajando cuatro años junto con la Universidad de Yale.

Más palpable por ahora es la actividad expositiva de la fundación, no nueva pero que desde ayer adquiere otra dimensión con el centro. Las muestras de Goya y Höller son en este sentido una señal clara.

La exposición de dibujos del genio aragonés, titulada Ligereza y atrevimiento, reúne por primera vez “en decenios” –según el comisario de la muestra y jefe del departamento de Dibujos del Prado, José Manuel Matilla– gran parte de las obras que conforman “el diario visual de Goya” a partir de sus albumes privados. El conjunto ofrece una panorámica del impulso creador del artista desde sus primeros años en Madrid hasta los últimos en Burdeos; con retratos y escenas de guerra, sufrimiento y marginación que forman una crítica crónica social de finales del siglo XVIII y primeros del XIX.

En la planta superior a la de Goya, Carsten Höller presenta su primera monográfica en España: una y griega formada por túneles con luces parpadeantes que conducen a sendos espacios simbólicos “de la madre y el padre” compuestos por elementos tan diversos como un tanque de agua saturada de sal donde el visitante podrá bañarse y flotar “como en el mar Muerto” y una cama que gira y sube hasta casi el techo, a disposición de todo el que quiera pasar una noche en el centro, por 250 a 350 euros, según temporada.

  El Centro se asegura el éxito inicial con un abono de 2 euros para locales

Hace apenas tres meses, cuando pusieron fecha a la inauguración del Centro Botín después de cinco años de obras, los directivos de la Fundación Botín andaban temerosos. Con una oferta de apertura como la que desde el 23 de junio compondrían las exposiciones de Goya y Höller; incluso con la mera oportunidad de pasearse alrededor y debajo de la nueva construcción, de subir y bajar por las escaleras y plataformas de un edificio con las mejores vistas posibles de la bahía de Santander, el éxito estaba asegurado para los meses de verano. Pero ¿y después? ¿Qué pasaría a partir de octubre? ¿Acudiría al Centro Botín los santanderinos y los escasísimos turistas que por allí van en invierno?

Aunque todo esté por ver aún, los responsables de la entidad respiran tranquilos desde hace más de un mes. El 11 de mayo, el Centro lanzó un abono vitalicio y casi gratuito –cuesta dos euros– para todos los empadronados en Santander o nacidos en la ciudad. En las primeras seis horas se vendieron 2.000 de estos pases. Hoy son ya 72.000, sobre una población de unos 175.000 habitantes.

Hace unas semanas corrió el bulo de que el precio del abono iba a subir a 20 euros. Fue la bomba. La noticia hizo que miles de personas se abalanzaran al ordenador para comprar su pase antes de la subida. La central de expendedora en red de tickets para museos y otros centros de interés culturales colapsó. Durante unos minutos resultaba imposible adquirir una entrada para ver la Sagrada Familia, por ejemplo –y según relataba ayer un ejecutivo de la Fundación–, así que hubo que bloquear la venta de esas tarjetas hasta que el rumor, rápidamente desmentido, se desvaneció.

El interés de los santanderinos por el Centro Botín, que podrán visitar a partir de esta noche, quedó ayer confirmado durante la presentación ante los medios, seguida por la previa para el mundo artístico y el cóctel de bienvenida para la inauguración oficial que hoy presidirán los reyes. Unos actos a los que no faltaron los directores de algunos de los museos más importantes del país, entre ellos el del Prado, Miguel Falomir, su antecesor, ahora a cargo del Bellas Artes de Bilbao, Miguel Zugaza, y el del Reina Sofía, Manuel Borja Villel.

Cientos de vecinos estuvieron pendientes de una presentación considerada como el aperitivo del ansiado acontecimiento social y cultural de hoy. Está garantizado que Santander se volcará con el Centro Botín... Hoy y –siendo para ellos gratis la entrada que a los de fuera costará 8 euros– es de esperar que por mucho tiempo.

lavanguardia.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro De Arte Botín (Santander) 
 
El centro de arte que vuela sobre Santander

El Centro de Arte Botín abre mañana sus puertas al público, tras cinco años de obras y un presupuesto próximo a los 100 millones


 000_1498212615_197032

Una de las fachadas del Centro de Arte Botín en Santander. / DAVID S. BUSTAMANTE

El Centro de Arte Botín, que inauguran mañana los Reyes y sábado se abrirá al público, no se entendería sin la Fundación Botín, de quien depende directamente; sin el apoyo y entusiasmo del banquero Emilio Botín, que quiso dejar un grandioso legado a su ciudad, y sin Renzo Piano, el arquitecto italiano, premio Pritzker de Arquitectura, creador de un edificio espectacular, cálido y poético, que ha renovado el Paseo Pereda y ha transformado el entorno y la ciudad de Santander.

Tras cinco años de trabajo, y casi 100 millones de coste (a los que hay que añadir otros 10 anuales para sus actividades) el Centro de Arte Botín se abre con tres exposiciones muy distintas que, sin embargo, tienen relación con la labor que viene desarrollando la Fundación: Y, del belga Carsten Höller, una especie de parque de atracciones en donde el espectador puede participar de muy diferentes maneras (dormir en una cama, ducharse o tomar una píldora que cae del cielo); Ligereza y atrevimiento, 83 dibujos de Goya, que constituyen una especie de diario visual del pintor, y Arte en el cambio de siglo, una selección de obras adquiridas a jóvenes artistas becadas por la Fundación, así como de grandes maestros que han dado cursos de arte. En esta muestra de soportes muy diversos se presentan obras de Juan Uslé, Miroslaw Balka, Antonio Muntadas, Mona Hatorum, Carlos Garaicoa...

Estas tres exposiciones se ubican en ala oeste del edificio, que cuenta con 2.500 metros cuadrados para el arte, mientras que el ala este se dedicará a la cultura y la formación, y contiene cuatro aulas, un auditorio y espacios de trabajo. Ambos volúmenes, independientes y perfectamente diferenciados, están unidos por una especie de pasarelas de acero y vidrio. La fachada se ha recubierto por 270.000 piezas de cerámica que reflejan la luz de la bahía y de los jardines.

Y la luz fue la palabra más empleada por el arquitecto Renzo Piano al hablar del edificio. "Cuando me encargaron este proyecto, estuve paseando por aquí varias semanas. Quería saber cuál era edificio que me pedía este espacio. Me di cuenta que la carretera dividía la ciudad y separaba la bahía del centro, así que fue necesario enterrarla y prolongar los jardines", dijo ayer Renzo Piano. "Quería hacer un edificio que volase, que estuviera por encima del horizonte, casi como una barca más". De hecho, en un principio, se pensó levantar una parte sobre el agua.

Renzo Piano concibe su trabajo como una mezcla de construcción, preocupación social y arte (o poesía). Sus creaciones están pensadas como lugar de encuentros y espacios para la transformación de la sociedad y de la convivencia.

En este aspecto, Javier Botín, presidente de la Fundación, señaló ayer que el nuevo centro es el proyecto más social, más global y más local de la Fundación, y recordó a sus abuelos Marcelino Botín y Carmen Yllera, los creadores de esta institución en 1964, ya que ellos fueron los que impulsaron los primeros programas de arte, cultura, educación y ciencia con la pretensión de cambiar la vida de los cántabros.

Fátima Sánchez, directora ejecutiva del Centro Botín, insistió en la capacidad del arte para desarrollar la creatividad de las personas. Y Benjamin Weil, director artístico, comentó la labor asociativa del centro, como la exposición de dibujos de Goya, en colaboración con el Museo del Prado.


 00_1498212678_818511

Los arquitectos Renzo Piano y Luis Vidal en el Centro de Arte Botín en Santander. / DAVID S. BUSTAMANTE

"Este edificio lleva el espíritu de Emilio Botín"

¿Por qué eligió, como socio, a Luis Vidal en su primer proyecto en España?

RP-Cuando me encargaron esta construcción, llamé a mi amigo Richard Rogers, con quien diseñé, cuando tenía 33 años, el Centro Pompidou de París, y Rogers me aconsejó que me pusiera en contacto con Luis Vidal. LV- Con Richard hemos trabajado, y seguimos haciéndolo, en bastantes proyectos internacionales, entre ellos, la T4 de Barajas o la Terminal 2 de Heathrow. Hacemos de todo -dice, refiriéndose a su estudio, en el que trabajan 120 personas-, pero no hay que olvidar que mi tesis universitaria fue sobre aeropuertos, precisamente.

¿Qué le gustó de Luis Vidal para que le implicara en el proyecto?

RP- Nada más hablar con él me di cuenta que podíamos entendernos. Teníamos el mismo concepto de la arquitectura como lugar de encuentros, como una función social, que transforme el lugar y la vida de las personas. A los dos nos gusta cuidar muy bien los detalles y dedicar el tiempo necesario para construir edificios de calidad.

En principio, le comentó a Emilio Botín que en par de años podría estar acabado el centro de arte.

RP- Ahí me dejé llevar un poco por sus sueños, por sus deseos. Le dije: 'vamos a intentarlo', pero sabía que un edificio de estas características, y tal como yo trabajo, no podía hacerse en ese tiempo. Luego lo comprendió.
¿Cómo fue su relación con Emilio Botín?

RP- Nos entendimos muy bien desde el principio. Venía con frecuencia a mi estudio -unas treinta veces en este tiempo-, le gustaba hablar, tratar de entender lo que estábamos haciendo, y era un hombre que tomaba decisiones importantes. Cuando yo me pasaba por Santander, también nos solíamos ver. Emilio Botín, en el trato personal, no tenía nada que ver con el banquero famoso. Era un cliente leal, atento y emotivo. Amaba el mar, amaba la ciudad donde creció y le gustaba ir en barca a pescar, una actividad que requiere esfuerzo, lentitud y paciencia. El mar te lo enseña. Esa relación con el mar, casi metafísica, es la que he querido reflejarla en la construcción.

¿Emilio Botín está muy presente en este edificio?

RP- Sí, en cierto modo. No sabría decir en qué aspectos concretos, pero este centro de arte refleja y lleva el espíritu de Emilio Botín.

Así como el Guggenheim es un icono para Bilbao, ¿ha intentado usted crear un edificio emblemático para Santander?

RP- En absoluto. Estoy en contra de los iconos en la arquitectura. Algunas ciudades me ha pedido este tipo de proyectos (no, en España), pero nunca los he aceptado. Tengo otro concepto más social de mi trabajo.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar juntos?

LV- Renzo es un maestro y de él se aprende mucho. En realidad nos hemos acoplado muy bien desde el principio y nos entendíamos casi sin palabras porque teníamos en mente el mismo proyecto. Mira -dice Luis Vidal, señalando su vestuario-. Hemos venido al encuentro con la Prensa vestidos casi de la misma manera, y no nos habíamos puesto de acuerdo antes. RP- (sonriendo). Es posible que hagamos más proyectos juntos, aunque yo ya tengo 80 años.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro De Arte Botín (Santander) 
 
Todo preparado para la inauguración del Centro Botín

Tras más de medio siglo de existencia, la Fundación Botín ha puesto en marcha su proyecto más ambicioso: este centro artístico y cultural, situado en el centro de Santander y junto a la bahía en un edificio singular, obra de Renzo Piano, Premio Pritzker de arquitectura



 01_1498231293_447946

El Centro Botín, que se inaugura este viernes oficialmente y abre al público el sábado, aspira a ser un referente local y global que enriquezca el mundo del arte y la educación, estimule la creatividad y genere desarrollo y riqueza, en un espacio de encuentro entre la gente y con las distintas formas artísticas. En la imagen, vista del Centro Botín de noche.
Enrico Cano


 02_1498231329_782148

Tras más de medio siglo de existencia, la Fundación Botín ha puesto en marcha el que hasta hoy es su proyecto más ambicioso: este centro artístico y cultural, situado en el centro de Santander y junto a la bahía en un edificio singular, obra de Renzo Piano, Premio Pritzker de arquitectura.
Enrico Cano


 03_1498231394_709528

Vista de la exposición de la colección de la Fundación Botín.
Pedro Puente Hoyos / EFE


 04_1498231435_627784

El Centro Botín nace con una misión social, para generar riqueza, potenciar la capacidad creadora y facilitar el acceso a diferentes manifestaciones artísticas, y también pretende contribuir al posicionamiento global de Santander.
Enrico Cano


 05_1498231469_933454

Obra del artista Carlsten Höller que forma parte de la exposición.
Esteban Cobo


 06_1498231505_377917

El Centro Botín comenzó a construirse en junio de 2012 y nació con un presupuesto total de 80 millones de euros, incluyendo la remodelación de los cercanos Jardines de Pereda y la construcción de un túnel por el que se soterró el tráfico, aunque esa cantidad seguramente se superará.
Pedro Puente Hoyos / EFE


 07_1498231554_133590

Una periodista observa una de las obras exhibidas.
Pedro Puente Hoyos / EFE


 08_1498231671_697435

El centro se financia completamente con fondos de la Fundación Botín, mientras que los terrenos sobre los que se asienta el edificio fueron cedidos por la Autoridad Portuaria de Santander.
Pedro Puente Hoyos / EFE


 09_1498231725_500097

Este centro se dedicará también, como hace la Fundación Botín desde hace quince años, a trabajar en el campo de la inteligencia emocional y la creatividad. En la imagen, una de las obras de la exposición.
Pedro Puente Hoyos / EFE


 10_1498231768_520271

Junto a las exposiciones programadas, el Centro Botín impulsará actividades formativas y para centros escolares, cursos para universitarios, o sesiones para familias. En la imagen, obras de la exposición.
Pedro Puente Hoyos / EFE


 12_1498231838_411888

Un visitante fotografía una de las obras del artista belga Carsten Höller expuestas.
Pedro Puente Hoyos / EFE


 15_1498231993_109215

Dos personas visitan la muestra de dibujos de Goya, una de las exposiciones.
Pedro Puente Hoyos / EFE


 13_1498231896_554819

Vista del edificio diseñado por Renzo Piano.
Enrico Cano


 14_1498231937_275607

El Centro Botín inicia su andadura con la primera exposición monográfica en España de Carsten Höller, una muestra de dibujos de Goya y una selección de la colección de arte de la Fundación.
Pedro Puente Hoyos / EFE


 16_1498232047_416017

 11_1498231801_797106

Vista del Centro de Arte Botín integrado en la ciudad.
Enrico Cano


Fuente: elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro De Arte Botín (Santander) 
 
Los Reyes inauguran el Centro Botín, el nuevo motor cultural de Cantabria

Don Felipe y doña Letizia acudieron este viernes a la inauguración de este nuevo centro de arte, el sueño del Emilio Botín
 
 
 
 untitled_1498232971_954687

Don Felipe y Doña Letizia, a su llegada al Centro Botín, en Santander - EFE
 
Sus Majestades los Reyes, don Felipe y doña Letizia, han acudido este viernes a Santander a la inauguración del Centro Botín, un nuevo espacio de arte de la Fundación Botín que aspira a convertirse en uno de los centros de arte de referencia en Europa y un motor para generar riqueza económica, social y cultural en el norte de España. 

Los Reyes llegaron a media mañana a Santander y fueron recibidos a los pies del edificio por el ministro de Fomento, Íñito de la Serna, el presidente del Gobierno de Cantabria, Miguel Ángel Revilla y el presidente de la Fundación Botín, Javier Botín. Tras descubrir una placa conmemorativa y recorrer las instalaciones el Rey hizo un discurso en el que expresó su satisfacción por regresar a Santander, "en esta tierra cántabra que, orgullosa de sus firmes raíces y consciente de la necesidad de abordar los desafíos con espíritu innovador, sabe proyectarse con fuerza y optimismo hacia el futuro", aunque lamentó que las razones meteorológicas hayan impedido la visita prevista al Monasterio de Santo Toribio de Liébana. 


 01_1498232758_655242

"La Fundación Botín ha decidido que su misión es explorar formas nuevas de generar riqueza y desarrollo, al tiempo que ha apuntado hacia la necesaria colaboración como estrategia innovadora. Porque la respuesta a los retos de nuestro tiempo, que no son pocos ni sencillos, precisa de una actitud colaborativa entre los distintos sectores de la sociedad", señaló Su Majestad el Rey. En este sentido, Don Felipe continuó poniendo en valor la labor de las fundaciones "como instrumentos idóneos cuando son expresión del compromiso con el bien común y el interés general. Son entidades que a menudo se muestran en disposición de trabajar con una visión de largo plazo, de forma que pueden combinar la respuesta a las necesidades de cada momento con la inversión sostenida en actividades que sean auténticos vectores de crecimiento y desarrollo que puso en valor".


 02_1498232783_683124
 
Para este acto doña Letizia optó por llevar chaqueta y pantalones dado que el cielo en Santander estaba nublado y las temperaturas eran primaverales. La Reina se pusó, de nuevo, la chaqueta de cuero roja de Carolina Herrera con botones forrados y peplum que estrenó hace un mes, el día que se celebraba su decimotercer aniversario de boda con don Felipe. En esta ocasión, Su Majestad acompañó la prenda con unos pantalones rectos blancos, la cartera tipo sobre labrada de Uterqüe y unos salones burdeos, a tono con la chaqueta. En esta ocasión decidió recogerse el cabello con un favorecedor moño bajo. 


El sueño de Emilio Botín

Con un presupuesto inicial de 80 millones, el Centro Botín empezó a construirse en junio de 2012 y era el sueño de banquero Emilio Botín, fallecido en 2014 en plenas obras de ejecución. Su financiacióncorre a cargo de la Fundación Botín, aunque los terrenos en los que se asienta fueron cedidos por la Autoridad Portuaria de Santander. 

Situado en un lugar privilegiado de Santander, el Centro Botín, es un vanguardista edificio que ha conseguido integrar el centro de la ciudad, con los históricos Jardines de Pereda y la bahía santanderina, es obra del arquitecto y Premio Pritzker Renzo Piano, en colaboración con Luis Vidal Arquitectos. El nuevo espacio ha conseguido rehabilitar el antiguo parking del ferry y está situado en voladizo sobre el mar, no toca tierra, suspendido sobre pilares y columnas a la altura de las copas de los árboles de los Jardines, como si fuese un muelle sobre el mar. Con esta elevación se permite el paso de la luz y las vistas a la bahía. Articulado en dos volúmenes, uno de ellos dedicado al arte y, el otro, a las actividades culturales y formativas, el edificio cuenta con dos amplias salas de exposiciones, un auditorio para 300 personas, aulas formativas, área de trabajo y espacios recreativos. 


 03_1498232826_771656
 
El nuevo espacio cuenta ya con tres exposiciones programadas par este año: la primera muestra de Carsten Höller, uno de los artistas contemporáneos más importantes de la escena internacional, otra sobre los dibujos de Goya, en colaboración con el Museo del Prado y una retrospectiva de Julie Mehretu. Además, la colección de arte de la Fundación Botín también tendrá su espacio en este nuevo espacio a lo largo del año. 


hola.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro De Arte Botín (Santander) 
 
El arte, mirando al mar

El rey, don Felipe, destaca el valor de la creatividad, la cultura y la innovación en la inauguración del Centro Botín de Santander



 02_1498292281_852520

Los Reyes de España, don Felipe y doña Letizia, durante la inauguración del Centro de Arte Botín en Santander. / DAVID S. BUSTAMANTE

"El arte es un claro exponente de la riqueza de las naciones. España es buena prueba de ello, pues el patrimonio artístico y cultural que los españoles hemos construido a lo largo de los siglos define nuestro país, al tiempo que impulsa nuestra imagen en el exterior. Este patrimonio sigue construyéndose día a día con creatividad y trabajo. La fundación Botín lo ha entendido perfectamente al explorar nuevas formas de entender el arte y aprovechar las posibilidades del encuentro de las artes con otros ámbitos, especialmente con el de la formación", señaló el rey, don Felipe de Borbón, en la inauguración oficial del Centro de Arte Botín de Santander, un proyecto del banquero Emilio Botín, que se hace realidad cinco años después de su inicio, aunque su impulsor -fallecido en el 2014- no haya podido contemplar su gran sueño, ese legado que quiso dejar en el centro de Santander, es ese paisaje que mira al mar.


 00_1498292223_902691

Ana Patricia Botín y el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, junto al nuevo presidente del banco Popular Rodrigo Echenique. / DAVID S. BUSTAMANTE

Al acto inaugural asistieron los reyes de España, don Felipe y doña Letizia; el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla; el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, antiguo alcalde de Santander, bajo cuyo mandato se iniciaron las obras de centro de arte; la actual alcaldesa de la ciudad, Gema Igual; los arquitectos del edificio, Renzo Piano y su socio español, Luis Vidal, así como la familia Botín al completo, incluida la actual presidente del Banco de Santander. También estuvieron el director de la Fundación Botín, Íñigo Sáez de Miera, la directora general del nuevo centro de arte, Fátima Sánchez, el director artístico Benjamín Weil y los directores de los principales museos españoles.
El presidente de la Fundación, Javier Botín, hijo del banquero fallecido, señaló que el Centro de Arte Botín es un proyecto innovador que une arte y formación, destinado a influir en el mundo al tiempo que mejorará la vida de los cántabros. Recordó los cinco años de trabajo para transformar lo que fue un espacio inhabitable en un lugar de encuentro, y las casi 200 empresas que se han implicado en este gran edificio, diseñado por Renzo Piano, premio Pritzker (el Nobel de la Arquitectura).


 05_1498292932_317690

 04_1498292943_272696

 07_1498293165_838390

 06_1498293061_185406

Salas expositoras.

El arquitecto italiano es la primera vez que trabaja en España, y lo ha hecho junto al estudio de Luis Vidal, bajo la diaria supervisión a pie de obra de Ana Palencia. Han sido cinco años de trabajo y de lucha por una idea que desde un principio vio clara. El edificio tenía que ser alzado, no interrumpir el horizonte, debía cortejar el mar y resaltar en su fachada (en sus 270.000 placas de cerámica) la luz del mar y la del cielo reflejada en las aguas. Renzo Piano, natural de Génova, una ciudad muy parecida a Santander, pensó en su edificio mientras paseaba por la bahía, escuchaba a la gente y trataba de entender su carácter. Fueron días nublados. En sus visitas de los seis primeros meses nunca vio el sol. Y como si fuera un guiño del destino, el día oficial de la inauguración también fue nublado y con bruma.


 01_1498292202_977053

Carmen y Ana Patricia Botín, junto a Paloma O' Shea conversan con el arquitecto italiano Renzo Piano. / LUIS TEJIDOEFE

La alcaldesa de Santander, Gema Igual señaló que era una fecha histórica para una ciudad con 262 años de historia, y citó una versos de José Hierro (cántabro de adopción) para asegurar que al poeta de Alegría el edificio le hubiera parecido música celestial interpretada por una orquesta de cámara. Por su parte, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, al margen de comentar que Emilio Botín había desarrollado, en sus últimos años, una fuerte vocación cántabra, se extendió en hablar del Beato de Liébana, de la batalla de Covadonga, del siglo VIII y de Santo Toribio de Liébana, lugar que, ese misma mañana, debían visitar los Reyes, en la apertura del año jubilar lebaniego, pero no lo hicieron por cuestiones climatológicas.


 03_1498292168_201183

Los Reyes Felipe y Letizia observan una de las obras expuestas en el Centro Botín.


 000_1498292471_201478

 16_1498293367_228627

Los reyes inauguran el Centro Botín en Santander. Felipe VI ha remarcado que el Centro Botín va a ser en «un verdadero foco de desarrollo para Cantabria y para toda España»


elmundo.es / elcorreo.com / AGENCIAS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro De Arte Botín (Santander) 
 
Cómo pasar la noche en la 'cama ascensor' del Centro Botín de Santander


 000_1499074023_970416

La obra 'Elevator Bed' (2010) , de Carsten Höller, está lista para los huéspedes. C/ ENTRO BOTÍN.

Durante todo el verano es posible dormir dentro del nuevo museo en una cama ascensor que se eleva más de tres metros por encima del suelo creada por el artista belga Carsten Höller. La experiencia cuesta entre 250 y 350 euros
¿Cómo es un museo cuando se cierran las puertas y se apagan las luces? El nuevo Centro Botín, diseñado por Renzo Piano, ofrece al visitante la oportunidad de vivir esta experiencia mientras dure la exposición monográfica del artista Carsten Höller. Y es que una de las piezas más icónicas del belga, conocido por sus intervenciones artísticas, es una cama redonda para dos personas equipada con todas las comodidades de un hotel de lujo.

Elevator bed (2010) cuenta además con una estructura rotatoria que se puede elevar hasta 3,5 metros por encima del suelo. Este diseño permite a los huéspedes contemplar el conjunto de la exposición desde esta original y cómoda atalaya mientras se disfruta, además, de las vistas privilegiadas de la bahía de Santander a través de los impresionantes ventanales del edificio.

Para vivir esta fantasía hay que hacer la reserva a través del Hotel Real de Santander. El precio que oscila entre los 250 y los 350 euros por noche y estará disponible entre el 30 de junio y el 9 de septiembre, coincidiendo con el periodo de la exposición Carsten Höller: Y en el centro de arte.

La noche promete porque, además de dormir en la cama ascensor, le permiten el uso de otra de las obras de Höller: la llamada High Psycho Tank (2014), situada en la misma sala. Se trata de un tanque lleno de agua saturada de sal de Epsom a la temperatura del cuerpo en el que el visitante flota consiguiendo un estado pleno de relajación. ¿Se había imaginado sin albornoz en el centro Botín? Pues ahora puede hacerlo realidad.

Y por asuntos más pedestres no hay que preocuparse: desayuno, toallas y productos de baño están también previstos, incluida la pasta de dientesInsensatus, creada por el artista.

Aunque Elevator Bed, que ya ha pasado por otros museos, es la obra más conocida, completan la muestra otras trece creaciones, algunas de ellas ideadas específicamente para su exhibición en Santander, la primera y más ambiciosa exposición monográfica del belga realizada hasta ahora en España.

La muestra del Centro Botín explora conceptos recurrentes en la trayectoria de Höller, como la duplicidad, la división o la ciencia del comportamiento. Las obras que componen las exposición pueden recorrerse siguiendo dos itinerarios diferentes. Esta elección con la que se encuentra el público determina su vivencia personal.

elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro De Arte Botín (Santander) 
 
Renzo Piano, el arte de lo liviano



 00_1519322183_426738

El arquitecto Renzo Piano, en el Centro Botín de Santander. / DAVID S. BUSTAMANTE

Lo que convenció a Renzo Piano (Génova, 1937) de levantar el Centro Botín de las Artes y la Cultura fue la cualidad de la luz en Santander, "metafísica" la llama, que tanto le recuerda a la de Venecia. Para que la construcción se confundiera con los árboles de la bahía y permitiera al viandante ver el mar mientras pasea, el arquitecto italiano buscó que el reflejo de la luz sobre las aguas centelleara sobre las 270.000 piezas de cerámica que recubren el edificio y redoblara la sensación de espacio, y espacio compartido, cívico, que persigue en todas sus obras.

Con esta reflexión sobre la última de sus grandes creaciones, y la primera de envergadura en territorio español, termina el repaso que realiza Piano de su aportación a la arquitectura moderna en la nueva monografía audiovisual de la Fundación Arquia, la que hace la número 12 de una colección que ya ha retratado a otros maestros como Oriol Bohigas, Ricardo Bofill, Juan Navarro Baldeweg o Álvaro Siza, entre otros, y que tendrá a Norman Foster como próximo protagonista.

En el documental presentado ayer en la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, Renzo Piano conversa con el también arquitecto Luis Fernández-Galiano, director de la Fundación Arquia, sobre los proyectos más sobresalientes de una trayectoria que se catapultó a raíz de su famosa colaboración con Richard Rogers para el Centro Georges Pompidou de París. Era un concurso al que, en principio, no le apetecía presentarse, señala en el audiovisual, pero que cambiaría el decurso de su carrera.

Esta obra resume el deseo artístico y ético de Renzo Piano de crear obras no solo livianas, sino también abiertas, donde los ciudadanos puedan compartir el espacio del mismo modo que se hacía en el ágora griega. Eso sí, explica el maestro, la necesidad de transparencia y ligereza se la inspira especialmente la cultura europea, aplastada en cierto modo por "un exceso de historia", en tanto que en Estados Unidos se siente tentado a construir edificios más solemnes como el que diseñó para albergar el museo de Dominique de Menil en Houston, Texas.

Por primera vez en la colección de la Fundación Arquia, la entrevista de Fernández-Galiano se ha realizado no en un estudio, sino en un espacio emblemático relacionado con el artista en cuestión, en este caso la casa-taller de Piano en Punta Nave, al oeste de su Génova natal en la costa del mar de Liguria. Además, el libreto-CD que se editaba hasta ahora deja paso a un más moderno libro interactivo.

Pausado y ajeno a toda soberbia, el arquitecto italiano alterna en la monografía audiovisual la reflexión sobre su oficio con el recuerdo de vivencias y anécdotas de su extensa carrera, como el extraño viaje que emprendió a Osaka antes de comenzar los trabajos del aeropuerto de la ciudad, como hace habitualmente, a pesar de que en esta ocasión no había lugar que visitar porque la isla artificial donde se asentaría la gigantesca obra sencillamente no existía todavía.

No tienen desperdicio tampoco sus recuerdos sobre el Estadio San Nicola de Bari, encargo que recibió en tiempos de espantosas tragedias en campos de fútbol europeos como el de Heysel, en Bruselas, y que solventó recurriendo al 'sencillo' expediente de levantar una sucesión de gradas separadas con capacidad para 5.000 espectadores cada una, todas con salida directa e independiente al exterior.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro De Arte Botín (Santander) 
 
Los objetos con los que Miró esculpió su leyenda

El Centro Botín lleva a Santander un centenar de piezas representativas de todas las etapas del artista



 00_1521549122_637678
 
'Femme'(1981), de Joan Miró. / Belén de Benito

Huesos, cestos de arpilleras, botellas de vidrio, viejas tronas, un silbato, cajas de ensaimadas. Los restos de todo aquello que en algún momento formó parte de la vida de Joan Miró (Barcelona, 1893 - Palma, 1983) y luego habría de ser desterrado, se sitúa en la base sobre la que creó su fascinante obra escultórica, una forma de expresión artística y poética que definió su larga trayectoria de experimentación. A aquellos misterios consagra el Centro Botín de Santander la nueva exposición del espacio que sobrevuela la bahía de Santander: un conjunto de un centenar de obras producidas entre 1928 y 1982 y nunca antes reunidas que se podrán ver hasta el 2 de septiembre. Coproducida en colaboración con la Obra Social La Caixa, aspira a diseccionar el proceso creativo del artista al mostrar junto a las obras finales los materiales cotidianos que las inspiraron, los bocetos preparatorios y pruebas de los trabajos de fundición. El conjunto lo completan fotografías del artista y vídeos.

La parte científica viene avalada por la comisaria María José Salazar, una de las máximas expertas en Miró, y por Joan Punyet, nieto del artista y portavoz de la Successió Miró. El resultado es un inmenso bosque dividido en cinco miradores retrospectivos en los que se aprecia el afán permanentemente del creador por la experimentación.

Durante la presentación a la prensa en un día en el que el Cantábrico se mostró inclemente al otro lado de los grandes ventanales de la fundación, Punyet aportó algo de calidez al recordar a su abuelo como a un “padre maravilloso”. “Tuvo una hija, Dolors, mi madre, y cuatro nietos, dos de ellos fatalmente desaparecidos. En su vida había dos ámbitos separados por una línea endeble que a veces nos dejaba cruzar: la de la familia y la de su obra. Nunca paró de trabajar para encontrar un lenguaje universal que fuera la quintaesencia de la poética surrealista. Cada día, cuando salía a pasear, volvía cargado de tesoros que le servían para bucear en los sueños y descifrar para nuestra mirada las diferentes formas de comprender el arte”.

¿Y qué era lo que más sorprendía al niño de todo aquello con lo que el abuelo volvía a casa? “Los huesos y los esqueletos de animales muertos. Podían ser de perros, de cabras, de conejo… Todo le venía bien y todo ello lo colocaba y ordenaba luego en su estudio como parte de ensamblajes de obras futuras”.


 01_1521549088_902978

'L'oeil attire les diamants' (1971), de Joan Miró. Belén de Benito

“En el completo discurso que hemos podido armar, su vinculación a la tierra y a la naturaleza es una constante que recorre sus obras, por cierto tituladas todas en francés por él”, añadió Salazar, que ha dedicado el catálogo a Emili Miró, nieto mayor del artista. Con él, inició el proyecto de esta exposición hace años.

El relato arranca con La danseuse espagnole (1928), más una pintura o collage que una escultura, y termina en Personnage (1982), creada a partir de una servilleta que se llevó del restaurante barcelonés La Puñalada con 90 años ya cumplidos. Por el camino, aguardan hitos de su carrera como el grupo de bronces que inicia a finales de los 40 bajo el nombre de Femme, y que retoma periódicamente con insólitas mezclas de hueso, piedra y hierro; piezas monumentales, como Souvenir de la Tour Eiffel (1977), obra de tres metros de altura concebida con objetos ensamblados; o las esculturas pintadas de 1967. “Aconsejado por su entonces galerista, Pierre Matisse y antes por su amigo Giacometti”, recuerda Salazar, “se atrevió a llenar de color sus criaturas. Se expusieron en Nueva York y los coleccionistas se las quitaban de las manos”.

La mayor parte de lo expuesto es propiedad de la familia. Punyet Miró, su representante ayer en Santander, aseguró, con todo, que, en contra de lo que sucedió con la llegada del color a la obra de Miró, no se trata de renovar el interés del mercado por la escultura de su abuelo, sino de colocarla en el contexto de idóneo para apreciarla en su justa medida, gracias a una suma de piezas que considera “irrepetible”. “La cotización de la pintura de mi abuelo es muy superior a la escultura. Es otro mundo”, explica. “Nosotros queremos que difunda a fondo todo Miró. Este verano tendremos listo el catálogo de dibujos y el 1 de octubre el Grand Palais de París conmemora la antológica que le dedicaron en 1976. Será la mayor exposición que se le ha dedicado nunca a mi abuelo”, anuncia.

El capítulo de lo que queda de Miró por venir lo completa la puesta en marcha de la tercera fundación dedicada al artista. Estará en la masía familiar de Mont-roig (Tarragona), un lugar en el que se mostrará una selección de obras y en el que, a diferencia de Palma o Barcelona, no habrá exposiciones temporales. Las últimas noticias en torno al artista, al menos de momento, pasan por Madrid. Hablan de la creación de un eje Miró, que recorra la Castellana desde el Reina Sofía, museo al que la familia realizó una donación en 1985, la Fundación Mapfre, donde se exponen con carácter permanente 65 piezas del pinto, hasta el palacio de Exposiciones y Congresos, donde desde 1979 está uno de sus murales.


 02_1521549304_873419

Fachada de los jardines de Pereda del Centro Botín, de Renzo Piano, recubierto por 280.000 piezas circulares de cerámica. / Jerónimo Alba - age fotostock


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro De Arte Botín (Santander) 
 
Santander expone ocho pinturas de maestros del siglo XX cedidas por Jaime Botín

El banquero cede al Centro Botín el núcleo de su colección: retratos de Bacon, Matisse, Vázquez Díaz, Gris…




 00_1529742454_960550
 
'Self Portrait with injured eye', de Francis Bacon. EFE

El centro Botín de Santander ha presentado esta mañana ocho cuadros cedidos por Jaime Botín, ocho joyas del siglo XX, retratos todos que el banquero tenía en su casa de Madrid, en su entorno más cercano y que ahora celebran el primer aniversario de la enorme nave que sirve de centro de arte y que el arquitecto Renzo Piano asentó en la bahía de la capital cántabra. Los ha cedido por cinco años con vocación de quedarse para siempre y se acompañan de un millón de euros anuales para su mantenimiento, que también dona el banquero. Bacon, Matisse, Solana, Vázquez Díaz, Sorolla, Nonell, Gris y Cossío. Todos singulares.

Por el lado pictórico faltaba Cabeza de mujer joven, un óleo de Picasso, también propiedad de Botín, pero que permanece guardado en el Reina Sofía hasta que los juzgados sentencien. Fue requisado del barco privado del banquero porque no podía sacarlo de España y el caso está en los tribunales. Su ausencia hoy en la presentación de la nueva sala con los retratos se ha hecho notar. “Él siempre es un ausente, no le conocemos casi, es su personalidad”, ha disculpado la conservadora de Reina Sofía María José Salazar, encargada de estos cuadros desde el domicilio familiar donde estaban hasta colgarlos en el Centro Botín. Salazar explicó que Botín es un “gran humanista que ha estado muy pendiente de cada detalle del proceso”. “Me ha asombrado su sensibilidad por el arte, su gusto exquisito. Compró estos cuadros porque todos ellos tienen expresión, cercanía con el espectador”, dice Salazar. Es en ese entorno en el que Jaime Botín leía sus libros y admiraba la paleta de sus favoritos. Y lo que se podrá ver ahora, a partir de este sábado, con ventanas al mar.

Efectivamente, todos los lienzos tienen en común cierta melancolía en la expresión, intimismo en la mirada. Comparten también los artistas su paso por París y varios experimentaron el rechazo de su obra, una característica que también es común al arte cuando es pionero. El más antiguo es un Isidre Nonell de 1907, con brochazos vanguardistas, que presenta a una mujer de medio cuerpo y mirada caída, que recuerda a sus maestros Degas y Toulouse Lautrec. Al pobre pintor “le pusieron verde”, demasiado moderno para su tiempo.

El cuadro más valioso de la pequeña sala de planta desigual es un bacon de 35,8 por 30,8 centímetros y tiene una triste historia. Lo pintó el británico en 1972, unos meses después de exponer su obra en el Grand Palais de París. Aquel día, el pintor tuvo éxito y se rodeó de gente, pero cuando llegó a su casa, su amante de entonces, George Dyer, se había suicidado. Se conocieron porque Dyer había entrado a robar en el domicilio del pintor tiempo atrás. El golpe fue terrible para Bacon. La pequeña pintura es un autorretrato con la cara deformada como si hubiera acabado un combate de boxeo: el ojo herido, la mandíbula desplazada, la carne hinchada y rojiza. Bacon en todo su dolor.

María José Salazar no ahorra anécdotas. El matisse, Mujer española, es fruto de un viaje de dos meses por Andalucía que devolvió color y luz a la paleta del francés y muestra una mujer con mantilla. Botín no quiso prestarlo al MoMA para una exposición porque jamás se desprendía de sus cuadros. Por esa razón, la nieta de Vázquez Díaz se ha llevado una sorpresa mayúscula al enterarse de que uno de los cuadros favoritos de su abuelo, Mujer de rojo, lo tenía el banquero en su colección. El onubense Vázquez Díaz también pensaba que se comería el mundo cuando llegó de París con un arte nuevo, pero más bien fue el mundo el que se le comió a él, dice Salazar. Lo mismo le pasó a Juan Gris, “que se murió de hambre”. En esta exposición el pintor madrileño figura con un arlequín cubista, interesante porque es su último cuadro de este estilo, por tanto revela ya la inflexión hacia otra modalidad. También el cuadro de Solana, El constructor de caretas, es una obra de madurez, con toda la riqueza de sus colores empastados. Y el sorolla, de gran formato, son tres figuras, quizá sus hijos, caminando por la playa, todos con la mirada en la arena.

Merece, quizá, una dedicación especial el retrato de la madre de Pancho Cossío, porque los coqueteos del pintor con la Falange, sugiere Salazar, apartaron al olvido a un hombre de gran talento. Este óleo oscuro, de formas curvas y gran expresión significó su vuelta a la pintura en 1942 después de una década dedicado a la política. Fue fundador del Racing de Santander, porque aunque nació en Cuba en 1894 siempre estuvo muy vinculado a esta ciudad.

Presentando estas joyas del salón de Jaime Botín han estado también Paloma Botín, Íñigo Sáenz de Miera (presidente de la Fundación Botín, que ha organizado el viaje), Bejamin Weil; director artístico del Centro Botín, que acaba de reformular su colección de arte contemporáneo. Faltaba el banquero, de quien Sáenz de Miera alabó su “enorme generosidad para desprenderse de estas obras a las que tienen tanto cariño” y dijo que ha sido un hombre que ha “generado una enorme riqueza para este país”. “Esta de coleccionista es quizá su faceta menos conocida”, dijo. En efecto, se le conoce más estos días por lo que cuentan los medios de comunicación: que está en problemas con la justicia por su presunto intento de sacar de España el picasso en su barco. El fiscal pide cuatro años de cárcel y una multa de 100 millones de euros. Y por la supuesta elusión de impuestos tras la compra de un avión privado. Nadie sabe aún dónde acabará la Cabeza de mujer joven, de Picasso, pero mientras tanto, los visitantes pueden encontrar disfrute en estas ocho joyas que al banquero le pueden proporcionar alguna redención.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro De Arte Botín (Santander) 
 
El Centro Botín invirtió 10,5 millones en su primer año

El número de visitantes superó las 227.000 personas



 000_1531495731_615499

La Fundación Botín realizó unas inversiones de 19,4 millones de euros el año pasado, en el que se produjo la inauguración del Centro Botín (23 de junio de 2017), el proyecto más importante de la institución en sus 54 años de historia. Del total de la inversión, 10,5 millones se destinaron precisamente a dicho centro para sufragar las exposiciones y otras actividades. Otros 3,4 millones corresponden a la finalización de las obras y que se suman a los 16 del año anterior. No obstante, la Fundación no tiene cuantificado el monto total, según ha manifestado su director general, Íñigo Sáenz de Miera en la presentación de la Memoria de 2017. Los restantes cinco millones se repartieron en los programas de ciencia, educación y desarrollo rural.

Para Sáenz de Miera, la apertura del centro “marca un nuevo comienzo en la misión de la Fundación Botín de contribuir a la generación de desarrollo social, económico y humano no sólo en Cantabria, sino en toda España e incluso más allá de nuestras fronteras". En ese sentido, destaca la primera exposición en España de Carsten Höller; la dedicada a los dibujos de Goya y la retrospectiva de la obra de Julie Mehretu.

En 2018, el Centro Botín mantiene el nivel expositivo con la primera muestra sobre el proceso creativo de Miró a nivel internacional o la nueva sala “Retratos: Esencia y Expresión” con obras de la colección de arte de Jaime Botín.

Todo esto ha llevado al Centro Botín a ser visitado por 227.203 personas, de las cuales 204.233 accedieron a las exposiciones y 22.790 participaron en sus actividades culturales y formativas en su primer año, según Sáenz de Miera, que reseñó como ejes básicos de la fundación la eficiencia, la innovación y la colaboración.

Este trinomio, explicó, es la clave de su programa Educación Responsable, una iniciativa creada en 2006 para mejorar la calidad de la educación con la introducción de la inteligencia emocional, social y el desarrollo de la creatividad en las aulas. De ellas, ya se benefician 125.000 estudiantes y cuya internacionalización se ha afianzado en 2017 con 12 nuevos centros en Uruguay y otros cuatro en Chile que, sumados a los que ya participan en siete comunidades autónomas españolas, conforman una red de 254 colegios e institutos. La Fundación Botín y la OCDE trabajan ya en hacer de este programa una experiencia aprovechable para otros países europeos.

En el ámbito científico, la Fundación Botín mantiene desde hace más de una década un compromiso con la transferencia tecnológica para lograr que los resultados de la investigación científica española lleguen a la sociedad. En 2017 ha apostado por un sistema de trabajo colaborativo que ha permitido consolidar un nuevo modelo de impact-investment multiplicando, además, la eficiencia de los recursos invertidos por la Fundación Botín en proyectos científicos mediante el programa Mind the Gap, iniciativa de fomento del emprendimiento biotecnológico, que en 2017 ha contado con el apoyo de cuatro grupos inversores privados que, junto a la Fundación Botín, han movilizado un capital de tres millones de euros para financiar un mínimo de seis proyectos de I+D+i. Mind the Gap cierra el 2017 con cinco compañías que alcanzaron una facturación conjunta de 1,2 millones, lograron captar 1,3 millones de euros de capital privado y mantuvieron 48 puestos de trabajo.

En el terreno social, Sáenz de Miera ha destacado el programa Talento Solidario como una referencia en el sector también por su carácter innovador y por su apuesta decidida por la colaboración, gracias a la cual un tercio de sus fondos provienen ya de acuerdos con otras instituciones, como Caja Navarra y las fundaciones Tatiana y Mahou San Miguel. Este programa, cuyo principal objetivo es impulsar y dinamizar la profesionalización del sector no lucrativo en España, cuenta con una red formada por 230 organizaciones sociales.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro De Arte Botín (Santander) 
 
La familia de Miró cede cuatro esculturas al Centro Botín y a Santander

Dos de las obras cedidas son esculturas monumentales: 'Teté sur soice' (1978) y 'Femme debout' (1969) que se exhibirán en los Jardines de Pereda



 00_1532378435_394683

Los herederos de Joan Miró han cedido al Centro Botín y al Ayuntamiento de Santander cuatro de las esculturas de la gran exposición dedicada a la obra escultórica del artista y a su peculiar proceso creativo, que puede visitarse en la ciudad hasta el 2 de septiembre. Las obras serán cedidas por un periodo de cinco años renovables y dos de ellas son esculturas monumentales: Teté sur soice (1978) y Femme debout (1969) que se exhibirán en los Jardines de Pereda, cumpliendo así el deseo de su autor de que sus obras de gran formato estén en espacios públicos, accesibles a todo el mundo. Las otras dos piezas, Femme monument (1970) y Souvenir de la Tour Eiffel (1977), podrán contemplarse en una de las galerías de la primera planta del Centro Botín, que se convertirá en un espacio dedicado al artista, ha anunciado hoy su directora, Fátima Sánchez.

Según Joan Punyet Miró, nieto del artista y responsable de la Sucessió Miró, son las obras "más importantes" de la colección privada de la familia, que quiere sumarse con esta cesión a la apuesta que está haciendo la ciudad por la cultura y el arte. "Si dejábamos algo no podía ser cualquier cosa, sino lo mejor de la mejor", ha afirmado Punyet Miró, quien se ha mostrado convencido de que Santander va a pasar a formar parte de la "cartografía mundial del arte", y de que la cesión de estas esculturas va a animar a otros artistas y herederos de artistas a ceder también obra a la ciudad.

La apertura del Centro Botín, en junio de 2017, ha marcado un hito en la vida cultural de la capital cántabra, que sumará nuevos museos en este mismo entorno: el centro asociado del Reina Sofía que albergará el Archivo la Fuente y el que mostrará la colección de arte del Banco Santander en la remodelada sede social de la entidad. Para la alcaldesa, Gema Igual, los Jardines de Pereda, donde ya pueden disfrutarse obras como los pozos de Cristina Iglesias, van a convertirse además en un auténtico museo al aire libre con la incorporación de estas dos obras, que la ciudad, ha dicho, se compromete a cuidar y también a difundir con distintas actividades.

Teté sur soice será instalada una vez cierre sus puertas la exposición del Centro Botín, mientras que para ver en los jardines santanderinos la imponente Femme debout habrá que esperar a febrero, porque la familia le ha cedido para una exposición en el Gran Palais de París. Salvo esta pieza, que tiene su origen en una pequeña escultura de 31 centímetros de alto de 1949, las obras cedidas son una buena muestra de la forma de trabajar de Miró, que creaba sus esculturas con objetos encontrados, a los que daba un nuevo significado.

Miró, ha recordado su nieto, recogía objetos, muchas veces en sus paseos, los dejaba en silencio "para que dialogasen" y después los ensamblaba, dejando que la parte inconsciente del ser humano fuese su fuente de creatividad. Femme, monument, por ejemplo, tiene su origen en una de las pastillas de jabón que utilizaba para limpiar sus pinceles, y que al tener los bordes más duros, se iba erosionando por el centro hasta que se hacía un orificio como el que tiene esta obra, coronada con un huevo de Pascua. En el caso de su souvenir de París, es el resultado de ensamblar un lámpara de mimbre cuya pantalla fue sustituida por una gran cabeza de Groucho Marx, una horca y una tela de damasco.

Las cuatro obras son también una muestra representativa del trabajo escultórico de Miró, por su cronología, que permite apreciar la evolución del artista, y también porque fueron fundidas en tres talleres diferentes, en Barcelona, París (Francia) y Verona (Italia). Fátima Sánchez y Gema Igual ha expresado su agradecimiento a la familia del artista por la generosidad que ha demostrado con la cesión de estas obras en un gesto "de valor incalculable".
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro De Arte Botín (Santander) 
 
Este verano he tenido el placer de visitar y conocer el Centro Botín. En su interior había varias exposiciones, pero la que más me gustó con diferencia es la dedicada a Joan Miró que dedicaba a sus esculturas. Una colección muy numerosa y con algunas esculturas privadas que hasta el momento no se habían expuesto.

A continuación pongo unas fotos que hice con el móvil, del Centro Botín y sus vistas, pues en su interior no se podían hacer fotos.


 20180808_105645

 20180808_110030

 20180808_105748
 20180808_105810

 20180808_105840

 20180808_105924

 20180808_110252

 20180808_110347

 20180808_110603

 20180808_110611

 20180808_110807

 20180808_110939

 20180808_110841

 20180808_110855

 20180808_111008

 20180808_121842

 20180808_121856



 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro De Arte Botín (Santander) 
 
Cristina Iglesias construye ficciones en el Centro Botín

La escultora protagoniza una antológica de 22 obras con las que invita a deambular por el espacio creado por Renzo Piano



 000_1538814659_172868
 
Cristina Iglesias, en una de sus esculturas en la Fundación Botín. / Pedro Puente Hoyos - EFE

La obra de Cristina Iglesias (San Sebastián, 1956) está vinculada al Centro Botín desde su creación con una pieza formada por cuatro pozos y un estanque, Desde lo subterráneo, que sirven de raíces invisibles para fundir los Jardines de Pereda con la construcción de Renzo Piano. Colocadas a ras de suelo y formadas por piedra, acero y agua en movimiento, adelantan la entrada a un mundo de ficción en el que lo fantástico se funde con la idea de búsqueda y meditación que caracteriza la obra de la artista y que sirve de hilo conductor en la exposición Cristina Iglesias: Entreespacios, que puede verse hasta el 3 de marzo. Son 22 piezas escogidas por Iglesias y el comisario, Vicente Todolí, presidente de la comisión asesora de Artes Plásticas de la Fundación Botín. La muestra cuenta con la colaboración de La Caixa.

Sin orden cronológico, las piezas han sido colocadas para resaltar las referencias cruzadas entre ellas. El misterio de los pozos de la calle conecta con el interior a través de una obra titulada Pabellón verde. El espectador es invitado a sentarse dentro del recinto acristalado y, en silencio, dejarse llevar por el sonido de un agua cuya velocidad va cambiando de intensidad.

El viaje —o el deambular, como lo define Cristina Iglesias— prosigue por muchas de sus piezas más emblemáticas y conocidas, procedentes de colecciones particulares o de los fondos de la propia artista. Están las Habitaciones vegetales, grutas naturales de fantástica vegetación realizada con resina, polvo de bronce y fibra de vidrio. En las proximidades está uno de sus célebres techos suspendidos, Pasaje I (2002), tejida con esparto, que, a modo de techo orgánico, incide en la omnipresente importancia de la naturaleza en toda la obra de Iglesias.

Las rejas o celosías que enmarcan el vacío y juegan con la luz o las sombras como materiales esenciales proponen al espectador una incursión por el interior de la obra con la sensación de ser el único habitante de un mundo acechado por las sorpresas de la imaginación. O lo desconocido, que la artista valora tanto como la literatura de la que nutre algunas de sus obras más emblemáticas.

Cuando se le pregunta a Cristina Iglesias sobre los elementos que se han mantenido presentes en su obra a lo largo de los años, responde que todas las obras crean una ficción que se puede rodear o traspasar como lugares soñados o inventados. “Veo que hay una permanente referencia a lo natural aunque los míos son espacios naturales inventados. Está siempre la idea de buscar, de perderse o de estar rodeado".

Explica la artista que los materiales a los que recurre (aluminio, cristal, polvo de cobre, hierro dulce) son una constante en su obra. Los elige en función de lo que requiera cada pieza y los mezcla con el agua, las sombras y la luz. “Todo me sirve para reflexionar sobre la escultura y sus posibilidades. Lo mío son piezas únicas que se ejecutan en el taller de las afueras de Madrid y ahora también en Eibar, en el País Vasco”. El papel del agua, con todas sus resonancias de la cultura árabe, es para la artista una invitación a la meditación. “Como todos nosotros, tengo el peso de otras culturas aunque no piense expresamente en ellas cuando me pongo a trabajar. Si el sonido del transcurso del agua produce el disfrute de la música, me satisface, pero ya quisiera yo componer música con el agua”

Un cilindro de aluminio y cristal frente a la bahía

La pieza más reciente de la exposición de Cristina Iglesias en el Centro Botín de Santander lleva por título Growth I (2018), y es una composición cilíndrica realizada con aluminio y cristal. Está situada frente al mar. Cuando en un día de sol deslumbrante como el de ayer la luz que proyecta el cristal amarillo hace que la imaginaria resina se funda con el azul del mar logrando una fusión inquietante.


 00_1538815111_193802

El Centro Botín expone una muestra retrospectiva de Cristina Iglesias que reúne 22 piezas creadas por la artista donostiarra entre 1992 y 2018, algunas de formato monumental, que reflejan su idea de "buscar y encontrar" presente en toda su obra a través de paisajes y espacios vegetales "inventados" que conducen a una "lugar soñado".


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sábado, 06 Octubre 2018, 10:03; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro De Arte Botín (Santander) 
 
Cristina Iglesias: Entrespacios. Centro Botín. Muelle de Albareda, s/n Jardines de Pereda. Santander. Comisario: Vicente Todolí. Hasta el 3 de marzo de 2019



Cristina Iglesias, habitar lo eterno



 000_1538814922_622169

Vista de la exposición de Cristina Iglesia en el Centro Botín. Foto: Attilio Maranzano

En 2013, el Museo Reina Sofía organizó una amplia retrospectiva de Cristina Iglesias (San Sebastián, 1956), comisariada por Lynne Cooke, en las salas de la primera planta del edificio Sabatini, que disfrutaron de la luz del jardín y del exterior mientras daban aire y sosiego a las bien emplazadas esculturas; era la segunda exposición que este museo le dedicaba, pues en 1998 el Palacio de Velázquez acogió una itinerante procedente del Guggenheim de Nueva York que fue luego al de Bilbao. Cuando se ha hecho una presentación tan redonda (la de 2013) de una trayectoria, y tras una ausencia expositiva de cinco años (en España) interrumpida solo por la muestra de obra gráfica que vimos en la Real Casa de la Moneda, la expectación se dispara: por ver cómo se puede enriquecer la perspectiva sobre un trabajo de altura indudable y por conocer el desarrollo que haya podido tener éste en el lustro transcurrido.

La exposición del Centro Botín constituye un buen compendio de las más importantes series o grupos de obras de Cristina Iglesias pero, aun ocupando toda una planta, ni sus dimensiones (quince grandes esculturas y un conjunto de serigrafías sobre cobre) ni el foco, o mejor dicho, la imprecisión del foco, permiten que obtengamos nueva luz. Vicente Todolí, presidente de la Comisión Asesora del Centro Botín y muy cercano a la artista desde hace décadas, aplica una premisa demasiado obvia a la selección: la escultura como generadora de espacios en diálogo con la arquitectura. Buena parte de las obras proceden de la colección de Iglesias, que afirma conservar deliberadamente piezas significativas en su trayectoria con el objetivo principal de poder armar, como ahora, exposiciones propias bien nutridas sin grandes dificultades presupuestarias y sin temor a las denegaciones de préstamos; así, ha tenido que recurrir solo a tres museos: el Reina Sofía, el Museu Serralves de Oporto y Stedelijk Van Abbemuseum de Eindhoven. Inteligente pero con riesgo: la sensación de déjà vu.

Las estancias de Iglesias son una prolongación de la “cabaña primitiva”, un mito que recorre el arte y la filosofía

La estrategia del Centro Botín aúna en cada proyecto tres objetivos: colección, programa expositivo y formación. Esta muestra de Cristina Iglesias ha sido precedida por la adquisición de un grupo escultórico, Desde lo subterráneo, instalado de forma permanente en los Jardines de Pereda (un “estanque” bajo la escalera de acceso y cuatro “pozos”), y por un taller para artistas jóvenes. Desde la altura de la segunda planta se puede contemplar e integrar por tanto en el recorrido visual la intervención en el espacio exterior, aunque la verdad es que los grandes ventanales en sus extremos llevan de preferencia la mirada al perfil de la ciudad por un lado y al agua de la bahía por el otro; esas dos salas son las más deslumbrantes y exitosas en cuanto al objetivo de provocar diálogos novedosos con la arquitectura y el lugar, y albergan un “techo” de esparto (Pasaje II, 2002) y un “pabellón” suspendido (Los sueños, 2011-2016), ambos de gran tamaño. Es también impactante el Techo suspendido inclinado (1997), una de las obras magnas de la artista, que se ha rodeado con acierto de los polípticos de cobre serigrafiado. En las dos salas restantes, las esculturas sufren por la cercanía entre ellas, máxime cuando no existe un orden claro (alguno hay, pero con saltos) de épocas, materiales, configuraciones...


 00_1538814947_655165

Cristina Iglesia - Sin título. (Paisaje I), 2002

No hay obras de la etapa inicial de la artista, en los ochenta, pero la segunda, en la que sus primeros éxitos internacionales (en 1993 compartió con Tàpies el pabellón de España en la Bienal de Venecia), es la mejor representada, con cinco obras fechadas entre 1992 y 1997. Es la época del hormigón en combinación con alabastro, con vidrio, con tapices... Las paredes vegetales, tan identificables gracias a las puertas escultóricas que Iglesias hizo para la ampliación del Museo del Prado, participan en dos obras (1996 y 2005). Siguen, en orden temporal, los trenzados de esparto (el ya mencionado, con un fragmento de Vathek, de William Beckford) y de hierro dulce, conformados por láminas rectangulares de letras que reproducen pasajes literarios de gran capacidad evocadora, a menudo describiendo lugares asombrosos: aquí tenemos un largo corredor (El mundo de cristal de J. G. Ballard,) y dos pabellones (Cita con Rama de Arthur C. Clarke y Solaris de Stanislaw Lem), fechados entre 2005 y 2016. Y un par de “celosías”, habitaciones caladas de acceso laberíntico generadas también mediante un alfabeto constructivo (Impresiones de África de Raymond Roussel y un poema de Teresa Garulo).

Las “fuentes” y los “pozos” con fondo de formas vegetales, tipología que más ha practicado en los últimos años, en proyectos de arte público, quedan como he dicho en el exterior, con salvedad de un pabellón de vidrio verde que me parece una de sus peores obras. Y ¡sorpresa!, su última escultura, Growth I, recién salida del horno, que espoleará el interés del visitante. En enero de este año, la galería Marian Goodman presentó en su sede de Nueva York esta nueva línea de trabajo de Iglesias, que se separa por primera vez del plano constructivo (o del contenedor geométrico, en el caso de las fuentes y los pozos) para dejar que el elemento vegetal-ornamental que antes quedaba embutido en ellos se libere y adquiera (figuradamente) capacidad de crecimiento. Pero mientras que en Nueva York estas formas trepaban por las paredes, aquí se levantan desde el suelo, torsionándose y solapándose. El entrelazado de ramas o raíces, en aluminio fundido con pátina negra, trasmite un poderoso dinamismo ascensional, al tiempo que alude, a través de gotas de vidrio fundido, a una ardiente y oscura energía generativa.

Toda esta producción es de una u otra manera arquitectónica pero con una querencia hacia lo orgánico y lo visionario. Es posible concebir sus estancias como prolongación contemporánea de la “cabaña primitiva” (arquitectura esencial y “verdadera”, refugio en la Naturaleza), un mito que recorre el arte y la filosofía desde el Renacimiento, pero también como un eco de los orígenes reales de la arquitectura egipcia, que traduce a piedra las endebles edificaciones de cañas, papiros y esteras. En Iglesias la ornamentación es estructura, física y simbólica, participando, por su requerimiento de lectura, en la dinámica circulatoria impuesta al aire, al agua, a la luz y a los cuerpos.


ELENA VOZMEDIANO | elcultural.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Centro De Arte Botín (Santander) 
 
EXPOSICIÓN CENTRO BOTÍN, SANTANDER


00_1541781040_391701

Comisariada por Vicente Todolí, presidente de la Comisión Asesora de Artes Plásticas de la Fundación Botín, CRISTINA IGLESIAS: ENTRƎSPACIOS acogerá una selección de veintitrés obras creadas por la artista entre 1992 y 2018, siendo algunas de ellas de monumental formato, una práctica habitual en su trabajo.

Galardonada con el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1999, el trabajo de Cristina está influenciado por su estancia en Londres en los años 80, donde encontró procesos de materialización de escultura mucho más abiertos. Además, fue en Reino Unido donde comenzó a conectar no solo con la «nueva escultura británica», sino también con la escuela de Düsseldorf. En ese período de descubrimiento se familiariza con el trabajo de Eva Hesse y Robert Smithson, entre otros artistas a los que considera importantes en ese período formativo, aunque su obra la encontramos totalmente aislada de cualquier corriente o tendencia.

A lo largo de su carrera, Iglesias ha definido un vocabulario escultórico único, creando ambientes inmersivos y experienciales que referencian y unen la arquitectura, la literatura e influencias culturales específicas del lugar. A través de un lenguaje de formas naturales y construidas en varios materiales, redefine poéticamente el espacio al confundir interior y exterior, orgánico y artificial, combinando materiales industriales con elementos naturales para producir nuevos espacios sensoriales inesperados para el espectador.

Más info: https://www.centrobotin.org/exposic...illboard+careta
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario