Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 2 de 2
Ir a la página Anterior  1, 2
 
Museo Arqueológico Nacional (Madrid)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Museo Arqueológico Nacional (Madrid) 
 
La Fragata Mercedes 'navegará' hasta el 15 de enero de 2015


    - La muestra que exhiben los museos Naval y Arqueológico Nacional prolonga su estancia en Madrid antes de viajar a Alicante, donde permanecerá de febrero a septiembre.

    - Más de 180.000 visitantes han recorrido la exposición desde su inauguración el 12 de junio




 14165586941890_1416595146_925346

Imagen de la exposición que acoge el Museo Arqueológico Nacional. ANTONIO HEREDIA

La Fragata Mercedes seguirá navegando hasta mediados de enero de 2015. Así lo han decidido el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte; el Ministerio de Defensa y Acción Cultural Española organizadores de la muestra 'El último viaje de la Fragata Mercedes', ante la buena acogida de la misma.

Desde que el pasado 12 de junio los todavía Príncipes de Asturias inauguraran la exposición, más de 180.000 visitantes han podido disfrutar de esta muestra que transcurre con un discurso expositivo en las sedes del Museo Arqueológico Nacional y del Museo Naval. Esta exposición ha supuesto para el Museo Naval un aumento del 19% de visitas que en las mismas fechas de 2013.

'El último viaje de la Fragata Mercedes', comisariada por Carmen Marcos y Susana García, relata varias historias dentro de la Historia, partiendo del hundimiento de la Fragata Mercedes y las circunstancias políticas y militares que lo rodearon, para culminar en el hecho de la recuperación, tras un largo proceso judicial, de las monedas y enseres procedentes del pecio y expoliados por la empresa Odyssey. Con este proyecto se pone en valor la importancia de la protección de patrimonio cultural, que nos permite ofrecer un relato histórico a través de las piezas recuperadas, frente al puro interés comercial que preside cualquier expolio.

Primera parada: el Museo Arqueológico de Alicante

Tras su paso por Madrid, Acción Cultural Española (AC/E) inicia la itinerancia de esta exposición y será la ciudad de Alicante la primera en acogerla en su Museo Arqueológico (MARQ), en donde se podrá ver desde finales de febrero hasta el mes de septiembre.

La muestra, que hasta ahora se ha desarrollado en dos sedes, se articulará en una sola para ofrecer al visitante, a través de más de un centenar de piezas seleccionadas de cada una de las sedes actuales, una perspectiva histórica, arqueológica, militar, naval y reconstructiva de esta historia a través de documentos clave para la resolución del caso judicial, piezas originales de los siglos XVIII y XIX, testimonios de supervivientes y restos arqueológicos procedentes de la fragata, además de recursos audiovisuales, escenografías, reconstrucciones y modelos a escala que permiten al visitante conocer la historia a través de un viaje al pasado y vivir la experiencia de navegar y combatir en una fragata española de los albores del siglo XIX.

El MARQ, reconocido como Mejor Museo Europeo de 2004, ha albergado a lo largo de los años numerosas muestras de carácter internacional. Actualmente, exhibe en sus salas temporales la exposición 'Señores del Cielo y de la Tierra. China en la Dinastía Han (206 a.C. -220 a. C)', que podrá visitarse hasta el 11 de enero. Esta muestra refleja uno de los períodos dinásticos más cruciales en la historia de China a través de 250 piezas originales procedentes de colecciones privadas.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Museo Arqueológico Nacional (Madrid) 
 
La exposición, que se cierra hoy, ha recibido 250.000 visitas



Confesiones del ‘caso Odyssey’


James Goold, el abogado que recuperó el tesoro de la ‘Mercedes’, desgrana claves del caso



 1421265607_906473_1421265824_noticia_normal

James A. Goold, abogado del caso Odissey. / JULIAN ROJAS/EL PAIS

España recuperó los últimos restos del naufragio de la Mercedes gracias al esfuerzo —incluso muscular— de James A. Goold. El abogado también puede ufanarse de haber devuelto las anteriores 574.553 monedas, pero por fortuna para su salud no tuvo que transportarlas físicamente. Porque Goold, un jurista de Washington curtido en litigios internacionales, acarreó un caluroso día de verano a lo largo de un kilómetro el cubo con 300 monedas y otros objetos que Odyssey había ocultado en un almacén del muelle de Gibraltar.

Muy cerca, al otro lado de la Verja, el letrado tenía a su disposición todo el despliegue de medios del Estado español, su cliente. Pero en Gibraltar —territorio minado para las relaciones diplomáticas— debió ingeniárselas solo: para litigar ante los tribunales, para describir y deducir la naturaleza de los objetos expoliados y para devolverlos literalmente a su propietario. “Yo sabía que al otro lado estaba la Guardia Civil esperando, pero que no podían entrar a ayudarme”, recordó ayer durante una conferencia en el Museo Arqueológico Nacional.

Porque la justicia del Peñón falló en la misma dirección que la estadounidense y reconoció la posesión española sobre los restos de la fragata, volada por los ingleses frente a la costa del Algarve en 1804. Aquellas 300 monedas guardadas en Gibraltar habían sido silenciadas por Odyssey durante el litigio en Tampa (EE UU) porque probaban que había habido una explosión en el pecio, según Elisa de Cabo, subdirectora general de Protección del Patrimonio Histórico del Ministerio de Educación y Cultura: “Esa era la razón por la que se habían ocultado y no por su valor”.

Durante siete años el abogado James A. Goold, con la estrecha colaboración de Elisa de Cabo, también jurista, ha surcado por el proceso más complejo y fascinante de su carrera: el que enfrentó en los tribunales de EE UU a la compañía de cazatesoros Odyssey con el Estado español por la propiedad de la Mercedes. Pese a los altibajos nunca creyó que perdería el pleito aunque atravesó por momentos delicados, como la localización en el pecio de un cañón de la Armada Invencible, un anacronismo en una fragata del XIX. “¿Qué hace aquí? Fue un momento difícil”, rememoraba ayer el letrado, en una jornada de conferencias sobre el proceso judicial y la exposición posterior.

La memoria registrada puso las cosas en su sitio. Gracias a toda la documentación almacenada en los archivos (Museo Naval, Indias, Simancas, Histórico Nacional, General de la Administración) se descubrió que el cañón formaba parte de la carga de la Mercedes.

En su conferencia, Goold se detuvo en las triquiñuelas de Odyssey: “Cuando ya se anunció que era la Mercedes, comenzaron a reclutar individuos en América Latina y España que eran descendientes de particulares que habían llevado caudales en la fragata y firman contratos con ellos para reclamar sus derechos”. De nuevo los archivos atajaron el escollo. España, aunque tarde, había resarcido económicamente a las personas que habían perdido posesiones en la voladura.

Finalmente Goold acreditó con papeles lo que Odyssey negaba: la Mercedes era un buque de Estado y, por tanto, su propiedad era clara. Aunque si algún argumento removió por completo a representantes del Congreso y el Departamento de Estado, sobre los que Odyssey intentó presionar, fue una comparación ultrasensible: “Expliqué al público americano que la Mercedes significaba para la historia española lo mismo que el USS Arizona para la de EE UU. Entonces la gente entiende que las monedas de la Mercedes no se pueden comercializar como si fueran souvenir”. El bombardeo del Arizona por los japoneses en Pearl Harbor provocó la muerte de 1.177 personas en 1941 y la entrada en la Segunda Guerra Mundial de EE UU. En la voladura de la Mercedes fallecieron 265 (ente ellas, 23 civiles) y acabaría propiciando una declaración de guerra de España contra Inglaterra.

En una entrevista posterior, James A. Goold señala que la actitud de los políticos estadounidenses evolucionó a lo largo de los siete años. “Desde el principio Odyssey intentó tener el apoyo del Partido Republicano en Florida, donde se desarrollaba el juicio, y también contrató a antiguos empleados del Departamento de Estado para influir en sus funcionarios. Trató de crear una red de amigos y apoyos, que cobraban de ellos para ejercer una influencia, pero incluso esos políticos sobre los que intentó influir se dieron cuenta de que España tenía razón”.

El Odyssey es, al fin, un caso zanjado. Ha cambiado muchas percepciones sobre la arqueología subacuática, e incluso ha forzado el cambio de negocio de la compañía, que ha perdido interés en las excavaciones de pecios históricos.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Museo Arqueológico Nacional (Madrid) 
 
Luis Siret, ingeniero de origen belga, está considerado como uno de los pioneros de la arqueología en España



Luis Siret y los secretos de la Prehistoria


El científico donó en 1928 parte de su colección de piezas al Estado español

El Museo Arqueológico Nacional expondrá en línea los 31.000 documentos del archivo del ingeniero que que descubrió y estudió sobresalientes yacimientos del Sudeste español



 00_1425035478_632526

Luis Siret, en Mazarrón (Murcia) en 1887, con un gato. / Colección Juan Grima

A Luis Siret (1860-1934) le gustaban los gatos, las palmeras, las obras de caridad y, sobre todo, los secretos del pasado y el sur de España. Gracias a este belga tan dotado para la ingeniería como para el dibujo, se desenterraron sobresalientes yacimientos de la Prehistoria que habían permanecido ocultos en el sudeste peninsular, como Los Millares, Villaricos o El Argar, que desvelaron nuevas conexiones entre culturas y deshicieron algunos axiomas de cartón piedra.

Sus cuadernos de excavación, sus láminas, sus cartas, sus dibujos, sus textos científicos y sus informes conforman el archivo Siret, adquirido por el Estado español en agosto de 1956 junto a su biblioteca. Hasta ahora habían estado disponibles para cualquier investigador que acudiese al Museo Arqueológico Nacional (MAN), donde están depositados, pero a partir del próximo martes tendrán una visibilidad infinita. “Se trataba de poner en valor su trabajo”, subraya la jefa del archivo del MAN, Aurora Ladero. Tras haber sido estudiados, catalogados y digitalizados los 31.000 documentos, serán accesibles en la web del Museo y el portal CER.ES (Colecciones en Red, del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). Será una vía directa para acercarse a la personalidad y la labor de Siret, desconocida fuera del ámbito arqueológico pese a su trascendencia. “Es un pionero de la Arqueología. Con sus trabajos da a conocer la Prehistoria española en Europa”, destaca Concha Papí, técnica del archivo del Museo y arqueóloga.

Llegó a España con 21 años y ya nunca se quiso ir, excepto durante el duro paréntesis de la Primera Guerra Mundial, que pasó entre Bélgica y Holanda, muy afectado por el conflicto y las heridas de su hijo. Cuando murió en 1934 en su casa de Herrerías, en Cuevas del Almanzora —donde desarrolló su primera obra de ingeniería junto a su hermano Henri: la conducción de agua potable a la localidad, una infraestructura providencial en un lugar maltratado por la sequía y la aridez—, había acumulado un legado impresionante en libros, documentos y piezas arqueológicas, excavadas en paralelo a su actividad profesional (desde 1900 dirigió la Sociedad Minera de Almagrera). A lo largo de cinco décadas de prospecciones reunió, según Martín Almagro-Gorbea, catedrático de Historia de la Universidad Complutense, “las mejores colecciones que nunca un particular ha llegado a reunir sobre la Prehistoria de la Península Ibérica”.

Esos fondos tuvieron varias vidas. Los obtenidos por los dos hermanos Siret, Luis y Henri, antes de la marcha del segundo a Bélgica se vendieron entre diferentes instituciones y particulares. Una práctica ilícita hoy, pero no entonces. “Ni era raro ni ilegal que se intercambiasen piezas entre arqueólogos o se vendiesen”, puntualiza Virginia Salve, jefa del departamento de Documentación del MAN. Una parte notable está en el Musée du Cinquantenaire (antes Musées Royaux d'Art et d'Histoire, Bruselas) y el British Museum (Londres), pero también hay restos arqueológicos en Harvard, Oxford, Cambridge o Roma. “Hasta 1887 toda su colección salió fuera”, señala Juan Grima, historiador y editor almeriense, que acaba de publicar Las Casitérides y el imperio colonial de los fenicios, escrito por Luis Siret a finales del XIX —sus obras, en francés, se publicaban originalmente en el exterior— y que había permanecido inédito hasta ahora en España.

Cuando Luis Siret emprendió su labor en solitario, con la ayuda del eficaz y leal capataz Pedro Flores —un agricultor de Antas dotado de talento natural y formado por el ingeniero a la medida de sus necesidades—, el destino de las colecciones cambia. En 1905 dona a la Real Academia de la Historia piezas tan singulares como una estela fenicia del siglo IV a. C. con inscripciones o la Sirena de Villaricos, “una obra excepcional en la plástica prerromana de Hispania, pues ofrece elementos de tradición neohitita que pasaron al arte sirio-fenicio de la costa siria”, valora Almagro-Gorbea en un artículo.

Siret, que descendía de aristócratas franceses que habían burlado la guillotina refugiándose en Bélgica, mostró una generosidad mayor que la de sus descendientes, que pleitearon con el Estado por su legado. Su gesto más altruista llegó en 1928, cuando dona parte de su colección al Estado español, seis años antes de morir. Miles de piezas que hoy custodia el MAN y que no acabaron en Estados Unidos por la firmeza del ingeniero, según la historia que relató su nuera, Ophelia Quintas de Carvalho, en una biografía sobre el arqueólogo difundida en la revista Axarquía (2010) por Juan Grima.

“Rechazó igualmente con indiferencia la inmensa oferta hecha por unos americanos, de cinco millones de pesetas por sus colecciones. Viendo ellos que Siret no contesta, creen que su oferta no está a la altura de este tesoro y presentando un cheque en blanco le piden que ponga la cantidad de su agrado. Les sonríe Siret amablemente y contesta con sencillez: ‘El arte no se vende y estos valiosos objetos que encontré en España los quiero ofrecer a España”.


 000_1425035665_228996

Esta carta entre Luis Siret y Hugo Obermaier, como evidencian su emisor y destinatario, no pertenece a la correspondencia de Pérez de Barradas, y pasaría a formar parte de su archivo personal de una manera indirecta. Probablemente fue el mismo Hugo Obermaier quien la haría llegar a Pérez de barradas, tal y como le solicita Siret al final de la misma... Leer más



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Museo Arqueológico Nacional (Madrid) 
 
Luis Siret, ingeniero de origen belga, está considerado como uno de los pioneros de la arqueología en España



Luis Siret y los secretos de la Prehistoria


El científico donó en 1928 parte de su colección de piezas al Estado español

El Museo Arqueológico Nacional expondrá en línea los 31.000 documentos del archivo del ingeniero que que descubrió y estudió sobresalientes yacimientos del Sudeste español



 00_1425035478_632526

Luis Siret, en Mazarrón (Murcia) en 1887, con un gato. / Colección Juan Grima

A Luis Siret (1860-1934) le gustaban los gatos, las palmeras, las obras de caridad y, sobre todo, los secretos del pasado y el sur de España. Gracias a este belga tan dotado para la ingeniería como para el dibujo, se desenterraron sobresalientes yacimientos de la Prehistoria que habían permanecido ocultos en el sudeste peninsular, como Los Millares, Villaricos o El Argar, que desvelaron nuevas conexiones entre culturas y deshicieron algunos axiomas de cartón piedra.

Sus cuadernos de excavación, sus láminas, sus cartas, sus dibujos, sus textos científicos y sus informes conforman el archivo Siret, adquirido por el Estado español en agosto de 1956 junto a su biblioteca. Hasta ahora habían estado disponibles para cualquier investigador que acudiese al Museo Arqueológico Nacional (MAN), donde están depositados, pero a partir del próximo martes tendrán una visibilidad infinita. “Se trataba de poner en valor su trabajo”, subraya la jefa del archivo del MAN, Aurora Ladero. Tras haber sido estudiados, catalogados y digitalizados los 31.000 documentos, serán accesibles en la web del Museo y el portal CER.ES (Colecciones en Red, del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). Será una vía directa para acercarse a la personalidad y la labor de Siret, desconocida fuera del ámbito arqueológico pese a su trascendencia. “Es un pionero de la Arqueología. Con sus trabajos da a conocer la Prehistoria española en Europa”, destaca Concha Papí, técnica del archivo del Museo y arqueóloga.

Llegó a España con 21 años y ya nunca se quiso ir, excepto durante el duro paréntesis de la Primera Guerra Mundial, que pasó entre Bélgica y Holanda, muy afectado por el conflicto y las heridas de su hijo. Cuando murió en 1934 en su casa de Herrerías, en Cuevas del Almanzora —donde desarrolló su primera obra de ingeniería junto a su hermano Henri: la conducción de agua potable a la localidad, una infraestructura providencial en un lugar maltratado por la sequía y la aridez—, había acumulado un legado impresionante en libros, documentos y piezas arqueológicas, excavadas en paralelo a su actividad profesional (desde 1900 dirigió la Sociedad Minera de Almagrera). A lo largo de cinco décadas de prospecciones reunió, según Martín Almagro-Gorbea, catedrático de Historia de la Universidad Complutense, “las mejores colecciones que nunca un particular ha llegado a reunir sobre la Prehistoria de la Península Ibérica”.

Esos fondos tuvieron varias vidas. Los obtenidos por los dos hermanos Siret, Luis y Henri, antes de la marcha del segundo a Bélgica se vendieron entre diferentes instituciones y particulares. Una práctica ilícita hoy, pero no entonces. “Ni era raro ni ilegal que se intercambiasen piezas entre arqueólogos o se vendiesen”, puntualiza Virginia Salve, jefa del departamento de Documentación del MAN. Una parte notable está en el Musée du Cinquantenaire (antes Musées Royaux d'Art et d'Histoire, Bruselas) y el British Museum (Londres), pero también hay restos arqueológicos en Harvard, Oxford, Cambridge o Roma. “Hasta 1887 toda su colección salió fuera”, señala Juan Grima, historiador y editor almeriense, que acaba de publicar Las Casitérides y el imperio colonial de los fenicios, escrito por Luis Siret a finales del XIX —sus obras, en francés, se publicaban originalmente en el exterior— y que había permanecido inédito hasta ahora en España.

Cuando Luis Siret emprendió su labor en solitario, con la ayuda del eficaz y leal capataz Pedro Flores —un agricultor de Antas dotado de talento natural y formado por el ingeniero a la medida de sus necesidades—, el destino de las colecciones cambia. En 1905 dona a la Real Academia de la Historia piezas tan singulares como una estela fenicia del siglo IV a. C. con inscripciones o la Sirena de Villaricos, “una obra excepcional en la plástica prerromana de Hispania, pues ofrece elementos de tradición neohitita que pasaron al arte sirio-fenicio de la costa siria”, valora Almagro-Gorbea en un artículo.

Siret, que descendía de aristócratas franceses que habían burlado la guillotina refugiándose en Bélgica, mostró una generosidad mayor que la de sus descendientes, que pleitearon con el Estado por su legado. Su gesto más altruista llegó en 1928, cuando dona parte de su colección al Estado español, seis años antes de morir. Miles de piezas que hoy custodia el MAN y que no acabaron en Estados Unidos por la firmeza del ingeniero, según la historia que relató su nuera, Ophelia Quintas de Carvalho, en una biografía sobre el arqueólogo difundida en la revista Axarquía (2010) por Juan Grima.

“Rechazó igualmente con indiferencia la inmensa oferta hecha por unos americanos, de cinco millones de pesetas por sus colecciones. Viendo ellos que Siret no contesta, creen que su oferta no está a la altura de este tesoro y presentando un cheque en blanco le piden que ponga la cantidad de su agrado. Les sonríe Siret amablemente y contesta con sencillez: ‘El arte no se vende y estos valiosos objetos que encontré en España los quiero ofrecer a España”.


 000_1425035665_228996

Esta carta entre Luis Siret y Hugo Obermaier, como evidencian su emisor y destinatario, no pertenece a la correspondencia de Pérez de Barradas, y pasaría a formar parte de su archivo personal de una manera indirecta. Probablemente fue el mismo Hugo Obermaier quien la haría llegar a Pérez de barradas, tal y como le solicita Siret al final de la misma... Leer más



elpais.com / ceres.mcu.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Museo Arqueológico Nacional (Madrid) 
 
.


Un tesoro en la recámara del Arqueológico


Reabierto hace un año tras una drástica remodelación, el Museo Arqueológico Nacional ya no solo vive de la ‘Dama de Elche’

La nueva presentación de sus fondos y la exposición de la ‘Mercedes’ ha disparado las visitas de 150.000 a cerca de un millón

En su cámara acorazada se conserva una de las colecciones numismáticas más sobresalientes de Europa: 300.000 monedas reunidas a lo largo de tres siglos




 01_1428308408_877449

Gran dobla de oro de Pedro I el Cruel (1360) En plena guerra civil con su hermanastro, el futuro Enrique II, el rey Pedro I de Castilla y León ordenó acuñar en Sevilla una serie limitada de monedas de gran tamaño destinadas a obsequiar a los nobles que le habían apoyado en la batalla de Nájera. La dobla de a diez ingresó en el monetario en 1862 y sigue siendo uno de sus ejemplares más valiosos, siglo y medio después.

El dinero es más viejo que la democracia. El estátero de Mileto procede de un mundo tan arcaico que la filosofía acababa de nacer, gracias a cuatro curiosos que buscaban el origen de todas las cosas, y los atenienses todavía no habían inventado el gobierno del pueblo. Comenzó a circular entre el 600 y 575 antes de Cristo, con los griegos comerciando a todo trapo y estableciendo una suerte de franquicias de sus ciudades por el Mediterráneo. Es la pieza más antigua de la colección numismática del Museo Arqueológico Nacional (MAN) y una de las más primitivas de la historia. Hasta que los griegos de Asia Menor (actual Turquía) comenzaron a adjudicarles un valor de pago a metales tallados, la humanidad básicamente hacía trueques y pagos en especie.

En estos últimos 2.600 años ha habido otros dólares y otros euros. El denario romano, el dírham de Al Andalus, el ducado veneciano o el real de a ocho hispano circularon fuera de sus fronteras naturales como una muestra del poderío de los imperios a los que representaban. Para saber quién mandaba, convenía echar un vistazo a las carteras de la época. Una moneda era algo más que dinero. Era también una eficaz arma de propaganda política y un indicador cultural, capaz de anticipar que el Renacimiento estaba a la vuelta de la esquina.

“No hay nada anecdótico en una moneda”, precisa Paula Grañera, técnica del departamento de Numismática del Arqueológico, que conserva, estudia y custodia una excepcional colección formada por 300.000 piezas, una de las más importantes junto a la del British Museum. Un tesoro apenas conocido, que hunde sus raíces en el siglo XVIII, cuando el primer Borbón que reinó en España, Felipe V, ordenó crear una Biblioteca Real abierta a un público restringido –ni mujeres ni menesterosos– que incluía un gabinete de curiosidades al que iban a parar las monedas, medallas, esculturas y piezas arqueológicas. “Las monedas hablan y ponen rostro a los personajes a los que se refieren las fuentes escritas, por eso las bibliotecas las incorporan a sus colecciones”, señala Carmen Marcos, subdirectora del museo, que supervisó el traslado a España de las 600.000 monedas que la empresa Odyssey había expoliado de la fragata Mercedes.


 19_1428309460_778851

Vista de una de las bandejas del interior de la cámara acorazada del Museo Arqueológico Nacional.

En 1715 la colección contaba con unas 20.000 piezas. Desde entonces se ha multiplicado quince veces gracias a compras, donaciones y hallazgos arqueológicos. Del monetario de madera se ha pasado a la cámara acorazada, diseñada como un guante a medida. Aprovechando la profunda transformación del Arqueológico, convertido en el museo de moda desde su reapertura el 1 de abril de 2014 (ha pasado de 150.000 visitas en 2010, último año antes del cierre, a rozar el millón), se construyó la cámara, que mantiene unas condiciones estables (23-25 grados de temperatura y 30%-35% de humedad), suspendida sobre vigas capaces de soportar las ocho toneladas de unos fondos que han conocido horas de euforia (expediciones científicas del XIX) y horas de miedo (dos guerras civiles).

En dos días de noviembre de 1936 se desbarataron años de coleccionismo. El Gobierno republicano se incautó de las monedas de oro del museo que, junto al tesoro de los quimbayas colombianos, se embarcarían en el Vita hacia México por orden del presidente Juan Negrín para financiar necesidades de los exiliados españoles. El patrimonio de los quimbayas se recuperó, pero las 2.796 piezas de oro (griegas, romanas, bizantinas, visigodas, árabes y medievales) no retornaron jamás.

De la requisa se salvaron tres joyas, escondidas por funcionarios en distintos despachos. Hoy siguen siendo el trébol de honor del museo, visibles en su exposición permanente: el cuaternión de Augusto, la gran dobla de Pedro I el Cruel y el centén de Felipe IV. Marketing en estado puro. El primer emperador de Roma agudizó al máximo su sentido de la propaganda. Después de humillar en el campo de batalla a Marco Antonio y Cleopatra en el 27 antes de Cristo se encargó de airearlo para la posteridad en un cuaternión de oro: en el anverso refulge su juvenil perfil circundado por las palabras emperador y césar; en el reverso se talló un hipopótamo, símbolo del Nilo, junto a dos palabras telegráficas. Y lapidarias: ‘Egipto conquistado’.


 00_1428308939_533746

Trabajo de limpieza y restauración de una moneda en el Museo Arqueológico Nacional.

En 1360 Pedro I el Cruel tampoco se quedó corto. Para festejar su victoria en la batalla de Nájera frente a su hermano ordenó emitir la gran dobla de oro, que regaló a los nobles que le habían secundado. Y en 1633 Felipe IV acuñó la pieza de mayor valor y más peso de la historia monetaria española: el centén de 338 gramos. Cuarto y mitad de oro. Eran los días de vino y rosas del imperio de los Austrias.

“La moneda es un fuerte instrumento de propaganda política al servicio del poder, da información sobre aquello que quiere transmitir”, sostiene Javier Santiago, catedrático de Epigrafía y Numismática de la Universidad Complutense. “En el siglo XVIII”, añade, “Felipe V sigue incluyendo en su escudo de armas los territorios europeos que ya había perdido en el norte de Europa, con lo que nos informa sobre sus reivindicaciones territoriales”. De Franco solo hay dos retratos. “Uno de Benlliure, que dura hasta 1966, y luego otro que ya le muestra como un ancianito venerable”.

Por la expansión de una moneda se mide la potencia. La andalusí, por ejemplo. “Se ha encontrado plata acuñada en el califato de Córdoba en Polonia. Los cristianos castellanos empiezan a acuñar en el siglo XII, mientras que los árabes lo hacían desde 711 en cecas móviles que movían con el Ejército para pagar a los soldados”, cuenta Paula Grañera, especialista en la notable colección andalusí. Tiempos medievales más avanzados de lo que se presume, con monedas bilingües, en latín y árabe.

“Hablan y ponen rostro a los personajes a los que se refieren las fuentes escritas, por eso las bibliotecas las incorporan”, dice Carmen Marcos


 000_1428309235_136366

La restauradora Durga Orozco, del Museo Arqueológico Nacional.

La moneda –que había nacido, recuerda Marta Campo, presidenta de la Sociedad Iberoamericana de Estudios Numismáticos, porque “el Estado necesitaba hacer pagos y crea un sistema práctico en el que da un valor determinado a un trozo de metal, al que se pesa y al que se le da la garantía oficial”– se transformó tras la Primera Guerra Mundial. Los metales valiosos se sustituyeron por materiales menos nobles y menos escasos (en la actualidad se usan aleaciones de cuproníquel –cobre y níquel–, acmonital o el oro nórdico de los 20 céntimos de euro). Se esfuma entonces el valor intrínseco. En su lugar apareció el acto de fe, “el valor fiduciario”. Todos hacemos que creemos que un papel vale en verdad 50 euros.

Atentar contra el dinero garantizado por el Estado sigue persiguiéndose, aunque ya no se paga con la vida. “Era un delito de lesa majestad”, subraya Montserrat Cruz, técnica de Numismática del Arqueológico, “era el pilar del sistema económico. Cuando la falsificación era muy frecuente, el sistema se caía”. El gran maestro del trilerismo monetario fue el alemán Carl Wilhelm Becker. El grabador falseó monedas tan concienzudamente que las colocó en casi todos los museos de fuste, que se vieron obligados a elaborar un inventario de obras fraudulentas.

No solo las falsas se retiran de la circulación. Los tipos, los diseños y los materiales cambian. Aunque hay monedas con varias vidas. La blanca, usada en la Castilla del siglo XIV, fue desplazada por el maravedí en tiempos de Felipe II. Se despreció por antigua y poco valiosa. Pero ella resiste en el día a día: “Estamos sin blanca”.


 05_1428308675_795318

La cámara acorazada del Arqueológico, donde se conserva una colección de 300.000 piezas, está suspendida sobre vigas capaces de soportar ocho toneladas de peso.



Las monedas del Museo Arqueológico


 02_1428308476_324750

Estátero, Mileto (600-575 antes de Cristo) La pieza más antigua del Arqueológico. Y una auténtica reliquia numismática. Acuñada en una aleación natural de plata y oro (el electro) tan solo unas décadas después de la “invención” de las monedas.


 03_1428308524_320242

Estátero, Mileto (600-575 antes de Cristo). En el anverso se reproduce un león, un símbolo de Mileto que también se repetiría en sucesivas emisiones monetarias.


 06_1428308734_914372

Cuaternión de oro (27 antes de Cristo). Este ejemplar único, acuñado por Augusto para festejar la conquista de Egipto, es uno de los tesoros de la colección por su rareza. En el anverso hay un retrato del emperador.


 12_1428308992_882831

Centén de oro de Felipe IV (1633) Es la moneda de oro más grande de la historia española: 338 gramos y 75,50 milímetros de diámetro. Se conocen muy pocos ejemplares, ya que se usaban como obsequio.


 13_1428309025_521742

Centén de oro de Felipe IV (1633) La del museo perteneció a la colección de Tomás Francisco Prieto, grabador de todas las Casas de la Moneda de España y de Indias y el artista monetario más importante del XVIII.


 07_1428308772_419290

Cuaternión de oro (27 antes de Cristo) En el reverso se reproduce la imagen de un hipopótamo, como animal del Nilo, y la leyenda “Egipto conquistado”. Se acuñaba por alguna ocasión especial y no para su circulación comercial.


 08_1428308807_487006

La dobla de Boabdil (siglo XV) Son escasas las monedas acuñadas por el último gobernante musulmán, Muhammad XII (Boabdil), que se conservan. Este dinar de oro informa en el anverso del lugar de producción: “Fue acuñado en la ciudad de Granada. ¡Que Dios la proteja!”. En el reverso, una sura coránica se repite cuatro veces: “Y no hay vencedor sino Dios”, lema de la dinastía nazarí.


 16_1428309285_182032

Medalla de Carlos V (1521) El Concejo de Núremberg encargó a Alberto Durero el diseño de una medalla que conmemorase la celebración de la Dieta del Imperio en 1521 en la ciudad. Pero se cambió la ubicación y el emperador, que tenía 20 años, no llegó a recibir ninguna de las 24 medallas de plata. En el anverso se ve a Carlos V, rodeado por los 14 escudos de sus reinos.


 17_1428309327_308099

Medalla de Carlos III y familia (1784) Los mineros de la Nueva España celebraron el nacimiento de los gemelos Carlos y Felipe, hijos de los príncipes de Asturias (el futuro Carlos IV y María Luisa de Parma), como garantía dinástica.


 18_1428309366_318993

Medalla de Carlos III y familia (1784) En esta medalla de plata, diseñada por Gerónimo Antonio Gil, se puede ver en el anverso a la familia real, y en el reverso, una explotación minera.


 09_1428308843_255592

Carlino de los Reyes Católicos (1503-1504) Pertenece a la primera serie elaborada en el Reino de Nápoles tras la expulsión francesa y la conquista por Isabel de Castilla y Fernando de Aragón.


 10_1428308883_950347

Carlino de los Reyes Católicos (1503-1504) Los carlinos son piezas escasas porque dejaron de emitirse en noviembre de 1504, tras morir la reina. Representan un acercamiento a la estética renacentista, con una reproducción más realista de los personajes.


 04_1428308607_303335

Trishekel cartaginés (237-227 antes de Cristo) Uno de los pocos retratos de Aníbal, representado como el dios Melqart en el anverso. En el reverso se reproduce un elefante, símbolo del poder militar cartaginés. Durante la ocupación de la Península (237-206 antes de Cristo), los cartagineses acuñaron numerosas series de oro, plata y cobre para pagar a sus soldados y como elemento propagandístico.


 14_1428309061_672156

Cinco pesetas (1869) Una de las más deseadas y caras de la numismática española. Acuñada por el Gobierno Provisional, la peseta nació por decreto el 19 de octubre de 1868, pero la orden de fabricación se retrasó hasta abril de 1869. Como también se adoptó el Sistema Métrico Decimal, se crearon valores de 5, 2, 1, 0,50 y 0,20 pesetas de plata. Se acuñaron muy pocas de cinco.



Fuentes: Museo Arqueológico Nacional / elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Museo Arqueológico Nacional (Madrid) 
 
Dos capiteles románicos se caen en el Museo Arqueológico Nacional

Las piezas, apenas deterioradas, no han causado daños a las seis personas que visitaban las sala



 00_1433925222_212100

Estado en el que ha quedado uno de los capiteles desprendidos.

Dos capiteles románicos ubicados en la sala dedicada al Mundo Medieval: Reinos Cristianos del Museo Arqueológico Nacional se han desprendido la tarde de este martes sin sufrir daños de relevancia y sin afectar a las seis personas que se encontraban en la sala, según informa una nota de la Secretaría de Estado de Cultura, del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. El museo se inauguró en 2014, tras seis años de obras de remodelación.

Tras constatar sobre las 16.40 horas que estos dos capiteles románicos, procedentes del Monasterio de Santa María la Real de Aguilar de Campoo, se habían desprendido de su posición, se ha procedido a precintar la sala, que continuará así hasta que concluya la investigación puesta en marcha para conocer las causas de la caída, aunque el resto del Museo podrá ser visitado con normalidad.

Paralelamente a la investigación, que será llevada a cabo por el personal del Museo y técnicos de la empresa responsable del montaje --(EMPTY)--, la Secretaría de Estado de Cultura ha encargado a la Inspección de Servicios un informe sobre el suceso, según indica la citada nota.

Según el análisis preliminar, uno de los capiteles, que se encontraba anclado a la pared, ha cedido por una zona reintegrada con resinas, empujando al segundo capitel, situado sobre un fuste metálico.

En el caso del primero, los daños sobre la piedra original son mínimos y afectan principalmente a una voluta y a los elementos no originales añadidos en una antigua restauración. En cuanto al segundo, no ha sufrido daños, según ha informado el Ministerio de Cultura.

En ambos casos, el equipo de conservadores y restauradores del Museo será el encargado de subsanar los daños y analizar en detalle el estado en el que se encuentran ambos capiteles, así como del resto que se exhiben en la misma sala.

Según se recoge en el CER.ES --el catálogo de la Red Digital de Colecciones de Museos de España--, el capitel que se encontraba anclado a la pared data del siglo XIII, consta de tres frentes, y es un gran ejemplar por la finura de su ejecución. En el frente principal, sobre la decoración de hojas, destaca la figura en altorrelieve de un jinete coronado (al que le falta el rostro) que se vuelve hacia atrás.

La decoración de los lados está formada por grandes hojas y las volutas se retuercen sobre otra hoja finamente ejecutada. Procede de una de las naves laterales de la Iglesia del Monasterio.

Por su parte, el que se encontraba sobre el fuste metálico data de los siglos XII al XIII y presenta también tres frentes. El frente central representa a Cristo inscrito en mandorla con libro en su mano izquierda, y levantando la derecha en actitud de bendición. La mandorla está decorada por el borde con palmetas y perforaciones de trépano, y sostenida por dos ángeles. En los laterales se representa al apostolado.

A la izquierda con seis figuras, dos de ellas de cuerpo entero, San Pedro portando la llave, y otro apóstol con libro, mientras que a las otras cuatro sólo se les ve las cabezas.

El frente derecho representa los otros seis apóstoles, tres de ellos de cuerpo entero: uno porta un rollo desplegado, otro un libro abierto, y el tercero señala la escena central con el dedo índice, mientras que a las otras tres sólo se les ve las cabezas.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Museo Arqueológico Nacional (Madrid) 
 
En un país llamado Magán

El Arqueológico expone más de 260 piezas, la mayoría mostradas por primera vez, procedentes de las excavaciones en el emirato de Sharjah



 00_1462447715_572538

Figura de terracota de un hombre recostado, del siglo I. Ver fotogalería

Érase una vez, en la lejana península de Omán, hubo un país que se llamaba Magán, muy rico en cobre, cuyos habitantes se dedicaban al pastoreo, a la pesca y al cultivo del trigo y cebada, que vivieron en casas de adobe y desarrollaron una ingeniería hidráulica que les permitió construir galerías para regar sus cosechas. Esa es, grosso modo, la historia que cuenta el Museo Arqueológico Nacional en la exposición En los confines de Oriente Próximo. El hallazgo moderno del país de Magán, que puede visitarse hasta el 29 de mayo. Bajo este título se recorre la historia de una civilización milenaria a través de paneles, vídeos y maquetas, y se muestran más de 260 piezas (herramientas, monedas, armas, cerámica, orfebrería…) halladas en las últimas dos décadas en excavaciones de grupos de arqueólogos de varios países, entre ellos uno español —de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM)—, en el emirato de Sharjah, cuyo territorio corresponde, más o menos, al antiguo Magán.


 00_1462447861_951983

Plaquita de hueso con decoración (siglo I). El equipo español que lleva más de dos décadas en el emirato de Sharjah pertenece a la Universidad Autonóma de Madrid.

“La mayoría de estos objetos, más del 90%, se exponen por primera vez”, subraya la comisaria adjunta de la exposición, Carmen del Cerro. “Ni siquiera se han visto en el emirato porque muchos se han extraído recientemente”. En la primera vitrina, se encuentra una de las piezas más importantes de la muestra, aunque por su tosquedad no lo parece. Se trata de una rudimentaria hacha de sílex del 123.000 a. C., hallada por arqueólogos alemanes. El grupo español, perteneciente al departamento de Historia Antigua de la Facultad de Filosofía y Letras, ha trabajado desde su llegada al emirato, en 1994, en un poblado de la Edad del Hierro (entre el 1.300-300 a. C.), en la región de al Madam. “Era un periodo del que no se conocía nada, y  decidimos averiguar cómo vivían los hombres de entonces”. Desde el V milenio se calcula que ya había asentamientos humanos en la zona.

Del Cerro, directora de la excavación española desde 2014, explica la importancia que tuvieron los yacimientos de cobre para los habitantes de Magán. “En los textos de Mesopotamia se cuenta que traían esa materia prima, junto a piedra dura y madera, en barcos desde un lugar llamado Magán porque ellos no las tenían”. Además del intercambio comercial, el cobre se usaba para obtener el bronce con el que se fabricaban puntas de flecha y de lanzas mostradas algo más adelante.

Estos asentamientos humanos se convirtieron en poblados estables "cuando sus habitantes aprendieron las técnicas hidráulicas". "Construyeron canales subterráneos, llamados falaj, para trasladar el agua allí donde les interesaba”. Precisamente, en al Madam hallaron los españoles un conjunto de esas vías, datadas entre el 900 y el 850 a. C. "Es la obra hidráulica más antigua de toda la región y está excavada por completo, conservada en todos sus tramos".

Este hallazgo llevó a otro. “Veíamos que las casas del poblado eran muy resistentes. No eran de un adobe normal, sino una piedra más resistente que no estaba en la superficie. Así, descubrimos una instalación, que tiene 900 metros cuadrados, en la que trabajaban el adobe, algo que no se ha encontrado en todo Oriente Próximo". Y había una nueva sorpresa: los arqueólogos encontraron en esa instalación huellas petrificadas de manos y pies, del 800 a.C., que habían dejado los trabajadores de la fábrica de adobe cuando aquel lugar se secó y quedó inservible. "Hay cientos de huellas, la mayoría de niños. No sabemos si los usaban para amasar, como si fuera un juego". Todas estas investigaciones están explicadas en las salas dedicadas a la labor española en la zona. Unos trabajos que ha financiado "en un 80%" la Dirección de Antigüedades del emirato de Sharjah. Además, hay unas pequeñas aportaciones del Vicerrectorado de la Autónoma y del Ministerio de Cultura.


 000_1462447794_279788

El Museo Arqueológico presenta hasta el 29 de mayo la exposición 'En los confines de Oriente Próximo', con piezas halladas en las excavaciones arqueológicas del actual emirato de Sharjah, en en el extremo septentrional de la península de Omán. En la imagen, una moneda de oro fechada entre el 14 y el 27 después de Cristo.

El dinero también está en las vitrinas de la exposición con pequeñas monedas de oro, plata y cobre, fechadas entre el 300 a. C. y el 350 d. C. Y como en todo pueblo antiguo, la religión está muy presente, con otro de los objetos más interesantes, una réplica de una estela funeraria (250 a.C.-150 a.C.) con una inscripción bilingüe: en sudarábigo y arameo. “Ese texto está escrito por alguien que dice ser sacerdote del rey de Omán”. Más adelante se suceden preciosidades como una cantimplora de arcilla vidriada, peines de marfil, pequeñas placas en hueso decoradas o una figurita en terracota de un hombre recostado… todo del siglo I.

Esta civilización, aunque con otro nombre, se mantuvo en la época grecolatina. El recorrido del Arqueológico se detiene en el siglo VI, la era preislámica. Entonces, la historia y las arenas rojizas sepultaron al país de Magán, del que ahora se reconstruyen las imágenes y voces de quienes allí vivieron y murieron.


 0000_1462447827_772786

Medio lingote de cobre, de 3 kilos, hallado en la región minera de Wadi al Hilo, en el interior de las montañas de Omán, datado en el 2000 antes de Cristo. La exposición el el Arqueológico está compuesta por más de 260 piezas, que en su mayoría se exponen por primera vez.

Ver Fotogalería



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Museo Arqueológico Nacional (Madrid) 
 
Los relieves de la antigua Urso, Osuna


 urso

Yacimientos arqueológicos de Osuna. El Cerro de las Canteras se piensa es el lugar que ocupaba la Urso turdetana.

La antigua Urso, la actual Osuna (Sevilla). Osuna es una de las más conocidas ciudades turdetanas. En la muralla construida durante la Guerra Sertoriana se utilizaron relieves y elementos arquitectónicos de la Urso íbera que se piensa pudieron formar parte de la necrópolis o de un edificio, cuyos restos se encuentran en la acrópolis, y que se cree pudo ser conmemorativo o de uso cultual. Las representaciones van desde una auletris o tocadora de doble flauta, a una escena de guerreros luchando con falcata y escudo, un jinete a caballo con falcata, una escena erótica o un acróbata andando sobre sus manos.


 relievesurso

Como anécdota histórica, para finalizar, diremos que los textos clásicos nos cuentan que fueron naturales de Urso los tres hombres que traicionaron a Viriato: Audax, Ditalcos y Minuros.


 sillar_de_esquina_relieve_de_osuna_a_m_a_n_inv_38422_01

 a_osuna_01

 38relieve_de_osuna_m_a_n_madrid_02

 39relieve_de_osuna_m_a_n_madrid_03

 jinete_relieve_de_osuna_a_m_a_n_inv_38418_01

 relieves_del_monumento_a_de_osuna

Relieves ibéricos del monumento A de Osuna. Conservados en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid.


 40relieves_del_monumento_b_de_osuna

 41b_osuna_05

 42b_osuna_06

 43_guerrero_relieve_de_osuna_b_m_a_n_inv_38428_01

 44negro_relieve_de_osuna_b_m_a_n_inv_38426_01

Relieves del Monumento B de Osuna. Conservados en el Museo Arqueológico Nacional de España, en Madrid.

Estos elementos arquitectónicos con representaciones escultóricas en relieve pertenecerían a un edificio que se ha fechado en el siglo III a. C. Dicha construcción se situaría en la acrópolis de la población, habiéndose interpretado como un monumento conmemorativo funerario o un herôon decorado con representaciones históricas, con escenas de procesión, combates sangrientos y parada militares de carácter funerario.
Sin embargo, el hallazgo de los matriales descontextualizados que parecieron reutilizados en la construcción de la muralla impide conocer su localización exacta pudiendo proceder de la necrópolis situada en las proximidades de la población, o bien, como plantea Blázquez, corresponder a un monumento funerario elevado en la acrópolis, lo que permitiría interpretar a dicho edificio como un herôon intramuros, tal vez asociado a un templo al que pudo pertenecer el capitel protoeólico, siguiendo un modelo bien documentado en el mundo ibérico, como en la Alcudia de Elche. En todo caso, el carácter del hallazgo exige tomar esta interpretación con suma cautela.



Fuentes: juntadeandalucia.es, iberiamagica.blogspot.com.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Museo Arqueológico Nacional (Madrid) 
 
Exposición: Museo Arqueológico Nacional MAN


Carlos III: proyección exterior y científica de un reinado ilustrado

 
  01_1481893026_289302
 
Comisariada por Miguel Luque Talaván, profesor de Historia de América de la Universidad Complutense de Madrid, ‘Carlos III: proyección exterior y científica de un reinado ilustrado’ revisará la figura de un monarca que supo ganarse un gran prestigio tanto dentro como fuera de nuestras fronteras y que protagonizó uno de los grandes reinados de la historia de España.

El MAN acogerá un centenar de piezas pertenecientes a casi cuarenta instituciones españolas y extranjeras (procedentes de museos de Italia y del Reino Unido), algunas de ellas poco conocidas, prestadas por primera vez y restauradas para la ocasión.

Obras de los grandes pintores del siglo XVIII que actuaron a modo de cronistas de esta época, como Jean Ranc, Jacopo Amigoni, Giuseppe Bonito, Anton Rafael Mengs o Francisco de Goya, compartirán espacio con importantes materiales arqueológicos mediterráneos –como la caja de semillas de Herculano conservada en el MAN- y americanos, así como con magníficas muestras de la cartografía del periodo, instrumentos científicos, o los originales de algunos de los documentos nodales de la historia de la Europa dieciochesca.


Más info
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Museo Arqueológico Nacional (Madrid) 
 
Un paseo por 150 años de historia


El Arqueológico Nacional cumple hoy siglo y medio de existencia.

El real decreto que creó el centro originó la red de museos públicos españoles




 00_1490005189_944337

Imagen del patio romano del Museo Arqueológico Nacional tomada desde la pasarela de la sección de numismática la pasada semana. / Carlos rosillo

No había luz. Las monedas más valiosas, sobre todo las de oro, se seleccionaron bajo los focos de unas linternas. Funcionarios del Gobierno de la República se personaron en el Museo Arqueológico Nacional (MAN) el 4 de noviembre de 1936 para llevarse parte de sus tesoros, pero al conservador del gabinete numismático, Felipe Mateu y Llopis, no le pareció una buena idea, pensaba que allí estarían a buen recaudo. La falta de iluminación le ayudó a usar diversas triquiñuelas para esconder algunas monedas y para hacer que confundieran la plata con el oro. Aún así, tuvo que vivir el horror de ver cómo muchas fueron volcadas en distintos sacos, incluso en las gorras de los guardias. Al mezclarse perdieron su identificación individual. Dos cajas salieron del MAN, junto con los bienes de la Biblioteca Nacional y del Museo del Prado, hacia Valencia, siguiendo al Gobierno republicano. La de las monedas nunca regresó. Doce días después, a las 19,40 del 16 de noviembre de 1936, 25 bombas incendiarias cayeron sobre el edificio de la Biblioteca y del Arqueológico. El museo estaba a punto de cumplir siete décadas y, sin duda, el desastre de la guerra ha sido uno de los hitos de sus 150 años de historia. Pero no el único.

Este lunes se cumple siglo y medio desde que la reina Isabel II firmara el Real Decreto de creación del MAN, el 20 de marzo de 1867. Una ley de gran trascendencia en la historia de la museología española, ya que no solo afectó a la creación de esta institución, es el germen de la red de museos públicos. El último artículo de esa norma añadía que para "atender" a todos estos centros se crearía una sección de anticuarios, dentro del cuerpo de archiveros y bibliotecarios del Estado que ya existía. Es el origen de los conservadores de museos que hoy los "atienden". En 1901, pasarán a llamarse arqueólogos, y es que el término arqueológico no era tan común como lo es actualmente. Era una modernez. De hecho, el real decreto habla de crear un museo central de antigüedades que tenga lo mejor del patrimonio y extender esa red de museos locales a cada pueblo o ciudad con bienes importantes. Así, se van constituyendo los museos provinciales sin mucho orden ni concierto. Andrés Carretero, director del MAN desde 2010 y conservador de museos desde hace más de 30 años, hace hincapié en algo que no es un pequeño detalle: "El que se promoviera la creación, no quiere decir que se les dotara económicamente". De esos polvos, estos lodos.

Pero no solo entre polvo y barro vive el patrimonio arqueológico. Piedras más o menos preciosas, vidrio, metales más o menos nobles, aleaciones, madera, fibras textiles, materiales orgánicos... han construido la historia de la humanidad y el MAN hace un buen repaso de ella. Recorrer el museo es pasear por la historia, sobre todo la española, con piezas que no tienen parangón en otros museos de más relevancia internacional. En el Británico no se puede encontrar la colección de damas ibéricas del Arqueológico de Madrid, con la de Elche como joya de la corona; ni las coronas con joyas —sin metáfora que valga— del tesoro visigodo de Guarrazar.

El Arqueológico ha logrado ser doblemente histórico y eso se debe tanto a sus fondos como a las vicisitudes por las que ha pasado en sus 150 años. Él mismo es un reflejo de la arqueología española, y los que la ejercen se encuentran más en bibliotecas, universidades y museos que buscando arcas perdidas, látigo en ristre, a lo Indiana Jones. El real decreto de 1867, con la creación del cuerpo de anticuarios, proporcionó una unidad de trabajo. Por primera vez se normalizan las funciones de los departamentos de los museos y se habla de la redacción de fichas de inventario. Se crean unas pautas para que se trabaje de la misma manera en el MAN, o en el arqueológico de Tarragona o Córdoba, por ejemplo. A siglo y medio de distancia con el sistema de documentación y gestión museográfica (DOMUS) que se utiliza hoy, pero en el fondo, los mismos mimbres.

No todo van a ser similitudes, solo hay que echar un vistazo a una de las primeras imágenes que se conserva del personal de museo: unos cuantos hombres con sus chisteras, levitas oscuras y bigotes del siglo XIX frente a la mayoría de mujeres que trabajan hoy en el MAN (la paradoja de las siglas). Mayoría también son las jefas de los distintos departamentos. La legislación en cuanto al patrimonio ha seguido el curso del siglo XX, con hitos que coinciden con fechas históricas en otras materias. Así, los sesenta fueron una revolución. En 1968 se crea el Patronato Nacional de Museos que era un organismo que reunía a todos los museos dotándoles de agilidad en la gestión ya que ya no dependía cada uno de su Ayuntamiento o Diputación. Pero eso quedó revertido en los ochenta con la transferencia de competencias en materia de arqueología y de museos a las Comunidades Autónomas. Ese es el estado actual, por tanto lo que se encuentra en las diversas excavaciones va al museo de la región donde esté situado el yacimiento.

Las celebraciones del sesquicentenario quieren ser una conmemoración conjunta. Para ello esta semana tendrá lugar un congreso sobre la historia de la arqueología; en otoño se inaugurará El poder del pasado. 150 años de arqueología en España, donde se expondrán las mejores piezas del patrimonio arqueológico español, procedentes de 63 museos, entre otras: el Tesoro del Carambolo, del Museo Arqueológico de Sevilla. También se tiene prevista una publicación única que reunirá la historia de todos los museos arqueológicos del país, y que quedará como referencia quién sabe si para otro siglo y medio más.


 01_1490005101_170365

Patio romano del Museo Arqueológico Nacional en una imagen de 1917. / Museo Arqueológico Nacional


Hacia el futuro

Que el MAN tenga estatus de organismo autónomo, del que gozan la Biblioteca Nacional y el Museo del Prado, empieza a ser más que necesario. Es un museo que gestiona medio millón de visitantes anuales y 1.250.000 piezas (el Prado no llega a las 25.000). El Partido Popular incluyó esta medida en su programa electoral y el ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, se ha mostrado favorable a trabajar por esta nueva condición. Al director del MAN, Andrés Carretero, le consta que así se está haciendo en una fase muy previa y espera conseguir en esta legislatura el decreto inicial. Es un plan a largo plazo, hay que condicionar administrativamente a la institución y establecer los mecanismos de control.

"Esa gestión autónoma es vital", dice el director, "para el patrocinio de actividades, para participar en proyectos de investigación", añade. El imposibilitar esto es faltar a las funciones básicas de los museos: investigación, conservación, documentación y difusión.


 02_1490005333_633778

Arriba, un grabado de la inauguración del Museo Arqueológico Nacional en su primera sede, el Casino de la Reina, el 9 de julio de 1871, procedente de la publicación 'La Ilustración Española y Americana'. Abajo, estado actual del Casino de la Reina, situado cerca de la glorieta de Embajadores de Madrid. Biblioteca Nacional de España / David Folgueira


Los edificios: 150 años en seis fechas clave

21 de abril de 1866, la reina Isabel II coloca la primera piedra del que sería el Palacio de Biblioteca y Museos Nacionales, actual edificio de la Biblioteca Nacional y del Arqueológico, cuyas fachadas dan al madrileño Paseo de Recoletos y a la calle de Serrano, respectivamente.

20 de marzo de 1867. Real Decreto fundacional del MAN, del cuerpo de anticuarios y de la red pública de museos de antigüedades.

9 de julio de 1871. Inauguración en el Casino de la Reina (junto a la actual glorieta de Embajadores).

5 de julio 1895. Apertura de las sede actual del museo, aunque el personal y las colecciones se habían trasladado dos años antes.

De 1936 a 1951 (Guerra Civil y posguerra). El edificio protegió los fondos del propio museo como los de la iglesia de San Francisco el Grande, entre otros. Después de la contienda no se pudieron abrir todas las instalaciones hasta 1951. Mientras, se realizó una selección de las piezas más importantes y se expusieron en lo que se conoció como el museo breve.

1 de abril de 2014. Reapertura tras seis años de reforma del interior del inmueble para adaptarse a las necesidades museológicas actuales. El montaje, que databa de la década de los setenta, se había quedado obsoleto para el siglo XXI. El museo solo estuvo totalmente cerrado los dos últimos años de obras.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Museo Arqueológico Nacional (Madrid) 
 
Siglo y medio en imágenes

El Museo Arqueológico Nacional cumple 150 años.

Pasear por sus salas es hacer un recorrido por la historia de España.



 07_1490005752_698400

Entrada del MAN con una de las esfinges que flanquean la escalinata y la puerta principal, que solo se abre en contadas ocasiones. / Carlos Rosillo


 03_1490005570_926348

Personal del museo entre 1876 y 1880. / Museo Arqueológico Nacional


 08_1490005806_549932

Operarios colacando piezas en la estructura de madera de la sala de Egipto que se colocó durante la Guerra Civil. / Museo Arqueológico Nacional


 04_1490005617_770147

Arriba, montaje museográfico de las salas dedicadas a Egipto en torno a 1936. Abajo, una vitrina actual de las salas de Egipto y Nubia en la que se pueden observar un sarcófago y varios vasos canopos, donde se guardaban las vísceras del difunto.
Museo Arqueológico Nacional / Carlos Rosillo


 10_1490005916_452394

Arriba, grabado que muestra la disposición de las salas sobre la Edad Media y la Edad Moderna en la primera sede del MAN, el Casino de la Reina. Abajo, estatua de Pedro I de Castilla, escultura gótica de carácter funerario situada en la salas medievales del museo.
Biblioteca Nacional de España / Carlos Rosillo


 11_1490005963_593761

Salas dedicadas al arte hispanomusulmán. Arriba, montaje museográfico del Casino de la Reina; abajo, imagen tomada hacia 1971 con el arco de la alfajería al fondo.
Biblioteca Nacional de España / Museo Arqueológico Nacional


 13_1490006077_745212

Diversos montaje de las salas dedicadas al arte griego: arriba, la vitrina tal y como estaba entre 1950 y 1970 y, abajo, una foto actual.
Museo Arqueológico Nacional / Carlos Rosillo


 09_1490005860_560196

Arco románico del monasterio de San Pedro de Dueñas, en la salas dedicada al arte medieval en el MAN. / Carlos Rosillo


 01_1490005519_217580

Salas de Protohistoria del Museo Arqueológico Nacional, al fondo se ve la Dama de Elche (siglo V - IV a. C.), una escultura ibérica hallada en La Alcudia (Alicante) y adquirida por un hispanista francés que la llevó al Museo del Louvre. Volvió a España en 1941 y después de 30 años en el Museo del Prado entró a formar parte de los fondos del Museo Arqueológico Nacional en 1971. / Carlos Rosillo


 06_1490005696_907775

Arriba, patio romano en 1917, cuando lo que se pretendía era mostrar lo máximo posible de las colecciones del museo, aunque la explicación que se daba sobre ellas era mínima. Abajo, actual patio romano con escultura de la época.
Museo Arqueológico Nacional / Carlos Rosillo


 12_1490006011_774461

Mosaico audiovisual situado en la primera sala del museo, reabierto en 2014 tras seis años de obras y dos de cierre total al público. La reforma adaptó la exposición permanente al siglo XXI, el montaje anterior era de los setenta. / Carlos Rosillo


 14_1490006122_302471

Entrada y punto de encuentro del Museo Arqueológico Nacional, espacio totalmente reformado en la remodelación del museo que tuvo lugar entre 2008 y 2014, llevada a cabo por el arquitecto Juan Pablo Rodríguez Frade. / Carlos Rosillo


 15_1490006163_108937

En la exposición permanente del MAN hay una sala dedicada a explicar la historia de la institución. A través de objetos, fotografías y documentos, el museo se cuenta a sí mismo. / Carlos Rosillo


Fuente: elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis - Ver perfil del usuarioEnviar mensaje privado 
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 2 de 2
Ir a la página Anterior  1, 2

Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 ocultos y 1 invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de permisos
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario