Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo




Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 2 de 2
Ir a la página Anterior  1, 2
 
MONEO - Rafael Moneo
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: Moneo, Rafael 
 
Pamplona: el arte estalla en el campus



La ciudad acoge el primer museo universitario español dedicado a la creación plástica

El edificio, obra de Moneo, alberga la colección de María Josefa Huarte




 00_1422017925_741758

Moneo, en el Museo Universidad de Navarra. / Atlas / Josu Santesteban

Ver vídeo

A la vera del Homenaje a Bach de Jorge Oteiza, colosal talla en piedra caliza blanca de 2,72 por 4,74 metros, Rafael Moneo (Tudela, 1937) exhibe con el pudor que le define su satisfacción ante la última de sus criaturas, el Museo Universidad de Navarra. El décimo contenedor de arte en la carrera del único poseedor español del premio Pritzker de arquitectura es un híbrido tan bien pensado y concebido en el fondo como ejecutado en la forma. Un híbrido tan racional como seductor que materializa a las claras —con insólito carácter pionero en España— lo que debería ser práctica común en un país que se autoconsidere serio de verdad: la coincidencia en recursos, objetivos, imaginación y afanes políticos a la hora de poner en marcha dos esferas habitualmente divergentes en España: la educación y la cultura.

No basta con tener un ministerio que se llame así, Educación y Cultura (y Deporte). Luego, para ser consecuentes con las nomenclaturas, hay que poner en marcha una maquinaria ambiciosa y con ideas encaminada a la evidencia última: que solo un sólido sistema educativo desde la cuna o casi desemboque en la posibilidad real (y no solo estética, de guateque) de un auténtico goce de las formas y prácticas culturales. Si no, como es el caso tantas veces en España, se acaba en la cultura como capricho y como instrumento, y, en general, en los infernales aunque lúcidos renglones de aquel inolvidable artículo publicado por Rafael Sánchez Ferlosio en las páginas de EL PAÍS en 1984: La cultura, ese invento del gobierno.


 b79cxgtiuaab5g

 dibujo_1422017739_342568

Los Reyes inauguraron el Museo Universidad de Navarra

No es un invento la cultura en el nuevo museo de arte contemporáneo de Pamplona, donde conviven Picasso y Rothko, Oteiza y Tàpies, Palazuelo y Chillida, Gerardo Rueda y Kandinsky… ilustrísimos inquilinos, todos ellos procedentes del legado que María Josefa Huarte, hija y nieta de empresarios coleccionistas de arte moderno, donó en 2008 a la Universidad de Navarra. Y donde descansa, desde ahora, el legado de José Ortiz-Echagüe, fundador de Seat y uno de los maestros incontestables de la fotografía pictorialista. Son estos dos —la colección Huarte y el legado Ortiz-Echagüe, donado a la Universidad en 1981— los ejes que vertebran los fondos del nuevo museo, inaugurado ayer por los Reyes en una jornada que llevó al campus de la Universidad de Navarra a más de 1.500 invitados.

Y no es un invento la cultura en este museo, que ha costado 22 millones de euros; debajo del auditorio con capacidad para 700 espectadores, hay estudios, talleres, aulas de enseñanza. ¿De enseñanza de qué? De materias relacionadas con las pinturas, las esculturas, las fotografías o los pentagramas que se expondrán sucesivamente en el edificio de Moneo. Los alumnos de Humanidades, de Psicología, de Filosofía, de Comunicación, o los del ya activo Máster en Estudios Curatoriales, podrán reflexionar y trabajar aquí sobre el arte que se enseña aquí.

¡Arte contemporáneo incrustado en un campus! ¡Y profesores, artistas y críticos de arte enseñándolo a los alumnos in situ! Una primicia, por increíble que parezca. Un buen punto de partida, si uno se cree de verdad las palabras pronunciadas ayer por el Rey Felipe VI en Pamplona: “No podemos conformarnos con conservar; tenemos que animar y promocionar la creación artística en todos sus niveles”. ¿El educativo, por ejemplo?

Sí, de acuerdo, la Universidad de Navarra, privada y gestionada por el Opus Dei, genera suficientes recursos económicos propios para un museo así. El caso es que ahí están, traducidos en un modelo de museo inédito en España. El nuevo museo de Pamplona no cuenta, a día de hoy, con apoyo público pese a ser un centro de arte abierto a la ciudad, “aunque no hemos perdido la esperanza”, dijo el rector de la universidad, Alfonso Sánchez-Tabernero. De hecho, la primera idea de María Josefa Huarte fue relacionar su legado con las instituciones públicas, instalándolo en un museo de nueva planta situado en el centro de Pamplona, concretamente en el parque de La Ciudadela. Pero un informe de Bellas Artes impidió la construcción allí de un edificio nuevo. Así que aquella señora, tan sensible como impulsiva y siempre vestida de Balenciaga —y que ayer no pudo estar en Pamplona por su delicado estado de salud— buscó otros socios, esta vez privados.

Una de las exposiciones inaugurales del nuevo centro, la breve pero apabullante The Black Forest, de Íñigo Manglano-Ovalle, planta en medio de la sala dos monumentales cubos revestidos de madera de pino de Nueva Zelanda, previamente carbonizada mediante la milenaria técnica japonesa del Shou Sugi-Ban. Inquietantes, breves, monumentales, los dos cubos funcionan, en palabras del propio Rafael Moneo, fascinado ante la propuesta, “como las dos Torres Gemelas, porque funcionaban así, las dos juntas, no una sola, pues lo mismo pasa con estos cubos”. Las otras muestras inaugurales son las dedicadas al artista navarro Carlos Irijalba, a las fotografías del Rif del propio Ortiz-Echagüe y a los calotipos de algunos pioneros de la fotografía como Clifford, Delaunay o Claudius Galen Wheelhouse.

Cabría decir que este museo de Rafael Moneo es un poco como Rafel Moneo. La sobriedad y pureza de líneas, la disposición racionalista e incluso grave del hormigón poroso, el basalto y la madera de roble a lo largo de los 11.000 metros cuadrados (3.000 de espacio expositivo) y la sensación de estar —si se mira desde fuera— ante un edificio mucho más pequeño y aéreo de lo que en realidad es, no esconden lo más importante: un interior que alterna poesía y disrupción. Laberintos de piedra, sobrio roble, espacio vaciado en la estela de Oteiza (“del que algo hemos aprendido con el paso del tiempo”, admite Moneo).

Un insólito, inédito, atractivo museo de arte moderno abierto a la Universidad y a la ciudad. Quién sabe si un pequeño Pamplonenheim.


Familia de constructores y mecenas

La inauguración del Museo Universidad de Navarra, que desde hoy y durante un mes mantendrá una política de puertas abiertas, se enmarca de forma indisoluble en el recuerdo de una de las manifestaciones que, hace ahora 42 años, cambiaron la relación de España con el arte moderno y las vanguardias: los Encuentros de Pamplona de 1972. Auspiciados (y costeados) por los Huarte, la misma familia de constructores y coleccionistas de arte que ahora han impulsado el nuevo museo por medio de María Josefa Huarte, los Encuentros llevaron a la España franquista del 72 -y en concreto a la Pamplona gris y adormecida del 72- cosas como la música de John Cage, el nuevo Arte Vasco, las locuras del Equipo Crónica o directamente la ignominia de unas carpas hinchables de colores frente a la fachada del mismísimo Gobierno Militar.

Casi nadie daba crédito de lo que allí ocurría: en pleno tardofranquismo, melenudos sedientos de caña cultural alternaban con señoronas del régimen en los espectáculos y exposiciones de aquella insólita 'kermesse'. Estallaron dos bombas. El partido Conmunista trató de evitar que los Encuentros se celebrasen porque justificaban, de algún modo, la celebración de la cultura en un país que no la permitía. Los Huarte, empresarios navarros de la construcción, coleccionistas, mecenas y productores de cine de vanguardia, se convirtieron en eso, en vanguardistas 'avant la lettre' y propiciaron una de las manifestaciones más estrafalarias, necesarias y, a la postre, decisivas de cara al futuro cultural de un país.




elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MONEO - Rafael Moneo 
 
El jurado destaca "la calidad de su obra, su contribución al pensamiento arquitectónico y su magisterio"



Rafael Moneo gana el Premio Nacional de Arquitectura para 2015


El galardón está dotado con 60.000 euros

El creador ya obtuvo el Pritzker en 1996




 00_1460128024_283047

El arquitecto Rafael Moneo, en su residencia de Madrid, en mayo de 2012. / GORKA LEJARCEGI

El arquitecto Rafael Moneo (Tudela, 1937) ha obtenido hoy el Premio Nacional de Arquitectura correspondiente a 2015, tal y como informó el Ministerio de Fomento. El galardón está dotado con 60.000 euros y se le concede  "en testimonio de la calidad de su obra, reconocida en España y fuera de nuestras fronteras, por su contribución al pensamiento arquitectónico, así como por su magisterio en las más prestigiosas universidades de todo el mundo", según un comunicado del propio ministerio.

Moneo ya ha ganado a lo largo de su carrera premios como el Pritzker (1996, siendo el primer y único español), considerado como el reconocimiento más importante para un arquitecto, el Príncipe de Asturias de las Artes o la Medalla de Oro del Royal Institute of British Architects. También es académico de Bellas Artes. “La arquitectura tiene obligaciones, los edificios adquieren importancia cuando completan algo más amplio que ellos: la ciudad”, contaba en una entrevista con este diario en 2013.


 1una_representaci_n_recreada_por_ordenador_del_edificio_que_rafael_moneo_construir_en_miami_florida

Una representación recreada por ordenador del edificio que Rafael Moneo, construirá en Miami, Florida. EFE

El creador es autor, entre otros edificios, del Kursaal de San Sebastián, el Museo de Arte Romano de Mérida o la ampliación del Museo del Prado. También ha diseñado la catedral de Los Ángeles, el Moderna Museet de Estocolmo y el Museo de Arte de Houston.

El galardón se entregó por primera vez en 1930 y se otorgaba mediante concurso o a un edificio en particular. A partir de 2001, se concedió directamente a un arquitecto en concreto. Y, finalmente, desde 2013 "rinde testimonio de admiración a una persona o entidad que, con su trabajo o con el conjunto de su obra, haya contribuido o contribuya de forma extraordinaria al enriquecimiento de los aspectos sociales, estéticos, tecnológicos y sostenibles de la Arquitectura o el Urbanismo", según la web del ministerio. Sin embargo, ese año, así como en los dos anteriores, el galardón no se concedió a nadie. En 2014, en cambio, fue galardonado Juan Navarro Baldeweg.

En una entrevista con El País Semanal, en agosto de 2015, Moneo contaba que su edificio favorito es Santa Sofía, en Estambul: "Nada reclamaba nuestra atención. Ningún punto de fuga nos obligaba a orientarnos tiranizando la mirada. Ningún ornamento nos distraía. El todo de aquel espacio prevalecía”.


elpais.com



     

Enhorabuena por el merecido galardón, no obstante Rafael Moneo, es el único español que ha recibido del Premio Pritzker de Arquitectura, el máximo reconocimiento internacional.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MONEO - Rafael Moneo 
 
FALLO / Más de medio siglo de carrera



Rafael Moneo gana el Premio Nacional de Arquitectura 2015

El navarro ya tenía en su currículo el Pritzker y el Premio Príncipe de Asturias, entre otros honores.



 00_1460128648_793292

Rafael Moneo. / ANTONIO HEREDIA

El arquitecto Rafael Moneo (Tudela, 1937) ha sido galardonado con el Premio Nacional de Arquitectura correspondiente al año 2015, dotado con 60.000 euros, según informó este viernes el Ministerio de Fomento.

Moneo recibe el premio "en testimonio de la calidad de su obra, reconocida en España y fuera de nuestras fronteras, por su contribución al pensamiento arquitectónico, así como por su magisterio en las más prestigiosas universidades de todo el mundo", según indicó Fomento en un comunicado.

A lo largo de su carrera, el arquitecto navarro ha recibido numerosas distinciones, entre otras el Premio Pritzker de Arquitectura en 1996 y la Medalla de Oro del Royal Institute of British Architects en 2003.

Elegido académico de Bellas Artes en 1997, tomó posesión de su plaza a comienzos de 2005. En 2006 el Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España le hizo entrega de la Medalla de Oro de la Arquitectura Española y en 2012 obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de las Artes.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MONEO - Rafael Moneo 
 
“La obra espectáculo no es mi mundo”

Rafael Moneo protagoniza en el Thyssen la mayor retrospectiva dedicada a su carrera



 01_1490865847_277408
 
Rafael Moneo, en su exposición en el Thyssen, en Madrid. / Carlos Rosillo

Rafael Moneo (Tudela, Navarra, 1937) no es consciente de “haber hecho tanta cosa”. Pero ahí están las pruebas: los 52 proyectos de la exposición que le dedica el Museo Thyssen-Bornemisza en Madrid (del 4 de abril al 11 de junio). Y ni siquiera así queda constancia de la totalidad de su obra: cinco décadas de carrera con numerosos premios —Pritzker en 1996, galardón que por primera vez ganaba un español; Royal Gold Medal en 2003, Príncipe de Asturias de las Artes en 2012— y obras emblemáticas: el Museo Romano de Mérida, la Fundación Pilar i Joan Miró en Palma de Mallorca, el Kursaal donostiarra, la estación de Atocha, la ampliación del Prado o el Museo de Arte Moderno de Estocolmo, entre otros muchos.

La exposición, subtitulada Una reflexión teórica desde la profesión. Materiales de archivo (1961-2016), cierra su recorrido en Madrid, tras un periplo internacional, coincidiendo con el 25º aniversario del museo que la acoge y con un relato que gira en torno a cómo el palacio de Villahermosa se convirtió en 1992 en sede de la Fundación Thyssen-Bornemisza. Es la primera gran retrospectiva dedicada a su carrera.

Los proyectos de la antológica han sido elegidos entre el propio Moneo y el comisario, Francisco González de Canales. Las salas acogen 121 dibujos, 19 maquetas y 152 fotografías. El arquitecto tenía especial interés en mostrar sus dibujos. Para él siguen resultando esenciales en su trabajo y un medio cuya importancia nunca ha sido suficientemente reconocida. “Ya dibujaba antes de empezar a estudiar Arquitectura”, explicaba anteayer a EL PAÍS en museo Thyssen. “Luego, de otra manera, no he dejado de hacerlo. Desde el Renacimiento, los arquitectos hicieron del dibujo un medio con que pensar sus edificios; es la esencia de la arquitectura. Ya sé que ahora los medios son otros, pero yo sigo creyendo que el dibujo es el intermediario entre quien asume la autoridad de la producción del edificio (los pagadores) y quienes lo ejecutan (los arquitectos)”, añade.
 
Cuando se le pide que detalle los elementos que hacen reconocible su arquitectura, responde que, tal vez, el uso de formas geométricas, la calidez de los materiales, el respeto por el entorno y, siempre, el conocimiento profundo de la historia del edificio, cuando se trata de una restauración como fue el caso del Prado o del museo emeritense. “A veces, los materiales inspiran la forma. Es el caso de la catedral de Los Ángeles, levantada en un gigantesco solar. Los revestimientos crean unas sombras en forma de cruz que le dan espiritualidad”, dice.

Desde finales de los setenta, su estudio ha sido uno de los más reclamados, primero en Europa y luego en EE UU. Pese a su éxito, Moneo no se considera uno de los arquitectos estrella que han esparcido sus creaciones por todas partes: “La expresión tiene que ver con el mercado, con el cliente, más que con el propio arquitecto. Hay gente o instituciones que han buscado obras espectáculo, al margen de la función que la construcción debía de tener. El primer y el último objetivo era el edificio en sí. A mí no me las han encargado, de manera que tampoco he tenido que rechazar propuestas. No me he presentado a concursos en los que se reclamaba esa manera de construir. No es mi mundo”.


 02_1490865836_979051

Maqueta del Auditori de Barcelona que se puede ver en la antológica. Carlos Rosillo


Milagro en el Prado

Le interesa solucionar problemas arquitectónicos con objetivos claros. Reconoce que, a la vista de los proyectos de la muestra, la herencia de las infraestructuras culturales van a conservar su sello mucho tiempo. “No sé si soy el arquitecto de los museos y de los auditorios. Forman una parte muy importante de mi carrera. Puede que el resultado del Museo Romano de Mérida haya tenido un peso importante en el interés que he despertado en el ámbito cultural”, señala.

La ampliación del Prado es el trabajo que mejores y peores sensaciones le ha generado: “Fue todo muy conflictivo. Hubo que retocar el proyecto. Se me enfrentó gente inimaginable, la iglesia vecina [Los Jerónimos] incluida. Fue un desgaste tremendo. Ahora lo miras y parece un milagro que quedara tan bien resuelto”.


 05_1490866087_689171

Miguel Zugaza, director del Museo del Prado, y el arquitecto Rafael Moneo, artífice del proyecto de la ampliación de la pinacoteca, recorren una de las salas del antiguo claustro de los Jerónimos, el 24 de octubre de 2007.


 03_1490866180_372900

Rafael Moneo, sus obras en imágenes. El arquitecto ha sido galardonado con el Premio Nacional de Arquitectura 2015 por la calidad de su obra, reconocida internacionalmente, por su contribución al pensamiento arquitectónico y por su magisterio en las más prestigiosas universidades de todo el mundo. (En la imagen: Rafael Moneo, en su estudio en 2001).



Aquellas diferencias con la baronesa y el resultado final

Una de las intervenciones culturales más conocidas de Rafael Moneo fue la rehabilitación del madrileño palacio de Villahermosa para convertirse en sede del Museo Thyssen-Bornemisza. Los sucesivos avatares del inmueble quedan documentados en una pequeña exposición situada en el balcón mirador de la primera planta. De lo que no se habla, aunque de ello dieron buena cuenta los medios de comunicación de la época, es de las diferencias que hubo entre Moneo y la baronesa Carmen Thyssen. El arquitecto quería suelos de madera y paredes blancas. La aristócrata prefería estuco veneciano y terrazo. Ganó ella. Moneo prefiere recordar su buena relación con Javier Solana, entonces ministro de Cultura y con el barón Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza. “Lo importante es el resultado y no hay más que mirar el interior del museo para ver que el objetivo se cumplió con creces”, dice.


Fuente: elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MONEO - Rafael Moneo 
 
Rafael Moneo: "Dibujar es pensar lo inesperado"

En Rafael Moneo manda la mano, la mano de con la que el lápiz sobrevuela el papel y fija la idea de un proyecto, su contorno, su posibilidad, su certeza.

El Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid donde reúne 52 proyectos en los que se afianza la sencillez, la honestidad y la investigación de su poética, de su arquitectura.




 000_1491208806_465037

El arquitecto Rafael Moneo ante el dibujo de un proyecto de viviendas en Miami. MUSEO THYSSEN / F. BARBARIÉ

Por un momento dudó. Rafael Moneo andaba con la adolescencia superada, pero dudó. La tensión estaba entre la pintura y la arquitectura. Había que decidir por cuál de las dos sendas echarse al monte. Y escogió la segunda. Pronto despuntó en su promoción como un joven flaco y tímido que acumulaba un entusiasmo sin fatiga por la profesión. Un muchacho con modales de hurón que todo lo buscaba, que todo lo leía, que todo lo veía. Estudió mientras se buscó sitio en los equipos de algunos de los mejores. Y por mejor se entiende a Sáenz de Oiza. Al danés Jorn Utzon. A algún otro. Desde los primeros proyectos han pasado ya 50 años y Rafael Moneo es uno de los arquitectos con mejor estela y prestigio. Fue el primer español en ganar el Premio Pritzker. Director de la Architecture School of Harvard. Premio Príncipe de Asturias. Lector de poesía.

Tiene cráneo de quetzal, ese pájaro heráldico que adoraban los aztecas, solo que en su caso con la cresta tirando a gris y bien planchada. Gafas de montura fina y corbata de nudo estrecho, estilo Harvard. Viaja a bordo de un cierto despiste atentísimo: una mezcla de timidez e inteligencia. Su biografía alberga varios momentos estelares, todos relacionados con la arquitectura. Y todos reunidos en la exposición que acoge el Museo Thyssen-Bornemisza hasta el próximo 11 de junio, de la que es comisario Francisco González de Canales y desarrollada en colaboración con la Fundación Barrié. El título es exacto: Una reflexión teórica desde la profesión. Materiales de archivo (1961-2016). Y se trata de un abordaje por dentro del estudio del arquitecto, recuperando aquello que es el principio de su obra. El origen de todo proyecto: los dibujos.

"Quiero que se entienda como una muestra donde se reivindica el dibujo como medio de representación de la arquitectura. Lo conocemos así desde el Renacimiento. En mi trayectoria es importantísimo. Incluso en la de mi generación. Hoy las cosas se hacen de otro modo, pero no renuncio al dibujo como lugar de la primera idea o del primer impulso. Dibujar permite pensar desde lo inesperado", explica.


 00_1491208856_162156

Arriba, dibujo del proyeto de la ópera de Madrid (1964).

Desde los primeros encargos (años 60) hasta algunos de los últimos trabajos en marcha (en Villafranca del Bierzo o Miami), Moneo ha seleccionado 52 proyectos que han punteado su itinerario. Dispuestos en orden cronológico permiten entender la secuencia de una vida. Desde los años organicistas de la Escuela de Madrid (de la que Moneo supo también encontrar pronto la puerta de salida), pasando el descubrimiento de EEUU, la docencia aquí y allá, la propuestas serenas y de algún modo radicales (Bankinter, en Madrid) o uno de los momentos de mayor intensidad sísmica de su itinerario: el Museo de Arte Romano de Mérida (1986). "Diría que es la obra que me posicionó no sólo en lo que yo quería como arquitecto, sino también de cara al exterior".

Sobrevivió a los burócratas en la tarea de ampliar el Museo del Prado, otras de sus intervenciones principales. En lo que duró el proyecto vio caer a cinco ministros y a otros tábanos de oro de la Administración. Aquellos mismos que intentaban meter mano en la maqueta para proponer hallazgos de esteticién en una obra que la mayoría de ellos no llegó nunca a entender. Aquellos espontáneos pasaron a mejor vida pública o privada. Él, sin embargo, continúa ahí. Es lo que sucede con el arte, que da mejores cosechas que la política. Desde la mitad del Paseo de la Castellana hasta la estación de Atocha, el tramo podría llamarse Paseo de Rafael Moneo. Ha intervenido también dos veces en el Banco de España y rehabilitó el Palacio de Villahermosa (sede del Thyssen). Sólo le ha faltado dejar huella en el Bernabéu. Se presentó al concurso de ampliación junto a los suizos Herzog & De Meuron, pero no pudo ser. "Me habría gustado, la verdad. Creo que a ese estadio le falta vincularse a la ciudad. Y mi idea de trabajo iba por ahí", comenta.


 01_1491208866_173397

Ayuntamiento de Murcia (1998).

La exquisita sencillez de su arquitectura, la complejidad conceptual de su ideario, el juego de geometrías, los equilibrios, los materiales cálidos, la vigilancia del contexto pero también la transformación política del mismo... Todo esto dibuja la poética de Rafael Moneo. Un arquitecto cívico. Un creador que tiene un buen gramaje de intuición y decoro. Insólita combinación.


 02_1491208875_390442

Banco de España.

Mantiene un estudio de escala pequeña donde no hay más de 15 o 20 colaboradores. Se siente ajeno al fervorín de la arquitectura espectacular que nació con el brutalismo de los años 70 y estalló en la década de los 90 generando un nuevo autismo constructivo en tantos casos, proyectos hollywoodienses en cada pueblo, casi en cada aldea. "Si me hubiera quedado en EEUU habría asumido, quizá, otro modelo de organización para dar respuesta a distintas demandas, pero aquí estoy bien. La arquitectura empezó hace años a regirse por caminos de estricto mercado donde ya no cuenta el mecenazgo. El star system de la arquitectura se entiende mejor desde la economía que desde el arte", ataja.

- Pero no se dejó arrastrar por aquel virus tan contagioso de la monumentalidad.

- A lo mejor no dejarme contaminar por las interferencias sea una limitación mía.

Cada proyecto de Rafael Moneo es una respuesta. O una forma de dar razón de los principios que guían su trabajo. Sencillez y audacia. Complejidad que no se recrea. Belleza estilística donde no renuncia a los compañeros de viaje. Es decir a aquellos que le hicieron arquitecto. "Ya nadie trata de dialogar con nadie. Hoy no se puede hablar de lenguaje común en la arquitectura". Suena a lamento. O quizá a resignación. Pero sabe que su mejor aportación es saber crear sitio. Saber hacer lugar.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MONEO - Rafael Moneo 
 
Moneo recibe en Tokio el mayor galardón japonés a la arquitectura

El Praemiun Imperiale se le otorga por “la gran sensibilidad para crear obras de una belleza duradera”



 00_1508402198_706736
 
El arquitecto Rafael Moneo, en la retrospectiva sobre su obra en el Thyssen de Madrid, el pasado marzo. / CARLOS ROSILLO

Para agradecer la entrega del Praemiun Imperiale, el equivalente japonés al premio Princesa de Asturias, el arquitecto navarro Rafael Moneo (Tudela, 1937) saludó con una reverencia a los asistentes a la ceremonia y luego les mandó un beso al aire. En privado y con los medios de comunicación, el cuarto español en recibir el galardón que otorga la Japan Art Association, se declara admirador de la arquitectura japonesa y compara el santuario sintoísta de Ise con el Partenón. Moneo, que ha recibido el galardón hoy, miércoles, subraya la sabiduría oriental de hacer templos de madera y reciclarlos cada veinte años desde hace siglos y los compara con las construcciones de piedra que sufren con el paso del tiempo. “La vejez parece que se siente más en la pátina de las construcciones europeas que en esta capacidad [japonesa] de hacer presente el pasado”, explica.

Moneo asegura sentir orgullo de que un país a la vanguardia de la arquitectura mundial lo haya elegido para su máximo galardón a las artes. El premio fue creado en honor al fallecido príncipe Takamatsu, tío del actual emperador Akihito, y tiene una dotación de 15 millones de yenes (113.000 euros). Se otorga desde 1989 en campos de la cultura no cubiertos por el premio Nobel. Junto a Moneo fueron galardonados otros cuatro veteranos del arte mundial: el bailarín ruso-estadounidense Mikhail Baryshnikov, la creadora visual iraní Shirin Neshat, el escultor ghanés El Anatsui y el músico senegalés Youssou N’Dour.

En la historia de los premios figuran nombres como Federico Fellini, Philip Glass, Richard Serra o Pina Bausch. Se suele recibir tras una larga carrera dedicada a la excelencia.

Casi la mitad de los arquitectos que han recibido el Praemium Imperiale fueron reconocidos, como Moneo en 1996, con el Pritzker, calificado como el Nobel de la profesión, creado por la familia del mismo nombre en Chicago (Estados Unidos) en 1978.

Entre las razones para premiar a Moneo el comité de selección del Praemium Imperiale mencionó el respeto al entorno de sus edificios y “la gran sensibilidad para crear obras de una belleza duradera”. El arquitecto español, conocido por construcciones como el Museo Romano de Mérida, la Fundación Pilar i Joan Miró, en Palma de Mallorca; el Kursaal de San Sebastián y la madrileña estación de Atocha, cultiva amistad con arquitectos japoneses de primera línea como Tadao Ando y Arata Isozaki. En esta visita, su tercera a Japón, ha recorrido los barrios céntricos de la capital, como Ginza, para constatar el “consumismo intenso de los japoneses”, y Omotesando, donde se maravilló con el equilibrio entre tradición y presente del Museo Nezu, del arquitecto Kengo Kuma.

En nombre de los cinco premiados en esta edición del Paraemium Imperiale, la número 29, Mikhail Baryshnikov pronunció un discurso en el que hizo referencia “al miedo y la ansiedad que abundan en los tiempos actuales”. A continuación elogió el acierto de los premios que “reconocen la importancia de las artes en momentos de inestabilidad”.

Antes de Moneo los españoles laureados fueron el tenor Plácido Domingo, en 2013; el escultor Eduardo Chillida, en 1991, y el pintor Antonio Tàpies en 1990.


elpais.com



 

Felicitaciones a Moneo por el premio, para mí el mejor arquitecto español.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MONEO - Rafael Moneo 
 
Rafael Moneo: “El agua bajo el Prado no me pilla por sorpresa”

El arquitecto de la ampliación de la pinacoteca explica que creó dos pozos para paliar el curso alterado por su construcción tras conocerse un estudio sobre las humedades



 01_1536578808_607582
 
El arquitecto Rafael Moneo este año en Madrid. / Jaime Villanueva

Cuando aparecieron las primeras grietas en la fachada y las humedades en los sótanos en 2014, el Museo del Prado encargó un informe a una empresa de geólogos para que descubriera la razón y ofreciera soluciones a la emergencia. Los especialistas entregaron hace un año sus conclusiones, que adelantó este domingo EL PAÍS, un informe sobre el comportamiento de las aguas subterráneas en el que se indica que la ampliación de Rafael Moneo no ayudó al drenaje natural. La ampliación fue inaugurada en 2007 y añadió un edificio de nueva planta en el claustro de los Jerónimos (el conocido “cubo de Moneo”).

“Estas humedades han ido aumentando en los últimos tiempos, sin que coincida aparentemente con periodos lluviosos. Una posible explicación es la construcción de pantallas profundas en la ampliación del museo”, puede leerse en el informe de la empresa Geocisa, por el que recibió 50.000 euros. Según el relato de los técnicos, dichas “pantallas” -de más de 30 metros de profundidad- han alterado el curso de las aguas subterráneas, que amenazan la estructura del edificio Villanueva y, sobre todo, del Casón del Buen Retiro.

“Éramos muy conscientes de las corrientes subterráneas del Prado”, explica Rafael Moneo a este periódico. “El agua bajo el museo no me sorprende y dispusimos dos pozos en la zona de los Jerónimos, porque contábamos con las aguas que venían desde el Retiro. Sabíamos que con las pantallas íbamos a interrumpir el movimiento natural del flujo subterráneo. Por eso hicimos los dos pozos, porque había que canalizar las aguas convenientemente”, añade para aclarar que esto no es un hecho inesperado, que “el control del agua ha sido estudiado”.

Sin embargo, este informe es el primer estudio sobre el terreno que la dirección del Prado tiene sobre su mesa para comprobar la incidencia de las corrientes subterráneas en el edificio. “La relación es directa”, concluyen. El acuífero podría hundir el museo si se deja de achicar agua y si no se construyen nuevos pozos de drenaje para evitar la incidencia, tal y como recomiendan los expertos. El museo se levanta sobre el arroyo del Prado, que en el siglo XIX fue soterrado, pero el flujo freático no ha desaparecido y tiene una influencia directa sobre la salud de la pinacoteca.
 

 02_1536578777_322828

Patio interior de la Lonja de Mercaderes en Sevilla. PACO PUENTES

El equipo de Moneo construyó varios pozos, dentro y fuera de la institución, para la extracción de agua. Pero el informe recomienda la creación de nuevos. De hecho, el pozo más activo de todos es el situado en la calle Ruiz de Alarcón, “al verse influido por pantallas tanto al norte como al oeste del mismo”. Al parecer, las pantallas no son oblicuas al flujo subterráneo y cortan el paso del agua. Ese pozo recibe la mayor carga hidráulica y necesita refuerzos para evitar la aparición de las humedades en los sótanos, donde se encuentran los almacenes.

Las pantallas son elementos constructivos que Rafael Moneo empleó para contener los posibles movimientos del terreno, al levantar las nuevas estructuras sobre un desnivel muy pronunciado. “Al arquitecto no se le puede hacer responsable: los sótanos eran necesarios y estaban especificados en el concurso público”, asegura Moneo, que no quiere generar alarma sobre este hecho. “No fue una decisión estética tomada por capricho, era una necesidad del museo. La construcción está avalada por el propio museo, que en todo momento sabían lo que estábamos haciendo. Nadie puede discutir la necesidad de esas pantallas”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 2 de 2
Ir a la página Anterior  1, 2



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 0 Invitados
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
No Puede publicar eventos en el calendario