Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 2 de 3
Ir a la página Anterior  1, 2, 3  Siguiente
 
CHILLIDA, Eduardo
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
Cuando la luz entra en las esculturas de Chillida


El material [alabastro] permitía al creador trabajar en "su interior"

Una muestra reúne una rara selección de piezas realizadas en alabastro por el artista vasco




 1293539066_850215_0000000000_sumario_normal

Relieve; sobre estas líneas, Proyecto para un monumento. Escultura en alabastro de Eduardo Chillida

A principios de los años sesenta, Eduardo Chillida, un artista que hizo del trabajo con hierro su seña de identidad, se dejó seducir por el alabastro, un mineral soluble en agua que, como el talco, se puede rayar con una uña. Tras un viaje a Grecia en 1964 decidió que era el material perfecto para "hacer una obra en la cual la luz pudiera entrar dentro", como explicó posteriormente. De esa necesidad de introducir la luz dentro de la materia nacieron unas 80 esculturas.

Una selección de estas piezas -hoy propiedad de coleccionistas y del Museo Chillida Leku- puede verse en la galería madrileña Cayón. "El alabastro se tenía por un material menor y Chillida dio la vuelta a esa consideración", señala Adolfo Cayón. El montaje de las esculturas se basa en la colocación de la iluminación en su base para dar énfasis a la intención de que la luz se proyecte desde su interior. Una luz "blanca", la del Mediterráneo, que el artista quiso atrapar en sus alabastros, frente a lo que él llamaba "luz negra" del Cantábrico. Chillida trabajó el material traslúcido de varias formas. A veces, como una plancha de grabado en piezas que se ven frontalmente. Otras son esculturas que se apoyan en el suelo para ser contempladas desde arriba. Un tercer grupo son objetos más o menos cúbicos y horadados que remiten al juego entre el espacio interior y exterior presente en muchas de las esculturas de Chillida. "Respeto enormemente el material e intento poner en relación con mi trabajo los problemas del material. No los elijo por problemas estéticos. Normalmente, depende mi elección del preconcepto, de la idea", escribió el artista. "Intento preguntar por algo y solucionarlo con un material determinado, y así tengo la posibilidad de desarrollar una idea. Por eso son mis trabajos en hierro o en acero, en alabastro otros. Los problemas semejantes. Los trabajos en hierro hay que comprenderlos como localización en el espacio. En mármol, alabastro o piedra es otra cosa, pues la piedra es el universo del que parto. Trabajo su interior y creo en ella un espacio en relación al universo".


Alabastros. Galería Cayón. Orfila, 10. Esculturas realizadas por Eduardo Chillida



EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Viernes, 31 Octubre 2014, 10:03; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
Volver por Los Fueros


La remodelación de la plaza relanza la obra de Chillida

a negociación sobre Chillida-Leku sigue encallada




 1296160814_850215_0000000001_sumario_normal

El hijo Eduardo Chillida, Luis Chillida, junto a la escultura del fallecido escultor guipuzcoano situada en la Plaza de los Fueros

El Ayuntamiento de Vitoria inauguró ayer la remodelada Plaza de Los Fueros, en pleno centro de la ciudad, una obra conjunta del escultor Eduardo Chillida y del arquitecto Luis Peña Ganchegui, cuya escultura central ha permanecido durante 33 años oculta a los ojos del público.

La plaza fue construida en 1977 en el solar que quedó libre tras el derribo de la Plaza de Abastos. No obstante, tras un accidente sufrido por una persona al caer al foso donde está ubicada la escultura de Chillida, el Ayuntamiento adoptó una solución que evitó las caídas, pero dejó oculto el trabajo del escultor.

Tras una inversión por parte del Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local de casi un millón de euros, el trabajo de Chillida se ha podido recuperar.

Por otra parte, la negociación entre el Gobierno vasco y los Chillida para encontrar una solución que permita reabrir Chillida-Leku avanza a paso lento. Con motivo de la inauguración de la remodelada plaza, la consejera de Cultura, Blanca Urgell, y el viceconsejero, Antonio Rivera, aprovecharon para mantener una reunión informal con la familia, aunque sigue sin haber resultados.

"Trabajamos para hallar las bases que permitan la continudad del museo", explicó a este periódico el director del museo, Luis Chillida. Por el momento, ambos acercan posturas, aunque aún sin resultados.

Por su lado, Urgell recordó que los contactos con la familia son "frecuentes" desde antes de que se produjera el cierre del museo y resaltó la buena sintonía de estos, si bien abogó porque ninguna de las partes avance detalles que "enturbien la comunicación". Urgell pidió igualmente "paciencia" y se mostró convencida de que ambas partes lograrán hallar una solución al cierre de Chillida-Leku "en breve".


 1296160814_850215_0000000000_sumario_normal

Políticos y familiares del escultor Eduardo Chillida y del arquietco Luis Peña Ganchegui, autores de la Plaza de los Fueros de la ciudad, cuya rehabilitación fue presentada ayer.



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Viernes, 31 Octubre 2014, 10:04; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
Chillida-Leku cierra definitivamente


Tras el fracaso de la negociación entre instituciones y la familia Chillida, el centro pasa a ser una colección privada     



 01_1414746432_877794

Inauguración del Museo Chillida- Leku en Hernani. Los Reyes junto al matrimonio Chillida cerca a una de sus obras (16/09/2000). Eduardo Chillida fue uno de los artistas españoles más importantes del siglo XX, falleció el 21 de Agosto de 2002 a los 78 años.

Chillida-Leku cierra definitivamente. La familia del escultor y las instituciones han sido incapaces de llegar a un acuerdo que permita la viabilidad del museo, que cerró sus puertas el pasado 1 de enero asfixiado por la crisis económica y por la reducción de público. Desde ahora, el centro permanecerá como colección privada, tal y como han anunciado los Chillida mediante un comunicado. Por tanto, "podrá ser analizada por estudiosos", pero no será accesible al público.
 
Según la familia, las instituciones -Gobierno vasco y Diputación guipuzcoana- no han garantizado en su propuesta el espíritu con el que Eduardo Chillida concibió el museo, "principalmente su carácter monográfico", y tampoco la unidad permanente de la colección en los actuales terrenos de Hernani.


 12jard_n_y_museo_de_chillida_leku_en_hernani

Jardín y Museo de Chillida-Leku, en Hernani.

Así, los Chillida han decidido "no forzar ningún nuevo acuerdo" y "liberar" al Ejecutivo vasco y a la Diputación "de sus compromisos". El cierre supone, asimismo, la presentación de un ERE de extinción para los 20 trabajadores, actualmente en suspensión de empleo. "Las instituciones habían indicado a la familia Chillida que no iban a asumir ningún compromiso con el actual personal del museo", apunta el comunicado.

Estos tres meses de negociación han transcurrido sin éxito. La principal barrera han sido los usos para el centro. La familia no estimaba oportuno dedicar espacios para una temática que no estuviera ligada con la obra de Eduardo Chillida, y muchos menos no mantener el control sobre el centro. Euskadi pierde, de esta manera, uno de sus centros más emblemáticos. Fin a la "utopía" que en su día soñó Eduardo Chillida.


 14obras_de_eduardo_chillida_expuestas_al_aire_libre_en_su_museo

Obras de Eduardo Chillida expuestas al aire libre en su museo, ahora más que un museo será un cementerio.


elpais.com




 

Una pena que el museo del gran escultor del hierro Eduardo Chillida, no haya sido viable... no sé si el problema estará en las autoridades vascas o en la familia, o en ambas partes; pero está claro que han sido unos incompetentes, seguro que si viviera el artista no le haría demasiada gracia que jugaran de esa forma con su legado.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Viernes, 31 Octubre 2014, 10:10; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
[size=218]Robada una escultura de Chillida en una galería de Alemania[/size]


'Gnomon II', una pieza de acero, pesa 15 kilos y mide 23 centímetros de alto por 26 de ancho



 7_gnomon_ii_de_chillida_robada_hoy_en_colonia

'Gnomon II', de Chillida, robada en Colonia.

La escultura Gnomon II, del escultor vasco Eduardo Chillida (San Sebastián, 1924- 2002), ha sido robada de la galería Baukunst de Colonia (Alemania), donde estaba expuesta, ha informado hoy la familia del artista guipuzcoano en un comunicado. La obra, una pieza de acero de 1984, pesa 15 kilos y sus medidas son 17,5 x 23 x 26 centímetros. La escultura pertenece a un coleccionista privado que la había cedido para una exposición con motivo del décimo aniversario de la muerte del artista. Los responsables de Baukunst no han querido informar del nombre de este coleccionista ni del valor de la pieza, que, afirman, está asegurada.

La galería de esta ciudad a orillas del Rhin, que se ha percatado hoy del robo, ha informado a este periódico que durante la tarde del miércoles, cuando se produjo el hurto, solo entraron ocho personas. Cada visitante debe llamar al timbre para entrar a la sala, que no disponía de una cámara de vigilancia.

Un periódico local dice en su web que la pieza fue robada entre las 15.15 y las 18.25. La directora de la galería, Jutta Müller, señala en un comunicado que ella vio la pieza entre las 15.15 y las 15.30. Los dueños de Baukunst añaden que nadie salió del lugar con una maleta y que por el tamaño de la pieza es imposible que Gnomon II saliera en una bolsa de tela o similar.

Gnomon II estaba en un podio en una de las salas de la galería Baukunst, que ofrece 5.000 euros de recompensa por informaciones que permitan recuperar la pieza y atrapar a los ladrones. Además, han pedido a los medios que difundan fotografías de la pieza robada para que los ladrones no puedan venderla. Los medios locales informan que los principales sospechosos son dos personas que entraron con chaquetas de invierno, a pesar de las buenas temperaturas, lo que pudo permitirles llevarse la escultura. Un hecho que ha confirmado la galería.

En la actualidad hay tres exposiciones sobre Chillida en Alemania. Una en el museo Picasso de Múnich y dos en galerías de Colonia. En la Baukunst se exponen hasta el 31 de marzo piezas del escultor, entre las que destacan varias de terracota, conocidas como Lurrak. La muestra también contiene dibujos y esculturas creadas con otros materiales, como es el caso de Gnomon II, la pieza sustraída.

El último robo de una obra de Chillida se registró en noviembre de 2010 en Getafe (Madrid), donde tres ladrones encapuchados se llevaron un camión cargado de obras de arte valoradas en cinco millones de euros. En el camión había 35 obras pertenecientes a seis galerías de arte, entre las que había de Chillida, Picasso, Fernando Botero, Gonzalo Gonzáles, Cveto Marsic, Julio González y Antonio Saura. Días después, la policía localizó una obra del artista donostiarra que los autores del robo habían vendido a una chatarrería por escaso precio, tras lo que pudieron localizar otras 33 en una furgoneta.



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Viernes, 31 Octubre 2014, 10:25; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
Alemania rinde homenaje a Chillida

Dos exposiciones y un simposio en Berlín sobre el escultor vasco forman parte de su periplo por varios países con motivo del décimo aniversario de su muerte



user_50_1350312866_526639_1350313117_noticia_grande

Luis Chillida, el escritor y filósofo Fernando Savater, la poetisa Clara Janés y Susana Chillida, en Chillida-Leku. / JAVIER HERNÁNDEZ

Alemania rendirá homenaje desde este viernes, con diversos actos durante todo el mes, entre ellos dos exposiciones y un simposio, al escultor vasco Eduardo Chillida (San Sebastián, 1924 –2002) cuando se conmemora el décimo aniversario de su muerte. En un comunicado, fuentes del museo Chillida-Leku de Hernani han indicado que "la austeridad, el estilo grave y la expresión densa" de la obra de Chillida son algunas de las características que la vinculan a Alemania.

En cuanto a los actos programados, ha informado de que el próximo viernes el ministro alemán de la Presidencia, el embajador de España en Alemania y la familia Chillida homenajearán al artista ante su escultura Berlín, que conmemora la reunificación de Alemania, que se encuentra ubicada en la propia sede del Gobierno alemán.

A continuación, habrá un encuentro homenaje con instituciones y represetantes de la vida cultural y académica de Berlín. Por la tarde, se inaugurará una exposición en Akademie der Knste,  comisariada por Ignacio Chillida, con el apoyo de Ana María Rabe, de la Universidad de las Artes de Berlín Weinbensse.

La muestra, fundamentalmente de fotografía, propone un recorrido en base a la obra de Chillida y su relación con Alemania, y se completa con información e imágenes de Chillida-Leku, así como con la proyección de dos documentales sobre su personalidad y su trabajo. La exposición está dividida en cuatro partes o momentos clave en la vida del escultor, por un lado la relación de Chillida y el filósofo alemán Martin Heidegger, que se plasma en la exposición mediante la presenación del libro Die Kunst und der Raum, que realizaron juntos en 1969 con un texto de Heidegger acompañado de siete litocollages de Eduardo Chillida.

Para completar este apartado se expondrán también fotografías que ofrecen testimonio del acontecimiento, un texto de Chillida narrando el encuentro, y una serie de reproducciones fotográficas de obras dedicadas al filósofo (dos grabados, una gravitación y una escultura). En segundo lugar la muestra se acerca a los monumentos públicos del escultor vasco en diferentes ciudades alemanas. La exposición recorre a través de imágenes y textos las diez obras públicas que pueden ser visitadas en diversas ciudades del país. En el tercer apartado trata sobre Chillida leku a través de una selección de fotografías seobre este museo ubicado en la localidad guipuzcoana de Hernani. Finalmente, se proyectan dos documentales, Chillida el Arte y los sueños y Eduardo Chillida. El artista, el trabajo y su obra, dirigidos por Susana Chillida que abordan diferentes aspectos de la vida del escultor.

La universidad alemana también se une a este homenaje, de manera que los días 25 y 26 de octubre, tendrá lugar el simposio El formato de las ideas, organizado por la profesora Ana Maria Rabe en la Universidad de las Artes de Berlín.El mismo será inaugurado por la decana de la Facultad de Bellas Artes,Tanja Michalsky, y la directora del Instituto Cervantes de Berlín, Cristina Conde de Beroldingen. En el primer día se mostrarán en presencia de SusanaChillida las dos películas documentales citadas anteriormente y en el segundo habrá una serie de conferencias de los profesores Ana María Rabe (Berlín), Ricardo Pinilla (Madrid) y Robert Kudielka (Berlín).

Por otro lado el 25 de octubre se inaugurará en el Instituto Cervantes de Munich una selección de obra gráfica de diversos tamaños entre los años 70 y 90, abarcando de esa forma los años de madurez del artista. La exposición, que constará de 21 grabados de diversos formatos y técnicas que presentan una faceta diferente del artista correspondiente a 1959 cuando realiza sus primeros grabados, Glissements des limites I y II (Deslizamientos de límites), en el taller de la galería Maeght. A partir de ese momento, la obra gráfica se convierte en una disciplina que seguirá trabajando durante toda su vida. El libro Homenaje a Bach, pieza fundamental de la exposición, ilustra la relación de Eduardo Chillida con la música y la cultura germana. Fue editado en 1997 por Edouard Weiss, y se compone de 12 serigrafías de Chillida, intercaladas por manuscritos y partituras del propio Bach, reproducidas según los originales.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
El Gobierno alemán rinde homenaje a Eduardo Chillida


El ministro de la Cancillería, Ronald Pofalla, preside una ceremonia en honor al escultor vasco, fallecido hace diez años



user_50_1350655864_138449_1350656390_noticia_normal

Varias autoridades frente a la escultura 'Berlín', de Eduardo Chillida, en el acto que se ha celebrado hoy / cancillería alemana

Berlín, la vieja y ahora recuperada capital de Alemania fue escenario ayer de una primicia cultural que debería enorgullecer a España y, en especial, al País Vasco. El gobierno alemán, representado por el ministro de la Cancilleria, Ronald Pofalla, rindió un breve pero exclusivo homenaje a Eduardo Chillida, con motivo del décimo aniversario de su muerte.

La ceremonia tuvo lugar en el patio de honor de la grandiosa sede del gobierno germano donde, desde hace doce años, brilla con una magia personal, la escultura Berlín, un coloso de 6 metros de altura y 90 toneladas de peso, que Chillida creó para simbolizar la reunificación del país y que se ha convertido con el tiempo, en una de las señas de identidad más famosas de la capital.

"Las esculturas de Chillida hablan alemán", dijo el ministro Pofalla, al referirse al trabajo del gran escultor vasco y cuya obra sigue siendo admirada con pasión por los amantes del arte en Alemania. "Berlín (la obra de Chillida) es una señal de identidad de esta ciudad", añadió el ministro, que representó a la canciller Angela Merkel en el acto.

En la ceremonia de homenaje a Chillida, la única que ha sido organizada hasta la fecha por un gobierno extranjero para recordar la trayectoria artística del gran escultor y también el décimo aniversario de su fallecimiento, estuvieron presentes el embajador de España en Alemania, Pablo Garcia Berdoy y dos hijas del artista, Guiomar y Carmen, que llegaron a Berlín acompañadas por sus respectivos esposos.

En el mes de marzo de 2000, Eduardo Chillida llegó a Berlín para escoger el lugar junto con el entonces canciller, Gerhard Schröder, donde debía ser instalada su grandiosa escultura. Siete meses después, Schröder y Pilar Belzunce, presidieron una ceremonia, en medio de las grúas y cientos de obreros que continuaban los trabajos de construcción del edificio, para desvelar la última gran escutura ideada por el escultor vasco.

"Chillida me ha dicho que esta sería su última gran obra en su carrera. Si es así, será una culminación magnífica, una obra única de este gran escultor", dijo Schröder en aquella ocasión. De hecho, la instalación de Berlín en el patio de honor de la sede del gobierno germano marco un hito excepcional en la carrera del gran artista vasco y también en la presencia cultural de España en la recuperada capital alemana.

Por primera vez, una obra de un artista español ocupaba un lugar de honor en la moderna cancillería y, tal como lo destacó Schröder hace doce años, por primera vez también, la obra de Chillida podía llegar a ser con el tiempo -tal como sucedió-, un símbolo grandioso de la unificación alemana.

"Esta obra será un espléndido telón de fondo para todos los visitantes nacionales y extranjeros que lleguen a Berlín", destacó entonces el canciller Schröder. "La obra de Chillida se transformará, muy probablemente, en el símbolo de la Alemania unificada".

Este aspecto fue resaltado ayer por el embajador español, quien recordó que habían dos razones por las cuales la última gran obra de Chillida ocupaba un lugar privilegiado en el patio de honor de la cancillería alemana: "Su genio como artista y un gesto de reconocimiento de Alemania hacia España, la patria de Chillida", dijo.

Guiomar Chillida recordó otra faceta de su padre relacionada con Alemania y que seguramente convenció a Helmut Kohl a aceptar el ofrecimiento de un mecenas bávaro, que le susurro al pido que la nueva cancillería en Berlín necesitaba una gran obra de arte y que el artista idóneo era Eduardo Chillida. "Mi padre siempre decía: yo no hablo alemán pero mi obra, seguramente si lo hace".


user_50_1350655864_138449_1350656514_sumario_normal

Algunas de las autoridades que han participado en el acto, frente a la escultura 'Berlín' / cancillería alemana



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
Eduardo Chillida, a sus pies

Nani Marquina convierte en alfombras dibujos del artista




user_50_1361904050_410723_1361904722_noticia_grande

Uno de los modelos de la colección de alfombras de Nani Marquina.

Ha necesitado 25 años para atreverse con el arte. La diseñadora Nani Marquina (Premio Nacional de Diseño por la empresa que lleva su nombre) cuenta que le parecía poco respetuoso reproducir imágenes artísticas en sus alfombras. Tenía dos cosas claras: que las abstracciones de Mondrian aplicadas a una servilleta se convertían en un chiste y perdían su calado y que ella no iba a ser ingrata con el arte, "del que tanto" ha "aprendido". Así, tuvo que verse formada, contar con la experiencia de cinco lustros, y verse dueña de una voz propia con la que poder aportar para aceptar la propuesta de la familia Chillida de llevar dibujos y collages del artista a sus telas. Hoy, el trazo en tinta es de lana negra. Y los collages de Chillida ocupan suelos. O paredes.

La primera sorpresa que se ha llevado esta empresaria diseñadora es que muchos de los clientes de la Colección Chillida han colgado sus alfombras como si fueran tapices. O como si no se atrevieran a pisarlas. Marquina explica que ha necesitado experiencia para poder tratar con respeto el legado Chillida. Y concreta que ese respeto consiste en atreverse a mezclar la lana con la seda (por primera vez) para subrayar los contrastes de brillo, y de tacto, algo así como conseguir un claroscuro en una obra monocroma. Cuenta también que esta colección, al margen de tendencias, ha sido un éxito. “En plena crisis abrir una puerta no es fácil. Nosotros nos atrevimos y las alfombras han encontrado un público dispuesto a apostar por lo atemporal”, sostiene.

Desde que la colección fue presentada en la última feria de Milán, esta empresa barcelonesa ha exportado más del 80% de la producción. “Incluso a países, como China, donde no conocían a Chillida”, subraya. Para ella eso demuestra que “el arte habla un idioma universal y reconocible”. También admite que en los otros países donde más se han vendido las alfombras, Francia y Alemania, lo que ha convencido a los compradores ha sido lo contrario: ver en ellas la huella del escultor.

Más del 80% de la producción se ha exportado al extranjero

“El arte y el diseño pueden mezclarse. Para hacerlo es tan importante elegir bien las obras de las que se parte [Marquina ha sido la responsable de la selección] como cuidar los materiales y la manera de tejerlas”, explica. Ella hace años que fabrica sus alfombras en India, donde, con el 1% de sus beneficios, ha recuperado una escuela y un ambulatorio. “Llegamos a hacer una alfombra a partir de los dibujos de los niños de esa escuela. De esa pieza les damos un porcentaje más alto, como un copyright por el dibujo que ayuda a mantener las instalaciones ahora que el negocio anda más parado”. Chillida en los hogares ¿resta halo a los trabajos del escultor? o, por el contrario, ¿no existe un triunfo mayor que llegar hasta las casas de la gente? Nani Marquina opina que lo bien hecho habla un idioma común. Al margen de cualquier etiqueta.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
El proyecto de Chillida para Tindaya busca inversores entre tropiezos judiciales


El TSJC para el plan hasta que el Gobierno canario regule la protección de sus grabados prehispánicos

El arquitecto quiso convertir la montaña en una monumental escultura




user_50_1378981977_369292_1378982387_noticia_grande

Eduardo Chillida frente a la montaña de Tindaya en una imagen de 1996. / Jesús Uriarte

El monumental proyecto que Eduardo Chillida programó para la montaña de Tindaya en La Oliva, Fuerteventura, parece moverse en medio de la apatía y de tropiezos judiciales. El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) emitió un sentencia que paralizaba el proyecto en base a la condición de Bien Interés Cultural de la que gozan los restos aborígenes en forma de podomorfos que coronan la mística cima del pueblo canario prehispánico. Tras una reunión entre el Cabildo de Fuerteventura y el Gobierno de Canarias, ambos tomaron la decisión de no recurrir la sentencia. La acatarán, pero modificarán la delimitación del Bien de Interés Cultural.

La sentencia no entra en el fondo del proyecto ni cuestiona la obra de Eduardo Chillida, sino que entiende que la herramienta de entorno de conservación utilizada por el Gobierno de Canarias era ilegal y por tanto no válida para salvar el proyecto de Chillida, que no interfiere en los podomorfos, pero sí en su entorno. El ejecutivo regional entendía que estableciendo ese perímetro lo salvaría, pero erró, según el TSJC.

Aún no hay inversores para llevar a cabo este megaproyecto que se ejecutará con dinero privado, aunque los derechos artísticos queden en manos de una Fundación participada por el Ayuntamiento de La Oliva, Gobierno de Canarias, Cabildo de Fuerteventura y la familia del fallecido artista. Luis Chillida, hijo del reconocido artista vasco, comentaba tras conocer la sentencia que “es el único proyecto que mi padre nos encomendó y si se hace se tiene que hacer bien”, aunque reconoce que la evolución del mismo está en manos de sus servicios jurídicos. Claudina Morales, alcaldesa de La Oliva, al norte de Fuerteventura, ha pedido a la institución insular que sea expeditiva en la resolución del perímetro del Bien de Interés Cultural para que cuanto antes se pueda avanzar en la ejecución del proyecto, que aún se encuentra en un estado bastante inmaduro.

El Cabildo estima que “en dos o tres meses” podría estar listo el nuevo perímetro del Bien de Interés Cultural, que a su entender daría rienda suelta a avanzar con el proyecto monumental de Tindaya. El Gobierno de Canarias también busca inversores sin suerte por ahora. Fuentes de las distintas instituciones implicadas han confirmado reuniones con algunos capitalistas internacionales sin llegar a acuerdos, “no es un momento sencillo, pero es un proyecto, que por su ubicación y trascendencia internacional se rentabilizaría en un periodo de plazo no extenso”, según indican técnicos que siguen estas negociaciones. El valor de la inversión podría estar algo por encima de los 75 millones de euros, según las cantidades estimadas en el proyecto que tiene la institución insulare en su poder.

Ben Magec, la organización ecologista que ha puesto resistencia social y judicial a la ejecución del proyecto de Tindaya, calcula que un tercio de los 75 millones de euros, 25 millones, “es lo que ha gastado el Gobierno de Canarias en el trámite hasta ahora sin mover una sola piedra”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
Chillida en espera del Chillida-Leku


La inauguración de una exquisita exposición de obras del escultor en una bodega de La Rioja contrasta con la imposibilidad de reapertura de su museo



 1397075397_225752_1397076233_noticia_normal

Exposición de Chillida en las Bodegas CVNE. / l. rico

Las tierras, las areniscas, los granitos, los aceros y los alabastros de Chillida que desde ayer conviven con el silencio, la luz macilenta y el olor a vino en una de las grandes bodegas de La Rioja sugieren dos conclusiones básicas.

Una: la confirmación de que el silencio cartujo y sepulcral y la sencillez tendente al despojamiento absoluto, incluso ese indefinible aroma de las estancias cerradas, le van bien a la obra del escultor donostiarra, y quizá también a lo que fue su personalidad: decir tanto con tan poco, huir del ruido mundanal y del otro, orquestar pequeñas revoluciones de formas escondiéndolas tras muros de discreción, o en otras palabras, El viento que no vemos, título de esta pequeña aunque exquisita exposición, extraído de uno de sus aforismos: “Tú creaste el tiempo / el espacio / la gravedad / la luz / y el viento que no vemos”.

Y dos: la imposibilidad de no recordar Chillida-Leku y de no lamentar, una y otra vez y las veces que haga falta, el desgraciado cierre que se prolonga en el tiempo (desde el 1 de enero de 2011, para ser exactos), sus razones, las disputas familiares, crematísticas, institucionales y políticas en torno a las lurras y los hierros de Chillida.

Más de tres años han transcurrido ya desde el cierre por “déficit recurrente” del museo dedicado al artista en las cercanías de Hernani (Gipuzkoa), y los herederos de Eduardo Chillida (San Sebastián, 1924-2002), su viuda Pilar Belzunce, el entorno familiar del artista, en suma, no han sabido, podido o querido ponerse de acuerdo con los representantes políticos de turno para procurar su reapertura.

La frase bien podría enunciarse al revés, ya que ni el PSE cuando gobernaba ni el PNV ahora que gobierna, ni Bildu —que ocupa la Diputación de Gipuzkoa y el consistorio de San Sebastián y al que el caso Chillida-Leku parece importarle más bien tirando a poco— han conseguido mover ficha.

El Gobierno vasco negocia a toda prisa con la familia para reabrir el centro

El actual viceconsejero de Cultura del Gobierno Vasco, Joxean Muñoz, negocia aceleradamente con la familia para que la hermosa finca de Zabalaga, situada a 10 minutos del centro de San Sebastián, pueda reabrir sus puertas en un lapso de tiempo deseable. Deseable sería, por ejemplo, de aquí al verano. Parece improbable. Razonable sería el año que viene. Complicado. E imperdonable sería que las puertas de Chillida-Leku no se reabrieran para el público antes de que llegue la capitalidad cultural europea para San Sebastián, en 2016.

De hecho, así lo reconocía recientemente la consejera de Cultura, Cristina Uriarte, durante una comparecencia en el Parlamento Vasco: “Sería un auténtico fracaso que en 2016 Chillida-Leku estuviera muerto”.

Ayer mismo, en la localidad riojana de Haro, a la salida de la exposición El viento que no vemos, en la llamada Aldea del Vino de las bodegas CVNE (Compañía Vinícola del Norte de España, organizadores de la muestra comisariada por Ignacio Chillida, hijo del escultor), una persona del entorno familiar de Eduardo Chillida reconocía discretamente a este diario: “No puedo contar nada, todo se lleva con muchísima discreción… pero la cosa está mejor, bastante mejor”.

La muestra recrea en una mínima expresión el espíritu de Zabalaga

“Queremos medir mucho nuestras palabras, porque ha costado mucho recomponer la relación entre los Chillida y el Gobierno Vasco; mucha discreción. Ahora mismo estamos hablando de cosas como el concepto de museo, si ha de ser monográfico o pueden entrar exposiciones de otros artistas, si la familia tiene o no que intervenir en la gestión, si se tiene que abrir todos los días o solo algunos días...”, comenta desde Vitoria, con pies de plomo, un representante de la consejería de Cultura del ejecutivo vasco.

El asunto se resume así: los herederos de Chillida quieren preservar el carácter monográfico de Chillida-Leku que defendió su fundador, es decir, un museo dedicado íntegramente a la obra de Eduardo Chillida Juantegui. Doce hectáreas de parque en torno a un caserío del siglo XVI en el que mostrar la colección privada del escultor (incluidas algunas piezas que Chillida y su mujer Pilar Belzunce tuvieron que adquirir en el mercado internacional para que no faltara etapa alguna de su proceso artístico). Cuarenta esculturas al aire libre y 60 piezas dentro del caserío. Hierro, alabastro, piedra, granito, acero, madera, papel, terracotas. Desde su apertura en 2000 hasta su cierre en 2010, 810.000 personas visitaron Chillida-Leku.

Por el momento, la visita a la pequeña exposición de Haro, fruto de la colaboración entre los persuasivos propietarios de CVNE y el propio Ignacio Chillida, hijo del artista y comisario de la muestra, permite recrear en una mínima expresión el espíritu de Zabalaga. “Toda exposición de obras de Chillida tiene en cierta forma que ver con Chillida-Leku, y es verdad que este espacio [una nave en la que hasta hace poco descansaban cerca de 400 barricas de vino) se le parece en muchos sentidos… pero no era nuestra intención hacer un pequeño Chillida-Leku”, comentaba el comisario.

Lo profundo es el aire, Zuhaitz IV, Escuchando la piedra III, Lurra 94, Homenaje a la arquitectura, Homenaje a Cioran… Tierras y aceros, aceros y granitos, granitos y alabastros como tributo abierto a un museo cerrado. En espera de la gran exposición que sobre la obra de Eduardo Chillida abrirá en junio la sala Kutxa del Kursaal donostiarra (la primera desde 1991 en su ciudad natal)… El viento que no vemos bien vale una copa de vino.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
Eduardo Chillida hace inventario


El ‘Catálogo razonado de escultura’ reúne en 2.000 páginas medio siglo de proceso creativo del artista donostiarra




 1414697983_498138_1414698179_noticia_normal

Eduardo Chillida, durante el montaje del 'Peine del viento', al pie del monte Igueldo en San Sebastián en agosto de 1977. / César Lucas

Eduardo Chillida (San Sebastián, 1924-2002) era un joven alumno del Colegio de España, en París, cuando en 1948 engendró su primera escultura, Forma, una pieza modelada en yeso que un año después fue expuesta en la capital francesa. A Forma, inspirada en la escultura griega arcaica del Louvre, le siguieron otras 1.360 obras aproximadamente, hasta completar un insigne legado que situó al artista vasco entre los más sobresalientes del siglo XX. Toda esta producción escultórica se recogerá íntegramente en Eduardo Chillida. Catálogo razonado de escultura (Editorial Nerea), una suerte de inventario imprescindible del autor que constará de cinco volúmenes y del que ayer se presentó el primer tomo, con las 274 creaciones realizadas entre 1948 y 1973. Los cuatro restantes se publicarán uno por año.

Es el resultado de un meticuloso rastreo por galerías, colecciones privadas, casas de subastas, museos... hasta dar con el listado completo de obras, algunas cuyo paradero es desconocido —el 20% aproximadamente—. Cuatro años de investigación que Ignacio Chillida, uno de los ocho hijos del creador, y su yerno Alberto Cobo han necesitado para ordenar cronológicamente todas las piezas, hacer una reseña historiográfica y corregir imprecisiones que se han arrastrado de una publicación a otra.

Un catálogo rotundo, como las creaciones de Chillida. 375 páginas en formato grande, escrito en castellano, euskera e inglés, dirigen la mirada a la primera etapa creativa del autor, desde sus piezas iniciales en Francia hasta los años en que trabajó en Hernani (Gipuzkoa) y San Sebastián. Eran los tiempos en que creó las series Yunque de sueños, Lugar de encuentros, Alrededor del vacío o Elogio de la luz, obras como Ilarik, Lurra, los estudios del Peine del viento que comenzó a idear en 1952. Los años del hierro forjado y el acero, tan predominantes en el primer periodo, cuando también se empleó con el bronce, alabastro, mármol, madera o la tierra cocida.

Este catálogo es “el mejor regalo que podemos hacer a nuestro padre”, dijo Ignacio Chillida. Servirá de referencia documental para la comunidad académica, comisarios, coleccionistas y amantes de la obra del artista. La publicación es puramente descriptiva, sin ningún contenido sobre la estética del creador, salvo el apunte crítico del prólogo firmado por el catedrático de Historia del Arte Kosme de Barañano.

Los autores han tenido que realizar una labor casi detectivesca, según Cobo, para localizar algunas esculturas, documentarlas y crear una ficha individual con información detallada de las obras. Se han valido del archivo que Gisèle Michelin, propietaria de la Galería Maeght (París), con la que trabajó muchos años Chillida, fue preparando en los años cincuenta y que tres décadas después donó a la fundación del artista, donde se continuó con esta labor de catalogación. Pero para documentar algunas han tenido incluso que recurrir a las pólizas de los seguros que se contrataban para transportar las esculturas.

Este proyecto, presupuestado en unos 600.000 euros, cuenta con el respaldo económico de Fundación Kutxa, cuyo logo, según recordó su responsable de la Obra Social, Carlos Ruiz, también es obra del creador donostiarra. La editorial Nerea espera “cubrir gastos”, dijo su gerente, Marta Casares, con la venta del libro (110 euros cada ejemplar). Está pendiente la edición de la versión digital para que el catálogo adquiera “difusión mundial”, como solicitó la familia Chillida.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
.


Chillida al detalle


El primer volumen de los cinco que formarán el 'Catálogo razonado del escultor' reúne las 274 esculturas que el escultor guipuzcoano realizó entre 1948 y 1973


 14146938967666

Vista del Peine del Viento de San Sebastián, obra de Eduardo Chillida. EFE

Desde los primeros años cincuenta, cuando un joven Eduardo Chillida (San Sebastián, 1924-2002) comenzó a trabajar con la galería Maeght de París, Gisèle Michelin inició un archivo detallado de la obra del artista guipuzcoano que, cuando se jubiló, donó a la familia. Desde entonces, los Chillida han mantenido actualizado este archivo, que nunca había sido publicado. Hasta ahora. Tras rastrear la obra escultórica y contrastar historiográficamente toda la información, la familia del artista presentó ayer en San Sebastián el primer volumen de Eduardo Chillida. Catálogo razonado de escultura (Editorial Nerea), que, a lo largo de cinco tomos, recogerá en orden cronológico los pormenores de las casi 1.400 obras escultóricas de Chillida.

"Es una obra muy importante que servirá de instrumento de trabajo para coleccionistas, museos, estudiosos y cualquier persona con interés en la obra de Eduardo Chillida", destacó Ignacio Chillida, uno de los ocho hijos del artista y autor, junto a Alberto Cobo, del libro. Este primer volumen, de 376 páginas, incluye además un estudio introductorio a cargo del catedrático de Historia del Arte Kosme Barañano, reconocido experto en la obra del escultor vasco.


 14146940330348

Han sido cuatro años de intenso trabajo, casi detectivesco, los que han invertido la familia del escultor, la editorial Nerea y la Fundación Kutxa, patrocinadora del proyecto, en seguir la pista de las esculturas que Chillida realizó entre 1948 y 1973. Así, el trabajo recoge de forma cronológica todas las esculturas realizadas durante los años que Chillida vivió en Francia, así como en sus primeros años de trabajo en Hernani y San Sebastián.

En esa primera etapa creativa, Chillida realizó hasta 274 obras, que en la actualidad forman parte de un centenar de colecciones, desde 'Consejo al espacio' y las series 'Yunque de sueños' y 'Lugar de encuentro', hasta los estudios del 'Peine del viento', que el artista comenzó a idear en 1952. Todas ellas aparecen catalogadas con información detallada sobre sus medidas, los materiales en que fueron realizadas, los propietarios, las principales bibliografías y exposiciones de las que han formado parte y, algunos casos, observaciones sobre "datos relevantes" como "cuando es la primera obra con un material determinado" o "la primera de una serie", explica Alberto Cobo.

Con ellas, el catálogo pone de relieve la versatilidad de un artista que, en esa primera etapa, trabajó con materiales como el hierro, el acero, el bronce, la madera o la tierra cocida, entre otras. "Chillida es ciertamente el escultor del hierro, pero sobre todo del vacío, del silencio de la materia, y estos son dos aspectos que hay que recoger en estas primeras piezas del catálogo razonado", destaca Kosme de Barañano en el volumen.


Edición trilingüe

Cada obra se acompaña además de imágenes que ilustran "la mayor parte" de las piezas y que, en ocasiones, son obra de artistas como Francesc Catalá Roca que, trabajaron en su día en colaboración con Chillida, por lo que Cobo destaca que tienen "el valor artístico y el de haber sido realizadas en sintonía con el artista".

El volumen está publicado en una edición trilingüe (castellano, inglés y euskera). Con ello, la consejera delegada de Editorial Nerea, Marta Casares, explica que no sólo se ha respetado el idioma original de las fuentes bibliográficas utilizadas, sino que se posibilita también su difusión internacional. "Tenemos ya un acuerdo con un distribuidor alemán para la Feria de Frankfurt y, además, próximamente lanzaremos también una edición digital", adelanta.

El catálogo razonado, que en total tendrá una extensión de más de 2.000 páginas, se completará con un volumen por año hasta completar los cinco. "El trabajo más duro, con el rastreo de toda la bibliografía, se ha hecho ya en esta primera obra y es para todos", aclara Casares.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
PABLO BERÁSTEGUI | Director general de San Sebastián 2016



“Sería muy triste una capital cultural europea con Chillida-Leku cerrado”

“No hay patrocinios privados cerrados, lo admito”, dice Pablo Berástegui, director general de la oficina de la capitalidad cultural europea San Sebastián 2016



 1422906382_886091_1422908132_noticia_normal

Pablo Berástegui, director general de la oficina de la capitalidad cultural europea San Sebastián 2016. / ÁLVARO GARCÍA

Lo menos que puede decirse es que los tres años y medio desde que San Sebastián fuera elegida por la Comisión Europea capital europea de la cultura para 2016 han transcurrido bajo la tormenta. Aunque tormenta es una palabra suave.

San Sebastián 2016 navega en una situación de crisis abierta: todo empezó con sendas impugnaciones de la designación por considerar que la ciudad resultaba elegida solo por motivos políticos (otras candidatas como Córdoba y Zaragoza interpusieron sendas demandas, sin éxito); siguió con nombramientos sin las suficientes garantías de transparencia, por no decir a dedo (como la de la directora general Itziar Nogeras, candidata de Bildu) y denuncias de injerencias políticas (como la de la misma Nogeras, que abandonó el cargo en abril de 2014 junto a su responsable de programación cultural); más tarde se sucedieron las críticas entre los partidos que se sientan en el Patronato de la Fundación San Sebastián 2016 (Bildu, Partido Nacionalista Vasco, Partido Popular, cuya representante, María Teresa Lizaranzu, del Ministerio de Cultura, dijo en este diario que la dirección del proyecto era “muy poco profesional”). Todo, salpimentado con todo tipo de dudas, parones y trabas en el devenir del proyecto y, sobre todo, la ausencia total —a día de hoy— de patrocinios que garanticen la viabilidad de una capitalidad cultural solvente a nivel económico.

En este contexto fue nombrado, el 7 de septiembre de 2014, Pablo Berástegui (Pamplona, 1968) como nuevo director general del proyecto. El comentario fue generalizado: ya son ganas. En su primera entrevista a un medio de ámbito nacional, Berástegui niega la mayor: “No creo que sea una patata caliente, sino una oportunidad. No quiero que se entienda como una forma de edulcorar la realidad, pero realmente creo que es un proyecto que trata cuestiones muy importantes, no solo del País Vasco sino en general, y en el que tenemos la oportunidad de que la cultura se convierta en un instrumento de transformación social”.

La génesis del proyecto de capitalidad, que nació del anterior alcalde de la ciudad, el socialista Odón Elorza, respondía mucho más al concepto de un foro de ideas y debates que a una programación de actos culturales. Y en ello insiste Berástegui, que huye como de la peste de la cuantificación y cosificación de la cultura y sus alrededores: “Lo que es éxito y no éxito es una cuestión interesante. Porque en este caso el éxito estaría muy alejado de las cuestiones numéricas, que hubiera muchas actividades, que hubiera muchos visitantes… yo creo que el éxito sería el hecho de que se aborden temas complejos para una sociedad y se discuta sobre ellos, aunque no llegues a un acuerdo. Temas de convivencia, de superación de conflictos, de gente que piensa distinto y que no canaliza su relación más que desde la diferencia… después de los atentados de París, Slavoj Zizek escribió: ‘Ahora es tiempo de pensar, y no de tomar decisiones radicales desde posiciones encontradas”. En opinión del director general, que antes gestionó contenedores y actividades culturales de fuste como Matadero Madrid, PhotoEspaña o La noche en blanco, “vivimos un momento muy delicado a nivel europeo y mundial, con temas como la inclusión, la redistribución de la riqueza, la democracia participativa, la sostenibilidad… sobre los que hay que reflexionar... y lo haremos”.

No todo el mundo —y desde luego, por lo que se ve, menos que nadie los hipotéticos patrocinadores privados de la capitalidad, más que remisos por el momento— entiende bien semejante batería conceptual. Seguramente demasiado intangible, seguramente demasiado etéreo para los deseables pero ausentes donantes de dinero, este proyecto de capitalidad se vende mal, o se vende difícil. Pero su responsable no desiste: “Las ciudades que están siendo seleccionadas por Europa como capitales culturales ya no son ciudades con un patrimonio histórico muy grande, como pudo ocurrir en el pasado con Salamanca por ejemplo, ni se están valorando demasiado positivamente proyectos que impliquen la construcción de grandes infraestructuras. A la Comisión Europea lo que le está interesando ahora es cómo se puede utilizar la cultura para transformar la sociedad”.

¿Hay miedo? ¿Se ha hecho ya demasiado tarde para San Sebastián, ahora que queda menos de un año para el arranque de la capitalidad y la Comisión Europea ya ha mostrado varias tarjetas amarillas al proyecto por los retrasos en presupuestos y programas? “Las tarjetas amarillas son muy constructivas”, asegura Berástegui. Y añade: “Es cierto que el proyecto tenía una temporalidad que a veces no se ha podido cumplir porque ha habido muchas interrupciones. Modelos como este, que son más de experimentación y de laboratorio, necesitan sus períodos de tiempo”.

Para contrapesar esto, su equipo ha puesto en marcha contenidos más tangibles, digamos más de capitalidad cultural, es decir manifestaciones culturales más estándar, como espectáculos teatrales, conciertos, exposiciones, etcétera: “Es una responsabilidad nuestra entregar también a la ciudadanía un programa de capitalidad cultural que la gente identifique como tal”. Uno de sus platos fuertes, sostiene, tiene que ver precisamente con el binomio que podría denominarse Guerra y paz, una dicotomía que está en la base de San Sebastián 2016 y que ha sido merecedor de no pocas críticas. “Se está haciendo una investigación muy potente sobre cómo, desde 1520 hasta nuestros días, los acuerdos de paz y su reverso, la guerra, la violencia, han sido representados desde el mundo del arte. Para darle forma habrá un conjunto de exposiciones, intervenciones, debates, en total 17 iniciativas que discurrirán a lo largo del 2016”, argumenta el director del proyecto.

Un proyecto que, dígase sin rodeos, no tiene precisamente embelesada a la ciudadanía donostiarra, y no digamos a la no donostiarra. Escepticismo en el mejor de los casos e ignorancia supina en el peor de ellos, la capitalidad cultural sigue en el limbo del anonimato. “Es verdad que hay desafección de la ciudadanía. Mantener durante cinco años la tensión de un proyecto conceptual, ciudadano, no demasiado tangible como es el lema Olas de energía ciudadana es terriblemente complicado. Pero no ha pasado nada extraordinario en San Sebastián que no haya pasado en otras capitales culturales, porque en algunas de ellas también ha habido un nivel de contestación alto”.

¿Y el dinero privado? ¿Acabará siendo San Sebastián un niño pijo de las ayudas públicas? ¿Y la generación de recursos propios y patrocinio privado? “Es increíble, pero aún no se ha dirigido a nosotros nadie de San Sebastián 2016 para pedirnos patrocinio”, comenta en ese sentido un alto cargo de una importante entidad española tradicionalmente acostumbrada al mecenazgo cultural. “No hay patrocinios confirmados a día de hoy, lo admito, pero hay líneas abiertas que creemos que pueden consolidarse en patrocinios efectivos”, según Berástegui, que añade sin complejos: “Los patrocinios son importantes pero a mí no me preocupan en exceso. No tengo la menor duda de que habrá marcas que a lo largo de este año se sumarán al proyecto. No debemos ir con prisa, eso sería ir en contra del proyecto”. Y propone una fórmula: “Vamos a crear un Club de Empresas, un grupo de pymes —ya sin necesidad de tener que acudir a grandes corporaciones— que trabajan en el ámbito de la innovación tecnológica y a partir de las cuales podamos crear una nueva imagen de marca, algo así como Innovación 2016, y desde el cual todas esas empresas puedan hacer aportaciones económicas al proyecto”.

Y una última guinda. ¿Alguien se imagina una capitalidad cultural para una ciudad como San Sebastián con su máximo activo cultural, el museo Chillida-Leku, cerrado como está ahora mismo por desacuerdo entre la familia Chillida y las instituciones? “Espero que el marco de la capitalidad ayude a que los interlocutores lleguen a acuerdos”, avanza el director, “me cuesta mucho imaginar Chillida-Leku cerrado durante la capitalidad cultural… sería muy triste. El visitante a San Sebastián no lo entendería”.


Cronología de la polémica

Martes, 28 de junio de 2011. Donostia es nombrada Capital Europea de la Cultura 2016 en medio de la polémica. La victoria electoral de Bildu en Gipuzkoa, poco antes de la designación oficial, despertó críticas contra la coalición abertzale, desde los ayuntamientos de Córdoba, Zaragoza, Burgos, Segovia y Las Palmas, las otras candidatas.

Martes, 23 de abril de 2013. El Tribunal Supremo admite el recurso de Córdoba por el fallo de la Capitalidad. Burgos también presenta uno. Ambos son desestimados en mayo de 2014.

Martes, 23 de julio de 2013. San Sebastián 2016 elige para su dirección a la candidata de Bildu, Itziar Nogeras. Su nombramiento fue confuso porque Nogeras se despidió de sus compañeros de la fundación Elhuyar antes de que se abriera el concurso público, en un email en el que contaba que le habían dado el cargo.

Miércoles 2 de abril de 2014. Nogeras dimite de su cargo y asegura que la directora cultural, Guadalupe Echevarría, había estado bloqueando el proyecto. Al día siguiente el patronato prescinde también de Echevarría.

Domingo, 7 de septiembre de 2014. El Patronato acuerda por unanimidad nombrar a Pablo Berástegui responsable del proyecto.



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
Pilar Belzunce, la sombra de Chillida


La esposa y ‘guardiana del templo’ del artista vasco, fallecida el sábado, levantó junto a él

el museo que atesora su obra en Hernani y en cuya reapertura trabaja el Gobierno vasco





 01_1436269359_583194

Eduardo Chillida y su mujer, Pilar Belzunce, delante de la escultura del artista vasco titulada 'De música', en 1989.

Pilar Belzunce (Ilolío, Filipinas, 1925 – San Sebastián, 2015) conoció a Eduardo Chillida cuando era una adolescente. Comenzaron a salir juntos muy pronto, aunque ella le dijera entonces al escultor que hasta cumplir los 18 años no quería ser su novia. Belzunce, que falleció el pasado sábado, con 89 años, fue mucho más que la mujer detrás de un genio. El artista levantó con ella Chillida-Leku, el caserío museo donde el escultor quiso que “descansaran” sus obras, cerrado desde diciembre 2010 por problemas económicos. Las instituciones vascas se han marcado como objetivo la reapertura del centro para el próximo año, con motivo de la celebración en San Sebastián de la Capital Europea de la Cultura.

Belzunce también fue quien entendió que cualquier cosa dibujada por Chillida debía guardarse y rescató muchas, también, quien se ocupó de cuestiones prácticas, como llevar las cuentas. “Él era lo que era gracias a Pili”, resumía un allegado de la familia este fin de semana.

“Mi fe en él era inmensa; siempre conseguía lo que buscaba. Siempre le decía que era un caballito ganador. Y cuando comprendió que su camino era el arte, le apoyé sin vacilaciones y le di el aliento, el apoyo y la compañía en la aventura que íbamos a emprender”, recordó en más de una ocasión Belzunce cuando Chillida le confesó su intención de abandonar sus estudios de Arquitectura.

Belzunce tuvo que convencer a Aimé Maeght, propietario de la mejor galería de París en los 50 –llevaba a Braque, a Miró y a Chagall, entre otros-, y la persona que ayudó a Chillida en sus comienzos en la capital francesa, que con quien tenía que hablar de dinero era con ella, no con el escultor. Belzunce, por el contrario, instruida por el mecenas, aprendió que nada que hubiese salido de las manos de Chillida debía acabar en una papelera. “Los artistas buscan la perfección”, le dijo el galerista, y desde entonces guardó meticulosamente todo. De hecho, pocas de las obras de la etapa inicial del escultor se conservan.

    A mi manera, siempre he sido especialista en quitar preocupaciones a Eduardo, desde que un día, siendo novios, me dijo: ‘Pilar, te pido una cosa: que te encargues tú de los asuntos materiales. No quiero unir el dinero con el arte, porque son dos mundos que no tienen nada que ver el uno con el otro”

“A mi manera, siempre he sido especialista en quitar preocupaciones a Eduardo, desde que un día, siendo novios, me dijo: ‘Pilar, te pido una cosa: que te encargues tú de los asuntos materiales. No quiero unir el dinero con el arte, porque son dos mundos que no tienen nada que ver el uno con el otro”, contó Belzunce a la periodista Begoña Aranguren, para la elaboración del libro La mujer en la sombra. La vida junto a los grandes hombres.

Chillida y Belzunce, que tuvieron ocho hijos, trabajaron juntos cerca de 20 años en el acondicionamiento del caserío Zabalaga, del siglo XVI, en Hernani, el lugar donde el escultor soñó con levantar un museo donde el visitante descubriera su obra, repartida entre la edificación y unos terrenos de 12 hectáreas, unos prados que habían servido de pasto para caballos y ovejas. Chillida-Leku abrió sus puertas en septiembre de 2000. Entonces, Belzunce era la voz de un Chillida ya enfermo, aquejado de Alzheimer. El escultor falleció dos años más tarde.

Precisamente, la reapertura del Museo es uno de los principales retos del Departamento de Cultura del Gobierno vasco, la institución que negocia con la familia del escultor la compra de las obras, el caserío y los terrenos. El Ejecutivo autonómico, mientras guarda un silencio absoluto sobre la marcha de las conversaciones, al igual que la familia, se ha mostrado confiado en que Chillida-Leku pueda volver a visitarse en 2016.

El Museo sería viable con una aportación pública de 400.000 euros al año, según un estudio encargado por el Departamento. El viceconsejero de Cultura, Joxean Muñoz, ya avanzó a este periódico en el verano de 2014 que la firma del acuerdo se produciría una vez se encontrasen los recursos económicos suficientes. El coste de la operación se desconoce. El anterior Gobierno vasco ofreció a la familia, en unas negociaciones fallidas, 80 millones, el Ejecutivo precedente valoró el centro en 112, mientras que un peritaje de Sotheby´s estimó en 168 millones el conjunto escultórico, más otros 12 por los terrenos.

La única opción que barajan los herederos es la venta, a pesar de que el estudio proponía una fórmula similar a la empleada con la colección Carmen Thyseen; una administración pública de la Fundación que gestiona el centro, mientras colección y bienes siguen siendo propiedad de la familia. El informe también recomendaba la implicación de otras administraciones como la Diputación de Gipuzkoa y el Ministerio de Cultura, ya que, si finalmente la compra del centro es innegociable, el Gobierno vasco, sin el apoyo de otras instituciones difícilmente pueda hacer frente a la misma.


El futuro de Chillida-Leku

    - El Museo abrió en 2000 y cerró en 2010 por problemas económico. Las instituciones vascas esperan reabrirlo en 2016.

    - El Departamento de Cultura del Gobierno vasco negocia con la familia Chillida la compra de las obras, el caserío y los terrenos. El anterior Gobierno ofreció 80 millones de euros, el precedente valoró el centro en 112 y un peritaje de Sotheby's en 168. El centro sería viable con una aportación de 400.000 euros al año.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
Ocho hierros de Chillida en Madison Ave.

La marchante Pilar Ordovas lleva al escultor a Nueva York en una audaz operación comercial.



 00_1446458878_709260

La escultura 'Peine del viento', del Eduardo Chillida. / EFE

El escultor Eduardo Chillida (1924-2002) estudió Arquitectura. Por ese camino, se metió en el dibujo, el espacio y la naturaleza entre otros parámetros que lo llevaron de forma natural al arte y la escultura con materiales tradicionales en el medio en el que vivía. O sea: las herrerías y las canteras del País Vasco, además del hormigón industrial. Su obra, sólida y pesada, en su momento, fue una revelación.

La producción de Chillida continúa ocupando un espacio en la historia del arte. El artista británico Marc Queen ha recreado conchas marinas en acero de grandes dimensiones tomando como referente las obras de Chillida. Y una de las personas que mejor conoce la importancia del escultor es la marchante Pilar Ordovas, quien representa el legado del artista y le ha organizado la cuarta exposición.

Esta vez la galerista no ha tenido suficiente con su espacio en Londres y ha alquilado casi 1.000 metros cuadrados en la misma Madison Avenue de Nueva York para exponer ocho esculturas del artista, seis de las cuales están a la venta a precios que van de los 2,5 a los 10 millones de euros. Cifras prudentes teniendo en cuenta que el precio récord de Eduardo Chillida alcanzó los 3,3 millones de euros en Christie's en 2013, con la escultura Buscando la luz IV, de 2001. El gobierno de Catar la compró y la destinó al campus universitario de Doha. Con esta transacción económica de partida, la marchante de arte hará juegos malabares en la exposición que abre el 30 de octubre y cierra el 19 de diciembre de 2015 en la capital del mundo en cuanto a mercado artístico.

Una de las obras que está en venta es Peine del viento, de 1999, de la serie conocida por estar al aire libre en la bahía de San Sebastián, símbolo de la integración del hombre en la naturaleza. Hierro oxidado expuesto, y desafiando, las inclemencias de la naturaleza. A ver quién puede más.

La exposición, hecha con el atino que la galerista pone en sus proyectos, incluye piezas de acero corten, granito y de alabastro. Se titula Rhythm-Time-Silence (Ritmo-Tiempo-Silencio), palabras utilizadas por el escultor en sus escritos para evocar el resultado de sus creaciones industriales y/o manuales. Una de las obras de la muestra es Lo profundo es el aire, de 1998, hecha de granito. La frase remite a un poema de Jorge Guillen. Otra pieza, de grandes dimensiones, se llama Arquitectura heterodoxa IV, de alabastro, realizada en el año 2000, dos años antes de su muerte y aún enganchada al objetivo de su formación.

Las piezas de la exposición-tienda-herrería de Chillida se mantienen en mejores condiciones que Elogio del Horizonte, la escultura de hormigón erigida en Gijón (Asturias) en 1990. El cemento del hormigón ya ha empezado a soltarse desnudando las barras de hierro interiores. La instalación de la voluminosa obra provocó polémica así que la restauración o no-restauración no estará exenta de controversia.

Y mientras las producciones del escultor viajan de aquí para allá generando ingresos económicos, Chillida Leku continúa buscando una alianza institucional para el futuro del legado artístico de hormigón, metal, piedra o materiales duros y narración suave y natural.

elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
Los Chillida lamentan el trato al escultor en el País Vasco

Una galería expone 20 obras procedentes del museo Chillida-Leku


 00000_1459412856_993864

Ignacio Chillida, hijo del artista, en Madrid.

Un bronce de 1948 y varias 'gravitaciones' en papel de 1997 acotan en el tiempo la exposición de 40 obras de Eduardo Chillida (San Sebastián, 1924-2002) que acoge la madrileña galería Cayón. Los papeles, las 'lurras', los alabastros, los hierros del escultor donostiarra, la mitad de ellos procedentes del Museo Chillida-Leku (cerrado desde 2011) y la otra de diversas colecciones particulares, conforman un reducido y a la vez exhaustivo viaje por su obra. El periplo nace y muere en el nuevo espacio de la galería, un antiguo teatrillo de un convento colindante construido en los años 30 y que al galerista Adolfo Cayón le recuerda ni más ni menos que al proyecto de Chillida en el interior de la gigantesca montaña de Tindaya, en Fuerteventura.

Otra acotación: los precios van desde los 40.000 hasta el millón de euros. Chillida sigue cotizando al alza. Y la familia Chillida sigue dando salida a algunas de las obras que antaño (y hoy, aunque menos) eran visitadas por el público en el caserío de Zabalaga, cerca de Hernani.

El título de la exposición, Eduardo Chillida: la curva cóncava nace de la evocación que el galerista madrileño (Galería Cayón) hace de una conferencia de 1993 en el Museo Reina Sofía. En ella, Chillida exponía su asombro —también sus reservas— ante el homenaje a Miró en el que se encontraba inmerso. Una vasta misión aquella, pues el escultor cayó en la cuenta del evidente paradigma: a Miró le obsesionaba la curva convexa. A él, la cóncava, esa cáscara en cuyo interior subyace ese espacio como de refugio, como de protección… El resultado final fue el Homenaje a Miró que hoy sigue instalado en Atlanta (EEUU).

Pero no es oro, ni siquiera bronce ni alabastro, todo lo que reluce en el universo Chillida. Ignacio Chillida, hijo mayor del artista y responsable no solo de la mayor parte de las exposiciones dedicadas a su padre sino también grabador y autor del monumental catálogo razonado en curso (el segundo volumen está ya a punto) se muestra satisfecho con la exposición: “Ha quedado bien, un poco compactada, este es un desarrollo escenográfico del galerista, no es la mía, yo tendría otra, aquí se han tomado ciertas licencias que yo suelo permitirme pero me parece bien que lo hagan, y el resultado es respetuoso”.

Pero Ignacio Chillida no esquiva las espinas y los lamentos. Según la familia del autor de Elogio del horizonte, la huella de aita no ha sido respetada siempre y en todo lugar… ni mucho menos. “La verdad es que a Eduardo Chillida se le ha tratado en España con un enorme respeto… y por todo el mundo lo mismo. Menos en el País Vasco, que es el único lugar en el que no se ha dado ese respeto, ya no por la obra de Chillida sino por Chillida en general… más que nada por cuestiones políticas. Vamos, que ha ocurrido lo contrario de lo que tendría que haber ocurrido, que es que se le hubiera respetado, porque se lo merecía como persona y como artista comprometido que dio mucho por su país. Ahí muchos no han dado la talla”. Y ahí queda eso.

Obras y proyectos varados

Otras muescas en el camino: los proyectos varados. Tindaya (“Lo que falta es dinero, lo están buscando y cuando lo encuentren se hará, seguro. Todos los partidos políticos están de acuerdo. ¡Si hasta los de Podemos han dicho que les gusta!”). Las obras varadas. Peine del viento. Y los museos varados: Chillida-Leku. Es el Peine, la obra más importante de Chillida en su ciudad natal (1977, en colaboración con el arquitecto Luis Peña Ganchegui), vallada desde el verano pasado por desprendimientos en el colindante Monte Igueldo, lo que más preocupa a sus familiares. “El problema”, explica Ignacio Chillida, “es que han estado ocho años haciendo un plan de arreglo y contención de la montaña sin consultarnos para nada. Pues ni de coña. Ahora nosotros estamos haciendo un plan alternativo. Lo que querían hacer era una locura, poner allí unas barandillas y unos bolardos… ¿pero están locos? Querían cargarse el monumento y no tienen ningún derecho a eso”.

Chillida-Leku cerrado desde hace cinco años… pero ¿una exposición con obras del museo ¡en Wroclaw!, la otra capital cultural europea junto con San Sebastián en 2016?… “Puede parecer raro, pero a mí me proponen hacer una exposición de obras en Wroclaw y yo la hago en Wroclaw, que además es una de las capitales culturales europeas de 2016 y nos interesa porque hay muchos visitantes. Que nadie busque más historias. En San Sebastián 2016 no me la propusieron, hombre, no habría tenido mucho sentido, porque ya habíamos hecho una gran exposición reciente en el Kursaal y porque además ya está Chillida-Leku”. El hijo del escultor niega la mayor. Según él no existe el cierre del que todo el mundo habla, y que sigue siendo objeto de duras negociaciones entre la familia y el Gobierno Vasco de cara a la reapertura. “Quien quiere ir a Chillida-Leku, va. Van particulares, van colegios, se pide cita, se llama o se envía un email y se va. Han ido 5.000 personas desde que cerró”.


 00000_1459412823_942981

Caserío en el Chillida-Leku, Hernani (Gipuzkoa).


Chillida-Leku como objeto político

Ignacio Chillida admite que el tema Chillida-Leku es complicado: “Va más lento de lo que nos gustaría a todos, pero estas cosas van a tenor de la situación política, las elecciones… y ya sabemos que en octubre hay elecciones en el País Vasco, tontos no somos. Ya nos pasó antes: llegaron las elecciones y se acabaron las conversaciones”. Y frente a los rumores de que la culpa la tienen 80 millones de euros, añade: “Nosotros nunca hemos hablado de dinero, ellos sí. Lo primero es salvaguardar Chillida-Leku conceptualmente, que no se modifique ni se convierta en un centro de exposiciones de otros artistas… El futuro es largo y, o lo tienes atado, o apaga y vámonos”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
Exposición de Eduardo Chillida en la Galería Cayón (Madrid) - Inauguración: 07 abr 2016



Eduardo Chillida, la curva cóncava


 00000_1459413210_144671

Imagen cortesía de Zabalaga-Leku.

El nuevo espacio de Galería Cayón, en Blanca de Navarra, 9, presenta la tercera exposición individual en la galería del artista vasco Eduardo Chillida (San Sebastián, 1924 - 2002), centrada en la importancia que el artista daba a la línea curva en sus obras.

Chillida descubrió, cuando trabajaba en el homenaje a Miró tras su muerte, que mientras que el artista catalán utilizaba la forma convexa de una curva él usaba la parte cóncava, el espacio interior, el espacio que queda. Partiendo de esta premisa, de la importancia del espacio interior generado por la forma curva, la muestra busca poner el acento en la naturaleza del espacio, que adquiere identidad propia a través de la tensión interior creada por la materia.

En este proyecto expositivo se han recuperado obras como Tres I, presente en la X Trienal de Milán, y expuesta por primera y última vez en España en el año 1954 en la Galería Clan de Madrid, en la que fue la primera muestra individual de Chillida en España.

La exposición cuenta con una importante selección de catorce esculturas, trece dibujos y gravitaciones, relieves tridimensionales en papel. En ellas Chillida da con una nueva técnica que genera la sensación de que las obras están gravitando al sustituir un elemento físico como es el pegamento o la cola por el vacío. Las obras provienen de colecciones privadas españolas y europeas, así como de la colección Familia Chillida Belzunce y el Museo Chillida.


esmadrid.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
La reapertura de Chillida-Leku, más cerca

El Gobierno Vasco y la familia del escultor ultiman los flecos del acuerdo que permitiría ‘resucitar’ el museo dedicado al escultor donostiarra, cerrado desde 2011



 00_1469030321_491223

Jardín y Museo de Chillida-Leku, en Hernani.

La solución al psicodrama Chillida-Leku está más cerca, si se hace caso al poder de las palabras y sus matices. Más concretamente las palabras de Joxean Muñoz, viceconsejero de Cultura del Gobierno Vasco y responsable directo de las negociaciones entre el ejecutivo autónomo y la familia Chillida, de cara a una eventual reapertura de Chillida-Leku, el museo al aire libre dedicado íntegramente a la obra del escultor donostiarra Eduardo Chillida y cerrado desde el 1 de enero de 2011 por problemas económicos.

Muñoz ha reconocido a EL PAÍS que las negociaciones se encuentran “en un momento clave”. Antes de eso, el martes y en declaraciones a Radio San Sebastián-Cadena SER, el viceconsejero se había mostrado “muy optimista”, habló de “sprint final” y aseguró: “confío en hablar pronto de noticias concretas y positivas”. El tono de las palabras de Muñoz –habitualmente muy prudente en todo lo relativo al tema Chillida-Leku– dejan entrever que, en efecto, una de las grandes polémicas culturales de los últimos años en este país toca a su fin.

Los herederos de Eduardo Chillida (San Sebastián, 1924-2002) y los sucesivos ejecutivos del Gobierno Vasco llevan más de cinco años negociando –en ocasiones a cara de perro– para alcanzar un acuerdo que permita reabrir las puertas de un museo único en el mundo. Desde el 1 de enero de 2011 más de 40 obras de gran formato del autor del Peine del viento descansan, solitarias y sin visitas salvo las concertadas con cuentagotas, en las campas de la finca Zabalaga, cerca de Hernani y a tiro de piedra de San Sebastián. Lo mismo le ocurre al imponente caserío de piedra y madera que alberga las obras de menores dimensiones.

El problema es sobre todo de orden económico, aunque no solo. También afecta al modelo de gestión que se pretende implantar en Chillida-Leku, y que con toda probabilidad apuntan ahora mismo a una fundación en cuyo patronato se sentarían por igual representantes de la familia y de las instituciones públicas: Gobierno Vasco, Diputación de Gipuzkoa y Ministerio de Cultura.

En lo estrictamente económico, hay que distinguir entre dos aspectos: por un lado, estaría la cantidad anual necesaria para garantizar el funcionamiento del centro, sus actividades y la apertura al público. Según un informe encargado en 2014 por el Gobierno Vasco a la consultora Lord Cultural Resources, esta cantidad ascendería a casi 400.000 euros anuales. Pero lo más peliagudo del caso es la cantidad que las instituciones públicas dedicarían a la compra de las obras de Chillida-Leku y a la propia finca de Zabalaga.

A Joxean Muñoz no le gusta la palabra “compra” pero es lo que en la práctica ocurrirá con toda probabilidad. Y ahí, las cifras bailan. En 2011, el Gobierno Vasco, entonces bajo mandato socialista, hizo a la familia Chillida una oferta cerrada por 80 millones de euros. Los Chillida la rechazaron y declararon definitivamente cerradas las negociaciones con las instituciones. Pero un informe posterior de Sotheby’s concluyó que el valor de las obras de Chillida-Leku era de casi 170 millones de euros, y el de la finca de Zabalaga, de 12 millones. Ahora mismo ni el ejecutivo vasco ni los herederos del escultor, representados en estas negociaciones por uno de sus hijos, Ignacio Chillida, han dado el más mínimo dato acerca de cuál podría ser esa cantidad definitiva.

Fuentes consultadas por este diario aseguran que “el Gobierno Vasco ya tiene resuelto lo del dinero, pero ahora le falta cerrar algunos flecos políticos”. Parte de esos “flecos” podría ser el previsible desembarco de Podemos (primera fuerza política en Euskadi en las últimas elecciones) en el Parlamento Vasco tras las autonómicas del próximo mes de noviembre.

“Creo que esta es la última oportunidad para un acuerdo y las dos partes lo tenemos claro. Son ya muchas legislaturas intentándolo y eso acaba quemando a las instituciones y también a la familia. Es ahora o nunca y espero que sea ahora”, ha declarado el viceconsejero de Cultura del Gobierno Vasco, para quien es esencial “plantear de otra manera el concepto de Chillida-Leku, ya que el concepto de museo no es adecuado”. Ese concepto sería, según diversas fuentes, el de una fundación pública pero con la participación de la familia Chillida.

La reapertura de Chillida-Leku sigue esperando. Ni siquiera la celebración de la capitalidad cultural europea San Sebastián-Donostia 2016 pudo ejercer de palanca para un acuerdo. Y eso que la otra capitalidad cultural del año, la polaca Wroclaw, arrancó precisamente con una gran exposición dedicada al artista donostiarra—. “Sería muy triste y la ciudadanía no entendería que Chillida-Leku siguiera cerrado durante la capitalidad cultural”, dijo a EL PAÍS a principios de 2015 el director general del proyecto de capitalidad, Pablo Berástegui. Y así ha sido al final. Aunque ahora las puertas de Zabalaga están un poco más abiertas.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
EL SUEÑO INCUMPLIDO DE UN ARTISTA UNIVERSAL


Arte, política y dinero en Chillida-Leku

El acuerdo para reabrir el museo, cerrado desde 2011, parecía a punto cuando la Diputación de Gipuzkoa se desmarcó. Las elecciones vascas podrían ser una de las claves del bloqueo.



 000_1469608056_254265

Un hombre pasea por el parque en Chillida-Leku en 2011.

No es demostrable científica ni empíricamente que los designios del Señor sean inescrutables, pero sí lo es que los designios de la política y el dinero son muy escrutables. No hay más que ver cómo después de que algunos medios y algunos jueces (por ese orden) escrutaran según qué dineros de según qué políticos, estos acabaron vestidos con pijama de rayas. El margen que siempre hay que conceder a la inescrutabilidad —y más en un asunto tan volátil como el affaire Chillida-Leku— aconseja no dar carpetazo definitivo al tema.

Ahora mismo, tras el descuelgue de la Diputación de Gipuzkoa de la operación de compra pública del museo a los herederos de Eduardo Chillida, las opciones de reapertura de este fantástico lugar de esculturas al aire libre situado a medio camino entre San Sebastián y Hernani —cerrado al público desde enero de 2011 por problemas de inviabilidad económica—, son mínimas. Y eso siendo optimistas. Pero en otoño hay elecciones autonómicas en Euskadi y eso reabre un contexto en el que todo vuelve a ser posible… aunque es cierto, no probable. Todo es política. La cultura, también.

La decisión de la Diputación de Gipuzkoa, con su máximo responsable el diputado general Markel Olano al frente, pero sobre todo la insólita precipitación con que fue anunciada el viernes en forma de comunicado, invita a la reflexión. También a la elucubración. Markel Olano pertenece al Partido Nacionalista Vasco. Joxean Muñoz, viceconsejero de Cultura del Gobierno Vasco, también. Ambos llevaban hace más de un año negociando la compra conjunta de Chillida-Leku, y las cantidades acordadas entre las dos instituciones y la familia Chillida estaban fijadas: el Gobierno Vasco pondría sobre la mesa 50 millones de euros y la Diputación, otro tanto.

La familia Chillida se haría cargo de los 86 millones restantes hasta completar esos 186 millones de euros en que la casa de arte y subastas Sotheby’s tasó el conjunto en 2014. La fórmula de una compra pública de las obras y los terrenos de Zabalaga (la finca donde se asientan el museo al aire libre con más de 40 esculturas de grandes dimensiones y el precioso caserío que alberga los trabajos de pequeño formato) se antojaba ya como la única posibilidad de reabrir el museo. La fórmula a seguir sería la de una fundación mixta de carácter público-privado en cuyo patronato se sentarían representantes tanto de las instituciones como de la familia Chillida.

Las disputas entre sectores del PNV, parte del trasfondo del desacuerdo

¿Cómo es posible que una institución medianamente seria emita un comunicado descolgándose de la operación cuando conocía los términos de esta desde tanto tiempo atrás? Y sobre todo, ¿cómo se explica que ese anuncio llegue apenas dos días después de que el viceconsejero de Cultura del Gobierno Vasco asegurara que las negociaciones estaban “en un punto clave” (a EL PAÍS) y que esperaba “dar pronto noticias positivas” porque estaban “en el sprint final” (a la SER)? ¿Y cómo es posible que semejante diálogo de besugos se produzca entre instituciones controladas por el mismo partido político, recuérdese, el PNV?

Y aquí las hipótesis y las elucubraciones pueden ser variadas. Pero hay una que retumba con insistencia entre quienes de verdad saben de este espinoso asunto. Markel Olano es un hombre de confianza de Joseba Egibar, presidente del Gipuzko Buru Batzar, órgano de gobierno del PNV en Gipuzkoa, y eterno hombre de peso en la sombra en la formación nacionalista. Ante la posibilidad de que la formación abertzale Bildu y Podemos (primera fuerza política en Euskadi en las últimas elecciones generales) arremetieran en la inminente campaña electoral vasca contra el PNV por gastar 100 millones de euros de dinero público en la compra de un museo privado, Egibar habría dado la orden de cortar por lo sano con la operación, y ese “por lo sano” explicaría el repentino y extemporáneo comunicado del pasado viernes. En él, la Diputación venía a explicar —con cierta lógica, aunque con un evidente desprecio por los plazos y las negociaciones con sus socios de partido— que 50 millones de euros eran demasiados y que la institución tenía otras prioridades de inversión, como la promoción económica y la creación de empleo. Consecuencia: las negociaciones para la reapertura de Chillida-Leku, rotas. Y la consejería de Cultura del Gobierno Vasco, y en consecuencia el lehendakari Urkullu, en una difícil situación.

La casa Sotheby’s tasó el conjunto del museo en 186 millones de euros

¿Son 100 millones de euros una barbaridad de precio para la compra de un museo? Seguramente, aunque todo es relativo: la futura incineradora de residuos que se construirá en el barrio donostiarra de Zubieta costará alrededor de 200. Llegados a este punto del relato podrían establecerse todo tipo de metáforas y chistes sobre si algunos políticos de este país consideran que la cultura, y en concreto el arte, y en concreto la obra de Eduardo Chillida, son más o menos importantes que la basura, pero tampoco viene a cuento.

Los herederos de Chillida ya han adelantado que, tras la negativa de la Diputación de Gipuzkoa a llegar a un acuerdo que parecía cerrado (la cantidad de 100 millones se conocía desde hace más de un año y no ha sido nunca el eje de la polémica sobre Chillida-Leku, centrada más bien en el modelo de gestión del museo), las posibilidades de reapertura son nulas y las negociaciones están rotas. Por su parte, el diputado de Cultura de la Diputación, el socialista Denis Itxaso, se desmarcó el viernes del comunicado y apuesta por reanudar las negociaciones tras las elecciones vascas.

El affaire Chillida-Leku ya ha adquirido, por méritos propios de todas las partes implicadas, la condición de sainete. Que en plena capitalidad cultural europea de San Sebastián y en pleno verano cultural donostiarra —Festival de Jazz, Quincena Musical, Festival de Cine, con miles y miles de visitantes y medios de comunicación foráneos— la ciudad genere noticias como esta; que el reclamo cultural más prestigioso de la ciudad permanezca cerrado durante este simbólico 2016 (mientras la otra capital cultural europea del año, la polaca Wroclaw, inauguraba sus fastos en enero con una exposición de obras de Chillida procedentes de… ¡Chillida-Leku!) y que se repita la historia de cómo un legado artístico de este calibre se marcha por la puerta de atrás (como ocurrió en 1992 cuando la otra gloria ‘nacional’, el escultor Jorge Oteiza, legó toda su obra al Gobierno de Navarra por desavenencias políticas y culturales con el Gobierno Vasco) lleva a la melancolía cuando no al desánimo del ciudadano y del elector que aún aspira a disfrutar de eso tan político llamado… cultura.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
San Sebastián vuelve a hacer visible el ‘Peine del Viento’

El Ayuntamiento abre el paseo a la obra tras un año de arreglos en el monte Igeldo



 000_1469875443_174896

Eduardo Chillida, en la instalación de su escultura 'El peine del viento' en la bahía de la Concha en 1977.

Un año llevaba cerrado el paso para acceder a pie hasta la balconada natural donde se erige el conjunto escultórico Peine del Viento, de Eduardo Chillida (1924-2002), uno de los iconos turísticos de San Sebastián. El Ayuntamiento donostiarra abrió ayer por la tarde el paseo que conduce hasta este emblema artístico de la ciudad tras concluir las obras que se han acometido para estabilizar la ladera del monte Igeldo.

 El acceso quedó cortado el 6 de junio del año pasado, después de que unos días antes cayese una roca de gran tamaño al paseo que conduce hasta las esculturas. No era la primera vez que ocurría algo así. El repentino desprendimiento estuvo a punto de causar una desgracia a dos turistas alemanas. La ladera del monte Igeldo estaba dando signos de inestabilidad y urgía ponerle remedio para garantizar la seguridad de los miles de donostiarras y visitantes que frecuentan la zona.


 00_1469875552_813795

Un año llevaba cerrado el paso para acceder a pie hasta la balconada natural donde se erige el conjunto escultórico 'Peine del Viento' de Chillida.

Razones de “responsabilidad, precaución y prudencia”, dijo entonces el alcalde donostiarra, Eneko Goia, obligaron a tomar una decisión tan drástica como impopular: el cierre del Paseo del Peine del Viento a los viandantes en plena celebración de la capitalidad cultural europea durante 2016. Su apertura se había previsto inicialmente para la pasada Semana Santa tras una inversión de 700.000 euros. Unas vallas metálicas han impedido durante estos meses llegar hasta la plazoleta con siete respiraderos que diseñó el arquitecto Luis Peña Ganchegui, por el que salen expulsados chorros de aire húmedo y que forma una especie de anfiteatro y antesala del Peine del Viento.

En plena depresión por la ruptura de las negociaciones entre la familia del escultor y las instituciones vascas que impedirá reabrir a corto plazo el Museo Chillida-Leku, San Sebastián en cambio puede presumir de recuperar el mejor mirador de la ciudad, donde se funden la brisa del mar, un horizonte inigualable y la emblemática creación del artista vasco más universal.


Gipuzkoa tiende la mano a los Chillida

Una semana después de romper las negociaciones para reabrir el museo Chillida-Leku, la Diputación de Gipuzkoa planteó ayer retomar las conversaciones con la familia del escultor para explorar “otros escenarios y alternativas” distintos a la compra del museo. La institución provincial se descolgó en el último momento de un acuerdo que iba a ser inminente y contemplaba el pago de 100 millones de euros a partes iguales entre la Diputación y el Gobierno vasco. La nueva propuesta de buscar otras vías para reabrir el museo parte del diputado de Cultura, el socialista Denis Itxaso.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: CHILLIDA, Eduardo 
 
FESTIVAL DE SAN SEBASTIÁN


La vida y la obra de Eduardo Chillida llegan al cine

La película 'Chillida: lo profundo es el aire' reconstruye por boca de sus hijos la trayectoria humana y creativa del artista donostiarra



 00_1474025457_220060

Chillida, junto a su obra en 'El peine del viento', en San Sebastián, en un fotograma del documental.

Las esculturas suenan, hay quien las escucha. Les plantan unos auriculares sobre el alabastro, la madera o el hierro y oyen su latir. Afuera el mundo sigue. Es una situación extraña, escuchar la piedra. Concluiremos, pues, que esas formas inertes y aparentemente muertas rumian un mundo, rumian una vida, es la vida de quien las hizo. Eduardo Chillida (San Sebastián, 1924-2002), remero, futbolista, pelotari, donostiarra universal y explorador de dimensiones, moldeó el espacio y el tiempo como maclas de plastilina y con eso construyó un mundo. Lo hizo con la terquedad del monje encerrado en su celda, solo que la celda era el estudio o la fragua. Quitó, desbrozó, descartó y apartó, en un proceso hacia la esencia que duró 50 años. Y más o menos de todo eso, aunque de muchas cosas más, trata Chillida: Lo profundo es el aire, la película que, retomando el título del poema de Jorge Guillén, firma el director Juan Barrero.

Ni siquiera los hijos de Eduardo Chillida, verdaderos actores de lo que bien pudiera llamarse un falso documental, lo han visto todavía. “La familia y la Fundación Chillida-Belzunce nos dieron todo tipo de facilidades para rodar y en ningún momento pidieron ver lo que estábamos haciendo, ni el resultado definitivo, lo que es de agradecer. Al final, Eduardo Chillida es una marca y ellos podían haber querido controlar el contenido de la película… pero dijeron que si a su padre alguien le hubiese pedido que enseñara una escultura antes de concluida, él no habría querido”, cuenta Alejandro García de Bikuña, productor de la película.

Una parte importante de ella transcurre en Chillida-Leku, convirtiendo así en un personaje más al propio museo, cerrado al público desde enero de 2011. Es ahí, entre las esculturas gigantes de las campas de Zabalaga, o en la casa familiar de Igueldo, o entre las paredes de un frontón, o en el taller de Pedro Chillida, o en las viejas imágenes en súper 8 de las vacaciones familiares, donde Susana, Carmen, María, Guiomar, Pedro, Luis, Ignacio y Eduardo Chillida Belzunce se mueven y hablan de la figura del aita. En lo que supone una emotiva vuelta a la casa del padre –pero con sus luces y con sus sombras, sus ternuras y sus aristas: es sabido, lo no dicho al padre siempre queda como irresoluble cuenta pendiente- ellos son el tronco en torno al que van creciendo las ramas de esta historia.

Juan Barrero se dio a conocer en 2013 con su primer largo de ficción, el muy radical y rompedor La jungla interior. También aquí rompe la norma. Se diría que su objetivo no siempre fue el mismo con respecto a Chillida: lo profundo es el aire. Puede intuirse, visto lo visto, que de un documental de artista el proyecto y su forma de ser contado evolucionaron a una película de intimismos, confesiones y muchas cosas dichas y otras tantas no dichas pero sí sugeridas. “Sobre todo quise sacar a Chillida de la Academia, extraerlo de esa atmósfera de especialistas, coleccionistas, comisarios, historiadores del arte… y conforme avanzaba me daba cuenta de que la película se tenía que ocupar de la familia, porque esas personas mantenían vivísima la sombra de este señor. Las películas no se pueden impostar y acaban contagiándose de aquello que las rodea”, explica el director.

Y las manos. Chillida: lo profundo es el aire es una película sobre las manos. La cámara se las arregla para incrustarse en ellas una y otra vez: las manos del artista, las manos-escultura, el elogio de sus manos por parte de su hija Susana, las manos del pelotari, las manos como concepto multidimensional y la Victoria de Samotracia sin manos en ese Louvre “donde aita tuvo el clic, donde todo empezó” (según su hijo Pedro).

Por la película pululan lo mismo Luis Chillida escuchando el rumor de las esculturas que la vieja amistad entre el artista donostiarra y Heidegger o Guillén, que el recuerdo de Martín, el guardés de la finca de Zabalaga, que las inexcusables referencias artísticas de Eduardo Chillida: la escultura clásica griega, Brancusi, Medardo Rosso… y los nombres de sus obras, esos títulos de esculturas que parecen títulos de poemas: El peine del viento, Elogio del horizonte, Yunque de sueños, Canto áspero, Hierros de temblor… Lo profundo es el aire. Un artista, un ermitaño. La esencia, como evoca Juan Barrero: “Mantenía como una espiritualidad relacionada con el aislamiento y el silencio, con el vacío y con lo esencial, y no hay más que ver qué música escuchaba y qué poesía leía… Bach y San Juan de la Cruz… era un tipo muy rígido consigo mismo, y aplicaba a su trabajo un poco como un sistema de poda: quita, quita y quita hasta que solo quede lo esencial, y eso es una actitud ética, es muy difícil mantener ese rigor, esa apuesta de esencializar las cosas durante 50 años”.


De la pantalla a las páginas del libro

Chillida: lo profundo es el aire, producida por Marmoka Films y Explora Films con el apoyo de TVE y Euskal Telebista, será estrenada el próximo martes en el ciclo Zinemira del Festival de Sebastián, que arranca hoy. La obra ha sido producida en tres formatos: uno para cine de 74 minutos (Chillida:Esku huts, Chillida manos vacías) otro para TVE de 60 (Chillida:Lo profundo es el aire, que será emitido esta temporada dentro del espacio Imprescindibles de La 1) y otro de 52 para las ventas a televisiones internacionales.

La película de Juan Barrero tiene una prolongación perfecta en el libro Eduardo Chillida. Escritos, que, editada al alimón por La Fábrica y el Museo Chillida-Leku, presenta por vez primera todos los textos que salieron de la pluma del artista. Chillida reflejó en estos escritos sus inquietudes estéticas y filosóficas y también su admiración o amistad por una larga lista de personajes, desde Gabriel Aresti hasta Joan Miró pasando por Alexander Calder, Pío Baroja, Joan Brossa, Juan Gris, José Miguel Barandiaran, María Zambrano, Mark Rothko…


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 2 de 3
Ir a la página Anterior  1, 2, 3  Siguiente



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario