Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 4 de 4
Ir a la página Anterior  1, 2, 3, 4
 
MIQUEL BARCELÓ
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BARCELÓ 
 
La capilla de Barceló tiene muchas críticas en contra, todas respetables por supuesto  
Pero como no la he visto en persona no puedo juzgarla, no sé el efecto que me va a producir cuando pueda verla  

En cuanto a Dalí. Hiperborea, me alegra mucho que lo consideres un buen dibujante aunque él siempre se consideró mejor escritor ¿Conoces sus obras escritas?
Sobre gustos hacia su obra pictórica, o gusta o no gusta, en esto no se puede objetar nada  
De lo que nadie puede dudar, como ya dices, es sobre su inteligencia, su cultura y que se avanzó a su tiempo, de ahí su genialidad  
Sigo y admiro a mi paisano desde que nací, fui bautizada en la misma iglesia que él   . Mi admiración e idea sobre el maestro y su obra vienen de largo  
 




___________________________
mini_140316081758881209
 
galarina Enviar mensaje privado
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BARCELÓ 
 
CPues creo que en directo no va a mejorar mucho,     . Claro que Dali es muy superior intelectualmente hablando y tiene mejor gusto y más talento que Barceló (es un dato demostrable).

Yo tenia una conocida que vivia en Cadaques (al menos unas temporadas al año) y me decía que alli la influencia de Dali era palpable.
 



 
hyperborea Enviar mensaje privado
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BARCELÓ 
 
Barceló reinaugura el Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza


Una muestra del artista galés Barry Flánagan, fallecido en la isla en 2009, completan la exposición


user_50_1335543249_009301_1335544313_noticia_normal

Acto de reinauguración del Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza / SERGIO G. CAÑIZARES

Han sido cuatro años de albañiles y arqueólogos y uno más con el museo vacío para que secase la nueva obra muerta. El MACE de Ibiza (Museo de Art Contemporáneo de Ibiza), emprende su nueva ruta, en la ciudad alta, en Dalt Vila. Tras su cierre en 2007 ha ganado espacio, de 800 a 2000 metros cuadrados útiles. Al crecer hacia abajo aparecieron los cimientos de la ciudad púnica sumergida entre piedras militares de muralla y bóvedas, de casi tres mil años. En este entorno, Miquel Barceló y Barry Flanagan son presentados en sendas muestras de sus cerámicas y dibujos, hasta el 31 de octubre.

Barceló exhibe veinte de sus últimas cerámicas collage, piezas obradas con fango y fuego en su tejar de Mallorca, así como dos decenas de dibujos con tintas luminosas como tintes de tejidos, alzados en sus rutas caminando por montañas altas. En París, presentó su libro Cuaderno del Himalaya, regresó antes del Sudán tras un anterior viaje a las Galápagos. En Ibiza, un hombre de las nieves es su contrafigura. Ya se reflejó en un gorila blanco.

Barceló rehace ladrillos, tejas, bovedillas, tiestos y tinajas blandas, a veces las dibuja o esculpe, o las chafa. Las huellas digitales del autor remiten a la tierra y a su isla; la tierra cocida contiene una suma de todas sus expresiones temáticas en papel, pintura o escultura, “sin distinción, ni categoría”, anota. E ironiza “si en algo hemos sido líderes es en hacer y colocar ladrillos y tejas”.

Las construcciones, minimalistas, orgánicas, en testas y alegorías, son “una reformulación, una manera de deshacer y usar un objeto y su materia”. En Aviñón, en 2010, Barceló llenó el Palacio de los Papas de cráneos/ladrillos y eriguió dos elefantes gigantes sobre su trompa, uno en yeso y otro en bronce, como el que se alza en Nueva York.

En la muestra paralela del galés Barry Flanagan, fallecido en Ibiza en 2009, se presentan dibujos intimistas y cerámicas obradas en Gallifa con Gardy Artigas. Hay barro esmaltado en verde y vasos alzados a cuerda, un uso anterior al torno aun vivo en culturas no colonizadas.


user_50_obras_de_barcel_en_el_museo_de_arte_contempor_neo_de_ibiza

Obras de Barceló en el Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza. / SERGIO G. CAÑIZARES

Flanagan trabó amistad con Barceló. Antes de que la lenta enfermedad mellara su movilidad acudió a su matanza del cerdo del 20 N. Visitaron juntos en la catedral de Mallorca el barceló de 300 metros cuadrados, la capilla para orar. Barry Flanagan lloró emocionado. El pintor fue a su funeral poético en Ibiza. Varias de las liebres de bronce del galés están plantadas ante la casa de Barceló en Mallorca junto a sus animales de verdad y sus esculturas.

Después del quinquenio de cierre por reformas, el MACE despliega una selección de sus fondos. En Extremos están, entre otros, Bechtold, Broner, Faber, Micus, Zush/Evru, Vedova, Hausman, Le Parc, Tàpies, Gordillo, Broto, o Portmany. Algunos alemanes que huyeron de Hitler hasta Ibiza y varios de las vanguardistas de las postguerras, más firmas ligadas al territorio.

El centro nació de la Bienal de Arte en 1964 y del Ibizagrafic posterior. Fue el fruto de una operación de la dictadura en tierra de hippies ejecutada por el falangista SEU (Sindicato Español Universitario), con el marqués de Lozoya y el crítico Florencio Arnán al frente.

El ‘Museo’, así es en Ibiza, sufrió el olvido, épocas de clausura, cierres dilatados y aperturas solo en verano. Toma aire en tiempo de ahogo económico. La ampliación costó cuatro millones, a medias el Estado y el Ayuntamiento de Ibiza. En 2012 tendrá uno de los presupuestos más modestos para este tipo de complejos, 800.000 euros. Cuenta con una plantilla de siete personas.

“Jamás se tiene el dinero suficiente. Nunca se dan las circunstancias ideales pero buscaremos medios y las complicidades privadas. Cerrar un museo es cerrar un espacio de libertad”, advierte Elena Ruiz Sastre, directora –por concurso- del MACE desde 1990. Para la reapertura se han dispuesto más presentaciones: una de creaciones audiovisuales firmadas por mujeres (Kaoru Katayama, Amparo Garrido, Julia Montilla y Eugènia Balcells) y otra con piezas de la colección de videoarte. Para las muestras han trabajado los comisarios Enrique Juncosa, Mercedes Vilardell y Aramis López.

“Siempre hemos tenido colección, una muy buena colección, cosa extraña en”, proclama la directora. Los fondos proceden de los premios de los certámenes globales de estampación, compras y donaciones. Una de ellas es la escultura ‘Cabeza de la diosa entre mis manos’ de Barry Flanagan basada en un poema de Antonio Colinas, ex habitante de Ibiza. En el centro se muestra el documental “The Last Hare” sobre los días finales de Flanagan, de José del Río Mons y música Richard Sturgess. En la inauguración se interpretarán las piezas 'Bechtold' y 'MACE' del compositor Adolfo Villalonga.

El museo pretende actuar como otro imán de Dalt Vila, entre el bullicio, el sol y los neones del largo verano. La gestora Ruiz Sastre quiere que “allí acontezca una parte de la vida ciudadana y cultural”. Cree que los cinco niveles y ámbitos permiten “una visita sosegada, con zonas de confrontación, sin capillas. Es un museo al modo holandés, de recorrido lento, sin sobresaltos en las esquinas”.

Dalt Vila, de trama peatonal con monumentos y miradores, un entorno histórico que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, tiene inconclusa la restauración del castillo parador que corona el sky-line portuario. Desde el MACE se gestiona la cercana y esencial Casa Broner, que regaló la viuda del arquitecto pintor alemán y el museo Puget de pintura.

Censura del obispo y paso a los ortodoxos

El MACE perdió el uso del vecino templo de L’Hospitalet, desacralizado en 1980 y cedido al museo en 1999. En el año 2007, el obispo Vicente Juan Segura decretó una particular censura eclesiástica, vetó una obra expuesta y reclamó el control del edificio. Consideró "ofensiva con los nobles sentimientos católicos" la exhibición de una pieza del autor holandés Ivo Hendriks. En el montaje aparecía una imagen de Juan Pablo II en una figurada relación homosexual. L’Hospitalet, fue restaurado con fondos públicos en los 80 por los arquitectos Elías Torres y Martínez Lapeña. Tras el veto episcopal fue destinado a la iglesia ortodoxa que también lo dejó.


user_50_museo_de_arte_contempor_neo_de_ibiza

Museo de Arte Contemporáneo de Ibiza. El museo ocupa el interior de un emblemático edificio del siglo XVII ubicado en Dalt Vila, el casco histórico de Eivissa. Sus colecciones recogen una importante muestra de la creación plástica que surgió en la isla en la década de los años 60, además de obras de artistas de la talla de Tàpies y Miralles, entre otros, y de algunos menos conocidos, originarios o residentes en Baleares. Destaca asimismo su importante muestra de grabados. El museo, al que precede un hermoso jardín, organiza numerosas exposiciones temporales.



elpais.com / spain.info
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BARCELÓ 
 
Imágenes de tiempos remotos


Miquel Barceló viajó a Cachemira, Bután, Mustang, Nepal… “por necesidad y curiosidad”. Salió de la soledad del estudio en busca de territorios



user_50_1346844469_231467_1346845655_noticia_normal

'Joven Lama, Stalin, Dalai Lama, Yeti, Miss Yeti. Conversation piece' / Ilustración de Miquel Barceló en 'Cuadernos del Himalaya'

Miquel Barceló, en verano, no cuelga su mono de trabajo, azul obrero y sin mangas. Mientras la gente en Mallorca se baña en el mar o se funde en sudor, él trabaja en su taller. Hunde sus manos en el fango carnal, lo amasa. Sus cerámicas se cuecen tras la boca negra del horno del tejar de Vilafranca. Luego, en una pausa, come un poco, lo riega con vino negro AN, y acaba sorbiendo una rasca de Felanitx, café con gotas de caña y cazalla.

 A Barceló (Felanitx, 1957) le gusta explorar los límites en territorios extremos, como el desierto o el paisaje de Malí. Escribe y pinta contra la muerte de la pintura. Su nuevo libro, Cuadernos del Himalaya, reúne acuarelas coloristas, dibujos negros y espectrales, autorretratos y reflexiones escritas en el “techo del mundo”, adonde viajó en 2009 y 2010. En breve se desplazará a Turquestán para ver pinturas de lapislázuli.

PREGUNTA. En apenas unos meses ha visitado las Galápagos, Egipto, Sudán. ¿Se considera un pintor viajero?

RESPUESTA. La vida del pintor es muy sedentaria, pero no me quejo, me gusta. Cuando viajo, lo hago lejos. Mi existencia transcurre en el taller, 11 meses al año. No viajo para pintar, dibujar o escribir algo en particular, sino para recorrer el mundo. En los países del Himalaya quería ver más que hacer, mirar pinturas. Siempre llevo cuadernos y acuarelas, y allí encontré papeles tibetanos de colores.

P. ¿Y su casa de Malí?

R. Desde 1988 fui a África cada año a pintar. Ahora ya no puedo, por los secuestros y el integrismo. Pasaba meses en mi casa del País Dogón. Ahora mis amigos los dogones sufren los efectos de la transformación poscolonial y la amenaza islámica. Pero retornaré. Lo añoro cada día.

P. Ha pasado del “corazón ardiente del desierto” al “mundo en combustión” de las alturas.

R. Me acerqué tarde al entorno del budismo. En los setenta y ochenta, cuando era joven, no sentía una especial atracción, miraba con distancia a los que iban a India, parecían retornar faves (inanes). Después conocí poetas beatniks, marcados por los tántricos, que editaban en papel con olor a hachís, Nepal Press, en Katmandú. La adormidera era su marca. Sus libros están en la biblioteca de Paul Bowles, que heredé. Ahora hallé colores, situé olores, libros. Siempre hay algo que te mueve, suceden cosas, escribes, lees, pintas, indagas.

P. Los viajes iniciáticos a India fueron tradición en cierta época. ¿Qué lo impulsó a ir a esa región?

R. Comencé a ir a Cachemira, Bután, Mustang, Nepal, por necesidad y curiosidad. Relacionaba el primitivismo budista con los animistas africanos. Con Allen Ginsberg sospechábamos esos parecidos, creí que eran cercanos. Leí textos tibetanos y los filosóficos de Mircea Eliade. Entre los animistas están los dogones de Malí o los moi de la selva de Vietnam, etnias minoritarias como los nómadas. Los quieren liquidar. Las religiones monoteístas los detestan, cristianos y musulmanes quieren repartirse el planeta.

P. ¿Ha podido constatar el avance de las amenazas integristas?

R. Sé de su acoso en América Central, en África y cerca del Himalaya. Los altavoces de las mezquitas de los radicales y los de los evangelistas amenazan sin parar. En la selva de Guatemala, los evangelistas vociferan la Biblia a las tribus con megáfonos. En Malí, un evangelista norteamericano, en un acantilado, anunció a los dogones, con un altavoz, que podrían ir al infierno. Incrédulos, lo dejaron gritar.


user_50_1346844469_231467_1346845193_sumario_normal

Barceló durante el viaje al Himalaya, confundido entre los viajeros de un autobús. El propio pintor sacó la foto con su teléfono móvil.

P. Parece que ha asumido la labor de levantar acta de mundos en extinción.

R. En Cachemira, allí donde fluyó la cultura mogola que creó un paraíso terrenal, observé un mundo que se acaba, acosado por el islamismo desde Tora Bora, Afganistán y Pakistán. Un oasis olvidado que será liquidado por el avance del talibanismo. Sientes que está a punto de desaparecer, que huele a muerto.

“Escribo de noche, en coche, o en los aviones. No retoco nunca nada, nadie más interviene”

Barceló ve su escritura como un aspecto marginal de su pintura. Parte de su obra, pero se trata de un fruto distinto. El libro, una propuesta de los editores, nace de juntar materiales: guarda más de trescientas libretas de dibujos y comentarios. En Cuadernos del Himalaya, junto a las acuarelas, inspiradas en el viaje y el relato del pintor, se muestran fotos realizadas con el teléfono móvil. “Escribo, dibujo o hago retratos. Se trata de observaciones que van sucediendo con naturalidad. En África cunde más al no estar en ruta permanente. Escribo de noche, en coche o en los aviones. No retoco nunca nada, nadie más interviene”. Barceló escribe en francés, la lengua de sus lecturas junto con el español. Lo hace “por impunidad. Si lo hago en catalán —mi lengua— me creo en la obligación de escribir bien”.

En este viaje se movió acompañado de Ach, un excéntrico personaje que hace de contrapunto del pintor. “Le Monde dudó si era una invención mía, un amigo invisible”, razona el artista. “Parece autista. La descripción que hago de su persona no resulta exagerada ni imaginaria. Pero por eso es un perfecto acompañante, capaz de estar conmigo diez horas mirando pinturas”.

En el libro, el Taj Mahal ocupa un capítulo importante. Le prohibieron pintar. Según la tradición musulmana, el templo de Agra no puede ser representado. Policías con palos le quitaron papel, acuarelas, agua, tubos y pinceles. Barceló tomó furtivamente notas del interior del mausoleo en una libreta que pudo ocultar junto a una pastilla de tinta y un pequeño pincel de marta.

Tras el incidente, Barceló vio el Taj Mahal como una “aberración simétrica, una mezquita cuádruple; repelente como un ministerio en Marbella, casi tan feo como el Escorial de Madrid, pintado de blanco nacarado”. Y dice más: “Escupitajo blanco”, “medusa”, “monstruoso pastel de crema de leche, de panacotta, era una nave (espacial) gigantesca… lista para el despegue”, “esta monstruosidad blanca, este Moby Dick” o “enorme medusa fosforescente”.

No pudo pintarlo in situ, pero después se resarció con creces. En 2011, en el Teatre de Bouffes du Nord, de Peter Brook, en París, plantó en el escenario, de espaldas al público, un cuadro descomunal (4×6 metros) del Taj Mahal. Hoy, con nuevas telas, en su taller de Artà, Barceló pintó de nuevo el edificio a chorro, con muchos litros de lejía.

P. Dice que “la mirada nutre la pintura” y rechaza “la muerte de la pintura”.

R. La muerte de la pintura es el gran tema, es la pintura misma. Me gusta mucho pintar la muerte de la pintura, hablar y pintar. Me atraen los límites y explorarlos, es sugerente indagar en los extremos. Se trata de algo que tiene que ver con el Himalaya, extremo espiritual y físico del mundo, como el acantilado dogón y el desierto. Es la mejor situación, cuando parece que no hay nada que hacer. Pinto, dibujo o hago escultura en mis cerámicas, la pintura está en las esculturas, o al revés, sin categorías.

P. ¿No hay límites?

R. Todo es pintura, lo que hablamos y lo que haré en una hora al regresar al taller. Es mi actitud, todo lo transformo en pintura. En mis trabajos siempre existen vías de relación que se abren y crecen. Todos los elementos con los que actúo son, en el fondo, el mismo: la pintura. Está en mis notas de viaje, en las placas enormes del fango de la catedral de Mallorca o en una gran tela.

P. El arte crece con las rupturas.

R. El primer cubismo, que surge después del boom del posimpresionismo y de la invención de todos los ismos, es uno de los momentos que más me agradan. Entonces, la idea general era que la pintura ya lo había dicho todo, que ya no se podía hacer nada más. En ese punto, cuando parece que no hay salida, surge la manifestación más fuerte en el arte.

P. ¿Sigue situando las pinturas rupestres en la cumbre del arte?

R. Es casi una paradoja, lo más moderno resulta lo más antiguo en la pintura. Ha sucedido muchas veces. No se trata de una intuición, viene de lejos y existen pruebas físicas. Chauvet en Francia es una prueba del caso, me apasionan sus excepcionales pinturas de las grutas. La pintura casi más perfecta que conocemos es la más antigua. Es una ironía y, a la vez, una certeza. Los últimos descubrimientos indican que el pasado y el futuro son casi lo mismo. Cuando regrese a Francia tengo comité científico de Chauvet y una conferencia sobre sus pinturas en la Biblioteca Nacional en París.

P. ¿Fue en busca de pinturas medievales al Himalaya?

R. En sus cuevas existen imágenes jamás divulgadas. Algunas de las que vi era la primera vez que las fotografiaban. Tras ocho horas de caminar, subí a una gruta con unas pinturas fantásticas, me recordaron mucho al Matisse de 1910, en Marruecos, muy humanista, nada hierático, un arte fresco y directo.

P. ¿Para el artista es importante hacer ese tipo de “descubrimientos”?

R. Se ha de ir a ver el arte donde está. La pintura obliga a una relación física directa con el objeto, la materia, que no se observa en los libros ni se encuentra por Internet. Las del Himalaya no se encuentran en los museos ni tienes que pagar para verlas. Ascendí a 4.000 metros (y sufrí el mal de altura) por senderos empinados. Vi trabajos excepcionales de los siglos XII y XIV, en cavernas de Mustang, algunas recientemente descubiertas.

P. ¿Y las pinturas negras del Dalai Lama?

R. En el siglo XIV, el Dalai Lama se recluía en la montaña, tomaba grandes cantidades de hachís y tenía visiones, imaginaba “pinturas negras”, como las de Goya. Los murales tienen un mal rollo terrible, explícito, con rosarios de hígados, tripas, cerebros; carnicerías de gente que es vegetariana estricta. Son infiernos, se enecuentran en Mustang. Son tormentos con dioses, representaciones donde se comen niños crudos, es brutal. Todo tiene su contrario, el reverso. Existe una imagen benéfica contraria a la cruel.

P. Algún dibujo era bastante tétrico.

R. Vi una imagen de una sepia, misteriosa. El pescado es solo un símbolo, no lo conocen. No lo hay en sus ríos gélidos. Era una sepia, una imagen a 5.000 kilómetros del mar. Pregunté a los monjes. Nadie sabía nada. Un lama viejo lo desveló: “No es una sepia, es el corazón arrancado a un niño nacido del incesto”. Está a oscuras y se ve con luces de candelas. Se trataba de otra visión negra. Aparece en el libro. Lo pinté.

A punto de concluir la conversación, Barceló apura la rasca: “Nunca he reflexionado sobre qué es lo de tener estilo. Trabajo sin pensarlo jamás. Sé que lo tengo porque lo veo en los ojos de los otros, pero no he dedicado a ello ni un segundo. Celine decía ‘el estilo es el hombre’, pero suena a publicidad de corbatas. El estilo es el autor. Puedes tenerlo o no”. Tras la charla, retorna al taller, a la soledad donde vence los retos: “Si no lo hiciera estaría de mal humor”.


user_50_fotograf_a_de_barcel_realizada_por_ach_su_compa_ero_de_viaje

Fotografía de Barceló, realizada por Ach, su compañero de viaje.

 

Con el rey de Mustang

Hemos tenido el honor de visitar a Su Majestad el rey de Mustang. Su palacio es un poco más grande que las casas de Lo Manthang, pero el ganado ocupa la planta baja y hace de calefacción, como en todas partes. Su Majestad nos recibe en una sala en la que destacan una televisión, decenas de fotos de familia e imágenes del Tíbet y del Dalai Lama, como en casa de cualquier buen budista. Parece la sala restaurante de uno de los albergues de Mustang. Al principio éramos cinco o seis en aquella recepción, el rey bendijo unos fulares de seda blanca, como los que se atan alrededor de las manos de los budas, que nos colocaron en torno al cuello; luego nos sirvieron té. Cinco minutos después fuimos invitados a hablar con el rey, si queríamos, pero como él no habla inglés había que comunicarse a través de una joven traductora. Reconocí a la encargada del locutorio, donde también cargo mi iPad.

 Ach suelta una larga parrafada en inglés —“Your Majesty…”—, y cuenta que llegó a Nepal en 1962 (ayer decía que en 1965), pero que ya conocía Mustang por los libros de Tucci, etcétera, que había visitado los gompas (los nombró uno por uno), que trabajaba en los servicios culturales de la Embajada de Francia, etcétera. Yo veía la expresión horrorizada de la joven traductora: los ojos de los nepaleses pueden volverse muy redondos. Para terminar, Ach me presenta como un pintor de fama universal y yo aprovecho para soltar saludos de parte del rey de España. De un rey a otro, es lo que toca, me dije. La traductora pronuncia dos frases en las que oigo “Francia” y “España”… y el rey abre los ojos y me dice, muy contento: “Champions of the world! Football! The Netherlands deserved a red card in the first half!”. O

Extracto de Cuadernos del Himalaya / Quaderns de L'Himalaia. Miquel Barceló. Traducción de Nicole d’Amonville. Galaxia Gutenberg. 200 páginas. 28 euros. Sale a la venta el 17 de septiembre.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BARCELÓ 
 
Barceló y 2013: año nuevo, año temible


El artista, que expone sus últimos trabajos en terracota y estrena galerista

Lamenta la situación de Malí y critica la subida del IVA cultural, "demencial y premeditada"




user_50_miquel_barcel_ayer_ante_sus_trabajos_en_terracota_en_la_galer_a_elvira_gonz_lez

Miquel Barceló, ayer, ante sus trabajos en terracota en la galería Elvira González. / samuel sánchez

Este es un año nuevo de verdad para Miquel Barceló (Felanitx, Mallorca,1957). El artista español vivo más cotizado en el mercado ha cambiado de galerista en París, Nueva York, Hong Kong y Madrid. La guerra en su querido Malí, le impide pasar los cuatro meses anuales en tierras dogonas y se siente un poco desnortado. Nuevo tiempo que estrena hoy con una exposición de cerámicas recientes, hechas y cocidas por él, para su nueva galería, Elvira González. "Sabía desde hace tiempo que Soledad Lorenzo quería cerrar y no tuve dudas a la hora de elegir. En Madrid, siempre venía a este espacio a ver exposiciones. ¿Podía elegir mejor?".

Estos últimos trabajos son cuatro cuadros y una veintena de terracotas, "eso que llamamos cerámica, un genérico de la pintura, llenas de imperfecciones, una especie de prolongación de la intervención de la catedral de Palma de Mallorca", precisa el artista.

Como cada vez que viene a Madrid, lo primero que ha hecho Barceló es visitar el Museo del Prado. Ha visto la exposición El joven van Dyck y ha quedado fascinado "por la determinación del maestro desde sus comienzos". No ha tenido tiempo, en cambio para visitar el Reina Sofía, donde la representación del artista mallorquín es prácticamente nula. ¿Le gustaría que le dedicaran una exposición en este museo? "Yo no decido, pero no lo echo de menos", responde a un grupo de periodistas en la galería Elvira González. No descarta poder colaborar con el Prado, aunque declina ofrecer más detalles.

Todavía no sabe si la próxima edición de Arco (del 13 al 17 de febrero) tendrá obra suya, pero precisa que aunque las ferias son buenas para el negocio, a él no le gusta asistir. "El arte se ve en galerías y museos. No en las ferias. Ni aquí ni en Basilea". En cambio, sí tiene opinión sobre el aumento del IVA cultural hasta el 21%. "Es demencial que tengamos el IVA más alto de Europa. Es una medida contra la cultura. No tiene sentido que un coleccionista pueda comprar mi obra mucho más barata fuera de España. Si finalmente no lo suprimen durante la feria, esta edición será una debacle, un desastre. Más que una torpeza, es algo premeditado".

“¿Una exposición mía en el Reina Sofía? No lo echo de menos”

Miquel Barceló empezó a trabajar con arcilla en Gogoly-Sangha, en Malí, un día que el viento era tan fuerte que no podía pintar. Empezó el aprendizaje de cero y sintió que era como una prolongación de la pintura. Tuvo como profesora a una vieja alfarera que le enseñó donde recoger la tierra y la manera de prepararla. Las piezas recuerdan las obras de cerámica griegas que se conservan perfectamente después de 3.000 años. Los motivos vegetales y animales están presentes en las obras de gran formato y en las más pequeñas. "El tema de muchas de estas obras", explica, "es la pintura. La arcilla se convierte en pintura, en lienzo y dibujo. Para abreviar, una transmutación. La arcilla se convierte en pintura y así en carne de nuevo".

Echa mucho de menos los cuatro meses que anualmente pasaba en Malí y está muy preocupado por el sufrimiento de la población, sobre todo por las mujeres, las grandes víctimas del conflicto. "En el 87, cuando llegué, había esperanza. Las mujeres eran alfabetizadas, se veía un futuro. Ahora todo pinta muy mal. La ausencia de Europa me da mucho coraje. No sé para qué sirve la UE si sus instituciones son incapaces de intervenir en un desastre así".

Pero Barceló no quiere extenderse en el tema y se niega en redondo a hablar de independentismo catalán. Más explícito es sobre la corrupción en España en general y en las Baleares en particular: "Un bochorno. En Mallorca creo que están organizando rutas turísticas por los escenarios del crimen". Cuando alguien le pide su opinión sobre Santiago Sierra (el artista madrileño autor junto a Jorge Galindo de Los encargados, un trabajo de contundente contenido político), Barceló responde que cada uno entiende el tema a su manera. "Todo arte es político, no creo que haga falta llegar a las obras de pancartas".

Sobre su continuidad en el cine, después de Los pasos dobles y El cuaderno de barro, de Isaki Lacuesta, Concha de Oro en San Sebastián, en 2011, Barceló considera que es un punto final. "Surgió la historia. La hicimos y quedamos tan amigos. De hecho, él ha venido a mi casa a la matanza de los cerdos que hacemos en Felanitx, pero no hay ningún proyecto a la vista".


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BARCELÓ 
 
Miquel Barceló muestra sus últimos trabajos en céramica en la galería madrileña Elvira González


user_50_barcel_ante_algunas_de_las_obras_que_presenta_en_madrid

Barceló ante algunas de las obras que presenta en Madrid

Ver más imágenes de la exposición de Barceló


Fuente: rtve.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BARCELÓ 
 
Barceló pinta Nueva York con lejía y titanio


user_50_01_1381310982_418344

 'Gimferrer,' 2010. Lejía, tiza y carboncillo sobre lienzo. 65 x 54 cm.  Cortesía: Acquavella Galleries Art. ©: Miquel Barceló, 2010. Fotografía ©: André Morin. 2013.

Miquel Barceló (Felanitx, Mallorca, 1956) no hace rehenes. Ni prisioneros. Así entiende desde hace décadas el oficio de pintar. Siempre se ha arriesgado. En cuanto domina una forma de construir imágenes deja de producirlas. Vive en el riesgo continuo. A veces con propuestas más acertadas, otras fallidas. Pero siempre honestas. Ahora vuelve a saltar sin red y lo hace en Nueva York, donde llevaba casi diez años (la última vez fue en 2005, en la desaparecida galería C&M Arts) sin tener una exposición individual.

 user_50_02_1381311010_740183

'Houlographie'. 2012. Pigmento de titanio blanco y acetato de polivinilo sobre lino. 122,5 x 177 cm. Cortesía: Acquavella Galleries Art. ©: Miquel Barceló, 2012. Fotografía ©: André Morin. 2013.

Esta tarde (8 de octubre) inaugura en la galería neoyorkina Acquavella un trabajo que muestra dos series muy diferentes. Por un lado, unos retratos oscuros y densos que Barceló crea con lejía (mediante un sistema de borrado de la imagen de su propia invención), tiza y carboncillo. En ellos capta a algunos amigos, como el poeta Pere Gimferrer, e incluso a su propia hija, Marcella, de una manera fantasmagórica. Parecen espectros revelados sobre un fondo oscuro, a partir de técnicas que nos remiten a los inicios de la fotografía. Y resulta fácil imaginar al artista, en su estudio de París o de Farratux (Mallorca), sentado a escasos centímetros del modelo para crearlos. Porque Barceló los construye así. Como si invadiera la privacidad del retratado. Sintiendo el aliento.

 user_50_03_1381311075_547582

Desde 2005 Miquel Barceló no mostraba su trabajo en una exposición individual en Nueva York. Foto: Emmanuel Fundin.

Esto ocurre en la oscuridad. En la luz muestra una serie de 22 pinturas con mucha carga matérica —aunque gracias al uso del pigmento de titanio dan una sensación de ligereza— desprovistas de imágenes en las que manda, tirano, el blanco. En ellas recrea el efecto del mar y de las olas de Mallorca acumulando capas de materia sobre el lienzo o el lino y dejándolas fluir. Esta serie se encuentra directamente relacionada con la de los desiertos blancos que creó a principios de los años noventa. Aunque también reinterpreta (imagen inferior) sus célebres tauromaquias


user_50_04_1381311112_891741

El uso del titano blanco en estas nuevas obras de Barceló le ayuda a conferir una sensación de ligereza. 'Plaza de toros de Ronda'. 2012. Pigmento de titanio blanco y acetato de polivinilo sobre lienzo sintético. 200 x 200 X 4 cm. Cortesía: Acquavella Galleries Art. ©: Miquel Barceló, 2012. Fotografía ©: André Morin. 2013.

Son dos trabajos difíciles. Tanto para contemplar como para vender. Pero Barceló asume el riesgo. Así que esta es su propuesta para Acquavella. Una galería mítica que acoge a algunos de los artistas más grandes —Pollock, Bacon, Willem de Kooning, Claes Oldenburg, Millares, Miró, Picasso— de los últimos cincuenta años. Un selecto club en el que más pronto que tarde entrará.

 
 user_50_05_1381311134_267089

Barceló lleva varios años trabajando en sus 'retratos de lejía'. 'Dore'. 2013. Lejía, tiza y carboncillo sobre terciopelo. 155 x 91 cm. Cortesía: Acquavella Galleries Art. ©: Miquel Barceló, 2013. Fotografía ©: André Morin. 2013.


 user_50_06_1381311154_679627

Retrato con lejía de Marcella, la hija del artista. 'Marcella'. 2012. Lejía, tiza y carboncillo sobre lino. 75 x 54 cm. Cortesía: Acquavella Galleries Art. ©: Miquel Barceló, 2012. Fotografía ©: André Morin. 2013.

 
Fuente: blogs.elpais.com / Por: Miguel Ángel García Vega
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: BARCELÓ 
 
Miquel Barceló, Premio Nacional de Arte Gráfico 2014


El jurado reconoce con este galardón "la dedicación y trayectoria" del artista por más de 30 años




 user_50_1391165587_084395_1391165960_noticia_normal

Miquel Barceló, Premio Nacional de Arte Gráfico 2014. / Samuel Sánchez

El artista Miquel Barceló (Felanich, Mallorca, 1957) ha sido galardonado con el Premio Nacional de Arte Gráfico 2014, concedido por la Calcografía Nacional (Real Academia de Bellas Artes de San Fernando) y que el año pasado fue otorgado a Jaume Plensa. El pintor ya había recibido el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1986.

El jurado ha reconocido con este galardón "la dedicación y trayectoria" de Miquel Barceló en el "mundo de la estampa y el arte gráfico durante mas de 30 años". Miquel Barceló se hizo famoso a raíz de su participación en la bienal de Sao Paulo en 1981, para convertirse en uno de los artistas españoles de mayor prestigio a nivel internacional. En la actualidad, es el más cotizado en el mercado. En 2003 se le concedió el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, y en 2004 se convirtió en el primer artista contemporáneo vivo en exponer en el Louvre, con sus ilustraciones de La divina comedia.

Este premio, instituido en 1933, tiene el triple objetivo de reconocer la labor de los creadores que se dedican al grabado y técnicas afines, impulsar su practica y estimular el coleccionismo de estampas. El jurado de la XVIII edición ha estado formado por los expertos en arte contemporáneo Víctor Nieto; Francisco Calvo Serraller; Chema de Francisco; el académica delegado de la Calcografía Nacional, Juan Bordes; así como el propio Jaume Plensa.

A principios del año que viene se organizará una retrospectiva de Miquel Barceló en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando con algunas de las obras más representivas del autor, al igual que se ha hecho este año con Jaume Plensa, cuya exposición estará abierta entre 1 de febrero y el 23 de marzo.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MIQUEL BARCELÓ 
 
Miquel Barceló: “Pintar es, casi siempre, hacer cosas en vano”

El artista exhibe sus últimos lienzos en París y ha inaugurado una muestra en Suiza con su madre, mientras prepara en su atelier del Marais un cara a cara con Picasso




 00_1432550801_760432

Miquel Barceló, en su estudio de París. / Eric Hadj

Para Miquel Barceló (Felanitx, 1957), pintar es igual que hacer submarinismo. Suele hacerlo con sus cuadros dispuestos sobre el suelo, manejando el pincel como si se sumergiera en ellos buceando en apnea. “Entro y salgo de mis cuadros, buscando algo que no siempre encuentro. Igual que en el mar, lo habitual es bajar y no encontrar nada. Pintar es, casi siempre, hacer cosas en vano”, sostiene. En el silencio de su taller, Barceló prepara estos días las obras que expondrá en una doble muestra a principios de 2016, que lo llevará a ocupar la Biblioteca Nacional de Francia y el Museo Picasso de París, donde establecerá un diálogo con la obra del pintor malagueño. “A ver qué sale”, se limita a decir.

Su lugar de trabajo es un inmenso atelier emplazado en dos niveles distintos que comunica con su domicilio, situado en las plantas superiores. Está ubicado en una de las arterias comerciales del Marais parisiense, al que llegó hace más de dos décadas, cuando no estaba ni la mitad de concurrido. Pese a las dimensiones generosas del espacio, Barceló dice que se le ha quedado pequeño y que se plantea trasladarse a otro mayor. Al atravesar el umbral, aparece un impresionante conjunto de obras y objetos, acrílico y arcilla, vinilos y periódicos, chisteras y esqueletos de animales. Resulta tan desordenado como extrañamente armonioso. El pintor mallorquín se plantea una mudanza que se anuncia difícil, tanto por motivos logísticos como por apego sentimental. “No me costará marcharme”, desmiente el artista, metido en un mono azul manchado de pintura y yeso. “La verdad es que no soy un nostálgico. Tengo muchos vicios, pero ese todavía no”.

Poco antes de cruzar la puerta nos hemos adentrado en su nueva exposición, L’inassèchement, que tiene lugar a pocos metros de su casa, en el espacio de su nuevo galerista en París, el austriaco Thaddaeus Ropac, quien cuenta con Kiefer, Baselitz y Pei-Ming en su cartera. Hasta el 31 de mayo, Barceló expone 17 estampas del fondo marino, repletas de pulpos, sepias y medusas, tal vez algo más diáfanas que de costumbre. “En realidad siempre pinto lo mismo, aunque a veces no lo parezca. Supongo que es así, fatalmente, para cualquier artista”, desestima. “Lo que es cierto es que la ligereza siempre es un afán para mí, en todos los ámbitos. Si mis cuadros han sido pesados alguna vez, ha sido a mi pesar. Aspiro a tener relaciones menos tensas con el mundo. A olisquear las cosas, en lugar de devorarlas”.

El artista entiende la vida como una trashumancia. La suya ha transcurrido, hasta la fecha, entre tres puntos geográficos: Mallorca, Malí y el Marais. África le cambió la vida: “Fue como hacer un reset de todo”. Pero hace cuatro años que no puede pisar el país africano, donde se compró una casa y congenió con la etnia dogón, fascinado por su religión animista. “Uno corre el peligro de que lo rapten o lo maten. Pero no me voy a quejar, porque peor lo tienen ellos”, responde.

En el catálogo de la muestra, Enrique Vila-Matas define a su protagonista con los siguientes atributos: “Energía asombrosa, apego a las raíces terrenales, locura feliz”. Lo primero, desde luego, salta a la vista. Barceló ha formado parte del comité científico que pilotó la reproducción de la cueva Chauvet, recién inaugurada en las gargantas de la Ardèche. En su interior se han calcado las 400 pinturas de animales encontradas en estado intacto en la gruta original. Asegura, solo medio en broma, que aceptó formar parte del comité para que le dejaran seguir visitando el lugar. “Descubrir esa cueva fue un shock mayúsculo. Me hizo entender la historia del arte de un modo distinto. Chauvet forma parte del arte que no somos capaces de entender”, afirma. Además, acaba de inaugurar otra muestra en la localidad suiza de Sankt Gallen, donde expone una peculiar colaboración artística junto a su madre, Francisca Artigues, de 89 años. Durante meses, le mandó dibujos que ella bordó a mano, sobre lino y algodón. “Cuando era pequeño, mi madre pintaba. Dejó de hacerlo cuando yo empecé a hacerlo en serio y nunca conseguí que volviera a hacerlo. Decía que con un pintor en la familia era suficiente”, recuerda.

En un rincón del taller se distingue un cuadro de su hija, que está terminando Bellas Artes. “Tiene un mundo muy suyo y siempre ha pintado. A mí me horrorizaba que lo hiciera, pero no supe cómo disuadirla. Lo intenté regalándole cámaras de fotos, pero no hubo manera”, confiesa. “Esta es una vida jodida y uno no quiere que sus hijos sufran, sino que sean felices. Y lo normal cuando uno pinta es pasar muchas horas infelices”.


 01_1432550866_502911

El pintor en su estudio.



Cuestión de gustos


1. ¿En qué obra se quedaría a vivir? En una obra acabada.

2. ¿A qué artista de todos los tiempos invitaría a cenar? A Catherine Deneuve. Es una amiga y dice que soy su pintor favorito, lo que es un honor. Una vez me la llevé a hacer sobrasada a Mallorca. 

3. ¿Cuál ha sido su mejor momento profesional? Los frescos murales para la catedral de Palma. Fue muy intenso. Algunos días me sentía casi como Miguel Ángel.

4. ¿Qué encargo no aceptaría jamás? Casi todos. No acepto prácticamente ninguno.

5. ¿Qué obra no pudo terminar? De las mías, un cuadro sobre tres pingüinos borrachos caminando bajo la lluvia en París. De los demás, la última de Tim Burton, Big Eyes. Me salí del cine al cuarto de hora.

6. ¿Qué hizo el último fin de semana? Inaugurar la muestra de dibujos bordados que expongo con mi madre en Sankt Gallen. Fue bonito verla firmando catálogos a los 89 años.

7. ¿Qué está socialmente sobrevalorado? En Occidente, casi todo. Por ejemplo, la tecnología y las redes sociales.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MIQUEL BARCELÓ 
 
Miquel Barceló: “Esta moda antitaurina es una estupidez”

El artista mallorquín reúne en la Calcografía Nacional una selección de sus grandes series



 00_1447940943_442260

Obra de inspiración taurina de Miquel Barceló

Miquel Barceló (Felanitx, Mallorca, 1957) lleva más de tres décadas compatibilizando sus grandes pinturas con las artes gráficas. El afán experimentador mostrado desde comienzos de su carrera a través de los materiales orgánicos encontró en el grabado, la estampación o la impresión todo un mundo de posibilidades que a día de hoy sigue ocupando su tiempo. Desde los carteles para conciertos firmados en los ochenta hasta las imágenes taurinas inspiradas en José Bergamín, Barceló confiesa que el trabajo con estos soportes no le agota nunca y siempre le ofrece un resultado sorprendente. El Museo de la Calcografía Nacional expone hasta el 20 de enero una amplia selección de sus trabajos por ser premio nacional de Arte Gráfico 2014. El galardón incluye el regalo de dos estampas de Los Caprichos de Goya y una de la Tauromaquia.

Los temas que trata en su obra gráfica tienen mucho que ver con sus pinturas, esculturas o cerámicas: autorretratos, pulpos, cabras, toros. Pero si hubiera que escoger uno que predomine sobre el resto sería el mundo taurino; un ámbito en el que encuentra belleza e inspiración y sobre el que no entiende que se haya montado una campaña tan feroz como la que se vive en toda España y especialmente en las Baleares. Su última serie, fechada en 2015 lleva por título La soledad sonora, unos versos de Góngora con los que quiere homenajear a José Bergamín a partir de la música callada del mundo del toreo. "Los toros me gustan por lo que cuentan. La moda antitaurina me parece una estupidez. Yo nunca iría a cazar, a disparar tiros contra los animales, pero he estado en los toros y pienso volver". Y añade que en su finca mallorquina tiene, entre otros animales, toros rojos que viven por el campo libremente. "Ni los toreo, ni me los como. Tampoco soy un ganadero, tengo unos pocos ejemplares silvestres de los muchos que hay por allí y cuya función es limpiar de el campo de malas hierbas".

A Miquel Barceló, vecino del barrio parisino de el Marais desde hace veinte años, los atentados del viernes por la noche le pillaron en su casa, con su familia. "Es tremendo. Mi reacción consistió en ponerme a pintar sin parar. Estuve pintando todo el sábado. Es inconcebible que unos niños estén matando a otros niños. No hay ninguna explicación razonable. Bataclan era para mí como la sala de El Sol o el Cock en Madrid, cuando era jovencito, un lugar en el que entrar a tomar algo o escuchar música muy a menudo".

Sobre sus planes inmediatos prefiere no extenderse demasiado. A primeros de 2016 protagonizará una doble exposición en la Biblioteca Nacional y en el Museo Picasso de París. "Mis obras formarán un diálogo con Picasso pero ni remotamente me quiero medir con él. Soy un admirador entregado desde siempre. Estaría loco si quisiera compararme. Sería igual de tonto si quisiera compararme con Goya por estar aquí en este museo". Lo único que quiso adelantar es que algunas de las obras tendrán tamaños inusuales. Una de ellas, que ha rematado en estos días, se titula Sol y sombra y mide 120 metros. "Antes de marzo expondré en Zurich y en Nueva York. Pero de París es mejor no adelantar acontecimientos. Lo único que puedo decir es que me hace una ilusión enorme y le estoy dedicando toda mi energía".


 01_1447940875_494608

Obra de Miquel Barceló.

Durante la misma presentación de la exposición, el académico Juan Bordes anunció el nombre del ganador de este año, el artista José María Sicilia (Madrid, 1954), amigo de Barceló y uno de los muchos creadores que en la década de los noventa decidieron instalarse en las Baleares. "No he influído en el jurado, pero me alegra porque si hay alguien que haya experimentado con las artes gráficas, ese es José María Sicilia".


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MIQUEL BARCELÓ 
 
Miquel Barceló regresa a la tierra

El artista ultima su doble exposición en París: en el Museo Picasso y en la Biblioteca Nacional



 04_1456673550_238686

Miquel Barceló, en pleno proceso de elaboración de sus frescos de arcilla en las cristaleras de la Biblioteca Nacional de Francia.

Ver vídeo

Irrumpe en escena desde el fondo del corredor gigantesco, viaja a pasos nerviosos a bordo de un mandil amarillento, avanza y retrocede, se recoloca los auriculares que usa para aislarse del mundo (no escucha música, sino novelas), duda, agarra uno de los andamios portátiles que le sirven de atalaya, lo arrastra, se sube a lo más alto, reanuda Miquel Barceló el ritual arcaico pero tan eternamente nuevo de bucear en la arcilla en busca de ese algo con el que huir de la temible nada, con los dedos, con las manos, con los brazos, con el alma.

Es la constante, indeseable, temible, magnética reanudación de la búsqueda, ese proceso de ansiedades y angustias que a veces, solo a veces, da frutos y permanece (“Yo antes pensaba que en eso del arte, con el tiempo uno aprendía, que sufriría cada vez menos, pero no, siempre es todo igual de escabroso o cada vez más, y eso es precisamente lo que te mantiene alerta”). Barceló bucea en la tierra en busca de figuras como quien bucea en el mar de Mallorca en busca de meros; él, por ejemplo. Cuando el barro primigenio se seca, escoge el cepillo —un cepillo de esos que usaríamos en la obra para las labores más chuscas— y lo convierte en buril para penetrar la tierra. Rasga y cuartea, recorre la arcilla marrón rojiza poco o nada sofisticada con los poco o nada sofisticados pinceles de fortuna que se ha vuelto a inventar: su cuerpo y sus cepillos. Nada de pintura aquí, nada de pinceles y paletas, ni rastro de la iconografía o de la selva de cosas que tradicionalmente pueblan el estudio de un artista.

Quizá porque esto no es el estudio de un artista.


 01_1456673638_714816

Miquel Barceló, en su taller del barrio parisiense de Les Marais.

Estamos en las tripas de la Biblioteca Nacional de Francia, en París, discutible mastodonte de acero, cristal, hormigón y madera incrustado junto al Sena en 1996 por el arquitecto Dominique Perrault. Dentro de tres semanas se cortará aquí la cinta inaugural de un verdadero hito artístico: la creación, por parte de Miquel Barceló, de un fresco de arcilla de casi 200 metros de largo por casi seis de alto sobre las cristaleras que recorren uno de los lados de la Biblioteca y separan sus salas de exposición de su jardín interior.

Esta obra colosal y efímera —será borrada a partir del 28 de agosto— será el icono absoluto de la exposición Miquel Barceló. Sol y sombra. O mejor dicho, de una de las dos partes de esta muestra, de este auténtico desembarco del artista de Felanitx en la temporada de exposiciones de París. La otra tendrá lugar en el Museo Picasso, espacio en el que ningún artista contemporáneo ha expuesto hasta la fecha.

Si en la Biblioteca Nacional de Francia Barceló desplegará sobre todo su obra gráfica frente al descomunal fresco de arcilla que hoy le ocupa y nos ocupa, en el Museo Picasso confrontará su obra a la del genio de la casa. “Picasso… Picasso es un artista que me gustaba cuando tenía 12 años y que me gusta aún mucho más ahora. Picasso está más vivo que nunca. Tengo muchas ganas de jugar a este juego, porque creo que es un juego que Picasso habría aceptado también”, confiesa.


 02_1456673722_525357

Barceló, durante la elaboración de sus frescos de arcilla.

En el Picasso, reinaugurado en octubre de 2014 tras un tortuoso proceso de relevo en la dirección (lo que supuso un considerable retraso en la puesta en marcha de esta exposición) habrá una selección de obras que recorrerán las cuatro décadas de quehacer creativo de Barceló entre pinturas, bronces, yesos, cerámicas, dibujos y aguafuertes, con especial atención al tema taurino, uno de los más queridos de Barceló y —no hace casi falta decirlo— del propio Picasso. En cuanto a la muestra de la BNF, incluirá junto a grabados, bronces, retratos y calcografía, algunas muestras de… xilofagía: “Es una técnica con insectos xilófagos que inventé yo y que consiste básicamente en que los bichos se comen el papel. Ellos también intervienen en la obra de arte”, explica Miquel Barceló acerca de una idea que se le ocurrió en sus primeros viajes a Malí, cuando vio que poco o nada podía hacerse para evitar el furor de las termitas contra sus papeles.

La inauguración de las dos exposiciones se producirá de forma consecutiva el 21 de marzo. No es la primera vez que Miquel Barceló protagoniza en Francia una exposición por partida doble. En 1996, su obra fue mostrada al tiempo en el Museo de Arte Moderno del Centro Pompidou y en el Jeu de Paume, el antiguo museo de los impresionistas. Y en el verano de 2010 protagonizó otra doble propuesta simultánea en Aviñón: Palacio de los Papas y Colección Yvon Lambert.

Pero volvamos a la inmensa lombriz de tierra en la Biblioteca Nacional. Ver trabajar a Barceló es todo un espectáculo en vivo. Dos operarios ataviados con buzo blanco van embadurnando la cristalera de arcilla, siguiendo las indicaciones del artista. Nada más hacerlo, él se acerca y, sobre la tierra fresca, dibuja con sus extremidades, garabatea, puntea, traza. Uno se pregunta qué saldrá de ahí exactamente. Y lo que sale son cabezas de bisontes, indios pieles rojas con sus cabelleras y sus flechas, esqueletos de humanos y de animales, pulpos, tiburones, pájaros… una iconografía atormentada por cuyos trazos se filtra la luz natural que viene del lucernario de la BNF.


 03_1456673755_839168

Detalle de una de las vidrieras de Barceló en París.

El artista pinta sobre el cristal, en directo y sobre la marcha (“No sé lo que voy a hacer en ese momento, mientras pinto no pienso, pienso antes y después, pero durante prefiero usar otras energías. Es como fumar en el sexo, que no se puede fumar durante…”). Uno piensa en Pablo Picasso haciendo lo propio en el imprescindible documental de Henri-Georges Clouzot El misterio de Picasso (1956).

De la nada va saliendo el todo. Hay en esta obra gigante un poco de arte bruto, un poco de action painting y un mucho de energía incansable. Es primitivo, es irresistiblemente moderno. Como el románico, como las máscaras africanas de la cultura dogón, como Picasso. Como el pintor que hace 30.000 años plasmó sus obras maestras en la gruta de Chauvet, como Lascaux, como Altamira.

Este fresco no es otra cosa que eso: el homenaje de Miquel Barceló a los pintores rupestres que, con los dedos, con las manos, con nada, parieron maravillas en forma de bisontes. “Cada vez me interesa más y más intensamente el arte de Chauvet, uno de los grandes choques culturales y estéticos de mi vida junto con mi experiencia en Malí. He visto muchas cuevas con pinturas, las he visto casi todas, pero la de Chauvet es algo alucinante, sobrecogedor. Viéndola reconsideras todo”. Barceló es miembro del equipo de preservación científica de Chauvet y visita la gruta con frecuencia (dicen las malas lenguas que, en su caso, la posibilidad de poder hacer lo segundo motivó lo primero).

Pocas horas antes, en su estudio del barrio del Marais, donde se instaló hace cosa de 23 años y sobre el cual vive con su familia, Barceló había enseñado al visitante sus retratos con lejía, sus nuevos cuadros de tonos verdes con relieve, sus maquetas de escultura en forma de cerilla —tan giacometti—, sus botes de pintura, sus nuevos pulpos de mineral de mica incrustado en el lienzo, sus batas manchadas, sus mandarinas traídas de Mallorca… Barceló en reinvención constante escapando de la certidumbre. Y la confesión: “Siempre buscas algo que no encuentras. Por eso yo hago las cosas tan rápido, porque sé que tendré que hacerlas tantas veces que es mejor hacerlas muy rápido… destruyo mucha obra, a veces la quemo, pero eso va con el oficio, son como los cortes que se hace el carpintero, como los anzuelos que se clavan los pescadores”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MIQUEL BARCELÓ 
 
Barceló asalta París



 01_1459775054_927508

Vidriera de Barceló en la Biblioteca Nacional de Francia (Efe)

Miquel Barceló ha asaltado y conquistado París. La capital gala alberga desde esta semana una doble exposición en el Museo Picasso y la Biblioteca Nacional de Francia (BnF) que bucea en el universo del artista mallorquín. 'Miquel Barceló. Sol y sombra' reúne piezas inéditas

Barceló es el primer artista contemporáneo que expone en el Museo Picasso parisino desde su reapertura hace dos años. En esta exhibición se pueden ver pinturas, esculturas, cerámicas y dibujos hechos desde 1990 hasta la actualidad y se ponen en contexto también a través de su relación con la obra y el método de trabajo del pintor malagueño.

Entre todas las piezas, cuyo hilo argumental es el taller del artista, destaca 'El muro de cabezas', una gran pared de ladrillo especialmente diseñada por Barceló donde aborda el autorretrato, las gigantescas 'Cerillas', recién fundidas en el País Vascos que presiden el jardín del museo', o 'Los tres Llull', una escultura con tres rostros que representan al artista, a Tiziano y Miguel Ángel.

Del igual modo, la BnF abunda en el trabajo impreso de Barceló. Hasta la fecha hay cerca de 250 grabados hechos en madera, litografías, serigrafías y estampados  y esta muestra junta 70 de ellos. Una monumental vidriera de 190 metros de largo por 6 metros de alto es la pieza más llamativa de esta exposición. Se encuentra en unos ventanales de la sede contemporánea de la biblioteca que el artista ha cubierto de arcilla y ha raspado recreando pulpos, medusas y animales marinos junto a esqueltos y figuras fantásticas.

"Es arcilla sobre cristal, y la cosa es que el sol atravesando la cristalera proyecta imágenes en el suelo y sobre la gente (..), lo que me gusta es cómo la arcilla se vuelve pintura" y luz en movimiento, subrayó el propio Barceló en la inauguración de la exposición. Eso sí, el 28 de agosto cuando termine la exposición también desaparecerá esta obra efímera.


 02_1459775262_910217

'Miquel Barceló. Sol y sombra' en París (Efe)


elconfidencial.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MIQUEL BARCELÓ 
 
Barceló 'pinta' Europa para el Atlántida Film Fest



 00_1462866405_268933

Hay una única protagonista: Europa. La misma, al fin y al cabo, que ocupa titulares de prensa y debates desde hace meses. A ella está dedicada la 6ª edición del Atlántida Film Festival, así como su cartel, diseñado por Miquel Barceló, y que adelantamos en este blog justo hoy, jornada en la que se celebra el Día de Europa.

El certamen arranca el próximo 27 de junio con más de 20 largometrajes, cinco cortos y cinco conferencias, alrededor del Viejo continente, su crisis y el llamado pacto de la vergüenza, como se conoce al acuerdo entre la UE y Turquía para reducir la llegada de refugiados a Europa. En concreto, filmes y charlas analizarán cinco asuntos: La gestión fronteriza, La política de la UE, El dilema generacional, La memoria histórica y la nueva crisis con Europa del Este (Rusia, Chechenia, Ucrania).

Como es habitual, el Atlantida Film Festival se celebrará online, en la plataforma Filmin, hasta el 27 de julio, pero también tendrá una sede física: Palma de Mallorca. Allí el certamen permanecerá desde su arranque hasta el 3 de julio, con proyecciones, charlas y conciertos. Entre otras películas, se proyectará Democracy, un celebrado documental de David Bernet sobre la falta de transparencia en la política de Bruselas. De hecho, el filme se pone las preguntas clave a las que todo europeo querría respuesta: ¿quién manda en la UE? ¿Qué rol tiene el Parlamento Europeo? ¿Hasta qué punto las directivas aprobadas influyen en la política de los Estados Miembros?


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MIQUEL BARCELÓ 
 
De cuando Miquel Barceló 'toreó' a la verónica para el Roland Garros

La Real Maestranza de Sevilla publica una tesis doctoral sobre la tauromaquia del pintor



 04_1481624917_729455
 
"Faena de muleta", de Miquel Barceló.  / EFE

La Universidad de Sevilla y la Fundación de Estudios Taurinos de la Real Maestranza de Sevilla han publicado una tesis doctoral que revisa 76 obras de tema taurino del pintor mallorquín Miquel Barceló y revela la influencia que la fiesta de los toros ha tenido en su creación artística.

Firmado por Ignacio Antonio Sáez, ‘La tauromaquia en la obra de Miquel Barceló’ parte de un trabajo universitario que este autor presentó en la Universidad de Granada, y ahora ha sido editado en tamaño folio con la reproducción en color de esas 76 obras, entre las que se encuentran diez carteles, nueve de ellos de otras tantas ferias taurinas y otro que pintó para el torneo de tenis Roland Garros, que fue rechazado por la organización del evento deportivo.

En 1995, para la edición de aquel año, Roland Garros encargó el cartel a Barceló y el artista compuso la imagen de un matador toreando a la verónica, lo que el autor del estudio denomina como “la Tauromaquia, como hecho provocador o, sencillamente, fuera de lugar”.

Curiosamente, según señala Sáez, en la pintura que Barceló compuso para aquel cartel fue "la primera ocasión en que el artista muestra interés por dotar de relevancia y protagonismo a toro y torero en su obra", ya que hasta esa fecha "sus obras se habían basado en la perspectiva aérea y en mostrar el espectáculo de la corrida desde la distancia y el análisis de los movimientos y los terrenos".

En ese cartel "se adentra ya en aspectos puramente estéticos de la faena y los lances que anteriormente no eran apreciables y que no volverá a retomar hasta su serie de Lanzarote en 2002, en la que se aprecian pases naturales, ayudados por alto, trincherazos y medias verónicas".

El estudio también se detiene en el cuadro que Barceló ideó para el cartel de la Feria de Sevilla de 2008 —la Maestranza de Sevilla encarga cada año su cartel a figuras del arte contemporáneo— que mostraba a un toro desnutrido en plena voltereta atravesado por una flecha roja.

Aquel cartel suscitó polémica entre quienes lo consideraron antitaurino y quienes lo aceptaron como un guiño primitivista que remitía al arte rupestre y enlazaba la tauromaquia moderna con sus más remotos orígenes.


 05_1481624841_905643
 
Cartel de la feria de 2008, de Miquel Barceló. Real Maestranza de Sevilla

Sáez recoge unas declaraciones de Barceló: "Me gustaría que dentro de dos mil años mis obras provocasen la misma excitación que nos provocan algunas obras primitivas, de cuyos artistas no sabemos nada". Esa excitación, añade Sáez, "le produjo la visita de las cuevas de Chauvet y Lascaux, donde pudo sentir el ansia de sangre de los leones y demás animales salvajes representados en las paredes de esas cavernas”.

Y Sáez concluye que ante los toros de Lascaux "se tiene la impresión de poder estar observando el toro retratado por Barceló para el cartel de la Maestranza entre las escenas de caza y sacrificiales que alberga la cueva".

Sobre la posición de Barceló frente a los toros, el autor aclara: "La frecuente utilización del tema táurico por parte de un artista en su obra no es en absoluto prueba, justificación o adhesión de afición a la fiesta de los toros, aunque no sea éste el caso de Miquel Barceló, el cual ha mostrado abierta y públicamente sus simpatías hacia la 'Fiesta' por antonomasia en unos momentos en los que la afición taurófila no se entiende dentro de lo políticamente correcto".

De Goya a Picasso, el motivo de los toros y la fiesta es recurrente en los pintores españoles, y Barceló lo abordó por primera vez -lo recuerda la presidenta de la Fundación de Estudios Taurinos, Fátima Halcón, en la introducción a este estudio- tras su primera estancia en Malí, y la primera serie de sus tauromaquias las pintó en su estudio mallorquín en 1990, si bien las gestó en tierras africanas, donde leyó obras de los antropólogos Marcel Griaule y Michael Leiris.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MIQUEL BARCELÓ 
 
Miquel Barceló instala en Salamanca su Arca de Noé

El artista expone 80 obras por toda la ciudad en el marco del VIII centenario de la Universidad



 000_1493367680_978397

Miquel Barceló realiza una performance de creación de una pintura efiímera en el claustro del Colegio Fonseca, en Salamanca. / Bernardo Pérez

Todo empezó con los dragones de la Edad Media y ha desembocado en las criaturas retorcidas de Miquel Barceló. Los toros amenazantes, los peces desmadejados, los objetos sin nombre y esas naturalezas muertas de fruta descalabrada y colores chillones aterrizan en los lienzos abombados y en las cerámicas del artista de Felanitx. Pero esta vez lo hacen en patios de piedra y umbría, renacentistas, fríos, recios, definitivos.

Desembarca Barceló en Salamanca con una exposición múltiple de 80 obras que se despliega por cinco enclaves de la ciudad. Es su primera gran muestra española desde aquella de 2010 en Caixaforum Madrid. El motivo: su fichaje, por parte del rector salmantino Daniel Hernández Ruipérez, como estrella indiscutible en las conmemoraciones del octavo centenario de la Universitas Studii Salmanticensis, una de las universidades más antiguas del mundo.

“Fue una buena estrategia, porque el rector me visitó en mi estudio de París y primero me pidió sólo que hiciera el logo del VIII Centenario (un logotipo que transforma en letras los dragones medievales)… pero al final me acabó pidiendo una exposición, y mira”, explica el artista. Y tampoco quedó ahí la cosa. Cuando el 1 de octubre se cierren las puertas de este recorrido por la geografía creativa de Barceló, la Universidad de Salamanca nombrará al artista doctor honoris causa.

La estrategia al alimón del rector y del alcalde de Salamanca, el popular Alfonso Fernández Mañueco, no era otra que dotar a la muy tradicional, muy académica y muy eterna ciudad castellana de un repentino toque de modernidad. En otras palabras: evitar celebrar la antigüedad con más dosis de antigüedad. “Se trataba de aportar modernidad a estos espacios monumentales y de convertir Salamanca en epicentro mundial del arte contemporáneo”, asegura el alcalde de la ciudad en un sincero ataque de orgullo local.

Para que nos hagamos una idea: cuando Salamanca fue Capital Europea de la Cultura en 2002, el artista que ocupó la ciudad fue Rodin, y la obra que invadió el Patio de Escuelas de la Universidad fue el grupo escultórico Los burgueses de Calais. Desde hoy brotan de ese patio los 13 bronces retorcidos de una tonelada que componen la obra 14 allumettes, un inquietante bosque de cerillas que Miquel Barceló no había expuesto hasta ahora en su conjunto y que define así: “Es como un bosque retorcido, casi como un Monte de los Olivos… es algo con vida, es como si cogieras a los amigos que has tenido desde los años 70 hasta ahora y les hicieras una especie de síntesis, de dónde venían, cuánto han vivido, una especie de gráfico de sus vidas…”. En la sala del lado, el visitante puede contemplar las acuarelas originales de La divina comedia, la fantástica obra en tres tomos que Barceló ilustró en 2003 por encargo de Galaxia Gutenberg.

La mitad de las obras presentes en Salamanca merced al patrocinio de Mapfre no habían sido mostradas nunca al público. Como la monumental pintura El Arca de Noé, que da título al conjunto expositivo, un monumental lienzo de 4 X 6 metros pintado en 2014 y que había permanecido hasta hoy en el estudio de Barceló del parisiense barrio de Le Marais. El Arca y una veintena de las características cerámicas abolladas de Barceló descansan en la Capilla del Colegio Arzobispo Fonseca. Al lado, en la sala de exposiciones de la Hospedería Fonseca, el comisario de la exposición, el poeta y crítico de arte Enrique Juncosa, ha instalado algunas de lo que el propio artista denomina pinturas parietales: cabezas de toros, de caballos y de cabras que parecen querer escapar del lienzo y que remiten sin resquicio de duda al arte rupestre de Chauvet, la cueva paleolítica descubierta en el sudeste de Francia en 1994 y que es el verdadero santuario personal de Miquel Barceló.

En el patio del Palacio Anaya (sede de la Facultad de Filología) surge la superposición de cuatro macetas gigantes, una de ellas en estado de flacidez. Se trata de Le grand écouteur, una escultura en poliuretano molido que bien podría interpretarse como una alegoría de la impotencia sexual, que se eleva casi hasta los seis metros y que hubo que introducir con enormes grúas en el patio de Anaya. Por cierto, no todo van a ser celebraciones ante el aterrizaje de Barceló en la ciudad: algunos de los futuros filólogos, ayer en su día de fiesta, andaban soliviantados. “Hombre, es que hoy es la fiesta de la facultad y mira qué mamotreto nos han colocado aquí. No vamos a caber en el patio para la fiesta de esta noche”.
Mientras, en medio de la Plaza Mayor, una versión blancuzca del elefante de Barceló haciendo equilibrios con su trompa (Gran elefant dret) y echando humo cada vez que sonaban las campanadas de las horas en el ayuntamiento hacía las delicias de los profesionales del selfie. “En fin, no sé si esto es bueno o malo”, se resignaba el padre de la criatura.


 00_1493367740_938746
 
El artista Miquel Barceló, este jueves en Salamanca. / Bernardo Pérez


'La imagen fantasma': una elegía del toreo

Uno de los auténticos platos fuertes de esta presencia masiva de Miquel Barceló en Salamanca es la performance titulada La imagen fantasma, en colaboración con el músico francés Pascal Comelade. Solo la habían hecho hasta hoy en el Museo Picasso de París y en “un castillo zen de Kyoto” (Japón), y las dos veces en versión más reducidas. En el patio del Palacio Fonseca, y sobre un lienzo de 15 metros confeccionado con un material especial que va absorbiendo la pintura hasta volatilizarse, Barceló crea con pintura negra manchones que, por arte de magia, se van convirtiendo en toreros, en toros, en banderillas…y luego se sienta a esperar. Comelade improvisa su música hasta que todo desaparece y el lienzo vuelve a ser blanco. Es una elegía del arte del toreo en toda regla. “Siempre estamos viendo aparecer cosas, pero no las vemos desparecer, y la verdad es que es muy higiénico”, explica Barceló, gran aficionado a la fiesta.

Entre sus proyectos inminentes: una intervención en una iglesia románica de Cataluña, con frescos y bajorrelieve, que se quedará de forma fija allí. “Me pondré a trabajar en ella en verano. Y ya tengo otros proyectos parecidos en marcha”. Pero lo que de verdad le gustaría a Miquel Barceló, confiesa, es volver a pintar una vidriera colosal como la que hizo en la Biblioteca Nacional de Francia, en París: 200 metros de largo por seis de alto que “vivieron” seis meses y luego fueron borrados, tal y como estaba previsto. “Me gustaría hacer una que se quedara permanentemente; tengo un proyecto en Brasil que está casi aprobado, pero es Brasil, y ya sabes”


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: MIQUEL BARCELÓ 
 
Tradición y vanguardia en Salamanca

El polifacético Miquel Barceló llena diversos lugares históricos que nacieron con la Edad Media y donde el artista mallorquín ha instalado ochenta piezas, la mayoría inéditas, en la que será su primera gran exposición en España en los últimos años


 01_1493367998_951773

La vanguardia del polifacético Miquel Barceló llena diversos lugares históricos de Salamanca, espacios que nacieron con la Edad Media y donde el artista mallorquín ha instalado ochenta piezas, la mayoría inéditas, en la que será su primera gran exposición en España en los últimos años. En la imagen, Miquel Barceló realiza una pintura sobre papel en gran formato durante la inauguración en Salamanca de su exposición.


 02_1493368058_431656

Las ochenta piezas, instaladas en espacios como el edificio histórico de la Universidad o la plaza Mayor, permanecerán al aire libre hasta el 1 de octubre, y están realizadas en diferentes formatos como pintura, escultura y dibujos. En la imagen, una de las esculturas del artista balear Miquel Barceló, 'Gran Elefant', instalada en la plaza Mayor salmantina, perteneciente a su exposición 'El Arca de Noé.


 03_1493368114_805368

La mayoría de ellas "son inéditas", según Barceló (Felanitx, Islas Baleares, 1957), y reposaban en su taller sin que hayan sido expuestas con anterioridad, creaciones realizadas en muchos casos con arcilla, que lleva a la pintura un "cambio radical" en su producción. En la imagen, Miquel Barceló observa algunas de sus obras expuestas en el Colegio Arzobispo Fonseca de Salamanca.


 04_1493368169_408630

El aspecto más monumental de la exposición consiste en catorce cerillas de bronce, con un peso superior a los 500 kilos cada una y de tres metros de altura, colocadas en el patio de las Escuelas Menores, del siglo XV, lo que supone que por primera vez se puedan ver todas estas esculturas juntas.


 05_1493368225_737009

Miquel Barceló posa delante de la obra 'El arca de Noé' expuesta en el Colegio Arzobispo Fonseca de Salamanca.


 06_1493368306_715407

'Cerillas quemadas' en el claustro de la Unversidad de Salamanca.


 07_1493368351_616092

Miquel Barceló conversa con uno de los músicos de la performance.


 08_1493368404_251008

Obra 'Gran Elefant', instalada en la barroca plaza Mayor salmantina.


 09_1493368452_777885

Combo de cuatro fotografías donde se aprecia a Miquel Barceló realizando una performance pintando sobre una tela mágica, acompañado por música, unos dibujos que desaparecen transcurrido un tiempo.


 11_1493368850_932739

El artista, en un momento de la performance.


 13_1493368761_673089

El artista balear observa como desaparece la obra pintada.



elpais.com / Fotos: Bernardo Pérez
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 4 de 4
Ir a la página Anterior  1, 2, 3, 4



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario