Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Escultores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 1 de 1
 
 
José Ginés (1768-1823)
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje José Ginés (1768-1823) 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado a José Ginés, fue un escultor español nacido en Valencia en 1768 y fallecido en Madrid en 1823.

Se formó en las Academias de San Carlos y, posteriormente, en la de San Fernando. Su obra fue bien valorada y recibió varios premios a lo largo de su carrera.

Fue Escultor de Cámara honorario del rey Carlos IV y Primer escultor de cámara de su sucesor, Fernando VII.

Entre sus obras cabe destacar:

    - Decoraciones de la Capilla Real del Palacio Real de Madrid.
    - Los Cuatro Evangelistas de la parroquia de San Justo de Madrid.
    - Matanza de los Santos Inocentes. Museo de Bellas Artes de San Fernando (Madrid).
    - Busto de Isabel de Braganza. Museo de Bellas Artes de San Fernando (Madrid).
    - Venus y Cupido, Museo del Prado, considerada su obra maestra.

Espero que la recopilación que he conseguido de este escultor español, sea del interés de los aficionados al arte que frecuentan esta sección del foro de xerbar, y contribuya en su divulgación.






Algunas obras


José Ginés en el Museo del Prado


 90jos_gin_s_venus_y_cupido_h_1807_m_rmol_de_carrara_150_x_58_x_40_cm_museo_del_prado

José Ginés. Venus y Cupido, h. 1807, mármol de Carrara, 150 x 58 x 40 cm. 260 Kg. Museo del Prado.

José Ginés (Polop, Alicante, 1768-Madrid, 1823). Escultor español. Se formó en las Academias de San Carlos de Valencia y San Fernando de Madrid, y de esta última llegaría a ser director general en 1817. Para el futuro Carlos IV, cuando era todavía príncipe de Asturias, realizó, entre otros conjuntos, La degollación de los inocentes para el «Nacimiento del príncipe», que constaba de cinco mil novecientas cincuenta piezas. Gracias a esta colaboración llegó a ser escultor de cámara. Cultivando las tendencias más clásicas muestra en su Venus y Cupido evidentes ecos de la estatuaria helenística, a pesar de no haber salido nunca de España. En esta obra demuestra su habilidad para realzar una obra neoclásica y consigue unos volúmenes bien concebidos e integrados con gran suavidad.

Este grupo, excepcional por su factura de puro Neoclasicismo, es uno de los destacados ejemplos que testimonian la capacidad evolutiva y la versatilidad dentro de las creaciones de los escultores que trabajaron en comienzo del siglo XIX. Esta obra de Ginés es sorprendente en lo que representa de contraste con la mayor parte de su producción, tanto en planteamiento como en materiales, puesto que este artista fue un exponente de la escultura de tradición barroca. Sin embargo, con esta Venus manifiesta su asimilación de la estética neoclásica en su máxima expresión. La obra, modelada con extrema delicadeza, muestra la herencia clásica aprendida en su entorno cercano, ya que no tuvo la oportunidad de estudiar fuera de España. Es decir, que fue capaz de crear este ejemplo de gran clasicismo sin tener de cerca los modelos de la Antigüedad. Representa a Venus salida de la concha con Cupido, concentrándose el peso del grupo en la figura femenina como protagonista única de la escena: la diosa madre del Amor ha surgido como si fuera una perla, de la concha que aparece a sus pies, quedando Cupido relegado en la escena, en la que sólo juega tirando del paño que Venus utiliza para tapar su desnudez. Es una escultura amable en la que el desnudo, reposado y sereno, busca sobre todo el canon clásico de belleza, elegante y depurada, testimonio de la propia madurez estética del artista. La obra enlaza con la tradición de este tema en el arte neoclásico español, marcado por la Venus de la Concha (1793), de Juan Adán (1741-1816) encargada por la duquesa de Osuna. Además remite a las Venus clásicas, como la de Médicis y presenta ciertas analogías con las interpretaciones de Canova.



Otras obras


 01_1575911954_810214

'Apolino', del escultor José Ginés, realizado como alumno de la Real Academia de San Fernando, en 1784.


 1matanza_de_los_santos_inocentes
 1matanza_de_los_santos_inocentes_600x763

«Matanza de los Santos Inocentes». Museo de Bellas Artes de San Fernando (Madrid). Obra de José Ginés


 2_mar_a_isabel_de_braganza_jos_gin_s_mrabasf_01

Busto de María Isabel de Braganza (Maria Isabel de Portugal), c. 1820, yeso, 84 x 55 x 38 cm. Museo de Bellas Artes de San Fernando (Madrid). Obra de José Ginés


 3palacio_real_de_madrid_interior_01

José Ginés participo en las decoraciones de la Capilla Real del Palacio Real de Madrid.


 02_1575912374_441499

José Ginés, Dibujo a lápiz de Valentín Carderera. Biblioteca Nacional de España. Inscripción manuscrita: «Retrato del Escultor D. Jose Ginés, de la Camara de Fernando / VII. Fue natural del Reyno de Valencia murió en Madrid repen - / tinamen.te el ano 1823. 14 de Febrero a las 10 de la mañana, estando / trabajando en la estatua de Fernando 7».



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a José Ginés, fue un escultor español nacido en Valencia en 1768 y fallecido en Madrid en 1823. Se formó en las Academias de San Carlos y, posteriormente, en la de San Fernando. Su obra fue bien valorada y recibió varios premios a lo largo de su carrera.


Fuentes y agradecimientos: .museodelprado.es, es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, elpais.com, oronoz.com, flickr.com y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Lunes, 09 Diciembre 2019, 18:30; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: José Ginés (1768-1823) 
 
La Academia de Bellas Artes de San Fernando desafía la ortodoxia

Una nueva puesta en escena de la vasta colección de la institución, creada hace casi tres siglos, reivindica lecturas que van más allá de la cronología y la historia



 00_1575911991_475804

El director del museo de la RABASF, José María Luzón, muestra una de las nuevas salas.

La Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (RABASF) es hoy ortodoxa en todo menos en la ortodoxia. Quiere impugnar la fórmula tradicional de mostrar las obras de su colección, y que la Historia del Arte sea superada por las historias del arte. La venerable institución, creada en 1752 aunque su museo se inaguró oficialmente en 1986, ha decidido saltarse los manuales y los cánones cronológicos para apostar por salas temáticas, que hacen referencia a su propia historia y a su importancia en el desarrollo de la historia del arte español. José María Luzón es, además del director del museo, el académico revolucionario que, “horrorizado” con los museos de bellas artes que muestran sus contenidos por escuelas y fechas, ha ideado otra manera de llegar a un público que se resiste a descubrir esta joya en el centro de Madrid.

Luzón está reordenando, poco a poco, sin hacer ruido, las casi 600 piezas, que se exhiben actualmente en las 59 salas, para rejuvenecer una de las insituciones artísticas más antiguas de España. Como escuela de formación, la Real Academia instruía a jóvenes en dibujo, escultura y pintura y para ello empleaba tanto obras de los profesores, como cuadros procedentes de la Compañía de Jesús expulsada en 1769 y de las colecciones reales de Carlos III. La historia de la Real Academia se remonta más atrás que la del Prado, que este año ha celebrado su bicentenario, y quiere apartarse de la sombra de la pinacoteca. “No quiero poner en orden el arte. Mi criterio es diferente de la catalogación decimonónica que todavía se mantiene y que considero un error. ¿El visitante del Prado acude para que le den una clase de historia del arte? No. Aquí, tampoco”, sostiene Luzón. Tiene previsto incorporar la opción de que los visitantes escuchen, a través de sus teléfonos, música frente a ciertos cuadros, un proyecto para el que contara con la colaboración de la SGAE.


 01_1575911954_810214

'Apolino', del escultor José Ginés, realizado como alumno de la Academia, en 1784.

La Real Academia inaugurará en los próximos días (no hay fecha cerrada) una sala decisiva en esta nueva lectura de su colección. Está dedicada al papel de esta institución como centro de formación, con los trabajos de jóvenes artistas en formación y en su madurez.El más llamativo es una versión del Apolino de Praxíteles, de barro cocido, hecho por el escultor José Ginés (1768-1823), a los 16 años. Pero también hay ejercicios de los alumnos que han sido premiados con estancias en Roma. La idea es proponer una mirada al margen de las obras consagradas, mitificadas y canonizadas por la historia del arte tradicional.

Los académicos han decidido así sanear una colección histórica invisible hasta el momento, con piezas que jamás habrían visto la luz si no se hubiera optado por mirar de soslayo al canon. En los almacenes duermen más de 1.400 pinturas, más de 600 esculturas, unos 15.000 dibujos, decenas de miles de grabados y una valiosa colección de artes decorativas formada por tapices, platería, cerámica, porcelana, relojes y muebles. “Si no explicamos esto, desaparece. Estoy contra el popurrí de cosas. Con la idea de salas temáticas podemos explicar y contextualizar mucho más que un museo tradicional”, apunta Luzón. En la nueva puesta en escena se podrán ver casi 600 piezas en tres plantas, donde hasta los colores eléctricos de las paredes parecen distanciarse del discurso pretérito.

Puede que la historia académica, como dice Luzón, ya no interese a nadie, pero la historia de la Academia, sí. Porque aquí venían a formarse los pintores y escultores, mientras contemplaban, por ejemplo, los vaciados que trajo Velázquez de Italia. “Eso es lo más interesante de este nuevo relato”, comenta Estrella de Diego, académica y catedrática de historia del arte. “El museo de la Academia fue un lugar donde los artistas iban a aprender y a reflexionar sobre las grandes obras”, cuenta. Por eso, para el director del museo, lo importante es más el porqué de esta colección de colecciones que el qué: “Si ordenásemos las obras por escuelas seríamos raquíticos, pero presentando las piezas de esta manera temática emergen obras valiosas que si no estarían olvidadas”, reconoce.

  La Academia cambiará este verano con la Fundación Beyeler de Riehen (Suiza) pinturas de Goya por Picasso, para exponer durante tres meses

La sala dedicada a Francisco de Goya es una de las que acaba de ser reformada por completo para centrarse en su papel como maestro. Fue miembro de la Academia desde 1780 y el museo conserva 13 pinturas suyas, entre las que se encuentran dos autorretratos y el retrato de la actriz La Tirana, además de la famosa escena del Carnaval, conocida como El entierro de la sardina. Luzón adelanta que la Academia ha llegado a un acuerdo con la Fundación Beyeler de Riehen (cerca de Basilea en Suiza) para intercambiar este verano pinturas de Picasso a cambio de seis goyas de la colección de la Academia. El intercambio durará tres meses, en los que Goya dejará a Picasso su sala para participar en una de las citas más importantes del mundo del arte.

La Academia pretende romper con el anacronismo de adorar al genio sin más. Más allá de la obra, hay que desarrollar el contexto en el que fue creada. Y también superar el filtro masculino. Una de las nuevas salas estará dedicada a las mujeres académicas y pintoras. Se inaugurará con una investigación y exposición temporal de Estrella de Diego sobre el medio centenar de artistas de las que tiene obra la Academia en sus almacenes. “Va a sorprender ver tanta obra de las académicas del siglo XVIII y XIX. En el XX, lamentablemente, no hubo tantas”, dice De Diego.

Lo cierto es que la Real Academia de Bellas Artes conserva un elevado número de obras de pintoras ocultas. Algunas de esas obras serán vistas por primera vez en marzo en la exposición Las invitadas, en el Museo del Prado, comisariada por Carlos G. Navarro. La Academia ha decidido acabar con la invisibilidad de las artistas y académicas. Ahora quiere hacer emerger personalidades que demuestren que la historia del arte tiene pendiente un relato por escribir y contar, en femenino plural.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 1 de 1
 



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario