Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Arquitectos Mundiales. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 2 de 2
Ir a la página Anterior  1, 2
 
NORMAN FOSTER
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
El tren vertical que rascó el cielo


La torre de Norman Foster posee los ascensores más punteros de España   



 000_1446024675_368185

Los cuatro edificios son la Torre Bankia, la más alta con 250 metros,  la Torre de Cristal con 249 metros, y las torres Espacio y PWC, las más “bajitas”, ambas con 236 metros. Cada torre tiene además varios pisos subterráneos de aparcamientos.  Están ubicas al norte de la ciudad, en una de las zonas más altas de Madrid, por lo que resultan visibles a gran distancia, algo que, si cabe, magnifica aún más su grandiosidad.

El primer ascensor de Madrid funcionaba con agua. Un pistón hidráulico lo empujaba hacia arriba y luego desaguaba en la alcantarilla. Su instalación, en una casa de cuatro pisos de la calle de Alcalá número 5, duró tres meses y costó 2.500 duros. Así lo explica el contrato que conservan en la compañía Zardoya Otis. Está fechado en diciembre de 1877. Velocidad del aparato: 10 metros por minuto.

La cabina de cristal se eleva sobre la Castellana a siete metros por segundo
Unos 20 años antes de aquel primer elevador madrileño, Elisha Grave Otis presentó el invento en la Exposición Universal de Nueva York de 1854. Subido a cuatro pisos de altura, ordenó que cortasen con un hacha la única cuerda que sujetaba la plataforma. En vez de desplomarse, bajó lentamente hasta detenerse. "Estoy bien, caballeros", tranquilizó Otis a la atónita concurrencia. Ante sus ojos acababa de nacer la ciudad moderna.

"Sin ascensores no existiría la arquitectura tal como la conocemos; hicieron posible el rascacielos", dice Luis Miguel Alcázar, directivo de Otis a bordo del "ascensor más puntero de España". Cuelga, junto a otros 14, de los 250 metros de la torre Caja Madrid, la del arco en lo alto, la de Norman Foster (construida para Repsol y adquirida por la caja en 2007 por 815 millones). La cabina de cristal se eleva sobre la Castellana a siete metros por segundo, 42 veces más deprisa que su tatarabuelo madrileño (los ascensores de la nueva torre Burj Dubai, la más alta del mundo, también instalados por Otis, alcanzan los 10 metros por segundo).

Y sin embargo: "La parte mecánica no ha evolucionado demasiado, las vías, como las de un tren vertical, siguen siendo de hierro", dice Alcázar, "el gran salto es la electrónica". La electrónica permitió que los ascensores prescindiesen de los cinematográficos ascensoristas, y ahora ha eliminado incluso los botones. Cuando un oficinista pasa su tarjeta de acceso por el torno del imponente lobby de la torre, éste le dice a qué ascensor debe dirigirse. El cerebro electrónico manda el ascensor que más le convenga dependiendo del piso al que vayan el resto de pasajeros. En la tarjeta se puede especificar incluso si el oficinista en cuestión sufre de vértigo, y entonces el cerebro le asignará un ascensor interior, sin vistas al vacío.

La ventaja de que la gente no ande trasteando con los botones es doble. Por un lado, aumenta la seguridad de edificio (los expertos lo llaman "la pirámide de acceso", es decir, que uno sólo puede ir a la planta a la que tiene que ir). Por otro lado, el sistema inteligente optimiza el gasto energético, el tiempo de espera y el tráfico de personas. Los ascensores viajan lo más llenos posible (hasta 24 personas, 1.800 kilos) y realizan el menor número de paradas. Esto último permite que alcancen su velocidad punta, porque los que viajan hasta la planta 34, la última -la mitad de los elevadores sólo llegan al piso 17-, necesitan 53 metros para acelerar y otros 53 para ir frenando sin incomodar al pasajero.

La ausencia de botoneras tiene otra ventaja no menos importante: los ascensores son preciosos. Cubículos minimalistas diseñados siguiendo las instrucciones del propio Foster con limpios paños de cristal. El espectacular descansillo de la planta baja parece una lanzadera espacial. Paredes de pulido cristal negro, con puertas blancas y un par de consolas táctiles donde las elites de la pirámide de acceso pueden elegir su piso de destino. Sólo un pequeño cartel de "No usar en caso de incendios" rompe la estética. "Es una pena, pero es obligatorio por ley", explica el experto.

Dentro del ascensor los oídos se taponan levemente, pero el viaje es tranquilo. "El cuerpo no siente la velocidad, lo que notamos es la aceleración", dice Alcázar. Por encima de un metro por segundo cuadrado comienza "la sensación en la boca del estómago"; para evitarla, los ascensores viajan por debajo de esa cifra. Todo está calculado: los elevadores panorámicos se calibran teniendo en cuenta que los pasajeros tenderán a colocarse al fondo, por las vistas. "Éste es el medio de transporte más seguro del mundo", presume el experto. Y eso a pesar de que cada tres días suben y bajan en ascensor 6.000 millones de personas en todo el mundo, el equivalente a la población de la Tierra.


 00_1446024745_257335

Cuatro Torres Business Area Madrid. En primer plano la Torre de Cajamadrid de Norman Foster


Torre Caja Madrid


- Autor. Norman Foster.

- Construcción. 2004-2009.

- Estilo. Tecnológico.

- Ubicación. Castellana, 259 (plaza Castilla).

- Función. Oficinas.


EL PAÍS / Wikipedia / barriosdemadrid.net
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miércoles, 28 Octubre 2015, 10:32; editado 2 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
'¿Cuánto pesa su edificio, señor Foster?', la obra enciclopédica de Norman Foster

El film recorre en 80 minutos la vida de uno de los más grandes arquitectos del siglo XX




 000_1446024813_717493

Norman Foster en el Festival de San Sebastián
  
De la Berlinale a Donostia, y de aquí, puede e intentan, a los Oscar. ¿Hasta qué punto son los edificios de Norman Foster reflejo de él mismo? ¿Cuánto pesa su edificio, señor Foster? recorre en escasos 80 minutos la vida de uno de los más grandes arquitectos del siglo XX.

Arrancando desde el frío, desde el helador recorrido que realiza en una maratón de invierno, esquí de fondo puro y duro, a través de sus edificios más emblemáticos y su vida, su desarrollo como artista y su estado actual de cierta placidez.

Norberto López Amado y Carlos Carcas, los directores, han contado con medios: las obras de Foster se ven mejor en su lejanía, en su grandeza y su relación con los alrededores, y de ahí la cantidad de planos aéreos, de medidos recorridos por cristales y aluminios, por materiales pulidos y reflejos. Y de ese amor por la grandeza aérea tal vez sea el que lleva a Foster a triunfar como diseñador de aeropuertos, de grandes naves en sintonía con los aviones que llegan a él.

Mañana, en medio de la marabunta del palmarés y la clausura, hay que guardarle un sitio el señor Foster



EL PAÍS
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miércoles, 28 Octubre 2015, 10:33; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
Entrevista a: NORMAN FOSTER Arquitecto


"Sospecho de los arquitectos que se definen como artistas"


"Mi nieto dice que le recuerdo a una peonza. Siempre me estoy moviendo"

"Nuestra profesión debería estar más preocupada por la ecología"




 00_1446024891_995739

Norman Foster, retratado la semana pasada en San Sebastián.

"Mi mujer es muy muy persuasiva". A Norman Foster no le hacía mucha gracia que alguien rodara un documental sobre su vida. Y así se lo dijo a la productora. "No lo veo", le confesó el ganador del Premio Pritzker y del Príncipe de Asturias de las Artes, el artista que está detrás de obras como la cúpula del Reichstag en Berlín, el aeropuerto de Pekín, el viaducto de Millau (Francia) o la torre de Swiss Re en Londres, uno de los arquitectos más famosos del mundo. Sus plegarias no fueron atendidas porque la productora es su esposa, Elena Ochoa, motor del documental How much does your building weigh, Mr. Foster? (¿Cuánto pesa su edificio, Sr. Foster?), que se estrena el próximo viernes en España. "Ya le dije, es muy persuasiva".

Es fácil trazar un paralelismo entre el documental y la obra de Foster (Manchester, 1935): visualmente brillante, con espléndidas tomas aéreas que desvelan al espectador la importancia de entender sus edificios como un todo, pulcro, de fino estilismo y a la vez férreos cimientos. Lleno de tonos blancos y metálicos, redondo, elegante, como el cuerpo y la cabeza de Foster. Parece increíble que haya tanta similitud entre el físico de un creador y su obra.

Pregunta. En el filme da la impresión de que si usted para, se cae. ¿Nunca descansa?

Respuesta. [Interrumpe] Es extraño que me diga eso.

P. ¿Por qué?

R. Hablaba el otro día con un escultor amigo e intentábamos cerrar una reunión para un trabajo en común. Y tras mucho elucubrar, renunciamos, nos dimos cuenta que tenemos agendas imposibles. Uno de mis nietos me dijo el otro día que le gustaba cómo me parecía a uno de sus juguetes, una peonza. No lo había pensado. Siempre me estoy moviendo, es cierto. Yo intento mantener un equilibrio, y sospecho que nunca lo logro. En fin, me gusta lo que hago y me gusta viajar.

P. Es uno de esos arquitectos que pisa la obra, que mira el paisaje y pasa tiempo donde...

R. [Interrumpe de nuevo] Es muy importante. Hay una paradoja: cuanto más sofisticado y moderno sea el equipo técnico y los ordenadores que usas, más importante es estar allí, pisar el terreno. Ninguna película u ordenador te va a dar ciertas pistas. ¿Cómo describirías San Sebastián [la entrevista tiene lugar durante el festival de cine donostiarra] sin haber caminado por la Concha? Acabo de desayunar en un bar y eso dice más que cualquier foto. Un arquitecto debe comunicarse, sentir el tamaño de donde va a construir...

P. Una de sus primeras influencias fue Frank Lloyd Wright, impulsor de la arquitectura orgánica, creador de las casas estilo pradera. ¿Aún piensa en él, en su visión?

R. Por supuesto. Su personalidad y su obra me ha marcado, como otros. Aunque es cierto que a veces no ves las influencias hasta que has acabado un trabajo. Inconscientemente la huella está allí. Rematado el aeropuerto de Pekín descubrí de repente sus paralelismos con un templo que había visto. Puede ser coincidencia... O que está ahí grabado. Volviendo a Lloyd Wright, él nunca habló de fuentes de inspiración, y sin embargo en sus diseños es clarísima la influencia japonesa. Somos criaturas que vivimos en un ecosistema, y nuestros padres, maestros y amigos están presentes en nuestra obra. La evolución de la civilización marca nuestras mentes, y esa tradición no está mal.

P. ¿Reflexiona sobre el hecho de que los arquitectos son los artistas que dejan más huella en la Tierra? Sus obras modifican un lugar.

R. Todos marcamos nuestro hábitat. Es muy difícil encontrar un lugar de nuestro planeta que no haya sido alterado por el ser humano. Vivimos en ciudades, en edificios que, obviamente, construimos. Todos influimos. Desde luego la talla de nuestro trabajo es superior. Pero también nace de las emociones, de nuestro apego a la tierra. Aunque yo siempre sospecho de los arquitectos que se definen como artistas, y viceversa. No negaré que hay comunicaciones entre arquitectura y otras ramas artísticas -piense en las pinturas de Le Corbusier y en sus edificios-, pero un arquitecto basa su trabajo en muchas cosas: la experiencia es una más. Los artistas son libres, a los arquitectos nos constriñen muchas reglas. Un edificio es una declaración artística, pero esa dimensión es una más entre las muchas que debes manejar: que sea confortable, que tenga sentido para la función para la que se erige y para la época en que se crea. A mí me gusta diseñar fábricas, oficinas, lugares de trabajo, porque la gente pasa allí más tiempo que en su casa.

P. Usted encabeza el proyecto de Masdar (Abu Dhabi), la primera ciudad con emisión cero de carbono. ¿No cree que algunos de sus compañeros deberían prestar más atención al medio ambiente?

R. La profesión debería estar más preocupada por la ecología, lo que no quiere decir que no haya arquitectos implicados en la lucha contra el cambio climático. Piensa que es un problema reciente en la historia de la humanidad, aunque para mí fundamental a la hora de diseñar una obra.

P. Usted nunca está satisfecho.

R. Los seres humanos somos imperfectos, y la perfección es un ansia imposible. Los edificios los diseñamos gente, los construimos gente y los habitamos gente. A mí la insatisfacción me nace de la curiosidad.


EL PAÍS


La palabra artista puede interpretarse con diversos significados, para mí un ARTISTA es un ser especial, capaz de crear arte, donde otros no aprecian nada. En la faceta de la arquitectura Norman Foster, está entre los mejores de todos los tiempos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miércoles, 28 Octubre 2015, 10:34; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
Norman Foster, huida hacia la cima. Una biografía dibuja el humilde origen y la tremenda ascensión del arquitecto - Grandes obras maestras, pero también algunos fracasos configuran su carrera     




Es hijo de una camarera y del dueño de una tienda de empeño

América le permitió escapar de la frustración que sentía en Inglaterra

Sus "obras torpes" pudieron deberse al miedo a problemas financieros

Su biógrafo: "De ninguna manera se trata de un hombre de izquierdas"




 00_1446024976_108688

Norman Foster trabajando con Wendy, su primera mujer.

Norman Foster nació en el lado equivocado de las vías que separaban el centro de Manchester de los húmedos suburbios. Hijo de una camarera y del dueño de una tienda de empeño, el arquitecto creció con la ambición de huir de su suerte y con la desazón de discrepar del conformismo de sus padres. Robert y Lillian Foster estaban orgullosos de que su único hijo consiguiera trabajo en el Ayuntamiento tras hacerlo en una panadería y en un garaje. Corría el año 1957 y Foster tenía 22 años. La familia ascendía socialmente, pero tantas horas encerrado ahogaron pronto al joven.


No había teléfono en casa de los Foster. Tampoco libros. La televisión no existía. Leían el Manchester Evening News. Foster no fue un chico alegre. Vivía con la sensación de estar siempre fuera de sitio: sabía demasiado para jugar con los chicos de su barrio pero no lograba codearse con naturalidad con sus compañeros de instituto. Una fotografía en blanco y negro retrata a la familia en aquellos años. Con sus mejores galas, posan sobre un puente. Sus padres, devotamente entregados, malvivían de trabajos mal pagados. "Ellos fallaron en lo que trataron de hacer con sus vidas. Él no iba a hacer lo mismo", escribe Deyan Sudjic en Norman Foster, arquitectura y vida (que la editorial Turner pondrá a la venta en marzo). Arquitecto y director del Design Museum de Londres, Sudjic retrata a un hombre con una circunstancia de tan escaso futuro que se ve abocado a convertirse en un personaje del futuro.

América era el lugar que le permitiría escapar de la frustración que sentía en Inglaterra: "En América uno puede borrar el incómodo pasado y empezar de nuevo. El éxito allí dependería solo de su talento. Ir era reinventarse". Tanto el azar que lo llevó a ser arquitecto -cuando un psicólogo sugirió que buscara empleo en "algo creativo"- como el empeño en serlo -copiando por la noche los dibujos de sus compañeros en la firma donde trabajaba como administrativo- están presentes en el libro. También lo están la decisión de no ser piloto por no tener dinero para comprar un aeroplano, el hueco que supo encontrar en la descuidada arquitectura industrial, su asociación y matrimonio con Wendy Foster, el primer estudio-vivienda en Hampstead -donde un cajón cubría la cama para mostrar los proyectos- y la muerte de Wendy cuando realizaban el Hong Kong and Shanghai Bank, el rascacielos que lo lanzó internacionalmente en 1985. Igualmente, el cáncer que padeció Foster se desveló -en la edición inglesa de esta biografía- por primera vez.

Los dos aspectos de la naturaleza de Foster, la clarividencia y el pragmatismo, organizan una biografía que, como la propia vida del arquitecto, tiene dos mitades: el camino hacia la cumbre y la vida en la cima. El camino es, evidentemente, mucho más interesante. Tal vez por eso, la pregunta que Sudjic no logra contestar es qué hizo que su biografiado "pasara de producir pocas obras maestras a levantar muchos edificios de calidad, pero también algunas obras torpes". Desde Londres, Sudjic explica que "pudo ser el miedo a afrontar problemas financieros".

Precisamente porque la huida, más que la ambición, está presente en la primera mitad de esta biografía, sorprende que, tras una titánica escalada vital, Foster nunca se haya preocupado de cuantos quedaron atrás, en el lado equivocado de la vía. No le ha interesado hacer arquitectura para los pobres. "Algo hizo", matiza Sudjic. "En Milton Keynes levantó unas viviendas sociales que fueron un fracaso técnico. Pero... de ninguna manera se trata de un hombre de izquierdas".

Sí parecía serlo cuando se preocupó de que en el Banco de Hong Kong, los oficinistas tuvieran luz natural. Los 50.000 obreros que levantaron en un tiempo récord su aeropuerto de Pekín, el mayor del mundo, no corrieron la misma suerte. El libro describe con sutileza pero con datos esas contradicciones. En la segunda parte, la velocidad es de vértigo. Los proyectos proliferan a escala mundial y hasta que el arquitecto toma las riendas financieras de su empresa, ésta pierde dinero. Es la vida de un fenómeno y hay pocas palabras para lo personal. Apenas una frase para su segundo matrimonio y poco más de un párrafo para las virtudes de Elena Ochoa.

Fue Foster quien invitó a Sudjic a escribir su biografía. Éste aceptó porque lo considera "un hombre extraordinario que ha conseguido logros extraordinarios". También porque nunca había escrito biografía. El resultado es el intento del autor de comprender lo que Foster quiere. Qué le ha dado la energía y la motivación para hacer lo que ha hecho. Y la respuesta parece estar más en la huida que en la cima.



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miércoles, 28 Octubre 2015, 10:36; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
Norman Foster, elegido para diseñar la futura estación del AVE de Ourense

El arquitecto británico gana el concurso convocado por el Ayuntamiento ourensano




 0000_1446025049_803909

El arquitecto Norman Foster ha sido elegido para desarrollar el proyecto.

El arquitecto británico Norman Foster será el encargado del diseño de la futura estación de la alta velocidad ferroviaria en Ourense, tal y como lo ha decidido este lunes el jurado del concurso convocado, según han informado fuentes del Ayuntamiento ourensano.
 
El equipo del arquitecto Norman Foster presentó una propuesta para la estación intermodal de Ourense en una UTE con la firma de ingeniería española GOC y con el arquitecto ourensano Juan Carlos Cabanelas Rodríguez, bajo la designación Burgas 11-11-11 y fue escogido entre las siete propuestas finalistas. El presupuesto estimado para la elaboración del proyecto es de casi cuatro millones de euros.

La decisión se adoptó en la segunda reunión del jurado del concurso convocado por Adif, en el que participa el Ayuntamiento de Ourense, mientras que administraciones gobernadas por el PP, como la Xunta y la Diputación de Ourense, habían rechazado participar.

El PP se opone al actual diseño de la integración del AVE en la ciudad y demanda el soterramiento de la estación.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Miércoles, 28 Octubre 2015, 10:37; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
La biblioteca de la discordia


Un huracán de críticas enturbia la remodelación de la mítica New York Public Library

Las obras del proyecto de Norman Foster están previstas para este año




user_50_new_york_public_library_reading_room

Panorámica de la sala central de la New York Public Library, que se mantendrá intacta.

El proyecto de la discordia se llama Central Library Plan y consiste en la profunda remodelación de una de las joyas de Nueva York: la sede central de su biblioteca pública, ubicada en Bryant Park. Artículos a favor y en contra, manifiestos y hasta campañas de relaciones públicas han ido calentando el airado debate en torno al futuro de este emblemático edificio, una discusión que arrancó hace dos años y que desde el comienzo desbordó los aspectos formales de la intervención propuesta. ¿Se trata de la creación de la biblioteca más grande abierta al público en la historia de la humanidad, como defiende su presidente Anthony Marx, o de un palacio al presentismo, como lo calificó el académico Edmund Morris, feroz crítico del plan?

El 25 de enero pasado parecía que la aprobación por parte de la comisión de conservación de la ciudad (Landmark Commission), solucionaba el embrollo y aclaraba el horizonte, pero la tregua ha resultado ser provisional. El respetado crítico de The New York Times Michael Kimmelman volvió a avivar el fuego sentenciando la semana pasada que el plan diseñado “tiene toda la elegancia y distinción de un centro comercial de los suburbios”. Sea como fuere desde la New York Public Library confirman que el proyecto ha sido aprobado por el patronato y ha superado el principal escollo administrativo. Las obras arrancarán a lo largo de este año, aunque aún no se conoce la fecha exacta y se están tramitando los permisos. Subrayan, además, que el diálogo con el público sigue abierto y se pueden añadir modificaciones.

Como toda saga neoyorquina esta atribulada historia, tiene mucho que ver con cuestiones financieras y consideraciones inmobiliarias. Pero también cuenta con originales episodios que van desde una detención por conducción ebria –el presidente de la institución, Anthony Marx, perdió su carnet unos meses y dañó su reputación frente a muchos de los trabajadores que se oponen al plan–; hasta acusaciones de secretismo; pasando por cartas de protesta –firmadas entre otros por Mario Vargas Llosa y Salman Rushdie– y un careo entre críticos y defensores celebrado el año pasado en el New School.


user_50_foster_new_york_public_library01

Una imagen digital de la biblioteca remodelada por el estudio de Norman Foster. / dbox / foster + partners

En otoño de 2008 el entonces presidente Le Clerc anunció que el arquitecto británico Norman Foster se encargaría de diseñar el Central Library Plan. La atención pública estaba entonces absorta en la campaña electoral y la debacle de Wall Street, que tocaba de cerca las chequeras de los filántropos de la ciudad. Tres años después un artículo de Scott Sherman en The Nation hacía sonar las alarmas y desvelaba los aspectos más controvertidos del nuevo proyecto, que en ese momento aún no estaba terminado y cuya consecución estaba en manos del sucesor de Le Clerc, Marx, conocido académico a quien precedía su fama de estrella en la recaudación de donaciones y visión progresista, como presidente de Amherst College. “Podemos almacenar y tener acceso a los libros sin tener que prescindir de espacio en una de las localizaciones más importantes de Nueva York. En la medida en que podamos ofrecer ese espacio al público y reemplazar libros con gente, ese será el futuro de las bibliotecas”, declaró Marx a The Nation. Más de 200 intelectuales firmaron entonces una carta que clamaba contra la reconversación de la biblioteca –que actualmente recibe cerca de 1,6 millones de visitas al año– en “un concurrido centro social donde la investigación ya no sería el foco principal”.

De acuerdo con las ideas que guían el plan, la New York Public Library cerrará y venderá dos de sus 84 sucursales de préstamo. Una está ubicada justo en frente de la sede central y la otra que se encuentra en la calle 34, en las inmediaciones de la Morgan Library. La venta ayudará a costear parte del proyecto cuyo presupuesto ronda los 300 millones de dólares, –150 de los cuales serán aportados por la alcaldía–. Además, esto permitirá ahorrar cerca de 15 millones en gastos de mantenimiento de las sucursales que desaparecerán, dinero que se podrá reinvertir en nueva contratación de personal y de materiales. La biblioteca se encuentra entre las cinco más importantes del país, sólo por detrás de la Library of Congress en volumen, pero a diferencia de esta institución que recibe 200 millones de dólares anuales del erario público, la New York Public Library tiene que recaudar la práctica totalidad de sus fondos. Es decir, los gastos de las sucursales de préstamo son costeados por la ciudad, pero no los de sus cuatro bibliotecas de investigación, que han visto drásticamente mermados sus recursos. Esto forzó en 2008 al cierre de dos unidades especializadas (en Oriente Medio y Asia y en Eslávicas y Bálticas), así como la venta de una sucursal de préstamo frente al MoMA en 2007. En 2010 la Universidad de Columbia destinó más de 26 millones de dólares a la comprar de nuevos materiales, frente a los 10.8 que pudo invertir la New York Public Library.

Según el plan de Foster el edificio central diseñado en 1911 por Carrere & Hastings –el mismo estudio que firmó el palacete de la Frick Collection–, volverá a conjugar su función de biblioteca de consulta con la de préstamo, como antaño. Para ello se diseñará una biblioteca dentro de la biblioteca, las siete plantas de almacén de libros –las estanterías cerradas al público o stacks– bajo el Rose Reading Room desaparecerán, pero esta sala de lectura quedará intacta. El plan inicial contemplaba que cerca de tres millones de libros serían trasladados a nuevos depósitos fuera del edificio, donde las condiciones de conservación son mejores, pero habría que pedir que los trajeran a la sede central para ser consultados.

Más de 200 intelectuales han firmado una carta contra la obra

Finalmente, gracias a una generosa donación particular, se ha decidido que la mitad de estos volúmenes irán a un depósito debajo de Bryant Park que comunica con el edificio central, en total 1.5 millones de volúmenes. La otra mitad será trasladada a Princeton, en Nueva Jersey. El público tendrá acceso al 70% del edificio central en lugar de al 32% como ocurre en la actualidad. “Nuestros libros estarán correctamente conservados bajo tierra y el público tendrá la luz y la espectacular vista del parque. Es un buen intercambio”, declaró Marx durante la presentación del plan el diciembre pasado.

No ha faltado quien ha tratado de plantear esta batalla como un enfrentamiento entre académicos y pueblo llano, porque lo que se ha debatido hasta ahora no ha sido tanto la forma sino la función que esta adorada institución está llamada a jugar en el futuro. Para unos se trata de una burda desacralización, para otros de una visionaria apertura de puertas que asegurará la viabilidad económica y su adaptación al futuro. “La renovación añadirá más de 1.800 metros cuadrados de espacio público. Me pregunto sin embargo si lo que realmente quiere decir público es popular. Los académicos también somos personas y empezamos a sentirnos, bueno, si no amenazados, cada vez más desplazados. No es tranquilizador escuchar que la mitad del material de consulta va a ser transferido a -¿perdón?- Nueva Jersey”, escribió el académico Edmund Morris en una carta abierta publicada en The New York Times.

El frente sigue abierto, pero lo cierto es que como recuerda la guía de 1930 del Writer's Project Association, aunque parezca increíble la polémica siempre rodeó a la sede de la New York Public Library: “El edificio ha sido muy criticado por su falta de funcionalidad, excesivo detalle y sacrificio de valores utilitarios a favor de la apariencia”. “Al final es un tema de dinero, pero lo bueno es que en Nueva York se han hecho tantos atropellos que la gente está alerta”, concluye el mítico Michael Seidenberg, regente de un local semiclandestino de venta de libros.


user_50_new_york_public_library_1360497630_272756
user_50_new_york_public_library

Vista de la entrada y la sala central de la New York Public Library.



elpais.com / blogs.ua.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
El cerebro de Berlín es de Norman Foster


La biblioteca de Filología de la Freies Universität es una de las obras más destacadas del arquitecto en Alemania



 user_50_01_1386667205_460820

El particular diseño de la biblioteca de Filología de la Universidad Freies creada por el arquitecto Norman Foster ha hecho que este edificio sea conocido como el 'cerebro de Berlín'. / Foster and Partners

La cúpula del Parlamento alemán es una de las atracciones más visitadas de Berlín, pero la impronta de Norman Foster en la ciudad no se limita a renovar su símbolo político. A finales de los 90, inmediatamente después de su trabajo en el Reichstag, el arquitecto comenzó a gestar la remodelación parcial de uno de los más relevantes iconos intelectuales del país tras la Segunda Guerra Mundial, la Freies Universität.

La nueva biblioteca de Filología ubicada en el que es el campus más grande de la ciudad se construyó en 2005 y es un ejemplo de diseño con conciencia medioambiental. Solo por eso, el lugar bien merece una visita en la que clavar la mirada en un libro o en la pantalla de un ordenador no entra en los planes.

Su forma craneal es la responsable del sobrenombre con doble sentido que recibe (el cerebro de Berlín). Son cuatro plantas de formas sinuosas que buscan a conciencia la ventilación y la iluminación natural. Así, aunque también se asegure luz eléctrica en cada uno de los puestos de lectura, consume una tercera parte de energía menos que cualquier otra biblioteca de superficie similar.

Los materiales son los habituales en las creaciones del británico (aluminio, fibra de vidrio) y la cuidada disposición del mobiliario y de los recursos bibliográficos favorecen la concentración de aquellos que se dediquen al estudio y a la investigación. Las estanterías ocupan el centro del espacio, mientras que las zonas de estudio individual bordean el edificio, alejadas del trasiego de libros y aprovechando los rayos de sol durante las horas de luz.

La biblioteca está integrada dentro de una construcción que se inauguró en los años 70 y cuya fachada recoge la herencia de Le Corbusier. El estudio de Foster se encargó también de redistribuir los espacios interiores del resto de este edificio funcionalista, respetando los tonos ocres de la infraestructura original.

Para los fans: la omnipresencia de Norman Foster en Alemania a través de sus obras pasa también por la nueva Estación Central de Dresde y la torre Commerzbank en Fráncfort.



La biblioteca de Foster en Berlín


 user_50_02_1386667294_264122

La Freies Universität. La fundación de la Freies Universität en 1945 marcó el renacimiento de la educación liberal en Berlín tras la guerra. Hoy es la mayor de las tres universidades de la capital alemana. El campus fue diseñado por Candilis Josic Woods Schiedhelm, acabando la primera fase de construcción en 1973.


 user_50_03_1386667398_296933

Burbuja de aluminio y vidrio. Para la renovación del campus, se construyó en 2005 esta futurista biblioteca, diseñada por Norman Foster. Esta especie de burbuja revestida de aluminio y paneles de vidrio consituye uno de los edificios más emblemáticos del arquitecto británico en Alemania.


 user_50_04_1386667413_968878

Plantas sinuosas. La biblioteca está formada por cuatro plantas de formas serpenteantes y superficies diferentes, lo que crea sensación de espacio y deja pasar la luz. Las estanterías con los libros están ubicadas en el centro de cada planta, con mesas de lectura dispuestas alrededor del perímetro.


 user_50_05_1386667466_274199

Un 35% menos de energía. La distribución y las formas sinuosas del edificio buscan aprovechar al máximo la iluminación natural. De hecho, la biblioteca consume un 35% menos energía que otra construcción similar.


 user_50_06_1386667514_682073

Ventilación natural. En el 60% de los días del año, la biblioteca utiliza exclusivamente ventilación natural. Está considerado un ejemplo de cómo los edificios pueden aprovechar las tecnologías pasivas y activas para reducir de forma drástica el consumo de energía y su impacto ambiental.


 user_50_06_1386667573_310279

Foster en Alemania. Aparte de esta curiosa biblioteca, la impronta de Foster está por toda Alemania, como obras tan importantes como la cúpula del Parlamento alemán en Berlín, la nueva Estación Central de Dresde o la torre Commerzbank en Fráncfort.



Fuente: elviajero.elpais.com / Foster and Partners
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
Foster pedalea por los aires


220 kilómetros de pasarelas que recorren Londres y su extrarradio con una capacidad para 12.000 ciclistas por hora

 

  user_50_dibujo_1390239929_190541

Imagen cedida por Foster+Partners

En 2007, el entonces alcalde de Londres, Ken Livingston, consiguió que el Tour de Francia arrancara en su ciudad para cruzar luego el Canal de la Mancha. El político laborista era un consumado defensor de la bicicleta como medio de transporte urbano. Sin duda Red Ken, como era conocido, hizo mucho por retirar los coches del centro de la capital británica y por llenar las calles de ciclistas que obtienen su dosis diaria de ejercicio físico al tiempo que llegan hasta el trabajo sin contaminar. El caso es que, en parte como resultado de tanto apoyo público, el número de ciclistas aumentó en las calles de Londres y, con él, el número de accidentes.

En 2013, 14 ciclistas perdieron la vida atropellados en las calles de esa ciudad y Norman Foster, otro británico que se reconoce como “apasionado ciclista”, decidió hacer algo. Así, presentó su red de vías elevadas: 220 kilómetros de pasarelas que recorren la ciudad y su extrarradio con una capacidad de acoger más de 12.000 ciclistas por hora.

Aunque el proyecto original nació de un estudiante de la escuela St. Martins –según cuenta Oliver Wainwright en The Guardian-, el autor del metro de Bilbao lo desarrolló junto a los paisajistas de Exterior Architecture y lo presentó hace unos días con el apoyo de la Transport Authority y de la compañía nacional de ferrocarriles, cuyas vías trazan el sendero sobre el que circularían los ciclistas aéreos. ¿Se trata de un proyecto visionario o de una iniciativa que no toca con los pies en el suelo?

A Foster, y al resto de profesionales implicados en el diseño, hay que agradecerles la actitud inconformista que les lleva a buscar soluciones para problemas reales. Es de aplaudir la visión de atreverse a abordar soluciones inesperadas. Entre otros razonamientos, ellos alegan que el aire sobre las pasarelas será mejor que en las carreteras, que esos senderos elevados serán más seguros y que no entorpecerán el tráfico de coches. Y es justamente ahí donde podría estar el principal problema. Puede que el ciclismo en los espacios urbanos deba plantearse más como una sustitución que como una convivencia. Sin embargo, la falta de convivencia en una vía de circulación como la que proponen –hecha solo para ciclistas- aumentará la velocidad de los desplazamientos y, es de suponer, su peligro frente a caídas, pinchazos e imprevistos. Aunque se den comportamientos incívicos en conductores, ciclistas y peatones, está comprobado que la mejor vía para el ciclismo en la ciudad es la de la convivencia. Por donde circulan ciclistas (por toda la ciudad) uno debería conducir con cautela. La misma que deberían tener los ciclistas con los peatones, que a su vez deberían ser cuidadosos.  Así, como elemento civilizador, la propuesta de Foster demuestra tener más confianza en la suma que en la reparación, más en el individualismo que en la convivencia. Pero más allá de las razones sociales están las económicas. ¿Cómo subir hasta las vías elevadas? El equipo de Foster ha previsto 200 entradas equipadas con plataformas hidráulicas para acceder a los senderos para ciclistas. Es fácil imaginar cuánto pueden dispararse los coste. Aunque los arquitectos argumentan que su proyecto es más económico que pavimentar nuevas carreteras y construir túneles, mucho más económico resulta pintar una línea en la carretera y sustituir coches por bicis.

Es loable que proyectistas con la vida y la carrera profesional solucionadas no den sus aportaciones por acabadas y se apasionen por ideas que podrían cambiar las ciudades y el mundo. Es importante, sin embargo, medir los costes (de todo tipo) de semejantes transformaciones antes de decidir si se trata de cambios reales o de parches que, paradójicamente, distraen, y por lo tanto evitan, esos cambios necesarios.

Por: Anatxu Zabalbeascoa | blogs.elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
Los nuevos edificios están proyectados en el distrito de La Défense


Las torres 'hermanas' de París, en el aire



El complejo fue ideado por el estudio Foster + Partners en 2008 y en 2015 su viabilidad se mantiene en el aire por los costes que conlleva

Acogerán 540 viviendas, dos piscinas, spa, un gran hotel, 30.000 metros de oficinas, bares y comercios a 320 metros de altura





 00_1446023242_772311

Recreación del proyecto de las dos torres en la ciudad de París. EL MUNDO

En el año 2008, el prestigioso estudio británico Foster + Partners presentó un ambicioso proyecto para la ciudad de París. Se trata de dos rascacielos hermanos situados en el complejo Hermitage Plaza en el distrito de La Défense, al oeste de la capital, según ha informado el diario francés Le Figaro. Tras cuatro largos años, en 2012 se anunciaba que ya se tenía el permiso de obras para dar luz verde al proyecto y que pronto comenzarían las obras de construcción. Tres años después, en 2015, continúa en el aire.

La última noticia sobre la construcción de este complejo y de los dos rascacielos parece arrojar algo de luz. El desarrollador del proyecto, el grupo ruso Hermitage, ha anunciado que la empresa francesa Bouygues tomará una participación minoritaria de la compañía que lleva este proyecto, valorado en 630 millones de euros. Este anuncio da credibilidad al proyecto que, según Emis Iskenderof, director general de Hermitage, debería estar construido desde el año 2010. En este momento no se atreven a prever cuándo se levantarán las torres. "Muy pronto anunciaremos la fecha de inicio", ha declarado.

Este proyecto no tiene precedentes en el país galo. Cuenta con 540 viviendas de 180 metros cuadrados de media, dos piscinas, spa, un gran hotel, 30.000 metros cuadrados de oficinas, bares y comercios, que serán los más altos de Europa con 320 metros de altura.
La financiación, principal problema

Aunque este nuevo acuerdo parece activar en cierta manera este proyecto hasta ahora olvidado, el principal problema continúa siendo la financiación.

Por otra parte, otro de los hechos que está retrasando el inicio de este costoso complejo, es la reubicación de las más de 200 familias que vivían en los tres edificios de viviendas que se situaban en esta zona. Aunque este proceso hace más de cuatro años que se inició, la mayoría de ciudadanos se niegan a mudarse.

Esta circunstancia es la que está provocando la mayoría de retrasos que, por otro lado, están siendo los responsables del aumento de costes del proyecto, aun en el aire, y no se sabe por cuánto tiempo.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
El nuevo aeropuerto internacional de México parece salido del futuro



 00_1446058762_105217

El nuevo aeropuerto internacional de México parece salido del futuro

No, no es una base construida por extraterrestres. Este espectacular diseño será el nuevo aeropuerto internacional de México. El presidente Peña Nieto acaba de hacer público el proyecto de diseño ganador para la nueva terminal. Sus autores son los prestigiosos arquitectos Norman Foster y el mexicano Fernando Romero. Cuando se inaugure, en 2018, el edificio será el aeropuerto más sostenible del mundo.


 01_1446058793_296786

Foster y Romero han ideado una estructura prefabricada única que no necesitará andamios durante su construcción. Todo el aeropuerto estará bajo una cúpula continua de acero y cristal que no precisa aire acondicionado, ya que regulará de forma natural la temperatura. Asimismo, recogerá el agua de lluvia para su uso en las instalaciones.


 02_1446058807_487866

El hall central del aeropuerto es la zona abierta más impresionante, con una distancia de cien metros entre columnas. Todos los servicios logísticos de la terminal circularán por túneles bajo la estructura. La estética del edificio se inspira en elementos de la arquitectura y el arte tradicional mexicanos. Se prevé que el edificio, de 470.000 metros cuadrados abra sus puertas en 2018.

[Foster + Partners y Fernando Romero Enterprise vía Dezeen]


Fuente: es.gizmodo.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
El futuro según Norman Foster: adaptación al cambio, reinvención de edificios, la Luna…



 00_1449245239_100502

Ver vídeo de Norman Foster

En una frase que se atribuye a Albert Einstein, de actualidad en estos días por el centenario de la formulación de la Teoría de la Relatividad, el físico afirmaba que “la creatividad es la inteligencia divirtiéndose”. Einstein, que resultaba tan genial teorizando como inventando aforismos hasta el punto de convertirse casi en un icono pop, siempre dio la impresión de divertirse bastante. Lo de la inteligencia, claro, nadie se la discute. Norman Foster comparte con Einstein esa idea de convertir su inteligencia en una fiesta continua. Considerado por muchos como el más grande arquitecto de nuestro tiempo, el británico es mucho más que un diseñador de edificios. Su estudio, convertido en una multinacional con oficinas en más de 20 países, es requerido para idear proyectos emblemáticos en las principales ciudades del mundo. A pesar de este éxito, Foster continúa innovando, buscando nuevas perspectivas, en definitiva pensando de forma creativa.

Y así sigue (trabajando obsesivamente, revisando cada diseño, supervisando todas las obras), aunque ya hace casi 20 años que recibió el Premio Pritzker, el galardón más importante del mundo de la arquitectura. Sin embargo, mirar al resto desde lo más alto no le ha convertido en un conservador. Tal vez eso sea también la creatividad: el riesgo continuo, la ausencia de temor al fracaso. El saber que, sentado en un trono, no se puede seguir caminando.

A sus 80 años, con más de cinco décadas de experiencia en la arquitectura, pareciera que a Foster se le ha quedado pequeño este planeta. Enamorado de la aviación desde que cumpliera su servicio militar en la Royal Air Force, se atreve a imaginar cómo serán las construcciones lunares porque, de eso está convencido, los seres humanos colonizarán el espacio. Y una vez allí necesitaran lugares donde vivir y trabajar.

Apasionado defensor de la innovación en todos los campos (desde el impulso a las energías limpias o las ciudades conectadas hasta los coches inteligentes), Norman Foster cree que la revolución tecnológica sólo tiene sentido si no se interpreta como un fin en sí misma: “las herramientas deben ser utilizadas desde un punto de vista humanista. La tecnología tendría que servir para hacernos la vida más fácil”.


one.elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
‘High tech’ de barro en un aeropuerto de drones

La cúpula para su aeropuerto de drones en Ruanda es un homenaje de Norman Foster al valenciano Rafael Guastavino



 00_1463211920_794126

Recreación de la cúpula tabicada que Foster ha ideado para el aeropuerto de drones en Ruanda, siguiendo el modelo de Guastavino.

En la próxima Bienal de Venecia, Norman Foster, símbolo durante décadas de la arquitectura high tech, mostrará su particular homenaje al valenciano Rafael Guastavino, descrito por Oriol Bohigas como el primero y el más internacional de nuestros arquitectos. Lo hará cuando descubra la maqueta 1-1 de la cúpula tabicada que ha ideado para su aeropuerto de drones en Ruanda. Aunque el británico no hable de Guastavino directamente, el hecho de que haya elegido la Universidad Politécnica de Madrid para construir sus bóvedas reconoce el invento español.

Lo cuenta Carlos Martín, el bovedista —especializado en yeserías mudéjares y barrocas— que la está construyendo. “Cuando vino a vernos fue el día más feliz de mi vida”. ¿Qué deuda tiene la bóveda de Foster con Guastavino? “Toda. Es guastaviniana, pero su diseño es más moderno”.

Guastavino (Valencia, España, 1842–Baltimore, Estados Unidos, 1908) fue un arquitecto no-arquitecto que marcó la identidad de los edificios públicos de Manhattan, una ciudad sembrada de rascacielos que elegía para sus inmuebles bajos —como el célebre Oyster Bar de Grand Central Station—, un invento medieval español. Guastavino y sus clientes tuvieron el valor de apostar por una técnica constructiva milenaria en tiempos de incipiente industrialización. El valenciano fue además prolijo (construyó más de 1.000 edificios) e hizo gala de los mismos atributos que caracterizan a los proyectistas legendarios: renació varias veces de sus cenizas y dejó pufos económicos y sentimentales en varias ciudades del globo.

Si como personaje Guastavino encarna el sueño americano, como profesional dotó de identidad la arquitectura pública norteamericana. ¿Por qué dejó entonces de construirse con el sistema que tan buen resultado le dio a él? Manuel Fortea —que trabaja analizando el deterioro de la cúpula de la catedral neoyorquina de St. John de Divine, la mayor ideada por Guastavino— opina que por dos razones. La primera, porque quedó fuera de las enseñanzas académicas. La segunda, porque no existe normativa. “Eso en una sociedad garantista como la nuestra es matar la técnica, porque las aseguradoras no la aceptan”, dice. El libro de este profesor de patología en la Escuela Politécnica de Cáceres, El origen de la bóveda tabicada, ha sido traducido por la Universidad de Columbia. En él se sitúa en Almería, y hacia el siglo XI, el origen de este tipo de bóveda, que él atribuye a la confluencia de una técnica de origen bizantino con un material local —el yeso— que permite poner un tabique en horizontal. El propio Fortea, y otro arquitecto experto en bóvedas, Julio Jesús Palomino, construyen en Sierra Leona un orfanato empleando esa técnica.

Además de su belleza, ¿qué hace relevante a la técnica de las bóvedas tabicadas hoy? Su duración, su precio, su falta de mantenimiento, su rapidez constructiva, el hecho de que sean ignífugas y que su construcción supone un ahorro energético del 30% respecto al hormigón o al metal, explica Fortea. ¿Nos acercará el más por menos de la crisis económica al renacimiento de una alta tecnología que se aplica ensuciándose las manos?


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
Foster reactiva su fundación en Madrid

El arquitecto renunció al proyecto en 2014 por desavenencias con el Ayuntamiento pero ahora se han reanudado los contactos



 01_1463212025_363575

Palacete del duque de Plasencia, en la calle Monte Esquinza de Madrid, que albergará la Fundación Norman Foster.

Hace dos años dio un portazo. Las desavenencias técnicas con el Ayuntamiento de Madrid para remodelar el edificio que será la sede de la Fundación Norman Foster en la ciudad pospusieron sus planes. Pero el arquitecto y su esposa, la española Elena Ochoa, han cerrado heridas con los representantes municipales y han reactivado su proyecto en la capital de España. Quedará emplazado en la calle Monte Esquinza, pleno corazón de Chamberí.

Aún es pronto para hacer anuncios definitivos, comenta Elena Foster. “Por el momento, la fundación en Madrid contiene unidades de investigación en diferentes áreas y localizaciones que se encuentran en desarrollo, todavía”. Pero a finales de mayo, en el marco de la Bienal de Venecia, habrá noticias. Iniciativas como las del aeropuerto de drones en un pabellón propio. “Acciones impulsadas por nuestro equipo junto al IMT [Instituto Tecnológico de Massachusetts] de Boston, las escuelas politécnicas federales de Lausana y de la Universidad de Zúrich, la Politécnica de Madrid y la Fundación Lafargue Holcioum”, indica su esposa, que acaba de recibir el premio Montblanc de Cultura 2016 por su labor de mecenazgo.

La sede madrileña acoge ya parte del legado Foster. Se trata de un palacio que adquirió por nueve millones de euros a Bankia después de que lo pusiera en venta en 2012. Un espacio de 1.704 metros cuadrados que podrían ampliarse a 1.874. En principio, el matrimonio Foster quería dedicarlo a albergar una gran cantidad de su archivo y obras de su colección particular, así como utilizarlo para plataforma de debate de asuntos urbanísticos, arquitectónicos, diseño, arte y demás disciplinas relacionadas con todo ello.
Edificio a su medida

El arquitecto británico (Manchester, 1935) elaboró en 2014 una reforma del edificio a su medida. Pero al tratarse de una finca protegida debido a su valor histórico —fue construida en 1902 por el arquitecto Joaquín Saldaña como residencia del duque de Plasencia— no pasó el visto bueno de la comisión local de patrimonio, y Foster decidió abandonar sus planes.

Sin embargo, los contactos se han retomado por parte del equipo de Manuela Carmena en los últimos tiempos. “De manera muy positiva, en plena sintonía”, recalcan desde el Ayuntamiento. Aunque los portavoces municipales muestran cautela y creen que debe ser la Fundación Foster la que anuncie sus intenciones en Madrid. Pero, aun así, apuntan que estarían encantados de que finalmente se fijara la sede en la ciudad. La relación entre la alcaldesa y el artista, premio Pritzker en 1999 y Príncipe de Asturias de las Artes en 2009, no puede ser mejor, comentan sus allegados.

La implicación del arquitecto dentro de Chamberí podría ir incluso más allá. La sede de su fundación colinda con el frontón Beti-Jai, actualmente en ruinas, pero pendiente de remodelación. Se trata de un monumento con 120 años de historia: la única instalación deportiva en Madrid que conserva un diseño original del siglo XIX y cuya obra va a salir a concurso en las próximas fechas.

Norman Foster ha visitado las instalaciones y en el Ayuntamiento creen que su estudio podría presentarse como candidato con un proyecto para su uso deportivo y cultural en el futuro, como demandan diversas asociaciones del barrio. “Tendría que hacerlo sin que esto, pese a colindar con el edificio de su fundación, tenga nada que ver con su proyecto personal”, aseguran desde la órbita municipal.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
Apple Park abrirá en abril

La nueva sede de Cupertino, diseñada por Steve Jobs y que funcionará con energía renovable, jubilará el Apple Campus



 02_1487782332_222664
 
Recreación de la entrada del Apple Campus. Apple

Apple se prepara para la mayor mudanza de su historia. En abril comenzará el esperado cambio de sede. Más de 12.000 empleados dejarán el actual espacio para moverse a un nuevo espacio, denominado Apple Park, a pocos kilómetros, sin abandonar la localidad que va en cada uno de sus productos. En cada invención de Apple incluyen un “Diseñado en Cupertino (California)”, aunque en este caso ha sido diseñado por el equipo del arquitecto inglés Norman Foster. Y tampoco "fabricado", pues casi toda su producción se realiza en China.

Las nuevas oficinas ocuparán 70 hectáreas. La mudanza llevará seis meses. El espacio central, dedicado al ocio y encuentro entre trabajadores,se llamará Steve Jobs, en recuerdo a su fundador y persona que proyectó también esta nueva sede. Aunque son 12.000 los que cambiarán de espacio, cuentan con capacidad para acoger el doble de empleados.

Tim Cook, actual consejero delegado, cree que Jobs era un visionario: “La visión que Steve tenía de Apple estaba adelantada a su tiempo. Su intención era que el Apple Park se convirtiera en el centro de la innovación para las generaciones futuras. Los espacios de trabajo y las zonas verdes están diseñados para inspirar a nuestro equipo y proteger el medio ambiente. Hemos logrado construir uno de los edificios con mejor rendimiento energético del mundo, y el campus funcionará exclusivamente con energías renovables”.


 03_1487782276_655412
 
Detalle de Apple Park. Apple

Laurene Powell, viuda de Jobs --que cumpliría 62 años este viernes--, ha recordado a través de un comunicado de Apple, los gustos de su marido: “A Steve le fascinaban la luz y la extensión del paisaje de California. Era su fuente de inspiración. Y el Apple Park lo refleja a la perfección. En este campus tan luminoso habría alcanzado grandes logros, como lo harán los empleados de Apple”.

Como sucede en los cuarteles generales actuales, contarán con una de sus tiendas Apple Store, y un centro de visitantes, algo que ahora mismo se demanda pero no se ofrece. Solo para los empleados tendrán 3,2 kilómetros de caminos para pasear, árboles frutales, zonas verdes y un estanque central, así como gimnasio de 9.290 metros cuadrados. Su edificio circular, cuya ejecución ha exigido que comprasen una fábrica de vidrio, se ha demorado más de lo inicialmente previsto. El 7 de junio de 2011, pocos meses antes de morir, Jobs defendió el proyecto, ya mermado físicamente, en el ayuntamiento de la ciudad.

En la presentación del último iPad, en marzo de 2016, Cook dijo que esa sería la última vez que los periodistas visitaban el campus. No fue así. Los plazos de la última creación de Norman Foster y sus socios se han ido demorando. Foster también es autor de la nueva nave de Facebook, así como de la tienda más moderna de la manzana, situada en Union Square, en la zona más comercial de San Francisco. Apple Park contará con 9.000 árboles y funcionará con energía renovable. El tejado estará provisto de placas solares. En sus planes está también un sistema de ventilación que evitará el uso de aire acondicionado o calefacción durante nueve meses al año.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
Norman Foster abre en junio su fundación en Madrid

La institución se inaugurará con un foro sobre el futuro de las ciudades, en el que participarán expertos como el jefe de Diseño de Apple



 00_1491639194_595447

Palacete del duque de Plasencia, en la calle Monte Esquinza de Madrid, que albergará la Fundación Norman Foster. / CLAUDIO Álvarez | Fundación Norman Foster

La Fundación Norman Foster abrirá sus puertas en la calle del Monte Esquinza de Madrid el 1 de junio, tras la celebración de un foro titulado Future is now, que reunirá en el Teatro Real a destacadas personalidades de la arquitectura, el urbanismo, las infraestructuras, la tecnología y las artes. En él, se abordarán los retos a los que se enfrentará la ciudad del futuro, según anunció ayer la institución.

La organización sin ánimo de lucro está dedicada a la investigación, la educación y la elaboración de proyectos de arquitectura, diseño y urbanismo. “Espero que esta aventura nos permita hacer y pensar las cosas de un modo no tradicional”, explicó anoche Foster (Manchester, 1935) por teléfono desde Nueva York. “Nuestra intención es derribar las barreras entre profesiones y generaciones y acercarnos al diseño de un modo holístico y desde la neutralidad política”. También destacó la importancia de ayudar a los jóvenes “en esta época de incertidumbre global” y de colaborar con profesionales preocupados por el medio ambiente y el entorno urbano. “El futuro de nuestras sociedades pasa por repensar las ciudades y afrontar los crecientes problemas derivados de la falta de suministro de agua potable y energía a vastas porciones de la población mundial”.

El patronato de la institución también comunicó el nombramiento de su directora, la historiadora de la Arquitectura y comisaria María Nicanor, que ha trabajado en el Victoria & Albert Museum de Londres y en el Guggenheim de Nueva York. “Tenemos temas fascinantes y sobre todo urgentes que tratar”, anunció Nicanor.

Desde 1999, la institución ha ofrecido becas anuales a través del Royal Institute of British Architects para proporcionar oportunidades a estudiantes e investigadores de arquitectura de viajar y llevar a cabo proyectos en torno al urbanismo.
La fundación del arquitecto —premio Pritzker, en 1999, y Príncipe de Asturias de las Artes, en 2009— ha desarrollado un archivo, creado en 2015, para conservar y divulgar su obra. En su prolífica trayectoria de 40 años destacan obras como la cúpula del Reichstag, en Berlín; el aeropuerto internacional de Hong Kong, la torre de Collserola (Barcelona), el puente del Milenio y el nuevo estadio de Wembley, en Londres; la torre Cepsa, en Madrid, o el metro de Bilbao. Su estudio tiene actualmente encomendada la construcción de la sede de Apple en California, entre otros proyectos.

El primer foro de la se celebrará en tres sesiones dedicadas a ciudades, tecnología, diseño e infraestructura. Entre los ponentes destacan el jefe de diseño de Apple, Jonathan Ive, el empresario Michael Bloomberg, Henk Ovink, enviado especial de Asuntos Internacionales del Agua de los Países Bajos, los arquitectos Patricia Urquiola, Neri Oxman y Alejandro Aravena, los pensadores Nicholas Negroponte y Niall Ferguson o los artistas Cornelia Parker y Olafur Eliasson, así como la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. “Acudirán”, resume Elena Foster, esposa del arquitecto y patrono de la fundación, “aquellos que nos han ayudado en múltiples y variadas maneras a llegar hasta aquí”. “Ofrecer a Madrid este Forum, el archivo y el centro de estudios con sus espacios, me llena de orgullo”.


Más de 74.000 documentos

El archivo, que abarca desde la década de los cincuenta hasta la actualidad, posee más de 74.000 documentos, incluyendo dibujos y planos, material fotográfico, maquetas, correspondencia, cuadernos de bocetos y objetos personales. Estudiantes, investigadores y público en general podrán acceder al archivo a través de la web de la fundación.

El primer proyecto desarrollado por la fundación es el Droneport, el primer prototipo de puerto para drones, que fue presentado en la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2016. El Droneport es un nuevo tipo de edificio que puede ser construido por comunidades locales en África y aspira a repartir suministros médicos y otros bienes de primera necesidad en zonas de difícil acceso por falta de infraestructuras.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
Gente Singular | Norman y Elena Foster


El futuro es el polvo lunar


Las obras del arquitecto son un combate entre la luz y la materia

El banco de Hong Kong & Shangái produjo un impacto estético y moral




 0000_1495471151_320241
 
Elena y Norman Foster. / Jordi Socias

Edificante es un adjetivo atribuido a cualquier persona o acto que sirve de ejemplo moral. Norman Foster es un arquitecto edificante en el doble sentido de la palabra, ya que levantar edificios estelares ha sido la forma más noble de construirse también a sí mismo. La arquitectura es entre las bellas artes la única que el ciudadano habita, penetra en su espacio y la adapta a su vida. Por eso en el fondo un buen arquitecto, como Foster, es siempre un moralista.

A finales de los ochenta en Hong Kong una de las citas turísticas obligadas era el edificio de 41 plantas del banco de Hong Kong & Shanghái, que Foster había realizado en el corazón financiero de la ciudad. Fue el primero que le dio fama internacional. Tenía una apariencia de tecnología industrial, que en ese momento pasaba por revolucionaria, pero su impacto estético consistía en que todo su interior era transparente como si el aire fuera el material más consistente del que el arquitecto se había servido. La nítida luz del cristal subía por ascensores y escaleras mecánicas, penetraba en todos los despachos, del primero al último, de modo que uno podía ver a los empleados trabajando, a los clientes sentados frente a las mesas de los apoderados y directores. No había ningún cubículo que sirviera de refugio opaco a los peces gordos. Era como si Foster hubiera tratado de transmitir la idea de que en ese banco todos los negocios deberían ser claros y que los trapos sucios del capitalismo, en caso de producirse, serían visibles para todo el mundo.

Desde el gran impacto estético y moral que produjo este edificio han pasado 30 años, un tiempo en que el prestigio de Foster no ha hecho sino crecer hasta convertirse en una figura mundial. A cualquier ciudad donde vayas siempre habrá un dedo que te señale un edificio sobresaliente, un puente, un museo, un aeropuerto que se debe a Foster; en ese caso siempre será la semilla de una ingrávida pasión de acero y cristal de la que podría germinar la ciudad del futuro, un alarde entre lo firme y lo liviano, lo más alejado posible de la vanidad personal. ¿Cuánto pesa uno de sus edificios, señor Foster? Exactamente lo mismo que la materia en que se han construido los sueños.

Nació en Manchester, en 1935, en el lugar equivocado de la ciudad, más allá de las vías del tren, que lo separaban de las calles más nobles del centro, hijo de una camarera y del dueño de una tienda de empeños. Desde muy pequeño sabía demasiado como para no poder jugar con otros niños del barrio, pero no tanto como para convivir con los chicos del otro lado, que iban a la universidad. Traspasar esa barrera del tren fue su primer desafío y lo hizo con papel y lápiz siguiendo su afición a dibujar y hacerlo como un superdotado a mano alzada, lo que le valió una beca para Yale. Así comenzó la escalada y aquel hogar humilde, donde creció al amparo de unos padres amorosos, se ha transformado hoy en su castillo suizo de Vincy que en el siglo XVIII también hospedó a Voltaire. Si sus obras han sido siempre un combate entre la luz y la materia, no ha sido menos ardua la forma en que este arquitecto se ha construido sólidamente por dentro en su lucha contra la adversidad.

Norman Foster ha salido invicto de un cáncer cuyo pronóstico, según los médicos, le concedía solo tres meses de vida. Luego venció también a un infarto. Lo aceptó como unas curvas peligrosas en su camino, otro problema de materiales que había que resolver, puesto que el cuerpo solo puede ser salvado de la ruina, como un edificio, reconstruyéndolo desde el fundamento mediante el peso específico del espíritu. Puede que lo descubras pilotando un avión, practicando esquí de fondo en una estación de moda de St Moritz o subido a una bicicleta de carreras machacándose dos horas diarias. Volar es aprender del aire. Resistir es su ascética.

En la foto aparece el arquitecto con las manos apoyadas en los hombros de su mujer como si tratara de retenerla para sentirse seguro. Elena Foster lleva dentro todavía a aquella joven inquieta, entusiasta, llena de energía, que a los 16 años abandonó el hogar para adentrarse en el laberinto freudiano de la psicología. Luego su inquietud la ha llevado a navegar la seducción del mundo del arte y de la edición, pero si está ahora aquí es porque a su empeño de gallega obstinada se debe que Norman Foster haya optado por crear en Madrid su fundación en un palacete de la calle de Monte Esquinza donde se alberga toda su experiencia, el archivo, cientos de maquetas y dibujos, un centro de investigación y grandes obras de arte como un regalo impagable puesto a disposición de becados, postgraduados y jóvenes arquitectos, mientras Foster se dedica a soñar en el polvo lunar para erigir nuevas construcciones en el espacio. El futuro es ahora.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Martes, 30 May 2017, 09:37; editado 1 vez 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
El cerebro de Norman Foster

La Fundación con el archivo y la colección que inspira al autor del metro de Bilbao abre sus puertas en Madrid



 000_1496133379_888240

Norman Foster.

A partir de este jueves, si alguien quiere comprender cómo diseña Norman Foster (Manchester, 1935), de dónde obtiene las ideas o cómo han evolucionado sus preocupaciones, ese alguien tendrá que pasar por Madrid. El día en que el arquitecto británico cumple 82 años abrirá sus puertas la Norman Foster Foundation, que contiene su archivo: las maquetas, los planos y 1240 cuadernos con información de todos los proyectos en los que ha estado involucrado el autor del Reichstag de Berlín. En ese palacete del barrio de Chamberí— ideado por Joaquín Saldaña para el Duque de Plasencia en 1902— uno podrá averiguar cómo funciona el cerebro del proyectista más global de todos los tiempos.

No deja de ser relevante que el más planetario entre los arquitectos estrella haya renunciado a una fachada marcada por su elegante sello tecnológico y concentre su marca personal en el diseño de un pabellón interior —llamado “de las inspiraciones”— que muestra maquetas de automóviles, aviones y construcciones que delatan la que siempre ha sido su gran pasión: el futuro. Así, junto al inmueble protegido que durante años sirvió como sede de la embajada turca y luego pasó a ser propiedad de Bankia, ese prisma de vidrio enmarca, drástica pero sutilmente, la inspiración del arquitecto resumida en un abrumador bronce futurista de Umberto Boccioni, Formas únicas de continuidad en el espacio, que recibe al visitante.

En la Fundación Norman Foster —que podrá visitarse gratuitamente solicitando cita previa— una escultura de Henry Moore duerme en el jardín, un Pájaro en el espacio de Brancusi dialoga con el ala de un ultraligero y la maqueta del Aeropuerto de Hong Kong y la del futuro aeródromo de la Ciudad de México —que acaba de empezar a construirse— exponen la evolución de un mismo idioma. Lord Foster of Thames Bank ha contado que fue la dotación (100.000 dólares, unos 89.000 euros) del Premio Pritzker, que recibió en 1999, lo que puso en marcha su fundación. Y que fue su mujer, la doctora Elena Ochoa, quien le recordó entonces la importancia que los viajes y las becas habían tenido en su propia trayectoria. Ambos decidieron dedicar ese dinero a que otros pudieran formarse, viajar y pensar. Desde entonces, la Fundación concede anualmente una beca para que arquitectos e investigadores indaguen “sobre el futuro de las ciudades y la supervivencia de las comunidades”. A eso quiere dedicar Norman Foster su legado: a investigar para construir sólidamente el futuro. Por eso, la Fundación reunirá este jueves en el Palacio Real a buena parte de sus patronos —del urbanista de la London School of Economics Ricky Burdett al diseñador de Apple Jonathan Ive— para que dialoguen sobre el futuro de las metrópolis con algunos de los artistas de la galería Ivorypress dirigida Elena Foster como Olafur Eliasson o Maya Lin.

Así, aunque Foster lleve días declarando que su Fundación está en Madrid por ser una ciudad “en la que la arquitectura ha ido de la mano de la ingeniería”, la estela de su esposa española —y de sus dos últimos hijos, Paola y Eduardo— planea sobre una decisión tan trascendental. Gabriel Hernández, responsable de proyectos e investigación de la Fundación, aporta una pista más: la humedad de Londres hacía más difícil mantener allí los más de 8.000 dibujos que conserva el arquitecto: desde un molino de Mánchester, dibujado en 1958, hasta los planos para el Puerto de drones en Ruanda que el estudio expuso en la última Bienal de Venecia.


 00_1496133412_439112
 
Interior de la fundación de Norman Foster en Madrid. / GUILLERMO RODRIGUEZ


El cambio como constante

A pesar de tener 81 años, Norman Foster parece vivir más en el futuro que en el presente. Ha utilizado el pasado más como un lugar del que salir corriendo que como un terreno en el que arraigar. Tal vez por eso, su Fundación es un espacio más cerebral que biográfico. Habla más de su pensamiento que del hombre que hay detrás de las ideas. “El cambio es la única constante”, avisa un neón junto a una columna metálica del aeropuerto de Stansted nada más atravesar el umbral.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: NORMAN FOSTER 
 
Cristina Iglesias destapa el Londres subterráneo

La escultura de agua y bronce 'Arroyos olvidados' forma parte del nuevo rascacielos de Bloomberg que ha diseñado Norman Foster



 00_1508869163_219355
 
Cristina Iglesias y Michael Bloomberg charlan junto a la escultura 'Arroyos olvidados'. Detrás, Norman Foster. DANIEL LEAL-OLIVAS AFP

Naturaleza, arroyos, tierra, raíces. Hay vida debajo de los rascacielos, del cemento, del asfalto, del humo de los tubos de escape. Eso, al menos, es lo que dice Cristina Iglesias (San Sebastián, 1956). Y así lo ha querido mostrar en Arroyos olvidados, acaso el más ambicioso proyecto de arte público que ha abordado nunca la escultora donostiarra, que se puede disfrutar desde este martes en el corazón mismo de la City de Londres.

Se trata de una escultura de agua y bronce en tres partes, en la base del flamante edificio de Bloomberg, un elegante e imponente complejo diseñado por Norman Foster. Inaugurado hoy en pleno distrito financiero londinense, el edificio servirá de cuartel general europeo del imperio periodístico del exalcalde de Nueva York.

Arroyos olvidados está compuesto por tres grandes aperturas en el suelo que dejan ver un enjambre orgánico de tierra y raíces, moldeado en bronce en una fundición de Eibar (Guipúzcoa), por el que fluye una corriente de agua que va llenando y vaciando las caprichosas e infinitas cavidades. Quienes conozcan la obra de Iglesias, la más internacional de las artistas españolas vivas, sabrán que su concepción del arte público escapa a una interpretación única. Y aquí, en esta insólita colaboración con el gran magnate de las finanzas neoyorquino y el gigante británico de la arquitectura, la escultora española asegura haber encontrado un terreno para desplegar buena parte de sus inquietudes.

“La City es el centro de negocios del mundo, y algo así en medio de este lugar tan agresivo me interesa a nivel urbanístico”, explica Iglesias, sin perder ojo a los viandantes que se detienen ante la pieza, y la contemplan unos segundos antes de seguir su camino. “La visión de soslayo me interesa. Que la miren y que vuelvan, para encontrarla de otra manera. El flujo del agua hace que siempre sea diferente. Es una pieza que entra en diálogo con muchas cosas. Ha sido una gran oportunidad de investigar sobre lo que hago, por qué lo hago, y de explorar el sentido del arte más allá de lo estético. Sirve de punto de encuentro, cambia el flujo de lo cotidiano en un lugar de un ritmo frenético como este. Se trata de crear un lugar, que es lo que siempre he intentado en mi escultura”.

El proyecto es producto de una reflexión conjunta entre el arquitecto y la artista sobre los nuevos desafíos del arte público, incluido el de la seguridad ante ataques terroristas. “Llevo tiempo trabajando ideas con Foster”, explica Iglesias. “Vino a mi exposición en la galería de Marian Goodman en Nueva York hace cinco años, y hablamos de la escultura en relación con las diferentes necesidades y limitaciones del espacio público. En aquella exposición trabajaba sobre la idea de un foso, y eso le atrajo a Foster. En un edificio como este hay que pensar en muros de contención para evitar agresiones. Y en lugar de llenar el espacio público de bolardos y muros, le gustó esa idea de un foso que protege pero también funciona como punto de encuentro. Estos proyectos grandes te plantean retos, y eso es muy atractivo porque surgen caminos nuevos”.

La pieza conecta -en temática, estética y ambición- con su proyecto Tres Aguas para la ciudad de Toledo. Se podría hablar de la obra de Iglesias como un ente subterráneo que brota en plazas públicas y museos de todo el mundo. Pero una obra pública de esta envergadura en Londres supone su huella definitiva en una ciudad que ha sido clave en su carrera y en su vida. Aquí llegó desde San Sebastián a principios de los años 80, para sumergirse en el arte y en ese mundo subterráneo de la ciudad que hoy destapa metafóricamente con su escultura. Aquí encontró su camino artístico y también sentimental, junto a Juan Muñoz, su pareja y otro de los grandes artistas españoles, que falleció en 2001 cuando sus esculturas inauguraban la Sala de Turbinas de la Tate Modern. Iglesias volvería a Londres dos años después para una exposición individual en la prestigiosa galería Whitechapel, que la consagró internacionalmente.

Arroyos olvidados encierra un guiño al río Walbrook, uno de los ríos perdidos de Londres. Fluía por este lugar, entre lo que son hoy el banco de Inglaterra y la Mansion House, en el antiguo Londonium romano. “Pero la obra no es solo memoria, es también metáfora”, advierte Iglesias. “Es la naturaleza que está por debajo de nosotros y que está viva, las conexión entre las tres piezas es también nuestra conexión con la naturaleza”.


 01_1508869266_584375

El nuevo rascacielos Bloomberg en Londres.


Sostenible y artístico

El edificio de Bloomberg, inaugurado hoy en el corazón del distrito financiero de Londres, reunirá por primera vez bajo un mismo techo a los 4.000 empleados del imperio periodístico del exalcalde de Nueva York que trabajan en la capital británica. Diseñado en piedra y bronce por Norman Foster, el edificio se sitúa en la vanguardia de la arquitectura sostenible, con innovadores sistemas de ventilación, iluminación y consumo de agua que reducen drásticamente su impacto ambiental y le proporcionan la más alta calificación de sostenibilidad que ha obtenido nunca un edificio de oficinas. Las nueve plantas, de espacios diáfanos, se levantan sobre uno de los yacimientos arqueológicos más relevantes de Reino Unido, en el antiguo templo de Mithras. Las obras del edificio sacaron a la luz más de 14.000 objetos de interés arqueológico, incluida una serie de tabletas de escritura romanas de cera con la más antigua referencia a Londres registrada. Los hallazgos serán expuestos en un museo que abrirá en los próximos meses en el edificio. Además de la intervención de Cristina Iglesias, distribuida por las plantas hay una importante colección de obras de arte creadas para el lugar, de artistas como Olafur Eliasson o Michael Craig-Martin.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 2 de 2
Ir a la página Anterior  1, 2



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario