Portal    Foro    Buscar    FAQ    Registrarse    Conectarse
Mensaje del equipo



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Publicar nuevo tema  Responder al tema 
Página 3 de 3
Ir a la página Anterior  1, 2, 3
 
EL BOSCO
Autor Mensaje
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
La larga noche del Bosco

La muestra dedicada al pintor en Holanda cierra con más de 400.000 visitantes y horarios de apertura hasta la medianoche



 00_1462866766_514248

Visitantes de la exposición sobre El Bosco en Den Bosch contemplan 'El carro de heno'.

Los museos regionales son cada vez más visibles en la escena artística europea, y el Noordbrabants, abierto en la ciudad holandesa de Den Bosch (Bolduque, en español) ha puesto el listón muy alto. La muestra Jheronimus Bosch, visiones de un genio, dedicada a su famoso pintor y vecino, ha reunido en tres meses a 421.700 personas. No solo ha sido la apuesta más exitosa en sus 180 años de historia. Se conmemora el 500 aniversario de la muerte del artista (1450-1516) y la gran afluencia de público ha obligado a ampliar los horarios de apertura. Primero hasta las 20 horas, luego hasta las 11 de la noche, y el pasado fin de semana —el último— la sala estuvo abierta el día entero. Fue la denominada “noche de la lechuza”, y congregó a unos 4.000 aficionados.

Con 17 pinturas y 19 dibujos repartidos sobre un fondo negro, y metidos en urnas de cristal iluminadas como si fueran joyas de poner, un 23% de las peticiones de entradas online llegó de 81 países de los cinco continentes. Los también artistas Anish Kapoor y Damien Hirst, los actores John Lithgow y Patricia Arquette, y los músicos David Byrne y Jools Holland, figuran entre los visitantes. El museo del Prado abre el próximo 31 de mayo la mayor exhibición dedicada al Bosco, donde podrá verse El Jardín de las Delicias, que nunca sale de España.

La muestra no ha estado exenta de polémica, ya que el Proyecto Internacional de Investigación y Conservación sobre la obra del Bosco calentó motores antes de su apertura con varias afirmaciones llamativas. Concebido para analizar y catalogar la producción completa, en noviembre de 2015 sus expertos afirmaron que Mesa de los pecados capitales (El Prado) y Cristo con la Cruz a cuestas (Museo de Bellas Artes de Gante), no son suyos. Aunque fueron ejecutados en su entorno y en su época, “lo más probable es que se deban a sus seguidores, y por tanto no se le pueden adjudicar”, dijeron. Contestada por el museo del Prado, a esta afirmación le siguieron otras igualmente controvertidas.

En febrero pasado, Matthijs Ilsink y Jos Koldeweij, los mismos estudiosos que anularon la autoría de La Mesa, descartaron otros dos títulos del artista: Las tentaciones de San Antonio Abad y La Extracción de la piedra de la locura, propiedad asimismo de la pinacoteca española. En su opinión, ambos pertenecen a sus seguidores. El Prado tampoco comparte su parecer, y no prestó las tablas al centró holandés. Sí cedió El carro de heno y espera presentar sus propias conclusiones a finales de mayo. Ilsink y Koldeweij sí adjudicaron al Bosco el tríptico titulado El juicio final, también llamado El juicio de Brujas, expuesto en el Museo Groeninge, de la ciudad belga. Después aseguraron que era suya, y no de un aprendiz, una versión de Las tentaciones de San Antonio, guardada en el almacén del Museo de Arte Nelson-Atkins, de Kansas (EE UU). Lo mismo ocurrió con el dibujo Paisaje Infernal, en manos de una colección privada.

El debate generado por las conclusiones del Proyecto no ha afectado la cita holandesa, ni tampoco a la ciudad de Den Bosch, también llamada ´s-Hertogenbosch (el bosque del duque). El Ayuntamiento ha dedicado todo el año 2016 al pintor, y la villa, que no llega a los 150.000 habitantes, seguirá con sus pasacalles, festivales de comida medieval, desfiles acuáticos, teatro y música dedicada a su paisano más universal. Un hombre que residió allí toda la vida y del que, curiosamente, su ciudad no conserva ninguna obra.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
Lo que esconde ‘El jardín de las delicias’

José Manuel Ballester hace desaparecer los personajes de obras de El Bosco, El Greco y Goya para darles una visión actual en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid



 00_1463729906_504386

Interpretación geométrica de Ballester de la obra 'El jardín de las delicias'.

¿Qué sucedería si de una obra tan emblemática como El jardín de las delicias, de El Bosco, desapareciesen todos los personajes y solo quedara el paisaje? Es más, ¿qué sentido tendría hacer algo así? El fotógrafo José Manuel Ballester (Madrid, 1960) sostiene que al despojar las obras y reducirlas a sus elementos básicos, el espectador, único dueño de lo que ve, encontrará los elementos secretos manejados por el artista. Solo entonces, cree, estará en condiciones de hacer una lectura propia del siglo XXI.

El autor ha aplicado ese tratamiento a piezas de Goya, El Bosco y El Greco en la sorprendente exposición Paisajes encontrados, que hasta el 11 de septiembre se puede ver en el Museo Lázaro Galdiano de Madrid. Patrocinada por el Banco de Santander e Idealista, la muestra prolonga la serie Espacios ocultos, iniciada por Ballester en 2007.

En esta ocasión, el artista ha elegido seis pinturas de tres grandes maestros presentes en la colección del Lázaro Galdiano: El Bosco (Bolduque, Países Bajos, 1450-1516), El Greco (Heraclion, Grecia, 1541-Toledo, 1614) y Francisco de Goya (Fuendetodos, Zaragoza, 1746-Burdeos, 1828). Todas se muestran junto a las intervenciones de Ballester en las que, mediante un meticuloso proceso tecnológico, ha eliminado los personajes de pinturas tan conocidas como El conjuro o Las brujas, El aquelarre y La era o El verano, de Goya; San Francisco en éxtasis de El Greco; Meditaciones de san Juan Bautista de El Bosco o La visión de Tondal, del taller de El Bosco. Completa el conjunto una pareja compuesta por Cristo crucificado con Toledo al fondo, de El Greco, prestada por la colección del Santander, y Lugar para la crucifixión, realizada a partir de ésta.

Y coincidiendo con la celebración del 500º aniversario de la muerte de El Bosco, Ballester muestra una pieza basada en El jardín de las delicias (del Prado), un vídeo de unos siete minutos con sorprendentes conclusiones.

Ballester explica que al suprimir la narración de todas ellas se ha encontrado con paisajes cargados de significado. Goya, por ejemplo, pinta unos cielos que reflejan el tiempo de turbulencias (en El aquelarre) que le tocó en suerte y tanto le atenazaba. En la obra de El Bosco, el paisaje anuncia el Renacimiento como otra manera de contemplar el mundo. “Son unas nubes que alimentarán a los surrealistas, a los expresionistas alemanes e incluso a Walt Disney”, asegura Ballester. “Una obra vive cuando el espectador la contempla. En el almacén no existen. Tenemos muchos ejemplos en la historia: durante dos siglos decidió arrinconar a Bach y hoy es esencial en nuestras vidas”.

Junto a la obra original, el fotógrafo expone sus “apropiaciones”, como le gusta definirlas. Son impresiones digitales. “La realidad virtual es hoy tan importante como lo fue el descubrimiento de la perspectiva en el Renacimiento”.

Vídeo revelador

El premio Nacional de Fotografía de 2010 resume esa nueva forma de ver el arte con el vídeo que ha creado sobre El jardín de las delicias, una obra cargada de enigmas. “Son muchos los que mantienen que es una obra religiosa. Yo no lo veo así. Para mí es una enciclopedia del saber en la que la religión y la ciencia están representadas por igual. Si nos fijamos en los tres paneles del tríptico, responden a una estructura geométrica. Están todas las formas de saber de los pitagóricos, pero también de los alquimistas”.

En el caso de El Cristo de El Greco, que Ballester reduce a un tormentoso paisaje en cuya base resplandece una calavera, recuerda que esos cielos no eran reales, sino recreaciones del artista. “La reforma y la contrarreforma eran una amenaza inquietante. Lo que aflora entre esas nubes es el miedo y eso es lo esencial de la obra”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
El Bosco, la película

López Linares dirige un documental en el que 30 personalidades comparten su pasión por ‘El jardín de las delicias’



 18_1464086104_840824

Shalms Rushdie en un documental sobre la obra de El Bosco, en el Prado... Ver vídeo

“Al final de una novela, el escritor desvela el misterio. En este caso, el autor no quiere que lo resuelvas. Quiere que permanezcas en ese misterio”, reflexiona el escritor Salman Rushdie ante El jardín de las delicias, obra maestra de El Bosco (1450-1516) expuesta en el Prado y protagonista absoluta del documental El Bosco, el jardín de los sueños, dirigido por José Luis López Linares (Madrid, 1955). Para su realización, ha contado con la participación de 30 personalidades del mundo de la cultura y de la ciencia (Cees Noteboom, Laura Restrepo, Orhan Pamuk, Miquel Barceló, Michel Onfray, Nélida Piñón, José Manuel Ballester, Sílvia Pérez Cruz, Ludovico Einaudi, William Christie o Cai Guo Quiang, entre otros).

La película, que se estrenará en salas el 9 de junio con proyecciones anunciadas en 100 salas, será exhibida en televisión y ha sido financiada por el BBVA, patrocinador de la exposición que el Prado dedica a El Bosco a partir del 31 de mayo con 65 obras nunca reunidas hasta la fecha.

Días antes de la presentación de la película, con los montadores entregados a los últimos ajustes de la versión definitiva, López Linares habla entusiasmado de la cinta, una idea suya que el Prado acogió con entusiasmo desde el primer momento. Como suele ser habitual en su reputado trabajo de documentalista, el punto de arranque fue un libro: The Land of Unlikeness, la investigación del historiador neerlandés Reindert Falkenburg en torno a los misterios del pintor.

La película no tiene narrador; tampoco un hilo conductor. Todo parte de la contemplación del tríptico y de la conversación que genera. “Muy al comienzo, Falkenburg plantea que la obra fue concebida como un tema de conversación para una audiencia formada por los nobles de la época y eso es lo que el espectador va a encontrar en el documental: una conversación”, explica López Linares.

A lo largo de 90 minutos, los 30 personajes van hablando ante el tríptico. Expresan emociones y opiniones, algunos tras verlo por primera vez en las tres dimensiones. Todos son admiradores de una obra contemplada a diario por unas 4.000 personas. Las aportaciones a esa gran conversación resultan de lo más variado. Barceló, por ejemplo, cuenta los conejos que aparecen en el lienzo, que define como “un gran día de fiebre”. El filósofo Michel Onfray opina que supone “una invitación a pensar lo impensable”. Y si el director de orquesta William Christie se maravilla “ante uno de los mayores enigmas” de la historia del arte —“¿tiene solución?”, se pregunta a renglón seguido—, la cantante Sílvia Pérez Cruz protagoniza uno de los mejores momentos del filme cuando, tras balbucear unas palabras entrecortadas, opta por arrancarse a cantar llena de emoción.
Dosis de suspense

López Linares prefiere no revelar demasiados detalles. El documental, aclara, atesora dosis de suspense. “Las intervenciones improvisadas de los personajes han llevado la película hacia unos derroteros inimaginables al principio. No voy a decir que se den respuestas definitivas a los misterios de la obra, pero sí que habrá sorpresas”, apunta.

El rodaje se hizo con el museo cerrado, antes de las diez de la mañana y a partir de las ocho de la tarde. Esas imágenes se mezclan con secuencias filmadas en lugares que tienen que ver con El Bosco y con su obra y lucen aderezadas con una ecléctica banda sonora que incluye piezas de Bach, Elvis Costello o Lana del Rey. Con un presupuesto de 220.000 euros, solo ha faltado la intervención de Umberto Eco, un compromiso que el escritor italiano, fallecido en febrero pasado, no pudo cumplir.

Una vez concluido este trabajo sobre El Bosco, el siguiente proyecto de López Linares también está ligado al mundo de la cultura. Se trata de un documental que acompañará el bicentenario del Teatro Real de Madrid, que se celebra en 2018. Y por un horizonte un poco más lejano asoma el mismísimo Velázquez, un proyecto y un personaje que le fascinan desde hace algún tiempo.
Entre Trotski y el jerez

Nominado para los Emmy, José Luis López Linares cuenta con tres Goyas. Su primer gran éxito fue Asaltar los cielos, sobre el asesinato de Trotski, realizada con Javier Rioyo, un trabajo que le convirtió en maestro del documental español. Le han seguido más de 40 documentales (Lorca, así que pasen cien años, A propósito de Buñuel, Extranjeros de sí mismos, Gregorio Marañón, humanista y liberal...) Entre sus últimos rodajes se encuentra uno de los que más satisfacciones le ha dado: Jerez & el misterio del palo cortado, “Me encantó hacerla. Y el vino ha pasado a consumirse un 30% más que antes. Toda biografía es un reto, incluida la de los vinos”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
Delirios y enigmas de El Bosco
    
El Museo del Prado celebra el V centenario del gran pintor holandés con una exposición irrepetible que reúne 21 de las 25 obras atribuidas al más extraño de los artistas del siglo XVI


 000_1464350033_766277

Tríptico de santa Wilgerfortis, de El Bosco.

Antes o después se pasa por El Bosco. En el Museo del Prado y (quizá sin saberlo) en la vida. Pocos pintores levantan aún, cinco siglos después de su muerte, un enigma tan intacto. De El Bosco se desconoce casi todo. Exactamente todo, menos algún detalle suelto de su vida, de su mundo. Se llamaba Jheronimus van Aken y es un artista instalado en esa línea que va del terror a la fantasía y de lo moralizante al delirio se instala. Nació en la ciudad (hoy holandesa) de Hertogenbosch en 1450. Y a partir de ahí, conjeturas. También perturbación.

Aquel hombre del que apenas se conoce algún detalle suelto es uno de los creadores más explorados. El que mejor dispara la literatura en el otro. El que suma decenas de teorías sin perder el misterio. Desde la condición moralizante de su obra hasta la representación de los pecados capitales o la propensión admonitoria, El Bosco lo soporta todo. Y sale con la risa por delante. Es el hombre que funda la imaginería surrealista extrayendo del mundo su espesor satirizante. Haciendo palanca en lo real desde la libertad de quien se desliza por los rincones más oscuros de la imaginación, de la extravagancia y de la sospecha.

El Bosco, un creador tan de detalle, crece si pasea en conjunto. De ahí lo excepcional de la exposición que mañana [por el lunes] inauguran los Reyes en el Museo del Prado: El Bosco. La exposición del V Centenario, patrocinada por la Fundación BBVA y de la que es comisaria Pilar Silva, jefa del Departamento de Pintura española (1100-1500) y Pintura flamenca y Escuelas del norte de la pinacoteca.

De las 25 pinturas que se conservan del artista, el Prado acoge 21 en esta cita, además de seis dibujos. La mayoría de las piezas 'extranjeras' no se han visto antes en España. "La exposición es excepcional porque vamos a tener la mayor concentración de obras de El Bosco que se han reunido", sostiene Silva. "A lo largo de la historia hay hitos, como las exposiciones de 1967 en su pueblo natal y la de Rotterdam en 2001, pero en ninguna había piezas esenciales como El jardín de las delicias, que es del Prado. Así que ésta es una oportunidad única".

A los 12 años asistió al incendio de parte de su ciudad. Más de 4.000 casas ardieron. Aquella escena del fuego le acompañó siempre y se fue colando en sus tablas. Ya firmaba como Bosch y aprendía técnica en el taller familiar, donde trabajaba con su padre, sus tíos y primos. El misticismo prerreformista hacía nido en el joven aprendiz de pintor que hace cinco siglos generó una secuencia de imágenes prodigiosas que aún siguen cifradas, pero que aceptan interpretaciones infinitas, en dirección contraria a la rígida formalización académica que ha marcado el patrón de 'lectura' de este artista.


 00_1464349993_824370

Tríptico de Las tentaciones de San Antonio Abad, de El Bosco.

Resulta paradójico que un creador tan libertino mantenga en parte de su obra una voluntad tan moralizante. Sus trabajos sobre la pasión de Cristo, la representación de los Evangelios, el juicio final o los pecados capitales eran, a la vez, un extraordinario manifiesto de contradicciones. Aquel hombre capaz de pintar a los Reyes Magos con devoción representaba después un cerdo con hábito de monja. Sus obsesiones pasaban también por las escenas del infierno y del pecado (o sus alrededores). El carro del heno es una reflexión fastuosa sobre la vida mundana. Y La nave de los locos es un festival delirante que tiene también el pecado como bujía.

El Bosco es en sí mismo un género. Discípulos y seguidores lo copiaron. Su obra adquirió fama y atenciones cada vez más entusiastas. Y Felipe II se aupó como su más fiel coleccionista. Reunió en España un gran número de obras de su mano (seis conserva el Prado), pero sólo han llegado hasta aquí las que mandó trasladar a El Escorial.

Las extrañezas que desata El Bosco llegan también hasta el lugar de las dudas sobre la autoría de algunas piezas. El Bosch Research Project de Holanda desatribuye tres de las obras que conserva El Prado: Las tentaciones que de San Antonio, La mesa de los pecados capitales y El carro de heno. El Prado, después de estudios científicos, documentales y de historia del arte, rechaza plenamente los argumentos de sospecha.

Lo más cierto, lo aún exacto es que la exacta interpretación del trabajo de El Bosco es uno de los grandes caudales no sólo del arte, sino de la literatura. Y así seguirá. Y nunca mejor para adivinarlo que una exposición de cuerpo entero como la del Museo del Prado. Casi una explosión de libertad, de ironía, de sueños y temores.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
El Bosco, mucho más que demonios

El Prado desmonta las dudas sobre el artista, del que se cumple el quinto centenario de su muerte con una exposición irrepetible




 00_1464423279_142836

Un visitante observa 'La adoración de los Magos'. / CARLOS ROSILLO

En el extraordinario montaje escénico de una muestra a buen seguro irrepetible —El Bosco. La exposición del V Centenario— estallan las bestias temibles, los demonios voladores, las ninfas desnudas y el correlato interminable de una taxonomía procedente del país de quién sabe dónde. Cinco siglos tienen los retoños de Jheronimus van Aken, El Bosco (‘s-Hertogenbosch, ducado de Brabante, actual Holanda, nacido en torno a 1450, muerto en 1516). Pero seguimos dando palos de ciego. Sigue el profano y siguen los expertos —dueños de mil datos e hipótesis pero igualmente abrumados por la fascinación y la duda— buscando entre la niebla la piedra filosofal que dé acceso a los porqués.

Los porqués de estas paradas de monstruos, de estas preciosas vírgenes que vienen del gótico tardío y viven en el Renacimiento, del cruce de caminos entre el bestiario medieval y el mensaje bíblico, de esta absoluta falta de jerarquía y fascinante totum revolutum en la propuesta pictórica. No se engañe nadie: el misterio permanece. No se engaña Miguel Zugaza, director del Museo del Prado, que no duda en colocar el siguiente titular a esta muestra que cuenta con el mecenazgo de la Fundación BBVA: “Una exposición para empezar a entender algo de El Bosco”. A su lado, el historiador e hispanista sir John Elliott, invitado fugaz en medio de los últimos retoques a la exposición, asentía el jueves con rictus de desconcierto ante el Tríptico de la adoración de los Magos: “Misterio puro”.

Misterio sí, dudas no. Tanto hay de lo primero en la pintura de Van Acken que algunos creyeron oportuno sembrar semillas de lo segundo. En febrero, los responsables holandeses del llamado Bosch Research Project, un proyecto de investigación que empleó seis años en estudiar la autoría de las obras del artista por todo el mundo, desatribuyó tres de las obras que alberga El Prado: Las tentaciones de San Antonio Abad, La extracción de la piedra de la locura y la Mesa de los pecados capitales. Hasta hoy mismo, la reacción del equipo directivo de la pinacoteca fue de perfil bajo, digamos de una callada indignación. Con motivo de la multitudinaria presentación de la muestra, se ha convertido en una respuesta tan profesional como demoledora.

Tanto Miguel Falomir, director adjunto de Conservación del museo, como Pilar Silva, comisaria de la exposición y conservadora jefa de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte, han reivindicado la autoría de esas tres obras, autoría que El Prado mantiene de manera oficial en sus cartelas. “Cuando alguien atribuye o desatribuye obras de arte son necesarios argumentos de índole científica, documental o de conocimiento de la historia del arte, y aquí no se dan esos argumentos”, asegura Falomir, quien añade: “No rechazamos esas desatribuciones por inmovilismo nuestro… ya hemos cambiado atribuciones cuando nos han convencido con argumentos”. Ejemplo de ello fueron en su día el Retrato de la Infanta Margarita, que dejó de ser un velázquez, y El coloso, que dejó de ser un goya.

Pilar Silva sostiene sin asomo de duda que “estas son obras de El Bosco” y lamenta que las propuestas de desatribución de los expertos holandeses fueron hechas “sin ningún pudor”. Los conservadores y técnicos de El Prado han llevado a cabo una exhaustiva labor de análisis científico previo a la exposición, con nuevas radiografías, dendrocronologías y análisis de pigmentos practicadas a las pinturas de El Bosco. Todas esas pruebas, los textos del catálogo y la exposición en sí misma constituyen todo un puñetazo en la mesa por arte de los responsables de El Prado, aunque no les guste demasiado esa expresión.

Volvamos al ámbito del misterio. El misterio es, en efecto, un valor añadido y la gente se vuelve loca con El Bosco, un pintor paradójico: hipnótico en el fondo y en la forma, en los temas y su factura, pero a la vez tan difícil de mirar. Por eso, únicamente Goya y Velázquez compiten con él en el fervor popular, cada día en El Prado, no hay más que ver el colapso perenne en la sala donde conviven El jardín de las delicias, Adoración de los Magos, Las tentaciones de San Antonio Abad, Mesa de los pecados capitales y La extracción de la piedra de la locura.

Todas estas obras maestras, junto a otro medio centenar de pinturas del artista y de su taller, integran el corpus de esta exposición, con la que el museo conmemora cinco siglos de la muerte de uno de los creadores más indescifrables de la historia, y que abrirá sus puertas al público el martes, tras ser inaugurada el lunes por los reyes Felipe y Letizia y por la reina emérita Beatriz de Holanda. Permanecerá abierta hasta el 11 de septiembre.


 03_1464423347_747187

Tríptico con escenas de la Pasión, del taller o de un discípulo de El Bosco.


Los trípticos como principio y fin de viaje

Esta exposición, que va a llenar de colas el Museo del Prado a partir del martes, es un viaje circular en torno a los trípticos de El Bosco, principio y fin de la muestra. El plus añadido es que esta vez el visitante puede contemplar no solo el anverso de este magisterio de imaginación y técnica, sino también su reverso. La parte trasera de los trípticos, las puertas, conforma una auténtica cara B de esta cita con los santos y con los monstruos. Algunas de esas puertas —como en el caso del Tríptico de la adoración de los Magos— conservan sus bisagras originales… bisagras de hace más de 500 años.

Algunos de ellos no han tenido que hacer muchos kilómetros: son inquilinos permanentes de El Prado. El jardín de las delicias, El carro de heno, Adoración de los Magos, este último en su primera exhibición pública tras la minuciosa restauración en los talleres de la pinacoteca a cargo de Herlinda Cabrero. A otros los introdujeron con toda la delicadeza del mundo en camiones o en aviones y han viajado desde sus lugares de residencia: Las tentaciones de San Antonio viene del Museo de Arte Antiga de Lisboa. Es una de las obras clave en la escasa producción del artista y su préstamo ha sido todo un asunto de estado. Solo un acuerdo entre los gobiernos español y portugués y la contrapartida de la cesión al museo lisboeta del Autorretrato de Durero ha hecho posible el aterrizaje en El Prado de esta pintura. El tríptico del camino de la vida, en cuyas cartelas pone claramente la palabra “desmontado”, viene en efecto de tres ciudades distintas. Uno de los paneles, La nave de los necios, procede del Louvre de París. Otro, Alegoría de la intemperancia, ha viajado desde su casa de la Universidad de Yale; y el tercero, La muerte y el avaro, también ha cruzado el Atlántico desde la National Gallery of Art de Washington. El conjunto se completa con obras de El Bosco y de su entorno cedidas por museos de Rotterdam, Londres, Viena, Venecia, Berlín, Fráncfort, Brujas, Gante, Valencia, Nueva York, Kansas, Boston, Los Ángeles…



‘Obras maestras fudamentales’ del Bosco


 04_1464423390_462151

'El jardín de las delicias', en la muestra 'El Bosco. La exposición del V centenario'. El montaje, del que se ha encargado Juan Alberto García de Cubas, permite que muchos de los trípticos se puedan ver por ambos lados y así apreciar las pinturas tanto por el anverso como por el reverso.


 06_1464423431_958224

'Tríptico del Juicio Final', de El Bosco (1505 -1515)  


 08_1464423466_429141

'Mesa de los pecados capitales'


 09_1464423495_432507

'El prestidigitador', obra de un seguidor de El Bosco.


 10_1464423526_876901

'Tríptico del Ecce Homo', se conserva en el Museo de Bellas Artes de Boston.


 01_1464423615_770833

 05_1464423630_252328

 07_1464423642_379471

Varias obras de El Bosco, observadas por especialistas en la exposición del Prado.



elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
02_1464691027_560941



BESTIARIO


Galería con las criaturas más fantásticas del pintor y su posible explicación


Por Francisco Calvo Serraller


 01_1464690714_956274

Ver Fotogalería de EL PAÍS

Ver web del Museo del Prado
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
La ciudad que vio nacer (creemos) a El Bosco

Con motivo de la inauguración de la gran Exposición del V Centenario en el Museo del Prado madrileño, recorremos la supuesta localidad natal del pintor, la holandesa Bolduque, transformada en un auténtico Jardín de las Delicias.


 01_1464693027_133599

Vista de Bolduque, la ciudad natal de El Bosco, y de la Catedral de San Juan.

Quien quiera seguir el rastro de El Bosco en España debe ir al Museo del Prado madrileño, que desde el 31 de mayo hasta el 11 de septiembre acogerá la muestra El Bosco. La exposición del V Centenario, cuando se cumplen cinco siglos de su muerte. Hay más retrospectivas sobre el pintor holandés en nuestro país, como la que ha organizado Monasterio de El Escorial, donde Felipe II reunió la mayor colección de trabajos no sólo del peculiar artista, sino también de su taller. Allí se ha montado, de forma paralela, otra interesante exposición en torno a este hombre del que todavía quedan muchos secretos por desvelar.


 02_1464693054_390935

Bosch by night: espectáculo de luz y sonido.

El primero de todos: ¿dónde y cuándo nació? Y es que se cree que fue en la localidad holandesa de Bolduque pero probado cien por cien no está. Eso sí, de aquella próspera metrópoli del antiguo Ducado de Brabante vinculada a los Habsburgo nos ha llegado mucho más de lo que podría imaginarse. Para empezar, allí trabajó gran parte de su vida el que se conocería como Hieronymus Bosch, aunque su verdadero nombre era Jeroen van Aeken.


Personajes simbólicos

El artista prefirió llamarse de otra manera para identificarse con la población holandesa en la que, como decíamos, nacería, allá por 1450. Hay que aclarar que en neerlandés a Bolduque (el nombre se lo dieron los españoles en el siglo XVI) se la conoce coloquialmente como Den Bosch, aunque la denominación oficial es s’Hertogenbosch. Del medio millar de edificios protegidos de su actual casco antiguo muchos tienen relación con El Bosco. El espacio urbano protegido por una serie de fortificaciones sigue ahí, como cuando el artista vivía: la Plaza del Mercado, hoy presidida por el monumento dedicado a su memoria, así como t’ Root Cruijs, la que fuera su casa, y De Kleine Winst, su taller.


 03_1464693130_116095

Espectáculo sobre El Bosco en Bolduque.

El sistema de canales también ha llegado hasta nuestros días prácticamente intacto, al igual que la espléndida Catedral, que se construyó durante su época. Para realzar este inusitado patrimonio la ciudad ha creado el itinerario El Bosco, puntuado con una serie de imágenes inspiradas en su Jardín de las Delicias, que han sido creadas en el cercano parque temático de Efteling.

La ruta comienza en el fuerte triangular de Bolwerk Sint-Jan, donde se encontraba el antiguo puerto fluvial de Bolduque. Allí se puede ver una espátula, un ave llena de simbolismo que aparece en numerosas ocasiones en sus pinturas. A pocos metros surge su emblemático cuchillo con orejas y ya en Fontein Straat aparecen unas curiosas piernas con frutas. Está a tan sólo dos pasos del Het Noorrdbrabants, el principal museo de la región, Brabante del Norte, donde hasta el 8 de mayo se puede disfrutar de una muestra dedicada al artista.
Crucero temático por los canales

Uno de los privilegios de los visitantes de Bolduque durante este 2016 es poder ascender a los tejados de la Catedral dedicada a San Juan para ver de cerca los 96 personajes creados en piedra durante el siglo XVI y que responden a una imaginería cercana a la de El Bosco. Son muchas las teorías sobre el origen de este mundo onírico que se desarrolló en aquellos tiempos pre-reformistas. Algunos apuntan a una corriente mística influenciada por el predicador Gerardo Grote, pero tampoco sería descabellado vincularla, como indica el estudioso de su obra W. Fraenger, a la Hermandad del Libre Espíritu, teniendo en cuenta que Jacob de Almaigen, gran maestro de esta secta, residía en Den Bosch.


 04_1464693108_490819

Reproducción de 'El Jardín de las Delicias'.

Una realidad que no tenía por qué ser incompatible con formar parte de la influyente Hermandad de Nuestra Señora que El Bosco llegó a presidir y cuya sede (la Casa de los Cisnes) sigue en pie, aunque remodelada, en el número 94 de Hinthamerstraat. Muy cerca de allí, en la plaza que lleva su nombre, se puede ver, en el interior de una iglesia modernista, una reproducción exacta de todas sus obras conocidas. La experiencia se puede completar con una visita a Groot Tuighuis, otro edificio carismático, donde se ha recreado, en 3D, la ciudad en tiempos del pintor.

El mundo de El Bosco surge en Bolduque a cada paso, empezando por el jardín romántico creado a espaldas de la Casa de los Cisnes. El crucero Entre el Cielo y el Infierno por los canales también ha sido decorado con sus enigmáticos personajes. El punto culminante de la ruta es Markt, la Plaza del Mercado, donde se alzan varios edificios relacionados con él y la escultura que recrea su aspecto. Allí también emerge De Moriaan, la casa de ladrillo más antigua de los Países Bajos, construida en 1220 por Enrique de Brabante. Alrededor de Boldu existen otras poblaciones que conservan el aspecto del siglo XVI, como Heusden, fortificada. Otro más de los imprescindibles bosquianos.


elmundo.es / Javier Mazorra Holanda
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
Los pájaros de El Bosco

El artista Sjon Brands llena el Museo Lázaro Galdiano de criaturas sacadas de los cuadros del pintor holandés



 00000_1465038490_250707

Sjon Brands posa frente a una de sus esculturas. / CLAUDIO ÁLVAREZ

Es como si los pájaros y otras de esas extrañas criaturas que habitan los cuadros de El Bosco hubieran escapado de su realidad bidimensional y hubieran llegado al muy tridimensional Museo Lázaro Galdiano, donde dialogan con las obras de tiempos pretéritos que atesoró el filántropo y coleccionista. Son los Artilugios bosquianos, la exposición que trae el artista holandés Sjon Brands con motivo del quinto centenario de El Bosco, en una muestra que complementa la gran exposición que por motivo de la efeméride se puede ver en el Museo del Prado. Ambas permanecerán hasta el 11 de septiembre.

Las figuras de Brands (Tilburg, 1948) son pájaros, aeronaves y otros seres inclasificables fabricados con todo tipo de objetos cotidianos y de desecho que usamos en el día a día: cucharas de madera, viejas válvulas de radio, sacacorchos, calaveras de pequeños animales, latas de tomate o wasabi, tazas de porcelana y plumas por doquier. “Tengo mi casa llena de estos cachivaches, muchas veces me cuesta ir de la cama al ordenador", bromea el artista.

“Cuando en Google Earth se pudo ver El Jardín de la Delicias digitalizado a altísima definición me pasé dos semanas inmerso en ese mundo, haciendo zoom y asombrado siempre de encontrar cosas nuevas. Eso se hizo palpable en mi obra, aunque no me di cuenta hasta que alguien me lo señaló”, dice Brands. También estos artefactos de fantasía son inagotables, llenos de rincones y pequeñas escenas, como funerales, bandas de música, hombres trasladando árboles muertos, los mismísimos Romeo y Julieta y hasta referencias de actualidad, como por ejemplo a la indiferencia de la Unión Europea hacia los refugiados sirios.

“Ese sentido de la narrativa también coincide con El Bosco”, dice la comisaria y conservadora-jefe del museo, Amparo López, “en ambos casos se muestran historias que el espectador puede jugar a completar, algo muy propio del arte moderno”. Porque, además del quinto centenario bosquiano, también se cumplen cien años del nacimiento del dadaísmo, otro de los movimientos de los que bebe Brands: “Soy un gran seguidor del dadaísta alemán Kurt Schwitters, alguien al que no le gustaba crear partiendo de un concepto prefijado, sino que se iba inspirando sobre la marcha con los objetos que se iba encontrando y todas las cosas, poemas u obras que iba conociendo”.

La exposición es un paso más del empeño del Lázaro Galdiano en poner en contacto el arte actual con el arte de su colección, como ya hicieron al traer las colecciones de los mayores coleccionistas españoles de videoarte, la de Jozami o exposiciones como la actual de José Manuel Ballester, titulada Paisajes encontrados: El Bosco, El Greco y Goya. En este caso, con los pájaros de Brands sobrevolando abigarrados espacios como el Salón de Baile del museo, todo adquiere un tinte onírico.

Hoy mismo, dentro de las actividades relacionadas con la exposición y el centenario se celebra en el museo un concierto del trío holandés New Royal Flaminga Band en el que interpretará composiciones del siglo XV, en el que vivió el artista holandés.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
¿Cuándo llegó El Bosco a España?

La exposición que acoge el Museo del Prado nos sirve de excusa para profundizar en este artista flamenco



 000000_1465039938_972987

Ver vídeo de EL MUNDO

Ver especial dedicado a EL BOSCO dedicado poe el Museo del Prado.

En el V centenario de su muerte, El Bosco está más vivo que nunca. El Museo del Prado alberga una exposición –del 31 de mayo al 11 de septiembre- única e irrepetible. Pero ¿sabemos cuándo España comenzó a interesarse por este pintor? Francisco de Asís García, Doctor en Historia del Arte, nos cuenta el interés que Felipe II tuvo en El Bosco y cómo le influyó.


Por Silvia González Cerredelo
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
Hoy he estado viendo al mediodía en el Prado la exposición temporal dedicada a El Bosco en su V Centenario.

A pesar de la hora había mucísima gente, pero el acontecimiento lo merecía, pues aunque ya conocia las obras del Prado y de El Escorial, la muestra merece la pena, pues han traido obras de muchos museos importantes, logrando exponer el mayor número de obras en un sólo punto.

Francamente maravilloso que los aficionados al arte no se deben perder, y menos los madrileños o turistas que nos visiten hasta septiembre.



 

Saludos.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
El Bosco y la ceja muerta de Franco

Cuatro ciudades y siete museos holandeses organizan un Grand Tour inspirado por el autor de 'El jardín de las delicias',
Dos artistas españoles participan en el proyecto




 01_1466494715_744832

Una imagen de las obras de Nacho Carbonell para el Grand Tour de El Bosco. / PETER COX

La imaginación sin límites del Bosco (1450-1516) es el hilo del que tiran dos artistas españoles, Nacho Carbonell y Fernando Sánchez Castillo, para hacer suyos sendos espacios en el museo Stedelijk de Den Bosch, villa natal holandesa del pintor. De las tablas de los siglos XV y XVI, ambos han extraído sus propias piezas hasta formar unos trípticos en apariencia delirantes. Pero es una ilusión. Como sucede con su ilustre colega de Brabante, todo encaja: desde las sillas con pelos de hierro del primero, a los pelos (auténticos) de las cejas despegados del molde de la máscara mortuoria de Franco, del segundo. Sus instalaciones forman parte del Grand Tour trazado junto con las ciudades de Eindhoven, Breda y Tilburg para recordar la obra del maestro en el quinientos aniversario de su muerte.

El Stedelijk ocupa el mismo edificio del museo Noordbrabants, que acaba de clausurar su exitosa antológica dedicada al Bosco (el Prado tomó el relevo el 31 de mayo con una muestra aún mayor). En una sala dividida por una cortina que parece forrada de escayola, la aproximación de Carbonell (Valencia, 1980) a El jardín de las delicias, es una floresta de materiales diversos. Hay fibras de acero tejidas, sillas que se prolongan en una especie de escritorio erizado de cristales, lámparas donde la luz parece salir de la propia pantalla, y muchas maquetas. “Como en el suyo, mi Jardín bosquiano tiene una zona oscura a la derecha del espectador, donde él solía poner el Infierno. Hay otra luminosa, a la izquierda, y una plena de color en el centro. Es un entorno abierto a las interpretaciones y que trata de establecer un lazo afectivo, o por lo menos físico, entre el usuario y el objeto”, señala.


 02_1466494737_299893

Obra de Fernando Sánchez Castillo, para el Grand Tour de El Bosco. / PETER COX

Carbonell reside y trabaja en Eindhoven. El lazo holandés de Sánchez Castillo (Madrid, 1970) es la Academia de Bellas Artes de Ámsterdam (Rijksacademie). Su aproximación al Bosco tiene dos partes. La primera, toma “La extracción de la piedra de la locura” para devolver un tratado simbólico sobre el poder y el mal. “No sé si soy más coleccionista que artista”, dice, frente a una mesa de cristal donde destaca una misteriosa bolsita transparente. El marco que la guarda es, a escala, el mismo del óleo Guernica, de Picasso. “Dentro hay unos pelos de las cejas de Franco. Fueron recogidos del molde de su máscara mortuoria, y no descarto hacer una prueba de ADN. Pero imagínese, con una familia tan polémica…”. Encima, colgadas en la pared, hay dos imágenes de la máscara, firmada en su día por el escultor Santiago de Santiago. Un poco más allá, un colmillo de cachalote, pescado por Franco a bordo del yate Azor. Después llega la glosa del “Carro de Heno”. Aquí, los elementos de la instalación se desbordan. Una cabeza de Felipe IV yace en el suelo junto a ruedas, ramas de bronce y otros objetos banales o inútiles. Aparentemente revueltos, “pretendo que no haya una jerarquía en la visión; corresponde al espectador completar el conjunto con su mirada”. Tres vídeos proyectan escenas que establecen la relación entre poder y violencia.

Los artistas españoles han arriesgado en su propuesta, pero en el Grand Tour ofrecido en Den Bosch hay otras firmas. El Noordbrabants ha aprovechado para presentar una retrospectiva del belga Jan Fabre, que homenajea al genio con una serie de mosaicos confeccionados con caparazones de escarabajo joya de color verde. En su caso, el brutal pasado colonial de Bélgica en Congo es el espejo que refleja las consecuencias del comportamiento humano. En otra dependencia, la colección de maestros holandeses y flamencos del museo Brukenthal de Sibiu, en Rumanía, permite ver a Jan van Eyck o Hans Memling. Fabre, por cierto, ha hecho suyo el tapiz titulado El Elefante, de la serie inspirada en El Bosco y tejida en Bruselas hacia 1530. La colección está expuesta ahora en El Escorial, pero el dedicado al elefante fue destruido y solo se conoce por grabados. En el original, un paquidermo es atacado por todos los flancos. El laboratorio del Museo del Textil, de Tiburg, tendrá listo el nuevo paño fabreano a finales de 2016.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
El Prado ampliará el horario de visita de la exposición del Bosco

La exposición podrá visitarse entre semana hasta las 22.00h y los domingos y festivos hasta las 21.00h

También se aumentarán el número de pases para el documental 'El Bosco. El jardín de los sueños'




 00_1468050255_810820

Cartel de la exposición de 'El Bosco. La exposición del V centenario' en el Museo del Prado. / ANTONIO HEREDIA

El Museo Nacional del Prado ampliará a partir del próximo 1 de agosto el horario de visita de la exposición El Bosco. La exposición del V centenario, que reúne más del 75 por ciento del catálogo de pinturas y dibujos conservados del pintor holandés, según ha informado el museo este viernes en un comunicado.

Desde el 1 de agosto y hasta su fecha de clausura, el 11 de septiembre, esta exposición podrá visitarse hasta las 22.00 horas de lunes a sábado y hasta las 21.00 horas los domingos y festivos.

Este horario será de aplicación también para la videoinstalación Jardín infinito, concebida para la sala C del Museo a partir de la obra maestra del Bosco El jardín de las delicias.

Con esta nueva ampliación extraordinaria del horario de visita de la exposición dedicada al V centenario del Bosco, patrocinada por la Fundación BBVA, que se suma a la ya contemplada inicialmente (aplicable de viernes a domingos desde la apertura de la muestra), el museo responde al interés generado por la muestra, que desde su apertura ha recibido ya más de 185.500 visitantes.

Asimismo, el documentalEl Bosco. El jardín de los sueños, ha sido visto ya por más de 11.000 espectadores, por lo que se ampliará el número de pases para su proyección en salas de cine españolas durante el verano.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
última edición por j.luis el Sábado, 27 Agosto 2016, 21:45; editado 2 veces 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
El Bosco sigue otro mes en El Prado

La pinacoteca prorroga la muestra ante las incesantes colas para ver las obras



 00_1472329589_421013

El jardín de las delicias.

El Museo del Prado y la Fundación BBVA han decidido prorrogar un mes más la muestra sobre El Bosco, que ha registrado numerosas colas en agosto y que ya han podido ver 428.527 visitantes. Los rezagados podrán ahora planificar una visita hasta el 25 de septiembre y los dos últimos fines de semana las puertas estarán abiertas hasta las 12 de la noche de forma excepcional. El museo sigue recomendando la compra anticipada de entradas a través de Internet www.museodelprado.es

Los fantásticos personajes del maestro flamenco Jheronimus van Aken, El Bosco (‘s-Hertogenbosch, ducado de Brabante, actual Holanda, nacido en torno a 1450, muerto en 1516) cuentan ya cinco siglos, oportunidad por la cual El Prado organizó esta muestra que se inauguró en mayo.

Las figuras delirantes, misteriosas, fantásticas, crueles, hilarantes que cruzaron por la cabeza de El Bosco, calificado de hereje, pueden aún disfrutarse en la pinacoteca madrileña. El autor, que simpatizaba con la reforma luterana, dejó un magnífico legado de modernas metáforas que encuentran seguidores en cualquier cultura. Las dos salas que reciben tanta atención como El Bosco tienen nombres muy mayúsculos: Goya y Velánzquez.

elpais.com



 

Si os gusta la pintura y estáis por Madrid por estas fechas os recomiendo ver esta gran exposición dedicada al Bosco en el Prado, es la muestra donde más obras se han reunido para esta 'exposición del V centenario'
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
El asombro del público ante ‘El jardín de las delicias’

El famoso y enigmático tríptico del artista es la obra más comentada entre los visitantes del Prado



 02_1472330376_643875

Ver enlace

La inteligencia intuitiva se suele definir como la capacidad para conferir sentido a una experiencia efímera. Si se aplica al mundo del arte, se puede apreciar la esencia o la autenticidad de una obra de un vistazo, en tan solo dos segundos. Por ejemplo: un reducido grupo de expertos descubrió que la escultura griega de un hermoso joven desnudo, adquirida en 1983 por el museo J. Paul Getty de California tras exhaustivos exámenes técnicos, era en realidad una falsificación, excelente, pero una copia. En cuanto la vieron sintieron un "rechazo intuitivo", algo fallaba, no podía ser. Luego ya vino la investigación artística y detectivesca más concienzuda y la confirmación del engaño, relata el sociólogo que acuñó el concepto, Malcolm Gladwell, en su libro Inteligencia intuitiva (Taurus).

De un vistazo también, en apenas dos segundos, cualquiera que se aproxime al tríptico de El jardín de las delicias se percatará de inmediato que se encuentra ante algo extraordinario. No solo por los numerosos visitantes que se agolpan ante la obra capital de El Bosco, lo que sucede también con otras pinturas icónicas del Museo del Prado, sino porque se produce una reacción inmediata entre quien los observan solo con atisbar por encima de la concurrencia alguna de sus fantásticas figuras. Algunos parecen enfocar la mirada, dilatando sus pupilas, mientras sostienen el aparato de audio sobre una de sus orejas; otros esbozan una leve mueca en los labios de asentimiento; un tercer grupo acelera el paso para acercarse o llama la atención de su acompañante con un codazo o un gesto. No faltan tampoco quienes se quedan con la boca entreabierta, sobre todo ante las escenas concupiscentes de la tabla central de la lujuria; ni quienes (los menos) parecen estar de paseo por el museo, como si se hallaran en el vecino El Retiro y les diera igual observar los increíbles bichos anfibios o reptantes con los que El Bosco (imbuido de la cultura e iconografía cristiana de principios del siglo XVI) simbolizó el pecado femenino.

La gran mayoría (al menos durante las casi dos horas en que dos informadores de este periódico estuvieron mirando a los que miran) muestra un especial interés por El jardín de las delicias. Una explicación es muy prosaica, además de incompleta: el público en general presta sobre todo atención a las obras maestras consagradas, a las que tiene que ver, según el canon artístico-publicitario, que ha visto reproducidas miles de veces. La otra es más particular y tiene que ver con la propia naturaleza enigmática y espectacular del tríptico de El Bosco y con la modernidad y el atractivo de sus personajes (mujeres, hombres, seres asexuados) y bicharracos, que han llegado a inspirar tanto al cineasta George Lucas para su primera (por el año de producción) entrega de Star Wars como a Salvador Dalí.

No en vano, el propio museo del Prado ha comprobado que la observación de El Jardín de las delicias suscita más comentarios entre los visitantes que cualquier otra obra de la pinacoteca. Por ello, el tiempo de permanencia delante de la obra es mayor. En algunos casos, el tríptico es sometido a una mirada escrutadora que planea lentamente desde la primera tabla del Génesis y el Paraíso hasta la última del Infierno, deteniéndose en la central, de mayores dimensiones. En otros, los visitantes se valen de un dispositivo móvil manejado por el más versado para aumentar los detalles de la obra que tienen a dos metros con el fin de desentrañar sus misterios. Así, una docena de japoneses se pasó unos minutos mirando consecutivamente a la tableta y a las tablas del creador.

Se dejan ver muchos visitantes asiáticos por delante de El jardín de las delicias, si bien muchos de ellos renuncian a expresar su opinión sobre la obra a petición de este diario. Lo hacen con tanta amabilidad y aparente timidez que sabe mal haberlos importunado. Más abiertos se muestran los latinos (los españoles, mexicanos o argentinos consultados) y los anglosajones que desfilan ante la desbordante imaginación del artista, principal característica que destacan

La mayoría del público apenas repara en otra de las joyas de El Bosco como la cercana Mesa de los pecados. El jardín de las delicias mantiene todo su magnetismo y sus enigmas perduran a través de los siglos hasta hoy.    


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
La exposición de El Bosco es la más visitada de la historia del Prado

La muestra roza los 600.000 visitantes, el nuevo récord del museo



 00_1474651786_959927

Colas en el Prado para visitar la exposición de El Bosco.

Después de un verano de verdadera locura colectiva en las salas y en los despachos del Museo del Prado, un dato apabullante viene a echar el telón de la muestra El Bosco. La exposición del V Centenario, comisariada por Pilar Silva. El más importante conjunto de obras del pintor de Brabante nunca exhibido —una treintena de pinturas del propio artista y una veintena de su círculo de seguidores— pasa a ocupar lo más alto del podio en la larga historia de las exposiciones del Prado. Con casi 600.000 visitas desde su inauguración el pasado 30 de mayo, la muestra supera así a la hasta ahora más exitosa del museo, Tesoros del Hermitage (583.206 visitantes), y sobre todo sobrepasa por mucho a la dedicada a Velázquez en 1990, todo un acontecimiento en aquella época.

Según aseguran en el departamento de Comunicación del museo, la de Velázquez fue contemplada por 500.000 personas —en un histórico de esta exposición que puede encontrarse en Internet, fuentes del centro hablaban entonces de 600.000, pero ahora sostienen que se trató de un error debido a la falta de contabilización exacta de visitas en aquellos años—. En cualquier caso la comparación-competición Velázquez / El Bosco ha de incorporar matices y establecerse en términos relativos y no absolutos: en 1990 el Prado abría menos horas y cerraba sus puertas durante un día y medio a la semana además de recibir, en general, muchas menos visitas que hoy en día.

Así pues, y si nos atenemos a las cifras facilitadas por los responsables del Prado, El Bosco se convierte en el nuevo blockbuster museístico de la era moderna, en el nuevo revienta taquillas del mundo de las exposiciones de arte en España… Eso sí, con permiso de Dalí, protagonista en 2013 de un auténtico fenómeno de multitudes en las salas del Reina Sofía con el récord absoluto de 730.000 visitantes. “La de El Bosco es una exposición irrepetible, o que no se podrá repetir hasta dentro de cien años”, ha dicho de ella Miguel Zugaza, director del Prado, en referencia a las tremendas dificultades para reunir un conjunto de obras de este calibre procedente de museos de todo el mundo.


 03_1474651756_611655

Tríptico de 'La adoración de los Magos'. / CARLOS ROSILLO
La masiva venta anticipada en Internet, las colas en los aledaños de la pinacoteca y un auténtico sicodrama de muchedumbre delante de las obras de la exposición (con hasta cuatro filas de personas delante de las pinturas) y en las librerías y tiendas del museo han conformado durante casi cuatro meses el paisaje en torno al autor de El jardín de las delicias y Las tentaciones de San Antonio. Tan es así que en agosto la dirección del Prado y el patrocinador de la muestra, Fundación BBVA, decidieron ampliar un mes más el acceso a la misma y también sus horarios, llegándose a abrir las salas –el pasado fin de semana y este que arranca- hasta las doce de la noche. El Bosco. La exposición del V Centenario cerrará sus puestas este domingo a medianoche. No intente usted correr en un esfuerzo supremo para poder decir un día “yo estuve allí”. Ya no quedan entradas.

MUESTRAS MASIVAS

  - Picasso. Tradición y vanguardia. (Prado y Reina Sofía). Del 6 de junio al 25 de septiembre de 2006. Visitantes: 785.189 (Prado: 380.310 y Museo Reina Sofía: 404.879).
  - Dalí. Todas las sugestiones poéticas y todas las posibilidades plásticas. Museo Reina Sofía. Del 26 de abril al 2 de septiembre de 2013. Visitantes: 730.339.
  -Tesoros del Hermitage. Museo del Prado. 583.206 visitantes. Del 25 de febrero al 8 de mayo de 2011.
  - La colección del Museo Nacional Picasso de París. Museo Reina Sofía. Del 5 de febrero al 5 de mayo de 2008: Visitantes 547.810.
  - Juan Muñoz, retrospectiva. Reina Sofía. De abril a agosto de 2009. Visitantes: 483.156.
  - Sorolla. Museo del Prado. Del 26 de mayo al 13 de septiembre de 2009. Visitantes: 459.267.
  - Manet en el Prado. Del 14 de octubre al 8 de febrero de 2004. Visitantes: 439.043.
  - Goya en tiempos de guerra. Museo del Prado. Del 15 de abril al 13 de julio de 2008. Visitantes: 437.327.
  - Tintoretto. Museo del Prado. Del 30 de enero al 27 de mayo de 2007. Visitantes: 424.235.
  - Impresionismo. Fundación Mapfre. Del 15 de enero al 22 de abril de 2010. Visitantes: 327.000.
  - Antonio López. Fundación Thyssen. Del 28 de junio al 25 de septiembre de 2011. Visitantes: 318.169.
  - Gauguin y los orígenes del simbolismo. Fundación Thyssen. De septiembre de 2004 a enero de 2005. Visitantes: 279.591.


elpais.com



 

No me extraña, es una maravilla. Y muy difícil que se pueda repetir ver tantas obra de El Bosco juntas.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Responder citando   Descargar mensaje  
Mensaje Re: EL BOSCO 
 
El Prado inaugura una sala propia para El Bosco

El éxito de la exposición del V Centenario hace que el museo se replantee su colección de pintura flamenca



 000_1475312966_910323
 
Nueva sala en el Museo del Prado dedicada a El Bosco. / Samuel Sánchez

Al igual que los grandes maestros que forman parte del difícilmente superable elenco de maestros del Prado (Velázquez, Goya, Tiziano, Rubens, el Greco), a partir de este viernes Hieronymus van Aeken Bosch, El Bosco (h. 1450-1516), ya dispone de una sala propia. El éxito de la exposición con la que el museo ha celebrado el 500 aniversario de su muerte (589.692 visitantes, récord en la historia de la pinacoteca) ha hecho posible un replanteamiento de la colección de pintura flamenca de manera que el pintor holandés ocupa de manera exclusiva la sala 56A y sus antiguos compañeros de exposición, Joachim Patinir y Pieter Brueghel el Viejo deslumbran en la 55A.

La sala que preside el imponente tríptico El Jardín de las delicias, visible al detalle también por su parte posterior, está acompañado del grupo de pinturas que hacen que el Prado sume la mejor colección de obras del maestro flamenco: el tríptico de la Adoración de los Magos, el tríptico del Carro de Heno, La extracción de la piedra de la locura, La Mesa de los pecados capitales, Las tentaciones de San Antonio Abad (del taller de El Bosco) y Paisaje infernal (anónimo seguidor de El Bosco). Para esta nueva etapa, el espacio ha sido dotado de luminarias Led que patrocina Iberdrola.

Miguel Falomir, director adjunto de Conservación e Investigación del Prado, explica que aunque el resultado de la exposición ha sido determinante, el museo ya había comprobado que los visitantes de El Jardín de las Delicias consumían más tiempo contemplando sus detalles que ante obras tan señeras como Las Meninas de Velázquez o el Dos de Mayo de Goya. “Convivía con obras maestras mundiales de Patinir y Brueghel el Viejo ante las que mucha gente pasaba de largo. Estaba claro que la mejor solución era buscar para el Bosco un acomodo en el elenco que disfrutan otros grandes maestros, un espacio individual que permita el disfrute de su obra al detalle y que deje respirar otras pinturas que también son importantísimas”.

Alejandro Vergara, jefe de Conservación de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte del Prado, recordó que el museo posee una de las mejores colecciones de pintura flamenca de todo el mundo. No solo de El Bosco, de quien Felipe II se convirtió en el principal coleccionista, sino de todas los grandes nombres y escuelas de los siglos XV y XVI; una selección de piezas maestras que arranca con El Descendimiento, de Rogier van der Weyden (h. 1399-1464).

“Los museos no son seres muertos en los que nada ocurre y todo permanece siempre inamovible”, afirmó Vergara. “Aquí estamos convencidos de que todo está vivo y pide nuevas formas de atención. Por eso, aprovechando el merecido protagonismo del que ahora goza El Bosco, hemos empezado a replantearnos las salas dedicadas a la pintura neerlandesa de los siglos XV y XVI, un tiempo en el que Amberes se convirtió en una de las grandes capitales económicas europeas, con comerciantes decididos a encargar a los mejores pintores retratos de ellos y de sus familiares y escenas y paisajes no religiosos”.

Aunque todavía quedan unos meses hasta que los espacios dedicados a la pintura flamenca sean repensados en su totalidad, Vergara mostró ayer la sala 55A dedicada a Joachim Patinir y Pieter Brueghel el Viejo. “Patinir, representado con cuatro obras, incluye numerosos elementos de El Bosco en sus cuadros. Y Brueghel llena de seres bosquianos sus obras de gran formato, aunque más cuidados y rematados, tal como se puede ver en El triunfo de la muerte o El vino de la fiesta de San Martín, una de las adquisiciones más importantes realizadas por el museo”.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Enviar mensaje privado Enviar correo al usuario
Volver arribaPágina inferior
Mostrar mensajes anteriores:    
 

Publicar nuevo tema  Responder al tema  Página 3 de 3
Ir a la página Anterior  1, 2, 3



Usuarios navegando en este tema: 0 registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado
Usuarios registrados conectados: Ninguno


 
Lista de Permisos
No Puede crear nuevos temas
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas
No puede adjuntar archivos
No puede descargar archivos
Puede publicar eventos en el calendario