Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Extranjeros. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 1 of 1
 
 
Rousseau, Theodore
Author Message
Reply with quote   Download Post 
Post Rousseau, Theodore 
 
Este trabajo recopilatorio está dedicado al pintor francés Theodore Rousseau. Está considerado como uno de los precursores del impresionismo. Perteneció a la Escuela de Barbizon, estando muy vinculado con Jean-François Millet y obtuvo el mayor reconocimiento con cuadros como El Pueblo.


 0theodore_rousseau_jpg_portrait

Pierre-Etienne-Theodore Rousseau (París, 15 de abril de 1812 - Barbizon, Île de France, 22 de diciembre de 1867) Nació en una familia burguesa en la que había uno o dos artistas. Al principio se formó en el comercio, pero pronto demostró su talento para la pintura. Aunque su padre lamentó esta decisión al principio, al final aceptó que su hijo abandonase el negocio, y a lo largo de la carrera de su hijo (al que sobrevivió) le apoyó en todos sus conflictos con las autoridades del Salón de París.

Pronto, a los dieciocho años, empezó a trabajar al aire libre, lo que representaba un procedimiento totalmente desusado en su época y suponía una auténtica revolución en la técnica pictórica, que posteriormente los impresionistas convertirían en uno de sus dogmas artísticos.

Théodore Rousseau compartió las dificultades de los pintores románticos de 1830 a la hora de asegurar para sus pinturas un lugar en la exposición anual de París. Toda la influencia de los artistas de formación clásica estaba en contra de ellos, y no fue hasta el año 1848 que Rousseau fue adecuadamente presentado al público.

Había expuesto trabajos sin importancia en los Salones de 1831 y 1834, pero en 1836 su gran obra La descente des vaches (La bajada de las vacas) fue rechazada por el voto de los pintores clásicos; y desde entonces hasta después de la revolución de 1848 fue rechazado constantemente. No carecía de defensores en la prensa, y fue conocido con el sobrenombre de «le gran refusé» en los escritos de Thor, el crítico que más tarde residiría en Inglaterra y que escribió con el nombre de Burger.

Este mantenerse fiel, contra corriente a un paisajismo académico, y alejado de los gustos del mercado sería causa de todas sus privaciones, que no por ello menguaron su ánimo. Menos aún, cuando después de 1840 y asentado en Barbizon, encontró a quienes serían sus amigos y creadores con él de la escuela pictórica que lleva el nombre de esta villa francesa y de tanta importancia en la evolución futura de la pintura francesa y universal (Millet, Díaz de la Peña y Daubigny).

Durante estos años de exilio artístico Rousseau produjo algunas de sus mejores pinturas: La avenida de castaños, El pantano en las Landas (hoy en el Louvre), Helado por la escarcha (hoy en América); y en 1851, después de la reorganización del Salón en 1848, expuso su obra maestra, El límite del bosque (también en el Louvre), un cuadro similar en tratamiento, pero de un tema ligeramente distinto, de una composición titulada Un claro en el Bosque de Fontainebleau, en la colección Wallace de Hertford House, Londres.

Hasta esta época, Rousseau había vivido sólo ocasionalmente en Barbizon, pero en 1848 trasladó su residencia a ese pueblo boscoso, y pasó la mayor parte del resto de su vida en el vecindario. Estaba entonces en la cumbre de su poder artístico, y era capaz de obtener buenas sumas de dinero por sus cuadros (aunque sólo una décima parte de su valor treinta años después de su muerte) y su círculo de admiradores se incrementó. Las autoridades aún lo ignoraban, pues mientras Narcisso Virgilio Díaz de la Peña fue nombrado caballero de la Legión de Honor en 1851, Rousseau quedaba sin condecorar, aunque lo propusieron poco después.

En la Exposición Universal de 1853, donde se juntaron todas las pinturas de Rousseau previamente rechazadas durante los veinte años anteriores, sus obras fueron reconocidas como uno de los mejores grupos, dentro de los espléndidos conjuntos que se exhibieron. Pero en vida Rousseau realmente nunca satisfizo el gusto francés, y después de una venta sin éxito de sus obras mediante subasta en 1861, estuvo pensando en marcharse de París para ir a Ámsterdam o Londres, o incluso Nueva York.

Entonces las desgracias cayeron sobre él: su esposa, que había sido a lo largo de los años una fuente constante de ansiedad, se volvió completamente loca; su envejecido padre le ayudaba constantemente desde un punto de vista financiero; escasos eran sus mecenas. Más aún, mientras estaba ausente de manera temporal, un joven que vivía en su casa (amigo de su familia) se suicidó en la casita de Barbizon; cuando visitó los Alpes en 1863, haciendo esbozos del Mont Blanc, cayó peligrosamente enfermo con una inflamación de los pulmones; al regresar a Barbizon sufrió insomnio y se fue debilitando gradualmente. Fue elegido presidente del jurado de bellas artes para la exposición de 1867. Le afectó mucho a su salud el ser ignorado en la distribución de los más altos premios, y en agosto padeció una parálisis. Se recobró un poco, sólo para sufrir nuevos ataques en el otoño. Finalmente, acabó muriendo en presencia de su amigo de toda la vida, Jean-François Millet, el 22 de diciembre de 1867.

Otro amigo y vecino de Rousseau, Jules Dupré, un eminente paisajista de Barbizon, relata la dificultad que experimentaba Rousseau a la hora de decidir cuándo estaba acabada una pintura, y cómo él, Dupré, algunas veces se llevaba del estudio de Rousseau algún lienzo en el que había trabajado demasiado. Millet, el pintor campesino, a quien Rousseau tenía en la más alta estima, estuvo mucho con él durante los últimos años de su vida. Rousseau fue un buen amigo de Díaz de la Peña, y le enseñó cómo pintar árboles, pues hasta cierto momento de su carrera, Díaz de la Peña pensó que sólo podía pintar figuras.

Los cuadros de Rousseau tienen siempre un carácter serio, con un aire de exquisita melancolía que es poderosamente atractiva para el amante de los paisajes. Están bien definidos cuando son cuadros completos, pero Rousseau tardaba tanto en pintar sus temas que sus obras absolutamente completas son relativamente pocas. Dejó muchos lienzos con partes de la pintura sin acabar; también hizo bastantes bocetos y algunas acuarelas.

Las obras más importantes son:

   - L'Allée de châtaigniers (Museo del Louvre)
   - Mercado en Normandía, h. 1845-1848, óleo sobre lienzo, 29 _ 38 cm, Museo del Hermitage, San Petersburgo.
   - La Lisière d'un bois (1849)
   - Terrains d'automne (1849)
   - L'Entrée du Bas-Bréau (1850)
   - Le Village de Barbizon (1850)
   - Le Paysage après la pluie (1852)
   - Les Gorges d'Apremont
   - Le Carrefour de l'Épine (1857)
   - Le Bornage de Barbizon (1859)
   - Le Chêne de roche (1861)
   - Clairière dans la haute futaie (1863)
   - Coucher de soleil sur la forêt (1866)
 
Espero que la información que he recopilado del pintor francés, os resulte interesante y contribuya en la divulgación de su obra.





Algunas obras
 

Théodore Rousseau en el Museo Thyssen

Théodore Rousseau (París, 1812 - Barbizon, 1867) Pierre Étienne Théodore Rousseau comenzó a pintar paisajes con apenas catorce años. Aconsejado por el primo de su madre, el paisajista Paul de Saint-Martin, en 1827 ingresó en el taller de Joseph Rémond, y en 1828 frecuentó a Guillaume Lethière, ambos pintores académicos. Pronto, sin embargo, se distanció del paisajismo histórico de sus maestros. En el Musée du Louvre, copió la obra de Claudio de Lorena, Adriaen van de Velde y Karel du Jardin, y estudió la obra de John Constable. En 1829 descubrió el bosque de Fontainebleau y al año siguiente viajó a la región de Auvernia, donde realizó sus primeros estudios de la naturaleza salvaje. Rousseau presentó sus composiciones de manera regular en el Salon parisino entre 1831 y 1836, fecha en la que el jurado rechazó su monumental Descenso de las vacas; obra que sería expuesta por el pintor Ary Scheffer en su propio estudio. Ante su fracaso parisino el mismo año de 1836 se trasladó a la pequeña localidad de Barbizon, situada junto al bosque de Fontainebleau. En adelante, exceptuando sus viajes por Francia -nunca por Italia-, Rousseau alternaría sus estancias en París y Barbizon donde trabajó junto a Jules Dupré, Narcisse Diaz de la Peña, Jean-François Millet y otros miembros de la llamada Escuela de Barbizon, por él liderada. Entre 1836 y 1841 su pintura fue sistemáticamente excluida de los Salons, lo que le llevó a renunciar a enviar paisajes a los certámenes parisinos hasta el cambio en la política artística francesa habido tras la Revolución de 1848.

En. 1849 su cuadro Avenida de árboles, Bosque de l'Isle-Adam fue premiado en el Salon con una medalla de primera clase. Tuvo que esperar, sin embargo, hasta 1852 para recibir la ansiada cruz de la Legión de Honor. En 1855 sus paisajes figuraron en una sala monográfica en la Exposition Universelle de París, lo que le proporcionó cierto prestigio. No obstante, problemas financieros le forzaron a deshacerse de algunas de sus obras más queridas en subastas públicas llevadas a cabo en 1850, 1861 y 1863. Su situación económica tan sólo mejoró en 1866, cuando los marchantes Brame y Durand-Ruel adquirieron setenta de sus cuadros, presentando al año siguiente una retrospectiva completa de su obra en el Cercle des Arts. Poco antes de su muerte, ocurrida el 20 de diciembre de 1867, Rousseau fue honrado con su nombramiento como oficial de la Legión de Honor.


 1vista_de_la_llanura_de_montmartre_c_1848_leo_sobre_tabla_59_5_x_72_cm_colecci_n_carmen_thyssen_bornemisza_en_dep_sito_en_el_museo_thyssen_bornemisza_obra_de_th_odore_rousseau
    
Vista de la llanura de Montmartre, c. 1848. Óleo sobre tabla, 59,5 x 72 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Théodore Rousseau.

No suele ser fácil localizar los paisajes de Théodore Rousseau pues el artista se empeñaba en plasmar, no tanto el lugar en sí sino el profundo sentimiento que emanaba del mismo. Sin embargo en este caso la llanura de Montmartre, sus oteros y sus molinos resultan perfectamente identificables tal como lo son en su cuadro titulado Vista de la llanura de Montmartre. Efecto de tormenta que forma parte de las colecciones del Museo del Louvre (inv. RF 2053).

Observaremos que el artista ha procedido de manera idéntica en ambos cuadros: la llanura, en el centro del paisaje, está intensamente iluminada por los rayos del sol; en último término, los oteros de Montmartre sobre los que se distinguen los dos molinos conocidos y que suelen figurar en los cuadros de Georges Michel.

Rousseau no es aficionado a lo anecdótico. Ya en 1880 Ernest Chesneau escribía este comentario: «El ser humano ocupa un lugar mínimo en la obra de Rousseau; no aparece en sus cuadros más que como algo accesorio, como un episodio sin importancia, que desaparece y en cierto modo se pierde en el conjunto de los fenómenos externos. La pintura de Rousseau deja siempre la impresión de soledad». Se ha comprendido el tema y el mensaje de Rousseau resulta meridianamente claro. Todo se articula en torno a la línea del horizonte que divide el lienzo en dos partes iguales. Y se da la misma importancia a la tierra y al cielo, noción evidentemente estética y pictórica, pero siempre teñida de espiritualidad en el caso de Rousseau.

El artista busca a menudo el color, sin llegar a dominarlo del todo, o al menos a quedar satisfecho. Por ello experimenta continuamente, lleva a cabo ensayos que acabarán por conducirle a la utilización catastrófica del betún. Aquí tenemos la monocromía parda y ocre que domina el primer plano para dejar lugar, en el segundo, a un cielo azul. El pintor utiliza el primer plano y se sirve del mismo, como se escribe en las críticas de aquella época, para «repujar». El árbol es, en definitiva, el único vínculo entre la tierra y el cielo, raíces de lo conocido hacia lo desconocido. Si bien Rousseau es un maestro del árbol y de su restitución a veces en el detalle, en ocasiones sólo pretende plasmar su volumen. Pero hemos de subrayar que, en este caso, el árbol no desempeña el papel principal que se le asigna en la mayoría de sus cuadros. No obstante el conjunto está dotado de gran originalidad.


 2_la_choza_de_los_carboneros_en_el_bosque_de_fontainebleau

La choza de los carboneros en el Bosque de Fontainebleau, c. 1855. Óleo sobre lienzo, 34,2 x 42,1 cm. Colección Carmen Thyssen-Bornemisza en depósito en el Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Obra de Theodore Rousseau.

En este cuadro está representado con toda seguridad el mismo paisaje de La choza de los carboneros, pintado hacia 1855. Encontramos la misma cabaña escondida junto a un sotillo, con grandes árboles a ambos lados, el pequeño inclinado hacia la derecha.

Aunque parece ser que la localización del cuadro no deja lugar a dudas, no sucede lo mismo con su datación, pues Rousseau solía experimentar con estilos y técnicas diferentes. Y siempre en pos de un absoluto inaccesible, se sentía perpetuamente atormentado. Por este motivo pintó cuadros de variadas formas, desde paisajes conseguidos en los que el reino vegetal está plasmado a la perfección hasta obras más abocetadas, tal vez menos características, pero desde luego más cercanas al Impresionismo, o al menos a sus sentimientos personales.

Es lo que sucede en el cuadro que aquí comentamos, en el que el detalle deja paso a lo general, en el que los volúmenes y la luz desempeñan un papel más importante, por no decir el principal. Lo que más llama la atención aquí es la utilización de los pardos y las reservas del lienzo.

Seguramente acababa de llover, lo cualquedaría casi demostrado por el charco que se ve en primer término, con sus grandes pinceladas blancas. Se ha calmado el ambiente y las actividades humanas reanudan su curso. Por eso la mujer, que lleva una blusa blanca, se dirige hacia la choza de los carboneros.

Rousseau solía plantearse la ejecución de sus cuadros elaborando en primer lugar el dibujo. El coloreado no era después más que una cuestión de observación visual y de organización, según venía a decir su amigo Sensier. Pero en este cuadro, percibimos claramente que Rousseau ha esbozado el paisaje, lo ha pensado y lo ha plasmado directamente sobre el soporte. Es así como, a menudo, suele alcanzar cotas sublimes: cuando el dibujo desaparece por debajo de la pintura aunque ambos estén unidos en el genio y la sensibilidad del artista.



Otras obras


 6the_charcoal_burner_s_hut_c_1850_dallas_museum_of_art

The Charcoal Burner's Hut (c. 1850) Dallas Museum of Art. Obra de Theodore Rousseau


 3ch_nes_apremont_by_rousseau_louvre_rf1447_n1

Encinas (1852). Obra de Theodore Rousseau


 5the_fisherman_1848_9

The Fisherman, 1848–49. Obra de Theodore Rousseau


 7th_odore_rousseau_hoarfrost_walters_3725

This painting by Rousseau shows the effects of frost on the sloping terrain.[3] The Walters Art Museum. Obra de Theodore Rousseau


 8_th_odore_rousseau

Barbizon landscape, ca. 1850. Obra de Theodore Rousseau


 9edge_of_the_forest_at_fontainebleau_setting_sun

Edge of the Forest at Fontainebleau, Setting Sun, c. 1850. Oil on canvas, 142 x 198 cm. Musée du Louvre, Paris. Obra de Theodore Rousseau


 10in_the_forest_of_fontainebleau

In the Forest of Fontainebleau. Oil on wood, 41 x 30 cm. Kunsthalle, Hamburg. Obra de Theodore Rousseau


 11view_on_the_outskirts_of_granville

View on the Outskirts of Granville. 1833. Oil on canvas, 85 x 165 cm. The Hermitage, St. Petersburg. Obra de Theodore Rousseau


 12landscape_with_a_bridge

Landscape with a Bridge. 1850-52. Oil on panel, 28 x 36 cm. The Hermitage, St. Petersburg. Obra de Theodore Rousseau


 13landscape_with_a_plowman

Landscape with a Plowman. 1860-62. Oil on panel, 38 x 52 cm. The Hermitage, St. Petersburg. Obra de Theodore Rousseau


 14marsh_in_the_landes

Marsh in the Landes. 1853. Oil on wood, 63 x 97 cm. Musée du Louvre, Paris. Obra de Theodore Rousseau


 17th_odore_rousseau_the_great_oaks_of_old_bas_br_au_google_art_project

The Great Oaks of Old Bas-Bréau, 1864. Obra de Theodore Rousseau


 18th_odore_rousseau_la_plaine_vue_des_hauterus_de_meudon_google_art_project

La Plaine, vue des hauterus de Meudon, c. 1861-35. Obra de Theodore Rousseau


 19th_odore_rousseau_esquisse_de_paysage

Esquisse de paysage. Vers 1830. Obra de Theodore Rousseau


 20the_cave_lacma_m_90_17

The Cave, c. 1829. Obra de Theodore Rousseau


 21lille_pdba_rousseau_seine_a_villeneuve_st_georges

La Seine à Villeneuve-Saint-Georges au Palais des beaux-arts de Lille. Obra de Theodore Rousseau


 22lille_pdba_rousseau_dernieres_maisons_port_en_bessin

Dernières maisons de Port-en-Bessin au Palais des beaux-arts de Lille, 1831. Obra de Theodore Rousseau


 4th_odore_rousseau

Mercado en Normandía, h. 1845-1848, óleo sobre lienzo, 29 × 38 cm, Museo del Hermitage, San Petersburgo


 0fotograf_a_de_theodore_rousseau_c_1855_59

Fotografía de Theodore Rousseau, c. 1855-59.
 
La Casa Taller de Théodore Rousseau es actualmente el anexo del museo departamental. Esta pequeña casa rinde homenaje a su antiguo propietario y en ella se organizan exposiciones temporales. Desde finales del siglo pasado, el granero, que le sirvió de taller para trabajar y recibir a sus amigos durante los fines de semana, es la capilla de Barbizon.

Rousseau, contrariamente a si intimo amigo Jean-François Millet, que desde su llegada a Barbizon se convirtió en el pintor de las labores del campo y de las escenas intimistas de la granja, Théodore Rousseau es el de los montes altos y de los claros en el bosque. Se le apodó “el eterno rechazado de los salones” pero, sin embargo, era mucho más conocido que Millet cuando se instaló en Barbizon, hacia 1844.

Es el pintor excepcional de la luz, y su iluminación de los montes altos, en cada hora del día, abrió el camino a los impresionistas, que no tardaron en suceder a los paisajistas de Barbizon.

Los temas de sus cuadros están extraídos principalmente de los parajes del bosque de Fontainebleau, en cuyo lindero se instaló definitivamente, en el pueblo de Barbizon.


 0busto_de_rousseau_realizado_por_levasserur

Busto de Rousseau realizado por Levasserur


 15_barbizon_bustes_rousseau_millet

 16_barbizon_bustes_rousseau_millet

Bustes de Théodore Rousseau et de Jean-François Millet à Barbizon.

Ver más obras de Theodore Rousseau en la Wikipedia



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado al pintor francés Theodore Rousseau. Está considerado como uno de los precursores del impresionismo. Perteneció a la Escuela de Barbizon, estando muy vinculado con Jean-François Millet que además de colega, fue su gran amigo.


Fuentes y agradecimientos a: es.wikipedia.org, commons.wikimedia.org, museothyssen.org, pintura.aut.org, nationalgallery.org.uk, wga.hu, artnet.com, lib-art.com, wall-art.org, schillerandbodo.com, turismo77.es y otras de Internet.
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 1 of 1
 



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events