Home    Forum    Search    FAQ    Register    Log in
Message From The Staff



Normas de la Secci�n 
En esta sección sólo se permiten exposiciones de Pintores Españoles. La forma de abrir una exposición es el autor con su fotografía y su biografía y los cuadros de la exposición con un tamaño no superior a los 800 píxeles.


Post new topic  Reply to topic 
Page 4 of 4
Goto page Previous  1, 2, 3, 4
 
SOROLLA (Joaquín Sorolla)
Author Message
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA 
 
Fascinados por Sorolla


Un documental analiza la evolución de la obra del pintor y la visión de crítica y público

'A los pocos años de morir cayó en el olvido, ahora es época de volver a ascender'




 user_50_dibujo_1391084363_216329

Ver trailer del documental 'Sorolla, el triunfo de la luz'

Un documental analiza la evolución de la obra del pintor valenciano Joaquín Sorolla y la trayectoria, tras su muerte, de su éxito entre la crítica y el público durante los últimos cien años.

Según ha explicado a EFE su director, Batiste Miguel, el documental "Sorolla, el triunfo de la luz" traza la evolución de la obra del pintor desde que nació, "casi con un pincel en la mano", hasta el final de su vida, así como su intermitente acogida por parte de los críticos de arte.

"Es de los pintores que más éxito han tenido en vida y que más dinero cobraba, pero a los pocos años después de morir cayó en el olvido, dejó de considerársele un gran pintor, y dejó de aparecer en los libros de arte", ha señalado el director.

Batiste Miguel ha atribuido el desinterés de la crítica a una cierta "fortuna", como las modas o los cambios de gusto, mientras que ha asegurado que el público no ha dejado de sentirse fascinado por Sorolla.

A partir de las décadas de los 60 y 70 del pasado siglo, ha apuntado, la obra de Sorolla volvió a revalorizarse y según los expertos, "estamos en plena época de volver a ascender y llevar a Sorolla donde le corresponde".

Sorolla alcanzó un gran éxito internacional en Estados Unidos a principios del siglo XX y, recientemente, está recuperando esa fama.

"Por primera vez desde que estuvo vivo, está volviendo a exponer allí", ha sostenido.

El rodaje de la productora, Docuproducciones, que comenzó en 2009 con la llegada a España de la colección del pintor en la Hispanic Society de Nueva York, concluyó a finales de 2013 y ha seguido los pasos de Sorolla por aquellos lugares de España donde trabajó.

En este sentido, el documental incluye imágenes de la exposición de 2009, paisajes de enclaves emblemáticos del país donde se desplazó el pintor, como la Alhambra de Granada, cuadros, fotografías de la época, noticias de periódicos e intervenciones del público y de los "máximos expertos en Sorolla", ha relatado Miguel.

Entre los siete expertos que intervienen en el documental se encuentra Blanca Pons Sorolla, bisnieta del pintor y conocedora de la catalogación de la obra de casi 4.000 cuadros.

Otros nombres destacados son los de Tomás Llorens, ex director del IVAM y el Reina Sofía, quien se encarga de trazar "los cambios de la fortuna crítica", o Felipe Garín, director-gerente del Consorci de Museus de la Comunitat.

Por otra parte, el documental pone énfasis, a través del público entrevistado, en el valor de la luz en la pintura de Sorolla.

"Lo primero que te dicen cuando les preguntas qué sensación han tenido es: la luz, la luz", ha comentado el director.

El documental, que Miguel ha definido como cultural pero entretenido y para todos los públicos, se estrenará esta tarde a las 19 horas en el Museu de Belles Arts de Valencia, tras haberlo hecho previamente en el Museo Sorolla de Madrid.


elmundo.es / EFE Valencia
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA 
 
La moda, pasión secreta de Sorolla


La Institución Joaquín Sorolla estudia la indumentaria de la época a partir de los retratos de la aristocracia y prepara para septiembre la muestra 'Vestidos para posar'


 14062795649459

La moda es tremendamente indiscreta: «Lo que demuestra a diario una prenda de vestir es poder hacer visible lo invisible, incluso lo inexistente», escribió Robert Musil en 'El hombre sin atributos'. La ropa, más allá de la industria devoradora con la que hoy se la relaciona, puede interpretarse desde la perspectiva económica, política, social, de relaciones humanas y de poder. La moda es intención estética pero también ética; detrás de cada vestido hay una época, una persona. Y gran parte de ese legado de moda se encuentra pintado en grandes obras de grandes artistas, testigos de su tiempo y analistas, quizás sin saberlo, del significado social de su propia vida.

Joaquín Sorolla fue uno de esos cronistas porque gran parte de su obra es su propia vida pintada, esbozada, analizada en lienzos y cuadernos. Muchos de ellos protagonizados por su mujer Clotilde (Clotilde García, 1895), otros muchos por la aristocracia que lo eligió como pintor de referencia.

Todo encaja, ya que la pintura figurativa de Sorolla es uno de los mejores ejemplos de ilustración social (y, por tanto, de moda) posible y su entorno fue protagonista de una época llena de prendas únicas que marcaron un cambio fundamental. El desarrollo de la industria textil, el adiós al miriñaque, el uso del polisón y el corsé, la creación de las bases de la Alta Costura, el nacimiento de los diseñadores estrella (Worth o Poiret), el uso de la ropa 'deportiva', la liberación de Chanel...

Toda esa historia de amor y moda se analizará el próximo mes de septiembre en una exposición en el Centro del Carmen de Valencia. Coincidiendo con la celebración de Valencia Fashion Week, la Institución Joaquín Sorolla se encuentra ahora mismo estudiando esta faceta del pintor y prepara la muestra Vestidos para posar. Retratos de Sorolla & indumentaria contemporánea (entre septiembre y enero de 2015) que analizará esta aparentemente extraña relación. «Por los pinceles del autor valenciano pasó lo más moderno de la sociedad de su tiempo y la exposición centra su estudio en la moda en la época de Sorolla ofreciendo un diálogo entre varios cuadros del artista junto a los trajes de la colección de la valenciana Victoria Liceras», explican al respecto.

Se analizarán obras concretas, normalmente nunca vistas antes en Valencia, desde una perspectiva técnica pero también social. Un punto muy importante de esta investigación, explican, es «conocer a la burguesía de la época a través de lo que llevaban puesto para analizar la época». El único precedente similar es un estudio que realizó el Museo Sorolla de Madrid en 2012, precisamente, sobre la forma de vestir de Clotilde. Lució faldas que dejaban el tobillo al aire en sus paseos por la playa y vestidos negros con escote y mangas abullonadas para la noche. Nada era casual.

Lo cierto es que hay mucho y bueno que analizar. También 2012, el diseñador Oscar de la Renta, con la colaboración de Andre Leon Talley (del Vogue americano) armaron la exposición Joaquín Sorolla and the Glory of Spanish Dress en el Queen Sofía Spanish Institute in New York en la que repasaban cómo el pintor valenciano supo trasladar las distintas formas de vestirse en nuestro país a través de su conocida serie Visión de España realizada para la Hispanic Society.

En esa línea, el Museo de Bellas Artes Gravina (MUBAG), en Alicante, inauguró la exposición 'Sorolla, fiesta y color'. Una mirada etnográfica, que pretende llamar la atención sobre las piezas que Sorolla coleccionó y que sirvieron para preparar su trabajo americano. Hay, por ejemplo, un Traje de Charro, regalo de los Señores Pérez Tabernero, o un precioso Mantón prestado por el Museo del Traje.

Pero la relación del pintor con el mundo de la moda va más allá de estas lecturas externas. Covadonga Picarch, conservadora del Museo Sorolla de Madrid, asegura que el valenciano era «amante de la moda y hacía dibujos de los vestidos y los sombreros que veía en sus viajes y después se los enseñaba a su mujer para que estuviera a la moda». Es una de sus facetas menos conocidas.

En las cartas que ambos se enviaban hay muchos ejemplos claros. «Hoy encargué un traje de calle para las tres», escribió en referencia a Clotilde y sus hijas, «el tuyo es muy bonito y creo estarás guapísima, es azul oscuro. También quisiera que te hiciesen uno en seda para pintarte un retrato». La misiva estaba escrita desde París, donde Joaquín hacía encargos para su mujer y él se interesaba mucho por el proceso. La propia Clotilde también escribió: «A mí como me gustan es como hasta ahora se han llevado, con la cintura muy alta». Ninguno de los dos fueron ajenos a los cambios en el vestir. Nadie lo es, de hecho.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA 
 
El sueño americano de Sorolla


Una muestra en la Fundación Mapfre evoca el triunfo cosechado por el artista en EE UU



 000_1411203974_935521

En la imagen 'Mujer saliendo del baño' de Sorolla en la exposición en la Fundación Mapfre de Madrid. / Bernardo Pérez

La de Sorolla y Estados Unidos, exposición de la temporada en la Fundación Mapfre de Madrid, no es la clásica historia del exitoso artista en el extranjero con escaso predicamento en la España eternamente cainita. El pintor valenciano fue también profeta en su tierra. Cosa distinta es que, a partir de cierto momento del despegue internacional de su carrera (finales de la primera década del siglo XX), fueran sobre todo prohombres estadounidenses quienes pudieron pagar los, pongamos por caso, 5.000 dólares en los que se vendió el luminoso Saliendo del baño, óleo pintado en Valencia en el verano de 1908 para ser vendido en la histórica monográfica que la Hispanic Society de Nueva York le dedicó un año después.

La exposición, y sus réplicas en Boston y Búfalo, hicieron de Joaquín Sorolla (1863-1923), ya consagrado en plazas como Londres o París, un artista tremendamente popular en EE UU; solo la parada neoyorquina de 1909 contabilizó más de 160.000 visitas. La muestra que ahora llega a Madrid, tras pasar por los museos de San Diego y el Meadows de Dallas, donde batió marcas de asistencia, trata por primera vez de desentrañar la extraña historia de amor entre las élites estadounidenses y el pintor de espíritu mediterráneo a través de las obras adquiridas o encargadas por coleccionistas de aquel confín del mundo. Y lo hace con una amplia batería de préstamos excepcionales y material nunca visto en España o directamente inédito, fruto de una investigación liderada por Blanca Pons-Sorolla, bisnieta del artista, comisaria de la muestra y autora de un catálogo razonado de próxima aparición cuyo inventario ya supera las cuatro mil obras.

Aquel éxito de 1909, que tendría su continuación dos años después en Chicago y San Luis, es el eje sobre el que gravita la propuesta de Pons-Sorolla. Tras un preludio que refleja tempranas muestras de fervor estadounidense por la obra del pintor, el visitante es presentado a uno de sus más extraordinarios valedores: Archer M. Huntington, millonario con debilidad por el alma española y fundador en 1904 de la Hispanic Society. Híbrido entre centro de estudios literarios y museo —-en sus dependencias de la Calle 155 plasmaría Sorolla en los últimos años de su vida una visión panóptica de España en 14 célebres murales— tenía como misión promocionar en territorio enemigo los logros culturales de una nación en retirada.

“Por supuesto, en aquella época, la sociedad estadounidense aún recordaba la guerra contra España”[DE 1898], explica la comisaria, “pero Sorolla quería contribuir a la recuperación haciéndose el mejor embajador de su país”. Cree la experta que el espíritu de su bisabuelo, “hombre optimista, trabajador y amante de la familia”, casaba bien con el ideario “positivo e impetuoso” de los Estados Unidos de la época.

"Era un hombre optimista y amante de la familia”, señala la comisaria

Eso explicaría que la mecha coleccionista prendiese con rapidez allende los mares. Al mecenas Huntington pronto se uniría el magnate Thomas Fortune Ryan; a él y a su debilidad por el tipismo andaluz está consagrada una de las secciones de la exposición, que preside la serie de bocetos al óleo organizados en torno a Cristóbal Colón saliendo del puerto de Palos (1910) por el que el industrial pagó 50.000 francos de la época. Tampoco tardaron en multiplicarse los encargos de retratos. Tras verlos expuestos en la Hispanic en 1909, unos quisieron que Sorolla los pintase a la manera de Raimundo de Madrazo y otras, con las perlas, el manto de armiño o el marco ovalado que el valenciano reservó para La reina doña Victoria Eugenia de Battenberg. En su visita de 1911 a Estados Unidos, los ansiosos por posar para él fueron tantos (54 en total), que el pintor debió terminar algunos de los encargos una vez regresó a Europa.

Todo ello se cuenta en la sección de retratos, una historia que las exigencias de las salas de exposiciones de la Mapfre, ciertamente menos generosas que las de los museos de Dallas y San Diego, han obligado a partir en dos pisos diferentes. De la instalación también cabe objetar que algunos capítulos y ciertos cuadros de enorme formato hayan acabado fuera de su lugar natural o, como en el caso de ¡Triste herencia!, un tanto encajonados entre suelo y techo.

Los organizadores han desembolsado en torno al medio millón de euros

No son esas las únicas diferencias entre la presentación madrileña (del 23 de septiembre al 11 de enero) y las anteriores. En la nómina de los cuadros que estuvieron en las paradas estadounidenses cuyo préstamo esta vez no ha sido posible, destacan dos retratos: el encargado por William Howard Taft, vigésimo séptimo presidente de EE UU, y el de Alfonso XIII con uniforme de húsares, que estará en la exposición de El retrato en las Colecciones Reales que prepara Patrimonio Nacional.

Pese a esas ausencias, en la muestra, que el exdirector del Museo Reina Sofía y experto en Sorolla Tomás Llorens califica como “una extraordinaria investigación”, sobran los motivos para encender la curiosidad de los amantes del pintor, incluso en una ciudad que fue testigo de una cita histórica con su obra en el Prado en 2009 y que cuenta con un museo dedicado al artista con 1.300 obras.

En la muestra, por la que la fundación ha desembolsado “en torno al medio millón de euros”, según su director del Área de Cultura, Pablo Jiménez Burillo, hay cuadros extraordinarios nunca vistos en España (Las dos hermanas), esclarecedores inéditos, como la serie de dibujos preparatorios de Corriendo por la playa, descubiertos en el museo de Brooklyn durante la gestación de la exposición; así como un catálogo rebosante de información escasamente difundida y ejemplos del mejor Sorolla experimental, que también lo hubo (Sombra del puente de Alcántara. Toledo o El bote blanco. Jávea).


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA 
 
Los bocetos que hizo Sorolla de ‘Visión de España’ verán la luz en Valencia


La Generalitat restaura 32 dibujos que se expondrán por primera vez la Fundación Bancaja



 1410381045_451991_1410381262_noticia_normal

Marcus Burke y María José Català ante uno de los bocetos de Visión de España de Sorolla. / EFE/J. C. Cárdenas

La Generalitat organizará en los próximos meses una exposición con 32 bocetos inéditos de los dibujos de la serie Regiones de España de Sorolla que están siendo restaurados por el Institut Valencià de Conservació i Restauració (Ivacor), según anunció este miércoles la consejera de Educación, Cultura y Deporte, Mª José Català.

Acompañada por el conservador de la Hispanic Society of America, Marcus Burke, Català ha comprobado el proceso de restauración de este material, propiedad de la institución neoyoroquina.

Tanto la directora del Ivacor, Carmen Pérez, como el conservador estadounidense aclararon que son materiales que Sorolla elaboró para si mismo, sin pensar en exponerlos. "Es la primera vez que estos dibujos abandonan las salas de la Hispanic Society para ser restaurados por la Generalitat", agregó la consejera.

El 8 de abril de 2013 CulturArts Generalitat y la Hispanic Society of America firmaron un convenio de colaboración para la restauración y exposición de estos dibujos en la Comunidad Valenciana.

En primer lugar, investigadores del Institut de Ciència dels Materials del Parc Científic de la Universitat de València llevaron a cabo un análisis no invasivo de los pigmentos de esos bocetos inéditos de Sorolla, realizados con gouache sobre papel y previos a la realización de las 14 pinturas sobre las regiones de España de la célebre Visión de España del artista valenciano.

Los trabajos de restauración que siguieron al análisis no invasivo consisten -explican desde la Generalitat- en eliminar los soportes auxiliares de tela; quitar el ácido del papel original, y laminar con papel japonés de fibra larga y montaje con banda de papel sobre un soporte rígido e inerte, que permitan su almacenaje y exposición.

Marcus Burke avanzó, informa Europa Press, que la Hispanic Society enviará más obras  a Valencia porque la institución neoyorquina no tiene restauradores de papel y las empresas externas tienen presupuestos similares a, broméo, los de "la Nasa o departamentos militares".


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA 
 
Bocetos monumentales de Sorolla ven la luz en Valencia por primera vez


Bancaja muestra 32 piezas en papel restauradas que estuvieron almacenadas en la Hispanic Society 40 años



 00_1423842107_374397

Uno de los bocetos restaurados de Sorolla expuestos en el Centro Bancaja junto a una reproducción del panel correspondiente. / Mònica Torres

Casi dos años ha trabajado el equipo del Instituto Valenciano de Restauración para recomponer 32 bocetos inéditos de Sorolla que el artista valenciano realizó para preparar la serie Visión de España, que en 1909 le encargó el fundador de la Hispanic Society of America, Archer Milton Huntington. Desde hoy pueden verse por primera vez en la Fundación Bancaja de Valencia, que ya presentó en 2009 los paneles de esa serie del autor y otra parte de los bocetos. Junto a los apuntes y estudios, figuran reproducciones murales de los paneles definitivos de un boceto de El palmeral de Elche, de la misma época, fotografías procedentes del Museo Sorolla de Madrid e imágenes del laborioso proceso de restauración.

Marcus B. Burke, conservador jefe de la Hispanic Society y uno de los comisarios de la muestra, considera que los bocetos monumentales “representan el verdadero corazón de este gran artista”. Ninguno de ellos es “exactamente igual” que las obras definitivas, subrayó la biznieta del artista y también comisaria, Blanca Pons-Sorolla. Por eso, la exposición permite conocer al pintor valenciano en pleno y concienzudo proceso creativo, en el que se muestra “magnífico, íntimo, fresco y apasionado”, en palabras de Pons-Sorolla, y que acometió con un esfuerzo “ímprobo” para “simplemente aprender más”.

En este trabajo previo de taller se puede percibir a un Sorolla más libre, hasta el punto de olvidarse “muchas veces” de la técnica y trabajar más “para sí mismo”, apuntó la también comisaria Carmen Pérez, responsable del complejo y meticuloso trabajo de restauración, en el que se han utilizado técnicas de “mínima intervención y máximo respeto”. Especialmente complicada resultó la limpieza de algunas obras, que se hallaban muy ennegrecidas por la calefacción con carbón de la sociedad neoyorquina anfitriona.

El conjunto de bocetos para Visión de España suma 56 piezas que nunca se han presentado juntas. Algunos son enormes, de hasta ocho metros de largo. Muchos reflejan la manera de cortar y pegar del artista en sus pruebas, a modo de collage, en sintonía, advirtió Burke, con la moderna técnica del papier collé que inventaron Braque y Picasso.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA (Joaquín Sorolla) 
 
La modernidad de Sorolla

La historia del arte moderno necesita una revisión profunda para corregir una distorsión que sitúa sistemáticamente fuera del canon a pintores naturalistas como es el caso del creador valenciano



 00_1459583240_350622 RAQUEL MARÍN

Los valencianos, ya se sabe, somos ruidosos y superficiales. Nos gustan las tracas y la paella. Adoramos a Sorolla, un pintor reaccionario que halaga nuestro mal gusto colectivo con escenas folclóricas de colorido vulgar. Esto, más o menos, era lo que pensábamos los jóvenes que comenzábamos a interesarnos por el arte en Valencia durante los años centrales del franquismo. El juicio, acuñado por el ala conservadora de la generación del 98, se había convertido en un cliché que todo el mundo aceptaba. El descrèdit de la realitat,un ensayo sobre el arte moderno publicado por el escritor valenciano Joan Fuster en 1955, pasaba de Rafael a Kandinsky ignorando a Sorolla. “Sorollista” y “sorollesco” eran calificativos despectivos. Me temo que en algunos círculos siguen siéndolo.

Lo curioso de ese cliché es su capacidad para imponer a lo largo de casi un siglo una imagen que contradice frontalmente la verdad histórica. En primer lugar, Sorolla no fue un “pintor local”. Nació y estudió en Valencia, pero la última etapa de su formación tuvo lugar en Italia y estuvo profundamente marcada por sus viajes a París. A continuación, con veintisiete años, se trasladó a Madrid. Y se abrió camino fundamentalmente fuera de España. Fue en Paris, Munich, Venecia, Viena, Berlín, Londres y Nueva York donde encontró a los críticos y a los coleccionistas con cuyo apoyo llegó a ser el pintor que fue. Era y sigue siendo muy popular, es cierto, en Valencia (y en el resto de España). Pero tanto la elite política y económica como los artistas locales han mantenido casi siempre hacia él una actitud ambivalente. Se refleja en la historia de las adquisiciones de su pintura para las colecciones públicas valencianas.

Dos exposiciones recientes reconstruyen aspectos cruciales de su proyección internacional. La primera, Sorolla y Estados Unidos, concebida y realizada por Blanca Pons-Sorolla y Mark Roglan, se inauguró en Dallas en 2013 y llegó a Madrid en 2014. La segunda, la que motiva este artículo, se inauguró el pasado 3 de marzo en la Kunsthalle de Munich y podrá verse en el Museo Sorolla en el otoño. Se han encargado de ella como comisarias Blanca Pons-Sorolla y María López y se centra en las relaciones de Sorolla con París.

Sorolla visitó París por primera vez en 1885 con veintidós años. Permaneció allí unos seis meses. Volvió en 1889 para ver la Exposición Universal y a partir de entonces repitió sus visitas con una frecuencia aproximadamente anual. En 1893 envió un cuadro al Salon des Artistes Français y recibió una medalla de tercera clase. En 1895 expuso en el mismo salón La vuelta de la pesca. El cuadro fue premiado con una medalla de oro y adquirido por el Estado francés con destino al Musée du Luxembourg. A lo largo de los años 90 Sorolla fue premiado en las exposiciones internacionales de Munich y Viena y acogido con críticas muy favorables en la Bienal de Venecia, pero centró su atención sobre todo en París. En la Exposición Universal de 1900 fue uno de los veinte artistas que recibieron el Grand Prix. A partir de entonces comenzó a preparar una exposición individual, la primera de su carrera de pintor. Se inauguró en junio de 1906 en la galería Georges Petit, era enorme, casi quinientas obras, y fue un éxito de público, de ventas y de crítica.

Ninguno de los 20 artistas premiados en la Exposición de 1900 aparece en las listas

París era en aquellos años la capital internacional de la modernidad y esto nos lleva al segundo problema de su fortuna crítica. ¿Fue Sorolla un pintor reaccionario o moderno? La pregunta nos apremia hoy seguramente menos de lo que lo hacía a mediados del siglo pasado, pero sigue importando, y mucho, porque en ella se implica un problema historiográfico de primera magnitud. El historiador norteamericano Robert Rosenblum lo planteó con agudeza en el catálogo de Art at the Crossroads, una exposición organizada el año 2000 para conmemorar y revisar la Exposición Universal de 1900. Partía de la constatación de que el evento, sin duda el fenómeno cultural y artístico más importante de su tiempo, vino a caer cronológicamente en mitad del proceso de génesis del arte moderno. O de lo que entendemos hoy como tal. Pues bien, se preguntaba Rosenblum, si repasamos la lista de los veinte artistas premiados en aquella ocasión (entre ellos Sorolla) ¿cuántos de ellos figuran en el canon del arte moderno que difunden nuestros manuales de hoy? La respuesta es sorprendente: ninguno.

¿Qué explicación podemos dar a este hecho? ¿Eran esos artistas menos modernos que los que figuran hoy en el canon? Si analizamos el contexto de la época nada permite afirmarlo. Veamos, por ejemplo, un aspecto concreto del caso de Sorolla. La galería Georges Petit, donde expuso con tanto éxito en 1906, era la misma que en 1889 había organizado la exposición Rodin-Monet que marcó el primer triunfo público de estos dos artistas y del Impresionismo. La que en 1899 consagró la pintura de Cézanne con la exposición de la colección Choquet. La que en 1918, a la muerte de Degas, dio a conocer el trabajo de sus últimas décadas, incluyendo su escultura, desconocida hasta entonces. La que Picasso escogió en 1932 para su primera gran exposición retrospectiva en París. Todos esos artistas están en el canon al que se refería Rosenblum. Sin embargo, Sorolla no figura en él. Tampoco figura su amigo, el pintor sueco Anders Zorn, que también había sido premiado en la Exposición Universal y que también expuso en Georges Petit en 1906. ¿Por qué?

La muestra de Múnich nos permite conocer mejor la trayectoria creativa de un gran pintor

Tanto Zorn como Sorolla eran naturalistas. Lo que el canon vigente elimina de la historia del arte moderno es precisamente eso: el naturalismo. Dos o tres generaciones de pintores excelentes han sido borradas por el mismo motivo: Repin y Serov, Menzel y Liebermann, Kröyer, Israels, Krohg... Todos ellos formaban parte de una gran corriente que protagonizaba, en tensión dialéctica con el simbolismo, las grandes exposiciones internacionales del cambio de siglo, el primer gran sistema global del arte moderno. ¿Puede imaginar alguien un canon de la novela moderna en el que no figuraran Zola, Verga, Clarín ni Tolstoy?

La historia del arte moderno necesita una revisión profunda. Afortunadamente ha comenzado ya. Richard Thomson, por ejemplo, ha defendido brillantemente en The Art of the Actual (2012) que la corriente artística dominante en Francia durante la primera fase de la Tercera República (1870-1914) fue el naturalismo. La importancia de exposiciones como la retrospectiva de Sorolla que se acaba de inaugurar en Munich no consiste sólo en que nos permite conocer mejor la trayectoria creativa de un gran pintor, sino en que, haciéndolo, nos ayuda a corregir una distorsión, creada por la historiografía del siglo pasado, que deforma todavía severamente nuestro entendimiento de la historia de la modernidad.


Por Tomàs Llorens (historiador del arte y exdirector del Reina Sofía). / elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA (Joaquín Sorolla) 
 
"Sorolla es mucho más que las playas"

El Museo de los Impresionismos de Giverny, en Normandía, acoge la exposición 'Sorolla, un pintor español en París'



 01_1468596579_677304

Dos niños contemplan uno de los cuadros de la exposición.

"Ten en cuenta que no te van a perdonar ser español y triunfar de esa manera", le decían sus amigos al pintor Joaquín Sorolla cuando decidió presentar sus obras en el Salon de la Societé des Artistes français en París a finales del siglo XIX. Se equivocaron. Sorolla fue uno de esos pocos artistas que disfrutó del éxito en vida. Y, a día de hoy, el público sigue reclamándole, como demuestra la exposición Sorolla, un pintor español en París, que desde hoy acoge el Museo de los Impresionismos de Giverny, en Normandía.

La muestra presenta en torno a un centenar de obras -pinturas pero también algunos bocetos- de la etapa inicial de Sorolla, desde el comienzo del artista hasta que alcanzó el éxito en Estados Unidos.

París fue un punto de referencia para el artista valenciano en su aspiración por convertirse en un pintor internacionalmente reconocido, pues sabía que, como capital del arte moderno, era un punto de reunión imprescindible.

"La exposición nace pensando en investigar a fondo su etapa en París, el gran triunfo que tuvo y cómo le hizo crecer cómo pintor desde la primera medalla que ganó con el cuadro La vuelta de la pesca (1894), que el Estado francés compraría para el Museo de Luxemburgo, pasando por su Gran Premio en la Exposición Universal de 1900, hasta que la galería de Georges Petit (marchante de Monet y Rodin) le dedica una exposición en 1906", explica la bisnieta del artista, Blanca Pons-Sorolla, comisaria de la exposición y responsable del catálogo razonado de la obra del pintor. París le premió con todos sus mayores reconocimientos, incluyendo el nombramiento como miembro de la Academia de Bellas Artes e incluso al ser premiado con la Legión de Honor. "No se quedó anclado en sus raíces, quería ser un artista internacional".

Como recuerda María Fernández, historiadora del arte y también comisaria de la exposición, los cuadros que hoy llegan a Giverny, pueblo famoso por acoger la casa y los jardines de Claude Monet que atraen cada año a más de 600.000 visitantes, fueron ya preseleccionados por el propio Sorolla. Tras terminar sus estudios en Roma, el pintor se preocupó por participar en todas las grandes manifestaciones internacionales, incluyendo Berlín, Múnich, Viena o Venecia, además de París, escogiendo cada cuadro con un selectivo ojo crítico según el prisma del país que le recibiera. Su exquisita selección sigue siendo tan adecuada como entonces pues la muestra, recientemente presentada en Múnich, dobló las expectativas de la organización al recibir a más de 175.000 personas y vender más de 100.000 catálogos.

El propio Museo Sorolla de Madrid ha podido ya en estos pocos meses notar las consecuencias de los nuevos viajes de la obra del artista, que han supuesto un aumento del público alemán. "Los compañeros de Múnich bromeaban con abrir una agencia de viajes. El público alemán no conocía a Sorolla y ahora todos quieren visitar su museo en Madrid. Nos dicen que se van a forrar", comenta Fernández el día antes de la inauguración.

El propio director del museo, Frédéric Frank, intenta demostrar la altura del personaje que su centro acoge hasta el próximo 6 de noviembre cuando pasará a Madrid, explicando al público francés que Sorolla es, junto a Goya, Velázquez y Picasso, uno de los artistas más célebres de España. Ahora, parece necesario recordar que ya en 1904, el Metropolitan de Nueva York o el Museo de Filadelfia se peleaban por sus cuadros. "La historiografía artística es muy caprichosa y tras la muerte de Sorolla no se destacó el enorme éxito que tuvo en vida", explica Fernández. "Poco a poco, gracias al trabajo de Blanca, del Museo Sorolla y a estas exposiciones se está poniendo al valenciano en el lugar que le corresponde, demostrando que es mucho más que el pintor de las playas del Mediterráneo".

En París, el joven artista descubrió la fotografía y las impresiones japonesas que le inspirarían nuevas perspectivas; le fascinó la apreciación de la luz en los impresionistas y la pintura al aire libre que cultivaría también en los años siguientes . "A menudo se ha dicho que era un pintor vacío de contenido pero creo que esta exposición cuenta cómo su pintura era mucho más complicada. Es verdad que da una imagen de felicidad que gustaba a todos", opina Fernández. "Un crítico francés decía que Sorolla es el pintor de la vitalidad, pues nada puede gustar más en una civilización que ha degenerado".

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA (Joaquín Sorolla) 
 
Sorolla en los salones de París

La casa museo del artista en Madrid expone la obra de su época más internacional



 00_1479551998_753115

Montaje de la exposición de Sorolla en París. / Jaime Villanueva

A finales del siglo XIX, Joaquín Sorolla (Valencia, 1863 - Cercedilla, Madrid, 1923), era un artista enormemente reconocido en España, una fama que se había multiplicado desde que decidió instalarse con su familia en Madrid, en 1889. Pero si algo caracteriza la personalidad del artista valenciano es la ambición internacional que tuvo desde muy joven. Quería ser famoso en todo el mundo y sabía muy bien como conseguirlo. Lo primero era dominar París, entonces capital mundial del arte, donde supo introducir su obra en los grandes salones internacionales. La crónica de aquellos años es la de su habilidad para absorber lo mejor de los artistas que admiraba (desde Velázquez a Whistler o Sargent) y su capacidad para seducir a los coleccionistas y a la crítica. La exposición Sorolla en París que se puede ver en su casa museo de Madrid, desde el 24 de septiembre hasta el 19 de marzo, es una sucesión de sus grandes hitos artísticos que arranca con sus primeros viajes a la capital francesa en 1885 y concluye con su traslado a Nueva York, ya como artista consagrado. La muestra es una coproducción con la Kunstalle de Munich y el Museo de los Impresionistas de Giverny y ha sido vista por 350.000 personas entre ambos espacios.

La hermosa casa museo del artista situada en pleno centro de Madrid ha sido sustancialmente trasformada para la exposición. Las comisarias, María López Fernández y Blanca Pons-Sorolla, bisnieta del artista y catalogadora oficial de su obra (unas 4.000 pinturas) explican que es la primera vez que se reconstruye el periplo internacional de Sorolla, algo esencial si se tiene en cuenta que siempre trabajó midiéndose con lo que se hacía fuera, con lo que veía en las galerías, salones y museos de todo el mundo. “En realidad", explican, las obras que aquí se pueden ver, "son las que él hubiera escogido, porque formaron parte de los grupos de pinturas que mandó a los salones, a las bienales y a las exposiciones que le dedicaron en París, Viena y en Berlín”. De las 66 pinturas que se pueden ver en Madrid, la mitad pertenece al museo y el resto han sido prestadas por una docena de colecciones internacionales como el Museo Ca' Pesaro (Venecia), Philadelphia Museum of Art (Filadelfia), Museo de Bellas Artes de La Habana, Musée d'Orsay (París), The Hispanic Society of America (Nueva York), Museo de Bellas Artes de Bilbao y la Colección Bancaja.

Estructurada en cuatro grandes secciones, la exposición arranca con una serie de pinturas realizadas para concursar: Cosiendo la vela (1896) y Triste herencia (1899), dos obras de gran formato, de fondo social, con las que el artista fue reconocido en varios certámenes internacionales.

A partir de la década de 1890, Sorolla comienza a presentar sus obras en los grandes certámenes internacionales, especialmente en las exposiciones de Berlín, Munich y Viena, en la Bienal de Venecia y, por supuesto, en el Salón de París, el lugar donde todos los artistas acudían en busca de fama y prestigio y donde sistemáticamente eran rechazados aquellos que no se ajustaban a las normas académicas, como fue el caso de los impresionistas, a los que Sorolla tildaba de holgazanes, pero de los que adoptó la pincelada ligera y el gusto por el trabajo al aire libre.

Conseguidos los primeros grandes premios internacionales, al valenciano empezaron a lloverle los encargos de retratos, capítulo al que se dedica una gran parte de la exposición. Su elegante esposa, Clotilde, y sus tres hijos le sirvieron de modelos y de enganche para que la alta sociedad demandara sus servicios. Daban una imagen que nada que tenía que ver con los humildes orígenes del artista, huérfano desde los dos años, adoptado junto a su hermana por un tío cerrajero y acogido por la familia de su mujer desde la adolescencia. Las obras Madre (1895) o Elena entre rosas (1907), son dos de las piezas más representativas de este espacio.

Con el éxito económico y el reconocimiento social asegurado, Sorolla se permitió experimentar los temas que de verdad le apasionaban y que tenían que ver con el mar Mediterráneo junto al que se había criado. El estudio del pintor recreado para la exposición es un espectáculo de escenas luminosas que, en opinión de las comisarias, fueron para él también las más queridas. La cumbre de este período está representada en la serie pintada en Jávea, durante el verano de 1905, que produce algunas de las obras más importantes que configurarían su gran retrospectiva en la Galerie Georges Petit de París en 1906.

La muestra concluye con una tanda de pinturas en las que retrata elegantes paisajes y jardines, algunos de ellos centrados exclusivamente en el mar y ya sin la inclusión de personas, un lujo que hasta entonces no se había permitido pero que le permitió viajar rodeado de gloria hacia Estados Unidos para multiplicar la fama y el reconocimiento.

2.000 falsos interceptados

Blanca Pons-Sorolla, bisnieta del artista y autora del catálogo razonado de su obra afirma que existen unas 4.000 obras del artista. Puede haber más, porque pese a haber muerto con solo 60 años, fue un artista muy prolífico. Exitoso desde muy joven, sus coleccionistas están dispersos por todo el mundo. Pero al éxito le es difícil escapar de la picaresca. Pons-Sorolla asegura que tiene fichadas unas 2.000 obras que se han intentado atribuir a Sorolla. “Algunas, las menos, son atribuciones erróneas. Las otras son burdas falsificaciones”.

¿Puede haber en el mercado nuevas falsificaciones? “Puede”, reconoce la bisnieta. “Pero serán excepciones. A mí me vienen a preguntar continuamente y doy mi opinión. En España, las casas de subastas, a excepción de una que no nombraré, me preguntan por sistema”.

Cuando se le pregunta por los países donde se pueda haber falseado más con obra de Sorolla, la experta aclara que no se puede hablar de zonas en concreto, aunque señala que cuando una obra tiene una procedencia vinculable al expolio nazis, entonces los clientes cancelan las operaciones.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA (Joaquín Sorolla) 
 
El Museo Sorolla exhibe obras del pintor nunca expuestas



 00_1480074678_203382

Cosiendo la vela. (Foto: Museo Sorolla)

El Museo Sorolla de Madrid acoge desde este miércoles, 23 de noviembre, hasta el 19 de marzo de 2017 la exposición 'Sorolla en París' en la que se exhiben un total de 66 obras, de las que 31 pertenecen a colecciones particulares y nunca se han expuesto.

Se trata de un recorrido por las pinturas presentadas por el artista español en exposiciones europeas, especialmente en la capital francesa, donde forjó su propio estilo hasta llegar a ser considerado uno de los grandes pintores internacionales del naturalismo.

Es la primera muestra internacional en la Casa taller de Sorolla , comisariada por la bisnieta del pintor valenciano Blanca Pons-Sorolla Ruiz de la Prada, investigadora independiente de su obra, y la doctora en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid María López Fernández.

"Es una oportunidad para ver pinturas del autor nunca antes expuestas", afirma la directora de este centro, Consuelo Luca de Tena, que ha destacado la figura de Clotilde García del Castillo, la mujer de Joaquín Sorolla, que además de su musa fue también "la pieza angular" de su reconocimiento internacional desde su primer viaje a París en 1885.

Luca de Tena, explica también que el pintor valenciano era muy familiar y que desde el inicio de su carrera "disfrutó haciendo protagonistas de sus obras a su mujer e hijos". La "historia de amor" entre Joaquín Sorolla y Clotilde, cuenta la directora del museo, comenzó tras conocerse en el estudio fotográfico del padre de ella. "Desde entonces, no se separaron", añade.


madridiario.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA (Joaquín Sorolla) 
 
Sorolla según Sorolla

El museo madrileño del pintor valenciano exhibe 66 obras que él mismo eligió para proyectarse por el mundo



 01_1480593563_717042

Una conservadora del Museo Sorolla retoca el marco de la obra '¡Triste herencia!' (1899). / DAVID GONZÁLEZEFE

De una sed de conocimiento insaciable, Joaquín Sorolla y Bastida logró convertirse en el artista que nunca dejó de aprender, en el espejo de sus grandes mentores. Lo hizo gracias a las tardes obnubilado ante Las Meninas de Velázquez o San Jerónimo escribiendo de Ribera en el Museo del Prado; gracias a su familia y gracias a la apertura de un mundo que le caló hondo, como la luz en una cámara oscura. "Hay que pintar con menos preocupaciones y hacer un esfuerzo titánico para llegar a la verdad sin durezas". El pintor de mirada aguda logró alcanzar lo que escribió a su amada Clotilde por correo postal en 1892. París marcó el sino del artista que ya cosechaba éxitos dentro y fuera de su país. Ahora el Museo Sorolla de Madrid dedica una exposición a las obras que el propio artista seleccionó para proyectarse fuera de España.

1885: un xiquet valenciano de 22 años, con los ojos como esponjas y la retina como un negativo indeleble, visita por primera vez París desde Roma invitado por Pedro Gil Moreno de Mora, un rico empresario español, aficionado al arte y también pintor, que residía habitualmente allí. Empezaron entonces a desvanecerse las sombras tras los pasos decididos de Joaquín. El joven comprendió que debía abrirse al mundo y que para ello debía empaparse de las novedades artísticas del momento, de los avances de la ciencia, de la moda, de la sociedad y de las élites.


 02_1480593574_369991

'Boulevard de París' (1885). Museo Sorolla, Madrid

No pasó mucho hasta que regresó a la capital francesa, en 1889, ésta vez con Clotilde. Lo hace para asistir a la Exposición Universal que se celebraba allí ese año. La presencia de los pintores nórdicos, como Peder Severin Krøyer o Anders Zorn y de los norteamericanos Alexander Harrison y Gari Melchers, le confirmó una vez más su camino al naturalismo. Después de tomar numerosos apuntes del bullicio de los bulevares regresó a Valencia convencido de destruir todo convencionalismo.

Él mismo comenzó a seleccionar desde sus primeras creaciones lo que acabaría siendo escaparate de su propio arte, lo mejor y lo más renovador, y de lo que se nutre la muestra retrospectiva Sorolla en París. Este viaje imparable hacia el triunfo social del pintor comienza en el que fuera su primer estudio con los grandes formatos presentados en las Bienales de Venecia y Berlín, la Secesión de Munich y, por supuesto, en el Salón de París. ¡Triste Herencia! y Cosiendo la vela son algunos de los cuadros que decoran las paredes del cuarto. Es fácil intuir el éxito que obtuvo Sorolla. Las perspectivas pronunciadas acaparan las miradas de los visitantes estupefactos. Igual que hicieron antaño, cuando los niños tullidos que escapan de la luz en la orilla le dieron a Sorolla su primer Grand Prix en 1900 durante la Gran Exposición Universal de París. El español escalaba a la cima junto a artistas con Gustav Klimt, John Singer Sargent o James McNeill Whistler.


 03_1480593586_803862

'Antonio García en su laboratorio' (1908). The Hispanic Society of America, Nueva York.

A escasos pasos de la primera estancia aguardan los retratos más arriesgados del pintor, como Antonio García en su laboratorio o Desnudo de mujer, "donde se demuestra que Sorolla es el gran campeón de la herencia velazqueña", según la comisaria y bisnieta del creador, Blanca Pons-Sorolla Ruiz de la Prada. Se trata de un segundo espacio de reflexión, que permite admirar la valentía de Sorolla. Coraje y arrojo que pronto entendieron en el nuevo mundo. En 1900 es ya un pintor totalmente consagrado. Tal es el grado, que el Philadelphia Museum of Art manda a París a Alexander Harrison en 1903, marchante del museo, con el propósito único de adquirir una obra de Sorolla.


 04_1480593597_737886

'Verano' (1904). Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana.

Pero esta línea del natural llega a su máxima expresión con las series pintadas en Jávea y en las playas de Valencia, protagonistas de la tercera sección. Sorolla se libera en la sutileza de unos trazos firmes y sueltos, en las texturas de la piel, el mar, las rocas y en las luces cálidas del Mediterráneo. Está preparando su primera gran exposición retrospectiva de junio de 1906 en la galería Georges Petit de París, donde exponía Claude Monet y una de las más espectaculares de la capital. Los Nadadores o Verano son un ejemplo de cómo los paisajes cambian y dan paso a cierta compacidad, al protagonismo de un azul profundo con toques independientes de reflejos anaranjados. La oscuridad desaparece entre naranjas y violetas. Sorolla, fiel a la presencia de las cosas, atrapa el efecto de luz mediante su ojo fotográfico y su obsesión por lo casual. Esto catapultó al valenciano como un representante de lo evanescente y de la filosofía vitalista de Henri Bergson.


 05_1480593607_242775

Detalle de 'El bote blanco. Jávea' (1905). Colección particular.

La rápida impresionabilidad del artista, su taquigrafía del color, se mantienen en la última sección de esta exhibición de la naturalidad en la pintura. Los enfoques únicos en las playas de Biarritz y sus elegantes bañistas, así como la osadía compositiva de las escenas de La Granja de Segovia y su hija María cierran esta muestra retrospectiva con un artista maduro consolidado en su propio triunfo. Un Sorolla hecho a sí mismo como un eterno aprendiz iluminado por la luz de París.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA (Joaquín Sorolla) 
 
El Metropolitan libera los derechos de 375.000 imágenes de sus obras

Un acuerdo del museo neoyorquino con ‘Creative Commons’ permite descargar, utilizar y modificar el contenido del catálogo


01_1487063366_570433
 
'El baño', de Joaquín Sorolla, una de las obras liberadas por el Met.

El Museo Metropolitano de Nueva York (Met), una de las instituciones artísticas más importantes del mundo, anunció el pasado martes a través de un comunicado su decisión de liberar alrededor de 375.000 obras de su catálogo digital como imágenes de dominio público. Gracias a esta nueva política de acceso abierto, las piezas ya están disponibles on line bajo una licencia Creative Commons Zero (CC0), que permite a cualquier persona descargar, utilizar y modificar las obras sin restricciones y sin atribuirlas al autor original.

A diferencia de una iniciativa en el 2014, mediante la cual el museo dio acceso web a las piezas ahora liberadas, con esta licencia los usuarios podrán apropiarse de ellas sin necesidad de permisos ni cuotas. El catálogo incluye un amplio abanico de obras en alta resolución, desde esculturas hasta grabados, fotografías y pinturas.

El director del museo, Thomas P. Campbell, explica que este cambio convierte al Museo Metropolitano en “una de las colecciones de acceso abierto más grandes y más diversas del mundo”, ya que abarca 5.000 años de historia del arte de todo el mundo. Su contenido es, tal como explica el Met, producto de horas de trabajo dedicadas a digitalizar el catálogo del museo en su totalidad, 147 años. Una rigurosa labor llevada a cabo por fotógrafos, técnicos, curadores e incluso practicantes que han pasado por sus salas.

Nombres como Botticelli, Degas, Hokusai o Rodin son algunos de los que aparecerán en esta base de datos que lleva al Met a unirse a la lista de museos con colecciones digitales bajo licencias CC0. La encabeza el Walters Art Museum, de la ciudad de Baltimore, que en 2012 adoptó la misma política liberando alrededor de 18.000 imágenes. Lo siguieron después instituciones como el Rijksmuseum, en Ámsterdam, la Tate Gallery, en Londres y, más recientemente, el MoMA de Nueva York con 120.000 imágenes.

Loic Tallon, director digital del museo, comenta que esta decisión es “un emocionante hito en la evolución digital del Met". Lo corroboran las nuevas colaboraciones que anunció el museo este mismo martes. Creative Commons no será su único aliado: también contará con la ayuda de otras entidades como la Biblioteca Digital Pública de los Estados Unidos, Artstor, Wikimedia y Pinterest. Juntos, trabajarán en el proyecto del museo para lograr expandir su público más allá de los 30 millones de usuarios que ya visitan su web, abriendo las puertas digitales a todas las audiencias posibles.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA (Joaquín Sorolla) 
 
El Museo Sorolla bate récord de visitas

'Sorolla en París' recorre la historia del reconocimiento internacional de Sorolla, desde su primer viaje a París hasta su consagración definitiva en su gran exposición individual en la Galería Georges Petit de París en 1906.



 00_1490381217_349097

Una conservadora del Museo Sorolla retoca el marco de 'Triste herencia' (1899), de Joaquín Sorolla. EFE

La exposición temporal Sorolla en París ha cerrado sus puertas en el Museo Sorolla de Madrid convirtiéndose, con sus 116.510 visitas, en la muestra que ha recibido más afluencia de público en la historia de la pinacoteca, según informó hoy el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Compuesta por 66 pinturas procedentes del propio museo, de colecciones particulares y otras instituciones nacionales e internacionales, Sorolla en París es un recorrido cronológico por la historia del reconocimiento internacional de Joaquín Sorolla, desde su primer viaje a París hasta su consagración como gran pintor de las élites de su tiempo.

La muestra, fruto de la apuesta del Museo Sorolla por realizar exposiciones temporales en alianza con museos extranjeros de referencia, llegó a España después de su exhibición en el Musée des Impressionnismes de Giverny y la Kunsthalle de Munich, donde cosechó igualmente un gran éxito de público, llegando a sumar entre las tres sedes más de 406.000 visitantes.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la Fundación Museo Sorolla han contado para esta exposición con el apoyo de numerosos prestadores de obras y de patrocinadores como Fundación Iberdrola España y CNP Partners, y del emblema de Marca España.

Carlos Espinosa de los Monteros, Alto Comisionado para la Marca España, aseguró que "para Marca España ha sido un honor y un orgullo haber acompañado a la Fundación Museo Sorolla en esta exitosa experiencia".


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA (Joaquín Sorolla) 
 
Exposición e el Museo Sorolla de Madrid


La fotografía, la otra gran pasión de Sorolla

El Museo Sorolla digitaliza 6.608 fondos fotográficos en positivos antiguos.

Las fotografías fueron reunidas por el pintor valenciano fruto de los momentos familiares y la influencia de su suegro Antonio García




 000_1491929416_815410

Muestra de catalogación de fotos del pintor valenciano. / SERGIO GONZÁLEZ

"El precepto de Leonardo da Vinci en su obra El Tratado de la Pintura resalta que la verdadera materia en la que trabaja el pintor no es el óleo, ni el temple, sino la luz", ha destacado José María Arias, presidente de la Fundación Barrié. En la presentación de una colección de fotos que pertenecían a la viuda de pintor Joaquín Sorolla (1863 - 1923), Clotilde García del Castillo, en la casa familiar, recinto del Museo Sorolla. La colección de 6.608 fondos está compuesto de positivos antiguos, una serie de placas de vidrio y rollos en material sensible (celuloide). Estas fotografías son impresiones inéditas de diferentes aspectos de la vida del autor del cuadro Los Niños en la Playa. Escenas familiares, sociales y últimos días del pintor valenciano que serán de acceso al público a partir de finales de junio.

La colección de estos fondos fotográficos empezaron a ordenarse en el Museo a partir de los años 1983 y 1984 bajo la dirección de Florencia de Santa Ana. En 2001 se emprendió el proyecto de catalogación financiado por la fundación del Museo Sorolla. "Mis bisabuelos presentes nos acompañan muy atentos. Se los agradezco por estas fotografías", ha expresado Blanca Pons Sorolla, biznieta del pintor y presidenta de la comisión permanente del Patronato de la Fundación Museo Sorolla.


 00_1491929341_197970

Exposición de las fotografías en el Museo Sorolla. / SERGIO GONZÁLEZ

"Son fondos sumamente valiosos en la fotografía de España", dijo Consuelo Luca de Tena, directora del Museo Sorolla. Explica que el pintor tuvo una relación muy intensa con su suegro, el fotógrafo Antonio García Peris (1849-1918), quien lo encamino en la pasión por la fotografía. Persona cercana que Sorolla conoció muy joven y después pasaría a ser parte de su familia. Se revelan aspectos importantes de su vida como una foto de recién casados de Joaquín Sorolla y Clotilde García. Fotos en blanco y negro, como también en grises. Como una foto familiar en la casa de los García, disfrutando de buenos momentos, en el comedor de la residencia del suegro de Sorolla.

Las fotos podrán ser vistas gratuitamente en la página web del Museo Sorolla en formato digital. Miguel González, subdirector de museos estatales del Ministerio de Educación, ha destacado que estos contenidos son patrimonio cultural y ha manifestado que con estas fotos el pintor nos permite conocer sus gustos e intereses por otros soportes. González ha agradecido a la Fundación Sorolla el esfuerzo y ha felicitado a los especialistas que se han dedicado a digitalizar y recuperar las fotos encontradas en la casa de la familia del autor del cuadro El baño del Caballo.

El primer resultado de este proceso de catalogación fue la exposición: Sorolla y la otra imagen, que se celebró en el Centro del Carmen de Valencia en 2006 y en el Museo de Sorolla en 2007. Después se materializó un primer volumen de la colección de fotografía antigua de Sorolla en 2015 también en PDF con un total de 1.042 fotografías.


elmundo.es




--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------




El álbum secreto de Sorolla
 
El pintor Joaquín Sorolla se sirvió de la cámara para capturar todo aquello que escapaba a la fugacidad de la mirada. La fotografía ocupó un lugar privilegiado en su obra y también en su vida: se codeó con los maestros de la época y atesoró una nutrida colección de instantáneas. Ahora una exposición nos permite asomarnos al excepcional álbum que recoge los momentos clave del universo del artista valenciano.


 000_1510330999_758552

Autorretrato familiar del fotógrafo Antonio García (de pie, al fondo) realizado en 1907. Sorolla aparece sentado, a la izquierda, encendiendo un puro. / Antonio García

EN LA VIDA del pintor Joaquín Sorolla (Valencia, 1863-Madrid, 1923), la fotografía ocupó un lugar fundamental. Así lo atestigua su cercanía con algunos de los grandes profesionales españoles de su tiempo como Antonio García, Christian Franzen, Alfonso, Campúa, Guillem Bestard, Venancio Gombau, Rioja de Pablo y González Ragel. Especialmente estrechos fueron sus vínculos con los dos primeros: su suegro, Antonio García, el gran patriarca de la fotografía valenciana, y el danés Christian Franzen, el más importante retratista y reportero de la España de la restauración y la regencia. Con García compartió Sorolla sus años de formación en Valencia, y en su estudio realizó en su juventud faenas de iluminación y retoque. A Franzen comenzó a tratarle al poco de instalarse en Madrid, en los días finales del siglo XIX. A ambos los retrató el artista en dos obras admirables, no solo por su propia excepcionalidad en la producción artística española, sino también por su carácter de homenaje y celebración de las disciplinas pictórica y fotográfica.


 00_1510330819_732340
 
Sorolla pintando Charro a caballo en los campos de Salamanca en 1912. Venancio Gombau

La afinidad de Sorolla con los fotógrafos se mantuvo también en sus viajes por Estados Unidos, donde le retrataron profesionales de la talla de W. A. Cooper, William G. Hollinger, Sebastian Cruset, George Harris, Martha Ewing y Gertrude Käsebier –de esta época destaca precisamente el retrato que esta, miembro ilustre del movimiento Photo-Secession, le tomó en Nueva York en 1909–. La proximidad con los fotógrafos fue decisiva en la creación de la visión fotográfica de Sorolla. Las fotos le sirvieron para observar detalles de las cosas que, como advirtió Proust, el ojo humano no era capaz de percibir debido a la fugacidad de la mirada. De la fotografía apreciaba el artista lo que tiene de azaroso, el carácter de pasado que alcanzan las instantáneas en el momento mismo de la toma, su cualidad de testimonio y de fuente de memoria. Las crecientes exigencias de su obra, sobre todo cuando inició su monumental Visión de España en 14 paneles (1912-1919), lo llevaron a buscar el auxilio de la fotografía: a menudo tuvo que recurrir a aquellas imágenes amarillentas, que encontraba el pintor Gutiérrez Solana expuestas en los escaparates de los estudios de Castilla, “de tipos del país, con sus trajes característicos, que ya no se sacan más que en los juegos florales”. Más que valerse de las fotos para refrescar los huecos de su memoria, trató siempre de acercarse a sus realidades ocultas y superpuestas. Era plenamente consciente de que solo la cámara era capaz de mostrarle lo que ya no existía, lo que había sido barrido por la desconsideración del tiempo.

El interés de Sorolla por la fotografía también se advierte en la nutrida colección de imágenes que llegó a reunir en vida de autores diversos y diferentes épocas, estilos y geografías. Entre ellas, además de numerosos retratos, no faltan cientos de estampas de sus escenarios personales más queridos: las playas de la Malvarrosa y el Cabañal, los trajines de los pescadores que guiaban a los bueyes uncidos por parejas, las barcas o la Casa dels Bous, que estaba frente a la antigua lonja de pescado y en la que solía guardar el pintor sus lienzos y aparejos. Las fotografías nos muestran a Sorolla en estos ambientes marineros, trabajando con el caballete bien anclado en la arena, contemplando extasiado el espectáculo inagotable del mar, la ondulación de las olas, el imperceptible movimiento del sol, la mágica reverberación de la luz, dichoso en su paraíso creativo en el que guardaba su tesoro de sol y de luz, como pronto percibió Juan Ramón Jiménez. “Cuando uno entra en el estudio de Sorolla parece que se sale a la playa o al cielo; no es una puerta que se cierra con nosotros, es una puerta que se abre al mediodía”.


 01_1510330800_251495
 
Fotografía de Sorolla trabajando en el cuadro Niños en la playa en Valencia en 1917.

Durante largos años, Sorolla fue tan cuestionado por los sectores más burocráticos de la crítica como apreciado por el público de todo el mundo. Hoy el pintor mantiene intacta la estimación popular y su obra se ha ganado también el respeto del entendido. Como había pronosticado Pío Baroja, el gran maestro valenciano ha superado en los últimos 30 años el olvido de décadas para alcanzar el reconocimiento universal. La exposición Sorolla en su paraíso se centra en la imagen del pintor más que en su obra, y en ella lo podremos ver rodeado de las personas de su círculo familiar y afectivo, abandonado al ejercicio de su oficio en los ámbitos infinitos de la naturaleza, desde la orilla del mar hasta la vastedad de los campos de Castilla. Un monumento iconográfico de inapreciable valor que nos acerca a la imagen íntima y pública de este hombre sencillo y acogedor de menguada estatura que se convertía en gigante cuando cogía los pinceles.


Publicado el sábado 01 de abril de 2017 / Publio López-Mondéjar / elpaissemanal.elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
Last edited by j.luis on Friday, 10 November 2017, 17:23; edited 1 time in total 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA (Joaquín Sorolla) 
 
Sorolla, el ruido del mar

El programa 'Imprescindibles' dedica su espacio al pintor valenciano



 00_1494242857_764896
 
Olvidado e incluso despreciado durante mucho tiempo, Joaquín Sorolla (Valencia, 1863 - Cercedilla, Madrid, 1923) es, sin duda, uno de los pintores más importantes de la historia del Arte. Su dominio del color, de la instantaneidad, del movimiento y de la naturaleza junto a sus composiciones fotográficas y su proximidad al cine, hacen que, además, sea ahora un artista indiscutido entre la modernidad. La vida, nada fácil en sus orígenes, y la obra del pintor valenciano protagonizan esta noche el documental Joaquín Sorolla: los viajes de la luz en Imprescindibles de La 2.
 
Realizado por Sonia Tercero Ramiro (Madrid, 1966), el retrato del artista arranca con las imágenes más icónicas de Nueva York: el edificio Flatiron, la estación Central, la Iglesia de San Bartolomé. Son capturas de imágenes que sirven para contar que Sorolla, mucho antes que Picasso, fue el primer artista español que triunfó en Estados Unidos, tanto entre los coleccionistas (hay más de 350 poseedores de cuadros suyos) como en galerías y museos. A comienzos del siglo pasado ya había triunfado y cosechado importantísimos premios en los salones de París, Londres, Viena y Berlín. Instalado en Madrid junto a su familia desde 1889 en el palacete que después se convertiría en su Museo, Sorolla muestra desde un primer momento una determinación férrea de triunfar en el mundo y lo consigue hasta que pasada la década de los veinte, la llegada de las vanguardias y una preferencia por otra idea de España, le destierran al olvido hasta que a finales de los setenta un grupo de artistas españoles reivindican la importancia de su obra y las grandes exposiciones, como la de el Prado en 2009 le consagran de manera irreversible.


 01_1494242929_888153

Autorretrato de Joaquín Sorolla

La autora se sirve de testimonios y opiniones de expertos como Blanca Pons Sorolla, bisnieta del pintor y catalogadora de sus 4.000 pinturas; los historiadores Felipe Garín y Tomás Llorens; el cineasta y académico José Luis Alcaine o el pintor Antonio López. Entre todos reconstruyen la trayectoria de un hombre de orígenes muy humildes, huérfano desde los dos años, adoptado junto a su hermana por un tío cerrajero y acogido con todo cariño por la familia de su mujer, Clotilde García, desde que era un adolescente.
 
Como artista que solo pinta del natural, puede que las palabras de Antonio López sean las más conmovedoras a la hora de explicar la obra de Sorolla. El manchego describe con emoción cómo pinta el agua en movimiento, cercano a la abstracción, de las playas de Valencia o de Altea ante las que se instalaba durante horas, ajeno al paso del tiempo y a las incomodidades de trabajar bajo el sol y las picaduras de mosquitos para aprovechar hasta el último resquicio de luz antes de que llegara la oscuridad. López asegura que no conoce a ningún otro pintor que haya abordado el tema del agua como Sorolla. Sin olvidar su trabajo de retratista y escenas costumbristas, Antonio López asegura que para él, Sorolla es un continuador de Goya y el mejor pintor de su época.


 02_1494242943_784648

Sonia Tercero Ramiro, autora de documentales como El secreto de educar (2008) o Robles, duelo al sol (2014) cuenta que lo que más le atrae de Sorolla es la internacionalización de su carrera hasta llegar al encargo de su vida, la colección de lienzos de la Hispanic Society of America. “Creo que no es una faceta tan conocida en nuestro país”, explica. “Entre otras cosas porque le pasó como le ha pasado a muchos artistas españoles, que han tenido que ganar reconocimiento fuera, para luego recibir el aplauso en nuestra tierra. También creo que es importante dar a conocer que fue el primer artista español en tener fama en los Estados Unidos de América a principio del siglo XX, mucho antes que Picasso y que ganó el Gran Prix de la Exposición Universal de París en 1900 o que toda su carrera la hizo contra corriente de los intelectuales de su época (Generación del 98) o del resto de la vanguardias que se manifestaron a principio del siglo XX.”

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA (Joaquín Sorolla) 
 
La Colección Banco Santander recorre cinco siglos de arte a través de Sorolla, Coello y Solana

La institución descubre las novedades de su patrimonio y presenta la publicación de su nuevo catálogo



 baile_en_el_caf_novedades_de_sevilla_1914_de_joaqu_n_sorolla

'Baile en el café Novedades de Sevilla', de Joaquín Sorolla. COLECCIÓN BANCO SANTANDER

Hubo un tiempo en que Joaquín Sorolla sintió la necesidad de salirse del concepto español. Le ocurrió en su estancia en Estados Unidos, donde vivió y trabajó ocho meses, repartidos en los años 1909 y 1911. Durante este periodo, pintó 54 figuras, entre ellas la del entonces presidente del país, William Howard Taft. Pero también tuvo tiempo de recibir encargos, especialmente, de los que se convirtieron en sus dos mecenas, Archer Milton Haltington y Thomas Fortune Ryan que dieron a conocer su obra y le convirtieron en el artista español plástico más conocido a principios del siglo XX en este país. Uno de ellos fue Baile en el café Novedades de Sevilla que rescata, ahora, la Colección Banco Santander, compuesta por más de 1000 piezas reunidas a lo largo de 160 años.

Motivado por su particular entusiasmo por la idiosincrasia andaluza, buscaba una escena de flamenco que se desarrollara en un café-cantante. "Da la impresión de que Sorolla estaba aburrido de la visión de España. Con este cuadro se libera. Es una fiesta de color, movimiento y dinamismo", explica el catedrático José Manuel Cruz de Valdovinos sobre esta obra pintada en su estudio de Madrid y basada en los dibujos que hizo en el Café de la Campana (Sevilla), en tres estudios que se conservan en el Museo Sorolla y en un cuadro anterior -Dos gitanas-. "Es muy atrevida. Transmite la fuerza de la que hablaba Sorolla y el sabor andaluz".

Junto a esta novedad, la Sala de Arte de la Ciudad financiera de Baodilla acoge una muestra renovada con más de 160 obras de maestros como El Greco, Rusiñol, Picasso, Chillida o Miró que permiten realizar un recorrido por la Historia del Arte desde el siglo XVI hasta la actualidad. Además, saca a la luz grandes obras incorporadas recientemente a la colección, como Doña Juana de Mendozacon un enano, de Sánchez Coello, y amplia el espacio dedicado a la obra de José Gutiérrez Solana, exponiéndose 12 lienzos (de los 29 que guarda la Colección) de diferentes temáticas, algunos de los cuales nunca había sido expuesto hasta la fecha, como Barros mexicanos. "Solana es el origen de esta exposición. El bibliógrafo es el primer cuadro que entra en el Banco Santander, en el año 60, gracias a la compra de Emilio Botín", recuerda María José Salazar, experta en la figura del autor.


 mujeres_visti_ndose_de_gutierrez_solana

'Mujeres vistiéndose', de Gutiérrez Solana. COLECCIÓN BANCO SANTANDER

Esta selección cubre 30 años de vida del artista -su etapa más creativa- y refleja los temas habituales de su producción: escenas costumbristas, retratos, grupos, máscaras, la muerte y temas taurinos. Por ello, se muestra parte de su producción literatura pues ambas artes se entrelazan en su obra con un mismo objetivo: documentar la realidad de su tiempo. "Es importante conocer ambas facetas de forma conjunta", añade Cruz de Valdovinos. De esta forma, con un tono siempre dramático y tenebrista, da a conocer la España negra y muestra su admiración por los grandes artistas de la pintura española, como Velázquez y Goya.

Este nuevo montaje coincide con la publicación del nuevo catálogo de Colección Banco Santander, que han elaborado más de 40 expertos, entre los que figuran Estrella de Diego, Manuela Mena, Benito Navarrete y Alicia Chillida. "La Historia del Arte avanza, han cambiado fechas y se producen nuevas atribuciones. Los comentarios son muy amplios y han mejorado especialmente". Ese continuo estudio de las obras, motivado por su exposición frecuente y por el préstamos a instituciones diversas, ha llevado a nuevos descubrimientos. Entre los últimos, la atribución al neerlandés Edwaert Collier de una vanitas hasta ahora anónima, lo mismo que un retrato de caballero adjudicado a Agustín Esteve.

Como novedad, también, junto a la colección numismática que recorre la historia de la península Ibérica desde el siglo III antes de Cristo y el conjunto de tapices de las producciones europeas de los siglos XVI y XVIII, se expone una selección de cerámicas realizadas en la Real Fábrica de Alcora, manufactura castellonense que cobró especial relevancia durante el reinado de Carlos III. Este nuevo espacio recoge piezas que representan tipologías y estilos de las distintas épocas dentro del siglo XVIII en la fábrica creada por el IX Conde de Aranda.


elmundo.es
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA (Joaquín Sorolla) 
 
El Ballet Nacional de España lleva ‘Sorolla’ al Teatro Real

La compañía presenta nuevamente en Madrid la coreografía inspirada en la obra del pintor



 00_1508917726_710979
 
Escena de la coreografía 'Sorolla', del Ballet Nacional de España, en su presentación en los Teatros del Canal, en 2014. / Jaime Villanueva

El viaje por España que el Ballet Nacional ha concebido en la coreografía Sorolla llega finalmente al Teatro Real de Madrid. Los días 9, 11, 12 y 13 de noviembre, la diversidad que el pintor Joaquín Sorolla plasmó en la serie Visión de España aparecerá en escena convertida en danza. La representación será dirigida por Franco Dragone y contará con la música en directo de la Orquesta Titular del Teatro Real, bajo la dirección de Manuel Coves.

Los bailes tradicionales de Castilla, Aragón, Navarra, Gipuzkoa, Sevilla, Galicia, Cataluña, Valencia, Extremadura, Elche y Ayamonte conforman esta coreografía, ideada por el director del Ballet Nacional de España, Antonio Najarro. “Vamos a llenar el Teatro Real de folclor, escuela bolera, flamenco y danza estilizada”, ha adelantado Najarro este martes, durante la presentación del espectáculo.

En 1911, la Hispanic Society de Nueva York encargó a Sorolla una colección de cuadros en los que plasmó su visión personal de España, sus costumbres y sus bailes. El resultado es una serie de catorce pinturas, destinadas a la biblioteca de la institución. En 2013, con motivo del 150 aniversario del nacimiento del pintor, Najarro montó Sorolla, que combina “la luz y el color” de la obra del artista con “el movimiento y el estilo” de la danza española.

El director del ballet ha reconocido su felicidad por que la agrupación nacional “regrese al Teatro Real” por primera vez desde 2008 y que presente “una coreografía de volumen basada en el folclor después de muchos años”. Sorolla se estrenó en el centro cultural Matadero de Madrid en junio de 2013 y ya ha pasado por diferentes escenarios del país. Pero Najarro ha destacado que la obra solo se había presentado con orquesta en directo en el Liceo de Barcelona. “Para nosotros es un privilegio y una motivación absoluta”, ha afirmado.

Pese a que no cuenta con cifras oficiales de la cantidad de espectadores que han asistido a las funciones anteriores de Sorolla, Najarro asegura que en todos los teatros han tenido llenos absolutos. Y espera lo mismo para esta corta temporada. De acuerdo con el coreógrafo, “la gran calidad que hay dentro del Ballet Nacional” ha contribuido a conseguir estos logros, pero sobre todo tiene que ver con que “la danza española es un éxito allá donde va”.

Para acompañar estas presentaciones, el Teatro Real montará durante las mismas fechas la exposición Bailando Sorolla, del fotógrafo David Palacín. La muestra está compuesta por 40 imágenes de los artistas del Ballet Nacional en las que exhiben el vestuario de la puesta en escena, conformado por más de 400 prendas.


Un teatro nacional de la danza

Najarro ha aprovechado la ocasión para hablar de sus objetivos por cumplir en su gestión al frente del Ballet Nacional de España, del que tomó las riendas en 2011. “Mi principal asignatura pendiente es tener un teatro nacional de la danza. Es lo que necesitamos la Compañía Nacional de Danza y el Ballet Nacional de España”, ha reafirmado. El funcionario considera que Madrid, como cualquier capital del mundo, necesita un recinto donde las compañías nacionales “tengan una programación continua”.

Sobre los proyectos en marcha, ha querido resaltar que actualmente están trabajando en atraer a públicos más jóvenes a la danza, especialmente a los niños. Para ello, están trabajando en el lanzamiento de un videojuego en busca de motivar a los más pequeños a conocer e involucrarse en este arte.


elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Reply with quote   Download Post  
Post Re: SOROLLA (Joaquín Sorolla) 
 
Exposición en Bancaja


Sorolla vuelve a casa

La muestra, que se inaugura esta tarde, permanecerá en la sede de Bancaja en Valencia hasta marzo



 000_1510330231_315987

Algunos de los cuadros de Sorolla que se podrán contemplar en la Fundación Bancaja. / Mònica Torres

El centro cultural de la Fundación Bancaja fue inaugurado hace ahora diez años con la exposición titulada Sorolla. Visión de España, que mostraba por primera vez fuera de la Hispanic Society de Nueva York los 12 paneles que el pintor valenciano realizó por encargo de Archer Huntington y que reflejaban paisajes de las distintas regiones de España. Por tanto, tiene todo el sentido que, para celebrar esta efeméride, Sorolla haya sido el elegido de nuevo aunque, en esta ocasión, con una muestra centrada en los jardines titulada Sorolla. Un jardín para pintar, que cuenta con la colaboración del Museo Sorolla y el patrocinio de La Caixa.

Tal y como afirma el presidente de la Fundación Bancaja, Rafael Alcón, “Sorolla es parte de nuestro ADN”. Y es que la colección, cuyo origen se remonta a la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Valencia transformada posteriormente en la extinta caja de ahorros Bancaja, posee 15 obras de Sorolla entre las que destaca Triste Herencia, una de sus obras más conocidas, en la que se puede contemplar a una serie de niños enfermos en la playa de la Malvarrosa.

La presente exposición, comisariada por Consuelo Luca de Tena y María López, se aleja de la grandiosidad de los paneles de la Hispanic Society y del compromiso social de Triste herencia para centrarse en el trabajo íntimo de Sorolla con los jardines. “Este trabajo muestra hasta qué punto Sorolla estaba integrado con las corrientes internacionales del momento en el que los jardines tenían un gran protagonismo, tal y como pudo comprobarse en la exposición sobre jardines que tuvo lugar el año pasado en la Royal Academy of Arts de Londres y en la que había obra de Sorolla junto a la de autores como Monet o Matisse”, explica María López.

Por su parte, Catalina Luca de Tena destaca que en esta exposición, que cuenta con 120 obras, se puede ver “un Sorolla injustamente inédito porque siempre pensamos en sus playas pero Sorolla fue un paisajista extraordinario, un retratista fantástico y un pintor de jardines magnífico porque no solo los pintaba sino que los construía para pintarlos”.
 
 00_1510330190_161037

La muestra, que estará abierta al público hasta el 19 de marzo de 2018, cuenta con préstamos procedentes en su mayor parte del Museo Sorolla pero también de otras colecciones como las de la propia Fundación Bancaja, el Museo de Bellas Artes de Valencia, el Ayuntamiento de Valencia, el Museo Carmen Thyssen de Málaga, las Hispanic Society de América y diversas colecciones particulares.

Esta muestra es un ejemplo del renacer que ha experimentado la Fundación Bancaja en los recientes años de la mano de su presidente, quien ocupó el cargo en 2013, en un momento en el que la institución pasó de depender de los cuantiosos ingresos provenientes de la extinta Bancaja, transformada en Bankia, a contar solo con los ingresos de su patrimonio.

En los últimos años se han podido contemplar exposiciones de artistas como Pablo Picasso (Bancaja posee la colección más importante de obra gráfica del artista malagueño en manos privadas), Andy Warhol, Equipo Crónica, Julian Opie, Ignacio Pinazo, Equipo Crónica, Francis Bacon o Manolo Valdés (que convive actualmente con la exposición dedicada a Sorolla). Dos artistas valencianos internacionales para celebrar los diez años de este centro cultural ubicado en Valencia.

elpais.com
 




___________________________
.
.
No debemos dejar que la Cultura muera, si muere el Arte, muere nuestra parte humana...

Los actos de hoy, marcarán nuestra era, sino...

¿Qué dejaremos para el que venga mañana?

.
.
 
j.luis Send private message Send e-mail to user
Back to topPage bottom
Display posts from previous:    
 

Post new topic  Reply to topic  Page 4 of 4
Goto page Previous  1, 2, 3, 4



Users browsing this topic: 0 Registered, 0 Hidden and 1 Guest
Registered Users: None


 
Permissions List
You cannot post new topics
You cannot reply to topics
You cannot edit your posts
You cannot delete your posts
You cannot vote in polls
You cannot attach files
You cannot download files
You can post calendar events